Está en la página 1de 8

ALMACENAMIENTO DE EXPLOSIVOS

4.1 Los Polvorines Los explosivos y sus accesorios se almacenan en lugares físicos denominados
polvorines, lo que se realiza bajo estrictas normas de seguridad y reglamentarias. Por lo tanto, se
trata de recintos que deben ser autorizados por la autoridad competente. Los polvorines se
clasifican de la siguiente forma:

a) Polvorines de Superficie Son los construidos sobre el nivel del terreno, y sus capacidades varían
de acuerdo a las características del almacén de explosivos y necesidades del usuario.
Mantenimiento de los Polvorines
• Los alrededores del Polvorín deberán permanecer libres de materiales
combustibles en un radio no inferior a 50 metros.
• Se inspeccionarán periódicamente los extintores ubicados en la parte
exterior del polvorín, para mantenerlos en óptimas condiciones. Lo mismo
para baldes de arenas o pulverizadores de agua.
• Se evitará desparramar explosivo en el polvorín, éstos deberán
mantenerse perfectamente aseados.
• Todo envase desocupado deberá sacarse de inmediato del polvorín.

4.3 Acceso al polvorín


• El recinto del polvorín permanecerá cercado de manera que impida el
paso de vehículos, personas y/o animales.
• No se podrá ingresar al recinto portando fósforos, encendedores o
cualquier otro agente inflamador, ni con elementos metálicos que puedan
generar chispas.
• No podrá ingresar al recinto de polvorines personas ajenas a ellos, a
menos que se haga acompañar por el Responsable de la faena.

4.4 Recepción
• En cada recepción deberá controlarse si la cantidad, calidad, potencia, tipo y
tamaño es la misma que la solicitada, constatando además, si el explosivo se
encuentra en buen estado. Cualquier anomalía será causal de rechazo en su
recepción, comunicando de inmediato al encargado de la compra y a la autoridad
pertinente.
• En las cajas y sacos de explosivos deberá indicarse la fecha de recepción; ésta
deberá anotarse en lo posible en una pizarra, la que se ubicará en un lugar visible.
• El encargado del polvorín, para cualquier tipo de explosivos que ingrese, deberá
registrar, en el “Libro Control de Explosivos” la fecha, Nº de guía, procedencia y
cantidad. (Libro Registrado en la Autoridad Fiscalizadora correspondiente).
• Todas las personas que se destinen a esta labor, deberán contar con su licencia
para manipular explosivos.

Electrificación en Minas a Rajo Abierto.

• Las estaciones de abastecimiento de energía deben quedar ubicadas en lugares estratégicos, de


modo que puedan prestar servicio por un largo período, y evitando que una tronadura las dañe.

• Los transformadores y distribuidores de energía, sean fijos o móviles, deberán ser de fácil
acceso y estar resguardados de las operaciones inherentes al avance de la explotación.

• En explotaciones a rajo abierto, el suministro de energía eléctrica debe ser en media tensión,
con una línea aérea que circunda el rajo.
• La ubicación de la línea, el tipo de poste y altura de este, deben tener relación con los equipos
utilizados.

Electrificación en Plantas de Concentración y Lixiviación Todas las instalaciones, equipos,


materiales y dispositivos, como también la operación de sistemas eléctricos de las plantas
mineras, están supeditadas a las normas dictadas por la Superintendencia de Electricidad y
Combustibles (SEC).

• En las zonas secas de las plantas, como la planta de chancado, los equipos eléctricos deben ser
blindados a prueba de polvo y todo el sistema debe estar conectado a tierra.

• En las zonas húmedas de las plantas, como las plantas de molienda y flotación, los equipos
eléctricos deben ser blindados y protegidos contra la humedad. En plantas de lixiviación, la
formación de aerosoles por vaporización de ácidos y soluciones exige instalaciones de alta
resistencia al ataque de los ácidos.

• No se debe utilizar material o equipo eléctrico en tensiones más elevadas que las indicadas por
el fabricante.

