Está en la página 1de 124

Marra Eumelia Galeano Marln.

l .krnciada rn Sodologfa, l lnin·rsidad


1'11111 ili<ia Bolivm iana ( 1!170); Magf,tt•r
e11 Administraci611 Ecl11ca1iva, Uni-
versidad de Antioquía, Mcdellfn ( 1979);
Estudios de postgrado en Sociología del
desarrollo latinoamericano, Univer-
sidad ele Essex, Inglaterra (197!"1-1978);
Pmfosora e investigadora de la Uni\'er-
~idad dl· Antim1uia. Evaluadora de
pmvcrto'I en postgrados de la Uni-
\'cr!\iclad del Valle, Universidad de
Antioquía y EAFIT; commltora del
/11tcrw1d011.1I (,'hild Dt'Vt'/opmc·111
Progmm (ICDP). Universidad de Oslo.
Fue Profesora Di~ti11g11ida, Univenidad
dt• A111irn¡11ia (1 !l!-1[1), Sr dc·~c·1111w1l;i
101110 diu·ctora d«I <:1s1 l. dc·~dc :.!00:.!. ESTRATEGIAS DE INVESTIGACIÓN
Entre sm publiracione!I en u1laboraci611 SOCIALCUAIITATIVA
S<~ destacan: Educ;1ció11 de il(l11lws:
El giro de la mirada
cducadón de segrcgildos ( 1991 ); /...;1
Cillle como fiJntm de sobrr.>•·fre11ci:1:
p1mtiflldó11, ¡¡ami11úmo )' rebusque en
rl «rtUm de Medr·l/!11 ( l 9!lfi): C11il!i1:
/l;ue dt• da tcH .wbn• {11c 111 '"~
.4,
do,·t"111e11ti1/cs en i111·cs1ig;1ció11
C'ltilfÍf¡lfÍl'<I ( 1999); flll'CSIÍl(ilcÍÓll
(,i1;1li1;11ír;1: ·Emulo del Artt~ (2000);
!111Cr,1ccio11es y Pc1ua-111ie111os.
E:1:plowdó11 setiu;1I i11/;1111il y jul'e-nil:
Cmuutu'Ció11 de cormmidud i1C.'ldbnic:1
.•· •ll'•llltt'.f i111·c'.~ti¡.¡.ufro.~ ( 2001);
Co111pre11·die11do t•I 1111111<10 dl' h1
e.tplot;1cit'Jn sexwll. I Ji.~tmü de 1·id;1 de
/JermJ' Dri'>itles E (2001 ). E!! autora
además de Jk~ctio dt· ¡m~rt·ctos t•n la
Ílll'C'StÍgilciÓll cu;1/it;l{Í1';1 (2004 ).

~-·~___________L_
María Eumelia Galeano Marín

STRATEGIAS DE INVESTIGACIÓN
SOCIAL CUALITATIVA
El giro de la mirada
) ~ ~ ~ ..

fl' ·i//jl' . cf:/}j}t:J/ .


l.i / /

Esta publicación hace parte del Convenio Marco para la cdi,;


ción de monografías de grado, tesis de especialización y
postgrado, y trabajos de profesores de la Facultad de Ciencias
Sociales y Humanas de la Universidad de Antioquia .suscrito
entre esta dependencia y La Carreta Editores E. U. La Carreta
Editores E.U.
Mcdcllín, 2004
Agradccimicn tos

A la Universidad de Antioquia y su Vicerrectorfa de Docencia,


porque grncias a la figura del ar1o sabático pude tener el reposo ncce·
sario para escribir este texto.
A la Facultad de Ciencias Sociales y Humanas y al Departamento
de Sociología, por haberme posibilitado trabajar en proyectos de do-
cencia, investigación y extensión que nutren este trabajo.
A mis estudiantes <le investigación cualitativa que con sus pre·
guntas, discusiones y reflexiones han alimentado mi pasión por la in·
vestigación social.
A mi familia (Hassan, Amara, Sarnir y Sarai) por el apoyo y la
comprensión que siempre me brindaron en las largas jornadas de labor.
ISBN: 958-97449-5-8 A Lourdes Rodríb"llez, quien desde su función corno bibliotecóloga
apoyó la construcción de la base de datos documental que soporta
O 2lX)4 Mnr11t füum~lin Onknno Mnr(n este trabajo.
e 2004 La Carreta Editores
La Carreta Editares
Editor: César A. Hurtado Orozco
E-mail: lacarretacditorcs@gco.net.co
Teléfono: 2500684,
Medellín, Colombia

~)r editorial: Juan Carlos Márquez. ..'


Primera edición: 1.000 ejemplares, octubre de 2004

Carátula: disello de Álvaro Vélez


llustraci6n: fotografía del libro "Cherna Mado:z;", Editorial Art Plus,
Madrid, 1995.
1mpreso y hecho en Colombia/ Printcd and made in Colombin
/por Editorial Lea Ion, Medellín.

Queda rigurosamente prohibida, sin la autorización escrita de los titulares del


copyright, bajo las sanciones establecidas en las leyes, la reproducción total o par·
cial de esta obra por cualquier medio o procedimiento, comprendidas las lecturas
Wlivcrsitarias, la reprografta yel tratamiento informático, y la distribución de ejem-
pliue~ c.k· ella mediante alquiler público.
Sed buenos artesanos. Huid de todo procedimiento rígido.
Sobre todo, desarrollad y usad la imaginación sociológica.
Evitad el fetichisrrw del método y la técnica, Impulsad la
rehabilitación del artesano intelectual sin pretensiones y
esforzaos en llegar a serlo vosotros mismos. Que cada
individuo sea su propio metodólogo; que cada individuo
sea su propio teórico; que la tecma y el método vuelvan a
ser parte del ejercicio de un oficio.
c. Wright Milis
Contenido

Prcsentnción 19
Introducción 25
1. Observación participante: actividad de la vida cotidiana
o estrategia de investigación social
Antecedentes históricos 29
Fundamentación teórica 31
Conceptualización 34
Características 37
Funciones 39
Orientaciones teóricas y metodológicas 41
Consideraciones éticas 55
Posibilidades y limitaciones 58
Campos de. aplicación 60
Ilustraciones 60
/¡,~.:\i·tuJio cuaÍimtivo Je caso: el interés por la ~in¡ulari~
~, ./As,tccedentes hi11tárico11 63
Conceptualización 64
Característicás y condiciones 69
- Clases o tipos 70
- Orientaciones metodológicas 73
Funciones 77
Campos de aplicación 78
ti í Posibilidades y limitaciones 79
Consideraciones éticas .iO
11 ustracíones 81
\ 3. La historia oral: método histórico o estrategi!.de
investigadotisoeial---·--~--
. Haeiáuriáhistorlaue la historia social
Conceptualización
Orientnciones teóricas y meto<lológicas
Ve.ntaíl1!1 y limitaciones
Consideraciones éticas
Campos de aplicación
Ilustraciones

J;4~ ~!nves
C./· t~gacJ9.ll d?~\il.!l~n~h una estrategia no reuc tiva de
mves tigac16n social
Antecedentes históricos
·nro" (ll' documento" 114 El giro en la mirada
Co 11c.i ¡it lln 1iz1\clt'>n 114
Orientación meto<lol6gic11 116
Confiabilidad y validez 136 Por Maria 'lcn~sa Urilw de H.
Ventajas y limitaciones 138
Aplicaciones 140
"Estado del arte": una modalidad de invcstigaCión documental 141 L'l investigaci6n cualitativa no constituye solamente una manera
Ilustraciones 143 c.le aproximarse a las realidades sociales para indagar sobre ellas pues
sus propósitos se inscriben también en un esfuerzo de naturaleza
5. Etnometodolog(a: vida cotidiana y sentido común metodológica y teórica, producto de un cambio paradigmático de am·
Antecedentes históricos 145 plia significación que resultó de una polémica muy productiva sobre
Fundamentación teórica 147 los soportes en los cuales se había sostenido hasta entonces la investi·
Conceptualización 150 gación empírica; "giro en la mirada" podríamos llamarlo, que puso en
Fundamentos teóricos y metodológicos 152
Campos de aplicación cuestión los universalismos y los enfoques estructurales para situar la
157 mirada en el sujeto de la acción, en sus contextos particulares con sus
Crfticas a la ctnometo<lolo1,.'Ía 159
llu11tnu::ionc11 · determinaciones históricas, sus singularidades culturales, sus diferen·
160
das y !ns distintas nrnncras de vivir .y pensar sobre los grandes y los
6. Teoría fundada: arte o ciencia pl'qt1e1H1s acontecimirntos y situncilmes por lns que han cruzado sus
Antecedentes históricos 161 historias personales.
Conceptualización 165 En síntesis; este giro epistemoléigico que le abrió el horizonte de
Orientaciones metodoló!,ricas 166 posibilidad a las metodologías cualitativas, estuvo guiado en buena
Campos de aplicación 181 parte por lo que se ha llamado en ciencias sociales "el retomo del
Posibilidades, limitaciones y riesgos 182 sujeto"; retorno al primer plano del escenario de la investigación don·
Ilustraciones 184 de los sujetos, individuales o colectivos, con sus prácticas sociales, sus
palabras y discursos, sus memorias y sus olvidos, sus propéisitos de cam·
7• Grupos de discu.~ión: una estrategia de investigación
fl 1 interactiva grupal bio, resistencia o sometimiento, fueron desplazando paulatinamente
Antecedentes históricos los enfoques estructurales y sistemáticos, situándolos al fondo del es:"•
187
Conceptualización 189 cenario y exigiendo otras maneras, no necesariamente cuantitativas
Configuración 192 para interpretar, clasificar, comparar y enunciar las situaciones o pro·
Presupuestos generales 194 cesos observados y para dcsentrañ~r las lógicas y maneras diforencia·
Proceso mctodol6¡..'1co 195 das de vivir en sociedad.
Vnlidez y confiabilidad 208 Este retorno del sujeto con sus mültiples determinaciones, trajo
Campos de aplicación 209 apart~jada también una crisis del universalismo, tanto de los concep·
Consideraciones éticas 210 tos como de las prácticas y de los comportamientos que en el ,;ejo
Ventajns y limitaciones 212
'Dpos de informes epistcme obedecían, como se sabe, a una convicción según la cual, las
213 disciplinas sociales para alcanzar su estatus científico, requerían de
Ilustraciones 213 un mapa conceptual aplicable al conjunto de situaciones observables
Bibliografía rcfercnciada en diferentes tiempos históricos, en diversas culturas y espacios terri·
215 torinles y se tenía, por as( decirlo, una visión transcultural <le los con·
Bibliografía complementaria 223
Índice analítico 227 ceptos y de las acciones sociales, guiadas por una suerte de racionali-
dad instrumental, que se iría consolidando en los distintos lugares en

ll
:·: ~--;~,:]:·~$
:;· ~Qi~.%~!'.l.
la medida en que la modernidad trans(ormase k)s contextos y las es- paradigmas explícitos no eran culturalmente neutros y la refetendaa · i:\~~~~
tn~cturas en las cuales los sujetos estaban it1sertos. las culturas y a las sociabilidades parecía sugeriique el mismo.factor1 ,;~;,:
l!n el mrjnr de loa cnsos, (ns ctrnce,•ptns ¡.:c•1wrnlt•s o¡wrnhnn sc·¡.:ún no siempre era pertinente ni ten fa la misma significación en sodeda.,. ..; ; ·
el m~to<lo webcriano <le tipos ideales, lo que permitía interpretar rea- des y/o grupos poblacionalcs distintos; que no todos los actom soda.. ·; ·
lidades específicas y diferenciales en términos de su acercamiento o les percibían los asuntos de la misma manera y que su modo de inser...
su distancia entre ellas y el tipo ideal; y sí eran muy grandes estas tarse o de ser excluidos de los procesos sociales, no seguía las mismas
diferencias, se interpretaban como efectos residuales de sociedades pautas ni era objetivamente el mismo en todas partes.
atrasadas o como el resultado de modernidades deficitarias lo que no.' La relación con la historia o mejor aún con las historias particular•
modificaba para nada la esencia universalista de los fenómenos obser- mente vividas por los sujetos, también puso en cuestión muchos de los
vados ni ponía en cuestión la generalidad de los conceptos. Pero "el axiomas de las ciencias sociales y de las metodologías cuantitativaS,
retorno del sujeto" permitió poner en jaque los universalismos con- pues cuando se atiende a la historia se revelan las rupturas, las conti•
ceptuales y prácticos así como la dominación de lo estructural sobre la nuidades, las crisiS, los imaginarios y las representaciones que quizá
acción; si la mirada estaba puesta en otra parte, si los sujetos entraban no dijeran mucho sobre la organización de la sociedad y sus estructu,
en el escenario para ocupar el primer plano, esto significaba el aban· ras pero sf sobre los procesos de su configuración y sobre las maneras
dono de lo transcultural y de lo transhist6rico e incorporaba estos como lqs sujetos p<!nsaron y vivieron sus relaciones con el pa$ado y sl,JS
elementos en los análisis y las interpretaciones, no como datos adjeti· ·esperanzas de futuro.
vos e" ternos sino ºdesde dentro de los sujetos mismos"; desde sus tná. · La introducción de estas nuevas .dimensiones: historicidad,
nerns de vivir y <le sentir las culturas y e.fo adquirir conciencia de lu socinbilidndcs y pttkticas culturales, permitió multiplicar al máximo
historicidad de sus entornos específicos. · los objetos de investigación y jugar de diferente manera con las uní·
El relativo derrumbe de los universalisrnos abstractos y los enfo. dades de análisis; irrumpieron por esa vía las pequet\as historias, los
ques estructurales, permitió la emergencia de los partícula rismos y las procesos lotales, los mundos cotidianos que merecían ser aislados de
especificidades, lo que afectó profundamente a las ciencias sociales, otros mayores y compararse entre ellos pues en cada uno de esos espa,
relativamente acomodadas en el mundo cientifista de las estadísticas cios, aparecían historias propias, prácticas y sociabilidades distintas
yd,e:\os grandes nClmerC>s, haciendo surgir lo que Robert Nisbet llamó que producían su prppia tradición y su propia relación con otras esfe·
ºel retomo de lo .concreto singular a costa de lo universal. abstracto" ras de la vida socilll, lo que a su vez contribuyó a matizar y especificar
,,,l todas las potenci~lidades pero también con todos los riesgos que
acompai\an siempré a los giros epistemológicos.
la presencia desigual <le los grandes procesos estructuradores de l~
sociedades modernas ~bre conglomerados, localidadeS y ptiblic:oS <lis.-
Esta tensión latente entre universalismós'f particularismos, signi· tintos que desde el mismo acontecimiento siguieron trayectorias com ..
flcó un reordenamiento de los vocabularios y conceptos de las cien· pletamente diversas. · ·
cías sociales pero también ~upuso y de manera. prioritaria la reo.rientadón Esta pérdida de hegemonía de lo cuantitativo en el contexto de
de la investigación empírica, propitiando el giro de lo objetivo, cuan· las ciencias sociales permitió que los saberes antropológicos, históri..
tinHlvo hacfa lo subjetivcl cualitativo, con el despliegue de múltiples cos, sociológicos y lingüísticos entre otros, aportaran a los enfoque$
enfoques y técnicas de investigación de las cuales este libro de la cualitativos, sus técnicas de ihvestigación propias y supuestamente '
profesora Eumelia Oaleano, logra um1 síntesis brillante. exclusivas, q'ue al expandirse hacia el vasto universo de ..lo social" • ''
Mas los git-0s y los cambios de rumbo no tenh.inaron allí; todo este sufrieron modificaciones, adaptaciones y alteraciones, demandada~·
proceso de cambio epistemológico eón sus cambios y sus novedades, _por la especificidad de los objetos a investigar y no impuestas por Jot.
trajo consigo un reordenámiento de las jerarquías entre las ciencias rígidos estatUtos metodológicos que determinaban de antemano q\M!
sociales; una de ellas fue la declinación del determinismo económico hacer y cómo hacerlo en cada uno de los compartimientos eatanco en
y la emergencia de otras disciplinas como la antropología, la historia, los cuales se dividieron las llamadas ciencias sociales o humanas. re•
l110Cio)ogfa y la lingüfstica entre otras; todo paredá indicar que los sultando de allí mixturas y mezclas muy creativas pero que al.mismo

12

..... -,.....

tiempo cxil{ínn uno rdlt?xión en torno n su validC'z y signiíkndón; mucha reflexión epistcmnlógica, ni desarrollos teóricos Signiftc~tiv~s;
U•P•«~lo t'1to trn11ulo d"' mimcrn muy rli.:urrnm <'11 d lih1'0 d1• lu pwf(•so• éstos se lo¡.¡roron n posteriori, cuando ya lo suhjctivo y lo cunhtattvo
ra Galeano. habían adquirido un lugar de privilegio en las maneras y las formas de
Estos giros en la mirada ocurridos en las últimas décadas del siglq aproximarse a las realidades complejas.
xx y traídos de la mano del retomo del sujeto, la crisis del universa lis· De allí que la investigación social cualitativa no se desarrolle de
mo, la irrupción de las culturas y las historias y·de la pérdida de hege· un tronco común, sino más bien de pequeños rizomas que confluyen
monía de lo económico y lo cuantitativo en las ciencias sociales, tuvo, trabajosamente en raíces más grandes cuyo conjunto sostiene un t~nco
por así decirlo, una contrapartida en el mundo de la acción política sin que pueda afirmarse que se trata de un todo compacto y arncula·
que contribuyó significativamente a que este giro paradib'mático se do· como bien se puede apreciar en este libro, existen desarrollos des·
produjera y que acentuó la necesidad de trabajos e investigaciones ig~ales, rizomas que desaparecen por algún tiempo para surgir .de nue·
con enfoques cualitativos; estamos hablando. de la demanda de rei· vo· inadecuaciones e inconsistencias que no son susceptibles de
vindicaciones ciudadanas específicas, orientadas hacia el logro de inS::ribirse en una lógica común; no obstante, la investigación social
reconocimientos políticos que desbordaban con mucho la universali· cualitativa llegó para quedarse y el libro que. hoy nos ofrece la ~rofe·
dad de los derechos de primera y segunda generación así como el de sora Eumelia Galeano es un esfuerzo muy vahoso para reconstruir este
las libertades públicas incorporadas en las constituciones y los proceso de configuración.
ordl•tuunicntos legales por rt.~publicanos y lihernlcs. En nuestro medio los análisis cualitativos e intersubjetivos se fue·
Se trató en lo fundamental de la. lucha por el reconocirnit!nto dü ron metiendo silenciosamente por In puerta falsn en las prácticas de
los derechos de las diferencias: sociales, económicas, étnicas, de gé· los investigadores de las ciencias sociales y lograron incrustarse con
nero, de edad, de cultura y tradición entre otros, que exigían esta tu· un éxito significativo en los programas de formación profesional; a su
tos particulares para sus grupos de referencia, convencidos como esta· vez, salieron de los muros de la academia para incorporarse al queha·
han de que tratarlos a todos de la misma manera no conducía a la cer de actores políticos, promotores sociales y de todos aquellos cuyo
igualdad sino a mayores discriminaciones sociales; así, desde el multi- trabajo los ponía en relación con comunidades y colectivos de ~¡fe.
culturalisrno y el comunitarisrno, se desafiaron las viejas tesis de la rente orden y si bien las tradiciones de los distintos saberes sociales
füosoffa política y desde las prácticas de estos grupos organizados en tenían en su acervo algunos enfoques y estrategias que podrían cal.ifi·
movimientos sociales, se llamó de nuevo la atención sobre la necesi· carse como cualitativas, no existía hasta el momento una reflexión
~d de conocer e investigar con más cuidado las especificidades, las analítica que diera cuenta de sus fundamentos teóricos y metodol6gicos:.
diferencias y los contrastes que exigían cambios en los enfoques teóri· y de su significación para el conocimiento de las subjetividad~s.
cos, en la estructura de los derechos, en la organización del Estado, Tampoco existía, al menos entre nosotros, un esfuerzo por Sistema•
en las concepciones sobre el orden político y también en los enfoques tizar todos esos rizomas que, provenientes de disciplinas distintas, de
y en lns técnicas de investigación, atrapadas en la lógica de los grnn· tradiciones nacionales opuestas o de aprendizajes diversos, confluían
<les nlinwros. desigunlmcnte en un tronco común; la configuración del espacio ana·
To<los estos cambios ocurridos en pocas décadas, en geogrnf1as lítico, discursivo y práctico de la investigación social cualitativa no
muy diversas y en muchas disciplinas, propiciaron a no dudarlo la estaba trazado ni delimitado y ese es el primer acierto del libro que
emergencia vigorosa de la investigación social cualitativn, pero su hoy nos presenta Ja profesora Eumelia Galea no. ..
proceso de configuración no siguió el camino trazado de antemano; es Además este libro viene a llenar un vado de vanas décadas du·
' : '

decir, de lo teórico a lo metodológico y de allí a los enfriqucs y las rante las cuales se realizaron multitud de investigaciones con estos
técnicas de investigación, sino que se fue desenvolviendo desde lo enfoques, unas excelentes, otras mediocres y por qué no d~rlo, alg~·
práctico, deS(.)e lo disciplinar, desde los requerimientos impuestos por nas que por un cierto facilisrno equívoco o una suerte de mdulgencta
los objetos de investigación y por la dinámica de los movimientos so· co~ lo popular, se acogían a la sombra de lo cualitativo sin ~ingu~a
ciales en su lucha por una política del reconocimiento, a veces sin reflexión en tomo a sus posibilidades o limitaciones, a sus ex1genc1as

14 15
conceptuales, al rigqr cexigiqq en las aplica<;ipnes metodolóJ,ricas y téc· por la ejemplificación '7 ilustración de dichas ~strategias con trabajot
a
nicas y menos aún los presupuestos éticos y pólíticos que implica realizados en la perspectiva escogida. · · · .
trabajar con 1ujeto1 <le cnrne y hueso ·-lltl con nhstrncciom•s num6ri· Para cada una de las estrategias se anotan consideraciones éticas ·
cas- y pasearse por sus memorias, sus miedos, sus dcsconflanzus y sus muy acertadas y alejadas de lo genérico en tanto que se refieren de
lealtades; y, sobretodo, penetrar en su fuero interno, ese lugar privado manera puntual a la especificidad de los enfoques, las técnicas aso•
e íntimo que no está para ser expuesto a las miradas de los demá.s. ciadas con éste y las tareas a desarrollar por los investigadores, con lo
El libro que hoy nos ofrece la profesora Galeano tiene pues esa cual se completa este proceso en espiral de ida y vuelta: del analista a
doble virtud; llena un vado inexplicable trazando las coordenadas de los sujetos de la acción, de éstos al investigador que se constituye en
un campo problemático y difícil de acotar; campo que es dinámico, parte del proceso mismo y de nuevo a los colectivos o p(ablicos, gene ..
abierto al catnbio y que no obedece a esquemas i:fgidos y predetermi· radares y receptores privilegiados de los procesos de conocimiento lo-
nados; en segundo lugar, desarrolla con mucho acierto algunas consi· grados con su concurso y participación pues para la investigación cua-
deraciones ·éticas necesarias a tener en c:uenta por aquellos que litativa, el conocimiento es una producción social, un hecho colectivo,
incursionan por el mundo de los sujetos, sus
acciones, sus culturas, cuyo destino no es la erudición, ni la acumulación de saberes sino la
transformación de los órdenes sociales. Finalmente, el libro consigna
sus prácticas y sus rela tos.
·.·.····Este libro, fruto de un año sabático de la profesora Eumelia Oalea- una amplia bibliografía de referencia para quienes quieran ampliar
no,'es' algo más que eso, yo diría. que condensa buena parte de su sobre los temas consignados y un índice analfticó de gran utilidad.
tnbojo acadc1mico de muchos at\os en In Universidad de Antioquia y Este libro va a ser, a. no dudarlo, un.punto de referencia inevitable
lo digo porque me cupo el privilegio de h~t1er sido testigo, o pnro en relación con los temas de la investigación social cualitativa; una
síntonizatnos con el texto, observadorá participante de ese proceso guía para aquellos que pretendan seguir los derroteros de estos enfo·
difícil de conocimiento, an,lisis y escritura; vivimos juntas los entu, ques; una carta de navegación para establecer criterios de validez,
siasmosiniciales y las desilusiones prematl1ras; conocí de sus búsque, confiabilidad, rié$gos y limitaciones y una alerta temprana sobre las
das, de sus incursiones en textos de todas las latitudes y tiempos y en responsabilidades éticas y políticas de aquéllos que se acojan a sus .
técnicas y proc~mientos. ·
experiencias.investiga tivas propias y ajeqas;. lefcon interés sus sucesi •
Julio de 2004
vas publicacion•s sobrf: el tema y asistí a esa suerte de depuración
11l'~.ca. ·Y··. m.et.odo.ló~.c..a r. ea. lizada··· con. prec.··.i·o·.sismo e.n m. agma de
ese
. ~ncep~sy estrategias cruzadas; supe de sus preguntas cada vez más
.preci~s, $Í~t'npre mb 6nas y rigurosas sobre el significado de este en·
··"
foque ~nprometedor'pero también tan azaroso. y me volví a sorprch,
, ,.der ~ua~do \e( eLresultado 6.nalde sus indagaciones. En la elaborá,
<:i~n.de:•t~;teXto, J!umelia logra un trabajo artesanal, cuidadoso.e
ip1agin.-rl~.,co1uo el qu(: les recorriem.laha Wright Milis a los intelcc-
tµ?lcs que.i!lCursionaran el\ el mundode lo social. ·
· ·.' l!l ·teXto expone de manera clara y sihtética las siete principnles
esttíiltegiasdela investigación social cúalitativa: la Observación Par-
c:idpante;l0$estUdiosde Caso; la Historia oral; la Investigación Do··
cumen~l;la J!tnometodología;la Teoría fundada y los Grupos de Dis,
cU:sióndC.da•unadé estas'estrategias es·abordada desde lo más
absttaeto y general, hasta los instrutnemos y técnicas asociadas con
...... cada :una, pasando por un análisis sobre sus campos de aplicación y

16
Presentación

El enfoque cualitativo, un espacio de múltiples estrategias


de investigación

Este texto pretende introducir al investigador en el complejo mundo


de la investigación social. al presentarle las estrategias de investiga·
ción cualitativa. Unas, ya conocidas como tradicionales, como son el
estudio de casos, la etnometodolob'Ía, la historia oral y la teoría funda·
da. Otras, que se consideran "emergentes", en cuanto si bien tienen
ampliá utilización como técnicas de recolección de información, sus
recientes desarrollos teóricos y metodológicos las han posicionado como
cstrnwgias. Son ellas los grupos de discusión, la investigación docu·
mental y la observación participante.
No existe acuerdo entre los investigadores sociales frente al con·
cepto de estrategia de investigación social, ni respecto a los umbrales
de diferenciación entre modalidad, enfoque y estrategia, ni sobre qué
es cada uno. En este texto retomamos el concepto desarrollado en la
investigación "Estados del arte sobre fuentes documentales en inves·
tigación social cualitativa" {Vélez y Oaleano, 2000), y la diferencia·
ción que allí se establece entre modalidades, enfoques y estrategias.
Las estrategias se conciben comomodelos o patrones de procedi·
miento teórico y metodológico, en los cuales se han cristalizado usos
específicos de investigadores y estudiosos. de la investigación social
cualitativa. Una estra!_egia de investigación sotial combina métodos y
técnicas, J,?enera o recoge información de fuentes variadas, confronta
y valida, mediante distintos procedimientos, resultado.s obtenidos por
diversas vías y produce una comprensión del tema que investiga. Las
estrategias se diferencian de las técnicas de investigación porque aque•
llas implican la utilización de m~s de una técnica, por tanto requieren
decisiones de diseño de un orden superior al.que cada técnica indi·
vidual posee en sí misma, y porque, además, se las considera como
"mediadoras" entre los enfoques de investigación y las técnicas de
recolección y análisis de la información. Esta relación se ilustra en 1 )

la figura l,

19

' '
[
[~~OQUE]
-r
~TIOIASI
los propios actores, que son quienes viven y producen la realidad
sociocultural. Su perspectiva holística le plantea al investigador valo ..
~r:J -.-·-¡--
1TtCLAS1
rnr los t~scennrios, las personas, los contextos, los grupos y las organiza ..

p~
F llt6rteo- Los proceclmemos scin
--1
Con~ode
dones como un todo no reducible a variables. Las personas son estu..
diadas en el contexto de su pasado y en el de las situaciones actuales,
entendiendo que el presente contiene en genninación aspectos del
futuro.

'
1Mt~ sometdos • p-uel>a, hetT•mlent.. pol'I
•f.Urlidll por .. comblnedos y conl'nlntados, y recoger, generar, En general, las estrategias de investigación social basan su trabajo
lnv•lltaadllf. Cfllln plUIH, modelos o registrar y 1naliz.t
pUonH tl6rlcos y lnfomwdón.
en la relación que el investigador establece con los actores sociales y
metockll6iJlco1. en su permanencia en los escenarios. De ahí que el investigador se
Figura 1. Relación entre estrategias, enfoques y técnkas convierta, de un modo u otro, en parte del proceso social que investi·
ga, con distintos grados de invoh.lcramiento. Su presencia, las activi·
En las estrategias de investigación que presenta este texto, transi· <lades que desarrolla y las relaciones que establece tienen de alguna
tan tradiciones de la investigación cualitativa: la británica, y su pre· manera efectos en las situaciones que analiza. Por ello estas estrate ..
sencia en otros contextos nacionales; la tradición sociológica norte· gias de investigación presentan diversos niveles de reactividad.
americana (pragmática, naturalística e interpretativa); la germana y En la perspectiva de la investigación cualitativa, el conocimiento
la fr1mtem (con sus perspectivas fonomenokSgicn, hcm\cnéutica se· es un producto social y su proceso de producción'colectivo está atra· t
miódca, marxista estructural y posestructural). Igualmente, cncon· vesa<lo por los vt1lores, percepciones y significados de los sujetos que
tramos autores clásicos y otros que empiezan a ser reconocidos en el lo construyeron. für tanto, la inmersión intersubjetiva en la realidad ·-
panorama de la investigación social. En ellas se entrecruzan diversas que se quiere conocer es la condición mediante la cual se logra com-
disciplinas sociales y humanas (historia, antropología, sociología, lin- , prender su lógica interna y su especificidad. La investigación cualita ..
güística,filosoffa). y muestran que en la investigación social cualita· tiva rescata y asume la importancia de la subjetividad, la intersub ..
tiva la construcción interdisciplinaria no sólo es posible sino impres· jetividad es vehículo por medio del cual se logra .el conocimiento de
cindible. la realidad humana y es su garante.
En conjunto, las siete estrategias ilustran el hecho de que para la La relación que se establece entre el investigador y los participan·
tMalización de una investigación social cualitativa no existe una es- tes conlleva una responsabilidad ética, con especial sensibilidad fr~
trategia estándar, sino que lo característico es la confluencia de va- te a los efectos que la investigación llegue a causar en éstos. Aunque
rias de ellas. Aunque con desarrollos histórícos diferentes, todas ope· tales efectos difícilmente pueden ser eliminados, se intenta controlar~ ¡;
ran simultáneamente, se combinan, se cruzan, se confrontan y se los y reducirlos, mediante una vigilancia permane11te y n~fiexiva sobr~.. 7
complementan, imprimiéndole al proceso de investigación flexibili- ellos. · · ' ... ·

plcjJ;~:~~i~Ü\~~T~!~~:~~!°-1~~~~i~~~ia~~;~i~~~I~f
dad y creatividad. ·
• .l.aJnX.~!~i&?cil'.)11 ~ial .~Malitatooupunta ala"com¡.mmsióndc.la
•-c11asc<>ñ iélaCioñesoecoñfliCi:~;y-~ocom<»competeñctaseñue
\ '~ .~.J. _~~~~1~::eEO_~;.~~. ¿¡~r_1~.·.·~.~·i·¡··n··rii. ·~~-~ci~_ 1··~.·6_~rf~~f.··:eo.<:~n.~iiiEm·c~.'~f.d:
1 ..
1 CiooeS;ycofoo-uñcoñjuñtoaitesffategiasYt~cñféiSqü
_ ·s·i.s. . ...
ij\~~· ~ propiu<léTc.)S"ru~3Q1~.
,_l!. ·._~-.sc._ª_!1.1._Qgp.Jit!tng-ulati·d·ads.J.ª!..P. ax~.. is~li:!r.i~iJ.qes
r.• -r_._e
··¡3"~is -<lesveni:a;-as~arii.01'"ei:os·· ··artlC:U.Iaréseñ cfrcü ·5····
d. nae-nt_.ro:-=.
esd·.·.__
~35!r:as1rrñita~o~es-ae-~na-e;l:ra.teiia.rnotiVáñ-ía~nta
· ·-L05e5tücfios cualitativos ponen especial énfasis en la valoración variantes en su aplicación o que sea combinada con.~~'~', .
( de lo subjetivo y lo vivencia\ y en la interacción entre sujetos de la un provecto de investigación. • .- -·. r _ , T;Vi
investigación; privilegian lo local, lo cotidiano y lo cultural para com- L>s capítulos se ordenaron con un criterio de historiddaddl,:
prender la lógica y el significado que tienen los procesos sociales para do con el posicionamiento institucional de las estrat1

20

..
1

Jt~<.:Jón, como lo muestruhi tnhla l, la cual sé elnhoró con hose en la .


· bibltQgrofta onállllldn, y pretende aportpr ln(c)rmnclón hrtsicn pnra unn lnwatlo.olón ·Lli~(1M8) nt. llll'lf1Ulllíll' ol l•nHodder·
Studiee " l<llutl l<rlPPtndorf
reconstrucción histórica delas estral:egías de investigación social y doo""""*'' polltlc••
quant#llN9 •Mtalltloa . W...h Maodolílld
servir como base para la presentación de los capítulos. Colln Tlpton

'18bla 1. Desarrollo hist6rito de las estrategias cualitativas de investigaci6n soc.ial . StudlM ., Ethomflthoo John ~rltaga
BnometodologÑI Harokl Garflnk•I
(1987) dology Jam• Holstalm
· Jaber Gubriurn
\•'

Teori•~ The dlléowry .Nllé Corbln


8*tM)'GIHer
Slt1UMMMlm of,,,. {ll'OUl'lded.
. th«1ty
stem PhylUa.
NOtnlger ·
:!
Eatudlo$ IObre t•mlea Paul. Atklnson (1987)
y comunldedeoé,1~s Martyn Hammersley
street Col1Hlr Soélety (1996) Steve T1ylor
QtUpOléle Jtlút ltiill\ez Múd1.nl!t . •es~. cr1tic:. di
Robeft Bodg1n
JuanManutl
dlaouafón (1979) #/IOC/ologl..
fllUpO •
ª·
dllJculldn
MIKtrkl
Manuel c.íl1*1es ·
O.lgadoy Homol y otftJofl. 'Anselmo Peinado
' ·. :z. Enrique M. Criado
Ju1n Gutlérrc
Luis Enrique Alonso
Unlversld.d él•
MélClco
... MlblJn T. Qoptl¡!Qd •
. •. Rolíert J. Stakt . -1
(~•di NeQoclot di Barry A. Turner
·..•. 11 U~d di HllVll'd Na es el propdsito de este texto ocupar~ en detalle de todos los
· ahdcldor dt 183))
estudiosos y de sus obras. Si se mencionan autores relacionados con
ISYd Llwhi. an6mlc1 di
las diferentes estrategias es con el fin de orientar al lector respecto de
Gnipo 1pltcildo .. las obras y lo~ métodos de acuerdo con sus intereses particulares.
·V(.'9:C,il0 (1938) ;:i Las estrategias .adquieren pertinencia y signHiéado en la . medida
en que el tema y los objetivos de la investigaci6r(las demanden; El·
Cel• "*1tpd., humen investigadot puede hacer énfasis en una de ellas. o combinar varias.
relllítlonll. j¡.,. i'ickln
~.
Las orientaci.ones meto<lqlógicas que se P.resentan en cada una pre-
tenden ser eso: orientaéiones, guías que facllitén el ejercicio· de la
investigación, y no pautas fijas o caminos rígidos. Las estrategias se
aprenden como un oficio, como un artesano, en palabras d(Wright
Fuffdacl9n dtil Centro e»
Hlstarle Onil
Jorge Eduardo
Aceves Lozano
Milis, y por t¡mto no son susceptibles de estaridarización ni d~ forma;.
GwynPrtns lización absoluta. Que haya espacio para la creatividad, la imaginación
e •. Paut Thomp.ón (1878 . ,.. .vd.t '*l/lifaeclo ThadSltton
. 1• tel. ., fí'IOIQ) .· George L Mehaffy
y la innovación es un imperativo de los eníoques cualitativos, obvia-
-·, ;. I, :. . ,,
mente de acuerdo con las particularidades de cada procesó. Las ca"
Otcaf Lewit (1958 G. L Davts Jr.
Alfredo Mólano
racterl'sticas de la investigación cualitativa, y de sus estrategi~s enfo ..
1· "·
1• 4ld. '"""'· 1961
., ...,..,., Orlando F1ls Bordl cadas en la subjetividad, hacen que sea imposible definir "reglas".
Quiei1 investiga ha de "ocupar" la estrategia _.hacerse un lugar
como sujeto- y reflexionar sobre ella y sobre las condiciones de su

·.
aplicad6n. Se aprt•11de hucit'11do y ev11l11n11do In t}lll' si· hnn', pues la Introducción
estrategia no se sustenta en una serie <le procedimientos precodiflcados /
sino en posiciones y decisiones que el investigador ha <le asumir y 1
regular, como sujeto de la investigación. Por lo tanto, con la presenta- 1

ción de las siete estrate{.,rias se quiere delinear un espacio donde él Los rasgos generales de la investigación cualitativa adquieren
pueda situarse, y se muestran algunos resultados de otros estudios matices y tonalidades diversas con cada estrategia, esta particulari·
obtenidos luego de diversos y singulares recorridos. Se pretende fo- dad es objeto de trabajo y análisis en los siete capítulos de este texto.
mentar en los investiga<lores sociales una actitud abiertn y flexible al En cada uno de ellos se expone una estrate{.,ria de investigación social
aplicar estrategias a procesos investiga ti vos concretos. No hay un solo cualitativa, se presentan sus antecedentes históricos, conceptualiza-
camino, con métodos y técnicas dogmáticos, sino un abanico de hori- ción, fundamentación teórica, orientaciones metodológicas, conside-
zontes y ventanas abiertas, que cada uno podrá utilizar según sus ob- raciones éticas, y campos de aplicación. Cada capítulo se ilustra con
jetivos, e incluso se podrá aventurar a abrir nuevas vías atípicas y investigaciones que siguieron los delineamientos de la estrategia co·
heterodoxas. Es ésta una tarea que sólo el investigador puede llevar a rrespondiente.
Siguiendo un orden histórico, el primer capítulo se dedica a la
cabo.
El tt'xto oricntn prn¡.cuntns y hí1squ!'dns, motivn la incursión en observación participante. La observación ha sido, desde tiempos
nuevos senderos, y presenta guías <le algunos ya seguidos por otros inmemoriales, fuente de conocimiento para todos aquellos interesa·
investigadores sociales cualitativos. Igualmente, es una invitación a dos en el estudio del mundo social y natural que nos circunda. ¿Qué
los investigadores para que "dejen huella de su trabajo" en sus infor- diferencia a la observación común, realizada cotidianamente por los
mes mediante la escritura sistemática <le la memoria metodológica miembros de la sociedad, de la observación científica utilizada por
del recorrido hecho, la confrontación entre el diseño inicial y su rea- investigadores para sistematizar y producir conocimiento?
lización, y las preguntas que guiaron el trabajo y sus reformulaciones. Los desarrollos de la observación han creado multitud de témlinos
Este esfuerzo colectivo de sistematización permitiría validar alternati- en los procesos de investigación, que hacen referencia a las diversas
vas exploradas y construir nuevas opciones. La invitación la hace Wright modalidades que asuma de acuerdo con las formas de llevarse a cabo
Mills: usar la imaginación sociológica para que cada uno sea -con la las perspectivas de la investigación, las condiciones de su desarrollo y
L-__ figurosidad que exige la investigación social- su propio metodólogo el papel del investigador. Algunas de estas modalidades son la obSfr·
vación directa, indirecta, participante, endógena, cxógena, estruc-
{1959: 234). turada, no estructurada y autoobservación, entre otras.
El estudio de la singularidad, la particularidad, lo atípico, ha sido
preocupación que ha acompañado, a lo largo de la historia, a investi-
gadores provenientes de muy diversas disciplinas sociales. En el capí·
tulo 2, denominado "Estudio cualitativo de caso: el interés por la sin-
gularidad", se examinan los antecedentes de los estudios de caso y su
consolidación como estrateE,ria de investigación social cualitativa. Se
señalan también las funciones del estudio de caso, los campos de apli-
cación, posibilidades y limitaciones, y algunas consideraciones éticas
a tener en cuenta en los estudios que se lleven a cabo con esta estra·
tegia investigativa. Se ofrecen ilustraciones con el sentido de mostrar
cómo se han aplicado los estudios de caso en investigaciones concretas.
El tercer capítulo está dedicado a la historia oral. Los constantes
vínculos que se desarrollaron, después de la Segunda Guerra Mun-

25
24
dial, entre las ciencias sociales y la historia propiciaron el surgimiento capítulos anteriores, se presentan ilustraciones de investigaciones rea-
de nuevas tendencias y perspectivas de hacer historia, como la histo- lizadas con esta estrategia de investigación.
ria social y la historia oral. El capítulo cinco se dedica a la etnometodología, una estrategia
Tan antigua como el habla humana, la historia oral es no sólo un cualitativa de investigación social que, a diferencia de otras, tiene en
método de historia contemporáneo, sino, a ta vez, un avance innova- la sociología la raíz de sus referentes teóricos y metodológicos. Al so·
ciólogo estadounidense Harold Garfinkel se lo reconoce como padre
dor en el proceso <le investigación social, que ha sido probada además
de la etnometodología. Garftnkel examinó los métodos empleados por
como estrategia de enseñanza en varias áreas del conocimiento.
la gente para aprender acerca de su sociedad y para resolver situado·
En el capítulo se abordan temas de permanente debate entre crí-
nes de la vida cotidiana (ser jurado, ser padre, conversar con el ved·
ticos y seguidores de esta estrategia de investigación social. El tém1i- no, educar a los hijos, etc.) y encontró que existen metodologías que
no "historia oraln, los problemas de carácter teórico relacionados con la gente común y corriente utiliza cuando razona acerca de la socie·
ella, su objeto de estudio, su aplicación a la historia y a otras discipli- dad y sus obras, y que son de la órbita de la "sabiduría popular", en el
nas, In ftnbilidnd y veracidad de las fuentes, su complemcntariedad sentido de que son sensibles a las demandas y los beneficios de las
con otras e11trntegin11 y modalidades dt~ invt•stl¡.:nd6n, el proct•so situaciones cotidianas de esa socitxlnd. El estudio de estas metodologías
metodológico, sus limitaciones, posibilidades y campos de aplicación. constituye el objeto central de esta estrate¡,"1a.
Como estrategia de investigación social, la historia oral es un con- El capítulo seis está dirigido a investigadores sociales interesados
junto de métodos, procedimientos, técnicas, actitudes y principios en construir inductivamente teoría por medio del análisis cualitativo
específicos de indagación construidos a partir del aporte de diversas de los datos. Se exponen los aspectos fundamentales de la teoría fun-
disciplinas. A su vez, estos. saberes y disciplinas nutren la historia oral dada, sus orígenes y antecedentes, sus similitudes con otras estrate-
desde lo teórico, lo metodológico y lo técnico. Nos referiremos sólo gias de investigación social, su conceptualización y las orientaciones
parcialmente a ese universo de relaciones y <le historias entrecruzadas. más importantes ~elacionadas con su proceso metodológico, y se expli·
El tema del capítulo cuatro será la investigación documental, que can el método de comparación constante y el muestreo teórico. Igual·
ha ocupado a lo largo de la historia un lugar importante como estrate· mente, el capítulo provee una mirada de conjunto a las técnicas de
gia interdisciplinaria de investigación social. Si bien sus progresos más recolección y registro de información, al tiempo que discute, desde la
íFportantes se han dado a través de la disciplina histórica, en general perspectiva de diferentes autores, la credibilidad de la teoría fun~,ta­
las ciencias sociales y humanas han acudido a ella para avanzar en sus da, señalando las posibilidades y limitaciones <le su uso en la investí ..
procesos de comprensión de la realidad pasnda y presente, al tiempo gación social. Ibr último, presenta algunas investigaciones realizadas
que han aportado en su desarrollo. con dicha técnica que ilustran sus principios teóricos y metodológicos,
Las preocupaciones de la iQvestigaci6ndocumentnl se refieren a y sef\ala algunos de sus campos de aplicación.
la rigurosidad y sistematiddad del proceso metodológico, a los asun- El capítulo final se dedica a los grupos de discusión, la estrategia
tos de confiabilidad y validez, al registro del cúmulo de información más reciente y que ha venido ganando espacio en investigación social
que generalmente se encuentra, a la afinación de técnicas de rastreo, cualitativa, especiah:nente en las áreas de sociología, comunicación
selección y· análisis de información documental, a la contrastación social, política, sociolingüística y psicología social. La Escuela Crítica
con otras téénicas y fuentes y a la contextualización socio histórica de de Madrid y la Universidad de Colima, en México, son los centros
los documentos. entre otras. Estos aspectos los trataremos en este ca· académicos que han continuado la obra del fundador de esta meto·
pítulo, y,prestarein~ especial atención a la c.onceptualización del tér· dologfa, Francisco lbáñcz, mediante su discusión teórica y metodológica
mil)()"documento":,Cntendido como "cultura material" -que abarca y sus aplicaciones a investigaciones sociales.
no Sóttrdoeumefüos escritos sino también artefactos tecnológicos-, y El 5>hjetivo <le este capítulo es presentar una visión de conjunto
a las estrategias de análisis documental: reVisión documental, reví· <le los tundamcntos teóricos, mcto<lológicos y técnicos de los grupos
<le <liscusíón. L1 primera parte hace reforencia a sus antecedentes
sión de archivos.canálisis de contenido. y análisis vis4ali Corno en los

26 27
hh1t6ricus, conceptualización-desde lhM\ez hnstn los nportes m~s rt~·
cientes- y configuración. Seguidamente, se reconstruye su proceso
1. Observación participante: actividad de la vida
metodológico, en sus presupuestos generales y momentos (diseño, puesta cotidiana o estrategia de investigación social
en escena y análisis) y se exponen los criterios de confiabilidad y vali-
dez en su aplicación. Luego se explican las condiciones para el desa- Toda investigación social se basa en la capacidad humana de realizar
rrollo de los grupos de discusión, su composición interna, sus campos observación participante. Acil«lmos en el mundo social y somos
de aplicación, y las ventajas y limitaciones en su empleo. Finalmente, capaces de vemos a nosotros y a nuestras acciones como objetos de
se hace referencia a los tipos de informes y a algunas ilustraciones de ese mundo. Al incluir nuestro propio papel como investigadores en el
investigaciones realizadas con grupos de discusión: mundo que estamos estudiando, podemos desarrollar y comprobar
En su conjunto, la extensa bibliografía pretende subsanar la impo· la teoría sin tener que hacer llamamientos inútiles al empirismo, ya
sibilidad de cubrir con mayor profundidad los temas que tienen rela· sea en su variedad naturali.sta o positivista.
ción con cada una de las siete estrategias de investigación social cua· Hammenley y Atkinson
litativa. La bibliografía de referencia incluye los textos citados, y la
complementaria remite al lector a otras obras qonde puede profundi·
ior en ohiuno1 tópicos. Antecedentes históricos
Grandes descubrimientos científicos se han basado en la observa•
ción (común o científica), y las ciencias sociales y humanas, desde la
Grecia antigua hasta nuestros días, le deben muchos de sus avances.
La observación es no solamente una de las más sutiles y constantes
actividades de la vida cotidiana, sino también un instrumento primor·
dial para el avance de todas las áreas del conocimiento.
Los investigadores sociales-y de otras áreas- estudian su entorno
de forma regular, planificada y sistemática, orientados por preguntas
teóricas acerca de la naturaleza de la acción humana, la interacciQn,
ti¡ '
y la sociedad; las observaciones que realizan están dirigidas al logro
de un objetivo de investigación, se relacionan con proposiciones más
generales y están sujetas a comprobaciones y controles de fiabilidad y
validez (Adler y Adler, 1994: 377; Selltiz y otros, 1965: 229). Esto,
considerado como el patrón científico de la observación, no presupone,
sin embargo, que observaciones de significación científica relaciona ..
das con objetivos de investigación sean casuales u obtenidas al azar.
La observación participante ha tenido relevancia para las ciencias
sociales, pues ha estado ligada a la práctica investigativa de sus dis-
tintas disciplinas. Son diversos los estudios realizados por antropólo·.
gos y sociólogos mediante esta estrategia de investigación. Desde una
perspectiva teórica y metodológica, la antropolog{a social y cultural
ha circulado discursos acerca de los principios, las reglas, las carac-
terísticas, los cambios históricos y la validez de la observación par..
ticipante. Para esta antropología, en especial para la modalidad

28 29
etnográfica, la observación participante es el ~je articulador del tra· Fundamentación teórica
bajo de campo. Así mismo, se reconocen "los esfuerzos de la antropo·
logía desde sus comienzos para trascender la distancia cultural y el Desde la sociología clásica hasta los movimientos contemporáneos,
salto epistemológico entre analistas y nativos" (Gutiérrez y Delgado, la observación, en sus diferentes modalidades y perspectivas, ha esta-
1995: 144). do presente en los procesos de investigación social. Adler y Adler
La observación ha estado ligada al desarrollo histórico <le la socio· (1994: 382-387) ubiéan cinco tradiciones teóricas y de investigación
logía. Desde sus albores, Augusto Comte, considerado como su fun· sociológica, estrechamente relacionadas con la estrategia de observa ..
dador, erigió la observación como uno de los cuatro métodos funda· ción participante (que ellos denominan observación-participación),
mentales Ounto con la comparación, el análisis histórico y la experi· son ellas: la "sociología formal" de Sirnrnel¡ la "sociología drarnatúrgica,,
mentación) apropiados para el estudio científico de la sociedad. Los de Goffman; los "estudios en la esfera pública" de Lofland y Nash; el
estudios de Frederick Leplay en 1855 sobre familias y comunidades uso de la "autoobservación" por parte de diversos autores vinculados a
europeas se apoyaron en la observación participante, y constituyen la denominada "sociología existencial", y los estudios en el campo de
11porte11 lmporrnntes n lu investigación sociol6.,ricn. lnvesti¡:ndores nso· la ctnometodología. Estas perspectivas sociológicas que, corno filtros
ciados a la Escuela de Chicago produjeron, entre 1920 y 1940, un teóricos, pretenden observar la realidad se han nutrido de la observa·
sinnúmero de estudios sobre la vida urbana (historias de criminales y ción participante y, a la vez, han contribuido a su desarrollo teórico y
delincuentes, de inmigrantes y sus familias) realizados mediante la metodológico.
observación participante (en la cual se les considera pioneros), la en·
trevista en profttndidad y los documentos personales. La psicología
La sociología formal, antes que ·centrarse sólo en el contenido de
social y la experimental han acudido a la observación participante las interacciones sociales, ha mostrado particular interés por sus for·
mas y estructuras. Lo que especialmente fascinó a Sirnmel, y que él
como estrategia de investigación, especialmente para el estudio de
vio como la base del orden social, fue la sodation, definida corno
casos.
interacciones cristalizadas entre la gente. La intrincada red de rela·
En la literatura de investigación social, especialmente antropológica
y sociológica, la expresión observación participante se ha usado de dos dones entre individuos en constante comunicación con otros consti·
maneras: como técnica de recolección de información y corno estra· tuye la sociedad. Sirnrnel también estudió los tipos de interactores: el
tegia investigativa. En el primer caso, su utilización en proyectos de extraf'l.o, el gastador, o el pobre. Formas y tipos se convierten en instru·
investigación se circunscribe a una técnica para recolectar informa· rnentos conceptuales útiles para el análisis de numerosos escenarios
ci6n, entre otras, y una forma de acceder al escenario y a los actores sociales de interacción.
sociales. En el segundo caso, para desi1,1nar una estrategia metodológica Como muchos otros teóricos sociales, Simrnel basó sus ideas acer·
que está presente en todo el proceso de investigación, desde el diseño ca de la sociedad en sus propias observaciones directas. Su ubicación
del proyecto hasta la presentación de los resultados, en el cual la en ella le colocaba en una posición excelente para observar, a lo largo
observación y la participación son componentes esenciales que le irn· de toda su vida él mismo fue un hombre marginal. A pesar de ser un
primen un carácter particular. académico brillante, el antisemitismo y su amplio interés interdiscipli·
Asumir la observación participante como estrategia implica el es· nario no le permitieron alcanzar el puesto que él deseaba. Su rnargi·
tablecimiento de relaciones investigador-grupo en estudio, mediadas nalidad resalta un rasgo común del papel de observador: puede inte·
por una confianza construida de modo permanente. Igualmente, de· grar la participación con la no participación, de modo que evite tanto
manda condiciones éticas de consentimiento informado que definen el total distanciamiento como la completa calidad de miembro.
umbrales de información, territorios permitidos y vedados, sistemas de Entre los practicantes contemporáneos de la sociología formal se
registro, socialización e intercambio de datos sobre la base de acuer· encuentran los seguidores de Manford Khun y de la "nueva" Escuela
dos, ritmos y tiempos marcados por la dinámica interna de actores y de lowa, cuyo trabajo se centra en observaciones bajo condiciones de
contextos. laboratorio, utilizando ampliamente grabaciones de video.

