Está en la página 1de 22

Capitulo 10

FLUJOS PIROCLÁSTICOS: IGNIMBRITAS

10.1 Terminología

El término piroclásticos puede ser frustrante, los flujos piroclásticos van en dos tipos:
aquellos con estructura vesicular, con pómez de baja densidad y los que no tiene vesículas y
losa que no tiene vesículas, asociados a clases de lavas densos (Pág.-10.1-10.2)

Los flujos con pómez ignimbríticos con flujos no vesiculares, con clásicos densos se
denominan, nubes ardientes ( retículas que los depósitos, que forman se denominan,
depósitos de cenizas y vulcaniclastos (capitulo 12).

Los piroclastos o avalancha ó piroclástos, son flujos de poca densidad, mayor a flujos de
pómez , los flujos de cenizas o bloques, pero los surgen los flujos de pómez y cenizas de
bloque son todas variedad o flujos piroclásticos.

Es decir distinguir entre el flujo y el depósito producido los flujos son fenómenos
dinámicos; los depósitos son estructuras apiladas. Los vulcanólogos raramente testigos de
grandes erupciones teniendo sólo masas estáticas de piroclastos con lo cual se hacen los
estudios de ello; se infiere la naturaleza de los flujos. En la práctica de los flujos son
considerados como sinónimos de depósitos; un ejemplo de depósitos son las nubes
ardientes , aunque estrictamente, ello es absurdo puesto que se trata de una nube, puesto
que una nube con rocas craqueladas y cenizas, es difícil de imaginar .

Los flujos piroclásticos se originan de varias maneras, los flujos de pómez se asocian a
erupciones convertidas el cual disertan más adelante, incluyendo los mecanismos de
formación los cuales son algo pequeños (pero son peligrosos).
10.2 Formación de Flujos Piroclásticos por Colapso de Columnas
Eruptivas

En el capítulo 8, se introdujeron tres componentes importantes de las columnas de


erupciones piroclásticas: una región encajada en la parte más inferior, una región
convectiva intermedia, y una región superior de sombrilla. En términos simples la
formación de flujos piroclásticos de columnas de erupción es una cuestión de densidad: una
columna de erupción se puede alzar convectivamente sólo si es menos densa que la
atmósfera circundante. Si es más densa, una vez que se da el momento por el cual el gas
sale, sólo puede colapsar por gravedad. En esencia, todos estos flujos de pumita son masas
de pumita que son productos de densas columnas eruptivas, esparciéndose alrededor del
volcán. Conforme caen, la energía potencial que ellas han ganado se transforma en energía
cinética, haciendo que se desplacen a gran velocidad sobre el suelo (Fig. 10.3). 10.2.1
Estabilidad de las Columnas de Erupción

Lionel Wilson, Stephen Sparks, y George Walket fueron los primeros que trataron los
problemas de los colapsos de las columnas de erupción. Ellos analizaron columnas de
erupción como jets turbulentos, en los cuales la convección de gases magmáticos calientes
es ayudada por la transferencia de calor entre los pequeños y calientes piroclastos y el aire
entrampado. Ellos demostraron que hay dos parámetros que son importantes en el control
de la tasa de la masa de erupción, y por lo tanto lo son para la densidad y estabilidad de una
columna eruptiva. Estos son el contenido de volátiles del magma y el radio de las aberturas.

La vesiculación de los volátiles magmáticos maneja todas las erupciones piroclásticas: sin
volátiles un magma sería una cerveza inglesa caliente sin espuma. Se escurriría desde la
abertura como un modesto flujo de lava. Más volátiles significan más piroclastos. Otros
componentes permanecen iguales, esto produce velocidades de erupción aún mayores y por
lo tanto tasas más grandes de masas de erupción. Para un radio de abertura dado, la
velocidad calculada de erupción se incrementa drásticamente de modo que el contenido de
volátiles aumenta. Los típicos magmas silíceos tienen de 2 a 3% de volátiles; por lo tanto
de acuerdo a este modelo, deben alcanzar velocidades de 300 a 400 m/s cuando erupcionan
a través de aberturas de 200 m de diámetro (Fig. 10.4.a). Si el contenido volátil en el
modelo se mantiene fijo, y el radio de la abertura aumenta, el resultado es un incremento en
la velocidad de la erupción (Fig. 10.4b). Esto es intuitivamente razonable: es más fácil
impulsar gas y magma a través de un conducto amplio que a través de uno estrecho. Pero la
velocidad de erupción se traduce directamente en la tasa de masa eruptiva, y en flujo
termal, el cual controla la altura de la columna eruptiva, el incremento de voltaicos en
magma y el radio de la zona de erupción, incrementarán la columna eruptiva (Fig. 10.5) a
mayor distancia mejor , o sea la s erupciones mayores son mas interesantes ( el índice de
erupción masivo se incrementa con el incremento del radio eruptivo, es producido cuando
la convección no es suficiente, en esta condición, las columnas son más piróclásticas
aunque no tengan de mucha velocidad, aunque es más denso que la atmósfera circulante,
(Fig. 10.5.b). Ello forma los colapsos a ello implica una columna de erupción convectiva
abrupta con amplia extensión, aunque este no es el caso. El descenso abrupto en el en el
gráfico de la Fig. 10.5.b., no presento un tiempo de implicación , es más se tiene una
transición que va de un régimen a otro teniendo en cuenta un radio de emisión de tiempo ,
a convecciones . Son estables mientras que un radio de emisión moderadamente grande, la
convención es muy marcada el cual dará como resultados flujos piroclásticos; aunque es
posible tener un colapso sostenido, luego de la eyección bellistica a un material
piroclástico, con movimiento lateral de flujo.

Fig. 10.4
Este fenómeno fue observado en el volcán Cotopaxi en 1877, Ecuador donde un
observador describió al volcán como un pan sobre arroz en ebullición .

C. Yaeger y otros definieron el concepto de régimen de estabilidad para ello hacemos una
analogía de un piloto de avión el cual esta en posición de vuelo estable, con una velocidad y
un ángulo de ataque; pero solo depende de la estabilidad de vuelo (al punto A, al punto B,
al punto C.)

Nuestro régimen de estabilidad se resume en la Fig. 10.6, del diagrama, (observar la


columna de estabilidad).

