Está en la página 1de 3

La falta de jerarquía en las vías públicas y los medios de transporte causa la invasión por

determinados vehículos en rutas no dispuestas para ellos.


Por: Arq. Raquel Sánchez, Miembro de la Comisión de Movilidad, Costa Rica
Se entiende como movilidad la experiencia de movilizarse por las vías públicas: esté usted en
un vehículo motorizado, no motorizado, transporte público o como peatón.
En el área metropolitana, la congestión vehicular está llegando a paralizarnos por completo.
Estas presas están constituidas en su mayoría por los vehículos privados, ya que el 60% de las
personas se movilizan en el área lo realizan por medio del transporte público. (Estado de
la Nación, 2016)

Lea también:¿Por qué Costa Rica tiene problemas en materia de movilidad urbana?

Se sabe que las desavenencias para movilizarnos, tal cual están presentes, nos hacen perder
hasta el 2% del PIB, según el Estado Nación. Viajes en vehículo de más de una hora que no
llegan a los 12km significa que usted bien podría utilizar otro medio de transporte más eficiente.
Causas
Esto no es cuestión únicamente de la cantidad de carros, carriles ni del estado de las calles.
“La congestión vial es producto de la desatención del Estado” señala el Ing. Rodolfo
Méndez, Exministro de Transportes (Periódico La Nación, marzo de 2017). Lamentablemente
como país, hemos ignorado la implementación y el respeto por las herramientas de
planificación urbana que han existido y que algunas de ellas siguen vigentes.

Lea también: Panamá: ¿Cómo se buscará mejorar la movilidad urbana del país?

Tal como lo menciona el Arq. Roy Jiménez en su Carta abierta por la ciudad (2017):
“Únicamente 5 cantones cuentan con planificación urbana actualizada y la mitad no cuenta con
ningún instrumento.” Lo anterior tiene peso, en cuanto a que la planificación urbana es la que
dicta el desarrollo de las comunidades acorde a la forma de vida actual de sus habitantes, la
morfología urbana y la demanda tanto de servicios públicos como de los equipamientos
urbanos. Sin embargo, esta planificación debe ir de la mano con una constante administración y
cumplimiento de sus regulaciones.
A ese fenómeno se le puede sumar la cultura carro-céntrica en la que estamos inmersos.
Es esta donde parece que se le da más valor a un objeto para trasladarse de un sitio a otro,
que a un ser humano en el espacio público.

Lea también: ¿Urge que Costa Rica invierta para mejorar en movilidad urbana

Algunos problemas
La falta de jerarquía en las vías públicas y los medios de transporte causa la invasión por
determinados vehículos en rutas no dispuestas para ellos. Tal es el caso de los carriles
exclusivos de buses, ciclovías o aceras. Esta situación expone al usuario más vulnerable: el
peatón.
Así mismo, se cuenta con viajes cortos hacia comunidades vecinas que se realizan
actualmente por medio de transporte motorizados. Esta situación esté estrechamente
relacionada con la jerarquización de vías, al poderse optimizar por medio no motorizados.
La falta de apropiación por parte de los peatones en su espacio público nace debido a la
ausencia de infraestructura y accesibilidad para ellos. Hoy se cuenta con aceras con cambios
abruptos de nivel, aceras angostas, carencia de pasos peatonales y puentes peatonales.

Lea también:¿Qué dicen los expertos sobre la condición de la red vial de Costa Rica?