30 31
La dcnomlnnc.la ºsociología <lrnmntúrgicn" de Gofünnn sintetiza Lntl11n<l empleó unn mczcln Je estrntegins de investigación intencionales
un estilo investigativo basado en una visión escénica y ritualizada de y fruto de la intuición, yendo ni campo n hncer ob.'lervaciones y perma·
las relaciones entre las personas. Mediante el estudio de cómo los neciendo cuatro y cinco horas cada vez, así como prestando atención al
actores sociales actúan, interactúan y establecen relaciones, Goffma n comportamiento público mientras desarrollaba sus. actividades coti·
analizó la forma de construí( significados para sus vidas. Igualmente, dianas. Hacía anotaciones inmediatas de sus impresiones [ ... J. Siempre
consideró la manera como se muestra el individuo y cómo presenta su asumió el papel de observador encubierto, que era particularmente na·
actividad ante otros, en qué forma guía y controla la impresión que tura! pues no había porteros en los lugares públicos y semipúblicos que
los otros se forman de él, y el tipo de cosas que puede o no puede ella frecuentaba (estaciones de autobús, aeropuertos, restaurantes, tea·
tros, bibliotecas, residencias universitarias y parques).
hacer mientras actúa ante ellos. Su dramaturgia, sugiere que existe
una intencionalidad detrás de la planeación y ejecución de estas re· Algunos de los trabajos investigativos de Nash en la esfera pública
presentaciones, para lograr en los otros la mejor impresión de s( mis- incluyen estudios en los buses, comportamiento en lugares externos
mo. Sus escritos fueron conceptualmente orientados y empíricamente con temperaturas heladas (frozen) y comportamiento público en pistas
fundamentados. Goffman fue, en esencia, un observador participante de hielo. En estos trabajos, y durante tres años, lleva a cabo observa·
de la vida social, que trató de llegar a la intt~rioridad poniendo de ciones en el propio bus que lo transporta, describe la movilidad comu·
manifiesto el comportamiento aparente y haciendo visibles lns necio· nitnria urbana, y el rompimiento que ocurre de las normas públicas
nes e interacciones de los actores sociales en los diferentes escenarios bajo condiciones <le temperaturas inusuales.
de la vida cotidiana. Su marginalidad autoiinpuesta le permitió una Otra estrategia investigativa poderosa para el estudio de ámbitos
ubicación ventajosa para la observación. privados y para lograr niveles íntimos de análisis, es la autoobservación.
A diferencia de Simmel, que no pudo encontrar la aceptación, Goffman Los investigadores sociales han aplicado la observación para estudiar·
no la busc.6. Preflri6 la distancia social, desde la que pudiera observar las se y estudiar a sus colegas. El uso de sí mismo como herramienta
acciones de aquellos a su alrededor ( ... ¡ con cínico distanciamiento. investigativa para entender la sociedad está enraizado en los desarro•
Además adopt6 una postura distante respecto a la academia, evitando llos tempranos de la sociología. Wilhem Dilthey fue el primero en
los foros normativos de presentaci6n de ideas eruditas, prefiriendo en proponer el entendimiento de los seres humanos logrando empatía
cambio escribir ensayos (Adler y,Adler, 1994: 383). con ellos. La sociología fenomenológica (Schultz) y la existencial
(Douglas y Johnson) proponen la inmersión del observador en la vida
~I 1
Entre los seguidores de la sociología dramatúrgica, Adler y Adler real, donde tiene lugar el fenómeno en estudio, con el propósith de
(384) destacan a Spencer Cahill por su trabajo sobre el tratamiento comprender las vivencias de los actores gracias al concurso del pensa·
que los niños reciben en público, y particularmente su papel en la miento y de los sentimientos que el investigador experimenta.
vida pllblica; y a C.arol Brooks Gnrdner, por sus investigaciones ncerca La autoobservación ofrece la ventaja tle lograr profundidad al
del estigma y los roles sexuales en los espacios públicos y semi públicos. develar significados y experiencias, y complementa la observación forí
Los progenitores de los ..estudios de la esfera pública" son, espe- mal que enfatiza la estructura sobre el contenido. Entre los trabajos
cialmente, Lofland y Nash, quienes basaron su trabajo en la tradición realizados mediante la perspectiva de la autoobservación Adler y Adler
dramatúrgica de Goffman, y realizaron estudios con observaciones ( 1994) reseñan los siguientes: Poker Faces, de Haya no (1982) sobre las
centradas en el comportamiento en lugares públicos. Ellos acuden a salas de juego; Bad Blood: T11e moral stigmatization of paid plasma dono~.
los conceptos de actor y audiencia, fachada y trasfondo escénico acu- <le Kretzmann (1992), acerca de la experiencia de los donantes de
ñados por Goffman. En su obra, El mundo de los extraños, Lofland estu· sangre, y Sociological imrospection and ernotional· experience, de Ellis
día la construcción de espacios comunitarios por parte de la gente ( 1991), sobre su convivencia con un enfermo terminal en sus últimos
que vive en el medio urbano, y trata de reducir la impersonalidad de ailos.
la vida de las ciudades. El uso que ella hace de la observación partici· Mientras la autoobscrvación y la sociolo1.1fa existencialista cen-
pante es descrito por Adler y Adler (384-385) así: tran su atención en el significado profundo de la experiencia, los

32 33
etnometodólogos se interesan por estudiar cómo las personas enfren- manera normal y espontánea en el campo objeto de estudio, sin
tan su vida cotidiana, y optan por analizar los fenómenos empírica-
mente observables. De acuerdo con este enfoque
involucrarse personalmente en lo que ocurre. En contraste, observa ..
dones directas o no participantes ubican al investigador como un re-
]
[... J al observador le es imposible estudiar pensamientos, ideas y creen- portero no envuelto, como un miembro de una audiencia.
cias, supuestos, que se producen en el interior de la cabeza; debe descu-
brirlos s6lo tal y como se manifiestan en lo que las personas dicen y
La observaci6n participante es una estrategia para llegar profundamen·
te a la comprensi6n y explicaci6n de la realidad por la cual el investiga-
1
hacen. Lo único que es empíricamente observable son las acciones de dor participa de la situaci6n,que quiere observar, es decir, penetra en la
las personas, entre ellas, su discurso ( ... j. Mediante el examen de las experiencia de los otros, dentro de un grupo o institución, y pretende
acciones los etnometod6logos pueden descubrir c6mo se produce y or·
ganiza la vida social (Rítzer, 1993: 267).
convertirse en uno más, analizando sus propias reacciones, intenciones
y motivos con los demás (... J. Debe intentar combinar la profunda im·
1
plicaci6n personal con un cierto distanciamiento (Woods, 1987: 50).
De ahí el interés que los etnometodólogos les asignan a las técni-
cos obscrvocionoles (de oudio y videogrobación) con las cuales se re- La observación participante es la estrategia interactiva utilizada ·
gistran actividades de la vida cotidiana, especialmente la conversa- por un investigador, quien en cierto grado asume el papel de miembro
ción y el uso del lenguaje. La información grabada se transcribe y de un grupo y participa en sus funciones, cohabitando con la pobla·
analiza mediante sistemas complejos que facilitan mirar pausas, ento-
nación y otras características en décimas de segundo. Los investiga-
ción por períodos más o menos largos (mientras transcurren los even-
tos que estudia) con el fin de observar todo lo que pueda ser observa- 1
dores que utilizan la etnornetodolog(a desempeñan un rol más cerca- do. Mediante técnicas como la observación (estructurada y no
no al de observador que al de participante.' estructurada), la entrevista, la historia de vida, la revisión de archi ..
Por las relaciones de la observación participante con otras pers- vos institucionales y de baúl, recolecta y genera información, la regis-
tra y sistematiza, y analiza e interpreta los hechos o eventos sociales
1
pectivas, modalidades y estrategias de investigación se puede con-
cluir que ella ha ocupado y seguirá ocupando un lugar privilegiado por medio de la confrontación entre las lógicas de los actores y la
corno técnica y corno estrategia cualitativa. Sus desarrollos recientes suya.
permiten pensarla como un modo de investigación pertinente para Queda acá planteada la diferencia entre la observación partici-
diferentes áreas del conocimiento (~iolog(a, antropología, historia), pante como técnica de recolección de información, y la observación
ctn raíces en el pasado y con un papel que cumplir en la consolida-
ción de la investigación social cualitativa.
participante entendida como estrategia de investigación. Si bie(l la
segunda acude a la primera -entre otras técnicas- para recoger frúor-
maci6n directa en el escenario y con los actores estudiados, su papel
1 1

-.·~
no se agota allí. Su sentido está en la comprensión de los fenómenos
Conceptualización que estudia; las relaciones investigador·investigado y los principios
teóricos y metodológicos que la sustentan guían el proceso de investi-
Como técnica de investigación social, la observación participante gación de principio.a fin. La naturaleza de la participación asociada a
se refiere a la recolección de información que realizan observadores esta estrategia, marca la diferencia con otras modalidades -<orno la
implicados, como investigadores, durante un período de tiempo ex- investigación participativa y la etnografía- que también acuden a la
tenso en el campo, suficiente para observar un grupo: sus interacciones, observación participante, pero con otros sentidos. · 1
comportamientos, ritmos, cotidianidades. Los observado~es están ca-
pacitados para encontrar el momento adecu~do de observar y grabar
la rutina, las actividades inusuales y las interaceiones que suceden de
La investigación participativa constituye un universo heterogé..
neo de aproximaciones a formas de explicar y transformar la realidad
(investigaci6n protagónica, militante, investigación acción participa ..
1

,.••
ci6n, autodiagnósticos, dia&'t16sticos rápidos participativos), que
1. Véase en este mi.'lmo texto, el capftulo 5, "Etnometodolog(a: vida coti· involucran a los actores -sujetos <le la investigación- en el conoci-
diana y !!entido com6n". miento y la solución de sus problemas, haciendo énfasis en la com ..

35
11
prensión que tienen <lé lo rcaliJnJ sucinl v'mntcrl~i. c.¡uicncs In viwn El observador pnrtidpa de la vidh de utia'lócalidad, una organiza ..
cotidianamente. A diferencia de la observación participante, y de otras ción o un grupo, conversa con sus miembros y establece con ellos un
opciones de investigación, dicha comprensión no constituye un fin contacto estrecho, de manera que su presencia no intetfiera en el
tíltimo sino un medio a través del cual la acción social se encamina curso natural de los acontecimientos que observa ni lo peturbe. Los
hacia la transformación de realidades concretas. La participación es niveles de participación varían: hay quienes consideran que no es
el recurso metodológico fundamental de estas propuestas, y el motivador necesario hacerse miembro activo del grupo, y otros piensan que es
necesario para impulsar dicha acción social (V~lez y Galeano, 2000: indispensable la implicación. Autores, como Rodríguez (1996: 165),
'r-·
48). Las diferencias centrales entre observación participante e inves· plantean que para el observador participante es hecesaria la implica ..
tigación participativa se presentan en la tabla 1.1 .. ción en los acontecimientos o fenómenos que estudia, y ello conlleva
tomar parte en la vida social y compartir las actividades fundamenta·
les que se realizan en la comunidad o institución. Supone, además,
Ob..rvll0/6n ,_ao¡,,_,. · ·fñvNt1gacl6n prir:lpatlv• a prender los modos de expresión del grupo, entendér sus reglas y nor..
Pllr11C:ip.r pa111 tl'llnlform.,
mas de funcionamiento y sus modos de comportamiento. Incluso, al
S.nlldo ~' .... OC1n111'9ndef investigador le corresponde asumir la misína apariencia que los parti ..
~~dM
1--
ciprmtes, adqldrir iguales obligaciones y responsabilidades, y llegar a
1 ObMMI paftolpllndo tn la lllda TrtibllJ•r eon loe actorH eoclalH en ta
r 11-a(llclof oolcllella lrlMfQl'lnlcl6n de au l'Nldlld ser sujeto pnsivp de sus mismas pasiones y convulsiones. · ·
Cpmbihada.con la entrevista y la historia de vida, la observación
Tlpo9 ~.•noulllertl
Pfofllgónle1, militante, lnll'ntlgacl6n •cct6n participante confronta y complementa los hechos con el discurso oral,
,~
per11clpllcl6n, 1t*dlagn69llco y establece relaciones de correspondencia o no correspondencia entre
i 1 lo que hacen los actores y lo que dicen {Vélez y Galeano, 2000: 33).
CondlclonM Eatablectmenlo dll •encuadre• y Requtlire compromlao poltlco manifiesto
,,,,,,. .. Igualmente, es una de las formas más antiguas y básicas de investiga ..
élonMnlnMnlo Woímldo del. irMletlglldof
ción y de las más apropiadas para utilizar en combinación con otras,
e lnwttlglclor •co'*•· " ,,,_'° Lot tiélore• aoclaln tl•Mn •comor aobre
la lnvnt1g1ct6n: detlnlcl6n de tema, como disef\os experimentales, historias de vida, estudios etnográficos,
• lrMlagatlw•.Dlflni ~y tHnlcl• propóalto, técnica
grupos de discusión, historia oral, entre otras. ·
ti·•· .. .Loe~*'"'°" ........MICl6n El IJ!'Upo H colnll'ntlgador y
wrretpOneallle 1 . i4
(t- '·
1
La pertlclpiet6n " el fllCliof mollvadof
P11111J1nehlf~
Lot 1élore• '°" lllljetoe •ctlllve de Características

No" lrlttMlllM
lrMletllJlcl6n
La ·pirtlctped6n .. "f!lctllr motlllador pa11
la 1od4n
l Sus características marcan umbrales de diferencia con ot{as estra-.
1 tegias y modalidades cualita tiwis de investigación. La caracteriiación
El llllieetllJ•dot in11tN1ene'
que hacemos aquí se basa en planteamientos de autores como Anguera
'labia 1.1 DikrCllCiasentre obsetvaci6n participante e investigación participativa t (1997: 75· 76) ;Vallés (1977: 143.. 144); Rodríguez (1996: 166); Adler y
Adler (1994: 378); Gutiérrezy Delgado (1995: 144); Schwartzy Jacobs
1 (1984: 75), y de ella se hace una síntesis en la figura 1.1.
Si la distinción fundamental entre la obse.rvación participante y la
investigación participativa se encuentra en el sentido de la investiga· Esta estrategia posee un carácter deliberado, sistemático y selec-
ción _..observar para comprender" e "investigar para transformar"-, tivo. Es decir, el iiwestigadór focaliza su observaciónde.acuerdo con
en el caso de la etnografía su diferencia se encuentra en el objeto de 1 el propósito de su trabajo, que está guiado por una' pregunta, una
investigación. Mientras el campo temático de la observación partid· cuestión o un problema, lo cual le da ~ntido a la observación partici·
pante es abierto y cambiante, el de la etnografía privilegia la descrip· 1 pan te y determina aspectos tales como qué es observtid<>, cómo, cuán...
ción de dimensiones culturales o de la realidad social. do y d6nde se ob~rva, qué ohservacicmes se régis~ran y<:~cno se regis-

36 37
tran, cómo se analizan los datos procedentes de la observación y qué pectos conocidos de algún modo -lectura de gestos, actitudes, len·
utilidad se les da. guaje corporal, signos, señales, pausas, tonos.
A diferencia de los modelos experimentales, el observador partid· La teoría se genera a partir de los datos de una realidad concreta,
pante no manipula el contexto natural donde tiene lugar la acción y no pnrtiendo de generalizaciones a priori.
que se investiga. Para él no basta con la infortnación indirecta de los Debe existir conocimiento previo entre el observador y los sujetos
entrevistados o de los documentos, sino que debe hacer parte de los de observación y "permisividad en el intercambio" establecido, lo cual
procesos y, de alguna manera, "vivirlos desde adentro", "convivir da lugar a iniciativas por parte de cada uno en su interrelación con el
integradarnente con el sistema que investiga". Su integración será otro. El observado puede dirigirse al observador, y el observador diri-
maximizada y funcional, sin dejar de ser por ello un agente externo. girse al observado, en una actitud de mayor "cercanía psicológica"
La observación participante se caracteriza también por la búsque- que si hubiese una participación baja o nula.
da del realismo (frente al control logrado en el experimento con el Esta estrategia de observación hace posible recoger información
contexto artificial) y por la reconstrucción del significado, contando acerca del co1pportamiento tal como ocurre, que de otra manera sería
con el punto cfo vistn tfe lns sujctus t~studindns. Parn In prl!scntnción imposible de obtener; la observación es independiente de la capad·
de la monografía o el informe, por lo general, se utiliza el realismo dad o el deseo <le informar <.kl sujeto.
corno género literario, tratando de que el lector viva lo que el inves-
tigador vivió, y mostrando mediante la descripción la radiografía del
sistema social observado. Además de este infonne, el investigador pro-
duce un texto teórico que dé cuenta de la relación de ese sistema con
teorías más generales, o de la construcción de nuevas teorías, catego-
rías y conceptos que emergen del sistema analizado. Es un proceso
que se construye mediante la interacción observador-observado, que
implica el establecimiento permanente de acuerdos entre ellos.
La fuente principal y directa de los datos son las situaciones natu-
rales. La observación se lleva a cabo en los contextos donde ellas ocu- '
tf<rn, y sigue los acontecimientos de la vida diaria. Ningún fenómeno
f)uede ser entendido por fuera de su contexto y sus referencias espa- El observ•dor
pertlc:lp11nt• ....
ciales y temporales. De acá se deduce que el carácter de los resulta- lmltrumenlo
~.,,.,,.., .... i.
dos <le una investigación participante no es generalizable a otros con· recolección de
textos, situaciones y temporalidades. lnfOfmaclón

El investigador, como actor del proceso que capta la realidad, se


convierte en el principal "instrumento" de recolección de datos y po•
see capacidad para aportar otros, tan fiables como los generados por
medios más objetivos. Aplica técnicas de recolección de datos flexi·
bles y abiertas, porque se adaptan mejor a las influencias mutuas y son
más sensibles para detectar patrones de comportamiento. El diseño de Figura 1.1 Características de la observación parric.ipante
la investigación es emergente y en cascada: se va elaborando a medi·
da que el proceso investigativo avanza. Funciones
El observador incorpora el conocimiento tácito, es decir, aquel
que tiene que ver con intuiciones, aprehensiones o sentimientos que Esta estrategia de investigaci6t1 le exige al observador participan•
no se expresan de fonna lingüística, pero que hacen referencia a as- te el cumplimiento de las siguientes funciones:
Mnntc1wr un «qulllhrlu t•ntrn In htí11t¡11t•thHl1•l com1d111i<'11t11 qtw
los actores tienen <le su reali<la<l -la necesidad <le adquirir la perspec-
tiva del que está adentro-y el riesgo de volverse "nativo", de dejarse
coaptar por la realidad que estudia, y perder el horizonte de su traba-
Contextualizar
jo. El investigador se enfrenta a reconstruir la realidad del otro, desde
el punto de vista del otro: ver lo que él ve, conocer lo que él conoce y
pensar con la lógica de pensamiento que él piensa.
A su vez, tiene que ver lo que el actor no ve, contextualizar la l!ltllr consciente y buQr
información, analizar los patrones de comportamiento, los denomina- en fol'l'ml deliberada
aquea.a cona que por lo
dores comunes y producir un informe que relacione los hallazgos con generalpa .. n
la teoría. 11 Se espera que esto permitirá al investigador generalizar sus desapercibid••
hallazgos, al ser capaz de ver lo que tienen en común el actor y los
otros que están en situación similar o diferente, y que sostienen defi-
l'1icinncs similares o diferentes de las situaciones" (Schwartz y Jacobs,
1984: 75). Ahrnar y bu-r el Minlr "TM• aM•
El observador debe estar consciente de asuntos que por lo general llqU lllbrio antN •e•t.r
adentro• y "afuera" de
pasan desapercibidos, centrando parte de la observación en "lo ob- la• •ltuaclones que
vio". Igualmente, tratar de mirar detalles y establecer relaciones en- ObnlVll

tre actores y contexto y ubicar los aspectos que sean fundamentales


de ocuerdo con su objeto de investigación.
Alternar el "estar adentro" con el "estar afuera" en las situaciones Figura 1.2 Funciones del observador pertlcipante
que ()bserva y mantener un registro permanente y sistemático de to-
das las observaciones, de los aspectos metodológicos y de procedi-
mientos, y de sus propios sentimientos e impresiones . Orientaciones teóricas y metodológicas
• . Al observador le corresponde realizar las introspecciones que sean Como miembros comunes y corrientes de la sociedad hacemos.pb·
1t~~esarias para lograr comprender las situaciones que estudia, al igual servaciones permanentes en el mundo cotidiano que nos permiten
que combinar observaciones generalizadas con observaciones interactuar con otros, conocer patrones de comportamiento, interpre ..
focalizadas, y contextualízarlas con relación a las condiciones socia- tar acciones y reacciones de otros actores sociales y generar un senti ..
les, políticas y económicas. Debe también interpretar, teorizar y rela- do común o conocimiento cultural.
cionar las observaciones con aspectos globules o <~structuralcs. Fn In
figura 1.2 se sintetizan las principales funciones que debe cumplir el Cualquier investigaci6n social toma la forma de observación partici·
observador participante. pan te: implica participar en el mundo social, cualquiera que sea su pa·
pel, y reflexionar sobre los efectos de esa participación( .•. ]. Como par~
ticipantes en el mundo social también somos capaces, al menos en
antidpaciones o retrospectivas, de observar nuestras actividades "des-
de fuera", como objetos en el mundo. Ciertamente es esta capacidad la
que nos permite coordinar nuestras acciones. Aunque hay diferencias
en los propósitos y a veces también en el refinamiento del método, la
ciencia no emplea un equipamiento cognitivo esencialmente diferente
ni que está disponible para los no científicos (Hammersleyy Atkinson,
1994:31).

40 41
Este planteamiento que los autores hacen a propósito del principio Niveles y tipos de obseAJación participante
de reflexibidad, centra la importancia que ha tenido la observación
participante en el desarrollo de la investigación en las disciplinas cien· En la introducción a este capítulo se plantearon las diferencias
tíficas sociales y humanas. La naturaleza y la importancia del princi- entre la observación ordinaria y la observación científica. Ahora, esta
pio de reflexibidad las resaltó por primera vez Harokl Garfinkel, el parte se centra en la variedad de modalidades y tipos de observación
creador de la etnomctodología. El principio postula que las descrip· participante. Las tipologías que aquí se presentan se han construido
desde el papel del investigador, y desde la relación que éste establece
dones relativas a algún aspecto de la vida social están al mismo tiem-
con los actores sociales que estudia. Estas tipologías se cruzan con los
po dentro de ese mundo que describen (son parte <le él). Como resul-
niveles de participación pretendidos en cada caso.
tado, no hay lugar en el mundo social simplemente para describir algo, Los roles de participante ordinario y observador participante. Spradley
pues, al estar dentro de ese mundo, las descripciones simultáneamen- (citado por Vallés 1997: 149-150) establece diferencias entre el parti-
te afectan las relaciones socia les, ejecutan valoraciones morales y pro· cipante ordinario y el observador participante, que también muestra
<lucen c(msccucncins políticas, morales y socinks. Las descripciones, nqucllos aspectos que el papel técnico de observador participante le
en una situación social, casi siempre "hacen" muchas más cosas que ailade al rol natural de participante ordinario.
sólo "infonnar" de una serie de hechos (Schwartz y Jacobs, 1984: 79). Lo de "rol técnico del observador participante" se ha empleado
El principio de reflexibidad plantea a la observación participante aquí en sentido genérico en aras a compararlo y diferenciarlo del rol
una discusión en tomo a cómo los roles sociales (de investigador en el del participante ordinario. Sin embargo, la situación social que se ·
caso de la observación abierta, y de papeles asumidos en el caso de la estudie y los propósitos y condiciones de la observación llevan a con-
observación encubierta), posibilitan o no el.acceso a personas, situa- siderar la participación como una dimensión que puede saturarse de
ciones y clases de infom1ación. Sea cual sea el rol que desempeñe, fonna variable presentando un continuum de participación.
éste producirá automáticamente en el observador participante ciertos Los roles sociales para la observación, ligados al trabajo de campo,
intereses, modos de obtener y generar información, y preocupaciones parten de una distinción de la(s) clase(s) de información que las per..
e implicaciones éticas que otro papel no habría producido. Definirá sanas utilizan en su vida cotidiana, en situaciones sociales donde el
para el observador y para los otros en qué forma es parte del mundo investigador observa y participa. La infonnación diversa que inter-
¡.s0cial que estudia, a la vez que afectará de modo persistente su defi· cambian los actores en sus relaciones habituales-por medio de l~ voz,
los gestos, el lenguaje corporal- se filtra de dos maneras combinadas:
nici6n, y ln de los demás, sobre a dónde puede ir r con quién, con
por unn parte, las personas realizan un proceso de selección de la
quíón puede hnblnr y nccrca de qué, qué fongtmje utilizar, d signill-
infonnación antes de comunicarla, barajando distinciones a lo largo
cado de sus acciones y otras tantas contingencias. De muchos de los
del continuum información pública-información privada¡ y, por otra,
estudios realizados con la estrategia de observación participante sur- seleccionan a quién y qué información comunicar. Es aquí donde ad-
ge una consideración, la cual sugiere que el papel social particular quieren su significado los roles sociales utilizables por el investigador
adoptado por el observador pudría ser factor determinante no sólo en de campo, con el propósito de captar infonnaci6n de distinto tipo (pú-
la obtención de información, sino en las relaciones que establezca con blica, confidencial, secreta, privada) (Vallés, 1967: 151-152).
los sujetos de observación. Junker (1960: 34) refiere a quienes van a hacer trabajo de campo
Los papeles sociales que el in\'estigador puede asumir se relacio- que "la insensibilidad, o la inhabilidad para adoptar el papel del otro
nan con las formas de participación, cuyos niveles y tipos presentan y aceptar suficientemente sus valores a la hora de facilitar la comuni ..
ventajas y limitaciones de carácter científico y ético. Aquí tratare- cación, no será recompensada en la situación de observación y puede
mos, especíílcamente, la tipología elaborada por Junker; pero de ma- incluso penalizarse". fur esto, su tipología de roles sociales seibasa en ·. :\ l~
el carácter social de las posiciones y actividades de los investigadores · ;e~I
~j
nera previa haremos una distinción entre los roles del participante
ordinario y del observador participante. de campo, por su relación cara a cara con las personas observadas..··'> ' <

42 ~~-1
Este mismo autor (35.iJS).ha sugeridcfcuátfopbpeles ºtipo" tc6ri· Participante cinno.'ob'Seniador. el irtvestigaoor oculta parcialmente
.camente posibles para los sociólogos que realizan trabajo de campo, la actividad de observación y en su actividad de trabajo de campo
que van desde el totalmente participante hasta el totalmente obser· predomina la participación sobre la observación. Este papel tiene im•
vador, pasando por los papeles intermedios de participante como ob· plicaciones éticas y de responsabilidad, debido a que la información
servador y observador como participante. publicada por el investigador se habrá conseguido más como partid·
La definición de roles propuesta por Junker combina dos criterios: pante que como observador, es decir, más como amigo o miembro del
el grado de participación del investigador (entre los extremos de im· grupo que como agente externo.
plicación y distanciamiento), y su grado de ocultación o revelación 1 Observador como participante: el investigador revela a los sujetos
de la actividad de observación. La combinación ·de ambos criterios
produce cuatro roles técnicos de referencia, () posiciones sociales de
observación y participación, con posibilida~.es :y-limitaciones diferen·
.tes respecto del acceso a la información y a las relaciones del observa·
l de observación su actividad como investigador y enfatiza la observa·
ción sobre la participación. Este papel permite el acceso a información
secreta y confülencial, pero sólo si el investigador se gana la confianza
de los sujetos y la .máxima libertad posible de observación, aunque
.den con los sujetos de observación, y con condicionantes éticos y cien· con las restricciones de publicación que se acuerden con.el grupo.
tíflc<la para cada papel, · ·· . 1 Cuando se es totalmente observador, en contraste con el total·
.LOs roles tlenicos de totalmente participtmte y totalmente obscr· mente participante, no se tiene ning(m contacto conlos actores so·
vador constitu)'en tipos polares ideales difrclles de lograr en el desa· dales: se observa desde la ventana o en lugares públicos ..mimetizado"
1 entre la gente¡la observación ocurre en una forma unidireccional, Es •
rroll~ de trabajos de campo concretos.. Cuando se es totalmente parti·
cipante, o bien se pertenece al grupo que se:observa, seºhace pasar un tiP<> de rol técnico que pone de manifiesto la naturaleza difusa de ·
la tipología deJunker, y que se debe al riesgo de construir tipología
por" o "se convierte en" miembro de aquél. En el grupo se piensa que t
. el investigadoi: es un miembro efectivo, siri. embargo, el investigador i
más desde lo t~óric~/que desde lo empíriC()• En e~te tipo c~be
alberga el propóSito de llevar a cabo un estudio. Sus actividades como (... ) una gama de roles en la que, en un extremo el observador sé esconde
observador pennariecen ocultas. tras un espejo unidireccional (... ) y al otro extremo, sus actividadea son
completamente públicas en una clase especial de grupo teórico donde,
Aunque algunos autores consideran la participación total como por consenso,. no hay 11 secretos" ni "nada sagrAdo". Dicho grupo.no se
aconsejJ~ble en ciertas circunstancias -por ejemplo en lugares donde encuentra naturalmente en la sociedad Quajter, 1960: 37). .,,
j!;1 la <mica estrategia para obtener información- porque permite el
logro de información secreta y confidencial no facilitada a extraños, Al analizar el uso cualitativo del papel de completo obse~dor,
otros la consideran inconwniente por las implicaciones éticas y profe· Junker muestra.el continuum participativo, f!l dinami$llló yla conexión
siomlles que conlleva realizár la actividad investigativa de martera de los cuatro roles tipo, y revela cómo en los toles de observación
encubierta~ ElcarllcterconAdencial y secreto de la información que participación cuenta tanto el punto de vista del investigador como el
se obtiene como completo participante, le hatá tener problemas al de los actores sujetos de observación.
· observador: que lo vinculen como espía o cómo traidor. No obstante, En algunos estudios de comunidades o de otras grandes organi:aciones
la participación total es, por lo genera}¡ extremamente escasa. Con que requieren trabajo de campo durante un perí<:>do relativamente lar..
frecuencia, el .tipo y las características de la información que se obtie • go ( ... ] las pritneras actividades del investigador de campo pueden ubi·
ne .limitan su utilización práctica. carse en el papel de totalmente observador, pero después de un tiemp0,
al interactuar con más y más gente, se mud1ul papel de observ~dor
· En la práctica, la mayoría .de las investigaciones de campo se ha· -como- pattic~pante y luego quizá incluso al rol de partieip~nte ~oma-;­
cen asumiendo roles técnicos que están en un punto intermedio entre observador. Mirando las cosas desde el punto de VlSta clel investigador,
los dos polos de totalmente participante y totalmente observador. Es· éste se ve a sftnisino oscilando a lo largo de este recorrido,'dfa a día .o
tos roles intermedios son, de acuerdo con la tipologfa de Junker, ºpar· incluso niomentó a momento, y desde los punt0$ dé vista de·los indivi·
ticipante como observador" y 11observador como participante". duos con. los que interactúa, para algun<>se& máa partidpante .que o&.;

+1

1
.

.
servador, para otros más observador que participante, y puede incluso fase inicial, en especial durante la realización del mapeo, para no
haber muchos individuos en situaciones complejas que no esb1n ente· exponer al investigador a una descalificación por incompetencia cul-
radas ¡... ) pero si le vieran como observador lo tomarían por raro o tural. Igualmente, permite focalizar la atención sobre aspectos rele-
amenazador. Al no interactuar con éstos, el investigador puede man te. vantes del encuadre inicial, caracterizar el entorno físico y social,
ner algunas actividades del papel de totalmente observador, pero en las describir interacciones entre actores y grupos, e identificar conse·
relaciones con otros sus actividades toman inevitablemente alguno <le cuendas de los comportamientos sociales observados.
los variables significados atribuidos por él y por los otros a la participa·
ción Qunker, 1960: 38-39).
Proceso metodol6gico
Se deduce, entonces, que en situaciones de campo el investiga·
dor que observa también resulta observado, y las personas observadas La observación participante, como estrategia de investigación so-
son al mismo tiempo sujetos observadores desde distintas posiciones cial cualitativa, comparte con la perspectiva cualitativa característi ..
socinlt>s. Lo11 sujetos observados le nsignnn ni <>hscrvndnr otros roles cas como su naturaleza multiciclo o de desarrollo en espiral, donde
soclulcs, y en los diferentes momentos cfol trnbnjo de cnmpo los roles cnda momento del proceso investigativo implica repensar la fase an-
varían de acuerdo con el curso de la interacción observador-observado. terior para avanzar en la construcción de conocimiento. Cada hallaz-
Las decisiones sobre el papel a adoptar dependerán de los propósi· go se convierte en un puntq de partida de una nueva fase dentro del
tos de la investigación y de las condiciones en las cuales se realice mismo proceso de investigación.
(lugares, temporalidades, condiciones políticas y sociales). Las previ- La estrategia retoma del enfoque cualitativo el énfasis en la valo·
siones que se hacen sobre las posibles consecuencias de adoptar dife· ración de la subjetividad, la vivencia y la interacción de los sujetos de
rentes roles no pasan, por lo general, de ser especulaciones. Afortuna- investigación. Como experiencia investigativa privilegia lo micro, lo
damente, a lo largo del trabajo de campo es posible cambiar de roles, grupal, lo local y el mundo de lo cotidiano, referido a la comprensión
renegociar con los actores y evaluar de forma constante la informa· de la lógica y del significado que tienen los procesos sociales para los
ción que se obtiene y las estrategias para recolectarla, sistematizarla y actores que viven y producen la realidad sociocultural.
analizarla. En general, en los enfoques cualitativos de investigación social se '
Es común hallar otras "categorías" de observación y observación plantean tres fases o momentos con relaciones entre sí: exploración,
¡rartici~ant~, tales como direc~a, indirecta, abierta, encubierta, pasi- '
va, activa, mterna y externa. San embargo, éstas se encuentran implí-
de
focalizaci6n, y profundización. La exploración tiene el sentido en·
dtns, bajo otrn denominación, en las tipolo.,rfns que acabamos de pre-
trar en contacto con el problema, la situación o el sistema a observar.
sentar, o hacen parte de las características de estos tipos <le observación. Se caracteriza por su énfasis descriptivo y por la presencia de datos
La observación abierta corresponde a la categoría completo obser- sueltos sin coherencia ni articulación, correspondientes a impresiones
vador, mientras que la encubierta a la de completo participante. La y sensaciones, que hacen posible la preconfiguración del objeto de
directa comprende las formas de observación sobre el terreno, en con· estudio y de las estrategias metodológicas más apropiadas para hacer
tacto inmediato con la realidad, y la indirecta hace referencia a la la investigación. La focalización pem1ite centrar el problema y consti·
que se realiza con base en fuentes documentales, en las que el inves- tuir relaciones: agrupa, clasifica, establece tipologías y da cuenta de
tigador no ha participado en su recolección. En la observación pasiva nexos y relaciones. Mediante la construcción de mapas o esquemas
el observador minimiza su interacción con los sujetos de observación, mentales, facilita avanzar en el análisis y ''configurar" el problema a
mientras que en la activa la maximiza. investigar. El propósito de la profundización es reconfigurar el sentido
La observación interna es otra forma de nombrar la observación de la acción social, interpretarla, desligarse de la experiencia que l.e
participante, y la externa (denominada por algunos investigadores como dio sentido para determinar hilos conductores hacia la construcción
no participante) es aquella que se lleva a cabo desde fuera del grupo. conceptual. Estos tres momentos están cruzados por pasos, activida.'!'
La observación no participante permite apoyar la investigación en su des, cstra tegias y sentidos que se relacionan en el tiempo, y que ·

46
mm la dinámica y la complejidad del proceso investigativo realizado ellos o para su grupo) de su participación en el trabajo investigativo y
con la estrategia observación participante. el propósito del mismo, para decidir si participan o no. El consentí•
miento se puede obtener por medio de declaraciones escritas, fonna
"Ganar" la entrada al escenario no muy recomendable en algunas situaciones, puesto que puede crear
La estrategia de observación participante requiere, como condi- preocupaciones, miedos o expectativas en los informantes o desalen·
ción básica, que el investigador logre establecer relaciones abiertas tar su participación. Es el caso de grupos vulnerados de la sociedad,
con los actores sociales (rappon), y un consentimiento informado so- como migrantes indocumentados, drogadictos, analfabetos, delincuen-
bre el trabajo investigativo. En este momento de la investigación, la tes juveniles, etc. Otra manera más flexible y viable de lograr censen·
recolección de información es secundaria, pues hprioritario es lograr ti miento informado consiste en fijar anuncios en sitios públicos, con la
el encuadre del escenario y sus actores en términos de tiempos, situa- información básica sobre el proyecto, para invitar a la gente a tomar
ciones y relaciones, y ubicar informantes claves. El encuadre es una parte, y realizar luego reuniones o entrevistas para lograr la participa·
perspectiva mental, y una posición de relación del investigador frente ción de los actores sociales.
a las personas involucradas, que le permite lograr una "sintonía" res-
pecto 11 ellas. El papel del observador es re la ti vnmente pnsi vo, se trata Definir unidades de obsm.iad6n
de "palpar" la situación, hacer que su presencia no incomode y no Permite identificar situaciones, eventos, personas o grupos que
aparezca como intrusiva, responder preguntas sobre el trabajo que se serán observados y que están en relación con el tema que abordará el
propone realizar, analizar las estrategias más adecuadas de relación trabajo investigativo.
con los posibles informantes y las posibilidades y restricciones del tra-
bajo investigativo en ese escenario y con esos actores, y saber actuar Diseiio prelimiTUlT
adecuadamente en él mediante el aprendizaje de las rutinas. La en-
En el disefi.o preliminar se deciden los procesos y las acciones, se
trada al escenario requiere habilidades interpersonales, creatividad,
define el problema de investigación, se establecen criterios de definí·
capacidad de adaptación y sentido común. ción de categorías teóricas preliminares y el tipo de muestreo a realizar.
En algunos escenarios, corresponde negociar permanentemente el
rol de observador, también qué, cuándo y a quién observar. Los inves-
La observación participante, por su misma naturaleza acude a di·
seflos "emergentes", semiestructurados y flexibles, y a propuestas rp.o·
t¡f,tndores se ven forzados a asumir papeles dentro del grupo u organi-
dificables en cuanto al problema, el volumen, la calidad de la inTor·
zación -convertirse en voluntarios, por ejemplo- para poder lograr el
mación, y las estrategias y medios para obtenerla. El disefio se va
acceso a la información y a los informantes.
elaborando y ajustando a medida que avanza la investigación, y la
Este encuadre o mpport se construye en el proceso de investiga·
ck~n. puede crecer y disminuir en el curso del trabajo de campo, y n
situación investigada da lugar a una reformulación constante en fun·
veces se logra con algunos actores y con otros no. Taylor y Bodgan ción de la incorporación de nuevos datos.
(1994) dedican un capítulo a plantear extensamente la observación Procéso de muestreo
participante en el campo, y a establecer "las reglas de juego" en esta
fase de la investigación. Las sugerencias que presentan para lograr el La selección de la muestra no pretende representar a una pobla·
encuadre en el escenario incluyen: reverenciar las rutinas, ser humil· ción con el objeto de generalizar resultados, sino que se propone am·
de, determinar lo que se tiene en común con la gente, ayudarla, e pliar el abanico y el rango de datos tanto como sea posible, a fin de
interesarse en lo que tienen para decir. obtener la máxima información de las realidades que puedan ser de5'
El consentimiento informado se refiere a la pregunta, ientienden los cubiertas. En el caso de la observación participante, el investigador
actores involucrados en el proceso de investigación qué significa para toma decisiones sobre fo selección de la muestra e incluye lugarest
ellos participar en el estudio y consienten en hacerlo? Los informantes temporalidades y actores. Los criterios de selección tienen que ver
tienen derecho a conocer los riesgos, beneficios e implicaciones (para con su pertinencia frente al propó~ito del estudio, el acceso a los irúor~

48 49
tf;~::\'._";
, ; '_i; ,_ ~-- '1-:"'"

mantes y a los escenarios, la oportunidad <le recursos para la investí· rutinas que quiere conocer, descifrando temporalidades específicas:·
gación y los mismos recursos asignados. La muestra implica un proceso hechos estacionales, rutinarios, esporádicos; fechas, días, horas y se ..
que acompaña la investigación desde su inicio hasta una fase avanza· cuendas. Algunos estudios u objetos de investigaciónrequieren esta ..
da de su desarrollo. El investigador puede ampliar o disminuir la mues· blecer territorialidades, ya que en determinados lugares son más co..-
tra de acuerdo con los requerimientos y condiciones de los informan· munes ciertas conductas.
tes y escenarios. Qué se ha de observar también lo define el objeto de investiga ..
ción, por lo tanto el trabajo de observación estará orientado por la
Estadía prolongada en el escenario definición clara y precisa de variables, indicadores o dimensiones a
Permite al investigador comprender los p~trones culturales, los rit· estudiar. Se sugiere observar el tiempo suficiente para capturar y re-
mos y tiempos, los eventos cotidianos, y los eventos especiales que gistrar las dimensiones que el investigador haya establecido. No es
rompen la cotidianidad. La estadía prolongada tiene un efecto psico· recomendable hacer observaciones demasiado largas porque se corre
lógico, los miembros del grupo se acostumbran a ver al observador un doble riesgo: contaminarse o no poder registrarlas en forma ade-
como parte c.fol escenario, acaban por aceptarlo y npoynn el estnhlcci· cuada. Observar hasta que la información que se obtenga sea redun-
mitmto de un ºencuadre" con cierta permnrnmciu; por otro ludo, con· dnntc, es decir, hasta que no se encuentre algo nuevo, es un principio
lleva el riesgo de que se vuelva ºnativo" y abandone su papel como generalmente aceptado. · .· .
investigador. Además, la estadía posibilita la interacción entre el ob- Conviene, eso sí, efectuar tantas observaciones como sean nece-
servador y los participantes, y al mismo tiempo provee la oportunidad sarias para llegar a afinnar. Mientras menos definidas sean las pautas
de construir las relaciones necesarias para obtener una información que regulan los comportamientos más observación hay que realizar, su
en profundidad. intensidad también depende del papel que el investigador le asigne
como técnica de recolección de información.
Obsen1aci6n persistente 'Y sistemática
Mientras que la estadía prolongada pretende minimizar las distor· Registro y sistematización de información
siones causadas por la presencia del investigador, la observación per· La finalidad del registro y la sistematización de la información es
sistcnte acentúa su presencia a causa de su activa búsqueda de fuen· ordenar y clasificar su b1fan volumen y proceder a sintetizar y categorizar
tes <le datos, identificadas por él mismo mediante un disef\o emergente los datos.
~I ·de investigación. Si la estadía prolongada amplía el horizonte de in· La observación participante, como estrategia de investigación des~
vestigación, la observación persistente provee la profundidad. L1 ob- criptivo-analftica que intenta comprender sistemas de observación
scrvncMn persistente depende de In habilidad del investigndor pnrn rescatando la perspectiva de diversos actores sociales, depende del
estar en el escenario y para tomar riesgos personales. Esta observación registro permanente, sistemático, completo, preciso y detallado de los
no es pasiva, requiere un fuerte sentido propositivo y asertivo de parte da tos. Las notas de campo., las fichas de contenido, los diarios de cam-
del investigador. Permite, además, diferenciar los asuntos significati· po, los memos analíticos son medios para elregistro de la información,
vos de los que no lo son, y determinar cuándo un caso o una situación materia prima para el trabajo del observador. Por tanto deben ser tan ·
atípica requiere ser estudiada. completos y amplios corno sea posible, lo cual exige enorme disciplina
Durante esta observación persistente y sistemática, el investiga· y la búsqueda de un equilibrio entre el ticrnpo de permanencia en el
dor decide dónde y cuándo observar, qué observar y por cuánto ticm· escenario y la capacidad de sentar la información obtenida. Períodos .
po. Aunque no existen normas fijas, algunos criterios pueden orientar prolongados de estadía pueden conducir a sintetizar la información
las decisiones. Veamos: omitiendo detalles importantes, o a postergar el registro con la consi~
El objeto mismo de investigación detemlina dónde y cuándo oh· guiente pérdida de información valiosa. . .. ·
servar. El investigador debe, de acuerdo con los propósitos y conteni . . El contenido de los registros debe hacer referencia explícita a los'.:··
do de su estudio, elaborar un plan de visita que corresponda a las participantes, sus interacciones, rutinas, temporalidades, interpre.~~ ' ·
dones y formas de orgnnización social, el é!lfasis que se dé n uno u Análisis y presentación ele resultados
otro aspecto depende de los propósitos de la investigación. También El paso a la categorización le exige al investigador, a partir de la
se recomienda tomar notas que recojan las impresiones del investiga· infom1ación recolectada o generada, sumergirse mentalmente, del
dorysus percepciones sobre la marcha de la investigación, estos apuntes modo más intenso posible, en la realidad que allf se expresa: revisar .
le van a permitir reconstruir su memoria metodológica: el estableci· relatos, oír grabaciones, mirar fotografías para reflexionar sobre la rea-•
miento del encuadre, el proceso para lograr consentimiento informa· lidad vivida, revivirla y comprender su lógica y sentido. En el análisis,
do, las formas de observación, las reacciones de los observados, la el investigador enfrenta la identificación de categorías emergentes,
relación con porteros e infom1antes claves, etc. patrones culturales, casos atípicos, tendencias, ritmos y temporalidades.
Para el registro de la información es viable acudir a grabaciones, La utilización de diagramas y esquemas puede ilustrar y ayuda a vis-
filmaciones o fotografías. Estos métodos tienen la ventaja de registrar lumbrar la complejidad de los problemas que se analizan (Martfnez,
la información de manera completa y fiel, y de reutilizarla y verla o 1999: 105), de igual manera, debe posibilitar el establecimiento de
escucharla cuantas veces se requiera. Sin embargo, algunos investí· relaciones entre el sistema observado, o aspectos de éste, y procesos
¡adores los consideran inconvenientes, pues su carácter intrusivo puede globales.
nfocrnr ue manera esench:il lo que ln gente dice y piensn sobre In in· La figura 1.3 presenta los aspectos fundamentales del proceso
vestlgad6n y, por tanto, "ftltrar" la información. ·raylor y Bodgun ( 1994: mctcxlol6gico de la observación participante rescatando los aspectos
79) opinan que "los investigadores deben abstenerse de grabar y to· comunes a otras estrategias, y los que la caracterizan imprimiéndole
mar notas en el campo por lo menos hasta que hayan desarrollado una un carácter específico.
idea del escenario y entender los efectos del registro sobre los infor·
mantes". En algunas situaciones y escenarios es posible usar dispositi·
vos mecánicos para registrar la información sin que esto afecte
significativamente la investigación. Existen tipos de investigaciones
donde la grabación o la filmación son imprescindibles para realizar el ...
estudio. Ante esta diversidad de situaciones, es responsabilidad del 'I
investigador tomar la decisión de usar estos medios o no, cómo y en 1 l
q~á momento, y mantener una vigilancia continua sobre los efectos
que estén ca usando en las personas observadas y si las condiciones de
la investigación están variando.
Con/rontad6n con otras fuentes, técnicas e informantes
':tI
3
~----------------------
Ccnfromllc:iln con mat ,_.., 16cr1a..

~,..........
lnfol'IMnle9
.......
PrOCModlt
-no
r1
Al igual que otras estrategias de investigación, la observación par·
ticipante utiliza diversas fuentes, técnicas e informantes. Si bien su 1... ..
fuente fundamental es la primaria puede acudir a fuentes secundarias
(archivos, monografías). Puede, igualmente, combinar la técnica de
observación (en sus distintas modalidades) con la entrevista en pro·
fundidad y la historia de vida, y con técnicas grupales como reunio·
nes, foros, sociodramas, entre otras. Los estudios realizados con esta
estrategia -dependiendo de sus propósitos- deben incluir actores-in·
1
...

:~
1
i
o::
?-'t7
o.lnicl611 de ..,ldadN
_ °""""ed6n
de_ _ _ .......

Emadl •••__.,
~---.. ... - ..........
¡.
formantes de diferentes grupos, organizaciones y roles sociales presen· $
tes en el sistema que se observa, de tal manera que las diversas per·
cepciones, visiones y lógicas tengan oportuni<lad de expresarse. Figura 1.3 Proceso meto<lol6~ico Je In observncí6n pnrtkípante

52 S3
dones y formas de organización social, el énfasis que se dé a uno u Análisis y presentaci6n de resultados
otro aspecto depende de los propósitos de la investigación. También El paso a la categorización le exige al investigador, a partir de la
se recomienda tomar notas que recojan las impresiones del investiga· información recolectada o generada, sumergirse mentalmente, del
dor y sus percepciones sobre la marcha de la investigación, estos a puntes modo más intenso posible, en la realidad que allí se expresa: revisar
le van a permitir reconstruir su memoria metodológica: el est~hleci­ relatos, oír grabaciones, mirar fotografías para reflexionar sobre la rea ..
miento del encuadre, el proceso para lograr consentimiento informa- lidad vivida, revivirla y comprender su lógica y sentido. En el análisis,
do, las formas de observación, las reacciones de los observados, la el investigador enfrenta la identificación de categorias emergentes,
relación con porteros e informantes claves, etc. patrones culturales, casos atípicos, tendencias, ritmos y temporalidad~s.
Para el registro de la información es viable acudir a grabaciones, La utilización de diagramas y esquemas puede ilustrar y ayuda a vis-
filmaciones o fotografías. Estos métodos tienen la ventaja de registrar lumbrar la complejidad de los problemas que se analizan (Martínez,
la información de manera completa y fiel, y de reutilizarla y verla o 1999: 105), de igual manera, debe posibilitar el establecimiento de
escuduulo cunntns veces se requiero. Sin cmhnrgo, nlgunos investi· rcli\cioncs entre el sistema observado, o aspect0s de éste, y procesos
1!,l'tldores los coraidcrnn Inconvenientes, pues su corócter intrusi vt > puede glohnlcs. ·
afectar de manera esencial lo que la gente dice y piensa sobre la in· La figura 1.3 presenta los aspectos fundamentales del proceso
vestigaci6n y, por tanto, "filtrar" la información. Taylor y Bodgan ( 1994: metodológico de la observación partícipante rescatando los aspectos
79) opinan que "los investigadores deben abstenerse de grabar y to- comunes a otras estrategias, y los que la caracterizan imprimiéndole
mar notas en el campo por lo menos hasta que hayan desarrollado una un carácter específico.
idea del escenario y entender los efectos del registro sobre los infor-
mantes". En algunas situaciones y escenarios es posible usar dispositi·
vos mecánicos para registrar la información sin que esto afocte
sif,'11itlcativamente la investigación. Existen tipos de investigaciones
donde la grabación o la filmación son imprescindibles para realizar el
estudio. Ante esta diversidad de situaciones, es responsabili<lad del
investigador tomar la decisión de usar estos medios o no, cómo y en
q¡ré momento, y mantener una vigilancia continua sobre los efectos
q\w estén causando en las personas observadas y si las condiciones de
lo inw11tigución e11tdn varhmdo.
Confrontación con otras fuentes, témica.s e in/enmantes
Al igual que otras estrategias de investigación, la observaci6n par-
ticipante utiliza diversas fuentes, técnicas e informantes. Si bien su
fuente fundamental es la primaria puede acudir a fuentes secundarias
(archivos, monografías). Puede, igualmente, combinar la técnica de
observación (en sus distintas modalidades) con la entrevista en pro·
fundidad y la historia de vida, y con técnicas grupales como reunio·
nes, foros, sociodramas, entre otras. Los estudios realiza<los con esta Ennde •l •.cenario
estrategia -dependiendo de sus propósitos- deben incluir actores-in-
formantes de diferentes grupos, organizaciones y roles sociales presen-
tes en el sistema que se observa, de tal manera que las diversas per-
cepciones, visiones y lógícas tengan oportunidad de expresarse. Figura 1.3 Proceso metodológico Je la observnción participu.nre

52
- . ~ -·~

Confiabilidad y t1alidt.t Casos nulos o negativos: es necesario buscar deliberadamente los


casos negativos o nulos, aquellos que se "salen" µe los patrones iden·
,Para lograr validez y confiabilidad en estudios realizados con ob· tificados, ya sea por sus características, condiciones o formas de pre·
servación partieipante se recomiendan algunas técnicas como las si· sentación o de relación. Estos casos pueden referirse a personas, situa•
guientes: dones, comentários o eventos que conviene analizar para verificar si
Tricmg,~lctción: esto técnico permite <.'Vnhmr In consist(mcin de los representan casos "atípicos". Su utilidad está en que señalan dimen·
hallazgos mediante contrastes, es decir, confrontm1Jo l<Sgicus, lectu· sioncs del problema no consideradas en la observación, y por tanto tal
ras de la situación, saberes y versiones, con la ayuda de varios proce· vez se requieran reformulaciones o ajustes.
9imientos, por ejemplo: comparando información obtenida con dife- Uso de materiales de referencia adecuados: los materiales de referen·
rentes técnicas, o proveniente de fuentes e informantes distintos. No da adecuados soportan la credibilidad del estudio, porque con ellos
siempre la divergencia de resultados debe llev_a_r al investigador a in· se contextualiza la situación, se apoya el análisis y la interpretación
validar información, porque las diferencias pueden estar apuntando de la información y se entiende su significado. ºEstos documentos
hacia otras alternativas no contempladas por el observador, las cuales pueden ayudar a comprender los procesos organizacionales.y las pers-
también deben examinarse¡ comparando los resultados de diferentes pectivas de las personas que los han escrito y que los emplean, y tam"
1
observadores, porque as( se reduce el sesgo en la interpretación; utili· bién para alertar al investigador respecto de líneas fructíferas de in-
;, zando técnicas de recolección de datos que complementen o profun·
dicen la información, como la observación directa, la entrevista o la
dagación" (faylor y Bodgan, 1994: 92). E material se obtiene de fuentes
directas o indirectas e incluye fotografías, archivos, formularios de
revisión documental. De esta forma, el investigador no depende de evaluación, catálogos, periódicos, informes de otras investigaciones,
una sola forma de evidencia simple, y genera y analiza información 1 libros de cuentas, videos, etc.
vnliéndose de mtlltiples procedimientos, técnicns, fuentes, informan· Levantamfonto de la memoria metodológica de la investigación: el le-
tt~s y tit'm pos. vnntnmiento de la memoria metodológica incluye la descripción ydis-
lur ejemplo, en un estudio sobre las formas de sobrcvivcncia de cusión <le los procedimientos empleados para recolectar, generar y
nii\os que viven en las calles de Medellín (Onleano y Vélez, 1996), analizar la información. La discusión explícita y detallada de lo
fue necesario observar los niños durante el día yla noche, en la sema· metodológico debe ser objeto de debate y prueba evaluativa del estu-
nty·en días. festivos, en los diversos lugares que frecuentaban (tJar- dio. Así mismo, se evalúa la eficacia de aquellos procedimientos. que
clies, patios, parques), y durante el desarrollo de distintas actividades el investigador previó para acceder al mundo interno de los actores
(de rutina y no rutina). Igualmente, se vio la necesidad de triangular envueltos en la observación participante; se establecen relaciones entre
la observación directa con entrevistas y revisión documental. Se en· los procedimientos empleados y los resultados obtenidos, y se analizan
trevistaron educadores de la calle, vecinos de los lugares que fre· las ventajas y limitaciones de los primeros.
cuentan los niños y funcionarios de los patios, que les dan albergue. Evaluación externa de los liallazgos: una estrategia. muy poco usada
La triangulación de investigadores implica que haya varios obser· por sus cQstos en términos de tiempo y recursos es contrastar el estu·
vadotes y que se comparen y confronten las notas y los resultados. Si dio con un reestudio independiente. También se puede acudir al jui·
los investigadores, trabajando en forma indiviJual, pero observando do de expertos o a otros investigadores o analistas no implicados en el
los mismos sistemas, re~rtan el mismo tipo de da t<.Js, se incrementa la proyecto de investigación, para que evalúen los hallazgos y el procedi-
conflohilidatl en la técnica. F..sta fomm de trinngulncit'Sn protege' de miento metodológico implementado.
k>• sesgos Jel invt~stiJUtdor, pc.lrt¡uo confronto y somt•tt' n control rt'C'Í·
proco los relatos de diferentes informantes y las observaciones realiza·
das por varios investigadores. La triangulación teórica, muy poco uti • Consideraciones éticas
lizada por ellos, hace uso de diversas perspectivas en el análisis para el La observación participante es una estrategia que involucra al in-
mismo grupo de datos. vestigador en la vida cotidiana de la gente, y por eso pone en eviden-

54 5S
cia los valores y prejuicios de aquél, devela sus piiedos y esperanzas, y el cual, a largo plazo, el logro de los objetivos depende del respeto por
deja ver sus virtudes y defectos, sus carencias y potencialidades y, de los valores de las personas con las que se trabaja. ·
ese modo, con mucha frecuencia, lo enfrenta con problemas éticos no Si bien en general se acepta en el trabajo de campo la necesidad
previstos por él ni contemplados en códigos morales de las diversas de no intervenir, esto no exime al investigador de su responsabilidad
disciplinas. social con el conocimiento que ha construido en su interacción con
Dos aspectos de la observación participante, y que la diferencian otros. Algunos investigadores como Taylor, Bodgan, Becker, Goffman
de otras estrategias, tienen consecuencins éticas que es nect.'snrio y Humphreys han usado sus hallazgos para tratar de cambiar circuns-
considerar. Los dos se relacionan con el hecho de que la investigación tancias de abusos y violencia observados durante sus investigaciones,
de campo se basa en la interacción humana, y que los investigadores mediante denuncias públicas y difusión de los hallazgos y creación de
mismos son instrumentos de recolección de infomlación. ., comités u organizaciones de defensa. En esta línea, Erlandson plantea
que
La relación que se establece entre el observador y los sujetos de
observación, gracias a la permanencia en los escenarios y a que se
! ¡... ) la implementación de relaciones de confianza construye autentici·
comparte la vida (a veces privada) con los a~tores sociales, y el tipo !
¡
dad en la investigación. En la misma forma compromete al investiga-
dor más allá de los principios éticos básicos de la investigación social.
de información que se obtiene (muchas veces confidencial, y "del
fuero interno"). le plantean al investigador una responsabilidad ética Implica no solamente no arrebatar a los informantes cosas de valor que
por los efectos que la investigación pueda te.rter sobre los miembros ellos tenían antes, si~o también proporcionarles cosas que antes no
del grupo. Aunque estos efectos difícilmente lleguen a ser elimina· tenían (empoderamiento, educación, y relaciones) (1993: 160).
dos, el investigador debe intentar controlarlos o reducirlos mediante . Es el principio de reciprocidad: los sujetos que participan en una
una vigilancia atenta y reflexiva. Durante todo el proceso de investí· investigación esperan respeto, protección, confianza y ventajas mate ..
Ración, hay que tener presente que es necesario obtener consentí· riales o inmateriales. El equilibrio y la claridad entre lo que ellos es..
miento informado y salva11uarder la confülcncioli<lad y el anonimato, pernn y lo que el investigador les entrega son básicos para el estable ..
y lograr acuerdos permanentes sobre el manejo,de la información que cimiento de una relación cimentada en la reciprocidad.
se recolecta. sobre todo si se va a difundir o publicar. El consentimiento informado plantea que los participantes deben
Cuando se ingresa a un sistema como observador -con escenarios, tener la información suficiente sobre los riesgos y beneficios que con..
a¡¡tores, relaciones, poderes- hay que establecer pactos, ya sean im- lleva participar en la investigación y sobre su propósito, paro dec;i.dir
plícitos o explícitos, sobre el respeto a la privacidad y la confiden· tomar parte en ella. Para el logro del consentimiento informado, el
cialidad de los informantes, no exponerlos ante terceros (ya sean au· investigador debe tener en cuenta las condiciones particulares de sus
toridades civiles. militares o religiosas, o ante cualquier otra persona) t informantes (políticas, sociales, jurídicas) y de acuerdo con ellas su-
y no interferir con sus actividades. Lo privado y lo confidencial se gerir la forma de consentimiento más viable (escrita o verbal). A cau..
refieren no sólo a la violación de "umbrales" y espacios de información 1 sa de la estadía permanente del investigador en el campo, y de las
sino también a ta divulgación de información. relaciones estrechas que establece con los participantes, es posible
A veces, la permanencia en los escenarios por períodos prolonga- que después de un tiempo éstos se olviden de que están siendo obser-
dos implica ser testigos involuntarios de situaciones difíciles o de ac- vados y del propósito de aquél de recoger información. Por tanto, el
tos ilícitos (violencia intrafamiliar, actos delincuencia les). En estos investigador debería "recordarles", cuando y como lo considere con..
casos, lo que sugieren quienes han trabajado la perspectiva ética es la veniente, su condición de sujetos de observación.
no intervención, con el argumento de que los invcstigndores deht'n Los códigos de ética (de la Asociación Británica de Sociología, la
ser leales a sus informantes y a lograr los objetiyos de la investigación. Asociación Internacional de Historiadores Orales, la Asociación de
Debe evitarse cualquier compromiso que viole los acuerdos o intcrf1e· Antropólogos Norteamericanos) incluyen ciertas reglas para evitar.
ra con los objetivos. Si hay conflicto entre estos dos intereses, las de· causar daño personal ó afectar los derechos de los informantes a la
cisiones deben orientarse por un principio ético fundamental, según privacidad, la dignidad y la confidencialidad. Sin embargo, los pro-

56 57
blemas éticos requieren ·decisiones en momentos precisos, y no todos La observación participante, cuando se usa en combinación con la
están cubiertos en los códigos, o tal vez éstas no sean pertinentes entrevista, ofrece una forma muy eficiente de poner en duda la rela·
culturalmente. Algunos autores sugieren "discutir las decisiones éti· ción entre las palabras y los actos. El observador está en condiciones
cas con sensibilidad cultural, con conocimiento de nuestros propios de darse cuenta si la gente "dice lo que quiere decir y quiere decir lo
valores éticos y qué tan fuertemente nosotros necesitamos imponer· que dice".
los, y confiar en nuestros propios sentimientos íntimos sobre lo que es Las limitaciones de la observación participante se relacionan bási·
correcto en la situación inmediata y si habrá repercusiones más tarde" camente con su aplicabilidad y con implicaciones teóricas. Adler y
(Llpson, 1994: 353). Adler (1994: 381-382), plantean que las críticas a esta técnica giran
en tomo a problemas de validez y confiabilidad, y que estos problemas
Posibilidades y limitaciones tienen solución si se adoptan ciertas medidas, como utilización de
varios observadores de diversos matices sociales y que puedan con-
A las cualidades propias del investigador debe agregarse el <lomi·
trastar sus puntos de vista; búsqueda deliberada de casos negativos en
nio de otras habilidades sociales y humanas, y ello le demanda apre·
hender actitudes y "sensibilidades" que le permitan desempeflar su el proceso de fundamentación de las proposiciones teóricas; diseño de
doble papel de observador y participante. No es una práctica sencilla, observaciones sistematizadas, teniendo en cuenta la variabilidad en
pero el esfuerzo se ve recompensado por la profundidad y la calidad de el tiempo y en el espacio de los fenó~enos estudiados, y escritura de
la información que se obtiene (por ejemplo, datos guardados secreta· relatos que transmitan verosimilitud y autenticidad. Repasando las
mente en el grupo, información que no se entrega a cxtrní'los); mfo· críticas a la observación participante, estos autores concluyen que
m1b, hny mnyt1r comprensión de los nctnrt•s, los escenarios y In situn· estas preocupaciones en tomo a la validez y la confiabilidad se deri·
ción que se estudia. ••Haber estado allí" facilita aproximarse a ~
van de un paradigma pospositivista, y pierden pertinencia en el marco
perspectivas que difícilmente se podrían lograr sin implicarse de mane· posm<xlerno. ·
ra sistemática, rigurosa y concierta permanencia. La observación par· El observador participante modifica con su presencia los cursos de
ticipante favorece un acercamiento, en tiempo real, a las experien· acción y las motivaciones de los actores cuya realidad trata de estu·
cias que viven personas e instituciones, por tanto, el investigador no <liar. Por tanto, el sistema que intenta conocer resulta de alguna ma-
necesita que nadie le cuente qué sucedió, ni c6mo sucedió, él estaba nera "viciadoº con su presencia. A esto se lo ha denominado "el prin·
aHf,1 y fom1aba parte de lo que sucedía. Esta característica no lo exime cipio de reactividad", y es particularmente importante en el caso 'de
de conocer, e incorporar en sus análisis, percepciones de otros actores la observación abierta, en la cual el grupo conoce las razones y la
(sujetos que observa o personas relacionadas con la. situación que estrategia observadora del investigador, pero también tiene implica·
analiza), como forma de contrastar y validar su propia información. ciones en la observación encubierta.
Con la observación participante hay mayor oportunidad de obser· En la observación participante, el analista es un observador ºde
vación y de que el observador se integre en la complejidad feno· fuera", un "extraño" incorporado al sistema que observa, y ello limita
menológica del mundo que analiza, donde las correlaciones, conexio· su capacidad de comprensión, desde dentro, porque los mundos del
nes y causas se pueden aprehender en su ma~nitud y con profundidad. observador y del observado son complejos y diferentes. En el caso de la
Oc ese inodc>, facilita percibir y comprender In situación, es decir, el completo participaci6n, St~ corre el riesgo de asumir el papel de nativo
escenario social de las interrelaciones del grupo y su dinámica. Los y de que lo obvio, pero importante, pase desapercibido.
conceptos extraídos se derivan de los significados que la gente mane- Quizá la crítica más persistente a la observación participante sea
ja para dar sentido a su existencia diaria. En este caso, el investigador su subjetivismo, frente a lo cual Gutiérrez y Delgado plantean:
no está limitado por determinadas categorías que tenga que probar o No consideramos que la observaci6n participante tenga un problema
medir, sino que está abierto a construir otras, de carácter emergente, de "subjetivismo" en su esfuerzo por la comprensi6n de las acciones de
que se identifican porque los actores sociales las emplean en situacio- los sujetos. Si bien es cierto que la observación participante posee una
nes concretas. alternativa de mayor implicación comprensiva respecto a una sociolo-

58 59
gía objetivista, todavía puede decirse que la observación participante observación participante. Entre ellas cabe destacar Los argonautas del
funciona como una sociología positiva, pues genera un producto (cul· Pacffico occidental, investigación realizada por Bronislaw Malinowski
turas, identidades) para el que reclama estatuto ontol6gico y una gran (1995), que permite ilustrar el rol de participante corno observador en
c:;.1i1'lné:idad parn orientnr In 11cción socinl. Muy lejos de un suh¡t'tivismo, el trabajo de campo. También la obra del sociólogo William Foote
por el contrndo, pretendiendo controlnr/pmducir una formn dl~ :1ubjc· Whyte, Strcet comersociety, publicada en 1943, constituye un ejemplo
tividád racional de la colectividad (en el sentido expuesto), la observa- clásico de investigación sociológica basada en esta estrategia.
ción participante pierde la referencia de la categoría sujeto (construye El artículo de Adler y Adler (1994}, mencionado al comienzo de
totalidades; ignorando que el propio sujeto es la forma originaria de este capítulo, presenta ejemplos de trabajos realizados desde los dife,
toda totalidad), no alcanza una teoría comp.leja y unitaria de la mente rentes paradigmas observacionales.
humana, y practica una ocultación activa de la preocupaciéin constante
que el analista-participante despliega 'sobre sí mismo ( 1995: 150).
Tanto las ventajas corno las limitaciones anotadas no tienen un
carácter universal e inmutable, pueden presentarse o no en procesos
de investigación concretos. En la toma de decisiones sobre qué estrn·
tegia de investigación implementar, el investigador debe sopesar los
aspectos positivos y los riesgos potenciales, y mantener durante el de-
sarrollo de la investigación una vigilancia reflexiva sobre estos pun·
tos, cot1 el fin de maximizar ventajas y minimiznr limitaciones.

