Está en la página 1de 8

TRABAJO PRÁCTICO

integrador final
Sociología de la Imagen
Ensayo: “Teoría de los objetos: entre el sujeto
y la tecnología”

Modalidad de trabajo: Grupal


Integrantes:
o Carballo, Carolina
o Carrena, Laura
o Vera Ailén
Tipología: domiciliario
Modos de entrega: vía e-mail e impreso
Fecha de entrega: 22/06

Diseño Gráfico – Arquitectura - FAU - UNNE - Curso


2017
La tecnología es siempre un arma de doble filo. Traerá muchos beneficios, pero también muchos
desastres.
Moore, Alan (1953-presente).
Una realidad manipulada
En la Posmodernidad el ser humano estaba en busca de su liberación, del individualismo; pero
en la actualidad, hemos llegado a un híper-individualismo que conlleva a que nos
descontextualicemos de alguna forma, funcionando como seres aislados y olvidándonos del rol
social y de la función, pero no de la moda y lo estético. Con esto último queremos decir que las
apariencias superficiales se convirtieron en lo más importante, en una representación de lo que
somos, un espejo de nuestra sociedad.
Pero ¿qué tan real llega a ser esa sociedad para nosotros mismos? ¿Somos verdaderamente
conscientes de que lo que vemos es un reflejo o lo consideramos como la realidad misma? ¿La
realidad, es real, o alguien la creó para mí?
El show de los medios
En la modernidad, una fotografía era una representación, pero hoy en día, cualquier imagen se
transforma directamente en información que asimilamos como cierta. Y es así como nos
llenamos de informaciones irrelevantes, falsas o incompletas, informaciones efímeras; que en
realidad no son conocimiento, sino una forma de entretenimiento.
Un entretenimiento macabro
La conocidísima película de Truman, que representa la sociedad en modo “reality show” que
estaba despertando en ese momento, en la cual todos eran partícipes de forma directa e
indirectamente de esa realidad construida, armada falsamente alrededor del protagonista, feliz
pensando que su vida era real, que los días eran soleados y perfectos.
Y vemos otros casos, en la serie “Black Mirror”, cuyos episodios suelen tener en común que nos
muestran una realidad muy parecida a la actual, con la pequeña diferencia que hay algún avance
tecnológico que en ocasiones saca lo peor de nosotros; critica de muchas maneras la utilidad que
le damos a la tecnología y por otro lado el papel de los medios de comunicación en la sociedad.
En un capítulo llamado “Oso Blanco”, se construye una realidad para una persona, en la que hay
espectadores, que viven la situación como si fuera una especie de parque temático. Nos
transmite el pánico de la protagonista al no entender qué es lo que está pasando. Observamos
características como la elección de que la actriz protagonista (y el que parece ser su pareja) sea
de color, perseguida por personas blancas, que hagan alusión a que perdió la memoria, que tiene
una hija, etc. Y automáticamente nos llevan a pensar que es injusto, que es inhumano y sufrimos
por ella; jamás nos imaginamos que no es inocente, o que lo merece de alguna forma. El giro del
final nos deja perplejos, dándonos la razón de todo el show, mostrando la macabra condena
pensada por una sociedad que juzga a través de un entretenimiento lucrativo. Si bien el castigo
que se le practica a la que había transgredido los ideales incorporados en la consciencia
colectiva, es decisión de una persona o varias, la acción social de formar parte de ello, de asistir
al show, arrojarle cosas y divertirse con su sufrimiento, es un ejemplo de solidaridad mecánica,
ya que cada miembro de la sociedad decide juzgarla y participar de su castigo.
Otro capítulo llamado “El himno nacional”, en el cual un primer ministro se enfrenta a un enorme
e impactante dilema cuando la princesa es secuestrada. Para su puesta en libertad, el
protagonista debe tener relaciones sexuales con un cerdo en la televisión nacional. En un primer
momento él lo toma como una broma y se opone rotundamente, la opinión pública se ríe y hace
comentarios graciosos sobre el tema, pero al recibir un dedo que poseía un anillo de la princesa,
la sociedad se doblega ante la situación y exige a través de las redes, que el primer ministro
grabe el video. Durante el capítulo se ve la interacción de los medios de información, que tratan
de tener una postura neutral. Pero la opinión pública, que se expresa a través de las redes
sociales, es mucho más fuerte, exigiendo finalmente que el primer ministro cumpla su deber
como héroe. Podemos hablar en este punto de una acción social con arreglo a valores, porque la
