Está en la página 1de 50

LECCIÓN 1:

LA TAREA MINISTERIAL

INTRODUCCIÓN
La iglesia Apostólica de la Fe en Cristo Jesús declara en el punto doctrinal
“El Cuerpo ministerial” que: Para el desempeño del ministerio oficial de la iglesia, Dios
llama a cada persona, y que el Espíritu Santo confiere a cada ministro la facultad de servir a
la iglesia en distintas capacidades y con distintos dones, cuyas manifestaciones son todas
para la edificación del cuerpo de Cristo (Ro.12: 6-8, 1 Co. 12:5-11, Ef. 4:11-12)

De igual forma, expresa: “Que aunque el llamamiento al ministerio es de origen divino, La


Palabra de Dios contiene suficientes enseñanzas sobre los requisitos que debe llenar la
persona que vaya a servir en el ministerio, y que corresponde a los gobiernos eclesiásticos
organizados examinar a los candidatos al ministerio y determinar cuando son dignos de
aprobación, y la tarea a que se deben dedicar” (Hch 1:23-26; 6:1-3; 1Tim 3:1-10; 4:14;
Tito 1:5-9)

Con estas declaraciones, se puede concluir que el candidato a ministro es llamado por Dios,
equipado por el Espíritu Santo y acreditado por la iglesia a fin de que ejerza su ministerio
en las áreas asignadas y para la edificación del cuerpo de Cristo.

MEDITEMOS

No estaba llamado

En cierta ocasión colaboré en un servicio de ordenación. Al candidato se le hizo la siguiente


pregunta ¿Ha sido usted llamado por Dios”, el interrogado se ruborizó, tartamudeó, miró
como si un oficial de tránsito le hubiera entregado una boleta por haber cometido una
infracción, tragó saliva, y dijo: “Dispense usted “¿Qué me decía?”. El interrogador
escogido por la asamblea procuró ser bondadoso, y le preguntó “¿Por qué desea usted
entrar en el ministerio?, a esto respondió el candidato al ministerio:
“Bien….pues….este….es una posición respetable; y yo creo que puedo hacer algo bueno”.
El interrogador le dirigió una sonrisa para animarlo a que continuara, y prosiguió el
candidato: “Mi pastor me asegura que uno tiene una vida protegida por Dios muy
agradable, de cultura, de asociación con la mejor clase de gente y con los mejores libros.
Yo siempre he deseado una vida de incesantes variedades con un sueldo asegurado.

Vocación y Ética ministerial II Nivel 1


PASO 1
MINISTRO Y MINISTERIO
Las palabras ministro y ministerio se derivan del latín minister, del griego diaconos y
diaconía que significa sirviente o criado, incluso ayudante. En el Antiguo Testamento en el
libro de Éxodo (24:13) se dice que Josué ere “servidor-mesaret en hebreo de Moisés. El
título de servidor comúnmente se designada a los sacerdotes, quienes eran ministros de
culto, mediadores entre Dios y el pueblo, mediadores como en su tiempo lo fueron los reyes
y profetas.

En el Nuevo Testamento, el evangelio de Marcos (10:42) presenta a Jesús como el Hijo del
Hombre que “No vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida por rescate de
muchos.” Este es el principio por el cual Jesús enseña e invita a sus discípulos a considerar
las funciones de su ministerio, no como un grado jerárquico o un beneficio personal, sino
como un digno servicio en favor de todos los demás.

En los tiempos de la naciente iglesia, la expresión diakonia se aplicó generalmente a


cuestiones materiales: como el servir, a las mesas, y recabar ofrendas para los pobres.
Posteriormente se emplea la palabra diakonos como un título para distinguir a quienes
sirven o ejercen algún ministerio especifico; obviamente constituido y guiado con el
propósito y la acción misma del Espíritu Santo.

Posteriormente, y no siendo la intención de crear y alentar una función meramente


administrativa y jerárquica, aparecen los ancianos –presbiteroi- (Stg. 5:14) quienes estaban
al frente de las comunidades judías y los obispos -episkopoi- quienes eran elegidos
cuidadosamente entre los presbíteros (Tito 1: 5- 9) para ser los vigilantes de enseñar y
preservar las responsabilidades del ministerio apostólico.

La delegación de funciones asignadas entre los miembros del pueblo de Dios, son el claro
ejemplo de la evolución y el perfeccionamiento de sus ministros y de los diversos
ministerios que desempeñan. De igual manera, con ello se asegura la estabilidad del
gobierno y servicio que se presenta en representación del gran sumo sacerdote Jesucristo.

ACTIVIDAD 1

Lee con atención Efesios 4: 11-16 y contesta las siguientes preguntas

¿Quién constituyó los ministerios en la iglesia

_________________________________________________________________________
_______________________________________________________________________

Menciona los 3 principales propósitos del ministerio quíntuple

_________________________________________________________________________
________________________________________________________________________
Vocación y Ética ministerial II Nivel 2
¿Cómo contribuyes con tu ministerio en la iglesia para conseguir la unidad en la fe y el
conocimiento de Cristo?

_________________________________________________________________________
________________________________________________________________________

¿Cuál es tu propuesta para que los miembros de tu iglesia afirmen su carácter?

_________________________________________________________________________
________________________________________________________________________

PASO II
PRINCIPALES TAREAS DEL MINISTRO

En los tiempos bíblicos el trabajo ministerial se interrelacionaba con una serie de


prioridades, éstas mismas deben de ser consideradas minuciosamente por los actuales
ministros de la iglesia. La disciplina se convierte entonces en el elemento esencial para
todas las tareas que el ministro realiza con Dios, con su familia, con los demás compañeros
de ministerio, con la iglesia y con la comunidad que le rodea.

La primera prioridad, y la que se constituye en el más grande mandamiento en la tarea


ministerial de todo ministro del cuerpo de Cristo, debe de ser la de relacionarse
intensamente con Dios, a fin de que crezca su alma en amor, su espíritu en intimidad, y su
cuerpo en obediencia y sujeción a todo lo establecido para él y su ministerio
(Mt. 22:37-38).

La segunda prioridad en la tarea de todo ministro debe de ser la de gobernar bien su


familia; con el propósito de que no caiga en descrédito, y en consecuencia pueda con
libertad exhortar y convencer a todos aquellos que se llegan a oponer a las enseñanzas
establecidas en la Palabra de Dios (Tito 1:6-9)

La tercera prioridad en toda tarea ministerial debe de ser la de crear y madurar sanas
relaciones con los demás compañeros en el ministerio, a fin de que se logre pulir el
carácter, fortalecer la fe y afirmar la vocación de él mismo y los demás ministros de la
iglesia (1 Tim. 4:6-16).

La cuarta prioridad en la tarea ministerial debe de ser la de otorgar un lugar nuevo a la


iglesia en la comunidad, con el propósito de que aquellos a quienes nunca se les ha hablado

Vocación y Ética ministerial II Nivel 3


de las buenas nuevas de Cristo, lo entiendan, lo reciban y vean las señales y milagros del
nuevo Reino (Ro. 15:20-21)

La quinta prioridad en la tarea ministerial debe de ser la de formar y perfeccionar a todos


los cristianos de su iglesia, a fin de que éstos alcancen la estatura de Cristo y consigan
ejercer su ministerio y demás capacidades espirituales de manera organizada y dinámica (
Ef. 4: 11-16).

La sexta prioridad en la tarea ministerial debe de ser la de reconciliar y vincular a la


personas de su comunidad con Dios, para que crean y alcancen el perdón de sus pecados, la
salvación de su alma y finalmente la vida eterna (Jn. 3:15).

ACTIVIDAD 2
Lee con atención los siguientes pasajes bíblicos y anota a continuación cual era el
ministerio y las tareas ministeriales que deberían de realizar los personajes aquí anotados.

Génesis 12, Abraham.

_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
________________________________________________________________________

Génesis 37, Josué

_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________

Isaías 6, Isaías

_________________________________________________________________________
________________________________________________________________________

Lucas 1, Juan el Bautista

_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
________________________________________________________________________

Vocación y Ética ministerial II Nivel 4


PASO III
SERVICIO DE JESUCRISTO

Servir en la iglesia a través de los ministerios no es una contribución propia que realice el
ministro, más bien es la acción que Dios realiza a través de sus siervos. Cuando alguien
piensa que ejerciendo su ministerio le hace un favor a la iglesia ha perdido la orientación de
su carrera ministerial. La humildad es el principal elemento de un ministerio próspero y de
éxito. Así lo creyó y expresó el apóstol Pablo en su segunda carta a los Corintios (3-5) “No
que seamos competentes por nosotros mismos para pensar algo como de nosotros mismos,
sino que nuestra competencia proviene de Dios” y además agregó que fue Dios mismo
quien los “hizo ministros competente” (3:6). Por tal motivo, todos los que sirven en la
iglesia se constituyen en siervos de Jesucristo.

El apóstol Pablo, regularmente daba testimonio de que él fue apartado para predicar el
evangelio que fue constituido apóstol, y que dichas distinciones confirmaban que él era
siervo de Jesucristo (Ro. 1:1); ser siervo de Jesucristo implicaba no subestimarse y no
querer ocupar los primeros lugares. En la actualidad hay quienes sueñan con entrar al
ministerio oficial, e incluso al de todos los santos para ser admirados, reconocidos, o tal vez
recompensados económicamente. Quienes piensan de esa manera caen en la tentación y son
fuertemente atados por los lazos de la ambición, de la codicia que llega a hundirlos en la
desgracia (1 Co. 6:19).

El mismo Señor Jesucristo es el mejor ejemplo de lo que es ser siervo; desde los inicios
hasta el final de su ministerio su sentir no fue el sentir de aquellos que se aferran a su zona
de confort, Él no encontró razón justificada para no involucrarse en la misión salvífica de la
humanidad. Él voluntariamente se despojó de su gloria, tomó la forma de un “hombre
siervo”, de un hombre sumiso a la voluntad de Dios, de un hombre dispuesto a llevar su
vida hasta las últimas consecuencias. Por tal motivo, el apóstol Pablo invita a todos los
servidores de la iglesia a que imiten el sentir que hubo en Cristo Jesús (Fil. 2:5).

ACTIVIDAD 3
Lee las siguientes oraciones expuestas por Jesús y escribe en tus propias palabras los
principios espirituales que encuentras en ellas (Jn. 13)

V 13 “Vosotros me llamáis Maestro, y Señor; y decís bien, porque lo soy”

_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
________________________________________________________________________
Vocación y Ética ministerial II Nivel 5
V 14 “Pues si yo, el Señor y el Maestro, he lavado vuestros pies, vosotros también debéis
lavaros los pies los unos a los otros”

_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_______________________________________________________________________

V 15 “Porque ejemplo os he dado, para que como yo os he hecho, vosotros también


hagaís”.

_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
________________________________________________________________________

V 16 De cierto, de cierto os digo: el siervo no es mayor que su Señor, ni el enviado es


mayor que él lo envió”

_________________________________________________________________________
________________________________________________________________________

V 17 “Si sabéis estas cosas, bienaventurados seréis si las hicieres”

_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________

CONCLUSIÓN
Las principales tareas del ministro y de su ministerio, se encuentran en los dos más grandes
y principales mandamientos de Dios: “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con
toda tu alma, y con toda tu alma, y con toda tu mente”, y amarás a tu prójimo como a ti
mismo”. Jesús precisamente dijo que de estos dos mandamientos dependía todo el
propósito de las enseñanzas de la ley y los profetas (Mt. 22: 36-40); por tal motivo, todas
las acciones de tu vida y de tu tarea ministerial deben de ser realizadas bajo el principio del
amor. Ten siempre presente que todo lo que hagas en la iglesia debe de ser hecho con
humildad, en el Nombre y en la fortaleza que concede a sus siervos el Señor Jesucristo.

Vocación y Ética ministerial II Nivel 6


LECCIÓN 2
LLAMADO, VOCACIÓN, MISIÓN Y
RESPUESTA
INTRODUCCIÓN:
El profeta Jeremías (1:5) dice que antes de que él fuera formado en el seno de su madre,
Dios ya lo conocía, ya lo había santificado y ya lo había designado como un profeta para las
naciones. Por su parte, el apóstol Pablo (2 Tim. 1:9), y expone que el Señor es quien salva y
llama con un llamamiento santo a todo hombre, y lo hace con un propósito establecido
antes de los tiempos de los siglos.

Estas declaraciones demuestran que Dios tiene anticipadamente un llamado, un plan y un


tiempo específico para cada individuo. Por tal motivo, el ministro llamado por Dios debe de
replantear en todo momento y circunstancia la orientación, la intención de sus acciones
durante toda su vida. Todo llamado requiere de madurez espiritual, sin ella, no se puede
responder eficazmente a la misión de transformar la desdichada condición humana a la
imagen de Cristo.

