Está en la página 1de 3

Los sentidos del olfato y gusto gusto. Por lo tanto el sabor es el tra su diversidad.

(2-6) Hay quienes


son llamados sentidos químicos y resultado de los tres sentidos fun- sostienen que existen más de 200
se complementan con un terce- cionando en forma armónica (1). condiciones y 40 medicamentos
ro: el sentido químico común Por otra parte el olfato nos per- (7-9) capaces de producir trastor-
(SQC), representado básicamen- mite seleccionar lo que ingerimos nos olfatorios.
te por el V par craneal, trigémino. y respiramos; también nos relacio-
Este sentido es responsable de na con reflejos neuroendócrinos y Mecanismo
manifestaciones de tipo sómato- con el sistema límbico: emociones, Una forma de clasificar las causas
sensoriales como cosquilleo, conducta y memoria. Y no pode- es teniendo en cuenta el mecanis-
prurito, ardor, frescura, calor, do- mos olvidar mencionar a la función mo (3), dónde está el sitio de la le-
lor, pinchazo. Están presentes en propia del ser humano: la del pla- sión.
las mucosas ocular, nasal, oral, cer estético, manifestado en el
faríngea y laríngea superior. crecimiento de la industria del per- Conductivo
Ejemplos: la menta, la sentimos fume y alimentos (1). El hombre es Alteración en el transporte de los

Olfato
fría y no está fría, la pimienta la el único animal que se deleita con odorantes al epitelio olfatorio: flu-
sentimos caliente y no está ca- aromas y sabores. jo aéreo, estado de la mucosa na-
liente, las sustancias irritantes nos Ahora que sabemos porqué es sal y estado del mucus o moco que
producen prurito o ardor o dolor. importante tenerlos, veamos qué recubre el epitelio.

y
Las funciones quimiosensoriales pasa si los perdemos. Para ello se
están dadas por el olfato (I par) y hará un breve repaso de concep- Sensorial

Gusto
de esta manera podemos saber y tos clínicos, mecanismos y las di- Alteración del órgano sensorial, del
distinguir los diferentes olores ferentes etiologías. nervio olfatorio o I par craneal y ter-
sobre todo “suaves” o no irritan- Se llama anosmia a la pérdida minaciones del V par o trigémino.
tes o pungentes, y con el gusto total del olfato, hiposmia a la pér-
(VII, IX y X) podemos percibir el dida parcial, hiperosmia a la exa- Neural o central
dulce, salado, agrio y amargo, en cerbación del olfato y normosmia La afección está en el resto de la
la clínica diaria éstos los pode- a la actividad normal. El gusto: vía, desde el bulbo hasta los cen-
mos evaluar, no así un quinto ageusia, hipogeusia, normogeusia. tros en los lóbulos temporal y
gusto: umami y hasta un sexto: También están las alteraciones frontal y sistema límbico.
graso: de la escuela japonesa. cualitativas o distoesiones: disos-
Un concepto importante es di- mias y disgeusias: en presencia de Psicógeno
ferenciar gusto de SABOR: éste es- estímulo se llama parosmia o tro- Pueden ser ilusiones, alucinacio-
tá dado en un 80 % por el olfato: posmia y en ausencia de estímulo nes, memoria sensorial anormal o
nos deleitamos sintiendo el aroma fantosmia. Para el gusto: parageu- la llamada pseudodisosmia psicó-
de lo que ingerimos tanto a nivel sia o fantageusia. gena que puede ser voluntaria en
ortonasal como retronasal. El 20 % la simulación e involuntaria en la
restante lo da el gusto que se enri- Principales causas histeria.
quece con el SQC: sentimos textu- de alteraciones
---Dra. Graciela M. Soler 1, 2, 3 ras, astringencias, temperatura, del olfato Idiopático
viscosidad: sensaciones sómato- Con respecto a la etiología, lo re- No se encuentra causa orgánica u
sensoriales que complementan al portado en la literatura nos mues- otro indicio etiológico.

---Médica de Planta de la División Otorrinolaringología, Sector Rinosinusología,


Área de Olfato y Gusto, Hospital de Clínicas “José de San Martín”, Universidad de Buenos Aires.
---Docente de la 1ª Cátedra de ORL, Facultad de Medicina, Universidad de Buenos Aires.
---Miembro fundadora del Grupo de Estudio de Olfato y Gusto (GEOG) de Argentina, FASO.

6---Noviembre 2011 Noviembre 2011---7


CCCRC: toma de Umbrales. CCCRC: Identificación de Olores. AST: Alcohol Sniff Test en niños. TOGS (Test de olfato Graciela Soler) 2, TOGS 1: en niños.
en adultos.

Test CCCRC o test de Connecticut


elaborado en el Hospital de Clínicas,
Universidad de Buenos Aires.