Campos de aplicación
La observación participante es especialmente apropiada cuando
se trata de investigar situaciones, procesos o culturas de las cuales
poco se sabe, o cuando existen diferencias significativas de percep,
cj(>p entre los miembros del gru¡)o social y los agentes exógenos. En
estudios sobre grupos étnicos, subculturas o contraculturas, grupos
vanguardistas encuentran en ella una estrategia pertinente. También
es procedente acudir a la observación participante para investigado,
nes relacionadas con comportamientos al margen de la ley, o social-
mente estigmatizados (delincuencia, prostitución, homosexualismo,
sectarismo religioso o político, drogadicción).
SegúnJorgensen (citado por Vallés, 1997: 16 l) la observaci6n par·
tieipnntc t•it atlt•cunda t•n estudio!! t•xplorntorin!I y drscriptivos, y Pn
aquellos orientados a In generación de interpretaciones tc6ricas. Es
menos útil para probar teorías, aunque no as( para su examen crítico.

Ilustraciones
La modalidad etnográfica de investigación social presenta ejem,
plos importantes de investigaciones realizadas con la estrategia de

60 61
2. Estudio cualitativo de caso:
el interés por la singularidad

Un ca.m no /m1ult! rrpre.~enrar el muncfo, pero s( puede representar


un mundo en el cual mucho.-; casos se sienten reflejados. Un caso 'Y la
narraci6n que lo sostiene, no constituyen una voz individual
encapsulada en sí misma, sino que, antes al contrario, una vaz pue·
de, nos atrevemos a afirma1¡ en un instante determinado, condensar
los anhelos y las tensiones de muchas voces silenciadas.
R. E. Stake

Antecedentes lús tóricos


La historia del estudio de caso muestra su origen multidisciplinario,
y su uso presenta una larga tradición en la educación. Por diferentes
caminos, con énfasis particulares, disciplinas sociales y humanas han
l oportndo o In consolidación del estudio de caso como una estrategia
de investigación social cualitativa.
Ya desde la Edad Media se ha utilizado especialmente en la Universidad
de La Sorbona (París), "el caso", "el ejercicio práctico", para resolver
problemas morales y religiosos, sin analizar psicológicamente su pro•
blemática, generalizándose posteriormente a otros centros educativos
de Europa y de América como técnica de investigaci6n y aprend,iiaje
'1 ' (Pérez Serrano, 1994: 84). ·
En los EE.UU., en los albores del siglo XX, la Escuela de Negocios .
de la Universidad de Harvard sistematiza el estudio de caso, lo es-
tructura y lo introduce como método de trabajo pedagógico en la en·
señanza del derecho, y en la preparación de directivos empresariales.
En los años treinta, con el desarrollo de la psicología social y de la
dinámica de grupos, pasó a ser un método de formación de personal.
En la década de los sesenta, el Instituto Thdagógico de Massachusetts,
introdujo el "método del incidente crítico" como una forma de apli·
car el estudio de caso, potenciando su valor formativo. Otras discipli·
nas, como el trabajo social, la medicina y la psicología, lo han desarro·
liado como técnica de intervención profesional y de investigación.
Esta técnica se inserta en la perspectiva cualitativa de investiga·
ción social, pero no está necesariamente agotada por lo cualitativo.
"Algunos estudios de caso son cualitativos, otros no ( ... )no es una

63
elección metodológica, sino una elección de un objeto a estudiar. e incluso novelas como fuente de infonnación. Esta diversidad de
Nosotros elegimos estudiar un caso. Y podemos estudiarlo de muchos modelos y de raíces disciplinares explica la variedad de concepciones,
modos" (Stake, 1994:236). Puede hacerse mediante enfoques cuali· prácticas y modalidades del estudio de caso.
tátlvos o cunntltntlvos, n mcdinnte In compk•mcntnricdnd dt.' nmhos. Entre las dificultades que se presentan al intentar definir el estu;.
Lo que lo define es su interés centrado en casos particulares, no su dio <le caso están su empleo, en multiplicidad de fonnas y por diversas
naturaleza metodológica. . disciplinas (medicina, derecho, pedagogía, trabajo social, por ejem-
Hammersley (1990: 92-95) anota que desde los años veinte, espe- plo), y su vaga caracterización desde la perspectiva de las ciencias
.cialmenteen los EE.UU., gran parte del debate sociológic9 se hacen- sociales. La investigación social que se desarrolla bajo esta estrategia
trado en el papel que han tenido dos de los más importantes métodos no es lo mismo que el trabajo, o el método, o la historia o el infonne de
de investigación social: el estudio de caso y la estadística. Este debate casos. El trabajo con casos tiene que ver con procedimientos correctivos
se desarrolló, inicialmente, en la Universidad de Chicago y luego se aplicados por profesionales de algunas disciplinas sociales, previo un
extendió a muchos otros lugares. En general, los integrantes de la diagnóstico de las causas del desajuste. El método de casos es funda·
Escuela de Chicago acogieron la estadística, y ya la usaban en los mentalmente una técnica didáctica, los elementos principales del es-
años veinte. Entre ellos, Burgess ( 192 7, citado por Hammersley, 1990: tudio de caso se les presentan a los estudiantes con propósitos
93-95) argumentaba la complementariedad de ambos métodos: el es· ilustrativos o como experiencias de resolución de problemas. La histo-
tadfstico. provee las ba5es para la identificadón de los casos típicos ria de casos es la búsqueda del pasado de personas, grupos o institu·
que se han de estudiar en profundidad, y para la subsiguiente genera· dones. En trabajo social y medicina, las historias de casos, también
Uioci611 de loa resultados. Incluso algunos inte$frnntl~s de In Escuda llamadas registros, se utilizan para facilitar la labor institucional.
de ChicabJO opinaban que el método estadístico no negaba el vnlor del Otra dificultad, en la definición del estudio de caso, proviene de
estudio de caso. la tendencia de mirar el método de investigación social como el con-
. Por su parte, Oiddings (citado por Hamm.ersley, 1990: 95) distin· traste entre paradigmas presentes en diferentes enfoques epis•
gue entre estadística y estudio de caso: la primera se refiere a la distri· temológicos. Para realizar dicho contraste se emplea una variedad de
bl.4ción de una característica particular, o de. varias características, en conceptos, entr~ ellos, enfoques "cualitativos,, y "cuantitativos" de
un rango amplio de población, :mientras que el segundo se centra en investigación social. El ténnino estudio de ca.so es, a veces, involucrado
.~rios atributos o características que se encuentran en una situación ¡
en esta discusión como sinónimo de investigación cualitativa, et:\ con·
P~.rn~~l.~Jil>?.t~.~t~m.QQsJ!té.1@q~rten~n:.~!l'.lm1?.2r9l.!!9J.ª.v._g5_n.~te111r~ ---
¡ traste con la encuesta, vista como estrategia cuantitativa de investi-
ficos. . · gación social. Esta confusión tiene que ver con los primeros usos del
---stñ embargo,. en los años cincuenta, los métodos cuantitativos bajo término "estudios de caso", en la sociología norteamericana de los
la fonna de..encuesta sC>cial" dominaron la investigación sociológica, años veinte y treinta;-como oposición al emergente método estadísti·
mientras que los estudios de caso continuaron siendo practicados sólo co. El debate 1 centrado en la cientificidad, sobre cuál de los dos mé·
por unas pocas personas. 1 todos se acercaba más a las ciencias naturales, ha continuado hasta el
1 presente, a pesar del relativo acuerdo entre los investigadores en que
Conceptualización tanto los enfoques cualitativos como los cuantitativos son legítimos,
necesarios y complementarios.
El concepto de estudio de caso ha surgido de muchas fuentes: del Otra dificultad para la utilización del ténnino se relaciona con el
método clínico de los médicos, del método de caso desarrollado por hecho de que el estudio de caso se puede usar en investigaciones
los trabajadoreuociales. de los métodos de historiadores y antropólo- 1 tanto de corte cuantitativo como cualitativo. En el marco de la inves·
gos, yde las descripciones provenientes de los primeros estudios cua· tigación cualitatiya 1_eLe~tucfü_>_Qe.~.aSQ.MüMic.Uu:?1ila . investiPCión
litativos, realizados por investigadores como Le Play y Park, quienes \ fülfürista;·· rnt~t}~y!1 _holística y_ heurfstj~§.. Esto no significa· que la
en algunos de sus trabajos usaron técnicas de reporteros de periódicos \ ínvestigación cualitativa se agote en él, tampoco que con esta estra·

64 65
tegia esté vedado usar datos cuantitativos: lo que· indica es que su foco de atención sea el significado rriás ql.J.e~l c:omportamiento, o que
lógica como estrategia se deriva de la propuesta cualitativa de la in- el caso estudiado sea inductivo o ideográfico más que deductivo o
vestigación social. Su objetivo básico es comprender el significado <le nomotécnico. Tampoco cree Hámmersley que el estudio de caso con-
una experiencia. e implica el examen intenso y profun<lo de diversos tenga unn lógica que lo contraponga a la encuesta y el experimento,
aspectos de un mismo fenómeno, ºes decir, es un examen de un fenó- lo que trata de mostrar, más bien, es que los mismos principios
meno específico, como un programa, un evento, una persona, un pro- metodológicos se aplican a los tres. Cada uno de ellos puede ser usado
ceso, una institución o un grupo social" (Pérez Serrano, 1994: 80). para resolver los mismos problemas de investigación, no obstante, ha-
Bájo esta estrategia pueden ser estudiados multiplicidad de fenóme- brá variaciones en ventajas y desventajas dependiendo de los propósi-
nos como creencias, prácticas, ritos, interacéiones, actitudes, entre i.
tos y las circunstancias de la investigación.
muchos otros. Un caso es, pues, un suceso o aspecto social localizado ~ Para el autor, se trata de tres estrategias de selección de casos.
en un espacio y un tiempo específicos, y que es.objeto de interés de un Desde esta perspectiva, el estudio de caso combina algunas caracte-
estudio. rísticas de las otras dos: comparado con el experimento, en éste el
Hammersley (1995: 184) propone una definición restringida del investigador crea los casos a ser examinados mediante la manipula-
estudio de caso, segt1n la cual, se. trata de una estrategia de selección ción de la situación de investigación, y maneja variables para deter-
de casos, entre otras, como la experimentación y la encuesta. La se- minar su significado causal, mientras que el estudio de caso involucra
lección de casos puede distinguirse de, por lo menos, otros cuatro· en la investigación un pequeflo n-úinero de casos que ocurren natu-
aspectos generales del diseflo: formulación del problema, recolección ralménte (no son simulados o creados por el investigador), al tiempo
dc.t h1fürm1cl6n. an,li•i• de dl\tu1, y presentación de resultados. La que plantea un dilema entre el control de variables y el nivel de
figura 2.1 resume estas distinciones. reactividad. lbr su parte, la encuesta incluye la selección simultánea
y representativa de numerosos casos para el estudio, y permité genera ..
DIHfto d• la lnwetlg1M116n lizar para grupos grandes de población, en tanto el estudio de caso
proporciona una información en profundidad. El significado de los
dilemas y de las decisiones que el investigador enfrenta depende de
los objetivos y las circunstancias de la investigación.
Huberman y Miles (1994: 440) definen el ca.so esencialmente como
Fomu.cl6n
dtlpobl.rnl
S.OCl6ndl
~
Rtcollc:cl6n •
lrlol'mlcl6n
AMll11tdt
. cllllDI
Ptnenllltlón
dt multado• un fenó.~e~o <!~ al~ql!_! ~~1J~t~!l~~-~~o det~rmina~~:
lallñidaa ae análisis, en e(ecto. Normalmente, extste un ío<::Ocle aten..
·eión~y-üña-·va-ga-aenruCioñtemporal, social y física (ejemplo, un pa-

.......... lllpNlll'llt•cl6n
encu..t•
ciente con cirugía de b,pcw, antes, durante y seis meses después de la
intervención quirúrgica, en los contextos familiar y hospitalario). La
delimita.c:ión puede hacerse por el tamaflo de las unidades sociales
(un individuo, un rol, un pequet\o grupo, una organización, una co-
munidad, una nación), por el espacio geográflco, o por temporalidad
Fuente: M. Hammersley (1995: 184). (un episodio, un evento, un día); el caso puede incluir subcasos re)a ..
donados con él. Como cualquier otro aspecto del diseflo conceptual
Figura 2.1 El can.dio de caso como estrategia de selección de casos del estudio; la definición del caso es fuertemente analítica, e implica
selección específica de información.
Esta propuesta de definición no implica que el estudio de caso En este texto, el estudio ge caso ~considera CO,!!l..QJ!~s.ttategia
conlleve siempre el uso de la observación participante, la recolección ,fJV .dg_inY~~~!E!ls:!.2t:'_g{§[áJgµ,ifrwOlücranq!9J5erdf~J!.2....sinQ..t~
y el análisis de infonnación cualitativa más que cuantitativa, o que el 'j \ m.ome~~~s del proc~~~-~_:t_i.~ati~~· Asumir el estuaio de caso.es ele ..

67
gir lo particular y prescindir de lo general. Implica sacrificar la posibi· Características y condiciones
lidad de generalizar a contextos amplios, de recoger información so-
bre numerosos actores, de tener visiones de conjunto sohre sin.iacio· Los rasgos esenciales que caracterizan el estudio de caso pueden
/ ncs soc:ialet, e incluso de valerse de técnicos <le gencrnci('ln de sintetizarse así:
información que involucran directa, intensa y vivencialmente a acto· Se centra en la individualidad, como una conquista creativa,
res, escenarios y al investigador mismo; también implica, de alguna discursivamente estructurada, históricamente contextualizada y SO•
manera, marcos de análisis más específicos y formas particulares de cialmente producida, reproducida y transmitida. Al centrarse en la
presentación de los resultados, centrados en objetos más definidos en particularidad, pretende construir un saber en tomo a ella, al tiempo
términos espaciales y temporales. que reconoce en la singularidad una perspectiva privilegiada para el
Para Stake (1994: 245) conocimiento de lo social.
(... ) El prop6sito del estudio de caso no es representar el mundo, sino La perspectiva epistemológica que subyace en los estudios de caso
representar el caso( ... ). Un caso no puede representar al mundo, pero sí trata de superar los dualismos que han estado presentes en el modelo
(••• 1un mundo en el cual muchos casos se sienten reflejados. Un caso, y de conocimiento de las ciencias sociales y humanas: individuo-socie·
la narración que lo sostiene, no constituye una voz individual dad, personalidad-cultura, objetivo-subjetivo, cuaHtativo·cuantita·
encapsulada en sí misma, sino que antes al contrario, una voz puede, tivo. Estos dualismos han impregnado la visión de la realidad humana
nos atrevemos a afirmar, en un instante determinado, condensar las que ha construido la ciencia social, y han contribuido, de alguna
tensiones y los anhelos de otras muchas voces silenciadas. manera, a la creación de dos espacios de estudio y de dos formas de
fil c11tudi(> d" ClltlO le permite ol invcsti¡:nllor nknmnr mnyor com· nbordarlos, que no sólo se diferencian sino que en ocasiones son anta·
prensión y claridad sobre un tema o aspecto .teórico concreto, o inda· glSnicos: se prc.~tende estudiar, por un lado, la realidad social y cultural
gar unfenómeno;·-una· poblac:!~!i9...':1:!}ª.fQOQi.cjºn_en_p_art.i~l1lar: Algu- como realidad "exterior" al individuo y, por otro, la percepción "inte·
nos investigadores cualifaffvos consideran que no se trata de una-opción rior" que de esa realidad tienen los investigadores y actores sociales.
metodológica sino de un objeto de estudio. Se escoge estudiar el caso, El estudio de caso apunta a contribuir a la superación de estos anta·
y puede hacerse de muchas maneras. Como una estrategia de investí· gonismos, y propone la construcción de un modelo de conocimiento
gación, el estudio de caso se define por el interés en los casos indivi· que unifique experiencia y realidad humana y focalice su indagación
~a les, por lo que se puede aprender de cada uno y no por las técnicas en tomo a las prácticas y acciones de los seres humanos, mirada$ en
de investigación que se empleen.(Sta:ke..,1994: 236). sus relaciones internas y externas; igualmente, centra su preoeupa·
En esencia, el térmirt~"tjtudio de CaS()jl refiere a la recolección, el ción en la construcción de un conocimientQ que reúna lo individual y
análisis y la presentació(l detallaaafesiructurada de información.so· lo cultural en un espacio único.
El estudio de caso comparte con otras estrategias y modalidades
/ : . bre'un individuo·;· ui\grúpo_o_Ünaiñstitución. La información provie· de investigación cualitativa su carácter holfs9,~o. El caso es analizado
ne-·d(filiversas fuentes é-iñéluye- usualméi\telas visiones de los mismos
sujetos. Estos estudios producen mucha más información detallada
acerca de un caso que la que se puede adquirir por medio de métodos
1
desde diversas perspectivas y en todas súSdimensiones: social (rela·
dones, estructuras, posiciones, roles); cultural (categorías o fonnas
e1m1d(sticos. y klll esenciales para cntendc:•r el comportamiento huma· simlxSlicas mediante las cuales los individuos representan el mundo
no; comprender una actividad humana requiere que la observemos a social, lo producen, reproducen y transmiten), y psicológica (procesos
lo largo del tiempo, el contexto en el cual se desarrolla, la configura- que les permiten a los individuos ordenar el mundo y ejercer acciones
ción de factores sociales que hacen que la situación ocurra, y la forma sobre él). "Se trata, en suma, de un espacio de significaciones históri·
en que estos factores interactúan. Se argumenta que el estudio de ca mente producidas, que necesita más de la interpretación compren..
caso es ideal para facilitar el entendimiento sobre ternas como delin- si va que de medición estadística, un espacio en el cual el sujeto crea
cuencia, drogadicción, violencia intrafamiliar, clima pedagógico es· ininterrumpidamente aquellas condiciones socio-históricas que, a su
colar, entre muchos otros, que tienen en él una estrategia viable. vez, estructuran su propia vida~ (Serrano Blasco, 1997: 204). Unestu•

(J)
dio de caso holístico reclama el examen de estas cornplej ida des. Den- Malinowski, Los argonautas del Paclfico occidental, escrito en 1922, es
tro de su historia singular. el caso es una entidad compleja que opera un ejemplo clásico de estudios de caso intrínsecos.
dentro de una variedad de contextos (físico, económico, ético, cultu-
ral y político). A partir de esta visión, se considera que los fcn6menos 2. Estudios de caso instrumentales: se examina un caso particular
sociales, los dilemas humanos y la naturaleza de los casos correspon- con clfünieI.lroporcioñarmayorconocimicnto sobre un tema o refi·
den a situaciones particulares y están influenciados por múltiples fac- nar una teoría. El interés sobre el caso es secundario, su papel es apo'"
tores. yar y facilitar el entendimiento de otro asunto. A menudo, el caso es
El estudio de caso, por su carácter he.!;!!Js,&co, permite al investí· tratado en profundidad, se delimita su contexto y se detallan las acti·
11
' ' gador comprender el fenómeno objeto de estudio. Puede ampliar su
vidades ordinarias, pero sin olvidar que su finalidad es la de ayudar·
nos a perseguir un interés externo.
experiencia, descubrir nuevos significados o confirmar lo que ya sabe.
Debido a intereses a menudo simultáneos, o bien cambiantes, re·
Igualmente, es posible que emerjan relaciones y variables antes des-
sulta difícil para los investigadores delimitar claramente los casos que
conocidas que lleven al investigador a replantear el fenómeno estu-
pueden ser agrupados ya sea en la categoría de intrínsecos o en la
diado.
categoría instrumental; una zopa de posibles combinaciones une am·
Muchos de los estudios de caso se basan en el razonamiento in·
bas y las separa al mismo tiempo. De modo que, sugiere el autor, debe-
ductivo. Lo gu~.cara~teriza los estudios de casO'C.'.l.ialltativose~·~ri:k·s~ mos considerar estas categorías más como heurísticas que como fun·
-~cubrimiento de nuevas relaciones y conceptos, más que la verifica~~ cionales. El libro de Osear Lewis, La vida, publicado en 1966, ilustra el
d6n de hipótesis previamente-estableCidas. El estudio cualitativo de estudio de caso instrumental .
.~ caso 11epropone objotivos de lnVt~11tignd6n ct1ntrn<los mris en rt's1.lltn·
1
dos humanísticos, o de diforencias culturales, que en resultados <le 3. Estudio de ctiso coleqi~'i el investigador puede estudiar conjun .. •
conducta, o de diferencias individuales. La información obtenida de tamenfé-unJei:.erñ1inadó-número de casos, con poco o nulo interés en
los participantes no está sujeta a criterios de verdad o falsedad, sino al un caso particular, con la intención de indagar sobre un fenómeno,
criterio de credibilidad que permite interpretaciones desde diferen- una población o una condición general. No se trata de estudiar un
tes lógicas. La singularidad de la situación, ysu delimitación espacial , colectivo, sino de un estudio instrumental extendido a varios casos.
y temporal específica posibilitan profundizar en el caso o los casos con- Los casos individuales se pueden conocer o no con anterioridad para
4fetos. determinar sus características comunes¡ pueden ser similares o
redundantes o no serlo, cada uno de ellos con su propia voz. Se selec..
cionan porque se piensa que su estudio conducirá a una mejor com ..
Clases o tipos prensión o teorización acerca del conjunto de casos analizados. El
texto, Niños en crisis, escrito por Coles en 1967, ilustra este tipo de
Desde diversas perspectivas los investigadores cualitativos han
estudios de caso. '
clasificado el estudio de caso. Stake (1994: 236-237) identifica tres A partjr de esta tipificación, es posible precisar que la investiga ..
tipos de acuerdo. con los pJo~sitos del 'investigador, veamos: ción social, bajo la estrategia de estudio de caso, llega a incluir tanto
l. Estudios el« cas~ intr{r1,5~s: el estudio se elige con el fln de logrnr estudios de caSt> únicos como ml'.iltiples; estos últimos son denomina ..
una mejor comprenstón·de·"un care; partic~ no porque éste repre· dos comparativos por algunos investigadores. El estudio de caso (mico
sente otros casos o ilustre un prob ema o rasgo particular, sino que, en trata de tomar al individuo como sujeto único, o a la unidad social
toda su particularidad y cotidianidad, el caso es de interés en sí mis· corno universo de investigación; se puede llevar a cabo detenninando
mo. El investigador temporalmente subordina otros de sus intereses, temporalmente el sujeto, la situación, el grupo o la insti.tución objeto
de tal manera que el caso pueda revelar su propia historia; su propó- de análisis, o mediante estudios longitudinales observando los sujetos
sito no es construir teoría -aunque llegue a hacerlo en otros mo- y las situaciones de manera sistemática y continua durante diversos
mentos- sino que se analiia por su valor intrínseco. El estudio de períodos de tiempo.

70 71
µ•

t)( ~'-"studios de
.~ de.
1
caso se clasifi~n erl!ÍeSCn;;~~i@.\'rpr"!•~vJ
acuerdocofflosñTveI~~[C:l:~sªrrC>lIC>cteJesfudio_ ysus resiiltack;s. /
Orientaciones metodológicas

...y!(;~~..iriP.tim~resen'ran un informe detallado de la situación c¡ue En esta sección presentamos dos aspectos básicos, son ellos el pro-
¡ erti6;imnJ(fei udio, sin fundamentación teórica previa; no se guían ceso metodológico del estudio de caso, y una discusión en tomo al
;I
por generalizaciones, ni se inte. r.esa.n en ~.o.rmu.. l.ar.h.ipótesis generales.
Su utilidad radica en aportar información básica sobre el tema de V
/
problema de la validez y la confiabilidad de es?1 estrategia investigativa.

investigación. Proceso metodológico


- Por su parte, los estudios@e-cas01nterpretá-trv;;}on_9~1_len des,
En general, el desenvolvimiento de un estudio de caso es similar
cripciones ricas y densas. Los aatos" aelas""descnpciones Se utilizan\
al de otros estudios de corte cualitativo y puede resumirse en los si,
plir.fllirnirfüllaréatég~.ónas co.n.ceptuales. o para ilustrar, soportar o dis-
guientes componentes que se articulan y relacionan: diseño, desarro ..
cutir presupuestos teóricos. Su nivel de conceptualización puede ir
llo del estudio, interpretación, análisis y presentación de resultados,
desde el planteamiento de relaciones entre variables hasta la cons,
como lo muestra la figura 2.2.
trucción de una teoría particular. Se distinguen de los estudios de
caso descriptivos por su grado de profundidad, complejidad y orienta,
ción teórica (Pérez Serrano, 1994: 97 -98).
·Rec:Mcclcln del Informe .,..,
Otra manera de clasificar los estudios de caso tiene que ver con la ·h~ón de loil dallo9.
modalidad de investigación que se asuma, y pueden ser evaluativos, ~----l ·ct.slllcadón o lplllgtld6n de i.1ntann11d6n.
·~41ddn.
atnourdflco1 1 pnrticipntlvos, o dt• sh1tcmntiznci6n de• t•xpcrit•r\cins. El •Contonlllc:l4n dlltn • oaleQc!ft• de..,.._
estudio de caso eval~ describe, explica y sopesa la información ~---·~·
para emitir üñ}üició, como acto esencial de la evaluación. En cuanto
al estudio de ca~#~~· se trabaja en barrios, comunidades,
grupos u organizaciones. Su objetivo consiste en captar el punto de
vista, el sentido, la motivación, las intenciones y expectativas que los
actores sociales les otorgan a sus propias acciones sociales y proyectos
Plf!Onales o colectivos, y del entorno sociocultural que los rodea (Pi-
ne'd.a, 1993: 83-113). La técnica fundamental-mas no la única-suele
ser la observación participante, durante el tiempo y la intensidad que ·Olset'lo: Ml.cddn del ""'°
o ClllOS'. o.llnlcl6n di ""1111,
recoi-:ión y alsblmlllZllción de Wonmlddn, _...,
el estudio demande. El producto es un informe o monografía obMMK:lonet (lnlllnnr.. (conodmlllr*> del Mtomo o
emográfica (informe escrito o audiovisual) mediante el cual se re, comextD hmedlato).
> - - - - - - 1 -Concet*Jallraclcln del ob!Q)·dl ....,.,
construye la cultura de la comunid,aclestudiada. ·PI...."'**> de obftM9.
A su tumo, el estudio de ea~}>.articipati:Y;ó iÍwolucra en distintos ·Evauar faclblldiid y 1*1fnend• del eaWo.
·Tome de~ 110bre --..los• Wormen11M.
wodos el wupo o el individuo e1rudfli1Ios:c'Uyíi pirticipnción vn desde
ser infom1ontes hasta tomar parte en las decisiones sobre el tema de Figura 2.2 Proceso metodológico en el estudio de caso
estudio, su disel'\o e implementación, la publicación de resultados y la
puesta en marcha de alternativas de acción. El estudio de caso reali,
zado bajo la modalidad de sistematización de. experiencias se centra

tlilll~~\~ii:4!I~~li~~¿¡¡~~~~~~Sj~
en reconstruir una experiencia que el grupo o el investigador consi,
dera como significativa, y que supone la participación del grupo en su 1nada más importante que escoger adecuadamente el caso, pues de
desarrollo.

n 73
ello depende la profunda comprensión del problema objeto de estu· El investigador examina varios intereses o dimensiones del fenómeno
dio. Se deben tener en cuenta fundamentos epistemológicos, teóricos r seleccionando casos típicos; el fenómeno, por lo general, está repre-
y mct~>do~ógicos que soporten el cst.udio;. ~lantca~ objetivos; estnblc· / sentado en el caso elegido.
cer cntenos de selección del caso¡ tdent1hcar el fenómeno o tema y 1
sus características más importantes; elaborar las preguntas de investí· ;
J Desarrollo del estudio
gación; contextualizar el estudio; analizar su factibilidad y pertinen·
da; evaluar con qué recursos se cuenta; definir las técnicas para re· El desarrollo del estudio comprende aquellas actividades relacio-
colección, sistematización y análisis, y validación de la información, y nadas con el trabajo de campo (ubicación y establecimiento de rela ..
decidir acerca de los informantes y escenarios. " dones con porteros e informantes), la recolección de información, los
Algunos criterios básicos de selección pueden ser la repre· ajustes al diseño inicial, el registro de información y su evaluación
sentatividad (no estadística) del caso o de los casos, con relación a permanentes, y la confrontación de los objetivos y logros del trabajo
otros casos típicos, y la oportunidad de aprendizaje que ofrezcan. Se investigativo. Si bien el estudio de caso puede acudir a variedad de
trata de seleccionar aquel que permita aprender lo más posible sobre técnicas para recolectar información, las más utilizadas son la obser-
el objeto de investigación o fenómeno en cuestión. Su potencial de vación directa en cualquiera de sus modalidades (intensiva, partid·
aprendizaje se puede sopesar de acuerdo con su facilidad de acceso; pativa); la entrevista {estructurada, semiestructurada, y en profundi-
la posibilidad de que se dé una combinación de procesos, programas, dad), y la revisión documental. Los diarios de· campo y las fichas de
personas, interacciones o estructuras, relacionados con los temas de contenido hacen parte de las técnicas de registro de información.
lo hwcstigQc16nt }t, fnetibilidnd ele estabfoct~r unn hucnn rclnci6n con
los informantes; la facilidad de permanecer en el lugar por el ticrnpo Análisis, interpretaci6n y presentación de resultados
que sea necesario, y la posibilidad de asegurar la calidad y credibili·
dad del estudio. Al igual que en otros diseños cualitativos, el análisis es un proceso
Existen otros criterios complementarios para la selección del caso, pemrnnente dentro de la investigación, de principio a fin, es secuencial
son ellos la variedad y el equilibrio. La variedad consiste en examinar e interactivo {entre los datos y los fundamentos teóricos). Mediante
toda la gama de opciones donde el fenómeno se manifieste, y selec· ! el análisis, el investigador devela categorías y patrones de los datos,
s¡ionar posibles réplicas del estudio; y el equilibrio es elegir los casos j en tanto su sentido se muestra en los textos emergentes que sugi~ren
de forma tal que se compensen las características de unos y otros. l.·.··. otras relaciones y explicaciones y nuevas formas de análisis, para Ue ..
.

El caso puede ser simple o complejo. Por ejemplo, el líder de un i ,\- gar a la estructuración de un texto integrado.
grupo, la organización a la que pertenece, los procesos de organiza· f tl \. Analizar implica seleccionar alternativas de interpretación de los
ción y movilización política de la misma, etc.,"son posibles aspectos en l. f'. ~
.. datos, de acuerdo con los propósitos del estudio, y. d. esa. re.ollar postula ..

los cuales el investigador se centra dentro de un estudio concreto. t ~ ~ dos o hacer generalizaciones acerca del caso. Algunas.~~~tegii:ts usual-
Según Stake (1994: 243-244), el trabajo sobre un caso intrínseco co· ,,~ mente utiljzadas para el análisis son: elde~yJ>.timi~nto._ e.patt.OUe§....Q..

·.~.'.~.·
J ·;. ~1. :~.ó~. 1ª;.~~. ~. ·.f~º...v•~. ~.-.ª.~.1. 6.·.ª.nc·!·~..s~.~ec.¿~fc;~.;.·¡f~~~~~~1~~~c/~J!~~~~;·
i
mien:n regularmente con una selección prcéspecificada de algunos
aspectos; Los profesionales -médicos, trabajadores sociales, psic6lo·
gos, evaluadores de programas- no eligen sus casos sino que éstos les vl ~ Jeóricos que. ofi.en~ati"~1·~~füdio;Esco1nun.etuso~de:ill.emouruilltíéim.
llegan derivados, y con anterioridad al inicio del estudio puede afir· ' \ ~·· para facili~:i rJª. Q~pfon.9~zac:i9n.deéun.aspecto.p.artic"lu,Y,AY!!!!!L!H,,
marse que son relevantes y expresan, por tanto, una singularidad en sf el proceso de escriturª'-del..inform.~ ·
mismos. · Generalménte:qafriailgúlaC:ió,DJ,ia sido considerada como un pro..
. En las modalidades de estudios de caso instrumental y colectivo, ceso que utiliza múltipterpe·rcepciones para clarificar significados.
los casos, normalmente, han de ser elegidos, es un asunto de muestreo mediante la identificación de diferentes formas de ver el fenómenó y
(intencional), se escogen por ser representativos de alguna población. la verificación de la repetibilidad de una observación o interpreta•

74 1S
clón, ¡>en> teniendo en cuenta que las observaciones e interpretacio- interrelaciones y las dinámicas de la situación. Nada es meramente
nes no son siempre repetibles. El uso de la triangulación implica com- aleatorio, fortuito o contingente, todo lo que sucede es significativo.
binar diversas fuentes (directas y documentales), técnicas de reco- En este sentido, plantea que el análisis de un caso auténtico, in ..
lección de infonnación (entrevista, encuesta, observación, grupos de cluso en su singularidad, es un camino seguro hacia las leyes genera ..
discusión, grupo focal, etc.) y técnicas de análisis (de contenido, jui- les del campo considerado. Comprender es relacionar los datos actua•
cio de expertos, categorización y tipificación), y que el tipo de infor- les de una situación, captar cómo se configuran y evolucionan, y
mantes pennita contrastar la infonnación. ~-. _,, ---· encontrar su significación por el lugar que ocupan en la situación
=- En el estudio de cáso también se utiliz(la comftarac~ (entre
sujetos, atributos o situaciones) como técnicaa~ füs'para llegar a
estudiada.
Dice también Pérez Serrano que la conceptualización es esencial
explicaciones por diversas vías: se eligen las características que se en el análisis de un caso, y significa que los participantes deben for,
han de observar, se identifican diferencias y similitudes, y se analizan mular expresamente ideas generales o conceptos claves salidos del
comparativamente. Esta misma técnica puede ser utilizada en los es- estudio. Pero se trata de conceptos operativos, de alcance medio: las
tudios de caso múltiples, estableciendo comparaciones entre un caso fórmulas generales extraídas no son leyes abstractas, sino certezas de
Y otro. El propósito es producir un análisis detallado del grupo, la si- la conducta que se debe adquirir, o principios directivos de las aedo·
tuación o el aspecto que se esté estudiando. nes a seguir, en el análisis de casos ulteriores.
Stnke (1994: 244) enumera varios posibles criterios pnrn In escrl· De todos modos, no hay que olvidar que el estudio de caso es
tura del informe: hasta qué punto hacer del informe una historia, o eminentemente interpretativo, y la interpretación se entiende como
comparar el caso con otros casos, fonnalizar generalizaciones o que el el proceso de análisis mediante el cual el investigador reconstruye
lector las haga, o incluir descripciones del investigador como partici- (J / uno de los posibles sentidos de la narración de un caso o de un sujeto,
pante del proceso. Estos criterios son comunes a otros tipos de infor- V aunque, por definición, puede presentar descripciones alternativas.
mes como el etnográfico, cuya presentación puede hacerse en un esti· No obstante, si bien las nociones tradicionales de validez y confiabilidad
lo realista, impresionista, crítico, fonnal o literario. Es el investigador no pueden aplicarse en fonna mecánica a estudios cualitativos, sí vale
quien decide é6mo contar su historia y qué contar en ella. Sin embar- la pena mirar modos de abordar la cuestión de la validez, como son la
go, su guía básica sigue siendo el caso mismo, sus rasgos más novedosos persuasión, la corresponsabilidad y la replicabilidad.
e importantes, lo que el investigador aprendió de él y los aspectos de Mediante la persuasión se intenta hacer plausible y convincente
"'contextualización y descripción necesarios para entenderlo. Muchos la interpretación producida. En segundo lugar, valiéndose de la
investigadores tal vez deseen contar toda la historia pero, por supues- corresponsabilidad, el investigador contrasta los datos con los propios
to, no pueden hacerlo. El contenido del infonne se define por los lími- sujetos investigados, analizando hasta qué punto éstos se sienten re-
tes de información acordados con los mismos informantes, el público presentados en la presentación del caso. Finalmente, la replicabilidad
ni que vnya cliri!lid<) el informe y los interest~s propios del inwsti~odor del caso estudiado se refiere a hacer accesibles los datos para futuros
y de las instituciones patrocinadoras. investigadores, que dctenninarán la plausibilidad del análisis efec..
tuado, y a plantear la posibilidad de realizar estudios confirmatorios o
Va1ide.t del estudio de caso comparativos.

La validez y el carácter probatorio del estudio de caso dependen Funciones


de su realidad y autenticidad, es decir, de su representación de la
situación analizada, y no de su frecuencia o su representatividad con' Estudios de caso penniten registrar e interpretar hechos o situa ..
relación a un promedio estadfstico..~J~-~trap9:U9ª4::~8.) conside, dones con una relativa cercanía a la manera como suceden, repre ..
ra que un caso es representativo en-el cámpo de aplicación de leyes sentarlos, describirlos, e incluso evaluarlos. Enseñan, fonnan y propor-
de las ciencias humanas, puesto que esas leyes son el juego de las cionan conocimientos en relación con el fenómeno estudiado, y con

76 77
c-llo• m1 po11ihlr t~tmtrnNtnr u c:nmprohnr los t•frctos, lns n·lnciorws y los En nlgunas modnlidndcs de investigación -evaluativa, participa ..
contextos presentes en el análisis de una .situación, una instituci6n o ti va, etnográfica- donde el interés inveS,tigativo se centra en un suje ..
un grupo de individuos.
to, una situación, una relación o un aspecto que se quiere profundi ..
Igualmente, mediante esta estrategia de investigación se logra
zar, el estudio de caso se utiliza como estrategia de análisis de
mayor comprensión de un caso particular y mayor claridad sobre un
información. Pueden seleccionarse casos "típicos", con cierto grado
tema o aspecto teórico específico, o se indaga un fenómeno, una po·
de representatividad del fenómeno que se analiza, o casos excepcio·
blación o alguna condición general. Se conocen aspectos esenciales nales, "atípicos", que no concuerdan con los hallazgos generales, y
de la situación o el problema, se reconoce aquello que constituye lo que ponen límites a la generalización y permiten contrastar situado·
esencial, los hechos o aspectos de los que depende .todo lo demás, y se nes, mostrando asf la diversidad·y heterogeneidad de la realidad so ..
distingue de lo accesorio y lo secundario. Con los estudios de caso, cial que se investiga. En un estudio etnográfico, por ejemplo, los casos
finalmente, se comprende la dinámica de las situaciones que se ana- son individuos o unidades sociales que, se presume, comparten carac..
lizan; y se aprende a identificar y ordenar la multiplicidad de datos, terísticas similares -la familia, la tribu, la comunidad, el grupo de
palabras, hechos y roles de forma coherente, de acuerdo con jerar- negocios, el vecindario, etc.-. El caso puede, incluso, ser muestra de
quías y relaciones.
un fenómeno general, por ejemplo, procesos sociales importantes, como
el cuidndo de los recién nacidos, los ritos matrimoniales, etc.
Campos de apli~ción
La estrategia estudio de caso ha venido creciendo en importancia Posibilidades y limitaciones
dentro de las ciencias sociales y humanas como alternativa
metodológica para el análisis de la realidad. Esta estrategia de inves- La búsqueda de la singularidad y la particularidad, de la divcrsi ..
tigación, activa e interpretativa, es aplicable en multitud de áreas del dad y de lo atípico no es universalmente aceptada entre los científicos
conocimiento, en las que se intente relacionar teoría y práctica, y sociales. Muchos de ellos han escrito acerca del estudio de caso, y
donde exista interés por indagar la singularidad y particularidad de pareciera corno si los estudios intrínsecos o los casos particulares no
situaciones o fenómenos específicos. La investigación médica y la psi- fuesen tan importantes como aquellos dirigidos a obtener generaliza ..
cológica han acudido a ella para el estudio en profundidad de casos dones sobre poblaciones. Han hecho énfasis en que el estudio de un
¡farticulares, que han ayudado incluso a confirmar o negar teorías, o a caso es una tipificación de otros casos, como una exploración que
establecer límites de generalización para otras existentes. conduce a la necesidad de realizar estudios generalizadores, o como
El trabajo social, la pedagogía, el desarrollo familiar, entre otras una fase previa y ocasional en la construcción de teoría. Sin embargo,
disciplinas, en el terreno de intervención profesional para la solución la generalización no es imperativa para todas las estrategias o modali ..
de problemas, acuden a esta estrateb'Ía con el fin de conocer los ele- dades de investigación, pues cada una de ellas comporta diversos ni..
mentos que hacen parte de una situación y lograr una intervención veles, jerarquías y propósitos. La limitación se presenta cuando el in..
fundamentada y adecuada. En temas relacionados con delincuencia, vestigador, presionado por el imperativo de crear teoría o de generalizar,
drogadicción, y prostitución, susceptibles de un tratamiento único y pierde el horizonte de su trabajo y se olvida de aspectos importantes
diferente, el estudio de caso es una estrategia de investigación perti· para comprender.el caso que estudia.
nente. De otro lado, aunque pocos casos, o uno solo, puedan no ser re-
En el campo educativo se la utiliza como método didáctico, y por presentativos de una población de casos y proporcionen pocas bases
su dimensión investigativa se la emplea sobre todo en procesos de para una "gran generalización", un ejemplo negativo, o caso atípico, s{
evaluación de programas, proyectos, currículos, organización y clima puede establecerle límites. En este sentido, el caso tiene importancia
social del aula; estas líneas de trabajo han sido desarrolladas especial- en el refinamiento de teorías y en la sugerencia de complejidades
mente en los países anglosajones. para estudios posteriores.

78 79
Pérez Serrano (1994: 99-102), con base en aportes de diversos au- ca, social o psicológica de aquellos. Los investigadores'cualitativos
tores, sintetiza· las posibilidades y limitaciones del estudio de caso. son huéspedes de espacios privados, su comportamiento debe acomo"
Entre sus posibilidades, señala que puede servir para profundizar aún darse a esta circunstancia y observar el código ético muy estrictamen..
más en un proceso de investigación a partir de un conjunto de datos ' te. Asegurar la confidencialidad y el anonimato, no transgredirlos
analizados estadísticamente, y se convierte en un método a pequeña límites acordados con ellos, no abordarlos en situaciones que no'les
escala apropiado para investigadores con un marco limitado de tiem- permitan tener control sobre lo que dicen o hacen, son asunto.s que
po, espacio y recursos. deben tenerse siempre presentes. De igual manera, es necesario con..
Es un método abierto, no se cierra en símismo, que permite reto- certar con anterioridad los aspectos que se van a observar y a incluir
mar otras condiciones penonales o institucionales diferentes, y con-
duce a los participantes a decidir y tomar parte personalmente, a develar
1 en el informe. Los límites de accesibilidad a espacios, eventos o gru..
pos deben ser acordados, y los acuerdos iniciales revisados cuando
prejuicios poco razonables y a proponer alternativas, como la integra- varíen las circunstancias del informante o de sus escenarios (sus con..
ción de la totalidad de la información disponible, dando a cada ele .. diciones sociales, políticas, familiares, laborales, etc.). Así mismo, los
mento su lugar dentro del conjunto. ·
informantes deben conocer los borradores del informe final antes de
Considerados como productos, los estudios de caso facilitan la for..
mación de un arclúvo de material descriptivo, lo suficientemente rico su entrega definitiva, y participar de los acuerdos sobre Iimpieza de los
datos, cuáles incluir, qué testimonios citar, etc. Es imperativo tomar
como para admitir reinterpretaciones subsiguientes o realizar estudios
alternos enfocados en otros aspectos. Finalmente, posibilitan presen .. todo tipo de precauciones con el fin de minimizar los riesgos inheren-
tes a este tipo de trabajo.
tar resultados en forma asequible al público común y corriente y son
un"paso a la accjón".
: Dentro delaslimitaciones, Pérez Serrano señala algunas, extensi .. Ilustraciones
bles a otras estrategias de investigación, relacionadas con una rela ..
ción directa e intensa con los informantes y, además~ con posibles "La organización clínica de la 'subnormali~ad'. Un caso de identi-
implicaciones ¡>ersonales del. investigador en las cuestiones estudia- dad equivocada" (en: Schwartz y Jacobs, 1984: 218 ..228). Elcaso estu..
das. dia a los psiquiatras que evalúan la posibilidad de retraso mental en
lil~· Igualmente, las limitaciones tienen que ver con los problemas que los nif\os, así como las fomlas en que estas evaluaciones generan y
surgen entre diferentes grupos interesados por el acceso a los datos y conservan ciertas catégorías de retraso mental. También analiza las
sucontrol.PorcJ.timo, puede haber reacciones negativas en relación razones por l ascuales estas categorfas no parecen u antmatura
• les" a
con los informes escritos, y tensiones entre la publicación de los resul .. aquellos que las aceptan y perpetúan. Presenta el resumen de cuatro·
·tados y la necesidad de preservar el anonimato. casos y se centra en el problema de aislar el factor o los factores cau..
sales del retraso. Los casos fueron tomados de una clínica metropoli-
Comideraciones éticas tana que ofrece servicios de tratamiento y evaluación para enfermos
mentales. ·
Los estudios de caso, por lo regular, analizan problemas que son de "El que es juzgado, no los jueces. Una visión desde dentro del
interés general, pero que tocan con la interioridad de los sujetos par.. retardo mental" (en: Taylor y Bodgan, 1994). Presenta las transcrip·
ticipantes. Sobre la información que los sujetos poseen no existen de- clones compaginadas de algunas de las conversaciones que los auto·
rechos previos del investigador, quien puede lograr con ellos sólo acuer- res sostuvieron con un hombre de 26 años que había sido rotuladc
dos y negociaciones. Al hacer un trabajo investigativo, cualquiera como retardado mental, sus maestros y otras personas. Los registro~
que •n el propólit<> del mismo, no se otorgn licencin pnra hwndlr la institucionales lo describen como "un buen muchacho, que se con
privacidad de los hlformantes. El valor académico o científico de un funde con fncilidnd; retardo mental tipo familiar·cultural". Ehelat<
informe de investigación no ha de construirse sobre la afectación ffsi .. permite un aprendizaje sobre los significados sociales de los llamado~
80
"retardados''. devela la CQmprcnsi6n que de sf niisn!º• y de sus situa-
ciones y experiencias tiene el personaje alrededor dd cual se estudia
3. La historia oral: método histórico o
' ''·' ,·. . ' 'I '. '

clca~ ' estrategia de investigación social


El texto presenta, además, otros reportes de investigaciones que
combinan estudio de caso e investigación etnográfica. Son ellos: "Sea Si la traclición oral es un río, a veces subterráneo, de CU:Yas aguas
honesto pero no cruel: la comunicación entfe los progenitores y el beben las sucesivas generaciones, la histeria oral es su tributario, que
personal en una unidad neonatal"¡ "Que coman programas: las pers· recicla la historia (history) en relato (story) :Y el relato en historia
pectivas del personal y los programas en las salas de las escuelas · gracias a la expansión de las fronteras interdisciplinarias.
estaduales", y "Política nacional y significado situado: el caso del head Scwarzstein
start y los discapacitados".

Hacia una historia de la historia oral


La historia oral ha estado cruzada desde sus orígenes por dos co-
rrientes: una próxima a las ciencias polfticas, inclinada hacia las élites
y los notables, y otra interesada por las pqblaciones sin historia (Joutard,
1996: 156).
Los ántecedentes de la historia oral se han reconstrÚido desde
perspectivas distintas: la cronológica Ooutard, 1996), la de "genera-
ciones'' de historiadores orales. (Dunaway, 1995) o la temática.. Esta
última perspectiva será la que ampliaremos a continuación, ubica.ndo
en ella cuatro momentos de la historia oral: antecedentes, desarrollos
institucionales (e~pecialmente .en Norteamérica), movimiento, y mo•
mento actual. ,
....
~

Antecedentes hist6ricos
La historia oral es tan antigua como el mismo ser humano, ha sido
la fuente primordial de conocimiento y de transmisión cultural, no
sólo en las sociedades preliterarias sino también en la Antigüedad
clásica, por ..ello los historiadores, .comó el inglés Paul Thompson, la
consideran "la más nueva y l.a más antigua forma de hacer historia".
Desde la Grecia antigua, por ejemplo.·Herodoto acudió a los re<::uer"
dos personales de individuos que participaron en los eventos que des.. ·
cribió. Voltaire, en algunas de sus obras, utiliia los testimonios orales
como documento.para conservar la realidad.social y política de su
época. En las sociedades ágrafas, la historia ha sido de tradición oral,
conservada en la memoria viva y transmitida de generación en gene-
ración mediante narraciones, cuentos y refranes.

82 83
En Inglaterra se encuentran los antecedentes académicos más re - Aportes significativos de la antropología a las fuentes orales datan
motos de la historia oral, con la creación de los archivos de sonido de los años sesenta, especialmente con las obras de Osear Lewis, Los
(Sound Archives) de la BBC en 1930 y su utilización por parte de la hijos de Sánc11ez. Autobiografía de una familia mexicana y Pedro Marúnet:
historia social y la sociología. un campesino mexicano y su familia, textos· de obligada lectura para
pensadores y estudiosos de las ciencias sociales y humanas en cuanto
Este acercamiento de la historia a las demás ciencias sociales afectaron permiten, a partir de historias de vida de varias generaciones de fami-
(sic) los temas y los métodos con que operaba¡ la renóvaci6n meto• lias, reconstruir aspectos de la vida contemporánea de México.
dolóKfcn ~ mnnifeató bmto en ll\ ¡irolifernci6n cfo nuev1U1 técnic11:1 de
inves.tigacl6n como de nuevos Instrumentos y medios tm:;nológicos. La historia oral toma <le la sociología el uso de la técnica de la
Esto mfluy6 además en otros dos aspectos: en la utilizaci6n y el desa- entrevista, el análisis sobre la validez y representatividad de la infor·
rrollo de nuevas categorías de teoría social y en el uso de métodos y mación oral y el diseño de muestras cualitativas. La sociología ha uti-
técnicas de carácter cualitativo. La antropología influyó en corregir el lizado información oral desde hace largo tiempo, la Escuela de Chicago,
inher~nte ~tnoc~ntrismo del historiador occidental acrítico, y en abrir en particular, incursionó en la construcción de historias de vida y en
a la htstona regtones geográficas y fuentes de información y conoci- estudios que tenían como base la evidencia oral, tradición que estuvo
miento no escritos, tal como la oralidad (Aceves Lozano, 1998: 212). opacada durante un largo período pero que en las últimas décadas ha
sido retomada.
Como movimiento académico de investigación, de carácter inter-
nacional, se ha caracterizado por convocar pluralidad de áreas de El uso de las fuentes orales en la sociología cualitativa fue reforzado
conocimiento que facilitan el enriquecimiento de las perspectivas de principalmente por Franco Ferrearotti, uno de los fundadores de la
sociología italiana, que enriqueci6 la herencia de la escuela de Chicago
investigación, y se ha constituido en punto de encuentro de discipli- y el trabajo de 1l1omas y Znaniecki por un lado y la influencia de Daniel
nas sociales, humanas, políticas, jurídicas y del campo de la salud. Bcrtaux por el otro, con un conocimiento expreso de la obra de histo•
Son amplias las relaciones de la historia oral con la sociología, la psi- rindores orales en ltnlin y en el extranjero y una amplia perspectiva
coloR(n, In antrnpolog(a, la lingllísticn y In sndnlin~U(stkn, d foklor y polftic11 (Portclli, 1997: 130).
lo historia do la literatura. "Distintos snhcres encuentran clnves
A partir de la consideración de otros aspectos -como el incons•
interpretativas muy valiosas en los materiales de la memoria y las téc-
ciente- la psicología ha contribuido en el tratamiento de la informa-
ni.~as Y los procedimientos referidos a su recolección, sistematización
ción oral, en la precaución metodológica mediante controles en la
lanálisis, y convocan ahora a los más disímiles profesionales de las
generación de información y en el trato de la fuente oral, y en la
ciencias sociales y humanas" (Uribe, 1997: 267).
relación entre entrevistador y entrevistado.
La antropología, a partir de su modalidad etnográfica y de los te· La lingüística, la sociolingüística y la literatura autobiográfica han
mas, escenarios y actores sociales con los que ha trabajado, aporta su nutrido la historia oral con técnicas de recolección de información,
larga experiencia en el uso de testimonios y fuentes orales y en los procedimientos metodológicos, técnicas de formalización de textos y
métodos y procedimientos de acercamiento, creación y sistematiza· estrategias de análisis e interpretación. Por su parte, los folcloristas y
dónde los mismos. Como lo anota Dunaway (1995: 31), la diferencia etnomusicólogos que se dedican a recopilar las tradiciones orales es-
fundamental entre el etnógrafo y el historiador oral radica en la bús· tablecen un contexto histórico social y biográfico por medio de ellas.
queda de información diferente. Mientras que los historiadores bus- La influencia de la historia oral se ha manifestado en los estudios
can hechos históricos, los antropólogos buscan conocer Ja estructura y literarios, en el uso de las biografías en la historia de la literatura, en
la diversidad de una culturo: sus rHJlOS1 visi('in dd nnmdo y fornrns d<' lns cunlc's !>'<.~ utili:n In cntrt~vistn pnrn documentar los contextos socia·
rtih1clón con "l medio. La entrevilita etno..:rdlka, por ejt'mplo, ofrt'ct! les y lns condiciones culturales e hist6ricns <le producción de las obras.
un conocimiento de los informantes y <le su entorno, no como testi· En esta constitución multidisciplinaria, la historia oral se ha desa-
monio histórico directo, sino como portadores de una cultura o una rrollado como una estrategia para lograr la comprensión de procesos y
tradición. situaciones sociales desde los diversos actores.

