Está en la página 1de 4

1. “La juventud es tiempo de grandes ideales. A mí me engrandecen el corazón.”.

viene decir muchas veces que me da tristeza ver un joven 9. “Por el contrario, tenemos a Jesús, que nos ofrece
jubilado. Qué importante es que ustedes los jóvenes —y su jugada. No nos vende humo, no nos promete aparente-
¡vaya que hay jóvenes acá !—, que ustedes los jóvenes mente grandes cosas. No nos dice que la felicidad estará
vayan intuyendo que la verdadera felicidad pasa por la en la riqueza, el poder, orgullo. Por el contrario. Nos mues-
lucha de un país fraterno” tra que el camino es otro.
2. “Felices los que saben ponerse en el lugar del otro, 10. “Entonces, yo te pregunto a vos, joven: «¿Cómo
en los que tienen la capacidad de abrazar, de perdonar. esos ideales los amasás, día a día, en lo concreto? Aunque
Todos hemos alguna vez experimentado esto. Todos en te equivoques, ¿te corregís y volvés a andar?». Pero lo
algún momento nos hemos sentido perdonados, ¡qué lindo concreto”.
que es! Es como recobrar la vida, es tener una nueva opor- 11. "Para llevar adelante una familia es necesario usar tres
tunidad”. palabras. Quiero repetirlo, tres palabras: permiso, gracias, y
3. “Y es bueno que ustedes los jóvenes vean que perdón" (Palabras a la familias durante peregrinación la
felicidad y placer no son sinónimos. Una cosa es la felicidad tumba de San Pedro, 26 de octubre de 2013).
y el gozo… y otra cosa es un placer pasajero. La felicidad 12 . "El verdadero amor te lleva a quemar la vida, aun a
construye, es sólida, edifica. La felicidad exige compromiso riesgo de quedarte con las manos vacías. Pensemos en san
y entrega. Son muy valiosos para andar por la vida como Francisco: dejó todo, murió con las manos vacías, pero con
anestesiados”. el corazón lleno" (Encuentro con los jóvenes, Manila, 18 de
4. “Y eso es lo que necesitamos de los jóvenes hoy: enero de 2015)
jóvenes con esperanza y 13. "Aquello que pesa más
jóvenes con fortaleza. No de todas las cosas es la
queremos jóvenes debilu- falta de amor. Pesa no
chos, jóvenes que están “ahí recibir una sonrisa, no ser
no más”, ni sí ni no, no quere- recibidos. Pesan ciertos
mos jóvenes que se cansen silencios. A veces, también
rápido y que vivan cansados, en familia, entre marido y
con cara de aburridos. Quere- mujer, entre padres e hijos,
mos jóvenes fuertes, quere- entre hermanos. Sin amor,
mos jóvenes con esperanza y el esfuerzo se hace más
con fortaleza, ¿por qué? pesado, intolerable"
Porque conocen a Jesús, (Palabras a la familias
porque conocen a Dios, durante peregrinación la
porque tienen un corazón tumba de San Pedro, 26 de
libre”. octubre de 2013).
5. “La amistad es de los
14. "La verdadera alegría
regalos más grandes que una
viene de la armonía
persona, que un joven puede
profunda entre las perso-
tener y puede ofrecer. Es
nas, que todos experimen-
verdad. Qué difícil es vivir sin
tan en su corazón y que
amigos. Fíjense si será de las
nos hace sentir la belleza
cosas más hermosas que
Jesús dice: «Yo los llamo amigos, porque les he dado a de estar juntos, de sostenerse mutuamente en el
conocer todo lo que oí de mi Padre» (Jn 15,5). Uno de los camino de la vida" (Santa Misa de clausura de la peregri-
secretos más grande del cristiano radica en ser amigos, nación de las familias a Roma, 27 de octubre de 2013).
amigos de Jesús”. 15. Para llevar adelante una familia es necesario usar tres
6. “Busquen charlar, aprovechen a escuchar la vida, palabras. Quiero repetirlo, tres palabras: permiso,
las historias, los cuentos de sus mayores y de sus abuelos, gracias, y perdón.
que hay sabiduría allí. Pierdan mucho tiempo en escu- 16. Por desgracia, en todas las épocas de la historia
char todo lo bueno que tienen para enseñarles”. existen "Herodes" que traman planes de muerte, destru-
7. “¡Hagan lío! Pero también ayuden a arreglar y yen y desfiguran el rostro del hombre y de la mujer.
