Está en la página 1de 12

Representaciones

sociales en el
adolescente
SOBRE LA NORMA Y EL DELITO*
Social representations in the teenager
ON THE STANDARD AND CRIME

RESUMEN ABSTRACT CONSUELO


Esta ponencia trabaja la relación del ado- The relationship of adolescents with the stan- HOYOS BOTERO
Doctora en Filosofía de
lescente con la norma y con el delito desde dard and the crime works item from the con-
la Universidad Pontificia
el concepto de las representaciones sociales cept of social representations whose incidence Bolivariana. Magíster
cuya incidencia es significativa en el Sistema is significant in the System of Juvenile Criminal en Bioética de la misma
de Responsabilidad Penal Juvenil (SRPJ). Ello Responsibility (SRPJ). This involved review- Universidad. Estudios
implica revisar la responsabilidad subjetiva del ing the subjective responsibility of adolescents superiores de Doctorado en
Derecho en la Universidad
adolescente y las repercusiones familiares y and the family and social implications through
Complutense de Madrid
sociales mediante la investigación cualitativa, qualitative research with twenty adolescents of (España). Abogada y
con 20 adolescentes de diferente sexo y estrato different sex and social strata, in situation of psicóloga. Docente
social, en situación de libertad vigilada por ha- assisted liberty for having infringed the penal investigadora del Grupo
ber infringido la ley penal. law. Ratio Juris de la Universidad
Autónoma Latinoamericana.
conyh@une.net.co
Palabras clave: Representaciones sociales, Keywords: Representations, Teenager, Stan-
Adolescente, Norma, Delito, Sistema de Res- dard, Crime, Juvenile criminal responsibility
ponsabilidad Penal Juvenil. system.

* La ponencia es fruto de un proyecto de investigación denominado “Problemáticas psicojurídicas relacio- Recibido:


nadas con el adolescente en conflicto con la ley y con el Sistema de Responsabilidad Penal para Adoles- 1 de agosto de 2013
centes (SRPA)”, adscrito al Grupo Ratio Juris, Línea Sujeto, Familia y Sociedad de la Universidad Autóno- Aceptado:
ma Latinoamericana, Medellín, 2012. 9 de octubre de 2013

ADVOCATUS | EDICIÓN ESPECIAL No. 21: 161 - 172, 2013 | UNIVERSIDAD LIBRE SECCIONAL | BARRANQUILLA
162 REPRESENTACIONES SOCIALES EN EL ADOLESCENTE SOBRE LA NORMA Y EL DELITO

(...) Todo esto indica que hay un tipo jurídica la responsabilidad subjetiva del ado-
de persona inadaptada que no lo es por lescente en conflicto con la ley de modo que
tener alguna debilidad física o mental, pueda darse cuenta de la relación con la justi-
sino porque sus disposiciones innatas cia restaurativa en el Sistema de Responsabili-
chocan con las normas de su sociedad. dad Penal para Adolescentes (SRPA).
Margaret Mead
Dentro de los objetivos específicos el siguien-
INTRODUCCIÓN te es alusivo al tema de esta ponencia: Iden-
tificar la relación del adolescente transgre-
Esta ponencia pretende dar cuenta de los sor con la norma, el delito y con el Sistema
imaginarios sociales de los adolescentes cuya de Responsabilidad Penal para Adolescentes
reconstrucción hermenéutica tiene en cuenta (SRPA).
las dimensiones espacio-temporales y son el
fundamento de las representaciones sociales, Desde el punto de vista metodológico, la in-
en este caso sobre la norma y el delito, dos vestigación cuenta un diseño cualitativo y
conceptos altamente cuestionables desde la un enfoque histórico-hermenéutico que pre-
concepción juvenil. tende comprender una realidad que tiene
que ver con la responsabilidad subjetiva del
Las representaciones sociales constituyen adolescente transgresor de la ley, vale decir,
sistemas cognitivos en los que se puede reco- de cómo el adolescente se hace cargo del acto
nocer “la presencia de estereotipos, opinio- transgresor para explicarlo desde la lógica de
nes, creencias, valores y normas que suelen su propia historia, en la cual juega un papel
tener una orientación actitudinal positiva o fundamental la justicia restaurativa.
1
negativa” , los cuales configuran, entre otros,
códigos, valores, lógicas clasificatorias que, en RESULTADO DE INVESTIGACIÓN
el contexto específico de la realidad colom-
biana muestran un ser-deber ser- deber hacer Los imaginarios sociales se fundamentan en
de los jóvenes sobre temas tan sensibles como la reconstrucción hermenéutica de los mun-
los indicados anteriormente. dos de la vida de los sujetos, en los cuales se
ha de tener en cuenta las dimensiones espa-
OBJETIVOS Y METODOLOGÍA cio-temporales. Es a través de lo simbólico
como existe y se expresa lo imaginario. Los
El objetivo general planteado para la investi- contextos simbólicos son conjuntos de res-
gación busca identificar desde la psicología puesta sobre la tragedia, el amor, la moral, la
muerte, la norma, el delito, etc. preguntas es-
1. ARAYA UMAÑA, Sandra. Cuaderno de Ciencias Sociales tas planteadas a toda la sociedad y que cada
127. Las representaciones sociales: Ejes teóricos para su
discusión. Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales una responde espacio-temporalmente de for-
(FLACSO), Costa Rica. http://www.flacso.or.cr/fileadmin/
documentos/FLACSO/Cuaderno127.pdf ma variada, pero que en todos los casos dis-

