Está en la página 1de 190

"


~ M. BOTVINNIK
.

SELECCION DE PARTIDAS
DE RAGOZINE'
"" .
Depósito Legal: M.-3084-1966

A. G. l. - Francisco Vivancos, 7 y 9 - Madrid-2


UE dos veces gran maestro, ingeniero, redactor de prensa y vice-
presidente de la Federación Internacional. Esta breve enumeración,
n mu com leta habla or sí sola del olifacético talento del esfuer-
zo mantenido a lo largo de toda su vida.
Sin embargo, para presentar al lector la figura de Vacheslav Vasí-
lievich Ragosin, es preciso comenzar por otro lado : por la descripción
de sus cualidades humanas.
Poseía dulzura, que no excluía terquedad; bondad y afecto, que no
iban en detrimento de la firmeza de sus principios. ·Por eso, a Slava (1)
los amigos y camaradas le resultaban incontables. Tuve la suerte de estar
casi siempre a su lado durante treinta y siete años. Coincidíamos en las
obras, en la redacción de la revista, en las sesiones de los congresos in-

Respecto a su persona, he podido observar dos sentimientos: amor y


respeto.

de 1908. Durante los años 1924-1925 la vida ajedrecística en las escue-


las de Leningrado se hallaba en plena actividad. Los jóvenes ajedre-
cistas aventa"ados in resaban en los clubs de los sindicatos, donde rá-
pidamente alcanzaban una situación destacada. Entre los trabajadores
metalúrgicos, M. Botvinnik; en el club de los trabajadores del comercio,
Alatortsev, G. Lisistsin, V. Chejoriev y otros; entre los trabajadores
del ramo de la alimentación, V. Ragosin.

(1) Diminutivo de Vachislav. (N. del T.)

-5
A este club, sito en la calle Pravda, cerca de su escuela y de su

ras victorias, y después de concluir la escuela iba ya allí completamen-


te como a su propio club, porque era trabajador de empresas alimen-
ticias.
El año 1930 ocupa un lugar importante en la biografía de V. V. Ra-

convirtió a Ra-

Rápidamente el nombre de Ragosin se hizo popular entre los aje-


drecistas soviéticos y también en todo el mundo ajedrecístico. Esta po-

de sostener las partidas con ideas originales -lejos de todo patrón-, es-
tratégicas, agudas, y muchas veces con operaciones tácticas inesperadas.
A Ragosin le gustaba muchísimo el ajedrez, y esta pasión se per-
cibía en sus partidas. Estas partidas, que aportan algún deleite estético
y algún estudio extraordinario, demuestran precisamente que el ajedrez
no es solamente un deporte y una ciencia, en cierto modo, sino tam-
bién un arte original.
Además, del Ragosin artista hablarán al lector, mejor que nadie, sus

resultados relativamente modestos. Ocurría esto porque la claridad de


su talento y el brillo de su inspiración incitaban al deseo de millones
de aficionados de ver a Ra osin siem re uno de los rimeros aun ue
éste no lo conseguía con frecuencia. Los triunfos deportivos logrados
son más que suficientes para la biografía de uno de los mejores ajedre-
cistas del mundo.
Durante algunos años se dedicó a estudiar. Después, se inició la se-
gunda gran subida de sus éxitos deportivos. En tres años, empezando
en 1935, Ragosin jugó en el II y III Torneo Internacional de Moscú
-compartió el octavo premio y el quinto lugar-, ganó el Campeo-
nato de Leningrado, compartió el segundo y tercer puesto en el X Cam-
peonato Nacional.

6-
En los años anteriores a la guer»a consagró mucho tiempo a lograr

a Moscú.
Las siguientes temporadas, mucho más significativas, comprenden los

tiene el primer puesto en el torneo de Helsinki, y la conquista del


título de reputado maestro por su victoria sobre I. Bondarevsky (8: 4 ! )
aparecían como el preludio de su participación en el Torneo Internacio-
nal de Moscú, dedicado a Ja memoria de Chigorin. Es cierto que Ra-

cuentro. Pero ¡vean quiénes ocupaban Jos siguientes lugares!


Allí estaban Boleslavsky y Smyslov, Kotov y Keres, Pachman, Tri-

Es preciso decir que Vachislav Vasílievich nunca pudo limitarse a


jugar al ajedrez solamente. Su exigencia le llevaba a analizar, buscar
nuevos sistemas iniciales y variantes - ¡la defensa de Ragosin !-, es-
tudiar Jas partidas jugadas desde el punto de vista crítico, comentarlas
para su publicación, profundizar descubriendo las ideas de los contrin-
cantes. Estas cualidades no solamente lo convirtieron en un conocidísi-
mo periodista de ajedrez, autor y redactor de muchos trabajos, sino
que lo capacitaron de un modo incondicional para su destacado éxito
en Ja carrera de entrenador y analista.
Durante veinte años, aproximadamente, se sucedió una amistad crea-
dora entre Ragosin y Botvinnik. Y si este período se convirtió -para
uno de ellos- en la con uista del título de cam eón de] mundo (año
1948) y su defensa (año 1951), hay en ello no poco mérito del otro.
¡Cuánto jugaba Ragosin a] ajedrez, cuánto trabajaba en Jas or~ani­
, . a '
nifestaciones sociales. En los torneos de la escuela y en la oficina aje-
drecística del centro de estudiante¡¡¡ del proletariado, en las secciones
de la ciudad y en toda Ja Unión, en Jas comisiones, en los grupos de
redactores, la voz de Vachislav Vasílievich era escuchada siempre cuan-
do Jo exigían los intereses del ajedrez. Para estos intereses no escati-
maba ni sus fuerzas ni su tiempo.

-7
Durante los últimos quince años le fue encomendado a Ragosin di-

este cargo de responsabilidad desde el puesto de vicepresidente de la Fe-


deración Internacional, o saliendo como jefe de las delegaciones sovié-
ticas de a "edrez en las com ticiones de ma or res onsabilidad.
El hecho de que Ragosin fuera un ajedrecista polifacético -reputado
maestro, dibujante, organizador, entrena or, analista y, a mismo tiem-
po, comunista y hombre de raras cualidades espirituales- contribuyó
a que su trabajo de redactor de la revista El Ajedrez en la U. R. S. S.,

excepcionales. Bastará hojear revistas de los años 1946 a 1961. Todo


quedará claro en seguida.

po en ocuparse de menudencias. Ni un momento dejó de pensar en la


forma de mejorar la revista, hacerla más interesante, de mayor difu-
sión, más provechosa y bonita.
V. Ragosin era amigo de los ajedrecistas creadores. Le gustaban
mucho los estudios, estaba siempre dispuesto a ver nuevas partidas,
aconsejar al autor, enseñárselas después a todos, entusiasmándose una
y otra vez. Más estrechas todavía eran sus relaciones con el juego por
correspondencia. Era un viejo "corresponsal". Incluso recuerdo cómo
mostraba una de sus partidas con N. V. Krelenko. Pese a alguna de-

año 1954- Ragosin, un año después, aceptó voluntariamente la respon-


sabilidad de figurar en calidad de único representante de la Unión So-
¡ 'tica n el t rne or corres ondencia sobre la su remacía mundial.
Este fue un trabajo titánico, que duró aproximadamente tres años,
día tras día. Ragosin calculaba que, por término medio ( ¡ ), empleaba
en el análisis de una artida tres horas diarias, sin contar ue las o-
siciones inquietantes no se le iban en absoluto de la cabeza. Los esfuer-
zos no fueron inútiles: conquistó el primer puesto, y con él el nom-
bramiento de campeón mundial y reputado maestro -por correspon-
dencia-.
Resulta difícil decir cuándo se acercó a Ragosin, furtivamente, una
enfermedad penosa e incurable. Pero hacía ya algunos años que se de-

8-
bilitaba rápidamente a nuestra vista y experimentaba distintas y pesa-

actividad hasta los últimos días de su vida.


Ragosin jugó en torneos. Por ejemplo, fue el segundo en el año 1956,

1959, en colaboración con Gligoric, escribió un libro sobre los tor-


neos de los candidatos; un año despues era e autor pnnc1pa en a
XIV Olimpiada Ajedrecística de Leipzig, y publicó, en la revisté!, u.n in-
teresante informe acerca de esta competición.
oco antes e morir p1 10 ser 1nc u1 o en e numero e participantes
de turno en el campeonato mundial por correspondencia. Sin embargo,
los participantes esperaron en vano sus cartas.
e marzo
din ario.
El Gobierno soviético premió a V. V. Ragosin, por sus grandes ser-
vicios, con la Orden de la Bandera Roja del Trabajo.
El mundo ajedrecista ha inscrito su nombre en el Libro de Oro de
la Federación Internacional como vicepresidente de los maestros repu-
tados internacionales y como árbitro internacional. Otra Federación -la
del ajedrez por correspondencia- lo cuenta como campeón mundial y
reputado maestro.

han aportado sus éxitos a las riquezas de la creación ajedrecística.


Ragosin vivirá en los corazones de los ajedrecistas soviéticos como

L. ABRÁMOV

-9
SECUENCIAS DE V. V. RAGOSIN

O recuerdo exactamente cuándo nos conocimos. prz-

les de la Unión de Trabajadores del ramo de la alimentación y


de trabajadores metalúrgicos. Probablemente era en el año 1926. La ano-
tación de la partida no se ha conservado. Ragosin jugaba con las blan-
cas, la defensa era Ca1nbridge-Springs. Las blancas no jugaron según
la teoría e hicieron el paso A4TR. Por aquel entonces yo confiaba ple-
namente en la teoría y miraba irónicamente cualquier alejamiento de
ésta. Durante la partida, con gran asombro mío, no logré una buena
continuación, lo que no impidió que al tenninar hiciese la jugada A4TR .
.\1i contricante, menos experto y más 1nodesto, no lo discutió. Un año

pablanca), y por eso, durante mucho tie1npo, estuve recordando nues-


tro primer análisis conjunto con Slava Ragosin ...

pelo ligeramente rizado, los rasgos de la cara algo toscos, como si la


madre naturaleza hubiera empezado a farmar punzantemente su fisono-
mía y algún motivo le hubiera impedido llevar a cabo su trabajo. La
palma de una de sus manos estaba defonnada a causa de un traumatis-
mo. Slava se distinguía en algo excepcional de todos nuestros contem-
poráneos.
En el año 1929, en Odesa, me aso1nbró su partida con Nenarokov:
sacrificó la torre en medio de la partida por cinco peones -jde las con-
sideraciones generales!-. Nenarokov, con dificultad, llevó la partida ha-

- 11
cia las tablas. Sentado frente al tablero, Ragosin veía lo que ni los gran-
. .

Después del torneo en Odesa, Ragosin ganó fácilmente el encuentro


contra A. Illyn-Genevsky y conquistó el título de maestro. Es curioso
señalar ue, aun ue a entonces Ra osin com rendía el a ·edrez de un
modo profundo y particular, sus marcas eran bastante 1nodestas. Su

El talento ajedrecístico de Slava Ragosin era personal. Puede decirs~


que disfrutaba de una gran intuición y de excelente golpe de vista para

consistía, pues, específica1nente el don de Ragosin?


Las figuras ajedrecísticas tienen dos valores, dos precios. Uno de los

El gran matenzático y especialista en cibernética, Shenon, valora así


el precio de las figuras de ajedrez: el rey, 200; la reina, 9; la torre, 5;
el alfil o caballo, 3; el peón, l. En general, puede estarse de acuerdo
con esta valoración, pero resulta inzprescindible introducir una correc-
ción. Si el valor del rey es 200, entonces su fuerza no es mayor de 4; si
la fuerza del peón es 1, su valor, cuando llega hasta la última horizon-
tal, oscila de 2 a 8, más exactamente, de 3 -1 = 2 hasta 9 - 1 = 8 ...
De esta forma puede hablarse del valor nominal de las figuras, pero
además del valor nominal medio de las figuras existe otro valor, rela-

lor 1nedio nominal de las figuras --este problema lo resuelve hasta el


novel-, sino ta1nbién deternzinar su valor ocasional. Este problenza es
rnuy conzplicado y. exige una sabiduría específica. Ragosin se orientaba
con gran rapidez y habilidad en esta "bolsa de figuras" y evaluaba ex-
celentemente su valor ocasional. Tal vez me equivoque, pero creo que
en esto consistía su principal fuerza, por eso iba decidido a las varian-
tes con algunas pérdidas.
Ragosin desen1peñó un gran papel en la fornzación de los principios
de la escuela soviética en determinar la preparación racial del ajedre-

!2 -
cista para la contienda de los torneos. Esto fue realmente co1nprobado

trenamiento para el tercer Torneo Internacional de Moscú.


Vivíamos en Sacherenne, cerca de Lugui; hacíamos deporte, dába-
mos aseos realizábamos análisis ·u ábamos artidas de entr namiento.
Allí comprendí, en parte, por qué Ragosin era "astuto" en el ajedrez,

En una ocasión nos entretuvimos paseando y se nos hacía tarde para


la comida. Mi acompañante propuso que fuéramos por el camino más

treinta metros de altura. Pronto resultó evidente que era imposible


mantenerse en pie. Entonces Ragosin dio el ejemplo: •se arrastró, apo-
yando los codos en el suelo. Así, arrastrándonos de un árbol a otro, lle-
gamos hasta arriba. Naturalmente, llega1nos muy tarde a comer; pero,
en cambio, comprendí, definitivamente, por qué Ragosin no buscaba
caminos fáciles ni siquiera en el tablero de ajedrez.
En Sacherenne se habían jugado algunas partidas de entrenamiento.
Por acuerdo común debían quedar en secreto, y ambas partes no vio-
laron nunca este caballeresco com-promiso. Creo que ahora tengo de-
recho a violar en parte nuestro acuerdo, para que el lector comprenda
mejor el problema "Ragosin".

Botvinnik Ragosin
Sacherenne, 1936

1. P4R, P4AD 5. C3AD,


6. AlR,
P3D
P3TD
.Era imprescindible defender el peón
2. C3AR, P3R 4R.
3. P4D, PXP 7. A3R,
4. CxP, C3AR A 11. ... , ancas se ispo-
nen a contestar 12. A2A. En caso de
Esta jugada es mala, pues deja sin
11. C3C, P4D; 12. P5R, C5R; la po-
defensa el P4R.
sición de las negras es excelente.
7. . .. , D2A 10. A3A, CD2D
8. P4TD, P3CD 11. D2R, 11. . .. , A2R 13. P4CR,
9. P4AR, A2C 12. 0-0, 0-0

13
Consecuentemente, pero mal. Sin
embargo, en caso de 19. TlR, D2D;
20. P3CD, P3AR, la posición de las
blancas no es fácil.

Naturalmente, la idea no es clara:


las blancas provocan a las negras la
jugada P4D, ... Ante esto, las blancas
pueden jugar P5R. No obstante, todo
esto se logra con un precio muy caro :
en primer lugar, se debilita el flanco 19. ... , C6D!! 1 ...
de rey de las blancas, y en segundo,
las piezas negras adquieren una fuer- Ragosin cambia la dama y un C2l-
za ocasional. ballo por dos torres ; según el valor
nominal de las figuras pierde dos pun-
13. . .. , P4D 16. A2C, A4D tos. No obstante, quedando las torres
14 PSR, CSR 17. TR-IAD,
15. cxc, mala posición del rey blanco propor-
PxC TDIAD
cionan un gran valor ocasional. Las
blancas no tienen elección.
Jugado de un modo exce cionalmen-
te sagaz. En caso de 17. . .. , P4TD
20. PxC, DxT+ 22. AIA, Tl-IA!
-para proteger la posición del caba-
21. TXD, TxT+
llo en la casilla 4AD-; 18. A2A,

21. TlR, las blancas tenían algunas po- Las negras no necesitan precipitar-
se; todas sus piezas están perfecta-
sibilidades de éxito.
mente distribuidas.
No es posible ahora 18. DxP, A5A;
19. C5CD, D3AD. 23. D2C, PX P 1 24. P5CD,

18. A2A, C4AD 1 19. P4CD, Desesperante. Ya no hay salvación.

14 -
24. . ..• Px p 1 25. Px P. T8D! En el año 1947, en el histórico Con-
greso Internacional de la Federación
Aquí la torre es invulnerable. Ame- Ajedrecística, en Gaague, V. Ragosin
naza ya TIAD - 8AD, o bien TlAD - representaba la organización ajedrecísti-
lTD - 8TD. ca soviética. Allí ingresó el ajedrez so-
viético en la FIDE y allí se confirmó
26. C6AD, la decisión de la realización del match-
A1A ! 27. A2AXP,P7D!
torneo para el campeonato del mun-
do. A lo largo de quince años Ragosin
El peón corona dama.
fue el vicepresidente soviético de la
FIDE.
28. D2A, A6A ! Las blancas se En los últimos años la enfermedad
rinden. se acercaba a Ragosin, y las fuerzas lo
abandonaban. Ya no podía presentarse
Ahora, al lector, seguramente se le con éxito en los torneos, pero Rago-
ha hecho comprensible el problema sin encontró una solución: emoezó a
"Ragosin". Personalmente, lo he visto jugar por correspondencia y ganó el
claro después de esta partida. nombramiento de campeón del mundo.
En los últimos meses se debilitaba rá-
pidamente, pero continuó interesándo-
* * * se vivamente por las noticias ajedrecís-
ticas ...
El tiempo de la guerra no le resultó * * *
fácil a Slava Ragosin : soportó el blo-
queo de Leningrado encontrándose en Es de suponer que el lector encon-
las filas del ejército soviético. Poco trará en el libro no pocas cosas inte-
tiempo después de la guerra logró des- resantes. No todas las partidas tienen
tacados éxitos prácticos: conquistó el el mismo valor, eso también corres-
título de gran maestro después de ga- ponde a las observaciones. Pero son
nar el match a Bondarevsky y conquis- partidas de Ragosin; no se parecen a
tó el segundo premio en el torneo en las partidas "corrientes". V. Ragosin
memoria de Chigorin -¡adelantando a no tuvo tiempo de terminar su libro
Keres, Smyslov, Boleslavsky, Kotov, para darlo a la imprenta. Este trabajo
Bondarevsky y Gligoric !-. Al mis- lo terminaron sus amigos; ellos procu-
mo tiempo se hizo acreedor del reco- raron referirse con cuidado a sus ideas,
nocimiento general. a su herencia creadora.

M. BOTVINNIK

- 15
N.º 1. GAMBITO DE DAMA 4 . ...• P3R 6. P3R,
5. ASC, P3A
Rosenthal V. Ragosin
D ! , as1m1smo
Campeonato del Consejo Central de los no daba a las blancas ventajas; por
Sindicatos de la U. R. S. S., 1928. ejemplo, 6. D3CD, D3CD l; 7. P5AD,
D X D; 8. P X D, C5R, ·y las negras, de-
fendiéndose del cerco sobre el flanco
2. C3AR, C3AR de dama, pueden obtener suficiente
contrajuego en el centro.
Defensa rara vez empleada. Actual-
mente se evita por lo general sacar de 6. . .. , CD2D 9. DxA, A2R
esta forma el alfil, ya que las negras de- 7. PXP, PRXP 10. 0-0, 0-0
bilitan demasiado ostensiblemente el 8. A3D, AXA
flanco de dama. Pero es necesario deci-
dir todavía qué es más importante: la La primera parte está concluida. Las
debilitación de la posición provocada blanc2s no han conseguido preeminen-
por la jugada o la solución del proble- cia, aunque están obligadas a decir la
ma del desarrollo del alfil dama. primera palabra. Era imprescindible ha-
cerse con es e momen o e responsa-
Indiquemos que en las partidas Reti- bilidad, comprender el carácter de la
Marshall (Nueva York, 1924) Rubins- posición y llevar la lucha con un plan
tein-Torre (Mariembad, 1925) jugadas preconcebido.

ron un resultado bueno. 11. C2D, T 1R 1 12. TR 1R,

4. C3A, 1 ... Ahora queda claro que las blancas

Mayor simpatía despierta la jugada tal vez fuera preferible 12. TDIR.
4. D3CD, la cual efectivamente ofrece
a las negras grandes dificultades por el 12. . .. , e 1A 1 13. e 1A,
rápido ataque en el punto 7CD.
Probablemente hubiese sido mejor
Las negras se disponen a contestar 4 . jugar 13. TDlD y después P3AR,
. . ., P3R, sacrificando el peón. C3CD y P4R. Por lo visto, haciendo

- 19
su 11 jugada, las blancas no estudia- Llevando el caballo hacia el centro
ron la crisis sobrevenida y se esforza- y preparando D3D para en caso P4R
han por resolverlo. jugar PxP y DxP; el rápido 22 .... ,
D3D condujo hacia un final inespera-
13. . . ., e3R 15. P4A, do: 22 .... , D3D; 23. P4R, P X P; 24 .
14. Axe, AXA CxP, DxPD; 25. CxA, DxC; 26.
DxC!, TxT; 27. DxT, y 28. TxT.
Las blancas todavía confían en la
23. e2D, ... I
Atraía la atención siempre 23. P4R,
redera la intención de las negras. PxP; 24. CxP.

Con la jugada de la partida las blan- 23. . .. , D3D 25. Tl AR, e3A
cas debilitan su centro. 24. e3e, AST! 26. T3A,

. . .. ,
16. P5A, elA 19. TlD, a 26. P3CR rápidamente decidía 26.
17. T2R, T2R ... , Ax P ! ; por eso la jugada hecha
por las blancas es la mejor.
Con las dos últimas jugadas las blan-
cas han preparado la brecha por 4 R ; 26. ... , ese ¡ 21. P3C,
ante su realización hubieran podido re-
cibir la contrapartida.

19. . .. , D4T 1 20. P3TD,

No es posible 20. P4R por 20. . .. '

20 . ... , e2D 21. P4eD, D2A

22. Tl-1 R,

Era preferible en seguida 22. P4R,


P XP; 23. C X P, RIA!, aunque ya en-
tonces, en vista de la debilidad de los 27 . ... , T X P! 1 ...
peones 4 D y 5AR, las blancas tenían
un juego difícil. La desafortunada distribución de las
figuras blancas hace posible una com-
22. . .. , R1A! 1 ... bin2ción final.

20-
28. T2RXT, TXT j 29. D1A, N.º 2. APERTURA l>E RETI
agos1n
30.
C X D, las negras, teniendo la dama y Campeonato del Consejo Central de los
el peón por la torre y el caballo, deben Sindicatos de la U. R. S. S., 1928
ganar
1. C3AR, C3AR 3. P3CR, P3CR
. ... ,
Con la amenaza 30. . .. , T8R.
Así, la jugada anterior de las negras
30. TxT, resulta poco clara. Es más sencillo ju-

No puede ser, naturalmente, ni 30.


4. C3A, P3D 7. 0-0, 0-0
P X A, D 3T + ; 31 R2C, D7T + + ; ni
30. TxA, TxT; 31. PxT, D3T +; 32. S. P4D, CD2D 8. TIC,
R2C, C6R+.

30.... , CxT 1 31. D3T!, DSA! Las blancas se llevan la torre de la


peligrosa diagonal 1TD-8TR, preparan-
De no haber habido esta respuesta do al mismo tiempo un ataque activo
que las negras tenían también a 31. sobre el flanco de dama. Es mejor y
DlCR y a 31. D3AR, las blancas to- rápido P4R.
davía podían haber tenido la contra-
partida; por ejemplo: 31. D3T ! , 8 .... , C4T 1 ...
A5AR: 32. P6A ! , P X P; 33. C5A, etc.
El plan es malo. El ataque ante la
32. PxA, D6A+ I 34. CxP, posición compromete definitivamente a
33. RIC, ese las ne ras. Corres ondía se uir el des-
A 34. C5AD ganaba 34. ... ' P4TR! 21rrollo med1ante 8. . .. , P4R, aunque
esto estaba ligado con la pérdida del
34.... , PXC 38. C6T, C6R ritmo.
3S. CSA D7A+ 39. D2R
36. RIT, DxPSA 40. D2T, 9. P4R, P4AR 1 1O. CSCR, C2D-3A
37. D2C, P3CD
A la 10.... , C3C se hubiera respon-
Si 40. RlC, entonces 40.... , D X P+; dido 11. PxP, PRxP; 12. P5AD,
3.
un contrajuego
gras.
cas hubieran anunciado el mate en
jugadas (42. C7D y 43. D8R). 11. PSR, ese 1 12. P4A!,

40. ... , D8A+ 42. R2T, D4T + + Esto lo considero más fuerte que la
41. DlC, D6A+ ganancia de figuras, a la que yo renun-

- 21
cié en virtud de la siguiente continua- Ahora las negras, después de la que
ción: 12. P3A, C3T; 13. P4CR, PD
xP!; 14. PxC, PxP; 15. C2R, P4R;
16. PxP, PxP, y las negras con dos
mente hasta el contraataque. Sin em-
peones por figura tienen una buena po-
sición. bargo, prosiguió:
Mudrov a 12. P3A indicaba otra cu-

RxC, P5A; 14. PxP5, CxP; 15. 17. TXP, T2D j ...
AxC, TxA; 16. C3T, TxPD; 17.
D2R, AxP, recibiendo tres peones por
No era suficiente en seguida 18.
pués 18. P4AR las negras pierden ca- TxT, DxT; 19. AxT por 19. ..,
lidad. Por otro lado, así o de otra ma- DxP+, y 20.... , DxC.
nera, después de 12. P3AR, incluso

gras hubieran aprovechado sus débiles


18. . .. , DlD 21. PxA, D2AR
19. TXT, DxT 22. P6A, TlAD
figuras, y en aquel tiempo como ahora
20. Px P, AXP 23. A3TD,
estas últimas fue:ra de juego.

12. . .. , D2R J ... La fuerza de esta jugada aparece en


la combinación final.
A la rápida 12.... , P4AD correspon-
dería 13. C5C.
23 . ... , RlT 1 24. DXC,
13. D2R, TlD 15. PCXP, PXPA
14. P4C, P4A
Este nuevo sacrificio conduce a una
rápida victoria.

A3R

26. C7R, TlA

que 27. . .. , A6T, con el consiguiente


T8A.

Las negras se rinden.

22 -
N.º 3. DEFENSA FRANCESA Las blancas no pueden tomar el P 5R,
porque frena su desarrollo y debilita el
A. lllyn-Genevsky V. Ragosin enroque. Referente a la jugada 11. ... ,
P4CD, véase la siguiente partida.
Tercera partida del match.
12. A3C, ... 1 ... ,
Leningrado, 1929-30
Forzando 12.... , PxP y preparando
P4AD, con fuerte presión (ciertamen-
1. P4R, P3R 3. C3AD, ASC
te, oculta de sus alfiles por la diago-
2. P4D, P4D 4. A3D,
nal 1TD-8TR y 2TD-8CR. Naturalmen-
Naturalmente, no es la continuación te, mucho más débil era 12. P X P,
más enérgica de esta variante, pero asi
cxP; 13. nxc, nxn).
la concebía la teoría en aquellos años.

Esta posición teórica se revaloriza en

abierta AR (gracias a la salida de sus


filas del peón negro 5R) les proporcio-
na un continuo y peligroso ataque.
En esta partida se exalta la teoría:
las negras encuentran suficientes re- 12. . .. , P4CD! 1 ... ,
cursos para la defensa de rey, y su
Inesperado y valiente sacrificio del
ventaja sobre el flanco de la dama obli-
peón.
ga al enemigo a continuación a pasar
Las negras limitan el espacio de las
a la defensa.
blancas, y sin transición empiezan aquí
10. A2C, ... 1 ... , el ataque. La toma de piezas para las

Amenazando 11. P3A (lo que antes D X P, P4TD ! ; 14. D4C, D3C ! , con las
10. A2D, CR3A; 11. P3A; después, amenazas A3T o P5T; o 13. DxP,
11. ... , P6R!; 12. AxP, P4CD, y a P4TD; 14. P4TD, A3T; 15. D5Cl't,

pidamente).
(1) O A5AD, si se refiere a las ne-
1 o. ... , CR3A 1 11. P3A, 0-0 gras.

- 23
las negras dominan en el centro y el Fina jugada defensiva que conserva
flanco de dama, cuando las blancas to- la supremacía de las negras. Ahora ya
davía no han terminado su desenvolvi- 20.... , C3C-4D (o 20.... , P5T; 21.
miento. Por eso, las blancas toman el T3A, etc.); 21. T3A, PST; 22. A X
peón 5R, a fin de terminar el desen- C4, C X A; 23. P3AD, llevaría 21 una
volvimiento y comenzar el ataque so- posición perdida; por ejemplo: si 23.
bre el flanco de rey. . .. , P3CR, entonces 24. D6T, ... , y lue-
go T3T; y si 23 .... , P3T, entonces 24.
13. PX P!, AlC 15. C3A, T3C, R2T; 25. AlA ! (amenazando 26.
14. PSR, C4D TxP+ y 27. AxP+); 25.... , TlC&;
26. T3T o A X P, y no hay defensa.

21. T4A, PST 23. T3R,


16. DlA, D4T; 15. Axe, AxA; 16.
C3A, P3A; 16. C3A, P3A!, y etc.
22. T4T, P3T ... ,
No es bueno 23. T4CR, PxA; 24.
. . .. , DxP por 24.... , DxP- (en esto está
el sentido de la jugada 20 de las ne-
Es imprescindible tomar esta medi- gras), con el cambio de la dama y la
da, porque las blancas amenazan des- figura de más de las negras.
agradablemente; si, por ejemplo, en lu-
gar de la jugada e" lft partida hacen 23. PXA 25. Axe, TxA
la 16. . .. , TDlA, entonces se respon- 24. T3C, P4A
dería 17. C5C, P3CR; 18. 0-0, P3TR
(de otro modo, D3TR, con la amena- Demasiada rapidez, dejando escapar
za del mate y el sacrificio en P3R, re- la merecida victoria. Ganaba la modes-
solvería rápidamente); 19. CxPR, y ta jugada 25 .... , RlT!, procurando in-
así sucesivamente. mediatamente unas cuantas amenazas;
por ejemplo: 6. PAXP, SA; 27.
17. DXA, TD1A 19. TDI R, P4TD T3A, TxA, y 28 .... , DxP-; o 26.
18. 0-0, C3C 20. DST, A2D, P5AR ! ; 27. T3D, P xP, etc., con
la situación fácilmente ganada.
Es más fuerte 20. D4C, pero enton-
26. TXT, P7C 1 27. Dl D,
ces las negras se defienden fácilmente
del ataque, y gracias a la línea abier- Esto conduce a una rápida derrota,

C3C-4D!; 21. T3A, P5T; 22. Axe, lo que hubiera formado la producida
C X A; 23. T3CR, P3CR; 24. P3A, prolongación en la partida.
D2R, y así sucesivamente, con el con-
siguiente doblamiento de torres por la 27. . .. , CSA I ...
línea AD.
Las negras llevan el plan concebido
20. . .. , D2D! J .... por ellas relacionado con el sacrificio

24-
de la calidad y no se dan cuenta del N.º 4. DEFENSA FRANCESA
triunfo que galanamente alcanzan por
a ormu a 27 .... , P5C!; 28. T3CD agos1n
(si 28. P X P, entonces 28. . .. , TI T) ; 28.
... , PxP!; 29. TxPT (no 29. TxPC); Quinta partida del match Leningrado,
29 .... , DID ! , y ahora 29.... , CSAD, I929-30
espués de lo cual las blancas están
indefensas de TlTD o TlCD. 1. P4R, P3R 7. A2R, PXP
2A
28. T3CD, D2R. 1 ... 3. C3AD, ASC C2D
4. A3D, P4AD CR3A
5. P3TD, Axe+ 11.
P5A

Todo esto ya estaba en la tercera


29. T4-3T, ... 1 partida del match. Los dos jugadores
emp ean vo untanamente esta varian-
Esta equivocación resulta ya fatal. te, ya que ca da cual está convencido
Iguala la jugada 29. T4AR, TI TD, y de la fuerza de su formación y desea
ahora no 30. T4-3AR (10 que parecía demostrar su bondad. Pero he aquí
único a las negras) por 30.... , T X P;
31. TxT, DXT, y ganan; si no, 30. 11. ... , P4CD ! ...
DlC, con la siguiente vuelta de la ca-
lidad en 2CD. Apenas si esta inesperada jugada
puede sorprender al contrario, el cual
está preparado para esta u otra sor-
29. ... , D4C! J 30. TR3AR, presa. El motivo del sacrificio es el
mismo que en la tercera partida del

D8AD, con la amenaza de C6R ! de otra manera: ll .... , 0---0; 12.


A3C, P4CD!; 13. PxP, A2C; I4. P5R,
30.... , C7D ! 31. P4TR, etcétera, lo cual, unido a la columna

En caso de 31. T3CR, decidía 31. ... , nas posibilidades en el flanco de rey.
CxT!; 32. TXD, C8A!; 33. T3C, Ahora, las blancas están despojadas de
P8(D), y en caso de 31. T X P, 31. ... , la posibilidad de semejante continua-
XT +; 32. nxc, OSAD+. ' 1
eso está la gracia! Las negras entor-
pecen el ataque con P4R, y gracias al
31. ... , CXTA+ 34. T2A, P5C!
nulo ataque de los alfiles blancos so-
32. TxC, D8A 35. P4T, T1D
bre el flanco de rey se posesionan del
33. TlAR, D6R+ 36. DlC, TXP centro.

Las blancas se rinden. 12. AXPCD, D4T ! ...

25
Era totalmente posible también 12. ra), ya después de estar hecha. Sin em-
... , TleD; 13. P4AD, P3TD; 14. bargo, es la jugada más difícil de toda
Axe+, AxA; 15. A3A, A4e. la partida.

1 3. 0-0-0, .. . 1 16. P5R, ... 1 ...

Parece demasiado arriesgado, pero En caso e 16. D IR, las negras es-
en realidad es una fortísima continua- pués 16.... , D3C; 17. P4TD, AxA;
ción, como lo demuestran las siguien- 18. PxA, P3TD, tapando la línea, re-
tes variantes: cibú:n suficiente defensa, y en caso· de
16. Ax.A, DxA; 17. P5R (no 17. P5A,
l.13. Axe+, AxA; 14. D2D (de- en vista de 17 .... , D2e!), las negras
fendiéndose de la amenaza TeD). ganaban con el siguiente procedimien-
to no carente de picardía : 17. . .. ,
13. A4A, TleD; 14. A3e, A3T;
ll. C3C!; 18. Pxe, exP; 19. D4C,
15. D2D, 0-0, con el lejanísimo P4R P3CR; 20. D5C, TxA! (no se puede
o h2cer lentamente); 21. D6T, T8C + ! ,
con mate en dos jugadas.
III. 13. PxP, ... , sencillamente mal
a causa de 13 .... , TlCD; 14. Axe+, 16. ... , AxA 1 17. PxA,
Ax A; 15. TleD, TxA, y 16. . .. ,
DxP+, con la ganancia de la pieza. La continuación 17. PxC, A3T: 18.
PxP, TR-lAD, etc., iba asimismo en
13. . .. , TlCD 1 14. P4AD, favor de las negras.

Así otra vez lo mejor. En el caso de 17. ... , C4D 1 19. T2D,
14. A4A, 0-0!; 15. PxP, C3C; 16.. 18. P4AD, TR-1 AD 1
A3C, A3T; 17. P4AD, TR-lAD, las

lumna AD las blancas no se libran del


14. ... , 0-0! ataque; por ejemplo: 19. RlC, C4-3C
(o 19.... , C6AD+; 20. Axe, DxA;

plan de ataque y medios para llevarlo 23. e3A, TxPeD+; 24. RlT!, T6A;
a cabo; el ponerlo en práctica se fre- 25. T2D, TxP+); 20. DlR, exPAD;
na por no estar enrocado el rey, y por 21. D X D, e X D; 22. P4TD, e3A, con
un uer e a aque. e as
la pérdida del segundo peón. blancas en la partida parecería que
oblicuamente defienden al peón, ya que
15. Px P, A3T 1 ... el 19.... , TxPCD, o 19.... , DxPCD,
corresponde 20. T2A con el ataque so-
Tal vez esta jugada es capaz de pa- bre dos figuras, pero así y todo ...
recer natural y, todavía más que eso,
sugerente (tal nos parece incluso aho- 19. ... , TxPCD! 20. T2A,

26 -
RJC, C3C; 27. R2T, P3CR, y más ade-
lante C5A, con un final cercano.

22. D2A, . . . 1 ...

Es una equivocación que acerca el


esen ace en unas cuantas Juga as se-
guramente por can~ancio de la tensión
e a uc a. La vanante mas importan-
te que las negras tienen en cuenta des-
pués de su 21 jugadas es: 22. C3A,
D8T+; 23. TIC, DxT+; 24. RxD,
6A + ; 25. R2A, C X D; 26. P3C ! ,
CxP!; 27. cxc, TxP+; 28. R3D,
CxP+, etc.

20 . ... , TXA! J ...


. . ... , +
23. D2D, TX P+ ... ,
Golpe mortal, despojando a las blan-
cas de toda posibilidad de resisten- Las blancas se han rendido en vista
cia. La presencia de la combinación de 25. RID, C6R+; 26. DxC, D X D;
forzada en la actual posición está ple- 27. TxT, D6D +.
namente fundada, toda vez que las
blancas hasta ahora no habían termi-
nado su desenvolvimiento.

21. TXT, . . . 1 ... ,


N. 5. APERTURA DE PEON
0

a orna por r
como lo demuestra el
sis: 21. RxT, TIC+; A. lllyn-Genevsky V. Ragosin
puede 22. R2T a causa de 22. . .. ,
Novena artida del match. Lenin rado,
X y a con inua-
1929-30
ción T6C); 22 .... , DxP+; 23. R2D,
D4T + ; 24. RIA, D8T + ; 25. R2D,
DxP+; 26. D3D, DxD+; 27. R X D, 1. P4D, P4D J 2. C3AD,

Esta tentativa se aparta de la juga-


21. ... , DX P j ... , da habitual y es dudoso que pueda ser
recomendada, aunque en nuestros tiem-
Estaba igual de bien (¡y tal vez me- pos se encuentran maestros que prefie-
jor!); 21. ... , TxP+ ! ; 22. DxT, ren esta variante de salida.
D8R+; 23. R2A, C6R+; 24. RJC,
CxPAD; 25. RXC, D8AR+; 26. 2. . .. , C3AR ] 3. ASC, P4A

- 27
La teoría considera como fuerte 3. Para posesionarse de los cuadros de
. . . , P3A. las negras en el centro .

4. C3A, 1 ... 13. ... , P5R 15. A4T,


14. C4D, A2D

Con la amenaza AJC, pero las blan-


. .. -, ticas de las negras. Era imprescindible
15. D2R (15 .... , DJC; 16. A4T, o 15.
Era forzoso. No se podía 5. CxC en
... , PJTD; 16. Axe. PxA; 17.
vista de 5.... , P XC, con la ganancia
del P4D.
rece preferible.

5. . .. , PXP 1 6. CRXP, CxC


15. . .. , e X e! 1 16. A X A, eX p
Quizá un gran maestro contemporá-
Naturalmente no 16.... , DXA, ya
nea hubiera preferido jugar 6. . .. ,
que después 17. A XC, y las blancas
CxA.
obtendrían una posición ventajosa a
resultas de la debilidad del cuadro 4D
1. Axe, P4R 1 ... y del peón negro de dama.

Las negras, con ventaja, ocupan el


17. Ax PA,
centro con peones.
Por lo visto en esta jugada las blan-
8. C3C, C3A 11. D5T, 0-0! cas tenían puestas todas sus esperan-
zc.s. Efectivamente, produce la impre-
10. A5C, A3D
sión de que las negras han equivocado
No se podía 12. AXC, PxA; 13. el cálculo. Amenaza DxP+, y no se

do una pieza. Era arriesgado 12.


0-0-0. 17. . .. , TXA! 1
1
...

12. . .. , P4A En esto estaba la idea de una com-


binación para responder las negras. La
Se debilita el cuadro 4R y prepara finura de su sacrificio se pondrá en
a las blancas el contraataque. Era obli- claro desde muy lejos.
gatorio 12. . .. , D2A.
18. D X T, CX P 20. D7 A,
13. P4A!, ... 1 ... 19. D6R+, R 1T

28 -
21. DXPCD, TlCD j 23. TXC, D2R!
22. D7D, CXT 24. DXD,

Forzoso. Se pasa al final de la parti-


~-~ da, cuya posición es mala para las blan-
~ cas. Pero después del retroceso de la
dama los amenazadores peones 4D y
SR se mueven sin detenerse; or e ·em-
plo: 24. D4C, A4A+; 25. RlT, P5D;
26. AIR, TXP, etc.

24. . .. , AXD 27. R3R, R2A


25. TlD, T1D 28. A4D, P4C!
26. R2A, R1C 29. AXP,

La caza con el eón es ino ortuna


Ahora se esclarece el sentido que aquí. Hubiera sido mejor 29. PSA con
encerraba la jugada 15 de las negras contraataque.
y el sacrificio de la calidad. La T 1AR
no tiene buen terreno para la retirada. 2 9. . .. , P X P+ 31. A4D,
Además de eso, los peones 4D y 5R 30. RXP, R3R
han adquirido inesperadamente fuerza
amenazadora. Verdaderamente aquí ha-
bía una jugada interesante en la dispo-
sición de las blancas: 20. P5A, la cual
ofrece una práctica contraofensiva. Por
lo visto, después de 20 .... , A4A; 21.

PxC, P5D; 24. PxP+, RxP;


TIAR, D4C; 26. D7D +, RIC; 27.
D6R +, la partida termina con un ja-

y etcétera.

20.... , DlAR 1 ... 31. . .. , T1CR

Este modesto cambio de dama mues- Sucesivamente concluye el plan del


tra la auténtica valoración de la posi- juego. Las blancas están ahora inde-
ción de las negras. fensas.

- 29
32. P4CR, ... 1 ... N.º 6. DEFENSA CARO-KANN

No se podía jugar, claro está, 32.


T2D en vista de 32 .... , A4C+, o 32. Torneo de maestros
P3CR, A4C+; 33. R4C, A6R+; 34. Leningrado, 1930
RST (3TR), AxA; 35. TxA, R4R,
con anancia, ya que uno de los peo- 1. P4R, P3AD 3. C3A, C3A~

nes negros centrales corona en dama. 2. C3AR, P4D

Ahora esto está reconocido como in-


32. ... , A3D+ 34. P4TD, suficiente. Normalmente se juega 3.... ,
ASC.

La última esperanza concluye con un 4. P5R, C5R 1 ...

qm correspon
te 4 .... , CR-2D.
34 . ... , AX P 36. TXA,
35. P5T, A8CR+ 5. C2R, 1 ...

Original maniobra (¡para aquellos


Contando con los pasos rápidos de tiempos!), preparándose a rechazar al
los peones TD y CD. Perdía 36. R2R caballo enemigo y el refuerzo del cen-
en vista de 36 .... , AXA; 37. TX A, tro por medio ele P4D y P3AD.
T7CR+, y después 38 .... , TxP, con
5. . .. , A5C 7. P4D, C3R
una victoria fácil.
6. P3D, C4A

36. . .. , TXT 39. P4C, P5T A pesar de sus viajes en cuatro ju-
37. P6T, P4T 40. P5C, P6T gadas el caballo no encuentra un buen
38. P7T, TIC 41. A5R, acomodo. En 3R cohibe la masa de
7 C4-2D
o 7.... , CSR, era naturalmente mejor.
Para desde lo lejos, ante el movi-
miento del peón CD, colocarlo en 8CD 8. P3A, P3A 1 9. P3TR, Axe
con ja ue. Pero las blancas descuida-
ron aquí un pequeño detalle. El cambio ofrece a las negras acabar
con suerte su desenvolvimiento, ya que
después de 9 .... , A4T; 10. C3C, A2A;
41. . .. , RXA ! 42. P6C, T7C!
11. A3D, las negras no podrán desen-
volver el flanco de rey sin una percep-
Las blancas se rinden. ¡El mate es tible debilidad en la posición. Verda-
inevitable! deramente el precio del cambio -la

30 -
,,.., did;i del alfil blanco y la abertura 19. C4D, 0-0-0 1 ...

1111co resulta pequeño. Así, las negras han conseguido afor-


tunadamente eludir un peligro directo
10. P·xA, PX P 13. A3T
y ya amenazan aminorar sus debilida-
CD1A
12. P4AR, P3CR 15. PST!,
des con la jugada C4A.

Es importante para las blancas con-


st:rvar la iniciativa, ya que un ataque
~¡ n preparación no fortifica nada ; la

pida retirada del rey a un sitio segu-


ro: por ejemplo: 15 .... , D2A; 16.
P X P, PXP.; 17. DJD, 0-0-0; 18.

picz;:.

15. . .. , C2C!
1
...

La única jugada defensiva.

16. D3D, P3R


1 ...
Si 16. . . .' CxP, entonces 17. A4C. 20. P4T, 1
...

17. PXP, PXP 18. A3R, Comienza una nueva fase de la lu-
cha. Resulta que las negras no tienen
Debilitando el flanco del rey ene- todavía dominadas todas sus dificul-
migo, las blancas se preparan a cubrir tades. Las blancas imposibilitan el mo-

fin de dedicar todas sus fuerzas a de- gras, con el fin de pasar al aprovecha-
molcr al enemigo. miento inmediato de la debilidad en
dicho flanco.
. . .. ,
20. ... , C4A 23. PST, P3T
Entorpeciendo el enroque largo. A 21. P4C, D2A 24. R2R,
18.... , D2A correspondería 19. A5A, 22. C3C, C2D
C4A; 20. AXC4, PxA; 21. A6D,
D2D; 22. 0-0-0, y después P4A, Amenaza ahora TDlCR, y como lo
con un juego estupendo. ha demostrado el minucioso examen

-- 31
después de la partida, las negras no N.º 7 DEFENSA SICILIANA
tienen una defensa satisfactoria; por
ogos1n
ejemplo: 24.... , TD-lAR; 25. TDlCR,
P4CR; 26. AXC, TXA (26 .... , PxA; Match de profesionales de la Unión
27. P6R!); 27. C4D, TxC (o 27 .... , Moscú-Leningrado, 1930
PxP; 28. CXT, CxP; 29. TXA,
T X T; 30. T8C + ! , R2D; 31. T7C +, 1. P4R, P4AD 4. CxP, C3AR
Rl D; 32. A6C, ganando en menor me- 2. C3AR, P3R 5. C2D,
3. P4D, PXP
dida la torre); 28. TxP!, con muchas
amenazas. Esta continuación es rara vez em-
pleada en la práctica de los torneos; a
24. ... , AlA 26. TXT, PCXA las negras, probablemente, les corres-
25. Axe, TXT 27. T7T, P4A pondía jugar 5.... , P4D; 6. PSR, CR-
2D; 7. C2-3A, C3AD, etc.
Las negras no tienen con qué mo-
5. . .. , P3D 8. 0-0, A2R
verse; con el sacrificio del peón ha-
6. A30, C3A 9. P3CD, o-e
cen el último intento de conseguir al- 10. A2C, C2D
7. CxC, PXC
gún juego.
Con la idea completamente clara de
28. AxP, D3A j ••• enfrentar el alfil 2R a su peligroso opo-
nente el alfil 2CD, reforzando con el
cambio el flanco de rey. Pero ante la
En el análisis se percataron de que
aparición de esta buena idea de posi-
la continuación 28. . .. , AXA; 29. ción, las negras no se dan cuenta del
C X A, D3A, hubiera prolongado algo lan de las blancas.
la oposición.
11. P4AR!, ... 1
29. C4D, D5T 31. CxT, D7T+
Las ne as no se dan todavía cuen-
ta de las fuerzas del enemigo y caen
en una situación sin salida.
No hay salvación. 32.... , AxP de-

R2D, D7T + ; 34. D2A.


Por lo visto estaba bien ll .... , A3T;
12. P4A, A3AR? (12. AxA, D3C+ y
33. D2A, DST+ 35. PXA, D X A); 12. . .. , P4R, con posibilidad
34. R2R, DSCR de una obstinada defensa. Después de
la jugada en la partida la catástrofe se
Las negras se rinden. decide muy pronto.

32 -
11. 15. . .. , C4D; 16. AxP+ !,
17. D5T+, RlC; 18. AxP!,

19. D5T +, RlC; 20. D8T + +.

No obstante, las negras tenían una


quinta continuación -la cuarta suce-
dió en la partida-, ante la cual el

15.... , P4R!; 16. AxP, C4D; 17.

16. TXC!, PxT 17. D4C+, RIA


El sacrificio del peón que defendía
dos piezas y la abertura de la línea a (Si 17.... , Rl T, entonces 18. D4TR).
las blancas para el ataque.
18. A3T+, T2R 20. RIT, RIR
12. ... , PxP 14. ex A+ I cxc 19. AxPT, D3C+ 21. TID,
13. C4R!, PXP 15. TXP,
Las negras se rinden.
Con el resultado del sacrificio del
peón las blancas han obtenido una po-
...;jción ganadora. Los amenazadores al-
files blancos, la torre sacada al com-
bate y dispuesta la dama para el ata- N.º 8. DEFENSA GRUNFEL[)
que (D5TR y D4CR) se equipan fácil-
mente con el caballo, único defensor V. Ragosin P. Romanovsky
del flanco de rey de las negras.
Torneo de maestros.
. 15. . .. , TI R j .•.
Leningrado, 1932.

Esta jugada lleva muy pronto al ma-


t c. Lo mismo sucedería después de
1. P4D, C3AR 4. C3A, A2C
otras continuxiones; por ejemplo: 2. P4AD, P3CR 5. D3C,
3. C3AD, P4D
l.15.... , D3C+; 16. A4D, P4A;
17. Axe, PxA; 18. AxP+, RxA; En esta partida, la jugada D3C fue
19. D5T+, y 20. T4CR++. empleada una de las primeras veces

- 33
KI
en esta variante. Desde entonces ha co- 12. ... , P3R 1 13. 0-0, T1R
rrido mucha agua; pero ella, la varian-
te, continúa siendo un arma amenaza- Si 13. ... ' C2A, entonces 14. D6
'
dora. ganando el peón.

s. . .., P3AD 1 .. . 14. A5C, 1


...
Ahora está reconocido que una for- Obligando a la torre a retroceder a

vez, las blancas tenían que contestar


ahora 6. PxP. Después de las siguien-
tes jugadas de las blancas el juego de-
. .- ..
15. T2A, D3C j
6. P3R, 0-0 1 7. A2D, P3TD
Relativamente mejor. Hasta qué pun-

es más fuerte 7.... , P3R o incluso gr2s, lo demuestra la siguiente varian-


... , PJCD. te: 16 .... , C2A: 17. D3T!, AlA; 18.
DXT ! , AXD; 19. TxC, ganando un
8. P4TD, P4TD 1 .
alfil más y la partida.
¡Triste necesidad! Las blancas se
ven precisadas a desenvolver las piezas
del flanco de dama con rodeos. A 8 .
... , PxP; 9. AxP, CD2D hubiera co-
rrespondido 10. P5T ! , y se restringe
más el movimiento de las piezas negras.

