Está en la página 1de 2

YUNZAS

Febrero se caracteriza por ser fiesta y jolgorio; no obstante, el origen de cada una de las tradiciones que
hacen de este mes el más colorido, parece difuso y hasta desconocido. Una de estas prácticas es la yunza,
sinónimo de cortamonte, unsha (árbol vestido), umisha, sacha cuchuy (”cortar árbol” en quechua),
humishas (árbol con regalos) o huanchihualito. Esta actividad empieza cuarenta días antes de Semana
Santa, como parte de los carnavales y se instaura en costa sierra y selva de nuestro territorio.

No hay una claridad concreta en el


origen de las yunzas, pero hay algunas
evidencias, manifestaciones
prehispánicas de algún tipo de
celebración. En algunos ceramios
Nazca se observa a un grupo de
personas alrededor de un palo, se
puede presumir que sea una yunza, pero
no podemos asegurar nada. Sin
embargo, para la época inca existió lo
que se llama el Apucllay, que significa
juego y también duelo (competencia). Se
celebraba después del solsticio de
verano”, explica la antropóloga Ivanna
Zúñiga, docente de la Universidad
Nacional de San Agustín.

EUROPA. Nos menciona que en la edad

media se instauró una fiesta en la que se permitía todo tipo de licencias asociadas a las prohibiciones

alimenticias, en las que se incorporaba buena cantidad de carne, bebida, además de licencias sexuales. Esto

duraba habitualmente tres días y terminaba con el miércoles de ceniza. “Esta fiesta europea tiene

antecedentes romanos en las Saturnalias y tambien en las Luparcales. La primera era una celebración

dedicada al dios Saturno, en esta fiesta se ofrecían sacrificios al igual que banquetes. La segunda era

en febrero en honor al dios Fauno, en este tiempo las normas sociales quedan relegadas también”, añade

Ivanna Zúñiga, Pueblos. Para entender estas prácticas tradicionales, es importante subrayar, como menciona

la profesional en Antropología, los procesos culturales. Esto quiere decir que “al entrar en contacto dos o

tres culturas se da un sincretismo y este proceso de amalgama se convierte en una tercera forma

cultural”. Un claro ejemplo de esto es la llegada de los españoles al imperio incaico, en ese contexto también

se produce esta conciliación de tradiciones, las cuales hasta el día de hoy siguen vigentes en algunas partes

del país. Es así que las la yunza es una práctica de costa, sierra y selva . Sin embargo, durante el conflicto

armado interno se vivió un proceso de migración que también evidenció la práctica de estas costumbres en

las ciudades. “Las personas migran con su cultura que está en su mente y se evidencia a través de actos. La

yunza tiene un fuerte carácter simbólico. Depende de la zona en la que se vaya a realizar también recibe

distintos nombres”, indica Zúñiga.

Por lo tanto, nos revela que esta es una “celebración de tipo propiciatoria en muchas comunidades”. Esto

significa que es un rito o una ceremonia en la que la población intentará obtener algún beneficio, además de

crear un vínculo con lo divino.


Yunza o corta monte – Carnaval de Perú
Es así que las la yunza es una práctica de costa, sierra y selva . Sin embargo, durante el conflicto armado

interno se vivió un proceso de migración

que también evidenció la práctica de estas

costumbres en las ciudades. “Las

personas migran con su cultura que esta

en su mente y se evidencia a través de

actos. La yunza tiene un fuerte carácter

simbólico. Depende de la zona en la que

se vaya a realizar también recibe distintos

nombres”, indica ZúñigaPor lo tanto, nos

revela que esta es una “celebración de tipo

propiciatoria en muchas comunidades”.

Esto significa que es un rito o una ceremonia en la que la población intentará obtener algún beneficio, además

de crear un vínculo con lo divino. Ésta tradición es exclusivamente carnavalesco, en el cual, las vivencias del

mundo andino, del costeño y selvático se entremezclan con lo europeo, se celebra sólo una vez al año. La

danza, la música, el juego y la alegría desbordante se ponen de manifiesto a través de grupos familiares,

instituciones, amistades, principalmente los pobladores del barrio. En un principio, la organización lo realiza

la comunidad entera, para luego recaer en una pareja al que son llamados “padrinos” o “mayordomos”,

naturalmente no son esposos. Días antes del carnaval, los apadrinados, apoyados por otras

personas organizan ésta fiesta ritual, logran conseguir el árbol de capulí o eucalipto como en la sierra, el

sauce o huarango en la costa, de igual modo los adornos y regalos. Llegado el día central de carnaval, por la

mañana, el árbol es adornado con muchas serpentinas, globos de diferentes tamaños y colores.

Seguidamente es plantado en el lugar fijado por los padrinos o mayordomos, cuelgan en ella muchos regalos

como: objetos de plástico (lavadores, baldes, cestos, juguetes, etc.), prendas de vestir, frutas, galletas, en fin,

muchos otros, según costumbre de cada región. En la selva hacen la umisha que consiste en una

instalación de un poste o tallo de un árbol muy largo, que es adornado progresivamente con frutas, globos y

regalos hasta la parte superior, y ésta tiene una forma muy peculiar que lo hace único; ambos lucen vestidos

de color y alegría. Después de saborear el “puchero, plato típico de carnavales”, aproximadamente a las

tres o cuatro de la tarde hacen su aparición la pareja de los mayordomos, luciendo la indumentaria de su

región y portando un hacha o machete, rodeado del grupo dancístico que generalmente son los mismos

pobladores, pintados el rostro con talcos de color, serpentinas en el cuello y mixtura sobre la cabeza, éste

grupo es el iniciador de todo el jolgorio, que luego invitarían al ruedo al público espectador entre vasos de

chicha, bebidas de la región y mucha cerveza.