Está en la página 1de 1

COMO MITIGAR EL NIÑO COSTERO DE 2068 

 

Para abordar una estrategia de mitigación de riesgo en el sector eléctrico es necesario conocer el nivel de 

exposición o fragilidad de la infraestructura física, la fragilidad social, ecológica y la falta de resiliencia o 

capacidad del sistema para responder o recuperarse, porque el riesgo dentro del sector  no depende 

exclusivamente de la probabilidad de ocurrencia de los fenómenos naturales, sino de las condiciones de 

vulnerabilidad tanto en los aspectos institucionales, físicos, sociales, ecológicos y culturales. 

Una metodología exitosa para estas situaciones es la gestión integral de riesgo, como explicó Esperanza 

Colón, asesora en asuntos ambientales. La metodología esquematiza en tres dimensiones los riesgos a los 

que se expone un proceso frente a una potencial situación de desastre: prevención, mitigación y 

aprendizaje para el largo plazo. 

La gestión integral de riesgo en el sector eléctrico de América Latina, estando El Niño en su etapa de 

máximo apogeo, debe haber entrado ya en la etapa de prevención y planificación prospectiva del riesgo, 

las áreas críticas de los niveles de exposición física de la infraestructura de generación, transmisión y 

distribución, identificando los potenciales impactos a comunidades. 

 A continuación, presentaremos cuatro importantes factores que deben ser tomados en cuenta al 

momento de elaborar una estrategia de gestión de riesgos: 

1. Identificar el riesgo: comprende la percepción individual, la representación social y la estimación objetiva 

del riesgo. Para poder intervenir el riesgo es necesario dimensionarlo, reconocerlo y medirlo representado 

por mapas, modelos de simulación y análisis de datos que sean de utilidad e interpretación para los 

tomadores de decisión. 

2. Reducir del riesgo: comprende la aplicación de medidas estructurales y no estructurales de prevención y/o 

mitigación, posee un gran componente de planificación prospectiva y de aplicación de medidas que 

permitan modificar las condiciones de riesgo con acciones preventivas y correctivas. 

3. Contar con protección financiera: los organismos responsables de la gestión de riesgos del sector deben 

provisionar mecanismos financieros, como fondos para desastres o líneas de crédito contingentes, para 

responder efectivamente ante el fenómeno. Esto debe incorporar elementos de gobernabilidad, 

institucionalidad y transferencia del riesgo.  Es un factor crítico de éxito en la planificación y sustentabilidad 

del desarrollo y por ende del crecimiento económico de los países. 

4. Elaborar planes para el manejo de desastres: las empresas y autoridades involucradas con el sector 

eléctrico deben tener actualizados los planes maestros para el manejo de desastres y continuidad del 

negocio, comprendiendo los elementos relacionados con la adecuada respuesta y la recuperación del 

desastre.