Está en la página 1de 19

POBLACIÓN URBANA

América tiene un poblamiento predominantemente urbano; se registra mayor


concentración poblacional en las ciudades que en los espacios rurales. Los
asentamientos urbanos van en crecimiento continuo, mientras que la población
rural disminuye notablemente.

América 2000 2005 2010 2015 2020 2025


latina

Población total 507932 546385 583699 619687 653570 685074

Población 380631 420768 457710 493102 526320 557104


urbana

Población 125301 125616 115990 113585 112250 101970


rural

BOLETIN DEMOGRAFICO/DEMOGRAPHIC BULLETIN Nº 63, ENERO/JANUARY 1999

La tasa de crecimiento natural de la población en América difiere de una región


a otra. Es así como en la primera década del siglo XXI, dicha tasa alcanzó un
0,6% en América del Norte, mientras que en América del Sur fue de 1,4%. Esta
diferencia en la tasa de crecimiento natural se debe, fundamentalmente, a que:
A. mucha población de América del Sur migra hacia América del Norte.

B. la tasa de natalidad en América del Sur es más alta que la de América del
Norte.
C. existe mayor cantidad de población en América del Norte que en América del
Sur.
D. la esperanza de vida es mayor en América del Norte que en América del
Sur.
E. los porcentajes de población rural en América del Norte superan a los de
población urbana.

En la actualidad, cerca de las 3/4 partes de los habitantes de Latinoamérica viven


en ciudades, situación que se hace más evidente en aquellos países donde la
transición demográfica ha avanzado con mayor rapidez. Se trata de la región en
desarrollo más urbanizada del planeta, aunque marcada por la desigualdad.

LOS PROBLEMAS DE LA POBLACIÓN RURAL

El poblamiento rural de los países latinoamericanos no presenta las mismas


características en todos; existen contrastes con respecto a la densidad y a la
forma de ocupación, al aprovechamiento de los recursos y a las condiciones de
vida de sus habitantes. La combinación de altas densidades demográficas con
escasez de tierras, de tecnología y de capital es una constante en muchas áreas
rurales, que lleva a situaciones de pobreza generalizada y provoca la migración
hacia las ciudades.

El uso extensivo de la tierra con fines agropecuarios muchas veces reduce el


poblamiento rural. La tecnificación y la modernización de las tareas agrícolas
también provocan el despoblamiento rural, ya que el requerimiento de la mano
de obra se minimiza y los habitantes tienen que salir en busca de trabajo. Muchas
personas vinculadas a las actividades agropecuarias residen en las ciudades por
las comodidades que allí encuentran.

PROBLEMAS DE LA POBLACIÓN URBANA

Las grandes ciudades son de suma importancia en la vida nacional: en ellas se


centralizan la producción industrial, las actividades financieras, de gestión y de
toma de decisiones; se reciben y distribuyen información del exterior y del interior
a través de importantes redes.

Pero, paralelo a las ventajas que ofrecen, también traen aparejados muchos
inconvenientes.
Las desigualdades socioeconómicas en las ciudades: Con el crecimiento de la
ciudad se van diferenciando áreas con mejor dotación de agua, gas, red
eléctrica, cloacas, desagües pluviales, calles, transportes, autopistas. La
infraestructura y los servicios citados aumentan el valor de la tierra y así, en cada
ciudad, surgen áreas donde sólo pueden acceder a la vivienda los sectores
sociales con ingresos medios o altos. Los habitantes de menor nivel
socioeconómico deben establecerse en lugares más alejados, en la periferia de
las ciudades, sobre terrenos inundables, en barrancas, asentamientos ilegales
en tierras del Estado o en privadas no utilizadas.

CRECIMIENTO POBLACIONAL

El crecimiento poblacional o crecimiento demográfico es el cambio en la


población en un cierto plazo, y puede ser cuantificado como el cambio en el
número de individuos en una población por unidad de tiempo para su medición.

