Está en la página 1de 2

Marco teórico

Concepto

Ruidos en la comunicación. El término ruido aplicado a la comunicación no se refiere solo


a una molestia sonora, sino a cualquier interferencia en este proceso; también se conoce
como perturbación de la información. El ruido puede presentarse en el canal o medio de
comunicación, en el código (lenguaje u otro) y en la forma.

Clasificación
Algunos autores agrupan estos ruidos en tres grupos:

 Ruidos de Semántica: los que se originan en el lenguaje; puede tratarse del uso
intencionalmente errado o falso de palabras y frases, por parte del emisor, pero
también, y con frecuencia, se deben a que los participantes en el proceso de
comunicación no hablan todos los mismos lenguajes.
 Ruidos de Influencia: se originan en las actitudes corrientes y las ideas e informaciones
previas que tenga cada una de las partes participantes en el proceso de comunicación:
el nacionalismo, por ejemplo, puede llevar a rechazar de antemano un logro científico
porque fue conseguido en un país considerado enemigo.
 Ruidos Técnicos: se deben a defectos en los medios usados para transmisión de la
información o en el sentido de quien los recibe; son los más fáciles de evitar.

Tipos
En teoría de la comunicación, además de las perturbaciones sonoras, se consideran
ruidos:

 Usos incorrectos del código (en lengua: solecismos, anfibología, errores de expresión
que impidan la comunicación).
 Ilegibilidad o deficiencias de impresión en un texto.
 Manchas o desvanecimientos de tinta en un escrito.
 La voz apenas perceptible al hablar.
 Todo tipo de interferencia radial, televisiva o telefónica.
 Deficiencias auditivas del receptor.
 La distracción y la falta de atención de quien recibe el mensaje.
 Exceso de información.
 No dar la información clave.
 No tener en cuenta los valores, actitudes y preconceptos de los interlocutores.
 En general, toda deficiencia que impida o afecte la comunicación.
Conductas que constituyen ruidos en la comunicación
Según lo establecido por Alfonso López, se pueden reconocer algunas conductas verbales
y no verbales que obstaculizan un diálogo y generan ruidos en la comunicación
interpersonal, tales como:

 Usar frases y respuestas ásperas, melosas o aduladoras.


 No saber disfrutar de las expresiones de buen humor.
 Hablar al oído de una persona delante de otras o hacer miradas cómplices.
 Ser pedante, hablar siempre en primera persona.
 Ser demasiado crítico, llevar siempre la contraria.
 Recordar fracasos de los demás.
 Monopolizar la conversación.
 Interrumpir al que está hablando.
 Cambiar de tema constantemente.
 Hablar sin conocimiento de causa.
 Sonreír en forma burlona o tonta todo el tiempo
 Alterar el tono de voz o hacer gestos agresivos.
 No responder, quedarse callado por largo rato.
 Encogerse de hombros o mirar a otro lado con frecuencia.
 Mostrarse siempre apurado.
 Dar la sensación de aburrimiento o pereza.

Ruidos en la comunicación en diseño gráfico


En diseño gráfico el ruido puede ser ocasionado a nivel puramente visual, por elementos o
técnicas que no permiten una buena visibilidad de los estímulos que trasmite la
información, o puede ser ocasionado a nivel semántico, a causa del agregado de
elementos cuyo significado no contribuye a construir el significado general del mensaje.

Incidencia
Los ruidos en la comunicación inciden en la recepción de la información y pueden
obstaculizar la trasmisión del mensaje del emisor al receptor, por lo que hay que evitarlos,
porque constituyen factores negativos que interfieren en la interlocución de un mensaje
propiciando que este termine siendo distorsionado y muy pocas veces bien comunicado.
Cuando el ruido es inevitable se requiere aumentar la claridad y fuerza del mensaje.