• En toda planta de procesamiento se debe mantener registros actualizados con la siguiente


información: › Potencias instaladas, consumos y distribución de la energía por áreas o centros de
operación. › Descripción y características de los generadores y/o del transformador de conexión a
la red troncal, como también de las unidades de consumo (chancadoras, correas transportadoras,
molinos, celdas, otros). › Descripción de los sistemas y redes de alumbrado. › Descripción de los
sistemas de protección y control, incluido pararrayos.

• Toda instalación que se canalice bajo tierra debe estar señalizada en superficie con letreros que
adviertan su presencia. Además, deberá quedar reflejada en un plano que estará disponible en la
faena.

• Debe ser norma permanente y obligatoria el uso de sistemas de bloqueos y advertencia para la
intervención de equipos y sistemas.

Verificación y Mantención de C. Sistemas Eléctricos

• Todo equipo de alumbrado eléctrico debe ser del tipo y capacidad calculada para su uso.

• Todo problema eléctrico que encuentre el personal, deberá informarlo inmediatamente al


Responsable de la Faena para que éste disponga su solución.

• Debe respetarse los avisos o cualquier otro dispositivo colocado en los interruptores de
máquinas que están en revisión o reparación
• Todo equipo debe tener una línea a tierra adecuada.

• Todas las herramientas eléctricas de mano deben tener una línea a tierra que debe verificarse
periódicamente para asegurar su efectividad.

• El operador que intervenga un circuito o equipo y que por necesidad de servicio debe
abandonarlo, debe colocar su tarjeta de seguridad en el equipo como forma de bloqueo.

• En las redes eléctricas deberá verificarse, por lo menos cada dos meses, el estado mecánico y
eléctrico de las instalaciones, los elementos de montaje de los conductores y soportes (grapas,
aisladores, conectores, amortiguadores, etc.), protecciones y conexiones a tierra.

• Todo switch que ha sido desconectado para reparar, limpiar, lubricar motores o maquinarias,
llevará la tarjeta de seguridad correspondiente con el nombre de la persona que está trabajando
en la línea.

• Ninguna persona podrá reparar, desarmar, abrir motores e intervenir en instalaciones eléctricas
si no está expresamente autorizado.

• El responsable de la faena debe mantener registro, tanto de las inspecciones, como del control y
mantenimiento de los equipos e instalaciones principales, y del personal autorizado para
intervenir en dichas instalaciones. Dichos registros deberán estar disponibles para la autoridad
correspondiente que lo requiera.

El personal de talleres deberá registrar e informar a los jefes y personal relacionados con el equipo
que intervienen, comunicando a éstos el término de su intervención.

• Se colocará letreros de advertencia, confeccionados de material no inflamable, en las


instalaciones que impliquen riesgos eléctricos, como: transformadores, interruptores, cajas de
empalmes y unidades de derivación.

• Las líneas y mallas a tierra deberán inspeccionarse a lo menos una vez al año, revisando
conductores y conexiones.

• En ninguna circunstancia se deberá trabajar en circuitos energizados en lugares donde se


almacena explosivos o la atmósfera sea inflamable.

• Para la reparación de motores o circuitos eléctricos accionados por un interruptor, éste deberá
estar completamente asegurado. Si el trabajo tiene que cumplirse en circuito energizado, deberá
tomarse todas las precauciones que esta clase de labor requiere.

• Se colocará letreros de advertencia, confeccionados de material no inflamable, en las


instalaciones que impliquen riesgos eléctricos, como: transformadores, interruptores, cajas de
empalmes y unidades de derivación.
• Se deberá instalar en superficie, equipos de interrupción general automática para desenergizar
todas las instalaciones, tanto del interior como del exterior de la mina, salvo los equipos de
ventilación.

3.- Red de Transmisión Eléctrica.

• La red eléctrica es la encargada de conducir la energía desde la estación de generación a los


lugares de consumo, y está constituida por cables conductores, cuyos diámetros tienen relación
con la distancia de transporte y la intensidad de la corriente.

Toda red deberá disponer de una malla a tierra, que permita evitar tensiones peligrosas entre
estructura, equipos y el terreno durante cortocircuitos, evitar descargas eléctricas peligrosas
durante condiciones normales de operación, y proporcionar un camino a tierra para las corrientes
inducidas, que deberá ser lo más corto posible. La instalación de una red deberá ser encargada a
un especialista.