Menos de 800 millones de personas poblaban la Tierra a mediados del siglo


XVIII. Hoy, apenas 250 años después, somos más de 7.500 millones y
continuaremos creciendo.A partir de la década de 1950 el proceso de
urbanización en América Latina se aceleró. Su impulso provino de
transformaciones productivas y sociales vinculadas con la estrategia de sus
países. A su vez, este implicó la acumulación de déficits en infraestructura,
recursos y regulaciones que provocaron que la urbanización y el funcionamiento
de las ciudades latinoamericanas estuvieran marcados por la pobreza, la
precariedad, la informalidad y el desorden.
CAUSAS:

Descenso de la tasa de mortalidad: gracias a la medicina principalmente: la


Revolución Industrial trajo consigo la revolución en el mundo de la medicina. Los
avances científicos permitieron, a partir de esta época, vencer enfermedades
que hasta entonces habían sido mortales de necesidad. La invención de las
vacunas y el descubrimiento de antibióticos como la penicilina salvaron miles de
vidas y son un factor clave del desmedido crecimiento poblacional. Así, al
descender el número de muertes anuales y mantenerse constante el de
nacimientos, la población aumenta.

Progresos en la producción de alimentos: por su parte, la investigación


científica y mejoras tecnológicas permitieron mejorar la producción agrícola:
cultivos durante todo el año, semillas más resistentes, plaguicidas. Las mejoras
en las técnicas de pesca y ganadería también contribuyeron a disponer de más
alimentos con los que alimentar a la población.

Migraciones y concentración urbana: en determinados países, el impacto de


las migraciones y acumulación de la población en las ciudades ha sido muy
relevante pero no sólo respecto al crecimiento demográfico, también en lo
referido a la generación de riqueza. En la actualidad, más de la mitad de la
población mundial vive en ciudades de más de 300.000 habitantes, ciudades a
las que se prevé que siga aumentando el número y llegue alcanzar el 70 % de la
población.

 Crecimiento económico sostenido desde la Revolución Industrial


 Mayor poder adquisitivo
 Abatimiento de analfabetismo
 Niveles de escolaridad más altos.

CONSECUENCIAS DE LA SOBREPOBLACIÓN

Agotamiento de los recursos naturales: el principal efecto de la


superpoblación es el consumo desigual y desmedido de recursos. El planeta
tiene una capacidad limitada de generación de materia prima y cada año el déficit
de recursos naturales – consumo de estos recursos a un ritmo más rápido del
que el planeta es capaz de generarlos- llega más temprano. Como
consecuencia, en los países en desarrollo, la sobrepoblación ejerce una presión
desmedida por el control de los recursos. Los conflictos territoriales por el
abastecimiento de agua están derivando en muchos casos en tensiones
geopolíticas que podrían dar lugar a guerras.

Degradación del medioambiente: el consumo desmedido de los recursos


naturales, así como el crecimiento de la producción de energía procedente del
carbón, el petróleo y el gas natural (combustibles fósiles) está teniendo un
impacto negativo sobre el plantea. Por un lado, consecuencias como la
deforestación y desertización, desaparición de especies animales y vegetales,
cambios en el ciclo de agua… a lo que se une la consecuencia más directa de la
emisión de grandes cantidades de gases de efecto invernadero, el calentamiento
global.

Aumento del desempleo: por otro lado, una alta oferta de trabajadores para
una demanda limitada de puestos de trabajo parece destinada a desembocar en
una alta tasa de desempleo. Esto, a su vez, puede provocar un aumento de la
criminalidad y revueltas sociales.

Aumento del coste de la vida: todo lo anterior en conjunto supondría, en último


lugar, un aumento del coste de la vida en la mayoría de los países: pocos
recursos, escasez de agua, acumulación de mucha gente en un espacio limitado
y falta de dinero provoca un aumento en el coste de la vida donde sólo un
porcentaje de la población podrá cubrir todas sus necesidades.

Avances tecnológicos: en el aspecto positivo, la alta concentración de gente


en entornos urbanos trae también consigo la investigación y el desarrollo que
busca soluciones a las demandas de las personas, como por ejemplo la
popularización de las tecnologías de la comunicación, la generación, recolección
y aprovechamiento de datos a gran escala –Big Data- con fines sostenibles, la
aparición de las ciudades inteligentes o Smart Cities adaptadas para garantizar
unas buenas condiciones de vida para su creciente número de habitantes…

Emigración a las ciudades y otros países.