El llamado y la vocación se necesitan vivir sin ambigüedades. El ministro requiere de una


fuerte convicción para enfrentar todo tipo de angustias, aflicciones, prisiones, de injusticias
y de quebrantos que Dios mismo va acomodando en su vida y ministerio, a fin de cumplir
el propósito de salvar al hombre del pecado.

MEDITEMOS
Lo que soñó un predicador, por lo cual ya no quiso morir.
Un hombre soñó que repentinamente había muerto y había sido trasportado al cielo.
Estando en aquel mundo glorioso pensaba que estaba ahí porque lo merecía. De pronto
alguien vino a verlo, lo llevó a las almenas, y comenzó el dialogo siguiente:
-Ven. Voy a mostrarte una cosa: mira allá abajo. ¿Qué ves?
-Veo un mundo muy obscuro.
-Fíjate: a ver si lo conoces.
- Por supuesto; es el mundo de donde vine.
-¿Qué ves?
-Que los hombre allá están vendados, y muchos se dirigen a un precipicio.
- Bien, ¿Te quedarías aquí, a gozar del cielo, o volverás a la tierra con el objeto de dedicar
un poco más tiempo para hablarles a esos hombres acerca de este mundo?

Vocación y Ética ministerial II Nivel 7


El hombre que tuvo este sueño era un predicador que había estado desalentado, y al
despertar dijo: “Ya no quiero morir, sino trabajar.

PASO I
LLAMADO Y VOCACIÓN.
Lo que se conoce como vocación ministerial proviene de la palabra “vocare”, que significa
“llamar para hacer venir”. En el caso de vocación ministerial, se entiende como la gracia a
la iniciativa, al llamado que Dios realiza a todo creyente para que realice una tarea
específica durante su vida. El apóstol Pablo declara (Ef. 4:4) que la vocación ministerial
surge como respuesta a la esperanza de ser constituidos un solo cuerpo en Cristo. Además
agrega (Ef. 4:11) que el Señor mismo fue quien designó a unos con la vocación de
apóstoles, a otros con la vocación de profetas, a otros con la vocación de evangelistas, a
otros con la vocación de pastores y maestros.

Lo que se conoce como llamado proviene de la palabra “Kaleo”, que generalmente se usa
para “convocar o invitar” incluso para “destino”. Se puede entonces decir que el llamado o
llamamiento es la invitación que recibe el cristiano a vivir según el propósito de Dios. El
evangelista Marcos explica concretamente (3: 13-15) como Jesús llamó a sus discípulos. Él
dice que Jesús “subió al monte”, y llamó así a los que Él quiso; y vinieron a Él. A los doce
que convocó, no solo los llamó, sino que les aclaró su destino; ahora ellos se concretarían a
pasar su tiempo con Jesús, a ir a todo lugar a predicar, a hacer uso de la autoridad delegada
sanando enfermos y echando fuera demonios.

Jesús eligió a sus discípulos para que estuvieran con Él, y para que recibieran autoridad de
ejercer los ministerios de la predicación, de la sanidad y la liberación. Los discípulos con la
autoridad delegada no actuarían de manera robotizada; ellos tendrían que aprender a utilizar
al mismo tiempo su capacidad intelectual para aprender a ser oportunos al compartir el
evangelio. La vocación y el llamado de Dios no pervierten la identidad y las capacidades
del individuo, más bien las perfeccionan.

ACTIVIDAD 1
Lee, reflexiona, escribe y comparte con tus compañeros las respuestas de las siguientes
claves que ayudan a describir la Vocación Ministerial.

1. ¿Qué te gusta hacer


La respuesta tiene que ver con lo que produce satisfacción y realización personal, pero no
siempre lo que gusta hacer es lo que Dios tiene preparado para sus ministros.
_________________________________________________________________________
_______________________________________________________________________

Vocación y Ética ministerial II Nivel 8


2. ¿Qué sabes hacer?
La respuesta demostrará la potencialidad de las habilidades naturales, mentales, sociales y
espirituales que se poseen como personas. Pero, no significa que no se pueda aprender o
adquirir otras capacidades o habilidades
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_______________________________________________________________________

3. ¿Qué de lo gusta y sabes hacer produce bendición para los demás?


La respuesta busca resaltar el sentido y destino de la vocación ministerial de Dios, en el
cual se encuentra en el enriquecimiento espiritual y moral de los demás, aún sobre tu propio
beneficio personal.
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
________________________________________________________________________

PASO II
TODO LLAMADO Y VOCACIÓN CONLLEVA UNA MISMA
MISIÓN.
Toda vocación ministerial se distingue entre todas ellas; cada una representa un ministerio,
una historia, un propósito particular de parte de Dios. Sin embargo, el llamamiento y
vocación ministerial cualquiera que sea, conlleva la misma misión, y ésta es la de
reconciliar junto con Cristo al mundo para con Dios. Así lo presenta el apóstol Pablo,
cuando explica (2 Co. 15: 18-20) que Dios reconcilió en primer lugar a sus ministros
consigo mismo a través del ministerio de Cristo, y posteriormente les delega el ministerio
de la reconciliación. Por tal motivo, el ministro por voluntad divina se constituye en un
representante de Cristo, en un embajador que no debe de tomar en cuenta los pecados de los
hombres cualesquiera que éstos sean, sino que debe de rogarles en nombre de Cristo que
procuren reconciliarse con Dios.

Todas las actividades profesionales humanas se escogen, pero la vocación ministerial no.
Es muy interesante saber que el Señor es quien llama, y llama a quien Él quiere, cuando Él
quiere, donde Él quiere, como Él quiere y para cumplir con todo lo que Él quiere. Así los
expresa el mismo Señor en el evangelio de Juan (15:16): “No me elegisteis vosotros a
mí, sino que yo os elegí a vosotros, y os he puesto para que vayáis y llevéis fruto, y vuestro
fruto permanezca….” Estas palabras sin duda inquietaron en gran medida el corazón y la
mente de los discípulos, pero al mismo tiempo ponían fin a aquellas preguntas que

Vocación y Ética ministerial II Nivel 9


probablemente en ellos surgieron ¿Por qué a mí? ¿Para qué me eligió? Las respuestas eran
obvias “Yo os elegí, para que “llevéis fruto, y vuestro fruto permanezca”. De seguro había
otras personas que pudieron ser llamados por Jesús, pero Él sólo quiso escoger a esos doce.
Él sencillamente creyó que ellos podrían producir los resultados esperados.

Mucho se ha hablado de que Dios creó a todo ser humano y que lo constituyó con una
vocación especifica en el mundo; que le concedió dones y talento naturales que le
facilitarían su existencia, aún más cuando el hombre se convierte a Dios; es decir, que si
cree y acepte voluntariamente el llamado, Dios le reviste con una nueva naturaleza
espiritual a fin de que pueda cumplir la misión. Así lo registra el evangelio de Lucas (4:
18.19): “El Espíritu del Señor está sobre mí, por cuanto me ha ungido para dar buenas
nuevas a los pobres; me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón; a pregonar
libertad a los cautivos, y vista a los ciegos; a poner libertad a los oprimidos; a predicar el
año agradable del Señor.

ACTIVIDAD 2

Tomando como base lo que dice el evangelio de Mateo 28: 19-20, se elaboraron las
siguientes preguntas. Por favor lee, responde y comenta.

¿A qué lugares tiene que ir a predicar el evangelio?


_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________

¿Cómo harás discípulos?


_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________

¿Cuáles son las principales enseñanzas que Jesús dijo que se tenían que compartir?
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________

Vocación y Ética ministerial II Nivel 10


PASO III
LA RESPUESTA A LA VOCACIÓN Y AL LLAMADO DE
DIOS ES EL COMPROMISO
La respuesta que se espera de todo ministro cristiano, es que éste se defina y comprometa
firmemente ante Dios, quien es el que le llama, Él espera que sus ministros demuestren en
todo tiempo disponibilidad, y dicha disponibilidad debe de ser consciente, muy personal,
en completa libertad y sobre todo, de manera responsable. Un compromiso es un acuerdo
entre dos o más involucrados en un asunto, éste puede establecerse de manera voluntaria,
obligada, o de palabra. Cualquiera que sea la forma en la que se convenga, las partes
involucrada siempre tendrán que definirse con quien o quienes se han comprometido.

Cuando los judíos cuestionaron a un enfermo sobre quien le había sanado, Jesús dijo: “Mi
Padre hasta ahora trabaja, y yo trabajo” (Jn. 5:17). Con dicha afirmación se pone en
manifiesto el compromiso que existe entre Dios y su ministro. Un compromiso bien
definido como el de Jesús se enfoca en acciones como en propósitos específicos, y sobre
todo, en la disposición de enfrentar cualquier dificultad que se presente, sin llegar a
desprenderse del compromiso contraído. Parafraseando las palabras de Jesús, bien se puede
podría decir que todo creyente en Jesucristo tiene el compromiso con Dios, de que bajo
cualquier circunstancia no hará su propia voluntad, sino que hará siempre la del Señor.

La respuesta al llamado de Jesús que marcó radicalmente la vida de Pablo fue realmente
una pregunta: “Señor, ¿qué quieres que yo haga?” (Hch. 9:6). Es la pregunta que se hace
todo hombre que quiere comprometerse en el plan de Dios.

En la actualidad hay muchos que le hacen esa misma pregunta a Dios; pero al mismo
tiempo les surge internamente otra más complicada de responderse: ¿cómo se llega a
conocer la voluntad de Dios. En el caso del apóstol Pablo se observa como inmediatamente
recibe las indicaciones precisas para conocer la respuesta a ambas preguntas: “Y el Señor le
dijo: Levántate y entra en la ciudad, y se te dirá lo que debes hacer” (Hch 9:6). Con el
simple hecho de levantarse, de entrar a la ciudad y de escuchar atentamente lo que se le
dijera, Pablo ya estaba dando y a la vez conociendo la voluntad de Dios para su vida.

ACTIVIDAD 3
Lee con atención Éxodo 3-4:17, considera los detalles y responde a las preguntas

¿Cómo consideras que fue la respuesta de Moisés al llamado de Dios?


_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_______________________________________________________________________

Vocación y Ética ministerial II Nivel 11


¿Qué piensas cuando lees cada uno de los argumentos que presentó Moisés al llamado de
Dios?
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_______________________________________________________________________

CONCLUSIÓN
Dios espera que sus ministros asimilen el llamado, la vocación, la misión como la respuesta
que demanda el Reino de Dios; que no se conduzcan como viven los demás hombres; que
estén siempre dispuestos a cambiar su manera de ser y de pensar; que ellos no se dejen
impresionar por la negatividad y rebeldía de los ociosos; que sepan cual es la agradable y
perfecta voluntad de Dios para el mundo, para su prójimo y para él mismo. Si un hombre
elige a una mujer para unirse con ella en matrimonio, pero ella no corresponde a esa
amorosa elección, de seguro que no habrá boda. De igual manera pasa con Dios y los
hombres, si Dios los elige para que cumplan con la misión pero sencillamente deciden no
corresponder al llamado que se les hace, seguro se perderán la inigualable oportunidad de
recibir en su vida presente cien veces más, y después la vida eterna.

Vocación y Ética ministerial II Nivel 12


LECCIÓN 3:
LA VOCACIÓN DENTRO DEL PLAN DIVINO

INTRODUCCIÓN:
Desde la perspectiva de Dios, la vocación ministerial es el proyecto de vida; por tal motivo,
Dios toma la iniciativa de ejercer la vocación. En primer lugar, porque Él es quien llama; en
segundo lugar, porque Él es quien concede las capacidades y habilidades necesarias para
vivir; en tercer lugar, porque Él es el que concede la razón y la dirección del ministerio. El
hombre por su parte, escucha el llamado y acepta la invitación, y él responde
incondicionalmente y comprometidamente a Dios quien le llama.

El libro de Génesis (1:26-29) registra que el hombre desde el principio de la creación


estuvo dentro del plan de Dios. Las capacidades con las que fue creado, el lugar donde fue
establecido y los deberes determinados para su vida, son muestra de la importancia y la
trascendencia que tendrían todas las decisiones y acciones que ejecutara en obediencia a
Dios y en favor de la creación. Por otro lado, al recibir en su ser de la misma esencia divina,
se declara que el hombre recibe en primer lugar la vocación de ser hijo de Dios, y
posteriormente ser administrador representante de Dios en la creación.

MEDITEMOS:

De pintor a misionero
Un joven artista, pintor, cierto día hizo un precioso cuadro en el que represaba a una mujer
y a un niño perdidos en la noche, batallando con la tempestad.

