Está en la página 1de 10

Adonai, y volveremos, renueva nuestros días como en la antigüedad.

(Mishlé
3:17-18)

❖ IZKOR

¿Ma enosh ki tizkerenu? ;‫מָּ ה־אֱ נוֹש כִ י־ ִתזְ כְ ֶרּנּו‬


¿Uven Adam, ki tifkedenu? .‫ כִ י ִתפְ ְקדֶ ּנּו‬,‫ָאדם‬ָּ ‫ּובֶ ן־‬
Vatejasrehú me’at, meelohim; ;‫ֹלהים‬
ִ ֱ‫ מֵ א‬,‫וַ ְתחַ ְס ֵרהּו ְמעַ ט‬
Vejavod vehadar te’atrehu. ‫וְ כָּבוֹד וְ הָּ ָּדר ְתעַ ְט ֵרהּו׃‬
¿Qué es el hombre para que de él Te acuerdes? ¿O el ser mortal para que de él
cuides? Lo creaste poco menos que divino; lo coronaste con gloria y honor.
(Tehilim 8:5-6)

Oh Dios de la vida y del amor, de la esperanza y de la verdad. Ayúdanos a


comprender mejor el tremendo misterio de la existencia.

A pesar de ser simples mortales, atrapados en un laberinto de problemas,


confusión y dudas de nuestro ser finito, haz que podamos tener contactos
con Tu presencia, con Tu esencia, con Tu verdad. En medio de la cacofonía
de la vida moderna, capacítanos para oír Tu voz y ser creadores mientras
estamos en la tierra.

Ayúdanos a entender y aceptar el fin inevitable que nos espera, y a utilizar


el ahora para mejorar nuestras vidas; nuestro pueblo, nuestro mundo.
Danos a conocer la armonía del amor y la verdad y así viviremos para
siempre en lealtad a Tu nombre.

Mientras recordamos a nuestros seres queridos, Oh Dios de amor, y a los


mártires del pueblo de Israel, seamos conscientes de su devoción, su
sacrificio, y su amor y procuremos imitarlos en nuestra lucha aquí en la
tierra.

Ioshev, beséter Elyón; ;‫ בְ סֵ ֶתר עֶ לְ יוֹן‬,‫ֹשב‬ ֵ ‫י‬


Betzel Shadai, itlonán. .‫ י ְִתל ֹונָּן‬,‫בְ צֵ ל ַש ַדי‬
Omar-la’Adonai, majsí umtzudatí ;‫צּוד ִתי‬
ָּ ‫ּומ‬
ְ ‫ מַ ְח ִסי‬,‫אֹמַ ר לַיהוָּ ה‬
Elohai, evtaj-bo. .ֹ‫ אֶ בְ טַ ח־בו‬,‫אֱ ֹלהַ י‬

Página | 73
El que habita bajo la protección del Altísimo, él pernocta protegido por el
Todopoderoso Digo a Dios: Tú eres mi refugio y mi fortaleza, mi Dios, en el
que confío. (Tehilim 91:1-2)

Oh Padre misericordioso, en cuyas manos están las almas de los vivos y de


los muertos, consagramos esta hora sagrada a la memoria de nuestros seres
queridos que han sido llamados a morada eterna.

Con sus corazones apenados, los hijos recuerdan sus amados padres que Tú
has separado del escenario de sus obras terrenas y has llamad0 hacia Ti. ¡Con
cuánto amor cuidaron las jóvenes vidas confiadas a su cuidado! ¡Cuán
bellamente floreció la vida bajo su tierna guía y devoción comprensiva!
Incansables fueron sus esfuerzos por dirigir a sus hijos por el sendero de la
virtud y la bondad. Siempre atentos a su bienestar, siempre ansiosos por su
felicidad.

Esposos y esposas recuerdan los lazos afectivos formados en Tu presencia


Oh Dios. Recuerdan la fe y la comprensión, las luchas y los sueños, las
pruebas y las penas, los temores y las alegrías que compartieron hasta que
la muerte los separó. Mas los lazos que unieron sus almas nunca serán
separados.

Padres y madres recuerdan en este día, las más preciosas de Tus gracias, Oh
Señor, sus hijos para quienes pensaron y lucharon, que vigilaron y con
quienes se regocijaron, en quienes centraron sus sueños y esperanzas.

