Está en la página 1de 5

1

F. Saussure; Tratado de Lingüística general.

Semiología : ciencia que estudia la vida de los signos en el seno de la vida


social.
Lingüística: parte de la semiología.
Las leyes que descubra la semiología serán aplicables a la lingüística.

Naturaleza del signo lingüístico.

El signo lingüístico une un concepto y una imagen acústica (no una cosa y una
palabra).
La imagen acústica no es el sonido material, cosa puramente física, sino su huella
psíquica , i.e. la representación que, del sonido nos da el testimonio de nuestros
sentidos. Esa imagen es sensorial. Nuestras imágenes acústicas son de
carácter psíquico.

Hechos de conciencia  conceptos  asociados con las representaciones de los


signos lingüísticos o imágenes acústicas que sirven para expresar los conceptos.

Signo lingüístico  entidad psíquica de dos caras que puede representarse

concepto

imagen acústica

El concepto y la imagen acústica están íntimamente unidos y se reclaman


recíprocamente.

Signo  conjunto de concepto = significado y de imagen acústica = significante

Dos principios o caracteres del signo

A.- el signo lingüístico es arbitrario, i.e. el “lazo” que une significante y significado
es arbitrario.
Arbitrario no quiere decir que el significante depende de la libre elección del hablante.
Quiere decir que es inmotivado, i.e. arbitrario con relación al significado, con el que
no guarda ningún lazo natural.
Onomatopeyas  casos en los que la elección del significante no siempre es
arbitraria. Pero las onomatopeyas a.- no son elementos orgánicos de un sistema
lingüístico y su número es muy reducido. b.- las “auténticas” onomatopeyas (glu-glu;
tic-tac) no sólo son escasas sino que su elección es, en cierta medida, arbitraria,
porque no son más que la imitación aproximada y medio convencional de ciertos
ruidos.
Exclamaciones  para su mayor parte se puede negar que haya un vínculo
necesario entre el significado y el significante. Basta comparar expresiones de un
idioma y de otro.
2

B.- carácter lineal del significante  el significante, por ser de naturaleza


auditiva se desenvuelve en el tiempo, i.e. representa una extensión y esa extensión es
mensurable en una sola dirección; es una línea.
Por oposición a los significantes visuales, v.gr. señales marítimas, que pueden
ofrecer “complicaciones” simultáneas en varias dimensiones, los significantes
acústicos no disponen más que de la línea de tiempo: sus elementos se presentan
uno tras otro, forman una cadena.

Inmutabilidad y mutabilidad del signo.

I.- Inmutabilidad.
La lengua aparece como herencia de la época precedente. El acto por el cual,
en un momento dado, los nombres fueron distribuidos entre las cosas, el acto de esta-
blecer un “contrato” entre los conceptos y las imágenes acústicas, puede ser
imaginado, pero nunca comprobado.
Ninguna sociedad conoce ni conoció jamás la lengua de otro modo que como un
producto heredado de generaciones anteriores y que hay que tomar tal cual es.
Un estado de lengua dado siempre es el producto de factores históricos y esos
factores son los que explican porque el signo es inmutable, i.e. que resiste toda
sustitución arbitraria.

II.- Mutabilidad.
Los factores de alteración, ya sea que obren aisladamente o combinados,
siempre conducen a un desplazamiento de la relación entre significante y significado.
Una lengua es radicalmente incapaz de defenderse contra los factores que
desplazan, minuto a minuto, la relación entre significado y significante. Es una de las
consecuencias de lo arbitrario del signo.

La continuidad del signo en el tiempo, unida a la alteración en el tiempo es un


principio de semiología general. Su confirmación se da en los sistemas de escritura,
el lenguaje de los sordomudos, etc.

Lenguaje articulado.

En latín “articulus” significa “miembro, parte, subdivisión de una serie de cosas”. En


el lenguaje la articulación puede designar a.- la subdivisión de la cadena hablada en
sílabas, o b.- la subdivisión de la cadena de significaciones en unidades significantes.

Lo natural en el hombre no es el lenguaje hablado, sino la facultad de constituir una


lengua, i.e. un sistema de signos que correspondan a ideas distintas.

Brocca localizó la facultad de hablar – i.e. todo lo que concierne al lenguaje, incluso
la escritura - en la tercer circunvalación frontal izquierda.

Lengua.

. es un sistema con dos ejes: paradigmático y sintagmático.


3

Eje sintagmático  sintagma: se compone de dos o más unidades consecutivas;


v.gr. re – leer; contra todos; la vida humana; etc.
Colocado en un sintagma, un término sólo adquiere su valor porque se opone al
que le precede o al que le sigue o a ambos.

La conexión sintagmática es in praesentia  se apoya en dos o más términos


igualmente presentes en una serie efectiva.

Relaciones sintagmáticas.