Aquí era erróneo 9. AJO, ya que


después 9.... , CJT; 10. PxP, C5CD ! ,

9. . .. , 11. CxC, PxC


I

Aparte de ser totalmente comprensi- 17. CS R, ... \


ble el deseo de ocupar la línea abier-
ta, esta jugada es más fuerte, porque Llevando al juego la última pieza. Las
impide la maniobra C3T-2A-1R, ya que negras se ven obligadas a cambiarla sin
después de 12 .... , C2A: 13. T5AD demora, como lo demuestra la siguiente
uno de los peones (4T o 40) perece. variante: 17 .... ,AlR; 18.T8A,TXT;

34 -
1•1 T 'T. AJA (no es posible 19 .... , Conduce hacia un curioso final.
Hit\ por 10. AxA); 20. D3T, C2A;
: 1. /\ ~< A, C X A (de nuevo la única, 30. P X P,
, .• 1 que 21. ... , TxA; 22. TXT, CxT; 31. T7A, P4R
.' I_ 1>8A + pierde la pieza); 22. C7D ! , 32. T7R, T3D
T .·e: 23. TxC+, D3D (o 23 .... ,
TH>: 24. P4R y ganan); 24. DXD, Naturalmente, no 34.... , C X P; 35.
Tv D: 25. AxP, T3T; 26. A4C, T7CR++.
T ·~ P; 27. A3T, y ganan. Estas varian-
1t·-, demuestran lo imprescindible de 35. P7e!, 1 ... ,
lo ... cambios.

17. . .. ' Axe 19. DXA, DxD


18. PxA, AXA 20. PXD, ese A 35. . .. , P X A corresponde 36.
TxC, T3CD; 37. T6D+.
1lacia este final de partida iban las
hL1ncas, haciendo su jugada 17. No de las negras fue aprovechada por las
ohst;mte la posición de los peones un blancas muy consecuentemente.
t.mto deficiente, el final de la partida
l''-.t.1ba en favor de las blancas: dispo-
11en de la única línea abierta, y sus
picz;1s gozan de absoluta libertad, cuan-
dll Lis negras no pueden poner en jue- N.º 9. DEFENSA ESLAVA
go el caballo sin sufrir pérdida.
V. Ragosin A. Samijovsky
21. T8A+, TXT 23. A3A,
22. TxT+, R2e ... , Match Leningrado-Kiev, 1932

Amenazando T8TD y después T8CD. 1. P4D, P4D 4. C3A, PXP


2. P4AD, P3AD 5. P4TD, A4A
23. . .. , PSD 1 ... 3. e3AR, e3AR 6. esR,

Lis negras ceden el peón, para obte- La continuación se aprovechaba de


11e :· la contrapartida. Las tranquilas la gran popularidad del tiempo del
contmuaciones llevaban hacia la pér- match Alekhine-Bogoljubov, 1929. No

TXCD, T2A; 25. RIA, C7T; 26. A4D, PJR; 7. A5C, A5CD; 8. P3A, P4A!,
T'i/\ + : 27. R2R, T7 A+ ; 28. R3A, atacando rápidamente el centro de las
<·x/\: 29. TXP y a continuación T6A. blancas, logran una partida igualada.

24. AXP, C4D 27. P4eR, P3T 6. . .. , CD2D 9. Px P, CxP


25. P6e, T2D 28. R2R, R3e 7. CXP4A, D2A 10. A4A, TlD
26. RlA, P4C 29. R3A, P3A 8. P3CR, P4R

35
Ahora puede encontrarse esta varian- 18. D4D+ !, ... 1 ...
te en todos los manuales; lo correcto
aquí es 10.... , C3-2D. El cambio de damas daba a las ne-
gras un final de partida; por ejemplo :
11. DlA, C3-2D 18. DxD, AxD; 19. P3C, C6T!; o
19. P4CD, R2A; 20. A2C, TlD, etc.
Ante 18. DXP, D3D!; 19. P3A, R2A,
jor aquí 11. ... ' A3D; 12. CxA+,
el ataque de las negras es dudoso que
fu era rechazable.
12. AxC, CxA 14. CxA+, 18. . .. , R2A ! 19. A2C,
13. D4A, A3D
e una 1mper ona e
Eso es malo. Ciertamente no hubiera
ligereza aquí 19. P4R, ya que después
sido mejor 14. C XC por la contesta-
de la respuesta 19.... , C4R! la debi-
ción 14.... , A3R!, pero se podía y
litación de los cuadros 3AR y 30 se
debía u ar 14. DXA C C· 15.
ana a conocer en segm a.
D4R+, C4R: 16. P4A, 0-0; 17.
P XC, A X P, y en las blancas tienen
una pieza por peón. Yo rechazé esto
19. . .. , Tl D j ...
contando con que después de 18. A2C,
A las negras les correspondía, ahora,
TR-lR me veré obligado por la deses-
pensar en la defensa jugando, ante
perada posición del rey. No obstante,
todo, 19.... , RlC.
en la actuación, continuando 19. D2A,
D3CD; 20. TlD o 20. TlAR, las blan-
20. DxPT, A6T 1 ...
cas rápidamente tenían la posibilidad
de acercarse al aprovechamiento de la Se hace necesario apresurarse con el
superioridad material. cambio del alfil blanco, el cual podía

14. •• ·1 oxc 16. TXT+, RXT


. .. , C X P; 21. 0-0, A6T; 22. TlAD ! ,
15. TlD, D3R 17. D3R,
AXA; 23. ese+, o 22 .... , CSA; 23.
Salvándose de 17. . .. ' C6D+. ese+, RXC; 24. DxP, RJD; 25.

17. . .. , C5A 1 desastre.

Contiene en sí unas cuantas amena- 21. 0-0, AxA 1 22. RxA, D4R

queda patente, no impide a la~ blancas Después de esto las negras se que-
concluir con éxito su desarrollo. Mu- dan sin el peón ante la desesperada po-
cho más conveniente para las negras sición del rey. Sin embargo, no era
era otro plan: 17.... , R2A; 18. A2C mejor 22. . .. , C X P en vista de 23.
(18. DX P, C6A+); 18.... , RlC; 19. P5T ! , D6C; 24. P6T; por ejemplo:
0-0, P4TR ! , y el rey blanco, antes 24.... , DxC; 25. DxP+, RJD; 26.
que el enemigo, caerá bajo el ataque. PíT, D6T; 27. TlCD, etc.

36 -
23. TlA, D4eR 1 24. T2A, 28 . ... , DXPCD 1 ...
1

as ancas preparan una pequeña !ancas an


combinación. preparado la respuesta: 29. D X P +,
DxD; 30. T4D+, R3A; 31. PxD+,
24. ... , D4AR 1 ...
R X P; 32. T7D, con un claro triunfo.
Las blancas rodean con fortuna el 29. T7A+, RlR 33. P6T, P5e

31. DxP+, RIA 35. P7T, D3CR


blancas ganan.
32. P5T!, P4e
25. P4R, D4R

A 25 .... , D3A decidía 26. D5A, con


la amenaza D XC o C5D +. La jugada 36. D4A, TlTD 37. T8e,
de las negras en la partida lleva a un
curioso final.
La inevitable pérdida de la torre o
de la dama 37 .... , TXP; 38. D4D+,
D3AR; 39. T8CR+.

¡Partida no irreprochable, pero inte-


resante!

INDIA DE REY
V. Ragosin M. Yudovich

Match Leníngrado-Moscú, 1933

26. ese+!, . . . 1 ...


1. P4D, e3AR 4. A4A, 0-0
e a posicion
de las blancas del se- 3. e3AD, A2e
gundo peón.
Las últimas jugadas de bs negras ad-
26 .... , Pxe 28 Txe, vierten el cambio del alfil 2CR.
27. D5T +, R2D
6. e3A, P3D 8. A2R, P3e
Bonita situación. 7. P4R, eo2D . .. ,

37
Jugada sospechosa, ya que implica ahora 17.... , AxP; 18. C6A, AxC;
en el campo de las negras una debili- 19. A X A, ganando calidad.
dad determinada en 3CD que antes ha-
bía jugado su papel. Ahora todos sa- 17. . .. , C3A J 18. P4A,
ben que en análogas posiciones el alfil
Sencillo y claro. Otra continuación:
en 2CD no tiene nada que hacer. No
daba nada 8. . .. , P3A; 9. P5D, C5C;
AXA, TlCD; 21. A4T también era
10. 0-0, C2-4R; 11. P3TR, ex e+;
12. Axe, C4R; 13. A2R, y después
A3R, P4AR, con la fuerza de la ini- 18. . .. , C4T J 19. A6TR!,
ciativa. Respondía más que nada al es-
píritu de la defensa escogida por las Las blancas ya tenían aquí en cuen-
negras y, probablemente, lo mejor era ta la combinación de mate por la oc-
8. . .. , P3A; 9. 0-0, D2A, y después tava horizontal, la cual finalmente se
P4R. logró llevar a cabo.

9. 0-0, A2C 11. TR-1 R, C4A . . .. ,


10. PSD, P3R 12. A3D,
Parecía que las negras se habían li-
brado de la opresión. Y, efectivamente,
Defendiendo el peón 4R para preser-
todavía un pequeño respiro y peor para
var la parte abierta de la línea AD.
ellas después. No obstante, como suele
Sin embargo, y después de 12. AlA,
suceder con frecuencia, la preferencia
PxP; 13. PxP, C5R; 14. CxC,
de posición conduce a una combina-
CxC; 15. D2A, P4AR; 16. TDlD, las
blancas hubieran tenido mejor juego. ción decisiva.

21. AXA, e xA 1 22. C6A, P4C!


12 •... , P X P j 13. PADxP, P4CD
La mejor posibilidad práctica. De
Eqmvoca e cam 10, ningún modo no era mejor 22. . .. ,
que determina rápidamente la ventaja TxT+; 23. TxT, P4CR; 24. C7R+,
de las blancas. Más difícil hubiera sido Rl T; 25. C5A, TlCR: 26. D4R, DlD !
el problema de las blancas después de (mejor; si 26 .... , C5A; 27. A7C+,
13 .... , P4TD. TXA; 28. D8R+, TlCR; 29. DXT+
y 30. T8R + +); 27. C7R, y ganan las
14. AXPC, CRXPR 1 15. D2A!, blancas.

s orzoso e io para
eludir pérdidas
Y así, las blancas ganan Ja calidad,
15. ... , Axe 17. C4D!, pero el alfil perece. Ciertamente, las
16. PXA, T2R blancas ganan con facilidad dos peo-
nes; por ejemplo: 24. D2C, C3D; 25.
Las piezas blancas se dirigen hacia P5A, C4A; 26. DxP, CxA; 27. Dx
el punto 6AD. Mal; naturalmente,. es P A, pero entonces las negras replican

38 -
28. TD1 D, ... 1 ... ,
te de estar el
( · 5C fácilmente se rechaza con la ju- El cambio de torres abre el camino
gada P3AR. Esta situación, en cone- al peón AD a dama. Claramente malo
xión con la presencia del alfil en 6T y es 28 .... , TXT; 29. TxT, CxA; 30.
con la amenaza del mate or la octava D8D+, y después del cambio de da-
línea, ayudó a las blancas a encontrar ma Ja jugada del peón AD decide.
la combinación final.
. . .. ,
24. D2C, C3D j 26 D7C!,
25. P5A, Sacrificio concluyente en efecto. La
C4A 1 ... ,
respuesta de las negras es forzosa, ya
ancas con ntmo ocupan a sep-
l ima horizontal e inutilizan el peón T8R + +. El alfil 6TR está todavía
2AD, después de lo cual sus peones vivo ...
en 5AD y 5D deben decidir la partida.
. ... ,
26. . .. , T 1 D i 2 7. D X PA, T X P
O 30 .... , TID; 31. TIC!, C2C; 32.
Rápidamente perdían las negras des- T8C, T3R; 33. TXT +, CXT; 34.
pués de 27 .... , CxA; 28. TD-ID, D7D!, DxA; 35. P7A!, y ganan.
CSA: 29. DxPR, DxD; 30. TxD,
P3A; 31. T4R, TxP; 32. TxT, CXT; 31. ose+, DlA 1 36. PSA(D),TXD
33. P6A, R2A; 34. T4D, C2R; 35. 32. P7A, TSAD 1 37. TxT, R3D
P7A, etc. 33. Tl D, C3A 1 38. TSTD, C2D
34. DxD+, RxD j 39. TXP,
Ahora, uno de los peones peligrosos
35. TSD+, R2R 1 ••• r
está inutilizado y el alfil 6TR tiene
que sucumbir rápidamente. las negras se rinden.

N.º 11. DEFENSA


NIMZOINBIA
N. Riumin V. Ragosin

IX Campeonato U. R. S. S.

1. P4D, C3AR 4. D2A, P4D


2. P4AD, P3R 5. P3R, 0-0
3. C3AD, ASC 6. C3A, C3A

Este desarrollo del caballo, que im-


picle P4AD, contradice la habitual ma-

- 39
nera de interpretar las defensas de AXP, CxPCD; 12. AXA!, C5-4D:
Nimzowitch y aparece como principio 13. D2A, C X A; 14. P4R, y la debili-
de un sistema preconcebido convertido d;.;d de los peones del flanco de dama
en la vieja denominación defensa de se dio a conocer.

si esto resulta, entonces buscar el con-

sucedió en la partida actual. pero las negras pueden pararlo. Por eso
era bueno 10. TlCD.
7. P3TD, Axe+ 1 8. DxA, A2D
. . .. ,
Preparación para un juego activo en 11. P4TD, P3A! 14. P6C,
el flanco de dama. 12. A3T, TlR

Pensé 8.... , C5R, pero aquí era sen- No está suficientemente justificado
cillamente malo. En la partida V. Ma- el sacrificio del peón. Después de 14.
kogonov - V. Ragosin {Tbilis, 1934), AxP, PxP: 15. PxP, C4D: 16. D3D.
las blancas consiguen un juego acep-
después de 8.... , C5R; 9. D2A, A2D;
table.
10. A3D, las negras se vieron obliga-
das a volver con el caballo a C3AR, 14. . .. C4C j ...
ya que P4AR les llevaría hacia una sig-
nificativa debilitación del centro. Al lado de esta situación efectiva,
ofrecía mejor juego a las negras el sen-
9. P4CD, 1 ..• cillo 14.... , CIAD, con el consiguien-

Esto permite a las negras empezar


rápidamente el contraataque. Resulta 15. P XC, PXP 16. CSR,

de 9. A3D, a lo que yo iba a responder Las blancas, tarde o temprano, se ve-


rán obligadas a ceder la pieza sacrifi-
P4TD, y si 10. 0-0, entonces 10. . .. ,
cada. Pero el momento más cómodo
P5T y después C4TD-6C. para eso era precisamente ahora. Las
negras, después de 16 AXP, PxA; 17.
9 .... , P4TD! j ... D X P, TlAD, y luego AJA, consiguen,
ciertamente, una posición muy sólida,
En la partida Flohr-Romanovsky pero no conservan la supremacía ma-
(Moscú, 1935), las negras hicieron una terial.
original pero poco efectiva maniobra:
9 .... , PxP: 10. AxP, P4CD; 11. 16. . .. , f5C! 1 17. Dl A,

40-
T3T, pero las negras conseguían de
nuevo la superioridad material.

18. . .. , TJAD 1 ...

es todavía más fuer-

De otra manera las negras refuerzan


sus peones con la jugad¡¡ 19.... , C4D.

19. . .. , PxA 1 20. TXP, A3T!

Si <ihora 20. . _., 040, es mala por


21. AJA.

A 17. A X PC correspondería 17. . .. , 21. 0-0, . . . 1 ...


C4D y 18 .... , CxA, después de lo
Las blancas no pueden evitar la pér~
cual las negr<is ganarían por lo menos
dida del peón: por ejemplo: 21. AJA.
un peón.
C4D!: 22. Axe, PxA: 23. 0-0,
T3R y luego P3A y Tl-3A.
17. . .. , A4C! 1 ...

21. ... , C4D 25. C2D, P4A


Las negras, de todos modos, luchan
22. TlC, CxPC 26. C3A, D2R
por la conservación de su amenazado-
23. D3T, P3A 27. D5T, D3D
ré.l cadena de peones. Si hubieran sido
24. C3A, C4D 28. CSR, P4CD
obligados hacia 17. ... , PxA, en ton-

de la superioridad de las negras no hu- ver este peón. la


biera quedado nada. ganancia de la partida todavía está le-
jos, ya que las blancas consiguen fre-

L.:s blancas no tienen nada más 29. A3A, T2R 31. TlTD, T2TD
enérgico. Era peligroso 18. Ax PC, 30. Tl A-1 AD, 32. C3D,

l AD: 21. C X P~A. T3A, y las blancas


pueden librarse del ataque. Más tran- Este traslado del cabé.•lio encuentra
quilo parece 18. AxPA, AxA (más una interesante retractación.
fuerte que 18 .... , TlAD, por 19. AX 32. . .. , Tl -1 TD 1 33. CSA,
1
PC y en las blancas tienen por la da-
ma compensac10n suficiente); 19. A 33. A XC las negr;.is hubieran res-
DxA, PxA: 20. D3C, C4D: 21. DxP, pondido 33. . .. , D X A, y si 34. C4C,

- 41
entonces 34.... , DXPC+ y 35.... , 11. A3R, 0-0 J 12. P3A, e3D
A2CD+, con ganancia de una simpli-
ficación en la posición. as negras rea izan su es-
jugadas normales, las blan-
33. ... , P4R 35. TDleD, cas tienen que realizar distintos tru-
34. Axe+, DXA • • ·1 cos para lograr el enroque .

Las blancas no se percatan de la res- 13. D3D, A4e 16. A4A, D5T +

desesperado 15. PXP, e5A


DXT, TXD; 37. y para
detener el movimiento de los peones De este modo las negras entorpecían

35 .... , A2e J 36. P4R, Dxe 18. A2e, CxP J 19. 0-0, e3e!

Las blancas se rinden. Las blanc<:s, naturalmente, han logra-


do enrocar, pero resulta que todavía
no se han alejado todas las dificulta-
des. No se puede tomar el peón 2AD
N.º 12. DEFENSA DE RAGOSIN a causa de D4AD+.

S. Freiman V. Ragosin 20. A IA, TR-1 R 1 21. T2A, D4AD

IX Campeonato U. R. S. S. Las negras obligan el movimiento del


Leningrado, 1934. peón R para debilitar los puntos 3D y
3AR. Si 22. RlA ... , en seguida deci-
1. e3AR, P4D 3. P4AD, P3R día 22 .... , TxP ! ; 23. TxT, TlR.
2. P4D, e3AR 4. e3A, A5e

La siguiente maniobra de las blancas 23. P4TD, A6D J

tan sólo permite el desarrollo de las


negras. Más fuerte parece 24.... , A5A; 25.

5. D4T +, e3A 8. PxA, Axe naza C6D. Por cuanto el cuadro 60


6. esR, A2D 9. D3e, PxP resulta inaccesible para las negras, las
1. ex e, Axe+ 10. DxP, e SR! blancas tienen tiempo de cambiarlo.

No solamente entorpece la jugada 25. D4e!, D3A J 26. A4A, P3TR


A5C, sino también la jugada ll. A3T
(en este caso las negras han decidido Las blancas han conseguido desarro-
inmediatamente la partida con la ju- llar sus fuerzas con gran esfuerzo, aun-
gada D3A ! ). Las negras han detenido que estas piezas se han situado de mo-
al enemigo en el desarrollo y controlan do no muy afortunado. Está claro que
el campo central. tratan de aliviar su situación con el

42 -
cambio del AD por el activo caballo 33 •... , A7A I ...
de las negras.
Se podía también 33.... , A7R; 34.
21. Axe, TXA l 29. D2C, T2R TXT, PxT.
28. TI D, P4TD 1 30. T2-2D, T2-2D
34. TXT, TXT 40. R2C, A5T
35. T4D, TXT 41. P5T, A4C
blancas consistía en la variante 31.
36. PXT, DXPT 42. D5A, AlR
37. D3A, A6C 43. P4A, P5T
T, DXT; 34. RXA, DxP; 35. DXP,
38. PSD, DSA 44. A4C, P6T
D8D + ; 36. R2C, D7D+; 37. R3T,
39. DSR, D4A+ 45. DSR, A4C
pues en caso de 37.... , DxP las blan-
Las blancas se rinden.
OSAR+. Se comprende que en la pri-
mera ocasión las negras pasen el peón
CD a 3C, donde se encuentra esperan-

N.º 13. GAMBITO DE DAMA


31. P4TR, P3CD 33. D3T,
M. Yudovich V. Ragosin
32. A3T~ T3D
IX Campeonato U. R. S. S.
Leningrado, 1934.

1. P4D, C3AR 5. C3A, P3A


2. P4AD, P3R 6. P3R, D4T
3. C3AD, P4D 7. AxC,
4. ASC, CD2D

Las blancas escogen una continua-


ción más tranquila que les garantice de
cualquier salida inesperada. Ahora está

7. . .. , CxA 1 8. A3D, A2R

Y después de 33. D 1T, D4A + ; 34. Se podía haber terminado el desarro-


R2T, A7A; 35. TxT, AxT; o 33. llo de la manera más sencilla por el
D3C, D4AD + ; 34. R2T, A7R; 35. procedimiento 8.... , PXP; 9. AxP,
T X T, D X T las blancas están mal. Las A3D y después P4R, pero yo quería
blancas están obligadas a defender el conservar los dos alfiles y dar una ba-
cuadro 5AD, pero tampoco esto salva talla complicada y poco clara en sus
la partida. consecuencias.

- 43
9. 0--0, 0-0 12. D2R, A2D 19. ... , PXP 21. T3D,
10. P4R PX PR 13. TR-1 D, A 1R 20. AXP, A3AR
11. CxP, TlD
Las blancas amenazan con jugar 22.
Las negras tienen una posición fuer- P4CD, y si entonces 22.... , P xP, el
te, pero pasiva. Solamente realizando cuadro 4D se hace asequible para el
P4AD puede esperar la iniciativa. Ha- caballo; y si 22 .... , P3CD, se refuerza
cia esto van encaminados todos sus es- la sólida posición del alfil en el centro.
fuerzo s.
21. ... , P4CD! 1 ...
14. P3TD, TDlA 15. T2D,
El cuadro 5D es imprescindible a las

las blancas ocupan la línea D, abertu- gada en b partida contribuye a este


ra que es inevitable. problema, ya que no se puede 22.
PxP, AxP5; 23. AxP+, RXP, y en
. . .. '

Todavía no se podía 15.... , P4AD, 22. P3CD, P3TD 24. CSC!,


ya que después de 16. P X P, A X P; 23. D3R, R2C
17. C X C + el flanco de rey de las ne-
gras se expo:i.ía al ataque. Esta maniobra, en vista de la posi-
bilidad del lejano sacrificio de la cali-
16. TDlD, D2A 1 ... dad, promete a las blancas buenas po-
sibilidades práctica¡¡;.
Defendiendo el peón 2CD, las negras
definitivamente se prepararon para la 24. ... , T2D 27. P3C, ASD
jugada P4AD. 25. 28. R2C,

Aquí era dudoso 17. P4CD en vista Chigorin, seguramente, sin pensarlo,
de 17.... , P4TD, y los peones aislados tomaría en ASD tanto más que por la
calidad las blancas tomaban en este
paciones. momento el peón y una buena posición,
y precisamente: 28. TXA, P X T; 29.
17. ... , CxC 1 18. AxC, P4AD! DxP+, D4R; 30. DxD+, TXD; 31.
·n 1 1 P4 2. P A
Las negras, por fin, efectúan su plan. 31. ... , T2AD; 32. P4CD, P X P: 33.
Graci<:s a esta iniciación los alfiles ne- A X P, con rec.les po¡¡;ibilidades para el
gros se hacen activos. empate.
19. PSD, ... 1 ...
No obsta.nte, es imprescindible con-
tar que, aunque el alfil negro en 5D
En caso de 19. P X P las negras hu- presiona fuertemente la libertad de mo-
bieran ccmbiado en 2D. vimiento de las blancas, no hay toda-

44-
\ 1a nada amenazador que obligue a
forzar el cambio.

28. . .. , A3AD j 29. C3A,

Ahora sacrificar la calidad no sería

29 .... , Tl-1 R

La superioridad de las negras se hace


cada vez más ostensible: el movimien-
l o de los alfiles está reforzado ahora
por el señorfo de las torres por la im-
portante línea central.

30. T3A, . . . 1 ...

Esto permite a las negras desarrollar Seguramente, las negras alcanzaban


un fuerte ataque contra el rey. Era la victoria más fácilmente jugando 3 9.
bueno 30. A3A. ... , A4AR o incluso 39. . .. , Rl TR,
pero ambas partes se encontraban en
30. . .. , A2D! 32. P4CR, P4A una severa falta de tiempo.
31. P3T, DlA 33. T3D,
40. AlD, . . . 1 •. •1
Amenazando T X A; por ejemplo :
33. PxP; 34. TxA!, PxP+; 35. Esta jugada fue hecha rápidamente:
RlC. PxT; 36. DXP+, forzando las una vez a tacada la figura era preciso
tablas. retroceder a un cuadro vacío. Sin em-
bargo, las blancas pudieron tomar aquí

34. A3A, PXPC 37. TlTR, P4C las negras conservaban una supremacía
35. PTX P, T2A 38. TlAR, no grande en el único camino: 40.
AXP, AxA; 41. T3C, RlT! (no de-
1en e as piezas a causa
jug<ldas provechosas. de 42. DlD); 42. TxA, TlCR; 43.
(Ver diagrama siguiente.) Tx T + (no se puede 43. TJCR, Tx
T+; 44. PxT, DSR+, y las negras
3 8. . .. , P4TR! 1 ... ganan a torre ; X , pero
aquí hay grandes posibilidades prácti-
El principio del ataque final. Con el cas para el empate de las blancas con
<>acrificio del peón las negras abren el 44. TlCR!
camino de sus piezas hacia ·"'l rey ene-
migo. 40. . .. , TlTR ! 41. T3CR, DXPT

39. PX PT, PSCR 1 ... ... Las blancas se rinden .

- 45
N: 14 BEFENSA

A. Lilienthal V. Ragosin

Torneo Internacional

Ahora está reconocido que la conti-


nuación fuerte aquí es 7. PAxP. En- 12. Dl R, P4CD 1 13. D2A,
tonces no se sabía.
Defendiendo el punto 40, las blan-
cas preparan ahora la jugada 14. P4R.
7. P3R, 0-0 1 8. PAXP, PRXP
Este traslado de dama ya no goza aho-
ra de popularidad. Ho.bitualmente las
Era seductor liberar la diagonal blancas colocan el caballo en Je (algu-
IAD-6TR para el alfil y abrir la línea nas veces después de P4CR) y luego la
torre de la dama se introduce en el
"e", pero todo esto, en el momento
juego a través del cuadro 2TO.
actual, es demasiado tranquilo. Fuerte
. ... , . . .. , ••• 1

C x P ! , como era en la partida Lilien-


thal-Botvinnik, jugada en este mismo Las negras reflejan la amenaza de las
blancas, ya que a 14. P4R corresponde-
torneo unas cuantas rondas después.
pues 15 ..... CSCR: 16. 03C, Px P:
9. A3D, C.3A 1 ... 17. PxP, CXPD; 18. A2e, cxc+;
19. Axe, 070!; 20. Axe, oxA.

En nuestros días, esta posición se va-


lora en favor de las blancas; como con- 14. P3TR, T2T! 1 ...
tinuación buena aquí aparece siempre
9 .... , PJeo. De nuevo, sin oponerse a la rotura,
P4R; por ejemplo: 15.P4R,PxP; 16.
PAxP, PXP; 17. PxP, ASA!; 18.
10. C2R, TlR 11. 0--0, P3TD AxA, PxA; 19. PSR, C40! (mal;

46 -
.1quí 19. . .. , C5R, en vista de 20. vechar esta debilidad se están prepa-
IHA!; 21. C4A!, DXP+; 22. A3R, rando.
etcétera), y después P3A!, con simpli- Sería equivocado aquí 20. C5A en
1icación de la posición. Es preciso re- vista de 20. . .. , AxC; 21. AXA,
cordar que empezando por la octava P5C!; 22. PxP, CxPD; 23. P4R {o
111gada de las negras tienen que organi- 23. PxC, T7R!); 23 .... , C7R+; 24.
z.1rse defensivamente, pero procuran RlA, DxD+; 25. RXD, C5D, con
defenderse en activo, y por ahora lo una significativa prioridad de las ne-
en nsiguen. gras. Esta variante secundaria demues-
tra en la disposición de las negras la
15. A2D, D3C 1 16. TR-lCD, existencia de recursos secretos.

ran res- . . .. ,
pondido otra vez 16 .... , PxPR; 17. 21. T2T, A2D 24. T2C, A2D
PAxP, PxP; 18. PxP, ASA!; 19. 22. PxP, PXP ... ,
A <A, P X A; sin embargo, ahora, en
u ieran re ro- as negras no tienen causa para re-
cL·cüdo con el caballo no a 40, sino a nunciar a un empate por el camino de
'>R (jugada 20 .... , CSR!, fuerte en la repetición de las jugadas: 25. T2-
'i~ta de la situación del alfil blanco 2T, AlA; 26. T2C, A2D. Pero las blan-
en 2DJ. Con el juego de la partida las cas todavía no habían agotado todas
hl.1 neas en modo alguno renuncian a sus posibilidades.
'>lis intenciones {P4R). Forzando PSAD,

Lis blancas regresarán de nuevo a la 25. D4T, C3R j 26. Rl T,


idea de P4R. Por eso las negras se ven
tocbvía obligadas a reforzarse en el Otra vez no podía jugarse 26. P4 R
centro. en vista de 26. . .. , Px P: 27. P X P,
ClA; 28. C3C (si 28. PSR, entonces
... ,
17. P4TD, PSA 19. C3C, P4TR PST; 30. CST, C X P, y las negras ga-
nan: por eso las blancas retroceden
De nuevo entorpeciendo la jugada con el rey soñando todcvía con la ro-

pondía jugar 26. R2A ! (pero no 26.


C3C).
20. CZR, . . . 1 ...
. . .. ,
Con esta jugada las blancas empie-
z.111 un juego combinado en todos los Hasta ahora las bfancas no dzi ban a
1rentes. Desposeído de movimiento el las negras ningunas posibilidades y lo-
11. 1neo de dama de las negras, las blan- graron señorear en todo el tablero. Con
c. '" han logrado, gracias a la amenaza la última jugada se acercan antes de
P 1R. provocar la debilidad en el flan- tiempo a la realización de su ventaja,
1 ·1 • de rey enemigo, y a mirar de a pro- y el enemigo se aprovecha rápidamen-

- 47
te de esto. Correspondía preparar la ju- A pesar de la ventaja material, las
gada C3C por medio de 27. TlR. blancas se ven obligadas a pasar a la
defensiva.

34. Tl D, PSC 36. D3A, C2A


35. T2C, P6C

En esta última fase de la lucha el


caballo juega un papel extraordinario.

37. T2R, D2T I 38. D4C,

Y a 38. T7R o
ría 38 .... , C4C !

C4C 40. Dl R,
D6T ••• f

Esta respuesta p<:rece reléltivamente


27 •... , TxP! j ••. , mejor. Después del cambio de la dama
los peones negros pasados hubieran de-
Está calculado el sacrificio de la ca- cidido rápidamente la partida; por
lidad. Después de esto, la lucha cam- ejemplo: 40. D xD, CxD; 41. T7T
bia violentamente: las negras se con- (a 41. T7A se responde 41. ... , A5T,
vierten en atacantes. y si ahora las blancas se defienden de
la amenaza P7C por medio de 42.
28. AXT, TXA 30. oxc, A3A
T7T, entonces 42 .... , P6A!, y ganan
29. CxP, CxC 31. ose, las negras); 41. ... , C4C; 42. T6T,
Solamente por este camino oblicuo A2D: 43. TICD, A4A: 44. T2C, CxP:
las blancas pueden defender el peón 45. T3T, P6A; 46. T2XP, CXP; 47.
3AD. Rápidamente perdía 31. T3T en T XC, P5D, y uno de los peones ne-
gros forzosvmente corona dama.
D2A + ; 33. P3C, D2R ! , amenazando
40.... , P6A! 1 ••• 1
con el mate y cayendo sobre la torre
de 3T.
¡El único camino hacia la victoria!
31 •... , TXPAD!! 1 ....
No da nada 40 .... , DI T en vista de
El segundo sacrificio de la calidad 4 I. D4C, y a resultados poco claros
es continuación del primero. Ahora los conduce asimismo 40. RIA; 41. T3R;
peones CD y AD adquieren una fuerza 42. D4TR.
excepcional.
41. TBR+, AXT 43. DX P,.
32. 020, T xA 1 33. TXT, C3R 42. DXA+, R2T ... ,
48 -
Claro que 4 3. D XC perdía rápida- N.º 15. DEFENSA GRUNFELD
mente, en vista de 43 .... , P7A. Aho-
ra las blancas amenazan con un con-
tinuo jaque; sin embargo, las negras Torneo Internacional
rechazan también esta última amenaza. Moscú, 1935

P4D

Referente a la jugada 4. D3C, véase


partidas 8, 52 y 56.

4. . .. , A2C 6. D3C, P3A


5. P3R, 0-0 ... ,
Más fuerte es a uí 6.... P3R.

7. A2D, P3C 9. 0-0, CD2D


8. A2R, A2C 10. P4TD,

Aquí no está mal 10. P XP, P X P;


11. TDlA, con una fuerte presión de
las blancas, ya que la corriente ma-
43. . .. , DlT 45. D7A, P7 A niobra liberadora de las negras P4R
44. Tl R, C3D 46. DxC, traería dificultades en la presente va-
riante hacia el peón aislado de 4D.
No mucho más las blancas después
1o. ... , PXP 1 11. AxP, ClR

48. D X PC, P8AD(D); 49. T X D, Preparando P4R y pasando el caba-


DXT+; 50. R2T, D5A+: 51. RlT, llo a 3D o 2AD.
C6C+; 52. RlC, DxPD+, etc.
. .. ,
46 . ... , P7C 1 47. D4A, D3A Conduce a un juego difícil. Debe-
rían seguir 12. . .. , Tl C con el fin de

mente pasan a coronar dama. Las blan-


13. P6T, ... 1 ... ,
cas se rinden.
La tranquila continuación 13. A2R
La partida es merecedora del IV-V con la posterior TDlA o C4R conser-
premio por la "mejor partida del tor- vaba igualmente la primacía de posi-
neo". ción de las blancas. Con la jugada 13.

- 49
IV
P6T las blancas sacrifican el peón, obli- Se comprende que el intento de con-
gando a las negras a realizar unas cuan- servar el peón por el procedimiento
tas jugadas para lograrlo, y en este 23.... , P5D colocaría de nuevo a las
tiempo las blancas refuerzan la presión. negras en una situación difícil: 24.
DXD, PXD; 25. A7Dt etc.
13. ... , Al A 15. C4R, CXP
14. ••• 1 24. AX I AXA 25. PX P, D2D!

En se u iera res- Y aquí no ofrece nada bueno a las


pondido 16. A5T ! , A2C (mejor que 16. negras el juego en la contención de la
... , ClC; 17. C5A, AlA; 18. TDlA, línea del peón por el procedimiento 25.
etcétera); 17. TR-lAD con amenaza ... , TxD; 26. PxD, TxP; 27. P7R,
18. AxP. Si ahora 17.... , P3TD, en- TlR; 28. T7A, T2C; 29. TXT, AXT;
tonces 18. P5D ! , ClC; 19. C5A, Al A; 30. A4C, P3TD; 31. C4A, etc.
20. T2A ! , con una significativa priori-
dad de posición, la cual rápidamente 26. A4C, TR- 1AD 28. D4A, A2C
debe conducir al triunfo. Si en la ju- 27. TxT, AxT
gada 17 las negras juegan TlAD (en
vez de P3TD), entonces sencillamente
Ahora las negras tienen pareja de al-
18. Axe y 19. TxP.
files y el ataque sobre el débil peón
16. TR-1 AD, A2C 18. C3-2D, C3C 5D; no obstante, esto resulta insufi-
17. A5T, Dl R 19. C3AD, ciente para ganar, ya que las piezas
blancas se mantienen todavía más ac-
Hasta ahora las blancas se han apro- tivas. Si, por ejemplo, las negras no
vechado bien de las ventajas de su po- realizan en seguida la jugada 28. . .. ,
sición, pero ahora realizan una inexac- A2C con el ataque al peón 5D y jue-
titud; correspondía jugar 19. AJAR, gan previamente 28 .... , P3TD, enton-

y luego C5A éste puede convertirse en


con peligroso para las negras.
un efecto totalmente contrario.

19. . .. , P4R! 1 ...


Una equivocación. Correspondía ju-
Con esta enérgica jugada hecha posi- gar 30. ASA, reforzando después el al-

en 4R (de otra forma las blancas res- do de este modo la invasión de la to-
ponderían 20. C6D), las negras por fin rre negra en 8AD. Después de la juga-
liquidan la consecuencia de su error en da 30 de las blancas no les queda otra
la jugada 12. cosa que defender el peón dama, con-
formándose con un fin pacífico.
20. P5D, CXP 22. AxP, D3R
21. cxc, PxC 23. P4R, TD 1C 30. . .. , P5R!

so -
Apartando la dama de la diagonal Ls negras no es fácil; por ejemplo:
IAR-6TD y abriendo la diagonal 1 TR- 34.... , DxP; 35. D8R+, AIA; 36.
8TD a su alfil 2CR. La inmediata juga- TXA, P7D; 37. ClA! ! (37. RlAR,
da de la torre no ofrecía nada : 30. D6D+; 38. D2R, TXA+; 39. RxA,
... , T8A+; 31. CIA, DXP (o 31. ... , A5C+; 40. RIA, D8C+; 41. DIR,
P 5R; 32. D2D ! ) ; 32. D X D, A X D ; DxD); 37.... , TxA; 38. P3CR!,
33. T7D!, A5A; 34. T8D+, AlA; 35. D8D (38 .... , D5CD; 39. D4TD!); 39.
P3TR, etc. D5C, A4A; 40. T8T+, R2C; 41.
DX~ TxC+, y a las negras les que-
31. DXP, T8A+ 33. Al R, da solamente hacer tablas.
32. ClA, D4C ••• f
Más decisivo hubiera sido probable-

'
do ahora ganar por el procedimiento
35. . .. , D7R o 35. A6A), y las negras
tenían buenas posiciones de conseguir

34. 03 R, A3T? ! 1 ... ,

Las negras no encuentran aquí una


continuación más fuerte de ataque. Co-
rrespondía jugar 34. . .. , A X PCD ! ,
arrebz,t<ndo el segundo peón: mala si-
tuación de las piezas blancas, y dos al-
files negros deberían después de esto
llevar la partida hacia el triunfo de las
negras.

33 . ... , Ax P 1 ...
35. D5R!, ... '
Como resultado de la última jugada
Resultando una situación saturada de las negras la dama blanca ha ocu-

Asimismo, parece muy fuerte la conti-


nuación 33. . .. , A3T ! , después de lo 35. . .. , AlA 1 ... ,
cual la única respuesta de las blancas

... , D7R es insuficiente en vista de 35. fendiéndose de la amenaza 36. T 5T ;


DXD, AXD; 36. T8T+, AIA; 37. no sirve para esta finalidad 35. . .. ,
P3A ! , y a 34. . .. , D4TD se responde D5A en vista de 36. T7D con el con-
35. D8R+, y mate en dos jugadas. Na- siguiente 37. D8D + y 38. D6D); 36.
turalmente, después de 33. . .. , A3T; DxD (si 36. T8T+, entonces 36.... ,
34. C3C, las blancas están en una si- AIA; 37. D3R, TxA!; 38. TxA+,
tuación peligrosa, pero el problema de RXT; 39. DXT, DXP con la posición

- 51
activa); 36.... , AXD; 37. T7R, T8C; Plan dudoso. Aquí es mejor 7. A2R
38. P4CD, AxC!; 39. RXA, A7D; y 0---0.
40. P5C, AXA; 41. TXA, TxP, con
tablas. 7. . .. , TIR 9. DxA,
8. P3TD, AxC
36. TST, A2CR 1 ... ,1

vez pre e-
Pierde rápidamente. Algunas posibi- rible, porque en este caso las negras
no u 1eran po i o Jugar

9. . .. , P4D 11. A2C, C2R


cétera. 10. P3CD, A4A 12. P3TR,

37. T8T+, . . . 1 • • •r Descubre, por fin, la intención de las


blancas: el asalto de los peones en el
Probablemente también por la falta flanco de rey y un enroque largo.

cilla jugada 37. D X A+, ganando una 12. . .. , P3A 14. P4CR, A3R
pieza. Pero las negras en la jugada si- 13 . A2R,
guiente repiten la funesta equivocación.
P4TD ... '
A 14.... , A3C se hubiera respondi-
37. ... , Al A 39. DXA+,
do 15. P4TR (o anticipadamente CIAR-
38. T5T, A2CR ..., 3CR) con un fuerte ataque.
Las negras se rinden.
15. P5C, C2D 1 16. CxP,

Conduce hacia la abertura de la co-


lumna "CR" y de la diagonal ICD-

N.º 16. APERTURA INGLESA


16. . .. , C4AR 1 ... ,
N. Riumin V. Ragosin

Torneo Internacional Es malo 16.... , Px C en vista de 17.


Moscú, 1935 P5D, C4AR; 18. PxA, TxP; 19. A4C
y las blancas ganan, y en 16.... , CIAD
se responde con 17. P4TR.
2. C3AD, C3AR j 4. P4D, P5R
17. C2D, . . . 1 ... ,

Es mejor 4 .... , PxP; 5. CxP,


A5C! Si 17. A4C, entonces 17.... , PxC;
18. P5D, DxP; 19. PXA, PxP, en
5. C2D, A5C 7. D2A, beneficio de las negras; por ejemplo:
6. P3R, 0-0 ... ' 20. TlCR, P4R; 21. 0---0-ü, C4AD.

52 -
17. ... , DXP 21. D2A, CST 26. ... , PXP 1 27. TRlC,
1 8. 0-0-0, P4C 22. A3D, T2R
19. TD-lC, D3T 23. RlC, Después 27. DXP, A4A! el ataque
20. P5A, C3A ..., pasaría a las negras.

Las blancas trasladan sus piezas pa- 27. ... , C3C I


ra atacar mejor las posiciones del flan-
co de rey de ks negras (D2A, A3D,
Al A).

23 . ... , TDl R 1 24. AJAD,

o-
da vía necesario en 2CD para rechazar
13 amenaz;1 C5R (a lo que correspon-
dería AxC y P5D). Además ae eso,

24 . ... , D4T! 1 ....

Amenazaba 25. P4R, Px P; 26. C X P


con ganancia de la dama.
28. T5C, . . . 1 ...

25. T3C, P5T 1 ... ,


No está suficientemente justificado
Ingenioso, pero de todos modos de el sacrificio del peón. La continuación

día jugar 25. . .. , A4A; 26. TRIC, dejando jugar al caballo negro a 5R)
Ax A! (si se jugaba 27. TxP+, traería con el consiguiente ClA, R2T, con el
de9pués de 27 .... , RlT: 28. DxA, traslado de la dama sobre el flanco

C3C.
28 .... , DX P 1 29. T5-3C,
26. Px P!, • . . 1 ...

Si 26. P4C, oo.tonces 26. ... ' CSR!, da 29 .... , C5R en vista de 30. T5TR
después de lo cual las blancas se ven y amenazando C3AR, 5R) las negras
obligadas a atacar una vez sobre 4R hubieran contestado (como más adebn-
y desocupar a la dama negra en cua- te en la misma partida) 29 .... , D7TR ! ,
dro 4D: por ejemplo: 27. C xC, P XC; después de lo cual las blancas no po-
28. A2R, D4D f, con superioridad en drían poner obstáculos al traslado de
1~; s negras. la dama 7TR sobre otro flanco.

-- 53
29 . ... , D4TR j 30. T3-Se, D7T! T3T se pierde el alfil); 36. ... ,

Atacando el peón 2AR y amenazan-


do con trasladar la dama sobre otro 35 . ... , A2D 37. T5T,
flanco. La respuesta de las blancas por 36. e2e, e7A
ello es casi obli ada.
Si 37. AXPA, entonces 37. . .. ,
31. P4AR, ese AXA; 38. TXA, e5R!, y de la ame-
naza 39.... , T2R-2eD y 40.... , e6A
Inesperadamente, en el campo de las y no hay defensa.
blancas apareció toda una fila de de-
bilidades; las iezas de las negras es- 37 . ... , e5R 1 ...

tán perfectamente distribuidas para


aprovecharse de estas debilidades. Si, Si 38. A X PT, entonces 38. . .. , e6e
por ejemplo, 32. Txe, AxT: 33. y después e7R, exA y T8e-8TD.
T x A, entonces 33. . . . T X P
,
blancas tienen que perder todavía e]
peón 4AR o 4D ante la deshecha po-
Y ahora no se puede jugar 39. Ax
sición.
PT en vista de 39 .... , C6A; 40. A2A,
Todavía peor 32. P5AR, a lo que co- T2-2C con mate.
rrespondería 32. . .. , D X Tl : 3 3. P X A
(o 33. e3A, DxT); 33 .... , P3A!; 34.
39. . .. , T2-2e 41. T2T,
40. e4e, C2R
Axe (o 34. Txe, PxT; 35. AxP,
TieD+; 36. R2T, e XP); 34. . .. ,
Si aquí 41. A X PT?, entonces 41. ... t
PxA; 35. TxP, TieD+; 36. R2T,
Txe!; 42. PxT, TIT.
e X P ! , y las negras ganan.
41. ... C3A 42. R2e
...'
Otra vez no sirve 42. A X PT en vis-
No hay nada mejor. Habiendo per- ta de 42 .... , T2T; 43. exPA, exC;
dido el peón, las blancas no pueden 44. Axe, T3T.
por menos que pasar a
partida. 42 . ... , T2T 45. RlD, A2D
43. A3D, R2A 46. A2A, ese
32. ... , TleD+ J 34. AX D P4A 44. R2A, P3T

Las negras siguen perfectamente to-


Si 35. e5R, entonoes 35.... , e3 X e; do el final de la partida. Bajo la pro-
36. P4xC, P3e; 37. AXPT, P3T ! ; 38. tección de este caballo se prepara el
TxP+, R2T; 39. Txe, PxT; 40. asalto de los peones al flanco de rey.
AxP, P4T, y entonces se gana fácil-
mente. Si después de 35. AxPT; 35. 47. T2-2e, P3e 49. e2e,
... , T2TD ! ; 36. A2AD (después 36. 48. e3D, e1e

i:;4 -
Las blancas no tienen ningún con- 9. P X P, PX P 1 1O. P4R, PXP
traataque. La jugada en la partida se
hace por lo visto descuidadamente, lo
cual sólo abrevia la inevitable pérdida.
ganaban un tiempo en el desarrollo del
49 .... , TXC! 1 SO. AXT, flanco de dama del enemigo. Ahora,
pues, as piezas ancas en r n
Si 50. T x C entonces sencillamente go sin entorpecimiento.

51. TxP, TXA+; 52. RxT, las blan- 11. CxP, A2C ! 13. D X C, P3C
cas pueden todavía mostrar resisten- 12. A5CR, C XC 1 ...
cia); 51. AXT, A4A!, y los peones
Ahora las blancas tienen cierto con-
trajuego en la situación, ya que han
so. . .. , CxP+ S3. AlA, AlA conseguido alguna debilidad en el flan-
Sl. R2D, CXT 54. TlC, CSR+ co de rey de las negras.

14. A6TR!, TlR 1 1S. TD1D, D3C


Las blancas abandonan. Si 55. RlD,
Esto tiene que llevar a consecuen-
entonces 55 . ... , AJT, y el peón 5TD
cias desagradables en el flanco de rey.
está defendido diagonalmente.
Correspondía jugar 15. . .. , D2A.

N.º 17. APERTURA COLLE


V. Ragosin G. Stahlberg

Moscú, 1935

1. P4D, P4D 4. CD2D, C3AR


2. C3AR,, P4AD S. P3A, C3A
3. P3R, P3R 6. A3D, A2R

Tal vez más sencillo 6....;, AJD; 7.


X , X ;
D2A; 10. D2R, A3D!, y las negras ni-
velan el juego. 16. D2R, 1 ...

7. 0-0, 0-0 1 8. D2R, P3CD Las blancas no hacen la continua-


ción natural 16. D4AR! (he aquí por
Sencillo, pero poco activo plan de qué las negras tenían que jugar 15 .... ,
desarrollo del flanco de dama. D2A) con la evidente pero muy fuerte

-'5
amenaza ese, a lo que las negras no miento 18 .... , TXT; 19. TXT, TID;
tienen una defensa satisfactoria. Por 20. P5T!, TxT+; 21. DxT, D2A
ejemplo: D4AR, CID; 17. C5R, (pero no 21. ... , D X P en vista de 22.
A3AR; 18. AxP!, PAxA; 19. TxC, D7D), después de lo cual a las blancas
o 16.... , P4R; 17. CxP, CxC; 18. les esperaría todavía un gran trabajo.
DxC, AlAR; 19. D4AR, y si ahora
19.... , AXA; 20. DXA, DxP, enton-
ces 21. A4A, con las decisivas amena-
zas 22. A7A+, 22. T7D y 22. T3D.
la torre 4TR (por el procedimiento 20.
Por lo visto, después de 16. D4AR, A5CR con amenaza 21. P4CR).
las negras, para rechazar la amenaza
C5C deberían ·u ar en se uida P3A no
obstante el ataque de las blancas, y en
este caso resultaría dudoso rebatir. Probablemente ofrecía más posibili-
Para ilustrar ofrecemos el siguiente dades a Ja resistencia 20. . .. , A XC;
21. AxA T P des ués de 21. C5A;
nal: 16. D4AR!, P3A: 17. P4TR !, 22. DI A, T X P: 23. A5CR las blancas
RIT; 18. P5T, P4R; 19. PXP!, PXD: qued;!n asimismo mejor): 22. P3CD ! ,
20. P7C+, RlC; 21. A4AD++. D2C: 23. P3CR, TxA: 24. DxT, y
las negras tienen calid~:d por un buen
16. . .. , TDl D 1 ... peón.

Ahora a lüs bl<::.ncas les resulta di- 21. A5CR, ... 1 ...

fícil apartarse del cambio de las piezas


Maniobra decisiva. La torre queda
atacantes, lo que aliviaría significativa-
aislada, y para liberarla las negras se
mente la defensa de las negras.
ven obligadas a ir a una pérdida ma-
17. P4TR!, ... 1
terial.

