Está en la página 1de 18

“AÑO DEL DIÁLOGO Y LA RECONCILIACIÓN NACIONAL”

COLEGIO MATEMÁTICO
“HONORES”

CURSO : PSICOLOGÍA

DOCENTE : PSIC. RAMIREZ FIGUEROA, CESYBETH

INTEGRANTES :
 SANCHEZ VAZQUEZ, Nil

 MIGUEL VILLANUEA, Jhans

 CABELLO SALAS, Jean Jordan

 CERNA JUSTO, Brayan

GRADO : 5° DE SECUNDARIA
INTRODUCCIÓN

En esta investigación se hablará de trastornos, como es la


bulimia, nos basaremos en el desorden alimenticio, los tipos
que existen, los síntomas, las causas, además de
tratamientos para las personas que las padecen.

La bulimia es un trastorno el cual trataremos en esta


monografía, se tomarán en cuenta todos los factores que
llevan a padecer dichos trastornos.

Uno de los temas que no podemos omitir en nuestra


monografía son las causas que orillan a las adolescentes a
dejar de comer tan solo por bajar unos cuantos kilos, se
verán los diversos factores que la puede causarlos.

Los diferentes síntomas de la bulimia son tan variables de


persona a persona, por lo que incluimos todos los síntomas
posibles de la bulimia.

Esperamos que esta pequeña introducción de una idea más


general de lo que habla esta monografía.

2
CAPÍTULO I

1.1 RESEÑA HISTÓRICA


La historia de la anorexia y la bulimia se remonta a la Edad
Media donde los primeros relatos hablan de una enfermedad
misteriosa que transformaba a las personas que la padecían y
se caracterizaba por la gran pérdida de peso por una dieta de
hambre autoimpuesta.

La humanidad debió esperar tres siglos para la


primera descripción clínica de la anorexia nerviosa atribuida a
Morton en el año 1694. Pasaron 200 años más para que William
Gull en 1874 acuñara el nombre de anorexia nerviosa en forma
definitiva. En su presentación, Gull, destacó su aparición en
la adolescencia y principalmente en mujeres.

1.2 ETIMOLOGÍA

La palabra bulimia proviene del griego βουλιμία


(BOULIMÍA), de βούλιμος (BOÚLIMOS), que traduce,
literalmente, ‘hambre de buey’, pero que podemos entender
como ‘muy hambriento’.

1.3 EPIDEMIOLOGÍA

La población en riesgo está formada sobre todo por mujeres de


cualquier clase social en zonas industrializadas como: Estados
Unidos, América Latina en general, la Unión Europea, Canadá,
Australia, Japón, Nueva Zelanda y Sudáfrica.

La bulimia nerviosa se inicia generalmente en la adolescencia o


al principio de la vida adulta; generalmente en las mujeres ya
que de cada 10 casos solo uno es un hombre. Los atracones

3
suelen empezar después o durante un periodo de régimen
dietético.

Otra de las causas es la presión sociocultural que ocupa un


importante lugar e induce a adolescentes a pretender alcanzar
un cuerpo delgado y esbelto. Esto se puede ver evidenciado en
por ejemplo comerciales donde aparecen mujeres de esbeltas
figuras, o la moda textil en donde pareciera que solo se fabrica
ropa para personas muy delgadas. Por lo general esta
enfermedad se da en adolescentes con problemas en su
autoestima, es decir dependen de alguien ya sea un familiar o
un particular, muchas veces al perder esta autonomía, la
persona la compensa con un control excesivo de la dieta

4
CAPÍTULO II

2.1 BULIMIA
La bulimia, también conocida como bulimia nerviosa, es un
trastorno de la alimentación que se caracteriza por episodios de
ingesta descontrolada y desmesurada de alimentos.
Generalmente, estos episodios vienen acompañados con una
posterior provocación de vómitos o consumo de laxantes para
expulsar los alimentos del cuerpo, y subsecuentes sentimientos
de culpabilidad y de vergüenza.
La bulimia comienza a manifestarse entre la adolescencia y la
adultez, y afecta tanto a hombres como mujeres, aunque la
cantidad de mujeres que la padecen es considerablemente
mayor, en una proporción de diez mujeres por cada hombre.

2.2 FASES DE LA BULIMIA

a) Atracón: Es la ingesta de mucha cantidad de comida y


bebida para saciar un impulso. Además, normalmente los
alimentos que se comen tienen una alta carga calórica.
Aparece de forma abrupta y bajo una sensación de pérdida
de control, ya que, entre otras cosas, se intenta comer la
mayor cantidad de comida en el mínimo tiempo posible,
llenándose la boca y masticando poco.
La frecuencia con la que se dan estos episodios es muy
variable, y puede ir de una vez cada varias semanas hasta
varias veces al día. Esta fase es común en todos los tipos
de bulimia.