Clasificación general nadotrófico con anosmia o hipos- res, (16). Existen además test bre- estos sentidos, como: alergología,
mia; enfermedades neorodegene- ves como el AST: Alcohol Sniff Test, neurología, endocrinología, psico-
“...los pacientes sufren y en algunos casos
Se trata de agrupar las patologías
más características del sentido del rativas como Parkinson y C. Murphy y T. Davidson, San Die- logía. se aíslan al no poder sentir sus propios
Tratamiento. Una vez realizado
olfato, con porcentajes que coin- Alzheimer; presbiosmia (1); patolo- go, California (17), tests para niños:
el diagnóstico se indica el mejor
olores: sudor, aliento, etc. y viven
ciden en casi todos los Centros gías psiquiátricas como esquizo- Richman y colaboradores (18, 19),
Médicos dedicados a la atención frenia, depresión, alcoholismo TOGS 1 y 2: G. Soler y col. (20, 21). tratamiento: el de la causa. Se pue- pendientes de la higiene corporal.
de pacientes con trastornos del ol- crónico; entidades psicológicas (1). Todos ellos están basados en el de utilizar medicamentos, cirugía, Otros se deprimen o se angustian
fato de EEUU, de la siguiente ma- Se nombran una gran cantidad de proceso de identificación de olo- vacunas. En otros casos psicotera-
nera (10-2-5, 8): fármacos (3, 12) como involucra- res: proceso no sencillo y que de- pia y en otros, técnicas de rehabi- por haber perdido la capacidad de disfrutar
1. Rinosinusopatías (RSP) —> 15- dos en las alteraciones de estos be reunir ciertos requisitos, según litación olfatoria: ejercicios con un aroma o el deleite de una buena
sentidos químicos. W. Cain (22): el aroma presentado olores para aprender un nuevo
25%
Diagnóstico. Además de la his- debe ser familiar para los sujetos, lenguaje oloroso o estimular a las
comida o bebida.”
2. Pos URI (upper respiratory in-
fection) —> 20-26%, 32% (11) toria clínica detallada y minuciosa éstos deben tener una clara aso- neuronas ya que se ha comproba-
3. Pos traumatismo de cráneo — que se debe realizar en estos pa- ciación entre el olor y su nombre y do su capacidad de respuesta a los
> 5-10% cientes hay que confirmar el défi- si notamos que hay duda para mismos (23).
4. Exposición a sustancias tóxi- cit: parcial o total del olfato y del identificar un olor se debe ayudar Consideraciones finales. Cada
gusto. Para el olfato hay varios al sujeto. paciente es diferente, cada causa pacientes con anosmia hasta aho- na comida o bebida, el no poder
cas —> < 5%
tests o métodos olfatométricos u Para el gusto no hay tests estan- es diferente y la conducta médica ra irreversible. sentir el olor de la pareja o el bebé
5. Idiopático —> 17-22%
olfatometrías. Los más conocidos darizados y en general lo que se se adaptará a cada caso en parti- La importancia de perder el ol- o un desayuno compartido. Algu-
6. Otros.
son: UPSIT: University of Pennsyl- realiza es una evaluación clínica cular. Lo ya explicado es lo que se fato y el gusto: los pacientes sufren nos sufren o temen sufrir acciden-
Con respecto a este último pun-
vania Smell Identification Test, Dr. con los 4 estímulos básicos (dulce, está realizando en el mundo. Que- y en algunos casos se aíslan al no tes dentro y fuera del hogar al no
to podemos mencionar una rica
R. Doty y colaboradores (13), salado, agrio y amargo) en con- dan muchas cosas por hacer y por poder sentir sus propios olores: su- poder darse cuenta de escapes de
variedad de entidades nosológicas
CCCRC: Connecticut Chemosen- centraciones supraumbral. ofrecer a los pacientes con altera- dor, aliento, etc. y viven pendien- gas, de que algo se quema o hay
que pueden alterar los sentidos del
sory Clinical Research Center, Dr. También podemos realizar estu- ciones del olfato. La investigación tes de la higiene corporal. Otros se un incendio hasta no ver el humo o
olfato y gusto, a saber: anosmia
W. Cain y colaboradores (14, 15), dios complementarios: laborato- y desarrollo de células madres en deprimen o se angustian por haber las llamas, miedo a ingerir alimen-
congénita, aislada o asociada a
Sniffen´Sticks, de la escuela Euro- rio, imágenes y consulta a diversas diferentes lugares del planeta es el perdido la capacidad de disfrutar tos en mal estado. Todo esto se re-
otros síndromes; Síndrome de