Menor calidad de servicios sociales, educación y salud de parte de los gobiernos,


generando extrema pobreza, desnutrición y enfermedades.
CONSECUENCIAS DEL CRECIMIENTO POBLACIONAL EN LA MOVILIDAD
URBANA

En los últimos años el aumento de la demanda de transporte y del tránsito vial


han traído como consecuencia, particularmente en las ciudades grandes:

 incrementos en la congestión
 demoras
 accidentes
 y problemas ambientales

bastante mayores que los considerados aceptables por los ciudadanos. El


aumento explosivo de esos fenómenos se debe a la facilidad creciente de acceso
a automóviles, fruto del aumento del poder adquisitivo de las clases
socioeconómicas de medianos ingresos, el mayor acceso al crédito, la reducción
relativa de los precios de venta, una mayor oferta por recirculación de autos
usados, el crecimiento de la población, la reducción del número de habitantes
por hogar y la escasa aplicación de políticas estructuradas en el área del
transporte urbano.

El transporte urbano en las ciudades mayores insume alrededor de 3½% del


PIB regional, fracción abultada por la incidencia de la congestión de tránsito. Al
costo de la congestión en términos de pérdida de eficiencia económica, hay que
sumarle sus consecuencias negativas para la sociedad.

Este fenómeno afecta no sólo a los automovilistas, sino que también a los
usuarios del transporte colectivo, que son personas de ingresos menores, pues
aumenta sus tiempos de viaje y, quizás de mayor consideración, hace subir el
valor de los pasajes. Sin entrar a plantear soluciones específicas, este
documento pretende analizar qué es y cuáles son las consecuencias de la
congestión, verdadero flagelo moderno de las zonas urbanas y amenaza para la
calidad de vida de sus habitantes.

ACCESIBILIDAD A SERVICIOS

en América Latina entre un 20% y un 30% de los habitantes viven en


asentamientos informales. Muchas ciudades de la región se caracterizan por
altos niveles de informalidad de vivienda, y ello, junto a la informalidad del
transporte público, limitan el acceso a oportunidades de trabajo de calidad a un
porcentaje considerable de sus habitantes.

el uso y regulación del suelo, el acceso a la vivienda y servicios básicos, y la


movilidad y el transporte.
AMPLIACIÓN DE TEJIDOS URBANOS

Las ciudades han sido construidas a lo largo de la historia, cada localidad


resultante es una realidad diferente, variada y compleja. El medio físico generado
de elementos diversos, el medio urbano, presenta gran dificultad para su
conocimiento y comprensión.

Este procedimiento determina la génesis de la ciudad, la contextualiza


históricamente y permite la explicación del ámbito urbano examinado, facilitando
el conocimiento y comprensión de la población objeto de estudio.

La evolución de las necesidades de los habitantes de una población, el progreso


de los sistemas constructivos, la implantación de nuevos criterios de diseño,
entre otros aspectos, hace que la dimensión y forma de las parcelas, las
edificaciones, las manzanas, la relación entre espacio público y el espacio
privado se adapte a cada época, resultando, en consecuencia, diferentes
morfologías urbanas.

USUARIOS E INICIO DEL PROCESO DE TRANSFORMACIÓN

Multiculturalidad en convivencia en los centros urbanos y barrios (agrupación


según origen, etnia, religión, ideología, clase) promueve redes sociales internas
particulares. Transformaciones internas en los núcleos de convivencia (de la
noción de familia tradicional al individuo, el alargamiento de la vida, las nuevas
parejas, “las familias ensambladas”, la superposición de hogar y trabajo, redes
sociales constituidas y en conformación).

PROGRAMA Y CONSECUENCIA DEL PROCESO DE TRANSFORMACIÓN


Nuevas formas de agrupamiento (lo individual, lo grupal, lo colectivo, lo diverso).

Mixtura de usos Unión de programas diversos (ya no especializados) en torno a


proyectos territoriales o urbanos (habitación + espacio y equipamientos públicos
+ producción).

Espacio Y Resultado

La influencia de la tecnología digital en la transformación de lo cotidiano (el


trabajo hogareño, nuevos programas de educación y cultura a partir de nuevos
medios). Posibilidades de la tecnología constructiva (relativo a los modos de
construir, técnicas antes diferenciadas y su consecuente aplicación a temas
domésticos - mayores luces, infraestructuras más sofisticadas, etc.).
LOS PROCESOS DE URBANIZACIÓN EN LAS CIUDADES DE AMÉRICA
LATINA

América Latina es la región más urbanizada pero menos densamente poblada


del planeta.