ADVOCATUS | EDICIÓN ESPECIAL No. 21: 161 - 172, 2013 | UNIVERSIDAD LIBRE SECCIONAL | BARRANQUILLA
CONSUELO HOYOS BOTERO 163

pone de una cosmología, de una imagen del décadas por conflictos internos con múlti-
mundo con la que el individuo se identifica (o ples actores que han creado la desesperanza
diferencia si pertenece a otra sociedad como y la zozobra en el devenir histórico y social
simbolismo diferente). Según Durkeim, este en el cual no parece haber otra salida que el
mundo de significaciones sociales se estruc- enfrentamiento despiadado. Ahora bien: no
tura en torno a dos esferas arquetípicas: ‘lo es posible hablar de realidad social sin hacer
sagrado’ y ‘lo profano’, que delimitan y confi- un recorrido por las ciencias humanas para
2
guran el mundo para el hombre” . mirar cómo convergen en este concepto las
construcciones antropológicas, éticas, socia-
Asimilar los cambios de la experiencia coti- les, psicológicas y jurídicas, que inciden en su
diana es significativo porque puede superar configuración, las cuales juegan un papel fun-
la dimensión individual, familiar o local de damental en el examen de las representacio-
otras épocas, por efecto, entre otras cosas, de nes sociales que van a ser objeto de descrip-
los medios masivos de comunicación que han ción y análisis ya que como afirman Berger y
introducido los paradigmas de interpretación Luckmann: “La sociedad es un producto hu-
del mundo y la sociedad. mano. La sociedad es una realidad objetiva.
El hombre es un producto social”4.
Las representaciones sociales, dice Araya
Umaña, “constituyen sistemas cognitivos en Un punto focal sobresale en el examen que
los que es posible reconocer la presencia de se hará en la ponencia, el cual no tiene otra
estereotipos, opiniones, creencias, valores y finalidad a la de señalar un hilo conductor
normas que suelen tener una orientación ac- que establezca relaciones entre la norma y el
titudinal positiva o negativa. Se constituyen, delito como acercamiento a la realidad que
a su vez, como sistemas de códigos, valores, vive el país en función del alto índice de de-
lógicas clasificatorias, principios interpretati- lincuencia juvenil. ¿Qué es para los jóvenes la
vos y orientadores de las prácticas, que defi- norma? ¿qué representaciones tienen de ella?
nen la llamada conciencia colectiva, la cual se ¿qué significa para ellos el delito? ¿cómo vi-
rige con fuerza normativa en tanto instituye vencian su situación marginal?
los límites y las posibilidades de la forma en
que las mujeres y los hombres actúan en el La representación es un constructo que im-
3
mundo” . plica elementos objetivos y subjetivos en re-
lación con la vida cotidiana de las personas
La inquietud invita al examen de la realidad que conforman una comunidad, teniendo en
actual del país, atravesado desde hace varias cuenta hechos e ideales, significados, símbo-
los, mitos, lenguaje e historia, entre otros. La

2. BERIAIN, Josetxo (1990). Representaciones colectivas y


proyecto de modernidad. Barcelona: Anthropos, Editorial
del hombre, p. 12. 4. BERGER, P. y LUCKMANN, T. (1986). La construcción social
3. ARAYA UMAÑA, Sandra. Op. cit. de la realidad. Buenos Aires: Amorrortu, p. 160.

ADVOCATUS | EDICIÓN ESPECIAL No. 21: 161 - 172, 2013 | UNIVERSIDAD LIBRE SECCIONAL | BARRANQUILLA
164 REPRESENTACIONES SOCIALES EN EL ADOLESCENTE SOBRE LA NORMA Y EL DELITO