Cuando se hallaba dándoles los últimos toques, su inspiración se había cambiado en una
profunda emoción, porque siendo cristiano, sus pensamientos eran: “ Yo estoy pintando
unas personas aquí perdidas, para alcanzar yo la gloria terrenal…..mejor sería que fuese en
pos de ellos, para conducirlos a su único Salvador, al cual desconocen”.

Dejando su estudio se ofreció como misionero para ir a África, pensando en el espantoso


estado de los pobres hijos del continente atormentado por cien enemigos. Y aquel joven
pintor se convirtió en el abnegado misionero obispo Tucker, de Uganda, cuya historia es
fuente de inspiración de amor a los perdidos.

Vocación y Ética ministerial II Nivel 13


PASO I
VOCACIÓN DECIDIDA AL CAMBIO
El plan de Dios necesita de una vocación decidida a renunciar a lo conocido por lo
desconocido. Abraham era un hombre de edad avanzada cuando recibió el llamado de parte
de Dios (Gn. 12: 1-3); él recibe la invitación de demostrar que cuenta con la vocación de
desligarse y apartarse de todo lo que le era conocido. Las palabras que escuchó en su
llamado no eran otras que aquellas que le impulsaban a irse de su tierra, es más, incluso a
irse de él mismo. Él tenía que alejarse por completo de su tierra, de sus parientes, de la casa
de su padre, e incluso de sus planes personales. En otras palabras….Abraham tenía que
salir de su zona de confort, tenía que dejar de hacer lo que hasta ese momento le era
conocido para hacer y poseer lo desconocido.

La respuesta de Abraham al llamado de Dios no podía estar motivada por un espíritu


errante y aventurero. Más bien, ésta tenía que estar causada por una terminante vocación al
cambio total, por una fuerte pasión a iniciar una nueva forma de vida. La costumbre y
modelo de vida de Abraham era idólatra; esta forma de vivir la había escogido por tradición
de su padre Taré y su abuelo Nacor (Jos 24:2). Dios llama a Abraham y le invita a dejar
atrás sus raíces y falsas tradiciones. Al parecer eso le quedaba muy claro, pero la duda que
en ese preciso momento necesitaba una respuesta era: ¿A que tenía que ir? Él no lo sabía,
pero lo que sí sabía, es que era una heredad, un lugar muy diferente al que él estaba
acostumbrado, una nueva tierra a la cual Dios le conduciría.

ACTIVIDAD 1
Por favor lee, reflexiona brevemente y responde las siguientes preguntas.

¿Por qué tendrás tú que obedecer el llamado de Dios?


_________________________________________________________________________
_______________________________________________________________________

¿Cuáles son las cosas que tú crees que te impiden obedecer a Dios?
_________________________________________________________________________
_______________________________________________________________________

¿Cuáles son los beneficios que recibirás si obedeces a Dios?


_________________________________________________________________________
________________________________________________________________________

Vocación y Ética ministerial II Nivel 14


PASO II
VOCACIÓN DE ATRAER PROMESAS DE BENDICIÓN.
El plan de Dios requiere de una vocación definida que atraiga promesas de bendición y que
éstas trasciendan a futuras generaciones. Abraham dejó lo que poseía para dar paso a una
nueva vocación de grandes bendiciones. Dios le prometió a Abraham varías y significativas
promesas (Gn. 12:1-3). Aunque él ya no era un joven, creyó que aún tenía el tiempo y la
fuerzas para comenzar una nueva y próspera vida.

La promesa de una gran nación a partir de Abraham. Abraham y su esposa Sara eran ya
ancianos y no tenían hijos; sin embargo, ellos por su obediencia al llamado de Dios se
constituyeron en portadores de la visión y misión de establecer y construir un gran pueblo
para Dios. Abram tenía 99 años cuando Dios le cambió su nombre por el de Abraham. Con
el cambio de nombre y con el nacimiento de su hijo Isaac se inauguraba el pueblo “hebreo”
de Dios (Jos. 24: 3). Hebreo por cuanto a que Abraham se le conocía en Canaán como uno
que había llegado de más allá del río.

La promesa de gozar bendición tras bendición. Abraham durante su recorrido a la tierra de


Canaán demostró poseer una vocación definida. Él se entregó completamente a la misión de
Dios, no dio lugar a la duda ni alteró su tiempo y esfuerzo con otras ocupaciones. Cambió
su vocación personal por la vocación de Dios. Por tal razón, Dios no dudó en cumplir la
promesa de bendecirle, engrandecerle, de hacerlo bendición, de bendecir a todos aquellos
que le bendijeran, e incluso maldecir a los que llegaran a maldecirlo. El llamado de
Abraham era específico pero no limitado, pues gracias a la obediencia su vocación atraería
bendiciones a él, a su familia y a las futuras generaciones de la humanidad.

La promesa de bendecir a todas las familias de la tierra. Abraham murió sin llegar a
recibir plenamente la herencia prometida, pero no porque él o Dios no cumplieran con su
parte del compromiso, sino porque la promesa hecha a Abraham era extendida a todas las
familias de la tierra. Dios le hace un llamado en lo particular a Abraham, pero este llamado
estaba ligado a un plan universal. El apóstol Pedro bien lo explicó a los israelitas cuando
dijo que la promesa hecha a Abraham, de que en su simiente serían benditas todas las
familias de la tierra, ésta tenía su cumplimiento en Jesús, el hijo de Dios, quien con su
muerte y resurrección bendeciría a todos los hombres que llegaran a convertirse de su
maldad (Hch. 3:13-15).

Vocación y Ética ministerial II Nivel 15


ACTIVIDAD 2
Lee los siguientes pasajes y explica la aportación que hace cada uno de los personajes
citados al plan de Dios.

Jueces 6, Gedeón.
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_______________________________________________________________________

Lucas 1-2, María


_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_______________________________________________________________________

Hechos 1:15-26, Matías


_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
________________________________________________________________________

PASO III
VOCACIÓN DE SUMISIÓN
La sujeción incondicional a Dios es el asunto principal del judaísmo. El libro de Génesis
(22: 1-14) describe cómo Dios puso a prueba a Abraham. La prueba consistía en descubrir
si Abraham temía a Dios, y si estaba dispuesto a entregar lo más valioso que poseía. Dios le
dio la precisa indicación de tomar a su hijo e ir a la región de Moria, en donde se le
indicaría el lugar del sacrificio. Al día siguiente, Abraham se levantó muy temprano,
preparó un burro, cortó leña, tomo dos siervos y emprendió el camino al encuentro con
Dios que demanda sacrificio vivo. Al tercer día de camino concluye la primera etapa de la
prueba; Abraham a lo lejos descubre el lugar del sacrificio.

Durante el camino, Abraham iba un tanto a la expectativa sujeto a la voz de Dios. En la


segunda etapa de la prueba. Abraham tenía que continuarla sólo con su hijo Isaac, por tal
motivo, les dio la indicación a sus siervos de que se quedarán en ese lugar y cuidaran el
asno. Él puso la leña sobre su hijo Isaac, tomó el fuego, el cuchillo y continuaron solos el
camino. Pero Isaac notó que faltaba el cordero para el holocausto e inmediatamente
cuestionó a su padre sobre el asunto. Abraham en medio de la prueba da muestra de su
verdadera vocación, y antes de dar el siguiente paso con su hijo les declara a sus siervos lo

Vocación y Ética ministerial II Nivel 16


que a continuación habría de suceder: “Yo y el muchacho iremos hasta allí y adoraremos y
volveremos a vosotros”.

Abraham en la última etapa de la prueba demuestra una vez más su determinante vocación
de cumplir la voluntad de Dios; él erige un altar para celebrar el sacrificio, pone la leña
sobre el altar, ata a si hijo Isaac y lo coloca sobre la leña para sacrificarlo. Sin duda que en
estos precisos momentos los pensamientos de Abraham estaban envueltos en un fuerte
deseo: “complacer a Dios”. Así fue como tomó el cuchillo, levantó su brazo para sacrificar
a Isaac, quien era el hijo de la promesa. Inmediatamente el Ángel del Señor interviene y le
dice: “No pongas tu mano sobre el muchacho ni le hagas ningún daño. Ahora sé que temes
a Dios porque no me has negado ni siquiera a tu único hijo”

Abraham había pasado la prueba, había demostrado ser el hombre indicado no sólo para
impactar la vida de Isaac con su temor a Dios, sino la vida de un pueblo, y posteriormente
la de la toda la humanidad. La vida de Abraham estaba lista para servir de inspiración a
Isaac, quien había sido testigo presencial de la vocación de su padre y de cómo Dios le
había concedido el deseo de su corazón cundo le dijo: “Dios te proveerá de cordero para el
holocausto, hijo mío” Abraham descubrió que “a sus espalda estaba un carnero trabado
en un zarzal por sus cuernos; y fue Abraham y tomó el carnero y lo ofreció en holocausto
en lugar de sus hijo”

ACTIVIDAD 3
De acuerdo a Génesis 22:3 describe algunos de los pasos que dio Abraham a fin de
obedecer la voluntad de Dios, y que te pueden ayudar a orientar tu propia vocación
ministerial.
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
________________________________________________________________________

Reflexiona a continuación en los siguientes pasajes y escribe la importancia que tuvieron


esos eventos particulares de la prueba de Abraham para el pueblo de Israel.

Génesis 22:2, 2 Crónicas 3:1


_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_______________________________________________________________________

Vocación y Ética ministerial II Nivel 17


Génesis 22:13, Éxodo 12:21-28
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________

Génesis 22:17-18
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________

CONCLUSIÓN:
Dios ha establecido desde el inicio un plan para su creación. En dicho plan de encuentra
indudablemente el hombre, quien debe de poseer una verdadera vocación, la cual debe de
ser una vocación decidida al cambio, de atraer promesas de bendición y sujetarse
incondicionalmente a Dios. En la actualidad todo creyente…de la misma manera que
Abraham, debe de tener la propia experiencia de descubrir la vocación de cambiar lo
conocido por lo desconocido; que Dios trabaja en base a la confianza, que Dios solo pide
obediencia y que durante el camino que sea necesario recorrer, Él se encargará de irle
revelando las tareas y bendiciones correspondientes a su vocación decidida al cambio.
Abraham fue reconocido por su fe, él aceptó la misión de acercar el Reino de Dios a toda la
humanidad.

Vocación y Ética ministerial II Nivel 18


LECCIÓN 4:
CÓMO LLAMA DIOS

INTRODUCCIÓN:

Dios no sólo llama a las personas para acercarlas y para levantarlas hacía Él, sino que las
llama para que descubran realmente quienes son. Eso fue precisamente lo que Jesús hizo
con sus discípulos, Él los levantó de sus ocupaciones para que descubrieran por qué fueron
creados. Su verdadera vocación consistía en ser discípulos de Jesús, lo dice el apóstol
Pablo: “Ministros competentes de un nuevo pacto” (2 Co. 3:6)

Los profetas de la antigüedad nada sabían acerca de un llamado u ordenación ministerial.


Ellos frecuentemente se mostraban un tanto indiferentes y lentos ante el llamado a la obra
de Dios. Por ejemplo Moisés dijo: “Soy tardo en el habla” Isaías dijo: “Soy hombre
inmundo de labios”. Jonás simplemente huyó atemorizado, Jeremías exclamó “¡Ah!, ¡Ah!
¡Señor Jehová! He aquí, no sé hablar, porque soy niño”. Cuando Dios llamó a estos
hombres. Él no estaba esperando que ellos fueran elocuentes oradores, sino más bien fueran
obedientes y entregados a la misión delegada.

Estos casos descritos en la palabra de Dios, son un claro ejemplo de cómo el hombre ante
el llamado divino se describe como falto e insuficiente ante tal invitación. Esta actitud
humana, es un tanto normal y entendible, por la sencilla razón de que no es un hombre, un
grupo o una organización quien llama a ejecutar el plan de Dios; incluso, nadie puede
llamarse a sí mismo ministro del Señor. El mismo apóstol Pablo escribió a los Gálatas
acerca del cómo, del cuándo y del medio que Dios mismo usó para llamarlo a él al
ministerio. “Pero cuando agradó a Dios, que me apartó desde el vientre de mi madre, y me
llamó por su gracia” (Gal. 1:15)

MEDITEMOS:
Las dos preguntas de Juan Wesley

Cuando Wesley recibía en su casa a los jóvenes que habían sido enviados a prueba a
predicar, les hacía dos preguntas: ¿Se ha convertido alguien? , ¿Se ha enojado alguien?

Si la respuesta era negativa, les decía que no creía que el Señor les hubiese llamado a
predicar el evangelio, y le enviaba a hacer otras cosas.

Cuando el Espíritu Santo redarguye de pecado, la gente se convierte o se enoja.

