Está en la página 1de 4

Matemática financiera

Ir a la navegaciónIr a la búsqueda

Las matemáticas financieras se pueden dividir en dos grandes bloques de operaciones


financieras que se dividen en operaciones simples, con un solo capital, y complejas, las
denominadas rentas, que involucran corrientes de pagos como es el caso de las cuotas de un
préstamo.

Se entiende por operación financiera la sustitución de uno o más capitales por otro u otros
equivalentes en distintos momentos de tiempo, mediante la aplicación de una ley financiera.
La ley financiera que se aplique puede ser mediante un régimen de interés simple cuando los
intereses generados en el pasado no se acumulan y, por tanto, no generan, a su vez, intereses
en el futuro. Los intereses se calculan sobre el capital original.

Si se trabaja en un régimen de capitalización compuesta los intereses generados en el pasado


sí se acumulan al capital original y generan, a su vez, intereses en el futuro (los intereses se
capitalizan). Según el sentido en el que se aplica la ley financiera existen operaciones de
capitalización: cuando se sustituye un capital presente por otro capital futuro y de
actualización o de descuento: cuando se sustituye un capital futuro por otro capital presente.

Básicamente, las matemáticas financieras estudian las tasas de interés.1 Implícitamente están
incluidos los estudios de créditos, inversiones, capitalizaciones y, en general, el desarrollo de
las operaciones financieras.2 La tasa de interés es la relación que existe entre la cantidad de
dinero pagado o recibido y la cantidad de dinero utilizado, es decir, la relación existente entre
la utilidad y la inversión, mostrada en términos de porcentaje.

Las matemáticas financieras son un conjunto de métodos matemáticos que permiten


determinar el valor del dinero en el tiempo.3

Índice

1 El valor del dinero en el tiempo

2 El interés simple, valor presente y valor futuro

3 Interés compuesto

4 Temas básicos de las matemáticas financieras

4.1 Herramientas matemáticas

5 Referencias

6 Bibliografía

El valor del dinero en el tiempo


El supuesto básico en las matemáticas financieras es que el dinero pierde su valor en el
tiempo. Esto significa que una cantidad determinada que se recibirá en el futuro vale menos
que la misma cantidad en el presente. Muchos creen que las diferencias en el valor del dinero
en diferentes momentos del tiempo se deben a la inflación y la subsecuente pérdida del poder
adquisitivo. Incluso si no hubiera inflación, el dinero futuro valdría menos que el presente. Esto
se debe a la preferencia de los consumidores por el consumo corriente contra el consumo
futuro y la posibilidad de invertir los recursos en proyectos que tienen un rendimiento real.3

El interés simple, valor presente y valor futuro

En el método de interés simple, el interés se calcula siempre con base en el valor inicial (capital
que se invierte). Así, en cada periodo, el interés es igual al valor inicial multiplicado por la tasa
de interés.3

Los elementos que intervienen en una operación de interés simple son:4

{\displaystyle C} C es el capital que se invierte

{\displaystyle t} t es el tiempo o plazo

{\displaystyle M} M es el monto, equivalente al capital más los intereses

{\displaystyle i} i es la tasa de interés

Por lo cual,

{\displaystyle M=C(1+it)} {\displaystyle M=C(1+it)}

que es la ecuación del interés simple.

En la ecuación anterior, entendemos al monto como valor futuro, por ser la cantidad de dinero
que alcanzará una inversión en alguna fecha futura al ganar intereses a alguna tasa simple. Por
otro lado, valor presente es un mecanismo de valoración de activos; su cálculo consiste en
descontar el flujo futuro a una tasa de rentabilidad ofrecida por alternativas de inversión
comparables, por lo general denominada costo de capital. Así, el valor presente equivale al
capital invertido, por lo que puede ser estimado con la siguiente ecuación:
{\displaystyle C={\frac {M}{1+it}}} {\displaystyle C={\frac {M}{1+it}}}

Interés compuesto

El dinero y el tiempo son dos factores que se encuentran estrechamente ligados con la vida de
las personas y de los negocios. Cuando se generan excedentes de efectivo, se ahorran durante
un periodo determinado a fin de ganar un interés que aumente el capital original disponible;
en otras ocasiones, en cambio, se tiene necesidad de recursos financieros durante un tiempo y
se debe pagar un interés por su uso. En periodos cortos por lo general se utiliza, como ya se
vio, el interés simple. En periodos largos, sin embargo, se utilizará casi exclusivamente el
interés compuesto.4

En el interés simple el capital original sobre el que se calculan los intereses permanece sin
variación alguna durante todo el tiempo que dura la operación. En el interés compuesto, en
cambio, los intereses que se generan se suman al capital original en periodos establecidos y, a
su vez, van a generar un nuevo interés adicional en el siguiente lapso. En este caso se dice que
el interés se capitaliza y que se está en presencia de una operación de interés compuesto.4

Si a los elementos

Los elementos que intervienen en una operación de interés compuesto son:

{\displaystyle C} C es el capital que se invierte

{\displaystyle t} t es el tiempo o plazo

{\displaystyle M} M es el monto, equivalente al capital más los intereses

{\displaystyle i} i es la tasa de interés

{\displaystyle n} n es el periodo de capitalización

Por lo cual,

{\displaystyle M=C(1+i)^{nt}} {\displaystyle M=C(1+i)^{nt}}


donde el tiempo (t) y los periodos "llevan el mismo apellido", o sea, si la tasa de interés es
semestral, los periodos son semestrales; que es la fórmula del monto a interés compuesto.