articulación teórica de esa realidad remite a carse en los procesos compartidos y colecti-
interrogantes antropológicos relacionados vos, teniendo en cuenta los aportes de Ber-
con los adolescentes tales como la pregunta ger y Luckmann. Estudió cómo las personas
por el hombre (ser situado), por su actividad “construyen y son construidas por la realidad
(el quehacer), por su proyecto de vida (planes social y a partir de sus elaboraciones propuso
y programas). una teoría cuyo objeto de estudio es el cono-
cimiento del sentido común enfocado desde
Es así, como el hombre llega al mundo a través una doble vía: desde su producción en el pla-
de una red de relaciones sociales que denotan no social e intelectual y como forma de cons-
una tradición, una historia, un patrimonio trucción social de la realidad”7.
cultural que le antecede y que lo identifica
como miembro de una determinada socie- Existen pues, dos elementos claves para la
dad, a ello se suman las condiciones y carac- construcción de esta teoría, a saber: la noción
terísticas del momento histórico, su entorno de realidad social y su proceso de construc-
y el proceso creciente de interdependencia ción. Fue Durkheim, en el campo de la socio-
mundial de las instituciones que lo envuelven logía, quien más trabajó el concepto de cons-
en una serie de problemas y contradicciones y trucción social de la realidad. Posteriormente,
lo hacen solidario de un destino común en el Schutz, retoma la fenomenología de Husserl
cual se gestan las representaciones colectivas. para desarrollar la teoría de la importancia de
los significados sociales, tema tratado amplia-
Dichas representaciones son “estructuras psi- mente por Peter Berger y Thomas Luckmann.
cosociales intersubjetivas que representan el Para estos autores la construcción social de
acervo de conocimiento socialmente dispo- la realidad se refiere a la tendencia fenome-
nible y que se despliegan como formaciones nológica de las personas quienes consideran
discursivas más o menos autonomizadas... en los procesos subjetivos como realidades ob-
el proceso de autoalteración de significados jetivas. “Las personas aprehenden la vida co-
5
sociales” . tidiana como una realidad ordenada, es decir,
las personas perciben la realidad como inde-
Fue Moscovici6 quien introdujo el concepto pendiente de su propia aprehensión, apare-
de representación social. La teoría de las re- ciendo ante ellas objetivada y como algo que
presentaciones sociales tiene sus raíces en la se les impone”8.
psicología social francesa, a partir del trabajo
elaborado por dicho autor, quien quiso enfo- Parece importante hacer una dilucidación
acerca del delito y la delincuencia desde el
punto de vista del Derecho Penal para desen-
5. BERIAIN, Josetxo. Op cit., p. 13.
6. Serge Moscovici nació el 13 de junio del 1925 en Rumania.
Entre sus obras están: (1961/1976) La psychanalyse, son
image, son public, University Presses of France. (1961) Re- 7. BANCHS (1988), citado por ARAYA UMAÑA, Sandra. Op.
conversión industrielle et changements sociaux. Un exem- cit.
ple: la chapellerie dans l’Aude, Armand Colin. 8. ARAYA UMAÑA, Sandra. Op. cit.

ADVOCATUS | EDICIÓN ESPECIAL No. 21: 161 - 172, 2013 | UNIVERSIDAD LIBRE SECCIONAL | BARRANQUILLA
CONSUELO HOYOS BOTERO 165

trañar luego el significado que estos concep- hubo quienes afirmaran que no cometieron el
tos tienen en el contexto juvenil. robo por necesidad, pues tienen lo necesario
para vivir, “a mí me mata la ambición, siem-
“El delito, en sentido dogmático, es definido pre quiero más”. Se observa cómo en estos
como una conducta, acción u omisión típica comentarios de los jóvenes se da cuenta de
(descrita por la ley), antijurídica (contraria a su actuar desde el deseo de transgredir la ley
Derecho) y culpable a la que corresponde una para liberarse de un problema: el otro; o bien
sanción denominada pena con condiciones porque quiso hacerlo, no se aprecia fuerza ni
9
objetivas de punibilidad” . coacción de parte de nadie, es su escala de va-
lores que le dice qué debe hacer y por qué, sin
La palabra delito deriva del verbo lati- que nada más le interese y esa escala de va-
no delinquere, que significa abandonar,
lores, claro está, es la que él se ha construido
apartarse del buen camino, alejarse del
con elementos tomados de su entorno, “como
sendero señalado por la ley. La defi-
todos lo hacen, ¿porqué yo no? ; o bien: de su
nición de delito ha diferido y difiere
contexto individual, “me tengo que imponer
todavía hoy entre escuelas crimino-
para que me respeten”; incluso del ejemplo
lógicas. Alguna vez, especialmente
que ha recibido, “allá (se refiere a su hogar)
en la tradición, se intentó establecer a
no veo sino desorden, peleas, chantaje, des-
través del concepto de Derecho natu-
trucción”; también del espejo social: “al usted
ral, creando por tanto el delito natural.
ver tanta corrupción en el Estado, eso le daña
Hoy esa acepción se ha dejado de lado,
a uno el corazón”.
y se acepta más una reducción a ciertos
tipos de comportamiento que una so-
Sus representaciones, su imaginario del delito
ciedad, en un determinado momento,
decide punir. Así se pretende liberar de se origina de una sola fuente: lo que aprecian
paradojas y diferencias culturales que en la realidad social y cómo desafortuna-
dificultan una definición universal10. damente el índice más alto de delincuencia
juvenil tiene su asiento en los estratos más
Ahora bien, desde el contexto juvenil, según bajos, más carentes, con más problemas fami-
las entrevistas realizadas, “el delito es algo que liares por la ausencia de uno o ambos padres,
uno tiene que hacer para sacarse de encima por la situación económica y, en fin por el en-
un güebón”, manifiesta un joven que estuvo torno generalizado de violencia en el sector
privado de la libertad por homicidio. Y otro, con presencia de “combos” o “bandas” y por
“lo hice porque él me lo debía”; uno más, “yo el consumo generalizado de estupefacientes,
lo hice porque me nació, nadie me obligó”; entre otros, eso es lo que aprehenden; algunos
pocos logran liberarse gracias a los procesos
educativos y a la presencia formativa de sus
9. http://es.wikipedia.org/wiki/Delito
10. Ibíd. padres.