La noción de sintagma no sólo se aplica a las palabras, sino también a los grupos
de palabras, a las unidades complejas de toda dimensión y de toda especie (palabras
compuestas, derivadas, miembros de oración, oraciones enteras)

La oración es el tipo de sintagma por excelencia. Pero la oración pertenece al


habla, no a la lengua. Pero el sintagma no pertenece al habla. Lo propio del es la
libertad de combinaciones; por ende, es necesario preguntarse si todos los sintagmas
son igualmente libres:
a.- hay un gran número de expresiones que pertenecen a la lengua: son las frases
hechas en las que el uso prohibe cambiar algo (ganar de mano; pisar el poncho; etc.)
Estos giros no se pueden improvisar; los suministra la tradición.
b.- hay que atribuir a la lengua, no al habla, todos los tipos de sintagmas construidos
sobre formas regulares: combinaciones como “qué te ha dicho?”, “la tierra gira”
responden a tipos generales que, a su vez, tienen su base en la lengua, en la forma de
recuerdos concretos.

En el dominio del sintagma no hay límite señalado entre el hecho de lengua ,


testimonio del uso colectivo y el hecho de habla, que depende de la libertad individual.

Relaciones asociativas.

Se pueden crear tantas series asociativas como relaciones distintas haya  A.- en
enseignement, enseignes, enseignons, etc. hay un elemento común a todas: el
radical. B.- Pero la palabra enseignement se puede hallar implicada en una serie
basada en otro elemento común: el sufijo  enseignement, armement, changement,
etc. C.- la asociación también puede basarse en la mera analogía de los
significados  enseñanza, instrucción, aprendizaje, educación, etc. D.- o al
contrario, en la simple comunidad de las imágenes acústicas  enseignement y
justement.

Fuera del discurso, las palabras que ofrecen algo en común se asocian en la
memoria y así forman grupos en los que reinan relaciones muy distintas. Así la
palabra enseignement o enseñanza hacen surgir inconcientemente un montón
montón de otras palabras (ensigner – reseigner o bien armement, changement o bien
éducaction, aprentisagee)  relaciones asociativas  relación asociatica: une
términos in absentia, en una serie mnemónica virtual.

Mientras que un sintagma evoca la idea de un orden de sucesión y de un número


determinado de elementos, los términos de una familia asociativa no se presentan ni
en un número definido ni en un orden determinado. Un término dado es como el
centro de una constelación, el punto en el que convergen otros términos
coordinados cuya suma es indefinida.
4

Lengua y habla.

El estudio del lenguaje tiene dos partes: una, esencial, tiene por objeto la lengua,
que es social e independiente del individuo  estudio sólo psíquico; otra,
secundaria, tiene por objeto la parte individual del lenguaje  el habla, incluída la
fonación y es psicofísica.

La lengua y el habla están estrechamente ligadas  se suponen recíprocamente.


Si bien la lengua es necesaria para que el habla sea inteligible y produzca todos sus
efectos, el habla es necesaria para que se establezca la lengua. Históricamente el
habla siempre precede. El habla es lo que hace evolucionar la lengua.

Lenguaje = lengua + habla


 
langue parole
 
social individual

Al separar la lengua (langue) del habla (parole) se separa, a su vez, a.- lo que es
social de lo que es individual, lo que esencial de lo que es accesorio o más o menos
accidental.

La lengua no es función del sujeto hablante  es el producto que el individuo


registra pasivamente. Nunca supone premeditación.

Lengua

. es un sistema de signos que expresan ideas. Por eso es comparable a la escritura,


al alfabeto de los sordomudos, a los ritos simbólicos, a las formas de cortesía, etc.
. No es una función del sujeto hablante
. es el producto que el individuo registra pasivamente
. parte social del lenguaje, exterior al individuo, que por sí mismo no puede crearla o
modificarla
. sólo existe en virtud de una especie de contrato establecido entre los miembros de
una sociedad
. el individuo necesita de un aprendizaje para conocer su funcionamiento; el niño lo va
asimilando paulatinameente
. es un objeto que puede estudiarse separadamente, a diferencia del habla
. es de naturaleza homogénea  es un sistema de signos en el que sólo es esen-
cial la unión del sentido y de la huella acústica y donde las dos partes del signo son
igualmente psíquicas
. al igual que el habla, es un objeto concreto. Los signos lingüísticos no por ser psí-
quicos son abstractos. Los signos de la lengua son tangibles: la escritura puede
fijarlos en imágenes convencionales, mientras que sería imposible fijar en imáge-
nes los actos del habla. En la lengua sólo hay una imagen acústica y ésta se pue-
de traducir en una imagen visual constante mediante la escritura.
5

. en un tesoro depositado por la práctica del habla en los sujetos que pertenecen a
una misma comunidad
. es un sistema gramatical que existe “virtualmente” en los cerebros de un conjunto
de individuos, pues la lengua no está completa en ninguno, no existe perfectamente
más que en la masa parlante

Habla  acto individual de voluntad y de inteligencia, en el que hay que distinguir


entre a.- las combinaciones por las que el sujeto hablante utiliza el código de la
lengua para expresar su pensamiento personal
b.- el mecanismo psicofísico que le permite exteriorizar esas combinaciones