Esta hora solemne despierta en nosotros, tiernos recuerdos al rememorar


placenteras visiones de aquellos que nos fueron tan queridos en vida.
Recordamos las alegrías y el consuelo que nos dieron, el amor y la devoción
que nos prodigaron, las fatigas que por nosotros soportaron, y las
esforzadas enseñanzas que nos impartieron. Y aunque los meses y los años
hayan pasado desde que nuestros bien amados partieron, sentimos que
están cerca nuestro y con nosotros, puesto que su recuerdo está guardado
como una reliquia en nuestros corazones, por siempre jamás.

Podamos permanecer siempre fieles a su confianza, leales a sus memorias.

Página | 74
Shiviti Adonai lenegdí tamid, :‫יתי יְהוָּ ה לְ נֶגְ ִדי ָּת ִמיד‬ ִ ִ‫ִשּו‬
Ki miminí, bal-emot. .‫ בַ ל־אֶ מוֹט‬,‫ימינִ י‬ ִ ‫כִ י ִמ‬
Ken, samaj libí vayaguel kevodí, ;‫ ָּשמַ ח לִ בִ י וַ ָּּיגֶל כְ בו ִֹדי‬,‫כֵן‬
Af-besarí, ishcón lavetaj. .‫ י ְִשכֹן לָּבֶ טַ ח‬,‫ַאף־בְ ָּש ִרי‬
He puesto a Dios siempre ante mí, ciertamente Él está a mi derecha; no
fracasaré. Por ello se regocijan mi corazón y mi alma; también mi carne
morará a salvo. (Tehilim 16:8-9)

En esta hora de rememoración, recordamos a aquellos de nuestra


congregación que, durante el año que fenece, fueron llevados de nuestro
lado, al mundo del más allá. Sus vidas están grabadas cual lápidas en
nuestros corazones; sus nombres son recordados como una bendición.

Recordamos con amor los mártires de tiempos pasados y aquellos que en


nuestros días entregaron sus vidas en lealtad a Dios, a nuestro pueblo y a
Israel.

Recordamos también a los héroes hombres y mujeres justos de todas las


naciones, que vivieron, lucharon y murieron por la justicia y la paz de toda la
humanidad.

El Oficiante y la Congregación:

Dios nuestro y de nuestros padres, que la memoria de aquellos que


recordamos con amor en este día, influya en nuestras vidas para bien y
desvíe nuestros pensamientos de lo vano y fugaz hacia aquello que es
eterno. Enséñanos a emular las virtudes de nuestros seres queridos, a fin de
que también nosotros seamos inspirados a dedicarnos a la Torá, a Israel y a
Ti, la fuente de todas nuestras aspiraciones. Así permanecerá intacta la
cadena histórica del judaísmo, nuestras madres y nuestros padres que han
partido y todos nuestros seres queridos permanecerán unidos a nosotros.
Viven en nosotros, en nuestras esperanzas, y llegará su influencia continua
a nuestros hijos. En Ti, Oh Señor, ellos y nosotros somos uno.

"Cuando me alejo de Ti, Oh Señor, mi vida es como la muerte; pero cuando me


acerco a Ti, aun en la muerte tengo la vida." Contigo están las almas de los
vivientes y de los muertos. Enséñanos a vivir sabia y generosamente, con coraje
Página | 75
y fructíferamente, en la verdad y la comprensión, en el amor y la paz, para que
los que vengan tras nuestro nos recuerden igualmente para el bien, tal como
recordamos nosotros en este día afectuosamente a aquellos benditos para
nosotros. Amén.

A CONTINUACIÓN, SE DEBEN PONER EN PIE LAS PERSONAS


QUE HAN SUFRIDO ALGUNA DE LAS PÉRDIDAS QUE SERÁN MENCIONADAS,
SI NO, SE PROSIGUE CON LA ORACIÓN POR LOS MÁRTIRES Y LOS DIFUNTOS.

Oración en memoria de un padre

Oh Dios, recuerda el alma de mi Izcor Elohim nishmat avi morí she-


amado padre que ha partido hacia su halaj leolamó. Ana tehi nafshó
eterna morada para reunirse contigo. tsemrá bitsror ha-jaim. Utehi
Que su alma permanezca unida en los menujató kavod. Sova semajot et
lazos de la vida eterna, bendición paneja. Ne-imot biminja netsaj.
viviente entre nosotros. Amén. Amén.