ADVOCATUS | EDICIÓN ESPECIAL No. 21: 161 - 172, 2013 | UNIVERSIDAD LIBRE SECCIONAL | BARRANQUILLA
166 REPRESENTACIONES SOCIALES EN EL ADOLESCENTE SOBRE LA NORMA Y EL DELITO

No quiere decir lo anterior, que solo en los interrogantes que en el afán de desentrañar el
estratos bajos se infrinja la ley penal, no, esta comportamiento de los jóvenes, la sociedad
tendencia también está presente en los estra- se hace casi sumergida en la desesperanza,
tos altos, solo que las motivaciones son dife- sintiendo que la impunidad es una constante
rentes. Sin embargo hay que afirmar que ni la generalizada, que el “garantismo juvenil está
pobreza, ni la marginación social, ni los pro- acabando con la justicia”, que la violación de
blemas son excusa o justificación para incur- los derechos humanos se hace cada vez más
sionar en la delincuencia. grave.

Por otra parte, los adolescentes parece ser Así las cosas: ¿qué es la norma para el adoles-
que vivencian el ser actores delincuenciales cente?, ¿cómo la percibe?, ¿cuál es su repre-
como una categoría que les da prestigio, res- sentación?
peto, poder, acceso a las mejores novias, a los
más costosos productos de “consumo” como Fue Piaget (1932) quien realizó estudios para
vestuario, moto, calzado, y otras prebendas a entender el desarrollo del juicio moral en
las cuales muy difícilmente están dispuestos el niño. El tema siguió estudiándose, es así
a renunciar. Si bien el “ansia de dinero fácil” como: Kohlberg (1971), Kourilsky (1991-
fue más efecto de otra época permeada total- 2002), Tostain (1999), entre otros, han esta-
mente por el narcotráfico, algún rezago queda blecido una relación directa entre derecho y
de ello y esa es la razón por la cual prefieren psicología11. Johanne Masclet investigó la no-
“salirse de estudiar”, no trabajar porque “¿para ción de sanción y sus criterios de atribución;
qué? si el dinero se puede conseguir sin tanto para su estudio relacionó Derecho y psicolo-
esfuerzo”. gía, utilizando el concepto de Representación
Social. La referencia a su estudio es pertinen-
Existe una necesidad de reunirse y asociarse, te porque aparece aclaratoria del tema que se
actitud propia de la tendencia juvenil, si no aborda en este texto.
fuera porque aquí se aprecia una clara con-
ciencia de infringir la ley penal; más aún, de Dicho concepto [la representación so-
desafiarla por todos los medios posibles aun- cial] abarca tanto las creencias como
que ello implique el sacrificio de su propia los conocimientos, las opiniones, las
vida, donde también aparecen claros los có- actitudes producidas y compartidas
digos sicariales de otras épocas. por individuos de un mismo grupo
ante un objeto social dado. Pensamos
Frente a este panorama, surgen las preguntas que en torno al objeto social «dere-
¿qué implica para ellos la norma? ¿no la co-
nocen?, ¿no la tienen en cuenta?, ¿se creen ca- 11. MASCLET, Johanne. Un estudio de la representación so-
cial «de la Ley» entre los adolescentes. Cienc. Psicol. vol. 3
paces de desafiarla?, ¿es solo para los adultos? No. 1, Montevideo, mayo 2009. http://www.scielo.edu.uy/
scielo.php?pid=S1688-40942009000100004&script=sci_
¿se sienten con licencia para delinquir? Son arttext

ADVOCATUS | EDICIÓN ESPECIAL No. 21: 161 - 172, 2013 | UNIVERSIDAD LIBRE SECCIONAL | BARRANQUILLA
CONSUELO HOYOS BOTERO 167

