Está en la página 1de 15

CARLOS GOZÁLBES CRAVIOTO

Breve resumen sobre la


ARQUEOLOGÍA
en CÁRTAMA

34 | Breve resumen sobre la arqueología en Cártama


D
entro de la provincia de Málaga, la situación
de la villa de Cártama es privilegiada en la
zona baja del valle del Guadalhorce, constitu-
yendo la comunicación más importante de la costa con
las tierras del interior en dirección Sur-Norte y siendo
al mismo tiempo un cruce de caminos que aprovechan
los valles de los ríos Grande, Fahala y Campanillas para
dirigirse al Oeste y Este. Es un nudo de comunicacio-
nes en todas las direcciones. Al mismo tiempo está a
pocos kilómetros de la costa, siendo por tanto un paso
obligado y también un asentamiento continuo de po-
blaciones gracias a su clima benigno y a la abundancia
de aguas, lo que repercute en su riqueza agrícola.

La bibliografía histórica sobre Cártama, centrada


casi exclusivamente en la época romana, nada nos dice
sobre la ocupación prehistórica de la zona, aparte de las
prospecciones que nos muestran una ocupación ininte-
rrumpida y bastante intensa de esta zona en tal época,
sobre todo en las faldas y pies de la Sierra de Cártama y
en las terrazas superiores del río Guadalhorce.

Civitates orbis terrarum. 1564. Breve resumen sobre la arqueología en Cártama | 35


Historic cities research projet.com
España. Ministerio de Defensa. Instituto de
Historia y Cultura Militar. Madrid. MA−03−17

lugar las primeras excavaciones


arqueológicas de la provincia de
Málaga, llevadas a cabo por el inge-
niero militar (teniente coronel) Car-
los de Luján en 1741 (enviado por
el Marqués de la Ensenada). Poco
después las continúa el malagueño
marqués de Valdeflores, comisiona-
do por la Real Academia de la His-
toria, aunque se duda de que éste
interviniera directamente en las ex-
cavaciones. Estas excavaciones se
hicieron en la zona de la Plaza Alta
(junto a la iglesia), lindando con la
llamada hoy Plaza de la Constitu-
ción, en el lugar en donde aparecie-
ron anteriormente (1734), de forma
casual, dos estatuas togadas y una
mano de mármol.

Las excavaciones dieron, sin


duda alguna, con la zona del foro
de la antigua Certima. Se excavó
un espectacular templo romano,
con tres “cellae” o altares, con
gradas, columnas y aparecieron
dos grandes esculturas femeni-
nas fragmentadas que junto con
otra aparecida posteriormente se
han conocido como “las matro-
nas sedentes de Cártama”, ya que
aparecen sentadas. El templo de-
bió estar dedicado a una tríada fe-
menina, de la que Ceres (la diosa
de la fertilidad) sería la principal
advocación. Posiblemente de esta
Ceres sea la enorme cabeza que
Pero es con la entrada del período histórico cuando Cártama se de- apareció después en la finca Alejo
sarrolla como núcleo urbano y cuando alcanza más importancia hasta (a pocos kilómetros de Cártama,
llegar a competir con la cercana Malaca. seguramente transportada por su
dueño) y que posteriormente fue
Cártama es sin duda uno de los mayores referentes para el estudio de trasladada al jardín de la casa del
los orígenes de la arqueología española. Es en esta villa en donde tienen poeta González Marín y por últi-