5
b) La purga y los rituales compensatorios: Después del
atracón aparece un sentimiento de culpa y reacciones
dirigidas a impedir el aumento de peso. Normalmente la
purga consiste en provocarse el vómito introduciendo los
dedos en la boca, pero en ciertos casos puede consistir en
el uso de laxantes. También son frecuentes las conductas
compensatorias, como hacer mucho ejercicio o intentar
hacer ayunos.
Se cree que este "ritual" es consecuencia de la disonancia
cognitiva generada por el conflicto entre ideas (no quiero
engordar pero me he dado un atracón) y por un historial de
contingencias por las que se ha reforzado esta acción.

c) Estado de vigilancia: Después de estas fases la


persona se mantiene en un estado de preocupación y
vigilancia, una etapa asociada a un sentimiento de malestar.
El estado de vigilancia contribuye a alimentar la rumiación y
a hacer que los pensamientos recurrentes aparezcan con
mayor frecuencia.
Por otro lado, esta condición hace que la atención vuelva
constantemente al recuerdo de las experiencias ligadas al
trastorno, con lo cual todo lo que se hace aparece
condicionado por el modo en el que la persona se posiciona
ante este problema

2.3 TIPOS DE BULIMIA


a) Bulimia purgativa o purgante: Este tipo de bulimia se
caracteriza por venir acompañada por una fase de
purgación.

6
Acostumbra a realizarse en privado, pero no se planea
demasiado y también obedece a un impulso. En este caso,
es un intento desesperado por revertir lo que se ha hecho y
volver a la situación previa al atracón, si bien sus efectos
también son perjudiciales, porque los ácidos del estómago
dañan las células del conducto que lleva hasta la boca y
desgasta el esmalte de los dientes.

Otra conducta que caracteriza la bulimia purgativa es el


hecho de recurrir a diuréticos y laxantes, algo que también
tiene sus riesgos asociados y en todo caso no evita que
buena parte de las calorías ingeridas pasen al cuerpo

b) Bulimia no purgativa: En este tipo de bulimia después del


atracón no hay una purga, sino una conducta
compensatoria. A diferencia del otro método, aquí se asume
que lo que se ha comido pasará a ser procesado por el
sistema digestivo, y por consiguiente no se recurre a los
vómitos provocados ni a los diuréticos o laxantes. Sin
embargo, se emprenden acciones para compensar esa
ingesta de caloría, como por ejemplo hacer mucho ejercicio
cardiovascular o ayunar durante largos períodos.
Los peligros relacionados con la bulimia no nerviosa son,
principalmente, los posibles cortes de digestión, la
sobreutilización de los grupos musculares o los accidentes
cardiovasculares, así como el peligro de ayunar durante
demasiadas horas (más de 24 horas puede ser perjudicial)
y/o deshidratarse por los intentos de beber poco y no tener
agua a mano.

7
2.4 CAUSAS DE BULIMIA:
Debido a que no ha podido determinarse una causa orgánica, se
sostiene que la bulimia obedece, sobre todo, a causas
psicológicas. Principalmente, se asocia las siguientes causas:
Personas con baja autoestima.
Inestabilidad emocional y problemas afectivos en su entorno
familiar.
Miedo a engordar, y poseer una imagen corporal distorsionada.
Las personas que padecen bulimia se someten a dietas
sumamente estrictas e irracionales. Buscan obsesivamente
tener un peso y una figura ideales que se adapten a los patrones
de belleza establecidos por los medios de comunicación, pues
fracasos sentimentales o rechazo social les hicieron creer que la
belleza física era un factor indispensable para tener éxito.

2.5 SINTOMAS DE LA BULIMIA


Algunos de los síntomas que se presentan en las personas que
padecen bulimia son:
 Recurrencia de episodios de ingestión desmesurada y
descontrolada de alimentos, también conocidos como
atracones.

 Conductas como la inducción del vómito, uso de laxantes o


diuréticos para compensar los atracones.

 Ingestión de fármacos para reducir el apetito, someterse a


ayunas, o realización excesiva de ejercicio físico para evitar
engordar.

 Obsesión con la comida, deseos incontrolables de comer


(principalmente alimentos con muchas calorías).

8
 Secretismo en sus conductas por vergüenza y temores
asociados a la sanción social.

 Apatía, fatiga, irritabilidad, alteraciones en el ritmo del


sueño, etc.

