Está en la página 1de 3

DEPARTAMENTALIZACIÓN DE LA EMPRESA

La departamentalización de la empresa es el medio para coordinar, organizar y agrupar sus actividades


por departamentos específicos, con el fin de facilitar la consecución de sus objetivos estratégicos. A
continuación explicamos aspectos básicos de la departamentalización: concepto y tipos

CONCEPTO

Toda estructura de empresa se relaciona directamente con el nivel de calidad de sus resultados. Al
igual que ocurre con un escritorio desorganizado, o una ‘cabeza’ desordenada, la empresa debe
organizarse según el tipo de necesidades y cultura que la definen.

Sin embargo, ¿en qué consiste la departamentalización realmente? Esta estructura de la organización
por departamentalización estará impresa en cada uno de las personas que forman parte de la empresa.
Será el reflejo de lo que para ellos significa pertenecer a este grupo de personas. Porque no olvidemos
que las empresas son grupos de personas que realizan algo con valor.

Así pues, estas conexiones formales de relaciones entre los equipos de trabajo estarán asimiladas y
comprendidas en cada uno de los interesados de la empresa. Como ves, la estructura de una empresa
va mucho más allá que organizar por secciones la misma.

Básicamente, consiste en la división del trabajo en funciones separadas situación que está probado
que generará un beneficio para la empresa ya que habrá una mayor especialización del empleado en
aquella área en la cual se desarrolla. Porque la idea de la departamentalización está estrechamente
asociada a lograr que las funciones que se desarrollan se hagan de manera eficiente.

Ahora bien, vale destacarse que en materia de departamentalización de una organización uno más uno
no es dos como en las matemáticas y por caso es que lo que sea aplicable y beneficioso para una
empresa puede no serlo para otra aunque se aplique de manera exacta.

CARACTERÍSTICAS DE LA DEPARTAMENTALIZACIÓN

Entre sus principales características, destacan unas ventajas y desventajas. Vamos a ver qué es lo que
define la estructura de la organización por departamentalización.

 Es el reflejo lógico de la estructura de la empresa.

 Se rige por una especialización ocupacional.

 Facilita en entendimiento del equipo con el fin de encontrar una eficiencia en sus funciones.

 Esta división por funciones puede ser una barrera para la cooperación entre las distintas áreas.

 Ayuda a organizar y controlar una estructura jerárquica de la empresa.

 Es ventajoso para empresas con pocas líneas de productos.

 La especialización muy exagerada puede derivar en la ausencia de atención en resultados


globales.
 Cualquier cambio en la cultura o estrategia de la empresa puede poner en peligro la organización
de la compañía. De modo que no es flexible, siendo lento su proceso de adaptación.

 La responsabilidad final de los resultados de la organización recae en un solo órgano. No


promueve equipos de trabajo auto-gestionados.

DIFERENTES TIPOS DE DEPARTAMENTALIZACIÓN

¿Cómo creamos los departamentos de nuestra empresa? Aquí te damos algunas ideas para según
estos tipos, podamos estructurar eficazmente la organización.

1. Departamentalización por tipo de cliente. Toda función va dirigida siempre hacia nuestro cliente
final. No está mal que organicemos la empresa por departamentos por los servicios que ofrecemos
a los clientes. De esta manera, enfocaremos mejor nuestros esfuerzos para satisfacer
eficientemente las necesidades del cliente. Ejemplo: En banca sería departamento de hipotecas,
préstamos para empresas, transacciones, etc.

2. Departamentalización por tiempo. Consiste en la duración de las actividades. Suele combinarse


con otros tipos de clasificaciones. También se considera una división de áreas por turnos de la
jornada laboral.

3. Departamentalización por territorio. Las áreas geográficas suponen también un criterio muy
utilizado por las empresas para clasificar sus departamentos. Dependiendo del sector de actividad,
es muy conveniente usar esta tipología. Si los productos y servicios se ofrecen en un determinado
territorio, tendrán su propia gerencia para esa área.

4. Departamentalización por proyectos. Es práctico si para cada proyecto hay un equipo diferente.
Entendemos que cada unidad de trabajo tiene unos requisitos específicos definidos por el cliente.
Por eso si tu empresa se dedica a ejecutar proyectos diferentes, puede ser una buena estructura
este tipo de clasificación.

5. Departamentalización por productos o servicios. Lo mismo ocurre con los productos. Para las
distintas líneas de producto o servicios, siempre y cuando no tengas demasiadas.

6. Departamentalización por procesos. Una cosa son los proyectos y otra muy distintas los procesos.
Aquí puedes ver cuáles es la diferencia entre proyecto y proceso. Si quieres buscar dinámicas
optimizadas y aplicar una mejor continua de tus procesos de producción, es muy útil este tipo de
departamentalización. Aplicaciones de planificación y gestión del trabajo, que buscan la máxima
optimización y rentabilidad de las inversiones, como Sinnaps, ayudan bastante a empresas con
este tipo de departamentalización.

7. Departamentalización por equipo. Puede estar relacionado con proyectos o procesos. Se trata de
enfocarse para facilitar con herramientas y tecnologías adecuadas, así como cubrir otro tipo de
necesidades que pueda tener cada equipo de trabajo. El fin es reducir costes y aprovechar
recursos.
8. Departamentalización por funciones. Empresas que se dividen el tipo de actividad que desarrolle
cada área. Puede ser por ejemplo, Ingeniería, Contabilidad o departamentalización de los costos,
Comercial, etc.

9. Departamentalización matricial. Combina funciones con proyectos. En cada proyecto se suelen


llevar a cabo las mismas funciones. De esta manera, los equipos de trabajo de cada proyecto están
formados por personas que desarrollan su función en distintos proyectos al mismo tiempo. Se
optimizan así recursos y tiempos.

Como vez, existen diferentes tipos de departamentos. Todos ellos responden a los diversos aspectos
que forman las compañías. Desde según el tipo de producto o servicio que desarrollen, o el número
de empleados que la formen, hasta el estilo de comunicación entre sus equipos o la estructura
organizacional que defina su jerarquía dentro de la compañía. Todos esto elementos influyen en la
departamentalización de la empresa.