Está en la página 1de 11

TEJIDO CONECTIVO EMBRIONARIO

TEJIDO EMBRIONARIO MUCOSO


Aparece en el desarrollo y diferenciación normales de los tejidos conectivos. No es
frecuente encontrar este tipo de tejido en el adulto pero si en el cordón umbilical.
LLamado Gelatina de Wharton. Se encuentra en los núcleos pulposos de los discos
intervertebrales y pulpa dental. Forma un cojín elástico para proteger estructuras
vecinas contra la presión.

TEJIDO MESENQUIMATICO
genéricamente denominado mesénquima, es el tejido del organismo embrionario,
de conjuntivo laxo: con una abundante matriz extracelular, compuesta por fibras
delgadas y relativamente pocas células (aunque la celularidad es muy variable).
El tejido mesenquimal procede del mesodermo (la lámina intermedia en el disco
embrionario trilaminar) durante el desarrollo embrionario; específicamente,
proviene del mesodermo paraxial y de la lámina lateral. Del tejido de la cresta
neural, y las placodas ectodérmicas. El mesénquima es el tejido primitivo
mesodérmico del que derivan gran parte de los tejidos orgánicos. El mesénquima en
conjunto es un tipo de tejido conectivo laxo, de consistencia viscosa, rica
en colágeno y fibroblastos. El mesénquima dará lugar —por el proceso de
diferenciación tisular— a vasos sanguíneos y órganos cardiovasculares, músculo liso,
mesotelio, sistema linfático y tejido conectivo propiamente dicho.
De igual manera, está compuesto por una sustancia fundamental muy tenue, con
apenas fibras y fibroblastos activados. El mesénquima hace referencia también a los
tejidos de sostén o de relleno que conforman los órganos, en contraposición
al parénquima o tejido principal de un órgano.
Funciones del tejido mesenquimal:
Aunque al tejido conectivo se le atribuyen muchas funciones, las principales son:

 Proporcionar soporte estructural.


 Servir como un medio de intercambio.
 Ayudar en la defensa y protección del cuerpo.
 Formar un sitio para el depósito de grasa
Tipos de tejido mesenquimal
El tejido mesenquimal posee células madre pluripotenciales cuya diferenciación y
especialización origina diferentes tipos de tejidos:

 Los tejidos conectivos en general y todos sus tipos.


 Los tejidos musculares.
 Algunos tejidos epiteliales (endotelio y mesotelio).
TEJIDO MESENQUIMAL NO ESPECIALIZADO

 Tejido conjuntivo o tejido conectivo: Existe a su vez dos tipos:


 Tejido conectivo laxo. Sostiene órganos y epitelios en su lugar, y posee una
variedad de fibras proteínicas, incluyendo colágeno y elastina. Forma
el estroma o relleno de los órganos, sobre el que asienta el parénquima o
células que realizan la función característica del órgano.
 Tejido conectivo denso. Posee abundantes fibras colágenas, menos flexible
que el laxo, pero más resistente a las tracciones. Es de dos tipos:
 Modelado o Regular. Presentan las fibras colágenas orientadas en una
misma dirección, este tipo de tejido lo encontramos en
los tendones y ligamentos.
 No Modelado o Irregular. Las fibras colágenas están orientadas en
diferentes direcciones; lo encontramos en
la dermis profunda, periostio (membrana que rodea la superficie
del hueso) y en el pericondrio (membrana que rodea la superficie
del cartílago).
TEJIDO MESENQUIMAL ESPECIALIZADO

 Tejido adiposo. Contiene adipocitos que cumplen las funciones de relleno,


aislamiento térmico y mecánico, y almacenamiento de energía.
 Tejido cartilaginoso. Forma los cartílagos, que en algunos peces, constituye
prácticamente todo el esqueleto. En otros vertebrados, el cartílago se encuentra
principalmente en las articulaciones, donde cumple la función de amortiguador.
La matriz extracelular del cartílago se compone principalmente de sulfato de
condroitina.
 Tejido óseo. Forma los huesos, que contiene células especializadas
denominadas osteocitos en una matriz extracelular mineralizada que cumple la
función de soporte general.
 Tejido hematopoyético y sangre. La matriz extracelular de la sangre es el plasma
sanguíneo, que transporta nutrientes disueltos, hormonas, y dióxido de
carbono en forma de bicarbonato.
 Tejido muscular. A su vez se divide en dos tipos:
 Tejido muscular estriado
 Tejido muscular liso

TEJIDO CONECTIVO LAXO O AREOLAR:

Posee abundante sustancia fundamental.


