Está en la página 1de 15

TEORÍAS SOBRE ORIENTACIÓN VOCACIONAL

Enfoque que hacen hincapié en los elementos internos presentes en la elección


vocacional. En este enfoque encontramos un grupo de autores que han planteado la
elección vocacional como un acontecimiento puntual que se da en un momento
determinado. Dentro de este enfoque se cita la teoría de rasgos y factores, el enfoque
psicodinámico y el enfoque tipológico de Holland (1973); y un segundo grupo que
considera la elección vocacional como un proceso, que tiene lugar a lo largo de una
serie de etapas del desarrollo del sujeto. Dentro de este enfoque se puede mencionar
los aportes de Ginzberg y Super (1957).

TEORÍAS DE LA ELECCIÓN VOCACIONAL BASADAS EN LA SATISFACCIÓN DE


LAS NECESIDADES: (Enfoque de Rasgos y Factores)
Estas se sustentan con la teoría de Erik Erikson (según Roe) y otorgan atención primaria
a los deseos y necesidades que estimulan al individuo a preferir una ocupación a otra;
de manera que son las de orden más elevado las que desempeñan un papel significativo
en la motivación de la conducta vocacional.

Desarrollo Psicosocial Erik Erikson

Identidad versus Difusión de roles (12-20 años)


Esta fase fue la que más intereso a Erikson, quien tomó como base su experiencia
personal, además de la observación de jóvenes y comunidades. Con la juventud se
inicia la adquisición de un sentido de identidad, necesario para adoptar decisiones
propias de la adultez tales como la elección vocacional y la conyugal.
El desarrollo exitoso de la identidad requiere que tomemos todo cuanto hemos
aprendido acerca de la vida y de nosotros mismos y lo moldeemos en una auto-imagen
unificada, que además sea significativa para la comunidad.
Durante esta transición de la niñez a la edad adulta es sumamente importante, ya que
los niños se están volviendo más independientes, y comienzan a mirar el futuro en
términos de carrera, relaciones, familias, vivienda, entre otras cosas. Durante este
período, exploran las posibilidades y comienzan a formar su propia identidad basándose
en el resultado de sus exploraciones. En este sentido de quiénes son, puede verse
obstaculizado por lo que da lugar a una sensación de confusión sobre sí mismos y su
papel en el mundo.
Industria versus inferioridad – competencia Edad Escolar - Latencia: de 5-
6 a 11-13 años
En el período de la latencia disminuyen los intereses por la sexualidad personal y
social, acentuándose los intereses por el grupo del mismo sexo. La niñez desarrolla el
sentido de la industria, para el aprendizaje cognitivo, para la iniciación científica y
tecnológica; para la formación del futuro profesional, la productividad y la creatividad.
Ella es capaz de acoger instrucciones sistemáticas de los adultos en la familia, en la
escuela y en la sociedad; tiene condiciones para observar los ritos, normas, leyes,
sistematizaciones y organizaciones para realizar y dividir tareas, responsabilidades y
compromisos. Es el inicio de la edad escolar y del aprendizaje sistemático. Es función
de los padres y de los profesores ayudar a que los niños se desarrollen sus
competencias con perfección y fidelidad, con autonomía, libertad y creatividad. La fuerza
dialéctica es el sentimiento de inadecuación o de inferioridad existencial, sentimiento de
incapacidad en el aprendizaje cognitivo, comportamental y productividad. De la
resolución de esta crisis nace la competencia personal y profesional para la iniciación
científica-tecnológica y la futura identidad profesional, expresada en la frase: “Yo soy el
que puedo aprender para realizar un trabajo”. El aprendizaje y el ejercicio de estas
habilidades y el ejercicio del ethos tecnológico de la cultura desarrollan en el niño el
sentimiento de capacitación, competencia y de participación en el proceso productivo
de la sociedad, anticipando el perfil de futuro profesional. Cuando el niño ejecuta estas
habilidades exclusivamente por el valor de la formalidad técnica, sacrificando el sentido
lúdico y la fuerza de la imaginación, puede desarrollar una actitud formalista en relación
a las actividades profesionales, volviéndose esclavo de los procesos tecnológicos y
burocráticos. Aquello que debería ser un momento de placer y de alegría, unido al
sentimiento de realización personal e integración social, acaba siendo un proceso
desintegrante y formalista.

ENFOQUE EVOLUTIVO DE E. GINZBERG (Teorías Evolutivas de la elección


vocacional)

La teoría de Eli Ginzberg y colaboradores (1.951) postula un proceso de elección


vocacional desarrollado a lo largo de la formación infantil y juvenil a través de una serie
de patrones de actividades específicas que se conforman en tres fases: periodo de
fantasía, de elección tentativa y de elección realista.

Posteriormente, surge la teoría del desarrollo vocacional de D.E. Super (1953-57) la cual
plantea la preferencia vocacional de una persona a través de un proceso evolutivo que
expresa la idea de la persona que es, ya que al ingresar en una profesión trata de poner
en práctica el concepto que tiene de sí misma, y estableciéndose en una ocupación
consigue la actualización de sus conocimientos. El proceso de desarrollo vocacional
sintetiza las necesidades y recursos individuales, por una parte, y las demandas
socioeconómicas y culturales por otra.