En esencia se muestra que una columna de erupción ocupa, sólo, de los dos régimenes en
términos de radio de emisión y de contenido volátil, es decir que la estabilidad se forma de
una erupción columnar pliniana en depósitos de tefra que son inestables donde el colapso
formará un flujo piroclástico.

Se pueden tener dos implicaciones en cuanto a ello, el radio de emisión se incrementa con
la erupción por la erupción del conducto (Sección 9.7.2) ello implica el movimiento hacia
zonas concéntricas, o áreas de estabilidad. Si ello continua y se desarrolla un radio critica
las columnas convectivas de estabilidad se vuelve inestable, se producirán colapsos y de
esta arrojará los flujos piroclásticos similarmente, como un proceso eruptivo, el cual
progresivamente ascenderá desde la profundidad magmática, pobre en volátiles el cual al
tapar la zona de emisión ello implica un movimiento de derecha a izquierda en la Fig. 10.6;
que va desde un régimen de convección estable a la formación de un flujo piroclástico y de
colapso ambas aplicaciones nos ayudan a entender una observación de campo: los
depósitos de flujos piroclásticos, son cubiertos por depósitos plinianos, estas relaciones son
interpretadas para las siguientes características de erupción; para erupción de las columnas
convertidas que expulsan y crean eruptivas explosiones estables de los cuales son afectados
por erosión en la zona de emisión y colapsos que formaron los flujos piroclásticos.

Fig. 10.5
10.3 Emplazamiento de los flujos piroclásticos

Los Piroclásticos son componentes sin gas, polvo y pómez, no pareciéndose a los flujos
lávicos, aunque no contiene líquido pero los flujos piroclásticos tiene propiedades de los
fluidos, teniendo una movilidad espectacular, por ejemplo de acuerdo a Tad Vi, El flujo de
Koya activo hace 6,000 años se movió desde la fuente de Kagoshima, a60 Km. (Sede
Japón), de estos, 10 Km. se movieron sobre agua, aunque con 2m de espesor. Zelanda cubre
20,000Km., con 30 Km. De disposición radial en una distancia de 80 Km., así mismo
alturas de 100m. De altura con velocidad de 200m/s. Otro flujo piroclástico compuesto de
material sólido tuvo tanta movilidad. Ello tal vez por su alto componente energético.

Durante el colapso de una columna eruptiva no estable el flujo piroclástico, se transforma


en energía cinética, el cual se desarrolla lateralmente a más tendrá energía cinética, durante
la caída vertical y el desplazamiento, horizontal, por ejemplo una avalancha de rocas +81,
de 3 Km. Desde que los componentes tienes un componente balístico, la columna de
erupción los puede materiales a kilómetros de altura sin perdida de energía, ello explicarán
en partes, movilidad del flujo piroclásticos, con una excepcional energía. Otro factor es el
del movimiento de flujo en sí : el flujo piroclástico tiene, un movimiento mas de un líquido
que de una masa de sólidos fragmentados. Los flujos piroclásticos, son fluidizados, con
menos viscosidad, que los cuerpos ordinarios, compuestos de fragmentos de rocas.

10.3.1. FLUIDIZACIÓN

La fluidización es el centro de mayores procesos de la ingeniería química lo conocemos


como una combustión muy parecida a la generación de energía hecha por carbón. Una capa
fluidizada no es nuevo, no es nuevo tipo de capa, californiana sino es una capa seca, de
material granular, por el cual una corriente de gas , se desplaza y llegada el momento ,
explota; ello se demostrada por los estudiantes de Ingeniería utilizando pólvora seca,
aislada en un aparato de vidrio, como el flujo de gas se incrementa , las partículas
comienzan a moverse rápidamente, hasta alcanzar una masa de ebullición, a movimiento
constante, o en ese estado se deja caer un objeto ligero , el cual flotará, teniendo un
comportamiento líquido, o sea se ha fluidizado .

Cuando esto se ha fluidizado, la mixtura dinámica del gas y de las partículas tendrán menos
densidad que la pólvora original, notamos que no flotan sobre la corriente de gas
comportándose como una bola de ping pong , teniendo un contacto intermitente contra otras
partículas (en las fases finales) y donde parte de su peso es tomado por las corrientes de gas
en términos técnicos la fluidización en la desaparición de la fricción ínterpartícula y con un
ángulo de reposo cero (zero), en otras palabras cuando las burbujas, se creen en una
superficie horizontal parecida a un líquido.

Se han aplicado conceptos químicos a ello; la fluidización de los flujos piroclásticos


volcánicos, son muy complejos tanto que son muy difíciles de crear en el laboratorio.

En laboratorio podemos escoger tamaño forma y densidad, mientras que en los fluidos
piroclásticos, todos los depósitos de caída, consistentes fragmentos de todos los tamaños y
formas, con variable proporción de clastos líticos densos y cristales separados, es por ello
que es difícil aplicar, la ingeniería química a los flujos piroclásticos.

Pero se tienes dos trabajos de: S.Sparks y C. Wilson que definen el problema, Sparks
estudia el tamaño de los actuales depósitos y Wilson aplica en laboratorio sus estudios de
material piroclástico.

Diversos puntos emergen de estos estudios 1) El material piroclástico muestra un rango de


tamaño de grano, aunque el flujo no es totalmente fluidizado, no solo las partículas son
pequeñas y fluidizadas; esta es definida como la dispersión de grandes clastos, en un medio
de finos fluidizados así como el agua en un flujo lodoso, los finos fluidizados así como el
agua en un flujo lodoso, los finos fluidizados en un flujo piroclástico, actúan como
lubricantes.

Es evidente que un grano pequeño, es más fluidizado que otro más grande el cual requiere
de velocidad gaseosa para provocar ello. La Figura 10.7 muestra las clases típicas del
I.M.M. de diámetro donde el gas fluidizado tiene solo 0.1. M/s pero para un cm. de clasto,
requieren velocidades de 5.0 M/s.

La Fig. 10.7 presenta otro punto de importancia las partículas finas en un flujo son
fluidizadas con bajas velocidades gaseosas mostrando grados de fluidización fácil de
producir.

El tamaño de los granos distribuidos en los granos piroclásticos 40% de clastos, siendo muy
pequeños para ser fluidizados con una velocidad de gas razonable, los clastos grandes
remanentes son transportados dentro de un medio fluidizado residual.