cho», podrían existir desafíos y hasta lo indican algunos autores, que la identidad
conflictos de representaciones entre social y sus experiencias de vida, podrían in-
adolescentes y adultos. (…) esta dife- fluir en sus percepciones de la ley y de la jus-
rencia puede ser el origen de ciertos ticia, así mismo en sus actitudes.
pasos a la acción de adolescente. Las
especulaciones teóricas relativas al de- Kourilsky (1990), citado por Johanne Mas-
12
recho nos lo enseñan . clet15, define la socialización jurídica como “el
proceso mediante el cual la persona asimila
Teniendo en cuenta que la representación es los principios fundamentales del Derecho
«el producto y el proceso de una actividad que rige su sociedad, en su sistema de repre-
mental mediante la cual individuos vuelven a sentaciones y de conocimientos. Mediante
construir la realidad y le atribuyen una sig- este proceso la persona haría suya su identi-
13
nificación específica» y que “el pensamiento dad jurídica, su identidad como persona del
social está centrado en la comunicación, en Derecho y persona de derechos”16, proceso
la noción de interacción. Si un objeto consti- que comprende, en primer lugar, la interio-
tuye un desafío social (aunque sea limitado), rización de las representaciones dominantes
la representación correspondiente será el pro- del Derecho, en su cultura y, en segundo lu-
ducto de un amplio conjunto de interacciones gar, la aculturación de los conceptos jurídi-
(internas en el mismo grupo). La representa- cos17, lo que equivale a decir que en función
ción social está generada pues de manera co- de sus propios valores y para darles un senti-
14
lectiva, y por lo tanto está compartida” . do, la persona volvería a crear dichos concep-
tos, interrelacionando así la cultura dominan-
Generalmente se entiende por ley un conjun- te (relativa al derecho de su país) y su propia
to normativo que señala un “quehacer” y un cultura, (la de su comuna o de su barrio) con-
“deber ser” orientador de la conducta huma- formada por representaciones que se constru-
na en cualquiera de los campos desde el teo- yen mediante saberes y valores transmitidos
lógico hasta el jurídico. Se trata en esta opor- por el grupo.
tunidad de mirar la perspectiva jurídica que
toca directamente con el enunciado que se La socialización jurídica permite –como se
viene desarrollando y en él se observan varias indicó anteriormente– que la persona haga
dimensiones de la ley: imperativa, permisiva, suya su identidad como “persona del Dere-
prohibitiva, entre otras. Ahora bien: ¿Qué re- cho” en la sociedad en la cual vive y “persona
presentación social tienen los adolescentes de de derechos” en tanto que va construyendo
la ley si se tiene en cuenta el contexto social por las lecciones de su núcleo familiar y es-
en la socialización jurídica? Parece ser, según colar mediatizadas por su propia experiencia,

12. Ibíd. 15. Ibíd.


13. ABRIC, 1976, citado por Johanne Masclet, Ibíd. 16. Ibíd.
14. Ibíd. 17. Ibíd.

ADVOCATUS | EDICIÓN ESPECIAL No. 21: 161 - 172, 2013 | UNIVERSIDAD LIBRE SECCIONAL | BARRANQUILLA
168 REPRESENTACIONES SOCIALES EN EL ADOLESCENTE SOBRE LA NORMA Y EL DELITO

un sistema de valores y representaciones per- clet, “señala un desarrollo a lo largo de la


sonales. Lo que sucede no pocas veces es que adolescencia que va hacia una concepción
en su entorno cercano prima la ley del más «socializada» y «juridicalizada»20 de la igual-
fuerte que en ocasiones va unida a la ley del dad (igualdad ante la ley, igualdad de los de-
silencio, donde si “cruzas la frontera invisible rechos)” pero, ¿cuál igualdad? se pregunta
(entre barrios o sectores), desapareces”, allí quien vive en condiciones de marginalidad
terminan las libertades de locomoción, de co- social ¿cuál igualdad? Bien se sabe según el
municación, de información y hasta de edu- refrán popular que la “ley es para los de rua-
cación por la ubicación de la escuela, “al otro na” y aunque esta concepción parece haber
lado”, espacio que no se puede traspasar. variado en el contexto nacional por la presen-
cia de congresistas, diputados, gobernadores,
En cuanto a la relación con el derecho se tor- alcaldes, en los centros carcelarios, aún tiene
na difícil cuando el adolescente es víctima del algo de verdad: el pobre no puede pagar un
18,19
‘matoneo’ en su propio centro educativo; abogado que en correlación con la actividad
en tales condiciones es imposible asociar el mediática lo saque pronto de la cárcel.
derecho con el respeto a la dignidad humana,
si esta está siendo ultrajada impunemente sin Otro punto a considerar es la evolución desde
razones ni conocimiento. Aquí la noción de el “Derecho Tutelar” a la responsabilidad del
norma aceptada es divergente a la norma im- adolescente, consagrada en el actual Código
puesta y esta prevalece sobre la noción de ley de la Infancia y la Adolescencia. Es así como
imperativa. la consideración jurídica y social de los niños,
niñas y adolescentes ha experimentado im-
Kourilsky (2002) citado por Johanne Mas- portantes cambios, que se reflejan en la apro-
bación por la asamblea general de Naciones
18. Según una encuesta realizada por la Personería de Cali, Unidas (1989), de la Convención Internacio-
ninguna institución educativa de la ciudad se salva de este
problema. Faltan dos debates en el Senado para aprobar nal sobre los Derechos del Niño. Este instru-
el proyecto que busca disminuir los índices de violencia e
intimidación escolar. El País, 11 de noviembre de 2012.
mento fue ratificado por Colombia21, y según
19. La Corte Constitucional, en Sentencia de Tutela del 30 de la Unicef, “es la manifestación de un proceso
noviembre de 2011, Expediente T-3153682, cita a la Univer-
sidad Autónoma de Bucaramanga, para quien ‘Matoneo’ de generalización de los derechos humanos,
es: “comportamientos continuos que implican imponer
autoridad o poder frente a otros, agresión continua de un incorporando a los niños y adolescentes al
sujeto que no está en condiciones de defenderse, violen-
cia psicológica o física mantenida frente a una víctima en goce de la calidad de sujetos de derecho. En
condiciones inferiores guiada por un individuo o un grupo.
Está caracterizado por el acoso escolar, donde existe un ella se establece para el Estado, las familias y
agresor quien ejerce autoridad y dominio sobre los otros,
obligando en la mayoría de las veces a sus seguidores a la comunidad en general, una serie de obliga-
cometer actos agresivos en su nombre, intimidando a sus
pares causando daño físico y emocional a las víctimas, in-
ciones cuyo cumplimiento es necesario para
cluso obligándolos a desertar de la escuela, pero no solo que se hagan realidad los principios y dere-
la víctima sufre consecuencias irremediables, también el
agresor ya que se acostumbra a solucionar los conflictos a
través de la fuerza convirtiéndose en un comportamiento
progresivo, y en los espectadores del fenómeno en seres
insensibles”. En: Corte Constitucional. http://www.corte- 20. MASCLET, Johanne.
constitucional.gov.co/relatoria/2011/T-905-11.HTM 21. Ley 12 de 1991

