Está en la página 1de 5

DELITO

Tradicionalmente se define el delito como la acción y omisión penada por ley, el Código
Penal define al delito como las acciones u omisiones dolosas o culposas penadas por Ley
(La acción activa o pasiva es la base de la conducta punible).
TEORÍA DEL DELITO.- es el instrumento conceptual que permite aclarar todas las cuestiones
referentes al hecho punible. Sirve de garantía al definir los presupuestos que permiten calificar
un hecho como delito o falta. La teoría del delito es obra de la doctrina jurídico penal y constituye
la manifestación más característica y elaborada de la dogmática del Derecho penal.

CLASIFICACION DE LOS TIPOS DE DELITO EN EL PERU EL DELITO.- La palabra delito deriva


del verbo latino delinquere, que significa abandonar, apartarse del buen camino, alejarse del
sendero señalado por la ley (la infracción de la Ley del Estado, promulgada para proteger la
seguridad de los ciudadanos, resultante de un acto externo del hombre, positivo o negativo,
moralmente imputable y políticamente daños.)

CLASIFICACION:
1. Por su gravedad

1.1. Tripartito (crímenes, delitos y contravenciones).

1.2. Bipartito (delitos y contravenciones).

 Crímenes: en el Código penal peruano no se establecen crímenes, solamente delitos y faltas.


No obstante, los primeros suelen ser ubicados, desde un enfoque coloquial, en un ámbito
más amplio de afectación a diferencia de los delitos y faltas. Un ejemplo de esto sería los
denominados crímenes de lesa humanidad[1] que se encuentran estipulados en
instrumentos supranacionales. Ej.: El estatuto de la Corte Penal Internacional[2] (art. 7.1 y
7.2).
 Delitos: son las acciones u omisiones que configuran el injusto culpable (óptica bipartita); las
acciones u omisiones típicas, antijurídicas y culpables (perspectiva tripartita) –que se utiliza,
principalmente, para la enseñanza básica del dogma penal-; o las acciones u omisiones
típicas, antijurídicas, culpables y punibles (concepción cuadripartita).
 Contravenciones: a diferencia del delito, éstas no producen un daño efectivo, ya que abarcan
peligros, simplemente. Así también, las contravenciones no se ubican en el Código Penal, sino
en normativas especiales –internas- que apuntan a la salvaguarda de alguna actividad social.
Ej.: tala de árboles; arrojo de basura; pesca artesanal, entre otros.

2. Por la acción

2.1. Comisión: hacer lo que la normativa penal prohíbe. Ej.: los delitos convencionales como el
robo (art. 188 CP); lesiones leves (art. 122 CP); homicidio simple (art. 106 CP), entre otros.

2.2. Omisión: no acatar o hacer lo que la normativa penal establece. Esta clasificación es
denominada, por el sector mayoritario de la doctrina, como “omisión propia”; pues, a través de
este precepto se castiga o sanciona la simple infracción del mandato normativo, ya que son de
mera actividad. Ej.: omisión de auxilio o aviso a la autoridad (art. 127 CP); omisión o retardo de
actos de función (art. 377 CP); omisión de denuncia (art. 407 CP).
2.2. Comisión por omisión: es hacer lo que prohíbe la normativa penal, absteniéndose de
ejecutar un deber que establece la ley penal. Conocida, mayormente, como “omisión impropia”
(art. 13 CP).

3. Por la ejecución

3.1. Instantáneo: la acción, de una u otra forma, coincide con la consumación del mismo; esto
es, basta la mera realización de la conducta.

3.2. Permanente: aquel que posterior a su consumación, ininterrumpidamente, continúa


vulnerando el bien jurídico protegido.

3.3. Continuado: se caracteriza por la pluralidad de acciones (actos ejecutivos); pluralidad de


vulneraciones de la misma ley u otra de similar naturaleza jurídica (ir en contra de la ley penal,
dos o más veces), realización de las acciones en diversos momentos (los actos ejecutivos deben
producirse de forma sucesiva o simultánea); y, finalmente, que exista identidad de resolución
criminal (las vulneraciones de la misma ley conjuntamente con el factor subjetivo que se
requiere para la configuración del delito).

3.4. Flagrante: cuando el agente es descubierto al instante o al acabar de cometer el hecho


punible. Asimismo, esta clasificación del delito va tener en cuenta el criterio de temporalidad
inmediatamente después o durante la perpetración del suceso, esto es, las acciones u omisiones
que se susciten dentro de las veinticuatro horas de la situación delictiva (art. 59 NCPP).