84 85
La historia oral ha demostrado su importancia para la investiga- partir de entrevistas. La naturaleza de los proyectos que desarrolló era
ción social, pero también para la pedagogía y la formación académica de carácter elitista, dirigidos a los "grandes hombres", y explícitamen·
de los estudiantes, pues con ella se ha logrado que éstos se integren a te informativos, de corte archivfstico y empírico, tendientes a crear
un nuevo tipo de enseñanza que posibilita su participación en formas documentos personales de género biográfico y autobiográfico de base
activas de investigación, y les permite un conocimiento del entorno oral.
social y geográfico donde transcurre su vida. En países como los Esta- A esta iniciativa se sumó años más tarde (en 1954) la Universidad
dos Unidos y Espat'\a se han adelantado trabajos significativos en la de Berkeley con la creación de un archivo de fuentes orales para el
línea de memoria histórica cultural escolar. En los Estados Unidos, uso de estudiantes e investigadores. Posteriormente, su característica
uno de los proyectos más exitosos esThe fox fire book, cuya sistemati- elitista inicial se transformó para incluir otros actores sociales -dife·
zación fue publicada en el libro Historia oral (Sitton y otros: 1989). En rentes a los políticos- y otros temas, se diversificaron sus fuentes y se
España desarrollaron espacios institucionales, como evidencia de los avances
(.•. ) los nuevos proyectos basados en fuentes orales que se están reali- en la práctica de la historia oral en Norteamérica.
znndo en la nctunlidnd en instituciones de cnscfürnzn mcdin y superior Sin embargo, el empleo de la historia oral se ha visto enfrentado al
rcffoj1m el Interés de los mi111nos pnrn integrnr ni nlumnndo en un nuevo <lominio de la investigación de corte positivista que niega validez a la
tipo de enseñanza en el que éste se sienta partícipe en formas activas de evidencia oral. Aunque entre las décadas de 1940 y 1960 no se aban·
investigación y le permita acceder a un mejor conocimiento de su en- donó el uso de la historia oral y de los documentos personales como
torno geográfico, social y familiar (Folguera, 1994: 4). fuentes de investigación, sí fueron considerados como elementos pres·
Los proyectos de historia oral pretenden avanzar en el conocimiento cindibles y de escaso valor científico.
crítico y en el aprendizaje de lógicas, procedimientos y técnicas de
investigación, y además de sus aportes a la investigación social contri - El movimiento de historia oral
huyen al desarrollo de las capacidades personales y profesionales de
quienes participan en ellos. El trabajo colectivo promueve el debate, y Las décadas de 1960 y 1970 trajeron nuevos aires al desarrollo de
genera procesos de reflexión en los actores sociales, en sf mismos, en la investigación social con el "redescubrimiento" de los enfoques cua·
su entorno y sus formas de organización social y política. A partir de lita ti vos, los cuales permitieron enfrentar la tendencia positivista im·
los ¡estimonios, las entrevistas y los relatos, los participantes pueden perante con nuevos puntos de partida teóricos. Esta renovación S:e
acercarse a su realidad inmediata, pasada y actual, y comprenderla. relaciona con el debate a los paradigmas dominantes, las profundas
crisis sociales que caracterizaron estas décadas y las propuestas
Loa duarrolloi in.Uitucionalu trnnstC:)rmndorns en las ciencias sociales.
Si bien en sus inicios la histona oral estuvo centrada en las élites,
El periodista Alan Nevis acuñó oficialmente el término "historia muy pronto los historiadores orales empezaron a caminar en direccio·
oral'' en 1948, y en el mismo año fundó el primer centro de historia nes diferente~. Una de ellas fue prestarle atención a los actores soda·
oral, Columbia Oral History Office, en la Universidad de Columbia, les anónimos, aquellos pertenecientes a minorías, sectores socio·
donde se llevaron a cabo proyectos destinados a esclarecer hechos económicos desfavorecidos y enclaves étnicos, para construir a partir
políticos mediante los testimonios y relatos biográficos de las élites de sus testimonios y narraciones otras versiones de la historia, desde
políticas y económicas. Uno de sus objetivos fue la construcción de las unidades familiares y las comunidades locales, en vez de comenzar
archivos orales para posible consulta futura por parte de investigadores. por la "cúpula social" y los documentos escritos. Durante este período
La década de los cincuenta trajo un cambio tecnológico impor- fueron significativos los estudios sobre trabajadores de siderúrgicas,
tante para la investigación social: el perfeccionamiento de la graba- mineros del carbón y migrantes, entre otros. Lo que Sitton denomina
dora, que fue aprovechada por Nevis para crear documentos orales a los "breves y sencillos anales de los pobres" (1995: 13), desbordó las

86 87
expectativas de los mismoshistoriadores, quienes encontraron en las Desarrollos y perspectivas actuales
narraciones, promisorias líneas de trabajo para reconstruir apartes sus· En la actualidad, la mayoría de los historiadores orales.han tenido
tanciales de la historia de Norteamérica, relacionados con ternas corno su formación en estudios universitarios de pregrado y posgrado, den·
la esclavitud, la aparcería y el papel de los migrantes. Un caso notable tro de la cultura de. la globalización, el desarrollo tecnológico y las
lo describe Sitton (1995: 14): se trata de un aparcero negro analfabe· telecomunicaciones, y han incorporado en su trabajo nuevas alterna~
ta, informante clave en la reconstrucción de la historia del Sindicato tivas de información audiovisual como videos musicales, melodías
de Apnrceros de Alabamn, quien por sus cunlidndc.'s extrncmiinnrifiS puhlicitarins y rclntns emitidos por rndie> o televisión. Igualmente. han
<le lntbrmnntu histórico logró no sl~lo proporcionar import¡mte infor· tenido influencia de los movimientos críticos posmodemistas, de la
mación sobre el sindicato sino editar su propia vida. cultura de la imagen, de la formulación de la historia centrada en lo
Los investigadores orales de este período público, el lector y la audiencia, lo cual se ha traducido en un interés
!... )concibieron la historia como algo más que una fuente, de materiales creciente por la subjetividad como objeto de investigación de la his-
no tradicionales para los estudiosos¡ emplearon técnicas de historia toria oral.
oral para describir y habilitar a los analfabetos y a los grupos histórica· Por muy diversos caminos, la historia oral ha logrado posicionarse
mente privados de derechos. A lo largo de la década de los setenta, como estrategia de investigación, como una forma de hacer historia e
muchos compiladores de historia oral utilizaron sus investigaciones investigación social interdisciplinaria, y como perspectiva de trabajo
par~ documentar y promover la cohesión comunitaria y la diversidad docente. Se reconoce en muchos países del mundo su tradición aca-
étnica. Durante este período, la historia oral adquirió reputación y un démica, aunque su ámbito de acción ha logrado cobijar no sólo lo
creciente respaldo de base, impulsada por los esfuerzos de educadores académico sino también a actores y grupos sociales, muchos de ellos
feministas y activistas, así como por diversas campañas de elaboració~ anónimos, interesados en reconstruir su propia historia. Igualmente,
de una historia local, étnica y regional (Dunaway, 1995: 28). ha conseguido afinar sus técnicas y procedimientos de investigación,
,, En los oí\os setentn, la historia ornl se desarrollo no s('lhi en los y cndn vt~z mayores niveles de confiabilidad y representatividad.
bcados Unidos sino también en países europeos, especialmente en Los desarrollos actuales <le lu historia oral han estado marcados
~nglaterra, Francia e Italia. La experiencia inglesa, relacionada con por avances desiguales y discontinuos en diferentes países, y han sido
m.t~reses teóricos y programáticos, logró influencia más allá de sus
presentados de manera sistemática en los encuentros de laAsoc:ia·
ción Internacional de Historia Oral, y publicados en la revista Histo-
f~onte.ras nacionales y ~omplem~ntó la perspectiva pragmática de la ria y Fuente Oral, donde se hace un balance de la situación de cada
h1s~ona oral norteamencana. Su interés se centró en amplios sectores
país, y se muestran los avances en cuanto a la práctica investigativa,
sociales, y en trabajo universitario y extrauniversitario, vinculando
los métodos, los contenidos y el lugar que ocupa la historia oral en la
además sindicatos y asociaciones locales y comunitarias.
historiografía contempóránea. 1
Estas décadas estuvieron marcadas por el auge de lo que se ha
Sin embargo,
denominado 11 el movimiento de historia oral", cuya figura principal la
constituye el historiador inglés Paul Thompson. Su propósito fundamen· [... )la historia oral todavía conserva una especie de etiqueta de "segun•
tal fue, y para muchos aún lo sigue siendo, reinvindicar el valor de la da clase", menospreciada por los seguidores de una tradici6n un tanto
clásica de historicismo, como también, de algunas versiones actuales
f~~nte oral como forma de devolverle la voz a aquellos sin voz y posi·
b1htar la construcción de una historia "desde abajo", que recogiera
los p~.mtos d(l vista, valc>res y f>ercepdn1ws dé estos sect~1rt'S sndnlcs. l. ,'\~(: Lnti11lrnmc'ric:ll y d Cnrihc (Meyer, 1991); Latinoamérica (Meyeit
liste período 1:1e. corresponde con un proceso de institucionaliznción 1995; Schwnrz~teill, 1995)¡ Fn111cin (Voldmnn, 1991¡ jo\ltard, 1995); &pafia
(Botdcrlus, 1995; Vilanova, 1995); Drnsll (De Morales de Ferreira, 1995)¡ Italia
de la historia oral en los Estados Unidos, manifiesto en publicaciones (Contini, 1991; Clemente, 1995; Portelli, 1997); ex Unión Soviética (Salomoni,
esp:cializadas corno ~ntemational.foumal of Oral History y Oral History 1994); Estados Unidos'(Dunaway, 1995); Japón (Hirokawa, 1995), y Canadá
Review, y en la creación de archivos de fuentes orales. (Wallot, 1995).

88 89
dol rn•nte cuantJtivlamo y objetlvismn p1emmtt111 en 11111 cie11ci1111110ci11- fen6menus y ev~nto11 que perm,itnn, a través de In ornlldad 1 aportar
lesen general. En gran medida esto se entieh.de, porque todavía no se ha interpretaciones cualitativas de proceSos y fen6menos histórico socia·
constituido un corpus abundante y significativo de trabajo historio- les. Para lo cual, cuenta con métodos y técnicas precisas, en donde la
gráfico con base en la construcci6n y el empleo de fuentes orales, pero construcci6n de fuentes y archivos orales juega (sic) un papel impor-
también, y es el motivo más socorrido, a causa de la naturaleza de la tante. De tal manera que la historia oral, al interesarse por la oralidad,
materia prima utilizada por este tipo de historiador: la oralidad, que procura destacar y centrar su análisis en la visi6n y versi6n que se mani-
e
vertida en testimonios y tradiciones¡ relatos historias de vida; narra- fiestan desde el interior y lo más profundo de la experiencia de los
ciones, memoria, recuerdos y olvido¡ son todos ellos rubros clasificados actores sociales (1994: 143).
como elementos subjetivos de muy difícil manejo científico (Aceves
Lozano,.1994: 145). La historia oral supone la recuperación sistemática de un corpus
de información acerca de sujetos que vivieron un hecho histórico, o (1
Conceptualización de situaciones o contextos socioculturales, que el investigador preten-
de comprender desde el discurso de sus protagonistas.
L1 historia oral es una estrategia de investigaci6n social contcm- La historia oral se refiere a todo aquello que puede transmitirse por la
porántm utilizado en especial, pero no exclusivnmente, por In historin, boca y In memoria: sucesos, eventos, hechos, prácticas y saberes, fonnas
y su propósito es la comprensión de procesos y situaciones sociales a de ver el mundo y de transformarlo, nociones éticas y principios mora..
partir de' la creación y el enriquecimiento de, fuentes testimoniales. les que pueden ser recogidos mediant~ conversaciones más o menos
"La historia oral son las memorias y recuerdos de la gente viva sobre estructuradas (historia de vida y entrevistas en profundidad)¡ cohabi-
su pasado" (Sitton 1 1995: 12). Como estrategia de investigación, de- tando' entre la,poblaci6n que se investiga por períodos más o menos
sarrolla un proceso metodológico cuyas particulares características largos (observaci6n participativa), recogiendo relatos comunes, cuen..
implican crear la fuente y usarla de diversos modos. tos, mitos de diferentes 6rdenes y también revisando materiales escri..
tos de corte memorial como biografías, diarios íntimos, corresponden-
Su especificidad radica en que nos proporciona la historia individual cia, documentos de negocios y todo ese conjunto hetereogéneo que Fals
del sujeto, del grupo u organizaci6n social, las apreciaciones personales Borda llama "los archivos de baúl" (Uribe, 1997: 120).
sobre los hechos que han vivido, en definitiva nos ofrece su vida vivida.
Su peculiaridad es la de ser una fuente que se inscribe en el ámbito más La historia oral no se circunscribe a los procedimientos enla utili-
, general de lo que se ha dado en llamar testimonio (Ruiz-Funes, 1990: zación de determinadas técnicas, o en la creación de las fuentes y en
,171). la construcción de ~rchivos. Estos aspectos, aunque forman parte de
{'' ella, no la agotan. Su propósito es comprender, desde la perspectiva
La historia oral no se ocupa de individuos solamente, también son cualitativa, procesos y situaciones de carácter individual o social, en
objeto de indagación comunidades de diversa, <ndolc, grnmios, orga· niveles grupales locales y regionales. De esta forma, la creación de la
nizaciones, localidades, grupos de individuos que pertenecen a cate· fuente oral, junto con su contextualización histórico-social y su aná ..
gorfas sociales concretas y comparten características étnicas, raciales, lisis e interpretación a la luz de formulaciones teóricas y del uso de
sociales, políticas o de otro tipo; ellos quedan al margen, sus vidas no otras fuentes~técnicas y estrategias de investigación, constituyen dos
figuran en las fuentes escritas, y el silencio recubre sus actividades y momentos inseparables de la historia oral.
formas de pensar y ser.
Aceves lozano presenta una conceptualización de la historia oral
que recoge sus elementos teóricos y metodológicos y sus implicado· Orientaciones teóricas y metodológicas
nes. Para él, la historia oral es La historia oral aborda la experiencia humana concreta yel acon..
(... )un espacio de contacto e influencia interdisciplinaria, que al surgir tecer sociohist6rico desde la subjetividad, y centra su análisis en la
en el seno de la historia social contemporánea, selecciona nuevos suje- visión que expresan los actores sociales desde adentro, como sujetos
tos sociales, en escalas y niveles locales y regionales, con atención a los que aportan a la comprensión de la situación o del proceso objeto de

00 91
~.~
estudio. La creación de la fuente oral requiere la coparticipación de , -~-- (G-his-t:~ri~-~~~fy-l;hÍst~;-d;~J;P.enen en .com(ln ~iertas_con'.'.~
los informantes, considerados como sujetos activos de la investigación. sidcraciüncs teóricas··(comcrla-subjetiviOad, yJa visióp desde los mis·,s
Al igual que la subjetividad, la memoria es un concepto que im- mos sujetos sociales);· y- desarrollan métodos y técmcasde ·re<;ole<;: ~
pregna y define la identidad de la historia oral como estrategia de ci6n, registro'·· sistetl}~_tizaéión y an~lísis de.infonü.ácí6ajxüii-sim~~
investigación. Las diferencias entre ambas están en que mientras ~!_de Vl~
privilegia a unsuj~tP p!.\rticulª-r,Ja.h!s,.tgriªgrnLtr_a.J:?ªÜLCQU.colec..ñYl· ~
La fuente primordial de In historia ornl e11 el individuo y el testimonio ¿~a~lcs. En riquélla, importa la trayectorias.Ja eJe:perj.enfi.a.de.vid~,de a
qu.o 6ato pro¡,orclonl\ c:_n 11u dohle cupncic.lnd de person111idnd ímicu y u.1~ sujeto y 1:0 el <Jc~arrollo .de un t~ma o pro~lem~_demy~~t1gact6J.1, .~
11u¡eto hi11t6rico ( ... ). Con lo ayuda de la memorin los in~l.ivi<luos son que sí constituye ob1eto de mdagac16n de la h1stona oral..Sm embar· \j
capaces no s6lo de evocar su pasado, sino también de definirse a sí
gcr;-la historia orai-t>uede incluir la realización de historias de vida
mismos Y.d~ desa?"ollar, comunica~, co~prender, intervenir, registrar y
reproducir ideas, imágenes y expenenc1as; en otras palabras, de partici-
como una de sus estrategias de recolección de información.
par en el proceso social (Bouuouvi, 1994: 39-40).
Proceso metodológico
Una de las características básicas de la historia oral es la partici-
paci6!1 personal del investigador en el ambiente y con los actores que La.historia oral requiere un amplio y complejo proceso de investiga-
estudia, en una forma no activa y de no interferencia, lo cual marca ción en el que es posible diferenciar dos momentos relacionados entre
diferencias con modalidades de investigación participativa, como la sí y que pueden desarrollarse en forma simultánea. Estos dos momentos
investiga~ión acción y la investigación milítante, que le exigen su son: la construcción y el tratamiento de la fuente para su archivo y pos·
compromiso en la transformación de la realidad que analiza. El inves- terior utilización; y el análisis, la contextualización y la comunicación o
tigador q~e trabaja con la estrategia de la historia oral participa de difusión de los resultados del estudio, lo cual incluye la memoria
~anera discreta en el contexto donde desarrolla su estudio, para ana. metodológica sobre el proceso de constitución de las fuentes orales (véase
lmirlo, registrarlo y dcscrihirlo ~n los términos de quienes estt\n den· "' In síntesis de este proceso en la figura 3.1). Estos dos momentos exigen
tro <lcl mismo, y lleva a cabo su trabajo de campo en el mundo renl y ~ del investigador la realización de los siguientes procesos y actividades:
en la vida cotidiana de sus informantes. · ~ .,..... fto•• .. '/_......,.
.. ~mo ya se ~jo, la. his~oria .oral combina diferentes estrategias y \~r
~
• Oetndén de ccnteido ti.añc:o
• Ceno*'UCdlin del Clbj*>
triodahdades de mvesn. gac.tón como la obse·rv··. .ª.c.ión p.a.rti.·c···ipa..n. t.e. la · .·.
etnometodología, ·los gru~os de discusió~ vria historia Ee__yi~l<i2.la ~1
• A1n de 1cercamlfrto
•Alnde-'ydeMllCcllnde
lrl<»'IMdén . .
etnometodología --entendida como la soc1ologíáaet senaacn:omún- '\ • F'lln de recdecdlin de 'Wannoódrt'
• Blboradén de lr<*\.mll1ol de
comparte con la historia oral su interés por el trabajo con actores so-
ciales comunes y por el análisis de las racionalidades presentes en
ellos. lgual~ente, comparten algunos de sus principios teóricos y
metodológicos, como el principio de reflexibidad y el análisis -1=~1
conversacional.2
Los grupos de discusión, como estrategia colectiva de producción
y análisis del discurso proveniente de un grupo de actores sociales,
pueden aportarle a la historia oral información valiosa y una perspec ..
tiw 1m:H'oool6gicn y rellexivu parn comprender In renlidnd y los neto•
res con los que se trabaja.
e::> ~y •dlvldldH
2. Véase en este mismo texto el cap(tulo "Etnometodología: vida cotidiana
y sentido com(mn.
Figura3.l Proceso metodológico de la historia oral

