Está en la página 1de 2

Fisiología del shock

Metabolismo

Las células conservan las funciones metabólicas a través el uso de ATP. El normal es el
metabolismo aeróbico en el cual las células absorben oxígeno y glucosa y los metaboliza.

En el metabolismo anaeróbico el cuerpo usa la grasa acumulada como energía y este solo
puede durar poco tiempo, ya que después de esto las células y los órganos comienzan a morir.
((NAEMT), 2016)

Nivel celular

La hipoxia celular da como resultado un metabolismo anaerobio, cuyo producto es el


incremento de la obtención de ácido láctico y luego producir una acidosis metabólica, e
indirectamente, una producción reducida de adenosina trifosfato (ATP celular). (Serrano, 2014)

Nivel tisular

El incremento de la extracción de oxígeno a la hemoglobina es el fundamental proceso de


compensación tisular, esto cambia dependiendo del tejido. Respecto a este mecanismo, cada
órgano tendrá un punto a partir del cual no podrá mantener un mecanismo aeróbico y la
producción de ATP, por lo que se activaran vías metabólicas alternas. (Serrano, 2014)

Función pulmonar

La oxigenación puede encontrarse comprometida de gran manera durante el shock, en las


fases más avanzadas del mismo. Las alteraciones de la función pulmonar van desde cambios
producidos para compensar la acidosis metabólica, hasta un síndrome del distrés respiratorio
del adulto (SDRA). (Serrano, 2014)

Función Cerebral

Una hipotensión notoria y prolongada puede dar como resultado una isquemia global, que
producirá una encefalopatía hipóxica o a muerte cerebral. (Serrano, 2014)

Función Renal

La oliguria es la representación más común de la existencia de un compromiso renal en el


shock. Está presente de manera prematura en el shock debido a la intensa vasoconstricción
renal y a un flujo sanguíneo renal disminuido. (Serrano, 2014)

Definición de shock

Es un síndrome que se diferencia por la falta de perfusión tisular a nivel celular tiene y que
tiene como consecuencia un metabolismo anaeróbico y la disminución de la energía que se
necesita para mantener la vida. Este síndrome puede presentar hipotensión, taquicardia,
diaforesis, palidez, cianosis, hiperventilación, oliguria y alteraciones del estado mental.
((NAEMT), 2016) (Serrano A. M., 2015)
(NAEMT), N. A. (2016). PHTLS Soporte Vital de Trauma Prehospitalario.
Jones.&Bartlett.Learning.

Serrano, A. M. (2015). Manejo del Paciente en Shock en Urgencias. EdikaMe.

Serrano, A. N. (2014). Actualización del Manejo del Paciente en Shock III Edición. Madrid:
Bubok Publishing S.L.