36 | Breve resumen sobre la arqueología en Cártama


Real Academia de la Historia. Biblioteca. Leg 09−03939

mo a la colección Arrese en Corella (Navarra) en La Ilustración del siglo XVIII había racionalizado
donde se conserva en la actualidad. En estas exca- solo parcialmente el interés por los restos arqueológi-
vaciones aparecieron además varios pedestales de cos que se había iniciado en el Renacimiento, pero el
estatuas, capiteles y columnas- afán meramente anticuario de la época en la que se pro-
ducen estas excavaciones hizo que estuvieran exclusi-
Una de estas columnas y un enorme capitel pro- vamente dedicadas al hallazgo de piezas arqueológicas
cedente de estas excavaciones se colocaron como de valor artístico y ornamental para la decoración de los
base de una cruz de humilladero (en un principio de palacios y colecciones de las clases dirigentes (afán que
piedra, después de hierro) a la entrada de la pobla- ha sido sustituido hoy día por el afán de rendimiento
ción por el camino de Málaga. Según la inscripción turístico-económico de los bienes culturales). En todo
que tenía puesta y que reproduce Medina Conde, se caso, los únicos elementos que se veían susceptibles de
colocó este humilladero en el año 1752. Dicho hu- estudio como parte de la investigación histórica, eran
milladero se reproduce en todas las vistas de Cár- las inscripciones y las monedas. En el siglo XVIII era
tama del siglo XVIII como la que reproduce Carter una arqueología incipiente y dedicada al coleccionismo
en 1771. Ya en el siglo XX, estos elementos desapa- anticuario, pero no cabe duda de que gracias a ese co-
recieron y fueron sustituidos en época muy reciente leccionismo, se han salvado de la destrucción una gran
por otros de menor tamaño a imitación de los que cantidad de obras de arte que hoy podemos contemplar
existieron. en nuestros museos. Las ruinas del templo romano (del

Breve resumen sobre la arqueología en Cártama | 37


Real Academia de la Historia. Leg. 090−03939_0001 Real Academia de la Historia. Leg. 090−03939_0003

que Medina Conde nos hace un di- viajeros de una cierta cultura que edificios, como la cárcel. En la fa-
bujo de su planta) se abandonan y pasaban por la zona tanto españo- chada de este edificio se colocaron
quedan en el olvido. les como extranjeros. Sin duda su cuatro estatuas, entre ellas, dos de
rico patrimonio cultural arqueoló- las matronas sedentes.
Poco después, en 1752, en un gico es el que los atrae, aunque casi
lugar impreciso del casco urbano todos ellos se quedan decepciona-
apareció de forma casual una es- dos al no poder observar nada de
tatua de Príapo. Posteriormente a lo que esperaban encontrar, salvo
finales del siglo XVIII, aparecieron algunos fragmentos de estatuas,
una escultura togada de un joven, inscripciones y columnas empo-
una escultura de atleta, varias ins- tradas en las esqui-
Pie votivo. Museo de Málaga

cripciones y un enorme pie votivo. nas de las ca-


lles y en la
En estos momentos ya Cárta- pared de
ma era paso obligado de todos los a l g u n o s

38 | Breve resumen sobre la arqueología en Cártama


Real Academia de la Historia. Leg. 09−03939

Los viajeros cuando relatan sus viajes, suelen copiar sificadores. Hay varias inscripciones falsas en las que
las inscripciones y citan algunos de los hallazgos, se intenta buscar la relación del pueblo malagueño de
aunque no llegasen a verlos (Pérez Bayer, Richard Monda, cercano a Cártama y la Munda en donde tuvo
Twist, Martin Haverty, Richard Ford, Gerónimo Ver- lugar la famosa batalla entre los partidarios de Pompe-
de, entre otros). También se nombra la existencia de yo y los de Julio César. Hay tres inscripciones falsas
una calzada romana muy bien conservada que se di- dedicadas a la identificación de Monda con Munda,
rigía hacia Málaga. En esta labor de divulgación de pero la más curiosa es la que nos habla de una calzada
los datos arqueológicos, hay que destacar la labor entre Munda y Certima y que supuestamente estaba
de Cecilio Garcia de Leña o Medina Conde, con el colocada en la puerta de la iglesia de Cártama. Estas
que contactan los diversos viajeros (Carter, Zamora, inscripciones, ya desde el siglo XVI, las reproducen
Ponz, etc.), a pesar de que ya había sido condenado A.Morales, R.Caro, el padre Mariana, Strada, Mettellus
por su implicación en la falsificación referente a los y Britto. Posteriormente las recoge Rivera en 1766 para
libros plúmbeos del Sacromonte. establecer la identificación de Munda, no con Monda,
sino con Ronda. En esa labor de desmontar las falsifi-
Pero en relación con la Cartima o Cartima romana, caciones destacaron en el siglo XVIII tanto Perez Ba-
ya se había sufrido anteriormente la acción de los fal- yer como el ya citado marqués de Valdeflores.