Vocación y Ética ministerial II Nivel 19


PASO I
A lo largo de la historia de la humanidad, se ha podido apreciar que la forma que Dios elige
para llamar a sus siervos, mucho tiene que ver con la misión en particular que se realiza en
favor del propósito establecido por Él. Por tal motivo, se debe de tomar muy en cuenta las
palabras dichas por el apóstol Pablo a los creyentes de Éfeso, a fin de llegar a descubrir en
el mismo instante el llamado y la voluntad perfecta de Dios: “Por tanto, no seáis insensatos,
sino entendidos de cuál sea la voluntad del Señor” (Ef. 5:17).

Dios es quien toma la iniciativa y llama a todo hombre natural, con todas sus propias y
particulares debilidades a fin de que se realice como persona creada, de hacerse discípulo
de Jesús, de que viva en comunión con su Iglesia y que ejerza su ministerio dentro y fuera
del cuerpo de Cristo. Dicho llamado se realiza a través de diversas experiencias reveladas a
la humanidad.

Dios llama por medio de teofanías. La palabra teofanía proviene del griego theos: Dios y
Faino: aparecer; es decir que una teofanía es una aparición de Dios a los hombres. Algunos
casos que se pueden poner de ejemplos son: el de María, cuando Dios la llama por medio
de un ángel (Lc. 1:26-33); o el profeta Isaías que es llamado por medio de una visión del
trono alto y sublime de Dios (Is. 6); de igual manera el de Moisés, cuando recibe su
llamado por medio de la aparición de un ángel en una llama de fuego en medio de una zarza
(Éxodo 3:1-10). Estos personajes y otros más fueron llamados por algún tipo de teofanía, es
decir una manifestación divina.

Dios llama de forma audible. Samuel era muy joven cuando escuchó por primera vez la
voz audible de Dios (1 Sam. 3:1-4). Él sabía que no había escuchado una voz interna, ni
creyó que fuera su conciencia la que oía dentro de él. Por tal motivo,-y por su inexperiencia
con Dios- fue corriendo con Elí para preguntarle qué se le ofrecía, pensando que él le había
llamado; pero Elí dijo no haberle llamado, y lo mandó a que se acostar de nuevo. Al
escuchar Samuel mientras dormía la segunda y tercera vez aquella voz que le llamaba, Elí
entendió que era Dios quien le llamaba, por tal motivo aconsejó a Samuel con el propósito
de que consiguiera entrar en un dialogo personal con Dios.

Dios llama por medio de las circunstancias. En el tiempo en el que el pueblo de Israel era
dirigido por jueces (4:1-9), hubo una mujer llamada Débora quien fue llamada a
consecuencia de las adversidades que enfrentaban los hijos de Israel. A causa de su propio
pecado, los israelitas enfrentaron grandes adversidades en manos de Jabin, rey de Canaán,
por un periodo de 20 años. En medio de esas circunstancias los hijos de Israel clamaron a
Dios solicitando ayuda y liberación; la respuesta por parte de Dios fue levantar a Débora
como gobernadora y libertadora de la nación. Las circunstancias que rodearon por muchos
años la vida de Débora –crecer bajo la opresión, como el sentir la aflicción de los
adversarios-despertaron su vocación de lideresa al servicio de Dios.

Dios llama por medio del Espíritu Santo. Mientras los apóstoles ministraban al Señor, ellos
recibieron las indicaciones precisas por medio del Espíritu Santo de apartar a Bernabé y a
Saulo para la obra a la que Dio los había llamado (Hch. 13:2-5). Por tal motivo, todos
oraron, Ayunaron y les impusieron las manos, a fin de enviarlos como misioneros. Por su

Vocación y Ética ministerial II Nivel 20


parte Bernabé y Saulo descubriéndose enviados y respaldados por el Espíritu Santo,
salieron a predicar en Chipre, en Antioquia de Pisida, en Icono, en Listra y regresaron a
Antioquía de Siría. La misión: ser luz a los gentiles, ser instrumentos de salvación hasta lo
último de la tierra (Hch.13:47).

ACTIVIDAD 1
A modo de reflexión, por favor responde las siguientes preguntas

¿Estás seguro que Dios te ha llamado a algún ministerio?


_________________________________________________________________________
________________________________________________________________________

¿Por qué estás seguro?


_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________

¿Cuál fue la forma que Dios usó para llamarte al ministerio?


_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________

¿En lo particular, a que sientes que te llamó Dios?


_________________________________________________________________________
_______________________________________________________________________

¿Cómo consideras que sea tu respuesta al llamado que Dios te hace?


_________________________________________________________________________
________________________________________________________________________

PASO II
DIOS LLAMA POR MEDIO DEL PROCESO
TRASFORMADOR.
El apóstol Pablo (Ro. 8:29-30) describe puntualmente cómo es que Dios va llevando el
proceso del llamado que hace a sus siervos. En primer lugar explica que Dios conoce a sus
siervos mucho antes de ocuparlos en la obra del ministerio. El apóstol explica que el
llamado de Dios es un proceso de transformación a la imagen de Cristo, el cual empieza
con la predestinación del hombre; luego el llamado al arrepentimiento del pecador,
posteriormente la justificación del creyente y finalmente la glorificación del siervo. El
llamado de Dios no sólo es servicio, sino la transformación de la vida para servirle.

Un excelente ejemplo de cómo Dios llama y transforma radicalmente la vida del hombre, es
el caso del profeta Isaías (6), a quien en primer lugar Dios llama a través de revelarle su
gloria. Isaías fue testigo ocular del resplandor y majestad de la gloria de Dios.

Vocación y Ética ministerial II Nivel 21


Posteriormente recibe el llamado a su conciencia a fin de ser confrontado con su cruda
realidad humana y pecadora; luego es llamado por medio de la ministración de la
justificación. El naciente profeta recibe la justificación de sus acciones y relaciones por la
ministración del Ángel del Señor, lo que inmediatamente permite que se despierte la pasión
por su vocación. Isaías comprende la urgente necesidad de constituirse en el portavoz de
Dios para el pueblo de Israel, así que pronto asimila y recoge el mensaje de Dios con toda
disposición a ejecutarlo.

Dios no sólo hace un llamado al inicio del ministerio. Él sigue haciendo todo tipo de
llamados a las diferentes áreas que conforman la vida, y los diversos aspectos que dan
razón del ministerio del hombre. Estos diferentes tipos de llamados cumplen con el
propósito de que el siervo de Dios esté completamente capacitado para realizar eficazmente
la misión que se le ha encomendado.

ACTIVIDAD 2
Lee con atención los capítulos 7 y 8 de Jueces y menciona el proceso por el que pasó
Gedeón a fin de cumplir la misión que le fue encomendada por Dios
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________

PASO III
DIOS LLAMA ESTABLECIENDO PRINCIPIOS.
Dios llama a sus siervos de diferentes maneras y estos llamados han establecido principios
para la vida de todo siervo de Dios. Por ejemplo, a Abraham comúnmente se le conoce
como el padre de la fe. Con él se establece el principio de la fe que debe de tener todo
siervo de Dios, pues habiendo escuchado “Creyó Abraham a Dios, y le fue contado por
justicia” (Ro. 4:3). A pesar de su avanzada edad, Abraham creyó que llegaría a ser padre de
multitudes; él supo mantenerse firme en su vocación conforme a las palabras que se le

Vocación y Ética ministerial II Nivel 22


habían dicho, por tal motivo supo enfrentar las diversas incidencias en su vida en esperanza
contra esperanza.

Con el llamado que Dios le hace a Moisés se establece el principio del liderazgo. El
liderazgo de Moisés es el claro ejemplo del hombre que se siente insuficiente ante el gran
reto, pero que a la vez puede ser moldeado hasta que acepte comprometerse en el trabajo de
Dios. Moisés finalmente se convenció de que él era el hombre escogido para ir y liberar a
los Israelitas de la opresión de los egipcios. Así se lo hace saber a su suegro Jetro: “Le dijo:
Iré ahora, y volveré a mis hermanos que están en Egipto, para ver si aún viven”
(Éxodo 4:18). Estando en Egipto, Moisés y Aarón se presentaron delante de Faraón, y con
firme determinación comenzaron a ejercer su liderazgo libertador diciendo: “Jehová el
Dios de Israel dice así: Deja ir a mi pueblo a celebrarme fiesta en el desierto” (Ex. 5:1).

Con el llamado que Dios le hace a Eliseo a través del profeta Elías se establece el principio
del discipulado. Elías fue a llamar a Eliseo para constituirse su mentor. Cuando Elías llega
a su encuentro le halló ocupado en sus tareas, las cuales consistían en arar la tierra con
bueyes; “Y pasando Elías por delante de él, echó sobre él su manto” (1 R.19:19). Eliseo
inmediatamente entendió el gesto simbólico: la invitación a ser su sucesor. Ésta es la razón
por la cual Eliseo le solicita a Elías que le permita ir a despedirse de su padre, a sacrificar
su medio de sustento, a compartir alimento con el pueblo y a demostrarle que estaba
dispuesto a servirle sin tener a que volver a atrás.

Con el llamado que Dios le hace a Pablo se establece el principio del pionero plantador de
iglesias. Pablo fue alcanzado por Jesús cuando iba camino a Damasco; su experiencia fue
interesante pues fue capturado por el mismo Señor, fue sometido con su resplandor y
recibió la revelación de su llamado. En el mismo momento de su conversión recibió su
comisión Jesús le dijo: “Pero levántate, y ponte sobre tus pies; porque para esto he
aparecido a ti, para ponerte por ministro y testigo de las cosas que has visto, y de aquellas
en que me apareceré a ti, librándote de tu pueblo, y de los gentiles, a quienes ahora te
envió” (Hch. 26:16). Pablo fue enviado a los hijos de Israel y a los gentiles para establecer
en sus comunidades congragaciones que liberen del error religioso, del poder de las
tinieblas, del pecado del mundo, y para que reciban por la fe en Jesucristo el perdón de
pecados y la vida eterna (Hch.26: 17-18).

ACTIVIDAD 3

Lee con atención los siguientes pasajes bíblicos y describe a continuación el principio al
que fue llamado cada personaje.

Jueces 6:16, Gedeón, el principio de la dirección.


_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
________________________________________________________________________

Vocación y Ética ministerial II Nivel 23


Isaías 6, Isaías, el principio de la santidad.
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________

Jeremías 1, Jeremías, el principio del quebrantamiento


_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________

Marcos 1:17, Simón Pedro, el principio de pescador de hombres


_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_______________________________________________________________________

CONCLUSIÓN:
Desde los inicios de la creación Dios siempre ha buscado la mejor forma de invitar al
hombre a servirle. Él siempre ha considerado que las limitaciones naturales que posee el
hombre no son una razón justificada para no llamarle. Dios bien puede llamar a una persona
en lo particular, como a un grupo en general. En esta lección se ha establecido en cada
llamado, y cómo en el mismo proceso va descubriendo el propósito y principio que rige su
llamado. Por otro lado, se concluye que Dios no está limitado, es el hombre quien ha
pretendido limitar a Dios en algún modelo o forma de llamar a sus siervos. Dios tiene
muchas formas de llamar a los hombres, como son: la Biblia, la oración, la visión, los
sueños, los consejeros, las oportunidades, los milagros y las señales. Dios no está
encuadrado o limitado a una forma en particular de llamar a sus siervos.

Vocación y Ética ministerial II Nivel 24


LECCIÓN 5:
LA ÉTICA MINISTERIAL

INTRODUCCIÓN:
En muchos círculos sociales se ha puesto de moda una nueva moralidad, Dicha propuesta
no acepta por ninguna razón las normas bíblicas como la fuente de autoridad moral. Por tal
motivo. El comportamiento general de las persona está basado en los sentimientos, las ideas
y los pensamientos que pretenden a como dé lugar satisfacer los más naturales deseos. La
sociedad está ante el gran peligro de sucumbir en el sentido moral si no se retoman y
enseñan las normas que Dios ha dado para el buen comportamiento de la personas.

El apóstol Pablo escribe a los Efesios (5:3-5) que el comportamiento moral de ellos debe
de asemejarse al de Cristo, Les recuerda que ellos son un pueblo santo, y por tal motivo, sus
conversaciones no deben de rayar en la inmoralidad. Ningún tipo de impureza sexual, ni de
avaricia debe ser tema de conversación entre ellos, y además agrega que por ningún motivo
deben de hablar indecencias, ni tonterías, ni vulgaridades, porque ese tipo de pláticas no
son propias de un hijo de Dios que pretende tener parte en su Reino.

La necesidad de que los diferentes grupos sociales se dirijan por normas que contribuyan a
la verdadera satisfacción y progreso de sus integrantes, hace pertinente reconocer que la
iglesia debe de retomar su vocación en el mundo. Por consiguiente, los ministros que
dirigen las actividades, como el destino de la iglesia, deben de cumplir con entera
responsabilidad su ministerio en base a los principios y valores establecidos por Dios.