Rico en células de diversos tipos.Fibras colágenas y elásticas delgadas y escasas.
Rellena los espacios entre las fibras y haces musculares.Se encuentra en la piel, en
las mucosas y en lasglándulas.
El tejido conjuntivo laxo es de consistencia delicada, flexible y poco resistente a las
tracciones.

TEJIDO CONECTIVO DENSO:

Predominan las fibras colágenas. Las células son escasas.Se trata de un tejido menos
flexible y mucho más resistente a las tracciones.
SE CLASIFICA EN:

• Tejido conectivo denso regular.


• Tejido conectivo denso irregular.

TEJIDO CONECTIVO DENSO REGULAR:

Contiene fibras agrupadas y muy juntas y paralelas entre sí para formar estructuras
de gran resistencia a la tensión. Se encuentra en ligamentos, envolturas de las
articulaciones y algunas envolturas de los órganos.
-Función:
- Transmitir fuerza mecánica a los músculos.
- Unir los huesos entre si.
- Forma la cubierta protectora (cápsula) de órganos.

TEJIDO CONECTIVO DENSO IRREGULAR:

Se presenta en forma de hojas.Las fibras se entrelazan para formar una especie de


malla resistente.
Se encuentra en la dermis y en la mayor parte de las envolturas de órganos.
Su funciones:
- Resiste la tensión proveniente de todas direcciones.
- Protege órganos frágiles.

FUNCIONES DEL TEJIDO CONECTIVO:

- Sirve de vehículo a los vasos, nervios y conductos excretores. Transporte.


- Desempeña funciones mecánicas de Sostén y de barrera.
- Cicatrización y reparación de los tejidos
- Defensa del organismo contra agentes nocivos infecciosos o de otra naturaleza
- Función de almacenamiento. Reserva de agua y electrolitos.
- Interviene en el sistema inmunitario. Defensa Inmunológica.
- Nutricional: sirve de transporte a las sustancias nutritivas que van a lás células.
TEJIDO CONECTIVO RETICULAR
El tipo reticular de TC laxo se caracteriza porque abundan las fibras reticulares
argirófilas, compuestas por colágeno de tipo III. Dan un aspecto de entramado de red
tipo malla, en el que se distribuyen los fibroblastos esparcidos por la matriz. El TC
reticular compone la estroma de la médula ósea, el bazo, los ganglios linfáticos y el
timo, dando sustento y armazón microclimático al parénquima.
TEJIDO ADIPOSO
El tejido adiposo es un tejido conjuntivo especializado en el almacenamiento de
lípidos. Se puede considerar como un tejido conectivo un tanto atípico puesto que
posee muy poca matriz extracelular, pero su origen embrionario son las células
mesenquimáticas derivadas del mesodermo, las cuales dan también lugar al resto de
tejidos conectivos. El tejido adiposo está presente en todos los mamíferos y en
algunas especies de animales no mamíferas. Su capacidad para almacenar lípidos se
basa en unas células capaces de contener en su citoplasma grandes gotas de grasa:
los adipocitos. La grasa es un buen almacén de energía puesto que tiene
aproximadamente el doble de densidad calórica que los azúcares o las proteínas.
Estos almacenes se emplean para proporcionar moléculas energéticas a otros tejidos
o para generar directamente calor. Los adipocitos se agrupan estrechamente y en
gran número para formar el tejidos adiposo, aunque también se pueden encontrar
dispersos en el tejido conectivo laxo