pea, Dr. T Hummel y colaborado- especialidades relacionadas con futuro más prometedor para los un aroma o el deleite de una bue- sume en mala calidad de vida y
Kallmann: hipogonadismo hipogo-
8---Noviembre 2011 Noviembre 2011---9
el diagnóstico y evaluación de las altera- olfactory function”. Physio Behav 1984;
ciones olfatorias”. Tesis doctoral. Facul- 32: 489-502.
tad de Medicina, Universidad de Buenos 14. Cain WS, Gen JF, Goodspeed RB,
Aires, 1987. Leonard G. “Evaluation of olfactory dys-
5. Goodspeed RB, Gent JF, Catalanot- function in the Connecticut Chemosen-
to FA. “Chemosensory dysfunction: Clin- sory Clinical Research Center”.
ical evaluation results from a taste and Laryngoscope 1988; 98: 83-88.
smell clinic”. Postgrad Med 1987; 81: 251- 15. Cain, WS. “Testing olfaction in a
260. clinical setting”. Ear Nose Throat J 1989;
6. Henkin RI, Talal N, Larson AL, Mat- 68: 316-328.
tern CFT. “Abnormalities of taste and 16. Kobal G, Hummel T et al (1996).
smell in Sjögren´s Syndrome”. Ann Intern Sniffen´sticks: screening of olfactory per-
Med 1972; 76: 375-383. formance. Rhinology, 34 (4): 222-6.
7. Scott, AE. “Clinical characteristics of 17. Davidson TM, Freed C, Healy MP,
taste and smell disorders”. Ear Nose Murphy C. (1998). Rapid Clinical Evalua-
Throat J 1989; 68: 297-315. tion of Anosmia in Children: the Alcohol
8. Seiden, AM. “The Initial Assessment Sniff Test. Ann N Y Acad Sci. 855: 787-92.
of Patients With Taste and Smell Disor- 18. Richman RA, Wallace K, Sheehe PR.
además estas alteraciones pueden ders”. En: Seiden, AM (ed.) Taste and Smell (1995). Assessment of an abbreviated
ser indicadores de otras patologías Disorders. Thieme, New York-Stuttgart: odorant identification task for children: a
serias, por ejemplo las neurodege- Department of Otorhinolaryngology- rapid screening device for schools and
nerativas: Alzheimer y Parkinson, y Head and Neck Surgery University of clinics. Acta Pediatr. 84: 434-7.
su diagnóstico es preciso realizar- Cincinnati, Ohio. Rhinology and Sinusol- 19. Richman RA, Post EM, Sheehe PR,
lo, como así también su tratamien- ogy. Diagnosis. Medical management. Wright HN. (1992). Olfactory perform-
to. Con estar informados acerca de Surgical Approaches. 1997; 4-19. ance during chilhood. I. Development of
los conceptos clínicos más sobre- 9. Smith, DV. “Taste and smell dysfunc- an odorant identification test for children.
salientes, como ya se ha explicado, tion”. En: Paparella MM, Shumrick DA, J Pediatr , 121: 908-11.
será suficiente para poder brindar Gluckman JL, Meyerhoff AA (ed.) Otola- 20. Soler GM, Kaimen de Terzián I, Nú-
una atención adecuada y conten- ryngology-Head and Neck Surgery Phila- ñez M. (2010). El olfato en los niños: test
ción de estos pacientes. delphia: WB Saunders. 1990; (3). de identificación de olores. Revista de la
10. Deems DA, Doty RL, Settle RG, et F.A.S.O., Año 17- Nº 2, 33-39.
al. “Smell and taste disorders, a study of 21. Soler GM, Núñez M. (2010). Test
Bibliografía: 750 patients from the University of Penn- simple de identificación de olores. Artícu-
1. Soler GM. (2009). Evaluación clínica del sylvania Smell and Taste Center”. Arch lo Original. Revista Anales Otorrinolarin-
sentido del olfato. 1ª ed. Rosario, Argen- Otolaryngol Head Neck Surg 1991; 117: gológicos del Perú, Indexada en
tina: Corpus Libros Médicos y Científicos, 519. LATINDEX. Vol. 16 N° 3, (199-212) 2010.
2009. 11. Leopold DA, et al. “Clinical catego- Arequipa, Perú.
2. Delaney P, Henkin RI, Satterly RA, et rization of olfactory loss”. Chemical Sen- 22. Cain WS. (1979). To know with the
al. “Olfactory sarcoidosis: report of five ses 1988; 13 (4): 708. nose: keys to odour identification. Sci-
cases and review of the literature”. Arch 12. Physicians´ Desk Reference. ence 203, 467-470.
Otolaryngol 1977; 103: 717. Toronto: Thomson, 2005. 23. Hummel T, Rissom K, Reden J,
3. Feldman JI, Wright HN, Leopold DA. 13. Doty RL, Shaman P, Dann M. “De- Hähner A, Weidenbecher M, Hüttenbrink
“The Inicial Evaluation of Dysosmia”. Am J velopment of the University of Pennsyl- KB. “Effects of olfactory training in pa-
Otolaryngol. 1986; 4: 431-444. vania Smell Identification Test: A tients with olfactory loss”. Laryngoscope.
4. García Medina, MR. “Métodos para standardized microencapsulated test of 2009 Mar; 119(3):496-9.
10---Noviembre 2011