MEDITEMOS:
“Un padre va a la cárcel para dar buen ejemplo a su hijo”

Uno de los periódicos de Louisvalle, Kentucky, en 1956 publicó la noticia de que un padre
de familia había violado las leyes de tránsito y, reconociendo su culpa, la confesó, y no
procuró desconocer sus responsabilidades; además, en lugar de pagar una multa prefirió la
pena máxima: la de ser encarcelado. Ese padre de familia explicó su determinación,
diciendo: “Creo que de esta manera le enseño a mi hijo que no debemos menospreciar las
leyes”

Vocación y Ética ministerial II Nivel 25


PASO I
¿QUÉ ES LA ÉTICA MINISTERIAL?

El concepto de lo que comúnmente se conoce como ética, viene del griego “éthikos”, que
significa “carácter”. O “ethos” que significa “costumbres o prácticas”. Es decir, que la ética
procura elaborar declaraciones morales que llegan a determinar lo que es bueno o malo,
permitido o prohibido, voluntario u obligado con relación a una acción o decisión que
tomen los individuos. Dicho de una manera más sencilla, la ética realiza una reflexión
moral. Cabe aclarar que la ética en sí misma no condena las acciones o decisiones de las
personas, sólo ayuda a la aplicación de las normas con las que habrán de conducirse.

Como definición de lo que es la ética ministerial, se puede decir que es un código de


costumbres o prácticas religiosas que se basan en la verdad bíblica, El rey David,
responsable de cuidar la vida moral del pueblo de Dios, expresó de forma sencilla tres
aspectos que conformaban la ética de los Israelitas: Él expuso que la persona más correcta
es aquella que “anda en integridad y hace justicia, y habla verdad en su corazón” (Sal. 15:2)

Los códigos éticos de los diferentes grupos de creyentes que conforman la sociedad, llegan
en muchos casos a ser diferentes para cada comunidad de fe, esto se debe a los aspectos
culturales que los rodean

Las acciones que dignifican la moral de una comunidad, y en particular a la de la iglesia,


generalmente tienen que ver con el valor que ellos le dan a sus semejantes. Es decir que por
ningún motivo permitirán que se les hable mal de nadie, que se dañe la imagen del amigo,
que se ofenda al vecino, que se tolere a los que ofenden al prójimo, que no cumplan con la
palabra empeñada aunque vaya en perjuicio de ellos, que presten dinero cobrando intereses
o que ofrezcan soborno en contra de algún inocente. Lo que bien se podría decir en otras
palabras, es que conduciéndose de tal manera, nunca una persona caería en desprestigio, ni
dañaría la vida moral de otras personas.

ACTIVIDAD 1
Lee con atención las siguientes citas bíblicas y enumera a continuación los
requisitos éticos que se requieren para llegar a ser considerado candidato al
ministerio de la iglesia

1Timoteo 3:1-7
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________

Vocación y Ética ministerial II Nivel 26


Tito 1:5-9
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________

PASO II
SISTEMAS ÉTICOS PARA ENTENDER LA ÉTICA
MINISTERIAL

Comúnmente se conoce como sistemas éticos al conjunto de valores, normas o criterios que
conducen el proceder de un grupo de personas. Con el propósito de entender mejor lo
referente a la ética cristiana, se hace necesario estudiar la sistematización tradicional que se
hace de la ética. Esta forma de división fragmenta en dos sistemas generales a la ética: la
primera se conoce como Ética Teleológica, esta división ve lo relacionado con los fines o
metas de la vida. La segunda se conoce como Ética Deontológica, la cual hace énfasis sobre
el deber y el medio que uno sigue para lograr los fines que tiene en su comportamiento. La
ética ministerial tiene obligaciones que se deben de cumplir con la persona misma, con el
prójimo y con Dios.

Sistemas Teleológicos: fin o meta. Con los ejemplos que se usan para explicar los sistemas
teleológicos, se pretende revelar cómo e que se llegan a establecer los principios éticos que
determinan el fin, como la meta de la conducta del hombre.

En primer lugar se puede ver lo referente a la obtención de la felicidad. El filósofo


Aristóteles declaró que “El fin de los fines es la felicidad”. Con tal afirmación, propone que
el hombre tendrá que comportarse de tal manera que de sus acciones o decisiones alcance la
felicidad para él mismo, como para todos los demás.

Otro ejemplo es el Epicureísmo, el cual propone un sistema que pretende obtener el


placer sin sufrir el dolor. Epicuro de Samos, filósofo Ateniense del siglo IV A.C.,
estableció un sistema que procura el placer de largo alcance –sin agonía ni culpabilidad-
por medio de la razón. Procuraba un equilibrio perfecto entre la mente y el cuerpo; hacía
hincapié en el dominio de sí mismo y la prudencia.

Un ejemplo más que pone su atención en el fin es el Hedonismo. Es la corriente filosófica


basada en la pretensión del placer y la eliminación del dolor como único objeto o motivo de

Vocación y Ética ministerial II Nivel 27


la vida. De ahí que todo lo que el hombre hace es un medio para conseguir no otra cosa,
sino el placer.

Otros ejemplos que se pueden citar de Sistemas Teleológicos, son el utilitarismo, que de
igual manera pretende alcanzar el placer, pero al conseguirlo es para un mayor número de
personas. La autorrealización es el proceso que concede la satisfacción propia, cuando se
han suplido las necesidades principales. La autorrealización se logra en base al
entendimiento de lo que se es, de las propias capacidades y del propósito de la existencia.
El reino de Dios pretende alcanzar la felicidad por medio del servicio, del
engrandecimiento y esparcimiento del mensaje del evangelio. Por último la inmortalidad,
que consiste en hacer buenas obras para asegurar el acceso al cielo, a la inmortalidad. La
Palabra de Dios enseña que la inmortalidad solamente se consigue por medio de la fe en
Cristo

Ética deontológica: deber y medio. Con los ejemplos que se mencionarán a continuación se
pretende entender un poco mejor sobre cómo es que se enmarcan los deberes, como los
medios de la ética ministerial.

La ética de Kant. Emanuel Kant fue un alemán que fundó sus conceptos éticos
considerando la razón humana, y la capacidad del individuo para tomar las decisiones más
acertadas después de considerar todas las alternativas posibles. En dichos concepto el
énfasis recae en los medios para hacer lo correcto en base al razonamiento moral. Kant
presentó tres pruebas determinantes para un imperativo categórico –mandamiento
autónomo- y autosuficiente, el cual fuera capaz de determinar el comportamiento de las
personas en todas sus manifestaciones, la prueba universal: si conviene, que se siga esa
regla. La prueba de la necesidad: si es imprescindible. La prueba de la validez: si el fin
es justo.

Dentro de la ética deontológica se encuentra la ética de los valores morales. Este concepto
secular declara que nadie tiene el derecho de imponer una convicción, ni prohibir cualquier
comportamiento. Sus normas éticas permiten a los individuos tomar decisiones sin que
estos lleguen a considerar en lo más mínimo los principios y valores que Dios ha dado por
medio de su Palabra. Los resultados alcanzados en la sociedad por medio de la ética de
valores morales, sólo ha contribuido a la deshonestidad, la irresponsabilidad, la violencia y
la inmoralidad sexual.

Finalmente la ética deontológica es enmarcada por los deberes en la ética cristiana.


Muchas de las enseñanzas conmigo mismo. La sujeción a las normas establecidas
contribuye al bienestar de toda la comunidad cristiana. Dentro de la ética cristiana existen
elementos de la ética teleológica (fin) y deontológica (deber). Es decir, que todo
comportamiento que tenga el hombre, alcanzará un fin inmediato o remoto.

Vocación y Ética ministerial II Nivel 28


ACTIVIDAD 2
De acuerdo a Éxodo 20:1-17 describe en tus propias palabras cuál consideras que sea el fin
y deber de cada uno de los mandamientos

1.- Yo soy el Señor tu Dios. No tendrás dioses ajenos delante de mí


_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
________________________________________________________________________

2.-No te harás una imagen tallada ni ninguna semejanza de cosa a que inclinarse ante ellas,
ni les darás culto
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
________________________________________________________________________

3.- No tomarás el Nombre del Señor tu Dios en vano


_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_______________________________________________________________________

4.- Acuérdate del día sábado para santificarlo. Seis días trabajarás y harás todos tus
trabajos, pero el día séptimo es el sábado del Señor tu Dios
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
________________________________________________________________________

5.- Honra a tu padre y a tu madre.


_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________

6.- No matarás.
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________

7.- No cometerás adulterio


_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________

Vocación y Ética ministerial II Nivel 29


8.- No robarás.
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
________________________________________________________________________

9.- No darás falso testimonio contra tu prójimo.


_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________

10.- No codiciará nada que sea de tu prójimo.


_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________

PASO III
BASES TEOLÓGICAS DE LA ÉTICA MINISTERIAL

Con el tiempo la ética llegó a considerar dos aspectos claves para su ejercicio: la
jurisprudencia, o sea, los deberes demandados por la ley, así como la ética, o sea, los
deberes no demandados por la ley. Por tal motivo, cada profesión establece sus propias
reglas para enmarcar el comportamiento de aquellos que practican tal profesión.
Las reglas son el resultado del razonamiento humano y representan la mejor opción
con respecto a las circunstancias o al problema con el que tratan. La ética cristiana, de
igual forma establece sus reglas de conducta, pero ésta lo hace en base a la autoridad
que se deriva de la revelación divina, la que indudablemente es ajena y superior al
mismo hombre.

Dentro de las bases teológicas de la ética cristiana se encuentra la revelación, la cual


demuestra que Dios ha estado presente y activo en todos lo asuntos de la humanidad.
Por lo tanto, las palabras como las acciones realizadas por Dios , deben de conceder al
hombre el conocimiento necesario para descubrir lo que Él espera de la humanidad.

Otro fundamento teológico de la ética cristiana es la naturaleza de Dios. Con la


revelación de la naturaleza de Dios, la ética cristiana pretende que el hombre imite lo
que otros ya han pretendido aprender de Dios. Por ejemplo, Dios es eterno, es un ser
supremo, es creador del universo y Señor de todo lo que ha creado. Con tales
descripciones de la naturaleza de Dios, el hombre debe de tomar como ideal de

Vocación y Ética ministerial II Nivel 30


comportamiento a Dios mismo, es decir, que el hombre debe de ser absolutamente
santo.

La base teológica ve cómo la humanidad pretende demostrar que a pesar de que el


hombre fue creado a imagen de Dios, también tiene su propia naturaleza. Dicha
naturaleza le permite al hombre la libertad para ejercer su propia voluntad, es decir,
revelarse en contra de Dios o someterse en obediencia a todos sus mandamientos. El
pecado es sin duda la señal más evidente de la rebeldía del hombre en contra de los
ideales establecidos por Dios

Finalmente, la escatología es otra base teológica de la ética cristiana; La escatología se


refiere a lo que vendrá. Por la misma Palabra de Dios se conoce que al hombre le
espera una existencia eterna después de esta vida, y ésta puede ser el cielo o el
infierno. La ética cristiana siempre pondrá el énfasis en el elemento escatológico de la
fe en Jesucristo.

ACTIVIDAD 3
Lee los siguientes versículos de la Palabra de Dios, comenta brevemente con tus
compañeros y escribe las conclusiones a las que juntos llegaron

1 Corintios 11:1.
_____________________________________________________________________
_____________________________________________________________________
_____________________________________________________________________
____________________________________________________________________

1 Tesalonicenses 2:10-12
_____________________________________________________________________
_____________________________________________________________________
_____________________________________________________________________
_____________________________________________________________________

2 Tesalonicenses 3:6-9.
_____________________________________________________________________
_____________________________________________________________________
_____________________________________________________________________
____________________________________________________________________
_____________________________________________________________________
_____________________________________________________________________
_____________________________________________________________________

Vocación y Ética ministerial II Nivel 31


CONCLUSIÓN:
La vida moral de la sociedad necesita desesperadamente encontrar en el seno de la
iglesia la posibilidad de alcanzar un cambio radical de su vida. Si la actividad ética de
la iglesia no es conforme a lo establecido por la Palabra de Dios, los efectos que
recibirá la sociedad serán desastrosos. De ahí la importancia de retomar los principios
y valores que rigen la ética ministerial. Dicho de otra manera, es fundamental que los
líderes de la iglesia se constituyan en modelos a seguir, esta responsabilidad conlleva
la de ser ejemplo a la misma iglesia y a los diferentes grupos sociales con los que
converge; ejemplo como lo fue Jesús a sus discípulos; como los fueron los discípulos a
los nuevos creyentes de Cristo; como lo fue el apóstol Pablo a las iglesias y a los
líderes

Vocación y Ética ministerial II Nivel 32


LECCIÓN 6:
LA DIGNIDAD MINISTERIAL

INTRODUCCIÓN:
Cuando se lee en el libro de Génesis (1:27) que el creador del hombre lo hizo a su
imagen y semejanza, no se puede entender de otra manera distinta la vocación del
hombre a la perspectiva concebida por Dios desde sus inicios. Es decir, que si el
hombre es semejante a Dios, su capacidad y responsabilidad debe ser igual a la de Él;
que la dignidad del hombre raya en misma dignidad de Dios; que las capacidades
dadas al hombre determinan sus principales valores éticos; que el hombre es reflejo
moral de Dios

El amor al prójimo, como a sí mismo, es el gran principio establecido por Dios y que
le permite al hombre dignificar sus relaciones con Él mismo, como con otras personas.
El apóstol Pablo, en la primera carta que escribió a Timoteo (3:1-7) y la única que
escribió a Tito (1:5-9), presenta una serie de requisitos que deben de ser considerados
por todos aquello que aspiren a ser ministros del Señor. Dichos requisitos pretender
cuidar la virtud del ministerio como el testimonio de la misma iglesia. El ministro de
la iglesia pierde su dignidad cuando él mismo permite que lo humillen, o cuando se
conduce de una manera arbitraria a lo establecido por Dios en su Palabra.