Esquema de la diferenciación de los adipocitos de la grasa blanca y parda a partir de


células mesenquimáticas. Myf5 es el marcador de células que se diferenciarán a
musculares, aunque tienen otro destino que es grasa parda. Las células
mesenquimáticas que darán adipocitos blancos no poseen este marcador. Entre los
adipocitos de grasa blanca se encuentran células con características y,
aparentemente, funciones similares a los adipocitos pardos cuyo origen podría ser a
partir de los propios adipocictos blancos, por ello se les denomina adipocitos beige.
(modificado de Saely et al., 2010).
Hay dos tipos de tejido adiposo: el formado por grasa blanca (o unilocular), cuyos
adipocitos presentan una gran gota de lípidos, y el formado por grasa parda (o
multilocular). El color, blanco (a veces amarillento) o pardo se refiere al color de la
grasa en su estado fresco. El origen de los diferentes tipos de adipocitos quizá sea
uno de sus aspectos menos conocidos. Aunque los dos tipos de grasa derivan de
células mesenquimáticas, lo hacen a partir de poblaciones diferentes. De hecho, la
grasa parda comparte progenitor con las células musculares, no así la blanca (ver
esquema).
Grasa blanca

El tejido adiposo blanco o unilocular que forma la grasa blanca está presente
en todos los mamíferos y es el tejido graso predominante. Los adipocitos en este
tejido son células redondeadas muy grandes, de más de 100 µm de diámetro, que
poseen una sola y gran gota de grasa, la cual ocupa prácticamente todo el
citoplasma, de ahí el nombre de unilocular. Tanto el núcleo como el resto de los
componentes citoplasmáticos forman un fino anillo periférico. Es frecuente
observar en animales bien alimentados adipocitos que presentan numerosas
gotas de grasa, dispersos entre otros que son claramente uniloculares. No hay que
confundirlos con los adipocitos multiloculares de la grasa parda ya que durante la
diferenciación los adipocitos uniloculares contienen múltiples gotas de grasa en
su citoplasma, como se observa en las imágenes de abajo. Todas esas gotitas de
grasa se condensarán en una sola cuando el adipocito madure. Es decir, los
adipocitos de la grasa blanca pueden pasar por periodo multilocular durante su
diferenciación. Sin embargo, en mucha menor cantidad se pueden observar
adipocitos denominados beige, posiblemente derivados de los propios adipocitos
blancos, con las mismas características que los adipocitos de grasa parda.

El tejido adiposo es uno de los pocos tejidos que puede incrementar y disminuir su
volumen de manera drástica en animales adultos. Esto es gracias a la capacidad de
crecimiento en tamaño de los adipocitos, así como a la capacidad de proliferación de
éstos a partir de células precursoras. Estas células precursoras se encuentran entre la
fracción de tejido conectivo irrigado por vasos sanguíneos del tejido adiposo. En
atletas puede representar el 2 al 3 % del peso corporal, mientras que en personas
obesas puede llegar hasta el 60 o 70 %. Los valores considerados normales en
humanos varían entre el 9 y el 18 % en varones y entre el 14 y el 28 % en mujeres. Se
considera a una persona obesa cuando la proporción de tejido adiposo sobrepasa el
22 % en varones y el 32 % en mujeres.

TEJIDO CARTILAGINOSO

Es, junto con el hueso, uno de los principales tejidos de soporte de los
animales. Su función es posible gracias a las propiedades de su matriz
extracelular☆. El cartílago es una estructura semirígida que permite mantener la
forma de numerosos órganos, recubre la superficie de los huesos en las
articulaciones y es el principal tejido de soporte durante el desarrollo
embrionario, cuando el hueso aun no está formado. Posteriormente este cartílago
fetal se sustituirá por hueso mediante osificación endocondral

Es un tejido generalmente avascular, alinfático y sin terminaciones nerviosas.


Su propiedades mecánicas y bioquímicas están determinadas por su matriz
extracelular, la cual está formada fundamentalmente por colágeno ☆ (15-20 %),
sobre todo el tipo II, por proteoglicanos☆, sobre todo el agrecano, y glicoproteínas
(10 %) y por agua (65-80%). El colágeno es el principal responsable de la
resitenncia a estiramientos, mientras que el agrecano permite la resistenacia a
presiones, además de favorecer una gran hidratación. También largas cadenas de
ácido hialurónico están presentens en el colágeno.