Meditaciones:
El recuerdo de tu vida, padre querido, se alza ante mí en esta solemne hora,
cuando recuerdo la bondad, amor y apoyo que me has demostrado toda tu
vida. El incansable celo con que proveíste a mis necesidades físicas y
espirituales. Te regocijaste ante mis progresos, me guiaste en mis dudas, y
me diste fuerzas en las pruebas y las desilusiones. Puedo pagarte el tributo
que tan ampliamente mereces, abrigando los ideales y principios que me has
enseñado continuando la noble tarea que has dejado inconclusa,
manteniendo lealmente la herencia de Israel que me has transmitido, y
sirviendo a mi pueblo y a todos los que me necesiten. Si bien te has alejado
de mi visión, el lazo de amor que nos une nunca será cortado. Que el
recuerdo de tu vida me impulse a seguir la verdad y la justicia. Amén.

Oración en memoria de una madre

Oh Dios, recuerda el alma de mi amada Izcor Elohim nishmat imí moratí


madre que ha partido hacia su eterna she-halja leolamá. Ana tehi nafshá
morada para reunirse contigo. Que su tserurá bitsror ha-jaim. Utehi
alma permanezca unida en los lazos de menujatá kavod. Sova semajot et
la vida eterna, bendición viviente entre paneja. Ne-imot biminja netsaj.
nosotros. Amén. Amén.
Página | 76
Meditaciones:
Aunque separados en esta hora solemne, madre querida retorna a mi mente
el amor y la solicitud con que atendiste mi niñez, siempre atenta a mi bien
estar, siempre ansiosa por mi felicidad. Muchos fueron los sacrificios que
hiciste para ennoblecer mi corazón e instruirlo. Lo que he logrado ha sido
por tu influencia, y es por ti que he llegado a lo que soy. Aunque no te halles
presente físicamente, las lecciones que has impartido permanecerán
siempre ante mí. Si no he logrado a veces demostrarte el amor y el
reconocimiento que tan dignamente has merecido, si he sido
desconsiderado y desagradecido, te ruego me perdones. Oro porque tu
espíritu me inspire hacia una vida noble e inteligente, para que cuando mis
días en la tierra lleguen a su fin y me presente ante el trono de la
Misericordia, sea considerado digno de ti, y pueda reunirme contigo y Dios.
Amén.

Oración en memoria de un esposo

Oh Dios, recuerda el alma de mi amado Izcor Elohim nishmat baali she-


esposo que ha partido hacia su eterna halaj leolamó. Ana tehi nafshó
morada para reunirse contigo. Que su tserurá bitsror ha-jaim. Utehi
alma permanezca unida en los lazos de menujató kavod. Sova semajot et
la vida eterna, bendición viviente entre paneja. Ne-imot biminja netsaj.
nosotros. Amén. Amén.

Oración en memoria de una esposa

Oh Dios, recuerda el alma de mi amada Izcor Elohim nishmat ishti she-


esposa que ha partido hacia su eterna halja leolamá. Ana tehi nafshá
morada para reunirse contigo. Que su tserurá bitsror ha-jaim. Utehi
alma permanezca unida en los lazos de menujatá kavod. Sova semajot et
la vida eterna, bendición viviente entre paneja. Ne-imot biminja netsaj.
nosotros. Amén. Amén.

Meditaciones:
Con el corazón apenado. Oh amado(a) … recuerdo tiernamente tu amor y
tu compañía, tu ternura y devoción, el consuelo y la alegría que trajiste a mi
vida. Si bien la muerte te ha llevado de mi lado, los lazos que nos unen no
pueden ser cortados. Oh, Dios, oro porque la pena de la partida de mi

Página | 77
amado(a) engendre en mí la compasión y la bondad, la comprensión y la
solidaridad hacia la humanidad toda. Concédeme que el recuerdo de mi bien
amado(a) me impulse a buscar el bien y la verdad, para servir a Israel, y a la
humanidad. Enséñame a reflejar, a través de mi diario vivir, el honor sobre
mi bien amado(a) que me fue tan querido(a) en vida. Sé Tú mi consuelo y mi
fuerza. Amén.