21. ... , AxA 1 ...


Preparándose para el cambio de la
torre, las blancas, al mismo tiempo,
Perdía también 21. ... , AxC en vista
aumentan la actividad de sus piezas. El de 22. AxA, C5A (o 22 .... , AXA;
a aque aneo e rey se com ina
23. PxA, T5T: 24. DXPAD, con una
felizmente con una profilaxis provecho-
aplastante superioridad en las blancas):
sa : el rey de las blancas consigue la
23. D2R, A X A; 24. AXT, etc.
imprescindible libertad. En algunas va-
es muy impor an e. 22. P X A, P3TR

17. . .. , T4D ! 18. A4AD, T4T? Es forzoso.

Nueva valoración de la posición. Por 23. PXP, T4A 25. C X P, R2T


lo visto, las negras se proponían atacar 24. C5R!, P3A 26. T7D+.
cuando les correspondía procurar sola-
mente la simplificación por el procedí- Lzs negras se rinden.

56-
N.º 18. DEFENSA ESLAVA con la ganancia de una pieza); 18.
TDlA!; si ahora 18.... , P3TR, enton-
V. Ragosin V. Pire ces 19. A3R, con una decisiva amena-
za 20. exP! Si 16 .... , D5T, entonces
Torneo Internacional
17. ex e, D X e (también mal 17 .... ,
Moscú, 1935
Axe en vista de 18. DxP o 17... .
Txe en vista de 18. e3C); 18. A4T +,
1. P4D, P4D 6. A3D, PXP con rá ida derrota.
2. P4AD, P3AD 7. AX P, P4CD
3. C3AR, C3AR 8. A3D, P3TD 17. D3C, ... I
4. P3R, P3R 9. P4R, PSC
S. C3A, CD2D En esta jug0da se contiene la ame-
naza: 18. exe, Txe (18 .... , AXC;
Esta continuación la adaptó Pire 19. DxP); 19. A4T+, R2R: 20.
también en otras partidas del torneo. A5eR+. Es fuerte también 17. D2R.
La jugada de Pire por lo visto no era
satisfactoria.
. ... ,

10. C4TD!, P4A 12. 0-0, PXP La partida de las negrzis es desespe-
11. PSR, C4D 13. TlR, A2C rante incluso ante otras continuaciones.
eo:i. la jugada 17. . .. , P6e por lo me-
Es dudoso que fueran mejor aquí nos complican la posición.
otras continuaciones.

14. C X P, C4A I
No era mejor 14.... , e2-3e en vis-
ta de 15. exc, exe; 16. A3R y des-

que que en la partida.

15. A2A!, T 1A j 16. D4C,

Todo esto es natural y fuerte. Apro-


vechando del no desarrollado flanco
de rey de las negras, las blancas pasan
al ataque.

16. . .. , P4TR 1 ...

Esta jug<>da debilita el fümco de rey, 18. ex e,


pero aquí ya es difícil aconsejar algo
mejor. Mal, por ejemplo, 16 .... , e3e Solamente esta jugada refuerza a las
en vista de 17. A5e!, D2A (o 17.... , blanc3s la primacía conseguida por
A2R?; 18. Ax A, RxA; 19. D5C+ !, ellas antes. Era equívoco 18. A X P en

57
vista de 18. . .. , D5T!; 19. C3AD, Cortísimo camino hacia la vicioria.
C xc; 20. A2D ! (a 20. DXC se res- A 19. Cx A se respondería 19. . .. ,
pondería 20 .... , CxD!); 20 .... , C5R; D 3C y las negras hubieran ganado la
21. TxC, CxT!; 22. AXD, CXD; pieza perdida (por ejemplo : 20. C6D +,
23. A4CD+, las blancas sólo tienen ta- AxC; 21. DxP, A5CD!; 22. DxT+,
blas. Si 18. P X P, entonces 18. . .. , R2D, con posibilidad de lucha).
ese, y las negras tienen que recibir
una compensación material. 19. . .. , D4T 1 20. P4C!,

Con este sacrificio de peón las blan-


18. . . ., PXA 1 ... cas movilizan sus últimas fuerzas .

.. ,
ganan sencillamente.
La última tentativa. Ante el sencillo
Era mejor posibilidad de partida 18. retroceso de la dama, por ejemplo, 21.
en tne e
respondería 19. C X PC ! Más fuerte que RlD: 23. CxA+, DxC; 24. AxA;
19. DxP (en vista de la continuación TXA; 25. P6R, D2A; 26. D5C+,
19.... , TIA; 20. CxPR, AxA+; 21. C2R; 27. TDID+, etc.
RIA, D2R; 22. DXT+, DXD; 23.
CxD, AxT; >l. ASAR, T2AD; 25. 22. D3T, D4C J ...

R X A, R XC, y las negras aguantan to-


davía); 19. . .. , P5T (después de esta El único retroceso de la dama más
respuesta se exige un juego exacto; an- o menos posible. Perdía rápidamente
te otras continuaciones las blancas pue- 22 .... , D3C en vista de 23. CxAR,
den realizar la alcanzada preferente- TxCAD; 24. D7D+, RxC: 25.
mente por distintos medios); 20. D X AXT+, DXA; 26. D8D+ +.

en vista de 21. ... , A X T; 1>i ahora 22. 23. C4D!, ... 1 ...

DXT+, entonces 22 .... , R2D-D3C!,


amenazando con mate en una jugada); ¡Curiosa situación! Las negras se
ven obligadas a entregar la dama para
... , T4T+: 23. RxT; si ahora 23. . .. ' evitar el mate en 70. No ayuda ni 23 .
TIAR, entonces 24. A6TR, y a 23. . .. ' ... , C5A en vista de 24. D4C.
T4T se responde 24. D8CR +); 23.
23. . .. , Axe 25. Ax A, TX A
24. e X D, p Xe
... , TIAR corresponde A6TR; y si 23 .
. . . , T4T, entonces 24. D8C+, R2R (o En total, las blancas tienen la dama
24. . . . , R2D; 25. DxP+); 25. por dos piezas ligeras.
A5CRT + ! , con una situación desespe-
rada de las negras. 26. OSA, . . . 1 ...

19. C4XPR!, 1 ... Las negras se rinden

58 -
N.º 19. GAMBITO DE DAMA negras no pueden tomar el peón 3TD
ni con la dama ni con el alfil ; por
agos1n ejemplo: 15. . .. , AXP; 16. TlT,
P4CD; 17. A3D, P5C; 18. PxP,
Torneo Internacional Dx P; 19. D2T, y ganan.
Moscú, 1935

P4D, C3AR 6. C3A, 0-0 ma negra en 4TD resulta desafortuna-


1.
2. P4AD, P3R 7. T1A, T1R
C3AD, P4D 8. D2A, P3A de esta situación preparando el ataque
3.
CD2D 9. P3TD, P3TD del flanco de rey por el procedimien-
4. A5C,
A2R 10. A4A, to C5R, y luego P4AR-5A, etc.
5. P3R,
15. . .. , DX D 1 ...
Lucha por ganar un tiempo : las
blancas esperan el desarrollo del alfil
Naturalmente, las negras cambian a
lAR para después de la esperada ju-
gada P xP caer con el alfil en el cua-
juego de las blancas está algo mejor
dro 4AD de una vez; las negras, a su
gracias a la activa situación de las pie-
vez, se contienen por ahora del cam-
zas y la presión por la línea AD y la
bio PxP.
diagonal 2TR-8CD.
1o.... , Cl A I ... 16. TX D, A2D 18. C5R, A1R
17. A2T, TR-1 AD 19. C4A, C2D
Como se sabe, era equivocado aquí
10.... , C4T en vista de 11. PxP,
Metido en difícil situación, Lasker,
PR X p (11. ... , e X A; 12. PxPA);
con su habitual sangre fría, rechaza las
12. CxP, PAxC; 13. A7A, A5C+:
amenazas.
14. PxA, con un peón de más en las
ancas. 20. TR-1AD, ... 1 ...
11. A3D, PXP 13. A3CR, D4T
Si 20. C5T, entonces 20. . .. , T2T;
12. Ax P, C4D
21. TR-lAD, C3A, con el consiguiente
22 .... , C5R, o 22 .... , C4D.
Las ne~ras empezflron a jugar pasi-
vamente la apertura y se encuentran en 20. .. .. , P4TD 1 21. P3A, P4CD
una situación difícil.

14. 0--0, ex e ¡ 15. o x e,


miento para
Era mucho más enérgi~o aquí P XC!,
reforzando el centro y no permitiendo 22. C6D, A X C 1 23. A X A, C3C
la simplificación del juego por el pro-
cedimiento del cambio de dama, tanto Las blancas tienen dos alfiles y pre-
más que en respuesta a 15. P XC las sionado el retrasado peón 3AD. Pero

- 59
las negras han rechazado las amenazas ; 34. . .. , Tx PT 1 35. T3D,
para la defensa del peón es suficiente
el alfil l lt. No se pue e Jugar en vista
de 35.... , TXPT+, y a 35. T3A se
24. T3-2A, ... 1 ... respondería 35. . .. , T3T y después
RlR-2D, CIA-3C (3D); en vista de la
debilidad del peón 3TD, las negras ten-
25. P3-2A, TID; 26. ASA, CXA; 27. drían un juego suficiente.

35 . ...• P4R 1 ...


24. • • •1 T2 T 1 25. A3CR,
ahora se podía continuar
y mas, como s a
con el consiguiente do en la precedente observación. Con
de la ligadura tanto por la línea AD el juego en la partida, las negras un
como por la diagonal. poco descuidadamente provocan la
apertura
25. . .. , TlD 28. Tl-20, ClA
26. TlD, P3TR 29. P4R, C2R
36. T2-3A, ... 1
27. R2A, T2C 30. P3CD,
Era bueno para las blancas 36. P X P,
Previniendo la posibilidad de una in- TxT+; 37. RXT, TxP+: 38. R4D,
filtración de P5CD, en respuesta a la T8T; 39. T2C, y sus piezas estaban
cual ahora se responderá P4TD. No muy activas.
obstante, era mejor 30. A3C, y si 30 .
. . . , P5TD; 31. A2T, P5CD, entonces 36 . ... , ASA I ...
32. T4A, apuntando una nueva debili-
dad el peón 5TD.

lo cual
se aprovechan 12s negras para pasar su
alfil al cuadro 2AR.

30. ... , RlA 32. R3R, A2A


31. AlC, P3A 33. P4C,

34. AIR ! , con b desagradable


amenaza P4TD.

33. . .. ,

T2C.
T2 T 1 34. P X P,

Tal vez un poco más fuerte era 34.


37. P X P,
-

. . .
•-----
1 ...

60 -
Ni por asomo era necesario el sacri- Descuido, después del cual las blan-
ficio de la calidad, sobre la base del cas alcanzan ta bias. Correspondía jugar
cual, por lo visto, había algún error en 56 .... , T3CD ! , conservando las posibi-
el cálculo. Después de 37. T2D ! , lidades para ganar.
PxP+; 38. TxP, TxT; 39. RXT,
las blancas conservaban mejor final de 57. T8D+ I R2C
la partida.
A 57. ... ' R2R corresponde 58.
.. ...
Esto es más fuerte que 38. . .. , P X P;
39. AxP, T3T, en vista de 40. A4D 58. T7D+, RlA j ···
y
Tablas.
39. PX P, PX P 1 40. R2R,

de 2AR.
N.º 20. DEFENSA ESLAVA
40 . ... , C3C 1 41. P4A, R2C
V. Ragosin S. Flohr
Amenaza 4 2. P 5R. Gracias al par de
alfiles y a la cadena de peones las blan- Torneo Internacional
cas tienen un buen juego. Moscú, 1936

42. A2AD, TlA 45. T3D, T3D 1. P4D, P4D 4. C3A, PXP
43. R2D, P4AD 46. T3C, T3T -3C 2. C3AR, C3AR 5. P4TD, A4A
44. RlA, T1-3A 47. A2A, 3. P4A, P3A 6. P3R,

Aprovechándose de la posibilidad Tal vez más enérgico es 6. C5R.


presentada de liberar al alfil de la de-
fensa pasiva del peón 4AR. 6. . .. , P3R 1 8. 0-0, 0-0
,
47. ...• T3D-3A 51. T5D, C3R
48. P3C, ClA 52. T7D+, RlA Posiblemente lo más conveniente
49. T3D, P5C 53. P5R, aquí es 9. C4T, A3C; 10. C XA,

Las blancas realizan ventajosamente 9. . .. , P4A 1 ...

la apertura de la diagonal para sus al-


files. Esto conduce a un recrudecimiento
de la lucha, ya que el simple 9. . .. ,
53. ... , C5D 55. Px P, TST C5R ofrece a las negras un juego equi-
54. A3D, PX P 56. P4C!, T7T librado.

- 61
No obstante, Flohr escogió la conti- 13. . .. , TR-lD 1
nuación de la partida porque toda la
variación había sido cuidadosamente Ahora se amenaza 14. . .. , D X P. Las
analizada por él durante el match Ale- blancas tienen posibilidad de jugar 14.
khine-Eive en 1935, en Holanda. CxC, TxT + ! ; 15. DXT. PXC; 16.
P4CD, reteniendo el peón; no obstante,
10. C2T, . . . 1 ... la compensación en la posición de las
negras es más que suficiente; por ejem-
El maestro moscovita plo: 16 .... , A2A; 17. A2C, C5C; 18.
utilizando esta jugada en el campeo- P3TR, D5T; 19. D2R (todavía peor
nato de toda la Unión en 1934 en la 19. PxC, D7T +; 20. RIA, D8T+;
partida con Veresov, jugó primero 10. 21. R2R, AxP+; 22. P3A, D X P+;
TlD y a 10.... , C3A; ll. C2T, pero 23. R3D, AxP, con la derrota); 19.... ,
este cambio de movimiento no es esen- CxPA; 20. DxC, DxA, y las negras,
cial. recuperando el peón y teniendo dos al-
files ante la rota osición de los eo-
. ... , nes del enemigo, están mejor.

Las negras van al sacrificio del peón, A 17. P5T, o 17. P3TR, es bastante
el cual resulta incorrecto. Era más co- convincente 17.... , A4R.
rrecto 10.... , C3A; 11. TlD, D2R;
12. CxA, CxC (o incluso 12 .... ,
PXC) y luego TD-lA y TR-ID, con
una posición no mala.

11. PXP, C3A 13. C4D!,


12. TlD, D2R

en enérgicamen e
su defensa del peón
se combina provechosamente con el
desarrollo de las piezas blancas.

Veresov contra Belavienets jugó aquí


13. . .. , D X P, y cayó bajo una inespe-
rada combinación de ataque: 14.

TlD-lAD, D3C; 17. CxA, PxC; 18.


TDlCD, CxC; 19. AxP+ ! !, RxA 14. P4CD!,
(a 19.... , RlT se responde 20. TXT+,
y después de esto T X D, con un buen Esta jugada inesperada intermedia
ataque); 20. DxC+, R3C; 21. TXD, coloca a las negras en una situación
y después de unas cuantas jugadas las complicada. L-is blancas no solamente
negras se rinden. conservan el peón, sino al mismo tiem-

62 -
po resuelven el problema del desarro- Por lo visto, Flohr no se dio cuen-
llo del flanco de dama. ta de que en la próxima jugada él ya
no podía tomar el peón 4 TD. Aunque
14. . .. , A2A 1 ... después 18.... , TXP; 19. CXA, PxC:
20. C5D, CxC; 21. AxC, T5CD; 22.
Después de meditarlo largamente, A3A y luego D5C, la rimacía de las
Flohr se decide al retroceso. A 14. . .. , blancas es indiscutible; no obstante
C X P las blancas hubieran respondido eso, está lejos de lo ue aconteció en
15. A2D, DxP; 16. C3C, y las blancas la partida.
se ven obligadas a ceder la calidad en
2D. 19. D X e, .. . 1

15. P3TR,

Las blancas advierten la actividad de


lJ.s negras en el flanco de rey. No
obstante, era posi le también 15. A2C,
porque si 15.... , AxP+; 16. RxA,
C5C+; 17. RlC, D5T; 18. C3A no es
peligroso para las blancas.

15. . .. , e4R 1 ...

No daba nada en seguida 15. . .. ,


P4TR; 16. P5C, C4R; 17. A3T, y las
blancas se reforzaron definitivamente.

16. Ale, . . . 1 ...

19. . .. , A3eR 1 ...

Si las blancas hubieran querido re-


tener el peón, entonces les correspon- Resulta que no se puede tomar el
día jugar 16. A3T, pero las blancas se 19.... , Tx P se res-
masiva e
sus piezas y conscientemente iban a
devolver el peón.
2~. ese, TI D-1AD 1

. .. .. , ~
Las negras, por todos los medios,
Con esta jugada las blancas se hacen huyen del cambio, pero b cesión vo-
con la iniciativa, aunque las negras luntaria de la importante línea abierta
pueden alcanzar ahora un contraataque presagia ya la capitulación. No era po-
material. sible, naturalmente, 20 .... , TXT +; 21.
TXT, TXP; 22. C5D!, y las blancas
17. . .. , PX p ¡ 1s. exPC, exAl ganan en menor medida la calidad.

- 63
21. P6A, ... 1 ... N. 21. DEFENSA SICILIANA
0

E asa to es c aro y decisivo. Las ne-


gras están obligadas a permitir la co-
Torneo Internacional
ronación del peón pasado AD o ave-
Moscú, 1936
nirse, con penetración de las piezas
blancas en su terreno. Las negras op- 1. P4R, P4AD 4. C X P, C3A
tan por lo segundo. 2. C3AR, C3AD 5. C3AD, P3D
3. P4D, PXP 6. A2R,
21. . ... PxP 23. C5-7T!,
Muy desagradable para el negro es
22. C X P, DlR
aquí la jugada de Rauser 6. A5CR, obs-
e as nuevas "
Por eso es más correcto jugar en la
materiales de las negras.
segunda jugada PJD y en la quinta
P3CR, y el desarrollo del caballo apla-
23 . .. .1 P3TR 1 ...

Mal estaba el engañoso 23. . .. , Como se sabe, Lasker no prestaba


TXC; 24. e X T, A7T +; 25. R xA, gran atención a la apertura, y por este
T X D; 26. T X T, D2R (perjudicial 26. lado su enemigo estaba habitualmente
... , DlC+; 27. RlC, y a T8AD las garantizado contra cosas inesperadas.
negras no tienen defensa); 27. T8AD+, 6. . .. , P3CR 8. 0-0. 0-0
1
ClR; 28. A3T, y ganan. 7. A3R, A2C 1 9. P3TR,

24. CxT, TXC 26. D5A. La teoría considera más fuerte 9.


25. A X C1 PxA C3C o 9. D2D.
9. . .. , A2D I ...
Ganaba rápidamente el movimiento

gras se esforzaban hacia una lucha ce-


26. ... , R2T 28. T7D, A4R rrada y complicada.
27. D7R, DlC 29. TBD. 10. D2D, T 1AD 12. TR 1R,
11. TDl D, P3TD 1

El inevitable cambio de piezas sim- (Ver diagrama siguiente.)


plifica el problema de las blancas. Aho- Después de esta jugada el plan de
ra la resistencia es inútil.
habitual esquema de la lucha en pare-
29. .... 1 TXT 33. D7R, A4T cidas posiciones surge el ataque de las
30. DXT, D2C 34. D6D, D7CD blancas sobre el flanco de rey por los
31. C X A, PXC 35. TSAD. procedimientos P4AR, y ante el caso
32. D4T, P5R P4CR y el contraataque de las negras
en el flanco de dama, P4CD, C4 TD,
Las negras se rinden. etcétera.

64-
Las blancas refuerzan la posición de
que no pueden impedir

18. . ..• P4R 1 19. AST, P4D

La realización del golpe pensado con


anterioridad.

20. p X p I AX p 1 ...

cientemente, cede la iniciativa a las Pero no 20 .... , CxP a causa de 21.


negras y concentra todas sus fuerzas C4R, ... , con amenaza 22. C5A,
en el centro para la defensa de la ofen-
21. T X P, . . . 1 ...
siva del enemigo en el flanco de da-
ma. Como se verá por la siguiente lu- Esta jugada la hizo Lasker con la ra-
cha, Lasker no llevaba la cuenta de pidez del relámpago, lo cual indica que
la posibilidad por parte de las negras la siguiente combinación de la lucha la
de la incisión en el centro. había previsto hacía tiempo y la con-
12. ... , P4eD 15. A 1A, TR 1D sideraba como provechosa para él. No
obstante, la siguiente continuación de
13. e xe. Axe 16. D2A, T2D
D2A la partida no es perjudicial ; por eso
14. P3A
era correcto aqm X , X
Defendiéndose de 17. A6C y prepa- A3D, P4A; 23. A2D, ... (no 23. P3A,
rando P4D. No es bueno 16.... , TIC después de lo cual el alfil queda fuera
en vista de 17. C5D, AxC: 18. PxA, de juego durante mucho tiempo) con
. . . , y las negras no consiguen nada. igualdad de juego .
Con la posición de la torre en lAD
21. ... , ese 1 22. TRXA, TX T
las blancas tienen que contar con la
amenaza de la pérdida del peón 2AD. e co-
17. P3TD, D2e! 1 ...
rresponde jugar en vista de las grandes
pérdidas materiales.
Estaba mal el rápido 17. . .. , P4D
a causa de 18. A6C, ... , y después 23. PAx e, · ·· 1

19. P5R.
Como se verá, precisamente gracias
18. A6e, . . . 1 ... a la toma por este peón las blancas

- 65
V
tuvieron la posibilidad de conservar la La torre se ve obligada a retroceder
calidad. al terreno de las negras, donde final-
mente el alfil la coge desprevenida.
23. . .. , Axe 1 24. TxT, AXA
26. . .. , AlD 1 27. T6D,
Lo _posición se ha simplificado nota-
,

cas tienen un peón de más. En vista 28. D2A, DXD+; 29. TXD, A3C, y

tablecen fácilmente el equilibrio.


27. . .. , A2R j 28. T6C, DXT
25. T6D, . . . 1 ...
Era tentador conservar aquí la dama
Defendiéndose de 25 .... , A3C, Las-
ker no se da cuenta de que ahora está
forzado a perder la calidad. Podía ha-
ber conservado el equilibrio material
por los procedimientos 25. D3A (por
eso era preciso en la jugada 23 atacar
con el peón AR); 25 .... , D2T + (ame-
29. D X D, A4A + 1 30. D X A, TXD
nazaba T8D+); 26. RIT, TxP; 27.
P4C, A3C; 28. TID, D2A, pero la po- De suerte, que las negras ganaban
sición de las negras es mejor. calidad por el peón. No obstante, el
final de la partida está lejos de apa-
recer claro; lo más importante, que di-
ficulta la libertad de movimientos de
las negras, la lejana colocación de los
peones del flanco de dama, y la dispo-
sición en los terrenos del alfil enemi-
go. El centro tiene que contar con la
amenaza P4CD y después P4AD, lo
que tempor¿1lmente encierra la torre.

31. A3D, R2 33. R3R,


32. R2A, R3A

... , y después
: por eso a rey negro
imprescindible centralizarse.
25. . .. , A2A 1 ...
33. . .. , R4R 1 34. P5C!,
Empezó la curiosa persecución de la
Privando de movimiento el flanco de
torre.
rey de las negras y reforzando los peo-
26. T6AR, ... 1 ... nes negros en campo de los blancos.

66 -
34. . .. , R3D 1 35. P4TR; P3TR

ancas pos1 i i a-
tablas. Correspon-
día reforzar la situación de la torre ju-
gando 35.... , T4R +, y si 36. R4D,
entonces n seme1an es
finales la torre desarrolla una gran

36. Px P, T4T 38. P4AD, T4T


37. P3CR, T X P6 39. Px P,

Las blancas podían forzar aquí ta-


blas, jugando 39. P4CD ! , T4R + ; 40.
R3A, P4A; 41. PAxP, PTxP; 42.

R4D; 45. AxP, TITD; 46. A7A+ y 45. ... , P4A 1 ...

después 47. AIR.


¡Golpe decisivo! Ya que rápidamen-
39. . . ., PXP 41. R4A, T4D te pierde 46. PCxPA, PXPT; 47 .
40. P3C, T4R+ 42. A4R, T7D R5C, T6CD, provocado por el retro-
ceso del alfil.
Por fin la torre logró llegar a la re-
taguardia, donde todavía logra ejercer 46. A 1C, ... 1 ...
su movimiento destructor.

T7TD 45. P4C, Rápidamente perdía 46. A3A, Tx


TXP A+, o 46. A2A, T6AD. A mayores di-
ficultades obligaba a las negras la ju-
Capablanca, después de la partida, gada 46. A2C, ...
recomendaba 45. PxP, PxP; 46. A2A,
T7T · 47. A3D ! P5C · 48. R5C . . . con En este caso el triunfo llegaba por
grandes posibilidades para tablas; pero e sigmente camino, no exento e pi-
como indicaba l. Rabinovich, las blan- cardía: 46. A2C, T7T; 47. A7C, T2T;
cas de todos modos perdían en este 48. A2C, PxPT; 49. PxPT; T7T; 50.
caso recisamente: 48. 5C AJA, R3R, etc. (indicado por l. Rabi-
novich).
49. A4A, T7CR ! ; 50. A3D, T6C; 51.
A2A, R2R ! ; 52. R4A, T6AD; 53.
AID, T4AD; 54. P5C (amenazaba 54. 46 . ... , P X PT 48. R5C, R4R
... , R3A; 54. . .. , T4AR +; 55. R4C, 47. Px PT, T6TR 49. R6C,
T7 A; 56. AJA, T7CD; 57. A5D, R3D:
'>8. A7 A, T7CR + ; 59. R4T, R4R; 60. Naturalmente, no 49. AxP, ... , a
A X P, R5A, y ganan. causa de 49 .... , TxP+.

- 67
49. •• •1 T6C+ 53. R6C 1 P5C 9• ... , P4AD j ...
50. R7A 1 T6C 54. AlD1 P5A
51. A2A1 TXP 55. P7T, TXP stan o el caballo en 4R, este movi-
52. P6T1 T5TR miento liberador estaría dificultado.

Amenaza 56. A5T y P8T(D) las ne- 10. 0-0, A2C j 11. C5R,

Además de esto, las blancas tenían


peones os caminos para e
zas del alfil de sus piezas:
1.0
11. C3C, que las negras recha-
56. RXT. R5R 58. R5C, R6R
zan a causa de 11. ... , P4TR ! , y las
blancas no sólo no pueden llevar a ca-
Las blancas se rinden. bo P4 R, sino que se mueven hacia un
desventajoso ataque.

las blancas a causa de 11. ... , Ax C y


condujo a la debilitación del flanco de
N.º 22. DEFENSA ESLAVA rey. Ciertamente, de prisa esto no po-
día ser aprovechado por las negras;
V. Ragosin J. R. Copoblonca
más todavía, las blancas podrían ellas
Torneo Internacional mismas en el futuro empezar la opera-
Moscú, 1936 ción por la línea abierta CR, pero en
etapa tan temprana era difícil calcular.
1. C3AR, P4D 5. P4D, P3R 11. ... , A3D 13. C3C, Px P
2. P4AD, P3AD 6. A3D, PxP 12. P4A, 0-0 14. PXP, P4TD
3. P3R, C3AR 7. AXP, P4CD
4. C3A, CD2D 8. A3D, P5C

Esta jugada fue sometida a minucio-


so análisis por el maestro sueco Lun-
o estos ana is1s,
experimentarlos
prácticamente.

Jugada débil, que únicamente produ-


jo dificultades en el desarrollo. Era
correcto 9. C4R, A2A; 10. CxC+,
CxC; 11. P4R, ... , como jugaba Bot-
viUnik en la partida con Lisitzin en el
año 1933 (VIII Campeonato URRS).

68 -
A resultas de la apertura las blancas más sencillo 18 .... , C3A; 19. C4R!

el peón 4D y el cuadro SD, las blancas CSA, con ventaja para las negras, co-
retrasan algo el desarrollo, pero tienen mo indicaba Capablanca), y ahora, pro-
alguna tranquilidad en el caballo si- bablemente, mejor que nada es 19.... ,

te reforzado. La lucha se ventila aire- 22. C6A, ... , como en la indicación


... '
que esta parte de la partida hasta AxC; 20. PxA, CSC; 21. D2R!,
jugada 20 Capablanca jugó rápido y DSD + ; 22. Rl T, C6R, por el clásico
con seguridad. ataque del flanco de rey: 23. C6A+,
RlT; 24. X
15. D2R, A 1C ! 16. A3 R,
D2T; 26. AXP, etc.
Las blancas, naturalmente, no pued~n
19. A4R,
es imprescindible reforzar el peón 4D.
Las blancas todavía siguen reforzan-
16. ... , C4D J 17. TDlD, C X A do su posición en el centro, hasta que
el rey no sea retirado de la peligrosa
Capablanca consideraba esta jugada
diagonal 2T; empezar el contraataque
la primera equivocación, y ofrecía 17.
. . . , A2T, pero incluso después de esto es prematuro .
las blancas tienen una posición fuerte :
18. RIT, CxA (de otra forma, 19. 19. . .. , AxA ! 20. CXA,
AICR, ... , y entonces ya las negras
tendrán que pensar seriamente en la En una edición especial del periódi-

C3A (mal 19.... , CxC; 20. PxC,


nal, comentando esta partida, Capa-
Ax p: 21. AxP +' etc.); 20. C4R ! '
C4D; 21. D3T, ... , con un buen jue- blanca advertía que él iba sobre esta
ero no se dio cuenta que
forzarse en 4D para presionar sobre el después 20. . .. , C3A; 21. C xC+,
peón aislado y juegan 20. . .. , A XC; D XC; 22. C7D, . . . . pierde calidad.
21. AXA, C4D, entonces, después de Para su siguiente jugada Capablanca
empleó cuarenta minutos.
A XC, las blancas tienen una posición
apta para el combate.
20 . ... , TlA 1 ...

18. D XC, A2T 1 ...


1
Con esta jugada las negras ponen
Después de esto las negras empie- una trampa con el sacrificio de la ca-
zan a experimentar dificultades. Era lidz1 d.

- 69
jugada 20.... , TIA, las blancas empe-
zaron a buscar un me·oramiento en la
tentadora variación y hallaron la si-
guiente variante: 21. C6D, T7 A; 22.
D3CD, CxC!; 23. DXT, DxC; 24.
P4A D
calidad por el peón, amenazando con
n e
ción las posibilidades hubieran estado
equilibradas.

Tal vez fuera una variante más sen-


cilla a 21. C6D, ... , y 21. ... , C XC;
22. e X T, ese; 23. D3CR, AxP+;
24. RlT, C7A+. Por eso a 21. C6D,
C x C sería necesario responder 22.
P A XC y después 22. . .. , T7 A; la
21. RlT!, ... 1 ...
partida de las negras se va arreglan-
Esta jugada es fuerte, no solamente do; por ejemplo: 23. D3CD, T7R: 24.
porque está ligada con el siguiente plan CxP, DlT! (pero :r.J.O 24.... , D4D a
a realizar por las blancas, sino también causa de 25. C6T+ ! , y mate en dos
por su significado psicológico. Capa- jugadas).
blanca, habiendo perdido hasta aquí
mucho tiempo en el cálculo de las com- 21. . .. , D2R 1 ...

binadas complicaciones después del su-


gerente 21. C6D, ... , se vio obligado a A 21. ... ' T7 A las blancas hubieran
respondido 22. D3CD, y no se puede
transformar su idea en el cauce de la
lucha ue Qra lo ue menos es eraba. 22 .... , T7R en vista de 23. C3C, ga-
A continuación surgía, muy raro en la
práctica de Capablanca, la falta de
22. TIA, TXT 23. TxT, CxC
tiempo, que en la presente partida de-
mostró una fuerte influencia en
tinuación.
consiguiente C4D; sin embargo, la ju-
¿Por qué de todos modos las blan- gada en la partida no parecía perder la
cas rechazaron la jugada 21. C6D? partida. La iniciativa está en manos de

su jugada 20, las· blancas prepararon


a 20.... , TIA un rebatimiento muy pí-
caro, precisamente 21. C6D, T7 A; 22. 24. PAxC, TlD 26. ese, D2C
D3CD, T7R; 23. C6A!, DlT; 24. 25. C6D, A lC 27. T5A, P3T
D3AR, TxPCD; 25. C7R+, RlT; 26.
DxD, TxD; 27. CxP+! Pero cuan- Las blancas consiguieron limitar el
do de todos modos Capablanca hizo la movimiento de las piezas negras. Así

70 -
hubiera estado mal 27. . .. , A2T; 28. C8A (o 34. RIC, Axe; 35. p X A,
C6D, TxC; 29. PxT, AXT; 30. P4T!; 36. D7A, D6R+; 37. RlT,
PxA, D4D; 31. DlA, ... , con un fi- D4A, etc.); 34.... , D4A, y las tablas
nal fácilmente ganado. por los procedimientos 35. D X P,
DXC (o 35. . .. , D8A+ y 36. . .. ,
28. P3TR, / ... D5A+); 36. DxP+, RlT; 37. D6A+,
R2T; 38. D7 A+ con el eterno jaque,
¡Y a los reyes del ajedrez les es y las blancas tienen que seguir a esto,
imprescm ya que los intentos hacia la continua-
ción de la lucha están condenados al
28 . ... , T4D 29. DlA, R2T
fracaso; por ejemplo: 3 5. Rl C (en vez
de 35. DXP); 35.... , D5A; 36. C7R,
D6R+; 37. RIT, AxP!, y las negras
D x T, R2T, y si 31. C6D, entonces 31.
ganan.
. . . , D3T ! , y las negras alcanzan sin di-
ficultad las tablas. 32. C4R, 1 ...

30. D2A+, P3C 31. C6D,


Desde el flanco de dama las blan-
cas tenían que contar todo el tiempo
con la posibilidad del cambio, y así
el caballo penetra sobre el debilitado
flanco de rey, y a pesar de la pérdida
de la calidad las piezas blancas están
idealmente distribuidas (la dama en
5AD y el caballo en 6AR dominan el
tablero).

34. D X T, Dl D

PxD, AxP; 38. C7D, A2A; 39. P6A,


... y después C5A-6T, ganan una pieza.
31. ... , D2D /

¡Cruel acción de la falta de tiem-


po! Esta jugada debía llevar a la de- Además de esta jugada, las negras
rrota. Mala era 31. ... , A XC ; 32. conservan todavía la posibilidad de
PxA, con amenaza T7A, pero 31. ... , moverse con el rey de 2C a 1 T y de
D2R! garantizaba a las negras las ta- vuelta.
blas; por ejemplo: 31. ... , D2R; 32.
TxT, PxT; 33. D5A, D3R!; 34. 36. RlC, P5T j 37. R2A, AXP

- 71
La única posibilidad práctica. La de- En vista de la amenaza 45. D6T +,
fensa pasiva traería como consecuen- RlC; 46. C6A+ +. De esta manera los
cia un lento, pero inevitable fracaso; peones blancos en el flanco de dama
por ejemplo: 37 .... , RlT; 38. R3R, están defendidos. Ahora amenaza el
R2C; 39. R4R, RlT; 40. DlA, R2C; simple 45. D6T +, ... y 46. DxPT, des-
41. D5CR, DlT; 42. C4C, A2A; 43. pués de lo cual se librarán del peligro
D6A+, RlC; 44. D7R, ... , y ganan. del eterno jaque. Cuando las blancas
apuntaban su jugada consideraban que
38. P X A, D7D+ 41. RIT, D8R+ era mejor para las negras llevarse al
39. Rle, D8R+ 42. Die, DxP rey hacia el centro, ya que a 44. . .. ,
40. R2T, D6C+ 43. e4e, RlC, de todos modos seguiría 45.
D6T ! y lu.s ne ras ierden el eón 5T.
Y así las blancas tienen una pieza El cuadro de la lucha estaba claro. Pre-
por dos peones, pero en vista de la in- cisamente porque de D6T + !as negras
suficiente defendida situación del rey no tienen defensa, las blancas apunta-
la anancia no es todavía tan sencilla. ron 44. D3R.

43 . ... , D7C 1 ... Durante la interrupción por el tiem-


po, las blancas analizaron esforzada-
Y a 43 .... , D6C se hubiera respon- mente la posición ante la jugada de las
dido 44. D3R, DxD; 45. CxD, P4R: negras RIA. Y he aquí cuándo fue ce-
46. C4AD, y las blancas deben ganar. rrado el sobre y Capablanca jugó.

44. D3R!, ... 1 ... 44 . ... , R1e 1 ...

Apuntada la jugada ante la interrup- Las blancas se turbaron y olvidaron


ción del tiempo. el plan del juego, que tenían en consi-
deración al apuntar su jugada 44.

45. D5R, ... 1 ...

era mejor 45. D6T !

45. . .. , D7D 48. e4R, Rle


46. R2T D6D 49. ese
47. e6A+, RIA

Decisiva equivocación. Después de


49. D4A las blancas ganaban el peón
5T y b partida.

49. . .. , D7D 50. D6A,

72 -
Hacia esta posición se esforzaban las negras, probablemente, podían reforzar
blancas contando e uivocadamente ue el sistema de defensa véase la anota-
ahora las negras se iban a fijar hacia ción a la jugada 10). Por eso, de todos
la defensa del punto 2AR (y ea.ronces modos era mejor en seguida P5D, ...
las apoderarán fácilmente (véase asimismo la partida núm. 62).
del
9 • ... , 0-0 1 10. 0-0, TIR
50. . .. , D3D+ 52. R2T, D3D+
51. RIT, DSD+ 53. RIC, D4A+ Conveniente era aquí 10.... , AJA,
con tal de a 11. P5D, . . . contestar 11.
Este jaque era para las blancas el ... , C2R y entonces las piezas negras
trueno en medio de un cielo claro. Las sin pérdida de un tiempo se desenvuel-
blancas contaban también con 53. . .. , ven armónicamente; un caballo se tras-
080 como única jugada, después de la lada rápidamente sobre el flanco de
cual por el camino 54. DlA, D5D+; rey; otro, después de C2D, ocupará
55. Rl T, D2D; 56. D4A, ganaban. una de las importantes posiciones cen-
trales en 4R o 4AD.
54. RIA, DSA+ 56. R3R, DSA +
55. R2R, D7A+ 57. R3D, DSD+ 11. P5D, CIC 13. f>l4A,
12. C4D, A3C
Tablas.
Lógico desarrollo de la lucha, Apro-
vechándose de la fuerte posición del
caballo 40 las blancas activan su po-
sición en el flanco de rey.
N." 23. DEFENSA ALEKHINE
13. . .. , A3A 15. A3D,
A. lllyn-Genevsky V. Rogosin 14. A2A, P3TR

Campeonato de Leningrado, 1936 ¡La lección de la partida con Grunf-


deld es delicada ! Allí las blancas ence-
1. P4R, C3AR 1
1
6. C3AD, C 3A rraron con la jugada P5AR al alfil en

3. P4AD, C3C 8. C3A, A2R to estratégico, lo que dio la posibili-


4. P4D, P3D 9. A2R, dad a las negras de iniciar un fuerte
5. PxP, PRxP contraataque. Ahora las blancz;s con-

En la partida con Grunfdeld (Tor- 4AR.


neo Internacional, Moscú, 1925) Illyn-
Genevsky jugaba: 9. P5D, ClC; 10. 15. . .. , AXA 17. C4R, C2D
C4D, A3A; 11. A2R, CD2D; 12. 0-0, 16. DXA, C3T
0-0; 13. P4A, ... , etc. Esta continua-
ción tuvo lugar con el cambio de ju- Las negras consiguen por fin refor-
gadas en la partida actual, pero las zarse en 4AD, pero en vista de la au-

- 73
senda de debilidad en la posición de 27. P X P, Dx P 1 28. D3D,
los peones blancos y la existencia de
una columna abierta, esto solamente Una equivocación. Las blancas supo-
debía llevar a una igualdad. nen que, como antes, todo está tran-
quilo; así era dos jugadas antes de
18. TDl R, e4A 20. D2A, P4TD esto. Estaba bien 28. D2D, para lo cual
19. ex e, ex e 21. ese, las negras tenían pensado 28 .... , P5T;
29. D5D (a 29. D X D, lo mismo que en
Por los procedimientos 21. T X T +, la partida, es fuerte 29.... , D6A); 29.
D X T; 22. TlR, D2D; 23. e5e ... , las ... , D X D; 30. P X D, ese, con posible
blancas podían adueñarse de la colum- solución de tablas.
na de R, pero como por cuanto las ne-
gras ahora están listas para la defensa . . ...
del flanco de dama, las blancas no se
Inesperadamente, las negras desarro-
apresuran a mostrar sus intenciones.
ll;m un fortísimo ataque.
. . .. , 29. D X P, D6A! 1 ...

Las negras esperan inútilmente, ya


que después de 22 .... , P3A tenían un
juego equilibrado.

23. D2D, P3eD 1 ...

Y ahora que las blancas tienen un


evidente contraataque, las negras tie-
nen debilitadas las casillas blancas en
el flanco de dama.

24. P3TR, C4A 26. P4eR,


25. D2A, e3T

La inactividad de las negras ha traí-


do finalmente como consecuencia un
activo movimiento del enemigo. No
obstante, más provechoso y de menos El terreno de la lucha se traslada
peligro era 26. A4D, al flanco de rey. Es interesante seña-
ar que m os que mira an ni 1nc uso
26 . ... , P3A 1 mi enemigo sentían el peligro que se
cernía sobre las blancas; de otro mo-
Abriendo rápidamente las líneas. do las blancas continuarían 30. P5C,
Ahora, la debilidad en el flanco de PTxP: 31. PxP, AxP; 32. D7D, TR-
dama se compensa por completo con ID; 33. D4e.
el debilitamiento del flanco de rey de
las blancas. 30. C7A, TR-1 D 31. DXP,

74 -
. '

Ya la única jugada. No se puede 31. N.º 24. APERTURA DE RETI


T4R, ... a causa de 31. ... , D2C.
agos1n
31. ... , ASD 1 ...
Campeonato de Leningrado, 1936
Sorpresa doblemente desagradable,
ya que estaba cerca el control del
tiempo. 2. P4A, P3A 1 4. A2C, P3CR

32. AxA, . . . 1 ... ... Las negras renuncian a la ganancia


del peón por el procedimiento 4. . .. ,
Px P, ya que es poco probable que
cons1gmeran re ener o ; por e1emp o :
33. Ax A, D6C+; 34. RlT, DxP+;
5. P4TD, A3R; 6. C3T, A4D; 7. D2R,
35. RlC, DxP+; 36. RlT, TxT; 37.
. ., recuperando el peón del gambito.
CxT, TxC; 38. A2A, D6T+; 39.

6. A2C, 0-0 9. TI R,
32 . ... , D6C + 34. RIC, TIC! 7. 0-0, A4A
33. RIT, DXP+
Es natural que las blancas deseen
La agresividad de las negras se hace conservar el caballo dama en su casi-
ahora comprensible. A las blar.cas les lla de origen en beneficio del conjunto.
amenaza no un eterno jaque, sino algo En la salida de Reti, constituida en el
peor. ataque del punto SD, el alfil de rey en
"fianchetto" es el solista.
35. D X P, 1 ...
9. . .. , A6T 1 IQ Al~ P4TD

, . . . se respon ena Para el contraataque en el centro las


DXP+; 36. RlT, C6D y después --. ' negras no tienen motivo, y por eso tra-
C X T, con fácil ganancia. tan de llevarlo al flanco de dama.

. ... , 11. CD2D, C3T 12. TlAD,


36. RJT, TXA 1
Amenazando 13. PxP, CxP; 14.
Una pequeña inexactitud. Decidía A X A, R X A, lo cual conduce a la de-
rápidamente 37.... , D6T +; 38. RlC, e rey.
D6C+; 39. RlT, T7D !
12. . .. , DJD 14. P4D,
13. P3T, TIA
38. DSA, D6T+ 40. RIT, T7D
39. RJC, D6C+ Las blancas se mantienen en una tác-
tica de línea recta. Con la última juga-
Las blancas se rinden. da se cierra la diagonal 1 TD-8TR para

-75
el alfil 2CR, y al caballo 3TD se le Esta y las dos siguientes jugadas son
ha arrebatado el punto 4AD y las blan- en beneficio del final de partida de las
cas amenazan ya el ataque en el cen- blancas.
tro con la jugada P4R. Era posible otro
plan de juego: 14. T2A, C4A; 1.5. 20. . .. , A2C 1 . ..•
DlT, ... (¡una idea de Reti!), pero es
difícil decir si merecía preferencia. a cau-
sa
14. . .. , A3T 16. P3R, P3A
15. C5R, C5R 21. P4CR, A2D 1 22. C2R,

Era una equivocación aquí el ten-


ta or X , ... , a o que seguina
P3A, CxC;
22.... , P4AR; 23. DxP, PxP; 24.
cas señorean en el centro gracias a
CST, T2AR; 25. PSD, P4R!, y las ne-
fuerte posición del caballo en SR.
gras ganan.
17. C3D, A4A 1 ...
22. . . ·1 DlR 24. PX D, ASC
23. AxP, DXD 25. A3AD,
Después de 17.... , CxC; 18. DxC,
A4A; 19. C4A, ... , las blancas conser- Probablemente, lo más fácil era 25.
van la primacía. CJC, P4AR; 26. PJA!, PXA; 27.
PxA, C4A; 28. PxC, AxA; 29.
Con las últimas jugadas las negras
TDID, AxP; 30. CxP, ... ,y las blan-
tratan de coordinar la acción de sus
cas han conservado un peón de más
piezas ligeras, pero antes de que el ca-
con mejor posición. Las blancas han
ballo JT se acerque al centro las blan-
renunciado a esta continuación, con-
cas provocan una debilidad en la posi-
tando con que su superioridad es sufi-
ciente sin eso, por cuanto e ca a o
de las negras está todavía apartado del
18. CxC, PxC 1 ...
juego.

18 .... , Axe.
A 25 .... , PJC ya hubiera correspon-
19. C4A, P4CR dido 26. CJC, etc., como en la

Las negras se ven obligadas a mar- que las negras no tenían la jugada
char hacia una debilitación todavía C4A, ya que el alfil en JA está de-
mayor del flanco de rey, para evitar la fendido.
pérdida del peón SR (amenazaba
P4CR). 26. P4C!, . . . 1 ...

20. DST, ... 1 ... Esto es más fuerte que 26. PXP, ... '

76 -
ya que el peón, de todos modos, per- haber rendido tranquilamente la parti-
manece débil. da, pero en vista de su importancia (la
partida decidía el primer puesto) las
26. ... , AXP 28. AX A, RxA negras se defienden todavía "heroica-
27. PSD, P4AR 29. A2e, mente".

31. PXP 34. A6A, T6e


32. PxC, PXP 35. Ax P,
33. e3C, A3C

Estaba bien, naturalmente, 25. Tl TD,

35. ... , TxP 40. ASD, R3T


-e
37. TRl D, PSA 42. TlR, A4A
38. PX P, PXP 43. C2D,
39. C4R, T3e

Aquí fue aplazada la partida, y al


En esta posición las negras podían día siguiente hubo que hacer todavía
defenderse todavía mucho tiempo, cam- algunas jugadas.
biando el alfil por el caballo 2R, lo
que en vista de las amer,azas C4D y 43. · · ., T7C I 44. e3A, T8C
C3A era obligatorio.
En este caso la rimada de las blan- A 44. . .. , A6T hubiera correspondi-
cas era asimismo indiscutible, no sola- do 45. A6R, ... , haciendo necesario e
mente en vista de la posibilidad de ha- el cambio de alfiles y entrando con las
cer pasar el peón de flanco de dama, torres en el campo de las negras, por
sino también racias a la resencia del eso no se encontró nada mejor que el
alfil y de las debilidades generales en cambio de las piezas pesadas.
la posición de las negras.
45. TDXT, TXT 52. A4R, P3T
29 .... , P4A 46. TXT A T 53. R2C, R3A
47. ezo, A7A 54. A2A, A7R
Defendiéndose de 30. C4D, ... , las 48. C4R, P4T 55. P3A, R4R
negras caen en una pequeña trampa. 49. C X P, P5T 56. R2A, AX P4A
50. ese, R4C 57. CxA+, R5D
30. P6D, TDlC J 31. PSC,
51. e3T, A8D 58. C6D.
El mal situado caballo de las negras
perece, y, naturalmente, aquí se podía Las negras se rinden.

- 77
N:' 25. DEFENSA HOLANDESA 9. P4R!, 1 ...

ogos1n
Las blancas se aprovechan rápida-
Torneo de jóvenes maestros mente de la inexactitud del enemigo.
El carácter abierto de la lucha es pro-
Leningrado, 1936
vechoso a las blancas.

1. P4D, P3R 3. P3R, 9. . .. , P4D 10. PA X P,


2. P4AD, P4AR
Más complicada y menos convenien-
Las blancas escogen el sistema ru- te resultaba la lucha para las blancas
binsteniano de desarrollo, ante el cual después de 10. PRXP, PRXP; 11.
después de A3D, C2R, P3AR se crea PAXP, PAxP; 12. 0-0, ... ,y a con-
una potente posición en el centro. En tinuación D3C, ... , con presión sobre
el futuro, en relación con la situación, el punto SD.
las blancas diri en el ·ue o al flanco
de dama (P3TD y P4CD) o abren el 10. ... , A XC 1 13. Axe, D5T
centro por el procedimiento P4R. 11. C X A, PAR X P 1 14. A3A, PRXP
12. CxP, CxC 1 15. A3R, C2D
3 . ... , C3AR 5. A2D, P3CD
4. C3AD, A5C 6. A2R, Las negras han terminado el desarro-
llo afortunadamente, pero nada más. Su
Es curiosa aquí la variante 6. D3A, primacía consiste en la disposición más
C3A; 7. PSD, C4R; 8. D3C, A3D; 9. compacta de los peones y es muy di-
D X P, C2A, y las blancas no tienen fícil de aprovechar en vista de la fuer-
defensa contra Tl C con la captura de za de los alfiles blancos.
la dama. Las blancas, no obstante, es-

anotaciones). Desde este momento las negras in-


tentan embrollar la lucha. Se lograba

6. . .. , A2C j 7. A3A, P3A


17. TIR, CSR, y este caballo hubiera
sido igualado al precio del alfil blan-
Las negras consienten PSD con tal co. En caso de cambio resultaban al-
de afirmarse en la · im ortante casilla
central SR.
17. Tl R, ... 1
8. CR2R, 0-0 1 ...
Jugada pasiva. Lo correcto era 17.
Inconsecuente. Después de 8. . .. , D4T ! , y si 17. . .. , C4R; 18. A2R,
P4D, las negras tienen una buena po- P3TD; 19. D4C, y el flanco de dama
sición. de las negras hubiera sido debilitado.