ADVOCATUS | EDICIÓN ESPECIAL No. 21: 161 - 172, 2013 | UNIVERSIDAD LIBRE SECCIONAL | BARRANQUILLA
CONSUELO HOYOS BOTERO 169

chos que se reconocen a todos los niños, ni- Hablar del niño [adolescente] como
ñas y adolescentes”22. sujeto de derecho plasma la necesidad
de considerarle como parte esencial
El panorama actual, teniendo en cuenta el re- de una sociedad en devenir, un sujeto
conocimiento de niños y adolescentes como con una subjetividad propia y a la vez
sujetos de derecho, modifica la anterior inim- un sujeto sujetado, como lo dice el tér-
putabilidad penal del adolescente para hacerlo mino, sujetado a su desarrollo físico,
responsable de sus actos, de sus infracciones intelectual y afectivo. De este modo se
a la ley penal. Pero, ¿de qué tipo de responsa- subraya su esencia de sujeto en forma-
bilidad se está hablando? ¿constituye ella un ción frente a quien la sociedad tiene
verdadero compromiso para el adolescente? obligaciones y responsabilidades muy
si se acude a la teoría de las representaciones
específicas en cuanto asegurar dicha
sociales se encuentra que “responsabilizarse
formación25.
es cumplir con la obligación de asistir al Cen-
tro (de libertad vigilada23) y ya” sin que exista
Estas obligaciones y responsabilidades espe-
ninguna conexidad entre delito y reparación;
cíficas están a cargo del Estado, la sociedad
infractor y víctima; obligaciones y derechos;
y la familia, actores de la corresponsabilidad
“ella verá cómo sale de eso, es su problema”,
como lo indica el Código de la Infancia y la
siempre poniéndose al margen de la situación
Adolescencia26. Estando especialmente obli-
y como ignorando lo sucedido: “es como un
gada la autoridad competente para la aplica-
flash que se dispara y ya”, con absoluto prag-
ción de todas las sanciones en “asegurarse de
matismo y desinterés. Desde el punto de vista
que el adolescente esté vinculado al sistema
psicológico podría decirse que no existe in-
troyección24 de la norma, o al menos, no está educativo. El Defensor de Familia o quien
revestida del valor que le permita al infractor haga sus veces deberá controlar el cumpli-
tomar conciencia de su actuar y de sus con- miento de esta obligación y verificar la ga-
secuencias. Con razón dicen algunos jóvenes rantía de sus derechos. El juez que dictó la
con ingenuidad o tal vez con desfachatez: “la medida será el competente para controlar su
nueva ley lo que hizo fue perjudicarnos”. ejecución”27.

Frente a estas argumentaciones habría que Como sujeto en formación que es, al adoles-
empezar por considerar:
25. DUPRÉ, Marie-Astrid. Delincuencia juvenil y respuestas
institucionales. Hacia una política de rehabilitación. http://
books.google.com.co/books?id=_wEhbwNfrjQC&pg=PA
22. UNICEF, 2004. http://www.unicef.org/spanish/sowc04/ 7&lpg=PA7&dq=representaciones+sociales+sobre+delin
sowc04_contents.html cuencia+juvenil&source=bl&ots=6Aqvh5kFwl&sig=OnEH
23. Es la concepción de la libertad que da la autoridad judicial Jw5YM-w1H8Ingq4E0QyqRVQ&hl=es-419#v=onepage&
al adolescente con la condición obligatoria de someterse q=representaciones%20sociales%20sobre%20delincuen-
a la supervisión, la asistencia y la orientación de un progra- cia%20juvenil&f=false. Consultado noviembre 1º de 2012.
ma de atención especializada. Código de la Infancia y la 26. Código de la Infancia y la Adolescencia, art. 10, art. 15 y
Adolescencia, art. 185. arts. 38 a 48.
24. Mecanismo consistente en la incorporación de valores o 27. Código de la Infancia y la Adolescencia, art. 177, parágra-
normas. Aprender interiorizando valores o normas. fo.