Oración en memoria de un hijo

Oh Dios, recuerda el alma de mi amado Izcor Elohim nishmat beni ha-ahuv


hijo que ha partido hacia su eterna najmad enai she-halaj leolamó.
morada para reunirse contigo. Que su Ana tehi nafshó tscrurá bitsror ha-
alma permanezca unida en los lazos de jáim. Utehi menujato kavód. Sova
la vida eterna, bendición viviente entre semajot et paneja. Ne-imot biminja
nosotros. Amén. netsaj. Amén.

Oración en memoria de una hija

Oh Dios, recuerda el alma de mi amada Izcor Elohim nishmat biti ha-ahuva


hija que ha partido hacia su eterna majmad enai she-halja leolamá.
morada para reunirse contigo. Que su Ana tehi nafshá tserurá bitsror ha-
alma permanezca unida en los lazos de jaim. Utehi menujatá kavod. Sova
la vida eterna, bendición viviente entre semajot et paneja. Ne-imot biminja
nosotros. Amén. netsaj. Amén.

Meditaciones:
Recuerdo en esta hora solemne, amado(a) hijo(a) las muchas alegrías que
me otorgaste en el curso de tu vida. Recuerdo los días en que me deleitaba
ante tu crecimiento mental y físico y hacía planes para tu futuro. Si bien la
muerte te ha llevado de mi lado, no estás olvidado(a). Tu espíritu está
guardado como un tesoro en mi corazón.

Oh Padre celestial, Te doy las gracias por el precioso don que confiaste a mi
cuidado, y que en Tu infinita sabiduría volviste a llamar a Tu lado. Aunque
pocos fueron los años que me regocijé con mi hijo (a), muchas fueron las
bendiciones que trajo a mi hogar. Enséñame a vivir más noblemente y
extender mi amor y devoción a otros niños en agradecimiento por el
privilegio de haber tenido y amado a este (a) hijo(a), aunque por pocos y

Página | 78
breves años. Que su alma permanezca unida en los lazos de la vida y su
memoria quede como una inspiración para mí. Amén.

Oración en memoria de familiares y amigos

Oh Dios, recuerda el alma de mis Izcor Elohim nishmot kerovai she-


amados cercanos que han partido hacia halju leolamam. Ana tihiena
su eterna morada para reunirse contigo. nafshotehem tserurot bitsror ha-
Que su alma permanezca unida en los jaim. Utehi menujatam kavod.
lazos de la vida eterna, bendición Sova semajot et paneja. Ne-imot
viviente entre nosotros. Amén. biminja netsaj. Amén.

Meditaciones:
Querido (a)… recuerdo las muchas horas que pasamos juntos en feliz
camaradería. Guardaré siempre el sagrado recuerdo de tu amor y lealtad.
Que Dios conceda que las reminiscencias de tu vida estimulen en mí el
pensamiento noble y el recto vivir. Oh Dios, deposito mi fe en Ti pues eres
la fuente de toda vida y mi fuerza en el dolor. Amén.

Oración en memoria de los Mártires Judíos

Sé atento Dios, a las almas de todos nuestros hermanos, miembros difuntos


de la casa de Israel que han sacrificado sus vidas por la santificación del
Sagrado Nombre y el honor de Israel. Haz que su heroísmo y la devoción de
su sacrificio hallen eco en nuestros corazones y que la pureza de sus almas
se refleje en nuestras vidas. Que sus almas permanezcan unidas en los lazos
de la vida eterna, en perpetua bendición entre nosotros. Amén.

Oración en memoria de los difuntos

Oh Dios misericordioso, que moras en lo alto pero magno de compasión,


conserva la divina presencia entre los santos y los puros, cuya luz
resplandece como el esplendor del firmamento, las almas de nuestros seres
queridos y bien amados que han partido a Ti hacia su morada eterna. Haz
que sus almas permanezcan unidas en los lazos de la vida, y que su recuerdo
nos inspire a servirte a Ti y a nuestros semejantes en la verdad, la bondad y
la paz. Amén.

Página | 79
EL ESPÍRITU RETORNA A DIOS, SU CREADOR

Te agradecemos, oh Señor, por hacer que la influencia del tiempo actúe


como un cicatrizante al mitigar la angustia del duelo. Sin Tu ayuda el dolor
nos atormentaría y agotaría nuestras fuerzas.