DRENAJE DE MINAS

El estudio de los problemas de drenaje de minas tiene dos aspectos. El primero es el de mantener
condiciones adecuadas de trabajo tanto a cielo abierto como en subterráneo, para lo que es
frecuente la necesidad de bombeo de las aguas. Tal asunto no será tratado aquí por ser mucho
más de carácter interno a la operación que a sus impactos sobre el medio ambiente. El segundo
aspecto del drenaje en las minas es la gestión de las interferencias de la operación en la
hidrosfera. Esta gestión tiene normalmente los siguientes objetivos:

(i) minimizar la cantidad de agua en circulación en las áreas operativas;


(ii) reaprovechar el máximo de agua utilizada en el proceso industrial;
(iii) eliminar aguas con ciertas características para que no afecten negativamente la
calidad del cuerpo de agua receptor. Para alcanzar estos objetivos, la gestión incluye la
implantación y operación de un sistema de drenaje adecuado a las condiciones de
cada mina, además de un sistema de recirculación del agua industrial.

3.1. Concepción y dimensionamiento de sistemas de drenaje

Un sistema de drenaje tiene por objetivo proporcionar la recolección, transporte y


lanzamiento final de aguas de escurrimiento superficial de modo que la integridad de los
terrenos y las características de los cuerpos de agua receptores sean preservadas. De esta
forma, el drenaje tiene por objetivo el control de la erosión, la minimización de la colmatación
y la manutención de la calidad física y química de los cuerpos de agua receptores. Los
principales componentes de un sistema de drenaje, mostrados en la figura 2, son los
siguientes:
 una o más canaletas perimetrales implantadas en torno de la cava, de las pilas de
estéril, eventualmente de las cuencas de desecho y de las áreas de apoyo operativo,
con el objetivo de reducir la cantidad de agua de escurrimiento superficial que
penetra el área de operación;
 canaletas longitudinales instaladas en las áreas más susceptibles a la erosión tales
como taludes de corte en suelo, en las cavas, taludes de corte y de relleno de
caminos y, principalmente de pilas de estéril; son canaletas en general implantadas al
pie de los taludes y que recogen el agua que se escurre por ellos y por las cunetas;
 canaletas transversales instaladas conjuntamente con las longitudinales, conducen
las aguas recogidas en las cunetas hacia cotas inferiores;
 cajas de pérdida de energía, que tienen la función de disminuir la energía cinética de
las aguas que escurren por el sistema; están instaladas en la base de las canaletas
transversales;
 cuencas de decantación, instaladas en los puntos más aguas abajo de la mina, como
por ejemplo al pie de las pilas de estéril, con el objetivo de promover la
sedimentación de las partículas sólidas antes del lanzamiento de las aguas a los
cuerpos receptores.

EL BOTADERO EN MINERÍA

El material estéril extraído de la mina, debe ser dispuesto en lugares específicos y adecuados
para este fin, por lo que tendremos que definir las características de estos lugares.

Un buen lugar para un botadero lo constituirá el sector que cumpla de mejor manera todas las
exigencias para su habilitación, tanto técnicas como económicas, de las cuales podemos
mencionar las siguientes:

A. La distancia entre el punto de carga de los camiones en la mina y el lugar de descarga del
material estéril(o botadero) debe ser la mínima posible, por una razón económica, ya que el
rendimiento de los equipos de transporte es afectado por esta distancia.

B. El lugar donde se depositarán los escombros o estéril debe ser geológica y


geomecánicamente apto para ello, ya que la gran cantidad de material a depositar puede
generar siniestros geomecánicos en el sector mismo (hundimiento) o en sectores aledaños
(distribución de esfuerzos).

C. El sector elegido debe carecer de importancia económica en el presente y en un futuro, es


decir hay que comprobar la inexistencia de recursos utilizables en el sector (por ejemplo un
yacimiento con bajo interés económico hoy, pero que puede ser interesante en el futuro, o
una reserva importante de agua, etc.).
D. La utilización del sector elegido no debe significar un daño ambiental real o potencial, lo
cual se garantizaría con un adecuado estudio al respecto.