La dignidad de la ética cristiana conlleva el haber entendido desde el mismo momento


de la conversión el propósito del sacrificio de Jesús. E apóstol Pablo así se los
recuerda a los hermanos de Éfeso (4:22-24), cuando les exhorta a que abandonen su
vieja manera de vivir, la cual está corrompida por deseos engañosos; que cambien su
manera de pensar; que sus acciones sean las mismas que practica el hombre justo y
santo creado por Dios.

MEDITEMOS:
La zorra y la leona.

Reprochaba una zorra a una leona el hecho de que siempre sólo pariese a un
pequeñuelo. Y le contestó la leona: - Sí, uno solo, tienes razón, ¡pero un señor león!

No midas el valor de las cosas por su cantidad, sino por su virtud.

Fábula de Esopo.

Vocación y Ética ministerial II Nivel 33


PASO I
LA DIGNIDAD FAMILIAR.

La dignidad del ministerio involucra sin lugar a dudas a la esposa del ministro. La
familia comienza con el matrimonio de un hombre y una mujer, así lo dice el apóstol
Pablo en la primera carta que escribe a Timoteo (3:2): “Es necesario que el obispo sea
irreprensible, marido de una sola mujer”. Con tal afirmación, se exhorta a que todo
ministro se conduzca de manera intachable, y que sobre todo esté casado. La expresión
de “una sola mujer” no sólo se refiere a la cantidad de mujeres que puede poseer, sino
que de igual forma se refiere al género, es decir, que debe de estar casado con una
mujer.

Desafortunadamente en el mundo el concepto de matrimonio y familia está totalmente


distorsionado, al grado que hoy se llama matrimonio o familia a un grupo de personas
que viven en una casa, sin que éstos hayan procurado y conseguido alcanzar los
propósitos establecidos por Dios para el hombre y la mujer desde que éstos fueron
creados.

La dignidad ministerial de igual manera involucra a los diferentes miembros del hogar
del ministro. El apóstol Pablo dice que el ministro: “Debe de gobernar bien su casa,
que tenga a sus hijos en sujeción con toda honestidad, pues el que no sabe gobernar
su propia casa, ¿cómo cuidará de la iglesia del Señor? (1 Tim. 3:4-5). Por lo tanto,
los ministros deben de saber mantener a los hijos y a la esposa en sujeción. La
sujeción jamás debe de ser considerada como una toma de control absoluto, o como la
pérdida de los derechos y responsabilidades de los demás. Al contrario, la sujeción es
saber dirigir el destino o la vocación de cada uno de los demás miembros de la familia.

Todo ministro que gobierna bien su casa tiene la seguridad de poseer la autoridad
moral suficiente para dirigir el futuro de los miembros de la iglesia en la que ejerce su
ministerio. La regla que permite medir el respeto que un ministro merece de los demás
miembros de su congregación, está determinado por el respeto que su propia esposa le
exprese. Asimismo pasa con la obediencia, en este caso, la medida en que los
miembros dela iglesia le obedecerán al ministro está determinada por la propia
obediencia que sus propios hijos le tengan a él.

ACTIVIDAD 1
Lee con atención las siguientes preguntas, escribe tu aporte y comenta con el
facilitador y tus demás compañeros del grupo tus anotaciones

Vocación y Ética ministerial II Nivel 34


¿Cómo consideras que sea la relación matrimonial de la familia pastoral?
_____________________________________________________________________
_____________________________________________________________________
_____________________________________________________________________
_____________________________________________________________________

¿Qué crees que sucede detrás de las puertas cerradas del hogar pastoral?
_____________________________________________________________________
_____________________________________________________________________
_____________________________________________________________________
_____________________________________________________________________

A menudo, ¿Qué tiene que hacer el pastor para proteger los aspectos privados de su
familia y no verse afectado en su ministerio?
_____________________________________________________________________
_____________________________________________________________________
_____________________________________________________________________
____________________________________________________________________

PASO II
LA DIGNIDAD ECONÓMICA.

La tarea ministerial es honrada cuando ésta se ejecuta con el entendimiento del


verdadero concepto de trabajo. En el libro de Proverbios (6:6-8), Salomón encuentra
una apropiada observación para aquellos que no entienden la importancia del trabajo.
Salomón pone sencillamente a las personas inútiles el ejemplo de una hormiga. El
expone que la hormiga, sin tener un capitán, un gobernador, e incluso sin recibir
indicaciones de un señor, ella simplemente trabaja preparando en el verano su comida
y su mantenimiento en el tiempo de la siega. Caso contrario es el de algunos ministros
que sólo ven los beneficios que se obtienen del trabajo ministerial y la solución de sus
necesidades económicas.

El ministro por ningún motivo debe de ser una persona dada a ganancias deshonestas.
La obra de Dios demanda que todo aquél que desempeñe el ministerio lo haga
dignamente; por tal motivo, el ministro no debe de poner su mirada en las riquezas,
sino más bien, en que se cumplan todos los encargos que Dios dispuso para el hombre
cuando lo colocó en el mundo. Hay quienes interpretan que el trabajo es un castigo a
causa del pecado, por eso consideran la prosperidad económica como el resultado de
su fe en el Señor. Pero no es así, la prosperidad es el resultado de trabajar con el
propósito de llegar a ser fecundos, de multiplicarse, de llenar la tierra, de sojuzgarla y

Vocación y Ética ministerial II Nivel 35


de tener dominio sobre la creación, y de llegar a obtener algún beneficio económico de
eso, éste también será para compartir con aquellos que tienen necesidad.

Es tan errado el concepto que se tiene del trabajo, que el apóstol Pablo tuvo que llegar
a declarar a loa Tesalonicenses un principio que determina y dignifica el trabajo en el
ejercicio del ministerio: “Si alguno no quiere trabajar, tampoco coma. Porque oímos
que algunos de entre vosotros andan desordenadamente, no trabajando en nada, sino
entrometiéndose en lo ajeno. A los tales mandamos y exhortamos por nuestro Señor
Jesucristo, que trabajando sosegadamente, coman su propio pan. (2 Ts. 3:10-12). El
trabajo es una bendición que le permite al ministro llevar alimento y sustento
dignamente a u mesa.

Las posesiones materiales son un derecho que Dios le ha concedido a sus siervos. Tal
es el caso de Caín y Abel, quienes se dedicaban a la ganadería y la agricultura a fin de
alimentarse, pero de igual manera, para alcanzar más posesiones (Gn.4). Otro es el
caso de Abraham, a quien Dios invitó a salir de su tierra, de su casa y de su parentela
con la cual él habitaba, el fin obviamente, era el de concederle nuevas y grandes
posesiones (Gn. 12:1-2). El mandamiento “No robarás” (Ex. 20:15), es una condena
para todos aquellos que intenten despojar a alguien de sus posesiones. Pero al mismo
tiempo es la afirmación del derecho que tiene todo hombre de adquirir bienes, y que
éstos se le respeten. Es decir, que el ministro tiene todo el derecho de adquirir bienes,
pero para ello será necesario que demuestre ser un buen mayordomo.

Jesús advirtió que el deseo de querer adquirir bienes materiales puede llegar a
representar un peligro en la vida de sus discípulos. Él explicó que son engañosos los
deseos que llevan a las personas a ocuparse en obtener más riquezas; esto se debe a
que el amor a las riquezas llegan a ahogar los principios y valores establecidos por
Dios en su Palabra (Mt. 13:22). De igual manera, Jesús condenó enérgicamente todo
tipo de avaricia: “Y les dijo: Mirad, y guardaos de toda avaricia; porque la vida del
hombre no consiste en la abundancia de los bienes que posee”. Un grupo de
discípulos creyeron entender en qué consistía el propósito de la vida cristiana, al
grado que… viendo la desigualdad económica que había entre ellos, decidieron vender
sus propiedades, así como sus demás bienes, y traer el valor de lo obtenido a los
apóstoles con el propósito de que ellos repartieran según las necesidades de los
miembros más necesitados. (Hch. 2:45)

ACTIVIDAD 2
Lee con atención las siguientes preguntas, escribe tu aporte y comenta con el
facilitador y tus demás compañeros de grupo tus anotaciones.

Vocación y Ética ministerial II Nivel 36


¿Cómo consideras que enfrenta la familia pastoral las presiones económicas?
_____________________________________________________________________
_____________________________________________________________________
_____________________________________________________________________
_____________________________________________________________________

¿Consideras que es congruente el nivel económico de la familia pastoral con respecto a


los demás miembros de la iglesia que pastorea?
_____________________________________________________________________
_____________________________________________________________________
_____________________________________________________________________
_____________________________________________________________________

A continuación lee 1 Corintios 9:7-14, escribe tu aporte y comenta con el facilitador y


tus demás compañeros de grupo tus anotaciones.
_____________________________________________________________________
_____________________________________________________________________
_____________________________________________________________________
_____________________________________________________________________
_____________________________________________________________________
_____________________________________________________________________
_____________________________________________________________________
_____________________________________________________________________
_____________________________________________________________________
____________________________________________________________________

PASO III
LA DIGNIDAD CÍVICA

El ministro tiene la obligación de cumplir con sus deberes cívicos. Hay quienes insisten en
separar la política y gobierno de las cuestiones espirituales. Cuando Dios creó el mundo, Él
no estableció una separación de gobierno natural y divino, fue el mismo hombre, quien al ir
“evolucionando” fue separando el Reino de Dios del gobierno del hombre. La idea de
evolución es sólo concebida por aquellas personas que se han empeñado en romper el lazo
que los une a Dios y pretenden así justificar su perverso deseo de llegar a controlar la
creación.

Desde el comienzo de la humanidad Dios le delegó de su autoridad al hombre, sin que esto
tuviera el propósito de que el hombre fuera autónomo; al contrario, Dios siempre ha
intervenido en las decisiones del hombre. La Palabra de Dios registra que con el
surgimiento de los pueblos la autoridad pasó a cargo de la figura del patriarca. Al

Vocación y Ética ministerial II Nivel 37


incrementarse el número de los pobladores se tuvo que organizar un gobierno basado en
ayudas escalonadas. Posteriormente los jueces surgieron por la necesidad de administrar la
justicia en las diferentes comunidades que conformaban la nación de Israel. La figura del
rey como gobernante surge por el rechazo del pueblo a la propia autoridad de Dios.

De la misma manera se han establecido diferentes tipos de gobierno en el mundo, pero


ninguno de ellos ha podido escapar de la soberanía de Dios. Dice Daniel (2:21) que: “El
muda los tiempos y las edades; quita reyes, y pone reyes; da la sabiduría a los sabios, y la
ciencia a los entendidos”. En dicha declaración se encuentra la principal razón por la que el
ministro debe de someterse a las autoridades civiles, y es porque Dios las ha establecido.

El apóstol Pablo expone (Ro. 13:1-7) cuáles son algunas de las responsabilidades que los
cristianos tienen con las autoridades civiles. Por ejemplo, se puede decir que el ministro
tiene la obligación de cuidar que todos los miembros se sometan a la autoridad a fin de no
acarrear condenación; de igual forma tiene que enseñar a los demás miembros de la iglesia
a vivir sin sentir intimidación por los magistrados, pues ellos son siervos de Dios, y están
para el bien de los creyentes y como castigo de los que hacen mal; y de igual forma debe de
cuidar que todos los fieles paguen puntualmente sus impuestos correspondientes.

Otra razón que Pablo presenta a fin de sujetarse a las autoridades civiles no sólo debe de ser
por motivo de las sanciones que se pueden recibir, sino más bien por razón de la
conciencia.