ADVOCATUS | EDICIÓN ESPECIAL No. 21: 161 - 172, 2013 | UNIVERSIDAD LIBRE SECCIONAL | BARRANQUILLA
170 REPRESENTACIONES SOCIALES EN EL ADOLESCENTE SOBRE LA NORMA Y EL DELITO

cente se le debe proveer toda la orientación medida pedagógica puede resultar estigmati-
necesaria, una guía que le permita acceder a zador. Es claro que la reparación tiene efec-
criterios adecuados de valoración de su vida tos educativos, resocializadores y de cambio
y su conducta, un acompañamiento real y social pero también les da la oportunidad
efectivo que implique una revisión de sus de reivindicarse y de restituirse como perso-
patrones de comportamiento para acceder a nas30. Al trabajar sobre la responsabilidad se
cambios sustanciales y a una mirada diferente les considera sujetos de derecho, capaces de
frente al mundo, y su comunidad; se trata de responder y de reparar.
reconstruir el vínculo deteriorado y ello solo
es posible mediante la asimilación de los con- CONCLUSIONES
ceptos de justicia restaurativa: construir de
nuevo la confianza, mostrarse como sujeto Puede decirse que los adolescentes son pro-
capaz de reconocer la transgresión y de repa- ducto de esas representaciones sociales, del
rarla y propugnar por el restablecimiento del mundo de la vida, de su vida, su familia, la
vínculo social, lo que equivale a ser capaz de sociedad con sus códigos, valores, lógicas
responsabilidad subjetiva. clasificatorias. Es lo que introyectan y de ma-
nera adecuada o distorsionada les sirve para
Sobre el particular dice Winnicott: “todo configurar sus propias opiniones, creencias,
individuo debe desarrollar la capacidad de valores y normas, desde donde se lanzan a la
responsabilizarse por la totalidad de sus sen- acción.
timientos e ideas, la palabra “salud” (en el
sentido de buena salud) está estrechamente Si estos adolescentes no tienen introyectada la
ligada al grado de integración que posibilita responsabilidad penal, pues para ellos delin-
28
asumir una responsabilidad plena” . quir es un problema solo por las consecuen-
cias negativas que les genera la sanción, me-
Es por ello que la justicia restaurativa se reco- nos tienen conciencia de la responsabilidad
mienda para los adolescentes porque es más subjetiva consistente en la asimilación real
fácil para ellos entender las consecuencias de y coherente de su culpa que implica mucho
sus actos cuando pueden apreciar e introyec- más que esto: un compromiso consigo mismo
29
tar la aflicción de la víctima . Además, ver- de no reincidir en el delito y una conciencia
se procesados, privados de la libertad o con diáfana de la necesidad de reparar a la víc-
tima. Podría decirse con Alexander Stevens
que esta crisis subjetiva es el centro de la “po-
28. WINNICOTT, Donald. Deprivación y delincuencia. http://
es.scribd.com/doc/93963337/16501435-Winnicott-Do-
lisintomatología del adolescente”31.
nald-Deprivacion-y-Delincuencia-1954. Consultado enero
10 de 2012.
29. VÁSQUEZ BERMEJO, Óscar. Justicia para crecer. Revis-
ta Especializada en Justicia Juvenil Restaurativa. No. 1, 30. Ibíd.
Diciembre 2005-febrero 2006. Lima, Perú. http://www. 31. Citado por Vilma Coccoz, en “Adolescencia y responsabi-
justiciarestaurativa.org/news/bfque-es-la-justicia-juvenil- lidad”. Settings\profesores.derecho\Escritorio\Responsa-
restaurativa. Consultado junio 25 de 2012. bilida subjetiva\responsabiliodad en la adolescencia.htm

ADVOCATUS | EDICIÓN ESPECIAL No. 21: 161 - 172, 2013 | UNIVERSIDAD LIBRE SECCIONAL | BARRANQUILLA
CONSUELO HOYOS BOTERO 171