78 -
17. C3A 1 19. A4A, D4A Empezando desde aquí, las negras
18. P3CR, D6T 20. TSR, conducen enérgica y sencillamente el
ataque.
Esta jugada solamente ofrece a las
negras posibilidades reales de ganancia. 26. A 1 R, PSD! 1 ...
Ante la correcta respuesta 20. A2C a

la dama de la defensa del flanco de

20 .... , TX T 1 21. P X T,
1
27. DxPT, A4D 1 28. TlD,
A 21. AXT, hubiera correspondi-

peón. hiera respondido 28. . .. , P6D ! , y si


29. P3A, entonces 29. . .. , P7D; 30.
21. ... , P4CR! i ... A2A, CxA; 31. RxC, D3D, ganando
rá idamente.
taque mespera o, ne-
gras ganan un peón. 28. . .. , T2A! 1 ...

22. A2D, ¡Muy fuerte jugada! Aquí la torre


defiende al rey. Y se amenaza C x PA;
Después de 22. AxP, DXA; 23. esto antes era imposible a causa de
P XC, D X P las blancas no pueden al Ax A.
mismo tiempo defenderse de dos ame-
nazas: ... , DXA y DXP. 29. DSC+, R2C I
22 •... , DX P 1 ...

Era seductor aquí 22 .... , C5R, pero


después de 23. Axe, DxP+; 24.
RlT, PXA; 25. D3C+ y 26. D3R,
las negras tienen un peón pasado ;
no obstante, los alfiles de distintos co-
lores dejaban a las blancas la posibili-
dz:d de tablas.

23. A3A, D4A 25. D4T,

Esta maniobra ya es tardía, pero ante


un juego tranquilo el sobrante peón de
las negras se hubiera hecho sentir muy
pronto.
Las blancas tienen que rechazar la
25 •... , CSR! 1 ... peligrosa amenaza C x P A. No defiende

- 79
la jugada 30. P3A, C3A; 31. DXP, N.º 26. DEFENSA RAGOSIN
D7A· 32. T2D D8A · 33. T2R
y las negras ganan. Muy efectivamen- l. Rabinovich V. Rogosin
te rechaza 30. DXP, CxPA!; 31.
X Campeonato URSS
DxP, C6T+ ! ; 32. AXC, DxA; 33.
Tbilis, 1937.

tienen defensa de la amenaza de mate


1. P4D, C3AR 4. C3A, ASC
2. P4AD, P3R 5. A5C,
ción escogida en la partida no ofrece
3. C3AR, P4D
salvación.
Ahora está reconocido aquí como
X fortísimo 5. PxP o 5. P3R.
31. A X A, C X P + 35. R3T, D4T+
32. R2T, DXA 36. R2C, D7R+ s. • - • I P3TR 1
...
33. Rx e D8T+ 37. R3T, T8A
Después de 5. . .. , PxP; 6. P4R,
Las negras se dejan tentar por un P4A; 7. P5R, PxP; 8. D4T+, C3A;
mate efectivo, el cual obligó a las blan- 9. 0-0-0, ... , resultaba una reñida va-
riante vienesa.
cas a rendirse ; pero ante una respues-
ta correcta debía haberse decidido otra 6. Axe, . .. 1 ...

continuación.
Insuficiente es 6. A4T, PxP, y las
38. D7A+, negras retienen el peón.
1 ...

6. . .. , DXA i 7. D3C, C3A


En 38. D7C + a las negras 1o

la torre a 2A, ya que a 38 .... , R3C enérgica.


se responde 39. P4C y las blancas se
defienden del mate. Después de 38. 8. P X P, 1 ...
D7C +, T2A podía seguir 39. D8C,
Este cambio ofrece a las negras me-
P5C+; 40. R4T, D7T +: 41. RXP, jores posibilidades gracias a la preemi-
P4T+; 42. R5C, D7R; 43. D8AD, nencia de los dos alfiles y del buen

38 . ... , R3C j 39. D6A+, R4T


8. . .. , CxP 10. TI D, D3C
9. CxC, DXC 11. P3TD,
Las blancas se rinden, ya que a 40.
D2C y a 40. D5D corresponde 40. Despojando las negras de un alfil,
T8T+ y 41. ... , P5C++. pero perdiendo un tiempo.

80-
11. . .. , Axe+ 14. TX P, A3R 26•... , T X PC J 28. T X P, T4TD
12. DXA, 0-0 15. T5CD, D3D 27. Tl XT, TXT J 29. T3C,

Después de 29. T7A, TXP; 30. TX


Es peligroso 16. TxP, TRlC!; 17. PAD, T7T; 31. RIA, las blancas,
T X T +, T X T; 18. A2R, T6C Y des- sin grandes incidentes, logran tablas.

taja devuelven el peón. 29•... , R2R J 31. P4R, T4R

16. . .. , TR 1D J ...
Más posibilidades ofrecía 31. ... ,
Era correcto 16 .... , TDlC, o 16 .... ,
TST; 32. P3A, P4AD; 33. R2D, P5A;
P3C.

17. 0-0, ... 1 ...


zas de las blancas.

Renunciando a tomar el peón 2C, el 32. P3A, P4AR 35. TXP+, R4A
cuJl se podía y debía haber tomado, 33. T4 , PXP
las blancas se encuentran en peor si- 34. P4A, T4T
tuación. Después de 17. TXP, no
es peligroso para las blancas 17. . .. , Pierden un peón. Conservaba la
A4D; 18. T4C, A xP a causa de 19. igualdad material 36. T7R, por ejem-
T4CR, con ganancia de una pieza. plo: 36. . .. , R3A; 37. T7AD, T X P;
Hubiera sido mejor 17.... , P4AD; 18. 38. TxPA+, etc.
0-0, A4D, con algún contraataque.
36. ... , TxP 38. T6CR, T6R +
17. . .. , D7D! ! 18. Tl R,
' 37. T X P, RXP 39. R2A, T2R
Si 18. DXD, TXD; 19. A3A, ASA;

18. . .. , TD1C 20. A4A, AxA


19. T5AD, P3AD 21. TXA, T6D!

Forzé:do el cambio de la dama, pues


a 22. DlA, . . . s~ responde 22. . .. ,
Tl-lD; 23. T2A, Dx D: 24. TAXD,

22. DXD, TXD 25. R1R, Tl-40


23. TlC, T1-1D 26. T5A,
24. R1A, R1A

La mejor jugada.

81
VI
Para ganar, las negras tienen que Las blancas han dejado llegar al rey
procurar pasar su rey al flanco de da- negro al flanco de dama, lo cual garan-
ma, ante lo cual el peón 2T en princi- tiza el movimiento del peón TD en la
pio no debe moverse para que la torre dama.
de las blancas no se le cuele por la
parte posterior. La mejor posibilidad 49. ... , T4A 52. R3A, RZ'T
de las blancas consiste en el traslado
de la torre a la línea D (T6D-8D), con 51. R3C, P4T 54. R3R, T4D!
el fin de atacar al antes mencionado
¡No se puede dejar llegar al rey al
peón.
flanco de dama !
40. P4T, ... I
Era correcto 40. T6D!, R4R; 41.
T8D. Con eso mismo la jugada en SI 55. R4R, entonces 55. . .. , T4CD
la partida debilita los peones blancos. (con amenaza 56. . .. , T5C); 56. TI T,
T4CR: 57. R4A R4C· 58. TIC+,
40. ... , T2AR 1 ... R5A: 59. TITD, R5C; 60. TIC+,
R6A; 61. TI TD, R2C; 62. T4T, R3C.
Las negras se ven obligadas a hacer etcétera.
algo, ya que les importa no dejar lle-
gar al rey blanco a 3C. 55. . .. , T2D 61. T1TD, T2T
56. T5A, P5T 62. R3D, R5C
41. RlC, • •• 1 •••
57. P5C, PXP 63. R2A, R6T
58. TXP, P6T 64. T1CR, T2A+
Ahora no sirve 41. T6R, ó 41.
T6D, ya que las negras pueden ju- 59. R4R, P7T 65. R3D, R7C
gar 41. ... , R5C +, ganando el peón 60. TlC, R4C
4T. Relativamente mejor es 41. R2R,
Las blancas se rinden.
este caso, como se verá más adelante,
las negras ganaban la batalla.

41. ... , R4A 43. T6T, N.º 27. APERTURA INGLESA


42. PST, R5R V. Rogosin A. Lilientha~

Perjudicial ahora 43. T6D, R4R; 44.


X Campeonato URSS, 1937
T8D, R3R; 45. R2T, T2D; 46. T8AD,

R3AD; 49. R4A, P4T, y las negras de- 1. P4AD, P4R ! 4. P4D, PXP
ben ganar. 2. C3AD, C3AR ! 5. Cx P, A5C
3. C3A, C3A j 6. CxC,
'
43. . .. , R4D 47. T1AD+, R2C
44. R2T, R4A 48. TlCD+, R1T Las blancas preferían esta continua-
45. TlT, R3C 49. T1TD, ción a la jugada 6. A5C, y quizá sin
46. T1CD+, R3A suficientes fundamentos.

82 -
6. . .. , PC X C 1 7. P 3CR, gemonfa en el centro, por el camino
12.... , P4A y 13 .... , P3D.
El " ianchetto" del alfil de rey de
las blancas dificulta la defensa del 12. D3C, P4TD 1 13. TRlD, A3T
peón 4AD.
"Desarrollada", pero fuera de sitio
7. . .. , D2R 1 8. A2C, 0-0
las negras pierden su supremacía en el

difícil.

14. T4D!, C4A 1 ...

Debilita por demás la disposición de


las piezas negras.

TD1C
,
Fijando la debilidad de la posición
de las negras (el triángulo de los peo-
nes 2A, 3A, 2D) y amenazando con
llevar la torre 4TR a 4TD para el ata-
que del peón 4T.

18. . .. , P3T 1 20. T4CR!,


Las negras dejan escapar el momen- 19. T4TD, A4C 1 .•.
to más oportuno para el ataque del
peón 4AD. Debían jugar aquí 8. . .. , Ahora amenaza 21. AXP, ... y 21
A3T e P4AD. Si 20. TXP, TlT! ganaba el
peón. Por ejemplo: 9. D3C, P4D; 10. peón, pero debilitaba a las negras la
PxP?, DxP++. o 9. D4D, P4D!; 10. posibilidad de la lucha.
P3C, P4A; 11. D3D, P5D; 12. 0-0,
20.... , RlT
de más; o 9. D3D, P4D; 10. P3C,
Bastante mal también 20.... , C3C;
P5D!: 11. DxP, TlD: 12. AxP,
21. P4AD, A3T: 22. T4R, DlD; 23.
RIA; 13. A5D, TxA.
TR4D, CIA; 24. AXPA, o 20. . .. ,

9. 0-0, Axe 11. A3R, CSR!


1 O. P X A, TlR 21. P4AD, A3T 1 22. D3A!,

La fuerte posición del caballo en 5R Las negras se rinden.


aparece suficientemente compensada Realmente, las negras no tienen una
por los dos alfiles blancos. A las ne- suficiente defensa del mate o D x P4 T
gras les corresponde fortalecer su he- y DXP.

- 83
N: 28. DEFENSA RAGOSI N P4A, TlAD. La continuación en la par-
tida conduce a una aguda y tensa
G. Lisitsin V. Ragosin lucha.

XI Campeonato URSS 14. D3D, P4CD 1


Leningrado, 1939

1. P4D, C3AR 4. C3A, A5C


2. C3AR, P4D 5. P3TD,
3. P4AI P3R A 16. C XC, ... se hubiera respondi-
do 16 .... , PxC; 17. D2A, C3C, y
¡Demasiado rectamente! Lo mismo
que ante 5. D4T +, ... , las blancas,
perdiendo un tiempo, permiten a las 16. . .. , C3D 18. AlAD,
negras alcanzar el contraataque en el 17. P4R, C3C
desarrollo. Mejor era 5. P3R o 5. P X P.
Sería una equivocac1on 18. P5R,
5. . .. , A X C+ 1 6. P X A, PX P C3D-5A, y al lado del cuadro SAO
las negras logran el importante cua-
Cediendo la posición en el centro,
dro 40.
las negras ganan en desarrollo. Ante
esto, no obstante, tienen que jugar con 18. . .. , P5T j 19. D2A, D2D
exactitud para no caer en una situa-
ción peor.

7. D4T+, A2D 1 8. DXPA, 0-0

igualado. Ahora las blancas podrían al-


c2nzar la primacía jugando 8. ASC.

9. P3R, A3A 11. 0-0, TlR


10. A2R, CD2D 12. TI D, C5R

Las negras se mantienen más acti-


vas; pero, realmepte, también aquí les
corresponde jugar con cuid2-do, toman-
do medidas contra el movimiento de
los peones blancos centrales.
Aunque las blancas tienen el contra-
13. A2C, P4TD 1 ... juego de los peones del centro, pero el
peón 4R está en peligro, y P5R ... , o
Era más fuerte 13 .... , C3D; 14. el cambio P X P, es claramente ventajo-
D2T, A5T; 15. TlD-lAD, P4AD!; 16. so para las negras.

84-
20. TDlC, RlT J 21. T4C, TlAR Ahora las blancas tienen una posi-
ción cerrada. De todas las piezas sola-
Las últimas dos jugadas de las ne- mente pueden mover al alfil.
gras muestran sus propósitos de atacar
sobre el flanco de rey. Preparan la 43. A4C, P4C 1 44. ASA, T5A
abertura de la línea AR.

22. A3D, T2A 25. P X P, DlR


23. TIR, TD1AR 26. T2C,
24. DlD, PxP

Una equivocación. Mejor era 26.


7. R, con un agu o
juego. Ahora las negras tienen la ini-
ciativa.

• • •1

Este cambio merece censura. Las


blancas ceden uno de los alfiles y de-
bilitan la defensa de las ca&illas blan-
cas. Cu~dro de la distribución de las pie-
zas. En caso de 45. DlD, PSCR; 46.
29. ... , CxA 31. D3D,
PxP, C7D ! ; 47. TIC, ... (47. D X e,
30. T2AR, A5C
DxT+): 47 .... , TAxT; 48. AXT,
Y después del mejor 31. TRIA, P3T: TXT+; 49. DxT, ... (o 49. AXT,
C8A ! ) ; 49. . . .• C X P, las negras de-
cidían rápidamente la partida.
TXT, TXT: 35. PxT, DIAR, las ne-
gré<S han conservado algún contrajuego.
45. A7R, PSCR 47. TlCR,
46. P X P, C6R!
... ,
32. PxA, D3R 34. PSD,
Muy malo: 47. T2AxT, PxT; 48.
A 34. PxP se respondería 34 .... , TIC, TxT+: 49. RxT. P6A, etc.

CxP!: 37. TxT, C6A++. 47. . .. , TSAXT 49. D4T,_ D8A!


48. DxT, T6A
34 . ... , P3T 39. R1C, T2A-3A
35. D2R, R2T 40. A3R, T3C + Amenazando 50. . .. , D X T + ! , las
36. A3R, T3A 1
41. RlT, T2A blancas se ven obligadas por ello a pa-
37. ASA, T1A-2A 42. ASA, T6C! sar al final de partida, sin ninguna es-
38. RlT, T5A peranza para ellas.

- 85
50. D3C, TXD 58. A6A, CxP conviene crear una intranquilidad en
51. TXD, CXT 59. R4R, R3C los peones del centro.
52. PxT, e X P+ 60. A8T, P5C
53. R2C, CxP 61. R4D, P6C 11. P X PD, A5C j 12. A3R,
54. A8D,, CxP 62. R3A, C7A
Jugada natural, defendiendo una vez
55. AXP, CXP 63. R2C, C6R
56. A X P, C6R+ 64. R3T, C5A +
arrollo del caballo D. El único fallo de
57. R3A, C5A

Las blancas se rinden. gras pueden conseguir sin dificultad un


buen juego. Era más fuerte aquí 12.
D3D, y después 12. D3D, A X C,

tida plenamente satisfactoria. Si, pues,


N.º 29. APERTURA ESPAÑOLA 12. 030, C4TD; 13. A2A, P4A, en-
tonces 14. CD2D. Las negras ahora
In P. Keres
15. CxC, P5A recibir el contraataque
Torneo Internacional Leningrado-
en el flanco de dama, pero las blan-
Moscú, 1939
cas con los dos alfiles conservan la
posibilidad del ataque. En respuesta a
1. P4R, P4R 6. TI R, P4CD 12. D3D, las negras no podrían ju-
2. C3AR, C3AD 7. A3C, P3D gar 12 .... , P4D, en vista de 13. P x P,
3. A5C, P3TD 8. P3A, 0-0 CxP; 14. D4A, o 13.... , C4TD; 14.
4. A4T, C3A 9. P4TD, CSR.
5. 0-0, A2R
12. . .. , P4D 1
Esta jugada apenas si puede originar

las blancas debilitan un tanto el flan- gras obligan a las blancas a determi-
co de dama de las negras, pero esto se nar su pos1c1on en el centro y ocupan
consigue a cuenta de su propia debili- uno de los puntos centrales (4D en

más de eso el papel esencial Jo juega P5R). Más tranquilo y, posiblemente,


la posición del peón negro en 4C, di- más fuerte aquí era 12.... , C4TD: 13.
ficultando el normal desenvolvimiento A2C, P4A; 14. P5CD (si 14. CD2D,

15. CD2D.
9 .... , P5C j 10. P4D, PR X P
13. P5R, C5R ! 14. P5T,
Sin la jugada 9. P4TD, P5C este
cambio hubiera sido malo, ya que hu- La única posibilidad. Las blancas
biera liberado para el caballo blanco obstaculizan la jugada C4T y aíslan los
la casilla 3AD. Ahora a las negras les peones negros, recibiendo con ello al-

86 -
gm1a compensac10n por el contrajuego 18. cxc, PXC 20. PX A,
del enemigo en la partida. 19. TXP, Axe

14. . .. , C2T? 1
Si 20. D X A, entonces, evidentemen-
te, 20. . .. , A X P. La debilitación del
Pausada maniobra de posición. Las
flanco de re de las blancas no obs-
negras quieren ras
tante, no compensa el sacrificio del
4C, donde aminorará la debilidad de
a ue el flanco de dama de las
as negras en e aneo
negras no está suficientemente defen-
ce presión sobre el punto 4D. Esto,
dido.
no obstante, requiere demasiado tiem-
po, y resulta que las negras pierden su
uer e ca a o
Las negras tenían que jugar en segui-
da 14.... , P3A, y si entonces 15. PxP,
entonces no 15.... , AXP en vista de
, sino X . o mis-
mo después de 14.... , P4A; 15. D3D,
AXC; 16. PXA, C4C las negras con-
servan la primacía.

15. CD2D, R1T 1

Si ahora 15.... , P3A, entonces 16.


P X P, y las negras no pueden jugar 16.
. . . , A X P en vista de la pérdida del
caballo 5R. Después, 16.... , C X P; las
blancas por el procedimiento 17. D2A,
pu r .... ,
del flanco de dama de las negras. 21. A3 R, TIR

16. A4AR, P3A 1 ... La torre defiende la posición del rey

Correspondía conformarse con una


partida un poco peor y jugar 16. . .. ,
22 . ... , P3A 24. D4A, D4D
C X C, ligada con la jugada de la par-
23. D3D, T2T

tifica.
La defensa de las blancas hubiera
17. PXP, AxP 1 ... sido algo más complicada después de
24. . .. , D3D; 25. TlAD, TlAD. El
O 17. . .. , CXP; 18. D2A, con cambio de damas conduce rápidamente
presión sobre el flanco de dama y la a una posición sin esperanzas para las
primacía de las blancas. negras.

- 87
25. DxD, PxD 27. A4AD, ex p N.º 30. APERTURA ESPAÑOLA
26. AXP, TlD
V. Smyslov V. Ragosin
Perdía en seguida 27.... , AXP a
Torneo l nternacional Leningradº•-
causa de 28. TID, TID-2D; 29. AXC.
Moscú, 1939
28. R2C, T2-1T j 29. TID, C4A
1. P4R, P4R 6. P4D, A2D
La desgracia fundamental de las ne- 2. C3AR, C3AD 7. Tl R, PXP
gras consiste en la debilidad del peón 3. ASC, C3A 8. ex P, 0-0
3T. No les da tiempo a ceder con vis- 4. 0-0, A2R 9. AlA,
tas a la compensación de atacar al S. C3A, P3D
peón blanco 5T. Si 29. . .. , C3A, en-
tonces 30. Tx T+, AxT (30. . .. , Esta jugada de Tarrasch permite a
T X T; 31. A6CD); 31. A5D, TIA; las negras por el camino de 9.... , C X
32. T4AD, C2R; 33. A6C, y las blan- C: 10. Dx C, A3A tener un buen jue-
cas ganan rápidamente. go. las blancas pueden conservar la
primacía por el procedimiento 9. A X
30. T X T + , A X T '; 31. A6C, A3A C, P x A: 10. P3TR, con el consiguien-
te A4AR, como habitualmente jugaba
No ayuda 31. ... , AxA: 32. PxA, Rauser.
TlCD en vista de 33. A6R, y después
TXP5CD. 9.... , TlR j 10. P3TR, P3TR

32. ASD, Tl CD 34. A4A, CST +


Con esta jugada las negras se conde-
33. TX PSC, P3C 35. R3T, CxP nan a una difícil y larga defensa. Y
todavía ahora se podía conseguir un
Alcanza un final de efecto, pero la
partida de todos modos está perdida
to 10.... , CxC; 11. DxC, A3A, y la
para las negras.
tentativa de apoderarse de la iniciati-
36. A4D!, TlAR 38. TXT, CXA va con la jugada 12. P4CD resultaría

C2D: 13. A2C, A3A: 14. D3D,


P4TD!; 15. P3TD, PxP; 16. PxP,
En la confusión por falta de tiempo
TxT: 17. AXT, DlTD!, y el futuro
las blancas olvidaron ganar una pieza
... '
con la jugada 39. T7A+.
11. P3CD, Al AR 12. A2C, C4R
39.... , C4A 42. TxPTD, AxP
40. T7T+, R3T 43. T6R, R4C Ahora 12.... , C XC: 13. D XC, A3A
41. P3C, ASO 44. P4C, ya no tenía aquella fuerza, porque las
blancas pueden prevenir P4D con una
Las negras abandonan. jugzid<. sencilla (TDlD).

88 -
No obstante. hablando objetivamen- P4D; 18. P5R, ... , y las negras se ven
te, la jugada de la partida lleva a las obligadas a retroceder con el caballo,
negras a un peligro mayor todavía. dejando al enemigo, como se ve por la
Pero ahora, en una lucha aguda y com- anotación de la jugada 19 de las blan-
plicada, una mínima inexactitud puede cas, que decide la primacía. Poco atra-
conducir a sorpresas. yente la jugada de gambito ligada a la
prolongación 18 .... , A4A: por ejem-
13. P4A, C3C 1! 15. A3D!, plo: 19. C3A-2R, A X e+; 20. A xA,
C5R (20. . .. , P4AD; 21. P4C ! ) ; 21.
P4C, D2A; 22. C3C ! , P4AD ! ; 23. P X
Smyslov revela un profundo sentido
P, CxP; 24. D3R, C3R; 25. C5A y
de la posición. No se contenta con una
el punto de enlace está en manos de
las blancas.
TD 1D, sino que dirige metódicamente
el golpe principal sobre el flanco de 17. . .. , P4D i 18. P5R, C2T
rey y aparece mucho más ligado al
Respuesta pasiva que no correspon-
de a las exigencias de la posición. Con
15. . .. , D4T 1 16. P4CR, la contraofensiva 18. . . . • A5C ! (el re-
sultado de dejar escapar las blancas
Escogido el camino por las blanccis.
en la jugada precedente) las negras han
tanto más de alabar cmmto que no te-
podido establecer el contrajuego de la
nían necesidad en absoluto de un jue-
posición. Podía proseguir :
go tan agudo y podían por continua-
ciones menos arriesgadas conservar su I. 19. PxC, AxC; 20. C7R+ (no
ppsición de superioridad. El análisis, se ve nada mejor); 20 .... , RIA! ; 21.
sin embargo, señala que este ccimino cxc+, PxC: 22. AxA, DXA; 23.
es más recto. Desgraciadamente, en el P X P +, R X P, con un juego igualado.

titud, lo que cambia rápidamente el 11. e X PT +' p X e: 20. A X e,


cuadro de la lucha. PxA: 21. PxC, TxT+: 22. TXT,
P5D; 23. T5R, PxC, y las negras ga-

AXT, también con 24. AxP, D3C. et-


La primera inexactitud, explicable cétera.
por lo visto, es la falta de valoración

prescindible tener en cuenta que la


di~osición de las negras se tiene aun- Equivocación estratégica. El caballo
que, única, una muy efectiva posibi- desempefü1 una función importante obs-
lidad de contraataque en el centro en taculizando la jugada P4A y además
relación con 17.... , P4A. Esta posibi- conteniendo la iniciativa de las negras
lid2d era fácil apartarla con un senci11o en el centro. Las blancas podían de nue-
17. P3T!, y precisamente: 17. P3T, vo por el procedimiento 19. P3T ceder

- 89
la posición amenazadora, y precisamen- corresponder 27 .... , Axe; 28. TxA,
te: 19. P3T, D3e+; 20. RlT, P4TD; T7D+; 29. T2R, TRlD, y no se pue-
21. P4TR, P4T; 22. TleR, PxP; 23. de 30. TDlR en vista de 30.... , TID-
DxPe, D7A; 24. TDlAR, Axe; 25. 6D.
T X D, A X D ; 26. T X A Esta va-
..
27. ADxC 1 ...
riante, naturalmente, no agota las posi-
bilidades de esta interesante posición. Psicológicamente, más correcto que
Una cosa es indudable: entorpeciendo
el movimiento de los peones negros conducía a la victoria.
centrales, las blancas conservaban tras
sí la posibilidad del ataque al rey. 28. CXT, ... l
19.... , P4 Las blancas están seducidas por la
posibilidad de no ceder 1a calidad, lo
Empezando desde este momento las cual conduce a un fracaso más rápido
negras se apoderan de la iniciativa y todavía, ya que las negras conservan
al poderoso alfil por la diagonal 1TD-
final de la 8. TR; 28. e X A, A X T; 29. T X A
alejaba algo el acoso a las blancas.
20. P4A, A3A 22. D3C, P4C!
21. PxP, AxP 28. ...• AxT 30. C6D, D3A
29. TX A, AlT! 31. D3R,
Ofreciendo nuevas amenazas y, se-
bre todo, asegurándose la libertad de o
31. A2e, DxA+; 32. Dx D, Ax
tr<Jslado por la gran diagonal. D y ... , exPA+.

23. C3A, . . . 1 31. .. , CxPA 32. R3C,

La lucha se desarrollaba en otra par-


te, y las blancas vuelven sus fuerzas al y - .. ' con ganancia de la
centro. dama.

23. . .. , PSA 25. C4R, D3C+ 32 .... , C6D 34. R4A, PxA
24. A lA, AlT 26. R2T, ASC 33. Axe, D7C+

Después de la apertura del centro las Decidía en seguida 34. ... ' D7T+,
piezas negras se han avivado rápida- D3e. P4e +, etc.
mene.
35. P6R, D7T + 1 ...
27. CS-6D, . . . 1 ...
Las blancas abandonan, ya que a 36.
La desesperación, dicho sea de paso, D3e, P4e+; 37. R5A, corresponde
está completamente justificada, toda previamente 37.... , PxP.
vez que las blancas ya no tienen tiem- ¡Interesante y llena de lucha apa-
po de defenderse; a 27. T2R podía sionante la partida!

90
N. 31. DEFENSA ESLAVA
0
En la examinada partida, Ragosin ad-
quiere un nuevo sistema de desarrollo.

11. A3D, A3C 1 ...


Primera partida del match
Leningrado, 1940 Ahora, es decir, ante la situación del

1. C3AR, P4D 6. P3R, P3R


2. P4D, C3AR 7. AXP, ASCD
3. P4A, P3A 8. 0-0, 0-0 DXA, PXA; 16. D4C. Por el proce-
4. C3A, PxP 9. D2R, CSR dimiento 11. . .. , A3C las negras des-
s. P4TD, A4A 10. C2T, ocupan la casilla 4AR para el peón

Esta jugada. propuesta por Belavents


12. C3A, C4C 1 ...
y Yudovich, no ofrece, por lo visto, pri-
macía a las bfa.ncas. Más fuerte es la
continuación de Euwe 10. A3D, jugada en vista de 13. AxC, PxA; 14. C2D
primeramente por él en el match-des- y luego, no en seguida, 15. C XC, en
quite contra Alekhine en el año 1937. vista de 15.... , AXC; 16. CxA, Ax
P2TR + ! En esta variante las negras
Con la jugada de la partida las blan-
hubieran perdido el peón sin suficien-
cas evitan el cambio, esperando en el
te compensación.
futuro presionar las piezas negras y re-
forzar su situación en el centro por el 13. ClR, 1 ..•
procedimiento P4R y en algunas va-
riantes y el camino P4A. No es peligroso para las negras 13.
C XC, D X C. Si ahora 14. C4R, enton-
1O. . .. , A3D
y a 14. P4A se corresponderá con 14.
En la partida Flohr - Capablanca ... , AXA!; 15. DXA, D3C. En esta
(Amsterdam, 1938), en las cuales las variante el traslado P4R gasta su fuer-

había jugado 10. . .. , A2R, a lo que


Después de 13. C XC, D XC las blan-
después seguía 11. A3D, C4C; 12.
cas pueden jugar todavía 14. P4R; sin
ClR (si en seguida 12. P4R, enton-
embargo, en este caso se encuentra la
contestacr n e as negras.
13. CxA!, C3T; 14. C3A (aquí no se
Aun así, después de escogida por las
podía jugar 14. P4R en vista de 14 .... ,
blancas la jugada 13. ClR, las negras
D X P; he aquí que Capablanca cedía
tienen suficientes recursos defensivos.
el alfil en 2R y no en 3D); 14.... ,
P3TR (amenazaba P4A); 15. TlD, 13. . .. , P4AR 1 ...
C2T; 16. C5R, DlA, con ejemplar igual
juego. Amenazaba P4A con ganancia de

- 91
piezas. Si las negras se defienden por también se vacia la casilla JA para el
13•... , AxA; 14. CxA, P3TR (pa- caballo.
recido a la partida Flohr-Capablanca), Con esta y la siguiente jugada las
pero ahora ya 15. P4R ! (aquí es posi- blancas entorpecen la ruptura P4A y
ble esta jugada, ya que el peón 4D no además de eso preparan el paso dé su
está bajo amenaza) y después P4A y caballo a 5R.
A3R, con una fuerte posición en el
centro. 15. . .. , TlR 16. C3D, C2D
Con la jugada 13.... , P4AR las ne-
El caballo tiene la intención de ir
gras entorpecen rápidamente el paso
sobre 4D.
P4R (en vista de 14. . .. , C X P; 15.

además de eso, a P4R las negras po- 18. A2C, C4D 1 20. C5R, A4T
drán responder asimismo P5A. Dificul-
tando de esta manera el movimiento Las piezas negras han ocupado aho-

para el desarrollo de sus piezas. blancas les es imprescindible cambiar


su primitiva táctica, renunciando al
14. P4A, cambio.

El plan de juego con P3A y P4R no 21. DlR, DXD 23. PAXC,
se puede recomendar en vista que a 22. TRX D, C2 xc
P3A, ... se responde ... , D2A. Por otro
lado, después de 14. P4A las blancas, No 23. PD XC, en vista de 23. . ... '
3tmque refuerzan su flanco de rey, de- A5CD, con la siguiente ocupación de
bilitan el PR. la columna AD.

14. . .. , C2A 23. . .. , A5CD 25. TxA, AXC

A 14.... , C5R lo más fuerte es 15.


C3A, después de lo cual las blancas Ahora las negras tratan de activar
amenazarían 16. AxC, PxA; 17. C5C, sus peones en el flanco de rey (por
... , y e es a manera o 1ganan a 2s
negras a perder todavía un tiempo con P4TR, T2C, P5A, etc.) y las blancas
el caballo (el cambio CXC es clara- en el de dama (por el procedimiento
mente inconveniente para las negras). A2C. R2A, T2A, AJT y P4CD-5C).

15. A4A, .. • •
1
i 27. A2C, 1 ...
1

Es improbable que fuera oportuno Esta posición es preciso reconocerla


aquí 15. P4R, ya que a esto es posi- aproximadamente igual. Las negras tie-
ble un fuerte ataque con 15.... , P4A, nen un~1 situación más activa en el
después del cual no solamente el peón ffanco de rey gracias a la posibilidad
blanco 4D se prepara al ataque, pero de traslado de los peones CR y TR;

92 -
las blancas tienen la contrapartida en Si ahora 31. P4R, entonces 31. ... ,
el flanco de dama. Después de A3 T, PxP+; 32. RxP, R3C (amenazando
A6D y P4CD las negras tendrán que T2AR); 33. T2AR, TlA-2A; 34. A6D
contar todo el tiempo con la amenaza (o 34. TlAD-IAR); 34. . .. , T2A, en
de la rotura P5CD. beneficio de las negras.

27. ... , T2D 31. T2R-2AD, R3C 32. P3C,

er1a eqmvocac1on,
próximas cual las negras tienen
maniobras de ambos enemigos. En opo- primacía, ya que se les presentan rea-
sición al precedente juego, pensado e les posibilidades para la rotura de la
ingemoso, a ora empiezan a preparar mea
en la partida jugadas flojas. Aquí, por Por lo visto, las blancas querían en-
ejemplo, en lugar de la poco provecho- torpecer el paso P5A; sin embargo, es-
sa jugada ... , T2D hubiera sido enér- ta "amenaza" no era peligrosa en vista
g1co , en- e a respuesta en caso
tonces 28. . .. ' Por ejemplo: 32. A6D, P5A; 33. P4R,
C6R: 34. T2D, ... y después A5A ante
28. A3T, Tl AD 1 el caso P5D con posibilidades solamen-
te en las blancas.
Jugada innecesaria, reforzando la
amenaza de las blancas P5CD. En el 32 . ... , Tl CR 1 33. A6D, P4TR
flanco de dama correspondía a las ne-
gras limitarse a la defensa, y con esta Atractiva jugada 33.... , C3A, reba-
finalidad, después de P4CD, jugar tiéndose por el procedimiento 34. A5A.
P3TD, para luego a P5CD responder
PAXP, PTxP, P4T (o incluso PTX 34. T2A, ... j

4D defendería esperanzadorarnente la
casilla 2AD.

29. R2A, R2A 30. R3A,

La equivocación es del mismo orden


que la cometida por las negras en la
jugada 28. Después de 30. R3A, sola-
mente se refuerza la amenaza de las
negras: P4CR, P4TR-5TR y P5CR+.
A las blancas les correspondería em-
prender un movimiento activo, no en
el flanco de rey, sino en el de dama.
Era preciso jugar 30. P4CD.

30. . .. , P4CR! 1 ...

- 93
34. . .. , PSC+ 36. A4C!, e, PTXP; 44. PTxP, T8T+; 45. R2D,
35. R2R, C3A TXT; 46. RxT, PxP+, las blancas
no pueden jugar 42. A2A en vista de
Esta jugada no la terminaron de 42.... , P6T.
apreciar las negras. Las blancas trasla-
dan el alfil 1 R para prevenir o, en me- 42. CX A 44. R1A!,
nor

. . ... ,
37. T2C, T2T 39. P4C!, TI AD ambos enemigos de una manera muy
fuerte. A 44. T2-2AD podría seguir
Continuación poco activa. No obs- R2A, defendiendo anticipadamente el

buen momento. Si, por ejemplo, 39• ... , mo TlTR.


C6A, entonces 40. P5C, y si 40. . .. ,
PxP (mejor 40 .... , TlAD); 41. PxP, 44. . .. , T6T! 1 46. RIC, TICD!

R XC, T X P ; 44. T7 A.
Para después 47. PxP, PxP; 48.
40. RIA, ... 1 TXP y continuar 48 .... , T8C+; 49.
R2A, T6A+; 50. R2R, T7C+, con ga-
No en seguida 40. P5C, . . . en vista nancia de la torre. Si las blancas van
de 40 .... , T2-2AD ! Luego, de 40. RlA a jugar pasivamente, entonces las ne-
las blancas amenazaban de nuevo 41. gras podrán pasar al campo enemigo
P5C ! , ... , ya que ahora en 41. ... , T2- por el procedimiento R5T ! , con el con-
2AD se responde con 42. T2-2AD, siguiente P6C o P 5A. En seguida, pues,
con amenaza 43. A5T, P3CD; 44. Tx P5A no alcanza la finalidad en vista
P!, TxT: 45. TXT, etc. de PRxP+ y luego T4A, con ame-

40. . .. , C6A 1
;
41. P5C,
Hecha la jugada por las negras (46 .
En esta situación fue interrumpida . . . , TlCD), significativamente más fuer-
la partida. Las blancas amenazan aho- te que 46. . .. , R5T, a lo que podría
correspon er o
... , P6C; 48. PxP+, TxP+; 49.
RIA, T3-1CR: 50. T2T+); 48. PxP,
den con un contracitaque en este flan- P6CR; 49. Rl T ! , con primacía de las
ancas.

47. T3CR, T6- IT 1 ...

41. ... , P5T! 1 ... Y ahora el peón JA está diagonal-


mente defendido. 47.... , T6-l T es más
Apuntada la jugada. Ahora las ne- fuerte que 47. . .. , T2T, porque 2hora
gras amenazan 42 .... , CxA; 43. Rx las negras amenazan con apoderarse de

94 -
l;:: línea AD por el procedimiento 48 . defensa de Nimzowitch 4. P3R. ¿Qué
... , PxP; 49. PxP, TClAD! es objetivamente más fuerte, 4. D2A,
ó, 4. P3R? ¡La cuestión es discutible!
48. T2C, ... ! La jugada en la partida conserva para
las blancas en todos los casos una pri-
Previniendo la indicada posibilidad macía no grande, pero clara.
(48 .... , PxP; 49. X ' T D en
vista de 50. T2-2AD ! ). Además de eso, 4. . . . C A
las blancas amenazan igualmente jugar
en seguida 49. T2-2AD.
En la segunda partida de este match
Botvinnik jugaba 4 .... , P4D, pero des-
48. . .. , T6T 1 49. T3CR,

Se ha originado una curiosa situa- P3R, P3TR; 8. A4T. 0-0; 9. P3TD,


ción, en la cual ni las blancas ni las A2R; 10. C3A, CD2D; 11. A2R, TIA;
negras pueden renunciar a la repeti- 12. 0-0, P4A; 13. D3C!, las blan-
ción de jugadas sin empeoramiento de
dativa. Sin embargo, si aquí el cambio
sus posiciones.
de la variante se explica con el deseo
49. . .. , T6-1 T 1 50. T2C, T6T de evitar la poco provechosa continua-
ción, entonces corresponde anotar que
Tablas. de 12 partidas solamente en dos. en
la primera y en la once, coincidieron
las mismas aperturas. En cada partida
Botvinnik procuraba hacer una nueva
N.º 32. DEFENSA salida, y era su propia iniciación tácti-
NIMZOINDIA ca que experimentaba en nuestro
match.
V. Ragosin M. Botvinnik

Cuarta partida del match S. C3A, P3D / 6. A2D,


Leningrado, 1940.
Y en caso 6. P3TD, Ax e+; 7.
! , as ne-
1. P4D, C3AR 3. C3AD, ASC
gras resuelven fácilmente el problema
2. P4AD, P3R 4. D2A,
de la lucha en el centro.
el match Botvinnik-Leven-
fich y Alekhine-Euwe, que tuvieron lu- 6. · · ., P4R 8. AXA, D2R
gar en el año 1937, donde la continua- 7. P3TD, Axe 9. P X P,
ción 4. D2A, P4D; 5. PxP, DxP se
sometió a minucioso análisis y fue de- Ahora las negras defienden fácilmen-
mostrado que las negras, al fin y al ca- te el desarrollo. Asimismo no daba
bo, logran el equilibrio con la más mo- nada 9. P3R, A5C. Sería interesante
derna continuación en respuesta a la comprobar aquí 9. 0-0-0.

- 95
9. . .. , PXP 11. P3CD, Las negras toman el camino de la
10. P3R P4TD sim lificación convencidas de ue des-
pués de 15. . .. , A3C; 16. D2C, C5R;
Y esto ya es una equivocación, des- 17. P5A, CxA; 18. DXA, CIC; 19.
pués de la cual la iniciativa pasa a las P5A!, las blancas tienen suficiente con-

ligroso pé!ra las blancas, y no era ne-


16. PXP 19. A2R CxP
Estaba bien 11. A2R, 0-0; 12. 0-0, 17. TXT, AXC 20. D2C, P4A
A5C: 13. P3T, A4T; 14. CXP, CXC; 18. AXA, P5R 21. T1C, P3CD
15. AxA, CxA; 16. D5A, CxP; 17.
Mudo ofrecimiento de paz. En con-
testación a 21. ... , C3A las blancas po-
11. ... , 0-0 1 13. 0-0, TRl R dían jugar 22. AlD, o 22. D X P, TIC;
12. A2R, A5C 1 14. P3T, A4T 23. DxT+, CxD; 24. TxT+, ClR;
25. A2D sin erder en
ambos casos.

22. Axe, PXA 25. P3A, P3C


23. DXP, DXD 26. PXP, CxP
24. TXD, T3R 27. A3A, R2C

Tablas.

A. Constantinopolski V. Ragosin

15. P4CD!, . . . 1
1
...

1. C3AR, P4AR 3. P3CR,


Con este sacrificio temporal del peón 2. P4D, C3AR

Las blancas prefieren caminos expe-


rimentados. Hubiera sido interesante
negras por el procedimiento A3C y 3. PSD.
C5R, las blancas. naturalmente, no po-
dían. 3. . .. , P3R 6. P4A, P3A
4. A2C, P4D 7. A4A, AXA
15. p X p 1 ... 5. 0-0, A3D

96 -
Este cambio de las negras se liga con cía. Era imprescindible 14. P5T, ... ,
]a siguiente jugada muy arriesgada, aislando e1 peón CD.

14. . .. , P4TD 16. CxC,


8. PxA, PXP 15. C20, 0-0

Se debería haber continuado 8. . .. Después de este cambio las negras


0-0. La jugada en la partida 11eva consiguen aprovecharse de la debilidad
venta ·as ara la com licación de las de las casillas negras en campo del
blancas. enemigo. Más lógico era 16. CR4A.

9. CSR, D2A j ... 16. ... , cxc 20. D3C, TD1R


17. R1T, C3A 21. C4A, AxC
No pasaba nada con 9.... , C4D; 10. 18. A3A, A3T 22. DXA, TlC
P3R, P4C en vista de 11. D5T +. 19. TlCR, C4D

10. P3R, ... 1 ... Las negras tienen una superioridad


1nsospec a e, pero su rea 1zac1on es
En la posición formada las blancas unida a grandes esfuerzos. Me parece
tienen un¿ serie de buenas continuacio- que era un plan más correcto 1a si-
nes. La más agresiva parece 10. P4TD, guiente distribución de las piezas:
y si 10.... , C4D, intentando conservar D2C, T2R, el paso de1 rey a 2A con
el peón de más, entonces ll. P3R, el siguiente P3C, TICR y T2R-2CR,
P4C; 12. P3C (12. D5T +, PJC; 13. PJT, y después P4C, con ataque al flan-
C X P?, D2A); I2. . .. , P6A; I 3. P X P, co de rey. La jugada de la partida es
P X P; 14. CxP!, C XC; I5. D2A (si causa de la pérdida de tiempo.
I5 .... , C4D, entonces 16. DxD, CxD;
I7. TRIA); I5.... , A2C; 16. AXA, 23. AJO, T3A 26. TDJCR, T2R
DxA; 17. Dxc, C2D; I8. TRIA, 24. A3C, D2C 27. 030, DlA
con una clara primacía de las blancas.

¡No sólidamente! De todos modos


10. . .. , P4C,D ! 11. P4TO,
1
era preciso volver al plan indicado en
ancas quieren a toda costa re-
gras. En el futuro, gracias solamente a
tener el peón. Las negras logran en este
la injustificada actividad de las blancas
tiempo terminar el desarrollo. Como
les fue posible a las negras realizar su
continuación muy fuerte aparecía I l.
P3C, PxP; 12. DXP con peligrosa
presión sobre el flanco de dama. 28. T5C, RlT 30. A2A, T2C
29. 01 A, C6A 31. 06T,
11. ... , A2C 13. PCxP, P5C
12. P3C, C02D 14. PSA?, Con las amenazas TxPC y DxPT.
Verdaderamente, la última amenaza no
Ahora las negras reciben la prima- es peligrosa.

- 97
VII
31. ... , TA2A 1 32. A3C, N.º 34. DEFENSA CARO-KANN
Mal 32. D X PT?, TIC, y la dama V. Ragosin l. Boleslavsky
blanca queda excluida del juego.
Torneo de Sverdlovsk, I942
32. . .. , P3C 1 ...
1. P4R, P3AD 4. C X P, C3AR
Amenazaba 33. AxP. 2. P4D, P4D 5. CxC+,
3. C3AD, PXP PRXC
33. T5-2C, TA2R 1 34. P4T,
Esta variante es difícil para las ne-
El único recurso táctico. gras. El peligro de paso a final de par-
34. . .. , D2A 36. D3D, Dl D
35. P5TR, T2T 37. P X P?,
sus peones, inmovilizan a las
negras.
resulta rove-
chosa para las negras, cuyas piezas go- 6. A4AD, . . . 1 ...
zan de gran movimiento. No tenía pe-
ligro la continuación 37. P6T, dando Las más fuerte continuación.
a la partida un carácter cerrado. En
este caso la realización de la superio- 6. . .. , A3D [
ridad de las negras estaría ligada a
Más exacto era 6. . .. , A2R, ya que
grandes dificultades.
ahora después del jaque de la dama
37.... , PX P 1 38. TXP, en 2R las negras se defienden de mala
manera por el camino 7.... , D2R y se
Pierden rápidamente. Sin embargo, ven obligadas a perder un tiempo en el
las blancas ya no pueden defenderse retroceso del alfil.
satisfactoriamente. Por ejemplo: 38.
T2T+, T2T; 39. TXP, TX P+; 40.
RxT, DST+; 41. R2C, T2T, etc. lizada contrapartida de las piezas en
el flanco de rey.
38 .... , TlC 1 39. T6-5C,
7. D2R+, A2R j •.•
o 39. TxT, D5T+; 40. R2C, Tx
Después, 7. . .. , D2R; 8. DXD+,
T+; 41. RIA, D6T+.
son mejores, aunque no es fácil reali-
39.... , CSR ' 40. TST+, T2T
zar esta superioridad. Así, en la partida
Matanovic-Bronstein (Portoroj, l 958),
Las blancas se rinden.
después de 9. C2R, A3R: 10. A3D,
Después de 41. TXT+, TX T+; 42. TlD; 11. 0-0, P4TD; 12. TlR, C3T;
R2C, DST no hay defensa a las dos 13. P3TD, P3T: 14. A2D, C2A; 15.
amenazas: D6T+ + y DxP+ +. C4A, AxA: 16. AxA, C4C; 17. AX

98 -
C, Px A, las negras han conseguido ta- ¡Golpe inesperado ! Si las negras to-
blas gracias a la presencia de alfiles de man el alfil 15. . .. , P X A, entonces
distintos colores. después de 16. P3CD ! , C3C; 17. C5A,
RlT (mejor 17..... A5A); 18. D X PT,
8. C3A, 0-0 i 1 O. Tl R, A5CR TlCR; 19. T8R ! ! , ... reciben mate. La
9. 0-0, A3D 1 11. D4R!, jugada 16. P3CD es imprescindible. Si
en seguida 16. C5A, ... , entonces 16.
La maniobra comenzada por esta ju-
... , A5A!; 17. D4C+, A4C; 18.
P4TR, C3D!
Las negras reciben un fuerte ataque.

11. ... , A4T 1 ...


15. ... , D2D 18. T4R, AX P+
1 6. A X P! , RX A 19. RlT!
ara a ganancia e peon es pe 1gro-
so jugar por el procedimiento 11. ... ,
P4AR; 12. D3D, Axe; 13. DXA, Las negras se rinden.
DST, en vista de 14. P3CR, DxPD; De la amenazadora 20. T4T no hay

IDlD ! , con fuertes amenazas. Era me-


jor jugar en seguida 11. ... , AXC.

12. C4T, C2D J 13. D5A, C3C


N.º 35. GAMBITO DE DAMA
Resulta que el retroceso del alfil a
3C es imposible: 13. . .. , A3C; 14. V. Rogosin A. Kotov
CxA, PTxC; 15. DxP, si pues 13.
... , P3CR, entonces 14. D3T, con ame- Campeonato de Moscú, 1944
naza P4CR.
1. P4D, P4D 6. P3R, 0-0
14. D X A, CX A i 1 5. A6T!!, 2. P4AD, P3R 7. TIA, P3A
3. C3AD, C3AR 8. A3D, P3TR
4. A5C, A2R 9. A4T, P3T
5. C3A, CD2D

Equivocada es en esta posición la


continuación 9. . .. , PxP; 10. A X P,
P4CD; 11. A3D, P3T.

Se debilita la casilla 4CD, pero de


todos modos es imprescindible, ya que
amenaza P4CD, C3C, etc.

11. . .. , P3CD 1
13. D2A, TlA
12. 0-0, A2C J 14. D2R!,

99
Las blancas, con finas maneras, des-
vían la fuerza de las negras del flanco
de rey.

14. . .. , CIC 1 ...

D X A, e X e; 18. T X e, T X T;
P X T, D6T, con posibilidades de tablas
21 final de la partida.

Después de la jugada de la partida,


las blancas emprenden una peligrosa
iniciativa en el flanco de rey.

15. A3C, A3D 1 16. C5R, D2R 24. TXC, DXT : 25. TIA,

Las negras no se han dado cuenta de ¡Una importante ganancia de tiem-


la abierta amenaza de las blancas. po ! Las piezas negras no pueden to-
mar parte en la defensa de su rey.

17. A4T, Dl D 1 ...


25. ... , D3R 30. PxA D3AD
26. D7T, R2R 31. P6R, PXP
Las negras han comprendido la falta 27. DxPC, RlD 32. A6C, PSD
cometida: amenazaba C4C ! 28. A4T+, TD2R 33. ARXT, DxA
29. ASA AxC 34. T8A,
18. P4A, A2R 20. A X PA T2A
19. P5A!, PX P 21. A3C!!, Las negras abandonan.

