Está en la página 1de 4

INDICACIONES PARA LA REDACCION DE UN ENSAYO

Un ensayo es el intento de expresar ordenada y sistemáticamente un punto de vista sobre


un tema. Algo importante que se debe tener en cuenta es que este “ejercicio intelectual"
es una tarea personal en la cual se recrean diversas perspectivas que necesariamente
están sujetas a crítica, revisión y profundización permanente en diversos contextos y
épocas.

Para realizar un ensayo medianamente aceptable, en necesario ante todo disponer de un


conocimiento básico suficiente sobre el tema que se ha elegido escribir. Aunque éste
puede ser predeterminado por alguien externo al que lo realiza, la forma e hipótesis1 es
algo que debe generar el que lo realiza. Si se va a plantear una hipótesis se supone que
previamente se ha detectado una insuficiencia, un interés o una pregunta a la cual se
pretende dar algún tipo de solución o alternativa específica. A su vez, el problema debe
estar circunscrito en un “marco teórico” o contexto teórico y/o práctico desde donde surge
la discusión, se está hablando aquí de antecedentes y de la situación desde donde se
parte; de lo contrario no se podría ubicar claramente el problema y para un lector neófito
sería algo desconcertante o confuso. Es conveniente para un desarrollo concluyente que
no se planteen metas u objetivos de difícil o imposible cumplimiento. Se recomienda elegir
como tema de investigación algo de interés personal y social, ojala original, novedoso:
que sea de fácil acceso y exista bibliografía suficiente que sirva de apoyo. También debe
tenerse en cuenta algo muy importante para no caer en la mediocridad, que lo propuesto
esté al alcance de las capacidades y posibilidades de tiempo con el que se cuenta a la
hora de iniciarse el desarrollo de la investigación.

Si el tema ya se ha logrado delimitar suficientemente, analice con detalle qué aspecto o


aspectos se van a elaborar y desde qué perspectiva. Trate de responder cuáles son los
sentidos o significados del título del texto que se lee; los argumentos e hipótesis más
importantes. Tenga en cuenta que en un ensayo siempre hay una idea central que se está
defendiendo o criticando con explicaciones soportadas con una cadena de razonamientos
apoyados a su vez en referencias específicas de fácil ubicación. Por lo tanto se debe
buscar una bibliografía que suministre información pertinente sobre lo que se está
investigando, ya sea para corroborar o criticar lo que se está trabajando. Lo más
impórtame es hablar con la propia voz, cosa algunas veces no tan fácil, y no servir de
intermediario textual de un autor. Si esto es lo único que ocurre lo que se está haciendo

1
La hipótesis es la suposición de una proposición que aun no se ha demostrado. Es una conjetura,
que puede ser modificada, que se hace con el propósito de llegar a demostrarse. Sin una hipótesis
es imposible elaborar un ensayo, esta es la luz que ilumina la investigación, sin ella se transitaría
erráticamente sobre un tema sin saber sobre que se va a argumentar. Una hipótesis puede ser
desarrollada desde distintos puntos de vista, estar basada en la conjetura, en el resultado de otros
estudios, en la posibilidad de una relación entre dos o más variables representadas en un estudio o
tema.
es "fusilando" los textos, es decir, escribiendo literalmente párrafos de un escritor sin darle
su correspondiente autoría.

Comprométase a no hacer un simple resumen lineal o informe sobre los textos leídos,
sino a generar una reflexión y decir algo original al respecto. Para ello habría que
preguntarse qué tesis se comparte con el autor y cuál no. No se debe escribir en ningún
momento al azar; trate de hilvanar, encadenar las ideas hasta lograr coherencia lógica en
los argumentos. Vaya tejiendo de manera organizada, es decir, con buena redacción y
cuidado en la escritura que quiere decir claridad en la exposición. Sin duda es necesario
revisar una y otra vez el texto hasta dejarlo limpio de ideas y palabras no pertinentes o
repetitivas. Para escribir no hay que basarse en la oralidad popular en ningún momento,
esta no es nunca buena consejera, salvo que esa sea la intención de ciertos párrafos para
conseguir el objetivo propuesto. Para lograr un buen texto hay que vencer el afán de salir
del paso y exigirse cuidar la ortografía, las palabras repetidas en una frase o párrafo, el
buen uso de los signos de puntuación, en general hacer aplicación correcta de la
escritura, los especialistas hablan del estilo del régimen del lenguaje, los grandes
escritores son un buen ejemplo de esto, no los medios de comunicación y el habitual
lenguaje coloquial de la vida cotidiana. Otro punto que se debe tener en cuenta es que
hay que darle importancia a la coherencia lógica de las ideas que se están exponiendo.
Seguir estas reglas convierte a los ensayos en textos inteligibles, ágiles, agradables de
leer y de discutir.

Al comenzar a escribir hágase la siguiente pregunta: ¿qué voy a enunciar en el primer


párrafo, en el segundo y en el último? De allí la necesidad de elaborar un plan con el fin
de tener claras las ideas y no perderse en la selva de opiniones, citas y palabras con las
cuales se puede encontrar al realizar un ensayo. La palabra ensayo viene del latín
“exagium”, que significa precisamente pesar, medir, poner en la balanza ante sí mismo y
otras personas, esto refleja el carácter provisional de cualquier texto, hablado o escrito.

