Los requisitos para los líderes de la iglesia.

En el libro 1era de Timoteo cap.3 se establecen clara y
cuidadosamente los requisitos espirituales para los hombres
en posiciones de liderazgo. La misma señala:

Requisitos para los obispos:

v.1 Palabra fiel: Si alguno anhela obispado, buena obra
desea.

v. 2 Pero es necesario que el obispo sea irreprensible,
marido de una sola mujer, sobrio, prudente, decoroso,
hospedador, apto para enseñar;

A. "Irreprensible": Es un hombre de carácter
incuestionable

Irreprensible" (v. 2) significa que "no hay base para
detenerlo". Un hombre irreprensible no se le puede echar
mano como si fuera un delincuente que necesita ser detenido
por sus acciones. No hay nada de que acusarle. Es
irreprochable.

Es un requerimiento fundamental y universal. De
hecho, los otros requisitos mencionados por Pablo en los
versículos 2-7 definen e ilustran lo que significa
"irreprensible". Nadie deber ser puesto en una posición de
liderazgo basado solo en deseos. La iglesia tiene la
responsabilidad de afirmar

Los líderes espirituales deben ser irreprensibles porque
ellos establecen el ejemplo para que la congregación lo siga.

B. "Marido de una sola mujer": Es sexualmente puro
La frase "hombre de una sola mujer" no se refiere para
nada al estado marital. Pablo presento los requisitos morales
de los líderes espirituales, no indicando cuál debiera ser el
estado civil o condición externa del anciano. "Hombre de
una sola mujer" habla del carácter de un hombre, del estado
de su corazón. Si está casado, debe estar dedicado
completamente a su esposa. Ya sea que esté casado o soltero,
no debe ser un donjuán.
La pureza sexual es un asunto principal en el
ministerio. Por esa razón Pablo lo puso a la cabeza de la
lista.

C. "Sobrio": No es dado a los excesos

"sobrio” significa sin vino o no mezclado con vino. Habla
de sobriedad, de lo opuesto a la embriaguez. El vino era una
bebida común en los tiempos bíblicos. Debido a que Palestina
era una tierra tan caliente y seca, era a menudo necesario
consumir una buena cantidad de vino para reponer los
fluidos corporales que se perdían por el calor. A fin de evitar
la embriaguez, el vino se mezclaba normalmente con
bastante cantidad de agua. Aun así, la falta de
refrigeración y las propiedades fermentativas del vino
hacían que la embriaguez fuera un problema.

A causa de su posición, ejemplo e influencia, ciertos líderes
judíos se abstenían del vino. Los sacerdotes no podían entrar
en el tabernáculo de Dios si habían bebido vino o sidra (Lv.
10:9).
Los reyes también recibieron el consejo de no beber porque
el vino podía entorpecer su juicio (Pr. 31:4-5).

Un anciano debe negarse a todo exceso en la vida que
disminuya su pensamiento claro y sano juicio. Los líderes
espirituales tienen que ser moderados y equilibrados en todas
las áreas de la vida.
D. "Prudente": Se disciplina a sí mismo

Pablo dijo: "Por lo demás, hermanos, todo lo que es
verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo
lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud
alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad" (Fil. 4:8).
Esa es la manera de funcionar de una mente ordenada y
disciplinada.

El hombre moderado evita los excesos de manera que
puede ver las cosas con claridad, y esa claridad de
pensamiento lleva a una vida disciplinada y ordenada. Sabe
cómo ordenar sus prioridades.

E. "Decoroso": Se organiza bien

Un hombre "decoroso" es aquel que aborda todos los
aspectos de la vida en una manera ordenada y sistemática.
Los ancianos no deben tener un estilo de vida caótico. Eso
debe ser así porque su trabajo involucra administración,
supervisión, programación y el establecimiento de
prioridades

F. “Hospedador": Es hospitalario

Significa amar a los desconocidos.

Soy consciente que mostrar amor hacia los desconocidos
lleva a la vulnerabilidad y puede ser aun peligroso porque
alguien puede aprovecharse de su amabilidad.

La hospitalidad bíblica es mostrar amabilidad hacia los
desconocidos, los que no son amigos.
v.3 no dado al vino, no pendenciero, no codicioso de
ganancias deshonestas, sino amable, apacible, no avaro;
v.4 que gobierne bien su casa, que tenga a sus hijos en
sujeción con toda honestidad

v.5 (pues el que no sabe gobernar su propia casa, ¿cómo
cuidará de la iglesia de Dios?);

v.6 no un neófito, no sea que envaneciéndose caiga en
la condenación del diablo.

v.7 También es necesario que tenga buen testimonio de
los de afuera, para que no caiga en descrédito y en lazo del
diablo.

El carácter y la eficacia de cualquier iglesia tienen que
ver directamente con la calidad de sus líderes. Esa es la
razón por la que la Biblia recalca la importancia de un
liderazgo de iglesia acreditado y nos proporciona las
directrices específicas para evaluar a los que quieren servir
en esas posiciones sagradas.

Los requisitos espirituales para el liderazgo no son
negociables. Se podría decir que son parte de lo que
determina si un hombre es de verdad llamado por Dios al
ministerio.

El llamamiento al ministerio no es una cuestión de
analizar nuestros talentos y entonces elegir la carrera que
mejor encaja con ellos. Es un impulso generado por el Espíritu
Santo para ser un hombre de Dios y servirle a Él en la iglesia.
Los que Dios llama van a cumplir con los requisitos.