Está en la página 1de 4

IMPORTANCIA Y APLICACIÓN DE LA TOMA DE DECISIONES

L.E SOFÍA LÓPEZ GARCÍA

Introducción
La toma de decisiones es el núcleo de la planeación, y se define como la
selección de un curso de acción entre varias alternativas.

No puede decirse que exista un plan a menos que se haya tomado una decisión:
que se hayan comprometido los recursos, la dirección o la reputación; hasta ese
momento sólo existen estudios de planeación y análisis.

Algunas veces los gerentes consideran que la toma de decisiones es su principal


tarea, pues constantemente deciden qué hacer, quién debe hacerlo y cuándo,
dónde, e incluso, cómo se ha de hacer; sin embargo, la toma de decisiones es
sólo un paso en el sistema de planeación.

En este contexto el proceso que conduce a decidir podría considerarse como:

1. Establecer las premisas.

2. Identificar las alternativas.

3. Evaluar las alternativas en términos de la meta que se busca.

4. Elegir una alternativa, es decir, tomar una decisión.

Desarrollo

Racionalidad en la toma de decisiones

A menudo se dice que la toma de decisiones efectiva debe ser racional.

Las personas que actúan o deciden con racionalidad intentan alcanzar una meta
que no puede lograse sin acción; deben entender claramente los cursos de acción
mediante los cuales se pretende llegar a una meta en las circunstancias y
limitaciones existentes, así como reunir la información y capacidad para analizar y
evaluar alternativas a la luz de la meta buscada, y, por último, tener el deseo de
llegar a la mejor solución al seleccionar la alternativa que satisfaga el logro de la
meta de la manera más efectiva.

En raras ocasiones las personas logran una racionalidad total, sobre todo en la
administración:
Harold Koontz, Heinz Weihrich, Mark Cannice. (2008). Administracion . México: Mc
Graw Hill.
1. Como nadie puede decidir e influir en el pasado, las decisiones deben
aplicarse hacia el futuro, y éste casi siempre supone incertidumbres.
2. Es difícil identificar todas las alternativas posibles para llegar a una meta,
en especial cuando la decisión supone hacer algo completamente nuevo.
3. Casi nunca pueden analizarse todas las alternativas, incluso con las
técnicas analíticas y computadoras disponibles.

Toma de decisiones 10-10-10

Para los gerentes, la regla 10-10-10 puede convertirse en una herramienta


estratégica valiosa para la toma de decisiones, por ejemplo, para la asignación de
recursos. La decisión puede tener consecuencias inmediatas, intermedias
(digamos dentro de diez meses o un año) o de largo plazo, como sería el caso de
una inversión importante en un nuevo producto o proyecto.

Al elevar la perspectiva de tiempo de las consecuencias se pueden lograr mejores


decisiones gerenciales y personales a corto, mediano y largo plazos.

Investigación y análisis

Cuando hay que tomar decisiones importantes, una de las técnicas más efectivas
para seleccionar entre alternativas es la de investigación y análisis, enfoque que
conlleva la resolución de un problema mediante su previa comprensión, lo que
supone la búsqueda de las relaciones entre las variables, restricciones y premisas
más decisivas que afectan la meta perseguida.

Decisiones programadas y no programadas

Puede distinguirse entre decisiones programadas y no programadas; una


decisión programada, se aplica a problemas estructurados o rutinarios.

Por ejemplo, los operadores de tornos tienen especificaciones y reglas que les
inclinan si la parte que fabricaron es aceptable, tiene que descartarse o debe
reprocesarse; otro ejemplo de decisión programada es el resurtido de artículos
estándar del inventario.

Este tipo de decisión se utiliza para un trabajo rutinario y repetitivo: se


relaciona sobre todo con criterios preestablecidos, de hecho es la toma de
decisiones por precedencia.

Las decisiones no programadas se emplean en situaciones no estructuradas,


nuevas o mal definidas de naturaleza no recurrente.

Harold Koontz, Heinz Weihrich, Mark Cannice. (2008). Administracion . México: Mc


Graw Hill.
Ejemplos de ello son la introducción de la computadora Macintosh de Apple
Computer o el desarrollo del auto Audi de doble tracción para pasajeros.
De hecho, en general, las decisiones estratégicas son de tipo no programadas, ya
que devienen de juicios subjetivos.

La mayoría de las decisiones no son del tipo completamente programadas ni del


tipo no programadas: son una combinación de ambas.

Toma de decisiones en condiciones de certidumbre, Incertidumbre y riesgo

Casi todas las decisiones se toman en un ambiente de incertidumbre; sin


embargo, su grado variará entre la certidumbre relativa y la gran incertidumbre.

“Tomar decisiones supone ciertos riesgos.”

En una situación con certidumbre, las personas están razonablemente seguras


de lo que ocurrirá cuando tomen una decisión; asimismo, la información está
disponible y se considera confiable, además de que se conocen las relaciones de
causa y efecto que le subyacen.

En cambio, en una situación de incertidumbre las personas sólo tienen una


escasa base de datos, no saben si los datos son confiables y están inseguros
sobre si la situación puede cambiar o no, además de que no pueden evaluar las
interacciones de sus diferentes variables; por ejemplo, una compañía que decide
extender su operación a un país que no le es familiar, sabe, por tanto, muy poco
sobre la cultura, leyes, ambiente económico y política de éste, más incertidumbre
tendrá aún respecto a uno cuya situación política sea tan volátil que incluso los
expertos no puedan anticipar un posible cambio de gobierno.

Harold Koontz, Heinz Weihrich, Mark Cannice. (2008). Administracion . México: Mc


Graw Hill.
Conclusiones

En conclusión podemos entender que la toma de decisiones es el proceso


mediante el cual las personas realizan una elección, entre la que cree más
adecuada para resolver un problema o decidirse por lo que crea más conveniente,
para ello debe utilizar su creatividad, su capacidad de innovación para que la
decisión que esta adapte sea la más precisa.

La toma de decisiones se puede tomar como una gran desafío, ya que se pueden
incrementar las condiciones de riesgo e incertidumbre, son estos los que
determinan el grado de complejidad de decidirse por alguna u otra opción, cuando
las personas pasan por estas condiciones lo más asertivo es que cuenten con un
alto grado de certeza que confíen en su capacidad para resolver el problema y
disminuyan sus dudas de que funcionara o no la alternativa seleccionada.

Harold Koontz, Heinz Weihrich, Mark Cannice. (2008). Administracion . México: Mc


Graw Hill.