¡Nueva idea de distracción! Las


blancas preparan el sacrificio de la ca-
lidad en 6AR. El juego futuro es lógi- N.º 36 DEFENSA SICILIANA
ca y fácilmente comprensible.
V. Ragosin M. Taimanov

21. ... , A3D 23. D3D, R1A Campeonato de Leningrado, 1945


22. AIC, TlR
1. P4R, P4AD 6. A2R, A2C
El rey de las negras se prepara "pa- 2. C3AR, P3D 7. A3R, 0-0
el viaje". Pero demasiado tarde: sigue 3. P4D, PxP 8. 0-0, C3A
1a catástrofe. Mejores posibilidades de 4_ CXP, C3AR 9. C3C,
defensa ofrecía C5R. 5. C3AD, P3CR

100 -
"Variante del dragón", las blancas Las blancas van a la ganancia de la
jugaron de manera conservadora, con calidad por dos peones, contando en
un enroque corto. No obstante, en esta el futuro con la posibilidad del ataque
diríase estudiada en el tablero "anti- al flanco de rey. Merecía asimismo la
güedad", hay todavía "manchas" sin atención el más tranquilo 14. C XC,
analizar. (Véase jugada 12 de las blan- DXC; 15. A4D, con mejor juego.
cas.)
14. ... , PXP 18. AxA, PXA
. . .. ,
10. P4A, 12. A3D,

Esta jugada, pocas veces encontrada

P5R; 22. D3C, las negras estaban im-


pulsadas a una dura defensa.
la literatura ajedrecística rusa, y, sin
embargo, merece la atención. 21. RIT, DX P
En la "variante del dragón", como
Inteligente y pícara trampa que el
en otras muchas variantes de la defen-
enemigo adivina. La pcirtida termina
sa siciliana, las negras tratan de reali-
ahora inesperadamente rápida.
za el paso P4D. La jugada en la par-
Al tranquilo 21. ... , DJA correspon-
tida entorpecía esto diagonalmente.
dería 22. D X D, P X D; 23. TRlR,
12. . .. , P3A; 24. C4R, cxc; 25. TxC. En
P4D / ...
vista de la magnífica disposición de las
Así y todo, las negras se deciden por torres el final de partida tiene venta-
esta jugada. Correcto aquí 12. . .. , jas para las blancas.
AXA. 22. T XC, AXT 1

13. P5R, CI R 1 ...

¡_Podrían aquí las negras


con venta ·a el n l
por el sistema del cambio? Es difícil
decirlo: en caso de 13.... , ex e; 14.
A X A (si 14. PxC, entonces 14.....
Ax A·
AxP: 17. A6T, PxC; 18. AxT, PX
PCD, con ataque por la calidad); 14 .
... , CxT; 15. PXC, AxP; 16. CXP,
A X P; 17. A6T, las blancas tienen un
fuerte ataque.

14. P6A! ... 1 ...

- 101
23. e4R!, ... 1 7. PXP, PXP 10. esR, A3D
8. A2R, P3TR 11. P4D,
a ur , . . . era u a e ui- 9. e3AR, PSR
vocación y solamente conducía a la par-
tida nula. Por ejemplo : 23. D X P + , Interesante sacrificio del peóti ofre-
RlT; 24. D6A+, RlC; 25. D6R+, cido por R. Fine: 11. P4AR, D2A; 12.
X ;
R2C ! , y a las blancas no les queda na- PAXA, DxP; 14. 0-0, 0-0; 15.
a mas que as ancas, an e a
eso se encerraba material, tienen mejores posibilidades.
negras. Por eso las negras deben jugar 11. ... ,
PxP a. p.
. . .. ,
11. ... , P X P a. p. 13. e2D, 0-0
Y después de 23 .... , P4A; 24. C X 12. ex PD, D2A 14. P4CD,
A, P5R; 25. DlD, el contrapeso mate-

pronto. ... , A5C; 15. P3TR, Axe; 16. Ax A,


TlR+; 17. A2R, D2R, entorpeciendo
24. DxP+, R1T 1 25. e6A!, el enroque. Mejor es aquí la continua-
ción 14. P3TR •... y 15. 0-0 ....
La jugada no está prevista por las
La jugada 14. P4CD y la siguiente
negras; apenas contaba con 25. C5C,
enérgica oposición por parte de las ne-
A2C: 26. C6R, P5R, defendiéndose.
gras ya son conocidas por la partida
25 .... , Spielmann-Cohn (Estocolmo, 1909).
A2C 1 26. esR!,

¡Golpe mortal! Además de 27. D X 14. . .. , C4D! 1 ...


A+ + amenazan también 27. D8A + ! ,
En vista de la amenaza de ganar la
dama (15. . .. , C6A), las negras esta-
rinden.
blecen una igualdad material, conser-
vando una activa posición de las piezas.

15. A2e, CxP 17. 0-0, T1C


N.. 37. DEFENSA DE LOS 16. ex e, AxC
f>OS CABALLLOS
Más fuerte es aquí 17.... , TlD ! , co-
agos1n mo juga a o n. s a par
nuaba: 18. A3D, D5A!; 19. C3A,
XIV Campeonato VRSS CSA: 20. AlA, D3A; 21. TIC, A6A,
Moscú, 1945 con un juego igualado.

1. P4R, ¡
P4R 4. ese, P4D 18. C3C, Tl D 1 ...
2. e3AR, C3AD ¡s.
PXP, C4TD
3. A4A, C3A ¡ 6. Ase+, P3A Una equivocación, como señala la in-

102 -
) '

.
imprescindible antes cambiar los ca-
ballos.
una situación extraordinariamente difí-
cil, al tiempo que la poco original 22.
Después de 18 .... , C XC; 19. P XC, P XC, T2C conducía hacia una rápida

20. D4D ! ) ; 20. A5R, T x D; 21. A X D,


22. . .. TlT
también les quedaban dificultades, pero
Si 22.... , T2C, entonces 23. T8D+,
menos que en la partida.
R2T; 24. A3D+, P4A (24.... , P3C;
19. A5R! D 25. A5R); 25. T X A, C5D; 26. A6T,
y ganan las blancas. Lo mismo 22 .... ,
Por lo visto, escapó de la atención C8A, después 23. T8D +, R2T; 24.
de Botvinnik la jugada 22 de las blan- A3D+, CxA; 25. Ax T no salvaba a
cas, de lo contrario hubiera jugado 19. las negras .
... , A3D: 20. AxA, TXA; 21. DlR,
e X c; 22. p X e, A4A. Ciertamente, 23. TSD + I A 1 A 1 .•.
después de 23. D3A en realidad con las
Conduce a un enlace muerto por la
amenazas DSA o T5T las blancas tie-
horizontal octava. No es mejor 23. . .. ,
nen una superioridad no muy grande,
pero clara. R2T: 24. A3D+, P3C; 25. PAXC!
(no 25. A5R en vista de 25.... , A2C;
20. A X DI T X TD 1 ... 26. T7D, C4A; 27. T X P+, RlC; 28.
A4A, A3T!, o 28. AxP, TlD; 29.
Perdía 20~ ... , TXTR+; 21. Tx T, P4TR, T8D+; 30. R2T, C2D, defen-
y a las negras no les da tiempo de ha- diéndose con ventaja); 25. . .. , A2C;
cer el cambio en 3C. 26. A8C (26. T7D, TlR ! ; 27. P4TR,
' y n1
21. TxT, CxC 1 22. TlD,
27.... , A3D; 28. TDxA, TXA; 29.
T7D, ni 27. . .. , A2R; 28. T7D, no
desata a las negras.
a amenaza , . . . tiene que
decidir el juego.

24. PTXC, 1 ...

Equivocación enojosa, complicando


e] triunfo. Es curioso que otra jugada
"natural'', la 24. A6D, ... , después 24 .
... , A2C; 25. TXT, AxT; 26. AXA
conducía incluso al fracaso en vista de
26.... , CSD. Ganaba 24. PA XC, como
se verá en el futuro.

24 .... , A2C j 25. ASC, P4TD

- 103
29. . .. , A3A 1 ...

Con la maniobra 28 .... , P4AD y 29 .


.. . , A3T las negras anulan la amenaza
A4A-AxP+ -T7D+; sin embargo,
ahora surge otra posibilidad para las
blancas.

Es incomprensible la renuncia de las


blancas del señalado 31. A4R. La va-

33. R5R, AxA; 34. RX A, T3T (o 34.


.. . , T5T +; 35. R5A, T3T; 36. A5R);
35. R5D y luego A6D, conduce al

26. P3AR, ... 1 ... en vista de la fuerte posición del rey


blanco.
Ante 24. PA XC! las blancas tenían
fa posibilidad de jugar 26. P4TD! En- 31. ···• T6T + / 32. R2D,
tonces se creaba una posición de es-
No 32. R4A en vista de 32 .... , T5T.
tudio con la exclusión de la torre ne-
gra. En el tablero hay un completo
32 .... , P4C 34. T8D,
zugzwang: 26. . . .• A3T es imposible
33. T8A, A2D
en vista de 27. AxA, TxA; 28. A6D.
Después de 26 .... , P4AD; 27. A7A, O 34. T7 A, AlR: 35. A7T, A3D:
T X T: 28. A X T se pierde el peón 4T. 36. T7C, RIA, liberándose fácilmente.

28. A5R +, Rl C lleva al desastre des- di do.


pués de 29. T7D.
34. . .. , A3A 36. R3R, R2C
26 .... , PST ! 27. PXP, TXP 35. A3D, T1T

¡Ahora la torre ha conseguido la li- Por fin las negras han conseguido
bertad! la posibilidad de liberarse de la des-
agradable ligadura y lograr la partida
nula.

No da nada 28. A6D en vista de 28. 37. A5R+, P3A 1 39. A7A, A3A
... , TI T. 38. TxT, AxT 40. P3T, R2A

28 .... , P4AD 1 29. R3R, Tablas.


¡Las negras se hc.n salvado por mi-
Entorpeciendo 29 .... , T5D. lagro!

104 -
N.º 38. DEFENSA blancos se detienen en terreno de las
NIMZOINDIA negras, lo que coarta la actividad del
alfil.
V. Ragosin G. Seidman
8. A2R, 0-0
Radio-match URSS-USA, 1945

1. P4D, C3AR j 3. C3AD, A5C P X P, enton.ces correspondería 9. 0-0.

suficiente iniciativa por el peón.


Esta modesta continuación, compara-
da con 4. P3TD, no tiene algunas im- 9. 0-0, CD2D 1 10. P4CD, PXP

Abriendo la diagonal para su alfil en


la siguiente: en primer lugar, 4. PJTD
"fianchetto ".
surge como una pérdida de tiempo ; en
segundo, las blancas debilitan el peón 11. A2C, P4A 12. AxP, D2R

peón en 2TD es mejor que en JTD), y Las negras juegan sencillo y fuerte.
en tercero, el peón en JTD (en caso Ahora están preparando el paso de las
del habitual 4. . .. , A XC+) cierra al torres a las verticales centrales D y
alfil de bs bfoncas la diagonal 3TD- AD, y gracias a la directa amenaza del
8AR. peón 4CD parecería que obligaban a
las blancas a descubrir la posición: 13.
4 . ... , P3CD 1 5. c;:R2R, A2C PDxP, PxP; 14. P5CD, que sería
provechoso a las negras, las cuales, des-
Ahora prefieren 5. . .. , AJT.
pués de 14.... , C4R; 15. D2R, C4-5C
6. P3TD, Axe+ ! 7. eX A, (con fuerte amenaza D5T) tendrán una
peligrosa iniciativa.
Lo mismo que ante 4. P3TD las
blancas han conseguido el cambio del 13. D2R, 1 ...

caballo por el alfil, pero sin duplicar


Las blanc<:s encuentran la posibili-
los peones AD. Ahora las blancas tie-
nen una cacareada "pequeña calidad"
el peón 4C bajo amenaza. No se le pue-
en vista de los dos alfiles, pero en cam-
de tomar, en vista de la siguiente va-
bio a las negras les ha dado tiempo a
riante: 13 .... , PxP; 14. PXP, Dx
hacer el desarrollo. Léls posibilidades
están equilibradas, si las negras se van
17. AXT, D4CR; 18. P4A, y las blan-
a comportar con la debida atención a
cas ganan calidad.
fuerza potencial de los dos alfiles ene-
migos.
13. . .. , TRIO j ...

7. . .. , P4D 1 ...
Las negras son consecuentes. Reti-
Lógic¿,'. continu;:;ción. Los peones rondo la torre de la Llmenaza, en vista

- 105
de la real amenaza del peón 4C, obli- 16. ... , T1D-1AD 1

gan a las blancas a ir al cambio. Obje-


tivamente, hubiera sido mejor 13 .... ,
PxPD: 14. PxP, D3D; 15. TRlD,
C4D, con igualdad de posibilidades. y ocupando con la torre línea
abierta.

17. A3D, 1 ...

Defendiéndose y dando el caballo a


la amenaza A3T.

17. AR 19. C X P
18. Ax A. eX A
Esta posición habrá sido seguramente
apreciada por algunos maestros y co-
mentaristas. En las reseñas periodísti-
cas se decía que el caballo de R2gosin,
que se había pasado de los límites, es-
taba en peligro, y que Ragosin, final-
mente, apenas pudo igualar la partida.
En rc;:ilidad, la situación de las figu-
ras blancas es completamente estable;
El sacrificio inesperado del peón es contrariamente, la separación de las
interesante, porque a simple vista el piezas negras permite a las blancas ha-
resultado de las cosas buem1s que trae cer distintas combinaciones amenaza-
es difícil verlas. La única ventaja de dor2s. La primacía de las blancas con-
posicion que a canzan as ancas es
la distracción de la dama negra en el las negras se ha producido debilidad en
flanco de dama, lo que en el futuro vista del aislamiento del peón 3C.
tratan de aprovechar hasta el máximo.

14. ... , PxPC 16. CSC!,


15. PXP, DxP Las negras tienden a la simplifica-
ción y confían en conservar la línea

dama por el camino 16. A3T, D XC; permanece tranquila lo demuestra la


17. TlD-lAD, D4T; 18. ASA, DxT, siguiente variación: 19.... , TlR (ante
pero a otro precio: las negras recibían el retroceso de la torre por la línea
por la dama una torre, dos caballos y AD, las blancas juegan 20. C6A, y se
un peón. Ahora las blancas amenazan apoderan de la iniciativa: a 19. . .. ,
con la jugada A3T para atrapar a la D5A corresponde 20. D3A); 20. D2A ! ,
dama en la trampa. CD3A; 21. P3A, C3D; 22. T4T, y

106 -
las blancas ganan la dama. Si 20. D2A, 23. ••• 1 D3D 25. TST, TlR
las negras juegan 20.... , CR3A, enton- 24. C7R+ RlT
ces después de 21. A3/t, D4T; 22.
ASA, la dama de las negras se logra Otra defensa por el procedimiento
de nuevo. ¡Logrando la dama en dos 25 .... , ClR parece más esperanzadora
variantes!

20. Axe. gro para las blancas en vista de la ame-

Haciendo el cambio, las blancas ro-


dean la astuta trampa del enemigo. Al blancas tenían un único pero suficiente
atractivo 20. D2D se respondería 20. camino para alcanzar la primacía ma-
... , T5A; 21. TRIA, C4D; 22. C6A, terial: 25 .... , ClR: 26. T8A ! , T2A:
DXD; 23. TXT+, CIA, y lo mismo 27. Dx T, DxD: 28. TxD, CxT; 29.
que C7R +, es imposible; entonces se
TlAD ! , C3T (29. . .. , C4D; 30. c X e,
tienen que rendir las blancas.

20 . ... , TxA 1
da del peón, y el futuro final de par-
1
tida está ganando sin grandes esfuer-
Significativamente peor era 20. . .. , zos); 30. TIC, TICD; 31. C6A, T2C:
DXC a causa de 21. P3C, T5A (de 32. C8D, y las blancas ganan un peón.
otro modo las blancas se meten en la
misma horizontal por la línea TD, ya 26. TxT+, CxT 1 27. CSA,
que 21. ... , T2A pierde rápidamente a
causa de 22.... , C4C); 22. DlA, y las Ei decidido caballo, junto con la da-
blancas ganan.
ma, <i pesar del rodeo del enemigo, en-
21. D3A, TlAR 1 22. 07C, cuentran el único camino para conti-
;

Con amenazas corrientes las blancas blancas consiguen lo suyo.


se apoderan de la línea TD y la sépti-
ma horizontal. Comienza la etapa de la
27 . ... , D6T

mino del ataque combinado en ambos


flancos convierten la primacía de posi- Lo único. A 27 .... , D3A correspon-
ción en material. de, naturalmente, 28. D X P2A.

22 . ... , C3A I 2 3. C6A, 28. 070, . . . 1 ...

Este caballo en la actual partida es


La cerrada siuación de los reyes da
el solista. Hasta ahora con su fuerte
a ambos una posición difícil. Como las
invasión en el campo del enemigo se-
parando la fuerza de las negras, y aho- blancas atacan primero consiguen apar-
ra toma parte en el ataque. tar las figuras negras para la defensa.

- 107
28. . .. , D1A ! 29. D8D,

Gracias a la unión y a la nueva ame-


naza C6D las negras no pueden activar
sus piezas.

29 .... P e 30. e P

Por fin, las negras han ganado el


peón. Ante la tensa situación del rey
negro, la victoria de las blancas no es
difícil. Apenas queda guarecer la po-
sición de su rey con la jugada P3T o

36. R3C, P3A J ...

30.... , R2C! ' 31. C7D, D6T!


El plan del triunfo no es difícil. Con-
siste en el traslado del rey al flanco
Las negras encuentran mejor defensa. de dama con el siguiente acercamiento
de peones centrales (cuando el rey se
32. P3T!, encuentre, por ejemplo, en 5AD). La
defensa de las negras resulta muy di-
fícil, porque su rey caballo queda en
No se podía jugar ni 32. DXC a cau-
situación pasiva.
sa de 32.... , T8A; 33. TIA, TXT+;
37. R3A, R2A 40. R3R, C6A
36. R3A, D4AR+, ni 32. P3C, T8A; 38. C6C, R2R 41. R3D, C4C
33. TXT, DxT+; 34. R2C, D3A+; 39. P4R, C4C

R2C, DSR +: 38. P3A, D7A+ : 39. Es fácil darse cuenta que no se pue-
de 41. ... , C8D a causa de 42. P3A.
R3T, D4AR +. En ambos casos las ne-
y el caballo de las negras se encuentra
gras dan jaque continuo. en penosa situación.

Con la jugada en la partida las blan-


42. P3A, C3D 44. R4C!,
cas se apoderan de las últimas posibi-
43. R3A, P4T
lidades de las negras para la salvación.
El rey de las blancas se aproxima a
32 .... , T8A 34. R2T, D2A+ la finalidad marcada, y las posibilida-
33. TxT, DxT+ 35. DxD, CxD des de las negras se hacen mínimas.

108 -
44. . .. , P4C j. 46. R5A, P4A TxC); 12. C XC (a 12. A3D las negras
45. C4A, C2A pueden contestar 12. . .. , A X A; 13.
PxP, C4D!, y si 14. CxC, DxC; 15.
Las negras no pueden prevenir el ... , P5D!; 16. AxP, C2D; 17. P6A,
éxito completo del rey enemigo. Si 46. PxP; 18. PXP, AxP; 19. AXA,
... , R2D, entonces 47. C6C+, R2A; D3C ! , etc.); 12 .... , A X A; 13. D X A,
D XC; 14. P4CR, y ahora las negras
P6D, y el peón marcha adelante incon- pueden elegir entre 14.... , TDlA; 15.
P5C, TxC ! ; 16. p X e, TXA; 17.
DXT, AxP, con compensación por la
47. R6A, PX P 49. P4T,
sacrificada calidad (análisis de Sima-
48. PXP, PSC guin). O 14 ... , C2D; 15. C5D, TDlR;
Las negras se rinden. 16. P4CD!, DlD; 17. TDlD, P3R!;
18. PxP, PAxP; 19. TXT, CxT;
Las negras no tienen defensa contra 20. C4A, con un juego complicado
R7A con el futuro movimiento del (análisis de Ragosin).
peon ; s1, pues, , en on-
ces 50. CSR, C XC; 51. P XC, con fá- 11. Dl R, • • •
1
1
1

cilmente ganado peón final.


A 11. P3TR surge como buena con-
tinuación 11. ... , P4TD. Por ejemplo:
12. P4TD, C5CD; l J. AJA, A5A; 14.
T2A, TJT y después TlD, intentando
N.º 39. DEFENSA SICILIANA el paso P4D. Otra posibilidad: 11. ... ,
DlD; 12. AJA (de otro modo, 12 .... ,
V. Ragosin G. Veresov
P4D); 1_2. . .. , A5A; 13. T2A, TlC
Campeonato del comando del Consejo (Aitken - Ragosin, match URSS - Gran
Central de los Sindicatos de la VRSS Bretaña, 1947).
Moscú, 1945.
11. ... , C5CR j ...

1. P4R, P4AD 6. A2R, P3CR Mejor 11. ... , TlD, u 11. ... , P4TD;

3. P4D, PXP 8. A3 R, 0-0 contrajuego en el flanco de dama.


4. ex P, C3A 9. C3C, A3R
5. C3AD, P3D 10. P4A, DlA 12. Axe, AxA 1 14. P3TR, PSA

Esta jugada tiene por objeto preve-


nir 11. P5A e ir preparando 11. ... , A las negras les correspondía deci-
CSCR. Asimismo, surge aquí como una dirse al sacrificio de una pieza: 14.
continuación conocida 10. . .. , C4TD. ... , AxP!; 15. PXA, PXA, recibien-
Por ejemplo: 11. P5A, A5A (mal 11. do tres peones centrales por la pieza.
... , A2D a causa de 12. P5Rl, PXP; En la partida Libensky-Gorenstein
13. CxC, D XC; 14. PxP, PxP; 15. (Campeonato de Ucrania, 1947) era 16.

- 109
D3C, P4A, después de lo cual las blan- Después de 27. . .. , RIA; 28. C4A,
cas pudieron jugar 17. CXP ! (17.... , las negras no pueden evitar el mate.
P XC; 18. A6T !). En yez de 16. . .. ,
P4A, es correcto 16.... , D3R, con un 27. D X PC+ I R4R 129. C6A+ !, PXC
juego agudo. 28. 01c+, R x P ¡ 30. DxD,
15. TxP, A4T J 16. C5D, D2D
nado por las blancas.

En 16 .... , A X P, posible 17. D4T ! , 30. ... , T4R 33. DxPT, T7R
A3C; 18. TDIAR, A4R; 19. C4D!, 31. DXPD, R4A 34. D3T, T5A
con un fuerte ataque sobre el flanco de 32. D7D+, R3C 35. D6D,

Las negras han agotado el tiempo.


17. D4T, A3C 21. C4D, CxC
1 8. TD 1AR, TD 1A 22. Axe, T5A

20. T4C, P4C N.º 40. GAMBITO DE DAMA


V. Ragosin l. Bondarevsky

Primera partida del match


Moscú, 1946

1. P4D, P4D 5. P3R, P3TR


2. P4AD, P3R 6. A4T, 0-0
3. C3AD, C3AR 7. C3A, P3CD
4. A5C, A2R

La defensa de Tartakover, el arma


preferida de Bondarevsky. En nuestro
match ya apareció en la quinta partida
y no me 1mpres10n
tación.
En la quinta partida yo cambié, se-
A primera vista parece que el ata- gún la receta del gran maestro Flohr:
que de las blancas no tiene éxito, ya 7. TIA, P3CD; 8. PXP, CXP; 9.
que el alfil defiende bien la posición Ax A, DxA; 10. A2R, A2C; 11. A3A,
del rey. Las blancas resuelven el pro- pero las negras en esta partida por la
blema sacrificando dos torres. apertura conseguían una buena posi-
ción.
24. TX A+!!, 25. T7A+!, RXT Ahora está reconocido qu~ se consi-
PAXT 26. DXPT+, R3R dera muy fuerte 7. TIA, ... , y si 7.

110 -
. . . , P3CD, entonces 8. A XC, A X A; 16. . .. , TDl R! 1 ...
9. PxP, PxP; 10. P3CR!
Solamente después de esta jugada su-
8. D2A, A2C 12. A2R, P4AD perior se descubre la intención de las
9. PxP, CXP 13. PXP, PxP negras. Abriendo con una estudiada
10. AxA, DXA 14. 0-0, C2D jugada una gran diagonal al alfil, las
negras pasan al ataque del flanco de
rey. A las blancas no les resulta fácil
encontrar una defensa correcta. Mal 17.
idea, en el intento de las blancas de
TDl R, ... a causa de 17.... , A XC; 18.
apoderarse de la casilla 4D central, lo
Ax A, O X T. Aquí es imprescindible
que gracias a la abierta línea AD ofre-
indicar ue ante 16. . . . TRlR las blan-
cas inmediatamente jugarían 19. A X T,
Por ejemplo: 15. . .. , P X P; 16. D7A,
rechazando el ataque. En la posición
TDlC; 17. A5C, TRlD; 18. TDlA,
dada, las negras tendrían que rendirse.
RIA; 19. C4D, C3A; 20. D5T, y las
ancas arrancan e pe n conserva o
la activa posición de las piezas. 17. PD X P, . . . 1 ...
Bondarevsky, no obstante, encuentra
un fino y combinado rebatimiento y Gracias a esta combinación las blan-
destruye los planes del enemigo. cas consiguen pasar el juego a final de
partida y conservar el equilibrio.
15. . ..• P5D! 1 ...
17. . ..• DXA 20. C4D, T3R
Las negras responden con golpe tras 18. D X D, TxD 21. CxT. pX e
golpe. 19. P6A, AXP

16. PRXP, ... 1


De esta forma pasó el cambio de da-
ma y bruscamente cambió la analogía
de las fuerzas. Sobrevino el final de la
partida, en la cual las blancas con una
torre y un peón se ven obligadas a lu-
char contra dos figuras débiles. El
peón pasado en el flanco de dama ofre-
ce a las blancas verdaderas posibilida-
des de tablas. Ante todo es imprescin-
dible activar la posición de la torre.

22. TD 1A, A4D 24. P5C, T5A


23. T7A, C4R 25. Tl R,

La segunda torre entra en juego. Las


blancas se defienden activamente y

- 111
aprovechan la sólida situación de la to- ración de las 1~osibilid;:;des, que se des-
rre en la séptima horizontal, y ofrecen vanecen en la posición. Este era el mo-
una peligrosa contraparti a. e su extrañeza en el

25 . ... , C6D J 26. T3R!, T5CD


37. T3XP, TXP 39. P4TD, T6C+
Era peligroso 26 .... , C X P en vista 38. P6C, C3D 40. R4D, RlA

Jugada cuarenta y, naturalmente, en


27. P3TR, T8C+ 29. T3TD, un momento así era difícil calcular al-
28. R2T, CxP go. Después de 40.... , C4A+ las ne-

He aquí lo que pretenden las blan- T6AD+; 42. R4C, T6C+: 43. R5A,
cas h2ciendo su jugada 25. El domi- T6A + , etc.
nio de la séptima horizontal asegura a Ahora las negr<:s caen en el camino

29. . ...
T8TR+ 31. R4A, T8A+
32. R3R, T8R+
30. R3C, C5R+ 41. R5R, . . . 1

D. Bronstein suponía que con esta La jugada secreta.


jugada las negras habían dejado esca-
par el triunfo, y señaló la variante:
32.... , C3D; 33. T3XP, CXP; 34.
41. ... , ClR !
T X P +, RlA. Las blancas tienen una
seria dificultad en vista del enlace de No hay otra jugada. En seguida pier-
la posición de la torre. No obstante, de 41. ... , C5A+; 42. TxC y 43. P7C.
después 35. TD7D, A3A: 36. TD7R,
C3D; 37. P4C, C2A; 38. TR XC+, 42. P7C, ... 1 ...
TxT; 39. TxP, T2R; 40. TXT, Rx
T; 41. P4 TR resultan tablas. Siniestro movimiento del peón. Las
piezas negras están abocadas a una de-
33. R3D, T8D+ 35. R3D, T8D + fensa pasiva.
34. R3R, T8R+ 36. R3R, T8CR

En el ardor de la lucha en la falta


. . .. ,
43. R4D, T6CD !
de tiempo las negras rechazan las ta-
blas. Como se reveló en otras partidas,
Naturalmente, no 44 ....• RXT a cau-
Bondarevsky en cada posición busca
obstinadamente caminos hacia el entor- sa de 45. P8C(D)+.
pecimiento y juega para ganar, pero
con frecuencia se equivoca en la valo- 45. T7D!, ... 1

112 -
plicado. Por ejemplo : 48. . .. , C3D;
49. TxP+, RIA; 50. R5A!, y la fu-

46. T7R!, . . . 1 ...

ancas evitan a trampa:


T8T, TxP: 47. TX T, AxT; 48. Tx
an-

las negras consiguen tablas.

46 .... , A3A j •..

Ante la situación del rey en 2T per-


z s
de salvación, si las blancas hubieran
jug<·do 45. T/R. Entonces hubiera co-
rrespondido 45 .... , C3D, y ahora como
48. T70, y ya no hay jugada 48. . .. ,
T X PC, a causa de 49. T8T +, ClR; -
50. T XC+ +. (Compárese con la nota
ante la continuación 46. TxP+, RIA;
de Ja jugada 45 de las blancas).
47. T7D, TxPC; 48. T8T+, CIR, así
también ante la continu~ción 46.
T8T+, R2T; 47. P8C(D), TxP(D): 48. 47. R5A, T6A+ I 48. R6C, P4R
Tx T, C4A+ fas negras se defienden
La continuación de las negras es des-
ventajosamente.
esperante. El peón CD cuesta una
pieza.

ballo la casilla 30, lo cual disminuye


49. T X PR, AXP 1 ...
notablemente las posibilidades de de-
fensa.
Era obligatorio. No se podía 49. C3A
a causa de 50. P8C(D), T3C + ; 51.
45. . .. , R2T j ••.
TSC ! , etc.
Bondarevsky pensó aquí cerca de cin-

51. T7AD, C8A+ 56. P7T, T3R+


52. T XC, TXT 57. R7A, T2R+
53. P5T, R3C 58. R8D,
las blancas hubieran contestado 46. 54. P6T, R3A
P5T!, AJA; 47. T7A+, RlC; 48.
P6T. Ahora el triunfo ya no es com- Las negras se rinden.

- 113
VIII
N.º 41. DEFENSA INDIA 18. AXP, C4A

agos1n y
las blancas desarrollar el ataque sobre
Séptima partida del match el rey enemigo. Era impresci_ndible ju-
Moscú, 1946 gar 18 .... , P4CR, y las blancas ten-

1. P4AD, C3AR 6. AxC, DXA tro, yo que en el flanco de dama las


2. C3AR, P3CD 7. D3D, ASC
3. C3A, A2C 8. 0-0-0, Axe 19. CxC, PCxC 1 20. T3D!,
4. P4D, P3R 9. DX A, P3D
5. ASC, P3TR Las líneas TD y CD son rápidamen-

Las blancas, en la apertura, han con- las blancas, y contra este


seguido un buen juego. Sin embargo, negras no tienen defensa.
si las negras jugasen ahora 9. . .. ,
P4A ! hubieran conseguido ventajosas
simplificaciones después de 10. P5D, Rápidamente perdía 21. ... , P3A; 22.
DXD!; ll. PXD. T3C!, RIT; 23. TxA, DXT; 24. PX
P, D3C: 25. P7A!, P4D: 26. DXD,
10. P3CR, C2D 13. P4R, P4R P X D; 27. P X T(D)+, etc.
1 1. A2C, 0-0-0 14. PSD,
12. TRl R, R1C 22. P4CD, PXP ! 23. T2C,

El ataque de las blancas se desarro-


Cerrando el centro, las blancas de-
lla por un plan medido y fácil.
terminan con el mismo futuro carác-
ter de la lucha. Evidentemente las blan- 23. . .. , R2T 26. DX PA+,
cas se preparan a atacar el flanco de 24. Tx P, TlT RlC
25. P5A, PXP
enemigo.
En esta posición las blancas tienen
14. • • -1 P3C 1 16. ClR, P4AR muchas continu2ciones para ganar: 27.

tinuación efectiva y rápidamente con-


Las negras se ven obligadas a teRer duce al objetivo.
en cuenta la amenaza del ataque del
27. . .. , T2TD 1 28. DXT+,
quidan la cadena de los peones. Así,
Con este sacrificio el rey se intro-
a 17.... , C3A se podía responder 18.
duce en la red del mate.
TDlR, PxP; 19. AxP, CxA; 20.
TXC, con el inevitable P4A, lo que 28 •... , RXD 30. P6D!,
abría la línea para la irrupción de las 29. TXA+, RlT
figuras pesadas en el campo de las ne-
gras. Las negras se rinden.

114 -
N.º 42. APERTURA CATALANA L:s blancas previenen 10. . .. , C5R.
a lo que hubiera correspondido 11.
V. Ragosin A. Pinkus cxc, AxC: 12. DxPA.
Match URSS-USA 1946
11. 0-0,
1. P4AD, C3AR 4. A2C, PX P
2. P4D, P3R 5. C3AR, A5C +

que intentar romper el centro del ene-


migo por el procedimiento P4A, de lo
contrario las blancas reciben una larga

las ne-

6. A2D, A2R 1 ...

Ambas partes han terminado la mo-


A 6. . .. , A X A+ las blancas hubie-
vilización de las fuerzas. Ahora comien-
ran respondido D X A, y no se puede
za la lucha por el centro. Si las blan-
P4CD en vista de 8. D5C, 0--4>; 9.
cas juegan P4R, entonces la libertad
D X PCD.
de movimientos de las negras estará
muy limitada. Las negras se esfuerzan
7. D4T +, A2D 9. C3A, 0-0 en entorpecer esto.
8. DX PA, A3A
12. . .. , ASC 1
En lugar de esto, jugando 9.... , C5R
las negras podían aprovechar la situa- La continuación 12.... , CD4D no al-
canzaba la finalidad señalada en vista
de 13. C5R, y si ahora 13.... , C5CD;
mente la posición con el cambio de
14. cxA, CxD; 15. ex D, CXT; 16.
piezas ligeras. Por ejemplo: 9. . .. ,
CxPC, conduce a una material pérdi-
C5R: 10. 0--4>, CxA; 11. CxC, AX
da de las negras, y 13 .... , CxC; 14.
u n
CxA, CxPR+; 15. oxc, PX C; 16.
macía del centro en la parte de las
T X P, debilita los peones en el flanco
blancas.
de dama de las negras.

10. TD1A, . . . 1 ... 13. A5C, P3TD 1 ...

115
I ugada forzosa. L1s negr0s no po- del caballo a través de C2C-4A-6D, las
dían jugar 13. . .. , CD4D a causa de negras se verían obligadas a una de-
14. P4R, CXC; 15. Pxc, AxPR; 16. fensa pasiva.
DXA!' e X D; 17. AxD, CxPAD;
18. TXC, AxT: 19. AxP, y las blan- 22. P6A, P3CD I ...
cas recibían dos piezas ligeras por la
torre y el peón. Más terca oposición, tal vez, hubie-

14. TRlD, ... 1 ...


1
... , C5C; 23. D4T, TxT; 24. TxT,
Hubiera sido equivocado 14. P4R, CxPA; 25. e X e, PxC; 26. DxPT,
A X C : 15. P A A' P ! · 16. D aunque la prim<1cía de las blancas está
CxD: 17. AX D, TDxA; 18. C5R, clara.
C3D, y las blancas pierden el peón.
23. C7D, TR 1R ! 24. P3TD, P4TD
. . .. ,
15. AX e, DxA Si las negras pudieran deshacerse del
"huésped no invitado", el caballo 70,
Las negras renuncian a tentar la sim- podrían contar con la solución de ha-
plificación 16.... , AxC: 17. OXA, cer unas tablas en la lucha. Sin em-
C4D, pero esto era un "escollo bajo bargo, el caballo de las blancas estaba
el agua", tropezando con el cual el sólidamente argumentado. Las negras
barco de las negras hubiera recibido no tienen defensa contra la duplicidad
una seria brecha. Prolonguemos la va- de torres en la línea D. A 24.... , CJA
riante: 18. D2A, TDIA; 19. D3C, y hubiera correspondido 25. D4T, P4TD;
las pérdidas materiales para las negras 26. T2D, etc.
son inevitables.
25. T4D, C3A 28. OSAR, TD1 A
17. CSR, A4D ! 1 8. C5A, 26. TDl D, P4R 29. TSD, P3A
27. T4D-2D, C2T 30. P4TR,

amenaza, ocupando el centro, han dis- Las blancas señorean en todo el ta-
tribuido sus piezas de un modo ideal blero, Y las negras están en situación
y fuerzan a un cambio ventajoso para completamente pasiva.
ellas de piezas ligeras.
30 . ... , D3R ! ...
18. ... , Ax A 20. PxA, TDl D
19. R X A, AXC 21. D2A, C4D Se lucha por conquistar un poco de
espacio.
Después de 21. ... , C2D; 22. CJD,
PJAD; 23. P4CD, con el futuro paso 31. DxD+ TxD 1 ...

116 -
mi':!nto del peón TO y después irrum-
pen con su rey en el flanco de rey.

41. . . ., R4D 44 . R3A, C2R


42. CxP, C3C 45. R4R, R4A
43. C3A+, RXP 46. P5T!,

Las blancas resguadan el acerca-


miento a os peones e e rey,
condenando al caballo de las negras al
papel de guarda del punto 4A.

. . .. ,
P4T, R5C

Es fácil comprobar que no se puede

32. C X PC!, retener al peón, el caballo negro se


verá obligado a pasar al flanco de da-
Una combinación pequeña, pero ines- ma, y esto <:brirá al rey blanco la lle-
perada. Cuando una de las partes logra gad<! hacia los peones del flanco de
una signific<itiva posición de primacía, rey.
Ja presencia de la decisiva combina-
ción complementa el ataque final. 49. P4A, PXP 51. P4R, R4T
50. RX P, R5C 52. PSR, P4C+
32 . ... , TDl R j •..
Esta inteligente salida no aporta au-
La toma de los sacrificios después ténticos cambios en la lucha, aireados
? por la nota señalada a la jugada 41.
34. TXTR+, Tx T; 35. P7A conducía del plan.
hasta una fácil victoria de las blancas.
53. R4R!, P4A+ ' 54. R4D, PSA

a amenaza e mov1m1en o e
34. TxT, TXT 39. CxT, R2A
R con el consiguiente R5T es de tal
35. C4A, P5T 40. C7C, R3R
manera fuerte que las negras se ven
36. TSD, TlT 41. CSA+ I
obligadas a entregar el segundo peón.

55. PXP, PXP 57. RxP, C4A


Jugada secreta. A cambio del peón 56. R4R, P6A 58. R4C, C2C
AD IJ~ blancas reciben el alejado peón
de paso TO. La ganancia técnica no es Las pitezas de las negras se encuen-
difícil. Las blancas al principio dejan tran de nuevo en situJ.ción pasiva. No
al rey de las negras al flanco de da- ~e podía 58. . .. , C50 a caw~a de 59.
rn<!. donde debe entorpecer el movi- C2R ! , C XC; 60. P6R, y las negras no

- 117
se encuentran con fuerzas para rete- Posiblemente fuera más fuerte to-
ner el peón. davía 15. P3T, con el consiguiente
P4A.
59. P3C, RSC 62. PST, PSA
60. C4R, P4A 63. P6T, P6A 15. . .. , ese 17. P4A, PX P
61. C6D, RX PC 64. CSC!, 16. P3T, C3T 18. TXP,

Las negras se rinden. Era muy fuerte 18. Px P, P3A; 19.


TDIR, C2A; 20. D2AR, señalando la
irrupción P5R.

18. . .. , P4A !
19. R2T,

INDIA ANTIGUA Preparándose para el caso 19. . .. ,


e2A; 20. TDIAR, A3T el sacrificio de
V. Ragosin So!in
la calidad 21. D2AR después de lo
Torneo de Helsznskz, 19
fuerza.
1. P4D, C3AR 6. P3CR, CD2D Las blancas escogen otra continua-
2. P4AD, P3CR 7. A2C, P4R ción, la cual conduce a grandes com-
3. C3AD, A2C 8. 0-0, P3A plicaciones.
4. P4R, P3D 9. P3C, D4T
19. . .. , PX P f 20. P4CD!,
5. C3A, 0-0
Comienzo de la lucha cuerpo a cuer-
Seguramente la jugada está hecha
po. Las blancas sacrifican un peón pa-
para pasar la torre en caso de posibili-
ra cambiar los alfiles negros.
dad al flanco de rey. Ahora el sistema
con 9. P3e ya no está de moda, ya
que está demostrado que con el cam-
bio a tiempo en el centro de las ne- Notando a su tiempo el peligro, las
gras consiguen el equilibrio. El alfil negras se preparan a la defensa del
blanco está mejor dispuesto en la dia- flanco de re
gonal 1AD-6TR.
22. C4R, A4A 23. PXP, Ax e
1O. A2C, TlR 13. C3D, P3TD
11. PSD, P4A 14. P4TD,

ese, AexA;
Las blancas entorpecen los esfuerzos e X e+, etc.
de las negras de pasar la actividad al
flanco de dama, y la lucha pasa al 24. P X P, A X A j ...
flanco de rey.
Este intervalo de cambio, a primera
14. . .. , A2D j 15. D2D, vista pone a las blancas en situación

118 -
crítica. Sin embargo, las blancas con- A5D, TXT; 31. AxT+, C2A; 32.
taban con esta continuación. Dominan- CSR, hubiera seguido una inesperada
do la gran diagonal apuntan al rey ne- sorpresa: 32 .... , TID ! , y el asunto hu-
gro. biera acabado mal para las blancas.

25. DXA, 29. ...• C4A 31. RlT,


30. D6A, D X P+

obligadas hacia 25. C x A, entonces Ahora están en el final. Sin embar-


1uego 25 .... , DxPD; 26. TxA, C4A go, más fuerte hubiera sido 31. RIC.
Lis negras detenían el ataque.
. ... '
25. . ., DxPA 25. TlAD,
Las negras se defienden excelente-
Las blancas quieren apoderarse de la mente. En caso de 31. ... , C3D las
ancas gana an c1 mente por e pro-
cedimiento 32. TxC, CxT; 33. T X
presenta el encuentro, pues el maestro T +, T X T; 34. A5D +. Ante la si-
Solin consigue encontrar un recurso de- tuación del rey en lC (31. RlC), las
fensivo. blc:ncas, después de 31. ... , C3D, ga-
narían por el procedimiento 32. T4CR.
26 .... , DXPD
32. T4CR, . . . 1 ...

Naturalmente no 26 .... , D XC: 27.


T7 AD, y las negras han perecido.

Amenazando T X C. Ahora a 28.


correspondería 29.

ganan.
Con su jugada siguiente las negras se
defienden de improcedentes amenazas
y a mismo tiempo colocan una tram-
pa oculta.

28 .... , DXP! J 29. TXPC!,

Rehuyendo el peligro, consistente en Posición original. La dama negra es-


que al tentador 29. T XC, D X TA; 30. tá atr-.pada, ante lo cual todas las pie-

- 119
zas blancas toman parte en su cap- N-º 44. GAMBITO DE DAMA
tura.

32 . ... , D3D 1 ...


Torneo de Helsinski, 19.46
En la falta de tiempo las negras ha-
cen más fácil el problema de las blan-
cas. Más terco era 32 .... , TlAR, y las 2. P4AD, P3R 5. A5C, PxP
blancas tendrían que esforzarse para
alcanzar la victoria. Por ejemplo: 33.
TxC+, CxT; 34. TX D, TxD; 35. Esta segunda defensa con el gambi-
A X T, C4A; 36. TIC (si el rey se
encontrase en IC las blancas hubieran Botvinnik era muy popular en su
ganado sin dificultades, continuando tiempo.
36. T3A, T3D; 37. A4R, P7R; 38.
R2A, C5D; 39. T3C, T3A + ; 40. R3R, 6. P4R P4C 8. A4T P4C
ahora a 36. T3A correspondería 36. 7. PSR, P3TR 9. PxC,
... , T3D; 37. A4R, P7R, con una
amenaza des0gradable. T XC): 36 .... , Para <.iquellos tiempos era nueva la
P7R; 37. TIR, CSD; 38. R2C, R2C tentativa de rechazar la enérgica va-
(o 38 .... , T3D; 39. A3A): 39. CIA, riante. L1s blancas, no contando con
T3R: 40. AJA. las pérdidas materiales, tienden a un
rápido desarrollo. Después del corrien-
33. TxC+, RlT 34. T4T!, te 9. CR X P, PxP; 10. AxP, CD2D,
Botvinnik, de acuerdo con otros maes-
Todas las piezas pesadas de las blan- tras, lograba efectuar un enroque lar-
cas después de esta jugada se encuen- go, desarrollar un fortísimo ataque en
el centro y por las abiertas líneas del
fbnco de rey.
34 . ... , CxTC 1 ...
9. . .. , PxA 10. C5R, DX PA

. . .. ' en vis-
C6C-I-: 35. R2T, C8A+: 36. RlC, 12. D5T+,
D7T+; 37. RXC, P7R+; 38. R2A,
P8R(D)+; 39. R x P, y ahora las ne-

35. D X D, AL;nque a las bfancas les faltaban


dos peones, parece que la primacía en
Las negras se rinden. el des:¡rrollo en éstas es de tal modo
significz.tivo que puede compensar la
La partida ha sido destacada con el momentánea mejorfo material de las
primer premio de la belleza. negras.

120 -
11. ... , C2D 1 ... 15. C5D!, P XC ! ...
Sacrificando el peón, las negras tra- Es necesario, en vista de las amena-
tan de establecer el equilibrio en el
zas CxD+ y C7A+ +.
desarrollo. Correcto plan de juego.

16. TlR+, C4R 19. CxA, TxC


12. CxPAD, A2CD i 13. A3A, P3T
CD
18. C5T, TlC
Las negras no podían jugar aquí 13 .
.... TIA. ya que después de 14. CxP,
AxA: 15. DXA, DXD; 16. PXD, Las negras han evitado el desastre,
TlCD: 17. CTXP, y las blancas ten- pero han perdido su primacía material
drü:n un peón de más.
y su rey permanece todJvía mal.

14. 0-0 TlCR

Después de unzi larga meditación so-


Se han derrumbado todas las espe-
bre b variante 14.... , TIA: 15. C5R,
A X A : 16. C X A, el maestro Bek lle- r.-mzas. La más difícil y la más fuerte
gó a la conclusión que no es provecho- jug~~da de la partida. Estaba lejos de
so para bs negras, y esto era realmen- estar clara la situación 21. P4T, A3D;
te legítimo. Pero correspondía conti-
22. PxP, AxT; 23. PxA, DXP; 24.
nué_,r 14.... , A2C, con buen juego en
lé:;s negras. Ahora corresponde una ré- A6A +, R2R: 25. 070 +, R3A, con
pl ic:'? inesperada. una jugada de dos filos.

21. ... , A3D 1 ...

Lcis negras no advierten las amena-

zas T5A y perecen rápidamente, pero


también en el caso 21. ... , T4C; 22.
D4R, A3A; 23. P4A lots negras no se
hubieran mantenido mucho tiempo.

22. TSA, DXP 24. DSA+, RJC


23. TXP+, RlA 25. D6R,

Las negras se rinden.

- 121
N. 45. APERTURA CATALANA
0
Sacrificando el peón, las blancas con-
taban con 9.... , AXC; 10. AxA,
agos1n aspar1on C4D: ll. D4T, C3C; 12. D2A. El cen-
tro estaría en poder de las blancas, y
XV Campeonato URRS
el desenvolvimiento de las negras per-
Leningrado, 1947. manecería difícil.

1. P4D, C3AR 5. A2C, En lugar de la jugada en la partida


2. P4AD, P3R 6. C3AD,
3. P3CR ASC+ 7. C3A, P4D D4T, P4R; 11. P5D, C5D: 12. DxPA,
4. A20, D2R C X C + ; 13. P XC, con una interesan-
te lucha de dos filos.
En posiciones análogas se Juegan con La presenci:i ya en la novena jugada
más frecuencia 7. . .. , P3D y después
de tres continuaciones del mismo va-
P4R, reforzándose en el centro por los
lor indica la complejidad de la situa-
terrenos de los cuadros negros y
abriendo la diagonal 1AD-6TR para el
Ja octava jugada de las blancas. Ante
alfil de dama. Gasparian, con su últi-
la técnica actual, la no renuncia a la
ma jugada, empieza la lucha por los te-
simetría, a los claros y naturales ca-
rrenos blancos. ¿Qué corresponde pre-
ferir? minos del desarrollo, es condición im-
prescindible para alcanzar la victoria.
En el primer caso, el juego tiene un
carácter tranquilo ; en el segundo, to- 10. D4T, TlD ¡ 11.TDlD,
davía no suficientemente comprobado
en b práctica. es posible una lucha
complicada con toda clase de sorpre- Una vez metidos en la línea de la
sas. Por eso el camino que ha de to- lucha complicada, fas blancas se van

cimiento. gico 11. DXP permitía a las negras ju-


gar ll .... , P4R (a lo que no se puede
8. 0-0, ... 1 ... responder 12. P5D en vista de 12 .... ,

Las blancas tienden a las complica-


ciones. Después 8. P3TD, AxC; 9.
11. ... , A3C 12. A3R, C4TD
AXA, CSR; 10. D2A, A2D; 11. 0-0,

tranquilo. La jugada en la partida es- L!~. negras defienden el peón de


taba ligad~1 al sacrificio del peón y pone gambito, y esto es una fuerte continua-
sobre el tapete el eterno problema: ción. No daba nada 12. . .. , C4D; 13.
¿qué es más importante en la lucha, el
DxP, CXA; 14. PxC, P4R, en vista
tiempo o el material?
de 15. C5D, no se podía 12. . .. '
8. . .. , PxP 9. P3TD, A4T P4R: 13. P:><P, CxP; 14. CxC,

122 -
A X A; 15. P X A, y las blancas se que-
dan con una ieza de más en vista de
la amenaza de mate por la octava hori-
zontal.

13.
14.

El primer momento crítico. Parece


ser que las negras, habiendo concluido

el peón, estén cerca del triunfo.

Pero la siguiente jugada de las blan-

que empezar ... (Aquí es imprescindible 16. ... , P3TR! 1 ...

indicar que después de 15. . .. , C XC;


Adivinando el pensamiento del ene-
16. AxC, P4AR: 17. A2C, A4C, las
migo. A 16. . .. , A X P corresponderí;J
blancas tenían la elección entre dos 17. TxA!, TxT: 18. C4C, Txe; 19.
continuaciones: l. 18. P4 TR, y <.! 18. AXT, A3A: 20. AxP+, RlT; 21.
... , P3TR: 19. P4T, A3T; 20. P5D, Axe, p X A; 22. D2D, D4A (o 22 .... ,
o II. 18. P4TD, A3T; 19. D3A, P3A; e6C; 23. D6T, DlA; 24. D4T, ganan-
20. P4T, P3T; en ambos casos las blan- do): 23. e xP, R2e; 24. C4e, D4T;
25. D3A+, con decisivo ataque de las
cas conservakm fa iniciativa.)
blancas. La jugada en la partida hacía
que rápidamente rechazaba el ataque
16. ASC!, . . . 1 ...
de las blancas.