3.5. Conexo o compuesto: cometidos en diferentes lugares y tiempos (criterio de ubicuidad y


temporalidad), a fin de que los resultados dependan, necesariamente, de acciones específicas
suscitadas ex ante a la comisión de los hecho delictivos. Ej.: la rotura de un objeto (puerta de
madera) para facilitar la adquisición de otros (computadoras) o, en todo caso, la sustracción de
un objeto (llavero) para llegar a otro (automóvil).

4. Por las consecuencias de la acción

4.1. Formal: son los llamados delitos de “mera actividad”, dado que en éstos no se exige la
consumación de los actos u omisiones, pues, lo que se sanciona es que se haya cumplido con los
hechos que conducen a los resultados o peligros. Ej.: violación de domicilio (art. 159 CP)

4.2. Material: conocidos como delitos “de resultado”, éstos se caracterizan porque el efecto que
emite de encuentra separado de la conducta desplegada por tiempo y espacio, su efecto –de
resultado- configura la consumación del tipo penal. Ej.: hurto simple (art. 185 CP).

5. Por la calidad del sujeto

5.1. Impropio: se le denomina así porque la realización la puede ejecutar cualquier persona. Ej.:
“el que”; “toda persona que”; “los que”.

5.2. Propio: la ejecución del delito se da por un sujeto que cuente con cualificación especial,
como cargo, profesión u oficio. Ej.: “el médico que”; “la madre que”; “el perito que”; “el
funcionario o servidor que”.

6. Por la forma procesal

6.1. Acción privada: es cuando la afectación repercute a personas en situaciones particulares.


Existe un catálogo limitado sobre los delitos que acarrean afectación privada y, por tanto, la
respuesta de la parte ofendida, como es el caso del delito de injuria (art. 130 CP); calumnia (art.
131 CP); difamación (art. 132 CP); violación a la intimidad (art. 154 CP) o lesiones leves (art. 122
CP). En dichas situaciones la persona afectada podrá presentar “querella” a fin de conseguir,
ante el juez correspondiente, una pena o, en todo caso, una reparación civil, según cada
situación.

6.2. Acción pública: se da, mayormente, en los delitos que se ubican dentro del Derecho penal
nuclear[3]. En estas circunstancias, cualquier persona puede solicitar la denuncia o, también, el
Ministerio Público de oficio.

6.3. Acción pública a instancia de parte: en esta clasificación prevalece el pedido de parte ante
el Ministerio Público. Ej.: abandono de mujer gestante y en situación crítica (art. 149 CP);
favorecimiento a la prostitución (art. 179 CP).

7. Por el elemento subjetivo

7.1. Doloso: cuando existe “conocimiento y voluntad de la realización de todos los elementos
del tipo objetivo y es el núcleo de los hechos punibles dolosos”[4].

7.2. Culposo: se encuentra vinculado con “aquellas actividades riesgosas que sobrepasen el
marco de la prudencia que ellas exigen”[5].

8. Por la relación psíquica entre el sujeto y su acto

8.1. Preterintencional o ultraintencional: “Preter” proviene del latín “praeter” y designa a algo
que va más allá, en este caso la acción del agente produce consecuencias no queridas por él.

9. Por el número de personas

9.1. Individuales: los realiza una persona (criterio de singularidad).

9.2. Colectivos: los realiza más de una persona (criterio de pluralidad).

10. Por el bien jurídico vulnerado

10.1. Simple: en éstos se vulnera un solo bien jurídico tutelado. Ej.: el asesinato (art. 108 CP).

10.2. Complejo: se vulnera más de un bien jurídico tutelado. Ej.: el secuestro (art. 152 CP)
seguido de violación de la libertad sexual (art. 170 CP).

10.3. Conexo: los hechos punibles están enlazados o relacionados con otros tantos, los
resultados de los primeros se encuentran condicionados a determinadas acciones y; asimismo,
los resultados de los segundos dependen de otras acciones en concreto.

11. Por la unidad del acto y la pluralidad del resultado

11.1. Concurso ideal: con una acción u omisión se vulneran varios bienes jurídicos tutelados.

11.2. Concurso real: con varias acciones y omisiones se vulneran varios bienes jurídicos
tutelados.

12. Por su naturaleza intrínseca

12.1. Común: son aquellos que vulneran los bienes jurídicos tutelados de cualquier persona.
12.2. Político: el radio de afectación de estos delitos se da hacia las organizaciones políticas y
sociales del Estado.

