Está en la página 1de 1

Rotura de las olas

En alta mar rompe la cresta de la ola cuando aumenta su altura respecto a su base
de tal manera que se convierte en inestable. (Puede romper por interferencia de
olas). Es lo normal con vientos duros.
En zonas de poco fondo, la parte baja de la ola pierde inercia por el rozamiento con
el fondo, la ola sigue su avance y se hace asimétrica presentando una pendiente
muy acusada. En el gráfico del capítulo anterior se observa como con la disminución
del fondo, el movimiento circular se va convirtiendo en elipsoidal para terminar en la
playa prácticamente lineal. Navegando cerca de playas con embarcaciones
menores ésta conversión de movimiento puede acarrear serios peligros al perder el
gobierno de la embarcación. La práctica dice que navegaremos en esas aguas
tomando las olas por proa o popa.
Rompientes
Cuando la isobática de una zona se ve interrumpida bruscamente, por ejemplo un
bajo, el efecto de ola es crecer en altura, aumentar su energía potencial y las crestas
de las olas aumentas en velocidad con relación a las partículas del fondo. El
resultado es fácil de predecir, la rotura del equilibrio se traduce en romper,
presentando cantidad de espuma a sotavento del bajo y se pueden producir
remolinos en sus cercanías.
Resaca
Tras restar energía a la ola al perder su movimiento ondulatorio al llegar a una playa,
y cuando esa energía se agota, el agua inicia el movimiento de retorno en forma de
ola reflejada, que muchas veces entra en fase con la principal aumentando su altura.
Su movimiento es hacia el mar.

También podría gustarte