 Con un área de más de 21.069.501 km2 la región tiene una población de


alrededor de 600 millones.
 Más de 480 millones de personas viven en áreas urbanas.
 El nivel de urbanización de la región es 79.1%.
 Al menos 10 de las grandes ciudades en el mundo están en América Latina.
 En la región hay más de 125 ciudades con más de 500 mil habitantes.

En la medida en que los centros urbanos de la región crecen en número y


tamaño, estos enfrentan limitaciones en la disponibilidad, cantidad y calidad del
suelo apto para urbanizar. En los últimos años los desastres naturales han sido
más frecuentes y más intensos, lo que ha hecho que los suelos urbanizados -
legal o ilegalmente – estén sujetos a los efectos catastróficos del cambio
climático.

En el futuro ciudades menos vulnerables, más adaptables y más sostenibles


requerirían operaciones urbanas que transformen la interacción de ellas con el
medio ambiente, el medio físico y el medio institucional.

Para mitigar los efectos negativos de la urbanización, se hacen necesarias


nuevas estrategias y propuestas de desarrollo. A lo largo de la región, el reto de
las transformaciones urbanas varía en su alcance, escala e impacto. Si
cambiamos el enfoque sectorial tradicional de las entidades multilaterales por un
enfoque territorial, tendríamos un impacto más relevante y significativo.
El reto más importante para la región en el mediano plazo es cómo manejar el
crecimiento de las ciudades sin poner en riesgo el medio ambiente, la economía,
la gobernabilidad y la calidad de vida de la ciudad.
Se requiere una planificación participativa en la que se incluyan a todos los
miembros de la sociedad y donde se promueva una visión del futuro de la ciudad
y sus habitantes.

DEMANDAS CRECIENTES SOBRE INFRAESTRUCTURA

Los países latinoamericanos han experimentado, durante la última década, un


rápido crecimiento, sin embargo, no han podido crecer a un ritmo constante para
alcanzar un nivel de alto ingreso.

Durante las dos últimas décadas, el desarrollo de infraestructura en América


Latina ha sido mucho más lento que en otras regiones de ingresos medios. En
promedio, los países latinoamericanos invierten sólo cerca del 1.5 por ciento del
PIB en infraestructura, un octavo de lo que invierte China.

Características:

 Intensidad e informalidad

El proceso de la llamada «urbanización informal», en este contexto, ha acabado


por ser el elemento dominante en la producción de ciudades en los países
latinoamericanos. La magnitud de esta forma de «urbanismo» lo ha convertido
en la norma más que en la excepción.
 Descontrol.

La confluencia de una creciente interconexión y dependencia de los movimientos


de capital (globalización financiera) y del otro, la sustitución de tecnologías,
producto del paso del paradigma mecánico al electrónico, que afecta tanto al
área de gestión y administración, como a los propios procesos productivos.

Esto tiene sus claras consecuencias urbanas. Contribuye tanto a la dispersión


geográfica de las actividades económicas en el territorio como a una renovación
y ampliación de las funciones urbanas centrales. Simultáneamente, determina
un agravamiento de la exclusión social de grandes sectores de la población, con
una secuela de marginalización, violencia y desestructuración de las pautas de
convivencia.
 Desorden.

El desafío consiste en componer espacios de flujos determinados por la inclusión


en las redes mundiales, con la consolidación de centralidades existentes
manifiestas o latentes (la ciudad de los lugares)

En este contexto, los proyectos de escala urbana deben poder funcionar como
un modulador del intercambio entre cada sector específico y la ciudad como un
todo

El problema de la articulación de lo formal y lo informal en América Latina La


cuestión urbana en este contexto se inscribe en el marco de la formulación de
políticas públicas que deben tener como uno de sus componentes
fundamentales la lucha contra la exclusión y la mejora de la calidad de vida de
la población, lo que exige la consideración de la estructura urbana como un todo.

Lo que es característico de este medio conductor que son las mega ciudades es
la gran dinámica del fenómeno urbano en el nuevo marco del capitalismo mundial
interconectado, donde cada punto del territorio se determina por una
superposición de lógicas aparentemente aleatorias.