Diez clásicas propuestas serían las siguientes:

-Las personas difieren en las aptitudes, intereses y personalidad

-Están cualificadas para una gran variedad de profesiones

-Cada profesión requiere una pauta característica, con amplios márgenes que permitan
la admisión de varios individuos en cada una de ellas.

-Las preferencias vocacionales cambian con el tiempo y la experiencia, aunque los


conceptos de sí mismos son bastante estables desde la adolescencia hasta la madurez.

-Este proceso se divide en una serie de estadios vitales:

a) Crecimiento.
b) Exploración.

-Fantasía
-Prueba
-Realismo

c) Establecimiento.

-Ensayo
-Estabilización

d) Mantenimiento
e) Declive

-Las pautas profesionales están determinadas, en su naturaleza, por el nivel familiar


socioeconómico, aptitud mental, personalidad y oportunidad.

-La maduración de los intereses, aptitudes, de la verificación de la realidad y del


concepto de uno mismo, conducen al desarrollo evolutivo-vocacional

-Desarrollo y consecución del concepto de sí mismo: Producto de la interacción de las


aptitudes heredadas, idiosincrasia neuronal endocrina, oportunidad de desempeñar
varios papeles, y estimación de los resultados.

-El proceso de compromiso entre los factores individuales y sociales, y entre concepto
de sí mismo y realidad, es un proceso de desempeño de papeles en la fase de fantasía
o en las actividades de la vida real.

-Las satisfacciones laborales y vitales dependen del grado en que un individuo


encuentra salidas adecuadas a sus aptitudes, intereses, rasgos personales y valores.

EL ENFOQUE DE APRENDIZAJE SOCIAL PARA LA TOMA DE DECISIONES, DE J.


D. KRUMBOLTZ (1976)

El paradigma conductual-cognitivo aplicado a la orientación profesional, se


materializa a través del enfoque del aprendizaje social de A. Bandura (1977). Este
enfoque, delimitado al aspecto orientacional, plantea que una toma de decisiones
efectiva dependerá de la oportunidad y destreza que el individuo utiliza para adecuar los
modelos de auto esfuerzo interno con los de su ambiente. Por otra parte, es muy
importante que cada individuo comprenda cuáles son los factores que determinan sus
modelos de elección y la posibilidad de aumentar el rango de las alternativas posibles.
Así mismo, el aprendizaje social considera la libertad como la posibilidad real de
alternativas y el derecho a ponerlas en práctica; la libertad será mayor o menor
dependiendo de las competencias que posea el sujeto al enfrentar la realidad.

Desde este paradigma, Krumboltz, en 1979, desarrolla un enfoque para la toma


de decisiones donde la conducta, las actitudes, los intereses y los valores se adquieren
y modifican de forma continua debido a las experiencias de aprendizaje. Es un modelo
comprensivo que integra la información proveniente de diferentes planteamientos; es
productivo y proporciona ayuda práctica a los educadores y orientadores.

Los aspectos que influyen en la toma de decisiones, según este autor, son:
1. Los componentes genéticos y habilidades especiales: el individuo nace con unos
códigos genéticos que al interaccionar con el ambiente hace que se desarrollen
habilidades.
2. Las condiciones y acontecimientos ambientales, debido a la acción humana o a
fuerzas naturales.
3. Las experiencias de aprendizaje instrumentales, es decir, la acción del individuo con
el medio para producir consecuencias y las experiencias de aprendizaje de tipo
asociativo o vicario, es decir, aprender de los ejemplos de los modelos reales o ficticios.
4. Las destrezas para asumir las tareas, como:
 Reconocer una situación importante de decisión.
 Definir la situación a decidir de forma adecuada y realista.
 Examinar y evaluar de forma realista los valores personales, intereses y
destrezas.
 Generar una variedad de alternativas.
 Buscar la información necesaria para cada alternativa.
 Determinar la fiabilidad para hacer la toma de decisiones.

Supuestos básicos:

1. Existen factores que influyen en las preferencias profesionales.


2. Existen factores que influyen en las destrezas para tomar decisiones de carrera (toma
de decisiones educativas y ocupacionales).
3. Existen factores influyentes en las conductas de entrada a las alternativas u
ocupaciones.
4. La toma de decisiones es un proceso comprensivo a lo largo de la vida del individuo,
influido por factores psicológicos, sociales y económicos.
5. El enfoque ve al individuo como persona que aprende y al orientador como un
educador que coordina y estructura el proceso de aprendizaje para la toma de
decisiones.
6. El proceso se puede iniciar muy temprano en el ambiente escolar utilizando juegos y
simulaciones
El autor propone un modelo de decisiones llamado Decide donde plantea las siguientes
tareas:

1. Definir el problema: identifica y delimita el problema, si son varios problemas


sepáralos de uno en uno. Establece expectativas, analiza creencias y fija unos
objetivos
2. Establecer plan: define un plan y fija los tiempos del mismo
3. Identificar alternativas: Infórmate de las opciones y ten preparado un plan B.
Analiza las dificultades y las probabilidades de éxito
4. Evaluación de ti mismo: Evalúa tus capacidades: las que tienes y las que
puedes desarrollar. Analiza tus aptitudes. Ten claros tus valores y prioriza tus
necesidades
5. Investiga posibles resultados: Imagina las consecuencias para cada
alternativa, sus beneficios y sus costes
6. Elimina alternativas con bajo beneficio y alto coste
7. Experimenta. Prueba. Desarrolla tentativas

TEORIA DE SUPER
1. Teoría de Donald Super (1953)
Super (1953) afirma que para poder ayudar a una persona en el momento de su elección vocacional, es
necesario conocer su ciclo vital. Desde su infancia cada sujeto comienza un período de autodiferenciación
progresiva, de lo cual se originará la formulación de su propio autoconcepto. En la adolescencia el
autoconcepto se va concretando, por eso el joven se va inclinando más hacia unas actividades que a otras;
cuando llega el momento de la elección, el joven escogerá aquella carrera u ocupación que le permita
explotar sus potencialidades y hacer realidad lo que piensa de sí mismo. A todo este proceso, Súper lo
llama Proceso del Desarrollo Vocacional o Desarrollo del Concepto de sí mismo.
Este autor plantea cuatro etapas en este desarrollo vocacional. La primera es la de Crecimiento y
comprende desde el nacimiento hasta los 14 años. En esta etapa el niño crece en los ambientes: escuela,
hogar, vecinos y adquiere, a lo largo de ella, ciertas habilidades, intereses y valores que lo van configurando,
y básicamente lo aprende por los procesos de modelado e identificación.
La segunda etapa planteada por Super (1953) es la Exploración, que va desde los 15 a los 24 años y dentro
de la cual ocurre el momento de la elección vocacional. Esta etapa se caracteriza por una profunda
introspección, la confirmación y confrontación de lo descubierto en la etapa anterior con la realidad y la
definición de una elección de carrera. A su vez se subdivide en tres períodos que son:
a) Tentativo: Comprende de los 15 a los 17 años. Podría decirse que este es un período de integración de
los aspectos antes descubiertos como las habilidades, ocupacionales, valores, intereses. Esta integración
progresiva en confrontación con la realidad va a generar una conducta nueva, depurada de lo que pensaba
que eran sus capacidades o habilidades y ahora no lo son. La reflexión, en esta fase, constituye el elemento
clave que da origen a un autoconcepto más real. El profesor Aurelio Busot (1975) plantea en cuanto a esto:
“El desarrollo vocacional consiste esencialmente en dos procesos: en elaborar una imagen del tipo de
persona que el individuo piensa que es y en tratar de hacer ese concepto una realidad” (Pág. 71)
Para que sean reales las percepciones que el joven tiene acerca de sí mismo, es necesario que sean
confirmadas o puestas a pruebas mediante la ej ecución breve de una ocupación u oficio de manera
imaginaria o real, buscando así una experiencia realizante, indicadora de confirmación del autoconcepto.
El período tentativo culmina pues, con la escogencia primera, de dos o más carreras u ocupaciones que se
irán reafirmando en las etapas posteriores.
b) Transición: Comprende de los 18 a los 21 años de edad. Aquí se establece un momento de cambio de
sistema escolar, pues el joven entra a la universidad, asumiendo la adultez joven y dejando atrás la
adolescencia.
c) Ensayo: Comprende de los 22 a los 24 años en la cual el joven comienza a pensar en su trabajo, y a
realizar sus primeros intentos de empleo proveniente de su grado superior.
La tercera etapa del Desarrollo Vocacional es el Establecimiento comprende desde los 25 a los 44 años,
aquí la persona busca estabilizarse, mantiene su empleo y requiere realizarse en varios aspectos de su
vida a la vez. Super (1953) plantea que algunas personas no logran estabilizarse y prosiguen su vida en
exploración.
Por último, tenemos la cuarta etapa de Declinación que comienza a partir de los 65 años, aquí las
condiciones físicas e intelectuales empiezan a decaer en la persona. Surgen nuevos roles, muchos se
jubilan y se dedican a otras cosas y hay una vuelta a la familia y al hogar. Para muchos esta etapa suele
ser dura porque no aceptan el desarrollo natural de su existencia.

Modelo tipológico Holland


El Modelo Tipológico de Holland se corresponde a una de las teorías más sólidas en el
ámbito de la Orientación profesional. Dentro de las Teorías de la Elección Vocacional se
considera un modelo integral de orientación basado en las propuestas de Parsons F. y en
el modelo de rasgos y factores.