Pero si dejáramos que el recuerdo de nuestros hermanos y amigos se


desvanezca como el humo, perecerían en nosotros una segunda muerte. Si
nada quedara de todo lo que fueron y de todo aquello con lo que soñaron,
entonces, nosotros también, seríamos pura vanidad y nuestros días serían
una efímera sombra. Si sus vidas no fueron más que una vana ilusión, ¿cómo
pueden las nuestras ser otra cosa que un vacío e intrascendente torbellino?

Pero Tú eres el Dios de la vida que nos preservaste de estas terribles


inferencias cuando plantaste la eternidad en nuestros corazones. Y nos
enseñaste a creer que sólo el polvo retorna al polvo, pero que el espíritu
retorna a Ti. Tú no abandonarías el alma a la destrucción, porque es a través
de ella que Te conocemos.

A aquellos que están cerca de Ti, Tu les revelas el camino hacia la vida eterna.
Nuestros sentidos nos abandonan, y hasta nos extravían, cuando buscamos
captar las permanentes realidades de la vida y sus significados más
profundos.

Enséñanos, oh Dios, a confiar en los anhelos de nuestro corazón que se


esfuerzan por arrancar de la muerte su plegaria. Agudiza esa sensibilidad
interior que nos revela a nosotros mismos, para vislumbrar aquello que está
más allá del alcance de la muerte. Otórganos la capacidad de discernir en las
complejidades de nuestro ser, ese recóndito yo, del cual el cuerpo es sólo el
instrumento y el símbolo exterior.

Tú, oh Dios, que eres la vida de nuestras almas, eres también la vida de las
almas de aquellos cuya memoria veneramos con amor. Sin Ti, ellos y
nosotros seríamos nada; contigo, ellos y nosotros, somos uno. Que todos
los que fueron, son, y serán, puedan ver la luz en Tu luz.

Al rezar a Ti en memoria de los difuntos, rogamos que nuestro recuerdo de


ellos no sea solamente un aleteo pasajero de congoja, sino un estímulo para
Página | 80
una existencia más noble. Pueda el recuerdo de ellos ayudarnos a vivir para
aquello que santifica Tu nombre, oh Señor.

Al rezar a Ti en memoria de los difuntos, Te imploramos salvar sus vidas de


la futilidad alentándonos a hacer fructificar la promesa inherente a ellos.
Ayúdanos, oh Dios, a revivir con nuestros actos las ilusiones de las que ellos
desesperaron.

Las generaciones van y vienen, así como los ríos se deslizan por sus cauces,
dejando detrás de sí el fecundo suelo. Ayúdanos, oh Dios, a reconocer en los
confusos y turbulentos esfuerzos de las eras pasadas, las influencias
benéficas que se gestaron en las sublimidades de Tu espíritu.

Que Tus servidores Te vean en Tu obra salvadora, y que sus hijos contemplen Tu
glorioso poder. Libra nuestra alma de la muerte y guárdanos de tropezar en el
camino, para que podamos marchar delante de Ti en el fulgor de la vida. Amén.

❖ KADISH

JAZÁN: Itgadál veitkadásh sheméh .‫חזן׃ י ְִתּג ַַדל וְ י ְִת ַק ַדש ְשמֵ ּה ַרבָּ א‬
rabá. (Amén) )‫(ָאמֵ ן‬
Bealmá di berá jirutéh, veiamlíj ‫ וְ י ְַמלִ יְך‬.‫עּותיּה‬
ֵ ‫בְ עָּ לְ מָּ א ִדי בְ ָּרא כִ ְר‬
maljutéh, veiatzmáj purkanéh, ‫יק ֵרב‬ָּ ִ‫ ו‬.‫ וְ י ְַצמַ ח ּפ ְֻר ָּקנֵיּה‬.‫כּותיּה‬
ֵ ְ‫מַ ל‬
vikaréb meshijé. (Amén) )‫ (ָאמֵ ן‬.‫ְמ ִשיחֵ ּה‬
Bejayeijón ub’iomeijón ubjayéi dejól ‫בְ חַ ּיֵיכוֹן ּובְ יוֹמֵ יכוֹן ּובְ חַ ּיֵי ְדכֹל בֵ ית‬
beit Israel baagalá ubizmán karíb ‫י ְִש ָּראֵ ל בַ עֲ ָּגלָּא ּובִ זְ מַ ן ָּק ִריב וְ ִא ְמרּו‬
veimrú: amén. (Amén) )‫ (ָאמֵ ן‬.‫ָאמֵ ן‬
KAHAL: Yehé sheméh rabá ‫קהל׃ יְהֵ א ְשמֵ ּה ַרבָּ א ְמבָּ ַרְך לְ עָּ לַם‬
mebaráj lealám ulealméi almayá. ‫ּולְ עָּ לְ מֵ י עָּ לְ מַ ּיָּא‬
JAZÁN: Itbaráj, veishtabáj, .‫ וְ י ְִתּפָּ ַאר‬.‫ וְ י ְִש ַתבַ ח‬.‫חזן׃ י ְִתבָּ ַרְך‬
veitpaár, veitromám, veitnasé, .‫וְ י ְִתהַ ָּדר‬ .‫וְ י ְִתנ ֵַשא‬ .‫וְ י ְִתרוֹמַ ם‬
veit’hadár, veit’alé veit’halál ‫ וְ י ְִתהַ לָּל ְשמֵ ּה ְדקֻ ְד ָּשא‬.‫וְ י ְִתעַ לֶה‬
sheméh dekudeshá beríj hu. (Amén) )‫ (ָאמֵ ן‬.‫בְ ִריְך הּוא‬

