Está en la página 1de 9

Facultad de estudios ciencias ingeniería de minas

Curso:

Físico Química

Tema:

Proceso de fundición

Docente:

Julián Ricardo Diaz Ruiz

Alumno:

Grados Marquina Walter Alexander

código:

2016113811

13 de junio de 2018
Introducción
A diferencia de los compuestos, una mezcla está formada por la unión de sustancias en
cantidades variables y que no se encuentran químicamente combinadas. Por lo tanto, una
mezcla no tiene un conjunto de propiedades únicas, sino que cada una de las sustancias
constituyentes aporta al todo con sus propiedades específicas.
Las mezclas están compuestas por una sustancia, que es el medio, en el que se encuentran
una o más sustancias en menor proporción. Se llama fase dispersante al medio y fase
dispersa a las sustancias que están en él.

De acuerdo al tamaño de las partículas de la fase dispersa, las mezclas pueden


ser homogéneas o heterogéneas

Clasificación de reacciones:

Catalizadores homogéneos:

Se habla de reacciones homogéneas cuando tanto reactivos y productos se encuentran en el


mismo estado físico, es decir solo se distingue una sola fase. Sin embargo, si entre las
sustancias que intervienen en la reacción se distinguen varias fases o estados físicos, se
habla de reacciones heterogéneas.
Ejemplos de equilibrio Homogéneo:
2NO (g) + O2 (g) ---> 2NO2 (g)
Ejemplos de equilibrio Heterogéneo:
CaCO3 (s) ---> CaO (s) + CO2 (g)

Reacciones simples:
En primer lugar, cuando las sustancias reaccionan para formar productos, suele resultar
sencillo decidir, por su estequiometria, si la reacción es simple o múltiple, sobre todo si se
conoce la estequiometria a más de una temperatura.
Decimos que la reacción es simple cuando el transcurso de la misma se puede representar
por una sola ecuación estequiométrica y una sola ecuación cinética.
Reacciones múltiples:
Tenemos reacciones múltiples cuando para representar los cambios observados se necesita
más de una ecuación estequiométrica, necesitándose entonces más de una expresión
cinética para seguir las variaciones de la composición de cada uno de los componentes de la
reacción.
Reacciones elementales:
Por el contrario, una reacción elemental es aquella que no se puede descomponer en etapas
más sencillas. La ecuación cinética de una reacción elemental depende de la concentración
de todos y cada uno de sus reactivos, y sólo de ellos, y los órdenes parciales coinciden con
los coeficientes estequiométricos de cada componente. De hecho, en el caso de reacciones
elementales se habla de molecularidad y no de orden de la reacción.

INFLUENCIA DE LA TEMPERATURA EN LAS VELOCIDADES DE


REACCIÓN
Las velocidades de la mayoría de las reacciones químicas aumentan con la
temperatura debido a que la constante de velocidad aumenta al elevarse la
temperatura.
La influencia de la temperatura en las velocidades de reacción ocurre como
consecuencia del efecto que ejerce la temperatura en las constantes de velocidad.
Este efecto se estudia mediante la ecuación de Arrhenius, k = A exp (-Ea/RT). Los
aspectos más importantes en relación con esta ecuación son:
-El significado de cada uno de los parámetros de esta ecuación. Unidades
-Valores numéricos frecuentes.
-Forma gráfica de uso de la ecuación para obtener la energía de
activación.
-Validez de la ecuación para constantes experimentales
-Discusión sobre el carácter empírico y su relación con modelos cinéticos.
La velocidad de una reacción es afectada por varios factores:
− Naturaleza de los reactantes,
− Su concentración,
− La temperatura,
− El medio en el cual se lleva a cabo la reacción,
− presencia de catalizadores.
− Características estructurales:
O el ángulo, la longitud y la energía de los enlaces involucrados en el
proceso de reacción, o el número de enlaces que se rompen durante la reacción,
Catalizadores heterogéneos: se encuentran en una fase diferente a la de los reactivos (catalizador
en fase sólida y los reactivos en fase líquida o gas)

Sólido- Fluido:

Se denomina reacciones sólido-fluido a las reacciones heterogéneas en las que un gas o un líquido
se ponen en contacto con un sólido, reaccionan con él, y lo transforman en producto.