Propuestas[editar]
 La elección de una profesión es una expresión de la personalidad.
 Los inventarios de intereses profesionales son inventarios de personalidad. (Ej:
Inventario de Preferencias Vocacionales IPV).
 Los estereotipos profesionales poseen significados psicológicos y sociológicos
confiables e importantes.
 Los individuos de determinada profesión poseen personalidades e historias de
desarrollo personales similares.
 Si las personas de un grupo profesional poseen personalidades similares crearán
ambientes interpersonales característicos.
 La congruencia entre la propia personalidad y un ambiente apropiado de trabajo
(compuesto en gran parte por otras personas) es determinante de la satisfacción, la
estabilidad y el logro vocacional.
 No existe hoy una teoría integradora sobre la vida vocacional.
Descripción de los tipos de personalidad y ambientes A través de estudios longitudinales y
transversales diferencia entre seis modelos de ambientes coincidentes con seis tipos de
personalidad, conocidos según el acrónimo RIASEC:

1. Tipo Realista. Personas que se enfrentan a su ambiente de forma objetiva y


concreta. Se inclinan a ocupaciones relacionadas con el manejo de instrumentos,
máquinas, etc... Prefieren actividades que impliquen dinamismo, capacidad
manual y motora.
2. Tipo Investigativo. Se enfrentan al ambiente mediante el uso de la inteligencia,
resuelven los problemas a través de las ideas, lenguaje, los símbolos y evitan las
situaciones que requieren poner en práctica actividades físicas, sociales y
comerciales. Prefieren profesiones de tipo científico relacionadas con problemas
teóricos.
3. Tipo Artístico. Emplean los sentimientos, intuición e imaginación. Evitan
situaciones convencionales. Interesan por el contenido artístico. Dan poco valor a
las profesiones de tipo económico o realista.
4. Tipo Social. Se enfrenta a su entorno a través de destrezas que favorecen la
comunicación y el entendimiento con los otros, muestran sus deseos de prestar
ayuda. Poseen habilidades sociales y necesitan interactuar. Tienen una
autoimagen positiva y se consideran líderes.
5. Tipo Emprendedor. Actitud audaz, dominante, enérgica e impulsiva. Evita
situaciones de tipo intelectual y estético. Le da gran valor a situaciones
arriesgadas como pueden ser el liderazgo, los aspectos políticos y económicos.
6. Tipo Convencional. Escogen objetivos con aprobación social en lugar de los de
tipo ético o estético. Prefieren actividades pasivas, ordenadas y muy organizadas.
Prefieren tareas administrativas, de oficina y de asuntos económicos.

TEORIA DE HOLLAND
De las muchas teorías de consejería de carrera, el más estudiado es la teoría de John Holland. Sus ideas,
elaboró en su Selección de Formación Profesional: Una Teoría de personalidades profesional y entornos
de trabajo son a la vez sencillo y ampliamente aplicable.
Supuestos detrás de la teoría de
• La selección de una ocupación puede ser un reflejo de la personalidad de una persona.
• Un inventario de interés puede ser un inventario de la personalidad. Esto se debe a que Holanda tiene la
capacidad percibida, el éxito esperado, y la satisfacción de ayudar a definir los intereses de espera.
• Los estereotipos de Formación Profesional tienen un significado psicológico importante.
• En nuestra cultura, existen seis tipos de personalidad diferente en contra de que se evalúa a nosotros
mismos. La mayoría de las personas son una combinación de tipos, no un tipo puro.
• Existen seis ambientes de trabajo distintos, cada uno está dominado por un tipo específico.
• La gente está motivada para buscar placas que complementan sus personalidades, a fin de maximizar
sus fortalezas individuales y minimizar sus debilidades.
• Específico de carrera conductas relacionadas, tales como el éxito, la satisfacción y la estabilidad en el
empleo, pueden ser razonablemente prevista por el examen de una persona P / E (personalidad / Medio
Ambiente) en forma.
Tipología de Holland
• Tipo realista, conocido en las encuestas de otros intereses, como mecánica, la tecnología práctica, / al
aire libre. Los tipos R suelen ser pragmático y le gusta trabajar con sus manos.
• Tipo de Investigación, también llamada científica o lógica. Yo tipos son a menudo los científicos y los
ingenieros o los problemas como de los problemas y trabajo en solitario.
• Tipo artístico, también conocido como artísticos, literarios y expresivos. Tipos A menudo tienen puestos
de trabajo en el visual o artes escénicas, o como escritores. Son conocidos por su alto grado de creatividad
a menudo tienen puestos de trabajo en el visual o artes escénicas, o como escritores. Son conocidos por
su alto grado de creatividad.
• Tipo social, también llamada ayuda o prestación de servicios. Tipos de S a menudo tienen puestos de
trabajo en la salud o los ámbitos sociales. A menudo son personas altruistas, con un sentido intuitivo para
leer los sentimientos de otros.
• Tipo de emprendedores, a veces llamado persuasivo o asertiva. Ellos disfrutan de influir en los demás.
Tipos E son atraídos a las posiciones en la gestión y la política.
Holanda cree que cuanto mayor es la congruencia (o de compatibilidad) entre una persona y su entorno de
trabajo, la mayor probabilidad de que persona de éxito. Además, la mayor es la coherencia o el grado de
similitud entre las dos primeras letras del código (según lo determinado por la proximidad de hexágono de
Holanda), más fácil es hacer una elección de carrera.
Es más fácil decidir sobre una carrera cuando hay una gran magnitud de la diferencia entre los tipos más
altos y más bajos en lugar de Flatline (como, o no le gusta, todo sobre el mismo). Holanda declaró que si la
diferencia entre las puntuaciones de los dos primeros códigos fue inferior a 8, que podrían ser usados
indistintamente. Sin embargo, si la diferencia era de menos más de 8, el primer código es dominante.
4 INTEGRACIÓN DE LA PERSONALIDAD Y EL EMPLEO:
PLAZA O TRABAJO: se necesitaran 2 cosas principalmente el rendimiento laboral y la personalidad
Donde en si lo que se busca que el empleo sea congruente a la personalidad.
La teoría de John holland sobre la integración de la personalidad y el empleo lo expresa magníficamente el
caso.
La teoría que parte de la idea de las características de personalidad integradas a su entorno laboral. Holland
presenta 6 tipos de personalidad y propone que la satisfacción laboral y la tendencia a abandonar un empleo
dependen del grado que los individuos logren integrar su personalidad a un entorno laboral congruente.
A cada uno de los 6 tipos de personalidad le corresponda a un entorno laboral
Tipo Características de personalidad Ocupaciones congruentes
Realista: prefiere actividades físicas que requieren habilidades, fuerza, coordinación etc. Tímido, autentico,
persistente, estable, conformista y practico. Mecánico, operador de perforadoras, agricultor etc.
Investigador: prefiere actividades De pensar, organizar y comprender Analítico, original, curioso,
independiente. Biólogo, economista, matemático, reportero.
Social: prefiere act. Que ayuda a formar a otros Sociable amigable, cooperativo, comprensivo. Trabajadora
social, profesor, asesor, psicólogo clínico.
Convencional: prefiere act. Ordenas, definidas y reglamentadas. Conformista eficiente, practico, poco
imaginativo, e inflexible. Contador, gerente de empresa, cajero de banco, archivista.
Emprendedor: prefiere act. Verbales que ofrece la posibilidad de influir en los demás y adquirir poder.
Autoconfianza, ambicioso, energía, dominante. Abogado, corredor de bienes, y raíces, especialista en
relaciones publicas, gerente de una pequeña empresa.
Artístico: prefiere las act. Ambiguas y poco sistemáticas que permite la expresión creativa Imaginativa,
desordenado, idealista, emotivo, poco practico. Pintor, músico, escritor, decorador de interiores.
Holland ha preparado un cuestionario para elaborar un inventario de las vocaciones preferidas y 160
ocupaciones y así la persona dirá cual es le agradan y cual es le desagradan y así se forman los perfiles
de personalidad.
La investigación de este perfil se sustenta en el diagrama hexagonal