Página | 81
Leelá leelá mikol birjatá veshiratá, .‫ וְ ִש ָּיר ָּתא‬.‫לְ עֵ לָּא לְ עֵ לָּא ִמכָּל בִ ְרכ ָָּּתא‬
tushbejatá venejemata, daamirán ‫ַדאֲ ִמ ָּירן‬ .‫וְ נֶחָּ מָּ ָּתא‬ ‫תֻ ְשבְ חָּ ָּתא‬
bealmá veimrú: amén. (Amén) )‫ (ָאמֵ ן‬.‫בְ עָּ לְ מָּ א וְ ִא ְמרּו ָאמֵ ן‬
KAHAL: Yehé shelamá rabá min .‫קהל׃ יְהֵ א ְשלָּמָּ א ַרבָּ א ִמן ְשמַ ּיָּא‬
shemayá, vejayim aleinu veal kol- ‫וְ חַ ּיִים עָּ לֵינו וְ עַ ל כָּל־עַ מ ֹו י ְִש ָּראֵ ל‬
amó Israel, veimrú: amén. (Amén) )‫ (ָאמֵ ן‬.‫וְ ִא ְמרּו ָאמֵ ן‬
JAZÁN: Osé hashalóm bimromáv, ‫ הּוא‬.‫חזן׃ ע ֹו ֶשה הַ ָּשלוֹם בִ ְמרוֹמָּ יו‬
Hu berajamav yaasé shalóm aléinu, ‫ וְ עַ ל כָּל‬.‫בְ ַרחֲ מָּ יו יַעֲ ֶשה ָּשלוֹם עָּ לֵינּו‬
veal kol amó Israel, veimrú: amén. ‫ (ָאמֵ ן)׃‬.‫עַ מ ֹו י ְִש ָּראֵ ל וְ ִא ְמרּו ָאמֵ ן‬
(Amén)
OFICIANTE: Que sea exaltado y santificado su Gran nombre (Amén). En el
mundo que Él ha creado según Su voluntad, que Él establezca Su Reino,
haga florecer Su redención y aproxime la venida de su Mesías (amén)
durante nuestra existencia y durante vuestros días y durante la vida de toda
la casa de Israel, muy pronto y en tiempo cercano, y digan: amén. (Amén)
CONGREGACIÓN: Sea su gran nombre bendito por siempre y para siempre.
OFICIANTE: Que sea bendito, alabado, glorificado, elevado, ensalzado,
honrado, adorado y loado el nombre del Santo Bendito es. (Amén) Muy por
encima de toda bendición, cántico, alabanza y consolación que son
pronunciados en el universo, y digan: amén. (Amén)
CONGREGACIÓN: Que haya una gran paz de los cielos, y vida para nosotros
y para todo su pueblo Israel, y digan: amén. (Amén)
OFICIANTE: Que el hacedor de ‘la paz’ en sus alturas, con su misericordia
haga la paz para nosotros y para con todo su pueblo Israel, y digan: amén.
(Amén)

Página | 82

Intereses relacionados