Está en la página 1de 5

Equidades laboral, étnica, social y de género

La equidad se refiere fundamentalmente a la relación de justicia entre hombres y


mujeres de los diferentes pueblos que conforman nuestro país. Requiere, del
reconocimiento, aceptación y valoración justa y ponderada de todos y todas en sus
interacciones sociales y culturales.

La equidad significa reconocer a todos por igual, independientemente de sus


particulares características y necesidades; reconocer sus valores, sus derechos y
responsabilidades, y dar a todos y todas, las mismas oportunidades para su
desarrollo.

Es el punto de partida para la transformación de la sociedad guatemalteca, desde


una perspectiva de análisis étnico, no debería ser la insistencia en las diferencias,
sino en el derecho inicial a la igualdad. Siendo que el desarrollo humano enfatiza la
igualdad de oportunidades y la libertad de decidirse por lo que uno más valora Por
tanto, demanda, a la vez, el reconocimiento, valoración y respeto de dichas
diferencias. Esta observación es fundamental pues el reconocimiento igualitario es
el modo propio de una sociedad democrática donde se acredita, formalmente, la
igualdad del ciudadano, titular de los mismos derechos y obligaciones.

Ha llegado a ser universalmente aceptado y aplica a todos los seres humanos,


independientemente desconsideraciones socioeconómicas, culturales o de género.
Este principio de dignidad para todos fue una victoria moral mundial, incorporado
ahora como una norma constitucional legal en todos los países del mundo. El
desafío de un cambio profundo en el país pasa por hacer de las supuestas
igualdades la base de un tratamiento legal diferencial.

La equidad laboral, étnica, social y de género busca la igualdad de oportunidades


en el mercado laboral, entre las personas de las diferentes etnias, en la sociedad y
entre mujeres y hombres.

La equidad es fundamental para que los derechos naturales y sociales de las


personas puedan alcanzarse. Estos derechos deben ser protegidos, fomentados y
puestos en práctica.
La equidad laboral no debe ser una utopía, cada día son más los países que se
suman a derribar las diferencias entre géneros y salarios, y cualquier acto
discriminatorio, pues muchas legislaciones se abocan cada día más a suprimir este
abuso a los derechos humanos.

Equidad laboral
Es la relación de justicia que se da en los espacios laborales, así como la formación
de hombres y mujeres para acceder a las ofertas de trabajo en condiciones de
igualdad, para tener una mejor calidad de vida.

Existe cierta igualdad de género pero solo en ciertas y pocas clases sociales
generalmente en las clases sociales bajas de Guatemala aun no se vive la equidad
de género ya que a la mujer solo se le permite cuidar de la casa y de los niños y
cuando el esposo deja a la mujer la mujer le toca encargarse de la casa los niños
y la comida. Por lo cual se puede llegar a la conclusión que la equidad de género
es muy poca en Guatemala La efectiva equidad entre hombres y mujeres en el
empleo, parecen al rigor de las normas, como algo concreto, como si la igualdad
estaría a un paso de ser hecho, pero en realidad, con estadísticas e informes que
lo avalan, demuestran que queda mucho por hacer para una equidad de género. La
equidad laboral se refiere a la igualdad de derechos en el trabajo que se ocupe. Ej.
La mujer percibe una retribución menor que el hombre en igual puesto de empleo,
la cuota de presencia femenina va disminuyendo en los puestos donde más se
paga, los intentos por lograr, por medio de diversas normativas del ordenamiento
jurídico.

Equidad étnica
todas las etnias tienen que ser respetadas y deben ser tratadas igual sin importar
su grupo al que pertenezca, el estado reconoce, respeta y promueve sus formas
de vida, costumbres, tradiciones, formas de organización social y está obligado a
velar que esta equidad o justicia sea cumplida. El estado tiene la obligación de
proteger a los grupos étnicos.

Busca favorecer políticas y prácticas concretas sobre la equidad étnica y la


incidencia de multicultularidad en la toma de decisiones y la gestión de los gobiernos
locales y las actividades de la comunidad. Guatemala es un país multiétnico,
multilingüe y pluricultural. La población es mayoritariamente maya, existiendo
además grupos de población garífuna y xinca y no indígenas. El grupo maya forma
21 comunidades etno-lingüísticas, cada una con su propia cultura y tradiciones. La
visión de una Guatemala incluyente, permitirá implementar políticas públicas que
beneficien a todos los segmentos de la población nacional, mujeres y hombres,
niños, jóvenes y adultos, indígenas y no indígenas, personas del campo y la ciudad.