9
CAPÍTULO III

3.1 CLASIFICACIÓN EN EL DSN


EL Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales
(en inglés, Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders,
abreviado DSM), editado por la Asociación Estadounidense de
Psiquiatría , es un sistema de clasificación de los trastornos
mentales que proporciona descripciones claras de las categorías,
con el fin de que los clínicos e investigadores de las ciencias de
la salud puedan diagnosticar, estudiar e intercambiar información
y tratar los distintos trastornos.
La bulimia se encuentra en la clasificación de “Trastornos de la
conducta alimentaria” que está conformado por alteraciones
graves de la conducta alimentaria, acompañadas o causadas por
una distorsión de la percepción de la propia imagen corporal y
esta son:
 Anorexia nerviosa
 Bulimia nerviosa
 Trastorno de la conducta alimentaria no especificado

3.2 ESTADISTICA EN EL PERÚ


Estos trastornos suelen aparecer más entre los 12 y 17 años,
aunque hay menores de nueve que los padecen.
También se ha comprobado que, de cada diez pacientes, nueve
son mujeres.
Además, existe un 80% de probabilidades que estos problemas
vuelvan a aparecer. Por ejemplo, hay personas de más de 60
años que han iniciado tratamiento.
El director de Salud Mental del Ministerio de Salud (Minsa),
indicó que del 2017 al presente año se han presentado 1,062

10
casos de trastornos alimenticios en general. En el año 2016,
estos llegaron a 2,258 de los cuales 743 fueron anorexia y 395
bulimia.

3.3 TRATAMIENTO
El tratamiento es más eficaz en las primeras fases del desarrollo
de este trastorno, pero, dado que la bulimia suele esconderse
fácilmente, el diagnóstico y el tratamiento no suelen presentarse
solo hasta que este problema ya se ha convertido en un
ingrediente permanente en la vida del paciente.
En el pasado, las personas con bulimia eran hospitalizadas con
objeto de poner fin al patrón de atracones y purgas, y se le daba
de alta en cuanto los síntomas habían desaparecido. Pero este
procedimiento ya no es frecuente hoy en día, dado que de esa
manera solo se ponía atención a lo más superficial del problema
y, poco después, cuando los síntomas volvían, lo hacían con una
intensidad mucho mayor.

11
Varios centros de tratamiento en instituciones (internamiento)
ofrecen apoyo a largo plazo, consejería e interrupción de los
síntomas. La forma más común de tratamiento actualmente
incluye terapia de grupo psicoterapia o terapia cognitivo-
conductual, con el objetivo de que mejore su autoestima y se
acepte a sí misma.
Las personas con anorexia o con bulimia suelen recibir el mismo
tipo de tratamiento y formar parte de los mismos grupos de
tratamiento. Esto se debe a que, en muchos casos, los pacientes
padecen de ambas enfermedades de manera simultánea.
Algunos denominan a este fenómeno «intercambio de
síntomas». Estas formas de terapia se centran tanto en los
síntomas que llevan al individuo a presentar estos
comportamientos, como en los síntomas relacionados con la
alimentación.
Además, los psiquiatras suelen recetar antidepresivos o
antipsicóticos. Los antidepresivos se presentan en diferentes
formas, y el que ha mostrado resultados más prometedores es
la fluoxetina.
La prontitud del tratamiento es uno de los factores más
importantes para mejorar el pronóstico. Aquellas personas que
lo reciban en las primeras fases del trastorno, tendrán una
recuperación mejor y más permanente.

12
3.4 PRONOSTICO
Los trastornos en la alimentación presentan tasas elevadas de
morbilidad y mortalidad y pueden afectar durante años la vida de
los pacientes y de quienes les rodean. Se sabe relativamente
poco acerca de los efectos o consecuencias a largo plazo de la
bulimia. Las investigaciones más recientes sugieren que el
pronóstico es diverso. La bulimia puede presentarse como un
padecimiento a largo plazo, fluctuante durante muchos años, o
bien como un problema de salud episódico, precipitándose en
función de los eventos y crisis de la vida de quien la padece.
A corto plazo, algunos informes médicos sugieren que hay una
mejoría del 50 por ciento en el comportamiento (en los atracones
y en las purgas) en aquellos pacientes que pueden
comprometerse con un tratamiento.
Aún no han podido identificarse factores consistentes que
permitan predecir el resultado del tratamiento.
En casos graves, la persona puede fallecer como consecuencia
de un atracón muy grave, o incluso puede suicidarse. En muchas
ocasiones el enfermo presenta síntomas como ansiedad y suele
ingerir ansiolíticos excesivamente para revertir el síntoma.

13
RECOMENDACIONES

 A los padres, deben desarrollar una comunicación


familiar, facilitar el crecimiento físico y emocional de sus
hijos.

 A los docentes, ayunarnos a desarrollar un estilo


educativo asertivo (actitud agradable pero definida y
seguros de nosotros mismos.)

 Al colegio, brindar charlas informativas para los


alumnos

 Al colegio, realizar escuela de padres para dar a


conocer de estos trastornos existentes.

14
BIBLIOGRAFÍA

 http://www.monografias.com/trabajos11/quesbul/quesbul.shtml
 https://es.wikipedia.org/wiki/Bulimia
 https://es.wikipedia.org/wiki/Manual_diagn%C3%B3stico_y_estad
%C3%ADstico_de_los_trastornos_mentales#Trastornos_de_la_cond
ucta_alimentaria
 https://www.youtube.com/watch?v=qW_RwCGD5n4
 https://espanol.medscape.com/cardiologia
 https://www.webconsultas.com/bulimia/tratamiento-de-la-bulimia-
281

15
ANEXOS

16
17
18