Las células que componen el cartílago son los condrocitos, los cuales se
localizan en pequeñas oquedades diseminadas denominadas lagunas. Son células
redondeadas o elipsoides con una superficie con numerosas microvellosidades
irregulares. Los condrocitos jóvenes muestran orgánulos secretores, retículo
endoplasmático y aparato de Golgi, muy desarrollados, puesto que son capaces
de sintetizar colágeno y fibras elásticas. También poseen inclusiones de glucógeno
y gotas de lípidos. Cada condrocito está rodeado por una delgada capa pericelular
de matriz extracelular, diferente al resto de la matriz del cartílago, que junto con
el condrocito forman lo que se denomina condrón o condroma. Rodeando al
condrón está la matrix territorial y externamente la matriz cartilaginosa o
interterritorial.

El cartílago hialino es el cartílago más ampliamente distribuido. Está asociado


comúnmente con el hueso. Se encuentra como parte del esqueleto del embrión y
en animales adultos aparece en los anillos de la tráquea, bronquios, la nariz,
laringe, superficies articulares y en las zonas de unión de las costillas al esternón.
Con el paso de los años el cartílago va perdiendo proporción de agua y puede
disminuir el suministro a las zonas centrales con lo que pueden aparecer zonas
necróticas. El cartílago hialino sólo se puede regenerar cuando se conserva el
pericondrio.

El cartílago hialino presenta dos partes: el pericondrio, más externo, y el


cartílago maduro, más ancho e interior. El cartílago hialino maduro muestra una
matriz extracelular de aspecto homogéneo. En ella predomina el colágeno tipo II,
aunque también existen otros tipos de colágeno, además de proteoglicanos. La
matriz extracelular es secretada por los condrocitos, los cuales se encuentran en
unas cavidades denominadas lagunas. Los condrocitos tienen forma ovoide o
redondeada y se suelen asociar por parejas o tétradas formando los llamados
grupos isogénicos, los cuales están separados entre sí por la matriz
interterritorial. En la matriz periférica, la que rodea directamente al condrocito,
abundan los colágenos tipo VI y los proteoglicanos, pero hay poco colágeno tipo
II.

EL PERICONDRIO:

es una vaina de tejido conectivo condensada que recubre al cartílago


maduro. La parte externa del pericondrio se llama fibrosa ya que está formada
por fibras colágenas, algún fibroblasto y por gran cantidad de vasos sanguíneos.
La parte interna se denomina condrogénica porque a partir de ella se forman y
diferencian nuevos condrocitos que quedarán incorporados al cartílago a medida
que van sintetizando matriz extracelular. Esto es lo que se denomina crecimiento
por aposición. Existe otro tipo de crecimiento denominado intersticial y se debe a
la división de los propios condrocitos.
Imagen de cartílago hialino del hueso hioides de rata donde se observa osificación
endocondral.

El cartílago articular es un tipo de cartílago hialino que se encuentra en las


articulaciones sinoviales (poseen un alto grado de movimiento). Carece de
pericondrio y su principal misión es servir de almohadilla para las presiones
mecánicas y proporcionar una superficie lisa y lubricada que contrarresta el
rozamiento entre los huesos durante el movimiento. Posee varias capas. La más
externa está en contacto con el líquido sinovial y es un cartílago con matriz no
calcificada con fibras largas y cruzadas de colágeno. Le sigue una franja irregular y
estrecha de matriz extracelular algo calcificada. Entre ésta y el hueso se extiende
una capa de cartílago con matriz calcificada, la cual se continúa con la matriz del
hueso. Mientras que la capa superficial se encarga de resistir fricciones, la media,
y sobre todo, la profunda contrarrestan las presiones mecánicas. Su matriz
extracelular, además de agua, posee colágeno tipo II, el más abundante, y
proteoglicanos, sobre todo el agrecano y el condroitín sulfato.
Imagen de cartílago articular donde se pueden apreciar las dos capas principales.

Cartílago elástico de la oreja de ratón.