sociedad reacciona según lo que le parece ético, que es salvar a la princesa, sin importar cómo.
“El objeto, mediador universal, exponente de la sociedad en la desnaturalización progresiva de ésta,
creador del entorno cotidiano, sistema de comunicación social, más cargado que nunca de valores a
pesar del anonimato que implica la fabricación industrial”
Moles, Abraham (1972) “Teoría de los objetos”
Esto quiere decir que en la actualidad, ya no se toma al objeto como un ser natural (piedra,
flores, árboles), si no que surge mediante una transformación realizada por nuestra acción. Ya no
es una simple cosa sino la conexión que existe entre nosotros y la naturaleza y entre nosotros y
nuestros pares y no solo vale por su utilidad si no que es portador de significaciones (valor de
signo). El valor de signo es aún más poderoso que el valor de uso, porque es portador de
mensajes, los cuales dividen a la sociedad cargándola de símbolos, brindando prestigio y estatus
(objeto fetichizado, según Vilchis Esquivel), los cuales ofrecen un atractivo mayor, cegando al
consumidor que no ve realmente el uso que le corresponde.
Es importante analizar el hecho de que nos hemos vuelto totalmente dependientes del objeto,
olvidando que dentro de la sociedad debemos priorizarnos porque somos los protagonistas de la
misma y los objetos solo deben verse como herramientas que nos faciliten realizar diversas
actividades y comunicarnos.
La producción de demasiadas cosas útiles da lugar a demasiadas personas inútiles.
Marx, Karl (1844), Tercer Manuscrito Económico y Filosófico.
Los primeros teléfonos móviles, los cuales eran de tamaños grandes (como de un teléfono fijo) o
los llamados ladrillos, no eran para nada estéticos, pero en aquellos tiempos eran “la necesidad
del momento” y solo cumplían con una simple función, mantenernos comunicados a través de
llamadas si no nos encontrábamos en casa. Claramente se lo podía tomar como una herramienta
para el hombre en ese momento, sin transformarse en un peligro para la sociedad.
Esto se evidencia en una reunión familiar o de amigos, cuando todos están conectados a través
del celular dentro de ese mundo virtual viviendo una vida aislada en vez de dejar de lado ese
objeto que rompe con la comunicación real, generando una sociedad de masa, como dice Moles,
más parecida a una máquina que a un grupo de personas diversas.
Los celulares de la actualidad sobrepasaron límites rompiendo con millones de barreras, dejando
de ser una herramienta para ser una necesidad, llenando el vacío social en el que vivimos
constantemente. Por esta razón, el hombre siempre quiere más de la tecnología dándose a la
tarea de acumularlos y también producirlos de formas exageradas.
Ahora este objeto, según Moles se convierte en comunicación pero no por su utilidad, sino
porque es portador de signos llevando un mensaje de tipo social, por ejemplo, alguien que posee
un iPhone presentará mayor popularidad, estatus y prestigio dentro de la sociedad que otro que
posea un Samsung Galaxy Young. Investigamos, por ejemplo, sobre ciertos “rumores” acerca del
nuevo modelo del iPhone 8, cuyo lanzamiento aparentemente será este o el siguiente año, y tiene
características híbridas con respecto a sus anteriores modelos (y los de otras marcas), podemos
relacionarlo con las definiciones de Moles, que hablan de un simbolismo, relación con los objetos
que sobrepasan a su utilidad: al tener incorporadas más de una cámara especial, pareciera ser un
pedazo de vidrio traslúcido, capaz de “camuflarse” de alguna manera integrándose por completo
a la realidad.
Los teléfonos celulares y demás artefactos tecnológicos que satisfacen la misma necesidad, pero
poseen distintos valores de cambio y de signo (diferencia entre iPhone y Samsung), generan un
gran distanciamiento social y el ser humano pierde su significación dentro de la sociedad, pasan
a ser representaciones del estatus adquirido por el objeto, que se termina convirtiendo en un
mediador de las relaciones humanas.
Hablando de hipernarcisismo, sabemos que existe la posibilidad de registrar pequeños
momentos de nuestras vidas a través de una característica llamada “historia” que nos ofrecen las
distintas redes sociales, dejando la privacidad en un plano totalmente público a voluntad y
mostrando de nosotros lo que queremos ser. Actividad ahora se transforma para ser en “primera
persona” a través de unos novedosos lentes llamados “Spectacles”, que se conectan a Snapchat
