Está en la página 1de 2

Francisco Lorenzo González

4º Historia

Historia de la España actual

Aula de debate

El pensamiento territorial de la Segunda República, Daniel Guerra Sesma.

El debate sirvió para reafirmar la idea del tema principal del libro; es decir, cómo se
abordó el problema territorial en el periodo de la II República y su traslación a la situación
actual, ya que se da el mismo problema, incluso agravado. Este es el de la integración de
los nacionalismos periféricos, sobre todo el catalán, que, igual que en ese momento, en la
actualidad es el más activo.

El federalismo era algo que resonaba en las teorías de algunos políticos como vía para
la solución del problema, algo que en la actualidad algunos partidos también están
planteando. Se entiende que el libro plantea dudas acerca de si los políticos de la II
República conocieran la diferencia entre confederalismo y federalismo, y si este último
era posible haciéndose desde un Estado centralizado, ya que, algunos afirmaban que para
ello era necesario refundar España como un Estado descentralizado en su origen. Sin
embargo, Daniel Guerra Sesma aclaró que quizá no fuera tanto así y sí conocieran teorías
políticas que ya propugnaban que desde un Estado centralizado se podía pasar a un Estado
descentralizado, sin necesidad de refundarlo, como es el caso de las tesis de Kelsen o
Hugo Preuss para el caso de Prusia.

Por tanto, la impresión que se obtiene después de escuchar a los diferentes


conferenciantes es que el nivel político de la II República era muy elevado, que hay
divergencias políticas, como la de Azaña y Ortega; el primero optimista, al principio, ya
que creía que con la concesión de autonomía, el problema catalán se resolvería; el
segundo, pesimista, puesto que creía que la cuestión catalana y otros nacionalismos
menos exaltados, son cuestión de sentimientos y no se solucionan con medidas racionales,
como se ha demostrado con el paso del tiempo. Incluso el propio Azaña acabará dándole
la razón.
Francisco Lorenzo González
4º Historia

Historia de la España actual

Así pues, después de escuchar al crítico y al propio Sesma, la conclusión que podemos
extraer es que España está compuesta por tres nacionalismos fundamentales; el español,
el catalán y el vasco (de menor relevancia es el gallego), y que estos dos últimos, sobre
todo el catalán, no se conformarán con los estatus de autonomía, como se ha dejado ver
en los últimos acontecimientos en una de las regiones con más competencias del mundo,
sino que hay que apostar por un refuerzo del nacionalismo español, que una y con
políticas que inviten a la unión y no a la ruptura.