TODO ESTO EXPLICA QUE ENTRE MAS SATISFACCION EN EL TRABAJO MENOS ROTACION HABRA
SI SOLO SI EL TRABAJO ES CONGRUENTE CON SU PERSONALIDAD.
PUNTOS SUSTANTIVOS DEL MODELO
1. AL PARECER LA PERSONALIDAD DE LOS INDIVIDUOS TIENEN DIFERENCIAS INTRINSECAS
2. EXISTEN DIFERENTES TIPOS DE EMPLEOS
3. EMPLEO CONGRUENTE CON LA PERSONALIDAD----SATISFACCION POCA PROBABILIDAD DE
RENUNCIA Y SERA MENOR QUE LAS INCONGRUENTES

• La teoría sobre la interacción entre la persona y el ambiente.

La teoría de John Holland es una de las que más impacto ha tenido en la investigación y conceptualización
de la orientación para la carrera u orientación profesional, con gran influencia en la elaboración de
programas de orientación, sin olvidar la gran cantidad de críticas que han recibido sus formulaciones. Ahora
bien, con las reservas necesarias, no deja de ser una teoría muy utilizada y que el autor ha seguido
fundamentando a lo largo de estos últimos años, contestando a muchas de las críticas recibidas. Su trabajo
más reciente data de 1997, en el que aborda las tres cuestiones fundamentales a las que su teoría trata de
ofrecer explicación:

o Características personales y ambientales que conducen al éxito en la toma de decisiones y en la


implicación en el desarrollo de la carrera, y las que conducen a la indecisión, las decisiones insatisfactorias
y la falta de logros.
o Características conducen a la estabilidad en el tipo y nivel de trabajo que una persona desarrolla a lo largo
de la vida.
o Métodos más eficaces para proporcionar ayuda a las personas con problemas en el desarrollo de su
carrera.

Albert Bandura
1925 - presente
Dr. C. George Boeree

Traducción al castellano: Dr. Rafael Gautier

Biografía
Albert Bandura nació el 4 de diciembre de 1925 en la
pequeña localidad de Mundare en Alberta del Norte,
Canadá. Fue educado en una pequeña escuela elemental
y colegio en un solo edificio, con recursos mínimos,
aunque con un porcentaje de éxitos importante. Al
finalizar el bachillerato, trabajó durante un verano
rellenando agujeros en la autopista de Alaska en el
Yukon.