CREACION DE UN BOTADERO

1/ SE CREA UN PLANO TOPOGRÁFICO

2/ se genera un límite externo formando una nube que engloba los puntos del terreno.

En la geometría de un botadero también intervienen una serie de factores que debemos tener
en cuenta para la construcción de este:

COTA DE ENTRADA: estará en función de cota de los bancos que alimentaran con sus
materiales al botadero.

CAPACIDAD REQUERIDA: debe ser tal que sea capaz de recibir todo el material de los bancos
asociados al plan minero correspondiente.

LIMITES DEL BOTADERO: la forma que adoptara el botadero será en función de los limites que
se le impongan a este, pero también, se deben considerar las condiciones naturales que se
puedan estar presentando.

RECOMENDACIONES:

Un botadero deberá ser estable en el tiempo, no contaminar el medio ambiente además de


ser posible restablecer el paisaje y asegurar la reutilización del terreno para otros usos
(agrícolas, urbanos etc.).

En la actualidad los países desarrollados exigen un tratamiento mínimo el cual consiste en un


recubrimiento vegetal, de espesores no menores de 40cm, justificando las especies que
aseguran un crecimiento en las laderas.

MANTENIMIENTO DE UN BOTADERO:

Para evitar la situación descrita anteriormente, debemos atacar el punto crítico del asunto, la
compactación, ya que así podemos lograr que nuestro material suelto llegue a ser lo más
parecido posible aun material compacto, consiguiendo una mejor estabilidad global.

La compactación se puede realizar en función de los recursos con que se disponga, pero
generalmente se recurre al apoyo de equipos como los Bulldozers y wheeldozers, no siendo
muy común observar rodillos compactadores en estos sectores aunque la presencia de estos
sería de gran utilidad.

Otro punto importante que debemos destacar es que a pesar de que no se pueda lograr la
máxima compactación con los equipos en comparación a la compactación lograda por la
presión de los miles de toneladas sobre una capa de este mismo botadero, es de suma
importancia lograr uniformidad en la compactación realizada por los equipos, ya que mientras
más homogéneo sea el comportamiento de la densidad por niveles dentro del depósito, más
seguro se torna la operación sobre el botadero y se garantiza la estabilidad general de la pila
de material.

TALLERES MINEROS El diseño de un taller de reparaciones minero desde los puntos de vista de su
capacidad y las prestaciones para lograr la eficaz atención a un equipo de maquinaria minera
requiere la evaluación de los siguientes factores:

 Tamaño y naturaleza de la flota o de los equipos .


 b) Tipo de trabajo que se deberá realizar.
 c) Rendimiento y productividad del personal.
 d) Espacio y capital disponible.

El planeamiento y el diseño del taller afectan tanto a la inversión en el edificio, herramental y


utillaje como a la misma productividad o eficiencia. Por esto, es muy necesario estudiar los
factores anteriores tanto si es para la puesta en marcha de un proyecto minero, como si se trata
de un taller en funcionamiento en una mina que desea sustituir su flota de maquinaria. También
es recomendable estudiar periódicamente, con el taller en normal funcionamiento, dichos factores
porque la marcha del mantenimiento puede hacer reconsiderar algunos parámetros de partida en
el primitivo diseño. 19 No se debe olvidar, en este análisis, que lo que se pretende obtener de un
correcto planteamiento y diseño del taller es: ƒ

a) Un bajo costo de las reparaciones ƒ


b) Reducir al mínimo el tiempo empleado en ellas ƒ
c) Y obtener la máxima productividad o eficacia de la mano de obra, así como su mejor
formación práctica.

Por supuesto que puede variar la importancia de estos tres parámetros según la maquinaria que
consideremos, sin embargo, en la mayoría de los casos el tiempo de parada tiene una gran
importancia económica. El lugar donde se lleva a cabo el mantenimiento es denominado Taller y
pueden ser de cuatro tipos. El principal o fijo, el móvil, la estación de servicio y los talleres
exteriores o contratados

También podría gustarte