ACTIVIDAD 3
Lea, analice los siguientes pasajes bíblicos y anote a continuación la justificación bíblica
que se hace con respecto al deber de todo creyente con las autoridades civiles

Mateo 6:33.
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________

Daniel 4: 34-35
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
Daniel 2:21
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________

Vocación y Ética ministerial II Nivel 38


Daniel 4:17.
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________

Romanos 8:28.
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________

Romanos 13:1-2.
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________

Romanos 13:3-8.
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________

1 Pedro 2:13-15.
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________

CONCLUSIÓN:
La ética cristiana determina la conducta de todos los creyentes, tal y como lo determina la
conducta de Dios, y la ética cristiana propone de igual manera la conducta de toda la
humanidad. La humanidad debe recibir el desafÍo a mejorar sustancialmente su manera de
vivir: debe en todo momento ser confrontada con las normas de santidad que Cristo mostró.
Por su parte el cristiano debe de permanecer en todo momento y circunstancia bajo el
ejemplo de su Señor. El apóstol Pedro considera la actitud del cristiano aún más radical
cuando dice: “Como hijos obedientes, no os conforméis a los deseos que antes teníais
estando en vuestra ignorancia, sino, como aquél que os llamó es santo, sed también
vosotros santos en toda vuestra manera de vivir; porque escrito está: Sed santos porque yo
soy santo” (1 P. 1:14-16)

LECCIÓN 7:
LA MORAL DE JESÚS

Vocación y Ética ministerial II Nivel 39


INTRODUCCIÓN:

A lo largo de la historia se ha pretendido separar la vida moral de Jesús de sus enseñanzas,


con el propósito de presentar a un simple maestro judío. Jesús vino a los judíos con un
mensaje que superaba las instrucciones que recibieron a través de la ley y de sus profetas.
Los principios contenidos en sus enseñanzas priorizaban la relación entre Dios y la
humanidad. En los tiempos en que Jesús ejerció su ministerio, el mundo estaba impregnado
por sistemas éticos y filosóficos que surgieron y florecieron en la mente de muchos grupos
sociales. Es muy probable que los discípulos de Jesús, al intentar extender el Reino de Dios
con la predicación del evangelio, recibieron el rechazo de las personas influenciadas por las
teorías de los grandes filósofos como Sócrates, Platón y Aristóteles.

Jesús no fue sólo un maestro de la ética, sino que de igual forma fue el mejor líder
religioso. Las enseñanzas de Jesús por lo general demostraban la importancia de las
experiencias religiosas como la principal base para alcanzar una vida placentera. Los
criterios exhibidos en sus palabras demostraban que los conceptos del fin de los fines, y el
deber o los medios podían perfectamente converger. Jesús no violentó por ningún motivo
las normas morales contenidas en la ley, y Él siempre les demostró respeto; más bien, se
pudo decir que la misma ley le sirvió para basar sus más profundas reflexiones morales, las
cuales siempre fueron contrarias al legalismo religioso.

MEDITEMOS:
Jesucristo y Jesús Barrabás.

El nombre de Barrabás significa “Hijo del Padre”. Según algunos de los mejores
manuscritos y de las más antiguas tradiciones, la lectura del pasaje debe ser: “¿Cuál
querréis que os suelte? ¿A Jesús Barrabás o a Jesús que se dice el Cristo? Los dos
presentados por Pilatos ante el pueblo para que escogieran a quien soltar, llevaban el
nombre de Jesús. El uno era Jesús que se hacía llamar Bar-Abbas – el hijo del Padre,
reclamando así expresamente autoridad divina-, y el otro Jesús que era llamado el Cristo.
Por medio de Lucas 23:19 sabemos que Jesús Barrabás era uno de aquellos pretendientes a
la dignidad mesiánica que procuraron realizar el ideal judío por un levantamiento armado
contra el poder romano. Según la acusación a César, aunque no de la misma manera que
Jesús Barrabás. Por el examen personal de Cristo, Pilatos supo que esta acusación era falsa;
de modo que puso a los dos despreciablemente ante el pueblo, al Mesías de un Reino
invisible, por el cual sus siervos no pelearían, y al Mesías de un reino terrenal que había
sido tomado con sus manos ensangrentadas en sedición y asesinato. Por una de esas
curiosas coincidencias tan frecuentes y notables, estaban ahora lado a lado llevando el
mismo nombre y la misma demanda; la caricatura por el lado de la realidad, Jesús el
pretendido, y Jesús el Bar-Abbas real. El Mesías de las ideas y esperanzas judías, y el
Mesías de la designación de Dios; el uno intentando llenar la descripción del Mesías
pintada por el tentador en el desierto, pero rechazada por el mundo, el otro llenando las
Escrituras proféticas.

Vocación y Ética ministerial II Nivel 40


PASO I
JESÚS Y EL REINO DE DIOS
Cuando la biblia hace mención del Reino de Dios se está refiriendo al dominio o soberanía
de Dios. Dicho imperio está por sobre todas las cosas, y es contrario a los gobiernos
terrenales; el Reino de Dios para Jesús era el tema central de su predicación. En los inicios
de su ministerio Jesús pronto se dio a la tarea de anunciar que el Reino de los cielos se
había acercado (Mt.3:29); con tal declaración, Jesús mismo toma la figura de representante
del Reino. Una vez que hubo llamado a sus discípulos, le dio indicaciones precisas para que
inmediatamente salieran a predicar el mensaje del Reino y a que sanaran a los enfermos. Un
gran porcentaje de las enseñanzas de Jesús son parábolas y por lo general son ilustrativas
del Reino de Dios.

El Reino de Dios es espiritual. Muchos de los seguidores de Jesús intentaron presionarle


para establecer un gobierno terrenal que se opusiera al régimen romano. Jesús ante Pilatos
dejó muy claro que su Reino era espiritual cuando dijo: “Mi reino no es de este mundo; si
mi reino fuera de este mundo, mis seguidores pelearían para que yo no fuera entregado a
los judíos, pero mi reino no es de aquí” (Jn.18:36). Las palabras expuestas por Jesús
fueron ejemplo incuestionable de que si su reino fuera natural o terrenal, sus propios
discípulos andarían armados, hubieran luchado para impedir su arresto y en consecuencia el
propósito final del Reino sería temporal.

El reino de Dios es invisible. Si el Reino de Dios es invisible, de igual forma sugiere que no
es visible a los ojos del hombre natural. El Reino de Dios no tiene las características físicas
o naturales que distinguen a un gobierno político o religioso del mundo. Los fariseos
preguntaron a Jesús sobre cuándo habría de manifestarse el Reino de Dios en el mundo; la
respuesta de Jesús les demostró que su Reino era invisible, al grado de que ellos no podían
advertir que ya estaba presente y activo entre ellos (Lc. 17:20-21).

El Reino de Dios se vive en el presente como en el futuro. Dios siempre ha estado


trabajando -en el debido presente de la historia- en establecer una familia, un pueblo, una
nación, una iglesia completada por hombres fieles que se condujeran de acuerdo a las
normas del Reino de Dios. Jesús de igual manera demostró haber estado ocupado en el
Reino de Dios del futuro. Él lo hizo saber a sus discípulos cuando les dijo: “En la casa de
mi Padre mucha moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues a preparar
lugar para vosotros” (Jn. 14:2). Una de las encomiendas de Jesús cuando ascendió al cielo
era la de ir a preparar viviendas para sus discípulos, dichas moradas sólo podrán poseerlas
en la posteridad.

El reino de Dios es individual y social. La entrada al Reino de Dios depende de una


decisión personal, de la disposición de aceptar a Cristo como Señor y Salvador. Una vez
que la perdona ha dado ese paso, y entra al Reino de Dios, se constituye en miembro activo
del cuerpo de Cristo. El creyente habrá de procurar la santidad en lo personal y en lo
general ejercerá su ministerio para la edificación del cuerpo de Cristo.

Vocación y Ética ministerial II Nivel 41


ACTIVIDAD 1
Lee con atención los siguientes pasajes y explica en tus propias palabras las actitudes que
deben tener los miembros del Reino de Dios.

Lucas 12:22-34
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
________________________________________________________________________

Lucas 12:35-48
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
________________________________________________________________________

Mateo 13:44-46
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
________________________________________________________________________

PASO II
ASPECTOS EN LA VIDA MORAL DE JESÚS

Jesús promovió una ética no sistemática. En los evangelios no se encuentran principios


sistemáticos que hayan establecido para regular los deberes morales del hombre. Cuando a
Jesús le preguntaban sobre algún aspecto en particular de la fe o la vida, Él por lo general
respondía con amplitud; Él no era estrecho, pues le interesaba que la gente se sintiera con la
libertad suficiente para decidir o actuar. Él condenó la actitud estrecha cuando habló del
proceder de los fariseos: “Porque atan cargas pesadas y difíciles de llevar, y las ponen
sobre los hombros de los hombres; pero ellos ni con un dedo quieren moverlas (Mt 23:4).

Jesús practicó una ética con enfoque interno. Jesús tomó la ley, y en base a ella elaboró una
exégesis considerando las actitudes internas del hombre; siendo esas las mismas que lo
llevan a cometer pecado. Jesús sabía que si se llegaban a controlar las raíces internas que
producían el mal comportamiento, entonces no existirían personas que quebrantarán los
mandamientos de Dios. Los fariseos eran extremadamente legalistas en cuanto a la letra de
la ley, pero no eran buenos en entender el espíritu de la misma; así se los hizo saber Jesús:
“¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! Porque diezmáis la menta y el eneldo y el
comino, y dejáis lo más importante de la ley; la justicia, la misericordia y la fe. Esto era
necesario hacer, sin dejar de hacer aquello” (Mt. 23:23).
Jesús procuró una ética positiva. La ley no fue dada al hombre para vivir bajo la sombra de
mandamientos prohibitivos. La ley fue dada al hombre para que éste aprendiera a delimitar
su vida del mal y conocer lo que es pecado. Pablo así lo explica a los romanos (Ro.7:7):
“Pero yo no conocí el pecado sino por la ley; porque tampoco conociera la codicia, si la
ley no dijera: no codiciarás”. Dentro de la ética positiva de Jesús, se establece el principio

Vocación y Ética ministerial II Nivel 42


que procura sobre toda adversidad o circunstancia procurar la ayuda necesaria que se
requiera. “Y les dijo: ¿Es licito en los días de reposo hacer bien, o hacer mal; salvar la
vida, o quitarla? Pero ellos callaban” (Mc.3:4).

Jesús enseño una ética de recompensa presente y futura. Jesús siempre les enseño a quienes
le escuchaban que las actitudes que ellos realizaban, así como las decisiones que tomaban
afectarían su vida presente, como su vida eterna. El evangelio de Mateo (7:12) contiene la
regla de oro, la cual bien podría ser la nueva versión de la ley del Talión: “Así que, todas
las cosas que queráis que los hombres hagan con vosotros, así también haced vosotros con
ello”. Esta regla sirve para revelar cómo las actitudes que se toman hacia los demás
afectan la vida en el presente. En el mismo evangelio de Mateo (7: 34-46) Jesús describe
cómo se realizará el juicio de la naciones; todas las acciones que hayan realizado los
hombres en su vida presente, Dios les tomará muy en cuenta para conceder en el futuro el
castigo eterno o la vida eterna.

ACTIVIDAD 2
Reflexiona brevemente y responde las siguientes preguntas en base a los pasajes bíblicos
que se sugieren.

1 Corintios 2:1-5. ¿Consideras que en la actualidad se debe de ilustrar el evangelio con


parábolas?
_________________________________________________________________________
_______________________________________________________________________

¿Por qué?
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________

Lucas 9:23-26. ¿Consideras que los miembros de tu iglesia ponen el Reino de Dios en
primer lugar sobre todas las demás cosas?
_________________________________________________________________________
_______________________________________________________________________

¿Por qué?
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_______________________________________________________________________

Mateo 13:4. ¿Crees que en tu iglesia la Palabra de Dios se predica sin hacer excepción de
personas?
_________________________________________________________________________
________________________________________________________________________

Vocación y Ética ministerial II Nivel 43


¿Por qué?
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________

PASO III
JESÚS Y LA BUENA VIDA.

En Jesús se conjuntaron dos naturalezas, la divina y la humana. Así el hombre que cree y
acepta a Jesucristo como su Señor y Salvador, tiene una vida que se desenvuelve en dos
naturalezas diferentes, el reino terrenal y el Reino espiritual. Para Jesús, la buena vida
radicaba en que el creyente podía tomar decisiones en el reino terrenal pero con una
perspectiva diferente a la de los incrédulos. Dicho de otra manera, las acciones del creyente
en Cristo podían cambiar radicalmente la condición del mundo.