Breve resumen sobre la arqueología en Cártama | 39


En 1833 todavía no había
sido edificado el solar en el que
apareció el templo, puesto que
en esa fecha, el gobernador
de Málaga, el general Antonio
María Alberca ordena su exca-
vación, dirigida por José María
Jáudenes durante un mes,
pasando después a Mariano
Carrillo, teniente coronel
de ingenieros, terminan do
en 1834 con la dirección de
Joaquín Sánchez Naranjo. En
estas excavaciones, apare-
cieron varios fustes y cornisas,
la cabeza de una matrona (posi-
blemente la de la finca Alejo y
casa de González Marín, hoy en
el Museo Arrese) y una mano
con flauta en mármol que se
envió al Palacio Real. Entre los
hallazgos de esta época, se cita
el hallazgo de un “fuerte muro”
que quizás coincida con el
encontrado recientemente en
el 2005.

Poco después los hallazgos


de estas excavaciones se lleva-
ron a Málaga con la intención
de hacer algún monumento en
alguno de los paseos que se
estaban urbanizando (concre-
tamente en la Alameda). Que-
daron abandonados, pasando
después a la zona de entrada
del cementerio de San Miguel,
sin ninguna colocación ni or-
denamiento y de allí se rescata-
ron para la colección de Loring
en la finca de La Concepción.

En 1854 al edificar en el
cruce de las calles Padre Nave-
do y Toril, apareció el mosaico

40 | Breve resumen sobre la arqueología en Cártama


de los Doce Trabajos de Hércules.
Hacia estos años, el abogado e
historiador malagueño Rodri-
guez de Berlanga hizo una reco-
pilación de casi todas las piezas
de Cártama, incluido dicho mo-
saico, para la decoración y co-
lección arqueológica de la finca
La Concepción, propiedad de sus
parientes, los marqueses de Loring,
recogiendo las piezas que estaban
abandonadas en el cementerio de San
Miguel. Algunos elementos escultóricos
se trasladaron también en 1908 al Museo
Nacional de Ciencias Naturales (en 1753
se había fundado ya el Real Gabinete de
Historia Natural), pasando después al
Museo Arqueológico Nacional, creado en
1864.

Quizás en estos años Jorge Loring


pensase realizar una excavación arqueo- Matronas sedentes. Museo de Málaga

lógica en Cártama, pues solicitó a la Real


Academia de la Historia en el año 1858, que
dictaminase que las piezas halladas en excavacio- En 1871 apareció en las obras de la casa núme-
nes hechas por particulares y costeadas por ellos, ro 9 de la calle Viento, apareció una gran lápida
pudieran pasar a propiedad privada. Su solicitud fue de Valeria Situllina, sacerdotisa perpetua y “pri-
desestimada. Pero ya en estas fechas, Jorge Loring ma” (principal) del municipio cartimitano. Esta
era el mayor coleccionista de piezas arqueológicas inscripción estuvo en el Museo Loring y hoy en el
cartimitanas, que se exponían en su finca de La Con- Museo de Málaga. Valeria Situlina estuvo casada
cepción. con alguien perteneciente a una de las familias
más poderosas de la zona, los Fabio Fabiani y fue
benefactora del municipio, costeando estatuas, ter-

Inscripción en honor de Valeria Sitvllina. Museo de Málaga

Breve resumen sobre la arqueología en Cártama | 41


España. Ministerio de Defensa. Instituto de Historia y Cultura Militar. España. Ministerio de Defensa. Instituto de Historia y Cultura Militar.
Madrid. MA−12−02 Madrid. MA−12−01−1

mas, templos, juegos y diversas actividades lúdicas. ocasiones lo que constituye un porcentaje altísimo
También han aparecido en esta villa inscripciones en referencia a otros municipios romanos.
que nos hablan de otras dos sacerdotisas perpetuas,
Vibia Turrina (Hubner 1958) y Iunia Rústica (Hub- Ya en el siglo XX, seguramente poco después de
ner 1956). Resulta curioso que el cargo de sacerdo- la Guerra Civil, apareció en las afueras un grupo es-
tisa perpetua nos lo documen- cultórico del que se ha discutido mucho sobre si re-
ta la epigrafía de este presenta un oso o un jabalí devorando un carnero.
municipio en tres Apareció cerca de la Cruz del Humilladero, segu-
ramente perteneciente a la necrópolis Este
sobre la que después se ha construido el
Instituto de Enseñanza Media La Jarifa.