92 93
Eldileño social, estrato socioeconómico, opciónp~lítica, credo religioso, ubica-
ción geográfica, etc.) estén representadas de manera proporcional en
Se entiende como un proceso que comparte las características de \) los informantes o en los casos seleccionados. Con este tipo de muestreo
flexibilidad y "emergencia" de los diseños cuafüativos. El diseño in 1 ~~ se tiene la ventaja de lograr una representatividad muy cercana a los

~~~~~~¡:::~~N~~~~~~if~~·~~~~~=~i~~1~~ ~
parámetros de la investigación social clásica. Sin embargo, su
aplicabilidad en proyectos de historia oral es limitada por sus costos,
ejcs-temáticon¡u~ se-vati .~J~a~~lª!~_§c:__Q_CJ4P,ª, igualmentet.<le.los ('l pues es necesario contar con un elevado número de informantes, de
· planes·dlrn~~m1eñfoalos escenanos e informantes; del muestreo y investigadores y de recursos técnicos.
ta-selección-de·informancesclaves, y·de·1~~C:6let;:~\6ii~Lii.il.~fro"~"fa Método de la bola de nieve: a partir de un informante se recurre a
·stsretmittzaetl$ñYelañáHsfs-ae·faTnTonñaci6n. . - otros remitidos por él, quienes, a su vez, remiten a otros más, hasta
-COnun p1añélerécolecCí6ñ"<:Ieirif6nnacTón, el investigador podrá que ocurra el proceso de saturación {cuando ya los informantes no
definir las estrategias más adecuadas de acuerdo con las personas están aportando nada nuevo). Sus ventajas son su apertura y flexibili-
involucradas en el proyecto, el grado de familiaridad que posee con la dad, y su limitación se relaciona con el universo estudiado y la infor-
rnnlidnd que annlizn, su disptmibilidnd de tk'mpo y In de lns informnn· mación obtenida.
tes, y las condiciones del contexto en el cual se va a llevar a cabo el Trabajo con grupos reducidos de un grupo más amplio o una comuni-
proyecto. El plan de recolección es referencial y no prescriptivo, y dad: en este caso, la capacidad de generalización del estudio queda
opera como guía que facilita la ubicación del investigador en las dife 1
circunscrita a este universo.
rentes situaciones de la realidad explorada, al tiernpo que le permite Muestra estratificada de carácter amplio: en la fase preliminar, este
un acercamiento a lo que se quiere saber o comprender. Es flexible, en muestreo permite hacer sondeos, ubicar informantes claves, definir
la medida en que se va ajustando según los avances en el proceso de formas de acceso y técnicas de· recolección, obtener una información
comprensión; es emergente y cambiante, en función de los hallazgos. básica sobre el grupo, la comunidad o localidad y focalizar sobre los
Una característica del proceso de recolección de información es la no asuntos e informantes que interesan a la investigación.
· homogeneización, no hacer preelaboraciones, sin haber tenido con 1
En la fase de diseño es fundamental la elección del personaje o los
tacto con las personas fuentes de los datos.De esta manera, el inves# personajes claves, los cuales han de ser interlocutores social y
tigador realiza la búsqueda de informantes, de fuentes, e incluso de culturalmente competentes, que conozcan la realidad objeto de estu 1

aspectos del objeto de estudio, siguiendo el curso de su pensamiento y dio, hagan parte de ella y estén dispuestos a compartir sus experien-
el al' ~us interlocutores, y teniendo como referente permanente el cias y vivencias. La elección de estos informantes potenciales puede
contexto histórico en que se mueve. hacerse inicialmet1te mediante una relación o lista elaborada con base
El phm de muestreo y h1 s<.ilección de los participantes se rigen por en acercamientos previos, listados de afiliados a organizaciones, en-
los criterios de pertinencia -identificación y logro del concurso de los trevistas a terceros y revisión documental. Es conveniente tener en
participantes para aportar la información que se requiere- y de ade 1
cuenta sus condiciones físicas y mentales, de manera que se faciliten
cuación -contar con datos suficientes y disponibles-. La muestra, o las entrevistas y exista control sobre lo que se diga; además, porque se
selección de casos, responde a criterios cuantitativos y puede hacerse espera de ellos que recuerden lo más significativo de los hechos o el
mediante algunos métodos que expondremos a continuación. Estas período que se estudia.
formas de muestreo pueden combinarse en el transcurso del proyecto 1 fulguera (1994: 30) caracteriza al buen informante como
de historia oral y obtenerse con ellas una información completa y re 1
\ (... l aquel que posee las mejores cualidades para ser entrevistado: buena
presenta tiva. predisposici6n para enfrentarse al magnet6fono y relatar los hechos
Muestreo mediante cuotas: con él se pretende que todas las posibles vividos, cnpacidad para reflexionar sobre la propio experiencia, una
"-variables significativas para el proyecto de investigación (sexo, edad, cierta habilidad para entender la dimensión social de los propios re•
profesiones u oficios, grados de educación, papel en la organización 1 cuerdos y situarlos en un determinado contexto histórico, político y
1
;~1~ i 95
1
social, capacidad para percibir matices y detalles y reproducirlos, pre-
disposición para expresarse con claridad y orden, y, en suma, poseer el
1
interés, el placer por recuperar los recuerdos.
Este informante clave "ideal" no necesariamente requiere altos
niveles de escolaridad-hallamos excelentes informantes iletrados- y
1
no siempre se les encuentra que sean "listos"; muchos de ellos desnrro·
llnn 11u11 hnbllidadea y cnpacitlndes en el proct!so mismo de investign·
ción. Dentro de esta egcogencia deben incluirse aquellos que posean
información específica sobre el objeto que se investiga (porque vivie·
ron el suceso o los hechos paralelos a él, o porque lo han estudiado), y Contextuar la informaci6n . . . . .,
los que, de cierta forma, representen arquetipos del momento históri·
co social que contextualiza el hecho que se pretende reconstruir. La información hay qw.l~bicarla históric.a,) socialmen~e. por ~e ..
Si, por ejemplo, se quisiera estudiar el papel social que cumplió la dio de la revisión documental! archivos,óutas, libros de via1es Y dia-
Iglesia católica en el municipio de El Pefl.ol, durante el proceso de rios, y estudios o investigaciones anteriores.
negociación con las Empresas Públicas de Medellfn por la inundación
de la cabecera urbana y la mayor parte de las tierras fértiles para la Registro de la informad6n
construcción de la Central Hidroeléctrica Peñol-Guatapé, sería ne· , La información recolectada y generada en el proyecto se registra
cesarlo contar con informantes como el párroco de la época y los sa· de manera permanente y sistemática. En la investigación cu~Jitativa,:
cerdotes que lo acompañaban, los miembros del concejo municipal y y en particular en la historia oral, los resultados o hallazgos surgen
de Jos partidos políticos, comercinntes, habitantes del comlin, y ngen· de los datos, el hwestit...1lldor "f,.rcnern,. el dato, lo c17a; es •. por ta':'to,
tm1 de J!mprcnlM Pl'1hllens de Mcdoll<n. Estnl' inli11·11H11Hc's l'l'Pl'l'~t'l\ln· imprescindible respaldar esto~ hallazgos c?n un re~stro s1stemá~co, ,
rían los "estamentos.. presentes en el conflicto y la negociación y, por riguroso, cuidadoso y comumcable de la mform~c1~n generada.que"-{
supuesto, diferentes visiones, intereses, responsabilidades, opiniones y sustente el análisis. Entre las técnicas y los proced1m1entos de ~ID~tro ~
"p9deres" involucrados. . . están la graba~ión y tra].dripción.!l~-~1.éYi.sta.s¡u.a elab0raci6n de.~
J ... La revisión de fuentes va acompañada de rastreo, clasificación y
fich~s__<!,ej~<m!~ñi~'?.; fáre ª.~ci~1.1 . ~~ _IJl~~~~nalític:~~..no~de \
selección de documentos que contengan información sustancial para -campo; la clas1fi.1cac16n de 1~1-n~~~~!c1on;p~!.~fil\l.átic:;ªl!•.&l~lº.~-y.1~S.
el proyecto. La base documental debe ser lo más amplia posible en ypeñódósfü~~on~,!_ge·as~~~4,g_~nfo~ obJ~tivQ~d .1ª elabo.@c1ón de
términos de períodos históricos y de temas relevantes de interés para -cuadros-díagramas yflujogra~.l!.~J:3.n1stona oral nene como fuente
el investigador,· e incluir todo tipo de documentos (libros, revistas, --fundafü~ritafeftestiiñonio-Clirecto de una experiencia o de un hec~o
periódicos, material gráfico, censos, estadísticas, fotografías, monu·
mentos y boletines, entre otros).
1 vivido por el(los) actor(es) social(es), que se recon~t~uye. po.r medio
de la entrevista o la historia de vida. Por ello es cond1c1ón md1spensa-
En el diseño también hay que tener en cuenta la elaboración de ble conservar fielmente el testimonio, y para lograrlo el método más
instrumentos de recolección de información (guías de observación, adecuado es su grabación y transcripción. Ésta no sólo debe re~uperar
de entrevistas y de talleres o actividades grupales), que se van ajus· las palabras del informante, sino también dar ~uenta del cltma, el
tando de acuerdo con los desnrrollos del pro)l('<'to. sentido y el espíritu del discurso hablado. m~1.ante el uso de pun..
tuación, pausas, silencios, se1'\ules. La transc~1pc1ón no sól~ recupera
1-1' Entrada el relato sino que incluye observaciones de tipo metodológico Y de la
1ª_~mrada-ª. lo~~9!.~ª1~1o.s..e.s.c~nario.s_dande-lt.iveA..su
relación entrevistador-entrevistado; debe hacerse completa Y ei: el
vida cotidiana, yla realizac.~ón del trabajo de camp9_~.!!..dichos e~~ lenguaje del informante. La copia debe guardarse, porque es poStble

96
que se utilice posteriormente. En una copia de la transcripción, el pletar información, veritkar <latos o precisar aspectos no muy claros
investigador realiza el trabajo de limpieza y compaginación (por temá, en la grabación.
ticas, ciclos de vida, o períodos históricos) del relato. La limpieza con, Transcripción final: la versión definitiva se realiza a partir de crite ..
siste en omitir en el relato, a partir de consideraciones éticas, nom, ríos previamente establecidos en función del tipo de proyecto y de sus
bres y lugares que puedan comprometer al informante, al investigador objetivos.
o a terceros, y reemplazarlos por seudónimos o códigos. La compagina,
ci6n implica riesgos de simplificación del discurso pero, al mismo tiem- Ordenación: el texto podrá ser ordenado según criterios temáticos,
po, evita incluir repeticiones innecesarias. La eliminación de frases cronológicos o de ciclos de vida de personajes u organizaciones. En el
superpuestas, de aparentes contradicciones e incoherencias o de pun, primer caso, se requiere un análisis de contenido, para el cual se uti·
tos suspensivos puede quitarle fuerza y coherencia al discurso y des- !izan como criterios hechos que se consideren esenciales y categorías
pojarlo de sus significados centrales. de análisis. La ordenación cronológica o por ciclos de vida, que ubica
¿Cómo hacer la limpieza y la compaginación? La respuesta a esta momentos cruciales de la vida del informante, el grupo o la organiza-
pregunta pasa por la consideraci6n del sentido de la investigación ción, es habitual en estudios de corte biográfico o autobiográfico.
quo 110 lll'vn n cnlm. SI es un estudio de tipo lingfüstico, lns rcpc~tidn• Edición: la presentación final del texto comprende el diligen•
nes, los usos gramaticales y los códigos linguísticos pueden ser impor- ciamiento <le una ficha técnica que incluye los datos sobre el proyecto
tantes; si el objetivo prioritario es obtener información sobre hechos o (nombre y objetivos); nombre del informante; lugar y fecha de la en•
personajes históricos concretos, entonces la transcripción puede trevista; número de cintas grabadas y 'temas tratados en cada una;
simplificarse conservando información básica para el estudio, obvian- tipo de transcripción (completa o parcial) y comentarios u observa-
do el discurso de los silencios, las risas, las exclamaciones y las repeti.- ciones del transcriptor, e inclusión de materiales complementarios como
ciones. Es también necesario tener en cuenta el tiempo y los recursos fotografías, memos, cartas, manuscritos o documentos personales.
que requiere la transcripción completa y su posterior manejo. La trans-
cripción abreviada sintetiza el contenido; con la ayuda de la ficha de Contrastaeión y confinnación ·
contenido se trasladan textualmente frases, conceptos o testimonios La información obtenida mediante fuentes orales debe ser con'
que se consideren relevantes para el estudio. Si se opta por esta alter- trastada y confirmada con otras fuentes documentales escritas o gráfi·
nativa, es conveniente conservar la grabación completa y mantener cas a las que se tenga acceso, como archivos, censos, monografías,
un ):Optrol sobre la información que se transcribe, de acuerdo con los informes de otros estudios, boletines, monumentos, entre otras.
objetivos del trabajo. Este proceso puede ser bastante dispendioso y
costoso, y requerir personal capacitado en esta tarea y con la informa- Tmtcuniento y archivo de las fuentes orales
ción necesaria subre el proyecto, elementos que debeí1 ser tenidos en
cuenta a la hora del diseño del estudio y el cálculo de costos. La Con la grabación y transcripción de las entrevistas se inicia el
transcripción comprende, según Folguera (1994: 64-65), varios mo- proceso de tratamiento e interpretación de las fuentes orales, para su
mentos, veamos: utilización en el proyecto de investigación y para futuras investigado·
nes. Esta etapa del estudio incluye decisiones sobre cómo almacenar y
Transcripción inicial: se mantiene el discurso escrito tal y como se archivar el material recogido, con los cuidados técnicos y éticos del
presenta en la grabación, la cual se transcribe íntegramente, inclu, caso. Se recomienda, lógicamente, hacerse a cintas de buena cali-
yendo contracciones, repeticiones y errores de pronunciación o gra- dad, y guardarlas en un lugar libre de contaminación, humedad o
maticales. calor que puedan deteriorarlas; es mejor utilizar una doble grabación
Relectura y correc¡;ipn: la relectura de la versión escrita deberá ha- en cintas de bobina estándar o de larga duración, para guardar en el
cerse á partirde"una nueva audición de la cinta grabada. La versión archivo la versión original, y que el investigador trabaje con lasco•
. revisada podrá mostrar la necesidad de volver al informante para com, pias; las cintas deben etiquetarse con nombres de elementos de la

S6 9'}
información -informantes, períodos, temas- para facilitar su identifi- vistador, antes y después del momento de la entrevista. Es decir, la
cación y clasificación. entrevista se examina como un acto comunicativo, donde interesa no
El trabajo de clasificación y archivo, adeinás de posibilitar la con· sólo su contenido sino el contexto en el cual se desarrolla.•
sulta rápida del material, permite volver a las fuentes para, en algún Al enfrentar el proceso de análisis e interpretación, el historiador
momento, darles una nueva interpretación y fundamentar los hallaz- oral acude a técnicas como la elaboración de matrices de experiencia
gos. "Sinfuente catalogada y consultable, no hay historia, ni cons• individual (para el caso de historias de vida o relatos de informantes
trucci6nt 1~i relato .., dice Voldman (1992: 17 J). claves o protagonistas), y de matrices generales que presenten y rela·
cionen los contenidos temáticos básicos de todos los informantes y
Categorkaci6n, análisis e interpretaci6n de la informaci6n permitan ubicar diferencias y similitudes e, igualmente, la identifica·
La categorización se realiza de acuerdo con los temas centrales ción de núcleos centrales de información, de temas o de categorías
que el estudio aborde y con las relaciones que el investigador esta· emergentes.
blezca entre ellos. La elaboración de mapas conceptuales o desiste· El análisis tambien tiene en cuenta datos provenientes de otras
mas de categorías puede ser de ayuda importante en este proceso. fuentes, los cuales se triangulan y confrontan, y sirven como elemen~
Categorizar implica hacer visible o validar la apuesta teórica construi· tos para verificar y convalidar las fuentes orales construidas por el
da por el investigador en el proyecto de historia oral. investigador.
En esta estrategia, el proceso de análisis e interpretación es un
asunto crucial, estrechamente vinculado con la fundamentación con- Comunicación de resultados
ceptual, los objetivos planteados, el método y las técnicas y los instru· .
mentos empleados. El análisis es, entonces, una labor continua y sis- La publicación de los resultados puede asumir la forma de libro,
tcmdticn, Y no unn upc;,rncMn t\lslndn qut~ se lfosnrrolln ni flnnl del revista, artículo de periódico, audiovisual, video o cartillla, depen-
pr~ceso. Desde ~l.disei'\o del estudio se perfilan los métodos y procedi- diendo del tipo de proyecto y del público al que vaya dirigido. En
mientos de anáhs1s que serán ajustados de acuerdo con los desarrollos algunas ocasiones, es necesario hacer dos informes: uno, académico,
de la investigación, lo que requ~ere ciertas dosis de creatividad flexi· donde se exige mayor rigor o énfasis en lo metodológico y lo teórico, y
~ilidad y adaptabilidad. ' que puede presentarse bajo la forma de libro; y otro donde se reSáltan
El i1_1vestigador que acu~e a la estrategia de historia oral no puede los relatos y los hallazgos, y que va dirigido a los participantes directos
renunciar a su papel de analista, ya que su compromiso profesional lo de la investigación.
lleva más allá de un rol técnico como creador de fuentes orales. Su , Los textos de Orlando Fals Borda combinan, mediante la utiliza-
trabajo incluye la interpretación analítica, la contextualización ción de dos canales comunicativos, el informe de corte académico
sociohistórica yla explicación teórica de su objeto de estudio. con relatos, anécdotas, fotografías o mapas que contextualizan e ilus-
Para llevar a cabo el análisis, el historiador oral acude a los méto- tran los resultados de los estudios. El estilo literario de Alfredo Molano .
dos de la investigación social cualitativa, especialmente al método de 1 se ha constituido en una forma de lograr que los hallazgos de la inves-
la comparación constante entre los datos que emergen de las entre· tigación sociológica lleguen a públicos amplios. 5
vistas Y las categorías que se construyen o validan, 3 y al análisis de
contenido. El análisis del discurs<.) incorporn d examen dd contexto 4. Véanse los c11pftulos 4, "Invesrignci6n documental. Una estrategia no
?"el examen del te~tu, para el tratnmiento de lo que dijo y no dijo el renctlva de inve11tignci6n 11oci11l", y7, "Grupo de discusión. Una estrategia de
mformante, y también de lo actuado, dicho y no dicho por el entre .. investigación interactiva grupal".
5. En la bibliografía se pueden encontrnr algunas de las publicaciones de
Orlando Fals Borda y Alfredo Molano que ilustran formas "alternativas" de pre·
3. Véase el capítulo 6, "Teoría fundada: arte o ciencia". sentar los resultados de la investigación. · · ·

100 101
Valor de la fwmte oral: confiabilidad y "aJidet Construcción de una etiidencia documental oral 'Y escrita: el rescate de
la información, prácticamente de la n~da (construir la fuente), con el
La validez de la estrategia de historia oral y de sus fuentes ha sido fin de ponerla a disposición para su consulta, y la confirmación de los
puesta en duda en reiteradas ocasiones y por diversos investigadores. datos requieren un proceso de tratamiento de la fuente oral. La infor..
Ha existido la convicción de que las fuentes escritas poseen un alto mación se transcribe, ordena, clasifica, cataloga y archiva y, así, res ..
grado de objetividad, lo que las hace más fiables que las fuentes ora· petando las restricciones éticas y legales, puede estar disponible para
les, que dependen de la memoria y de la subjetividad. Por tanto, des· terceros.
de esta perspectiva, el espacio que tradicionalmente les ha sido asig· Corwcimiento en profundidad del acervo de información oral produci.. ·
nado a las fuentes orales es el de ser auxiliares de la fuente escrita, y da: es necesario un examen profundo de la fuente oral desde la pers·
su papel se ha circunscrito a testimoniar, ilustrar o hacer referencia a pectiva de su contenido y de su proceso de construcción., Examinar,
situaciones o problemáticas. Sin embargo, historiadores orales han categorizar, descomponer, reconstruir y relacionar la fuente oral son
demostrado que estas fuentes, tratadas de manera crítica y apropiada, procedimientos que permiten identificar sus limitaciones y posibilida·
pueden dar información tan fiable como la de otras fuentes. Portelli des y relativizar su uso, con el fin de fundamentar los hallazgos de la
(1997: 124) expuao que investigación.
(... ] las fuentes orales tienen una forma "diferente" de confiabilidad, Utilización de fuentes múltiples, convergentes e independientes: que
que es precisamente su subjetividad. Incluyendo el error, la imagina· puedan triangularse y contrastarse. "La reconstrucción a partir de las
ción, el deseo, las fuentes orales no simplemente revelan la historia de fuentes orales puede muy bien poseer un grado bajo de fiabilidad,· si
lo que pas6, sino también la historia de lo que significa; el significado no se cuenta con fuentes independientes para contrastar"(Vansina,
(como se revela por la forma narrativa y lingüística), más que el "he· citado por Prins, 1993: 146). Esto indica que no es posible hacer histo•
cho", es lo que distingue la historia oral, y la. convierte en herramienta ria oral basada sólo en la utilización de fuentes orales. La historia oral
necesaria para la historia de la subjetividad.· acude, además, a la revisión de archivos y a otras fuentes orales y
Por otra parte, se plantea que en la construcción de sus fuentes documentales (escritas, monumentales, audiovisuales) que se con..
intervienen dos subjetividades: la del investigador y la de los infor· frontan unas con otras y revelan su carácter específico y diferente.
mantes. Triangulación 'Y contrastación de técnicas: si bien la entrevista es la
'1 ri Las fuentes orales son, ante todo, fuentes vivas, actuantes, que consti·
tuyen una metl'ii compleja de producción de sentido, que se expresan
técnica privilegiada por el investigador que emplea la historia Qral,
esta estrategia cuenta con una caja de herramientas a la cual puede
modiante IA vivcmchi, lll evoc:ncl6n, los recu1mlo11, In ml'morilt, In nnrrn• recurrir para complementar y contrastar, y que puede incluir la obser-
c16n oral, entre otrns. La caracterí11tlca sobre1u•licmte de estn evidencia vación participante, la revisión documental, y un sinnómero de técni•
es su dimensión humana, que transmite una versión y una visión de la cas grupales como talleres, grupos de discusión, foros, reuniones, etc.
experiencia personal desde una situación y un medio social en el tiem· Otros infonnantes: se recurre a otros informantes que representen
po .presente. Las fuentes vivas no son resurrecciones de experiencias
variables o estratos objeto de estudio, o a informantes claves y prota•
reales sino, más bien, reconstrucciones históricas de lo vivido. Por la
gonistas cúyas historias y relatos dan cuenta del grupo o la organiza,
dimensi6n específicamente humana de las fuentes vivas, no interesa
tanto develar lo falso y lo oculto como reconocer lo no explícito, en
ción a que pertenecen.
'tanto que nos ayuda más a comprenderlas y conocerlas que a
Mediante la combinación de diferentes fuentes, técnicas e infor,
descalificarlas (Aceves Lozano, 1998: 226). manteses posible conocer diversas facetas dela realidad, ya que ésta·
es analizada desde múltiples perspectivas, racionalidades, visiones y
A continuación se exponen algunos procesos sistemáticos y rigu- opciones técnicas. De esta manera se logra un margen más amplio de
rosos en su generación, tratamiento y utilización, para lograr la valí· interpretación que se corresponde tanto con la dinámica como con la
dez que las fuentes orales requieren: complejidad de los asuntos sociales. Prins anota:

102 103

"'"'".""""~""'~-,...,,
l
La fuerza de la historia oral es la de cualquier otra historia que tenga una
seriedad metodológica. Esta fuerza procede de la diversidad de fuentes
consultadas y de la inteligencia con que se han utilizado. No se trata de
una obligación a exigir únicamente a los historiadores orales, conside•
rados como personas que practican un arte menor. Ya se ha señalado
l testimonios de personas que vivieron un determinado suceso ocurrido
años atrás. En cambio, por lo general se acepta la credibilidad de los
hechos históricos como monopolio de las fuentes escritas, y seles irn•
prime una magia y un poder de explicación que en ocasiones no se
ajustan a la realidad. Si bien es cierto que los recuerdos se erosionan1
anteriormente que la evoluci6n actual hacia una cultura más alió de la
¡n1lnbrn t11Crltn 1 nuev11y1tl<>bnl 1 con 1011 rec11n1011 lllectn'inico11 de tipo
1 sufren omisiones e incluso distorsiones, es también cierto que la me,
orol y visual de, que dispone, deshace la autoestima profesional Je la moria Individual almacena y reconoce con mayor fiabilidad los re·
historiografía tradicional, obsesionada por la documentación escrita. cuerdos de la infancia, la adolescencia y la madurez, mientras que los
Todos los historiadores nos encontramos ante este nuevo desafío ( 1993: hechos más recientes son olvidados con mayor facilidad, de forma
172). consciente o inconsciente.
Estudios sobre sus diferentes tipos tienden a coincidir en que la memo•
Ventajas y limitaciones ria a largo plazo, especialmente en individuos que han entrado en la
fase llamada por los sic6logos de "revisi6n de vida" puede ser increíble-
La historia oral se ha ido conformando como estrategia pluridis, mente precisa. Las personas adquieren un "depósito de informaci6n"
ciplinaria, inacabada y abierta, de investigación social. Sus fronteras que rellenan con las relaciones personales. Se halla circunscrito por el
y coordenadas, y los umbrales que la diferencian de otras estrategias, contexto social, forma obviamente la identidad personal y posee una
están en constante movimiento. Como construcción interdisciplinaria, notable estabilidad. Según observa David Lowenthal, esto es especial,
sus desarrollos y limitaciones están en función no sólo de los a vanees mente cierto en los recuerdos intensos e involuntarios de la niñez,
de las disciplinas y los saberes que la nutren, sino también de la mul, cuando vemos y recordamos lo que tenemos delante de nuestros ojos, y
tiplicidad de temas y prohlenrns de que se ocllpn, los nctnres socinlt!s no, como en el caso de los adultos, lo que esperamos ver. La revisión de
con lq11 que interactüu y lus fuentes que produce. vidn e11 un producto tenninal de toda una vida de recuerdos (Prins,
1993: 170).
A pesar de sus avances teóricos, metodológicos y técnicos y <lel
movimiento académico interdisciplinario que ha logrado generar (ma- Otro asunto crítico que recoge Prins (1993: 169} se relaciona con
¡iifestado en encuentros internacionales permanentes y sistemáticos, la influencia inconsciente de lo escrito en las culturas de tipo mixto,
en publicaciones y centros especializados), la historia oral sigue pola· donde se puede producir la reinserción interpretativa de una opinión
rizando a detractores y seguidores. El debate se centra en aspectos escrita en el testimonio oral de una persona analfabeta. Existe, ade-
como la naturaleza de su materia prima, la credibilidad de sus fuentes más, un segundo aspecto de esta influencia que se encuentra cuando
y la influencia en la fuente oral de documentos escritos. el predominio de lo escrito er?siona y, finalmente, borra las formas
El relato, la narración, el recuerdo y el.olvido, naturaleza de su orales de recuerdo. Sin embargo, como este mismo autor lo anota, una
materia prima, son clasificados como elementos subjetivos de difícil técnica puede, con" un poco de cuidado, prever fácilmente estos pro-
manejo científico. Este asunto remite a la subjetividad versus la objetivi, blemas. El recuerdo general de la vida de un informante, estructura-
dad, y al debate sobre los parámetros de cientificidad de los dos enfo- do por lo que él mismo considera de importancia, constituye quizás el
ques básicos de investigación social. Como se ha anotado anterior, tipo de documentación más pura que podamos encontrar.
mente, el relato oral envuelve dos suhjetividndes: In del informante y Uno de sus desattos actuales está en el amplio y creativo campo de
la tlt'l tHUNVilltcu.lor. mhwm1tl¡,:1uJor S(l lnvolucrn en la erm1d1ín de In la tt•cnologín. La historia ornl sigue siendo una propuesta renovadora
fuente y toma posición, pero como presupuesto de la historia oral asu, de investigación social interdisciplinaria, y reclama que el investiga-
me la subjetividad, y reconstruye el relato desde ésta y el informante. dor vincule a su trabajo los aportes de las innovaciones tecnológicas
A la historia oral se la critica por la credibilidad de sus fuentes, que ayuden a potenciar la memoria humana y permitan un registro
porque éstas se basan en la memoria y se confía en la veracidad de los fiel de la información, tales como sistemas de grabación de sonido e

104 105
imágenes, construcción de redes, bancos de datos computarizados, Un principio ético fundamental hace reforencia al consentimien..
intercambio de información vía intemet, entre otros. El uso de estas to informado, sobre el cual la Asociación Internacional de Historia
tecnologías constituye un instrumento valioso de trabajo, pero no po· Oral establece que
drá reemplazarla labor de análisis y reflexión que compete al investí·
gador. (... J las preferencias de las personas entrevistadas y cualquier acuerdo
previo deben regir la conducta del proceso de historia oral, y estas pre•
Un segundo desafío, quizá más importante que el anterior, es la
ferencias y acuerdos deben documentarse cuidadosamente para el re•
necesidad de una reflexión metodológica entre diversas disciplinas gistro [... ).El entrevistador respetará y protegerá el secreto de cualquier
del saber mediante la cual la historia oral continúe como punto de informaci6n que el entrevistado considere confidencial, ya sea que la
encuentro entre ellas. En este desafío, el investigador debe construir haya proporcionado formal o informalmente (Sitton y otros, 1995: 142-
adecuadamente sus fuentes, reconstruir el proceso metodológico se- 143). :
guido en el estudio y dialogar con investigadores de otras disciplinas.
Una ventaja de la historia oral es la creación de fuentes allí donde La Asociación Británica de Sociología instituye como derechos de
no existen, con sectores y arupos sodnles nntes no trabaj ndos y sobre los participantes en una investigación: ser advertidos de su derecho a
temas que no habían sido objeto de indagación. no continuar en cualquier momento y por cualquier razón que ellos
consideren válida; entender en qué medida se les garantizará el ano ..
nimato y la confidencialidad; rechazar, si lo consideran inconvenien-
Consideraciones éticas te, el uso de grabadoras o videograbadoras; autorizar a otros investiga ..
la historia oral se rige por los principios éticos generales de la dores o auditorios el uso de la información proporcionada por ellos;
investigación social y, en especial, de la investigación cualitativa, poder concertar y renegociar de manera permanente, sobretodo en
aunque con ciertas particularidades que aquí detallaremos en cuanto períodos largos de trabajo de campo, cuando las condiciones del desa~
rrollo del proyecto lleguen a variar. ·
a la forma de generar, transcribir, registrar, sistematizar, archivar y di-
fundir o publicar la información. Igualmente, de acuerdo con este código ético, les incumbe a los
miembros de la Asociación · ,
Un proyecto de historia oral requiere un proceso interactivo entre
el investigadofy el informante con cierto grado de continuidad e (... ) estar atentos a las posibles consecuencias de su trabajo. Donde sea
intimidad, que si bien para algunos informantes puede resultar enri· posible los investigadores deben anticipar y prevenir las consecuencias
qJe¿edor para otros sería perturbador, pues, podría conducirlos a re· que pueden ser dañinas para los participantes. Los investigadores' no
cordnr nsuntoa que tal vez queríon tener olvidados. JQué hacer clmn· están exentos de esta responsabilidad por el consentimiento dado por
do estos recuerdos "revividos" por el entrevistador suscitan emociones los informantes (füitish Sociologic:el Association: 4).
o reacciones i'negativas" para el informante? lHasta dónde pregun· El depósito de grabaciones de la historia oral pone al descubierto
tar? lQué preguntad iCómo preguntar de manera que no se vulneren problemas jurídicos y éticos, porque el testimonio es considerado como
los derechos del informante? ·lCómo obtener la información sin vio· parte de la persona misma o del grupo al cual pertenece, y no puede
lentar los umbrales permitidos por él? lQué cuidados es necesario te· ser utilizado sino bajo ciertas condiciones. Jurídicamente, las nonnas
ner con la información en su proceso de registro,. archivo y publica· al respecto cambian de un país a otro. En Colombia, por ejemplo, hay
ci6n? prohibición legal expresa de utilizar testimonios de menores de edad
Los códigos éticos de algunas asociaciones -como la Británica de que estén en conflicto con la lev.. penal. Debe consultarse la ley de los
Sociología (British Sociogical Association) y la de Historia Oral-y el derechos de autor para proteger tanto al informante como al investí .. ·
rescate de la experiencia en procesos de investigación pueden orien· gador, sobre todo en los casos de publicación de toda o de parte de la
car líneas de respuesta que no pretenden tener un carácter prescriptivo investigación.
sino ser una guía de acción cuyo referente, en su aplicación, son los Los cuidados éticos relacionados con el registro y el· archivo, se
contextos en los .que se realiza el estudio y sus condiciones. refieren a mantener en reserva la versión original con el fin de guar..

JO) 107
Un dominio de la historia oral sigue siendo .la memoria. Voldman
dar la confidencialidad y el anonimato de los informantes por el tiem·
po que se considere conveniente, para no vulnerar los pactos acorda· al respecto dice que
dos con ellos y sus derechos; a contar con su autorización para utilizar Pasados los primeros tiempos en que la memoria pod(a parecer sufi·
entrevistas (todas o parte de ellas), más aún para su publicación o ciente para la palabra histórica, los trabajos actuales se sitúan en la
difusión en conferencias y seminarios, o para su uso por otros investí· línea <le la corriente historiográfica de los últimos años que explora las
gadores. En la actualidad, en algunos paÍ!ieS se prt•scmtn unn disputa rclociones entre la historia y In memoria. E..<1tos estudios intentan reco•
Jurídica en tomo a los derechos del entrevistado, sobre la información ger In eslmcin dt.~I relato histórico en su diferencia con el del recuerdo Y
que proporciona y su valor potencial para 5er consultada posterior· del discurso de la memoria. Los más recientes difieren de los preceden•
mente en archivos. Investigadores y centros de investigación, como el tes en que abandonan las memorias oficiales y las memorias populares,
Qualidata de la Universidad de Essex en Inglaterra, cuentan con sis· para el conjunto de los procesos del recuerdo que alcanzan ya no a la
temas y normas para registrar y archivar el uso de los datos, lo cual memoria sino a las memorias (1991: 153·154).
incluye la autorización escrita del informante. Desde una perspectiva temática, los estudios sobre género han
Como lo anota Neugebauer (1992: 50-51), algWlos de los materia- encontrado esta estrategia investigativa aplicable en su campo a par·
les generados en la historia oral pueden tener restricciones estableci- tir del trabajo interdisciplinario. Desde la perspectiva étnica, se han
das por quien entrega la información o por el informante, por un sin· desarrollado estudios basados en recuerdos, narraciones y testimonios
número de razones, aquéllas pueden incluir el uso o la publicación de grupos y personas que han permanecido excluidos de los registros
parcial o completa de los manuscritos durante un período de tiempo históricos. Igualmente, se vienen desarrollando proyectos sobre histo•
determinado. Las implicaciones éticas y legales que se derivan de ria local y regional, historia de la clase obrera y del trabajo, historia de
estas restricciones debe discutirlas el equipo de investigación, y el la vida privada, de los sentimientos y de la familia. Esta perspectiva
logro de acuerdos en el manejo y el archivo de la información es defi· temática da cabida amplia n proyectos de investigación que se pre-
nitivo. gunten por lo vivido, por las visiones y posturas de los sujetos sociales
frente a procesos estructurales, por las mentalidades, por las maneras
Campos de aplicación de ver, sentir e interpretar las realidades concretas, por las lógicas de
pensamiento y de acción, y por el lugar que ocupa lo simbólico, lo
'" ,, Los campos de aplicación de la historia oral son amplios. Es una
alternativa analítica en la esfera de la historia social, política y cultu· cultural y lo cotidiano.
Uribe (1995: 272-275) plantea que la historia oral tiene una ex-
ral, al lado de otras estrategias de investigación. Igualmente, es una
tensa aplicación en proyectos cuyos objetivos estén orientados a la
técnica alternativa de recolección de información allí donde no exis·
acción (procesos transformadores de cambio social, prácticas de mo ..
te otra o, si la hay, es insuficiente. .
vimientos sociales o políticos, reformas institucionales, toma de deci-
Puede combinarse con técnicas cuantitativas, estadísticas y docu·
siones en gestión pública); o que conjuguen,la reflexión teórica y la
mentales, ya sea para enriquecer la frialdad de las cifras y "ponerlas a
práctica profesional; o que estén dirigidos al reconocimiento de saberes
hablar", o bien para darles bases de significado y demostración a los
no científicos (conocimiento, prácticas y modos de ver que se basan
resultados obtenidos con las técnicas orales y subjetivas.
Los estudios institucionales, especialmente relacionados con em- en el sentido común o en las tradiciones y saberes de sujetos pertene ..
presas, han encontrado en la historia oral, combinada con la investí· cientes a grupos muy definidos), o al estudio del conocimiento popu•
gocidn documental, unll cstrntegin para reconstruir su mmnoria histd· lar (procesos de cultivo, salud, enformedad o muerte, construcción
rica. Una dificultad que a menudo se presenta en estos trabajos es la de vivienda, fiestas y ceremonias, formas de solidaridad social, resolu-
poca importancia que algunas empresas conceden a la conservación ción de tensiones y conflictos). También se emplea en proyectos con
de la documentación escrita, y cuando la tienen son reservados para objetivos asociados a la microhistoria y a la historia local, por ejemplo,
confiarla a los investigadores. indagar la historia particular de agrupaciones corporativas o gremia-

100. 100
les, de un movimiento cívico o de un pequeño pueblo, donde los da- sus trabajos sobre las ciudades de Barranca.bermeja y Medellín. Igual·
tos, si es que existen, son fragmentarios, están dispersos o se hallan mente, los estudios sobre colonización y conflicto realizados por José
sólo en la memoria y en los recuerdos de los protagonistas. Jairo González Arias y Elsy Marulanda Álvarez, investigadores del
CINEP, ilustran esta perspectiva de investigación social.
Mediante convenios interinstitucionales, algunos centros de in·
Ilustraciones vestigación de universidades y entidades oficiales han venido
incursionando en estudios de localidades mediante la estrategia de
' Sin pretender ser exhaustivas, estas ilustraciones remiten al lector
historia oral y con equipos interdisciplinarios. Es el caso de la colee·
a estudios significativos en los cuales se empleó la ~strategia de histo- ción de estudios de localidades, llevados a cabo en los municipios del
ria oral. Oriente antioqueño por el INER (Instituto de Estudios Regionales de
Alex Haley rastreó la historia de un clan africano y reconstruyó la la Universidad de Antioquia) y Cornare (Corporación Autónoma
historia de una familia negra a lo largo de más de trescientos años y Regionnl Rioncgro-Nare).
dtu eot\tlnontos, mcdhmtc.' IB trndicl6n ornl ~llnrdndn por un g1fot cm "Estudia por si tu marido te sule un sinvergüenza", t.~s el infonne de
Zambia. El resultado fue publicado en el libro füúces, y llevado a un un trabajo efectuado por Elizabeth Crespo mediante el uso de la estra·
seriado de televisión con el mismo nombre. tegia de historia oral y la técnica de entrevistas, dedicado a analizar
Las obras de Óscar Lewis, Los hijos de Sánchez. Autobiografía de la cultura femenina de la clase trabajadora portorriqueña.
una f amília mexicana y Pedro Mart(nez: un campesino mexicano y su f ami- Como ya vimos, la historia oral también ha incursionado en el
lia, son una buena muestra de resultados de investigación antropológica trabajo con personas vulnerables. El estudio realizado por Joanna Bomal
obtenidos con la estrategia de historia oral. Dichas obras permiten y Jan Walmsley, las llevó a reexaminar el concepto de comunidad y a
reconstruir aspectos de la vida contemporánea de México, a partir de reflexionar en tomo a cómo emplear la historia oral con grupos margi·
historias de vida de varias generaciones de familias. nadas.
Dentro de la vertiente de la historia oral dedicada a la enseñanza En el género testimonial, el trabajo de Moema Viezzer recoge el
de la historia y de otras áreas del conocimiento es ilustrativo el libro testimonio de Domitila, una mujer de los Andes bolivianos, esposa de
The fox fire book, que registra historias de vida locales e historias de un minero, quien representó al "Comité de amas de casa del siglo
viQ.~ familiares. Esta experiencia fue realizada por estudiantes entre XXI" en la Tribuna delAño Internacional de la Mujer, congreso orga·
196S y 1972 y fue publicada inicialmente en una revista. nizado por las Naciones Unidas y llevado a cabo en México en 1975.
uc
Lo extenh obrn Orlando Fnls Bc>rdn uilueidn lns dt!Snrrollos de
la investigación cualitativa desde dos perspectivas: la investigación
acción participativa y la historia oral. Combinando estas dos perspec-
tivas, ha impulsado la memoria histórica, el género testimonial, el uso
de los archivos de baúl y las asambleas comunitarias, y ha logrado dar
empuje a estudios sobre desarrollo local y regional en Colombia. Su
colección Historia doble de la Costa es una buena muestra y resultado
de su trabajo en historia oral.
Los trabajos del sociólogo Alfredo Mola no sobre violencia política
y procesos de colonización y migración, han tenido en el testimonio y
la fuente oral su elemento básico para reconstruir el pasado y enten-
der el presente de territorios excluidos e invisib.les.
En el campo de la historia social, son importantes los textos de
Mauricio Archila sobre la historia de la clase obrera en Colombia, y

110 111
¡f

'4. Investigación documental:


una estrategiatiol!lfréactiva";:at~~ñves1tigación social

La investigaci6n documental fue una herramienta de investigaci6n


importante de los fundadores de la disciplina sociol6gica: Marx fue
1m usuario diligente de la..c: estadL~tica:s del gobiemo ':J de los in/armes
,le la Admin&strcu.16n conociclos como "Libros Atulu"; el famoso
trabajo de Durklieim "El suicidio" se bas6 en el estudio de estadísti-
cas oficiales 'Y en informes no publicaclos sobre suicidios archivaclos
por el Ministerio de Justicia; 'Y la carrera de Weber en la sociol.og(a
COTJ'le1lt6 realmente con sus estudios clel Hamburg Stock Exchange 'Y
clel "problema campesino" en la Alemania Oriental, estudios docu-
mentales que lo llevaron a conclusiones que requirieron explicacio-
nes más desde la sociología que desde la economía.
MacDonald y Tipton

Antecedentes históricos
La investigación documental no requiere que el investigador par,
tidpc dd mundo que estudia. fbr el contrario, su trabajo lo realiza
' 1desde fueru". El rnundo no reacciona ante su presct)cia mostrándose

ante él de una forma particular, ni el investigador afecta las acciones


e interacciones del grupo o situación que analiza. En este sentido, la
investigación documental, como estrategia no reactiva, poco .tiene
que preocuparse por controlar "los efectos del investigador".
La tradición de la investigación documental en la sociología se
inició con sus autores clásicos. Karl Marx, Max Weber y Emilio
Durkheim acudieron a las fuentes documentales como soporte para
su trabajo. Esta tradición ha continuado a lo largo de los años y se ha
conservado la importancia de la estrategia de investigación documental
por ser fuente privilegiada de información numérica y no numérica, y
componente invaluable en los procesos de triangulación de informa-
ción; además, es momento obligado del proceso investigativo, inde,
j pendientemente de la perspectiva que se asuma. En efecto, el desa-'
rrollo de lns propuestas de investigación social supone la revisión
cuidadosa y sistemática de estudios, informes de investigación, esta-
lfsticas, literatura y, en general, documentos con el fin de contex..
tualizarlos, y "estar al día" sobre lo que circula en el medio académico
on relación al tema que se pretende estudiar.

113
Tipos de documentqs La investigación documental hace de sus fuentes (de información
numérica y no numérica) su materia prima básica. La revisión de ar-
Los materiales documentales pueden agruparse de acuerdo con chivos y el análisis de contenido se convierten en técnicas fundamen ..
diversos criterios: tales de su trabajo, mas no exclusivas; pueden combinarse con la en•
Segl1n su intencionalidag: se clasifican en documentos escritos o trevista, el cuestionario, la observación, entre otras. De la información
comttUtdos'cori'eroo)étfVOde registrar hechos o acontecimientos so- que se adquiere a partir de los documentos, se elabora un dato para
ciales o de apoyar procesos investigativos (intencionalidad explícita); confrontar y triangular con información obtenida mediante técnicas
o documentos que si bien no fueron hechos con estos propósitos pue- diferentes, o de otros actores sociales, con el objetivo de posibilitar su
den ser usados por estudiosos e investigadores para analizar aspectos validación. ,'
de la vida social (intencionalidad implícita). ·--. Por ser la documentación la materia prima de la investigación
Según su naturaleza: se clasifican en documentos escrit~, como documental, es necesario precisar qué se entiende por ella. Para
los dóCuíñer\toito1lciaTes de las administraciones puBllC'asl'ána'les del Erlandson (1993: 99),
C••(H\W'el0 1 estadísticas oficiales, prOCCSOS juJicinles, censos de pobln• El término documentaci6n se refiere a la amplia gama de registros es•
ci6n); los documentos privados (cartas, diarios, memorias, material critos y simb6Ucos, as{ como a cualquier material y dato disponibles.
biográfico o autobiográfico en general); la prensa escrita (periódicos y Los documentos incluyen prácticamente cualquier cosa existente pre-
revistas), y los textos literarios (novelas, cuentos, poesías). Otros son via a y durante la investigaci6n: relatos hist6ricos o periodísticos, obras
los visuales (fotografías, pinturas, esculturas, obras de arquitectura, de arte, fotografías, memoranda, registros de acreditaci6n1 tt"anserip"
cerámica, orfebrería, trazos o restos físicos de· la cultura material), y ciones de televisi6n, peri6dicos, folletos, agendas y notas de reuniones,
los audiovisuales (cine, video, sonovisos, discos, cintas magnetofóni· audio o videocintas, presupuetos, estados de cuentas, apuntes de e¡¡tu..
cas, discos compactos, etc.). diantes o profesoresldiseursos. · ·
La conceptualización elaborada por MacDonald y Tipton(l993:
Conceptualización 188) amplía la anterior: ·
u. ·.
1J . Para la investigación cualitativa, la investigación documental no Los documentos son cosas que podemos leer y que se refieren a algún
aspecto del mundo social. Claramente esto incluye aquellas cosas he ..
~ i\.\ · 51!c:i:~s ~_2..~_!~j_sa de recolección. y vali.<l~~iQ!l .9.~ if!.for1'll~C:i6.~· s.~n~ / chas con la intenci6n de registrar lo social, los informes oficiales, por
~ l q~e constttuy~_\::1!1ª d~~Y!~~~rM~8!~~ 1 .!!tcµ~J cuenta COI\ ·. artl~ul~m· ·
~, dáü<urfírt)pfi!~!'~ .;T'illsot\o,.9.9(,PJ\l)'.St~t\h lll. ,.obtcm~Mn de. fu !nlorm~· ejemplo, pero tl\mbién los registros privados y personales como cartas,
diarios y fotograflas, los cuales puede que no se hayan hecho con el
ci6n;-vl ant\lfSisy 1a lnterpretactón; y como estrategia cuahtat1va, tam· prop6sito de sacarlos a la lui pública. No obstante, además del registro
\ l btém:ombiruf~~~~r~~~f~efü~'i::Cefrñufü~~i~e.é\irida[ia~). Su expresión intencionado, existen cosas que abiertamente tratan de provocar di-
más·caracteffslicala vemos en los estudios basados en archivos oficia· versión, admiración, orgullo o goce estético -<:andones, edificaciones,
les y privados, y en los trabajos de corte teórico que también se susten· estatuas, novelas- que nos hablan de los valores, intereses y prop6sitos
tan en documentos de archivos. Con base en el análisis sistemático de de aquellos que los encargaron o produjeron. Estas creaciones son con•
testimonios escritos o gráficos -cartas, periódicos, a utobiograffas, pro· sideradas como "documentos" de un grupo o una sociedad y pueden ser
cesos judiciales, informes de investigación, fotografías, entre otros- el leídos en el sentido metafórico.
investigador intenta responder a cuestiones sobre temas particulares.
En este sentido,
Todos estos textos pueden ser ºentrevistados" mediante las preguntas
que guían la investigación, y se los puede "observar" con la misma 1 La tradición etnográfica ha clasificado la cultura .material en dos gran..
intensidad con que se observa un evento o un hecho social. En este des sectores: el de los documentos escritos y el de los artefactos tecno"
sentido, la lectura de documentos es una mezcla de entrevista y oh· lógicos, con una amplia gama de modalidades y de usos. Unos y otros
1 tienen una dimensión histórica, por pertenecer a un pasado más o me-
servación (Galea no y Vélez, 2000: 31).
115
114
nos lejano, y una dimensión sociológica en la medida en que forman trando que las preguntas que se formulan aún no han sido respondi·
parte integrante de la cultura de la sociedad presente. das, ono lo han sido desde la perspectiva en que allí se plantean; asf
En el primer caso, son registros documentales y tecnológicos que mani, se evita hacer trabajos repetitivos o que poco aportan a la compren·
fiestan conductas pasadas, que el etnógrafo trata de reconstruir o anali, sión del tema en cuestión. El diseño incluye estrategias de búsqueda,
zar a través de cierto conjunto de categorías interpretativas. En el se· localización y consulta de materiales. Generalmente, al enfrentar pro·
gundo Cllll01110n elementos culturnleri o 1011 <¡ue 111 etnngrn(fo se• cmfrt111t11 yectos de investigación documental, la idea motor del pr~yecto le
eonloam.Stodoadoc1unpoal uso laicJ ('liln11Murcant 1 1997: 160-161).
ayuda al investigador a saber qué clase de documentos requiere para
Dentro de esta conceptualización amplia, tanto los artefactos tec· su trabajo. Pero puede ocurrir que la búsqueda de documentos tra1:1s·
nológicos como los documentos escritos pueden considerarse como curra por senderos no siempre previstos, y que el desarrollo de la m·
documentación. vestigación vaya mostrando nuevas posibles alternativas o la imposibi·
lidad de acudir a las premisas. El diseño proyectado deberá, por tanto,
Orientaciones metododol6gicas tener la característica de flexibilidad, para poder dar paso a diseños
emergentes más acordes con las condiciones de la investigación, la
La estrategia de investigación docum~ntal implica un esfuerzo por disponibilidad de la documentación y el tipo de ~aterial realmente
identificar · encontrado, su dispersión y su estado de conservación.
[... ] un patrón subyacente tras una serie de apariencias tales que se + En un segundo momento, denominado gestión e implementación
la investigación se dedica a l!,..Q.l!~~4i..Uª-..~ Cl!. e..l oan<~·
1
considere que cada apariencia se refiere al patrón subyacente, el patrón
subyacente se refiere a sentidos, visiones, percepciones, comprensiones c·. ión,· l·o·c... µa·t.ex. ig.. ~. e. l. . . ~ªs·t·r. e·.º.. ·e······ .in.v.e·n. tar!o,,~J2~.d
. . .Q~!!!lJmt.Q~:~xi§.te.n·
sobre un evento o $Ítuaci6n que analiza, es una expresi6n o \lll docu- }es y ~l~P-9.[tfüle~x9.~J:i_s.. fl1~11Jes. f.2~El~Ill.9~~!J!s necesano tomar
mento tle 41 (Wi111tm 1 cltiu.lo ¡>or Rit:er, 1993: 290). liecismnes sobre las fuentes que van a ser utthzadas (cartas, docu·
mentos privados o públicos, periódicos, fotograffas, etc.) de acuerdo
La identificación de estos patrones subyacentes plantea al investi· con su pertinencia respecto del tema que se investiga. Así mismo, hay
gador social trabajar sobre una serie de procesos, tareas y asuntos que que decidir si lo pertinente es hacer muestreo delos materiales o, de
tocan con su papel como investigador, y con preguntas relacionadas ser necesario y posible, analizarlos todos, dependiendo de los objetivos
vcon la confiabilidad y la validez de su trabajo investigativo. ¿Cómo
de la investigación, las condiciones de su realización (tiempo y recur·
usar el material documentall, icómo seleccionarlo?, ¿cómo analizar- sos) y el material disponible. Luego de seleccionar el tipo de docu·
lo?, lcómo conocer la autenticidad de los documentos?, icómo acce· mentas, se vislumbran las técnicas de análisis que deben utilizarse
der a archivos privados?, tqué momentos pueden concebirse en un (análisis visual, de contenido, del discurso). Este inventario posibili-
proceso investigativo documental?, lcómo triangular fuentes y datos? ta, además, .ubicar vados de información sobre períodos, temáticas,
Estas cuestiones las abordaremos .en los apartes siguientes. personajes o eventos, y plantea la búsqueda de otras fuentes para com·

f Proceso metodol6gico
plementar o confrontar la información, como las entrevistas y los gru·
pos de discusión.
Afortunadamente, existen otros métodos de localización y consul·
·

Como en todo proceso investigativo, el primer momt~nto corres· ta además de la búsqueda directa en bibliotecas, centros de docu-
ponde al diset'\o de In itwt~stiJ:ocMn (dll'tlnici6n dt•I tt•nrn, dt•limitn• mentación, hcmerott'cns y archivos. Las herramientas electrónicas (in·
ción conceptual, temporul y espaclul). El disefw implica hacer. una tcrnct, CD /foom) pc.mniten ahora hacer estas tareas de manera más
\ ·~ revisión prevía de ,~stuq¡()~ ªO!~QQ!.~~ y de l.it~ratura relacionada que cómoda y ágil, facilitando labores antes dispendiosas y que requerían
'( pennita-esfablecerqué se ~~ .cii~~.050br~ d ..tema propuesto, desde grandes recursos de personal y tiempo.
t[Ué:pu!ltg'..tf~~~ oon4üéJ.f.iy!rn.~fas. El establecimiento de este En ese segundo momento, el investigador se enfrenta a la clasifi·
,-'Af'estado de la cuestió "permite justificar el trabajo investiga tí vo, mos· cación, la valoración y el análisis <le los documentos. La clasificación

116 117
varía de acuerdo con la intencionalidad y la temática de cada estu- ción y discusión de los avances o los resultados con pares académicos
dio: por temas, personajes, períodos, sucesos o acontecimientos histó- y públicos interesados en la temática trabajada permite la validación
ricos. Dado que usualmente se maneja un volumen alto de informa- por consenso, la difusión de la investigación y la aparición de nuevas
ción· en investigaciOnes de carácter documental, es recomendable preguntas e incluso de otros proyectos. En la figura 4.1 se .sintetiza el
establecer sistemas de· clasincación y registro ágiles, claros y abiertos proceso metodológico de la investigación documental.
alingreso de nueva información. Estos sistemas pueden ser manuales
(fichas de contenido) o computarizados.
En general, el análisis implica la lectura cuidadosa de los docu-
mentos, la elaboración de notas y memos analíticos para dar cuentat
de patrones, recurrencias, vacíos, tendencias, convergencias, contra-
dicciones; levantamiento de categorías y códigos, y lectura cruzada y
comparativa de 101 documento• sobre Jos elementos de hnllnz~o iden• ....•-----..,·-·~..,,,,~--- ~
R•ano, ~y _no de clooumln*'**""'"~
tiflcados, y' obtener una síntesis comprensiva de la realidad que se
estudia. La elaboración de esquemas, cuadros yflujogramas, y la iden-
• Clltlhtcl6n: tl!l'lll, perlodoa, ~... .
. . "' i.iHl4n ""
S.lecd6n de llcuenlo ..... perlnlnCla
•llMtllgacl6n ""'° '.
.di
tificación de patrones de información y de "cásos atípicos" son puntos • Co!úxalml6n aodo-ll~klr*
• An611b, wlontcl6fl • 1nleflAll!d6n ..••.
· a los que eUnvestigador debe prestar atención permanente. Las téc- • LIC\n CNUdtl y ~ratMI dol lo•~ '°I:'-~ de·"···•
hallazgo ldenllllcados . . ':· . ,:, '. . ; '. : .
.nicas de análisis de contenido y de análisis visual que se abordarán E11llbled.lri"110 de ctlitQOflH de dlltlt ' . . ' .·...·. ·. ' .
· posteriormente, permiten de manera sistemática enfrentar el análisis El1bontd6n de memos 911dtlcot. Co!Wlr'llcd6n de~··
fk¡jogramll. kldftcecl6n de pi_._.. lnfomwdón y de
-dib•,
caos
"ali~~ i
de los documentos. • T~ y Cl0f'lfn'lnlaci6n eon Jlh$ '""""y *'11e8t•. ·. .
En estafase, el papel del investigador es fundamental en la "en-
trevista" ylaí''observación"de los documentos; en la construcción de
categorías de análisis y su confrontación; en la validación de la infor-
mación con otras fuentes y técnicas para valorar la autenticidad y
credibilidad de los documentos como fuentes veraces y fiables, y en la
. 6n del Informe. : skllnl•
•. Elaborad.
I• reaHdld o fenómeno .ndzldo
: Socldzad6n,
C:.:iw• lthlll
· ·
.... dt .· .'
.
1-..
.
,
Mo
. m
·. e n. !0
. 9.

c=:::i. ~y IClllOldlclM
~,

¡kjsibílidadde inferir, a partir del contenido de los documentos, rasgos


de su autor,·· aspectos sociales de la époco o cnrncterlsticas de In nu· 111gum 4.1 Proceso metodológico de la investigación docu~ntal
dieneta. Durante la valoración del material documentnl es necesnrio
tener en cuenta el posible criterio de selectividad y el sesgo de quien
produjo,registr6,conserv6•o archivó la información, ya que está la Témicas de búsqueda
posibilidad de una supervivencia selectiva del material y su "natura- A diferencia de otras investigaciones, como las etnográficas o'
leza secundaria", pues se trata de material producido generalmente , participa tiv'Bs, donde la mayor parte de la información es producida •
con propósitos diferentes a los del investigador. por la misma investigación, en los estudios documentales un por~en.. '"'
La evaluación e interpretación del material documental requiere taje significativo de aquella está escrito o ya se halla producido. Las< · ·
el reconocimiento explícito de límites en su uso, su contextualización técnicas de búsqueda más usadas son la revisión documental y la re ..
social, política o cultural (cuándo fue producido, por quién, en qué visión de archivos. La información nueva llega para complementar o'
circunstancias), su confrontación con fuentes directas, y el recurso a confrontar la que se encuentra en archivos públicos y privados o.en. >.
otras, provenientes de corrientes ideológicas o políticos diferentes. documentos de amplia circulación, y para obtenerla se acude a técni~ .;\ · •·
Un tercer momento tiene que ver con la comunicación de los cas tradicionales como la entrevista, el grupofocal,la obsernción1 la>'
resultados, lo cual incluye no sólo los hallazgos frente al tema sino
encuesta, etc. · . · '¡¡¡~;{ ' ~¡l':f.ii
también'la memoria metodológica de la investigación. La socializa ..
11~
118
{;
Revisión documental información y un espacio para observaciones (por ejemplo, si es con·
frontada o c~mplementada con otros autores o fuentes; o si son datos
La revisión documental es una privilegiada técnica para rastrear, sobre gráficos, ilustraciones o mapas). Las fichas pueden elaborarse
ubicar, inventariar, seleccionar y consultar las fuentes y los documen· manualmente o en computador. Un fichero será muy útil para la orga-
tos que se van a utilizar como materia prima de una investigación. Las nización y clasificación de los datos, su análisis y la posterior elabora·

.1
fuentes se clasiflcnt1en primarias y secundarias y funcionan como ve·
ción del informe.
x \ ritlcadores que soportan ln veracidad de ln información.
~, - ~nt¡s e_timaria~~ncuentJanAtt1ºLarcbivos..Q!Jh.licos (lo·
cales, reg¡ona es y nacionales) o en archivos Erivados yde baúl. Con· Revisión de armivos
~ tienen documentos hist6ricosyae-í)r1mera mano 11;f0tografras, ma- Vamos a exponer a continuación algunas pautas que le serán de
pas, cartas, declaraciones, procesos judiciales, documentos notariales ayuda al investigador para ubicar, seleccionar, sistematizar y analizar
y eclesiásticos. Los archivos privados y de baúl son aquellos conserva· la información de los archivos. Dicha labor puede hacerse en tres
· 1 dos por personas o familias, de carácter privado, con acceso restringi· momentos.
1 do, y que requieren la autorización expresa de sus dueños para ser
El ritual de acceso. Los archivos institucionales, y en mayor medida
estudiados. Las fuentes secundarias, denominadas también "otras ver· los privados, contienen información valiosa y sensible para su ''due·
...sione~'.'!.~~~I~Y.~E-~P!]9J~~g~~1 i~f~~~~5f~"il_Vestig~c!?~~s,_~I~j~ii~as:. ilo", por tanto el investigador deberá diseilar estrategias de entrada
CaTtOgraffas, memOrtf1.~.g~_J1ersqn1,tJ~S, YOO[ll.i.&,en~rnl,~fi~:füte.hu.e_g1Qri.

l
que respeten las "reglas de juego" establecidas previamente entre el
o·et-·grupo"quese investiaa. investigador y el archivista. Estas reglas implican definir cuál es la
--bn=eVfsí0ndetueni:és conlleva la elaboración de un inventario de información que se busca, su propósito y su destino final. Igualmente,
las mismas. con su descripción bibliográfica completa, datos sobre el cómo socializar la infommción, hasta dónde es necesario (y por.cuán·
sitk1 dot'lde reposn d mntcl'inl y uno ll<'h•cd~n de los do~umt~ntosque, to tiempo) ~uardar In confldcncialidad y, si es posible, obtener permi·
se consideren impm·tuntes puru lo lnvestlgac16n. Pnra la selecci6n es so para fotocopiar documentos o apartes de los mismos, dando siempre
ne.cesarlo plantear cuál es el sistema de muestreo que se va a utilizar~ crédito al archivo y al archivista.
o si se va a estudiar en su totalidad el material escogido, de acuerdo ·
_, ~,con su volumen e imp~gª.00ª· E.l._rgsultado de esta revisión docu· El trabajo con los archivos. Antes de acceder al archivo h'1Y que
' mental debe ser utrj!iforme analrti~9)ionde se incluyan la relación tener claro el tipo de temas, documentos e información que se van a
completa de los docutñenmseñcóntrados; las fuentes y unidades de trabajar para elaborar un plan de búsqueda que abarque las guías de
observación, lecturas y formas de registrar y sistematizar la informa-
documentación consultadas; las decisiones sobre la necesidad del
muestreo, y una valoración de los criterios que iluminaron dicha se-
lección, y de los materiales seleccionados con base en los propósitos
J ción hallada. Una forma de registro puede ser la elaboración de cua·
dros sinópticos donde se incluyan los temas, períodos históricos y ca-
de la investigación (si el material es suficiente para el logro de los tegorías de análisis (de acuerdo con el objeto y la intencionalidad del
objetivos, o si es necesario acudir a otras fuentes primarias o secunda· estudio), y que tengan un espacio amplio para observaciones del in·
rías). Es pertinente ir revisando el objeto de investigación para am· ) vestigador. Las fichas de contenido son otra ÍOffi!.a ágil de registrar y
pliarlo en su período histórico e incluir dimensiones no previstas o, por sistematizar la infom1ación, y pem1iten además avanzar en su proceso
el contrario, delimitarlo temática e históricamente. de análisis.
Duronto ln C:t.'ltmtlto, la lectura y In dnsUkncMn por tt'mtts de lns En cstn fose del proceso, el muestreo documental es significativo.
fuentes, se vinculan los procesos de sclecci6ny análisis documental, ..- Si los archivos cuentan con un inventario, éste puede servir como
por tanto es necesario hacerlas de manera-sis~émática y registrar los referente de ubicación y selección de aquellos documentos que se
.datos en fichas bibliográficas y de contenido. Estas contienen la refe· consideren útiles en el trabajo investigativo. Pero si el archivo no está
renda bibliográfica completa, el contenido textual o un resumen, la organizado, habrá que levantar un inventario del material relaciona·
catalogación por tema o por palabra clave para la clasifkación de la do con el período o el tema que se trabaja, lo cual implica decidir

120 121
sobre la necesidad de hacer un muestreo documental. Esta actividad tra se pueden aplicar las reglas estadísticas que rigen los muestreos.
estaría orientada por un plan de muestreo, donde se especifique la poblacionales. El tamaño de la muestra también depende del valor·.
manera de proceder para la selección de documentos o fragmentos de especifico asignado en la investigación a la revisión documental yde
informacióndelos archivos, cuando es imposible o innecesario anali· archivos. Si estas técnicas son las únicas,· o las fundamentales,;de'
zarlos todos. El sentido del plan es obtener una muestra de unidades recolección de información la muestra tendrá que ser muy amplia.Si,
que, en su conjunto, sean representativas de los.documentos que in· por el contrario, los archivos y documentos son fuentes co~pleme1:1t~ ..
teresan alinvestigador, y pretende asegurar que, dentro de las condi· rias, la muestra podrá reducirse. .· ·+ ::ti<~~ •.$r~,;· 1

dones del archivo, cada unidad sobre un mismo tema tenga la misma En· el trabajo con archivos, es responsabilidad· del in~stigador'
probabilidad de estar representada en el muestreo. Esto garantiza un describir las condiciones en las cuales obtiene la información, justifiJr
manejo no tendencioso enla inclusión de unidades de la muestra. El car los pasos analíticos seguidos y procurar que el proceso no sea ten~
plan de muestreo puede ser aleatorio, estratificado o intencional, y dencioso, es decir, que favorezca cierto tipo de hallazgos en ~etrimeri".' ..
debe tener en CW!nt!l dceisiones sobre las temáticas que se requiere to de otros. Es necesario que el proceso se haga explícitO,:para que\ ·
abordar, el objeto de trabajo, el tipo de documento que es necesario otros· puedan evaluar los hallazgos,. reproducir dicho proceso o esta+·
consultar (cartas, proyectos, periódico, actas, planes de desarrollo, blecer límites para los resultados de su propio trabajo investigativo,.:;
programas curriculares) y el período.histórico que cubre el documen·
to,. todo lo cual es relevaQ.te ara la investigación.
· ·. }lVfilestre<.ñil azar~.aleatorio: on un listado previo de docuT?en·
'7.··
,..
¡ La información contenida en los archivos requiere:.Se11:contex..':
tuaJiz~_da. El contexto en el cual se produjer.on los docu.men.·.tº.·slore...' ·.
construye el investigador con el fin de ubicar los datos históricamente
totñüiñerados.se usa una r eta, una tabla de números aleatonos o · y analizar las condiciones circundantes y los antecedentes.'Lainfor.. 1 . •
cualquier•.Qt~.Jll.e(\.i9 que ·adjudique. iguales··probabilidades a cada mación también debe ser confrontada y complementada con o~sfücm-:'1; ·
·documento.r··:~;., ;.·· ··.·••·.•·•:<•• ' • tes primarias y con fuentes orales para SU validación, re:¡; ;¡fH . , .;,
· 1.fMue&treoestratilic~ se reconoce la existencia dentro de todos · Por último, hay que tener presente el cuidado con estosiuateria... !;:
los4a~ftlos-a¡:ylriás 41categorías" diferenciadas o de "estratos". les por el valor que poseen: apoyarse en ellos, rayarlos, escribirnotas~t·;
Cada unidad de muestreo pertenece a un estrato. En el caso de archi· margen, mutilarlos impediría que otros investigadores pudi~~ a~~ .. ~ .
vos instituciq~les los estratos serían cartas, cuentas de cobro, progra· der a ellos y haría cada vez más restrictivo su acceso. , . ·'t'~tfi;c;; ?{;;~\.!V .~

~
md;~ptoyectos••planes de estudio; los períodos históricos a que aluden El ritual de saUda: el archivista espera, de parte del investigador,,·. :-
. losdQCumentQ1.ttn\bidnpueden constituirse en estratos (por déca- un8"devofüci3n'Cre sus hallazgos al archivo. 11Salir delarchiyo,. de..' . ;·' ~·
das,lustr<?,,·1Uesesdel at\o, etc.). En elcaso de archivos de periódicos,
es posibleestra.tiftcar'.por páginas,.columnas o.fechas de circulación, jando
de las puertas. yabiertas
investigación es una
garantizar m.anera de va.l.·ora·r·
la continuidad del trabajo.e. st·ª.·. "•. · .•ri·c·· ··.e. . · · ·t·.·.e·.·. • ·. •·. .· ;· •·.•·. "'
para .otros .;ª·.·
..·· ..··.·.fi.u
.. · n.. ··
•. · ·

siempre}eniet;\do presentt? los objetivos dela investigación. De cada


estrato se selectjpr.iarán un,as unidades con el procedimiento de \( investigadores. . · ·. · .. · i~~0~$~l
muestreo al azar.'''•.·· ·
Técniau de análisis de la investigación documental ·" · ·;¡:;'.;; ·.·
· uestreomt·e··.nc.io • .?~. c.ij~~:t.i~i&oJ.····r·e=.~n.te.e~tal;>l,ec.!9:9§1.L
que. mvesttg_a_aL..;~..~8eJRli<:!L!.n · . ..metodalógico..se. se .. Análisis de contenido
\ ·lecci:Otíañ1os'aocumentos gue se consideren indispensable~eara el_
· Es la técnica más elaborada y de mayor prestigio científico para la ~{df
,ª~}f~:exÍ~~:j~~1 ~;~l~ p;eestablecid~ para definir~~ño de la observación y el análisis documental, que pennite descubrir la estrUC"! . •·
muestra o la;cantidad de documentos que se van a analizar. Si todas tura interna de la comunicación (composición, organización, dinámi"'\1~.r
las unidades de la muestra son idénticas, una sola unidad es represen• ca) y el ctontexto en el cual se produce la información. Con ella'e¡~,.:~;f
ta tiva del conjuntor si,· por el contrario, las unidades son diferencia- posible investigar la naturaleza del discurso, y analizar los materiaies'¡-.;·~·