Wilson en sus estudios de laboratorio, determinó otras razones del porque no se tiene una
completa fluidización: cuando las mixturas de tamaño de grano y densidad son fluidizadas
se forman estructuras de segregación, así como clastos, de diferentes tamaños y densidades,
concentrándose en un punto y otro , estas estructuras nos definen las rutas por donde escapa
el gas. En laboratorio los pipes verticales, son rellenados con partículas gruesas, con
espacios vacíos, entre estas siendo obvias estructuras de escape de gases: contrapartes
fácilmente reconocibles en depósitos reales. (Fig. 10.8).

La segregación por densidad tiene otro efecto prontamente visible en el campo: gruesos
clastos de pumita de baja densidad flotan a través del flujo, concentrándose en el tope,
mientras que los clastos líticos más densos se fijan en el fondo. En el campo, este fenómeno
se manifiesta en zonas de concentración de pumita; acumulaciones de grandes clastos de
pumita, comúnmente de decenas de centímetros de ancho, las cuales forman estructuras en
forma de ojo dentro de los depósitos, y ayudan a distinguir los depósitos de un flujo con
respecto a otro (Fig. 10.9). La medida de la densidad de varios clastos provee medidas de la
densidad del flujo: los clastos con densidad más alta que han flotado hacia el tope dan la
densidad al flujo. Es posible tener un amplio rango de densidades del flujo, ahora son mejor
conocidos ejemplos de zonas de flotación de pumitas de campo con densidades que van
desde 0.6 x 103 a más de 103 kilogramos por metro cúbico.
La densidad del flujo es también una expresión de la expansión del flujo en su forma fluida.
Wilson mostró que los típicos flujos piroclásticos no están ampliamente expandidos: un
flujo que tiene 100 m de espesor mientras que está fluido se desinflará para formar un
depósito de 75 m de ancho cuando se da un periodo de reposo. Esta conclusión es
importante porque investigadores anteriores han argumentado que la única manera para
explicar las extraordinarias observaciones de depósitos de flujos piroclásticos ubicados en
superficies de cientos de metros sobre los pisos de los valles era que los flujos debían haber
sido extremadamente expandidos; nubes de gas de baja densidad y ceniza de cientos de
metros de espesor (Fig. 10.10). No se debía suponer, sin embargo, que donde sea que uno
observa un depósito de ignimbrita en el campo, uno está viendo algo que se aproxima al
grosor máximo original del flujo, la mayoría de los afloramientos probablemente se
formaron de depósitos más gruesos

Fig. 10.7

Fig. 10.10
10.3.2 REOLOGIA DE LOS FLUJOS PIROCLASTICOS

Estudios de campo y laboratorio, nos dan una idea de flujo fluidizado, aunque hay un factor
que determina: la reología en fluidos convencionales como la lava., la reología es
controlada por la viscosidad y en parte por la resistencia de zero; pero dejas que los flujos
piroclásticos son solo algo fluidizados, su resistencia es diferente a zero.

Podemos estimar la resistencia, considerando el tamaño de las clases líticas los clastos
líticos grandes se hunden en los flujos pomáceos indicando resistencia muy baja aunque la
viscosidad, se mide con aparatos de fluidización en laboratorios, es difícil explorar tal
medida, a un flujo real, de acuerdo a Spa, rkpar calcular el índice de los clastos líticos el
cual aparentemente se hunde , en el flujo de 1-100 pascal/seg. (denotar que las lavas
basálticas tienen viscosidades de 100-1000 Pas GI/seg.).

Estimándose que las densidades de flujo, nos dan fuerza, y viscosidad, es posible decir algo
acerca de como los flujos piroclásticos alcanzaron aparentemente tal marcada movilidad. Se
debe suponer que los flujos fluidos que viajaron enormes distancias a una gran velocidad y
pasaron sobre grandes obstáculos deben ser turbulentos. Esto puede ser verdad para
regiones fuente, donde se obtienen velocidades extremas, pero aún más lejos, los regimenes
de flujo laminar o de tapón son más probables. El flujo Taupo tenía una excepcional y veloz
movilidad, pero aún este flujo era probablemente turbulento sólo 20 km dentro de la
abertura. En México, la ignimbrita provee mayor evidencia para el flujo laminar, debido a
su fuerte composición zonal es preservada a través de una sola unidad de flujo. Habiendo
sido este un flujo turbulento, la mezcla vertical pudo haber estado disminuida fuera del
zonamiento composicional original. En Norteamérica, las ignimbritas erupcionadas del
Cráter Lake, en Oregon, están también espectacularmente zonadas. (Fig. 10.11).
La fluidización de los flujos piroclásticos asume una corriente de vapor pasando hacia
arriba a través del flujo. Pero, ¿de dónde viene el gas? Están inusualmente envueltas dos
importantes fuentes estas : gas que viene de clastos juveniles y aire, ingestada por el
movimiento de los flujos, el gas expulsado es desde los clastos de pómez caliente
mostrando una fuente asociada a la fluidización a partir de flujos que consisten casi
enteramente, de clastos muy calientes.

Recientes trabajos sugieren que los pómez pierdan gas, desde el principio, talvez en la
erupción, no siendo importantes durante el flujo lateral.

Si se tiene colapso en la columna eruptivo un f lujo se desplazara a gran volumen de aire,


aunque ello es difícil de determinar estos permanentes son la posible fuente de gas
fluidizado otra posible fuente, son las aguas subterráneos y superficiales volatilizadas por
el flujo y provocando carbonización de la vegetación, aunque ellos es de importancia
secundario hemos discutido la fluidización del flujo piroclástico es real. Si observamos
desde un helicóptero, los flujos piroclásticos muestras, cambios, en su color, ello debido a
la existencia de gas en su composición, asemejándose a veces arenas movedizas, teniendo
flujos secundarios, en los pies del talud, , estos movilizarnos de acuerdo a movimientos de
reptación a través de la pendiente. (Fig.10.12).
10.3.3 MAS ALLA DE LA FLUIDIZACIÓN:
Transferencia de momentos y energia de la roca.