Oso o jabalí devorando un cordero.


Museo de Málaga
Mosaico de Venus. Museo de Málaga

En 1956 en el número 94 de la calle González en la actualidad se desconoce su paradero. Bastante


Marín, apareció otro mosaico que representaba el después, en del año 2000 en unas excavaciones de
Nacimiento de Venus o Afrodita en la Concha. Se urgencia, aparecieron otros fragmentos del mismo
trasladó y se montó en el museo arqueológico que león (que se exponen en el Museo de Málaga), ade-
se formó en la alcazaba malagueña, gracias a la in- más de una gran cantidad de cerámica de la etapa
tervención de Juan Temboury. ibero-romana. En estas excavaciones se evidenció
la existencia de estructuras arquitectónicas funera-
En 1976 se hicieron algunas obras en las escali- rias, que ya se habían supuesto por las esculturas
natas de la iglesia y en las catas arqueológicas que halladas. Estas estructuras hubieran podido ser re-
se hicieron, dirigidas por P. Rodríguez Oliva, apa- construidas y recreadas, pero por desgracia, el lugar
recieron muchísimos restos cerámicos ibéricos y se urbanizó.
romanos. Según informes de testigos presenciales,
era normal y constantes en estas décadas de refor- Hacia 1998 apareció un mosaico en las obras de
mas y ampliación en el casco urbano, la aparición de una casa que hace esquina cn la carretera a Coín. El
restos arqueológicos de toda clase, que no se decla- mosaico era geométrico y de poca calidad, segura-
raban por el posible perjuicio que podría acarrear a mente del siglo IV y desapareció al no dar parte del
los propietarios del solar. hallazgo y continuar la construcción.

En los años 70 del pasado siglo apareció una es- Pero en donde se desaprovechó una excelente
cultura ibérica de un león en la zona alta de las an- oportunidad de hacer de Cártama un referente en
tiguas huertas (Huerta Primera) situadas al Oeste cuanto a las distintas influencias exteriores en la
de la ciudad, sin duda la zona de una importante ne- sociedad ibérica, fue al construir la urbanización
crópolis. La escultura pasó a propiedad particular y Mirador de Cártama, entre el arroyo del Judío y

Breve resumen sobre la arqueología en Cártama | 43


Cabezas de estatuas. Museo de Málaga _DSC0178

la zona llamada de Llongueras. Aparecieron fragmentos cerá- prevalecieron una vez más sobre el
En un corte de una de las calles, micos de copas de cástulo, kilos, interés general. Los hallazgos que
aparecieron evidencias de una ne- lekitos y cráteras. Si tenemos en están poder de particulares espe-
crópolis cuya cronología abarca cuenta que los aficionados (a los remos que lleguen algún día a for-
desde el siglo V al I a.c., casi todas que pude acceder en ese momen- mar parte del Museo de Cártama.
tumbas de incineración. Gracias to) solo recogieron los trozos de
a mi reiterada denuncia se obligó cerámica en los que aparecían fi- Algo parecido ocurrió unos
a hacer una excavación de urgen- guras, nos podemos dar una idea años antes, cuando se proyec-
cia previa a su destrucción. An- de lo importante que hubiera sido tó y se comenzó la construcción
teriormente a ello, coleccionistas unas excavaciones extensivas y la del Instituto de Enseñanza Me-
y aficionados de la zona, habían conservación de la necrópolis. Por dia Jarifa en los años 90 que dio
recogido material arqueológico desgracia tras una breve excava- con la necrópolis en donde en el
de todo tipo, desde fíbulas anula- ción de urgencia (una mera cata), siglo XIX apareció la escultura
res a soliferrum o lanx¡zas, falca- el lugar fue totalmente urbaniza- del oso devorando al carnero. Al
tas, un cuchillo de antenas de tipo do, a pesar de que constituiría sin construir el instituto, también
celta con su funda, fragmentos de duda, la necrópolis arqueológica aparecieron restos cerámicos
peto de guerrero, estandarte (evi- más importante de toda la provin- griegos, incluso unas cráteras
dencias del carácter militar de los cia, tanto por la singularidad de su pequeñas y dos grandes con algo
enterramientos), algunas urnas época, como por la espectaculari- más de la mitad de su cuerpo pin-
cinerarias y una gran cantidad de dad y rareza de los hallazgos ma- tada con figuras negras (una de
fragmentos (contabilizamos más teriales. Además su proximidad al ella del pintor de Telos), además
de 700) de cerámica griega sobre núcleo urbano, facilitaría muchí- de numerosas falcatas, anillos
todo de figuras negras y figuras simo su puesta en valor y aprove- y otros materiales, que en este
rojas, de una excelente calidad, en chamiento cultural. Por desgracia caso (salvo algunos fragmentos
las que aparecían numerosos per- los intereses particulares de las cerámicos), entraron muy pronto
sonajes mitológicos. medianas o grandes constructoras en el circuito de venta de restos