El cartílago elástico se caracteriza por contener una gran cantidad de fibras


elásticas, lo que le confiere la capacidad para estirarse sin romper su estructura, y
se encuentra en lugares como el oído externo, en el conducto auditivo externo,
trompa de Eustaquio, epiglotis y en la laringe. Posee poca matriz extracelular, la
cual está formada principalmente por fibras elásticas muy ramificadas, que
contribuyen a las propiedades mecánicas de este tejido, puediendo llegar a
representar hasta el 20 % del peso seco de este tejido. El colágeno que predomina
es el tipo II. El cartílago elástico no se forma a partir de centros de condrificación,
sino a partir de tejido mesenquimático. En su periferia se localiza el pericondrio
formando una vaina muy delgada de tejido conectivo altamente condensado. Los
grupos isogénicos, grupos de 2 a 4 condrocitos, no son fáciles de observar. El
cartílago elástico no se osifica ni tiene capacidad de regeneración.

TEJIDO CONECTIVO OSEO


El tejido óseo es un tipo especializado de tejido conectivo cuya matriz extracelular se
halla mineralizada en su mayor parte.
El tejido óseo se caracteriza por su gran dureza y consistencia. Consta de una sustancia
fundamental y de células óseas, las cuales se alojan en las lagunas óseas que son
cavidades existentes en la materia fundamental. Esta última es rica en
sustancias minerales (sales de calcio) que aumentan con la edad. La sustancia
cementadora sirve de unión entre las fibrillas, las cuales forman laminillas óseas de
aspecto estriado o punteado propia de los mamíferos adultos; y fibras gruesas y
entrecruzadas, típica de huesos fetales.
Este tejido representa la parte más importante del esqueleto y a pesar de su dureza
y resistencia posee cierta elasticidad. Al igual que el cartílago, el tejido es una forma
especializada del tejido conectivo denso, además provee al esqueleto de la fortaleza de
funcionar como sitio de inserción y sostén del peso para los músculos y le da rigidez al
organismo para protegerlo de la fuerza de gravedad.
Las funciones más importantes del esqueleto son la de protección, rodeando
al cerebro de la médula espinal y parte de los órganos del tórax y del abdomen.
Una modificacion especial del tejido oseo es el marfil, el cual posee un cemento de
tejido oseo reticular.

CELULAS QUE COMPONEN EL TEJIDO OSEO.


 OSTEOPROGENITORAS,
 OSTEOBLASTOS,
 OSTEOCITOS,
 Y OSTEOCLASTOS.

CLASIFICACION DEL TEJIDO OSEO

El tejido óseo se organiza de dos formas diferentes: tejido óseo esponjoso y tejido óseo
compacto. (En los huesos largos, la diáfisis está compuesta por tejido óseo compacto;
por el contrario, la epífisis está compuesta por el hueso esponjoso).
Hueso esponjoso o areolar
Están formados por delgadas trabéculas que en los huesos ya formados, corresponden
al tejido óseo laminillar rodeadas por células de revestimiento óseo. Este se localiza en
el interior de los huesos del cráneo, vértebras, esternón y pelvis y también al final de los
huesos largos.
Su estructura es en forma de redes similares a una esponja caracterizada por trabéculas,
en donde se ubican los osteocitos; y su función es actuar como andamio que provee
rigidez y soporte en la mayoría del hueso compacto.
Hueso compacto o denso
Este se localiza en porciones externas de todos los huesos y ramificaciones de los huesos
largos. Poseen una estructura dura y predominan matriz ósea. Aquí se localizan los
osteocitos dentro de las lagunas alrededor de los conductos de Havers u osteón,
Este hueso provee rigidez y soporte, y forma una capa exterior sólida sobre los huesos,
lo cual evita que sean fácilmente rotos o astillados.
ESQUEMA DE CELULAS ÓSEAS.
(TEJIDO OSEO)

SISTEMAS DE LAMINILLAS ÓSEAS O DEL HUESO COMPACTO

Estas laminillas están distribuidas por 4 sistemas que son especialmente manifiestos en
la diáfisis de los huesos. Estos sistemas son: laminillas circuferenciales externas,
laminillas circuferenciales internas, sistema de los conductos de Havers (osteonas) que
están comunicados por conductos de Volkmann y laminillas intersticiales.

CLASIFICACION SEGÚN LA FORMA DE LOS HUESOS

 Hueso largo. Ejemplo: tibia y metacarpio


 Hueso corto. Ejemplo: hueso del carpo
 Hueso plano. Ejemplo: esternón
 Hueso irregular. Ejemplo: vértebras