MOVILIDAD

La disponibilidad de una adecuada infraestructura y servicios de transportes


urbanos, interurbanos e internacionales que permitan trasladar de manera digna,
oportuna, confiable, eficiente y sostenible a personas y bienes, constituye una
necesidad básica de la población y un requisito central del desarrollo económico
Acceso a trasporte público.

La América Latina es la región urbanizada más grande del mundo, de acuerdo


con UN-Hábitat. Alrededor de 90% de la población vivirá en ciudades en el año
de 2020, y la tasa de urbanización del continente llevará a 89% en 2050. El
número de ciudades en la región creció seis veces en 50 años.

El crecimiento de las ciudades se llevó sin ningún planeamiento, lo que trae


grandes problemas en la infraestructura, saneamiento y también transporte
público. Otro punto de preocupación es que las ciudades de volverán menos
compactas y se están expandiendo físicamente, lo que proporciona una dificultad
adicional en la oferta de transporte público de calidad.

Mientras eso es un reto para el desarrollo del transporte público, puede ser
también una gran oportunidad de hacer el transporte público la herramienta para
el planeamiento de las ciudades y promoción del crecimiento sostenible.
Actualmente, el transporte público en América Latina necesita de un
fortalecimiento institucional y de staff técnico capacitado para el planeamiento y
ejecución de buenos proyectos que vayan de acuerdo con las necesidades de
los ciudadanos.

Los sistemas masivos de autobuses han sido pieza clave para la transformación
del transporte en las ciudades. Éstos han marcado una tendencia evolutiva del
transporte en diversas ciudades de la región. Cada uno se ha implantado en
entornos distintos y ha generado alternativas y avances en la ingeniería, la
gestión, las instituciones, la sociedad y la estructura urbana.

CRECIMIENTO DEL PARQUE AUTOMOTOR.

El sector automotriz es un sector clave para la mayoría de las economías, por su


volumen de negocio, la cantidad de personas empleadas en él, su grado
altamente innovador en procesos productivos y su capacidad de contagio hacia
sus industrias proveedoras (acero, aluminio, vidrio, caucho, componentes
electrónicos, etc.).

América Latina se inserta en el movimiento global de incremento de la


producción de vehículos en los países emergentes. En relación con ello, los
países emergentes pasaron a ser la principal región productora de vehículos en
el año 2004, y en 2009 producían el doble de vehículos a motor que los países
tradicionales.

En América Latina, en la última década todos los países han visto incrementado
su parque automotor en mayor proporción al aumento de su población,
destacando los casos de Colombia y Perú, con un crecimiento del parque
automotor de en torno al 300% en el período 2000-2009:
Fuente: Gráficos extraídos del Informe sobre el sector automotriz en
Latinoamérica de BBVA.

FENÓMENOS DE LA MOTORIZACIÓN

En los últimos años, especialmente desde principios de los años noventa, el


aumento de la demanda de transporte y del tránsito vial han causado,
particularmente en las ciudades grandes, más congestión, demoras, accidentes
y problemas ambientales. Ese aumento explosivo surge de un mayor acceso al
automóvil al elevarse el poder adquisitivo de las clases de ingresos medios, más
acceso al crédito, reducción de los precios de venta, más oferta de autos usados,
crecimiento de la población, menos habitantes por hogar y escasa aplicación de
políticas estructuradas en el transporte urbano. Este transporte insume, en las
ciudades mayores, alrededor de 3.5% del PIB regional, en lo cual incide la
congestión de tránsito, que afecta tanto a automovilistas como a usuarios del
transporte colectivo y que acarrea pérdida de eficiencia económica y otros
efectos negativos para la sociedad.