Completó su licenciatura en Psicología de la


Universidad de Columbia Británica en 1949. Luego se
trasladó a la Universidad de Iowa, donde conoció a Virginia Varns, una
instructora de la escuela de enfermería. Se casaron y más tarde tuvieron dos
hijas. Después de su graduación, asumió una candidatura para ocupar el post-
doctorado en el Wichita Guidance Center en Wichita, Kansas.

En 1953, empezó a enseñar en la Universidad de Stanford. Mientras estuvo


allí, colaboró con su primer estudiante graduado, Richard Walters, resultando
un primer libro titulado Agresión Adolescente en 1959.

Bandura fue Presidente de la APA en 1973 y recibió el Premio para las


Contribuciones Científicas Distinguidas en 1980. Se mantiene en activo hasta
el momento en la Universidad de Stanford.

Teoría

El conductismo, con su énfasis sobre los métodos experimentales, se focaliza


sobre variables que pueden observarse, medirse y manipular y rechaza todo
aquello que sea subjetivo, interno y no disponible (p.e. lo mental). En el
método experimental, el procedimiento estándar es manipular una variable y
luego medir sus efectos sobre otra. Todo esto conlleva a una teoría de la
personalidad que dice que el entorno de uno causa nuestro comportamiento.

Bandura consideró que esto era un poquito simple para el fenómeno que
observaba (agresión en adolescentes) y por tanto decidió añadir un poco más a
la fórmula: sugirió que el ambiente causa el comportamiento; cierto, pero que
el comportamiento causa el ambiente también. Definió este concepto con el
nombre de determinismo recíproco: el mundo y el comportamiento de una
persona se causan mutuamente.

Más tarde, fue un paso más allá. Empezó a considerar a la personalidad como
una interacción entre tres “cosas”: el ambiente, el comportamiento y los
procesos psicológicos de la persona. Estos procesos consisten en nuestra
habilidad para abrigar imágenes en nuestra mente y en el lenguaje. Desde el
momento en que introduce la imaginación en particular, deja de ser un
conductista estricto y empieza a acercarse a los cognocivistas. De hecho,
usualmente es considerado el padre del movimiento cognitivo.

El añadido de imaginación y lenguaje a la mezcla permite a Bandura teorizar


mucho más efectivamente que, digamos por ejemplo, B.F. Skinner con
respecto a dos cosas que muchas personas considerar “el núcleo fuerte” de la
especie humana: el aprendizaje por la observación (modelado) y la auto-
regulación.

Aprendizaje por la observación o modelado

De los cientos de estudios de Bandura, un grupo se alza por encima de los


demás, los estudios del muñeco bobo. Lo hizo a partir de una película de uno
de sus estudiantes, donde una joven estudiante solo pegaba a un muñeco bobo.
En caso de que no lo sepan, un muñeco bobo es una criatura hinchable en
forma de huevo con cierto peso en su base que hace que se tambalee cuando le
pegamos. Actualmente llevan pintadas a Darth Vader, pero en aquella época
llevaba al payaso “Bobo” de protagonista.

La joven pegaba al muñeco, gritando ¡“estúpidooooo”!. Le pegaba, se sentaba


encima de él, le daba con un martillo y demás acciones gritando varias frases
agresivas. Bandura les enseñó la película a un grupo de niños de guardería
que, como podrán suponer ustedes, saltaron de alegría al verla. Posteriormente
se les dejó jugar. En el salón de juegos, por supuesto, había varios
observadores con bolígrafos y carpetas, un muñeco bobo nuevo y algunos
pequeños martillos.

Y ustedes podrán predecir lo que los observadores anotaron: un gran coro de


niños golpeando a descaro al muñeco bobo. Le pegaban gritando
¡”estúpidooooo!”, se sentaron sobre él, le pegaron con martillos y demás. En
otras palabras, imitaron a la joven de la película y de una manera bastante
precisa.

Esto podría parecer un experimento con poco de aportación en principio, pero


consideremos un momento: estos niños cambiaron su comportamiento ¡sin
que hubiese inicialmente un refuerzo dirigido a explotar dicho
comportamiento! Y aunque esto no parezca extraordinario para cualquier
padre, maestro o un observador casual de niños, no encajaba muy bien con las
teorías de aprendizaje conductuales estándares. Bandura llamó al fenómeno
aprendizaje por la observación o modelado, y su teoría usualmente se conoce
como la teoría social del aprendizaje.

Bandura llevó a cabo un largo número de variaciones sobre el estudio en


cuestión: el modelo era recompensado o castigado de diversas formas de
diferentes maneras; los niños eran recompensados por sus imitaciones; el
modelo se cambiaba por otro menos atractivo o menos prestigioso y así
sucesivamente. En respuesta a la crítica de que el muñeco bobo estaba hecho
para ser “pegado”, Bandura incluso rodó una película donde una chica pegaba
a un payaso de verdad. Cuando los niños fueron conducidos al otro cuarto de
juegos, encontraron lo que andaban buscando…¡un payaso real!. Procedieron
a darle patadas, golpearle, darle con un martillo, etc.