directamente y con un botón graba diez segundos de lo que sea que estemos viendo, en primera
persona. Esto hace que nuestra realidad se haga cada vez más virtual, desconectándonos de la
naturaleza y mirando a través de objetos lo que podemos apreciar con nuestros propios ojos.
Surge la necesidad de compartir todo lo que vemos.
A diferencia de los “Spetacles”, unos auriculares traductores, tienen una utilidad, ya no movida
por el consumismo puro sino la hipercomunicación existente en el ser hipermoderno. Como
forma de representar la comodidad y la pereza para aprender los distintos idiomas, por un lado
facilita la comunicación, y por otro, fomenta la pereza.
También están las transmisiones en vivo de las distintas redes sociales: no hace mucho tiempo,
se produjo un “homicidio” en vivo y en directo a través del perfil de un niño que jugaba con sus
amigos y un arma de fuego que accidentalmente fue disparada, terminando con la vida de una de
las niñas.
Un siervo útil pero un amo peligroso
Hace algunos años se pensaba que el día de hoy sería escenario de nuestra convivencia con
máquinas humanoides en todos los aspectos de nuestra vida, se percibía de hecho cierto miedo e
incertidumbre a través del cine y la ciencia ficción, por ejemplo, a que nuestras propias
creaciones tomen control del mundo de forma subversiva o demuestren ser seres superiores. Es
quizás por esta postura alarmista, que consideramos que aún tenemos el control sobre las
máquinas, que todavía nos pertenecen.
Existe cierta obsesión de los seres humanos por replicarse en máquinas, quizás buscando la
inmortalidad de alguna manera. Como la película de 2009 llamada “Sustitutos”, en la que Bruce
Willis vive en una sociedad futurista, donde cada ser humano posee un robot que lo “representa”
en la vida “real”, y que le permite a cada humano quedarse en la comodidad de su habitación sin
salir al mundo exterior, peligroso para un simple mortal. De esta forma cada persona elegía su
aspecto físico perfeccionando su propia imagen para interactuar con los demás. Podemos hacer
una comparación de estos robots con nuestros perfiles de Facebook, porque nos representan de
cierta forma ante la sociedad y somos nosotros los que elegimos la manera en la que queremos
que los demás nos vean. Si alguien logra ingresar a nuestra cuenta, lo que se considera como una
invasión de la privacidad, sería como entrar a nuestra habitación y ver nuestro verdadero yo.
Virilio estableció que al inventar un objeto, inventamos también todas las consecuencias del
mismo (un avión y el accidente de avión), para él, la tecnología es velocidad, es accidente. Habla
de los objetos como “males” que traen muerte a lo cotidiano, que invaden la sociedad. Las
imágenes dejan de ser representación para ser información, se entienden como información real
y verídica que no se “procesa”: no se piensa ni se analiza su procedencia.
Hoy, al tener todos estos objetos avanzados cuya función era en un principio, mantenernos
comunicados, existe una cantidad de información (que pasa a ser hiperinformación, y
desinformación) a la cual accedemos sin ningún tipo de inconveniente y de forma inmediata,
adentrándonos en una SOCIEDAD DE INFORMACIÓN, según Scott Lash.
Lash critica la misma porque los objetos pasan a ser autónomos: el hombre pierde el control
sobre ellos, moviéndose a través de las redes globales, generando flujos (dinero, tecnología,
medios). Entonces estos objetos que presentan cualidades informacionales, producen un quiebre
en la calidad de la información ya que hoy en día, por la velocidad, tecnología y manipulación
transforman el contenido, generando desinformación. Se considera a la información como
mercancía pero no siempre significa conocimiento porque los medios masivos de comunicación
ejercen control sobre ella.
Es necesario, pero no necesariamente malo
Lo importante es que tengas fe en la gente, que sean básicamente buenas e inteligentes, y si les das
herramientas, harán cosas maravillosas con ellas.
Jobs Steve, sobre la tecnología (1955-2011).
Con esto se refería a que la maldad no estaría en la tecnología sino en el uso que decidimos darle.
No se puede mirar siempre como negativos a los avances tecnológicos dentro de la sociedad
porque ayudan y mucho, como la red social de Facebook que facilita las comunicaciones
inmediatas y reduce las distancias, donde por ejemplo, podemos recibir información sobre
alguna materia de la facultad, realizar trabajos, leer consignas, recibir notas y publicar nuestras
dudas; actividades que se han vuelto necesarias para cursar cualquier tipo de carrera, llegando a