Falta de regulación de los objetos en el espacio de tránsito: objetos publicitarios, cubículos


comerciales (chinamos), postes y/o tensores, entre otros. Dichos obstáculos generan
inseguridad, ya que los peatones optan por caminar en la calle. Así mismo, al obstruir el campo
visual de los usuarios, además de dañar el paisaje urbano, ocasiona accidentes incluso con
consecuencias fatales. Es así como el paisaje urbano y la movilidad están estrechamente
relacionados. Significa que al mejorar uno de ellos, se mejora el otro.
La escasez de ciclovías, la desarticulación de las ya existentes, aunadas con las pocas
facilidades para ciclistas (parqueos, bebederos, duchas en sus lugares de estudio o trabajo), ha
generado incomodidades e inseguridad en ciclistas. También ha llegado a causar muertes en
carretera, lo que podría hacerlos preferir otros medios de transporte.
Mitigación de la problemática
1. Mejoramiento del transporte público unido a estrategias intermodales
“El principal problema de este sistema de transporte público es su organización y su
operatividad, quedando al margen cuestiones como su capacidad.” Ministerio de Obras
públicas y Transportes, 2011 (MOPT).

Lea también: ¿Qué dicen los expertos sobre la condición de la red vial de Costa Rica?

Según la Contraloría General de la República, en el informe N° DFOE-IFR-IF-9-2014, la gestión


del servicio de trenes debe mejorar en aspectos de sobreocupación en los vagones,
incumplimiento de horarios y condiciones deficientes de accesibilidad en las paradas y de
información al usuario.
Por tanto, la disminución del uso del medio de transporte privado y el aumento del uso de uno
público se lograría por medio de una estrategia para la gestión de la demanda de viajes
sumada al mejoramiento de los puntos ya mencionada de la red de transporte público, la
conexión entre distintos lugares y medios de transporte.
2. Implementar el proyecto de Sectorización para el Transporte en Autobús
El proyecto lanzado por el MOPT busca que los autobuses utilicen carriles exclusivos y existan
terminales de buses en las cabeceras de los cantones.; desahogando tanto el centro de San
José como las carreteras mismas.

Lea también: ¿Cómo afectará el crecimiento urbano al sector construcción?


3. Se debe integrar el transporte público con el transporte privado.
Para esto se requiere de estaciones intermodales donde los carros, motocicletas, taxis,
bicicletas, trenes y buses puedan coexistir en distancias razonables. Involucra la reubicación de
los parqueos de automóviles y bicicletas situados en espacios residuales hacia espacios
estratégicos cerca de puntos nodales, de conexión intermodal, intersectorial y espacios
destinados a eventos masivos.
4. Construcción, reconstrucción y mantenimiento de aceras
Los tres puntos mencionados anteriormente están ligados con las aceras. Todos somos
peatones de nuestras comunidades. Es urgente abrir conciencia hacia la responsabilidad del
mantenimiento (y construcción en algunos casos) de las aceras por parte de los propietarios.
Tal como lo indica el Arq. Gillio Francesa, Director de Planificación Urbana de la Municipalidad
de Montes de Oca: “Esto responde a un paradigma de ordenamiento rural. Además, las normas
deben dotar al Estado de instrumentos fuertes para construir aceras de calidad.” Las aceras le
pertenecen al propietario, pero como espacio urbano que es, es de uso público. Por lo tanto,
nos corresponde a cada uno de nosotros, velar por nuestra zona de tránsito peatonal.

Lea también: Auge de la vivienda vertical en Costa Rica


5. Desarrollo, ejecución y mantenimiento de los proyectos de desarrollo urbano sostenibles a largo
plazo con miras a una de movilidad multimodal
Desde al menos, el año 2013, el país cuenta con la herramienta provista en el PLANGAM sobre
las Centralidades Densas Integrales (CDIs) donde se busca reducir los tiempos de viaje por
medio de la utilización de las estructuras existentes de los centros urbanos. Esto significa
compactar el desarrollo de la ciudad, en vez de extenderla sobre el territorio tal como se ha
venido conformando nuestras ciudades recientemente. Además, implica la optimización de los
usos de suelo y repensar en el ordenamiento territorial actual.
Las ideas aquí plasmadas son solamente algunas de la gran paleta que es necesario que
implementar. Se requiere de un extenso debate para construir entre todos, como comunidad, la
nueva movilidad urbana sostenible que merece Costa Rica.

Este artículo está clasificado como: costa rica, Movilidad urbana