organizar el lío que hacen. Las dos cosas, ¿eh? Hagan lío y Quisiera pedir, por favor, a todos los que ocupan pues-
organícenlo bien. Un lío que nos dé un corazón libre, un tos de responsabilidad en el ámbito económico, político
lío que nos dé solidaridad, un lío que nos dé esperanza, o social, a todos los hombres y mujeres de buena volun-
un lío que nazca de haber conocido a Jesús y de saber tad: seamos «custodios» de la creación, del designio de
que Dios, a quien conocí, es mi fortaleza”. Dios inscrito en la naturaleza, guardianes del otro, del
8. “Jesús, te pido por los chicos y chicas que no medio ambiente; no dejemos que los signos de destruc-
saben que tu eres su fortaleza y que tienen miedo de ción y de muerte acompañen el camino de este mundo
vivir, miedo de ser felices, tienen miedo de soñar. Jesús, nuestro. Pero, para "custodiar", también tenemos que
enseñanos a soñar, a soñar cosas grandes, cosas lindas, cuidar de nosotros mismos.
cosas que, aunque parezcan cotidianas, son cosas que
17. Recordemos que el odio, la envidia, la soberbia con el Espíritu Santo en la gloria de Dios Padre.
ensucian la vida. Custodiar quiere decir entonces vigilar
sobre nuestros sentimientos, nuestro corazón, porque T. Amén.
ahí es de donde salen las intenciones buenas y malas: las Oración colecta (Es la oración que tiene la intención de la
que construyen y las que destruyen. No debemos tener comunidad)
miedo de la bondad, más aún, ni siquiera de la ternura. LITURGIA DE LA PALABRA (sentados)
18. Jesús siempre va en contracorriente, y esto lo encon- Primera lectura
tramos en las bienaventuranzas
Tomada del Antiguo Testamento. En tiempo pascual, se
Bienaventurados los pobres de espíritu, porque suyo es toma de los Hechos de los Apóstoles.
el Reino de los Cielos. Bienaventurados los que lloran,
porque serán consolados. Salmo
Bienaventurados los mansos, porque heredarán la tierra. Lo canta o recita un (una) salmista desde el ambón. La
asamblea responde (R.).
Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia,
porque quedarán saciados. Segunda lectura
Bienaventurados los misericordiosos, porque alcanzarán Tomada de las cartas apostólicas. Se lee en domingos y
misericordia. Bienaventurados los limpios de corazón, solemnidades.
porque verán a Dios. Aclamación antes del Evangelio
Bienaventurados los pacíficos, porque serán llamados Cristo nos habla en el Evangelio. Nosotros lo aclamamos.
hijos de Dios. Bienaventurados los que padecen persecu-
Evangelio
ción por causa de la justicia, porque suyo es el Reino de
los Cielos. Jesucristo está vivo y nos habla. Nosotros lo escuchamos
en la cúspide de la liturgia de la Palabra.
Bienaventurados cuando os injurien, os persigan y,
mintiendo, digan contra vosotros todo tipo de maldad Después del Evangelio sigue la homilía (sentados).
por mi causa. Alegraos y regocijaos, porque vuestra Credo (profesión de fe) (de pie)
recompensa será grande en el cielo.
Terminada la homilía, cuando está prescrito; se canta o se
19. La mejor ayuda espiritual” que podemos ofrecer a los dice el Símbolo o Profesión de fe.
fieles difuntos es ofrecer por ellos nuestra participación
Credo Niceno-constantinopolitano
en la celebración Eucarística.
En lugar del Símbolo Niceno-constantinopolitano, sobre
En sus palabras previas al rezo del Ángelus dominical, el
todo en Tiempo de Cuaresma y en el Tiempo de Pascua,
Santo Padre recordó que “la tradición de la Iglesia siem-
se puede emplear el Símbolo bautismal de la Iglesia de
pre ha instado a rezar por los difuntos, en particular,
Roma, también llamado "de los Apóstoles”.
ofreciendo por ellos celebración Eucarística”.