das, la n1uestfll tendr4 que ser nub amplia. Para el cálculo de la mues• documentnles desde perspectivas cuantitativas y cualitativas. Ens~ ~)i2i\'
·,_<---<-:::-~>i.3-JP:::- . -- > .,

122 1.,.'l i·~.i '/·~


>
~f\_-,, -'·k':'
',. _, <''~ i:·;j'.f'
inicios, su uso estuvo restringido a análisis de textos escritos -prensa, Hzaron investigaciones utilizando este método. Es un período que se
libros, revistas-y posteriormente se aplicó a programas de medios <le ubica entre 1950 y 1965, y que se considera como la "época dorada"
comunicación masiva .-radio, cine, televisión-. En años recientes, su del análisis de contenido por los desarrollos alcanzados. '
empleo ha desbordado este campo, incorporándose al análisis de do· Cuarta fase: la introducción de la informática ha facilitado de
cumentos personales y de datos obtenidos de fuentes orales. Los in· manera considerable la tarea y ha generalizado el uso del análisis de
vestlli{adoree que han desarrollado estn r:écnica han sostenido una contenido. Dos obrns son ya representativas de este ¡jeríodo: The ge-
amplta polémica, la cual centró su discusión durante un largo período neral inc¡uirer: A computer aJ>proadi to content m1alysis, de Stone, publi-
en el carácter cuantitativo o cualitativo del análisis <le contenido. cada en 1966 por Cambridge; y el libro Metodología del análisis de con..
Los seguidores del enfoque cuantitativo se fundamentanen la objeti· tenido, donde Krippendorff analiza la estructura contextual.
vidad y la precisión de las técnicas estadísticas y la posibilidad de ConceptuaUzaci6n. El análisis de contenido guarda afinidad con la
utilizarlas. Los defensores del análisis cualitativo han argumentado tradición de análisis te¡tual, la cual hace especial hincapié en la ex·
que, más allá de la frecuencia de aparición de un símbolo, término o \ ploración de.fafrefadonesexistentes entre la superficie textual y al·

_r:~~;ri~~;i~~º4~~~ii1~g_¿6A1~~~[~~r~J~~~~IJ.~~~~i~;--) _
Uentro"ae esta polém1ca se nan planteado VlSlones complemenlánas
gunos aspectos que configuran el sentido del texto. En general, el
análisis textual delimita una perspectiva metodológica que a grandes
rasgos resulta identificable con las técnicas denominadas cualitati-
que han llevado a pensar que la decisión sobre cuál tipo de análisis de vas. Aunque en sus orígenes el análisis de contenido fue utilizado
contenido se debe privilegiar está relacionada con la naturaleza del básicamente con propósitos de cuantificación, sus desarrollos de las
objeto que se quiere conocer, desde qué perspectiva y para qué se lo últimas décadas lo ubican como una técnica que privilegia lo cualita·
quiere co~ocer. · tivo. Las siguientes definiciones muestran la evolución del término en
Ant~~t.s 1wt6m"OS. GJ9tia.JY'!z ~tninq (129~l:J.J~::J12)· idcn• diferentes momentos de su desarrollo.
tHlctt euam.l fttS6s en el desarrollo de la técnica de análisis de conte• Para Berelson (1952: 18), es una "técnica de investigación para la
nido, y muestra sus orígenes y desarrollos recientes. descripción objetiva, sistemática y cualitativa del contenido n,1ani ..
~e: en la escuela de periodismo de la Universidad de fiesto de las comunicaciones con el fin de interpretarlas",
Coíü'mbia, en la década de los veinte, se reunieron algunos estudiosos Kerlinger (1981: 369), por su parte, lo define como un "m~todo
scon el fin de impulsar esta técniC:a, y se dedicaron a realizar inventarios para analizar y estudiar las comunicaciones de una manera sistemáti~
de los medios de comunicación social y a hacer estudios sobre este· ca, objetiva y cuantitativa que permite medir las variables y estimar la
reotipos sociales. significación o frecuencia relativa de fenómenos de la c~uni~.a~ón
Se nda fas · durante la Segunda Guerra Mundial, el análisis de como propaganda, tendencias, estilos". : . ·· ·
conteni o se utilizó para el estudio de la propaganda política y las Krippendorff (1990: 28) amplía el ámbito de accióndelanálisis
votaciones a través de los medios de comunicación. El autor más re· de contenido al considerarlo como una "técnica de investigación
presentativo de este período es el politólogo H. D. Laswell con su obra destinada a formuiar, a partir de ciertos datos, inferencias reproduci ..
The language of politics: Studies in quantitative semantics, publicada en bles y válidas que pueden aplicarse a un contexto". Este concepto
1949 por George Stewart en Nueva York. sitúa al analista en una posición concreta. Él debe tener en cuenta los
Turcera fo~: al finalizar la guerra, se da un desarrollo lógico del datos tal como se le comunican y el contexto de los mismos; que su
métt>U<> 1 pues efim1lisis de contenido cohrn interés cm divcrsns disd· conocimiento lo obliga a dividir su realidad, que la inferencia es una
plinas como la antropología, la historia, la literatura, la psiquiatría y la tarea intelectual básica y la validez un criterio metodológico funda-
sociología entre otras. El análisis, que antes era básicamente cuanti· mental. De acuerdo con este autor (1990: 36-40), el marco de refe .. ,
tativo, fue combinado con técnicas cualitativas con el fin de estudiar renda del análisis de contenido debe explicar qué datos se analizan,
no sólo el contenido manifiesto, sino también el latente. Igualmente, cómo se definen y de qué población se extraen; también el contexto
adquiere solidez su uso con finalidad descriptiva. En Europa se rea· con respecto al cual se analizan los datos, y los intereses y conocí ..

124 125
mientos del analista. Todo ello determina la construcción del contex· evidencia empírica capaz, eventualmente, de corroborar.~s·hipóf'
to dentro del cual éste realizará sus inferencias. Por tanto, es impor· tesis. . )iH~f ~d
tante que conozca el origen de sus datos y ponga de manifiesto los Defifl:idón de~\mivet~..·objetQ9~~~~~~ª~)1 investig~dot debe"
supuestos que formula acerca de ellos y de su interacción con el me· rá definir el material empínco que va a analizar. Este matenalse com!
dio. pone de un corpus textual, o de una muestra adecuada de . este cor-
Autores más recientes plantean que el análisis de contenido es pus. En la selección delcorpus textual, cumplen un papeldecisivo los
· (... ) un conjunto de procedimientos que tienén como objetivo la pro· objetivos y medios contemplados en la investigación. El corpus puede
ducción de un meta-texto analrtico en el que se representa el corpus recopilarse (en caso de que exista con independencia de la investiga ..
textual de manera tl'ansformada. Este "metatexto" -que no tiene por ción), o puede producirse. Lo último ocurre cuando los tex~os que se
qué tener. una forma estrictamente textual, al poder estar compuesto, van a analizar son generados como resultado de la propia interven~
por ejemplo, por gráficos de diverso tipo-es producto del investigador, ción del investigador, quien provoca la expresión delos sujetos sorne~
n Jl(orencla do lo quo normalmtnte ocurre con el corpu•, poro Jebo 11er tidos 11 examen mediante grupos de discusión, historias de vida, en..
Interpretado conjuntamente con .!ate. El resultado es una doble articu· trevistas en profundidad, grupos focales, o de alguna· otra· forma/El
lacióndehentido. deltexto, y del proceso interpretativo que lo esclare• resultado será una serie de textos quefuncionan como corpus de aná-
·. ·. ce: por una parQ!,: ese Sentido tl'asparec:e en la superficie textual dada
lisis y que deberán estar acompañado~ de informaf:ión de.carácter
inntediatamente'1a·la intuición teórica del investigador. Por otra, se
refleja en latransformacl6n analítica de esa superficie, procurada por extra textual-sobre autóres, contexto de producción del material, ca·
las técnicasd,e11~isd~contenido (Navarro y Día.i, 1995: 181-182). racterísticas de los informantes-vital para establecer conexiones teó-
ricas y organizar el proceso de análisis.
De esta forma,'' elmetatexto generado por el análisis de contenido Determinar las u_nWadéf~e]<:i},~-~23'::-difiin~llSisyestas unidades
consiste en un.~ 1 transformación del texto que está siendo sometido a tendrán unas caracterísdéas y una amplitud(Palaora, oración, párra ..
análisis, regida 1porreglas y procedimientos definidos, y que debe ser fo) que serán mayores o menores según los objetivos de la investiga .. ·
justificada' porelinvestigador teórica y metodológicamente mediante ción y el método de tratamiento de las mismas que se vaya a utilizar.
una' interpretación adecuada~ En este sentido, el análisis de conteni· Cada tipo de unidad de registro debe cubrir un aspecto del corpus
do puede entenderse como un procedimiento destinado a desestabili· que se considere relevante en la investigación. La unidad de registro
zar,la inteligibilidad intn.ediata de la superficie textual, develando sus más utilizada es la palabra, o término, que suele' condensar un conte"
. t.os n. dir«~mente. tmu.ibl.t:s.<co.ntenido latente) y, sin embar-
aspee.· º··
.,,~,r.it\#·~~J:·\~'!>1.gJI\~ (fl,·,;f:'.. i· ·-'>·3 -·, '\~A'i/ '. · • ,. nido semántico clave en el proceso de análisis, y que permite1su clara
un ·pre1ente•~"'f 7 •:·'7•, ':····.·······'}"
o:;t,.;- - .--_>_,,_. :,;_, •<" -c-_···/1'\iPi;l '- ---'.·-1_ -'<J~_/-:; q :' <·/" :··:: .. i clasificación e identificación median~e métodos manuales y com~
Proceso metodol6gico en el análisis de contenido. Navarro y Díaz (1995: putarizados. El uso de los computadores ha generalizado la técnica de . .
1911i19p)J>lf1t:l~.~~~p~ocaji1p,ientpestándarque puede sintetizarse la palabra clave en contexto, como herramienta heunstica para.Jah '

Precisa;0 ~~6~tfvctqu~·~p;;si~ par~~l


determinación de unidades de registro más complejas. La técnica es
así: y los medlos simple: elegida una palabra clave dotada de sentido, el computador< ·
analista .debe {Orjaf5e Uña1dea.,.danrde-Io·quev.nnnvesrtgáry para produce una lista de todas las frases en las que figura esa.palabra.
qué va a servir sµ estudio. Esta vinculación entre los propósitos teóri- Estas listas guiarán al investigador no sólo en la elección de unidades.·;
co y pragmáti.co del estudio tiene que darse desde el principio, si bien de registro complejas y apropiadas, sino que también pueden.prop~:m
su contenido'irá tomando forma, evolucionando y refinándose a me· donarle intuiciones teóricas. ·
dida que la investigación progresa. El investigador debe concretar sus Para hacer evidente el significado de las unidades de registro es
f' intuiciones. teóricas iniciales en. un doble movimiento: por un lado, necesario localizarlas y ubicarlas.en sus unidades de contexto, o sea.··.
deberá formular esas intuiciones por medio de un conjunto de hipóte· los lugares concretos del texto doride aparecen, con miras a determi.i ,i¡
sis contrastables; por otro, habrá de establecer el instrumental nar sus concurrencias con otras unidades, o bien con información\
metodológico mcid.iante el cual se dispone a extraer e interpretar la extra textual específica acerca de sus condiciones de producci6n. Una 'h,;..
' ~,~, 'i'

126 127
unidad de contexto es un marco de interpretación de la relevancia de frecuencia que pueden asumir, como forma de asociación (presencia
las· unidades de registro detectadas en el· análisis. El codificador del concurrente), equivalencia (presencia en contextos análogos) u opa ..
texto debe referirse a la frase, al párrafo, o bien a todo el documento, sición (incompatibilidad contextual).
para comprobar el sentido que el autor quiso darle. Las unidades de El siguiente paso en este procedimiento estándar de análisis de
contexto pueden definirse siguiendo dos criterios: textual o extra- contenido es la categorización. F...sta consiste en clasificar las unida·
textual. El criterio textual consiste en definir la unidnd de contexto ._ des de registro -ya codificadas e interpretadas en sus correspondien·
por alguna canlctetística -sintáctica, semántico o programática- del tes unidades de contexto- según las similitudes y diferencias encon•
entorno de cada unidad de registro. La oración, las líneas del texto, el tradas, con base en criterios previamente establecidos. Los criterios
tema, el personaje, pueden ser unidades de contexto eselarecedóras. de clasificación pueden ser de naturaleza sintáctica (distinción entre
El criterio extratextual utiliza la información del investigador acerca nombres, verbos, adjetivos}, semántica (temas, áreas conceptuales,
de las condiciones de producción del texto (autor, circunstancias, categorías analíticas) o pragmática (distinción entre actitudes
etc.). Estos criterios muestran el vínculo que existe entre el corpus proposicionales, formas de uso del lenguaje). Las unidades de registro
textual yel medio social, más o menos complejo, que lo produce, y por pueden relacionarse entre sf para constituir diferentes estructuras .o
lotantoconstituyen puntos de apoyo imprescindibles para la interpre .. sistemas de categorías, que articulan categorías de primero (centra ..
tación sociológica del significado de los textos. les}, segundo (subcategorías} o tercer orden, y que tienen las siguien ..
Las categorías tienen que justificarse en función de lo que se conoce en tes características:
el contexto de los datos. Los proyectos de investigación para el análisis l. Son exhaustivas. Toda unidad de registro o subcategoría debe
de contenido tienen que ser sensibles al contexto. Debe existir alguna quedar incluida en alguna categoría.
correspondencia, explícita o implícita, entre el procedimiento analíti- 2. Son mutuamente excluyentes. Ninguna unidad de registro o
co y l~s propiedades (>t!ttinentes ~el contexto. (Krippendorff, 1990: 71). subcategoría debe pertenecer a más de una categoría de un mismo

lo~~~~~~~J~i~~~~r~~f~~~g~~9J0~~~~f~~~b;:¡~se~~~1 \!1 ~~0:


nivel. Oracins n la homologación de las categorías, suele ser posible
aplicarles diversas técnicas estadísticas (análisis factorial, de corres..
establecer el análisis, se pasa a la codificación de los datos: las unida- pondencia, escalamiento rnultidimensional) que facilitan el.análisis y
des de registro concretas detectadas en los textos, que deberán ser la interpretación y permiten generar evidencias para inferir teórica-
'''adscritas a sus respectivas unidades de contexto. Hay que distinguir mente, que es el propósito fundamental de la investigación. Et pro•
entre estos datos, que son ya fruto de un proceso de análisis, y los ceso de categorización es esencial en el análisis de contenido, y se
datos en bruto de los textos como tales. A partir de estos datos brutos puede afirmar que "el análisis de contenido vale lo que valen sus
textuales se pueden producir datos analíticos muy distintos, de acuer.. categorías". '
do con los criterios establecidos que definen las unidades en cues- Interpretación delos datos obtenídos y construcción de inferencias
tión. El proceso de codificación consiste en la adscripción a sus res- teóricas y conclusiones: es este el momento propiamente teórico de la
pectivas unidades de contexto de todas y cada una de las unidades de investigación. A partir de los datos, elaborados a lo largo del proceso
registro detectadas en el corpus. descrito, se pasa a un dominio diferente: el de las realidades subya·
La codificación permite contabilizar y relacionar las unidades de centes que han determinado la producción de esos datos. La forma
registro: el recuento posibilita determinar la presencia (o la ausencia) como se conciben estas realidades dependerá de los elementos
d~ unidades concretos, su frc<:uenda (t~mns rt~currt'ntes, tl'mns nt.1• comunicntivos considerados por la investigación, as! como de los rné·
sentes), su intensidad y la dirección con que se manifiestan (en el todos y tt'.5cnicas empleados en ella.
caso de unidades de registro de carácter evaluativo). Para detectar Interpretación de los datos y elaboración de conclusiones: este
las relaciones entre unidades de registro, se analiza su orden de apa- proceso implica resumir y representar los datos, descubrir sus conexio ..
rición o sus relaciones de contingencia (concurrencia o no en una nes, relacionar aquellos obtenidos mediante el análisis de contenido
misma unidad de contexto), se contabilizan las unidades y se capta la con otros obtenidos mediante otras técnicas (convalidar), y, por últi·

128 129
mo, interpretar. La síntesis de este proceso metodológico se presenta que pretenden estudiar todos los elemefüos presentes en el texto, re·
en la figura 4.2 construyendo en él sus relaciones sistemáticas. Los métodos extensi·
vos, en cambio, se emplean en trabajos que requieren un corpues tex·
tual amplio, probablemente producido por un gran número de autores.
En este caso, los elementos de análisis se reducen al máximo y el
Definición del estudio se centra en unos pocos, que se examinan de modo exhausti·
objeto de estudio Determinación
(material emplrtco de unidades de vo, completo y preciso.
que ae va a registro y El segundo criterio de agrupación de métodos de análisis guarda
analizar, que ya análisis
existe o se va a
relación con los métodos intertextual y extra textual. Ambos ~étodos
producir) buscan determinar el sentido virtu.íll de un texto. El primero, relacio·
nándolo con otros textos, ya sean del mismo autor o de otros autores. ·

e:¡;;;, Codificación y
categorización de
lol datos
Interpretación de
los datos,
construcción de
Inferencia teórica
El segundo, poniéndolo en relación con sus presuposiciones no tex·
tuales, como son el contexto inmediato ele su producción y las cir·
cunstancias de la situación comunicativa.
Los métodos textuales e intertextuales pueden articularse en cual·
quier momento del proceso investigativo,· para precisar corresponden·
::::::>Momentot
c:::::J P!oceoo• Y-· cias entre los rasgos revelados en el análisis. Igualmente, ambos méto·
dos pueden instrumentarse por medio del análisis intensivo o el
extensivo. De este modo, un diseño de investigación resulta definido
Fuente: tomado Je Navarro Díaz, 1995: 190-191. por una combinación compleja y particular de los distintos métodos y
técnicas.
Figura 4.2 Procedimiento metodol6gico del annlisis Je contenido Navarro y Dfaz (1995: 196-208) diferencian tres métodos de análi·
sis de contenido, centrados en niveles sintáctico, semántico y prag·
Técnicas del análisis de contenido: El análisis de contenido permite mático. El análisis de nivel sintáctico ha sido desarrollado por la esti•
aooeder a un plano distinto, "virtual" al sentido que se expresa en el lística cuantitativa o computacional, la cual intenta sacar conclusiones
texto. El objetivo del hwcsti¡.rndor es lownr trnsccndcr el sentido mn· mediante el examen, por métodos automáticos, de la distribución y
niflesto Jel texto y permitir que emcrju el sentido latente qut~ subyace frecuencia de palabras -por ejemplo, aceren de In autoría de escritos
en la superficie textual. "El propósito que debe guiar al analista es el anónimos- así vincula directamente el plano dela forma con aspectos
de pasar del plano del producto {el texto) al plano de la producción pertenecientes al plano del sentido. Algunas técnicas de análisis de
textual" {NavarroyDíaz, 1995: 188). contenido se inscriben en este método, es el caso del uanálisis de la
Las técnicas para abordar el análisis de contenido, son muy di ver· expresión", que utiliza nociones como la de variedad léxica (número
sas. La elección de una u otra, o la combinación de varias se define de palabras distintas en proporción al número de palabras del texto),
por la perspectíva y el propósito de la investigación y las característi· o diversos cocientes gramaticales (relación entre adjetivos y verbos, o.
cas del corpus textual que va a ser examinado. entre la suma de nombres y verbos); otros indicadores son, por ejem·
En general, los métodos de análisis se pueden agrupar con dos plo, la longitud de la frase o su estructura.
criterios: el primero, es el número y la calidad de los elementos que se Otro método inspirado en la lingüística, y que combina marcos de
van a analizar -niveles, dimensiones, relaciones, dinámicas-. Aquí, interpretación teórica propiamente socioló&:ticos, es el análisis auto·
cabenmétodos intensivos y extensivos. Los prímeros se aplican en in· mático del discurso, de Michel Pecheux. Este método es un intento
vestigaciones que tienen un corpus textual relativamente pcquefi.o o por acceder al sentido del texto a partir de una caracterización
muy individunliindo (podo general produddó por un solo sujeto) y morfosintática del mismo. Si bien el método consiste de un sistema de

130 131
reglas para el registro codificado de la superficie discursiva -registro ladones de asociación -dentro de un determinado contexto- de las
que permitirá el análisis automático del material registrado- la inter- unidades significativas.
pretación de los datos así elaborados se logra mediante una teoría de En el nivel pragmático, los métodos representativos son los de la
la producción del discurso, la cual vincula los instrumentos formales perspectiva instrumental propuesta por autores corno A. George y G.
de esa producción con los condiciones de la misma. Mahl (citados por Navarro y Díaz, 1995: 205). De acuerdo con sus
Otro tcmdet'\Clo e11 lo de la l!scueln Frnnccsn dt! Análisis dd Dls· planteamientos, la comunicación que se trasluce en el texto manifes·
curso, que pone su atención en los problemas relacionados con el po· tarfa, no tanto los rasgos del sujeto comunicador, como sí las circuns•
der y la ideología y avanza en una teoría del sujeto, de corte materia· tancias en que ella tiene lugar y en las cuales cumple una función. De
lista. Con base en los fundamentos teóricos de esta escuela, Haidar este modo, la comunicación tiene un sentido primordialmente instru-
(1998: 121) considera el discurso como práctica discursiva, y lo define mental, al servicio del objetivo de influencia del comunicador.
como El análisis de la expresividad, abordado por M~hl, Osgood y Walker
(... J un conjunto transo racional que presenta reglas sintácticas, semán- (citados por Navarro y Díaz, 1995: 205) también enfoca el hecho co.o
ticas y pragmáticas; un conjunto transoracional que presenta reglas de municativo desde este punto de vista, en cierto modo pragmático.
cohesi6n y coherencia; el discurso siempre se relaciona con las condi- Examina la forma en que las emociones y los afectos del sujeto comu-
ciones de producci6n, circulación y recepci6n; el discurso está consti- nicador se transparentan en sus expresiones, y las modulan.· A partir
tuido por varias materialidades con funcionamiento diferente¡ el dis· de la codificación de estos rasgos se realizan inferencias sobre el esta•
curso es una práctica social peculiar. do anímico de los sujetos de la comunicación. El análisis de la expre·
A partir de esta definición, realiza una investigación en la que sividad tiene un campo privilegiado de aplicación en el lenguaje oral
exp(me l<>s pas<>s mctodol6gicos y técnicos du un nnttlisls concrnto del y, en concreto, en contextos conversacionales de tipo terapéutico. Se
discurso slm.1.lcal el'\ Mbico. leen siltmcios, tonos, voces, dudas y defectos de pronunciación.
Navarro y Díaz (1995: 199-208) plantean diforenciaciones entre El anális.is conversacional ha sido desarrollado por otros autores
los niveles semántico y pragmático en el análisis de contenido. En el (como Sacks, citado por Delgado y Gutiérrez, 1996: 206) bajo la in·
nivel semántico se puede ubicar tanto el análisis temático, instru- fluencia de la etnometodología. Su propósito es descubrir procedi-
Jmentado generalmente por el sistema categorial antes descrito, como mientos mediante los cuales los recursos comunicativos a dispositjón
el análisis.de la evaluación, propuesto por Osgood (citado por Nava- de un grupo de interlocutores generan orden y controlan la circuns-
rro y Díai, 1995: 199..200), el cual facilita el abordaje semántico de tancia social en la que éstos se comunican. El análisis conversacional
se interesa por la estructura secuencial de la conversación, con miras
una dimensi6n de la comunicación distinta de la puramente descrip· a comprender su organización como instrumento de la interacción
tiva: la dimensión de los valores asignados por el sujeto textual a las
social cara a cara. Examina, por ejemplo, tumos de conversación,
realidades que expresa. Estas realidades poseen un significado que el
monopolios de la palabra, "pares de adyacencia", "secuencias de in·
análisis puede develar objetivo o subjetivo, por la actitud valorativa
serción", etc.
que suscitan en el sujeto que las formula lingüísticamente. Osgood
instrumenta su método por medio de la técnica "análisis de las aser-
ciones evaluativas", que intento medir las actitudes del sujeto pw· An6lisis trisual
<luctor del texto con respecto a los objetos que npurcccn cxpresudos Hemos concéptualizado documentos en un sentido amplio, refi·
en el mismo. El análisis trata de medir las actitudes en una dirección riendo el término a documentos escritos y a registros visuales, como
positiva, negativa o neutra, y también su intensidad. Osgood además obras de arte, fotografías, avisos publicitarios, entre otros.. El análisis
impulsó la perspectiva de análisis que contribuyó a revelar la forma de contenido proporciona herramientas teóricas, metodológicas y téc·
cooperativa de articulación de los significados del texto: el análisis <le nicas para el análisis de todo tipo de textos escritos. El análisis y la
contingencia. Lo que esta perspectiva trata de investigar son las re· interpretación de documentos visuales -si bien comparten algunos

132 133
rasgos comunes con los documentos escritos- requieren métodos apro, mentos o materiales visuales que estudia, o que tenga, por lo menos,
piados para sus características específicas. Sin embargo, muy poco se una alta motivación y "sensibilidad" frente a ellos.
ha escrito sobre el análisis y la interpretación de documentos visuales La cantidad de elementos que presenta un documento visual hace
desde la perspectiva de la investigación social. la técnica de análisis complejo su análisis. lCómo seleccionar elementos de, por ejemplo,
visual empieza a posicionarse a medida que los investigadores acuden una película y establecer relaciones entre ellos? lCómo seleccionar
a este tipo de documentación como potencial de lectura de realida- una muestra de fotografías de un archivo, acceder a su contenido y
des, contextos sociales e históricos o situaciones específicas. utilizarlas como datos? lQué sentido tiene una fotografía, un video o
En tomo a temas como la historia social dé la fotografía, su papel una película para quienes viven la situación allí expresada?
en el trabajo etnográfico y su importancia para documentar la vida El proceso de destrucción del pueblo El Peño}, sepultado bajo las
social, se encuentran valiosos textos como el de Joan Fontcuberta, El aguas del río Nare para dar paso a una hidroeléctrica, fue ampliamen-
beso de Judas. Fotografía y verdad; La fotografla como documento social, te fotografiado. Archivos particulares y de prensa guardan ese"regis ..
de Gisele freund; e.le Terry Dnrret, Criticlting />lwtogrc1/>l1s. An tro documental". El "pueblo nuevo", construido a usanza de un barrio
introducuon to uriderstanding tmage..s, y de Joan Bottorf, Usiug videotaped de una ciudad cualquiera, no incorporó elementos culturales signi•
recording in qualitative reseatch. ficantes para los antiguos habitantes. las fotografías registran lo ºvie-
En las páginas siguientes plantearemos algunas preguntas y líneas jo" y se olvidan de lo "nuevo"; no hablan de las luchas de sectores del
de respuesta en tomo a la importancia del análisis visual, al tiempo pueblo por evitar su desaparición física, tampoco del desalojo campe-
que invitamos a los investigadores sociales que hacen uso de la docu- sino. Retratan símbolos que se quieren guardar como recuerdo de lo
mentación visual, a contribuir con sus experiencias y reflexiones teó· que fue y ya no existe, tal vez queriendo prolongar la existencia del
ricas y metodológicas a desarrollar esta línea de trabajo. pueblo: su iglesia, su parque, la calle empedrada, las cantinas, el mer·
MacDonald y Tipton plantean que cado dominical, los personajes propios, la vida cotidiana. Son las fotos
La interpretación parece ser un requerimiento más obvio cuando se que se conservan en el archivo de baúl, y que se encuentran intro•
trabaja con materiales visuales, como fotografías, anuncios, carátulas nizadas en las salas de los antiguos habitantes (cada vez menos) o
de discos, pinturas, pósteres, estatuas, grafitis, edificios, películas y otros. incluso en las de quienes migraron a otros lugares. Estas fotos hablan
Muchos de los problemas que ocurren en el análisis de documentos del apego a un territorio sentido como propio, que inminentemente
1 ,,~scritos, también aparecen en los materiales visuales aunque de manera iba a dejar de serlo, de la violencia con que fue vivido ese cataclismo
' ·diferente. Las fotograftae presentan problemas ei¡pedtlcos, porque n pe· amhientnl y humano, del sentimiento de pesar, estupor e incredulidad
aun Jo ttu• roc:l1.i'"'" •u autontielJad-"ln cámara no puede mentir"- el de una comunidad impotente ante las "fuerzas del progreso". Estas
fotógrafo puede dejar cosas por fuera de foco, y los negativos e impresio· fotografías pueden ilustrar investigaciones que den cuenta de ese pro ..
nes pueden ser cambiados en alguna forma (1995: 193).
ceso, pero lcómo interpretarlas? Son a la vez arte y documento¡ crea•
Al igual que el documento escrito, el análisis del material visual ción y registro de una realidad (por lo menos de parte de ella); des..

~ que
requiere su contextualización social e histórica: las circunstancias en
fue producido, las condiciones sociales y políticas del momento.
y
Se plantea, entonces, la necesidad de triangular con otras fuentes y
cripción y expresión, objetividad y subjetividad. En ellas quedaron
plasmadas las vivencias de sus habitantes, sus espacios y símbolos, pero
al mismo tiempo la intención y selectividad del fotógrafo. ¿Cómo in·
documentos de la época y, de ser posible, con informantes claves co· terpretar esta relación entre dos sujetos (fotógrafo-fotografiado) con
nocedores de ese contexto. La lectura de los objetos, sin contextua· visiones y papeles tan diferentes en ese proceso social? ¿Cómo estable-
lización, corre el riesgo de interpretaciones erróneas, porque será difí· cer esa relación pueblo viejo-pueblo nuevo?
cil entender los motivos que impulsaron su producción, y de qué modo Para el análisis y la interpretación de los materiales documentales
representan la vida de los individuos o la clase social que se estudian. hay que moverse en dos dimensiones -pasado y presente- o entre
Además del conocimiento sociológico sobre el tema en cuestión, diversos elementos de la cultura material, estableciendo analogías entre
el análisis visual le exige al investigador conocimiento sobre los docu· ellos. El investigador que enfrenta como analista la documentación

134 135
visual requiere trabajar, al mismo tiempo, en diferentes niveles y di· plo, la confiabilidad se estima calculando el porcentaje de veces que
mensiones difíciles de separar: lo artístico (invariablemente presen· coinciden dos codificaciones independientes al trabajar con ellas el
te), lo tecnológico, el contenido, el autor o creador, los contextos mismo material.
temporal, espacial, social y político, etc. Sin embargo, los análisis visual y de contenido no se interesan sólo
Durante toda la investigación, desde la selección de los docu· por la cuantificación. Los análisis cualitativos han mostrado su irnpor•
matUo• visuale• hasta In comprensión de In situnci6n cstudindn y su tancin en develar los significados simbólicos de los mensajes, pues
proceso, la interpretación es una tarea simultánea a la evaluación del éstos no tienen un significado único, y es posible interpretarlos desde
material documental. Al investigador le corresponde identificar o múltiples perspectivas.
definir los contextos, y darles límites. Un elemento inseparable de su En cualquier mensaje escrito se pueden computar letras, palabras u ora•
definición es el reconocimiento de similitudes y diferencias halladas ciones; pueden categorizarse las frases, describir la estructura lógica de
en los materiales; en contextos similares los materiales tienen signifi· las expresiones, verificar las asociaciones, denotaciones, connotacio-
cados similares y son reconocidos por los actores sociales, si el contex· nes o fuerzas ilocutivas; y también pueden formularse interpretaciones
to se ha definido correctamente. Por ejemplo, muchos utensilios que psiquiátricas, sociol6gicas o políticas. Todas estas cosas pueden poseer
hayan sido inicialmente identificados como rituales o religiosos, pue· validez de forma simultánea (Krippendorff, 1990: 30).
de que sólo sean de uso diario. En las interpretaciones cualitativas la coincidencia en los resulta•
Por tanto, la definición del contexto ylos significados de los mate· dos del análisis no es de esperarse. La confiabilidad y la validez des·
riales documentales son mutuamente dependientes, y su interpretación cansan en la capacidad argumentativa del investigador, quien deb.e
se basa en la aplicación apropiada de teorías sociales y culturales. La "convencer" acerca de su interpretación al presentar en forma cohe ..
observación y "lectura'' de los materiales visuales y su interpretación rente y con claridad su perspectiva y fundamentación teóricas, y la
teórica son procesos dialécticos, y las teorías pueden cnmhinrse ni con· metodolo~ria empleada en el análisis. Ln coherencia interna se produ·
frontarse con la evidencia material. El reto fundatnental del investi· ce si las partes del argumento no se contradicen entre sí, si las dimen·
gador es entender las implicaciones sociales y culturales de los docu· siones del análisis comprenden los objetivos, y si las conclusiones se
mentos visuales que analiza, y Wla de sus tareas permanentes es evaluar desprenden de las premisas del análisis. Debe haber también cohe·
la pertinencia y relevancia de las teorías en relación con los docu~ renda externa, que se refiere al grado de integración de la'interpre,
J•'mentos. tación con las teorías aceptadas dentro y fuera de la disciplina. Un
documento puede ser analizado desde la perspectiva sociológica; re·
Confiabilidad y valldei conociendo, por ejemplo, el significado de un hecho social y situarlo
dentro del contexto -social- en el que ocurrió; o desde la perspectiva
La investigación documental, como otras estrategias de investiga· de la comunicación social, centrando el interés en la comunicación
ción, tiene la finalidad de analizar los hechos, proporcionar conocí· que se generó entre los actores sociales. Cada interpretación puede
mientos nuevos y ser una guía para la acción. Por eso, sus técnicas y considerarse válida, ·siempre y cuando demuestre su fundamentación
métodos deben ser confiables, es decir, garantizar que los resultados teórica y metodológica, y establezca los límites de sus resultados.
representen algo real e inequfvoco. La confiabilidad indica si un ins· El análisis documental es válido en la medida en que sus inferencias
trumento mide siempre de igunl manera las mismas cosas, no importa se sostengon frente a otros datos obtenidos de forma independiente.
quién lo utlllce1 esto signitlcn que debe ser reproducible, y si otros Su validez interna se basa en la fundamentación lógica del sistema de
investigadores aplican la misma técnica a los mismos datos, en distin· categorías construido en la investigación, que debe explicar con qué
tos momentos, sus resultados deben coincidir con los que se obtuvie, criterios se incluyeron unas categorías y se excluyeron otras, cómo se
ron originalmente. Por eso, se espera que las reglas que gobiernan el construyeron y cómo se establecieron relaciones entre ellas. Por su
análisis documental (sea de contenido o visual) sean explícitas y apli, parte, la validez externa se basa en una relación empírica entre los
cables para todas las unidades. En el análisis cuantitativo, por ejem· datos y la realidad, o hecho social, que se analizan.

136 137
Como técnica de validación se recomienda la· triangulación. En la "contaminación" de otro tipo, que puede ser detectada y resuelta en
investigación documental todo debe ser revisado desde varios ángu- la evaluación y la interpretación de los documentos.
los, nada debe tomarse como gratuito. Un documento puede no ser lo Exclusividad. La información que proporcionan algunos materiales
que parece; el archivo se pudo coleccionar por motivos que no enten- documentales tiene un carácter único, es diferente de la que puede
demos, y el contexto puede ser vital para determinar la na tu raleza del obtenerse mediante otras fuentes. Diarios, fotografías, archivos de
objeto que tenemos frente a nosotros. Esto hace que el trabajo docu- correspondencia contienen material valioso, original e irrepetible.
mental sea muy diferente de, por ejemplo, el trabajo con encuestas, Historicidad. Los escritos, las imágenes, las voces grabadas perma·
donde la confiabiliad y la validez las garantiza el método en sí mismo: necen en el tiempo si se archivan y conservan. El material documen·
la fundamentación del cuestionario, el significado de las preguntas, tal le da dimensión histórica al análisis sociológico.
la reproductibilidad de escalas, la representatividad de la muestra,
todo ello se relaciona con el tema, <~l método y las fuentes cfo informa· Limitaciones
c!dn predcflnldos. l\,ro en cmfoque11 eunlltntlvos la trinngulncil'm es Las limitaciones no tienen que ver con el material documental en
una de sus características esenciales, y puede incluir otros datos (tiem- sí mismo, sino con el uso inadecuado (acrítico y decontextualizado)
pos, espacios, actores); otros investigadores (varios analistas observan de la información, que puede darse también con los datos primarios.
y leen el mismo documento), y varias teorías (utilizar más de un enfo· Selectividad en la producción, el registro, o la conseroación del archivo
que para construir las categorías de análisis), técnicas y fuentes (com- de la información documental. Para muchos autores, este es un riesgo
binar el uso de entrevistas y grupos focales con las fuentes documen· siempre presente, que algunos denominan ºdepósito o supervivencia
tales). selectiva del material", ocasionado por elementos reactivos o tenden-
cias en el proceso de producción o de selección de los documentos
Ventajas y limitaciones que se deciden conservar.
Naturaleza secundaria del material documental. Generalmente, se
Autores como Hodder (1994) y Valles (1997: 129) han visto en la trata de información producida con propósitos diferentes a los del in·
estrategia de investigación documental las siguientes ventajas y limi- vestigador, por tanto puede presentar cierta rigidez y limitaciones de
t~.pones relacionadas con el uso de materiales documentales, su in· partida que dificultan su uso. Por ello se recomienda complementaF y
tcrpretación y evaluación. confrontnr In información docume,ntal con otros datos producidos para
la investigación o con otras fuentes.
Ventajas lnterpretabilidad múltiple y cambiante del material documental. La in·
terpretación depende del contexto y del cambio de los tiempos. Una
El bajo costo del material informativo. En algunos casos el material vez producidos los documentos dentro de una cultura, la distancia
tiene un carácter periódico (prensa, revistas,. anales del Congreso). El que separa al autor del lector se amplía, y aumenta la posibilidad de
investigador no necesita producir el material, sólo ubicarlo, recopilar· interpretaciones variadas.
lo y seleccionarlo. En la interpretación y evaluación del material documental se plan•
Ausencia de reactiuidad. A diferencia de otra infom1ación que se tean problemas específicos relacionados con: autenticidad del docu·
obtiene directamente mediante técnicas de observación o conversa- mento (autoría, reproducción o edición del original, y focha); dispo·
ción, la consecución del material documental no suele producirse en nibilidad (resultado de la pérdida, destrucción o inaccesibilidad del
contextos naturales de interacción social. Al no requerir la presencia documento); muestreo (identificación y tamaño de la muestra dispo•
directa y permanente del investigador en los espacios de interacción, nible y elaboración del marco muestral); credibilidad como fuente de
se evita la preocupación por las reacciones que su presencia podría información veraz y fiable en relación con lo que se investiga; dificul•
causar, sin embargo, la infurmnción documental no está exenta de tad para hacer inferencias, a partir del contenido de los documentos,

138 139
sobre los rasgos individuales del autor, los aspectos sociales de la épo- flan las fotogrnHas para proporcionar rasgos descriptivos y generaliza-
ca, o las características de la audiencia. ciones abstractas que no pueden manipularse con imágenes solamen-
El uso que haga el investigador de la documentación disponible, deberá
te. En el campo de la sociología, una ilustración de este tipo de traba-
ir acompañado de la correspondiente evaluación e interpretación del jos es la que presentan Schwartz y Jacobs (1984: 127-141) sobre "la
mnterinl documentttl. El u110 vantnjo110 de c"t" c11ttl\tcwn de inw11ti>,'1\• prohibición''. bnsnda en fotografías.
ci6n ¡>tlllt\ noeourhunente por el reconocimiento de sus límites. Péro La est1·atcgin de investigación documental y sus técnicas (análisis
éstos, como sus ventajas, son siempre relativos. Depende de cuál sea el de contenido, del discurso y visual) pueden utilizarse con propósitos
prop6sito del estudio y las decisiones de diseño que se adopten. Una vez como los siguientes:
más el· diseño se nos presenta como la clave para lograr el máximo -Análisis de aspectos referidos a productos o al campo delconte·
provecho de los siempre limitados recursos de la investigación {Valles, nido de los textos; por ejemplo, identificar intenciones de los comuni·
1997: 131). cantes, determinar el estado psicológico de las personas y grupos, o
detectar la existencia de propaganda.
-Identificación y análisis de rasgos del contenido de las comuni·
Aplicaciones caciones; por ejemplo, comparar medidas o niveles de la comunica·
ción ordinaria, apoyar operaciones técnicas de investigación, exone-
La estrategia de investigación documental es de amplia aplica .. rar las técnicas de propaganda, medir legibilidad de los materiales,
ción en diversas áreas de las ciencias sociales y humanas. Varias disci-
descubrir formas estilísticas, etc.
plinas la utilizan como estrategia principal o complementaria: para la
-Investigación de asuntos referidos al público o a los efectos del
historia se ha constituido en su método fundamental, y la sociología,
contenido: por ejemplo, analizar actitudes, intereses y valores de gru-
la 1mtropoloaf'a-Yla fllosoíl'a, c.fop<lndiend1,) dt•l tt•mo y ln perspectivo, la
han articulado en sus estudios, bien sen en la fose de revisión de lite- pos de pohlaci6n, y describir las respuestas de actitud y de conducta
ante las comunicaciones.
ratura, en la de validación (triangulación con otras fuentes y técni-
cas) o como estrategia global de trabajo. Se puede afirmar que casi -Descripción sistemática de aspectos del discurso.
cualquier tema es susceptible de trabajarse con esta estrategia -Verificación o negación de determinadas hipótesis o proposi-
ip.y,estigativa. ciones previamente formuladas. ·
Para los etnometodólogos y para grupos de investigación que tra-
bajan con grupos de discusión, la combinación de sus estrategias de
trabajo con componentes de la investigación documental es camino
obligado, especialmente en lo que concierne al uso de la fotografía y
··---··---·--·-.--......
'\...,_.
. . •'"",

______
.-~'\,·-·--·....__-·-···---··--..._-·"-"'_..,.,.,
"&tados del art-;''tima modalidad de....,investigación documental
El estado del arte, denominado también "estado del conocimien·
la videograbacióncomo técnicas de registro de actividades cotidia- to", ,~!:!!:\~_ifüe_(;!Jgª~ÍQ!l.de_cª_Láct~r.<ÍS>f~!!!~-!l~~Lq~_?e~.como ob·
nas y de discursos. El registro con estos medios permite captar detalles jetivo rec:up~rnr sistemática y reflexivamente el conocimiento acu·
··müládo sobie.ülú)bjel:o-o terná-éeñfrarcieéstuaio. Un estidoCierarte
que de otra manera pasarían desapercibidos, y mirar las imágenes y
escuchar los sonidos cuantas veces sea necesario para su interpreta-
ción y an~lisis. Las inuigenes pueden tomar el lu.gnr de lns pnlnbrns y n
ªª o"ngéria'üfüi'é-YáluaCi6n'ó''üñoalance-ueéseconocimiento acumu-
lado, y establece una proyecci6n o 1(neas de trabajo para posibilitar su
vt~ces expresar lo que las palabras no pueden. "foylor y Bodgan ( 1994: desarrollo. "~~-t1J.l~_Jn".~~!i~ad6n sob_~e l~. P.~2~l:l;~~é-~ . J.1:'x~m!&..~tiva,
148) mencionan trabajos publicados en periódicos sociológicos como teórica o metodológica -existente acerca de un ueterminado tema-
Qualitative Sociology, que consistían de imágenes sin ningún comenta .. '···~1ra"develar"la''(i\···· áffiic·--···1a·16 ·c-a·······reserice·s-énla<lescri-Ción'""ex..
rio ni análisis. De esta forma, los "sociólogos visuales" pueden imitar -~~Ji~~ftQi9.~iiit~_ril~t.aéi~;q~'":~:il\~tiQ:m.c~ticio 1haa!~s
la expresión artística, y dejar que las imágenes hablen por s( mismas, o teóri_c:clsqjn..v.cstigadares'..: (Galeano y Vélez, 2000: 1).
apuntar a los análisis de la etnografía visual, donde los textos acampa- ,........ El estado del arte es

140 141
(... )una investigaci6n documental que tiene un desarrollo propio, cuya bases de datos, etc.- las define el itivestigador de acuerdo con los
finalidad esencial es dar cuenta de construcciones de sentido sobre propósitos y las condiciones en las cuales se desarrolle su investiga·
bases de datos que se apoyan en un diagn6stíco y un pron6stico en ción. Las búsquedas pueden hacerse de fom\a directa o utilizando
relaci6n con el material documental sometido a análisis. Implica ade- tecnologías modernas como la intcmet, los CD Room, etc.
más una metodolog(a mediante la cual se procede progresivamente por Los textos son "entrevistados", mediante preguntas sobre temas
fases bien diferenciadas para el logro de unos objetivos delimitados que
guardan relad6n con el resultado del proceso (Hoyos, 1999: 57).
l recurrentes y olvidados; teorías que han influenciado la producción
) de materiales; autores representativos de corrientes de pensamiento;
Como investigación evaluativa, el estado del arte hace un balan- ' tipos de documentos producidos en épocas históricas específicas, y
ce prospectivo, reflexivo, sistemático y propositivp sobre un objeto par- ) modelos metodológicos, perspectivas, tendencias y líneas de trabajo
ticular de conocimiento. Hacer un estado del arte presentes en el tratamiento de las temáticas. ·
[... )implica acercarse a través de fuentes documentales a un verdadero Los documentos también son observables desde el lenguaje, en las
lnberlnto d• pen1poctiv1ta o¡,i11tomol6¡,rle1u1, po11tunu1 i~lt1nl1~gic11~ y 11u· diforcncins y similitudes presentes en la utilización de categorías, con·
puestos implícitos y expUcitos. Así como a una variedad de metodologías ceptos, y nominaciones; en las relaciones que establecen con otros
descriptivas y analíticas, afirmaciones y propuestas fundadas e infunda- autores o escuelas de pensamiento, en su originalidad y en la
das, que obscurecen el campo de la invéstigaci6n haciéndola inin- reformulación o repetición en el tratamiento de los datos.
telegible a simple vista (Mejía, 1997: 23}. El investigador que realiza un estado del arte puede validar su
Como orientación teórica y metodológica, un estado del arte se proceso investigativo, y obtener infomrnción desde otras perspectivas
/:nutre de lahennenéutica y de la teoría fundada. El estado del arte-~­ y lógicas, con relación a su objeto de conocimiento, al confrontar con
{ ~retoma de'lalieririénéutlcasu"'capaCiaacraet.nferpretación y de hacer otras técnicas, fuentes e informantes.
explícita la postura teórica y metodológica desde la cual se realiza el La interpretación de los documentos escritos es un proceso que
estudio, al tiempo que se alimenta de ella como interpretación y com- acompaña de principio a fin la investigación. El análisis de contenido,
prensión crítica y objetiva del sentido de textos escritos o hablados. la categorización y la codificación, y la construcción de sistemas de
categorías son elementos comunes a la investigación documental y los

~
DeBjQili]ui}füiai\ el estado del arte retoma el método de la com-
paración constante entre los contenidos de los documentos (unidades estados del arte. El proceso de categorización y codificación es, en
~4~ análisis), y la construcción teórica expresada en el sistema de ca· general, el descrito en el aparte ''.A.nálisis de éontenido" de este mis·
te¡oríns que soportan teórica y metodol6gicnmente el análisis. mo capítulo. El,análisis de. contenido. y el visual y la com}?ar.aciórt_
_ Lot estados del arte comparten método.s y técnicas desarrollados
1 por la estrategia de investigación documental. Los procesos de ras-
1cons.tnntc son.métodos que.los cstnd. os·d·c.l. aU<trntoma11de la.itwesti:
gación.documental"yde..la-teoríaiundad!l. 1

\( treo, selección y ubicación de materiales se rigen por los principios de


esta estrategia, y su desarrollo implica la revisión cuidadosa y sistemá- Ilustraciones
tica de todo tipo de documentos escritos (revistas, libros, informes de
investigación) que tengan relevancia con relación al tema, y que co- En la bibliografía referenciada se encuentran reseñas de investi-
rrespondan a la delimitación espacial y temporal establecida por el gaciones realizadas con la estrategia de investigación documental.
estudio. De esta fonna, la unidad de análisis está constituida por do- Podría decirse que, en general, las investigaciones históricas acuden
cumentos escritos o fragmentos de ellos, que pueden complementarse a esta estrategia. En la modalidad de "estados del arte" se empiezan a
o confrontarse con información primaria que permita su contex-
tualización y validación, recogida mediante entrevistas, conversa torios l. Una ilustración del proceso metodológico para la elaboración de estados
y grupos de discusión. del arte puede consultarse en el texto de Galeano y Vélez (2000), donde se explica
Las fuentes para la realización de un estado del arte -archivos t•I proce~o seguido en la investigttci6n "Estados del arte sobre fuentes documenta·
personales e institucionales, bibliotecas, centros de documentnción, le~ en invcstiguci6n cuulitativa".

142 143
producir informes de investigación sobre temáticas como la sexuali- 5. Etnometodología: vida cotidiana y sentido común
dad, o el maltrato infantil en Colombia, o especializadas en algunos
tópicos de investigación cualitativa. El texto de Julieta Haidar (ver
bibliografía referenciada) es una ilustración metodológica de cómo Contrario a la tendencia convencional de la sociología de criticar e
U5nr el análisis del disc\trso en proyectos de invcstignción documcn· iroriitar las forrnulacicmes de sentido común de los miembros de la
tal. En él, ln autora expone In metodologíu gcrn:.~rnl y los procedimien- sociedtul en comparadón con los puntos de vista sociol6gicos, los
tos metodológicos y técnicos que se deben implementar para la apli· etnometod6logos se centran en métodos '1olk" 'J en el ratonamiento
cación de los desarrollos teóricos en un hábeas discursivo concreto. del sentido común.
Holstein y Gubrium

Antecedentes históricos

El sociólogo estadounidense Harold Garfinkel acuñó oficialmente


el término etnometodología por consonancia con otros afines utiliza·
dos por la antropología, como etnobotánica, etnofisiolog(a y etnofísica,
que designan conocimientos y técnicas comúnmente disponibles en
una sociedad para enfrentar cuestiones relativas a las plantas, el cuer.:
po humano y la naturaleza material (Vélez y Galeano, 2000: 24). El
objeto de estudio de la etnometodología, tal como lo concibió su au ..
tor, son los procedimientos más comunes y prácticos adoptados genéri,
camente por los miembros de una sociedad para comprender de ma-
nera reflexiva los comportamientos cotidianos propios y los de los demás.
Es en este sentido que a la etnometodología se la denomina la socio-
. J~ ;t .
logía del sentido comtín o del estudio de lo obvio, de aquello que por
lo general pasa desapercibido.
Los sociólogos que se dedican a analizar la vida cotidiana han
encontrado que existen afinidades entre sus intereses profesionales y
los de la gente que estudian. Si la sociología es una indagación en la
naturaleza y eh las causas y consecuencias de la acción social, enton·
ces esa actividad no es patrimonio exclusivo delos profesionales. Los
miembros de un grupo social o de una localidad pueden observar y
reflexionar los hechos cotidianos. Puesto que los sociólogos son, por lo
general, miembros de la misma sociedad que analizan, la información
relativa a los eventos que se investigan es considerada como una co-
lección de acciones cotidianas, y todos los miembros de esa sociedad
tienen no sólo posibilidad de acceso a ellas sino que participan activa.-
mente en su producción. Por eso las actividades e interpretaciones de
los sociólogos y de otros investigadores sociales son tan sólo conjuntos
de casos de los fenómenos que estudian, lo cual constituye una ca-

144 145
racterística del trabajo sociológico. Como consecuencia, la recons- La reflexión en torno a otras situaciones de la vida cotidiana, lo
trucción del conocimiento sociológico, el desarrollo de métodos y de condujo a elaborar una teoría de la acción social para responder al
nuevos conceptos y la naturaleza de la misma sociología pueden inter- interrogante: lcómo pueden los miembros de una sociedad hacer tra·
pretarse como actividades cotidianas emprendidas con los más diver- bajos concretos en el mundo real. utilizando sólo los recursos de que
sos intereses individuales o de grupo, tanto por legos como por profe- disponen? En los escritos de Garfinkel se encuentran descripciones de
sionales (Schwartz y Jacobs, 1984: 267). capacidades desarrolladas por las personas comunes y corrientes para
Uno de los antecedentes inmediatos que llevaron a Garfinkel a enfrentar situaciones particulares y a veces inesperadas, que el autor
fundar la etnometodología fue su participación en una investigación refiere como "esperar y ver", "déjalo pasar", "basta con lo suficiente",
basada en transcripciones de intervenciones en una sala de jurados, "prácticas de adecuación", "reglas del etcétera" y "retoque".
la cual tenía como objetivo estudiar la forma en que los jurados, gente Con los años, la etnometodología se hizo extensiva a otras situa-
del común, procedían en sus deliberaciones. Tenínn que tomar deci· ciones y ambientes sociales, y llevó a plantear que no .existía una
slones referentes al dinero y la vida <le otras personas, y los recursos etnometodologfa única sino diversas variantes de ella (que ampliare·
con que contaban para ello eran limitados. Su papel consistía en estu- mos en el aparte "Campos de aplicación de la etnometodolot,rfa"), siendo
diar hechos (enfermedad mental, asesinatos, drogas o complejas ope- las más importantes el análisis conversacional y los estudios etno·
raciones financieras) y llegar a conclusiones que desbordaban su ex- metodológicos de ambientes institucionales. ·
periencia personal. Ser jurado requería un razonamiento sociológico Esta estrategia investigativa tuvo gran auge en algunos países avan·
complejo. No eran expertos en derecho, no tenían adiestramiento en zados como los Estados Unidos e Inglaterra, especialmente en las dé·
análisis de datos, ni experiencia ni capacitación como jurados. ¿Cómo cadas de los sesenta, setenta y ochenta. En los países latinoamerica·
lograban tomar decisiones? lCon qué lógica? lCon qué modelos de nos, su influencia en perspectivas de investigación puede leerse en la
sentido común? lQué procedimientos seguían? Estas preguntas guia· investigación acción participativa, la cual comparte con la etno·
ron el trabajo de Garfinkel, el cual se centró precisamente en el razo· metodología la valoración del saber popular, delo aprendido a partir
namiento práctico y en la metodología que losjurados utilizaban du- de la experiencia y del hecho de enfrentar y solucionar los problemas
rante el proceso de toma de decisiones (véase Garfinkel, 1967: cotidianos rescatando las lógicas de pensamiento presentes en la gen·
104-115). El análisis de esta situación lo llevó a concluir que la gente te del común. Su difusión corno estrategia investigativa ha sido esca·
oo sólo está dispuesta n trabajar dentro de cualquier situación dada, sa. Los textos clásicos de Garfinkel no han sido traducidos al español,·
alno que nthunda pueda hacerlo. ExlstÍll un ruonnmlento prtlc:tic::o qtm y !ns rt~forcncfos que se encuentrnn en este idioma sobre su concep·
era necesario comprender, y con este postulado se encontró con un ción teórica y metodológica son dispersas y limitadas.
rico folclor de sabiduría social que no se mencionaba en ningún texto
o manual. Fundamentación teórica
El genio de Garfinkel se manifest6 al desarrollar una amnesia positiva Aunque Garfinkel reconoce su deuda con Parsóns (funcionalismo
para su formación académica formal, con el fln de especificar las cosas estructural) en sus ideas sobre la etnometodología, fueron los escritos
por las cuales la gente verdaderamente se preocupaba y las capacidades de Schutz (fenomenología sociológica) los que lo impulsaron a fundar
reales que empleaba para hacer un trabajo determinado en el mundo
la etnometodología.
real. Con mucho oficio y seriedad tomó en cuenta todas y cada una de
estas posibilidades sin importar cuán "relevante!!" o cuán "poco rele- Se encuentra una buena indicaci6n de la influencia de Schub: en un
vantes" pudieran ser, o cuán "sociológicas" o "tontas" fueran. Si bien la artfculé> relativamente temprano de Oartlnkcl, donde analiza y trata de
política o la clase social propia pueden influir en la decisión de un ampliar las ideas de ese autor sobre la naturaleza de la racionalidad en la
jurado, también lo hacen, as( resultó ser, In urgencia de ir al baño, el conducta social. El argumento del trabajo se basa en una distinci6n que
defleo de no Rparecer como un idiota, o de mostrnr cunn aburrido se hace Gnrfinkel entre la "racionalidad de In ciencia y la racionalidad del
011tl\lll\ en•• tul'\11\01\ttl (Sc:hw"rt: y J"c:ol'll', 1984: 27t'1·27 I ). sentido com(m", o de la "actitud m1turat•. Mediante la frase anterior, se

146 147
refiere a las características del punto de vista que sostiene en el análisis Sin embargo, entre ambas teorías existen diferencias que permi-
de la acción racional de Weber, en el cual incluye la aplicación de crite• ten considerarlas como independientes. Una de ellas es que la
rios netos sobre la relaci6n medio-fin, a la explicación de la conducta etnometodolbgfa se inspiró en la fenomenología, pero también en la
social. Desde este ángulo, la acción motivada se explica en función de lingüística, la antropología y, especialmente, la sociología, y construyó
1011 criterio• del ob.ervodor, que pueden 11er -y normalmente lo soni. un dominio diferente e independiente de estudio. Otra diferencia
muy divergentes de loa utillzados ¡lOr los 11ctures mismos ni orientur su reside en el marcado carácter empírico de la etnometodología, que se
conducta. Como consecuencia, amplias áreas de la actividad social hu· evidencia en sus investigaciones basadas en experimentos y observa·
mana
.
aparecen como li no raciona
• les ", y 1as u acciones
• .
raciona 1es " se
clones -aun cuando la etnometodología deriva ideas teóricas de ellas-, y
consideran s6lo como de significado marginal. Si abandonamos la idea en el énfasis cbnceptual y teórico de las investigaciones fenomeno ..
de que la racionalidad es la única norma que puede aplicarse a la ínter·
lógicas, por lo menos en las primeras fases de su desarrollo.
pretaci6n de la conducta social, y hablamos, en cambio, de varias
"racionalidades" que los actores son capaces de emplear, la acción ra·
La etnometodología, por la influencia que ha recibido del natu·
ralismo, se centra también en la descripción cultural y hace énfasis en
cional deja de representar una mera clítegoría residual. Siguiendo a
Schut::z, Garfinkel distingue un número considerable de tales "racio· la comprensión de la interacción de las personas y de los hechos tal y
nalidades" que son relevantes par11 los intereses de la vida diaria antes como se presentan en lenguaje natural.
que para los de las ciencias sociales; los criterios de racionalidad que Con la etnometodología, Garfinkel respondía a su maestro Talcott
operan en estas últimas -por ejemplo, que los conceptos deben ser de· Parsons y su teoría de la acción social. Para Parsons, el ordensocial era
ftnidos de manera precisa, tan generalizados como sea posible y "libres posible gracias a la institucionalización de una serie de normas, reglas
de connotaciones"- no resultan de interés para los actores legos y valores. Garfinkel planteóque los actores eran portadores de prejui-
(OlJJ,uu, 19671 J$ ..J6). cios, respondíon a fuerzas sociales externas y estaban motivados por
directrices e imperativosintemnlizados. El <>rden social es un modelo
Aquí se encuentran los puntos de partida de los planteamientos construido mediante el trabajo interpretativo que llevan a cabo las
de Garfinkel: l. El estudio de las racionalidades de la gente del co• personas comunes y corrientes de la sociedad, las cuales él concebía
mún, y 2. El análisis de la vida cotidiana; a su vez se muestran los como poseedoras de prácticas lingüísticas y competencias interactivas
puntos de deslinde con otras formas "exclusivamente académicas" de que hacen posible observar y registrar los rasgos de la vida cotidiana.
,. ''hacer sociología e investigación social. El actor social del común, para
Garfinkel, es un teórico social práctico que se las arregla para ordenar La teoría social de Parsons sugiere que el orden social se construye
sobre valores y creencias compartidos. Cualquier disrupci6n, entonces,
su experiencia de forma que le mantenga el supuesto de que el mun- debe involucrar el colapso general de ese orden social, por lo menos
do -natural y social- es lo que parece ser. Ese conocimiento de "sen· momentáneamente. Garfinkel desarroll6 una estrategia para probar esta
tido común'' lo poseen todos los miembros de la sociedad y, por tanto, premisa provocando situaciones que rompían con ciertos procedimien•
no es del dominio de algún experto académico. . tos en la interacción social. Un enunciado de lhola c6mo estás? no se
Entre la fenomenología sociológica -a diferencia de la filosófica contestaba con el respectivo "bien, gracias, ly tú?", sino con un extenso
de Hussed-y la etnometodologfa existen puntos en común relaciona· y detallado recuento del bienestar del que responde (por ejemplo, el
dos con el significado de las acciones, la producción de la situación investigador), lo cual sacaría de balance a la otra persona. Estas y otras
110C:ial y ol lnttm~s por ha vida cotldinnn. Ambus teoríns estudinn lo ttkticus Je disrupcicSn fullnron en producir unn caída del orden social.
forma como los actores sociales producen situaciones y construyen los En lugar <le permitir tal ca(<la, la gente retc)ma el orden al encontrarle el
significados .de las mismas, y ambas se ocupan de la relación situa· sentido, o teniendo sentido de esta nueva situaci6n· (Clifford, 1998:
389). .
ci6n-atci6n, en cuanto las situaciones constituyen las acciones. El
objetivo principal de las dos teorías es el análisis de la vida cotidiana, Garfinkel concluyó que cualquier acción dotada de racionalidad
es decir, las actividades "comunes y corrientes" del diario vivir, que la y entendimiento debe, de alguna manera,ocurrir dentro y a través
gente "comúnycorriente" realiza en la sociedad. del desempeño de las acciones mismas. La relación conocimiento·

148 149
acción es el motor de la interacción social y sustituye la relación mo- La etnometodologfa se refiere a "los procedimientos más comunes
tivación-acción que sugiere Parsons. De ahí surge la pregunta: lcómo que se pueden individualizar para dar coherencia y comprensión a los
logran el conocimiento los miembros de una sociedad?, la cual se res- comportamientos propios y a los de los demás" (Gallino, 1978: 415). Es
ponde planteando que este conocimiento, de sentido común, es po- una rama de la microsociologfa que
seído por todos, y no es del dominio de ningún experto académico. En (... J estudia los procesos de 1razonamiento práctico, las manifestaciones
este caso, los académicos, mediante la etnometodología, tendrían el recurrentes y tangibles del sentido común, los "métodos" que los indi·
papel de "rescatar", reflexionar, analizar y sistematizar este conoci- viduos elaboran y ponen en juego para realizar las tareas más menudas y
miento del sentido común. Una síntesis de esta fundamentación teó- banales, incluso si realizan un trabajo científico, con el indispensable
rica se presenta en la tabla 5.1. fin de crear y reproducir incesantemente los aspectos percibidos como
estables en el ambiente social organizado, "lo que se da por sentado",
los "hechos" de In vida cotidiana que se dan usualmente por desconta·
• ldH de I• raololl•lldad d• I• conduota •ool•I: dos y que fonnan en realidad el médium universal en el que son calados,
f'•notmmologla dlr.renolaolón entre •raclonelld•d de la ciencia"
y •raolonalldad del sentido común"
y sin el cual serían imposibles todas las formas de interacci6n social, de
•oclo/óglc. • Producción de la situación social actividad intelectual y práctica, de formaci6n y manipulaci6n de obje-
• Interés por el estudio de la vida cotidiana tos y de señas. Ese médium ·es para la etnometodología In base
microfenoménica sobre la cual se realiza la construcci6n social de In
realidad (1978: 415).
• Acción rtofonal: relación medio-fin en la
Soclol~lll• compre~•lv•
expllcaclón de la conducta social La etnometodologfa es el estudio del
•Acción motivada: criterio• del obeervador
• Existencia de varias "raclonalldades" cuerpo de conocimientos de sentido común y de la gama de procedí·
míentos y consideraciones (métodos) por medio de los cuales los miem•
• Oeacrlpclón cultural con énfasis en la bros corrientes de una sociedad dan sentido a las circunstancias en las
Natutal,.mo comprensión de la Interacción de las personas, que se encuentran, hallan el camino a seguir en esas circunstancias y
de los hechos tal y como se preeentan en actúan en consecuencia (Heritage, 1984, citado por Rit:zer, 1993: 288).
lenguaje natural
,, En este sentido, la etnometodología se considera no sólo como un
t~t'\foqtu?
sociol6gico de análisis social, sino también como una estrate·
• Teorl• de la aoolón aoolal gia invcstigativa para descubrir la naturaleza de la vida social. Se
Punolon•l,.mo • El orden aocl•I ee construye sobre valorea y
norma• compartido•
ocupa de la organización de la vida cotidiana, "inmortal y corriente",
en palabras de Garfinkel, quien concibe los hechos sociales como re·
sultado del esfuerzo concertado de las personas en su vida cotidiana.
18bla 5.1 Fundamentación teórica de la etnometodolog{a.
Su interés no se centra en los procesos cognitivos por los cuales los
hechos se producen, y sí en los "procedimientos, los métodos y las
Conceptnalizaclón prácticas" que utilizan las personas. Por esto, para Garfinkel el orden
La etnometodologt'a hace referencia al estudio de los métodos que, social es "un logro práctico constante".
mediante un razonamiento práctico, las personas utilizan para vivir El proyecto de la etnometodologfa trata sobre la manera como se
una vida diaria satisfactoria. Por tanto, remite no a un único método interrelacionan las acciones para producir y reproducir acontecimientos
sino a los métodos de sentido comt1n seguidos por una población para diarios (Clifford, 1998: 388). En palabras de Taylor y Bodgan (1994:
hacer aquello que se requiere en la vida cotidiana. El análisis reflexi- 136), Gnrfinkel "utiliza a sus experimentadores para descubrir lo que
vo de estos métodos constituye el objeto de estudio de la etnome· se ve pero por lo general no se advierte: el mundo del sentido común
todolo¡{a.· de la vidn cotidiana".

150 151
Fundamentos teóricos y metodológicos se entendió. Por eso, para los etnometodólogos, todas las expresiones y
acciones prácticas deben interpretarse dentro de su contexto particu·
Garfinkel construye y retoma de otras disciplinas, como la lingüfs, lar, y para ello han de ponerse en el lugar del otro y cuidarse de ithpo·
tica, algunos conceptos que permitirán darle cuerpo a la ner su visión de la realidad a los· actores para, de esta manera, poder
etm>mctt>dolo(if(n. Poro él, kut etnom.tltodns 11on "reflcxivnmcnte entender lo que dicen y hacen, desde su propia lógica de pensamien·
explicables", y da paso a dos categorías usadas por él ampliamente y to y acción.
que es necesario analizar: la reflexibidad y las explicaciones. Dentro de la categoría de indexalidad, Garfinkel creó el concep·
La reflexibidad, los etnometodólogos.la entienden como un to "particulares de índice", que puede ser, según él, cualquier aspecto
concreto de una situación en la que alguien participa -una palabra,
(... )proceso en el que estamos todos implícados para crear la realidad
social mediante nuestros pensamientos y nuestras acciones. Sin em• una historia, una acción o un acontecimiento-y su análisis se centra
bargo, raramente somos conscientes de este proceso, que por lo general, en cómo lo interpretan las personas. El significado comprende moti·
nos lo ocultamos a nosotros mismos (... J. El orden de la sociedad se vos, matices, relaciones, perspectivas y cualquier otro aspecto que
deriva, al menos parcialmente, de la reflexibidad de las personas. Es miembros de un determinado grupo vean en un particular.
decir, los etnometod6logos rechazan la idea de que el orden se deriva Vivimos nuestra vida cotidiana enfrentados permanentemente a
meramente de. la conformidad con las normas. Es la conciencia del toda suerte. de vacíos y ambigüedades. El principio etcétera lo aplican