existir incluso carreras complemente on-line.
Otro ejemplo puede ser el novedoso robot llamado “Salto”, que es capaz de ayudar en las
catástrofes, gracias a su pequeño tamaño y agilidad, que le permite escabullirse entre los
escombros de un edificio por ejemplo y facilitar el rescate de las víctimas.
La tecnología también llega al terreno medicinal, el objetivo siempre es mejorar y hasta
prolongar nuestras vidas. Prótesis mecánicas, corazones artificiales, relojes para ciegos, o la silla
mecánica de Stephen Howking: él mismo dijo que la medicina no ha podido curarlo, así que se
apoya en la tecnología para poder comunicarse y vivir.
Cuántos descubrimientos fueron posibles gracias a herramientas tecnológicas, de la mano de la
ciencia, investigaciones que se volvieron más fáciles y revolucionaron nuestro estilo vida. Este
mismo ensayo de hecho, sería mucho más difícil de redactar sin la rapidez que ofrecen los
medios para darnos información, haciendo que nuestras mentes trabajen más rápido. Sin la
tecnología, tendríamos que haber estado semanas enteras en la biblioteca leyendo, analizando,
buscando ejemplos y citas; y de todas maneras, la información no estaría del todo actualizada,
haciendo que nuestro tema principal, que son los avances tecnológicos, no se pueda desarrollar.
Con esto no queremos desprestigiar a los libros, sino posicionar a la tecnología como algo
positivo en nuestro tiempo. La idea de “aldea global” hace cercanas todas las informaciones,
dejándolas al alcance de cualquiera que posea conexión a internet.
Hablamos entonces de una globalización de la tecnología, en la cual no hay ciudadanos puros
porque los medios y mediadores (todos nosotros) tienen todo el espacio para ellos y hablan
todos de lo mismo. No somos puros porque somos reflejos de la sociedad que nos forma y
tenemos incorporados pensamientos y actitudes similares, características de la masa. Según
Latour todos somos seres híbridos, resultantes de la no-modernidad, porque la “reacción anti-
moderna” todavía forma parte de nosotros, el rechazo a lo nuevo, todavía entran en juego
entidades anteriores como la racionalidad, Dios, el espíritu o incluso el pasado. Rechaza las
concepciones de objeto/sujeto y propone adoptar una aproximación nueva al conocimiento: el
cuasi-sujeto y el cuasi-objeto, que tejiendo morfismos, son mediadores (transmiten significados)
o mediados (son transmitidos como significados).
“La tecnología hizo posible las largas poblaciones; las largas poblaciones hacen ahora a la
tecnología indispensable.”
Krutch Joseph Wood (1929), “El temperamento moderno”.
Sin embargo, sabemos que se debe tomar conciencia del excesivo protagonismo que se les está
dando a algunos objetos, dejando de lado su funcionalidad, generando en nosotros dependencia
(como en el caso del celular que explicamos más arriba) y manipulando nuestras acciones,
produciendo aislamiento y comunicación dentro de la sociedad sólo a través de un objeto
mediador.
“El problema real no es si las maquinas piensan, sino si lo hacen los hombres.”
Frederic Skinner, Burrhus (1904-1990).
Bibliografía
Material de estudio proporcionado por la cátedra:
Durkheim, Émile (1893), “La división del trabajo social”.
Glavich, Eduardo (1995), “Reseña de Nunca hemos sido modernos, de Bruno Latour”.
Latour, Bruno (1991), “Nunca fuimos modernos” (pp 15-30).
Marx, Karl (1867), “El capital”.
Moles, Abraham (1972) “El objeto como mediador social”.
Vilchis Esquivel, Luz del Carmen (1998) “Metodología del diseño, fundamentos teóricos” (pp,72-
75).
Frase utilizada como título no citada:
Lange Christian Lous (1869-1938) “Un siervo útil pero un amo peligroso”
Noticias avances tecnológicos:
Colpisa (2017) “Robots contra prejuicios”
http://www.hoy.es/tecnologia/gadgets/201702/08/robots-contra-prejuicios-
20170208020724-rc.html

EFE (2017) “Wozniak no cree que la tecnología y las máquinas desplacen a los humanos”
http://www.hoy.es/tecnologia/investigacion/wozniak-cree-tecnologia-20170612195812-
nt.html

Innova+ (2016) “Salto, el robot ágil para ayudar en catástrofes”


http://www.hoy.es/tecnologia/internet/201612/07/salto-robot-agil-para-20161207121243-
rc.html

Innova+ (2017) “Crean unos auriculares que traducen de forma instantánea”


http://www.hoy.es/tecnologia/gadgets/201705/29/crean-unos-auriculares-traducen-
20170529170248-rc.html

Sama, Gabriel (2017) “iPhone 8: todos los rumores del iPhone de décimo aniversario”
https://www.cnet.com/es/analisis/apple-iphone-8/primer-vistazo/