Ahora, cuando las fuerzas de las ne- 17. AxC, PXA ! 18. C4C!,
gras estan un amentalmente istraídas
en el flanco de dama para la defensa Este y, sobre todo, el siguiente peli-
del peón, es completamente lógico ini- groso raid de la caballería es posible
ciar el ataque del flanco de rey. No únicamente a causa de la inse
d2ba nada 16. ese, AlR; 17. C4C, ción del alfil en 4C.
P3TR!: 18. cxe!, DxC; 19. D7T+,
RIA; 20. D8T +, R2R; 21. e7T, A5T; 18 . ... , P4AR 20. DlA, D1A
22. DX T!, TXD; 23. CxD, AxT; 19. CR6A+, R1T 21. C3A,
24. T X A, P XC, y las negras pasaban
al final de p2rtida con un peón de Tiempo importante, que ha permiti-
más. do reforzar el caballo 6A.

- 123
21. . .. , A 1R 1 ...

tida las blancas se apoderan de la ini-


ciativa. Cierto que la lucha, como en
el principio, está erizada de dificulta-
des, pero el fiel de la balanza, poco
a poco, se inclina en favor de las
blancas.
Muy fuerte continuación era 21. ... ,
C6C, ya que después de 22. D4A, T X
P: 23. D5R, A3T: 24. C5T+, R2T, las
blanc0s solamente pueden forcejar ta-
blas, jugando 25. C6A +, Rl T (no se
puede 25 .... , P3C a causa de 26. A3A).
Y si despu~s de 21. ... , C6C: 22. D4A, 30 . ... , PxPR 1

T X P las blancas juegan 23. T X T, A X


T: 24. CxA, AxC: 25. DXP, o 25. Sacrificando la calidad p<ffa estable-
A X P, entonces acumulaba fuerzas el cer una barrera de peones en torno al
peón negro 5A. rey. Ante el retroceso de b torre, las
bl<:nc;.1s alcanzaban rápidamente la vic-
22. D4A, 02C toria. Por ejemplo: l. 30.... , TDlD:
31. P3CD!, PxP: 32. CxPA, TlCR;
Al más tr;.~nquilo J? ... , P3A las 33. D4C+, R2D: 34. C X P, TlAD;
blancz:s contestarían 23. P4CR ! con un 35. A3T, y bs negras están indefensas:
fuerte ataque. II. 30 ....• T2D: 31. P xPR. T X T (no
31. ... , RxP: 32. A3T!): 32. TXT.
RxT; 33. C4D!, AxC: 34. DxA, y
24. OSR+, R1C 27. P4R, R2R
las blancas, por lo menos, ganan un
25. C6A+, R1 A
cz;b<illo.
orrespo - 31. CxT, PxC i 32. POxP, 04A
dería 28. TRI R, y ;:;hora no se puede
28 ..... PRxP; 29. CxA. TxC: 30. N::turalmente, estaba mal 32. . ..•
O X T + ! , R X D: 31. P X P +, etc. RxP a causa de 33. AxP!

28. e X A, TxC 30. D3A, 33. 020, D4R ! 34. OXPT,


29. ese, P3AR
En b falta de tiempo de ambas. las
El segundo momento crítico de In blancas no se dan cuenta de la conti-
partida: el ataque de las blancas ha ntwción más enérgica: 34. A X P ! .
tom2do tal cz;rácter que L catástrofe C6C (no se puede 34. . .. , D X A; 35.
p~:ra l<iS negr<.:s es inevitable. D X PD+ +): 35. D X PT, y la resisten-

124 -
cia de las negras no podía durar mu- para consolidar la posición y rechazan
cho tiempo. Después de la jugada en las amenazas improcedentes.
la partida las negras consiguen forta-
lecerse.

34.... , P4A 1 35. A3T, Tl AR


'

A 35. . .. ' T 1TR correspondería 36.

AxP+, DxA; 38. TxP+, ganando.

36. D7T+ I RX p 1 37. P4CR!,

Para aprovecharse de fa incómoda


situación del rey enemigo y abrir una
línea para sus piezas pesadas, las blan-
a tienen ue ·u ar decidid2mente.
Ante la tranquila continuación del peón
central las negras podían convertirse
en una fuerza amenazadora. 41. . .. , DlR 1 ...
'
37 .... , P4D 1 ...
El significativo 41. P X P a. p.? des-
pués de 42. TRlR, DXPC, permitía a
Mejor defensa. Rápidamente pierde
las blancas terminar el juego de un
37 .... , PxP; 38. AxP+, R3A; 39.
modo efectivo : 4 3. T X P + ! , R x T:
Rl T .... , y si 39 .... , P4D, entonces
44. D6R+, R4A; 45. T5R+, R5D;
P4A ! , ... , y 39 .... , D5A decide 40.
46. T5D+, T3A; 47. D5R+, R2A;
TSD!: DxPC; 41. TxP+, R4R: 42.
48. T2D+ y 49. DxD+.
D7R+.

38. PxP+, R3D 40. D6C+, R4A vista de 42. D6R, TID: 43. P6A, T3D:
39. RlT, TlTR 44. D8A+, T3A: 45. TxP+ ! (este
sacrificio de la torre -principal motivo
e a aqu
L.l exclusivamente complicada lucha. en muchas variantes, tan pronto como
Defendiendo el alfil (40. D2C, C6C), las la dama de las negras se aleja al flanco
bléi.ncas caen en una zona de dificultad, de dama); 45 .... , RxT; 46. D5A+,
y sen p n r
la p2rtida. Las blancas hacen la jugada
secreta. 42. A2C, C6C ! 43. D7C, TlC

41. P4A!, . . . 1
A 43. . .. , R3A correspondería 44.
D6C+, R4C; 45. P3T, TIA; 46. D5R,
¡El único camino para la victoria! y las negras, como en un principio, es-
Las blancas no dan tiempo al enemigo tán inmovilizadas.

- 125
44. DxP, D3A 1 ... Las blancas tratan de aprovechar el
alejamiento del alfil negro enemigo del
D en vista e centro y del flanco de rey, lo que apa-
45. TxC, RxT; 46. TID+, R6R; 47. rece como fundamentalmente mínimo
DxP, RXP; 48. TlAR+, R5C; 49. en el sistema escogido por las negras.
P6A.
8. . .. , D2R 1 ...
45. D7R+, R4C 1 46. DSR, Tl D 1

Después de esta jugada a las negras


Las negras no tienen fuerzas para
les cuesta trabajo luchar contra la ini-
desviar la pérdida.
ciativa de las blancas en el flanco de
rey. En el caso 8 .... , CXC: 9. AX C,
48. A2C, ClA
TRlR, P4A: 10. A5D +, las blancz.s recibían
49. D7R +, R3C 54. D4C+, D4C un fuerte punto de apoyo en 5D, pero
50. P6A, C4A 55. DxP, llamaba la atención 8. . .. , C3A.

9. CxC+, DXC j 10. PSD,


Las negras se rinden.
Partida original por su contenido. La disposición de los peones en el
centro recuerdan la posición que surge
con bastante frecuencia de la defensa
india. Pero la disposición de las figu-
ras, sobre todo del alfil 5C (en vez
N. º 46 D E F E N S A de su posición en 2CR o 2R), son ame-
NIMZOINDIA nazadas por las blancas. He aquí por
qué las blancas van al "tapQnamiento"
V. Ragosin P. Keres
del centro.

Moscú, 1947 10. ... , D2R 1


11. P4R, P4A

1. P4D, C3AR 5. A3D, P3D S. Flohr, comentarista de esta parti-

3. C3AD, A5C 7. 0-0, P4A una equivocación; sin embargo, el aná-


4. P3R, 0-0 lisis ofrecido por el traslado de alfil
para la defensa del flanco de rey 11.

ra poco corriente, tratando de provo- lleva a una pasiva defensa y a una po-
car (después 8. P5D) la rigidez del cen- sición sin perspectivas. Esto no está en
tro con el fin de desarrollar tranquila- el ánimo de Keres, y trata de desen-
mente el ataque en el flanco de rey redar el juego.
por el procedimiento CIR, P4A, etc.
12. Px P, P5R 14. C3C, A3C
8. C4R, ••• 1 13. A.2A, AXP

126 -
Después de 14. . .. , C2D; 15. P3A el
peón perece.

15. D4C, ... I

Grave inexactitud por parte de las

nan un

y ofrecer la contrapartida. Lo más enér-


gico aquí era la sencilla continuación:
15. P3TD, A4TD; 16. A2D ! , Ax A;

y2 que el intento de conservar el equi-


librio material IlevarÍ2 a la pérdida de
bs negras, y precisamente: 17. . .. ,
Exammemos con atenc1on a presen-
RxT: 20. DxA, D X P: 21. RlT, te situación. Las blancas tienen un peón
RlC; 22. D5C, C3T; 23. C4R. de más en el final de partida, pero
realizar esta primacía no les resulta
15. . .. , C2D ¡ 16. ASC,
fácil a causa de la posición activa de
Una equivocación sería jugar aquí a las piezas negras. U na torre de las ne-
la "belleza": 16. AXP, C3A; lí. A5C gras se ha introducido en el campo de
a causa de 16 .... , D X A, y las negras las blancas, donde junto con el alfil
ganan una pieza. contiene la libertad de movimiento de
la torre enemiga en defensa de los dé-
16. ... , C3A 19. AxA, PxA biles peones TD y AD. La otra torre
11. Axe, DXA 20. TDl D, está bien situada en la sexta horizon-
18. AxP, TDlR tal. Aquí defiende el peón 3D, y lo
que es muy importante, frena el movi-
En el caso 20. TDIC, A7D: 21. P3A, miento de los peones blancos en el
ASAR, que entorpece 22. C4R a cau- flanco de rey, donde el enemigo tiene
X e una significativa primacía: tres peones
de las blancas no contra uno.
sería todavía vista.
El plan de las blancas se rompe en
. . .. , artes. La rimera
la torre, que se encuentra en terreno
No es fácil en este caso determinar de las blancas; la segunda parte, mo-
que el final de partida que las blancas ver hacia adelante el peón del flanco
aceptan puede no ser ganancioso. de rey a la reservada octava horizon-
tal. El plan es sencillo, pero está liga-
22. DXD, TxD 24. C4R, T3T do a grandes dificultades, las cuales se
23. P3A., T6R ven en la futura lucha.

- 127
25. TlA, P3T ' 29. Tl CD, T6T rricndo el peligro de 3lgún contr~·.ata­

26. P4TD, RlA 30. TlTD, T6C que en el flanco de dama.


27. R2A, T6D 31. TlD-lCD,
28. TRlD, T6C T6D 41. TxA, 1 ...

Jugada secreta. Tal vez fuera algo

con la torre del cambio y preparan el 41. ... , TxPT en vista de 42. C5C y
ue en el flanco de dama.
TX A, TxC+; 43. PxT, PXT; 44.
32. P3T, R2R 35. TlTD, T6C
i
!
P4T, y la partida pasa é:!l final de par-
33. Tl D, T6C 36. T1D-1CD,
1
ti da de torres ante la presencia del
T1T-1C T6T T6D
rey. Además de eso se conservaba la
Las blancas repetfan las jugadas para
posibilidad de hacer pasar un segundo
ganar tiempo. Ahora tienen que apro-
peón 21 centro.
vechar la última osibilidad -cambiar
el "huésped no invitado"-, la torre de 41. ... , 42. PxT, PX T
bs negr<:s, la cual molesta su acti-
vidad.

37. T2T, R2D 39. T2A, T4T


38. R2R, T5D

Las últimas 15 jugadas fueron hechas


en une; gran falta de tiempo común. P.
Keres no tenía tiempo para contar con
el resultado de la continuación P4CD
y hace la jugada esperada. Como in-
dicó el análisis, después de 39. . .. ,
P4CD; 40. PTxP, PxP; 41. PxP,
TxP; 42. TlTD, R2A; 43. T7T+,
R3C; 44. T X P, T4R, y las negras es-
taban en una sólida situación para al-
canzar tablas.
43. T2A, R2R 1 ...
40. R3R, P3CD.
A 43 .... , T4R las blancas hubieran
Ahora 40.... , P4CD sería una equivo- contestado no 44. T7 A+, en vista de
cación a causa de 41. TXA. Igualmen- 44.... , T2R; 45. TXT+, RXT, y el
te mal hacen resistencia a esta amena- final de partida de peones, tablas (en
za con el procedimiento 40.... , P4T, eso consiste la fuerza del peón pasado
ya que entonces las blancas juegan 5C y en esto está el principal recurso
41. TI TR, vendrían al ataque no co- defensivo de las negras), sino 44. P4T

128 -
y después P4C, lo que daba a las blan- TlCR; 53. P4T, PxP; 54. P5C,
cas un final de partida más ventajoso. TIA-,- ; 55. R6C, R3D: 56. R7T lle-

44. R4D, P4T 47. P5R, P X P+ tación a la jugada 49 de las negras)


45. T3A, T5T 48. R X P, posición. Naturalmente, a las blancas
46. P4C, P4C no les resultaba tan fácil encontrar el

En esta posición, las blancas se es- puede asaltar la pregunta: ¿tal vez 50.
f orzc.ban cont<mdo con e ue des ués de
... '
l<! entrega del peón pasado de D ante este caso las blancas ganaban por el ca-
la fuerte situación del rey en el cen- mino 51. R4D + ! , R3D; 52. T6R,
tro, las negras estarían indefensas. Sin TICD; 53. T6C.

con gran resistencia, se defendía has- 51. P6D+, R2D 53. T5R,
ta ahora, y en este difícil momento en- 52. R5D, T2A
contn~ba la mejor defensa.

48 .... , T3T ) 49. T3D, Tl T obligar a las negras a abandonar la


Yertical AR.
El gran maestro Flohr escribía acer-
ca de esta jugada: "Pierde rápidamen- 53. . .. , P6C 1 ...
te. Más tercamente se puede defender
con la jugada 49. . .. , T3C". Desgra- Aquí las negras podían colocar una
ciadamente, S. Flohr no aporta ni una trampa, jugando 53 .... , T2T, y si las
variante, ni algunas consideraciones ge- blancas hubieran respondido 54. T X P,
nerales que confirman la expresión de entonces después 54. . .. , P6C; 55.
su pensamiento. En realidad, la juga- T5R, P7C; 56. TIR, TxP; 57. TICD,
da en la partida T3C es de igual pre- T7T, ¡tablas l
cio y conduce a una misma posición.
A 49.... , T3C las blancas hubieran Las blancas siguen tenien o a ga-
respondido 50. R5A, TIC; 51. P4T!, nancia: 53 .... , T2T; 54. T5A ! Si aho-
P X P; 52. P5C, TIA+; 53. R6C ra las negras responden 54. . .. , T2C,
(lo único; en el caso 53. R4C corres- entonces deciden el traslado de la to-
pande 53 .... , TIAD, y las blancas no rre 8A8CD; si, pues, 54.... , Tx P, en-
pueden ganar); 53 .... , R3D; 54. R7T, tonces después 55. T7A+. RIR; 56.
y las blancas, por el peón CR, ganan T7CD las blancas ganan de todos mo-
la torre la artida (aun ue no tan dos, y finalmente, si 54 ... , P6C, en-
sencillo). Brindamos a los lectores que tonces después 55. T3A, P7C; 56.
encuentren ellos mismos este triunfo. T3CD, T X P; 57. TxP3C, las negras
deben rendirse.
50. T3R, TlAR 1 ...
54. T3R, P7C 57. R5R, TXP
Más flojo que 50. . .. , TI R ! , que 55. T3CD, T8A 58. R5A, T3AD
después de 51. R5A+, R2D; 52. T3D, 56. TXP7C, TSD+ !
129
IX
O 58 .... , T6D; 59. TXP, T X P; 60. 6. P4D, 0-0 ! 7. A2C, D1R
T5C, T6AD; 61. P5A, y las blancas
ganan todavía el peón TD Y CR. La Este sistema de desenvolvimiento con
situación de las negras es desesperante. éxito lo realizaba el maestro A. Illyn-
Genevsky.
59. RXP TXP 62. P4T, R2C
60. Tx P T X PT 63. T6AR, TSAD 8. CD2D,
61. T6TD R2A ' 64. PST.
1\i1ás natural es la situación de este
Las negras se rinden. caballo en 3A, desde donde mantiene
no solamente la posibilidad en caso de
Lucha sustancial: aún mayor interés
presenta la difícil final de partida de
p::!r3 las negras.
las torres.

8. . .. , C3A 10. P3TD,

Una idea interesante en la partida


N.º 47. DEFENSA HOLANDESA holandesa: las blancas deciden atacar
rápidamente el flanco de rey enemigo.
P. Trifunovich V. Ragosin
Como las negras ya han terminado el
Torneo en memoria de Chigorin desarrollo de las piezas, tienen la posi-
bilidad de destruir el plan de las blan-
Moscú, 1947. cas, pero hay que darse prisa con las
contramedidas: la amenaza P4CR es
1. C3AR, P3R 4. A2C, A2R muy desagradable.
2. P4A, P4AR S. P3C, P3D
3. P3CD, C3AR 10. ... , P4TD 12. P4CR, CSR!
11. P3T, D3C
A veces, en la defensa holandesa. las
negras se esfuerzan hacia la construc-
ción de la "pared de piedra" (5. . .. ,
bi:lr b dama, pero después de 12.
P4D; 6.... , P3A). Pero tal construc-
ción no está fuera de peligro y ante PxP: 13. DxD, PxD; 14. PXP,
la situación del eón blanco en 4D. Y CxP: 15. A3T, C3A: 16. 0-0-0,
en la posición dada· en 5..... 4D las las blancas rápidamente recuperan el
blancas podían responder 6. P3D, P3A; peón, y las líne2s abiertas hubieran po-
7. A2C, 0-0; 8. 0--0, y en el futuro dido aprovecharse para un fuerte ata-
era fácil realizar un golpe en el centro
que. Con la jugada en la partida las
con la jugada P4R. En este caso el des-
cubrimiento del juego no hubiera sido negras se apoderan del centro, desha-
favorable a las negras. ciendo con ello las ideas del enemigo.

130 -
inici~tti\3,
pero a las blancas sin la da-
ma les resultaría más difícil defenderse.

13. . . . , PxP 16 . CxC, PxC


14. TRlC, A3A 17. DxP, TD1R
15. AlT, D3T

Las piezas de las negras están ideal-

nen que buscar todavía una huida para


el rey.

Ante los enroques de ambas partes,

13. PxP, mero por asalto la "fortaleza" del rey.


Las negras tienen todo listo para el
Aprovechándose de que las negras
ataque: ya amenaza D4A.
no pueden tomar el alfil (13 .... , D X
A: 14. T2TR, y la dama de las negras 21. PSD, C4R 23. AXA, TxA
es atrapada), las blancas abren la lí- 22. cxc, Axe
nea CR y la lucha toma cada vez un
cariz más agudo. Como muestran los A la vista del muy fuerte 23. . .. '
futuros acontecimientos, las negras de- T X P conducía hacia unas inesperadas
fienden con esperanza su flanco de rey, e innecesarias complicaciones en vista
y antes que el enemigo empiezan una de 24. T3C, D4A; 25. TXA!, y si 25.
eligrosa ofensiva. . .. , DXA, entonces 26. T6R. Si las ne-
¿Tendrían las blancas más fuerte gras jugaran 25 .... , D XT, entonces 26.
prolongación en la posición, reflejada A4D, y las blancas pueden defenderse.
en el diagrama? Poco claro parecía I3.
24. P3A, P5T 25. P4C, P3A
rrecta I 3. . .. , P X P ; 14. P X P, P X P ; Por su contenido, jugada decisiva.
15. PXP, CXC; 16. DxC, CID, y en
Ahora las blancas no pueden entorpe-
vista de la debilitada posición de los
cer la penetrabilidad de las piezas ne-
gras en su campo,
las blancas, la primacía está del lado
principio del fin.
de las negras. Por eso, seguramente, la
más fuerte para las blancas era la con- 26. T5C, 1 ...
tinuación I 3. TI CR, P X P; I 4. D XC,
DxD; 15. CxD, PXC; I6. AxP, La situación de las blancas es difícil.
P4R; I7. P5D, CID, aunque también En el natural 26. P4R podía seguir 26.
en este caso las negras conservan la ... , P X P; 27. P x P, A4T, ganando un

- 131
peón, o 27 .... , T4T, con un fuerte ata- N.º 48. DEFENSA FRANCESA
que. Mucho más difícil problema ofre-
cía ante las negras la continuación 26. ogos1n

PxP, PxP; 27. P4R, pero incluso aquí


Torneo en memoria de Chigorin
las negras daban un ataque amenaza-
dor. Por ejemplo: 27. . .. , P4D; 28. Moscú, 1947
PRxP, PxP; 29. P5A, TRlR; 30.
TRlR, D4A; 31. R2C, P5D ! ; 32. T x 1. P4R, P3R 5. A3D, P3CD
T, TxT; 33. TlR, D3R!; 34. TxT, 2. P4D, P4D 1
6. C2R, P4AD
D6C+, y 35.... , D8C+. 3. e1D, C3AR 7. 0-0,
4. PSR, eR2D
26. . .. , D5T j ...
ora as negras no pue en Jugar
Doble golpe, a la torre y al peón 4A. 7.... , P5A a causa de 8. CxP, P xC:
9. A4R; sin embargo, puede distribuir
27. T4e, D3A 1 28. T4D,
1 cómodamente sus piezas, ya que se des-
a OJa e punto D. El cornente 7.
No hay salvación. A 28. P4R las ne-
gras conseguían la victoria, jugando P3AD ofrece aquí a las negras una di-
ficultad mayor.
28 .... ,PXP; 29.PxP,A4T; 30.T3C,
TXP; 31. PXT, D8T+; 32. R2A,
7. ... , PXP 12. C4D, C3A
TIAD+.
8. P4AR, C4A 13. P3A, P3e
28. .... , P4A 30. T4e, T X PR 9. Ase+, A2D 14. eD3A, cxc
29. PxP, Px p 10. exP, Ax A 15. PxC,
1 1. ex A, D2D

Después de 15. CxC, C5R; 16.


A3R, A4A, las negras terminan igual-

piezas.

15. .. ., csR 1 16. ese,

Las blancas intentan neutralizar la


acción del peligroso caballo de las ne-
gras en 5R. No aportaba para esta fi-

C, y el caballo de las negras


conservaba su fuerte posición.

16. . .. , A2R 1 17. D3A, P4A


Las blancas abandonan, ya no se pue-
de tomar la torre a cau')2 del mate en Las negras rechazan inútilmente 17.
dos jugadas. Ax C; 18. P X A, TDlA. En la posi·

132 -
ción actual a las blancas les hubiera 39. T8A+, R2D ' 40. T7A+, RlD
'
sido difícil ofrecer una amenaza con-
creta a causa de la fuerte posición n esta posición fue aplazada la par-
del CZ'.ballo SR y de las piezas pesadas tida. la lucha se animó con nuevas
en el flanco de dama. Ahora se orga- fuerzas hasta la terminación.
niza una interesante lucha.

18. PXP o. p., 24. AlA, P4TF:


AXP 25. TRl R, T3A
19. A3R, C3D 26. RlT, R2C
20. D3T, C4A 27. P4CR, PxP
21. TOJ R, 0-0 28. DXP TJTR
22. C3A, TDlA 29. TlCR, T3T
23. T2R, T2AD 30. CSC!,

como
de alc2nzar una fuerte posición en el
centro (5R o 6A), pues este cambio no
ofrece peligro p;-;ra las bl;mcas.

30.... , AXC

Estí.lría mci.l 30 .... , AxP a causa de La posición se ha hecho difícil para


31. C X P +, T X C : 32. D XC, etc. apreciarla: las negras tienen dos peo-
nes pasados en el centro; las blancas
31. PxA, T4T 35. D7A+, Dx D los tendrán pasados en los flancos. La
32. A3C, DlA 36. AXD, R2A
33. D4A, T7A 37. ASR, RlR
34. TX T, DXT complicada
situación y encima ambas partes jue-
para ganar.
Falta de tiempo. Las negras conser-
vaban una pequeña superioridad, jugan- 42. T7CR, C4A 44. A6A+ R2A
do 37. T5T. La jugada en b partida es 43. Tx P, T5R 45. T6T!,
un~' üdida de tiem
Solamente porque las blancas tenían
38. TlAD, T5T ! en reserva esta oculta posibilidad de
paso de la torre han tomado v2liente-
Y ahora es rn~is sencillo 38 ... ., T x P, mente el peón 3C.
lo que conducía después a 39. T8A+,
R2D; 40. T7A+, RIR; 41. TXP a 45. . .. , P5D 1 47. R2C, P4R
1
tablas. 46. T3T, R3A j

133
Si 47 .... , T7R + : 48. RIA, T X PC; nes centrales pasados del enemigo, cuyo
49. P6C, entonces por el PCR las ne- movimiento está frenado. Ahora las
gras hubieran tenido que dar una pieza. blancas tenían que jugar 58. T X P, lo
cual les daba ya algunas posibilidades
48. R2A, R4D 50. P3TR, T5T prácticas para el triunfo.
49. T3CD, C3D 51. R2C, R3R
lucha, las blancas cometen algunas fal-

PCR de las blancas se hace muy peli- perdida.


groso. Por ejemplo: 51. ... , P5R; 52.
P6C, T3T; 53. T3C +; 54. T3C, y las 58. ASO, C5A ! 59. T3C,
blancas oanan.
Era imprescindible jugar aquí 59.
52. R3C, C4A+ · 53. R2C, C3D A X P, P6D: 60. T4C, y si 60. . . .,
C6R +, entonces después 61. A XC,
!

T X T: 62. P5T. y las blancas tienen po-


blas por el camino 53 .... , C6R + ; 54. sibilidades reales para tablas gracias a
R3C, C4A+, etc. Sin embargo, Bon- haber movido lejos los peones pasados,
d;::revsky sigue jugando para ganar. y si 60 .... , R4D, entonces después 61.
T5C+. R3A: 62. A2A+, T5A: 63.
54. P4T, T5R 56. R2R, TSR + P3C, C6T: 64. T X P, Tx A: 65. T3R,
55. R2A, T5A + 57. RlD, T5T y las blancas no tienen que preocu-
parse.

59. . .. , TlT 61. R2A,


60. A6A, T 1 AD

Las blancas se han desorientado com-

gras jugaban 61. ... , C3D, conservando


la primacía.

61. . .,
~ C3D+ 63. R2D, CSA +
62. R3D, PSR+ 64. Rl R, C6R

Las blancas han conseguido ya mu- Dejando escapar el triunfo que las
chas cosas en esta partida. Han con- negras intentaban por el procedimiento
servado un peón de más; han coloca- 64.... , P6D; 65. A3A, P6R; 66. P3C,
do hábilmente a su rey ante los peo- C4R: 67. A2C, T7 A, etc.

134 -
65. Txe. Px T i 66. A4D, T7A En los últimos tiempos e~ta conti-
nuación se encuentra con más frecuen-
Aquí hubiera sido mejor 66. . .. , cia que 4. P4D, y seguramente sólo
R4A: 67. R2R, RxP; 68. RxP, T5A, porque está sólidamente olvidada. Las
y las blancas tenfan que luchar toda- blancas h<ln escogido esta rara conti-
vía por las tablas. nuación
psicológico:
67. P6e, T7C 68. P7e,

que es peligroso. Ante esto, las negras


Teniendo un peón tan peligroso, las
blancas no deben perder. no tienen variantes forzadas que le
den una clara primacía. S. Gligoric
¡ ...
quienes no gustan las variantes con sa-
Las negras ya tienen que tener cui- crificios poco claros.
dado. Correcto aquí 68 .... , R2A.
4. . .. , P4D 9. e3AR, P5R
69. RlA!, T3C 1
71. R2R, T6C
P X P, C4TD 10. esR, A3D
5.
70. A3A, R3R 72. P4T, R4A
6. Ase+ I P3A 11. P4D,
7. P X P, PxP PX P o. p.
La última equivocación, que llevó a D2A
8. A2R, P3TR 12. CxP,
las negras al pánico. Después de 72 .
. ·-• R2A; 73. A4D, la partida hubiera
Las negras han sacrificado un peón,
terminado en tablas.
pero han adelantado significativamente
73. P5T, R5A 1
75. RlD, P7R+ a las blancas en el desarrollo. La ines-
74. P6T, T7e+ 76. RlA. tabilidad de la posición de los peones
negros no es peligrosa debido a lo po-
co armónicamente que están distribui-
das las piezas blancas. En el caso dado,
Ja antinatural situación del caballo en
3D aumenta los defectos de posición
N: 49. DEFENSA DE LOS de 1as blancas.
E>OS CABALLOS
V. Ragosin S. Gligoric

Torneo en memoria de Chigorin Jugada buena y muy antipática para


Moscú, 1947 las blancas. Ahora, si las blancas se
desenvuelven por un camino natural,
1. P4R, P4R 3. A4A, e3A 15. C3A, A3T; 16. A3A, TDlD, su si-
2. eJAR, e3AD 4. ese, tuación se hará muy difícil.

- 135
tribuidas v.ctivámente y van deseosas
hacb la intensificación.

21. C3A, A4AR 1


;
22. TDl D,

Se ha formado una complicada posi-

pensando en variantes después del se-


ductor 22 .... , T5CD. Convencidas de
que luego de 23. D3T, ni 23 .... , A2R:

25. cxc, T2C: 26. CxA+, DxC; 27.


D XC, ni 23 .... , A6D en vista de la
páfida respuesta 24. A4A ! ! , C3A; 25.
15. P4AD, 1 ...
nazas combinadas. S. Gligoric busca la
Las blancas se deciden a hacer vol- salida en la simplificación del juego.
ver el peón para des2rroll<ir más de Sin embargo, no se percat1 ante esta
prisa bs piez2s ligeras. Aquí merece amenaza del doble golpe. Era mejor
una comprobación práctic;:: l 5. A2D. ceder. jug~·ndo 22 ..... A2D.

15. ... , C X P 1 16. C3A, A3T 22. . .. , A4A 24. TXC, A X A


23. eso, CxC 25. PxA, AXP
No daba nada 16 .... , A2C en vista
de 17. ClR, pero era mejor 16. . .. , Después de 25 .... , TXP: 26. DXC
P3T: 17. P3CD. C3C, con juego equi- las negras pierden la pieza.

26. DxC, D6C 28. TSD, TX T


17. D4T, . . . 1
27. T2A, TXP

Ahora las blancas terminan bien el Las negras podían mostrar más larga
desarrollo de las piezas. Desigualados res1s enc1a 1ugan o
y débiles los peones negros en el flan- AlA. TXT: 30. DXT+, R2T: 31.
co de dama prometen a las blancas D4D. A3R, pero esto apenas si con-
una amable y simpática perspectiva en ducía a un aumento de jugadas, no
el final de la partida. e

17. ... , C4TD 19. TD1C, PSA


18. A3R, TDlC 20. Cl R, Al A 29. DxT+, R2T 34. 040, P4TR
30. A3D+!, PxA 35. T2A, D6C+
Da la impresión de que la posición 31. DxP~, P3C 36. RlA, D6T+
de las blancas no es todavía sólida. Sin 32. TXT, AXP 37. R2R, D3R
embargo, ahor2 sus piezas están dis- 33. TXA, DxC 38. DxP,

136 -
Aquí hubier .. sido el momento de de- tivo: sacar al caballo de la estupencia
·ar caer el telón. Pero como las ne ras posición que ocupa en el centro.
no se decidieron a abandonar, las blan-
cas se mueven decididamente con el 1o. ... , 0-0 1 11. AlA, P4A
rey a la zaga de los peones negros,
donde el re se cubrirá fácilmente o Puede jugarse aquí, asimismo, 11. ... ,
tomará parte en el futuro ataque. To- C4A, a lo que p<.:ra las blancas lo me-
davía si uió: jor es continuar 12. C4D! D2D: 13.
P4AR, P4A; 14. PxP a. p., AxP; 15.
38. ... , D5A+ 42. R5D, D4C+ C X A, con una partida un poco me1or.
39. R2D, ose+ 43. R6D, D5C+
40. R3D D8C+ 44. D5A DlC+ 12. P X P a. 13. C3C
41. R4D, D5C+ 45. R7D. CxP6A

Las negr<:'S ;:b::i.ndonan. Más o menos conduce a un juego


i 0 ual 13. C5C A5C; 14. P3A. AlA ·
15. TlR. D3D.

1 3. . .. , A5C 1
14. D3D, CSR

N.º 50. APERTURA ESPAÑOLA Además de esta jug:1da, t s negras 1

V. Rogosin G. Robinsky pueden jugar todavía 14.... , A4T. co-


mo sucedió en la partida Boleslz:vsk.r-
Campeonato de Moscú, 1947 Euwe (Groninguen, 1946). La continua-
ción en la partida es más aguda.
1. P4R, P4R 4. A4T, C3A
2. C3AR, C3AD s. 0-0, CxP 15. C4D, CxC ' 17. P3TR,

No tan fuerte es TlR, ya que des- En la partida Boleslavsky-Levenfish


pués de la respuesta de las negr;:is 6. (XV Campeonato URSS, 1947) se jugó:

a cambiar el alfil del campo blanco. jugada 18 .... , T4A! Izis negras apen3s
La presencia de dos alfiles en las ne- si podí«n recibir un ataque peri udicial.
gras puede ser muy bien aprovechada
. . .. ,

6. . .. , P4CD 9. P3A, A2R Aquí esta jug;::da es prob~:blemente


7. A3C, P4D 10. CD2D, mejor. Dudosa 18. P4AR, A2D: 19.
8. P X P, A3R A3C, C3A, y las blancas tienen debili-
tado el flanco de rey.
Esta y la siguiente jug2da de las
bLr..c.is están enfocadas hacia un obje- 18 •... , Cx PAR! j ...

137
Este cambio garantiza a las blancas
un juego tranquilo ante una pequeña
primacía de posición.

4. . . ., PxP 8 . A3C, AXA


5. C3A, C3A 9. PTxA, D3C

7. P3R, A3D 11. A3D, CD5C

Hubiera sido peligroso 11. ... , 0-0


a causa de 12. C5R con la amenaza
AxP+.

12. C5R, CxA+ 13. DxC, R2.,.

La situación del rey en el centro,

las piezas sobre el tablero, siempre


Mal 19. D X P +, Rl T: 20. C X A ofrece posibilidades para la combina-
( 20. A5C, D6C: 21. C X A. A6A): 20. ción, pero las negras se ven obligadas
. ..' e X p + ; 21. p X e, D6C + ; 22. a renunciar al enroque, ya que en 13 .
D2C, TxT+: 23. RxT, AXP, y las ., P3TR correspondería 14. P4CR !
negras ganan. Además, para hacer ta-
blas, bastante sencillo 19. DxPT+. 14. CXA, RXC ! 15. 0-0, D3A
Tablas.
Previniendo la maniobra C4T-5A +.
19.... , CXD 21. Axe, A2D
20. AxD, PXC 16. TDlAD, 17. P3A, D5A

TABLAS

Partida va1iosa para la teoría. Correcta decisión. La debilidad del


flanco de rey de las negras se hará

figuras se encuentran en el flanco de


dama y el rey está en el centro.
N.º 51. DEFENSA ESLAVA
S. Flohr
...
V. Rogosin 19. P4R, D5C 22. TDl D, D3C
20. P5R, C2D 23. P3C,
XVI Campeonato URSS

Moscú, 1948 Era más fuerte 23. P5A!, abriendo e]


flanco de rey de las negras; por ejem-
1. P4D, P4D 3. P4A, P3A plo: 23. P5A, CxP; 24. PAxP,
2. C3AR, C3AR 4. PxP, PXP; 25.D4A,o23.P5A,TD1A; 24.

138 -

PxP, DXPR: 25. D5C, con amenazas 28. PexP!, PRxP l
D X P o ese. Sin embargo, la jugada
en la partida no es mala. Y después de 28 .... , PCxP; 29.
C6D, con amenaza D3C+, la posición
23 .... , T3A i 24. 030, P3C de las negras es desesperada.

Amenazaba 25. e4T: 26. D PT. 29. e3A D4T 1 31. eXP
30. P4eD!, DXPC
25. ese, RlA ; 26. P4eR, Rle
Ahora los peones pasados de las
Realizando un artístico enroque, el blancas unidos aportan una temible
rey de las negras de todos modos en fuerza.
seguida cae bajo un fuerte ataque.
• •• • I

27. RlT,
Golpe mortal, después del cual la
No se puede 27. P5A a causa de 27. posición de las negras se derrumba de-
... , e xP. finitivamente.

27. . .. , P4A ! ... 32 .... , R1T 34. DxD+,


33. DXP, OIAD
De otro modo no hay defensa contra
el decisivo paso P5A-6A.
Más sencillo y rápido camino hacia

34.... , T3xD

No se puede 34.... , TD X D a causa


de 35. C7R.

35. TlA, T1D 39. exT, TxC


36. P6R, C3C 4~ T7A, R2C
37. e7 A, TDIC 41. T X P,
38. P7R, T1R

Las negras se rinden.

- 139
N.º 52. DEFENSA GRUNFELD Las blancas comienzan un ataque di-
recto contra el rey. De no haber esta
ogos1n posibilidad, las negras, con la jugada
P3R o P3AD, hubieran abierto el cen-
Torneo Interzona tro con ventaja para sí.
Estocolmo, 1948.
. ... ,

1. P4D, C3AR s. D3C, PXP


2. P4AD, P3CR 6. DxP, 0-0 P, a lo que podía corresponder 18.
3. CD3A, P4D 7. P4R, ASC PTXP, PTxP; 19. A XC, P X A: 20.
4. C3A, A2C C X P, y a las negras les hubiera resul-

Esta es una interes2nte idea de lu-


ch'1 contra el fuerte centro de peones 1 8. PT X P, PT X P 19. P6D,
de las blancas ofrecida por el gran
maestro Smyslov (vé<Jse, asimismo, la Hast;i ahora fas blanc;:is jugaban ex-
partida núm. 56). cclentcmente. Si ahora hubieran juga-
do 19. A4D ! hubier~n conservado el
8. A3R, CR2D 10. TlD, ;:taque.
9. D3C, C3C
19. . .. , Px P 20. ese, P4D!
En la part id;.i Keres-Smyslov del
L:s blancas contaban con 20. . .. ,
match torneo p;ua el campeon2to del
AxC; 21. AxA, TID; 22. TDIA,
mundo (1948), Smyslov respondió así:
DI C: 23. P5A, con la destrucción. Con
10.... , P4R, pero luego de 11. A2R
la jugada en la partida, las negras des-
(Keres jugaba 11. PxP, CD2D; 12.
truyen la idea del enemigo y pasan al
A2R, D2R, y las negras consiguieron
contraataque.
una pos1c1on equivalente); 11. ... ,
PxP; 12. CxP, AXA; 13. CxA, las
blancas conservan la iniciativa (Bon-
d;~revsky-Flohr, Estocolmo, 1948).

.. .. '
11. P5D, C4R 13. PxC,

Merece atención J3..... A4T.

14. TRlC, DlA 15. P4A,

Con amenaza de cortar al alfil 6T


con la jugada P5A. Por eso, la jugada
siguiente de las negras era obligatoria.

15. . .. , A2D 16. P4TR!,

140 -
21. C6D, AST! 23. CxT, TXC 46. TIAD, D3D 51. TX D, C X A
22. D3D, D3A 24. TDlA 47. TID, DSC 52. TXP T P
48. T31 C, A4D 53. T8C, eso+
Sí 24. P3C, ... , entonces 24. . .. , 49. T3C, AxP 54. R3T, P6R
P X P; 25. D6D, A6A + : 26. RIA, so. DxA, DxD+

nen dos peones por la calidad y una Las blancas se rinden.

A la partida se le adjudicó el cuarto


24. ... , PxP 26. P3C, A3AD premio de belleza.
2~. D3T, D2D 27. DxP, C4D

A pesar del mínimo contrapeso ma-


terial, la situación de las blancas es di-
fícil ; su rey permanece sin esperanzas. N.º 53. DEFENSA ESLAVA
V. Rogosin E. Lundin
28. A4D, CxP 35. D3AD,
29. Ax A, RXA DxP+ Torneo lnterzona
30. TI D, D2R 36. RIA, P3A
31. D3R, P4R 37. D2A, DST+ Estocolmo, 1948
32. T3C, TlTR 38. R2D, DSD+
33. AIA, T8T 39. RIA, ose 1. P4D, P4D 3. C3AD, P3AD
34. R2D, D6T 40. A4A, D6T+ 2. P4AD, P3R

Las últimas diez jugadas fueron he- Esta defensa fue introducida en la
chas en una común falta de tiempo, práctica por M. I. Chigorin. En los úl-

da: las blancas deben perder.


maestros soviéticos desarrollando una
serie de interes<Jntes variantes, tanto
41. RIC, T7T 1 42. D2D, D2R
ara las blancas como ara 1

Tentador 42 .... , C6D, pero entonces


4. C3A, C3AR 6. A3D, PXP
43. TDIC daba a las blancas la con-
5. P3R, CD2D
trapartida.

Lundin se ponía en el camino de la


43. D3R, P4CR 45. A2R, R3C!
44. R2C, P4C línea principal de defensa, en la cual
más de una vez se continúa con la ju-
El rey tiene que marcharse de la sép- gada 8. · .. , PSCD.
tima horizontal; esto desarma todas las
piezas negras. 7. AXP, P4CD I 8. A3D, PSC

- 141
13. D2A, C2D 1 ...

Defendiéndose de P5R.

14. TlD, D4T 1 ...

negras a una mala


pon ia jugar
el peón central de
ejemplo: 15. D6A, C3C: 16. P5R,
D4D: o 15. CxP, A2C; 16. A5CD,
: o
TIC: 17. TXP, A4A: 18. TlD (18.
Px P, Dx T ! ) ; 18 .... , D2R, y las ne-
gras pueden conservar el contrajuego.

Referente a esta variante, véase 15. P5D!, ... 1 ...


igualmente la partida 22, donde surgió
la continuación 9. C2R. En la presen- Jugada muy fuerte. La dama de las
te partida las blancas jugaron más negras está ahora excluida del juego y
fuerte. las blancas tienen un peón pasado que
es difícil detener. Además de eso, tie-
9. C4R!, A2R 1 ... nen un punto fuerte en 4AD.

Si 9 .... , P4A, entonces es muy fuer- 15. ... , Px P 1


te 10. D4T ! ' p X p: 11. e X e+,
PXC; 12. A4R, etc. Si las negras tratan de cerrar el jue-

10. CxC+, • • •
1
¡
blancas reciben buenas posibilidades
1
por medio del paso del caballo a SAD
El sentido de este cambio está en Y amenazas combinadas sobre el flan-

las blancas. (P4D).

16. P X P, P3TR ' ...


10. ... , cxc 12. 0-0, 0-0
Si 16.... , C3A, entonces 17. ASCR,
o 17. CSR, A2C: 18. C4A, con el con-
Era consecuente (aunque parezca
siguiente P6D.
arriesgado) 12.... , PxP, y si 13. CxP,
entonces 13. . .. , A2C; por ejemplo, 17. A4AR, A2C 1 18. C5R!,
14. ASC+, RIA; 15. C6A, D3C; 16.
CxA, DXA: 17. D6D, RIR, y el ca- Las blancas juegan sencilb y enérgi-
ballo blanco está en peligro. camente. Apartan el caballo 2D, que

142 -
podría entorpecer el movimiento del 23. ASC, 1 ...

peón D.
ora comienza a prosa. . . .>_
18. ... , cxc 20. P60, Al AR T3D las negras se hubieran defendido
19. Axe, TRlD con la jugada 23. . .. , D4C.

. . .. ,
24. D3A, TlC 26. TDl A, D3C

La partida de las blancas, natural-


mente, está ganadzi. L:s negras aper.as
pueden tener de unas posi-

27. D3R, Tl A 29. P4TR, P4TD


28. P3CD, A3R

Las negras intentan ~:provechar sus


peones en el flanco de dama.

30. T2D, PST : 31. PXP,

Estaba bien igualmente 31. D3CR,


21. A4AD!, ... 1 combinando la amenüza P7D con pre-
sión sobre el punto P2CR.
Las piezas blanc2s están amenazado-
ramente dirigid2s sobre el flanco de 31. ... , D4T ! 32. P7D, TlD
rey del enemigo. Con la jugada 21.
A4D 13.s blancas hacen una maniobr;a Las futuras simplificaciones parece
problemática despejando la diagonal a que estuvieran calculadas por lJ.s blan-
L dam;i que tiende a la casilla 5AR cas.
(2men2z:mdo A3D). Dundin se ve obli-
gado :.i ceder la calidad para evitar lo 33. A6D, PSA
peor.
Si 33 ....• TxP. entonces 34. AXA.
21. ... , T2D 1 ... T X T: 35. D X T, R X A: 36. D6D +.
RlC; 37. D8C+ (mejor 37. DxP, DX
ancas
Defendiendo el punto 2A y despejan-
ganan.
do a la dama la casilla ID.
34. AXA RXA 1 35. D4A, RlC
22. DSA!, DlD I 1

A 35.... , P6A ganaba aunque fuera


No se puede jugar 22 .... , TDlD en 36. T4D, tomando el peón 5C y luego
.. ista de 23. A3D, P3C; 24. D6A. también P6A, ante lo cual las blancas

- 143
conservan uno de los peones del flan- Gcner~:lmente,z:qu1 j L!e,;an 1O. TR 1 D,
co de dama. dificultando el movimiento de las ne-
gr<1s P4A.
36. TXP!, 1 ...

1o.... , P4A 1 ...


1
Lleva 21 triunfo más sencillamente,
ya que an a orna en ancas Interesante contrajuego, que lleva a
conservan el peón 7D. grandes simplific;_;ciones. El centro de
fas blancas resulto debilitado y los al-
36. . .. , AxT ¡ 37. DxA, P6C files, en "fianchetto", adquieren una
gran fuerza.
Y esta entretenida jugada no cam-

11. PA X P, . . . 1 ...

38. D2R, PxP 42. D2R+, RlA


Mejor salida de la situación resultan-
39. TX P, RlA 43. D5C, P3A
te. No se puede, n<eturalmente. l l.
PD X P a ca usa de ll. . .. , PC X P, y a
41. T2D, R2R 45. D6D+,
11. PSR podía corresponder 11. ... ,
Las negras se rinden. C5R.

11. ... , PAXP ! 12. C5CD,


1

Era más sencillo 12. C xP, P X P: 13.


N.º 54. DEFENSA ESLAVA P X P, teniendo en cuenta que a 13 .... ,
CxPD responderá 14. A4R!, AxC:
G Stahlberg V. Ragosin 15. AxC, y a 13. . .. , CD2D; 14.
A5CR, C4 A; 15. D2C, A X P ; 16.
Torneo Interzona TDlD. En esta variante no es pe-
Estocolmo, 1948. Iigroso 16.... , AxPC; 17. PxA, DxP
a causa de 18. A4R, ganando la calidad
1. P4D, P4D 5. C3A, A2C
por un peón.

3. C3AR, C3AR 7. A2D, 12. ... , C3T 15. P5R, C5R


P3R
4. P3R, P3CR 13. A4C, CxA 16. C5 X PD,
14. Dx e, Px P

el desarrollo del alfil en 2CD. Mal en Las blancas tenían puestas, segura-
seguida 7.... , P3CD; 8. P X P, PA X P, mente, todas sus esperanzas en esta
y se abre la línea AD. Ahora, en caso posición central del caballo. Pero no
de 8. PxP, es posible 8 .... , PRxP. habían comprendido que su peón en
5R podía ser fácilmente atacado.
8. A3D, P3C 10. P4R,
a
9. 0-0, A2C 16. . .. , P3TD 1 ...

144 -
Preparando 17.... , TIR, las negras bien ganz.do y pasan a una terca resis-
eliminan el prestigio de la amenaza 17. tencia.

en este caso, despuls de 17. ... , C4A; 26. TSA+, R2C 29. PXP, PXP
18. PXP-t-, TXP, se abren las líneas 27. P4A!, T2R 30. D4D,
para el ataque. 28. PSA, P3A

17. TDlA, C4A 19. P4CD, -~----

Stahlberg se esfuerza hacia un jue-


go activo. Por ello no se

sar a la defensa.

19.... , C2D

Quizá fuera peor la sencilla conti-


nuación 19 .... , CxA: 20. DxC. Ax
P; 21. C X A, T X C. Pero después de
22. T2A las blancas tienen muchas po-
sibilidades de hacer tablas en vista de
la estupenda posición del caballo en
4D.
Las blancas tienen una fuerte posi-
ción que prácticamente compensa el
20. P5C, CxP 23. Ax A, TXA
desastre traído por ellas. No convenía
21. cxc, AxC 24. C6A, D3D
30. D3D a causa de 30 .... , T6T, pues
22. Px P, AXP
ahora amenaza desagradablemente 31.
TR. as negras tienen que defen-
Después de esta imprudente jugada
derse cuidadosamente.
la táctica de Stahlberg recibe una jus-
tificación. Correspondía jugar 24. . .. ,
30.... , T2AR 1 31. D4TR,
D2D sin aban n la n-
tal. Entonces, las negras conservaban
No correspondía llevarse la dama a
un buen juego, como en el caso 25.
la posición dominante. Muy bien pare-
TRlR, AJA; 26. TxT+, DxT; 27.
cfa 31. TIR, amenazando duplicar las
torres por la octava horizontal. A 31.
T XC: 26. P4A, TIR; 27. PSA, P4CD !
... , T2R corresponde 32. TxT. DxT;
25. CxA, TxC 1 33. D4TR, D6R+; 34. Rl T. Lo mejor
1
para las negras: 31. ... , TIA; 32. T X
O 25.... , D XC; 26. TRlR, DIC; T, DxT (no 32 .... , RXT a causa de
27. Dx P, recuperando el peón. Las 33. D3D!); 33. DXP, D4A+, pasan-
negras no desean ceder sin lucha Jo do a un equilibrado final de partida.

- 145
X
31. . .. , TIA 33. T8-6A,
32. TRIA, T2T

A 33. Tl-6A se encuentra el contra-


ataque después de 33 .... , D4R; 34.
TXT DST+ en la variante 33. TX
T, D X T: 34. T6A, P4CD las negras
des ués del cambio de la dama se de-
tienden fácilmente.