actor de sus opciones, así como su capacidad de anticipar c6mo van a las personas con el fin de continuar con su vida cotidiana. De acuer·
reaccionar los otros a lo que ellos dicen y hacen, lo que dispone el orden do con este principio, toda situación cotidiana implica aspectos in·
en el mundo cotidiano (Ritzer, 1993: 289). completos que los participantes deben allanar para que pueda prose·
De mro Indo, los explicackmes suponen un esfuerzo de los actores guir. Para salvar estos obstáculos, admitimos situaciones borrosas e
sociales, e incluyen procesos como In descripción, In crítica y la idea• información oscura sin cuestionarlas, con la esperanza de que más
lización de situaciones concretas. Mediante las explicaciones las per· tarde se clarifiquen. As(, la vida social se hace posible porque las
sonas dan sentido al mundo cotidiano. Los etnometodólogos estudian personas aceptan el principio etcétera y están dispuestas a seguir a
las explicaciones, así como los modos en que las personas las ofrecen y pesar de la ambigüedad, y porque se espera que las claridades lleguen
aceptan o no. Su interés dista de juzgar su naturaleza, y se centra en más tarde. La vida social sería imposible si esperáramos una claridad
J· ''analizar cómo se usan en la acción práctica. Les preocupan las expli• total y permanente (Ritzer, 1993: 290-291).
caciones as{ como los métodos utilizados por emisor y receptor para Este principio también afirma que cualquier lista de reglas, acuer·
emitir, comprender y aceptar o rechazarlas (Ritzer, 1993: 289). dos o normas sociales contiene, al final, una cláusula de "etcétera".
En forma parcial, el orden de la vida cotidiana se explica por esta Se trata, tácitamente, de una lista abierta de reglas y acuerdos adi·
reflexibidad conjunta y por la oferta y aceptación de las explicado· cionales que los miembros consideran obligatoria, y que "ha estado
nes. Garfinkel denomina "métodos cotidianos reflexivamente ex, ahí" todo el tiempo. No obstante, estos acuerdos y reglas permanecen
plicables11 , a la manera como las personas reflexionan sobre las cosas desconocidos y no se presentan hasta que una acción problemática los
que hacen y explican a otros sus acciones.Algunas cátegorías utiliza· hace surgir. Mediante la práctica del etcétera las reglas sociales se
das o construidas por él son la "indexalidád", el "principio etcétera" y comprenden, complementan y cumplen.
el 11 lcmguaja t\1tturnl 11 • Los etnometod6logos atribuyen mucha importancia al lenguaje
. La indexalidad, concepto derivado de la lingüística, hace refo· natural, visto como un sistema de prácticas que les permite a las per•
rencia a las diferencias en los significados de las proposiciones en fun, sanas participar en la producción y la realización de la vida social y al
ción del contexto. Qué diferencia qué, a quién, en qué circunstan· mismo tiempo presenciarlas. El lenguaje natural es el conjunto de
cías, d6nde, con quién, y así, sucesivamente, todo produce significado elementos no lingüísticos de la comunicación interpersonal. Incluye,
específico y único para un pronunciamiento determinado. Cualquier por ejemplo, establecer y respetar los tumos en la conversación, supe-
cambio en cualquier sentido modificaría lo que se quiso decir y lo que rar las interrupciones, centralizar el uso de la palabra. Es decir, su

152 153
estudio conlleva analizar la estructura básica de la interacción entre
pone un grupo de interlocutores, generan orden y controlan la cir..
el emisor y el receptor. De ahí que el análisis conversacional se haya
constituido en una herramienta básica del trabajo en etnometodología, cunstancia social en la cual éstos se comunican. Para ellos el lenguaje
y en una variable de esta estrategia. es la base fundamental de la comunicación, base del orden social.
· Con el análisis conversacional se busca describir y analizar el uso del
lenguaje, para entender desde él la naturaleza de los roles, relaciones
Orientadonu metodol6gicas y normas presentes en la estructura de la realidad social (Adler y
Adler, 1994: 387). El análisis conversacional.centra su interés en la
La etnometodología, a diferencia de otras corrientes sociológicas estructura secuencial de la conversación, con miras a comprender su
que intentan construir un relato objetivo, racional y pronosticable de organización como instrumento de la interacción cara a cara. El aná·
lo social, asume que el conocimiento social, inherentemente inesta· lisis se centra en los constref1imientos sobre lo que se dice, que son
ble, se v11 recreando c::omo nuevo en cntfo encum\tru intcrnctivo. l Jnn
interacción no sólo es una manifestación de la realidad social me- inherentes a la misma conversación y no fuerzas externas que la limi·
diante su forma estructural y su contenido, sino también una vuelta a tan; para los etnometodólogos las conversaciones están interna y
recrear dicha realidad. Este principio tiene una consecuencia me- secuencialmente ordenadas.
todológica: el investigador no puede empezar con una hipótesis clara Siguiendo a Zimmerman, Heritage y Atkinson, Ritzer (1993: 292-
y definida, porque implicaría poner la información en nociones pre- 293) detalla los principios básicos del análisis conversacional:
concebidas y en. formatos que van a distorsionar lo que se está estu- • Requiere la recolección y el análisis de datos sumamente de•
diando. tallados sobre las conversaciones, que incluyen no sólo las palabras,
Los etnometodólogos, como herederos de la tradición fenomeno • sino también vacilaciones, interrupciones, vueltas a empezar, silen..
1:
lógica, aceptan la importancia de la conciencia en la vida social. Sin dos, sonidos respiratorios, aclaraciones de garganta, resuellos, risas y,
embargo, por su formación sociológica, tienden a centrarse en activi· por supuesto, conductas no verbales grabadas en video. Todo esto hace
dades sociales que son empíricamente observables, para extraer de parte de la mayoría de las conversaciones, y se consideranrecursos
allí categorías y teorías. Su análisis de las actividades observables, metódicos que utilizan los actores para llevarlas a cabo. ···
derivadas de procesos conscientes, se basa en los métodos tradiciona- • En todos los detalles mínimos de una conversación puede
11és de la sociología y en otros des11rrollndos p<>r In etnometodolo1-.rín 1 presumirse que existe una realización ordenada. El etnometodólogo
bnsac.101 éstos en el razonamiento del sentido común, con la máxhna organiza estos pequeños aspectos de la conversación, aunque ellos
"no discuta con los miembros" (Pollner, 1993, citado por Holstein y están ordenados de antemano mediante las actividades metodológicas
Gubrium, 1994: 264). de los propios actores sociales.
Para llevar a cabo sus investigaciones se valen de técnicas y pro· • La interacción y la conversación tienen propiedades estables y
cedimientos comunes a otras estrategias y modalidades de investiga- ordenadas que constituyen realizaciones de los actores implicados. Al
ción, como el trabajo de campo intensivo, la observación (naturalística, hacer el análisis, el investigador separa los procesos cognitivos de los
participante, directa), la revisión documental y de archivos, y las en· actores, del contexto general en el que se produce la conversación.
trevistas (estructurada, semiestructurada¡ en profundidad). La etno· En términos metodológicos, las conversaciones se estudian en si ..
metodología también comparte con otras estrategias -como el grupo tuaciones que ocurren naturalmente, y por ello para el análisis se uti ..
de discusión- la utilización amplia del análisis conversacional, que lizan cintas de video y de audio. De esta manera la información pro-
ha sido desarrollado bajo la influencia de la misma etnometodología. cede directamente del mundo cotidiano en lugar de imponerla el
Los etnometodólogos contemporáneos hacen particular énfasis en investigador. Con el audio y el video es posible captar detalles que
,el análisis conversacional, con el propósito de descubrir los procedi .. penniten un examen exhaustivo, con el fin de identificar y analizar
mientos medilnue los cuales los recursos comunicntivos, de qué dis .. aspectos como la lógica de la conversación, los tumos al hablar, los
1.54 155
.
monopolios de la palabra, los pares de adyacencia, las secuencias de Lo que en últimas le interesaba a Garfinkel era el modo como los
inserción, las relaciones entre los hablantes, la organización de los miembros de la familia intentaban salvar la ruptura mediante el senti-
discursos (considerados como acciones sociales), los patrones recu· do común. Éstos pedían a los estudiantes que explicaran su conducta
rrentes y las diferenciaciones. L,a videograbación facilita el análisis de con preguntas corno:" lTe has enfadado? lTe encuentras mal? lTe has
J.'t!stos, le1'Jluaje1 corporales, tbnnos de huhlnr y cuminnr, e intcrnccMn vuelto loco o es que eres tonto?" (Garflnkel, 1967: 47). También bus-
cara a cara y en diferentes escenarios sociales. caban las razones en situaciones anteriores. Pensaban que se compor-
El análisis conversacional se fundamenta en el supuesto de que taban así por tensiones en el trabajo o por problemas emocionales; de
las conversaciones son la base de otras formas de relaciones ínter· esta forma, trataban de imaginar que cuando la situación perturbado ..
personales, y constituyen el modo de interacción más generalizado: ra desapareciera el comportamiento volvería a ser normal. Si el estu·
una conversación "contiene la matriz más completa de prácticas y diante no reconocía la validez de estas razones los miembros de la
procedimientos comunicativos socialmente organizados" (Heritage y familia solían retirarse, denunciarlo o emprender represalias contra
Atkinson, 1984, citados por Ritzer, 1993: 293). él. '~l rechazar el estudiante el esfuerzo por restaurar el orden me-
Con miras a demostrar los fundamentos de la etnornetodología, diante explicaciones se desencadenan emociones intensas. En este
sobre todo en las primeras etapas de su desarrollo, algunos investiga· momento los demás miembros de la familia sienten la necesidad de
dores usaron sus propios procedimientos metodológicos, como el de· proferir frases y realizar acciones más duras para restaurar el equili·
nominado "experimento de violación de normas", ideado por Garfinkel. brío" (Ritzer, 1993: 295). "No te preocupes por él, está otra vez de mal
Mediante el experimento de violación de normas, el investigador humor [... ].No quiero volver a verte con esta actitud hacia mí y si no
se introduce en un escenario social, viola las normas que lo rigen y puedes tratar a tu madre decentemente, mejor te largas" (Garfinkel,
cmudlo luegt1 la rcncci6n de lc>1 actores s<>cinlcs nntc <~se qucbrnntn• 1967: 47). Después de un tiempo, los estudiantes explicaron a sus
miento. Se trata e.le experimentos de rupturn, y como su nombre lo fomilius el experimento, y el resultado, en algunos casos, fue la rescau..
señala, su objetivo es interrumpir los procedimientos rutinarios para ración de la armonía y, en otros, la persistencia de sentimientos nega ..
estudiar el proceso de construcción o reconstrucción de la realidad ti vos.
social. "Estos experimentos revelan también la fragilidad de la reali· De este ejemplo, podemos deducir que los experimentos de ruptu-
dad social y de los modos del sentido común con los que las personas ra hacen aportes para la comprensión de la acción social, pero presen·
J- 'intentan comprender y arreglar las rupturas" (Ritzer, 1993: 295). tan dificultades éticas en su aplicación, porque desatan procesos
Oarfinkel (1967: 44-53) ofrece algunos ejemplos de experimentos inmanejables para el investigador y lesionan, a veces gravemente, la
de ruptura como el siguiente: solicitó a sus alumnos que pasaran entre integridad emocional de los actores sociales, que son sometidos a ellos
15 minutos y 1 hora en su casa imaginando que eran huéspedes y sin su previo consentimiento. Experimentos que, en apariencia, son
actuando como si lo fueran. "Les dije que se comportaran de una inocentes, suelen conducir a reacciones emocionales tan extremas
manera circunspecta y educada. Debían evitar el contacto personal, y que algunos autores advirtieron los riesgos que implicaba su uso.. al
les aconsejé que se dirigieran a sus miembros de una manera formal y tiempo que aconsejaban fervientemente a los interesados que no rea ..
que hablaran sólo cuando les hablaran". La reacción de los miembros lizaran ningún otro experimento de ruptura (Mehan y Houston, 1975,
de las familias es descrita por el mismo Garfinkel así: "Sus trabajos citados por Ritzer, 1993: 295). En nombre del desarrollo de la ciencia
estnban llenos de descripciones de 11110mbro, desconcierto, sorpresn, no es legítimo vulnerar ni ser humano, ni n grupos, fundamentales
ansiedad, incomodidad, indignación y de insultos por parte de varios para la sociedad, corno la familia.
miembros de la familia que calificaban al estudiante de mezquino,
desconsiderado, egoísta, desagradable o maleducado". Estas reaccio· Campos de aplicación
nes emotivas demostraban la importancia ·que tiene para la sociedad
el hecho de que los actores sociales se comporten de acuerdo con Esta estrategia ha tenido básicamente dos campos de aplicación:
pautas supuestamente aceptadas. los estudios centrados en el análisis .conversacional y los etno ..

156 '157
metodológicos de ambientes institucionales. Los primeros han explo. La etnometodolog(a no pretende ser una teoría de.la estructura
rado asuntos como la identificación y el reconocimiento a través de social, por tanto, "si es 11til para hacer visible un fenómeno, utilicémos-
conversaciones telefónicas; cómo saber cuándo reír en el curso de la, pero si no es as( no lo hagamos. Con Garfinkel recomendamos que,
una conversación; los mecanismos que utilizan los oradores para pro- si en realidad tratamos de saber qué es o pudiera ser la etnometodología,
ducir aplausos de su audiencia; la emergencia interactiva de las ora- practiquémosla un poco" (Schwartz y Jacobs, 1984: 287).
ciones y de los relatos¡ cómo habla la gente acerca de sus arreglos
sociales y su ambiente social, y la integración del discurso y de las
actividades no vocales (algunos de estos estudios son descritos en Críticas a la etnometodología
Ritzer, 1993:297-304).
Los primeros trabajos llevados a cabo por Garfinkel empleando los La crítica más reiterada a la etnometodolog(a plantea que ésta se
experimentos de ruptura se centrnron en nmbitmtcs corrit'ntes y no centrn en nsuntos triviales dejando de lado los más importantes para
institucionales, como el hogar. Posteriormente, él y sus segui<lotes se ln socie<ln<l actual. De hecho, ella se dedica al estudio de fenómenos
dedicaron a estudiar las prácticas cotidianas en una variedad de am- elementales de la interacción y a los microeventos que la hacen posi·
bientes institucionales: juzgados, clínicas, oficinas de la policía e ins- ble, y cuyos participantes dan por sentados. Garfinkel, por ejemplo, ha
tituciones educativas. Su objetivo era comprender la manera como dedicado extensos estudios a los mecanismos físicos y mentales que
las personas ejecutan sus tareas, y cómo, al ejecutarlas, crean la insti- permiten hablar de manera inteligible, subir una escalera o abrir una
tución a la que pertenecen. En esta perspectiva, realizaron estudios puerta. Para él, estas pequeñas tareas realizadas constituyen el tejido
sobre diversos temas: entrevistas de trabajo; tests estandarizados como conectivo de la vida social. Los etnometodólogós sostienen que sin el
fenómenos interactivos; técnicas que utilizan los entrevistadores de estudio de tal tejido el comportamiento humano es incomprensible.
los noticieros de televisión para parecer objetivos; interacción entre Para ellos, lo verdaderamente importante son los asuntos de la vida
profesores y alumnos; organización de la conversación en las clases, y cotidiana que competen a todos los miembros de la sociedad.
éxito y fracaso en las aulas (para la descripción de algunos de estos Una segunda crítica se refiere a la orientación micro de la etno•
estudios véase Ritzer, 1993: 304-306; también Rodríguez Gómez y otros, metodología, lo que la ha llevado, segl1n algunos autores, a limitarse
1996: 51). La etnometodología también ha realizado estudios sobre los de manera indebida y a tener un bajo nivel de construcción teórica,
.Jptocedimientos de sentido comlln en el rnzonnmiento prdcticn em• llegando n ser "conductista y empirista" (Atkinson, 1988, citado p(>r
pleado por los cient!flcos, incluso en descubrimientos importantes <le Ritzcr, 1993: 308). Al moverse en esta dirección, se aleja de sus prin·
la ciencia en áreas como las matemáticas, la astronomía y la biología, cipios básicos, como el de reconocer en la gente del común capacidad
en los cuales la atención se enfoca en el trabajo de los cient!ficos y en de reflexión. Pero la etnometodología se construye a partir de la inte•.
las conversaciones que sostienen (Ritzer, 1993: 291). racción social, por tanto, la teoría -categorías y conceptos-que desa-
Los etnometodólogos están retomando a los temas clásicos de la rrolle se genera a partir del conjunto mismo de situaciones sociales,
sociología, incluso a autores como Weber y Durkheim (Holstein y de los fenómenos mismos, mienl!fas otros enfoques de investigación
Gubrium, 1994: 268 ..269). La etnometodología ha sido considerada social, especialmente los positivistas, parten de categorías teóricas
generalmente como una orientación microsociol6gica, no obstante, preestablecidas.
algunos investigadores, como Dorothy Smith, la combinan con el mar- Para enfrentar estas críticas, autores como Fbllner (citado por Ritzer,
xismo y el feminismo para desarrollar juegos diferentes de temas clási- 1993: 309) sugieren a los etnometodólogos recuperar la raíz sociológi·
cos. David Silverman, en su investigación sobre comunicación y prác- ca para entender las prácticas en amplios contextos sociales, la razón
tica médica, se centra en el papel del contexto en la interpretación, mundana en términos de grandes procesos históricos. La razón mun-
con una orientación hacia la política social. Gubrium realizó un estu- dana no es simplemente un producto del esfuerzo local de razonado-
dio de etnografía comparativa del discurso clínico, en dos progrnmns res mundanos, también está configurada por una dinámica a largo
Je> t~n•~>(n famllhu, eon una uritmtnelón etnometodok>.:ica nmplin. pinzo y a grnn esenia. lc6ricos contemporáneos de la sociología, como

158 159
Giddens, incorporaron ideas etnometodológicas en su teoría de la in- 6. Teoría fundada: arte o ciencia
tegración social, y Chua (1977) analizó la relación entre la etnome-
todolog(a y la teoría marxista. [La teoría fundada inclu1e J generar teoría 'Y realitar investigación
Bodcm hn 11ubrnyadu <¡ue In etnometotlolo¡..>Í1t tienti idens que ofrecer ni social como dos partes de un mismo proceso.
problema de la rolnción entre eatructurA y Aeci6n. AOrmn que lm1 hn· B.Glutt
llazgos de los estudios etnometodológicos son relevantes no s6lo en el
ámbito de las microestructuras sino también en el de las macroes·
tructuras. Hay alguna esperanza depositada en que los,estudios sobre
instituciones que realizan en la actualidad los etnometodólogos arro- Antecedentes históricos
jen luz sobre las macroestrueturas y su relación con los fenómenos micro
{citado PQr Riaer, 1993: 309). Bamey Glaser y Anselm Strauss desarrollaron esta estrategia
metodológica cuando ambos trabajaban en la escuela de enfermería
Para Clifford (1998: 388), 11 la etnometodología <le Garfinkel está de la Universidad de California en San Francisco. La teoría fundada
arraigadaen.una crítica de la teoría de la acción social de Parsons y, fue presentada inicialmente en 1967 en su libro The discovery ofgrounded
por tanto, está limitada en la crítica que ejerce". Romper estas ama- theory (El descubrimiento de la teoría fundada), como una contrapo-
rras implica para los etnometodólogos ampliar la agenda de sus estu- sición a las teorías funciona lis tas y estructuralistas dominantes en los
dios sobre la vida social, e incorporar teorías contemporáneas que les años sesenta. La obra tenía tres propósitos: el primero, ofrecer la ra-
permitan abordar la realidad sociohístórica actual. Es éste un gran cionalidad de la· teoría fundada, generada y desarrollada a través de
reto para la etnometodolog(a. su interrelnci6n con los datos recolectados durante la investigación,
según sus autores estn teoría contribuiría a cerrar la brecha entre la
Ilustraciones teoría y la investigación empírica; el segundo propósito era sugerir la
lógica específica de la teoría fundada; y el tercero, legitimar la inves..
Una revisión a la bibliografía especializada sobre esta estrategia tigaci6n cualitativa, ya que en la década de los sesenta este enfoque
, de investigac.ión nos permit~ concluir que casi todas las investigacio- tenía baja credibilidad entre los sociólogos porque se consideraba in..
J·· • nes·realizadas bajo esta perspectiva han sido desarrolladas en países viable una adecuada verificación (Strauss y Corbin, 1994: 275). ·
oomo Inglaterra y Estados Unidos. Son numerosos los estudio~ de cor- La publicación del libro simultáneamente en los Estados Unidos e
te empírico llevados a cabo con esta estrategia metodológica: análisis Inglaterra hizo famosa esta estrategia de investigación, por lo menos
institucionales en juzgados y comisarías, análisis de conversaciones, entre los investigadores sociales inclinados al trabajo cualitativo. En
formas de pasear y hablar en público. entre otros. Ritzer (1993) y Oifford sus orígenes, la teoría fundada fue usada por sociólogos, en especial
(1998) presentan síntesis de investigaciones etnometodológicas. para investigaciones en el área médica, las dos primeras monografías
escritas a partir de esta estrategia fueron acerca de la muerte en los
hospitales. No obstante, no ha sido exclusiva de estos profesionales; la
psicología, la antropología, la educación, el trabajo social y la enfer-
merfll, entre otras disciplinas, la utilizan. Sin embargo, tomó casi dos
décadas para que los sociólogos estadounidenses, sobre todo aquellos
dedicados a la investigación cualitativa, mostraran interés por la más
explícita y sistemática forma de construir teoría.
Desde la publicación del texto, los investigadores cualitativos han
debatido si el propósito de los estudios teóricos es desarrollar teoría o
verificarla, o ambas cosas. Glaser y Strauss se ubican en esta discu-

160 161
sión, y proponen que los sociólogos cualitativos -aunque no sólo és· Desde la perspectiva del interaccionismo simbólico, la teoría fun·
tos-deben dirigir su atención al desarrollo o la generación de teorías dada enfatiza en los procesos de interacción de las personas frente a
o conceptos sociales. Plantean que los científicos sociales han subra- los acontecimientos. Con el fin de captar el proceso analíticamente,
yado en exceso la puesta a prueba y la verificación de las teorías, y el investigador ha de tomar el punto de vista de los participantes,
han descuidado la actividad más importante para generar teoría so- comprender la interacción y dar cuenta de los cambios que el proceso
ciológica (Taylory Bodgan, 1994: 155); su enfoque trata de guiar a los experimenta en el transcurso del tiempo (Strauss, 198 7). Así, la estra·
investigadores a lograr este cometido. tegia busca generar una teoría que explique un proceso psicosocial,
En el contexto colombiano, y quizá latinoamericano, la teoría fun- que surge ante un evento o fenómeno de la realidad.
dada no ha sido ampliamente difundida. Las obras originales de sus Los creadores de la teoría fundada también aceptan los puntos de
fundadorns no se han traducido al español, y sólo circulan tímida- vista de Max Weber acerca de que la sociología no debe ser tan sólo
mente referencias en nlgum>s textos, lo cunlconllevn n que su oplicn1o una ricn descripción de otras personas sino que, más bien, debería
ción en investigaciones concretas sea muy restringida. dirigirse hacia teorías abstractas que expliquen la acción social
La teoría fundada se ubica dentro de los métodos interpretativos (Schwartz y Jacobs, 1984: 49).
de la realidad social. Al igual que la fenoménología, se emplea para En investigación cualitativa, se aconseja al investigador preparar·
se para ingresar al escenario mediante la revisión de literatura sobre
describir el mundo de los actores que son objeto de estudio, en un
el tema que va a trabajar y sobre los actores sociales con quienes va a
tiempo y un espacio determinados. La intención de Glaser y Strauss interactuar. De esta forma, el investigador llega al escenario con con·
fue construir una estrategia que permitiera analizar los significados ceptos, problemas formulados y presupuestos o líneas de investigación
simbólicos de los individuos penetrando en su interioridad, se trata de obtenidos de otros investigadores. En estas circunstancias, la litera tu•
"descubrir el significado profundo de la experiencia vivida por los in· ra sociológica y las ideas que el investigador se forme acerca del grupo
dividuos en términos de sus relaciones con tiempo, espacio e historia de personas pueden ser un impedimento para enfrentar el análisis de
personal" (Stem, 1994: 215). la realidad tal como es construida por los diversos actores sociales.
El marco de referencia de la teoría fundada está relacionado con Para salirle al paso a esta limitante, un procedimiento que recomien·
el interaccionismo simbólico, ya que el investigador intenta determi- dan algunos investigadores cualitativos es reducir al mínimo las con·
'' nor qué si¡nificado tienen la forma de vestir, los artefactos, los gestos cepciones previas, no'familiarizarse con la literatura en forma antici ..
y las palabros para los individuos o los grupos sociales, y cómo pada, y realizar tan sólo observaciones y conversaciones informales
interactúan unos con otros. Desde este punto de vista, el investigador con los sujetos de investigación antes de entrar propiamente en el
espera construir lo que los participantes ven como realidad social escenario. Las notas de campo deben ser literales, evitando, en esta
{Stem, 1994: 215). Los fundadores de la teoría aceptan la posición etapa, las interpretaciones y las teorías. Desde luego, esto implica que
básica del interactuante simbólico, tal como lo describieron Mead y . los prejuicios están implícitos al guiar las observaciones,
Blumerensus análisis sobre la vida cotidiana (Ritzer, 1993: 213-262),
La teoría fundada no se ubica en ninguna de estas dos alternativas,
y comparten la necesidad de obtener acceso a la vida de los indivi-
adopta en cambio, el procedimiento de "acercarse para conocer al ex-
duos, con el fin de hacer sociología. Strauss (1987) describe el traño". En términos sociológicos esto equivale a utilizar los prejuicios
interaccionismo simbólico como una teoría de la conducta humana y como "conceptos sensibilizadores" en la forma en que Blumer los deli·
de la vida grupal. El ser humano interactúa con los fenómenos que neó. Los prejuicios nos proporcionan las cosas que se deben hacer y
suceden. en su mundo, y al interactuar da lugar a un proceso. Por preguntar de inmediato. Por otra parte, no son orientaciones firmes de
tanto, la conducta humana es resultado de un amplio proceso investigación. Se utilizan con el fin de ser abandonados, y se recurre a
interpretativo en el cual las personas, solas o colectivamente, van ellos sólo para encontrar aspectos de las vidas de los otros que confir-
dcllniendtl y Ruiamto sus ncciones fr('nte n los eventos y situncioncs men, nieguen o hagan trascender dichos prejuicios (Schwarti y Jac::obs,
que cmfrentan (StrauH y Curbin, l 990). 1994: 51)~

162 163
. Los estudios llevados a cabo con la teoría fundada tienen similitu· y las preguntas son guiadas por hipótesis surgidas en el campo a partir
des con los realizados mediante otras estrategias investiga ti vas de cor- de los datos mismos; la teoría se genera y desarrolla a través del
te cualitativo, y al igual que ellas pueden utilizar datos cuantitativos interjuego entre los datos recolectados y su análisis y conceptualización.
y combinar técnicas de análisis cualitativo y cuantitativo. Las fuentes
de intOrmacidn son las mismas: entrevistas, observuciónde campo. Conccptuall:ación
documentos de todo tipo (diarios, cartas, autobiografías, periódicos y
otros medios visuales). Igualmente, comparten la insistencia en que Quienes se preguntan si la sociología cualitativa es una forma de
la función del trabajo investigativo es interpretar, que estajnterpreta· arte o de ciencia, encuentran en la teoría fundada una respuesta con·
ción debe incluir las voces y perspectivas de las personas objeto de creta y sistemática a esta cuestión. Hacer investigaciones con la es·
estudio, y que el investigador acepta la responsabilidad de este papel trategia de la teoría fundada reEtuiere combinar la imaginación, la
analítico sobre lo que ha escuchado, observado y leído. creatividad, la intuición y el sentido común con la rigurosidad, la
En la teoría fundada el desarrollo del proceso investigativo no es sistematicidad y la aplicación cuidadosa de principios y procedimien·
lineal. La dinámica del trabajo es tanto metódica como recursiva (mi· tos para el análisis, la conceptualización, la verificación y la genera·
tad arte, mitad ciencia), porque el investigador ha de categorizar ción de teoría.
sistemáticamente los datos y limitar la teorización, hasta que los pa· La teoría fundada se concibe como una estrategia metodológica
trones en ellos emerjan de la operación de categorización. Este méto·
do requiere la recolección de datos, la categorización abierta, la ela·
1 para desarrollar teorías, conceptos, hipót.esis y proposiciones con ba. se
en datos que son recogidos y analizados en forma sistemática; se parte
boraci6n de memos analCticos que interpreten los datos obtenidos, la directamente de ellos y no de supuestos a priori, ni de otras investiga ..
ldcmt:lt1c1ei6n de una(a) coteflOr(a (s) nt."acleo, el urdennmicnto de los 1
ciont:~s o marcos teóricos existentes. La característica central de esta
memos analíticos y la escritura de la teor(a. estrategia es el método general de análisis comparativo constante entre
El énfasis en el desarrollo de la teoría es la principal diferencia los datos y la teoría que va emergiendo. La construcción teórica hace
entre la teoría fundada y otras perspectivas de investigación cualita ti· parte del proceso investigativo mediante la relación permanente en..
va. Cuando los investigadores utilizan los procedimientos de la prime· tre recolección y análisis de información. En este sentido, en la teoría
ra alcanzan varios niveles de teoría e, independientemente del nivel fundada se reconoce una metodología general, una forma de pensar y
~o'grado, ésta se construye dentro del estilo de permanente interrelación emitir conceptos acerca de los datos, y ha sido diseñada para guiar a
entre la información que se recoge y el análisis teórico, y con el impe- los investigadores en la producción de teoría densa, esto es, que im..
rativo de verificar las hipótesis que vayan emergiendo. Este proceso se plica múltiples relaciones conceptuales. Estas relaciones, vistas como
lleva a cabo durante el desarrollo del proyecto de investigación, y proposiciones, se presentan en forma de discurso, en un escrito
contrasta con la presunción de que sólo es posible verificar en enfo .. contextualizado, descriptivo y conceptual.
ques cuantitativos de investigación, o una vez se haya recogido toda A los investigadores de·la teoría fundada les interesa descubrir y
la información. delinear patrones de acción e interacción entre la gran variedad de
Con la modalidad etnográfica existen también diferencias y simili· tipos de unidades sociales, eso significa conceptualización teórica; no
tudcs. Si bién 111nbas estrategias-etnografía yteorfa fundada- utilizan buscan crear teoría acerca de los actores sociales en cuanto tales. sino
como herramientas básicas la observación participante y la entrevista, que están interesados en descubrir un proceso, aunque no necesaria"
la etnografía se acerca al trabajo de campo "armada" con unas teorías 1mente en términos de fases o momentos sino de las variaciones recípro~
desarrolladas por generaciones de antropólogos, por lo tanto, centra casen los modelos de acción/interacción, y de la relación que tienen
su atención en la cultura desde una perspectiva teórica particular, es con los cambios en las condiciones internas y externas del proceso
por eso que la atención del etnógrafo es focalizada antes de entrar al mismo.
campo. En cambio, los investigadores que trabajan con teoría fundada Al emplear la teoría fundada el prop6sito primario es generar modelos
se acercan a los escenarios sin una teoría preelaborada; la observación explicativos de la conducta humana que se éncuentren apoyados en los

164 16.5
datos. La recolecci6n de la información y su análisis tienen lugar en énfasis en que en ellas confluye la tnultiplicidad de perspectivas de
forma simultánea. La generación de la teoría se basa en los análisis los actores sociales involucrados. La teoría fundada conecta esta mul,
comparativos entre o a partir de grupos al interior de un área sustantiva, tiplicidad con los procesos de acción/interacción que, a·su tumo, se
mediante el uso de métodos de investigaci6n de campo para la captura relacionan con condiciones y consecuencias específicas. Para la teo-
de datos. A través de la teoría fundada, el investigador trata de identi· ría fundada los investigadores sociales tienen responsabilidades no
ficar patrones y relaciones entre estos patrones (Olaser, 1978 y 1992,
citado por Sandoval, 1997: 53).
s61o frente al desarrollo de conocimiento y de su profesi6n, sino tam-
bién frente a los actores sociales que estudian. Como sujetos, tienen
derecho a respuestas acerca de lo que el investigador ha aprendido,
Orientaciones metodológicas que se compartan los hallazgos con ellos y con otros, es decir, devol-
verles la voz, y una explicación clara de por qué se les ha interpretado
Lm mdklpla perspectivas de las Clctores st)Ci<&les de esa manera (Strauss y Corbin, 1994: 281).
La metodología de la teoría fundada incorpora la idea, que com-
parte con algunas estrategias de investigación, acerca del estatus como Elección del t6pico a investigar
seres humanos que tienen los actores que se estudian. Ellos son porta-
dores de perspectivas e interpretaciones de sí mismos y sus acciones El punto de partida para la ele~ción del tópico a investigar ya
sociales, y al investigador le corresponde aprender todo lo que pueda indica un deslinde desde el punto de vista metodológico. la preocu-
acerca de aquéllas¡ es más, la teoría fundada le exige que las incorpo- pación, desde la teoría fundada, se centra en lo que se denomina un
re en sus propias interpretaciones. área sustantiva particular, como podría ser el trabajo, la delincuencia
Et procedimiento metodológico de la teoría fundada avanza ·en juvenil, la educación médica o la salud mental. Sin embargo, se reco-
esta dirección, al poner su atención, por ejemplo, en los "conceptos noce que la teoría sustantiva es un eslabón estratégico en la formula-
en vivo", que reflejan la interioridad de los actores sociales y que ción y generación de teoría formal o general, entendida ésta como la
fuerzan al investigador a cuestionar y revisar continuamente sus in- que se refiere a áreas conceptuales de indagación-estigmas, organiza-
terpretaciones. El argumento más importante de esta metodología es ciones formales, socialización, desviación-. La teoría fundada señala
~· :. que debe reflexionarse de manera sistemáticn la multiplicidad de pers- que aunque la teoría formal pueda ser generada directamente a partir
pectivas durante la investigación, porque ello contribuye a la cons· de los datos, es más deseable, y por lo general necesario, construirla
trucción de teoría incorporando concepciones no visibles, al tiempo desde una teoría sustantiva (Sandoval, 1997: 53), de manera que por
que previene ser coaptado por aquéllas, es decir, que el investigador medio del estudio de diferentes áreas sustanciales el investigador pueda
se deje influenciar por los actores sociales a tal punto que se "desdibuje" ampliar tal teoría y convertirla en formal. Glaser y Strauss (1967),
su papel como analista y "creador" de teoría. Quizá no todas las pers- mediante una investigación sobre la forma como los profesionales pres-
pectivas de los actores puedan ser descubiertas o requieran ser inclui- tan servicios a sus clientes basados en el valor social de éstos, ilustran
das en el estudio, pero el investigador tendrá en cuenta las concep- cómo la t~oría fundada puede dar lugar a una teoría de un nivel supe-
ciones más significativas, que interpretará conceptualmente, y que se rior. Con este fin establecieron una relación entre la estimación social ·
incorporarán tarde o temprano en la teoría emergente. Elaborar una de los pacientes moribundos y el cuidado que se les brinda.
codificación que incluya la comparación constante, el cuestionamiento
yel muestreo teóricos, el desarrollo conceptual y sus relaciones, pre· Procedimiento metodológico
viene al investigador de aceptar en sus propios términos las voces de
los actores, y de alguna manera lo presiona para que su propia voz sea Glaser y Strauss (1967) proponen dos procedimientos para desa-
cuestionada y tenga el carácter de provisional. rrollar la teoría fundada: el método de comparación constante y el

l!n h\ e-corla fümfodA formuhm lm1 tmncc-ptns y nm\l<ticnmcntc
se desarrollan; se ubican las relaciones ccmccptuales, pero se hace
nHtt~strt.'o teMico, que constitU)>en los aportes metodológicos básicos
de la teoría fundada a la investigación social.

166 167
Método de comParación constante rico, y los procedimientos de categorización y codificación; y de un
El método de comparación constante se ocupa de generar teoría seguimiento a algunos de los principios propuestos, para lograr un de·
respecto de las cuestiones que se investigan (categorías conceptuales sarrollo conceptual sólido que vaya más allá de la descripción.
y sus propiedades, entendidas como aspectos si1i,>nifkntivos de las ca· Para el logro de este propósito, Strauss y Corbin diagramaron una
tegorfüs, y laa hlp6tesh1). Este método tiene c..Uforenclns y similitudes "matriz condicionnl" (véase la figura 6.1) que hace posible especificar
con el denominado de inducción analítica (IA), un procedimiento de las condiciones y consecuencias en cada nivel de la escala, la cual va
análisis de información para verificar teoría y proposiciones basado en de lo macro a lo micro y permite ir integrando dentro de ella los resul·
datos cualitativos, cuya finalidad es identificar proposiciones univer- tados de la teoría. Las condiciones que incluyen los niveles van desde
sales y leyes causales. Al dirigir la atención sobre los casos negativos lo internacional pasando por lo nacional, lo comunitario, organizacional
(aquellos que se salen de los patrones identificados), la IA obliga al e institucional, suborganizacional y subinstitucional, grupal, indivi..
investigador a refinar y matizar las teorías y proposiciones, y le ayuda a dual y colectivo, hasta la acción perteneciente al fenómeno. Esta matriz
plantear la generalización de los resultados. Si los investigadores lo· puede visualizarse como
gran demostrar que la teoría se ha verificado a partir del examen de [... ) un conjunto de círculos, un_o dentro del otro, cada nivel correspon·
una amplia gama de casos referidos a un terna o problema, y dan cuenta de a diversos aspectos del mundo. En los anillos se colocan aquellos
sistemática de los casos negativos encontrados, estarán en condicio· rasgos condicionantes más distantes a la acci6n o la interacci6n; mien•
nes de demostrar la naturaleza general de sus hallazgos. tras que en los anillos más internos se sitúan aquellos rasgos cataloga·
La IA está diseñada para el test provisional de teorías y proposicio· dos como más cercanos a la secuencia de acci6n o interacci6n [... ].El
nes, e intenta verificar la universalidad y la prueba de causas sugeridas investigador requiere llenar los rasgos condicionantes específicos para
u utrH propiedades; cm ella, los propicdndt.~s o cutcgoríos te15ricns son cndn nivelque pertenece al •hea de investigaci6n seleccionada (Strauss
causas, für su parte, el método de comparación constante se basa en y Corbin, 1990: 161).
la saturación de la información, su objetivo no es tanto la verificación
de teoría como sí su generación y se considera más aplicable a cualquier
tipo de información cualitativa dentro de un mismo estudio, de ahí
ql1e se le atribuya una comparación analítica de mayor alcance que la '
'éorrespondiente a la IA. En la teoría fundada las categorías se conci·
ben como condieiones, consecuencias, dimensiones, tipos o procesos.
Las diferencias fundamentales entre la inducción analítica y el
método de comparación constante de la teóría fundada están plan·
tea das claramente y sintetizadas en el texto de Glaser y Strauss (196 7:
102 .. 104), quienes a pesar de estas diferencias, juzgan ambos métodos
como complementarios.
El procedimiento analítico que sigue la teoría fundada para el
análisis de fnfumuación y In ¡eneración de teoría, mediante el método
de comparación constante, se explica así: el investigador simultánea·
mente codifica y analiza datos, a través de la comparación continua
de sus incidentes específicos para desarrollar conceptos; esos concep·
tos los refina, identifica sus propiedades, explora sus interrelaciones y
los integra en una teoría coherente. Fuente: tomado de Strauss, A. y J. Corbin, Ba.~ics of°'4alitative Research. Grounded
Este método parte de una interrogación sistemática, por medio de Theory Procedures andTedmiques, Londres, Sage Publications, 1990, p.163. ·
preguntas generativas que relacionan los conceptos, el muestreo teó· Figura 6.1 Matriz condicional de la teoría fundada

168 169
Aunque la generación de teoría es un proceso creciente en espi· ción obtenida y trata de dársele una denominación común (un código
ral, en el sentido de que cada fase o momento se transforma posterior- abstracto o conceptual) a un conjunto de fragmentos de entrevista o
mente en la siguiente, las fases previas siguen operando en forma si- de observación que compartan una misma idea. Este tipo de codifica·
multánea a lo largo del análisis, y cada una provee un desarrollo ción inicial se denomina codificación abierta, en el sentido de que
continuo para la fase sucesiva hasta que el análisis finalice. Original- abre la indagación.
mente, los "momentos" del análisis cualitativo (descriptivo, analítico
e interpretativo), planteados para el método de comparación cons· Cualquier interpretación en este momento es provisional (... )el analis-
tante, fueron descritos por Glaser y Strauss (1967: 105-113) quienes ta experimentado aprende a permanecer abierto como la codificación
distinguen los siguientes "procesos": comparación de incidentes apli· misma [que) está enraizada tanto en los datos sobre el papel como en los
cables a cada categoría, integración de categorías y sus propiedades, datos de la experiencia, incluido el conocimiento de la literatura técni·
ddimitación de lo tcurín y t~scrlturn de In mismn. Los mom1.mtos se ca que el nnnlist11 trae a la inda~1t1ci611. Este enrai:i:amiento en ambas
fucntt~s dc <lutos previene n los itwcstigtidores de una excesiva inmer·
sintetizan en la figura 6.2, en tanto los segundos se desarrollan en los
si6n en los materiales (documentos, notas de campo, entrevistas, etc.)
párrafos siguientes.
y les lleva a pensar en términos de conceptos y sus relaciones (... ).El
distanciamiento conceptual debe ocurrir para desarrollar entendimiento
teórico y teorías acerca de los fenómenos reflejados en los materiales.
DESCRIPTIVO ANALITICO INTERPRETATIVO La codificación abierta rápidamente fuerza al analista a fracturar, a rom·
per los datos analíticamente, y conduce directamente a la excitación y
al inevitable beneficio de la conceptualización enraizada (Strauss, 1987,
Predominio di I• Predominio de la citado por Valles, 1997: 349). • ·
Predan*io di •• htlcdái: de<b:Í:lcln: vefltc•dón:
OeNrrcllo •nallac:o ., delfneor polll>IH comprobadón de
reladái lnam• cm el Chito. lmpllcadon11 «1111 hfpótelll y IUI La codificación abierta estimula el descubrimiento de categorías,
FcnmJ•dón di Np6tn1 V h1p6t1111. lmpllcadonH «1 l1
fW'b• de l•t ml9mU Rlllfllón di Ntemra. fricUca. sus propiedades y dimensiones mediante la comparación constante, el
• Co<lftcadón aelecava:
muestreo teórico y la escritura de notas de análisis e interpretación,
• CodlQldón allleit•: • Codlcadái •ldal. Selecdonor la categorla
e_.,, reladona~a con
para registrar las ideas que van surgiendo durante la codificación.
UIO d• ~CIO'· st CQVC!an 111 cateQari•• m• e11tegorlH y vaNdar En este primer nivel de codificación abierta, las transcripcion~s
·"C~ .. ..wo· v"d11itcan 11¡¡µ, 11
~Ultdot parlo• .... rll•d"'"''·
' '"'1fd......).
• •a.111.,,.vo.. (ncmllrt1
CllfftlltO, IH ClllNtd-a;
""11t4'l11ty • Fl1fmt l1dcl11 toclrtr.a.
• !9CllU• dt ta leerla.
de las entrevistas, las observnciones de campo y, en general, todos los
ullJ'll!(lol par el '"""'g9dclr) ~··· datos obtenidos se analizan línea por línea y párrafo por párrafo para
llegar a descubrir categorías que permitan agrupar por temas el con..
eom,,..dón de lndderiee
lflflailllee a cada categcrl1 v junto de la información consignada. A cada categoría se le asigna un
cmR\Jcd6n hdllfó.111 di
C11111ga!ia1 nombre o código que la describa y permita distinguirla de las demás,
el cual se ubicará en la margen derecha del párrafo o línea correspon..
LAS CATI!QORIAs EMERGENTES SE VALIDAN CON LOS DATOS
diente. Si la·información se ha registrado en fichas de contenido,
éstas tienen un espacio destinado especialmente para la escritura de
Figura 6.2 Momentos del análisis en teoría fundada los códigos (palabras claves). Los programas de computador, si se cuenta
con ellos, harán el trabajo de recuperar la información por categorías;
El desarrollo de estas fases implica poner a prueba una serie de si se usan fichas manuales, el trabajo se realiza por el sistema de tarje .. ·
operaciones analíticas y una dinámica del procedimiento que se des· tas de indización coordinada.
criben a continuación. Es necesario asegurar el mayor grado posible de proximidad entre
n,
Com/>tlfr:lcitSn d• inciclentC',.~ ,rpltc<1hlc1s ,, cmltl Ctltl'J.,l'(llÍ<i. rn pn Sll r de el wg'istro de los hechos, las palabras y expresiones de los participan..
lo1t1 uato1t1 en bruto a la eategoriHción iniclnl, se comparo 111 informn• tes, lns cnrncterfsticas <le los fen6mcnos y los documentos (o fuentes

170 171
secundarias) trabajados. La codificación abierta se da por concluida
... ,..--~-~ --- -~-- ·-----------~--~----------,_ _____ __ .., ,,,,__,_ ___ ~·-----,----

cuando se logra identificar la categoría central o nuclear. De esta Tipo de teorla


manera, los segmentos de la información quedarán vinculados entre ELEMENTOS DE
sf nwdinntti el sistcmn de c:ntn1:oríns RC'll<>n1do. Cnmn esto cndificn· LA TEORÍA
ci6n se basa en los hechos, los sesgos del. analista tienen límites. per· Sustantiva Forinal
ceptibles y confronta bles. -···---------- ·--
En esta fase, a partir de una categoría dada, el analista trata de Pérdida social de Valor social de la gente
pensar en una gama completa de propiedades de la categoría: con- Categoría
pacientes moribundos
diciones bajo las que varía, interacciones de los actores, sus estrate-
gias y tácticas, y principales consecuencias. El conjunto de estos
Cálculo de la pérdida Cálculo del valor social
cuatro elementos -condiciones, interacciones, estrategias/tácticas Propiedades d111 las
social de acuerdo con las de las personas según las
y consecuencias- es denominado por Strauss "paradigma de la codi- categorías caracteristicas aprendidas caracteristicas aprendidas
ficación", y en relación con ellos se define una nueva modalidad de y aparentes de la gente y aparentes
codificación, la axial, que consiste en el análisis intenso que se hace
alrededor de una categoría cada vez, en términos de los elementos
Cuanto mayor sea la Cuanto mayor sea el
del paradigma (Strauss, 1987, citado por Valles, 1987: 350). Este pérdida social de un valor social de una
proccdimicnt() ucnbnrd develando lns rclncioncs entre unn cntcgo- Hipótesis paciente terminal: persona, menor retraso
dn y utrn y sus suhcutcgmtns. Ln codillcnd<'>n nxinl ¡wnnitt• comlen· ( 1) Mejor su atención experimentará en recibir
(2) Mayor desarrollo los servicios de los
sar todos los códigos descriptivos, asegurando que los conceptos per- de raciocinios por los expertos
manezcan inmodificables-a menos que resulten irrelevantes para el enfermeros para
análisis y la interpretación de nuevos datos que se incorporen al )lstiflcar su rTKJerte
proceso de investigación mediante el muestreo teórico-. Las bases ...
, de la codificac~ón se revisan continuamente para asegurar su vali- Fuente: Adaptado de Glaser y Strauss ( 1967, 42). La ilustración está tomada de la
irwe~tigación de los mismos autores: "La pérdida social de los pacientes moribun-
dez y confiabilidad. El objetivo es identificar las relaciones entre las dos", American]outnalof Nursing, 64, jun. 1964, pp. 119-122.
dimensiones de las propiedades de las categorías. La categorización
se mueve hacia niveles más altos de abstracción y, de esta forma, se Tabla 6.1 Ejemplificación teórica de la teoría fundada

avanza a la siguiente fase. Las interrelaciones entre categorías se diagraman trazando mn·
Integración de categorias 'Y propiedades. La integración se entien· pas. Una formá .de interrelación la constituyen los mapas conceptua~
de como la organización (o articulación) siempre creciente de los les o la construcción de tipologías, para lo cual el analista identifica
ck'lllcntos de In teoría. Los elementos básicos de una teoría, sea dos variables o conceptos emergentes que parezcan contribuir a la
vnriabilidnd delfonómcno que se estudia. Usando una matriz de 2 x2
sustantiva o frmnal, son: lus cntcgoríns, las propiedades de lns ente·
se t•xplornn los efectos de la presencia o ausencia de cada variable en
gorías y las hipótesis. Glaser y Strauss (l 967: 429) ejemplifican cada las cuatro combinaciones. Estos diagramas o modelos de procesos son
uno de estos elementos mediante la distinción de los dos tipos de útiles para ilustrar las relaciones de varios conceptos, o su proceso de
teorías (sustantiva y formal) hacia los que se encauza su teoría fun· movilidad a través de varios momentos de la investigación (a la ma-
dada. Una ejemplificación teórica de la teoría fundada se presenta nera de diagramas comparativos, por momentos o por temas).
en la tabla 6.1. La integración de las categorías y sus propiedades pasa por el ter·
cer elemento de una teoría: las hipótesis, definidas como respuestas

172 173
provisionales acerca de las relaciones entre categorías conceptuales. ción de la teoría sustantiva al nivel de mayor abstracción de la teoría
La comparación constante de diferencias y similitudes entre grupos, formal.
contextos y situaciones no sólo genera categorías sino que devela re- El analista tiene que enfrentar la tarea de la síntesis teórica, por
laciones entre ellas, que son verificadas durante la investigación. Este eso busca alcanzar la saturación del contenido, en el cual solamente
proceso de densificación creciente, que se hace patente por la multi· unos pocos incidentes nuevos podrán adicionarse a las categorías, que
plicidad de categorías, propiedades e hipótesis que van surgiendo, es mostrarán una nueva dimensión del problema. Los códigos produci•
explicado así: ·~1 principio nuestras hipótesis pueden parecer inco· rán una información que no es nueva, y todas las variables serán con·
nexas;·pero conforme emergen las categorías y propiedades, se desa· sideradas para darle al investigador la certeza de exhaustividad. La
rrollan en abstracción, y comienzan a conectarse, la acumulación de saturación se da cuando no hay nueva información identificada que
interrelaciones forma un armazón teórico central integrado -el nú· pueda indicar la emergencia de nuevas categorías, o que señale la
deo de la teoría emergente" (Olaser y Strauss, 1967: 40). nccesiJaJ Je expandir los códigos ya existentes (Sandoval, 1997: 58)
Delimitación de la teoría. La delimitación de la teoría conjuga ope· Escritura de la teoría. En la fase de escritura de la teoría sustantiva
raciones analíticas de codificación abierta y desarrollo de categorías o formal "el analista posee información codificada, una serie de ano·
conceptuales -codificación axial y registro de notas teóricas- en los taciones (memos) y una teoría. Las reflexiones en sus anotaciones
primeros momentos, con operaciones analíticas de integración y deli· proporcionan el contenido que se esconde tras las categorías, las cua·
mitación teórica en los momentos siguientes. les se convierten en los temas principales de la teoría presentada pos·
Una vez identificados los conceptos que muestran alguna conexión se teriormente en artículos o libros" (Glasery Strauss, 1967: 113).
revisa la literatura sobre el tema para ayudar a generar otras preguntas y El procedimiento de descubrir teoría a partir de los datos es sinte•
problemas de investigación. Es un proceso cíclico y continuo en el cual tiza do por Burgess y Bryman ( 1994: 4) así:
algunos conceptos aparecen como más prominentes que otros. Lasco•
nexiones entre las categorías comienzan a aflorar con ciertos patrones Después de recopilar algunos datos y de haber reflexionado en relnci6n
y nexos que se identifican. Algunas propiedades básicas se inician con con un asunto de interés general, el investigador genera "categorías"
la definición dentro de ellas mismas como ciertas diferencias entre que corresponden a los datos. Luego se emprende una investigación
,. .incide. nte. s que crean lím.it·e·s y relaciones entre las cntegmfns que se han
clorUlcado (Sandoval, 1997: .58),
adicional hasta que las categorías estén "saturadas", es decir, hasta que
el investigador se sienta seguro de su significado e importancia. El in-
vcstigndor intentn luego formular expresiones más generales (y posi..
La delimitación teórica viene exigida por la misma definición de blemente más abstractas) de estas categorías que estarán entonces en
teoría, con dos rasgos definitorios: el criterio de parsimonia (o econo· capacidad de abarcar una gama más amplia de objetos. Esta etapa puede
mía científica), esto es, maximizar la explicación y comprensión de un impulsar al investigador hacia la reflexión teórica adicional, y en parti·
fenómeno con el mínimo de conceptos y formulaciones; y el criterio cular, a estas alturas, la preocupación del investigador gira en tomo a las
de alcance, que presiona por ampliar el campo de aplicación de la interconexiones existentes entre las categorías involucradas y su gene-
teoría sin desligarse de la base empírica de partida. ralidad. Tendrán que formularse hipótesis sobre los vínculos entre ca..
El criterio de parsimonia se hace operativo -en el método de com· tegorías y verificarse sobre el terreno. Luego se examina la relación con.
paración constante- mediante la búsqueda deliberada y sistemática otros esquemas teóricos, y a medida que se llevan a cabo. revisiones .
de categorías centrales a través de la codificación selectiva. En la adicionales de hipótesis, como resultado tanto de la recopilación de
base de estas operaciones se encuentra -además de la omnipresente datos como de la reflexión teórica, la teoría que surja se somete a prueba
una vez más sobre el terreno.
comparación constante- un proceso de reducción de categorías: por
descarte, por fusión o por transformación en otras categorías superio· Este procedimiento sistemático, riguroso y continuo durante todo
res. Como resultado, la teoría se focaliza y se integra progresivomt~nte, el proceso investigativo, hace del método de comparación constante
y Je et1tll mnmua cumple c~m el criteriu ll<~ pnrsimonin. El critl~rio dl' unn nltl'rJUltivn metodol6J.,.ricn importnnte cuando se trata de relacio..
alcance se manifiesta en el análisis de las posibilidades Je generaliza· nar los datos con la teoría y con la conceptualización, mediante la

174 175
codificación, la categorización, la clasificación, el análisis y la reflexión dar a retinar o expandir los conceptos y tec.)rías desarrollados.· Esto
sobre ellos. . indica que la muestra no está predeterminada, sino que el muestreo
...;¡¡;:.-· ~~~t~~-¡~n~~.) ' se va haciendo de acuerdo con las necesidades que evidencie la teo•
1 ría emergente.
-- .. · Etflafovestiga~ión cuantitativa la muestra (objetos, escenarios y · El muestreo teórico es, entonces, el proceso de recolección de
personas) se selecciona por su representatividad, basada en criterios datos que permite la generación de teoría a través de estadios sucesi·
estadísticos, frente a un grupo mayor. En la estrategia teoría fundada vos, determinados por cambios en los criterios para seleccionar los
se selecciona de forma diferente· lo que se debe observ!lr y preguntar; informantes de acuerdo con los aprendizajes que se hubiesen podido
Se codifica una primera aproximación al escenario y a las personas, derivar de las fuentes de datos previas. Los participantes se seleccio·
para proporcionar, en forma semiabstracta, una prueba inicial de "lo nan a partir de estos hallazgos más que a partir de un diseño previo.
que sucede". Esta estructura analítica previa (en construcción) se Características te6nco-metodol6gicas. Glaser y Strauss, al exponer
utiliza para seleccionar observaciones que se dirijan hacia aquellas los detalles de la teoría fundada, dejan percibir dos ideas principales
cosas que todavía no han sido observadas y que puedan aclarar o presentes en su enfoque metodológico y de construcción teórica: la
confirmar el suceso, para resolver anomalías y contradicciones en el retroalimentación constante y la obtención de un alto nivel de abs·
esquema de codificación, o completarlo. De esta forma, simultánea- tracción. De acuerdo con la primera idea, al realizar la investigación
mente con la recolección de la información, se construye un plan los diversos niveles de análisis pueden afectarse mutuamente y confü·
flexible y continuo de codiflcación, que se va ajustando de acuerdo marse en el transcurso del tiempo. Schwartz y Jacobs (1987: 56) se
con las necesidades que muestre el desarrollo del trnlmjo. La crcnción plantean la siguiente pregunta: "dado que la observación, la recolec-
<lo códigos y la obscrvaci6n funcionan juntas y cadn una <le ellas am· ción de <fotos, la construcck~n de la teorín y la prueba de la misma no
plía la otra. En este proceso de retroalimentación permanente, cum· son operaciones separadas que se hagan por etapas, lc6mo se sabe en
ple un papel fundamental el método de la comparación constante. qué forma se debe detener el proceso de retroalimentación establcci·
Si se tiene, por ejemplo, una buena comprensión descriptiva del do en la teoría fundada?". Lo que Glaser y Strauss responden es más
proceso de "convertirse en un drogadicto", obtenida de la observa· una predicción que una respuesta. Se espera que se llegará a un pun·
,. , ~i6n en una comunidad terapéutica, se deben observar otras y traba· to en el cual el proceso se hará repetitivo, monótono y redundal)te, y
)ar en ellas. Al comparar grupos diferentes que pasan por la misma no emergerá nada nuevo, está claro que éste constituye un buen lu-
situación de tratamientos, de concepciones e imaginarios sociales so· gar para detenerse. No obstante, existe un peligro: a menudo se pre ..
bre la drogadicción, y de patrones de relaciones familia-drogadicto, senta un primer nivel de redundancia en el que, al parecer, se tiene
se pueden construir ideas acerca de dónde se tiene razón y dónde se bastante bien figurado "qué es lo que sucede". Sin embargo, después
está equivocado respecto de las uniformidades estructurales; las dife- de un período, tal vez de meses, pueden darse rupturas en donde las
observaciones decisivas arrojan una luz diferente sobre lo que ante·
rencias y similitudes se hacen evidentes. Con este método se verifican
riormente se había observado.
los patrones recurrentes y se identifican los casos divergentes, bus·
De acuerdo con la segunda idea, la teoría fundada está diseñada
cando individuos con características particulares y diforentcs dentro de tal numera que, prácticamente, obliga a lograr niveles de abstrae·
del mismo mundo social. 11 El hacer comparaciones entre grupos ente• ci6n cada vez más altos en la comprensión de la situación de campo.
ros tiene ventajas sobre el análisis del caso divergente, ya que ofrece

¡.,
En síntesis, el proceso planteado por Glaser y Strauss es el siguiente:
un mejor acceso a las diferencias y similitudes estructurales" (Schwartz se realizan observaciones de campo sobre la temática de estudio; las
y Jacobs, 1994: 54).
observaciones se codifican sistemáticamente: se escriben memos ana-
i:ste p.roceso, denominado m.uest.reo. te6r.ico, que consiste en reali· líticos referidos a la codificación; se diseña un catálogo que organiza
zar simultáneamente el análisis y la recolección de información, le por temas las categorías descriptivas construidas a partir de los datos,
permite al investigador seleccionar nuevos casos de estudio para ayu- y se estructura un sistema integrado de las categorías. De esta forma,

176 ~177
progresivamente y por necesidad, se asciende en la escala <le abs- El proceso de registro va unido al de,s.istematización y análisis de
los datos. Mientras se desarrolla el sistema de codificación, se toman
tracción.
apuntes que describen las propiedades analíticas del código en <lesa·
Fuentes y técnicas de recolección de información. De la extensa gama rrollo. Como el análisis se realiza al tiempo que se codifica, los apun·
de fuentes y técnicas de recolección de información que utiliza la tes y la codificación, de nuevo; se afectan mutuamente. La idea de la
investigación cualitativa la teoría fundada privilegia, entre las fuen· teoría fundada es llegar lo más rápido posible a la actividad de
tes primarias, las entrevistas en sus diversas modalidades y la observa· teorización, de manera que se construya una teoría sustantiva, en
ción de campo. Acude a técnicas interactivas grupales, como grupos lugar de una novela o de una descripción detallada de los escenarios
focales, de discusión y talleres, entre otras. De las fuentes secundarias y los participantes. Es decir, se comienza por construir una teoría del
consulta toda clase de documentos escritos y tnateriales visuales y proceso en cuestión, una teoría que además de describir el proceso lo
nudiovisunles. Igualmente, puede combinar dntos cualitntivos con '\~xplica".
cuantitativos cuando las con<llclonct1 y la intcncionnlidnd ~.k su trn· Los memos analíticos tratan acerca de las relaciones lógicas entre
bajo lo requieran. las categorías de codificación propias del estudio. Estos memos analí-
Registro, sistematización y archivo. En investigación cualitativa, y ticos se redactan de manera permanente, y hacen referencia a los
en particular en la estrategia teoría fundada, se plantea una yuxtapo· códigos o conexiones entre los conceptos que van emergiendo, deta·
sición entre los diferentes momentos del proceso investigativo; el aná· Han la información y son un primer paso en la elaboración de la teoría,
lisis, como se ha descrito anteriormente, acompaña la investigación pues en ellos se plasman ideas que favorecen el desarrollo de las cate·
de principio a fin. El proceso permanente de registro de información gorías y sus relaciones y que permiten formular hipótesis para orientar
es de suma importancia porque aporta para el análisis la codificación, la recolección y el análisis de la información.
los comentarios, las reflexiones y preguntas. Por tanto, los apuntes Los memos analíticos se archivan mediante un sistema de catego-
analíticos y los memorandos son elementos significativos para ayudar rías y se elabora un índice de ellos. La lógica de ordenamiento de las
en la comprensión de los fenómenos o problemas que se están estu· categorías para archivar los apuntes analíticos puede ser por temas,
<liando. por instituciones, por categorías de análisis recurrentes o divergentes,
Los datos que se derivan de las técnicas de recolección de infor· por sexo o por edad (si los atributos demográficos son importantes para
mación utiliiadas por la teoría fundada se registran en las notas de el estudio). Estas categorías no sólo cumplen la función de organizar.
,. campo o en grabaciones rnagnetofónicas o de video, que Juego se la información de forma sistemática, sino que contribuyen a integrar
transcriben usando fichas de contenido manuales o programas de com· ideas en modelos coherentes y en explicaciones generales. Además,
putador como Ethnograph o Nudisto y el Atlas/ti. Todos los conceptos les ayudan a los investigadores a reelaborar los apuntes analíticos a
relevantes se identifican con códigos, que se asignan a cada trozo o partir de los nuevos interrogantes y hallazgos, y dan luz sobre aquellos
fragmento de datos. El registro de reflexiones sobre el análisis y la aspectos que es necesario profundizar o complementar.
interpretación se hace categoría por categoría, mediante los memos Glaser y Strauss sugieren como estrategia, para construir una teo·
analíticos y los diarios de campo, ampliamente usados por los investí· ría integrada y s.ustantiva del proceso, delinear las relaciones entre las
gadores de la teoría fundada. categorías que se utilizan en la clasificación de los apuntes analíticos.
Otra forma de registro que incluye niveles de análisis e interpre- Esto puede ayudar a incluir todo el conjunto dentro de una perspecti·
tación es la elaboración de diagramas integradores que, a la manera va amplia que sugiera una teoría general -o dos-. En algunas ocasio·
de mapas conceptuales, relacionan categorías y establecen jerarquías nes, los fenómenos y los apuntes originales son de un carácter tal que
entre ellas (categorías centrales o nucleares y derivadas). Los diagramas sugieren por sí mismos una teoría natural integrada. Sin embargo,
visualizan la síntesis de las relaciones entre códigos, categorías y con· esta integración escapa a la vista con bastante frecuencia, a menos
ccptos, y funcionan a mlmt~ra de hipótesis en In medida en que los que In nrganiznd6n del católogo propio de tarjetas y su contenido se
hnllni.:os tet~rici'll -te(}r(n t•mert,.'Cnte- plnntenn su rnvisMn y njustt~ 11\l\IH:'Jt' de varins maiwrns (Schwartz y Jncohs, 1984: 54-55).
permanentes.
179
178
Credibilidad. En el capítulo 9 de su libro, El descubrimiento de la Para Glaser y Strauss (1967) cada fase de la investigación contie ..
teoría fundada, Glaser y Strauss hacen planteamientos en tomo a la ne un nivel de credibilidad. Los criterios para juzgar un estudio cua·
credibilidad de la teoría fundada, tratan sobre las diferencias entre litativo se basan en la adecuación entre el propósito de la investiga·
los modelos cuantitativos y cualitntivos de investigación socinl, y ex· ción y los procedimientos empicados en su desarrollo. Algunos de esos
ponen cómo, fase a fase, la teorfo fundada es cuidadosa en mantener criterios son, entre otros: la explicación detallada de dichos procedi·
el nivel de exactitud de los datos. l.a integración de la teoría tiende a mientos, que sirve para valorar tanto la cantidad de los datos como la
corregir las inexactitudes o inferencias hipotéticas de éstos. las refe. adecuación del proceso de investigación con los resultados; el esta•
rencias a la credibilidad permiten controvertir las frecuentes críticas blecimiento de relaciones explícitas entre los datos (evidencia) y las
a la teoría fundada, que la asocian con técnicas flexibles utilizadas conceptualizaciones, y el nivel de plausibilidad de la interpretación
por otros enfoques cualitativos y cuantitativos de investigación social; teórica respecto del fenómeno estudiado. La aplicación de este últi·
las críticas se sustentan en los parámetros cuantitativos de verifica· mo criterio nos muestra si los hallazgos de un estudio se ajustan a
ción. Sin embargo, en su libro los autores han mostrado por qué du· otras situaciones que permitan comprenderlo y explicarlo.
dan acerca de la aplicabilidad de estos cánones de rigor que, para En resumen, los criterios son el rigor metodológico y el ajuste de la
ellos, son criterios inapropiados para juzgar la credibilidad de la teoría teoría con los datos. Por tanto, la validez de una investigación basada
basada en modelos flexibles de investigación. Según ellos, el criterio en la teoría fundada se soporta en la informad6n recolectada y en la
de juzgamiento que se aplique debe basarse en los elementos de las explicación permanente y sistemática de la metodología y del proceso
estrategias que se empleen, cuando 5e trata de generar teoría, para de construcción teórica.
recolectar, c:odiRcar, analizar y presentar la infomu1ción, o basarse en
la forma como hu persona• leen la teoría. Ademds, aseguran haber
proporcionado algunos detalles en ambos sentidos, tanto en el descu· Campos de apllcación
brimiento de teoría como en el juzgamiento de su credibilidad. Su
planteamiento central es mostrar que la lógica cualitativa de investí· En el ámbito de la investigación social se han realizado muchos
gación social requiere determinar unos criterios de confiabilidad di· estudios aplicando esta estrategia. En Norteamérica especialmente
ferentes a los delos enfoques cuantitativos. En este sentido, al gene- en el área de la salud: el manejo de los peligros del embarazo, la dona·
rar teoría fundada, los investigadores no tratan de probar sus ideas, ción de ovarios entre hermanas, o experiencias con enfermedades cró·
sino de demostrar que son plausibles. nicas. En otras áreas, los temas investigados son variados: socializa·
Glaser y Strauss (1967: 3) aducen que el criterio clave para eva· ción profesional, matrimonio y divorcio, interacción entre constructores