44 | Breve resumen sobre la arqueología en Cártama


arqueológicos, perdiéndose su valor histórico, tes- breras de cerámica medieval, que han aportado
timonial y patrimonial para Cártama. En las dos muchos datos sobre su desarrollo en los últimos
necrópolis aparecieron elementos que nos hacen siglos del Medievo.
sospechar la utilización de tropas mercenarias del
Norte de la Meseta (puñal celta de antenas, botón En estas excavaciones, que sin duda se han
con svástica, peto, etc.). realizado en la zona limítrofe del primitivo foro
de Cartima, se aprecia que éste se construye en el
Las excavaciones en la zona de la Plaza Alta siglo I, abandonándose como tal foro en el siglo
y Plaza de la Constitución, se reanudaron en 2005 II d.C., aunque ello no supone un abandono de la
durante dos años dirigidas por Francisco Mele- población. Se detectan cuatro fases en su evolu-
ro García, que con el apoyo decidido del Ayun- ción. Una etapa preaugústea, otra augústea, otra
tamiento se logra realizar una excavación como de la época de Diocleciano, momento en el que se
paso previo a la construcción de la Casa de la le otorga la categoría de municipio y marca las re-
Cultura, logrando excavar algún fondo de caba- formas costeadas por la sacerdotisa Iunia Rústica
ña de la Edad del bronce, un fragmento de muro y otra marcada por la colocación de las estatuas
ciclópeo, posiblemente correspondiente a la mu- de las matronas sedentes en uno de los templos, lo
ralla de la primitiva ciudad del siglo III–II a.C. que se fecha hacia el 192 d.C.
(posiblemente de época púnica), un
importante edificio con planta absi-
Gran estatua fracturada de matrona sedente. Museo de Málaga
dal (posible basílica) y revestimiento
de mármol en suelo y paredes, poste-
riormente amortizado por un edificio
bizantino y unos vertederos o escom-

Pedestal de estatua dedicada a


Lucio Vibio Rustico. Museo de
Málaga

Breve resumen sobre la arqueología en Cártama | 45


Placa visigótica. Museo de Málaga Placa de techo. Museo de Málaga

En el presente año 2007, bajo dicionado el acceso a la ermita A pesar de la desidia de las ins-
la dirección de Francisco Melero y una parte del llamado Recinto tituciones, del abandono y los expo-
García, se han reanudado la ex- Bajo (muro de la villa) y en el año lios (antiguos, modernos y recien-
cavación en la Plaza de la Cons- 2008 se hizo una restauración del tes) hoy día cuando visitamos la sala
titución, habiéndose comprado llamado Recinto Alto (o alcaza- arqueológica del museo de Málaga
algunos locales y proyectado la ba). Esta última restauración se recientemente abierta en el Palacio
adquisición de otros para la exca- hizo con unos criterios y materia- de la Aduana, podemos maravi-
vación y ampliación del terreno. les muy discutibles, centrándose llarnos con las piezas cartamitanas
Estas excavaciones, junto con las sobre todo en la puerta de acceso. que son solo exponente y pequeña
de 2005, cuentan con el apoyo del Muy interesante para su estudio, muestra de un esplendor y de una
Ayuntamiento y la Asociación de es la curiosa coracha, cuya parte riqueza arqueológica que no hemos
Amigos del Museo de Cártama y final queda casi integrada en el sabido (y a veces querido) preservar
serán la base para la creación del actual núcleo urbano. para las generaciones futuras.
futuro museo y del Parque Ar-
queológico de Cártama, culminan-
do la aspiración de los habitantes
de esta villa que ha sido la pionera
en la historia de la arqueología en
la provincia malagueña.