Es la encarga de promover y aportar los conocimientos y las practicasen que se


faciliten la participación y fortalecimiento de los factores sociales con equidad de
género, étnica y social. El socialismo es una ideología de economía y política, que
define principalmente a un sistema social, económico y política, mediante la
socialización mediante los la socialización de los medios de producción, en
búsqueda del bien común en base a la equidad social.

Equidad social
Equidad social propicia la posibilidad de que tanto los hombres como las mujeres,
desarrollen sus potencialidades y capacidades, habilidades y destrezas,
intelectuales, físicas y emocionales para que tengan las mismas oportunidades
sociales, económicas, políticas y culturales.

Equidad de género
Dentro de una sociedad los hombres y las mujeres deben gozar los mismos
derechos y no debe haber discriminación ya que como seres humanos todos
debemos gozar de los mismos derechos tal como lo dice el mandato constitucional
de nuestra Guatemala.

El hombre y la mujer, cualquiera que sea su estado civil, tienen iguales


oportunidades y responsabilidades.
Señales que muestran la equidad laboral, étnica social y de
género

Políticas de empresa y leyes laborales


Una empresa que muestra equidad hacia sus empleados y colaboradores
implementará políticas en sus estatutos para que los actos discriminatorios queden
excluidos de su institución.

Por otra parte, en un estado democrático preocupado por la igualdad de


oportunidades, existirán leyes que se deben cumplir por empresas y población
general.

Leyes y políticas para promover la igualdad étnica y de género


Dentro de las políticas de países y empresas, son importantes aquellas dirigidas a
garantizar los derechos de los ciudadanos, independientemente de la etnia a la que
pertenezcan y a si son hombres o mujeres.

Igualdad de oportunidades en el empleo


Se trata de garantizar las mismas oportunidades de empleo para hombres y mujeres
basados exclusivamente en su experiencia y conocimientos sobre el área. Lo mismo
aplica para ocupar cargos directivos.

Según estadísticas en muchos países de América y Europa, un porcentaje


importante de mujeres activas laboralmente sienten que los cargos directivos son
ofrecidos a los hombres por encima de sus habilidades con respecto a las damas.

Igualdad de salarios
Asignar los mismos salarios sin distinción entre hombres y mujeres.
Sorprendentemente en países como Estados Unidos, aún hoy las mujeres tienen
salarios menores a los hombres, aunque ocupen el mismo cargo.
Ofrecer las mismas oportunidades de empleo a inmigrantes

Muchos países tienen establecido como norma el no contratar a ciudadanos que no


estén nacionalizados o que no sean nativos de ese país.

Además del malestar social, una consecuencia es que talentos que se ven en la
necesidad de huir de sus países no puedan desarrollar sus habilidades, que a fin de
cuentas beneficiarían a la empresa y en consecuencia al país en el que solicitan
trabajo. Por otra parte, esto conduce a que jefes inescrupulosos contraten
ilegalmente a estos trabajadores pero ofreciéndoles una paga mucho menor.

Permisos de paternidad
Para que el padre pueda participar en la crianza de sus hijos, es importante
implementar políticas de equilibrio trabajo-vida personal.

Muchos hombres no pueden participar de forma activa en la crianza de los primeros


años de su bebé, porque en los empleos se tiene como premisa que el padre no es
indispensable en el hogar. Esto aparte de dejar una enorme carga en los hombros
de la mujer, aleja al hombre de establecer ese fuerte vínculo que es primordial los
primeros meses.

Respetar el derecho de culto religioso de los trabajadores


Muchos grupos étnicos y religiosos cuentan con normas y dogmas que sus
integrantes desean seguir. Siendo respetuosos con sus creencias no se les debería
imponer, por ejemplo, que no lleven accesorios como velos para las musulmanas,
o la kipá para los judíos.

Por otra parte, es fundamental no ser irrespetuoso con temas religiosos o políticos
que despierten la sensibilidad de los trabajadores, al igual que no imponerles asistir
a misas o actos políticos que no estén vinculados con su religión o simpatía
partidista.