3 3. . .. , D4R 1 34. Tl R, D7C

Las negras se defienden tercamente,


reteniendo un peón de más. Sin em-
bargo, la abierta situación del rey en-
L:1s negras ya piensan en activar su
torre. En el caso de 42 .... , P5D; 43.
35. D4AR, . . . 1 ... T6D, P6D; 44. R2A, P6R + : 45. RlR,
P7D + ; 46. R2R, sus peones pasados
Perdiendo el hilo del ataque, Stahl- quedan bloqueados y no ofrecen peli-
berg permite a las negras consolidar gro para ls blancas.
su juego. Correspondía jugar 3 5.
P4TD ! , conservando todas las vent<t- 43. T6R, T4A l
jas de su situación de atacante.
No dejando pasar al rey blanco ha-
cia los peones pasados.
35. ... , T1-2A 37. TXT, TXT

44. P5TD, R2A 1


45. P4C, T5A

Las negras encuentran el cambio de Naturalmente. no 45 ..... R X T: 46.


la dama, pero no lo realizan de la me- PxT+, PxP: 47. P6T, y el peón
blanco no se puede sujetar.

al campo enemigo. En este caso las ne- 46. TSR, • • • 1 •..


1
gras conservaban pasibilidades para la
victoria, porque la torre se hacía ac- Todo esto está exactamente calcula-
tiva, teniendo la posibilidad de retener do. Ahora las negras no pueden con-
desde la retaguardia el avance del peón se:Tar sus dos peones pasados y uni-
pasado de las blancas. dos: por ejemplo: 46.... , P5D; 47.
P6T, P6D; 48. P7T, P7D; 49. T5D.
39. R2T, D4R 41. Tx P, PSR Por eso las negras fuerzan la simpli-
40. DxD, PxD 42. R1C, T2AR cación.

146 -
46. . .. , P6R 48. R2A, T5T vienesa. Sin embargo, las negras prefi-
47. TxPR, TxP+ rieron la jugada de la partida, que for-
zaba el cambio del alfil por el caba-
Si 48 .... , TxP, entonces 49. T3TD, llo, pues en el caso 6. A4T, PXP! las
y el peón TD se convierte en desagra- negras podrán conservar un peón de
dable. Con la siguiente jugada Stahl- más: por ejemplo: 7. P4R, P4CR, o 7.
por D4T+, C3A: 8. Axe, PxA; 9. P3R,
040.

49. P5T!, PxP 54. T4T, T6T+ 6. Axe, DXA 1


7. D3C,
50. T5R, TXP 55. R2D, T6CR
51. TXPT, R3R 56. R2A, P5D
A rimera vista ue
esta jugada obliga 7 .... , A XC+, ya
53. R3D, R4A
que cae bajo tiro, además del alfil y
Tablas. el peón 40; sin embargo, no es así.

mo puede convertirse en objeto de ata-


que. En vez de 7. D3C merecía prefe-
rencia 7. TIA, entorpeciendo la im-
N.º 55. GAMBITO DE DAMA
portante jugada 7 .... , P4A y teniendo
V. Pire V. Ragosin la posibilidad, en caso de cambio en
3AD. de atacar a la torre.
T 01·neo Interzona
Estocolmo, 1948
7 •... , P4A 9. P3R,
8. PxPD, PRXP
1. P4D, C3AR 3. C3AR,
2. P4AD, P3R

Tal orden de jugadas (3. C3AR en ra las blancas; por ejemplo : 9. D x P,


vez de 3. C3AD) se hace generalmen- C3A; 10. P3R, 0--0, con el subsi-
te para prevenir la defensa de Nimzo- guiente 11. ... , TlD. La actividad de

gras reciben la posibilidad, por medio


de la defensa india nueva, de jugar 9. . .. , C3A ! 1O. A2R,
asimismo algunos sistemas de gambito
Permitiendo la siguiente jugada de
jugada 3. C3AD. las negras, que determina su primacía:
sin embargo, y después de 10. P X P,
3. . .. , P4D 5. C3A, P3TR
A3R ! , para las blancas también sur-
4. A5C, A5C+
gen dificultades.
Después de 5.... , PxP; 6. P4R,
P4 A podí<: surgir la llamada variante 1o. ... , PSA!

147
Apret;.mdo al enemigo, y lo que es
todavía más importante, empezando el
contraataque de peones en el flanco de
dama.

12. 0-0, T1D

Por cuanto el movimiento P4 R en


las jugadas próximas es dudoso que sea

blancos. Por lo visto, a las negras les


correspondía entorpecer esta realizada
maniobra, jugando 13.... , C2R con el
fin de que a 14. A4C seguir 14.... , Defendiéndose de 25 .... , CxPR! y
C4A. creando la amenaza de encuentro 26.
C X PD ! La posición resultante a pri-
1
13. - .. , A3R 15. AxA, PxA mera vista no oculta en sí ningunas po-
14. A4C, TDl A sibilidades combinadas; no obstante,
dicha jugada logra una efectiva res-
Las negras refuerzan el peón 4D, pe- puesta de las negras. A juzgar por el
ro las blancas reciben un punto fuerte futuro desarrollo de la partida, es du-
en SR para el caballo. Sin embargo, 15. doso que las blancas fueran con fun-
... , D xA no era satisfactorio, en vista damento al principio de la simplifica-
de la posibilidad táctica 16. P4R ! ción. Objetivamente la jugada 25.
D2AR aparece correcta, ya que en el
16. P4A, P3T 18. C5R, A 1A resultado de la combinación realiza-
17. C3A, P4CD da por las negras las blancas pueden
1 rar las tablas.
Mejor era el rápido 18. . .. ' A3D.
25. . .. , D X PR!! 1 ...

19. P3TD, A3D 21. D2R, C4A


I

rada respuesta.
Señalando TlCR en relación con
P4CR-5C. 26. C X PD!, ... 1 ...

22. . .. , AXC 24. TDlAR,TlAR No es difícil convencerse que es me-


23. PAXA, D4C 25. D2AR, jor respuesta, gracias a lo cual las

148 -
blancas conservan su equilibrio ma- dades para la defensa ofrecía 31. P4C !
terial. Por ejemplo: 31. ... , T X T; 32. P x T,
TIT: 33. TIA!, T7T; 34. TIC, y no
26. . .. , PxC '28. TlxD, P4TD se ve cómo las negras pueden reforzar
27. TxC, DxD su situación. Después de la jugada equi-
vocada en la partida las negras reci-
ben una decisiva primacía.

31. . .. , TX T i 32. P X T,

O 32. T X T, TIA; 33. T3R, T5A;


34. P6R RIA

Las negras amenazan con la incisión


en el flanco de dama, y sólo movimien-
tos activos pueden dar a las blancas su-
ficientes recursos para la defensa. Ju-
gada muy fuerte era 29. P6R ! Por
ejem )]o: 29. P6R ! P5C · 30. P P
P X P: 31. P7R ! , T X T: 32. T X T,
TlR; 33. TXP, TxP: 34. RlC, 32. . .. , Tl T j ...
T2AD: 35.T5R,P6A; 36.PxP,PxP;
37. TlR P7A· Y des ués de esto las ne ras conser-
R2A, R3R; 40. R3R, R4D; 41. R3D, van un gran equilibrio de posición. No
con tablas. obstante, con la jugada 32. . .. , P6A !
podían forzar la victoria, pero precisa-

30. PxP, PXP 34. R2C ! (de lo contrario las blancas


pierden rápidamente; por ejemplo: 34.
Ahora ya no era suficiente 31. P6R, T2D, TxP; 35. R2A, T7A: 36. R3R.
TxT: 32. TxT, P6A!, y las negras P7C); 34.... , TxP; 35. R3C, T7A;
ganan. Asimismo. perdía 31. Tx T +, 36. TIA, P7C; 37. TICD, R2A Esta
T X T: 32. T X T +, R X T; 3 3. R2A, posición es totalmente desesperante pa-
P6A; 34. P X P, P6C ! Mejores posibili- ra las blancas: por ejemplo: 38. P4T,

- 149
P4T; 39. R4A, R3R; 40. R5A, 40. •• · 1 PXP 43. R2D, R4A
T7CR+: 41. R4A, P4C+; 42. Px P, 41. T1TR, P4T 44. R3R,
P5T, y uno de los peones negros co- 42. TXP, T1TR
rona dama.
Después de esto la resistencia de las
Por lo visto, ante el control del tiem-
blancas se hace desesperada. Las blan-
cas podían concebir algunas posibili-
zar el acontecimiento.
dades de salvación ju ando 44. P4A;
33. TlA, 1 ...
por ejemplo: 44. . .. , R5R; 45. P6R ! ,
RXPD; 46. P7R, TlR; 47. P5A+,
De lo contrario, después de 33 .... , R4R; 48. TxP, R3A (o 48 .... , TxP;
TíT con el consi uiente 34. . . . P6A 49. P6A + con tablas · 49. R3R !
las negras ganaban rápidamente. TxP+: 50. R4D, con el remedio de
las tablas. Sin embargo, también en
33. . .. , T7T 35. RlA, R3R este caso después de 44. P4A, R5R;
. Rl R 45. P6R T2T! · 46. TlT RX P (46 .
...• RxPD; 47. TIR!): 47. T4T!,
La situación de las blancas es muy R4A las negras tienen que ganar.
difícil. Sus piezas ocupan una posición
pasiva, en tanto que el rey negro ame- 44. . .. , R4C 50. T3AR, R4A
naza a través de 4A derribar los peo- 45. TlT, PST 51. T3TR, T3TR
nes blancos. El único triunfo de las 46. T3T, T3T 52. R3R, T2T
blancas era su defendido peón pasado 47. R2A, T3TD 53. R3A, T1T
en 5R; sin embargo, esto es demasia- 48. P4A+, R5C 54. R3R, P6C
do poco para la solvación de la partida. 49. T3R, T3R

36 . ... , R4A 1 3 8. R2A, TlT


La posibilidad de formación de peo-
nes pasados en ambos flancos decide.
realizada por lo Todavía siguió:
falta de tiempo.

por el procedimiento 39 .... , R5A: por 56. PX P, P7C 58. P4A,


ejemplo: 40. P6T, TlR, etc.
Después de 58. R3C, PíT; 59. R2C,
+.
Por lo visto, la mejor jugada aquí
era 40. R2D ! Por ejemplo: 40. . .. , 58. ... , PXP 61. P6D, P7T
TlAR; 41. R3R, T5A; 42. TlTD!; 59. P5D, P6A 62. T1T, P7A
T5T; 43. T6T+, R2R; 44. T7T+, 60. TlCR, T4T
RlD; 45. T5T!; o 40.... , T7T; 41.
R2A. Las blanr,as abandonan.

150 -
N.º 56. DEFENSA GRUNFELD 1O. P3TR, C4R 1 12. A2R,
11. D3C, A1A

Indica V. Smyslov que a 12. P4C las


Torneo Interzona. negras pueden responder 12.... , P3TR
Estocolmo, 1948 y después 13. PxC, Px C; 14. AxP,

tuación de dos filos.


1. P40, C3AR 5. D3C, PxP
2. P4AD,
3. C3AD,
P3CR
P4D
6. O X P,
7. P4R,
0-0
A5C
12. .... P3AD ¡ 14. e x PD, C3AD
13. 0-0, p X p 1 ...
4. C3A, A2C
El caballo tiende a la casilla 5D. Las
Este sistema de defensa, introducido dificultades de las negras vienen de
por V. Smyslov, recibió el bautismo del atrás.
fuego en el match-torneo del campeo-
15. C3AR, C3D J 17. D3T,
nato del mundo de 1948. (Véase igual-
mente la partida 52.)
Las blancas amenazan con ganar un
8. C5CR, .. . ' ... peón por el camino de 18. e X P +. Na-
Generalmente se juega 8. A3R, turalmente, se podía apartar esta ame-
CR2D: 9. D3e, e3C. naza jugando sencillamente 17. . .. ,
Axe: 18. P xA, e4R, pero se puede
M.. Najdorf emplea la nueva jugada,
complicar la lucha con el "sacrificio"
cuya idea encierra el escapar del cam-
(por el contenido, con el cambio de la
bio de caballo y luego hacer retroce-
dama por la torre, el caballo y el peón)
der al alfil con la jugada P3TR.
de la dama. Las negras han tomado las
8. . .. , C3A I ... últimas decisiones.
--------
A 8.... , P3TR podía corresponder 9.
P3TR!, PxC; 10. PxA, CxP; 11.
P3A, e3A; 12. AxP, en favor de las

el desarrollo de las piezas, no moles-


tando por ahora que el ese no esté
metido en juego.

9. P5D, Cl R 1 ...

Inesperadamente se trenza ya en
apertura una viva lucha de piezas. Las
blancas, naturalmente, no pueden tomar
J;:s piezas sacrificadas: 10. P XC, A X
e+; 11. PxA, D8D++.

- 151
17. . .. , CxP! 19. TXD, TRXT 26. ... , TSD+ 31. A5A, A4R+
18. C6A+ cxc 20. A2D CSR 27. R2T, P3TR 32. P3CR T7D
28. TlA, T2D 33. T2A,
Esta posición fue apreciada por mu- 29. A3R, P5R AxPCR+
chos testigos de la partida como perde- 30. Cl R, TD1D

maestros tentadores de la suerte, la Las negras empiezan a cosechar el

mag1ca. Sin embargo, en la posic10n


dada, la iniciativa es de las negras, y 34. R2C, A4R
la dama en el transcurso de 25 jugadas
No daba nada 34. . .. , Ax P: 35.
un papel pasivo.
A X A. P6R en vista de 36. D3AD, y
no se puede 36 .... , PxP en vista de
21. A3R, C3D!

D >~ P(D).
Los caballos tienen que ocup2r una
situación estable. Con este objeto las
negras intentan el paso del caballo ~: 35. RlA, TXT 1 ...

5AD o 4AR.
Es posible que fuerzi más fuerte 35 .
22. TlAD, C4A 1 2 3. A4AR, A4D . . . , T8D, conservando para el atc1que
1
las dos torres.
La imprescindible agrupación de las
1
piezas ha terminado. Ahora las negras 36. CxT, T8D+ 39. R1D, T8C+
amenazan con mover su peón sobran- 37. R2R, TSCD 40. R2D, A3A!
te a e rey, con o cua pre-
sionan más todavía la posición del ene-
migo. Las negras podían jugar tranquila-
mente 40.... , P3T, reteniendo el equi-
24. A4A, AxA 26. A5C, librio de posición material, pero con la
25. TXA, P4R astuta jugada de la partida: obligando
a bs blancas a tomar el peón; las ne-

pensar en la salvación, y contaba bien


V. Smyslov que precisamente ahora era 41. Ax p, C4R J ...

un momento adecuado para eso. Con


la respuesta del sacrificio de la calidad Estí:I maniobra ensalza la lucha. En
26. T x C, P X T: 27. AxP las blancas torno al rey de las blancas se forma
podían todavía librarse de la opresión. un~, red de mate.

152 -
42. D4T, . . . 1 ... N.'' 57. APERTURA ESPAÑOLA
agos1n urman
El primer paso apocado de la dama
después de la jugada 17. XVII Campeonato URSS
.l\1oscú, 1949

1. P4R, P4R 4. A4T, C3A


2. C3AR, C3AD 5. D2R,
3. ASC, P3TD

Esta jugada es menos frecuente que

5. . .. , A2R ! 6. P3A,

después de 6. . .. ,
P4CD; 7. A3C, 0--0: 8. P3CD, P4D:
9. P3D, P5D ! , Lis bbncas no alc~inzan
b supremacía.

6. . .. , P4CD 7. A3C, 0-0

Merecía atención 7. P4D; 8. . - . t

Jugada secreta. La posición, por su PxP, CxP: 9. CXP, CxC: 10. Dx


original estructura atrajo la atención C, C3A.
general de los asistentes. Con especial
impaciencia los seguidores de M. Naj- 8. P4D, P3D : 9. P3TR, C2D
or esta parti a se Juga a en a ron-
da 16) esperaban la llegada del triun- Furman pasa al conocido sistema de-
fo: sin embargo ... , no se realizó. fensivo, ligado con la obligatoria re-
tención del punto 4R. Como defecto de
es e sis ema, aparece a e
M. Najdorf, ante otros participantes, los peones negros en el flanco de dama.
le ofreció a su compañero mostrar có-
mo se preparaba a ganar la partida. 10. 0-0, A3A 1
11. TlD,

E'itaba colocado el tablero y se mos- Merecía atención 11. P4TD.


traba la siguiente variante: 44. R2D,
11. ... , A2C 13. A3R,
C6A+; 45. R2R, C3D; 46. D7D,
12. PSD, C2R
C8C+; 47. R3R, T8D, y M. Najdorf
se rindió dicie!1do que la futura lucha Y aquí era posible 13. P4TD: por
sería inútil. ejemplo: 13 ..... C4AD; 14. A2A. P X

- 153
P; 15. A X P, C XA; 16. TxC, con bilidad del peón 3D, no teniendo a su
algún equilibrio de las blancas. disposición peones invisivos.

13 .... , C3CD 1 14. C3T, 32. TDlD, T1C 1 37. T2A, C2R
1
33. R2C, R1A 1 38. P5T, P3T
1
Está claro que las blancas pretenden 34. A3C, Tl-2C ! 39. D2D, ClC

incisión P4TD en semejantes posicio- 36. P4T, TC2D

] ugada arriesgada. Ahora en el cam-


14. . .. , D2D 15. 020, P4TD po de l;.s blancas se producen serias
debilidades en los peones.
Es dudoso ue esto sea bueno. Las
negran organizan el juego en el flanco 40.... , P3A ¡ 41. P6C, P4A!
de dama, donde solamente las blancas
tienen posibilidades. Más lógica pare- A primera vista pone a las blancas
cía fa reoaración de la rotura P4AR en situ;ición crítica en vista de 12 ame-
después P3C, A2CR, etc. n;:iza por la diagonal l TR-8TD.

16. A2A, C3-1 A 1


18. CSCD, TlD 42. PxP, C3A 1 43. 01 R, TlR
17. P4A, P5C 19. P4TD, P3A
Amenazando con b decisiva jug::::da
Es imprescindible abrir línea para las 44. . ... P5R. Merecía atención 4 3. . .. ,
piezas negras. C X P.

20. PxP, AxP 24. P3A, C3R


21. D2R, D2C 25. C3C, T2D
22. C2D, C3CR 26. D2A,
23. P3CR, C1A

En la lucha de la maniobra las blan-


cas alcanzan el equilibrio de la posi-
ción, pero aquí cometen una irregula-

cambian el perjudicial alfil 3AR por el


alfil 3R y refuerzan el punto 4AD. Co-
rrespondía jugar P4~D.

26. ...• A4C 29. D2R, C3R


27. AXA, CxA 30. T2D, C4A
28. R2T, D3C 31. CxC, DxC
44. T5D!, . . . 1 ...
Las negras han logrado todos los de-
rechos para jugar, ya que a las blan- ¡Desagradable contraataque! Con el
cas les es difícil aprovecharse de la de- sacrificio de la calidad, las blancas to-

154 -
man la iniciativa, ante la cual casi no SS. . . . , CSD S8 . R4C, CxA
se nota el equilibrio de las negras gra- S6. ASO, C3R 59. TxC, T2A
cias al agudo carácter de la posición S7. TX P, CSA+ 60. TSC,
material.
En este final de torres las negras
44.... , AxT 46. T6A, DlD tienen buenas posibilidades de salva-
45. PXA, D3C 47. 04T!, ClOn.

Unica, pero suficiente respuesta. Des- . . .. ,


pués del cambio de dama el final tie- 61. R3C, P6C 66. T7AR+, R3R
ne un carácter incierto, a pesar de la 62. PST, T5TO 67. P4A, T8C +
pérdida de la calidad. 63. TxPC, TxP 68. R3A, PXP

47 .... , C X PD 1 ...
Equivocación, por la que pierden la
Era correcto el preliminar 4 7. . .. , partida. Hacia tablas conducía 68 .... ,
D2R ! , <cmenazando con el camino 48.
... , CxPD: 49. DxD+, CxD, ga- l. Boleslavsky)•
nar el peón en una situación más fa-
69. TxPC, T4C 7S. P6C, P6T
vorable. Las blancas tendrían que de-
70. T7AD TxPT 76. P7C, P7T
mostrar lo correcto del sacrificio de la
71. P7C, T4CR 77. P8CO (D) I
calidad.
72. P4C, P4T T8A+
13. P5C, PST 78. R3C,
48. OxD, CSA+ SO. R4C,
74. RXP, T8C
49. R3C, TR X D
Las negras se rinden.
Los peones blancos del flanco de rey,
que sirvieron unas cuantas jugadas
atrás para molestar el ataque, se han
convertido ahora en una fuerza ame-
nazadora. N.º 58. APERTURA ESPAf;:IOLA
so.... , R2R i 51. C7A, TJAD L. Aronin V. Rogosin

Las negras devuelven la calidad. Pro- XVII Campeonato URSS


bablemente hubiera sido mejor mante- Moscú, 1949
nerse en una táctica pasiva.
1. P4R, P4R 4. A4T, C3A
s2. eso+, cxc S4. R3T, CXP 2. C3AR, C3AD s. 0-0, CxP
53. Tx T, C6R + S5. T8TO, 3. ASC, P3TD

Las blancas ganan el peón 4T y tie- "Variante abierta"; comparativamen-


nen mejor final. te se encuentra pocas veces en la prác-

- 155
tica actual. Con más frecuencia se jue- Más exacto es 18 .... , A2D.
ga aquí 5. ... , A2R.

6. P4D, P4CD 8. P X P, A3R 20. T1C, P3T 22. TSC,


7. A3C, P4D,
A primera vista puede parecer que
as ancas a canzan una posici n muy
prometedora. Sin embargo, las negras
tura espano a. ora, pro a emen e, p enamen-
lo mejor de todo es 9. P3A, para evi- te satisfactorias.
tar el cambio del alfil del campo blan-
co. (Véase asimismo la partida núme-
ro

9. D2R, A2R 1 1. P4A, PC X P


10. TlD, 0-0 12. A X P, PXA

Curiosa jugada del candidato a maes-


tro Radchenko: su "bautismo de fue-
go·· lo recibió en la partida Jolmov-
Grechkin (semifinal XVI Campeonato
üRSS, Tbilis. 1949), en la cual la con-
tinuación era: 13. TXD, TRXT; 14.
CD2D, C4A; 15. P3TR, C6D; 16.
P3CD, CxPR; 17. cxc, CxC: 18.
CxP. CxC: 19. P XC, con juego equi-
librado.
22. ... , P3AD 25. P4C, P3A

14. C3A, CxC 24. TxT+ RxT

La variante de Radchenko lleva a Con 13 finalidad de cambiar los alfi-

fácil apreciar. de P4AD al c<:!ballo blanco de la posi-


ción central de primacía.
16. A3R,

Es mejor 16. A4A. En el sacrificio 28. AxA+, TxA 31. DST+,


del peón no hay nada bueno. Ahora 29. D4R, C4R
las posibilidades de las blancas y de
las negras están igualadas. Si 31. C5A, entonces 31. ... , T6D.

16. . .. , CXP 18. P3A, A1A 31. ... , R2A 33. C5A+, AxC
17. C4D, A5CR 32. ose, R2R 34. PxA, T6D

156 -
Aunque las negras pierden los peo- Así sucedió en la partida Slepijov-
nes 4A y 3TD, en cambio ganan los Bronstein (semifinal del Campeonato
peones blancos 3AR y 3AD. No desean- de .Moscú, 1949). Más adelante conti-
do arriesgarse en la falta de tiempo, nuaba esta partida: 7. . .. , D3C; 8.
el maestro Aronin decidió forzar ta- Axe, PxA; 9. A2R, C2D; 10. 0-0,
blas con un ja ue continuo. A5CD; ll. P5D, AX C; 12. P X A, con
un juego <ictivo de las blancas.
35. D7A+, RlA 36. D8A+,
7. . .. , D3C 10. 0-0, P3TD
Después de 36. DxP+, RIC; 37. 8. Axe, PXA 11. PSD!,
D8A+, R2T; 38. DXP, TxP+; 9. A2R, A2CD
39. R2C, TxP; 40. P4TD, T6TD, la
situación de las negras es un tanto as negras no
preferible. la movilización de sus fuerzas, era im-
prescindible abrir juego, para aprove-
36. . .. , R2A 39. D6R+, RlA char la primacía en el cambio.

38. R2A 41. RlA 11. ···• A4A 1 ...

Tablas. Las negras, inteligentemente, renun-


cian a la aguda continuación 11. ... ,
P5C: 12. PxPR, PxC; 13. PxPA+;
las blancas sacrifican un¡] pieza, pero
la situación del rey negro no se hace
N.º 59. GAMBITO DE DAMA envidiable.

V. Ragosin l. Ssily 12. PXPR, P X PR 1 13. P3CD,

Match Moscú-Budapest, 1949 Era posible 13. P5R, pero las blancas
renuncian a esto a causa e 1 . . .. ,
C2D ! ; 14. PR xP, 0-0-0, y las ne-
1. P40, P4D 4. C3A, C3AR
gras tienen tiempo de concluir el des-
2. P4AD, P3R 5. ASC, PxP
arrollo. Ahora, pues, a 13.... , C2D co-
rrespondeda 14. PCXP, P5C; 15. P5T,
D2T; 16. C4TD, 0-0-0, y las blan-
Posición bien conocida. Con más fre-
cas conservan la iniciativa. El maestro
cuencia aquí se continúa 7. P5R,
Sili encuentra una continuación muy
fuerte.
10. AX PC, C2D, después de lo cual
resulta la variante de Botvinnik (véa- 13. . .. , DIDf 1 14. DIA,
se partida núm. 44). En esta partida las
blancas juegan una continuación poco Las blancas deciden llevar el ataque
conocida. ante las damas. Después, 14. D X D +,
RXD; 15. PT X P, P3AxP; 16. PxP,
7. P4TD, P5C; 17. C4TD, resultaba final de par-

- 157
tida con reciprocidad de posibilidades.
Ante el tablero no era fácil apreciarlo
y resultaba difícil rechazar el poco cla-
ro ataque al rey. Y de todos modos el
cambio de dama era la prolongación
más fuerte.

14. . .. , C2D 1 ...

Las negras se dan prisa en sacar sus


piezas y eso es lo correcto, ya que des-
pués de 14.... , P5e; 15. D6T! las

15. P5R, D2R 18. CxA, CxC


16. PC X P, P5C 19. TlD,

Sobrevino la falta de tiempo y las


Las blancas consiguieron entorpecer negras cometen una equivocación de-
el enroque largo de las negras. Aho- cisiva. Tenían que haber jugado 2í.
ra es malo 19 .... , e6e; 20. D6T, ex ... , C2D; 28. T X P, Al T ! Después, 29.
T: 21. ese, y las blancas tienen que T3C, P4A; 30. e3A, y las blancas
ganar. A las negras les correspondía tendrían que intentar tablas. Ahora las
enrocar corto, lo que les ofrece una po- negras tienen perdida la posición.
sición esperanzadora.

19. . ... TR1C 21. DxD,


28. ex P, cxc 31. P4A, R2A
29. TxC, RlD 32. AXP, AlT
20. D6T, D2C
30. T6C, T2D
Era mejor 21. DST+, y si 21. ... ,
D3C, entonces 22. DxD+, PxD; 23. Las negras conservaban más posibi-
P5T. lidades de tablas en el futuro final de
partida jugando 32 .... , A X A: 33. T X
. . .. , A, R2C; 34. T6e +, R2A, etc.
Significativamente más fuerte era 22. Todavía siguió:
... , T2D. Las blancas tendrían un di-
33. T2C, T4D 38. R2A, A49
bilidad de los peones del flanco de
34. A4A, TX PT 39. A3T, TSC
dama. Ahora las blancas tienen tiempo
35. AxP, T5T 40. T2A, R3C
de avivar sus débiles peones.
36. P3C, P4A 41. P6R.
23. TxT+, RXT 26. PSA, C X PA 37. AXP, P3T
24. P5T, C2D 27. Tl C, P6C
25. C4D, R2R Las negras se rinden.

158 -
N: 60. DEFENSA RAGOSI N 8. . .. , A2C 1o. A3D,
9. PXP, PXP
L. Tipari V. Ragosin
Y aquí era mejor 10. P4A.
h1atclz ~1osczí-Budapcst, 1949
1o. . .. , CD2D 12. P4A, P4A!
1

1. P40, P4D 3. C3AD, C3AR


2. P4AD, P3R 4. C3A, A5C
AxPA, AxC: 14. PxA, que reforza-
Alekhine, en el compendio de p;:irti-
ba el centro de las blancas; en esta
dos de] torneo neoyorquino (1924), se
variante los caballos de las negras no
manifestaba categórico contr3 la juga-
da en la partid3. Escribía: "A esto
tima jugada parece como si las negras
las blancas con la jugada 5. D4T + ha-
fueran al encuentro de las intenciones
cen necesario C3A, lo que puede difi-
del enemigo, el cual disponía de dos al-
cultar significativamente la para, el im-
portante, apertura de la línea en el
negras suponen que ante el completo
centro."
desarrollo de las piezas y su muy ar-
Por raro que esto parezca, es preci- mónica situación les será posible em-
samente esta manifestación la que da pezar antes un movimiento activo.
a la negras el empujón para analizar
13. A2C, TDlA 16. D2R, C4A
todo el sistema de defensa. Alekhine
14. PDxP, TDxP 17. ASR,
suponía que después de 5. D4T +,
15. A4D, T2A
C3A: 6. P3R, las blancas tienen tiem-
po de hacer el desarrollo de un modo
destacado. No obstante, la posterior
práctica del torneo demostró que 5.
D4 T + es la salida antes de tiempo de
la dama, ante la cual las negras se des-
arrollan rápid;:,mente y todo el sistema
de defensa. ex resado frecuentemente
en una complicación de un juego de
las piezas en el centro, es totalmente
esperanzador.

5. P3R, 0-0 7. PxA, P3CD


6. P3TD, Axe+ 8. D2A,

Las blancas son lentas, y poco a po-


co las negras se van apoderando de la
iniciativa. Aquí probablemente lo me- Esta aparente natural jugada condu-
jor era 8. PxP, PxP; 9. P4A. ce a pérdidas materiales. Sin embargo,

- 159
y después de 17. P X P, CxP, las ne- N;) 61. DEFENSA SICILIANA
gr¿:s tienen una posición muy promete-
dora. V. Ragosin E. Geller
17. .... , PxP Semifinal del XVIIJ Campeonato URSS

za enorme: todas las piezas ligeras de

se puede 18. AxT a causa de 18 .... , 2. C3AR, C3AD 5. C3AD, P3D


PxA: 19. AxD, PxD, etc. Parece 3. P4D, PXP 6. A4AD, P3R
que salva 18. A XC, pero a esto sigue
sta vanante es
un peón de más. De todos modos esta nuestros días.
última continuación era para las blan-
cas un mal menor.
7. 0-0, A2R 9. A3C, C4TD
8. A3R, 0-0
18. AxP+, CxA 20. C4D,
19. AxT, DxA
E. Geller logró demostrar que más
Las blancas han entregado dos pie- fuerte es aquí 9 .... , A2D.
zas por la torre. Ahora la solución de
la lucha está resuelta. 10. P4A, P4D j •..

20 .... , C6D J 21. TRl D, C3A


Ahora, cuando las blancas ya han
Las negras fuerzan la presión renun- jugado P4A, esta continuación es una
ciando al rápido 21. ... , Ax P, ya que equivocación estratégica y se convier-
las blancas de todos modos no pueden te en todas las futuras dificultades.
liquidar ]as muchas amenazas (22. . .. , 10.... , P4R.
AxP, o 22.... , C5A, y ante el retro-
ceso de la dama), y 22 .... , C5CR. Si 11. P5R, C2D 1 12. D5T!, P3CR
ahora 22. P3A, D4R; 23. C2A, enton-
ces 23. . .. , C4D, y las negras ganan. Las negras toman medidas contra la
amenaza T3A-3T. Con la jugada AlAR
22. C5A, AXP 24. DxA, DxC
23. P3A, D4A 25. RlT, están preparados para hacer retroceder
a la dama a 3T.
En el caso 25. P4R, D4AD + ; 26.
RIA, T4R, la resistencia de las blan- 13. D6T, TlR 15. D3T, P3TD
cas se reducía igualmente. 14. TD1D, A1A 16. P4C!,
25 .... , TXP J 26. TlCR, DXP
El ataque de las blancas después de
Las blancas se rinden. esto se hace muy peligroso.

160 -
16. . .. , D2A 1 ...

pasivo, gras no
tienen nada con qué contar. Corres-
pondía intentar organizar la resisten-
cia or el rocedimiento 16. . . . C
17. PT XC, P3A, con fa contrztpartida

C X P las negras tienen un fuerte con-


traataque a causa de las amenazas
P4R las blancas hubieran sacrificado
una rieza en 6R, entonces ~~parecían

complicaciones, convenientes para las


negras: por ejemplo: 18. C X PR; 19.
C X P, A2C ! , y las negras se defendían
con fortuna. Probablemente, en 17.... ,
El principio del aleccionador raid del
P3A una fortísima continuación de ata-
caballo (con C3A a través de 2R-1A-
que sería 18. P5A, C X P; 19. PxC. 3D-2A-4C a 6A).

17. T3A, CSA 1 18. Axe, DxA 22 .... , D2A 24. C3D, A3TD
23. ClA, P4TD 25. PSC, AlT

La toma en 5A por el peón solamen-


Si en seguida 25 .... , P4T, entonces
te empeoraba ya sin eso la difícil si-
26. PxP, AlT; 27. P7T+, con ga-
tuación de las negras, ya que el caballo nancia.

ganizaba el contraataque; a las negras 26. C2A, P4T 1 ...

de todas formas no les daba tiempo a


defenderse: por ejemplo: 18.... , P X Desesperación. Pero ¿cómo defender-

21. T XC, etc.


27. PxP a. p, C2T 1 ...

19. D4T, A2C 2 1. P3T!, P4CD O 27 .... , R2T; 28. C3A, etc.
20. T3T, ClA
28. T3C, . . . 1 ...

Parecería que las negras se defien-


Las blancas trasl<ldan las piezas pe-
den sólidamente, pero las blancas re-
sadas a la línea CR, después de lo cual
suelven el problema con el futuro ata- el movimiento del peón 2T decide en
que . unas cuantas jugadas.

- 161
XI
28. . .. , PSC 31. P4T, TR1C polski-Panov (Campeonato del Coman-
29. Px P, PXP 32. PST, A1A do, Moscú, 1946), aquí aparece como
30. D4C, ClA 33. C3T, buena continuación 8. A2R, C3A; 9.
CJA, A5C; 10. PJCD, TlR; 11. o--0,
La primitiva marcha del caballo 3A pero en la presente partida las blancas
se ha modificado algo, pero por eso no querían ensayar una pequeña inno-
vación.

. . .. , . . .. ,
Ahora no hay defensa contra 35. A diferencia del frecuentemente apli-
P7T+, CxP; 36. CxC, RXC; 37. cado 9. CR2R, que después de 9.... ,

ra las blancas pueden conservar su al-


34. . .. , PX P 1 35. P7T +. fil para el ataque. No obstante, la ju-
gada de la partida permite a las ne-
Las negras se rinden.

que, y la lucha en el futuro tiene un


carácter de dos filos.

9. . .. , A3A 11. 020, P4D!


N.º 62. DEFENSA ALEKHINE
10. CR2R, ASC
V. Ragosin A. Kotov
Aprovechándose de que las blancas
Torneo de lvanov, 1944 no han enrocado todavía, las negras
pasan al ataque del centro.
1. P4R, C3AR 4. P4D, P3D 12. PSA, C2D 1 13. P3A,
1
2. PSR, C4D S. P X P, PRX P
ancas no pue en Jugar X
P, ya que a esto se respondería 13.... ,
El gran conocedor de la defensa RPA; 14. PxC (o 14. CxA+, DXC);
Alekhine, V. Mikenas, recomienda el 14.... , A X T.

zó con éxito frente a A. Toluch en el 13. . . ·1 A3R 1 14. TlD,


XIII Campeonato de la URSS. Sin em-
bargo, y en este caso en vista de la fal- Ante 14. 0--0 es posible 14. ... '

las blancas no les resulta fácil des- guida lleve1ría a la pérdida del peón:
envolver armónicamente sus piezas 16.CXP,CXC: 17.AXC,AXA; 18.
(véase igualmente la partida núm. 23). AxP+, RxA; 19. DxA, etc.

7. A3R, 0--0 i 8. A30, 14. ... , P3CR ' 17. P4CR, P3C
15. AlCO, C2R 18. P X P, PxP
Como mostró la partida Constantino- 16. 0-0, P3A 19. C4A, ClA!

162 -
Las negras maniobran bien y logran Las negras sobrestiman su pos1c1on
un destacado reforzamiento en la posi- y escogen un plan equívoco. Lo mejor
ción de sus piezas; ahora están dis- aquí era 24. . .. , TlA; 25. TRlR, Rl T
puestas tanto para la defensa del flan- y después P4A. La realización de la ro-
co de rey como para el contraataque tura en el centro aportaría a las blan-
en el centro (P4A) y en el flanco de cas mayores preocupaciones.
dama.
25. RlT, T2T 28. C2A, C2D
20. CxA, PXC 22. D2CR, A2C
27. ClD, D3C
21. P4A, C3D 23. C2R, C3A

La debilidad de los peones JA y 3R

gada en P4A se respondería P5A, con iniciativa.


ventajosas simplificaciones para las
blancas. 29. ... , A3A 32. Cl C, C4C

24. C3A, 1 ... 31. TDlD, P5C

Las blancas no pueden permitir la Las blancas han tenido tiempo de


invasión del caballo de las negras en prevenir el paso del caballo negro a
5R y por eso regresan con el caballo. 6A y ahora están dispuestas a pasar al
Entonces es que todavía no han encon- ataque directo del flanco de rey.
trado un plan correcto, y esta situa-
ción condujo a resultados inesperados.
33. .
34. D3C,
... R1T
D2C
35. P4TR,
36. P5T,
P4A
R2C

24 .... , P4CD 1 Encontrándose en una situación di-

cho arte. Estaría mal 36. . .. , P X P ; 3 7.


P5C, A2C en vista de 38. Ax P !

TXP
38. e X A, pX e 1 ...

Ante el ataque al rey los alfiles pre-


sentan una fuerza amenazadora · or
ejemplo: 39 .... , C X T; 40. A XC+,
P4R; 41. PXP, T3R; 42. PXP, PXP;
43. D3T, CIA; 44 .... , A X P ! , y si 44 .
. . . , RXA, entonces las blancas ganan,
prosiguiendo 45. D6T +, R4A; 46.
TIA+, R5C; 47. TIC+, R4A; 48.
P6C, TxP; 49. D3T+.

- 163
39. . ... P4R 41. PxP, PXP después de 42. . .. , RIC; 43. Ax P,
40. PXPR, TXP CxT; 44. Ax T+, CxA; 45. P6C+ !,
R3R; 46. D7T.

43. TxT, CxT 46. R2C, D3A!

4S. T3T, TSA +

Sería una equivocación aquí 47. AX


P en vista de la inteligente salvación
47
grado tablas.

47 ....• R2A [ 48. Ax P+,


1

Solamente este segundo sacrificio de


la pieza conduce a la victoria.
En esta rara y complicada posición,
en vista de la situación abierta a los 48. . .. , DXA S2. D8R+, R4A
reyes, las blancas tienen la supremacía, 49. T7T +, R3R S3. oxc+, R4R
teniendo dos alfiles. Es una falta des- SO. T6T, T3A! S4. D7R+, C3R
tacada en la posición de las negras el 51. TxD, TXT SS. D X P.
alejamiento de la dama del flanco de
rey, pero las blancas tienen que darse
Y así las blancas lograron una supre-
prisa. Así, en el caso de 42. D4T, CIA
las ne ras acercaban rá idamente sus macía material, pero tienen que obser-
piezas a] principal teatro de opera- var cuidadosamente en vista de la pre-
ciones. sencia en las negras del peón pasado.
Todavía siguió:
42. D2T!
55 .... , TxP+; 56. R2A, T4A+;
Decisión combinada de la posición: 57. RIR, P5D; 58. P4T, CSA; 59.
el sentido de la jug?da está en que el
D7R+, R4D; 60. D7C+, R4R; 61.
a 2D ve
la torre y de este modo no podrá acu-
dir en ayuda de su rey. R2D, C4D; 64. D7C+, R5R; 65,
D2C+, R4R; 66. P6T, R3D; 67.
42 •... , TXA ! ... D6C+, R4R; 68. P7TD, T7A+; 69.
RIR, T7TD; 70. D8R+.
Kotov elige una defensa todavía más
terca. Las negras perdían rápidamente Las negras se rinden.

164 -
N. 63. APERTURA ESPAÑOLA
0
ría mal 15. P4D en vista de 15.... ,
P4C; 16. PD X P, TXA; 17. TX T,
agos1n PxT: 18. PxC, AXP; 19. PSR, Px
P; 20. CXP, AXC; 21. DXA, D7D.
Semifinal del XX Campeonato URSS.
No es peligroso para las negras 15.
Riga, 1952. ese, A2D; 16. P4AR, D3C; 17. RlT,
A3A, ya que los alfiles de las blancas
1. P4R, P4R 6. D2R, P4CD no pueden tomar parte en el ataque al
l. C3AR, C3AD 7. A3C, P3D rey.
3. ASC, P3TD 8. P3A, 0-0
4. A4T, C3A 9. P4TD, Por fin, a 15. D X P correspondería
s. 0-0, A2R 15.... , TIC: 16. D2R, AxP; I7. A X
n esta vanante, espues e
Esta jugada se hace frecuentemente 18. P4D las blancas rehuían las com-
en posiciones semejantes, pero gana en plicaciones surgidas en la partida.
fuerza el enroque de las negras. En el
caso dado las negras podían contestar 15. A2C, P5A 16. TXT,
9. . ... P5C; IO. P5T. TIC; 11. A4A,
P4D: I2. PxP, CxP; I3. P3D, D3D, fa. Klavin, ajedrecist:i dominador de
alcanzando una posición activa, como buenas combinaciones de posibilidades,
sucedió en la partida Chejoriev-Botvin- lleva esta partida muy pasivamente.
nik (Moscú, 1945). Merecía atención 16. P X P, P X P: 17.
ese, a esto las negras hubieran con-
9. . .. , C4TD ! ... testado I7 .... , D2A: 18. CxA, Pxc.
y si I9. P4D, entonces 19....• P X P;
Y esta continuación permite a las
20. A X P, P5D.
negras terminar rápidamente el desarro-
llo de sus piezas, pero en comparación
de 9. . .. , P5C las blancas tienen un . . .. ,
juego más tranquilo. 17. TlT, D2C 20. A X T, ASC
18. P4CD, TlT 21. PSD,
10. A2A, A3R 1 12. C3T,
qmvocac1 n ec1s1va. o se po 1a
permitir la invasión de la dama de la<>
Era mejor I2. P4D, ASA; I3. A3D, negras por la línea TO. Esto se podía
C2D: I4. Ax A, CxA; 15. TXT, entorpecer jug~.mdo 21. A2C, DI T: 22.
, con un juego A
equilibrado.
21. . .. , DlT 23. PxA,
12. . - . , CSA 14. Axe, P4A!
22. A2C, Axe
13. P3CD, CxC

Las negras, por todos los medios, en- Forzado. A 23. D X A corresponde
torpecen el juesc abierto. Ahora esta- 23 .... , D7T.

- 165
23. ... , C4T 26. A2D, DX D N.º 64. GAMBITO DE DAMA
24. AIA, D8T 27. AxD, ASA!
25. DI R, A4C • 1mag1n agos1n

Semifinal del XXI Campeonato URSS


Moscú, 1953

1. P4D, C3AR S. P3R, C3A


2. P4AD, P4A 6. PxPD, CRx p
3. C3AR, P3R 7. A30, Px P
4. C3A, P4D

qm se cons1 era prematuro es e


cambio.

8. P X P, A2R 1 ...

Otra idea realizada por Reshevsky


contra Geller ( Z u r i ch, 1953 ). Esta
partida continuaba 8. . .. , PJCR: 9.
Se ha creado una extrema y poco A5CR, D4T; 10. 0-0, A2C; 11. C4R,
corriente posición para la práctica del 0-0, y a las diez jugadas concluyó en
juego. tablas.
Las piezas de las blancas (dos alfi-
les) resultan excluidos del juego. Las 9. 0-0, 0-0 J 10. TI R,
negras, aprovechando el zugzwang, con-
Se produce una posición bastante ca-
siguen rápidamente la victoria.
racterística. Las blancas tienen un peón
33. AIC aislado, pero la perspectiva es de un
29. A2A, P3A 34. A2A, juego activo de piezas.
30. RIA, R2A 35. RlC, P3T
31. Al R, R3C 36. AIC, P4T 1 o. . .. , A3A J
'
11. A4R,

as negras amenaza an con Jugar


Las blancas no tienen absolutamente ... , C4-5C, después de lo cual las blan-
nada para mover. Pierden 38. A XC, cas no se podían marchar con el alfil
P X A; 39. Rl A, P7D. Por tanto, es del cambio a causa de la pérdida del
ciso dar el peón TR. · pe n.

38. RlA, Rx p l
40. AxC, PxA+ 11. ... , cxc 1 ...
39. R2R, R7C \ ...
A primera vista no correspondía, ya
Las blancas se rinden, ya que el peón que se fortalece el peón 4D. Sin em-
T alcanza sin entorpecimiento su co- bargo, el plan de las negras es el ata-
ronación. que al peón AD.

166 -
12. PXC, A2D 15. 030, P3C blancas escogen la continuación liga-
13. TlC, P3CD 16. D6T, da con el sacrificio de la calidad, te-
14. A4A, T1A niendo todos los motivos para esperar,
que por ello recibirán suficiente com-
Con esta jugada, a primera vista, las pensación.
blancas inducen al caballo 3A a la de-
fensa del peón 2T. No obstante, las 19. . .. , A5T 23. AxPC, AxT
negras sacrifican valientemente este 20. TlAD, T1T 24. TXA, TR1C
peón y consiguen la simplificación que 21. D7AD, DXD 25. ASA,
han apreciado a su favor. Era más in- 22. AxD, A3T
teligente por eso 16. P4A y apartaba
un tanto la libertad de maniobrar a las Las blancas no valoran lo suficiente
piezas del enemigo. el peligro de la invasión de la torre
enemiga. Era correcto 25. AXC, TX
16. . .. , A2C J 17. TD1 D, C4T
A: 26. ClR, ... (no es peligroso 26 .... ,
TD4C: 27. A3D, T7C: 28. P4T, T X
P a causa de 29. A4A, A6C; 30. TIC).
Las n e g r a s no logran desblocar el
peón; por consiguiente, las blancas ten-
drán suficiente contra artida.

25. . .. , T7C 27. P4A,


26. A3T, T7R

Las blancas continúan realizando un


plan equivocado, basado en que la to-
rre no tiene casillas para el retroceso.
Atacar en seguida la torre (27. RIA)
no se puede a causa de 27. . .. , A4C,
pero tampoco la jugada de la partida
logra el objetivo.
Las blancas tienen que iniciar el ata-
Pese a ello no era tarde todavía para
que, ya que de otra forma no será jus-
sacar la idea del enemigo por el cami-
tificado de ningún modo la exclusión
no 27. A4C. No sirve la respuesta 27.
de la dama en el juego.

18. DXPT, P4A! I 19. AlC, era poco lo que daba 27.... , C3A en
vista de 28. A6D, y después del cam-
Las blancas podían simplificar la po- bio del alfil por el caballo las blancas

D2A; 20. DXD, TXD: 21. AIC, TX miento.


P), fiero en este caso las posibilidades
de las negras eran buenas. Por eso las 27. . .. , A3A J 28. A4C,

167
Esta maniobra ya no trae nada aho- N.º 65. APERTURA INGLESA
ra, ya que las negras trasladan el alfil
a una posición activa. En caso de cam- R. Jolmov V. Ragosin
biarlo las blancas perderán el peón
XXI Campeonato URSS
2TD y además, seguramente, no podrán
impedir la duplicidad de las torres del Kiev, 1954
enemigo por la segunda horizontal.
1. P4AD, C3AR 4. A2C, A2C
28 .... , ASR 1 29. C20, 2. C3AO, P30 5. P3R, 0-0
3. P3CR, P3CR 6. CR2R, P4A
Ahora las blancas pierden forzosa-
Después de 6 .... , P4R; 7. 0-0, e3A
nes; si, por ejemplo, 29. A X A, en- se produciría una situación que es tí-
tonces 29. . .. , P X A; 30. ese, e3A. pica con el cambio de colores para una
variante cerrada de defensa siciliana.
La ju ada en la artida conduce asimis-
.. ,
mo zt una complicada maniobra de lu-
cha.
Si 30. ex A, ... , entonces es posible
tanto 30.... , TXP como 30.... , e3A. 7. 0-0, C3A 1o. CxP, cxc
8. P3C, A4A 1 1. PxC, 020
30. • • •1TlC CXT, TXPT 9 . P40, PxP 12. Tl R,
31. AXC, TXT+ 33. RlA,
Esta jugada es beneficiosa, entre
La pieza no podía ser salvada (33. otras cosas, para prevenir en caso de
AJA, T7A; 34. A2D, T7e). cambio de los alfiles de campo blanco.

33. ... ' TXA 1 36. R3D R2A 12. ... , TR1R 15. AlT, P4TR
34. R2R, T7T + 37. R3R, T6T+
35. C20, P4C 38. R2R, 14. 020, A6T
P5C
Tal vez fuera de más perspectiva la
contmuac10n e pe n
blancas de la posibilidad de activar el podía corresponder 16. . .. , P4R; 17.
caballo. A X PR, P4eo ! , con un juego cómodo
para las negras.

40. P4A, PST 16. . .. , A4A 20. P4CO, ASC


17. T2R, P3T 21. A4D, 02A
Las blancas no terminan de jugar es- 18. P4TO, 02A 22. P3A, A20
ta partida y se rinden. 19. ClO, 03C 23. C3R, PST!

Después de 41. ... , T6D pierden to- A primera vista los asuntos de las
davía un peón. blanczcs han tomado una buena cara:

168 -
han logrado empez<!r el e.taque de los
peones sobre el flanco de dama, ten-
sar las fuerzas del enemigo y conseguir
un tiempo de supremacía. Pero las ne-
gras probablemente vieron su posibili-
dad en la separación del alfil de las
blancas y la relativa debilidad de los
eones adelantados en ambos flancos.

24. PST, C4T! J ...

la 2grupación de peones de las blancas


en el flanco de rey, las negras fuerzan

caballo del enemigo en campo negro, 28. · · ., TxP!


lo que les da posibilidad de iniciar la
incisión en el grupo de peones del flan- Procedimiento táctico educativo, que
co de dama y realizar en el futuro el asegura la incisión de las figuras ne-
juego por el debilitado campo negro gras por una de las vertic;:des del flan-
co de dama.
en terreno enemigo.