Elementos que conforman un ensayo. Éste está dividido generalmente en tres partes:
la introducción, el desarrollo y la conclusión. No necesariamente tienen que aparecer
como subtítulos en el texto, pero sí conforman la estructura del desarrollo del escrito.

1. La introducción. Es una suerte de mapa que guía al lector sobre lo que se va a hacer
en el texto. Esta parte debe incluir un breve marco teórico, la pregunta o problema
detectado, la hipótesis de la que se parte, el objetivo general y si es el caso los
específicos, a su vez el método que se va a utilizar. Habría que aclarar si es una
descripción, una relación, una comparación, un análisis, un estudio histórico, una
complementación, etc.

Luego de haber seleccionado y limitado claramente el tema del ensayo, se debe


proceder a formular la hipótesis y los objetivos. Los objetivos deben ser la expresión
de la intencionalidad del escritor y de su investigación. El objetivo debe ser un
enunciado claro y preciso de las metas que se persiguen; deben siempre comenzar
con un verbo: analizar, estudiar, criticar, demostrar, replantear, defender,
complementar, etc. Es claro que los métodos que se van a utilizar deben estar en
relación directa con los objetivos. El objetivo general es lo que se va a demostrar a
partir de la hipótesis propuesta, lo cual permite formular objetivos específicos; es decir,
lo que se realizará en cada una de las partes o etapas para lograr el objetivo general.

2. Desarrollo del ensayo. En esta parte, que es la más importante, pues es el trabajo en
sí, se procede de acuerdo con los pasos metodológicos y argumentativos propuestos
en la introducción. Debe estar muy bien estructurada y ordenada, ya que es el cuerpo
sustantivo de la investigación. El uso de subtítulos es aconsejable para destacar el
orden de la exposición. Al comienzo y al final de cada parte debe ir un conector,
algunos autores lo llaman párrafo de cortesía, en el que se relaciona el objetivo parcial
que se cumple en esta parte con el objetivo general del ensayo o con el capítulo
siguiente.

3. La conclusión. Aquí se recogen los resultados parciales de las distintas parles del
texto. Los diversos eslabones de la cadena de la demostración propuesta se
ensamblan en una exposición afirmativa de los resultados obtenidos. Se analizan las
implicaciones teóricas, sociales y/o políticas de la tesis. Finalmente se demuestra qué
se logro en el cumplimiento de los objetivos planteados al comienzo del ensayo ya sea
en forma completa o parcial dependiendo del desarrollo del tema.

¿Qué se evalúa en el ensayo?

Podría decirse en forma general que la pulcritud con que se han seguido los pasos
mencionados. Sin embargo, vamos a describir algunos puntos que se debe tener en
cuenta:

1. La claridad con que se expone el objetivo o intención del ensayo.


2. La habilidad lógico-argumentativa y demostrativa que muestre la metodología de la
sustentación propuesta.
3. La claridad de la expresión y el adecuado uso del lenguaje.
4. El orden y pulcritud teórica y metodológica en el desarrollo del ensayo.
5. La fuerza lógica y empírica de las críticas o defensas hechas a las
argumentaciones presentadas.
6. La fuerza afirmativa de las conclusiones.

Algunas sugerencias metodológicas para la presentación de un ensayo:

1. Bajo ninguna circunstancia puede ser escrito a mano, debe presentarse en


computador con una excelente impresión y presentación.
2. El tipo de papel debe ser blanco tamaño carta. No deben dejarse hojas en blanco
adelante, entre los capítulos o al final. La portada puede presentarse en media
página y luego continuar con el ensayo. Allí debe anotarse: el nombre de la
institución, de la asignatura, del estudiante, la fecha y el título del ensayo.
3. En cuanto a las márgenes se sugiere que sean de 3 centímetros en todos los
lados. Debe justificarse „siempre‟ el margen izquierdo como el derecho.
4. El tamaño de la letra: mínimo 12, máximo 14 puntos. Hay varios tipos de fuentes,
las que consideramos más indicadas para una lectura fluida son las redondeadas,
esto teniendo en cuenta las sugerencias de las editoriales más importantes.
Damos algunos ejemplos de fuentes o tipos de letra: Book Antiqua, Calisto MT,
Book Old Style, Times New Roman.
5. El interlineado debe ser de 1.5 líneas.
6. Cada una de las hojas debe estar „siempre‟ numerada en la parte inferior derecha
a partir de la segunda hoja.
7. La extensión del texto debe ser mínimo de 4 y máximo de 8 hojas. No se debe
empastar, anillar o colocar carpeta.
8. En el desarrollo del ensayo debe haber notas a pie de página, sean estas
“textuales” o “contextúales” o referencias bibliográficas como también una
bibliografía final organizada alfabéticamente, debidamente reseñada según,
normas internacionales. A manera de ejemplo: Díaz, J. La conciencia viviente (los
títulos de los libros como las palabras en otros idiomas siempre van en letra
cursiva). Fondo de Cultura Económica. México. 2007.
9. El ensayista debe consultar otras fuentes relacionadas con el tema o autor
investigado, hay que salir del texto en cuestión, así evita las posibles ingenuidades
teóricas, algunas a veces imposibles de evitar para el neófito, en el desarrollo de
su escrito.