Todos los laboratorios y los datos de campo, evidencian la fluidización y el cruce en el


emplazamiento de los flujos piroclásticos pero estos no, son suficientes para, que algunos
flujos logren alcanzar distancias remarcables en el capitulo 13, vimos las avalanchas de
rocas “heladas” se movilizan a considerables distancias, no teniendo, internamente gas
fluidizado, además de tener pocas entradas como para, que entre suficiente aire que
permitirá una significante fiuidización las avalanchas, tienen poco en común con los flujos
piroclásticos , pero estas ultimas tiene una movilidad característica tiene una enorme
emisión, el momento de emisión.

Los flujos piroclásticos, obtienes su momento en el colapso que va a partir de la columna


de erupción, avalanchas con deslizamientos que vienes de un lado de la montaña.

Los estudios de las avalanchas sugieren altas velocidades, en la avalancha se tienen masa
de avalancha alcanza su fin y transfiriendo su momento al frente del flujo; o sea que Ia
avalancha es muy movible danos "El movimiento" es transferido por el momento con un
descenso de masa del material dejar que el frente, el cual de transfiere mientras la
deposición tiene lugar durante el movimiento el frente o cabeza de esta avalancha es
parecido a una reservación espacial como un cohete:

El cohete, se mueve, hacia delante, mientras que el momento es accionado por el


combustible, el cual, constituye la fracción más grande de la masa del ensamble.

Los flujos piroclásticos, son más que masas de avalanchas exóticas, con movilidad,
parecido al de un cohete.

10.4 Ignimbritas Depósitos De Piroclásticos De Pómez

La ignimbrita proviene de 2 palabras latinas que significa rocas con nubes calientes un buen
nombre que refleja la naturaleza de la roca hallándose en todo el mundo los dominios de los
paisajes tales como en México, Nueva Zelandia, Japón a pesar de su abundancia
permanecieron en la oscuridad por décadas, recién reconocidos y distinguimos en 1935 por
el geólogo neozelandes P. Marshell.

Se tienen varias razones de porque de su inicio de desconocimiento, primeramente porque


la ignimbrita, proviene de una ceniza, arenosa pasando de una roca vidriosa y sólida, difícil
de distinguir de la lava; además de ignimbrita va de otra escala de varios, cierto de metros a
que años de kilómetros de extensión, arena a líneas de que no se tiene una erupción
ignimbrita, muy larga y constante.

Se hicieron, trabajos en ignimbrita por miembros de servicios Geológico de U.S.A en


especial P,. L. Smith, pero el área de Nuevo México colorado denominando tufo y flujos de
cenizas, el cual ahora llamamos ignimbritas, términos más usado hoy en día.
10.4.1 El valle de las 10,000 fogatas; un ejemplo de erupción ignimbritica.

Un laso de erupción ignimbritica es raro debido de que estos como en desvariación que un
área en pocas horas; aparte ello, lo apropiado examinar, los erupciones ignimbriticas en los
tiempos aquellos, en especial en un área desorbitado, en stark conformando, Ias islas
alcutianas en la mañana del 31 de Mayo de 1912 se sintieron temblores, en el valle Katmai,
a 30 Km. Al 'sur del volcán; el 4 y 5 de junio, ondas sísmicas, se propagaron, en 200 Km. a
la redonda y sobre ¡ex escasa población, y el 6 de Junio una explosión y se escucho a 240
Km., observándose nubes de que ceniza, ya entrada la madrugada. En la mañana del 6 de
Junio la erupción llego al climax, teniéndose 2 explosiones, audibles a miles de kilómetros,
y columnas de erupción pliniana, con ceniza que se extendían por toda el área, estas se
acumularon en el área de Kaflia a 56 Km. del volcán, y a las 5 pm. unas nubes de ceniza
llega al pueblo de Kodiak a 170 Km. de la explosión; en Kodiak se tienen, 3 episodio de
caída de cenizas durante los 2 dias un nativo de Kaflia Ivan Orloff, escribio una carta a su
esposa el 9 de junio, el cual narraba el terrorifico evento:
Esperamos la muerte en cualquier momento; una montaña de fuego estallara a nosotros.
Pisamos cenizas de 10 y 7 pies de profundidad no sabiendo si es de día o es de noche este
6 de junio alumbrándolo con linternas, no hemos visto la luz del sol, no tenemos agua ,
pues los ríos contienen mucha ceniza, solo escuchamos los truenos del infierno, no se si es
día o de noche ; la tierra tiembla cada minuto, es terrible, solo nos queda rezar”.

De todas las erupciones, esta es una de las mayores , ocurrida en el volcan Katmai; con
generacion de gran cantidad de ceniza; ello prueba el porque las calles de KOdiak,
tuvieron 60 cm de espesor.

Como vemos tenemos una idea de lo que ocurre en una explosión volcánica a pesar de que
la comunidad científica lo reconoció como una gran erupción, solo hasta 19/6 una
expedición patrocinada la Nacional Geografic Society, con la idea de examinar el volcán
Katmai, un volcán que nunca fue estudiado, y ni fotografiado, por ello una sorpresa
aguardaba a los exploradores ; el volcán tiene 2300 m de altura con un cráter circular de 2
Km de diámetro, 600 m de profundidad conteniendo un lago de aguas azul-turquesa, con
una isla compuesta de lava dacitica al NW del volcán existía un valle a lo largo del río
UKAK, en el cual luego de la explosión, se formo una planicie de 4 KM de ancho, con
diseminaciones de ayecciones de agua caliente.

Robert Grigga, líder de la excepción manifestó: “es una explosión de ingeniería natural,
con manantial eyectados , de agua y gas”, denominándoles el valle de las 10000 fogatas,
aunque estas, eyecciones dejaron de fluir, pocos años después y ahora el valle esta en
calma , ¿pero por que causa tal transformación?

Griggs hallo parte de los 32 Km. del valle Vkak rellenado por material piroclástico, que lo
describió reflejado en la arena , infiriendo que tal arena, fue incandescente en los puntos de
eyección menos, produciendo vaporización del agua de rapada en los sedimentos de los
ríos debajo de la masa en ebullición a la expedición a campo notando que la caída se
podía calentar, sobre estos puntos de ebullición (tal idea causo huecos, corrosiones en las
ollas y platos y quequeras).
Desde la expedición de Griggs en 1916, se tienen otra expedición al area entre ellas la de
Wes Hildreth, del servicio geologico de U.S.A hecho recientemente.