29. TxP, TXT 31. 040, T8C+


25. AxA, CxA 27. T2CO,
30. OXT, TlC 32. Cl A,
26. 040, P3C!

No anunc12 nada bueno a las blan-


se pierde la pieza. Con la siguien-
filé!
cas la continuación 27. D x PT, en
te jugada las negras oblig¡m a retroce-
vista de 27 .... , PxP; 28. PxP, D4A!,
der a una asiva t;imbi0n 3 la
dama del enemigo, después de lo cual
con la torre por la línea CD. A Jol-
los peones blancos centr;,iles están in-
mov le fue necesario buscar las posi-
defensos.

DxP: 28. P5A!, DxP; 29. DXD, 32. ... , C4A 34. D2A,
T X D; 30. P6A, AIA; 31. P4C, aun- 33. TST+, Al A
que después de 31. ... , P3R se les hace
difícil a las blancas . Las blancas retienen b diagonal
• 1CR-7TD, para seguir b inmediata ca-
27 . ... , PCxP 1 28. TxP, tástrofe.

- 169
34. .... , DXP 38. T2D, C6C nen con el desarrollo de las piezas del
35. A2C, R2C 39. T2R, AXP flanco de rey.
36. P4C, A2C 40. T X P, eso
37. T2T, CSD 4. ...• P4D

El concentrado ataque de todas las Tanto más natural Las


piezas sin exclusión decide la partida gras preví
en unas cuantas jugadas. La toma del otra posibilidad. En
peón 5T arrastra consigo la pérdida de
la dama (41. DXP, CxP+), y después
de la jugada en la partida las negras
cortan a la torre su decisiva partid-
pación en la lucha. s1tsm rec1·
bió el contraataque en el centro.
41. P3T, A3R 43. R2A, CSA
42. D3R, C7R+ 44. C2D, C6D+ 5. P3TD, A XC+ 1 ...

Las blancas se rinden. El retroceso 5.... , A2R permitirá a


las blancas pasar 6. P4R. Muy intere-
sante la idea de Simagin 5.... , A3D;
6. P4R, P4A!

6. P X A, P4A 1 7. PxPD, CxP


N.º 66. BEFENSA
NIMZOINf>IA En caso de 7 .... , PRXP; 8. P3R,
0-0; 9. A3D, las blancas pueden pa-
V. Rogosin A. Sokolsky sar el plan activo al centro, ligado con
el paso P4R.

Kiev, 1954 8. P X P, ... 1 ...

1. P4D, C3AR 3. C3AD, ASC La idea de primera vez


2. P4AD, P3R 4. P3A,
lov
Continuación un tanto lenta, pero debilitan su posición de peones, pero
insospechadamente ideal. La lucha por cuentan con descubrir el juego, apro-
la casilla central 4R. es el destacado vec ar a presencia
.. leit-motiv" en la defensa Nimzoindia. para dar el ataque .

Las blancas tienen que jugar 5. A la jugada 8. D2D, ... , las negras
P4R, logrando un fuerte centro de peo- pueden responder 8. . .. , C3AD: 9.
nes. La deficiencia de la jugada 4. P3A P4R, C3C; 10. A5C, A2D, con buen
consiste en que, arrebatando la casilla juego para las negras (Botvinnik-Don-
3A el caballo, las blancas se entretie- ner, Munich, 1958).

170 -
8. . .. , P4A j ... A2D, D4R, con la iniciativa de las
blancas.
En la recordada partida Bondarevs-
ky-Smyslov había la continuación 8 . 10. A2D, 1 ...
. . . , D4T; 9. P4R, C2R; 10. A3R, 0-0;
11. D3C, C3T: 12. TlD, con algunas
posibilidades mejores para las blancas. A5C, DXA; 11. P x C, 0-0; 12. C3T,
La jugada 8 .... , P4A es recomendada
por Romanovsky. Las negras tratan de PA; 15. P X P, A X P (Bondarevsky-
dificultar el paso P4R, deteniendo el Furman, semifinal del XXVI Campeo-
desarrollo de las piezas blancas. nato URSS, 1958). Flojo 10. TIC, en

9. P4AD, ... 1 ... 12. P3C, CxD; 13. PxD, CXA; 14.
T X C, C2D, con un mejor final de par-
No está claro aquí el sacrificio del tida para las negras.
peón 9. P4R, P X P; 10. D2A, jugado
en la partida Shamkovich contra Kor- 10. ... , C2R 11. C3T, CD3A
chnoi (XXVI Campeonato URSS, 1960).
A las negras les conviene mejor con-
A 11. ... , P4 R las blancas podían
testar 10.... , P6R !
responder 12. AJA!, preparando 13.
C4A o 13. D6D. Con la jugada 11. ... ,
9. . .. , D3A j
C2D las negras podían retroceder el
peón, pero la jugada hecha persigue
el objetivo de un desarrollo rápido.

12. C4A, 0-0 14. ex e, o x e


13. P3R, C3C 15. A3A,

Algo mejor es 15. R2A, P4R; 16.


A2R, etc.

15. . .. , P4R 17. R2A,


16. D2A, A3R

negras pue-
den responder sencillamente 17. . .. ,
D2A; 18. AlR (18. A2C. C4T. o 18.
Jugada por primera vez en esta par- A2D, P3C!); 18 .... , PSA!, con un
tida. Otra posibilidad consiste en el sa- fuerte ataque.
crificio del peón 9. . .. , D5T + ; 10.
P3C, DxPA; u .• P4R, D6A+; 12. 17. . .. , D2A ' 18. TDJC, TDIC

- 171
Más fuerte, por lo visto, es en se- N." 67. DEFENSA
guida 18.... , P5A. INDIA BE REY

19. A2R, P5A 21. TRl D, L. Pachman V. V. Ragosin


20. PX P, 02R
Torneo en Praga, 1956

Después de 21. PxP, DXP; 22.


1. P4AD, P3CR 4. P4D, C3AR
2. C3AD, P4AO 5. P5D,
PT, las negras podían continuar 22•... ,
3. P3R, A2C
C5D; 23. AXC, DXA; 24. D2C, con
la amenaza 25.... , TDID.
Jugada prematura. Era mejor mante-
ner en tensión el centro jugando 5.
21. ... , DXP+ 23. TSC, TX P+
C3A, 0--0: 6. A2R y 0--0, P3CD.
22. R1A, TXP
A2C.

5 . ... , P3T

Restringe las posibilidades de las ne-


gras. Más elástico era 5....• P3D con
tal de que después de 6. C3A, 0-0:
7. A2R, ... , conservar tras sí la posibi-
lidad de la maniobra C3T, C2A, con
el consiguiente P3TD y P4CD.

6. C3A, 0-0 8. 0-0, P4R


7. A2R, P3D

Frecuentemente en ta es pos1c10nes
se juega 8. . ... P3R.

Las negras tienden al asalto del cen-


an reahza o un enro-
que artístico, aumentando el desenvol- P4CD y luego P4A.
vimiento de fuerzas y amenazan con
9. P4R,
apoderarse de la iniciativa. Por eso el
sacrificio de la torre, forcejando tablas,
Para alcanz~ir el cuadro 4R el peón
está muy en su sitio.
R ha hecho dos jugadas. Las negras
han recibido un importante espacio de
24. PxT, A6T+ 26. R20, 04C+ tiempo y se colocan del lado del ata-
2s. R1R, ose+ que.

Tablas. 9. . .. , C4T 1 ...

172 -
Mas fuerte era 9.... , CD2D, y más 14. PxP. Px p 16. P4TD,
tarde, con relación a las situaciones, 15. C X PC, A3TD
C4T o ClR y luego P4A.
Las blancas no se atreven a conser-
10. ClR, C5A 12. DxC, C2D var el peón, jugando 16. C3A, a lo que
11. C3D, CxA+ odía corres onder 1
P3A, C3A; 18. Rl T, C4T, y las negras

guida 12.... , P4CD; 13. PXP, PXP;


14. C X P, A3TD, con suficiente com- 16. . .. , D3C 19. PxA, DXP
pensación por el sacrificado peón. 17. A3R, P4A 20. D2AD,

13. A2D, • • . 1
1
...

Las blancas podían simplificar la po-


Correspondía jugar 13. P4TD, entor- sición de la jugada 20. C4A, D X D;
peciendo a las negras la apertura de
21. CxD; sin embargo, después de 21.
líneas. En este caso las blancas hubie-
... , PxP; 22. PxP, TxT; 23. T X T,
ran tenido la posibilidad de ofrecer la
contrapartida en el flanco de dama. TIC, las negras adquirían un venta-
1oso final de partida.

20. ,. .. , PXP 22. TxT, DST


21. pxp, TRXT+

Las negras fuerzan el paso a un final


conveniente; a las blancas les resulta
e
los peones 2C y 4 R.

23. DXD TXD 26. P3CD, T5C


24. C2A, C3A 21. ex e, Txe
25. TlA, CxPR 28. R2A, T5CD

garon maquinalmente 28 .... , TSCD, ha-


1 3. . .. , P4CD j ...
biendo preparado esta jugad;¡¡ en con-
testación a 28. A2A. Naturalmente, de-
Las negras reavivan su plan: con el
sacrificio del peó~ activan sus piezas y cidía 28 .... , TXA: 29. RXT, A3T+.
amenazan con destrozar los peones
blancos del centro. 29. TlTD, T2C I ...
173
Amenazaba 30. T8T +, R2A; 31. tiene a su disposición una jugada de
T7T + R3A; 32. T6T, AlA; 33. ventaja?
AXP. Tal era el pensamiento de las blan-
cas en ese momento. El lector tiene
30. R2R, R2A 32. T7T +, R3A que fijarse en que las blancas durante
31. R2D, TXP 33. P4T, algún tiempo no mueven el peón PD.
Las blancas trataban de terminar el
Ahora, cuando el rey de las blancas desarrollo de sus piezas y después ju-
se encuentra en a inea , no pasa garon P4D.
nada con 33. T6T, AlA; 34. AxP,
a causa de 34.... , T4C, y el peón 5D 7. . .. , C3C 9. P4CD, 0--0
se toma con el jaque. 8. P3TD, A2R 1O. P3D,

33. . . .. , P3T 40. R4A, TSC + Estaba mal 10. A2C a causa de 10.
34. P4C, P4C 41. R3A, R4R . .. , C5A, o 10. P5C, C5D; 11. CxP,
35. PXP+, PxP 42. T5C +, R3A A6C.

37. TXA+, RSA 44. R2D, P6R+ 1o. ... , P3A j 11. A3R,
38. T6C, T3C 45. RXP, TXP
39. R30, Esto da a las negras la posibilidad
P5R+
de hacer el contraataque, aprovechan-
A 46 .... , T5D. y 47 .... , TxP, no do la incómoda situación del alfil en
hay defensa. 3R. Por eso era más fuerte 11. A2C y
después TlAD, con el paso del caba-
Las blancas se rinden.
llo a través de 4TD, o 4R a 5AD.

11. . .. , D2D 15. AXA, C4XA


12. C4R, C4D 16. D2A, TD1 A
N.º 68. APERTURA INGLESA
V. Ragosin M. Taimanov 14. ASA, P3CD

XXIII Campeonato URSS Plan equivocado. A las negras les co-


rres ondía ·u ar 17.... , P3TR, ame-
nazando P4 A, lo que conducía a un
juego equilibrado.
1. P4AD, C3AR 5. C3AD, A3R
2. P3CR, P4D 6. C3A, C3AD 18. PSC, eso
,
4. P X P, CXP Las negras realizan el plan preconce-
bido. En sus planes entraba la conse-
Como es fácil darse cuenta, las blan- cución del punto de apoyo para el ca-
cas juegan la defensa siciliana con el ballo en 6AD, pero resultó no reali-
cambio de color de las figuras. Surge zable.
natural la pregunta: ¿no se puede pa-
sar de la defensa al ataque cuando se 19. cxc, PxC

174 -
Este peón, ahora, empieza a dar pre- Las blancas, encontrándose en una
ocupaciones no a las blancas, sino a gran falta de tiempo, van voluntaria-
las negras. mente a la simplificación de la po-
sición.
20. D2C, Dl R 22. T2D,
21. P4TD, A4D 34. ... , C5A+ 39. D6AD, TlD
35. TXC, TXT 40. P4D, D7C
Ni ahora m en la futura jugada se
36. D3C+, RlT 41. P5D, D4R
37. D6R, TlR 42. D6R, D2A
_.. , P4AR.
38. DX PC, DX PR
22. .. .. , P3T 25. RXA, C4D
23. T2-2A, P4AR 26. C3A!, Después de 42 .... , D X P+; 43. D X
24. C2D, AXA D, TXD: 44. T8A+, R2T; 45. T8TD,
el final del juego es desesperante para
--~~-----

las negras.

o avia s1gu1

43. T7A, D5AD 46. T7 A, D5A


44. D5R, TlCR 47. P6C, D X PT
45. T4A, D4A 48. P7C.

Las negras se rinden.

A 48 .... , D5CD gana 49. TXP!

N.º 69. DEFENSA SICILIANA


Aquí las negras comprendieron que
V. Rogosin A. Surajov

XXIII Campeonato URSS


cas ganan un peón. No obstante, ya Leningrado, 19 56
no es posible deshacer la falta, por eso
Taimanov se esfuerza en realizar una
s1mp 1 icacion tecmca en e
rey.
3. P4D, PXP 6.
26. . .. , P5A 31. T1-4A, D3C
27. CxP, D3C 32. CxPA, D4T En las últimas competiciones esta
28. T6A, D5C 33. CXT, TXC maniobra empezó a goz;1r de nuevo de
29. C6R, PXP 34. TSA, popularidad. Las blancas provocan a las
30. PTX P, TlR •
. .. negras a la jugada 6. . .. , CSCR, des-

175
puJs de la cual surgen curiosas va- La situación en el diagrama es ca-
ri<"ntes. racterística en los actuales métodos de
llevar la lucha. Las blancas han gasta-
6 .... , P4R ! ..•
1 do mucho tiempo en el traslado de su
CJ hallo de una buena posición (3AR)
Completamente posible también 6. a una mala (3T). De toºdos modos, la
... , CSCR; 7. ASCD, CxA; 8. PxC, situación de las blancas no es mala,
A2D; 9. 0--0, P3R (peor es 9. . .. , por ue a las negras les sur 0 en conti-
C4R; 10. C3A!); 10. AxC, PxA; 11. nuas debilidades.
P5R, A2R!
9. eso,
Después de la jugada de la partida
¡Ahí está todo el asunto! La úme-
riante, de J. Boleslavsky, en la defensa
naza 1O. A6C, muy desagradable, se
siciliana (6. A2R, P4R). Sin embargo,
la podía rechazar por el camino 9.... ,
ante la situación del alfil blanco en 3R
TlCD.

camino original, distinto del esquema 9. . .. , CxC ! 10. PxC, C2T


de la variante de I. Boleslavsky.
Aquí mejor 10.... , C2R.
1
7. C4D-5C, . . . 1 ...

11. P4AD 1 A2D j ...


Como se verá en el futuro, esta si-
tuación estará aquí completamente jus- Malo es 11. ... , PSCD; 12. D4T+.
tificada y conduce a una aguda y man-
tenida lucha. 12. 020, A2R ! ...
7. . .. , P3TD 1 8. C3T, P4CD Las negras están conformes con en-

TxC; 14. PxP.

13. A2R, 1 ...

Las blancas desprecian ganar el peón,


no deseando cambiar su buen alfil por
el pasivo caballo.

13. . .. , 0-0 16. TDlA, TlR


14. 0-0, P4A 17. TDl R,
15. P4A, A3AR

La pérdida de un tiempo, que, sin


embargo, no se refleja en la marcha de
la lucha.

176 -
17. ... , PRxP 19. RlT, P5C derable: una torre y dos piezas lige-
18. AXP, D3C+ 20. C2A, AxP ras. El recurso de la resistencia lo mar-

Después de 20 ... ., P4TD: 21. A3R, sados de las blancas.


y 22. C4D, las bLncas conservaban la
supremacía. 35. .... , T3-1 C j 37. P3C, T2A

21. C X P, A4R 23. Tl CD!,


22. A3R, D4T No se puede 37. . .. , TIR or 38.
P7A.
Tras una serie de m;miobras, las
blancas encuentran un pfan correcto de 38. P4TR, T2R 40. D3T, TlD
juego. Amenaz2ndo 24. A3D, TlAR; 39. 060, A4R 41. P5T, A3D
25. D2AR, las negras rechazan esta
amenaza; sin embargo, después de esto Después de 42. D3AR las blancas
las blancas se introducen con sus pie- ganan una pieza, ya que a 42 .... , C4R
zas en el flanco de dama. se responde con 4 3. D8A +.
Las negras se rinden.
23. ... , DlD 25. T7C, ClA
24. C3D, A3AR 26. P5A!,

Irrupción decisiva. Las blancas se en-


cuentran con un fuerte peón pasado. N.º 70. APERTURA ESPAÑOLA
26 ....• A4CD j ... L. Shamkovich V. Ragosin

No se puede 26 .... , P X P en vista Semifinal del XXV Campeonato URSS.


de 27. CxP, A4CD; 28. AXA, PxA;
29. C6R. 1. P4R, P4R 6. Tl R, P4CD

27. P6A, C2R 30. A6C, DlA


3. A5C, P3TD 8. P3A, 0-0
28. C4A, AXA 31. C4D!,
4. A4T, C3A 9. P3TR, ClC
29. C X A, C3C
5. 0-0, A2R
Empezando el ataque final. .Mal aho-
La última jugada de las negras (9.
ra 31. ... , AXC; 32. AXA, C4R; 33.
. .. , CIC, en lugar del corriente 9.... ,
Axe, TxA; 34. D5C. A 31 ... , CxR
C4TD para el sistema de Chigorin) apa-
corres nde 32. C6R.
recia como 1nnovac1 n, comparativa-
31. ... , T2R 34. CxD, TX e mente hace poco surgido en la prácti-
32. ex P, TxT 35. D3R, ca de los torneos. En vista del carác-
33. CxPD, TXA ter cerrado de la posición y el no des-
arrollo de las blancas en el flanco de
Las negras recibieron por la dama, dama, tales maniobras, con el caballo
al parecer, un equivalente muy consi- en algunas ocasiones, pasan sin castigo .

- 177
:XII
Sin embargo, no siempre, y he aquí que del torneo de los aspirantes del año
surge el natural deseo de castigar a 1956.
las negras por la lentitud. Es preciso Todavía ea el artículo dedicado a
abrir rápidamente la posición, entorpe- este torneo escrito por mí para el
cer la realización de la contrapartida Anuario de 1956, salí en defensa de
de las negras en el centro P4AD, lo
cual puede conseguirse solamente con según parece, pueden luchar ventaja-
un enérgico asalto de peones. Esto ex-
plica el futuro juego de las blancas los peones. Para no afirmar sin funda-
con la esforzada marcha del peón AD mento, quise comprobar mi opinión en
intentando desorganizar la defensa del la lucha del torneo. Por fin, pude con-
enemi o.0

10. P4D, CD2D 16. Px A, cxo En la partida E. Geller-M. Filip era


11. P4A, PSC 17. PxT(D), 20. ... ' P4TD; 21. A3R, C4A; 22.
12. PSA A2C D D AlAR, P6C; 23. C2D, P5T; 24. A4AR,
13. D2A, PRXP 1 s. Axe, CXP
14. P6A, P6D 19. AxPD, P4D
15. D4A, C3C 20. P3T, C4A
21. A2A?, .. . 1
...

Si 21. TXA, entonces 21. ... , C X A;


22. TxPAD, TlAD!; 23. TXT+, Dx
T, y las negras atacan.

Lo mejor aquí es 21. AIA ! ; si 21.


.... C6C, entonces 22. TxA!, CXT;
2 3. P X P, y las piezas ligeras de las
blancas son más fuertes que la dama
de las negras.

21. ... , P6C

Las negras sacrifican el peón para


apoder2rse sólidamente de la iniciativa,

Posición original con una poco co- C3R, con equilibradas posibilidades. Es
rriente reciprocidad de fuerzas: las imprescindible señalar que la ausencia
blancas tienen la torre, el alfil y el ca- del peón en el flanco de rey no se
ballo por la dama y dos peones blan- deja sentir en la futura lucha; por tan-
cos. Es muy difícil valorar con exacti- to, la oct<:va horizontal no necesita de-
tud tal situación, surgida por primera fensa y 12s negras pueden desarrollar
vez en la partida E. Geller-M. Filip, tnnquilamente su plan básico de mo-

178 -
..,

vimiento de los peones pasados en el L<c.s negras se ven obligadas a cam-

T2R las negras hubieran respondido


22. AxPT +, RxA 24. ese+, 27 .... , P4C!
23. TXA, C3R
27. ... , DXT 32. A4A, PSA
28. e3A, P5D 33. TlA, D7R
Con el peligro de la pérdida de la 29. el D DSR+ 34. P4TR, P4e
30. R2T, P4AD 35. PXP, PXP
31. A5e, P3A 36. A6D,
jo la inesperada y rápida catástrofe.
Por eso era mejor 24. C3A, aunque Naturalmente las blancas erdían
también entonces jugando 24. . .. , también después de 36. A X P, D4T + :
P4AD ! , o 24 .... , D3A, las negras con- 37. RlC, D X A: 38. T X P, D7D, etc.
servaban una fuerte presión.
36. . .. , D7A! ' 39. exP, DxC
24. . .. , cxc J 25. Axe, 37. TIT, P6A 40. TI D, D7R
38. A5R, PxP

Las bb.ncas se rinden.

N.º 71. DEFENSA ESLAVA

V. Rogosin ShopochnikoY

ll ampeonato UR por corres-


pondencia.

1. P4D, P4D ! 2. P4AD, P3R

Aquí me hicieron la oferta de 1u~;1r


el gambito eslavo. La oferta era lcnt;1 ~
25 .... , Dl D! dora: se me presentaba la posibilid:ul
de atacar. Naturalmente, aquí mismo
Uniendo la torre y amenazando ga- surgían las dudas: ¿no tcndr;i Sh:1-
nar la pieza con la jugada P3AR. No pochnikov algún rebatimiento dl'I :11:1
se podía continuar 26. TXPAR, DXA; que que haya preparado?
27. Tx T, DBA+. A Shapochnikov, lo mismo que .1 mi,
probablemente, le eran conocid.1s I.1~
26. A4T, Tl R l 27. TxT, partidas de Rovren-Novotl·llnov _v T:1i

• 179
111~nov-Steiner, donde fas blancas des- Además de esta continuación, es im-
pués de l. P4D, P4D; 2. P4AD, P3R; prescindible estudiar todavía dos posi-
3. C3AD, P3AD; 4. P4R, P X P; 5. bilidades, y precisamente 14.... , D5D
CxP, ASC+: 6. A2D, DxP; 7. Ax y 14.... , DXPA. Después de 14.... ,
A, D XC+ : 8. A2R, C3TD adaptaron DSD: 15. AxP, DxD; 16. AXD,
con éxito la continuación 9. A6D, en- C3A; 17. A XC, las blancas recibían
contrada por los ajedrecistas de Lenin- ventajoso final. Después de 14. . .. ,
grado. Ambas partidas acabaron por DXPA!; 15. A2R, D4D; 16. DXD,
una victoria de las blancas. Habiendo PAx D; 17. AXP, C3A; 18. AxCT,
estudiado atentamente estas partidas, AxA; 19. Axe, 0-0; 20. TXP, se
llegué a la conclusión de que el ataque creaba una posición de tablas. De esta
de las blancas era muy peligroso, y con forma, la insinuante salida del sistema
agrado acepté la oferta de Shapochni- de defensa ofrecido por Iu. Shapoch-
kov. La novena jugada ya demostró que nikov en respuesta a 9. ASD se hace
mi contrincante había desarrollado un completamente esperanzadora.
nuevo sistema de defensa, cuya idea
consistía en el rápido desarrollo de las 15. A4CR, Tl D 1 16. TXP, C2A?
piezas del flanco de dama, para hacer
el enroque largo después de rechazar Correspondía jugar 16. . .. , C4A ! ,
e! alfil de 6D. después de lo cual era imposible 17.
AXP a causa de 17.... , C2R. Ante
3. C3AD, P3AD 9. A6D, P3CD el análisis, yo no encontré nada mejor
4. P4R, PX P 10. C3A, A2C que 17. P4C, C3TR; 18. PxP, DxA:
s. CxP, A5C+ 11. C5R, P3A 19. DX D, CxD; 20. TxP+, R2D;
6. A2D, DxP 12. 0-0, PxC 21. T7R+, RIA; 22. TDlR, PxP!, y
7. AXA, DxC+ 13. AST +, P3C las blancas se ven obligadas a forzar
8. A2R, C3TD 14. Tl R, DST tablas, jugando 23. T7AD+, RlC; 24.
TIC T A. 25. TDxA 26. Tx
P +. Esta variante confirma una vez
más la fuerza de la defensa escogida
por las negras.

17. Ax P, C2R 1 ...

3R,

21.
D2D, y más adelante TlR, las blancas
tienen un fuerte ataque. Probablemen-
te, Shapochnikov tenía puestas todas
sus esperanzas en la jugada 17, la cual
parecía llevar el ataque de las blancas
a un callejón sin salida, pero no apre~

180 -
ció lo suficiente la fuerza del sacrifi- 20. . .. , Al A 23. A y T, A ." A
cio de la dama. 21. T8D+, R2C 24. T4D, 04C

El doblar las torres refuerza dl· 1111


el ataque de l.1s hl.111

satisfactoria.

25. . . ., D4AD 28 . A6A 1, RSA


26. TXA, C4A 29. T3A 1.
27. T3T+, R4C

Las negras se rinden.


La partida está saturada de un Jlll'

go zgudo y complicado.

18. Ax CD!, N.'' 72. DEFENSA ESLAVA


V. Rogosin Kolivodo
A primera vista, el sacrificio de la
dama no está justificado, las blancas Il Campeonato del Mundo por cm.,.,.,
reciben por la dama solamente la to- pondencia.
rre: sin embargo, no tienen mejor con-
tinuación de ataque. Después del sacri- P4D, P4D 6. P3R, PJA
1.
ficio surgió una posición complicada y 2. P4AD, P3AD 7. AxP, A5CD
a amenaza 3. C3AR, C3A 8. 0-0, CD10
peligrosa en extremo. 4. C3A, PXP 9. C4T,
5. P4TD, A4A
18. . .. , TxD+ 20. T3R!,
19. TXT, RlA Continuación poco estudi:1d.1. S11l 1
mente en señalados casos se l'~cnw· 1•11
NJ.turalmente, 20. P3CR, D3A; 21. los manuales de principiantes. "'"'"''"'·
la posición resultante desput"~ tl1• l.• 111
gada de la partida exige un t'n111pl11 •
contr~wtaque 22 .... , D6A ! (pero no 22.
do análisis para apreciarlo <khi1l.11111•111t·
.... R X T en vista de 23. T2R y de 24.
ASR. las negras están indefensas) y el 9. . .. , A5C 13. A2D, 1'4 H>
consiguiente P4 A. En este caso las ne- 10. P3A, C4D 14. A3C, f O 1U
gras recibían la posibilidad de una lar- 11. PxA!, DXC 15. TD1D,C1 tA
g~! y tal vez afortunac\l defensa. 12. D3A, 0-0 16. PlT, ft4 1

1H1

Las negras tratan de liberar a la da- ;:, la dama y al rey! La dama de las ne-
ID<! de la reclusión. Se desea llamar la gras parece como si estuviera en una
citención del lector acerca de que las jaula, de la cual solamente las blancas
blancas no deben mover el peón R has- la pueden soltar.
ta el momento en que refuercen el
punto 4D. De lo contrario, es posible 26 .... , RlC ! 27. A4A!,
un fuerte contraataque por medio de
P4A o P4R. Las persecuciones de la dama de las
negras se refuerzan. No es posible 27 .
17. p X pI D X P5T 21. PXC, A2R . . . , D xP en vista de 28. T3T, D3A;
18. P4C, D3C 22. A3C, RlT 29. D2T. Por eso las negras tratan de
19. AlR, C4D 23. D2C, destruir la atmósfera de lucha con
20. P4R, CXC cambios.

Imprescindible reagrupación de las 27. ... , P4C 30. AXA, DX A


piezas. Después del traslado del alfil 28. PX P, AXP 31. T5T,
a 2AD. estará defendido, y la amena-
za P5R obligará a las negras a tomar
medidas hacia la defensa, lo que en la Las blancas fuerzan el paso a un fi-
situación actual tiene que conducir a nal de partida fácil. El retroceso de la
la debilitación de la posición. dama tampoco salvaba a las negras;
por ejemplo: 31. ... , D2C: 32. T3D ! ,
23. .... TlA 25. T3A!, C3C con la amenaza de "construir" una ar-
24. A2AD, D3T 26. P4T, tillería pesada en la línea TR, T3D-3T,
D2T, etc.

31. ... , D6R+ 33. RXD, R2C


32. D2A, DX D+

Al peón TD no hay tiempo de de-


fenderlo. Es preciso ante todo defen-
derse del mate.

34. TlCD, C5A 1 35. A30!, P4C

empiezan a recopilar bienes materiales.

36. Axe, PXA 39. T5C+, R3A


37. TXP, TlTR 40. T5AD.
38. R3C, T3T
Curiosa y poco frecuente pos1c10n.
¡Las blancas atacan al mismo tiempo Las negras se rinden.

182 -
N.º 73. DEFENSA ESLAVA sus fuerzas para el ataque al débil
eón 3R.
V. Ragosin l. Lustsen
22. A2D, P4A 24. D4A!,
11 Campeonato del Mundo por corres- 23. RlT!, Tl D
pondencia.
Las blancas descargan poco
1
1. P4AD, e3AR 6. P3R, P3R ues las ne-
2. e3AD, P3A 7. AxP, A5eD gras no pueden responder 24 .... , C3C
3. P4D, P4D 8. 0-0, 0-0 en vista de 25. D xPA. D X D; 26.
4. e3A, PxP 9. D3e, D2R PxD, TxA; 27. C4R.
5. P4TD, A4A 1O. esR,
24. ... , P3T 1
...
Desde este momento la partida se
desarrolla por un camino original. Al
Cada vez se debilita más el flanco
natural 10.... , CD2D las blancas con-
testarían 11. C2T, A3D; 12. P4A, y las
resultado de la apertura.
negras tienen que perder un tiempo en
la defensa del peón 2CR.
25. e4R, T4A 28. e3C, T3A
10. - .. , P4TD 11. P3A!, CR2D 26. D2A, R2T 29. esT,
1
27. TDlR, DlA
Si 11. . .. ' CD2D, entonces 12. P4R.

12. C3D, C3C 14. A3R, CXA


1
13. P4R, A3e 1
1
...

A 14. . .. ' CD2D las blancas hubie-

15. DXC, A3D 17. DXA, A2A


16. PSR, Axe 18. e4R,

Como resultado de la apertura, las


blancas han adelantado al enemigo en
el desarro11o. Gracias a eso logran em-
pezar rápidamente un movimiento acti-
vo y no dar a las negras objetivos de
ataque.

18. . .. , e2D 20. P4A, P3A Las piezas de las blancas están com-
19. ese, P3eR 21. PxP, TXP pletamente movilizadas y los aconteci-
mientos se desarrollan forzados.
Después de 21. ... , C XP; 22. TDIR,
C4D; 23. P3CR, las blancas reunirían 29. . .. , T2A I ...
183
Las bl;mcas han ofrecido b varian- Si 40.... , P X P: 41. T7D, o 40.
te 29 .... , T4A; 30. P4CR, a lo que el D4T; 41. D6R +, lo que asimismo te-
enemigo se ha negado. nía que obligar él reducir la tenaz re-
sistencia de las negras.
30. TxP, C3A !; 31. PXP,
41. O X PT.
Y este peón perece. Resulta que el
caballo de las blancas no está en peli- Las negras se rinden.
gro: 31. ... , CXC; 32. DXP+, etc.

31. ... , T4D 33. TXT, DXT


32. cxc+, Txc 34. A3A!,

INDIA DE REY
Comienza la última etapa de la lu-
cha. Las blancas llegan a conseguir la 1. Bergrcser V. Ragosin
realización de supremacía no tanto ma-
terial como de gr.:n posición. Precisa- 11 Campeonato del l\1undo por corres-
mente el ataque llega al fin más rápido pondencia.
al objetivo.
1. P4D, C3AR ' 5. A2C, P30
34. . . . ' TXP 1
36. TlD, 2. C3AR, P3CR 6. 0-0, P4A
35. D4R, 02A P4AO, A2C 7. C3A, C3A
3.
4. P3CR, 0-0 8. P50, C4TD
La disposición de las piezas es ideal.
Las blancas señorean lc1s centrales ver- Esta jugz:da es una de las más discu-
ticales y diagonales. El rey de bs ne- ti das variantes de b defensa india
gras no tiene salvación. de rey.

. . .. ,
los torneos de los últimos años, la teo-
Perdía en seguida 36 .... , A X P; 37. ría no responde hasta ~hora a la for-
D4D!, T4R; 38. TIAR. mulada pregunta, relativa al valor de
es e sis ema: Lcomp nsa a as n
37. P3CR, P3CD b posibilidad de la incisión del ene-
migo en el centro (P4CD y P3R) por
Las negras tienen limitada la canti- Ll mz!la posición del caballo 4T?

pararé esta decisión: 38. T6D, A4A: 9. D3D,


39. T8D, AlA: 40. T8C, T4D: 41.
TXA!, T8D+: 42. R2C, DXT: 43. La respuesta corriente es 9. C2D,
DxP+, RlC: 44. D3C+: 45. DxT. P3TD: 10. D2A, TIC: 11. P3CD.
P4CD: 12. A2C, y las blancas conser-
38. D8T, P4CR 40. D6A, T4A véln mejores perspectivas, pero está bien
39. D4R, RIC estudiada, y por eso reduce las posi-

184 -
bilidades del ajedrecista, a quien le Responsable y arriesgada decisión. A
gusta fantasear ya en la fase del prin- las negras, por lo visto, no les satisfa-
cipio. Precisamente corresponde expli- cía la objetivamente más fuerte conti-
c;1r con estas reflexiones la tentativa nuación 11. ... , PxP; 12. CxP, Cx
de Bergraser de rechazar la jugada a PD ! , que equilibraba el juego (por
continuación. ejemplo: 13. D XC, D X D; 14. C X D,
A X e; 15. e X p +. R2C. o 13. e X p A.
La jugada 9. D3D no es nueva, ya en
T XC; 14. A XC, P3R), pero no deja-
ba posibilidades de luchar por la vic-
empleaba Morken contra Trifunovich.
toria.
Sin embargo, ni en esta partida, donde
habfa 9.... , P3TD; 10. A2D. TIC; 11. Con la jugada hechZ', las negras, sin

Taimanov (XII Olimpíada, Moscú, fícil defensa.


1956J: 10. C2D, C2D: 11. P4A, P4CD!
la pronta s;::lid;:: de la d::ima no estaba 12. P6R!,

Las negras no h<m apreciado suficien-


9. ., P3TD ! 1 O. P4R, temente la fuerza del s<Jcrificio de esta
posición. Ahora el pensamiento inicial
El objetivo de las blancas es ensan- de Bergraser se justifica plenamente.
ch;;r "su dominio central" con el movi-
miento P5R. 12. . .. , PXP 1 13. eseR!, PxP

1o. . ., Tl C !i ... No servía 13 .... , C4R; 14. D2R •


CD xP en vista de 15. P4A, y en caso
Aunque. objetivamente hablando, es- de 14....• CR X p; 15. e X PR. A X e:
tz1 jug;:ida no es mal2, parece ser debe- 16. D X A+, y la iniciativa compensa

migo. Desde el punto de vista del en-


hz<- do carácter de defensa sería más 14. PXP, ... 1
lógico por el camino 10.... , C2D opo-
Naturalmente no 14. A X P+ RlT ·
peón R señalado por las blancas, y úni- 15. C7A+ a causa de 15 ....• TxC;
camente después ocuparse de la prepa- 16. AxT, C4R; 17. D5D, P4CD!, y el
ración del típico contraataque P4CD. ataque es de las negras. pero en el
n
la partida Yudovich-Projorovich (Cam- rápidamente ventajas m< teriales. Sacri-
1

peonato DSO "Burevestnik", 1956), ficando el peón lograron la debilité.lción


donde después de 11. P5R, ClR; 12. de la posición del rey negro, fa presión
T 1R. las blanc~'s se hicieron con la ini- por la vertical R, activ~:r la disposición
cia ti va. de sus fuerzas. El emp<irejamiento de
estos factores determina su nivela-
11. PSR, ese 1 ... ción.

- 185
14. . .. , P4C j 15. P3TR, 20 . ... , D 1R 1 2 l. A4R, T3A

Y Ja segunda ola de invasión tam-


bieran tenido que retirar para la de- bién es rechazada. Los objetivos de ata-
fensa. Era muy fuerte aquí 15. D2R que a los peones 2T y 3C están cubier-
con a pe 1grosa amenaza 16. C6R, o os esperanza oramente. on pensa a
15. C2R con el consiguiente C4A. En y neta defensa las negras han sabido
estos casos os problemas de las ne- reforzar su debilitado flanco de rey.
gras hubieran sido difíciles.
Ahora están aseguradas de los ataques
15. . .. , C3AR! j ... directos combinados. Falta mantener

Precisamente así. El caballo se enca-


mina hacia 2AD para cubrir la casilla
22. Tl R,
3R. Era poco claro 15.... , C4R y mu-

fuerte no se hubiera podido mantener


de ningún modo.

16. C2R, ... 1

Ahora ya ni esta maniobra, ni 16.


D2R, DIR; 17. C6R, AxC; 18. DX
A+, D2A dan mucho a las blancas.
Parte de la supremacía está perdida sin
remedio en la jugada 15.

16. . .. , A4A 18. P4CR, A2D


17. DlD, CIR! 19. C4A, C2A

¡Justo a tiempo ! El primer empuje


ha sido rechazado, pero es pronto para

da vía Merecía atención 22. P3A para asal-


que. tar con el peón TR. Tal vez esto co-
locara a las negras ante problemas más
serios.
Merecía atención 20. P4TR, a lo que
hubiera estado mal 20 .... , A X PCD a 22 . ... , C5A 24. PxP, CxPCD!
causa de 21. AxA, TxC; 22. D2D!, 23. P4TD, C4R
pero era posible 20.... , A4R, y las ne-
gras podían organizar una defensa apo- Las negras no se preparan, aferrán-
yada. dose a la supremacía material, para re-

186 -
tirarse con una "defensa sorda". Ce-
dien
rienda que 24.... , P X P no sería bue-
no en vista de 25. T7T), las negras
fuerzan los acontecimientos, por cuyo
resultado empieza un juego de en-

25. C6R, Axe 26. CxA, C5D

Es inconveniente 26. . .. , C6A + en


"ista de 27. AxC, T X A; 28. D4R.

28. P4A, C2D 31. P4C!, 1 ...

Al rápido 31. P5C correspondería,


El carácter de la lucha cambió brus-
naturalmente, 31. ... , TXPA. Por eso
camente. Las blancas establecieron un
las blancas deciden apartar la torre ne-
contrajuego material, conservando el gra de la octava horizontal con el fin
consabido equilibrio de posición, pero de provocar amenazas al rey enemigo.
las piezas de las negras "revivieron" y
su peón 5D se hace muy fuerte. 31. . .. , TXPC 33. P5C, TX P
32. TSA+ AIA
I 34. AXT, P6D!

30. T6A,
prever en la jugada 30. En caso de
A 30. T7T las negras podían contes- 34.... , D X A; 35. TlAR, D X P+; 36.
tar 30.... , T2A, con amenaza de 31. Rl T, C2D; 37. 07 A, las negras per-
. P4R.
minar en tablas.

30 . ... , D2A 1 ... 35. D2CR, 1 ...

Pícara jugada. Las negras ofrecen ¿Quién no se conformaría con ganar


.1menazas en caso de sacrificar la cali- una dama por un caballo y un alfil?
Las blancas, naturalmente, estaban lle-
d;1d en 5A e "invitan" al enemigo a
nas de optimismo en este momento.
una táctica de simplificación, cuyas Sin embargo, el cuidado exigía esco-
consecuencias están muy bien calcula- ger el tranquilo 35. Ax PD, y después
d.is por ellas. de 35.... , DxA; 36. TIAR, DxP+;

- 187
37. D2CR, DXD+; 38. RXD, CxA; 38. TxD, PXT 1
39. TAO X A+ llevaba un final de ta-
blas. unosa situacion. as negras tienen
solamente dos piezas ligeras y dos peo·
35. . .. , DXA 36. TlAR, nes por la dama, pero la activa posi-
ción de las torres ante los peones pa-
sados es asegura a iniciativa.

mino del equilibrio.

39. D2AR, ... 1

Una equivocación, que ha colocado


en seguida a las blancas en una situa-
ción crítica. A la amenaza 39. . .. ,

defensa con 39. D2D. Si entonces


.... T7R (de otro modo 40. T XC y 41.
D X P), entonces 40. D3A, C5R (en ca-
so de 40 .... , P7D las blancas ganan
incluso 41. TxA+. RxT; 42. D8T+,
R2A: 43. D X P+, RIA; 44. D8T+,
36.... , TXA! R2A: 45. D5T+ y 46. DXT): 41. TX
A+, RxT; 42. D8T+, R2A; 43. DX
Esta jugada es poco apreciada por P+, RlR: 44. ose+, R2D: 45. D8TD
las blancas. Ahora ya tienen que pen- y en vista de la amenaza del eterno
sar en alcanzar tablas. Cierrnmente es- jaque la partida tiene que terminar en

37. RlT!, 39. . .. , PSA '. 40. 020,

e
"zugzwang .., las blancas pueden espe- 40. P4T) 40. C6C.
rar la toma de la dama. El rápido 37.
TxD. TxT, en comparación a lo ocu- 40 .... , T6R! 1 41. D2AR,

cas problemas más complicados. Después de esta nueva equivocación


la partida se hace desesperante para
37. . .. , D4A 1 ... las blancas. La última posibilidad de lu-
ch<.!r por la salvación era la valerosa
A 37. P7D se respondería sen- jugada 41. D3A dispuesta a ceder casi
cillamente 38. T X D, P8D(D)+: 39. todos los bienes (41. ... , TxP+; 42.
TIA. RIC, T6C+: 43. RlA; TxP; 44.

188 -
T X A+) gracias a la actividad de la ¡Solamente así! Al poco claro 4 3.
dama. P6A corres ondería 44. D X P
T8R + ; 45. R2C, P7D; 46. P6C 1,
41. ... , C2D! j ... PxP; 47. D3D, con tablas.

presión. Previniendo la amenaza 42.


. . .. '
P7D ! (¡el Al A está defendido!), las a la defonsa y al ataque. Las pérdidas
negras tienen tiempo de hacer una de- materiales son ahora inevitables para
cisiva reagrupación de fuerzas. las blancas.

42. TSD, T7R j 43. DIA, C4R! Las blancas se rinden.

..

18')
RESULTADOS DEPORTIVOS
DEL GRAN MAESTRO
RAGOSIN
RESULTADOS DEPORTIVOS DE V. V. RAGOSIN

AÑO TORNEOS Resultado Lugar

de la URSS (Moscú) 6 de 11 4-6


1927 Torneo internacional obrero del congreso aje-
8 1 '~ de 9 1
1928 Campeonato Consejo Central de los Sindicatos
de la URSS (Moscú) 6 1 ·., de 10 3-4
1929 VI Campeonato URSS, Il grupo (Odesa) 2 de 8 7
1929 Torneo internacional obrero (Leningrado) 6 1 ':~ de 9 3
1932 Campeonato de Leningr< do
1
5 de 11 6-8
1932 Torneo de maestros en el Ateneo. 5 J/~ de 10 2-3
1932/33 Match por telégrafo Leningrado-Berlín (4. 0 ta-
blero) l de l
1933 Torneo de maestros (Leningrado) 5 11:? de 13 8-9

1934 Torneo de maestros (Leningrado) 9 de 13 2


1934 Torneo eliminatorio de maestros (Tbilis) 7 de 13 3-5
1934 IX Campeonato URSS (Leningrado) l O 1, :~ de 19 5-8
1935 U torneo internacional de Moscú lO de 19 8-10
1936 Campeonato de Leningrado lO de 14 1
1936 lll torneo internacional de Moscú 8 1 /~ de 18 5
e Jovenes maestros 7 1 .~del4 4-5
1937 X Campeonato URSS (Tbilis). 12 de 19 2-3
1937 Torneo internacional (Semering-Baden) 6 de 14 6-7
1938 Campeonato Consejo Central de los Sindicatos
de la URSS (Leningrado) 12 1/2 de 21 4-7

- 193
XIII
A~O TORNEOS Resultado Lugar

1938 Torneo cuadrangular de maestros (Moscú). 7 1h de 12 1-2


1939 Torneo de entrenamiento (Leningrado-Moscú) 10 de 17 3-6
1939 XI Campeonato URSS (Leningrado) 8 1/2 de 17 8-10

1940 XII Campeonato URSS (Moscú) 8 1/z de 19 11-12


1942 Campeonato de Moscú 7 1/2 de 15 9-10
1942 Torneo en Sverdlovski 9 de 10 1
1943 Torneo dedicado al 25 aniversario del Ejército
soviético (Moscú) 10 de 16 1-2
1943/44 Campeonato de Moscú 6 1/2 de 16 10-13

drecística de Ivanov 9 de 11 1-2


1944/45 Campeonato de Moscú 11 de 16 2
1944 XIII Campeonato URSS (Moscú) 7 de 16 11-14
1945 Radio-match URSS-USA (8. 0
tablero) 2 de 2
1945 XIV Campeonato URSS (Moscú) 9 de 17 7-9
1945 Campeonato de Leningrado 17 de 22 1
1946 Torneo internacional (Helsinski) 7 1 '2 de 9 1
1946 Radio-match URSS-Gran Bretaña (1O. 0 tablero) 1 '2 de 2
1946 Match URSS-USA (7. tablero)
0
2 de 2
nmpeonato 10 de 9
1947 Campeonato de Moscú 7 1,'2 de 14 7-8
1947 Match URSS-Gran Bretafü1, 8:• tablero (Lon-
dres) 2
1947 Torneo internacion~tl en memorb de Chigorin
(Moscú) 10 1, 2 de 15 2
1948 Torneo interzonal (Suecia). 8 1/2 de 19 14-15
ampeonato e coman o . 13. 0 tablero
(Leningrado) 3 de 4
1948 XVI Campeonato URSS (Moscú) 8 de 18 13-15
1949 Match-torneo Moscú-Bud:·pest 9 de 16 8
1949 XVII Campeonato URSS (Moscú) 6 1 ': de 19 17
1951 Semifinal XIX Campeonato URSS (Lvov) 6 1 2 de 18 16-17

194 -
ARO TORNEOS Resultado Lugar

1953 Semifinal XXI Campeonato URSS (Moscú) 7 1/2 de 12 1


ampeonato
1954 XXI Campeonato URSS (Kiev) 6 1/2 de 19 17-18
1955 Campeonato de Moscú . 8 1/2 de 15 3-5
1955 Semifinal XXIII Campeonato URSS (Moscú) 11 de 18 4-5
19 56 XXIII Campeonato URSS (Leningrado) 7 de 17 13

1956 Semifinal XXIV Campeonato


grado) 7 de 19 18

1957 Semifinal XXV Campeonato URSS (Leningrado) 8 1/2 de 19 14-15


1957 Campeonato del DCO "Burevestnik" moscovita 10 de 14 1
1955/
1959 II campeonato del mundo por correspondencia 11 de 14 1

Atribuidos 1 o s nombra-
mientos de campeón del
mundo y gran maestro
por correspondencia.

AÑO MATCHS RESULTADO HONORES

1930 lllyn-Genevsky + 6,--4, = 4 Atribuido nombramiento


de maestro.

1946 Bondarevsky + 7,-3, = 2 Atribuido el nombramien-


to de gran maestro.

- 195
Página

Breve biografía de V. V. Ragosin . . . . . . . . . . ..... 5

Secuencias de V. V. Ragosin . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. 11

Selección de partidas del gran maestro Ragosin 17

N. 0 l. Gambito de Dama . . . . .. 19
Rosenthal - V. Ragosin.

N.º 2. Apertura de Reti ..... . 21


V. Ragosin - S. Mudrov.

N. º 3. Defensa Francesa . . . . . . . . . . . . . .. 23
A. Illyn-Genevsky - V. Ragosin.

N.º 4. Defensa Francesa . . . . . . . . . . . . . .. 25


A. Illyn-Genevsky - V. Ragosin.

N.º 5. Apertura de Peón Dama ........ . 27


A. Illyn-Genevsky - V. Ragosin.

- 199
COLEC CION

TEORIA de las APERTURAS.,


Esta colecci ón compre nde las mós Im-
portant es líneas de apertur as, cada una d
las cuales es objeto de un volume n co
amplísi mo estudio monogr 6fico. La lnt•
gran los siguien tes volúme nes:
1.-La apertur a inglesa , por Jullo
Ganzo.
11.-La apertur a escoces a y la def nao
Petrof, por F. Ganzo.
111.-L a defensa sicilian a, por Seeger y
Ganzo.
IV.-La defensa india de dama, p r
B. L. Esnaola .
V .-La defensa Grünfd eld, por B.
Esnaola .
Vl.-L a defensa nim:a:oindia, p Ju ll >
Ganzo.
VI 1.-Lo defensa Alokhl n , p r Juli o
Ganzo.
V\ 11.-Lo defensa franc Ho, r Jul o
Gan zo.
IX.-L a apertur a •• Po ola, Ju llo
Gonzo.
X.-EI "giuocc o plano" , r u 1 1n
Ganzo.
Xl.-L a defensa Ind ia de r•v., p B L
Esnaol a .
XI 1.-La ap rtura R t l- Zuk rtot, p
B. L. na 1
Xlll.- La defe nsa Coro- Konn, 1 1 ull
Gan zo.
XIV.- La def naa ortod o, 1 1 11lh
Gan zo.
·' XV .-Cont ragam blto1, pn r 1:1 . í.
nao la .
XVl.- Lo tfof nao d lo do 11 1,
por J Gan
XV 11.-EI gamb ito d r y,
nao la.
XVI 11 -La def n a Moro no . r 1
XIX.- La d fe n10 Cambrl d • -
por J an
XX.-L a dof n1a lo1k r y orr h, 1 1 1
J Gonzo
XX 1.-La d f n1a holand , 1 rn I~
rón
XXI l.-Ape rtura1 poco con da•, µ o r Ju
lio Ganz .
XX 111.-L a apertur a do lo uatro abo -
llos, por J u lr an
Constit uye ta rl
obro de consµ lf',a y con tl n
luego sancion ados por 1
tas, así como las opor taci n
derivad o de la pr6ctl co d
moes;troi¡. . (