La buena vida para Jesús incluía el amor. El amor Dios, hacia el prójimo y hacia el mismo
individuo. El amor representaba la esencia de la ética del cristianismo. La buena vida para
Jesús contemplaba una vida libre del rechazo, del odio, de la amargura, del resentimiento,
pues quien había recibido el amor de Dios en su vida era el candidato idóneo para compartir
ese amor con otros. Mientras otros aconsejaban y procuraban vengarse de sus enemigos,
Jesús dijo: “Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los
que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen” (Mt.5:44). La buena vida
es sencillamente amar.

La buena vida para Jesús consistía en aceptar todos los días el desafío de alcanzar la
perfección. Jesús mismo fue quien lanzó el desafío a todos los que creyeren cuando les dijo:
“Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto”
(Mt.5:48). De igual manera, para Jesús la buena vida consistía en demostrar todos los días
el carácter correcto. Se debe de recordar que el árbol se conoce por sus frutos
(Mt. 7: 15-20); la buena vida consistía en aceptar libremente la voluntad de Dios.

ACTIVIDAD 3
Lee los capítulos 5, 6 y 7 del evangelio de Mateo y a continuación enumera y puntualiza en
pocas palabras algunos aspectos de la vida moral para los miembros del Reino de Dios.
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
______________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________

Vocación y Ética ministerial II Nivel 44


_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________

CONCLUSIÓN:
La vida moral de Jesús se entiende más fácilmente cuando se conoce el propósito presente
y final que Él compartía en sus enseñanzas. Un claro ejemplo del doble propósito de Jesús
es el sermón de las bienaventuranzas. En dicho sermón el cristiano moderno encuentra en
las palabras de Jesús las más bellas razones del porqué debe de mantener el más alto nivel
de conducto. El cristiano debe de vivir convencido de que ni la ofensa, ni el dolor, ni la
provocación, ni la injusticia, ni las necesidades, ni el pecado, ni los insultos, ni las
persecuciones y ni las calumnias deben de apartar su mirada del Reino presente y futuro de
Dios. La vida moral de Jesús motiva a todo creyente a gozarse y alegarse en medio de las
adversidades, porque al final y a su debido tiempo recibirá su galardón en el Reino de los
cielos.

LECCIÓN 8:
ESCENARIOS CONTROVERSIALES

Vocación y Ética ministerial II Nivel 45


INTRODUCCIÓN:
Jesús constantemente estuvo enfrentando en escenarios controversiales a diferentes grupos
opositores por el mensaje del Reino de Dios; las enseñanzas y hábitos de Jesús provocaron
el celo de los fariseos. Jesús privilegiaba la vida en lugar de la ley del día de reposo, y no
aceptaba las tradiciones con las que hacían la clasificación de personas puras e impuras.
Otro grupo religioso con el que Jesús tuvo varios encuentros hostiles, era el de los escribas
o intérpretes de la ley, quienes no estaban de acuerdo con la forma libre e independiente de
enseñar de Jesús. Su enseñanza era considerada nueva, con contenido profético y sobre
todo acompañada de señales. En otras palabras Jesús: “Les enseñaba como quien tiene
autoridad, y no como los escribas” (Mt.7:29).

Otro grupo opositor de las enseñanzas de Jesús eran los saduceos, este grupo se encontraba
en la élite del poder; ellos por lo general tenían injerencias en el templo y eran los que
controlaban el Sanedrín. Las controversias con Jesús eran porque ellos no aceptaban la
existencia de los ángeles, ni de los espíritus y mucho menos creían en la resurrección de
muertos. Por su parte, los herodianos –considerado otro grupo de poder- observaban el
cumplimiento estricto de la ley y el pago de los impuestos. Los herodianos se aliaron con
los fariseos a fin de colocar a Jesús en una situación muy peligrosa. Ellos le preguntaron;
“¿Es lícito dar tributo a César, o no?¿Daremos, o no? (Mc. 12:14). El peligro para Jesús
estaba en que si decía que sí era licito pagar los impuestos, perdería la confianza del
pueblo; pero si decía que no, entonces se le tomaría como incitador contra el poder político.

MEDITEMOS
La sinceridad no basta
Actualmente hay mucha gente que cree que no importa cuáles sean las creencias de una
persona, con tal de que ésta sea sincera. Esta es una de las mayores mentiras del infierno.

Supongamos que yo me dirija a un banco y presente un cheque por diez mil dólares; que el
cajero me pregunte si tengo fondos, y que yo le responda que no los tengo ni en ese banco
ni en ningún otro; y que cuando me pregunte sobre qué base quiero cobrar el cheque, yo le
conteste que debido a mi sinceridad, y que le agregue: No hay en toda la provincia un
hombre más sincero que D. L. Moody.

¿Qué opinarías que esto es cosa de locos? ¡Y sin embargo dices que no importa cuales son
las creencias y que basta la sinceridad!

PASO I
EL MATRIMONIO

Vocación y Ética ministerial II Nivel 46


La unión matrimonial en la humanidad es iniciativa de Dios. El hombre al principio fue
creado solo; después de un tiempo y a causa de su soledad, Dios le hizo una compañera a la
que calificó de idónea. De esta manera, Dios estableció el matrimonio, “Por tanto, dejará el
hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne” (Gn.2:24).
Con el propósito de preservar la raza humana sobre la tierra, Dios les dio órdenes precisas a
los matrimonios: “Les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra” (Gn. 1:28). Con
estas declaraciones bíblicas -y otras más- se asienta que el matrimonio fue la primera
institución humana establecida por Dios con el fin de suplir las necesidades de la familia.

Procurando el bienestar de la humanidad; Dios estableció el matrimonio con sus respectivos


propósitos. Uno de ellos fue el de vivir en compañía; Dios vio que no era bueno que el
hombre estuviera solo (Gn.2:18). A fin de alcanzar este propósito, se le concedió al hombre
la capacidad de comunicarse a través de la boca, los ojos, las manos, los oídos, de todas las
partes del cuerpo. Dios también estableció que el hombre procreara hijos y los criara en un
ambiente de amor y aceptación. Todo hombre siente el impulso de ser padre, este propósito
garantizará la propagación de la humanidad. El propósito de multiplicación concede otro
propósito al hombre, el de satisfacer el correcto impulso sexual.

Para muchas personas el matrimonio no es algo que merezca respeto o se tenga en alta
estima, por tal motivo han determinado vivir en unión libre. La misma sociedad con el paso
de los años ha sido condescendiente y se ha ido acoplando a las negligencias morales de
algunos. Las personas deciden vivir en concubinato porque este tipo de relación no exige
responsabilidades. “El concubinato” o “la unión libre” son sinónimos de fornicación.
Fornicar es mantener relaciones sexuales fuera del lazo matrimonial; fornicar es pecado.
Dios rechaza categóricamente el pecado de fornicación, tanto que advierte que “…los
cobardes e incrédulos, los abominables y homicidas, los fornicarios y hechiceros, los
idolatras y todos los mentirosos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que
es la muerte segunda” (Ap.21:8).

ACTIVIDAD 1
Expón a continuación tu postura ante los siguientes temas que han causado controversia
entre miembros de la iglesia y la sociedad en general

Relación de pareja en unión libre.


_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
________________________________________________________________________
Matrimonio entre parejas del mismo sexo.
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________

Vocación y Ética ministerial II Nivel 47


_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_______________________________________________________________________

Adopción por parejas del mismo sexo.


_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_______________________________________________________________________

PASO II
EL DIVORCIO.
Dios decretó que la pareja que se uniera en matrimonio ya no serían dos, sino que serían
una sola carne, es decir, que hay una fusión de dos seres en uno, y esta fusión puede ser
hecha por Dios, por tal motivo ningún hombre tiene el poder de disolver la unión
matrimonial. Los fariseos con la intención de tentar y contradecir a Jesús le preguntaron:
“¿Por qué, pues mandó Moisés dar carta de divorció, y repudiarla?”(Mt.19:7). Jesús
respondió que Moisés le permitió porque fue presionado por la dureza del pueblo y agregó
“Más al principio no fue así”. Moisés decretó que la principal causa –y suficiente- para el
divorcio era que el marido encontrará en su esposa “alguna cosa indecente” (Dt. 24:1, -se
considera un texto obscuro- y muy probablemente tendría que ver con impurezas de
cuerpo” o “conductas desagradables”. Pero para Jesús la única causa justificada para
disolver el matrimonio era la fornicación, es decir “relaciones ilícitas” (Mt.19:9).

Es pertinente recordar que los hábitos y las costumbres con respeto al matrimonio de los
judíos en los tiempos de Moisés, estaba encuadradas por la poligamia y el concubinato, por
tal motivo, se hizo necesaria una legislación que consintiera la disolución del matrimonio.
Moisés decretó una legislación un tanto permisiva (Dt. 24:14); por un lado, se consentía
que el hombre se divorciara de su esposa; y por el otro lado, se consentía que la divorciada
se volviera a casar. Pero para Jesús el asunto del divorcio no era así de sencillo. Él les
explicó que: “…cualquiera que repudia a su mujer y se casa con otra, adultera; y el que se
casa con la repudiada adultera” (Mt. 19:10). Los discípulos al escuchar estas palabras
rápidamente justificaron las razones por las que muy probablemente Moisés legisló sobre el
divorcio: “Si así es la condición del hombre con su mujer, no conviene casarse”
(Mt.19:10). Sin embargo, Jesús manteniendo su postura, dijo que el matrimonio tal y como
lo instituyó Dios no era para todos, pero sí para aquellos a quienes le era dado (Mt.19:11).

Vocación y Ética ministerial II Nivel 48


ACTIVIDAD 2
Expón a continuación tu postura ante los siguientes temas que han causado controversia
entre algunos miembros de la iglesia y la sociedad en general.

Divorcio
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_______________________________________________________________________

Patria potestad de los hijos


_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________

Guarda y custodia de un niño o niña


_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_______________________________________________________________________

PASO III
EL ABORTO PROVOCADO

En el mundo desde los tiempos antiguos hasta los presentes se ha practicado el infanticidio,
tal práctica ha ido tomando muchas caras. En la biblia por ejemplo, se cuentan historias de
los sacrificios que se hacían con niños a diferentes deidades de los pueblos paganos. En el
libro de Éxodo (21:22-23) escrito por Moisés, se encuentra la legislación para el pueblo
judío sobre el aborto provocado. Moisés expone el caso de un aborto provocado por la
pelea de terceras personas. Si la esposa no moría, la sanción para los culpables era impuesta
por el propio marido y avalada por los jueces. Pero si la esposa moría, entonces se aplicaría
la ley del Talión, la cuan consistía en “vida por vida, ojo por ojo, diente por diente, mano
por mano, pie por pie, quemadura por quemadura, herida por herida, golpe por golpe”
(Éxodo 21: 23-25). El aborto provocado debía de ser castigado, porque violaba el derecho a
la vida.

La controversia principal del aborto provocado tiene que ver con el comienzo de la vida. En
el libro de los Salmos (139.16) se habla del embrión, el cual es el óvulo fecundado en las
primeras etapas de su desarrollo. El salmista resalta la idea de que Dios está atento a todo lo
que pasa desde esa primera etapa de la vida del hombre; incluso descubre que existe una

Vocación y Ética ministerial II Nivel 49


bitácora por cada niño que habrá de nacer; en ella están registrados los detalles y los días
que están destinados para cada niño. En la segunda y tercera etapa del embarazo Dios sigue
al pendiente del desarrollo del niño (Salmos 139: 13-15). La vida del hombre sólo le
pertenece a Dios, quien es quien la da. Por tal motivo, el mandamiento es claro y preciso:
“No matarás”. Quien permite que le realicen un aborto inducido, está matando a una
persona voluntariamente, no solo ella, sino también los que lo planean y ayudan.

ACTIVIDAD 3
Expón a continuación tu postura ante los siguientes temas que han causado controversia
entre algunos miembros de la iglesia y sociedad en general.

Aborto inducido
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
______________________________________________________________________

Eutanasia
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________

Clonación
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
________________________________________________________________________

CONCLUSIÓN:
En la actualidad se han tenido avances políticos, sociales, médicos, religiosos, etc. Dichos
avances por lo general son aprobaciones que van en contra de la ética del Reino de Dios.
Sin embargo, no todos los líderes, ministros, o miembros de la iglesia han sabido
manifestar y mantener la postura del Reino. Por tal motivo, se hace necesario que surja un
liderazgo que sepa y quiera responder a la sociedad conforme al propósito de Dios para la
humanidad. Un liderazgo que entienda que no puede existir una verdadera ética si se niegan
los principios y valores establecidos por Dios. No habrá salud moral en el mundo si se
rechaza a Jesús, quien es el modelo del camino que debemos andar, la verdad que debemos
conocer y la vida que tenemos que vivir.

Vocación y Ética ministerial II Nivel 50