De los apóstoles
20. Celebrar la Eucaristia
T. Creo en Dios, Padre todopoderoso, Creador del cielo y
Rito Inicial:
de la tierra. Creo en Jesucristo, su único Hijo, nuestro
Celebrante: En el nombre del Padre, y del Hijo y del Señor (se inclina levemente la cabeza en señal de respe-
Espíritu Santo. to, hasta María Virgen), que fue concebido por obra y
Todos: Amén. gracia del Espíritu Santo, nació de santa María Virgen,
padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado,
ACTO PENITENCIA
muerto y sepultado, descendió a los infiernos, al tercer
En las misas dominicales especialmente durante el día resucitó de entre los muertos, subió a los cielos y está
Tiempo pascual, en algunas ocasiones en lugar del acto sentado a la derecha de Dios, Padre todopoderoso.
penitencial, se puede tener la aspersión del agua bendi- Desde allí ha de venir a juzgar a vivos y muertos. Creo en
ta, en memoria del Bautismo. el Espíritu Santo, la santa Iglesia católica, la comunión de
El sacerdote invita a los fieles al arrepentimiento. los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la
carne y la vida eterna: Amén.
GLORIA
Plegaria universal (oración de los fieles)
Si es domingo o día festivo, todos proclaman o cantan el
Gloria; si es Adviento o Cuaresma, se suprime. Las peticiones son propuestas por un diácono, un lector
o por otra persona idónea. El pueblo manifiesta su
T. Gloria a Dios en el cielo, y en la tierra paz a los hombres participación con una invocación u orando en silencio. La
que ama el Señor. Por tu inmensa gloria te alabamos, te sucesión de intenciones ordinariamente debe ser la
bendecimos, te adoramos, te glorificamos, te damos siguiente: por las necesidades de la iglesia; por los gober-
gracias Señor Dios, Rey celestial, Dios padre todopodero- nantes y por la salvación del mundo entero; por aquellos
so. Señor, Hijo único, Jesucristo, Señor Dios, Cordero de que se encuentran en necesidades particulares; por la
Dios, Hijo del Padre; tú que quitas el pecado del mundo, comunidad local.
ten piedad de nosotros; tú que quitas el pecado del
mundo, atiende nuestra súplica; tú que estás sentado a la LITURGIA DE LA EUCARISTÍA
derecha del Padre, ten piedad de nosotros; porque sólo Ofrenda del pan y el vino (sentados)
tú eres Santo, solo tú Señor, sólo tú Altísimo, Jesucristo,
Si no se hace el canto de ofertorio, el sacerdote puede diciendo:
decir estas palabras en voz alta. "Tomen y beban todos de él, porque éste es el cáliz
C. Bendito seas, Señor, Dios del universo, por este pan, de mi Sangre, Sangre de la alianza nueva y eterna,
fruto de la tierra y del trabajo del hombre, que recibi- que será derramada por ustedes y por muchos para
mos de tu generosidad y ahora te presentamos; él será el perdón de los pecados. Hagan esto en conmemo-
para nosotros pan de vida. ración mía".
T. Bendito seas por siempre, Señor. I
C. Bendito seas, Señor, Dios del universo, por este vino, C. Éste es el Misterio de la fe. (De pie)
fruto de la vid y del trabajo del hombre, que recibimos O bien:
de tu generosidad y ahora te presentamos; él será para
nosotros bebida de salvación. C. Éste es el Sacramento de nuestra fe.
T. Bendito seas por siempre, Señor. T. Anunciamos tu muerte, proclamamos tu resurrec-
ción. ¡Ven, Señor Jesús!
C. Oren, hermanos, para que este sacrificio, mío y de
ustedes, sea agradable a Dios, Padre todopoderoso. II
T. El Señor reciba de tus manos este sacrificio, para C. Éste es el Misterio de la fe. Cristo nos redimió.
alabanza y gloria de so nombre, para nuestro bien y el T. Cada vez que comemos de este pan y bebemos de
de toda su santa Iglesia. este cáliz, anunciamos tu muerte, Señor, hasta que
Oración sobre las ofrendas 4 (de pie) vuelvas.