AUMENTO EXPLOSIVO DEL PARQUE AUTOMOTOR _ PRINCIPALMENTE


EL AUTOMÓVIL PRIVADO

En América latina Uno de los pioneros en abordar el estudio de un patrón de


movilidad donde se presenta un crecimiento de vehículos automotores en un
sistema vial limitado es el Banco de Desarrollo de América Latina, por medio del
informe “Desarrollo Urbano y Movilidad en América Latina”. Presenta la
evolución de la movilidad y el desarrollo urbano para 15 áreas metropolitanas de
América Latina. los impactos generados por el crecimiento de la motorización
individual y lo contrapone a la precariedad de los servicios de transporte.
El informe afirma que las condiciones actuales de movilidad han generado
procesos de expansión urbana descontrolada; respecto a las condiciones de
movilidad, llega a la conclusión de que el transporte colectivo predomina en 9 de
las 15 ciudades y es superior al 50% en Bogotá, Caracas, Ciudad de México,
Lima y Montevideo. El transporte individual motorizado predomina en Buenos
Aires. El transporte no motorizado es particularmente relevante en Curitiba,
Guadalajara, León, Santiago y São Paulo.

donde su creciente motorización e inadecuada distribución modal generan


importantes problemas de congestión, así como ingentes costos sociales en el
campo ambiental y de accidentalidad vial.

En el caso de la movilidad de pasajeros, hay importancia de privilegiar el


transporte público sobre el privado, donde el transporte masivo urbano continúa
siendo en gran medida ineficiente, poco flexible y en algunos casos, simplemente
indigno. Todos factores, que han llevado a un incremento sostenido del parque
vehicular privado en la región, explicado principalmente por las mejoras
económicas y mayor acceso al crédito, lo cual llevó al parque automotor de
0,08% a 0,17% vehículos por persona en el período 1990-2007. Esta creciente
tasa de motorización en las ciudades de la región ha generado una alta y
progresiva congestión vehicular, afectando negativamente los tiempos de
transporte y la calidad de vida en las grandes urbes, incrementando el número
de accidentes viales hasta ser América Latina la región con los mayores registros
de daños y muertes por accidentes viales de todo el mundo.

EL PARQUE AUTOMOTOR EN LAS PRINCIPALES CAPITALES DE


LATINOAMERICA.

Santiago de Chile: Hay un carro por cada 7 habitantes, y la Región


Metropolitana es la que concentra la mayor cantidad de carros particulares que
llegan casi al millón 600 mil. Durante el 2013 la venta de carros creció en un
19%. El 38% del parque automotor nacional tiene menos de cinco años de
antigüedad, mientras que el 23% tiene más de 15 años.
Buenos Aires: Tiene un auto por cada 5,5 habitantes, el 50 % de las unidades
que transitan en la ciudad cuentan con un parque automotor con una
antigüedad que no supera los 3 años.
Quito: Cuenta con más de 400.000 carros, con un crecimiento del parque
automotor cercano al 11% anual.
Caracas: Tiene un carro por cada 6 habitantes, con promedio de 1 millón 50
mil carros en Caracas, cuyos problemas de movilidad se han agudizado en la
última década, debido al mal estado de las vías y a que el 46,7% del parque
automotor venezolano tiene una edad superior a los 10 años.
Lima: Tiene en promedio un carro por cada 10 personas, y su parque
automotor es de aproximadamente 850 mil carros, existiendo más de 31.000
colectivos y buses que saturan las calles, algunos con más de 30 años de
existencia
Ciudad de México: Llegan casi a los 4 millones 300 mil, a diario se mueven en
promedio un millón 200 mil automóviles y provocan una saturación de la
infraestructura vial. El traslado promedio es de 53 minutos, y los carros
particulares son utilizado por el 25 por ciento de la población con más altos
ingresos, que ocupa el 80 por ciento del espacio vial
Montevideo: Tiene en la actualidad más de 350.000 vehículos, altas cifras de
accidentes de tránsito y muertes en las vías, cuenta con un sistema de
Transporte metropolitano integrado por cinco empresas autorizadas y
compuesto por 1.500 buses y 140 líneas, que se manejan con una sola tarjeta.
Sao Paulo La ciudad tiene en promedio dos carros por cada habitante, en la
actualidad tiene más de 7 millones de carros y su sistema de transporte público
está compuesto por un sistema de trenes, otros de buses, el metro y 35 mil
taxis.

PROCESOS MIGRATORIOS

los flujos migratorios entre los países latinoamericanos poseen una creciente
importancia económica, social y cultural. Según el estudio Migración
internacional en las Américas, realizado conjuntamente por la Organización de
los Estados Americanos (OEA) y la Organización para la Cooperación y el
Desarrollo Económico (OCDE), la migración intrarregional entre países de
América Latina y el Caribe sólo representa una cuarta parte de toda la emigración
registrada en la región. No obstante, involucra a unos cuatro millones de
personas y crece al ritmo de un 17% anual, como consecuencia, entre otros
factores, de la estabilización de los flujos hacia los países de la OCDE y de la
consolidación de procesos de integración regional como Mercosur y la
Comunidad Andina de Naciones (CAN).