12.3. Social: los que afectan la dirección o el sistema social y económico.

12.4. Contra la humanidad: no deben ser confundidos con los crímenes de lesa humanidad,
pues, los crímenes no se establecen en el Código Penal, sino, simplemente los delitos[6]. En ese
panorama, los delitos contra la humanidad van a ser los que vulneran los derechos más
prescindibles o esenciales de los humanos. Ej.: genocidio (art. 319 CP); tortura (art. 321 CP).

Lea también: Proponen norma que prohíbe tomar juramento a congresistas electos que tengan
procesos penales abiertos

13. Por el daño causado al objeto de la lesión

13.1. Lesión: en esta clasificación de requiere la producción de un daño hacia el bien jurídico
tutelado.

13.2. Peligro: entre tanto, estos no exigen la realización de daños a bienes jurídicos tutelados,
ya que basta que surja un riesgo general, común, genérico (peligro abstracto) o, en todo caso,
preciso, determinado, específico (peligro concreto).

CONCLUSION

El delito es toda acción u omisión punible, objetividad en la manifestación de un hecho previsto


en la ley penal, al cual le recae una sanción, también prevista en la misma ley penal, a fin de que
inhibir al individuo a la comisión de esas conductas consideradas como delitos. En cuanto a las
formas de comisión de los delitos, ya se trate de acción o de omisión, éste siempre será una
conducta, es decir un hacer o un no hacer, cuyos resultados prevé la ley penal, los que tienen
trascendencia en el mundo físico y en el del derecho.

PENA
La palabra pena proviene del latín poena, que significa castigo, tormento físico, padecimiento,
sufrimiento. Es un “mal” que debe imponerse al culpable o responsable de la comisión de un
delito. Es una figura previamente creada por el legislador, en forma escrita y estricta, al amparo
del “principio de legalidad”, donde toda persona debe ser castigada si el hecho está previsto en
la ley como delito con anterioridad a la comisión del mismo.

Este principio, es el pilar del Derecho Penal, representado por el apotegma latino: nullum crime,
nulla poena sine lege. La pena “es un castigo consistente en la privación de un bien jurídico por
la autoridad legalmente determinada a quien tras un debido proceso, aparece como
responsable de una infracción del Derecho y a causa de dicha infracción”.

CLASES DE PENAS El Código penal peruano en su Artículo 28 clasifica las penas de la siguiente
manera:

a. Penas privativas de libertad.- La pena privativa de libertad impone al condenado la obligación


de permanecer encerrado en un establecimiento. El penado pierde su libertad ambulatoria por
un tiempo de duración variable que va de la mínima de dos días hasta la cadena perpetua.
b. Penas restrictivas de libertad.- Son aquellas que, sin privar totalmente al condenado de su
libertad de movimiento, le imponen algunas limitaciones. Se encuentran reguladas por el
artículo 30º del Código Penal. Son penas que restringen los derechos de libre tránsito y
permanencia en el territorio nacional de los condenados.
c. Penas limitativas de derechos.- Consideradas en los artículos 31º al 40º del Código Penal.
Estas sanciones punitivas limitan el ejercicio de determinados derechos económicos, políticos y
civiles, así como el disfrute total del tiempo libre. Son de tres clases:

 Prestación de servicios a la comunidad (variante especial del trabajo correccional en


libertad),
 limitación de días libres (el condenado sólo debe internarse en un centro carcelario por
periodos breves que tienen lugar los días sábados, domingos o feriados)
 inhabilitación (incapacidades o suspensiones que pueden imponerse a un condenado)
d. Penas de Multa.- La pena de multa obliga al condenado a pagar al Estado una suma de dinero
fijada en días multa. El importe del día multa es equivalente al ingreso promedio diario del
condenado y se determina atendiendo a su patrimonio, renta, remuneraciones, nivel de gasto y
demás signos exteriores de riqueza.
6. DETERMINACIÓN Y APLICACIÓN DE LA PENA La pena se determina en la ley, y con el Juez. La
determinación ejecutiva a que lleva el sistema penitenciario, no es propiamente de una
determinación de pena sino de un gesto de administración.
6.1. DETERMINACIÓN DE LA PENA EN EL CONCURSO IDEAL DE DELITOS Cuando una sola acción
infringe varias normas o tipos, afectando varios bienes jurídicos, se aplica la pena
correspondiente al tipo penal más severo (Art.49 del C.P.).
6.2. DETERMINACIÓN DE LA PENA POR EQUIVALENCIAS EN LA REVOCACIÓN REVISTA JURIDICA
el condenado no cumple injustificadamente con la pena convertida y no obstante el
apercibimiento persiste, el Juez debe revocar la conversión, descontando lo que corresponda,
para el cumplimiento del saldo de pena.