Todas estas variantes permitieron a Bandura a establecer que existen ciertos


pasos envueltos en el proceso de modelado:

1. Atención. Si vas a aprender algo, necesitas estar prestando atención. De la


misma manera, todo aquello que suponga un freno a la atención, resultará en
un detrimento del aprendizaje, incluyendo el aprendizaje por observación. Si
por ejemplo, estás adormilado, drogado, enfermo, nervioso o incluso “hiper”,
aprenderás menos bien. Igualmente ocurre si estás distraído por un estímulo
competitivo.

Alguna de las cosas que influye sobre la atención tiene que ver con las
propiedades del modelo. Si el modelo es colorido y dramático, por ejemplo,
prestamos más atención. Si el modelo es atractivo o prestigioso o parece ser
particularmente competente, prestaremos más atención. Y si el modelo se
parece más a nosotros, prestaremos más atención. Este tipo de variables
encaminó a Bandura hacia el exámen de la televisión y sus efectos sobre los
niños.

2. Retención. Segundo, debemos ser capaces de retener (recordar) aquello a


lo que le hemos prestado atención. Aquí es donde la imaginación y el lenguaje
entran en juego: guardamos lo que hemos visto hacer al modelo en forma de
imágenes mentales o descripciones verbales. Una vez “archivados”, podemos
hacer resurgir la imagen o descripción de manera que podamos reproducirlas
con nuestro propio comportamiento.

3. Reproducción. En este punto, estamos ahí soñando despiertos. Debemos


traducir las imágenes o descripciones al comportamiento actual. Por tanto, lo
primero de lo que debemos ser capaces es de reproducir el comportamiento.
Puedo pasarme todo un día viendo a un patinador olímpico haciendo su
trabajo y no poder ser capaz de reproducir sus saltos, ya que ¡no sé nada
patinar!.Por otra parte, si pudiera patinar, mi demostración de hecho mejoraría
si observo a patinadores mejores que yo.
Otra cuestión importante con respecto a la reproducción es que nuestra
habilidad para imitar mejora con la práctica de los comportamientos envueltos
en la tarea. Y otra cosa más: nuestras habilidades mejoran ¡aún con el solo
hecho de imaginarnos haciendo el comportamiento!. Muchos atletas, por
ejemplo, se imaginan el acto que van a hacer antes de llevarlo a cabo.
4. Motivación. Aún con todo esto, todavía no haremos nada a menos que
estemos motivados a imitar; es decir, a menos que tengamos buenas razones
para hacerlo. Bandura menciona un número de motivos:

1. Refuerzo pasado, como el conductismo tradicional o clásico.


b. Refuerzos prometidos, (incentivos) que podamos imaginar.
c. Refuerzo vicario, la posibilidad de percibir y recuperar el modelo
como reforzador.

Nótese que estos motivos han sido tradicionalmente considerados como


aquellas cosas que “causan” el aprendizaje. Bandura nos dice que éstos no son
tan causantes como muestras de lo que hemos aprendido. Es decir, él los
considera más como motivos.

Por supuesto que las motivaciones negativas también existen, dándonos


motivos para no imitar:

a. Castigo pasado.
b. Castigo prometido (amenazas)
c. Castigo vicario.

Como la mayoría de los conductistas clásicos, Bandura dice que el castigo en


sus diferentes formas no funciona tan bien como el refuerzo y, de hecho, tiene
la tendencia a volverse contra nosotros.

Autorregulación

La autorregulación (controlar nuestro propio comportamiento) es la otra


piedra angular de la personalidad humana. En este caso, Bandura sugiere tres
pasos:

1. Auto-observación. Nos vemos a nosotros mismos, nuestro


comportamiento y cogemos pistas de ello.

2. Juicio. Comparamos lo que vemos con un estándar. Por ejemplo, podemos


comparar nuestros actos con otros tradicionalmente establecidos, tales como
“reglas de etiqueta”. O podemos crear algunos nuevos, como “leeré un libro a
la semana”. O podemos competir con otros, o con nosotros mismos.

3. Auto-respuesta. Si hemos salido bien en la comparación con nuestro


estándar, nos damos respuestas de recompensa a nosotros mismos. Si no
salimos bien parados, nos daremos auto-respuestas de castigo. Estas auto-
respuestas pueden ir desde el extremo más obvio (decirnos algo malo o
trabajar hasta tarde), hasta el otro más encubierto (sentimientos de orgullo o
vergüenza).