Reconociendo que la parte superior de Mte. Katarai, fue demolido además de definir que
la erupción no se centro en el monte Kaitmaimismo,, sino en una serie de , zonas de
emisión, de oeste, cerca de la cabevera del valle UKAK ( Fig. 10.14), estas emitieron flujos
de arena (ignimbrita), llenando 10-15 Km3 de ignimbrita en el valle de Ukak (antiguo), y
con 10 m. De profundidad, y con 250 m. De espesor cerca de la zona de emisión .

Hildreth, en su estratigrafía muestre, depósitos de 3 episodios, sucesivos, de caída de,


cenizas en Kodiak.

La erupción de ingnimbrito, tapo la primera fase en un tiempo de mas o menos 20 horas,


estimando un volumen de 20-25 Km3 de trefa eruptado en un periodo de 6 horas,
calculándose una erupción de 15 Km. De magna, en ese periodo dada la brevedad de la
erupción se implica una mas eruptivo de menor de 1.98 Kg. /seg. Pero con un índice mayor
a los tres periodos donde hubo actividad columna, por ello no sorprende, que este volumen
halla afectado la topografía del área ;a parte de causar colapso del tope del Montekatma, vía
de conexión hidráulica, retiene una depresión, rellena de pomaz de 2 Km. De sección
formada sobre la zona de emisión, además se, reconocen calderas sub marginales.

Luego de la fase catastrófica de erupción, talvez después, un domo, lavico riolítico viscoso,
extrajo a través de la zona de emisión rellenado parcialmente la depresión (Fig 10-13), este
domo se denomina novaruptta, representando Ia fase fortuna de la erupción.

Fig. 10.13
Fig.10.14

10.4.2 Morfologia de Las Ignimbritas

Como es difícil observar la caída de ignimbritas, es trabajoso, producir el lugar en que se


han asentado, pero analizando la caída de pequeños fases podemos deducir, la caída de las
mas grandes ademanes del tipo de erosión al cual son sometidos.

Pues debemos considerar algo: como las ignibritas son depósitos de gravedad, estos
controlan la topografía, asentándose en valles y depresiones por ello es esencial,
discriminar flujo piroclásticos y depósitos de caída: los depósitos de caída presentan
topografía uniforme, como Ia nieve, después que en las pendientes de alto ángulo forman
deslizamientos.

Por contraste las ignaritos se forman en depósitos planos, confirmadas en los valles.
antiguos, como los del rió UKAK, teniendo varios miles de espesor. En algunos casos las
ignimbritas con alta energía ( como taupo), son capaces de, yaces sobre topografía irregular,
o cubrir topografía alta en copas delgados de depósitos, estos contrastes se denominan
depósitos de valle y zonas de emisión ignimbrítica (Fiq. 10.16)

Cuando las ignimbritas no se confinan en valles, se expanden en grandes valles formando,


depósitos multilobulados, parecidos a otras Iavas de similar topografia también se hallan en
canales marginales o levees, aunque estas estructuras no se desarrollan bien en las lavas.
Los frentes de flujo y los margenes son definidos por acumulación de pómez grueso. Los
ignimbritas más pequeños tienen frentes de flujo menores a un metro. Las ignimbritas de
mayor erupción posiblemente tengan similar morfología cuando recién están asentados por
ejemplo la ignimbrita purizo (Chile) de, 1.3 Millones de años, presentan una disposición
multilobular, en frentes de f lujo 20-30m. de altura ( Fig. 10.17)
Fig
.
10.16

10.4.3 Ignimbrita Estándar

Los vulcanólogos usualmente observan ignimbritas, expuestos en las carreteras a veces en


acantilados con cientos de metros de altura (Fig. 10.18) revelando a veces que no son una
masa homogénea, dividiéndose en unidades de piroclástica; algunas tienen 2 unidades,
otras mas, evidencias asociaciones o integraciones (sección 10.4.4), en el cual sucesivos
flujos han sido emplazados

rápidamente antes que el anterior, se refiere desarrollando ensambles denominados


unidades de enfriamiento de acuerdo a análisis de mallas, su parte se divide a los
ignimbritas en 5 componentes. La Fig. 10.19 resume tal componente:
La capa 1 es la parte más controversial del canon de las ignimbritas: la unidad
generalmente forma sólo una diminuta fracción del espesor de todo el depósito, es
comúnmente de sólo unos cuantos centímetros de espesor y normalmente están unidas del
todo. Es de grano fino, rica en cristales, algunas veces finamente laminada y algunas otras
muestra estructuras cross – bedded. Es comúnmente descrita como un depósito formado por
una oleada piroclástica (Capítulo 11). Ocasionalmente, depósitos burdos, ricos en
fragmentos líticos, con poca presencia de grano fino son encontrados en la misma posición
estratigráfica. Estos han sido llamados depósitos piso – capa.
Fig. 10.19

La capa 2 forma la mayoría de la parte más importante de una ignimbrita, y en esencia


define una unidad de flujo individual. Puede variar en espesor desde unos cuantos
centímetros a varias decenas de metros. La capa 2a es una capa basal de grano fino, la cual
descansa directamente en la superficie del suelo cuando la capa 1 es ausente. Es raramente
de más de un metro de espesor, y es típicamente de 20 a 30 cm de espesor (Fig. 10.20).
Ambos, la pumita y los clastos líticos en la capa 2a muestran gradación inversa, los
tamaños de ambos se incrementan hacia arriba hasta que tienen el mismo valor que la capa
2b, en este punto la capa basal no se puede distinguir. La frontera entre las dos capas es, por
lo tanto, siempre transicional.