Plegaria eucarística C. Así pues, Padre, al celebrar ahora el memorial de la
muerte y resurrección de tu Hijo, te ofrecemos el pan
C. El Señor esté con ustedes. de vida y el cáliz de salvación, y te damos gracias
T. y con tu espíritu. porque nos haces dignos de servirte en tu presencia.
C. Levantemos el corazón. Te pedimos, humildemente, que el Espíritu Santo
congregue en la unidad a cuantos participamos del
T. Lo tenemos levantado hacia el Señor. Cuerpo y la Sangre de Cristo.
C. Demos gracias al Señor, nuestro Dios. T. Es justo y Acuérdate, Señor, de tu Iglesia extendida por toda la
necesario. tierra;
Prefacio Acuérdate también de nuestros hermanos que se
Plegaria eucarística II durmieron en la esperanza de la resurrección, y de
C. El Señor esté con ustedes. todos los que han muerto en tu misericordia; admíte-
los a contemplar la luz de tu rostro.
T. y con tu espíritu.
Ten misericordia de todos nosotros, y así, con María,
C. Levantemos el corazón. la Virgen Madre de Dios, los apóstoles y cuantos
T. Lo tenemos levantado hacia el Señor. C. Demos vivieron en tu amistad a través de los tiempos, merez-
gracias al Señor, nuestro Dios. T. Es justo y necesario. camos, por tu Hijo Jesucristo, compartir la vida eterna
y cantar tus alabanzas.
C. En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y
salvación darte gracias, Padre santo, siempre y en todo C. Por Cristo, con Él y en Él, a ti, Dios Padre omnipo-
lugar, por Jesucristo, tu Hijo amado. Él es tu Palabra, por tente, en la unidad del Espíritu Santo, todo honor y
quien hiciste todas las cosas; Tú nos lo enviaste para toda gloria por los siglos de los siglos.
que, hecho hombre por obra del Espíritu Santo y nacido T. Amén.
de María, la Virgen, fuera nuestro Salvador y Redentor.
Él, en cumplimiento de tu voluntad, para destruir la Rito de la comunión
muerte y manifestar la resurrección, extendió sus brazos C. Fieles a la recomendación del Salvador y siguiendo
en la cruz y así adquirió para ti un pueblo santo. Por eso, su divina enseñanza, nos atrevemos a decir:
con los ángeles y los santos, proclamamos tu gloria, T. Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea
diciendo: Santo, Santo, Santo ... tu nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu
Consagración (de rodillas) voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy
C. Santo eres en verdad, Señor, fuente de toda santidad; nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas,
por eso te pedimos que santifiques estos dones con la como también nosotros perdonamos a los que nos
efusión de tu Espíritu, de manera que se conviertan para ofenden; no nos dejes caer en la tentación y líbranos
nosotros en el Cuerpo y t la Sangre de Jesucristo, nues- del mal.
tro Señor. El cual, cuando iba a ser entregado a su C. Líbranos de todos los males, Señor, y concédenos
Pasión, voluntariamente aceptada, tomó pan, dándote la paz en nuestros días, para que, ayudados por tu
gracias, lo partió y lo dio a sus discípulos, diciendo: misericordia, vivamos siempre libres de pecado y
"Tomen y coman todos de él, porque esto es mi Cuerpo, protegidos de toda perturbación, mientras espera-
que será entregado por ustedes". mos la gloriosa venida de nuestro Salvador, Jesucris-
to.
Del mismo modo, acabada la cena, tomó el cáliz, y,
dándote gracias de nuevo, lo pasó a sus discípulos, T. Tuyo es el reino, tuyo el poder y la gloria, por siem-
pre, Señor. necesitados? Por ejemplo, en Roma en estos días
C. Señor Jesucristo, que dijiste a tus apóstoles: "La paz hemos visto muchos malestares sociales o por la
les dejo, mi paz les doy", no tengas en cuenta nuestros lluvia, que causó numerosos daños en barrios enteros,
pecados, sino la fe de tu Iglesia y, conforme a tu pala- o por la falta de trabajo, consecuencia de la crisis
bra, concédele la paz y la unidad. Tú, que vives y reinas económica en todo el mundo. Me pregunto, y cada
por los siglos de los siglos. uno de nosotros se pregunte: Yo, que voy a misa,
¿cómo vivo esto? ¿Me preocupo por ayudar, acercar-
T. Amén. me, rezar por quienes tienen este problema? ¿O bien,
C. La paz del Señor esté siempre con ustedes. soy un poco indiferente? ¿O tal vez me preocupo de
T. Y con tu espíritu. murmurar:

C. Dense fraternalmente la paz. 25. Sacramento de la Reconciliación

Y todos, según la costumbre del lugar, se intercambian celebrar el sacramento de la Reconciliación significa
un signo de paz, de comunión y de caridad. Durante la ser envueltos en un abrazo caluroso: es el abrazo de la
fracción del pan se canta o se dice: infinita misericordia del Padre. Recordemos la hermo-
sa, hermosa parábola del hijo que se marchó de su
C. Cordero de Dios casa con el dinero de la herencia; gastó todo el dinero,
C. Éste es el Cordero de Dios, que quita el pecado del y luego, cuando ya no tenía nada, decidió volver a
mundo. Dichosos los invitados a la cena del Señor. casa, no como hijo, sino como siervo. Tenía tanta
culpa y tanta vergüenza en su corazón. La sorpresa
T. Señor, no soy digno de que entres en mi casa, pero
fue que cuando comenzó a hablar, a pedir perdón, el
una Palabra tuya bastará para sanarme.