Un concepto muy importante en psicología que podría entenderse bien con la


autorregulación es el auto-concepto (mejor conocido como autoestima). Si a
través de los años, vemos que hemos actuado más o menos de acuerdo con
nuestros estándares y hemos tenido una vida llena de recompensas y alabanzas
personales, tendremos un auto-concepto agradable (autoestima alta). Si, de lo
contrario, nos hemos visto siempre como incapaces de alcanzar nuestros
estándares y castigándonos por ello, tendremos un pobre auto-concepto
(autoestima baja)

Notemos que los conductistas generalmente consideran el refuerzo como


efectivo y al castigo como algo lleno de problemas. Lo mismo ocurre con el
auto-castigo. Bandura ve tres resultados posibles del excesivo auto-castigo:

Compensación. Por ejemplo, un complejo de superioridad y delirios de


grandeza.
Inactividad. Apatía, aburrimiento, depresión.
Escape. Drogas y alcohol, fantasías televisivas o incluso el escape más
radical, el suicidio.
Lo anterior tiene cierta semejanza con las personalidades insanas de las que
hablaban Adler y Horney; el tipo agresivo, el tipo sumiso y el tipo evitativo
respectivamente.

Las recomendaciones de Bandura para las personas que sufren de auto-


conceptos pobres surgen directamente de los tres pasos de la autorregulación:

Concernientes a la auto-observación. ¡conócete a ti mismo!. Asegúrate de


que tienes una imagen precisa de tu comportamiento.
Concernientes a los estándares. Asegúrate de que tus estándares no están
situados demasiado alto. No nos embarquemos en una ruta hacia el fracaso.
Sin embargo, los estándares demasiado bajos carecen de sentido.
Concernientes a la auto-respuesta. Utiliza recompensas personales, no auto-
castigos. Celebra tus victorias, no lidies con tus fallos.

Teoría del aprendizaje social o


aprendizaje vicario de
Bandura: El aprendizaje por
observación.
Según Albert Bandura: La mayoría de las imágenes de la realidad en la
que basamos nuestras acciones, están realmente inspiradas en la
experiencia que adquirimos a través de otras personas (experiencia
vicaria).
Y es que nos pasamos muchas horas del día adquiriendo
conocimientos a través de este tipo de aprendizaje. Cada uno de
nosotros tenemos un repertorio de personas a las que tomamos como
referencia en diferentes ámbitos de la vida: Nuestros padres, nuestros
profesores, nuestros compañeros del trabajo, nuestros amigos,
personajes públicos que nos “inspiran”, etc.
Casi sin darnos cuenta, repetimos comportamientos que vemos en los
demás. Sin embargo, no somos autómatas. Elegimos el modelo,
observamos atentamente, memorizamos y evaluamos si nos compensa
imitarle, o no.
Dentro del aprendizaje vicario, esta evaluación resulta muy
importante. De hecho, es lo que diferencia a la forma de ver el
aprendizaje de Bandura respecto a otros modelos, y lo que hará que
más tarde, se reevalue la teoría denominándola aprendizaje cognitivo-
social.
Cuando las personas ponemos a funcionar la memoria, ejecutamos
imágenes mentales de lo que hemos visto hacer a nuestro modelo.
Utilizamos también, un discurso verbal interno, y recordamos lo que
sucedió en ese momento. A partir de ahí, tomamos decisiones: “si
queremos reproducir el comportamiento aprendido o no”; “si lo
hacemos de forma exacta, si innovamos”… Incluso lo podemos ir
modificando en función de nuestro objetivo. Entra en juego
la motivación de cada persona y el interés que tiene en realizar la
conducta.

Procesos de la teoría de
aprendizaje social o vicario de
Bandura
En la teoría de aprendizaje social, Bandura diferenció 4 procesos que
se desarrollan necesariamente en el aprendizaje social:

1. Atención
Resulta totalmente imprescindible que la atención del aprendiz esté
focalizada hacia el modelo que realiza la conducta. Cualquier distractor
interrumpiría la tarea de aprendizaje.

2. Retención
La memoria juega un papel muy importante. La persona que está
integrando un nuevo comportamiento, debe almacenarlo en su
memoria para reproducirlo a continuación.

3. Reproducción
En este punto, además de la puesta en marcha de la conducta, la
persona debe ser capaz de reproducir simbólicamente el
comportamiento. Por ejemplo, por mucho que un niño vea a su tenista
preferido jugar, no quiere decir que vaya a golpear la pelota igual que
él, primero tiene que tener la capacidad motora para realizar esos
movimientos. Se integrará el tipo de movimiento y la acción, pero esto
requiere de repetición para realizar la conducta correctamente.
Además, debe haber una capacidad cognitiva para poder poner en
marcha todos los mecanismos de recuperación simbólica. O sea, que el
niño necesita obligatoriamente haber llegado a este nivel de desarrollo
cognitivo.

4. Motivación
Aún teniendo las imágenes mentales de la conducta observada, hace
falta querer realizarla. Podemos tener distintos motivos, por ejemplo:
 Refuerzo/castigo pasado: Se basa en el conductismo tradicional.
Cuando ya hemos realizado una conducta y hemos obtenido algo
bueno a cambio (un refuerzo). Esto hace que volvamos a reproducirla
si buscamos conseguir el mismo refuerzo.
 Refuerzos/castigos prometidos: Expectativas de lo que se pretende
conseguir. Imaginamos las consecuencias.
 Refuerzo/castigo vicario: Lo que hemos visto que consiguió el
modelo del que aprendimos.