En la capa 2b, la mayoría de la parte más gruesa de la ignimbrita, consiste de una mezcla
pobremente clasificada de. El límite entre las dos capas es transicional. La capa 2 b tiene
espesores de ignimbritas, con pocos sorteos de clastros de pómez o ceniza sucio con
contenido variable de líticos y cristales (Fig. 10.2) En le mayoría de casos se tiene 2b tiene
gradación y concentración de pómez gruesa (gradación inversa) mientras que los clastros
hormonales tienen gradación normal y secuencias gruesos.
La concentración de pómez tiene buen desarrollo con conspiros horizontes marcados y
enigmas los topes de las unidades (Fig. 10.9, Fig. 10.21 Fig. 10.22).
La capa 3 es radicalmente preservado. pero hallable siendo depósitos muy finos de cenizas,
con pocas resolución (en comparación) con las Cap. 1 y 2 compuestas)pómez muy
fragmentados (vidrio muy alterado) y cristales esparcidos, además de tener lapilli
acreacional a parte de la existencia de avalancha piroclástica y depósitos de la capa se
tienen ' otros tipos de ignimbritas que son necesarias entender las cuales controlan el flujo
piroclástico:
La capa 2a es una capa base con granos finos formando como resultado del intenso
cizallamiento que tuvo lugar a intro el flujo en movimiento y la superficie infrayacente.

El incremento del tamaño de grano, en estas capas es el resultado de fuerza mecánicas,


que dispersan los granos de las rocas mas que procesos de fluidización en la capa 2b se
tiene una fluidización fósil mostrando continuidad, vertical. Los pipes esta relleno con
pómez, gruesos en matriz fina (Fig lO.8) en algunos casos cortando todo el deposito
existen localidades donde se tiene pequeños pipes asociados a gases que actúan como
combustión y que contribuyeron a Ia fluidización.

La capa 3 es el resultado de Ia fluidización de gas el cual impulsa a las ignimbritas: las


cenizas son acarreados desde la ignimbritas deformando depósitos de cenizas de grano
fino. Fotos del monte Santa Elena reflejan tal proceso: pequeños flujos piroclásticos, se
mueven por la pendiente con movimiento imperceptible, cubiertos por la capa de suelo
que minetiza la nube convectiva, de la principal columna de erupción.

La capa 3, se denomina, ceniza ignimbritica siendo complementario a las ignimbritas,


expresando términos de contenido cristales en Ia electricidad de fines dejan una
ignimbrita (cristales densos), como el cuarzo y plagioclasas, se presentan fenocristales de
pómez, con concentraciones de matriz pomácea, denominada ignimbrita con cristales
concentrados de matriz pomácea , denominado ignimbrita con cristales concéntrales
formando la capa 3 de depósitos vítreos.

Spark Walter, sugieren que las cenizas co ignimbritas representan el 35% de la fracción
vitrex.
Estudios más profundos muestran escasez de finos, incluyendo vidrios y cristales.

Los coignimbritas no solo son curiosidades vulcanologías; sus grandes volúmenes


muestran que los depósitos de tef re son de origen co-ignimbritico.

Las ignirnbritas tienen variaron Iateral, teniendo clastros gruesos cerca de la fuente, aunque
estos depósitos muestran complejidad tanto que escisión han sido detallados, una guía en la
que se define la proximidad de las ignimbritas son la presencia de intervalos de brecha,
consiste en clastos de 1 m. a mas de diámetro, guijarros y rocas del tamaño de los bloque,
se distinguen de la ignimbritcis "normales" 9, lentes contienen brechas secuenciales de
caída implican depósitos gruesos de caída desde la erupción, incorporando material de los
flujos piroclásticos.
Las brechas lag – fall, como su nombre indica, son gruesos depósitos que cayeron de la
columna eruptiva cerca de la abertura, y se fueron incorporando dentro del movimiento de
los flujos piroclásticos.

10.4.4 Tambora 1815: Un Caso de Estudio en Ignimbritas y en Cenizas Co –


Ignimbritas
La erupción del Tambora en Abril del año 1815 fue el más grande evento volcánico de la
historia moderna. De haberse producido en la actualidad, este evento hubiera demandado
nuestra atención por la sola razón de sus grandes efectos, pero es instructivo por dos
grandes razones: Primero, sus efectos atmosféricos mundiales han sido de extrema
importancia en el entendimiento de los efectos del vulcanismo en el clima. Estos son
explorados en el capítulo 17. Segundo, desde un punto de vista vulcanológico, el Tambora
da a entender el crucial rol de las cenizas co – ignimbritas en grandes erupciones. La cuenta
vulcanológica de Sigurdsson y Caret está resumida aquí; Stothers ha compilado una
fascinante colección de observaciones contemporáneas.

Experiencia El volcán Tambora forma la península de Sanggar en isla de Sumbawa en el


segmento de arco Sunda en el archipiélago de la Indonesia. Al nivel del mar, el volcán tiene
un diámetro de 60 km y alcanza la presente elevación de 2650 m. Antes, en 1815, el
Tambora pudo haber sido de 4000 m de altura, pero hoy en día la cumbre del volcán está
ocupada por una gran caldera de 6 km de diámetro y 1100 m de profundidad. Un efímero
lago se presenta en el piso de la caldera y numerosas fumarolas están activas a lo largo de
las paredes inferiores de la caldera (Fig. 10.24).

Casi 150 km3 de tefra han sido erupcionados durante la gran erupción, causando la caída de
ceniza hasta en una distancia de 1300 km de la fuente, y sumergiendo en una total
oscuridad una región a 60 km del volcán por más de tres días. Las explosiones se podían
escuchar a 2600 km del volcán. Murieron 90000 personas en Sumbawa y en la cercana isla
d Lombok como resultado de las consecuencias directas e indirectas de la erupción. Tales
registros existen debido a que fueron hechos por los residentes británicos de dichas islas,
capitanes de navíos y oficiales de la armada inglesa esparcidos en enclaves ubicados entre
las islas. Sus cuentas fueron rápidamente reunidas y publicadas en 1817 por el colorido Sir
Stamford Raffles, teniente gobernador de Java en aquel tiempo.

Evolución de la Erupción Los registros históricos sugieren que los más tempranos eventos
conllevan a pensar que en el periodo de 1812 a 1815 hubo una gran erupción, cuando el
volcán era sólo medianamente activo. Sigurdsson y Carey demostraron que la erupción
principal consistía de dos fases distintas; una fase inicial de por lo menos cuatro episodios
de caída de tefra, y una fase subsiguiente de una mayor erupción de flujos piroclásticos
(Fig. 10.25).

Los eventos comenzaron con una gran explosión el 5 de Abril. Los datos isopleth sugieren
que la columna de erupción alcanzó una altitud máxima de 33 km, ligeramente más alta a la
que se tuvo en la erupción pliniana del año 79 DC. expulsando magma en un ratio de 1.1 X
108/ seg., con 12 Km. de pómez traquiandesítico gris-verdoso, en las primeras dos horas,
con cuento de tipo y liviano.
Fig.10.25

Entre el siglo 5 y 10 de Abril Tambora, tuvo un momento de bajo actividad, con producción
de pequeñas cantidades de Tefra El 10 de abril una explosión tipo pliniana, forma una
columna de 44 Km. de altura, estimándose una erupción de 2.8 x 10 8 Kg. / seg. para
formar esa columna, siendo la erupción mas energética de los tiempos modernos,
sobrepasando a la erupción de Bezymianng en 1956, el cual alcanzo una columna de 38
Km. de altura, pero Tambora tuvo una erupción corta e intenso, puesto que esta tuvo solo
tres horas de actividad en solo 3 Km. 3 de depósitos de tefra el evento del 10 de Abril de
1815, que escuchando en Renkoelcin a 1775 Kms. de distancia con temblores, en Surabaya
Java a 600 Km. de distancia.

Uno de los pocos daros es que la actividad, fue intenso al as 7.00 PM del 10 de Abril,
seguido por una lluvia de pómez, sobre el Sanggar al este de Tambora, aeso de las 8.00 pm.
cayendo Tefra hasta las 10.00 pm cuando la villa fue arrasada por vientos que arrasaron de
raíz árboles casas; al mismo tiempo que se reporto un movimiento en masa de "liquido
caliente".

Siguerdsson y Carey sugieren que ello marco la etapa de transición critica, de la fase
pliniana de erupción, a la fase flujo piroclastico arguyendose que la extensión de la zona
de emisión, causada por los índices e erupción masiva, llevaron que lo columna de
erupción colapso. Las primeras fases de la formación de calderas, fueron aceleradas por
los indices de erupción en masa sobre cargando la columna de erupción y provocando
inestcibilidad de la columna. (Fig. 10.26)

Erupción Ignimibritica y formación de cenizas co-ignimbritics.

Hubo 7 flujos ignimbriticos masivos, que eructaron en la 2° fase de la erupción, de una


manera radial el volcán, extendiéndose hacía el mar y la línea de la playa. Hoy en día las
ignimbritas de 1815 expuestas en los acantilados de la Peninsula de Sanggar (Fig 10.27-
10.29) Los casi 2.6 Km.3 de magma eruptado forman depósitos, ahora preservados sobre
altas secas, aunque mucho mas se hallan en las áreas marinas).Self evaluó los registros de
cenizas en las islas cercana a Tambora recolectando muestras, en el fondomarino en la
expedición oceanografica hecha en 1929, haciendo un mapa isopaco de ubicación de las
cenizas distales, mostrándose bastante dispersión en las cenizas con espesores de 1-2 cm.
Que cubren más o menos 500,000 Km. 2 Fiq 10.20).

Fig.
10.27

Sirburdsson o Carey concluyen que las cenizas más lejanas fueron de origen
Co-ignimbritas ello sugiere que los flujos piroclásticos , tuvieron una violenta explosión
secundaria que produjo una Elutriadición de grandes cantidades de material fino en la costa
a nivel del mar se tienen 32% de la tracción fina, e cual ha sido removido desde los flujos
donde el 8% de vidrio ha sido elutriado (relacionado a proporciones magmáticas ),
indicando remoción de no menos del 40% del material del flujo piroclástico como ceniza co
– ignimbrita
En áreas distales, como máximo un 80% de los depósitos de caída de tefra son
probablemente de origen co – ignimbrita.

Un total de más o menos 50 kilómetros cúbicos de magma (equivalente a roca densa) fue
erupcionado como flujos piroclásticos, de los cuales 20 km3 fueron cenizas co – ignimbrita
y los otros 30 km3 fueron depósitos de flujo con ausencia total de finos, la mayoría de los
cuales ahora yacen entre el océano que rodea a Tambora. Juzgando desde el periodo de
oscuridad en la isla Maedora, 500 km al noroeste del volcán, la caída de ceniza co –
ignimbrita continuó durante casi tres días. La tasa de masa de erupción de las ignimbritas
fue probablemente de casi 5 x 108 kilogramos por segundo, o aproximadamente dos veces
la tasa pico alcanzada durante la etapa pliniana de la erupción.

En conclusión la erupción de 1815 fue una erupción ignimbritica, pliniana asociada a


depósitos de caída que forman solo el 4% del total de la masa eruptiva, donde los depósitos
de ceniza son de origen co-ignimbritico.

Una vista imaginaria, desde un satélite, mostraría una columna de erupción centro,
alcanzándose sobre una enorme caldera, circundada por una estructura anular de 40m Km.
De diámetro, con columnas eruptivas secundarias y masivas, donde los flujos piroclásticos
lanzaron con violencia material volcánico hacia el mar.

Fig. 10.30

10.5 Integracion En Las Ignimbritas O Ignimbritas Soldadas

Las ignimbritas se componen de clases calientes de pómez, la pómez se compone de


vidrio, el vidrio caliente en si es bien suave ello muestra una propiedad de las ignimbritas
descritas en varios grados de integración, el cual ocurre cuando las clases calientes ,
forman las clases muy coherentes ; teniéndose ignimbritas vidriosos han sido confundidos
como lava y, arcados como tales .

Se tienen ignimbritas con varios grados de integración parcial en laboratorio, la


integración de los vidrios riolíticos se forman a 600-750ª pero ello depende de varios
parámetros tales como composición, viscosidad, volátiles y presión notamos que los
márgenes alcalinos tienen gran viscosidad aunque se tiene ignimbritas alcalinas
integradas tales como en Rift de África Oriental se tienen variaciones ignimbritas de
acuerdo a la distancia un vulcanólogo asocia estas relaciones complejas R.L. Smith, este
junto a Gs Koss describe las claves de identificación de las ignimbritas mostrando tres
zonas de integración ignimbritas: zona inferior o no integradas; zona media, muy integrada
y zona superior integrada. La parte inferior no integrada muestra ignimbritas que se
enfriaron contra la superficie y que por ello no hubo integración (Fig. 10.31)

La zona densa integrada se formo a altas temperaturas y alta presión formando ene le fondo
de los valles con un más menos 100 m de espesor, a 10 Km. de espesor en la parte inferior,
ya muy densa .

Smith demostró además que las unidades de flujo y secuencia se emplearon con rapidez a
unidades de enfriamiento, a veces con traslado de una a otra, tales unidades son obvias de
acuerdo a la distancia ello define las variaciones del tamaño del grano y las zonas de
contaminación de la pómez.

Una paradoja para los vulcanólogos es que ignimbritas tienen poca o ninguna integración
cuando tienen gran espesor ¡pero porque no todas las ignimbritas estan soldadas o
integradas? No hay una respuesta simple a esto, pero la altura de la columna y la tasa de
erupción están probablemente envueltas: una ignimbrita que es depositada de una alta
columna de erupción probablemente tendrá más tiempo de enfriarse durante el colapso y
transporte que una que se depositó de una columna baja.

La ignimbritas más densamente soldadas consisten sólo de vidrio y cristales. Más


comúnmente, sólo los clastos de pumita son conspicuamente vidriosos: en vez de ser bultos
espumosos pálidamente coloreados, estos son aplastados en especies de panqueques
vidriosos aplanados. Estos, vistos en sección en una pieza rota de ignimbrita, lucen como
pequeñas flamas, y son conocidas por su nombre en italiano que es fiamme. (Fig. 10.32).
Texturas similares pueden ser observadas en una escala microscópica, con diminutos
fragmentos aplanados y amontonados uno sobre el otro. La textura eutaxítica no puede ser
producida en otras rocas, entonces es un criterio valioso para identificar viejas ignimbritas,
aún las que tienen cientos de millones de años (Fig. 10.33). Grados extremos de
aplanamiento pueden ser producidos por aplastamiento de fragmentos en la base de gruesas
ignimbritas, mientras que más arriba, donde la presión es menor, el aplanamiento es
proporcionalmente menor.

Ocasionalmente, las ignimbritas densamente soldadas se mantienen lo suficientemente


gruesas y calientes para fluir hacia abajo formando ignimbritas reomórficas. Estas pueden
ser excesivamente difíciles de distinguir de las lavas, porque los fiammes son arrasados
durante el flujo. Pero en áreas transicionales, pueden ser vistos fiammes
extraordinariamente atenuados, estirados a manera de hilos de tofee como el material
vidrioso caliente escurrido hacia abajo. Las ignimbritas reomórficas son las más comunes
en las rocas silíceas de composición alcalina, debido a que estos vidrios tienen viscosidades
inferiores.

Fi
g. 10.31

10.5.1 Alteración de la Fase de Vapor y Devitrificación en Ignimbritas


Como los cocineros en la fiesta de Grigg observados en el Valle de Ten Thousand Smokes,
una ignimbrita enfriándose es un ambiente químico agresivo. Aparte de la soldadura, otras
manifestaciones de energía termal de una ignimbrita son la alteración de la fase de vapor y
devitrificación. En esencia, estos procesos tienen lugar como una ignimbrita que se cocina
en sus propios jugos. La cristalización de la fase de vapor, como su nombre implica, resulta
de gases intensamente calientes pasando hacia arriba a través del cuerpo de la ignimbrita.
Algo del gas puede ser juvenil, liberado de la pumita, y algo puede ser calentado en el agua
contenida en el suelo. Se dan entonces significativos cambios litológicos. Grandes clastos
de pumita pierden su familiar textura esponjosa y se convierten en masas grises de material
disgregado, mientras que la matriz se convierte en una masa dura, compacta y comúnmente
blanca brillante. Es difícil de ver más con la pura vista, pero el microscopio y los análisis de
rayos X demuestran que la pómez han sido cristalinizadas.

Pequeños cristales de tridinita, cristabalita (cuarzos de alta temperatura), y feldespato


alcalino que rellena, espacios de la pómez y de las matrices de la fase final de alteración y
cristalinización actúa como corriente en el cual previamente se tienen pérdida se tienen
pérdida de materiales la fase final de alteración actúa como corriente en el cual,
previamente se tienen perdidos de materiales, formados en el cual previamente se tienen
perdidas de materiales, formando rocas, de leve peso, pero compactas en la mayoría de
casos , tales rocas, forman materiales excelentes, para la construcción por su dureza y
claridad su fácil trabajo como en Arequipa- Perú el cual es usado el sillar para
construcciones importantes, dando creatividad y luminosidad el sillar es una roca compleja.

Fig. 10.25 Estratigrafía de los depósitos de Tambora, con la cronología establecida por
Sigurdsson y Carey. De Sigurdsson, H. y Carey, S. (1989). La tefra pliniana y la ignimbrita
caídas de la erupción del volcán Tambora en 1815. Bull. Volcanol. 51, 243 – 70.

Fig. 10.26 Imagen Landsat MSS de la península de Sanggar, Isla de Sumbawa, Indonesia,
mostrando la caldera de 6 km de diámetro formada por una gran erupción del Tambora en
1815.

Fig. 10.28 Depósitos de ignimbritas del Tambora en la costa de la península de Sanggar.


Foto: Cortesía de S. Carey, Universidad de Rhode Island.

Fig. 10.29 Detalle de los depósitos de oleadas sobreyacentes a un depósito de una brecha
más antigua en la costa este del volcán. Foto: Cortesía de S. Carey, Universidad de Rhode
Island.

Fig. 10.32 Fiamme típicamente vidrioso, relictos comprimidos en clastos de pumita


original, en una ignimbrita. Foto: Cortesía de I. G. Gass.

Fig. 10.33 Microfotografía de la textura eutaxítica en una ignimbrita densamente soldada


pero devitrificada; la igimbrita Kari Kari de 20 millones de años; Bolivia. Los fiammes
están distribuidos más o menos a través de 1 km.
Fig. 10.34 Cara de trabajo de una cantera desarrollada en una ignimbrita. Nápoles, Italia. El
tufo amarillo Napolitano es un material económico y ha sido ampliamente usado en
construcción. La roca se asierra rápidamente en dicha parte para producir planchas de
grosor uniforme convenientes para la construcción.

Fig. 10.35 Pórtico de un edificio público en Arequipa, Perú, construido de sillar


brillantemente blanco. Un volcán forma el centro del escudo de armas de la ciudad.