Una migrante boliviana en un


parque en Buenos Aires
donde han acampado para
protestar
por la precariedad de las
viviendas en Argentina.
(Daniel García/AFP/Getty
Images)
Los procesos migratorios son de tres tipos:

 Movimientos emigratorios: Es aquel movimiento de población, en donde


un grupo humano se traslada desde un lugar de origen a otro distinto por
un largo periodo de tiempo. Es considerado como un aspecto negativo
para el lugar de origen que pierde población nativa. Ej.: población del
campo hacia la ciudad, refugiados, etc.
 Movimientos inmigratorios: Es el flujo de población que llega a un lugar
determinado y que permanece por un largo periodo de tiempo en el
nuevo lugar de recepción. Ej.: inmigrantes extranjeros legales e ilegales,
etc.
 Movimientos pendulares: Es el movimiento de población en donde el
tiempo y la frecuencia de los movimientos de la población se producen
en un corto periodo de tiempo. Ej.: turistas, viajeros casuales,
trabajadores ocasionales o móviles, etc.

Por otro lado, la mayoría de las ciudades siguen registrando una inmigración
neta. En países como Bolivia, Ecuador, Honduras, Panamá y Paraguay (casi
todos ellos con porcentajes de población urbana por debajo de la media
regional), las ciudades populosas son polos de atracción y, por tanto, continúan
siendo macrocéfalos o bicéfalos.
La mayoría de las metrópolis de la región (ciudades con 5 millones o más de
habitantes) presentan un saldo migratorio negativo, algunas de ellas desde los
años ochenta (Rodríguez, 2004). Esta evolución se debe a múltiples factores.
Entre ellos están las deseconomías de escala y la relocalización de la inversión
urbana hacia otras áreas (UN±PA, 2007; Montgomery, 2004). Otros factores son
las dificultades de gestión y la proliferación de problemas urbanos como la
inseguridad pública, la congestión vial y la polución.

CONSECUENCIAS MIGRATORIOS

La manifestación reciente de nuevas olas migratorias internas produce grandes


aportes para los países, pero también exportan problemas. Por un lado, la
migración “favorece el desarrollo, genera válvulas de escape al desempleo,
remesas del destino al origen” y, por otro lado, también lo frena porque se
pierden “personas de alta calificación, capital humano y social relevante”,
asegura Jorge Martínez, experto en migraciones de la división de población de
la Cepal.

Los principales determinantes de las migraciones son:

• Brechas de niveles de desarrollo.


• Ciclos económicos
• Mercado de trabajo
• Factores de economía política
• Proximidad geográfica
• Políticas migratorias
• Costos de migrar.

Las realidades son diferentes según cada país, los flujos de llegadas varían
como también las regulaciones. En América Latina tenemos casos como el de
México, uno de los países con mayores ciudadanos fuera de la nación, 12
millones en Estados Unidos, que se ha convertido en un puente hacia el ‘sueño
americano’.

Por otra parte, Argentina, donde el 4,6 por ciento de la población es extranjera,
y que ha visto crecer en el último tiempo la llegada de chinos, dominicanos,
africanos, entre otros.

En Brasil, la antigua tendencia de recepción de españoles y japoneses ha sido


superada por el alza que se registra en los últimos cinco años en la llegada de
bolivianos. También crece la inmigración de haitianos. Empujados por el conflicto
armado, miles de colombianos se vieron obligados a abandonar su tierra, pero
esta situación se comienza a revertir. Hoy Colombia recibe un gran número de
inmigrantes por su buena situación económica y vive una crisis en su frontera
con Venezuela, debido a los miles de personas que buscan cruzar para escapar
de la crisis.
CONCENTRACIÓN URBANA

América Latina es la región más urbanizada del mundo en desarrollo. Dos tercios
de la población latinoamericana vive en ciudades de 20.000 habitantes o más y
casi un 80% en zonas urbanas.