padre no le dejó hablar, le abrazó, le besó e hizo fiesta.
C. El Cuerpo de Cristo. Pero yo les digo: cada vez que nos confesamos, Dios
El que ya a comulgar responde: nos abraza, Dios hace fiesta. Sigamos adelante por
este camino.
Amén.
26. Acto de Arrepentimiento
Oración después de la comunión 6
Pésame Dios mío y me arrepiento de todo corazón de
RITO DE CONCLUSIÓN
haberte ofendido, a tí, a mi y a mis hermanos.
C. El Señor esté con ustedes.
Pésame por la muerte que construi
T. Y con tu espíritu.
y por la vida que perdí;
C. La bendición de Dios
pero mucho mas me pesa porque pecando ofendí un
C. Pueden ir en paz. Dios tan bueno y tan grande como tu;
T. Demos gracias a Dios antes querría haber muerto que haberle ofendido,
22. Los sacramentos son abrazos de Dios: y propongo firmemente ayudado por tu divina gracia,
23. Los siete sacramentos de la Iglesia son: Bautismo, no pecar mas y evitar las ocasiones próximas de
Eucaristía, Confirmación, Reconciliación, Unción de los pecado. Amen
enfermos, Matrimonio y Sacramento del Orden.
27. Tu gracia, Señor, inspire nuestras obras, las sosten-
24. Hay indicadores muy concretos para comprender ga y acompañe; para que todo nuestro trabajo brote
cómo vivimos la Eucaristía; indicadores que nos dicen si de ti, como de su fuente, y tienda a ti, como a su fin.
vivimos bien la Eucaristía o no la vivimos tan bien. El Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo. Amén
primer indicio es nuestro modo de mirar y considerar a
28. Para bendecir los alimentos
los demás. En la Eucaristía Cristo vive siempre de nuevo
el don de sí realizado en la Cruz. Toda su vida es un acto Bendícenos, Señor, y bendice los alimentos que
de total entrega de sí por amor; por ello, a Él le gustaba vamos a tomar para mantenernos en tu santo servicio.
estar con los discípulos y con las personas que tenía Amén.
ocasión de conocer. Esto significaba para Él compartir Señor, bendice estos alimentos que recibimos de tu
sus deseos, sus problemas, lo que agitaba su alma y su generosidad Te lo pedimos por Cristo Nuestro Señor
vida. Ahora, nosotros, cuando participamos en la santa
Amén.
misa, nos encontramos con hombres y mujeres de todo
tipo: jóvenes, ancianos, niños; pobres y acomodados; Oh Jesús, tú que provees y alimentas a las aves del
originarios del lugar y extranjeros; acompañados por aire, provee y aliméntanos también a nosotros, que no
familiares y solos... ¿Pero la Eucaristía que celebro, me sabemos ni sembrar, ni segar ni recoger.
lleva a sentirles a todos, verdaderamente, como herma- Ven, bendice nuestro alimento y dáselo también a los
nos y hermanas? ¿Hace crecer en mí la capacidad de que no lo tienen. Amén
alegrarme con quien se alegra y de llorar con quien
llora? ¿Me impulsa a ir hacia los pobres, los enfermos,
los marginados? ¿Me ayuda a reconocer en ellos el
rostro de Jesús? Todos nosotros vamos a misa porque
amamos a Jesús y queremos compartir, en la Eucaristía,
su pasión y su resurrección. ¿Pero amamos, como
quiere Jesús, a aquellos hermanos y hermanas más