Otro elemento importante


en el patrimonio arqueológico
cartamitano es el castillo medie-
val, uno de los más grandes de la
provincia. No se ha realizado en él
ninguna excavación expresamen-
te dedicada a su estudio y a pesar
de su importancia, solo constan
algunas descripciones muy su-
perficiales. Solamente se ha con-
Placa de techo. Museo de Málaga Placa cristiana. Museo de Málaga

BIBLIOGRAFÍA
Ferrer, P. (1876). “Variedades. Comunicaciones dirigidas al
Marqués de la Ensenada dándole cuenta de las antigüeda-
Balil Liliana, A. (1985). “Mosaico con representación de los des e inscripciones halladas en la villa de Cártama”. Revis-
Trabajos de Hércules hallado en Cártama”. Cártama en su ta de Biblioteca, Archivos y Museos. IV. Madrid pp.210-214
Historia. V Centenario de su incorporación de la Corona y 225-226.
de Castilla (1485-1985) . Málaga pp.27-35. Gozalbes Cravioto, Carlos. (1999) “Una escultura de león de
Berlanga Palomo, María José. (2002) “Nuevas aportaciones época ibero-.romana hallada en Cártama (Málaga)”. Actas
patra la historia de la arqueología en la provincia de Má- XXIV Congreso de Arqueología Peninsular. V.II. Murcia
laga. Documentos del Museo Nacional de Ciencias Na- pp. 285-293.
turales. (I. Las antigüedades de Cártama)”. Baetica, 24. Melero Garcia, Francisco. (2007) “El estudio de la Cartima ro-
Málaga.. Pp. 251-261. mana (Cártama, Málaga) a través de los hallazgos”. Mai-
Berlanga Palomo, M.J; Melero García, Francisco. “Cártama a nake. XXIX pp. 339-355.
través de las fuentes, arqueología y epigrafía”. Andalucía Melero Garcia, Francisco. (2009) “El vertedero medieval de
romana y visigoda. Ordenación y vertebración del territo- Cártama, Málaga; las cerámicas de los pozos de época
rio. Hispania Antigua. Roma pp.167-190 emiral y califal”. Arqueología y Territorio Medieval. 15. pp.
Caballero Cobos, Alejandro. (2008) “La necrópolis ibérica de 33-52.
Arroyo Judío (Cártama, Málaga)”. I Congreso Internacio- Moreno Postigo, Jessica. (2016) Estudio de los espacios fune-
nal de Arqueología Ibérica. Bastetana. Vol 2. pp.344-358. rarios de Cartima. Trabajo Fin de Master (inédito).
Cisneros García, M. Isabel; Suárez Padilla, José. (2002) “La Palomo Laburu, Alfonso; Fernando de la Lana, Mercedes;
necrópolis de Huerta Primera (Cártama, Málaga). Nuevas Efrén Fernandez, Luis. (2000). “Informe preliminar de
aportaciones a su delimitación y cronología”. Mainake. la intervención arqueológica de urgencia efectuada en
24. Málaga pp.382-404. la necrópolis de la Barbacoa, parcela de Huerta Primera
Fernández Rodríguez, L.E. (2003). “Informe preliminar de la (Cártama, Málaga)”. Anuario Arqueológico de Andalu-
excavación arqueológica de urgencia en la obra de ade- ciaT.3. pp.803-817.
cuación, mejora y pavimentación del camino y accesos a Rodriguez Oliva, Pedro. (1985) “Investigaciones arqueológi-
la ermita Nuestra Señora de los Remedios (Cártama), cer- cas del marqués de Valdeflores en Cártama (1751-1752)”.
ca exterior del castillo de Cártama. Anuario Arqueológico Cártama en su Historia. V Centenario de su incorporación
de Andalucía. II. Pp. 818-832. a la Corona de Castilla (1485-1985). Málaga pp. 57-70.

Breve resumen sobre la arqueología en Cártama | 47