América Latina ha experimentado un acelerado proceso de cambios en las


últimas décadas. Pequeñas ciudades se han convertido en metrópolis y urbes
más grandes han pasado a ser megalópolis. Sin embargo, los servicios públicos
y los presupuestos para el mantenimiento y desarrollo de infraestructura no
siempre han acompañado ese crecimiento, sino que han quedado rezagados en
detrimento de la calidad de vida de los ciudadanos.

El fuerte crecimiento de las principales urbes ha tenido un impacto importante en


los sistemas viales, la congestión vehicular, el estado del transporte, los servicios
públicos y los índices de accidentes.

Las estimaciones demográficas describen un crecimiento aún mayor para las


próximas décadas. Se calcula que en 2020 habrá 90 millones de habitantes
adicionales en los principales centros urbanos latinoamericanos. La saturación
poblacional muestra también sus efectos negativos en el incremento de los
niveles de pobreza y exclusión social, así como en los índices de contaminación
ambiental.
CRECIENTES DEMANDAS DE MOVILIDAD Y TRANSPORTE (PERSONAS Y
MERCANCIAS): DENTRO DE LOS AMBITOS TERRITORIALES.

La forma de ocupación de las grandes áreas urbanas, asociada al proceso


desigual de ubicación de empleos y servicios públicos, genera un patrón caótico
de circulación de personas y mercancías. Estos patrones y mecanismos
presentan graves problemas para los usuarios más vulnerables como son los
peatones y los ciclistas (falta de veredas o cruces y rutas seguras) y para la
mayoría de la población que necesita del transporte público (deficiencias de
oferta, mala calidad del servicio y altas tarifas). Por otro lado, los grupos con
mayor ingreso y su uso creciente del automóvil colaboran en la dispersión urbana
y la utilización intensiva de un sistema vial limitado que, además, necesita servir
adecuadamente a los vehículos de transporte colectivo. Este patrón de movilidad
genera graves externalidades negativas como la contaminación del aire, la
accidentalidad y la congestión vial, que asume proporciones gigantescas y
particularmente en Buenos Aires, São Paulo y Ciudad de México. En la
actualidad estos problemas son muy graves, y en el futuro la situación podría
empeorar. CEPAL estima que al cierre de 2010 la población urbana de América
Latina fue de 441 millones de habitantes. Se calcula que esta población
aumentará a 531 millones en 2020 y a 597 millones en 2030 (CEPAL, 2008), lo
que agregará, respectivamente, 90 millones y 155 millones de habitantes a las
áreas urbanas de la región. Al considerar solamente el incremento entre 2010 y
2020, los 90 millones de habitantes urbanos adicionales realizarán cerca de 150
millones de viajes diarios, sean éstos a pie, en bicicleta, en transporte público,
en automóvil o en motocicleta.
En el caso de ocurrir un crecimiento económico sostenido, la tendencia de uso
de modos privados de transporte aumentará, lo que incrementará los problemas
de contaminación, congestión y accidentalidad. Adicionalmente, debe
considerarse que en las últimas décadas América Latina ha experimentado un
proceso de urbanización de la pobreza, con concentración, cada vez más alta,
de los niveles más pobres de la población en las ciudades (Carrión, 2001), lo
cual se refleja en las condiciones generales de habitabilidad y convivencia.

Este es uno de los factores que influenciarán para que en el futuro las ciudades
asuman un rol social y económico central, como parte de extensas redes de
interacción regional e internacional. Finalmente, se observará un proceso de
desconcentración urbana. Esto significará que las grandes áreas metropolitanas
pueden experimentar presiones menores en el futuro, pero otras ciudades
experimentarán crecimientos más altos, lo que traerá o agravará problemas que
no existían anteriormente.
Fuentes:

la CEPAL pdf

United Nations Population Fund, World Population History, Our World in Data, Info Laso,
publico.es, Conserve Energy Future, BBC, Sociology Discussion, Population Matters, Fertilab,
Expansión y Naciones Unidas.

http://movilidadamable.org/blog/item/transformando-el-transporte-publico-en-america-latina

https://web.ua.es/es/ice/jornadas-redes-2016/documentos/tema-2/807115.pdf

https://blogs.iadb.org/ciudadessostenibles/2013/11/07/el-reto-de-las-transformaciones-urbanas-
en-america-latina

http://www.cccb.org/rcs_gene/jorgejauregui.pdf