La justicia juvenil tiene por finalidad asumir que incremente las penas o bien que desapa-
otra forma de hacer justicia que supere la tra- rezcan las sanciones pedagógicas para que los
dicional justicia retributiva, donde el castigo, jóvenes sean castigados con penas y “apren-
la pena, los sitios de reclusión determinaban dan”.
el beneficio del sistema. Hoy no se aplica a los
adolescentes penas, sino sanciones pedagógi- Se deduce de esta investigación que la falen-
cas con una visión formativa, educativa, res- cia está en la falta de educación y formación
taurativa; no se les envía a cárceles, ni se les para que los adolescentes no sigan pensando
grava con antecedentes judiciales, todo ello que “tienen licencia para delinquir” y menos
en un contexto garantista, donde prima su re- aún que si incurrieron en el delito, la víctima
conocimiento como personas. “es la culpable”, o “que me disculpe, pero es
que estaba necesitado” y menos, “ni siquiera
Como se observa, los parámetros que justifi- la conozco”, “que se las arregle como pueda”,
can la aplicación de la justicia restaurativa en como fueron las respuestas que muchos de
el contexto juvenil están enmarcados en su ellos dieron en las entrevistas.
bondad, lo cual no se discute, pero al respec-
to podrían argumentarse varias perspectivas El cambio de mentalidad puede darse en la
que constituyen para unos una sensación de medida en que ellos y ellas entiendan que
impunidad, máxime por tratarse de delitos además de ser penalmente responsables, en
cometidos por adolescentes. Se tiene la creen- el nuevo modelo de protección integral, la
cia que para ellos la sanción equivale a “en- sociedad les exige que concomitante al reco-
trar por una puerta y salir por la otra sin que nocimiento de sus derechos y garantías, está
nada pase” y los jóvenes, por su parte tienen la dignidad de la víctima, su deseo de repa-
la sensación de que “no es nada” “eso es un ración, la necesidad que esta tiene de que el
formalismo parce”; se sienten inmunes frente infractor asuma su responsabilidad subjetiva
a todo: la ley, las autoridades, la sociedad, la que trasciende en mucho la responsabilidad
familia, por ello sienten que tienen licencia penal.
para delinquir.
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS
Por su parte, la sociedad actual atribuye la
causa del alto índice de criminalidad juvenil, ARAYA UMAÑA, Sandra. Cuaderno de
al “garantismo”, a la primacía de los derechos Ciencias Sociales, 127. Las representaciones
humanos, al privilegio exagerado de los niños sociales: Ejes teóricos para su discusión. Fa-
y adolescentes entronizado en el “interés su- cultad Latinoamericana de Ciencias Sociales
perior del niño” y en “la prevalencia de sus (FLACSO), Costa Rica. http://www.flacso.
derechos” y propugnan por “una mano dura” or.cr/fileadmin/documentos/FLACSO/Cua-
que rebaje la edad de imputabilidad penal o derno127.pdf

ADVOCATUS | EDICIÓN ESPECIAL No. 21: 161 - 172, 2013 | UNIVERSIDAD LIBRE SECCIONAL | BARRANQUILLA
172 REPRESENTACIONES SOCIALES EN EL ADOLESCENTE SOBRE LA NORMA Y EL DELITO

BERGER, P. y LUCKMANN, T. La construc- MASCLET, Johanne. Un estudio de la repre-


ción social de la realidad. Buenos Aires: Amo- sentación social «de la Ley» entre los adoles-
rrortu, 1986. centes. Cienc. Psicol. vol. 3 No. 1 Montevideo,
mayo, 2009. http://www.scielo.edu.uy/scielo.
BERIAIN, Josetxo. Representaciones colectivas php?pid=S1688-40942009000100004&script
y proyecto de modernidad. Barcelona: Anthro- =sci_arttext
pos, Editorial del Hombre, 1990, p. 12.
MOSCOVICI, Serge. La psychanalyse, son
CÓDIGO DE LA INFANCIA Y LA ADO- image, son public, University Presses of Fran-
LESCENCIA. ce, 1961/1976. Reconversión industrielle et
changements sociaux. Un exemple: la chapelle-
CORTE CONSTITUCIONAL, Sentencia de rie dans l’Aude, Armand Colin, 1961.
Tutela del 30 de noviembre de 2011, Expe-
diente T-3153682. UNICEF, 2004. http://www.unicef.org/spa-
nish/sowc04/sowc04_contents.html
DUPRÉ, Marie-Astrid. Delincuencia juvenil
y respuestas institucionales. Hacia una políti- VÁSQUEZ BERMEJO, Óscar. Justicia para
ca de rehabilitación. http://books.google.com. crecer. Revista Especializada en Justicia Juvenil
co/books?id=_wEhbwNfrjQC&pg=PA7&lp Restaurativa. No. 1, Diciembre 2005-febrero
g=PA7&dq=representaciones+sociales+sobr 2006. Lima, Perú. http://www.justiciarestau-
e+delincuencia+juvenil&source=bl&ots=6A rativa.org/news/bfque-es-la-justicia-juvenil-
qvh5kFwl&sig=OnEHJw5YM-w1H8Ingq4E restaurativa. Consultado junio 25 de 2012.
0QyqRVQ&hl=es-419#v=onepage&q=repre
sentaciones%20sociales%20sobre%20delin- Winnicott, Donald. Deprivación y delin-
cuencia%20juvenil&f=false cuencia. http://es.scribd.com/doc/93963337/
16501435-Winnicott-Donald-Deprivacion-
El País, 11 de noviembre de 2012. y-Delincuencia-1954

Ley 12 de 1991 Colombia.

ADVOCATUS | EDICIÓN ESPECIAL No. 21: 161 - 172, 2013 | UNIVERSIDAD LIBRE SECCIONAL | BARRANQUILLA