Las partículas sólidas no cambian de tamaño durante la reacción cuando contiene gran cantidad de
impurezas, que quedan adheridas como ceniza, o si se forma un producto material consolidado de
acuerdo con las reacciones correspondientes. Sin embargo, las partículas disminuyen de tamaño
durante la reacción cuando se forma ceniza no adherente o un producto material no consolidado.

Fluido- Fluido:

Las reacciones heterogéneas fluido-fluido son muy frecuentes en la industria química y tienen por
objetivo la síntesis de determinados compuestos o la separación de un producto determinado o
simplemente obtener una mayor selectividad respecto a un determinado componente.

Ejemplos de reacciones gas-liquido: oxidaciones, hidrogenaciones, halogenaciones,


hidrohalogenaciones, eliminaciones de monóxido y dióxido de carbono, etc. Como ejemplos de
líquido-liquido: figuran la hidrolisis y la saponificación de esteres, alquilación de compuestos
orgánicos, sulfonación y nitración de aromáticos.

Sólidos-Sólidos:

En estos casos la reacción es no catalítica, esto es debido a que la estructura de los sólidos es
rígida, por lo que dificulta el proceso de difusión.

Gas líquido:

El objetivo habitual es la obtención de un determinado producto, como por ejemplo un


hidrocarburo clorado tal como el clorobenceno, obtenido por reacción entre el cloro gas y el
benceno líquido.

En otras ocasiones, el líquido es simplemente el medio de reacción, que puede contener, o no, un
catalizador, y los reactantes y productos son todos gaseosos.

En otros casos el objetivo es separar un componente de una mezcla gaseosa como el CO2
mediante su absorción en un líquido. En este caso, aunque podría utilizarse agua pura para la
absorción del CO2, si se utiliza una disolución alcalina de hidróxido sódico, carbonato potásico, o
de etanolaminas, tanto la capacidad, como la velocidad de absorción del líquido, aumentan
considerablemente debido a la reacción química del CO2 con el álcali presente en la fase líquida.

Gas solido:

Reacciones en las que las partículas sólidas no experimentan un cambio de tamaño Reacciones que
dan origen a productos sólidos Reacciones con una concentración elevada de sólidos inertes.

Reacciones en las que las partículas sólidas cambian de tamaño Reacciones que conducen a la
formación de productos gaseosos (tamaño de partícula decreciente) Reacciones que conducen a la
formación de un producto sólido (tamaño de partícula creciente)
Ecuaciones de velocidad integradas: reacciones de primer orden, segundo
orden y orden cero

Las reacciones de orden cero:

Consideremos la reacción

a A + b B + ... → d D + e E + ...

La reacción de orden cero (´ordenes parciales y total nulos) sigue una ecuación de la forma:

Separando las variables:

e integrando entre las condiciones de partida ([A]0) y las correspondientes a un tiempo arbitrario t
([A]t ≡ [A]):

La ecuación integrada de una reacción de orden cero queda


[A] = [A]0 − a k t

Las reacciones de orden uno:


La reacción de orden uno en el reactivo A (´ordenes parciales en A y total iguales a uno) sigue una
ecuación de la forma:

Separando las variables:

e integrando entre las condiciones de partida ([A]0) y las correspondientes a un tiempo arbitrario t
([A]t ≡ [A]):

La ecuación integrada de una reacción de orden uno en A queda

Las reacciones de orden dos:


La reacción de orden dos en el reactivo A (´ordenes parciales en A y total iguales a dos) sigue una
ecuación de la forma:

Separando las variables:

e integrando entre las condiciones de partida ([A]0) y las correspondientes a un tiempo arbitrario t
([A]t ≡ [A]):

La ecuación integrada de una reacción de orden dos en A queda

Comparación de las reacciones de distintos órdenes:


Si se tiene una idea de la dependencia funcional de la ecuación de velocidad, se puede determinar
la constante de velocidad a partir de medidas de la concentración de las especies a lo largo del
tiempo.

Para ello, se ajustan los pares de valores ([A]t ,t) a la forma funcional de la ecuación integrada.

El problema se reduce a un ajuste lineal si se elige de manera apropiada la variable dependiente en


cada caso: