Está en la página 1de 22

I.

INTRODUCCION
Violencia en el enamoramiento

Como introducción al estudio de esta investigación de recopilación diremos

que el tema de la violencia a través del tiempo ha llegado a ser un problema

social, debido a sus consecuencias sociales, culturales, económicas y

psicológicas. A nivel mundial la violencia ha tenido un fuerte auge

manifestándose mayormente en jóvenes. “Es un hecho conocido que este

fenómeno social de los tiempos modernos, no es exclusivo ni sólo alarmante en

la conducta de los jóvenes, sino en un plano general en los intercambios

sociales. Socialmente se ha visto hoy incrementada su expresión en distintos

ámbitos del que hacer: ligada al ejercicio del poder político, en conflictos étnicos

y relaciones de pareja o familiares.

“La necesidad de desarrollar y mantener relaciones íntimas nos acompaña

durante toda la vida, se les llama vínculos afectivos y los buscamos desde la

cuna hasta la tumba”. “La necesidad de afecto y apoyo emocional es considerada

muy importante en la mayoría de las relaciones en los jóvenes”, debido a esto

“la elección de pareja se realiza dentro de un ámbito restringido de posibilidades

que apunta a cierta igualdad sociocultural entre hombre y mujer”. “Estos

aspectos llevan a buscar similitudes en las relaciones que se establecen con el

sexo opuesto, que además alientan sentimientos de seguridad y valía de uno

mismo ayudando a mantener la estabilidad emocional”. Cuando dicha

estabilidad se pierde se comienzan a generar sentimientos de rabia, miedo, dolor

y enojo, que desembocan en interacciones violentas entre los miembros de la

pareja.
“Cuando se inician estos actos en las relaciones como una forma valida de

resolver los conflictos se internalizan hasta tal punto, que es imposible reconocer

el inicio y término de ellos. Las parejas una vez que entran en esta dinámica de

agresiones y humillaciones, probablemente les cueste salir de ella tanto por su

propia situación (costumbre, dependencia afectiva, aislamiento de entorno),

como por las amenazas, chantaje y manipulación de su pareja”.

Las manifestaciones de violencia pueden estar determinadas por una serie de

factores, la existencia e internalización de “violencia en la familia se

transformará en un medio de educación y formación para la vida como forma

“eficaz” de solucionar conflictos”. Considerando además la formación familiar

basada en “la cultura patriarcal que ha impuesto un modelo de relaciones

basadas en el control de los más fuertes sobre los más débiles”, creando un

sistema abusivo en donde la violencia se produce como un abuso de poder, en un

contexto de silenciamiento de las víctimas, que les impide romper con el circuito

de abuso”.

Algunas estadísticas de la Organización Mundial de la Salud revelan

indicadores de violencia en el enamoramiento, dando a conocer que: “El 30% de

los estudiantes universitarios(os) que reportan violencia en el enamoramiento,

tiene altas probabilidades de dar comienzo a un estilo de interacción de pareja

violento, la violencia se inicia con agresiones verbales que continúan con

agresiones físicas severas”.


Justificación

Frente a la expansión social que ha tenido el tema de la violencia en parejas

jóvenes, sin un mayor grado de compromiso legal o parental; resulta relevante

investigar la situación que lleva a legitimar este tipo de agresiones en la etapa

del enamoramiento, que gozan de relaciones pasajeras, en los cuales no existe

dependencia económica ni vínculos más estrechos, como la existencia de hijos.

Existen muchos casos de violencia en enamoramiento que lleva a las jóvenes

afectadas a vivir en situación de vulnerabilidad; aislándose de su entorno

inmediato, creando una dependencia afectiva con esta pareja, y silenciando esta

realidad por temor a los cuestionamientos de terceros y/o la perdida de la pareja.

Cuando se generan estas pautas de violencia al interior de la pareja, ya sea

física, emocional o sexual, provocan cambios en la conducta, incrementando la

confusión, la sumisión y la culpabilidad. Habitualmente, la toma de conciencia y

la búsqueda de ayuda llegan cuando la autoestima ya se encuentra erosionada y

lesionada gravemente. Las relaciones de abuso de poder muchas veces se

instauran en la forma de relacionarse de las parejas, llegando inclusive a

volverse crónico. Por lo tanto, es relevante investigar acerca de cuáles son los

aspectos que llevan a prolongar está relación en el tiempo, por qué se legitima

esta opción de pareja, cuando no existen vínculos más estrechos a excepción de

la afectividad.

En este sentido resulta imprescindible poder investigar con quienes cuentan

las personas que viven diariamente estas situaciones y cuáles son las

herramientas o recursos personales que tienen para enfrentarla.


Objetivos

 Dar a conocer elementos que inciden en la legitimación de

episodios de violencia, en relaciones de enamoramiento de jóvenes, con

el propósito de generar conocimiento.

 Describir cuál o cuáles son los tipos de violencia más recurrentes

que las jóvenes han vivenciado en sus relaciones de enamoramiento.

 Concientizar a la población joven para que sepan identificar

elementos que favorezcan la vivencia de situaciones de violencia al

interior de la pareja.
Alcance y limitaciones

 Los alcances más significativos de este trabajo monográfico son

la amplia recopilación de información relevante entorno a una variable

social de la que se habla mucho y se conoce poco.

 Las principales limitaciones fueron que no se encontró mucha

información con respecto al departamento de Cajamarca.


II. DESARROLLO DEL TEMA

2.1. ANTECEDENTES DE ESTUDIO

Esta problemática no es muy tocada en la actualidad por lo que nos hemos

visto interesados en tocar este tema ya que en el instituto CESCA todavía no se

realizó ningún trabajo de esta violencia en el enamoramiento (Herrera, 2015).

 El proyecto de investigación titulado: Violencia en el enamoramiento:

causas, naturaleza y consecuencias que finaliza en el año 2016. Cuyos

investigadores responsables son Nancy Jara Comeca, Marjorie Fuster

Cárdenas y Jhon Anthony Prado Ccora del instituto CESCA de la sede

San Juan de Miraflores. (Herrera, 2015)

Cuanto mayor sea la información y reflexión acerca de la importancia

de saber reconocer los mínimos factores de violencia en la etapa del

enamoramiento, menor será el grado de agresiones físicas y psicológicas

en la relación de pareja.

a) La revisión de las investigaciones realizadas diferencia tres grandes

categorías de la violencia en el enamoramiento:

 Violencia psicológica

 Violencia sexual

 Violencia física

Es conveniente considerar por separado los distintos tipos de violencia,

aunque es cierto que rara vez se dan de manera aislada. (Herrera, 2015)

b) Conclusiones más Relevantes

No es difícil comprobar el enorme interés y preocupación que despierta en la

sociedad actual el fenómeno de la violencia en las relaciones de enamorados de

jóvenes y adolescentes. La mayoría de las investigaciones sobre la violencia en


el noviazgo en la adolescencia y juventud se han realizado desde una perspectiva

descriptiva, buscando conocer la incidencia del problema, así como las

características de los individuos que intervienen como agresores o como

víctimas.

El conocimiento de las tasas de violencia en las relaciones de enamorada/o

debería ser uno de los objetivos prioritarios de las investigaciones centradas en

el estudio de la población adolescente y joven, ya que responde a la necesidad de

conocer de forma precisa la situación en la que se encuentra la juventud con

respecto a la violencia en sus relaciones de pareja para poder elaborar planes de

intervención ajustados a las necesidades de cada momento (Herrera, 2015).

2.2. BASES TEÓRICAS

1) Violencia psicológica

La violencia psíquica “es la conducta orientada a la desvalorización

de la otra persona”. Algunos de los comportamientos que se manifiestan

son la “Ridiculización, amenazas verbales e insultos, humillación;

aislamiento social y económico; celos y posesividad; destrucción o daño

a los que se les tiene cierto apego o cariño.” (Retana, 2007)

2) Agresiones psicológicas en la etapa del enamoramiento:

Actitud de hospitalidad (negarse a discutir de un problema, etc.),

dominar o intimidar a la pareja (amenazar con hacer daño a los amigos/as

de la pareja, etc.) degradar (insultar, etc.) y un control restrictivo

(preguntar insistentemente a la pareja donde ha ido, etc.) (Retana, 2007)

3) Violencia sexual:

Se ejerce mediante presiones o psíquicas que imponen relaciones

sexuales no deseadas mediante coacción, intimidación o indefensión, se


considera que este tipo de violencia es más frecuente en los jóvenes sin

importar el género. A pesar de ello los jóvenes son los que menos

denuncian por vergüenza, temor, amenazas, burla, entre otros. (Retana,

2007)

4) Violencia física: Esto puede comenzar con un pellizco y continuar con

empujones, bofetadas, puñetazos, patadas, torceduras, pudiendo llegar a

provocar lesiones internas, desfiguraciones, hasta el homicidio. La

violencia física es la forma más evidente del maltrato; aparece como el

último recurso que utiliza el agresor o agresora, ya que antes intentado

controlar a la pareja con otros tipos de violencia más “sutiles” como la

emocional y verbal. (Retana, 2007)

2.3. DEFINICIONES DEL TÉRMINO VIOLENCIA

De acuerdo a investigadores no existe una definición de violencia

ampliamente aceptada por los estudiosos, podemos encontrar algunas que han

ofrecido un cierto consenso. Particularmente se encuentra en esta línea aquella

que destaca el uso de la fuerza para causar daño a alguien. (Martínez, 2016).

Significado de la palabra "violencia" es importante separarla del término

"agresividad" con el que a veces se la confunde. La agresividad es una tendencia

natural (el ser humano y el animal son agresivos por naturaleza) y sirve a la

supervivencia, a la autodefensa. La violencia, en cambio, es un indeseable

"patrimonio de la humanidad". (Oliveras, s.n.f)

La raíz epistemológica del termino violencia remite al concepto de “fuerza”.

El sustantivo “violencia” se corresponde con verbos tales como “violentar,

“violar”, “forzar”. En sus múltiples manifestaciones, la violencia siempre es una

forma de ejercicio del poder mediante el empleo de fuerza (ya sea física,
psicológica, económica, política…) e implica la existencia de un “arriba” y un

“abajo”, reales o simbólicos, que adoptan habitualmente la forma de roles

complementarios: padre-hijo, padre-mujer, maestro-alumno, patrón-empleado,

joven-viejo, e etc. (Corsi, 1994)

La Organización Mundial de la Salud define la violencia como: El uso

intencional de la fuerza o el poder físico, de hecho, o como amenaza, contra uno

mismo, otra persona o un grupo o comunidad, que cause o tenga muchas

probabilidades de causar lesiones, muerte, daños psicológicos, trastornos del

desarrollo o privaciones. (OMS, 2002)

Según el Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables la violencia es la

acción u omisión que daña tanto física, psicológica y/o sexualmente, con el fin

de dominar y mantener el control sobre la otra persona, utilizando diversas

estrategias que van desde el ataque a la autoestima, los insultos, el chantaje,

manipulación, golpes, etc. Por Parte de un miembro de la pareja. (MIMP, 2016)

2.4. DEFINICIONES DEL CONCEPTO DE “ENAMORAMIENTO”

El enamoramiento es definido como una atracción repentina, un fuerte deseo

de estar con la otra persona, un “flechazo”, es una atracción estética, una

preferencia inmediata, en que todos los viejos vínculos pierden importancia y se

impone luminoso el nuevo objeto de amor con el que desee fundirse física y

psicológicamente. (Alberoni, 1996)

El enamoramiento en su sentido más propio, definido, según la Psicología

como “el estado de una persona dominada por un vivo sentimiento hacia otra, a

quien considera su mayor bien, con la que desearía estar unida para siempre y

por la que llegaría a sacrificar, si fuera necesario su propia vida”. O, dicho de

otra forma, como “el estado que vive una persona, dominada por vivos
sentimientos de contenido erótico, deslumbrada gratamente ante la imagen

enormemente positiva, que se ha formado de otra, con la que ha tenido la fortuna

de encontrarse”, constituye un fenómeno psíquico que ha interesado al hombre

desde tiempos inmemoriales. (Choque, Quehue, 2017).

No es enamoramiento la buena impresión que se puede tener de una persona

nada más conocerla, ni el agradable y placentero trato con alguien determinado,

ni tampoco, a pesar de la frecuencia del mal uso del término, el cariño entrañable

que se establece entre dos personas, en el transcurso de un tiempo más o menos

largo (Choque, Quehue, 2017).

Sin embargo, en nuestras regiones andinas el enamoramiento es vivenciado

con influencia de costumbres, creencias propias de cada cultura. La expresión

del enamoramiento se manifiesta a través de la danza que representa el

enamoramiento y galanteo del varón hacia la mujer según (Choque, 2017). De

esta forma es una de las muchas costumbres y tradiciones que han perdurado

muchos años y en cada pueblo mantiene sus propias características.

2.5. OTROS COMPORTAMIENTOS QUE SON SIGNO DE QUE TU

PAREJA ESTÁ SIENDO VIOLENTA SON (Choque, Quehue, 2017):

 Controla todo lo que haces y exige explicaciones. Quiere saber con lujo

de detalles a dónde vas, dónde estuviste, con quiénes te encontraste o a

quiénes vas a ver, los horarios y el tiempo que permaneciste en cada

lugar, cuánto tiempo estarás fuera, el horario de regreso, etc. Y para

comprobar que dices la verdad te llama constantemente.

 Revisa tus pertenencias, tu diario, celular o correo electrónico para

conocer "la verdad".


 Vigila, critica o pretende que cambies tu manera de vestir, de peinarte,

de maquillarse (para la mujer), de hablar o de comportarte.

 Presiona para que hagas dietas o ejercicio.

 Te hace sentir menos al compararte con otras personas.

 Te prohíbe, amenaza o manipula con respecto a los estudios, el trabajo,

las costumbres, las actividades o las relaciones que desarrollas.

 Limita y trata de acabar la relación que tienes con los parientes, los

amigos, los vecinos, los compañeros de estudio o trabajo; ya que no

confía en que puedan ser una buena influencia para ti.

 Tu pareja decide cuando verse, a qué hora, dónde, tipos de salidas, etc.;

todo de acuerdo a su conveniencia.

2.6. CAUSAS Y CONSECUENCIAS DE LA VIOLENCIA EN EL

ENAMORAMENTO

2.6.1. CAUSAS

a) Baja autoestima

La baja autoestima puede acosar a cualquiera de las partes en una relación y

actuar como un catalizador para el abuso. Cuando un abusador tiene baja

autoestima, puede tratar de controlar el comportamiento de su pareja, ya que

no se siente lo suficientemente digno que le sea fiel. Cuando la víctima tiene

una baja autoestima, puede no creer que alguien más va a amarla o p asar

tiempo con ella, lo que perpetúa el ciclo de abuso y violencia en su relación.

(García, Contreras, 2017)

b) Crianza

Si un adolescente ve a sus padres constantemente envueltos en situaciones de

abuso, comienza a creer que una relación implica factores de abusos tales
como el control, la humillación o la violencia física. Luego pasa a perpetuar

el ciclo al permitir que ocurra dentro de su propia relación o abusando de su

pareja en una variedad de maneras. Los adolescentes son bastante nuevos en

las relaciones y la sociedad y a veces exhiben los mismos comportamientos

frecuentes en sus hogares. (García, Contreras, 2017)

c) Presión grupal

Los adolescentes a menudo pueden sentirse presionados para presentar una

determinada imagen a sus amigos violentos, que a veces pueden llegar a ser

la causa de la violencia en el noviazgo. Un adolescente que se junta con un

grupo difícil de amigos posiblemente sienta que tiene que dar el ejemplo de

lo bien que puede controlar a su novia humillándola o físicamente abusando

de ella delante de sus amigos. (García, Contreras, 2017)

2.6.2. CONSECUENCIAS

a) Psicológicas

Los efectos emocionales del maltrato pueden variar, pero la mayoría de

las veces provoca ansiedad y depresión, además de dañar gravemente la

autoestima, esta situación algunas veces puede llevar inclusive al

suicidio. (León, 2015)

b) Físicas

El 20 por ciento de los hombres y el 42 por ciento de las mujeres que

viven noviazgos violentos sufre heridas leves a consecuencia de esto, sin

embargo, un abuso severo y frecuente puede resultar en lesiones más

graves, produciendo lesiones, cortes, contusiones, lesiones ginecológicas,

huesos rotos y en muchos casos, culminar en la muerte. (León, 2015)


c) Sociales

Las consecuencias sociales del abuso son los que de alguna manera

obstaculizan el poder concluir la relación tóxica, en muchos casos, el

abusador no permite a su víctima usar Internet o teléfono, o se los

restringe de alguna forma, es decir, revisa las cuentas de sus redes

sociales, así como todo el contenido de su celular, y manipula las cosas

de tal manera que la víctima se va alejando paulatinamente de amistades

y familia, por lo cual se le dificulta pedir ayuda o recibirla. (León, 2015)

2.7.INCIDENCIAS:

2.7.1. Nacional.

La ENDES 2011, menciona que mujeres adolescentes de 15 a 19 años de

edad hay un 66.7%, que manifestaron que la pareja es celosa, insiste en saber

dónde va, le impide que visiten o la visiten sus amistades o la acusa de ser

infiel. Además, según los casos atendidos en los CEM a nivel nacional de

enero a julio del 2012, se han reportado 82 casos de adolescentes y jóvenes

mujeres que han sufrido situaciones de violencia por parte de su

enamorado/novio. De las personas de 13 a 25 años atendidos en los CEM a

nivel nacional, el 73% (67 adolescentes y jóvenes) son mujeres que ha

sufrido violencia sexual por parte del enamorado o novio. (como se citó en,

León, 2015).

Según (Contreras, 2014) en referencia seguridad ciudad menciona que

más del 20% de enamorados reportan haber experimentado algún tipo de

violencia psicológica o física por parte de un miembro que establece la

relación. Esta violencia en el enamoramiento se puede dar tanto como en

mujeres y varones, y en las relaciones heterosexuales las mujeres son más


propensas a sufrir lesiones, más probabilidades de ser asaltadas sexualmente,

y más probabilidades de sufrir emocionalmente que los varones

heterosexuales. Aunque aún es limitada la investigación sobre violencia en

el enamoramiento y/o noviazgo entre jóvenes gays, lesbianas, bisexuales y

transexuales (GLBT), investigaciones sobre violencia en personas adultas

del mismo sexo (GLBT) muestran patrones de violencia similares a los de

los jóvenes heterosexuales (como se citó en, León, 2015).

Los estudios del Instituto Nacional de Salud Mental revelan que la

prevalencia anual de abusos y maltratos durante el enamoramiento, es mayor

en Lima (46.9%), Ayacucho (42.7%), Puerto Maldonado (36.7%), Abancay

(36.6%) y Puno (35.8%). Resalta que el trato inadecuado durante el

enamoramiento es un factor que aumenta la probabilidad de violencia

durante la convivencia. Donde en Lima y Callao, el 40% de mujeres que han

sido maltratadas por sus parejas; es decir, cuatro de cada 10, dice que

reiniciaría relaciones con ellos si tuviera la posibilidad de volver el tiempo

atrás (León, 2015).

En un estudio realizado sobre las percepciones que los adolescentes de 15

a 19 años, mujeres y hombres, del distrito de Comas, tienen sobre las tres

formas violencia hacia las mujeres –psicológica, física, y sexual– durante el

enamoramiento, donde se aplicó a 823 adolescentes y jóvenes entre 11 y 20

años (46% mujeres fueron mujeres) y se verificó la validez de los umbrales

estadísticos. Como veremos más adelante, los resultados devienen del

análisis de las 655 encuestas que fueron aplicadas a las y los adolescentes

con edades comprendidas entre 15 y 19 años. Teniendo como resultado

según Alfa de CronBach en violencia psicológica consiguió la puntuación de


0,790; la escala de violencia física, 0,749; y la escala de violencia sexual,

0,806. (León, 2015).

Según Informe Nacional de las Juventudes en el Perú 2015 detalla que

siete de cada diez parejas, donde el 68.9 %, presenta esta problemática, las

mujeres de 15 a 29 años de edad son las que más sufren de violencia

psicológica o verbal de parte de sus parejas, la agresión física representa el

29.1 % de los casos; mientras que la sexual refleja el 5.5%. (León, 2015).

2.7.2. Regional:

La prevalencia de vida de maltrato contra la mujer por la pareja actual

reportados en Lima, Cajamarca y Huaraz osciló entre 40,0% y

47,0%. (Vargas, 2017)

En la Región Cajamarca existe un total de 836 casos de violencia en el

enamoramiento en adolescentes, según Ministerio de la Mujer y Poblaciones

Vulnerables – MIMP en 2015, de los cuales 731 de los casos son mujeres y

105 son hombres; a través de 22 667 actividades por violencia familiar y

sexual. Cabe precisar que, en la Región Cajamarca, del total de casos

atendidos (836), 393 (47,0%) corresponden a víctimas de violencia

psicológica; 361 (43,2%) a víctimas de violencia física; y 82 (9,8%) a

víctimas de violencia sexual (INEI, 2016).

Además, en la primera mitad del 2017 se registraron 981 casos de

violencia en parejas adolescentes región de Cajamarca que corresponden a

casos de agresiones físicas y sexuales. Más del ochenta por ciento de las

agresiones sexuales ocurridas no son denunciadas formalmente, es decir los

12 casos que son registrados de enero a junio del 2017 representan el 15%

según el medio de comunicación RPP. (INEI, 2016)


2.8. PROPUESTAS DE INTERVENCIÓN PSICOSOCIAL

En la intervención social se debe tener en cuenta principios básicos, también

son considerados como factores claves que son siguientes; perspectiva de género;

desvelar la violencia; posicionamiento contra la violencia; equipo

multiprofesional y especializado y la seguridad, (Romero, 2010).

Existen programas y talleres para prevenir la violencia en el enamoramiento,

en ambos géneros. La intervención se caracteriza por acciones destinadas a evitar

o reducir la violencia entre ambos géneros, además incluye acciones pedagógicas

y medios de comunicación para buscar el cambio en el imaginario social,

(Romero, Coria, Givaudan, 2010).

Estrategias para prevenir la violencia en el enamoramiento; dotemos a los hijos

de seguridad y cariño constante, haciéndoles sentir miembros partícipes de una

familia unida y funcionalmente correcta, escuchándoles activamente, valorando

sus aspectos positivos, participando en su desarrollo; Instauremos un modelo de

ética, utilizando el razonamiento, la capacidad crítica y la explicitación de las

consecuencias que la propia conducta tendrá para los demás; el cuerpo social

debería aumentar su fuerza moral, acabando con el etiquetaje indiscriminado; hay

que utilizar los medios de comunicación como correcta herramienta de

socialización, propiciar la higiene mental colectiva (hábitos saludables, valores de

sensibilización, utilización del mediador verbal), humanizar las ciudades; hay que

educar al educador (a quien va a educar), mediante escuelas de padres, campañas

en los medios de comunicación, etc (Lucich, Granda, 2015).

Diez condiciones básicas para prevenirla violencia en el enamoramiento;

Adaptar la educación a los actuales cambios sociales, luchar contra la exclusión y

desarrollar el sentido del propio proyecto, luchar contra la exclusión y desarrollar


el sentido del propio proyecto, prevenir la violencia reactiva y la violencia

instrumental, romper la conspiración del silencio sobre la violencia y construir la

tolerancia desde la escuela, prevenir la violencia a través de los procedimientos de

disciplina, ayudar a romper con la reproducción intergeneracional del sexismo y la

violencia, enseñar a rechazar la violencia e insertar dicho rechazo en una

perspectiva más amplia: el respeto a los derechos humanos, Utilizar los medios de

comunicación en la prevención de la violencia y desarrollar la democracia

participativa e incrementar la colaboración entre la escuela, la familia y el resto de

la sociedad ( Díaz, Arias, 2001).

En referente al grupo de esta monografía establece algunas propuestas para prevenir

o reducir la violencia en el enamoramiento; desarrollar charlas educativas de

concientización a adolescentes, promover publicidad mediante los medios de

comunicación contra la violencia en el enamoramiento.


3. Conclusiones

 La violencia en el enamoramiento es un tema que en la actualidad sufren

muchos jóvenes pienso que cuando hay violencia ya no es bueno tener una

relación , ya que primero se comienza con manera verbal y después física

cuando tu como persona permites las faltas de respeto , muchas veces de tu

misma impotencia cedes de la misma manera sin darte cuenta de que es un acto

violento porque en el enamoramiento que es la etapa de conocerse , si se da la

violencia con tu pareja esto tendrá muchísimas más grandes consecuencias en un

futuro es bueno vivir una relación pero siempre poniéndote por delante tu como

persona aprendas a poner un alto cuando comienzan las peleas muy fuertes con

tu pareja o acercarte a alguien y pedir te oriente para ver de qué manera puedes

actuar haciendo las cosas bien y sintiéndote bien contigo mismo.

 La violencia en el enamoramiento es un tema de interés social y el cual se

manifiesta en nuestras vidas sin darnos cuenta. Investigando el tema aprendimos

a identificar los detalles, aspectos, que demuestran la violencia en una relación

entre jóvenes, tales como agresiones físicas y psicológicas; estas se presentan

con pequeños roces que con el paso del tiempo se convierten en discusiones más

fuertes, y faltas de respeto entre la pareja joven; llegando a este punto donde la

pareja ya no se tiene un respeto, es muy difícil recuperar la confianza que se ha

perdido y si no ponen atención a eso la relación seguirá deteriorándose hasta

llegar a la ruptura. Aprendimos a distinguir los hechos violentos y cómo lidiar

con ellos de la mejor manera posible.


D. REFERENCIAS

Alberoni, F. (1996). Enamoramiento y Amor. Recuperado de:

http://www.redmovimientos.mx/2016/wp-content/uploads/2016/10/Alberoni-F.-1996.-

Enamoramiento-y-amor.-Nacimiento-y-desarrollo-de-una-impetousa-y-creativa-fuerza-

revolucionaria.-Barcelona.-Gedisa.pdf

Amurrio, M., Larrinaga, A., Usategui, E. (2010). Violencia de género en las relaciones

de pareja de adolescentes y jóvenes. Recuperado de:

file:///C:/Users/Invitado1/Downloads/Dialnet-

ViolenciaDeGeneroEnLasRelacionesDeParejaDeAdolesce-3262821.pdf

Corsi, J. (1994). Una mirada abarcativa sobre el problema de violencia familiar.

Recuperado de:

ttp://catedraunescodh.unam.mx/catedra/mujeres/menu_superior/Doc_basicos/5_bibliote

ca_virtual/7_violencia/16.pdf

Choque, W., Quehue, C. (2016). Comunicación familiar y si influencia en los

estudiantes víctimas de violencia en la etapa del enamoramiento (Tesis de licenciatura)

Recuperado de:

http://repositorio.unsa.edu.pe/bitstream/handle/UNSA/3681/Tschchwm.pdf?sequence=1

&isAllowed=y

Díaz, A., Martínez, A. (2001) Prevenir la violencia de genero desde la escuela.

Recuperado de:

Herrera, M. (2015). Relación entre sexismo y violencia de pareja intima (Tesis de

licenciatura) Recuperado de:


http://tesis.pucp.edu.pe/repositorio/bitstream/handle/123456789/6177/HERRERA_HID

ALGO_MARIA_RELACION_EDUCATIVO.pdf?sequence=1&isAllowed=y

Instituto Nacional de Estadística e Informatica, (2016). Maltrato contra la mujer.

Recuperado de:

https://www.inei.gob.pe/media/MenuRecursivo/publicaciones_digitales/Est/Lib1446/lib

ro.pdf

León, A. (2015). Violencia en el noviazgo adolescente (Tesis de licenciatura)

Recuperado de:

https://sifp.psico.edu.uy/sites/default/files/Trabajos%20finales/%20Archivos/tfg_alexan

dra_de_leon.pdf

Lucicg, E, Granda, B. (2015). Chateando para prevenir la violencia en el

enamoramiento y noviazgo. Recuperado de: https://www.repositoriopncvfs.pe/wp-

content/uploads/2016/10/2-Chateando-para-prevenir-la-violencia-en-pareja.pdf

Martínez, A. (2016). La violencia. Conceptualización y elementos para estudios, (46),

7-31. Recuperado de:

http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0188-

77422016000200007

Ministerio de la Mujer y Poblaciones vulnerables, (2016). Violencia. Recuperado de:

http://www.plataformacontigo.pe/pluginfile.php/11874/mod_folder/content/0/Factores

%20de%20riesgo%20-%20PNCVFS%20MIMP.pdf?forcedownload=1

Oliveras, E. (s.n.f). El termino violencia. Recuperado de:

http://www.gracielataquini.info/pdfs/oliveras.pdf
ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE LA SALUD, (2002). Definición de violencia.

Recuperado de: https://www.uv.mx/psicologia/files/2014/11/Violencia-y-Salud-Mental-

OMS.pdf

Retana, M. (2007). Formas que se puede manifestar y reproducir conductas violentas

hacia la pareja en las relaciones de noviazgo (Tesis de licenciatura) Recuperado de:

http://www.ts.ucr.ac.cr/binarios/tfglic/tfg-l-2007-01.pdf

Romero, A, Coria, A., Givaudan, M. (2010). Evaluación de impacto de un programa de

intervención de violencia en pareja adolescente, 44(2), 203-212. Recuperado de:

http://www.redalyc.org/pdf/284/28420641001.pdf

Romero, I. (2010). Intervención en violencia de género, 19(2), 191-199. Recuperado de:

http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1132-05592010000200010

Vargas, h. (2017). Violencia contra la mujer infringida por su pareja y su relación con

la salud mental de los hijos, 28(1), 48-58. Recuperado de:

http://www.scielo.org.pe/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1018-

130X2017000100009