luar las teorías consiste en examinar si se ajustan y funcionan. Por de vivienda y posibles propietarios, etc. Sin embargo, Burgess y Bryman
ajuste se entiende que las categorías pueden aplicarse con facilidad (1994: 5-6, 220-221) anotan que, en gei\eral, existen pocos casos au·
-sin forzarlas- a los datos que se estudian y, al mismo tiempo, surgir ténticos de teoría fundada en los que se utilice con rigor la teoría
de ellos; el funcionamiento supone que deben ser significativamente desarrollada por ,Glaser y Strauss. Muy a menudo, el término se em·
apropiadas y capaces de explicar la conducta en estudio. plea en las investigaciones para referirse a un enfoque de manejo de
Ln credibilidad de la teoría fundada se basa cm el criterio del nna· In información más que a un método de generación de teoría a partir
lista, quien debe demostrar que ha completado la generación de su de los datos. Rara vez se presenta un entrelazamiento auténtico de
teoría siguiendo rigurosamente el método de la comparación constan· recopilación de datos y teorización como el defendido por sus creado·
te, y que tiene argumentos suficientes para socializarla en la comuni· res. Su aplicación se ha centrado en la codificación y en el uso de
dad académica y justificar su publicación. En última instancia, la co· diferentes tipos de códigos, y su papel en la creación conceptual. Por
munidad de investigadores y los lectores serán quienes juzguen la la forma como los investigadores se refieren en sus citas a la teoría
credibilidad de la teoría generada y si este descubrimiento está sopor· fundada se puede deducir que su aplicación está referida a una dis·
tado en una verificación rigurosa. posición general, a una fase o un aspecto particular del proceso plantea·

180 181
do por ella. Probablemente, esta estrategia se ensalza de palabra mu· estrategia implica procesos de inducción, deducción y verificación, y
cho más de lo que en realidad se valora. rescata la experiencia personal del analista, es decir, sus vivencias
Los disei\adores de programas para computador (Nudist y Atlas/ti, como investigador y como lector.
por ejemplo) reconocen que esta metodología influyó en la construc· También se le critica el riesgo de sobredosis en la generación de
ción de sus programas, o que los programas fueron diseñados teniendo teoría, a expensas de la captación de la experiencia vivida en las si·
en mente hacer teoría fundada. Igualmente el Ethnograph, tal vez el tuaciones de interacción. Así mismo, su poca claridad en la definí·
programa de computador más usado para el análisis cualitativo, ha ción de las relaciones entre categorías, propiedades y dimensiones, y
sido influenciado por ella. la falta de concreción en la implementación práctica de las técnicas
La teoría fundada también ha mostrado su fmportancia en el cam· que propone (por ejemplo, en el manejo de ficheros para la codifica·
po Je la formulncl6n dt~ polftkn11 y tlCdn1w11 suclnlt•s. Fs <'1 cnso dc~I ción).
estudio de Strauss y Corbin (1990), que plantea una crítica sobre el Strn uss y Corbin (1994: 2 77 y 282) aducen que esto metodología
estado actual del sistema de salud estadounidense y presenta alterna· corre el riesgo de entrar en la moda. Parte del riesgo consiste en que
tivas para la construcción de un sistema alternativo al concebido por quien la.utilice no comprenda aspectos importantes de la metodolo·
gía y, aún así, plantee que la está usando. Por ejemplo, pueden descu·
los planificadores de la salud.
· brir su procedimiento básico pero fallar en su desarrollo conceptual,
porque no entienden que es la variación la que enriquece el análisis
Posibilidades, limimciones y riesgos de la teoría fundada. Algunas personas creen que hacen estudios con
esta estrategia porque se concentran en la codificación, pero no ha·
Valles (1997: 356 y 357) sintetiza, a partir de diversos escritores, cen codificación teórica. Con los códigos teóricos se conceptualiza la
las posibilidades y limitaciones de la teoría fundada. Algunos autores forma en que los códigos sustantivos se relacionan con otros, como
reconocen la importancia del aporte de Glaser y Strauss a la investi· hipótesis que se integran en la teoría. Otra parte del riesgo, y que
gadón cualitativa, y destacan el énfasis en la generación de teoría tiene que ver con la rápida difusión de la teoría fundada, especial·
como el objetivo primordial del procedimiento analítico de la teoría mente en los Estados Unidos, consiste en que algunos investigadores
fundada. El analistn social cuenta con perspectivas y herramientas intencionalmente no estén interesados en generar teoría, por tanto
'' "novcdosiu1 pnru su trubnjo ¡:rncins n In ri¡:lm>sidnd y sistcmmtiddnd i~nornn su cnrncterística metodoló~YÍca central, y utilizan sus técnicas
durante el proceso de recolección, registro, co<litlcación, anólisis e en forma inapropiada.
interpretación de los datos a lo largo del desarrollo de toda la investi· Strauss y Corbin ( 1994: 283) prevén que para un futuro no lejano
gacíón. Los textos de teoría fundada son reconocidos como guías con· los investigadores de diversos países y de distintas áreas del conocí·
cretas y detalladas para adentrarse en la jungla de los datos cualita· miento experimentarán, usarán y adaptarán la estrategia de teoría
tivos. Igualmente, cabe destacar que su muestreo teórico dio respuestas fundada en campos particulares. La adaptación incluiría su combina·
a interrogantes sobre la selección de sujetos, sucesos, actividades, casos ción con otras metodologías (por ejemplo, fenomenología y henne·
y escenarios relevantes para la investigación, con la lógica de la néutica), estableciendo relaciones en lugar de competencias o con·
representatividad cualitativa. El concepto de saturación teórica -y su frontaciones; también con métodos cuantitativos, en proyectos donde
aplicación en la investigación social- permite al analista tener cierto se integren enfoques cualitativos y cuantitativos (por ejemplo, inves·
grado de seguridad y fijarse un criterio .sobre si el análisis adicional tigaciones en el campo de la enfermería podrían mezclar etnografía,
contribuye o no al descubrimiento de algo nuevo acerca de la teoría. fenomenología y teoría fundada). Los procesos sugeridos o usados co·
Las críticas a la teoría fundada se han centrado en lo que se ha rrientemente por la teoría fundada llegarán a ser más elaborados y los
denominado su riesgo de inductivismo, y subrayan el papel clave que, investigadores harán adaptaciones para un rango mucho más amplio
u menudu, cumplen on u! do:turrtllltl l.k In lt'~Wfo lns l:onu:onndos. d de fum~mc:mos. l.n elnbornci6n y la adaptación podrfan incluir estudios
sentido común y los estereotipos. Sin embargo, para sus creadores esta multisitios, entre ellos trabajos de cruce cultural.

182 183
Ilustraciones Glaser, B. y A. Strnuss (1964), 11 The social lost of dying patients",
American Joumal of Nursing, 64, jun., pp. 119-122.
Con excepción de dos estudios, las referencias sobre investigado· _ _ _ (1965), Awereness of dying, Chicago, Aldinc.
nes realizadas con la estrategia metodológica teoría fundada se en· ~··.,,---·-- (1968). A time for dying, Chicago, Aldinc.
cuentran en inglés y en su mayoría correspon<len a estudios cfoctua· 011.\sN, l? H. y L. N. Gluscr (comps.) (1970), Families in cris~~, Nueva
dos en Norteamérica. Como se ha anotado anteriormente, la mayor York, Harper & Row.
parte de los trabajos se refieren a temas médicos, de enfermería, de Glaser, P. H. y E. L. Navarre (1970), "The problem of families in the
socialización y asuntos sociales como familia, matrimonio y divorcio. A.F.D.C. program'', en: P. H. Glaser y L. N. Glaser (comps.), Families
Sin embargo, esta estrategia está abierta al análisis de.todo tipo de in crisis, Nueva York: Harper & Row.
problemáticas sociales en escenarios y con actores diversos. Kano Florián, María E. (1998), "El proceso de enfrentar el embarazo
Uama la atención que, con escasas excepciones, los estudios en· en la adolescencia: ajustando la identidad", trabajo de grado para
contrados fueron publicados en las décadas de los setenta y los ochen· optar al título de magíster en salud pública con énfasis en salud
ta, de ahí la dificultad para analizar sus desarrollos recientes. El tra· mental, Facultad Nacional de Salud Pública "Héctor Abad 06-
bajo másactual se llevó a cabo en Medellín, Colombia, en 1998, sobre mez", Universidad de Antioquia, Medellfn.
el tema embarazo en adolescentes (véase Kano, 1998). Morse, J. M. y J. L. Jhonson (eds.}, Tlie illness experience: dimensions of
Para la· ubicación de estos estudios se acudió a textos especializa· suffering, Newbury Park-Califomia, Sage.
dos en teoría fundada, a la base de datos Cualit y a las bases interna· Rosenbaum, M. (1981), Women on 1ieroin, New Brunswick, NewJer·
domiles de datos Eric y Sociofile, lo mismo que n un rastreo en ccn• sey, Rutgers University Press.
tms de documentación y bibliotecas e.le In ciudad de Mcddlín. Strnuss, A. y <ltms (1985), TI.e organization of medical work, Chicago,
Univcrsity of Chicngo Prcss.
Las siguientes publicaciones remiten al leétor a trabajos realizados Strauss, A. y B. Glaser (1970), Anguisl1: A case liistory of dyi.ng trajectcn¡
con la teoría fundada: San Francisco, Sociology Press.
Biemacki, P. Pathways (1986), From heroin addiction, Filadelfia, Tem· Strauss, A. y L. Schatman (1955), "Social class and modes of com;
ple University Press. · munication", American]oumal of Sociology, 60(4), pp. 329-338.
,,,, Brady-fryer, B. (1994), "Becoining the mother of a preterm baby", en:
P. A. Field y P. B. Marck (eds.), Uncertain motherhood: Negotiating
risk in the childbearing -years, Thousand Oaks-California, Sage, pp.
195-222. .
Broadhead, R. (1983), Prívate lives and p~fessional identit-y of medical
students, New Brunswick-New jersey, Transaction Books.
Charmaz:, K. Struggling (1987), "For a self identity levels of the
chronically ill", en: P. Conrad y J. Roth (eds.), The experience of
d1ronic illn•111, Oreenwieh, CI; JAI.
Corbin, Jerry y Anselm Strauss (1991), "Comeback: overcoming
disability", en: G. Albrecht y J. Levy (eds.), Advances in medical
soci.ology, vol. 2, Greenwich, CT, JAI.
Fagerhaugh, S. y A. Strauss (1977), The J)()Ütics of pain management,
Menlo Park, CA, Addison-Wesley.
Fagerhaugh, S. y otros (1987), Hazards in hospital care, San Francisco,
Jossey-Bass.

184 . . J85
7. Grupos de discusión: una estrategia de
investigación interactiva grupal

El ''grupo de discusión" se inscribe en el campo de producci6n de discur•


sos: el proceso de producción de esos discursos tiene una forma aparen-
temente circular. lA actuaci6n del grupo produce un discurso -discurso
del grupo- que servirá de materia prima para el análisis. El análisis
produce un discurso -infarme- que servirá de contexto lingüístico para
el uso social de sus resultados. El IL~o social de sus resultados produce un
d1sc1ff.~o -¡114/1licidcul//'m/1<1$.!<lnclt1- c¡uc presionará soln·c lci gente para
hacerles producir un discurso (discurso "verosímil" que enmascara su
diferencia de la realidad), discurso que a su vez será actuado de nuevos
''grupos de discusi6n". Proceso de comunicaci6n, en primer lugar. en
parte cerrado por algo -el orden vigente se reproduce mediante él-, en
parte abierto porque algo -los fenómenos, los sucesos y las cosas, reg14-
lados por ese orden- se acumula mediante él. Pero no todo se comunica
en la comunicación: pues lo que cada destinador emite como fuerza, cada
destinatario lo recibe como sentido -la emisión es siempre una escritura,
la recepci6n es siempre una lectura-¡ las fuerzas se semantizan, el tiem-
po se espocializa, en la comunicación. lA barra que separa, que divide, el
significante y el significado (Sis) filtra las fue1-zas -dividiéndolas, anali-
zándolas-y esa división nos divide a nosotros, a ti y a mí, produciendo
un resto, un objeto perdido, en pos del que corremos.
,. "' Ibáñet:

Antecedentes históricos

De la investigación comercial a la investigaci6n sociológica

Inicialmente, el campo de aplicación de los grupos de discusión es


la investigación de mercados, como una forma de simular el proceso
de toma de decisiones grupales de consumo, con el fin de obtener
información más precisa sobre las preferencias de productos por parte
de los consumidores.
Jesús lbáúez, uno de los pioneros de los grupos de discusión, fue
expulsado a finales de la década de los cincuenta de varios institutos
oficiales (entre ellos la universidad, a la que regresaría en 1974), y
d<0'dic<" su nctividad profosirinnla institutos de opinión e investigación
de mercado. Allí, en l 9C>5, hizo sus primeros "ensnyüs" con In técnica

187
de los grupos de discusión y presentó en soci.eda? esta nue;~ ~strat~· en las historias de vida), que supone una conversación personal ycara
gia de investigación en 1969. Mostrada su eficacia en el anahs1s de los a cara. En ella el entrevistado es portador de una información y una
productos y marcas con grupos de consumidores, los grupos de discu· perspectiva que "entrega" al investigador mediante un proceso de diá-
tilt"in vuelven u 11u terreno orii-tinmio -·d de In invcst ignci{1n social- logo. El entrevistador conduce la entrevista, la orienta mediante pre-
p~rn estudiar los ºgrupos ideológicos''. El paso de la csforn del meren· guntas, y se cuido de hacer partícipe al entrevistado de sus propias
do a la de la investigación social cualitativa marca su apertura a te· interpretaciones. La entrevista en profundidad parte del supuesto de
mas como imágenes y actitudes frente al trabajo, la familia, la rela- que cada actor social posee su propio sentido que se hace explícito en
ción de pareja, el aborto, el machismo, la global.ización, etc., el discurso. En la fase de análisis, el investigador reconstruye el con-
desbordando la abundancia de significados y la generación de junto de sentidos que ha logrado develar de diversos actores sociales,
significantes de objetos simbólicos genéricos y multidimensionales. mediante la formulación y puesta a prueba de hipótesis y categorías
de análisis. Combinada con otras técnicas de investigación social, la
Relaciones con otras técnicas interactivas grupales entrevista en profundidad es pertinente para conocer variados aspee,
La sociología norteamericana ha desarrollado los grupos de enfo· tos de un proceso, analizar perspectivas institucionales, o reconstruir
que (focal group) como estrategia de investigación, conocidos entre ciclos vitales de sujetos o instituciones.
nosotros como grupo focal, y la entrevista focalizada (focused interview). La dinámica del grupo de discusión articula un grupo en situación
Además de distinguirse por el nombre existen características que di- de conversación y un investigador que no participa de la conversa ..
ferencian el grupo focal y la entrevista focalizada de los grupos de ción pero que la determina. Aquí se marca una diferencia fundamen ..
1.ll11cusi6n, n pnrtir de lns dos vi11ionc1111ociol61otkns qut~ los hnn dcsnrro· tnl entre el grupo de discusión y la entrevista grupal. En ésta
Iludo: la visión nortearnericnna, cuyo principul exponente es el soci6· 1... j <~I hnhln investi¡.:ndn no nlcnnzn In conversaci6n 1 y quedn desdoblnda
logo Robert K. Merton ( 198 7), y la visión europea, representada fun· como hnbla individual y escucha grupal. Se escucha en grupo pero se
damentalmente en la escuela crítica de Madrid (lbáñez y sus habla como entrevistado singular y aislado. Se tiene la referencia de lo
seguidores). dicho por los demás participantes, pero predomina artificialmente,
En la forma europea, el moderador (preceptor) interviene muy como producto del dispositivo técnico, el "punto de vista personal"
poco en el discurso que produce el grupo; en la forma norteamerica- (pues es lo que se espera de cada uno de los asistentes). En la entrevista
, . ' na, el moderador controla la participación de cada uno, incluso se en grupo hay un atisbo de conversación que el dispositivo técnico limi-
llega a pedir que los participantes contesten las preguntas . en forma ta. Fue, de hecho, trabajando para superar las limitaciones del discurso
aisladasindiálogoniinteracción (RussiAlzaga, 1998: 76). Esta forma recogido mediante esta técnica de la entrevista abierta, como se desa•
particular de conducir el grupo focal se asemeja a la entrevista de rrolló en nuestro país el grupo de discusión tal y como ahora aquf lo
grupo focalizada. . entendemos (Canales y Peinado, 1995: 296).
Otra diferencia tiene que ver con el imperativo de la videogra· Como estrategia de investigación, el grupo de discusión se nutre
bación en el grupo de discusión, mientras que en el grupo focal y la de las técnicas de conversación de la entrevista grupal, los grupos
entrevista focoli:zndn este registro nudicwisuRl es recm.plazado por el focales, la entrevista en profundidad y la entrevista focalizada, pero
obscivndor que toma notos <lurnnte todo su desarrollo. conserva su identidnd propia y tiene un papel destacado en la investi·
En tanto el grupo de discusión ha logrado ubicarse como una cstra· gaci6n social.
tegia importante de investigación social en los aspectos teórico, meto·
dológico y técnico¡ el grupo focal y la entrevista focalizada son básica- Conceptualización
mente técnicas interactivas grupales de recolección de información.
El grupo de discusión también se diferencia de otras técnicas La teorización tradicional de los grupos de discusión se ha funda-
interactivas, comunicacionales, como la. denominada entrevista en mentado en la investigación motivacional, apoyada en la psicología
profundidad (centrada en un tema, o en un individuo, como sucede clínica, la psicología social y la dinámica de grupos. Esto explica por

188 189
qué diversos autores, al conceptualizar elgrupo de discusión desde la detem1inado y siguiendo un plan de realización diseñado desde fuera
perspectiva sociológica, establecen deslindes con relación a las diná- del grupo. Es por eso un artificio, montado para una tarea que no
micas de grupo psicológicas. En este sentido, se plantea que el grupo siempre se corresponde con los intereses y expectativas de los indivi-
no tiene funciones terapéuticas, sino que es tan sólo un marco para duos que transitoriamente lo conforman. "El grupo de discusión no es
captar representaciones ideológicas, valores y formaciones imagina- tal ni antes ni después de la discusión. Su existencia se reduce a la
rias y afectivas dominantes en grupos, sectores o clases sociales deter- situación discursiva. Esto es lo esencial de su carácter artificial. Es,
minados o en la sociedad en su conjunto. A diferencia de los grupos por tanto, tan sólo un grupo posible, posibilitado por el investigador
de discusión, los grupos terapéuticos se caracterizan porque, por lo que lo reúne y constituye corno grupo" (Canales y Peinado, 1995: 292).
¡.¡eneral, sus pnrticipantes (analista y analizados) proceden de posicio- Por consiguiente, no puede ser natural o preexistente, y debe asegu-
nes elevadas en la estructuro social. Ln situnci6n es deflnidn como rarse que no haya en él relaciones constituidas con anterioridad, con
excepcional, porque se dejan de lado ....en tt'.irminos del discurso- las el fin de evitar interferencias en el proceso comunicativo.
normas de pudor y modestia que caracterizan la interacción normal. Como grupo de trabajo, está diseñado de manera intencional y
A los participantes se les exige una distancia nula al rol, una implica- consciente para hacer una tarea, hay una demanda de cooperación,
ción total en la situación, en la cual la inversión emocional es muy esfuerzo y rendimiento para alcanzar un fin prefigurado. Se estructura
elevada, ya que se trata de gestionar los problemas afectivos. El pre- a partir <le lo que se dice, quién lo dice y en qué condiciones se dice.
ceptor, por su parte, detenta un enorme poder sobre la situación basa- En él siempre aparecerá un grupo de base como grupo emocional,
do en su estatus institucional como profesional de la psique que tiene donde la situación afectiva y moderadamente gratificante es capaz de
las claves para la resolución de los problemas, y en una serie de meca- crear los cimientos para la expresión de una actitud natural, construí·
nismos de interacción: se rompe la reserva de información del cliente da en forma social (Alonso, 1996: 12). Así que, como estrategia de
pero no la del analista, el silencio del preceptor es la marca de su investigación social, trabaja con el habla. Su implementación exige
poder (Criado, 1997: 90-91). [... ] un diseño abierto y una iptegración de los investigadores como
El grupo de discusión toma distancia conceptual y metodológica seres concretos, como sujetos en proceso; los datos producidos en el
del grupo terapéutico y se diferencia de él en, por lo menos, los si- proceso de investigación se imprimen en el sujeto -modificándolo-;
,. ¡.:uhmtes niipectos: In situnci6n del urupn dt~ discusión no es una rela-
ción de servicio personalizado ni una rclad6n <le tutela, los partid·
cstn modificuci6n le pone en disposición de registrar la impresi6n -y
dirigirln mentnlmcnte-de nuevos datos, y así se abre un proceso dialéc-
pantes no pagan al preceptor, ni acuden a la reunión para "ajustar" su tico inacabable (lbáñez, 1992: 263).
psique, sus participantes proceden de diferentes sectores sociales, los
atributos sociales de las personas pueden tener mucha importancia En la situación discursiva creada por el grupo de discusión, las
explícita en la definición de la situación. A diferencia del terapéuti- hablas individuales tratan de acoplarse al sentido social. Si el discur·
co, el grupo de discusión no tiene una continuidad en el tiempo, se so social se halla diseminado en lo social mismo, el grupo de discusión
reúne en determinadas ocasiones con propósitos y ternas definiqos y equivale a una situación discursiva en cuyo proceso este discurso di-
seminado se reordena para el grupo. La reordenación del sentido SO·
tiene normas que lo regulan.
Desde la perspectiva sociológica, no se trata de alterar comporta- cial requiere de la interacción comunicativa.
mientos o percepciones, sino que la discusión grupal intenta -me- El grupo de discusión reúne en sí diversas modalidades de grupos, dife·
diante la provocación de una situación comunicativa-investigar for- rentes a las existentes en la vida cotidiana, en él se desarrolla una con·
mas de construcción de la conducta, representaciones sociales y versación en la que, para el investigador, los interlocutores desaparecen
simbólicas, y discursos ideológicos asc)ciados al objeto de estudio. detn'is de las interlocuciones, al contrario de lo que sucede en los grupos
ni ¡.trupo dt~ disCUsh~n St.~ Cllflll~Wri:n pnr sl'l' crcndo y pnr ser un nnturnles, tnn atravesados por batallas imaginarias, y en las que las dis·
grupo Ut! trnhnjo. U. crendu t'I\ d Nt't\I ido ~k q1tt' sus mkmhn 1s snn tintm1 locuciones tit~ncn sicmprt.' nombre y apellido (Canales, 1995:
convocados por un agente externo (el investigador), con un propé>sito l9.2).

191
190
En este sentido, opera como simulación de otros espacios de dis- participantes, puede violar impunemente las reglas de la interacci6n
cusión, es completamente artificial, pero lleva inscritas en él las for- (Criado, 1997: 100).
mas de discusión posibles entre grupos naturales. De esta forma, el papel del preceptor se define como no directivo
Enau práctlc:I\ concretn el gru¡,o Je di11cu"ión no l'li 1111~~ qtw un peqm•t"u\ y sus intervenciones deben ser muy cscnsns, para focilitnr el encuen·
grupo -en torno a siete u ocho person~s- que ~omet~ta y debat~ s~br_e tro de rutas y direcciones discursivas, sin imponerlas nunca y limitán·
una serie de temas discriminantes o esttmulos, mduc1dos en la dmamt· dose, en la medida de lo posible, a reformulaciones. El arte de escu-
ca interactiva por un director o moderador formal de la reunión duran- char por parte del investigador es puesto a prueba en el grupo de
te una duración variable de tiempo, pero que tiende a estar entre los 90 discusión. El preceptor debe demostrar no sólo su capacidad técnica y
minutos y las dos horas. El grupo de discusión tiende así a recrear en temática, sino cierta capacidad de empatía y cierta permeabilidad
situaciones parcialmente controladas y pautadas una viven.cía colecti- con el clima comunicacional que el grupo establece; es capaz de pul-
va focaliiada en una serie de temas deliberadamente selecc10nados se- sar el ambiente e introducir en él significantes que orienten y den
gún un gui6n tentativo, perfectamente modificable por el director de la vida a los intercambios discursivos del grupo en su proceso de desa·
discusi6n según ésta se desarrolle, y que se presentan como los puntos rrollo; no controla la palabra (es lo ideal), sólo propone los temas que
de anclaje básicos para la construcci6n del sentido de los grupos (Alon• van a ser tratados; su papel no es pasivo sino de dominio: convoca a su
so, 1996: 6). propuesta de investigación a quienes considera pertinentes, motiva la
discusión, asigna el espacio y limita el tiempo, decide cuándo empe·
Configuración zar y cuándo terminar; es un facilitador del consenso y es un garante
de In libcrtnd discursiva con respecto a un proyecto. El consenso se
El grupo de discusión está conformado por dos tipos de pnrticipnn· entiende no como la eliminación de las diferencias, ~ino su utilización
tes: el preceptor (moderador, orientador) y las personas que han aten- para encontrar un equilibrio dinámico de nivel superior.
dido la convocatoria. Canales y Peinado (1995: 310) resumen la intervención del pre·
ceptor durante el desarrollo del grupo de discusión as(: opera como
El preceptor motor del grupo, fomentando relaciones simétricas y de igualdad en·
tre los miembros. Interviene como testigo de encuadre, al no permitir
En el momento en que es atendida la convocatoria para participar que las hablas vaguen por caminos ajenos a él. Hay quien piensa que
en el grupo de discusión, se generan una serie de dered~o~ y obliga- el preceptor no debe intervenir en este punto, sino que debe esperar a
ciones tanto para su orientador como para los demás part1c1pantes. El que el propio grupo reoriente su habla errante. Pero, lno se deslegitima
preceptor es el encargado de dar inicio al grupo; co~ un estímu~o con ello el preceptor respecto a su papel, y no deslegitima la palabra
temático próximo pero neutro, explica cuál es ~I sentido del t~aba10 del grupo simultáneamente? Esto permite re-situar al grupo en la di·
que se va a realizar y fija las reglas del juego. El t1empo de duración, el mensi6n de trabajo -errar es propio del componente básico del grupo-
uso de la palabra, el destino de la información, la necesidad de lo cual ha de hacerse sin dejar de valorar su palabra.
vidc.'Ograhación, el silencio del preceptor. son aspectos que hay que Interviene en los nudos del discurso, ya sea requiriendo que se
tener en cucntn puru permitir unn mnyor implicnch~n dd grupo lm In compk·ten los argumentos, o set"\alnndo contrndicciones que el grupo
situación discursiva. no aborde espontáneamente, o abriendo temas conexos, e incluso in·
Si el preceptor no explica las reglas del juego comete una delincuencia terpretando. Pero la interpretación es, con todo, peligrosa, pues supo ..
interaccional. Y una delincuencia que además es realizada por una per- ne una posición de saber exterior al propio discurso. Si el grupo acepta
sona en posici6n de poder. Esto tiene dos consecuencias: a) conformar puede continuar operando con ella, pero si no, se puede abrir una
la situaci6n como una "experiencia negativa" con la corísiguiente carga brecha entre el grupo y el preceptor.
de ansiedad entre los participantes; b) reafirmar su posici6n de poder Todas estas intervenciones tienen su regla formal, deben hacerse
-empujando as( la situación hacia una más formal: él, frente a los demás mediante enunciados que no presenten subjetividad por parte del in..

192
vestigador quien, en el grupo, antes que un sujeto (que posee sus como se produce la información conlleva un conocimiento a priori de
propios deseos, opiniones y creencias), ha de ser una función. ' la entropía en los grupos sociales con los que se trabaja. El proceso de
El preceptor, antes del desarrollo del grupo y una vez concluye, investigación entraña un encuentro, y hay que tener abierto el dispo•
además de actuar como su director, realiza otras funciones. Como in- sitivo (grupo de discusión), porque el diseño no se puede cerrar a
vestigador participa en el trabajo previo de mapeo (estudio de esce- elementos que se controlen de antemano; al contrario, es necesario
narios y su selección) y en la definición de la "muestra" y de las perso- dejarlo siempre abierto a lo que pueda suceder o encontrarse, para
nas convocadas; fija los criterios de selección; decide sobre el lugar rediseñar la investigación, por lo menos durante su parte inicial.
adecuado, y sobre el número de grupos de discusión que se van a La verdadera historia empieza antes del grupo -<:uando el preceptor
<lesa rrolla r. empieza a mover los hilos para formar el grupo asignándole su espacio-
Unn vez se f1nnliza, nsume In taren de nnólisis y scJ:uimicnto de lo y continúo dcRpuó:i del grupo: cunndo el preceptor se convierte enana-
que el grupo construye: las rutas discursivas, las cadenas de signitku- lista, objctiv11 el producto de su trnbnjo -lo espacializa- cerrando 11u
ción, los consensos y disensos, y los significantes de mayor coherencia discurso como texto para analizar. Y no termina, pues el resto produci-
organizativa y de cooperación grupal, por identificación o contrai- do por el trabajo de análisis se recicla en nuevos procesos de manipula-
dentificación. ción -a nivel macro- que serán investigados mediante nuevos grupos
de discusión; y as( en un proceso dialéctico inacabado (lbáñez, 1992:
Los convocados 295).
Esta cita de lbáñez, en su texto pionero sobre los grupos de discu-
El haber atendido la convocatoria los ubica en la situación de
sión, nos presenta la estrategia de grupos de investigación en su diná·
interacción, y pueden escuchar y presentar sus puntos de vista, disen-
mica y complejidad, como un trabajo siempre abierto a nuevas posibi-
tir, y aceptar consensos. Los miembros del grupo van elaborando y
lidades de estudio con otras preguntas y temáticas. Delinea, además,
negociando, en un proceso dialógico, el sentido compartido de sus
los tres momentos básicos del proceso con.grupos de discusión que
afirmaciones. Los convocados participan de un proyecto de discusión,
desarrollamos en esta parte del capítulo. El proceso metodológico no
donde por medio de rodeos, negociaciones, disensos y acuerdos cons-
se concibe como verdades absolutas (si es que acaso existen), ni como
truyen visiones compartidas frente a un tema previamente determina-
, . ,, do. Los participantes no responden preguntas, sino que se reconocen caminos que hay que recorrer de la misma manera, sino, más bien,
como ideas "guías" que deben entenderse de manera flexible y-estar
en interpretaciones que el mismo grupo va elaborando.
abiertas a las circunstancias siempre desafiantes de la investigación.

Presupuestos generales Proceso metodológico


Russi (1998: 87-88) plantea que la investigación social cualitativa En esta estrategia de investigación pueden identificarse tres mo-
basada en los grupos de discusión está sostenida por la estrategia de mentos diferenciables en el tiempo y en el espacio, pero que compor·
un sujeto, el cual observa e investiga un objeto que a su vez puede tan múltiples relaciones entre sí. Son ellos el diseño, la puesta en
constituir un sistema. Se parte de la idea de que los objetos sociales, escena y el análisis.
por naturaleza, tienen una forma de funcionar y comportarse. El in-
vestigador se enfrenta a objetos complejos que a su vez están inscritos El diseño
en sistemas y ecosistemas aún más complejos. Por lo tanto, el investi-
gador tiene que verse como un sujeto observador en proceso, es decir, El propósito central del diseño es crear las condiciones académi-
en cnmbio constnnte. Esto implicn que el disei\o de In investignci6n cas y logísticas para el desarrollo del grupo de discusión. Incluye pro•
puec.le cnmbhu sobre In mnrchn, que no t•s nl~u prt'fljndn c.:t.11m> t'n cesos y actividades como tomnr decisiones frente n la muestra y el
otros modelos o estrategias, sino que es emergente.~, ya que la manero tamai\o de los grupos y su composición interna, establecer las estrate-

194 195
gias de convocatoria, determinar la duración, definir el registro y la microgrupo testigo. En la discusión lo que se trata de explorar son los
sistematización de la información y seleccionar el escenario. dominios semánticos asociados indexical y contextualmente a los cam·
pos sociales y simbólicos que los circunscriben, por tanto la adapta·
ción de In estructura y la composición del grupo de discusión a dichos
Com¡m,dci6n intenui del gru¡m (fo di.•<~1•.•ió11 campos es una cautelo de prinHir grado. En la conformación del grupo
Criado (1997: 95) plantea varios condicionantes en la composi- hay que tener en cuenta que lo que éste produce son sentidos com-
ción del grupo de discusión. El primero tiene que ver con que el grupo partidos y negociados, que sólo se realizan si se hace una localización
no exista como tal y que el tema no sea conocido por los participantes: social y simbólica previa que les permita a los miembros ubicarse sobre
ambas exigencias apuntan a evitar que el discurso esté establecido y ideolegamas (unidades culturales mínimas que condensany organi·
que, de ese modo, se pierda el proceso de construcción cooperativa zan el universo de las valoraciones sociales) próximos, relacionados o
por medio de tanteos, que supone un elemento fundamental para el relacionables, sustitutivos o complementarios, pero comunes al uni·
análisis. Sobre este punto Alonso (1996: 14) argumenta que verso social de referencia. La excesiva dispersión o lejanía, o la con-
flictividad potencial de los participantes no harían posible la elabo·
La situaci6n de conocimiento previo a la formaci6n del grupo -o cuan· ración ni la negociación del sentido que se les atribuy~ a las
do menos el conocimiento íntimo- además de provocar posibles inhi· representaciones y categorías sociales.
bidones al tratar temas que pueden ser delicados, supondría la imposi· Durante la discusión de grupo se rastrean diferencias discursivas,
ci6n sobre el grupo de unos valores, un sentido y unas pautas de actuaci6n y de ahí la heterogeneidad parcial y controlada de sus miembros. No
en público que han sido tomados fuera de .la estrategia del investigador. obstante, estas diferencias no pueden obstaculizar el intercambio
Ea hn¡mrtl\nto, por ttu\to, no metdM hl11t<11'1nit per11onolt•1 y pnrtic:uln·
res, encuer\tros y desencuentros prlv111.lm1 entre los miemhrn11 potencin·
conversacional ni el principio de cooperación, que deben funcionar
les de un grupo de discusi6n, pues se trata de un proyecto que está como reguladores de los actos comunicativos y de las atribuciones
diseñado para que la discusi6n precipite no sobre la memori;:i indivi- consensuadas de sentido, que el propio grupo otorga a las categorías
dual, particular y privada de sus miembros, sino sobre la memoria social sociales por las que transita. Como ya lo ha estudiado la etno·
y compartida de éstos, activada en el proceso conversacional. metodología de la conversación, lejos del aparente desorden
conversacional existe un orden interactivo, a la vez \imitador y
El segundo condicionante es que el preceptor sea "no directivo", y posibilitador de la creatividad personal, en donde los sentidos con·
j .. no lo es mediante el silencio o con intervenciones reducidas a cretos de los enunciados acaban de generarse de manera pragmática.
reformulaciones. De esta manera, el marco de interpretación será pro· Se busca, entonces, que haya homogeneidad con relación a una serie
<lucido únicamente por el grupo. de variables sociodemográficas como ocupación, clase social, escola·
El tercero es que no haya diferencias jerárquicas excesivas, por· ridad, cultura y características familiares.
que crearían una situación en la que los dominados callarían. A nivel Valles (1997: 314) introduce el concepto de.compatibilidad
micro, por ejemplo, no es conveniente mezclar personas de generacio- comunicativa de grupo, para lograr que este funcione como lugar don·
nes distintas, es muy difícil que el discurso fluya. A nivel macro, es de emerja la palabra reprimida. En este sentido, lbáñez (1992: 284)
complicado poner en un Olism() grupo n un pntr6n con sus trnhnjado- recomienda que al seleccionar los participantes, si se mezclan genera-
rcs. Se trata de evitar reunir a "partes" enfrentadas o distanciadas en ciones, o sexos, u ocupaciones, es conveniente "cargar cuantitativa·
la vida real. mente la parte silenciada". Por ejemplo, en grupos mixtos rurales, para
Además de esos condicionantes, para Alonso (1996: 12-15) existe hablar del papel de la familia en los procesos productivos es necesario
el requisito de homogeneidad, o una heterogeneidad parcial y con- :recargar la participación femenina o hacer dos grupos aparte. La su-
trolada; la homogeneidad la impone la productividad discursiva del gerencia se hace teniendo en cuenta que los hombres tienden a ha·
grupo de discusión. El criterio de respetar el campo simbólico es fun- blar más y a hacerlo con autoridad, sobre todo cuando se trata de
damental, puesto que lo que se busca es encontrar representaciones generaciones adultas cuya socialización ha incluido un aprendizaje
sociales que circulan por los grupos de referencia y pertenencia del de roles basado en el sexo.

196 197
Decisiones 1obre la muestra dón, incluir patrones y obreros, es conveniente hacer grupos de <lis·
cusión homogéneos (de obreros y de patrones). Respecto al atributo
Un primer aspecto a considerar en el diseño tiene que ver con la sexo, podemos combinar en un mismo grupo hombres y mujeres sólo si
toma de decisiones respecto de la muestra. Cuántos grupos se forman el tema es neutro con relación a la condiciónsocial de los sexos. Igual
y cómo se componen, son dos interrogantes que es necesario respon- con la ideología religiosa: podemos hacer grupos mixtos de credos si la
der en estudios concretos. En el grupo de discusión no se busca la discusión es neutral frente a la ideología que cada credo porta. Sin
representación estadística sino la representación tipológica y embargo, no existe una norma que podamos seguir al pie dela letra.
socioestructural de acuerdo con los objetivos de la investigación y los
recursos con que se cuenta (económicos, técnicos, humanos y de tiem- 'fodo grupo individualmente considerado, ha de combinar mínimos de
homogeneidad y heterogeneidad. Mínimos de homogeneidad para man-
po).
tt•ner 111 i;imetrfn de In relnci6n de los componentes del grupo. Mínimos
La manera concreta de resolver el disef\o de los grupos de discu- de heterogeneidad, pnrn asegurar la diferencia necesaria en el proceso
sión comienza por pensar qué 1tipos' sociales queremos someter a nuestra del babia. El límite de heterogeneidad lo constituye, como hemos di·
escucha: jóvenes estudiantes, amas de casa, obreros, personas de cla- cho, las relaciones sociales de exclusión (la barra que separa los agentes
se media, artistas, profesionales, etc.¡ cada uno representaría una va- sociales). Un grupo demasiado homogéneo, por su parte, produce un
riante discursiva. Habitualmente se utilizan variables sociodemo- texto idiota -en su sentido casi literal- pues las hablas de cada uno de
gráficas como edad, sexo, lugar de residencia u ocupación, que se los actuantes no se ven confrontadas a la diferencia de otras hablas
conjugan con atributos pertinentes al estudio respectivo (que consu- (Canales y Peinado, 1995: 299).
man tal o cual producto, que pertenezcan a uno u otro partido políti- El mínimo de grupos de discusión es de dos, no por problemas de
co, que profesen tal o cual religión, etc.). ¿Qué y cuántos atributos se representatividad sino de escucha. Un solo grupo resulta siempre in-
deben introducir como elementos de configuración de los grupos? Eso suficiente, no porque en él no esté operando todo el discurso, sino
depende de los objetivos de la investigación; no obstante, el criterio porque éste no se manifiesta lo suficiente para la escucha, es decir, no
ha de ser siempre el de la saturación del campo de hablas que inicial- podríamos garantizar la saturación del campo de las diferencias que
mente nos parezcan pertinentes. un texto más polifónico permite y, por consiguiel)te, una escucha más
Bu11e1mlo• Mturt\r o•to cnmpo do dil~roncin~, pnm, tlt' tlllé modtl, nu.•jor complctn. En d extremo opuesto, un número elevado de grupos de
_, . " hallar la unidad discursiva, (la unicidad de la ideología, que se expresa <liscusi6n no sólo aumentaría la redundancia en proporción a la infor·
bajo la forma de variantes). Partimos pues de las variantes -de lo visi- mación nueva que ca<la uno pro<luce, sino que dificultaría enorme•
ble- para reconstruir la estructura que las sostiene. Aquéllas sólo co- mente la escucha. La capacidad de la técnica para producir informa·
bran sentido en el interior de ésta: expresan posiciones diferentes (de ción debe guar<lar proporción con la del investigador para absorberla
edad, sexo, clase o grupo social. .. ), que convergen estructuralmente, (Canales y Peinado, 1995: 300).
pues cada grupo ha de re-producir un discurso social y, por ende, común Por lo tanto, la decisión sobre el número de grupos de discusión y
(Canales y Peinado, 1995: 298). su composición se basa en dos criterios: heterogeneidad entre grupos,
Una vez diseñadas las relaciones que nos interesa investigar, es y recursos existentes para la investigación. El primer criterio orienta
necesario pensar en la composición de los grupos de discusión tenien- la selección de los participantes y su distribución en grupos tratando
do en cuenta el principio de comunicabilidad. Habrá relaciones de reproducir conversaciones -discursos- relevantes o pertinentes
incomunicables -o imposibles- en un grupo de discusión cuando los según los objetivos del estudio. El principio de saturación teórica cum·
sujetos sociales estén separados por filtros de exclusión (relaciones ple aquí un papel importante en cuanto a la cantidad de grupos que
propietario/proletario, patrón/obrero, padre/hijo, etc.). Las relaciones se deben convocar; la selección de otro grupo no aportaría nada nue·
de suhordinación tienden a reprimir t'I hnhla por porte de los suhordi· vo al estudio. El segundo criterio tiene que ver con la economía, y
nudo111: h1 pt't!S6ncla Jel patrono lnhlhlrt'n In pnlnhrn dd 11hrnro, por tit'llt' <'n t'nnsidt'rnci6n lns condidom's de tiempo y dinero en tnnto
ejemplo. Por tanto, si es necesario, por los objetivos de la investiga· bienes escasos.

198 199
Por otro lado, el número de grupos de discusión y su composición Si los recursos económicos y de tiempo lo pem1iten, se podría lo ..
puede depender del peso específico que el equipo de investigación les grar la construcción de discursos más específicos armando grupos por
hnyo otorgado para la rec:olección de infom1aci6n: si todo el peso des· ocupaciones (comerciantes, amas de casa, cuidadores de carros, em·
cansa en ellos o si se combinan con otras técnicas como entrevista en pleados de centros recreativos, etc.) dentro de cada uno de los estra·
profundidad, talleres, reuniones, encuestas, etc. . tos socioeconómicos y de las zona socioespaciales; esto reemplazaría
A continuación se presenta un ejemplo sobre el diseño de una los grupos convocados por el criterio de si están o no afectados por la
muestra para realizar un estudio con la estrategia de grupos, con el ' medida de los parquímetros. La posible distribución de la muestra se
objetivo de guiar la toma de decisiones acerca de cuántos grupos de ilustra en la figura 7.1.
discusión deben conformarse y cómo sería su composición interna.
El tema de investigación es "las opiniones y actitudes de los habi·
tantes de la ciudad de Medellín sobre la colocación de parquímetros
en tres sectores: Centro, Poblado y Laureles"; el objetivo es recoger los
discursos sociales más característicos al respecto.
Se pueden convocar cuantos grupos seat1 necesarios, dentro de los
límites económicos del estudio, para reproducir-en su composición y Al.TO 8 X )(

dinámica- las situaciones sociales de referencia estratégicamente 5 X X X X


consideradas más significativas en los procesos de génesis, expresión y MEDO 4 X X X X X X X
confr(mt11ción ideolówcns, y las reprnscntacinncs sociales rt•spccto n 3 X X X X X X X
la ubicación de pal'qufmetros en los sectores se1"\alndos. 2 - ·--:x-- -x- x-· X X X
Presupuesw de trabajo. Existen diferencias si1:,Yflifica ti vas de opinio •
X X X
nes y actitudes en los habitantes de Medellín frente a la instalación
de parquímetros. Estas diferencias están relacionadas con el estrato
BAJO o X X

socioeconómico y el nivel de afectación por la medida. Zona Zana Zana Zona Zana l!!ádo Zana z-
Norcriental Ceráo Pd:llldo ~ -Am!rk:a L-...elea. Qayablil.
Los grupos se conforman teniendo en cuenta dos ejes que corres·
"""" 8'lén
_.ponden a cada casilla (véase la figura 7.1): el eje socioestructural, Figura 7.1 Ejemplo de distribución muestral para un grupo de discusión.
con base en la diferenciación socioecon6mica que aplican las Empre·
sas Públicas de Medellín para el cobro de servicios públicos; y el eje
socioespacial, apoyado en la zonificación de la ciudad elaborada por Tamaño del grupo de disci1Si6n
la oficina de planeación municipal. El criterio de homogeneidad de
El grupo de discusión es un grupo pequeño en el sentido habitual
los grupos se garantiza mediante el estrato socioeconómico (no se com·
que la psicología social le da a este concepto, es decir, aquel en el que
binarán estratos). la interacción cara a cara es posible y tiende a autoorganizarse si·
Para cada casilla que cruza el eje sodoestructurnl con el espacial
Sl' con\ll)CQrán 1 por lo menos, dos ¡:rupos de discusi6n: tnw induirfrt a guicndo unas normas Intentes, consensuadas y válidas en el propio
<l1~sempei'lo de la interacción grupal. Alonso ( 1996: 13) considera que
los directamente afocta<los por la medida y otro a los no afectados.
El trabajo etnográfico de preparación de los grupos de discusión el número adecuado de participantes está a partir de cinco personas
permitirá afinar el diseño, al señalar si se hacen necesarios nuevos (justo a partir de este número aparece la situación de grupalidad SO•
grupos; o, por el contrario, indicará que al quedar vacías ciertas casi· cializada), porque así se elude la situación demasiado íntima que se
Has no se hace necesaria la convocatoria de más grupos de discusión. da con tres personas, o la de dos parejas en conversación cruzada en
En nuestro ejemplo, en la zona nororiental no se encontrnrán estratos los conjuntos de cuatro personas. Esta cifra permite crear una situa•
5 y 6 y difícilmente estrato 4; y en el sector del Poblado difícilmente se ción intersubjetiva, y que el preceptor controle la situación grupal
encontrarán estratos cero y uno. evitando que se disgregue en subgrupos o en conversaciones entre

200 201·
...,\,..,,.,"''"

dos personas, o en irttel'Venciones superpuestas que provocan la inin· del tiempo; el grupo de discusión está en el espacio, tiene cuerpo, sólo
teligibilidad general. · el tiempo en que habla" (lbáñez: 1992: 274). Habrá temasquejustifi ..
lbáf\ez (1992: 272) set\ala que el mínimo de participantes debe quen trabajar inás de dos horas, siempre y cuando estemos ante un
estar entre cinco y diez para que haya una relación equilibrada entre grupo que deba durar ese tiempo. . ··
el número de actuantes y de canales posibles de comunicación; a · Sin embargo, algunos investigadores están introduciendo la mo ..
medida que el tamaño del grupo crece, también lo hace el número de dalidad de grupos de larga duración, de 40 horas, o un fin de semana.
canales pero en forma geométrica. Es un grupo pequeño porque es En este caso se corre el riesgo de· que el grupo tienda a naturalizarse,
necesario que los actuantes puedan hablar unos con otros, y para ello y que los miembros establezcan' relaciones .extradiscursivas. Además,
no pueden estar ni muy próximos, ni muy nlcjados, y no ser pocos ni producen fatiga en el discurso y este se agota. Fbr otro lado, estos
muchos. grupos requieren esfuerzo adicional del preceptor, quien debe intro ..
ducir nuevos estímulos que rompan con la fatiga.
Convocatoria del grupo de discusión
El escenario
la captación o convocatoria de los grupos suele ser llevada a cabo '
por personas especializadas, llamadas "captadores" o "contactadores", La estrategia de asentamiento debe planearse adecuadamente. El
siempre y cuando las condiciones económicas lo permitan. La. tarea lugar de la .reunión cumple un papel importante, y se prefiere que sea
de los contactadores alivia el trabajo dél investigador, aunque se ~o· neutral con relación al tema y las características de las personas con·
rre el riesgo de perder control sobre el diseño de la investigadón, pues vocadas. Es necesario; por tan.to, evitar espacios cuya imagen o marca
se crea distancia entre el diseño teórico y los grupos reales que se social pueda llevar a inhibiciones o a reacciones estereotipadas que
conforman.· Por ello es necesario establecer condiciones y requisitos afecten el discurso d.el grupo. Sitios neutrales son, por ejemplo, las
precisos de selección de los participantes, y ejercer una función per· oficinas donde se desarrolla el proyecto de investigación, u hoteles
manente de supervisión de este trabajo. alquilados por horas. · · · :;
Existen algunas prescripciones acerca <le la convocatoria de parti· Por otro lado, el lugar seleccionado debe equilibrar las necesida-
cipontes. para los grupos. l\lr ejemplo, hay que evitnr hncet uso de des de los participantes y del investigador: que sea accesible para los
'" :' · redes privadas de comunicación o <le relaciones personales, revelar ni primeros y que reúna condiciones de grabación para el segundo. La
participante potencial cualquier información que pueda influir en sus distribución interna y la ambientación del espacio también cuentan.
respuestas y que participen amigos o conocidos, para no correr el ries· Es preferible que el ambiente no esté cargado de símbolo~ que 11pre ..
go de preexistencia del grupo en la vida real. dispongan'' a los participantes¡ y que el espacio esté "limpiolt de obje-.,
tos innecesarios. Asignar previamente las sillas evita polari~aciones o .
Durad6n del grupo de disa.csión formación de subgrupos (hombres y mujeres, por ejemplo), yla utiliza~
ción de una mesa -mejor si es redonda- ayuda a potenciar ~ltrahajo. . .
Definir en qué momento iniciar y concluir un grupo de discusión .."
.

es función del preceptor: cuando él considere que se dan las condi· El registro de la infonnad6n
dones de inicio del trabajo y cuando vea que han sido suficientemen·
te cubiertos los temas para cuya discusión se constituyó el grupo. Por , El discurso que produzca el grupo de discusión se registra en vi..
tanto, .el tiempo de duración es variable. Depende de la dinámi.ca deo, si esto. no es posible por condiciones eoonómicas o porque no se
particular de cada grupo y del grado <;le "cristalización" del discurso. logró acuerdo con los oonvocados, se graba en cinta sonora. El video
Puede haber temos extensos, otros son rnás prc•cisos. La duración nor· registra los componentes lingüísticos, quinésico y pl'oxémico, quepo- .
nu\l oaclha entre 60 minutos y dns horas. ºDurncMn t~s d t:it•mpn en sihilitnn un análisis más allá del 5emántico. En algunas ocasiones per" ·.
que se. asigna al grupo de discusión un espacio en el que pueda hnct.!r mi te construir el sentido de algunas loeuciones que de otro P1odo ·
cuerpo:. es el tiempo del discurso. El grupo es del espacio, el discurso permanecería oscuro. Facilita, además, la lectura de gestos, el an,lisis

202. 203•
de actitudes y de niveles de participación, y los subgrupos que se for- la hay, la deuda puede planear peligrosamente sobre el grupo, o llegar
man. Con registro sonoro no es factible recuperar de manera sistemá· a cobrar una relevancia negativa para su desarrollo. El preceptor tie-
tica este tipo de información, sólo reproducir el discurso. Si no es ne algunos atributos de poder: es quien convoca y determina el tema
posible el registro en video, le corresponderá ni preceptor hacer algu• del que se vn a hablar y es el único que conoce todos los elementos de
nos apuntes durante el desarrollo del grupo de discusión que le ayu· la situación.
den a reconstruiresos "intangibles".
El registro cumple dos funciones básicas: por un lado, recoge en El ritual de iniciaci6n
toda su extensión y en forma literal el texto producido por el grupo, de
tal forma que el investigador puede analizar un material< en bruto sin, La iniciación del grupo de discusión corre por cuenta del precep-
ningún filtro intermedio: por otro lado, hace objetiva la dimensión del tor quien, por una parte, "lanza la provocación inicial" y, por otra,
trabajo grupal, ya que es el producto de la discusión, es el objeto que establece las reglas del juego: tiempo, papel del preceptor y papel de
el grupo entrega al preceptor. los participantes.
En cualquiera de sus dos formas, el registro debe estar siempre La provocación inicial puede darse en estos términos: "voy a pe·
visible para todos. Los participantes tienen derecho a saber, antes de netrar sus universos simbólicos, sus imaginarios sociales, sus ideolo~
iniciar el trabajo, que sus hablas están siendo registradas y sus moví· gías, sus gustos, su visión de la familia y del género"; "vamos a jugar
mientos observados, además quién lo está haciendo y para qué. La con el lenguaje, hablaremos de este tema"; "han venido aquí a con-
razón no es sólo ética, sino también técnica: un grupo que descubre versar sobre las telenovelas colombianas y cómo influyen en su vida
unu tom1ft de re1.vfstro de la qut1 no había sido inftlrmndo putxlc- inhibirse diaria'', <.~te. Lns fomws de presentar el tema pueden ser directas por
en la participación o rebelarse, rompiendo así la situación discursiva. ejemplo: "conversaremos sobre el triunfo del partido conservad~r en
las pasadas elecciones presidenciales"; o pueden ser indirectas (la-
La puesta en escena tentes), por ejemplo: "vamos a conversar sobre los partidos políticos
colombianos". .
Condiciones para el desarrollo del grupo de discusión Si el tema se propone en forma directa tal vez haya que afrontar
dos inconvenientes: que se pierda el contexto de emergencia del tema,
'' ' De acuerdo con Criado (1997: 99) para llevar a cabo un grupo de y que aparezcan respuestas más elaboradas o racionalizadas.. De otr:o
discusión existen algunas condiciones básicas. lado, si se propone el tema en forma indirecta, el participante es lleva ..
La situación se incluye dentro del mateo de una investigación, do "por la vía del inconsciente del desplazamiento metonímico". (lbá-
normalmente avalada por alguna institución. Se hace una convoca· ñez, 1992: 304-305). Ambos planteamientos, directos e indirectos, se
toria formal a una hora y en un lugar fijados con antelación; y es hallan condicionados a la vez por el paso del tiempo y por las circuns-
preferible que exista un desconocimiento previo de los participantes y tancias del momento en que se realiza el grupo de discusión (305).
el ·preceptor. Como contrapartida por la asistencia, se da un regalo o "No basta poner el tema sobre la mesa: es preciso anudar a él el
un cheque•regal<> -término intem1edio entre d pago y el don-, que deseo y/o el interés de discutirlo; para lo que tiene que articularse
está más cerca de la relación comercial que del don: no existe lapso con el deseo y/o el interés del preceptor" (306). Esta frase condensa
de tiempo entre la prestación y la contraprestación, lo cual se deter· teoría y práctica. Por un lado, alude al estímulo que supone proponer
mina de antemano. un tema de conversación, tal como se concibe en esta estrategia. Y
Sobre este último aspecto, Canales y Peinado (1995: 303) afirman por otro, plantea al preceptor el reto de trascender la dinámica pre ..
que entre el investigador y los participantes hay una relación de gunta-respuesta -propia de las entrevistas grupales- y lograr la inte-
contraprestación. Los segundos producen un texto que es objeto para racción grupal que la caracteriza. ·
el investigador, y a cambio suelen recibir una prestación económica: Uno de los principios básicos del grupo de discusión es dar comieruo al
la contraprestación objetiva de la relación entre ambas partes. Si no mismo con un estímulo temático próximo pero neutro. A partir de este

204 205
primer estímulo temático, el grupo avanza dando rodeos controlados a pan tes sobre su duración desde el inicio: esto fuerza al grupo hacia la
la vez por rutas y direcciones discursivas ordenadas o facilitadas por el necesidad del consenso cuando se está llegando a la hora fijada. Dar
investigador, pero nunca impuestas por éste¡ de tal manera que los com· las gracias y responder algunas preguntas, que por lo general se hacen
ponentes del grupo vayan elaborando y negociando, en un proceso sobre el sentido del estudio, es una buena manera de concluir.
dialógico, el sentido compartido de sus afirmaciones (Alonso: 1996:
20). El análisis
El proceso interactivo comunicacional El análisis es un proceso permanente que se inicia desde el diseño
de los grupos de discusión, como análisis proyectado; continúa duran·
El grupo de discusión se pone en nlllrchn con In provocnd6n ini· tt~ In puesta en t~scena, en la cual el investigador realiza análisis pre·
cial, al proponerles a los participantes que inicien la conversación por li1ninares, que consisten de un resumen sobre hallazgos con interpre•
los derroteros que consideren más oportunos. Este suele ser el mo· taciones y observaciones sobre la reunión, y modificaciones al guión
mento más crítico, donde se ponen a prueba la paciencia y la capad· que deben ser tenidas en cuenta en reuniones posteriores¡ concluye
dad técnica del preceptor. Es posible que se produzca una situación con el final del estudio, cuando tiene lugar el análisis más completo,
de silencio prolongado (que el preceptor debe respetar) o que el gru- intenso y sintético que será incluido en el informe final de la investí·
po empiece ·a preguntarle al preceptor o a pedirle que concrete el gación.
tema. Ante esta situación, es necesario insistir en que el grupo tome Los objetivos y condiciones de la investigación son los parámetros
la palabra, pero hay que evitar emitir juicios o dar pistas sobre lo que para decidir qué tipo de análisis desarrollar. Si la investigación tiene
es pertinente discutir; de esta forma, se va logrando que se encierre un carácter exploratorio, entonces es adecuado un análisis descripti·
en sfmismo y se centre en el tema. Mediante intervenciones de los va-narrativo; si su objetivo es interpretativo, se hace necesario, ade·
participantes comienza el grupo a actuar con cierta autonomía, de más del esfuerzo analítico, una confrontación teórica.
aquí en adelante el trabajo del preceptor es el de la provocación con· El plan de análisis es "emergente", y por lo tanto flexible. No es
tinuada para mantener y controlar la discusión. Aunque el preceptor posible un plan estructurado y previo de análisis, éste se irá configu..
no Interviene de manera directa en ello sf la catalizn, deshace blo· rando a me<;lida que avance el trabajo de recolección e interpreta•
,., ,, queos y, en cierto modo, controla su desarrollo, porque el grupo corre ción. Las descripciones e interpretaciones que regulen el trabajo ana·
el riesgo de desmembrarse, de perder la palabra y resultar inoperante lítico tienen soporte en la formación del investigador, y en su intuición,
para el propósito del estudio. Por ello el preceptor se concibe como su imaginación y creatividad. "El criterio maestro para el análisis consis..
"motor", cuyo papel central es lograr que siga habiendo grupo de tra- te en organizar la información dándole sentido (cuerpo)1 lo cual su·
bajo. Asume, pues, tareas de mantenimiento o animación de la discu- pone seleccionar los datos pertinentes e integrarlos en esquemas teó·
sión, sin que ésta se aleje en exceso del. tema propuesto. De ahí se ricos, conceptuales" (Valles, 1997: 326).
derivan las tareas de petición de aclaración, reformulación, interpre- E trabajo analítico del investigador es presentado por lbáñez {1992:
tación, cambio de tema o conclusión de la discusión. Y es ahf donde 320), así:
entra en juego su capacidad técnica para controlar a los charlatanes,
los ºreunioneros'\ los dominantes y los expertos, y para animar a los El investigador que analiza el discurso de un grupo de discusión no es
tímidos. El trabajo del grupo, por su parte, es cognitivo y discursivo - un punto fijo sin extensión ni duración (no es un sujeto trascendental).
Se enfrenta con un discurso que constituye una masa imponente de
para conversar losUatnaron.
datos y que tiene que reducir a unidad: ningún procedimiento
algoritmi:zado {como el que utiliza un ordenador) puede generar esa
El ritiml de cien-e unid11d ¡... J 11<~!0 el cuerpo humano lit puede intuir {mediante una int'er..
Nuevamente es el preceptor el encargado de <lar por concluida la pretnción), pero estl intuición ha de poder ser vilida posteriormel\te•
reunión. Una buena sugerencia es que se haga claridad a los partid· En ningún tiempo ni lugar puede encontrar las reglas a priori q.ue de-

206 2C11
tenninen por él, como sujeto en proceso, a lo largo del proceso de inves- selección del grupo. La captación de los participantes, y los discurso~¿
tigación. Lo que plantea dos problemas: uno psicol6(.,>ico y/o antropol6- que se producen, ya suponen una dinámica de exclusión dentro del;1
gaco, c6mo aparecen en 'l esllS regios (c6mo lns intuye)¡ otro grupo de aquellos discursos cortsiderados desviantes o menos legíti-
metodol6gico y/o epistemol6gico, c6mo puede pnsnr Je In cviJenein mos. für tanto los resultados tienen un límite de validez que se corres·
subjetiva al conocimiento objetivo. ponde con grupos o sectores sociales que comparten característica¿i
Además de las condiciones anteriores, el análisis requiere rigor similares. !!

investigativo y disciplina, en las tareas de lectura y relectura de los Por otro lado, el tipo de diseño y de análisis del discurso impone:
discursos producidos; transcripciones; elaboración de resúmenes; cons- las condiciones y los límites de generalización del análisis que, en los'
trucción de hipótesis interpretativas; codificación y clasificación de grupos de discusión, es una búsqueda de esquemas de interpretació~
la información por temas, actores o períodos; selección de testimonios a partir de los cuales los sujetos dan sentido a un ámbito de la expe-~
significativos que puedan ilustrar el análisis y la presentación de re- rienda. Los esquemas de interpretación son compartidos por el grupo1
sultados; elaboración de memos analíticos, con líneas de opinión so- social de los participantes, son la condición de los acuerdos sobre eli
bresalientes; contrastaci6n de opiniones (intragrupo e intergrupo); sentido de las experiencias y las interacciones de los individuos, y'
contextualización del discurso, y reconstrucción del sentido del texto forman parte de sus competencias social y comunicativa, así se marca
producido por el grupo. la pertenencia a un grupo social, y se es reconocido como miembro de
él. Los esquemas son siempre sociales o grupales antes que individua}
'Valida y confiabilidad les: se hallan asociados a distintas condiciones sociales y materiale~
de existencia (Criado, 1997: 109). · )
También a los grupos de discusión se les critica su presunta falta .En este sentido, la pregunta que es necesario responder para la)
de validez externa o de capacidad de generalización. Frente a la en- val~dez externa del grupo de discusión es: lhasta dónde llegan los'
cuesta, que emplea muestras estadísticamente representativas de la límttes del grupo que comparte estos esquemas interpretativos? Su
población, el grupo de discusión carecería de la legitimidad que, se- respuesta está relacionada con el disefio de los grupos (quiénes sod
gún algunos investigadores, aportan las matemáticas; al operar a par· los convocados, y a quiénes representan) tanto para llegar a dichos
,.. , tir de unos pocos individuos no seleccionados aleatoriamente, sería esquemas y poder comparar entre discursos producidos en otras situai
diflcil generalizar sus resultados. dones y por grupos diferentes, como para analizar las condiciones de
Frente a esta crítica Jesús lbáfiez plantea, desde argumentos que generalización -límites del grupo- de los esquemas obtenidos. Al va ..
integran la teoría lacaniana de lo simbólico y la althusseriana de la riar las condiciones de producción del discurso, por la posición social
ideología, que la ideología es la lengua y cualquiera puede hablarla, o ideológica de los grupos, podremos relacionar, entonces, ciertos es,.
algunos con más competencia que otros. En el esquema de Althusser, quemas interpretativos con tipos de grupos y condiciones de produc..
la dinámica del grupo de discusión reproduciría la escena del grupo ción, sentando así los límites de generalización del análisis. !
primigenio: los hermanos matan al padre (representado por el precep-
tor), lo devoron -simbólicamente, mediante el <liscurso- y lue¡,:o res· Campos de aplicación
tauran la ley del padre muerto, ley que es identificada con la ideolo-
gía (Criado, 1997: 107). Los grupos de discusión constituyen para el investigador sociaÍ
La validez externa de los grupos de discusión está fundamentada una posibilidad de trabajo de múltiples temáticas, con la diversidad
en dos niveles. Por un lado, el proceso de convocatoria de los partici- de sujetos presentes en la sociedad. Cualquier problema socialpodrf~
pantes y la dinámica de interacción que se establece están basados en abordarse con esta perspectiva de investigación, y puede participar
un criterio de homogeneización. El disefio de la investigación implica cualquier actor social, independiente de su condición social y econót
un trabajo teórico y metodológico de construcción de "tipologías" so- mica, género, adscripción religiosa o política o nivel educativo. l.Qs
ciales que representen diferentes "hablas", y que guíen el proceso de grupos de discusión abren posibilidades importantes, en particular c:on

200 ...~
·
sectores sociales que no han tenido la opción de opinar o de participar experiencia investigativa ha demostrado que, en general, cualquier
en la construcción de di5cursos y representaciones sociales. grupo está dispuesto, en principio, a aceptar la presencia de algún
Son una estrategia< ideal para el trabajo sobre opinión públka, ya tipo de registro (cámara o grabadora) siempre y cuando sea advertido
que penniten elaborar:discursos a través del diálogo dé ungrupo de y enmarcado en su contexto técnico.
sujetos, y de esta fonna•conocer cómo son los procesos de construc- El investigador queda al cuidado de la información (en este caso
ción de la misma. En investigaciones de mercado siguen. teniendo un• : de las imágenes), de la confidencialidad y el anonimato de los partici·
papel fundamental para dilucidar los imaginarios y representaciones pantes, dentro de límites negociados con el grupo. Otra considera·
que mueven a los consumidores. También pueden utilizarse en di ver· ci6n ética se refiere al "efecto grupo" que se genera, en el sentido de
sos estudios de opinión:referidos a ternas políticos, educativos, de que las interacciones muchas veces hacen que ciertos recuerdos y
medios de comunicación; al impacto de determinados sucesos, 11 pro· apreciaciones fluyan y que, "en medio del calor de la conversación",
duetos, etc. Igualmente, sirven de apoyo para el disefio de objetos de: se pierda el control de lo que se dice y se hace y se olvide que se está
investigación, porque· llaman ia' atención sobre los temas que más con• filmando o grabando. Este aspecto favorece una recopilación de datos
vocan a las personasry mediante qué estrategia pueden aborda'rse .. rica, variada y espontánea, no obstante rompe con el derecho del in-
Combinados con técnkas.cualítativas de recolección de informa·· formante de autorizar sólo aquello que quiere entregar voluntaria·
ción {con la1 encuestappor ejemplo);; los grupos de discusión se em~ mente. Preservar el anonimato y la confidencialidad de la grabación
plean enla elaboraci6n1del cuestionario que se aplicará, el lenguaje es una respuesta ética a estas situaciones; pero, en casos extremos. a
que se va a utiliiar1de'acuerdo con cada' grupo, y los temas centrales petición de los informantes, puede ser necesario "limpiar" imágenes
que se tratarán. Frentaa las encuestasdéopinión, los grupos de, dis·
1
del video.
cusión hacen posible recoger mayor cantidad de' información cualifü, Los temas a trabajar en un grupo de discusión también deben
cada y consensuada1;1validada',,de'. alguna manera, en-forma interna ' seleccionarse teniendo en cuenta implicaciones éticas. Temas que
por el grupo. sean socialmente sensibles, o que toquen con la intimidad de los suje•
tos es preferible no tratarlos con técnicas grupales, porque se corre el
Con1ideracio11es:,ticu1~ peligro de "desnudar" en público a los informantes, o de colocarlos en
,, -~

Las condiciones en1ql.\e'se realiza un grupo de discusión remiten ·.


situaciones incómodas. ·· ·
Si bien una de las condiciones para la realización de los grupos de
al investigador a cuidados éticos particulares. Lá grabación mediante·· discusión es que los convocados desconozcan los temas a trabajar y los
video de las sesiones·es necesaria para esta estrategia de investiga- propósitos del estudio, de todas maneras esta información debe ser
ción, con el finidehregistrar el lenguaje oral y gestual¡ 'el escenario y entregada al inicio {de manera general) y al final de la sesión. si los
las interacciones entre los participantes.· Este registro se convierte en participantes lo demandan. Dar explicaciones más específicas demues-
la materia prima para el análisis y la interpretación; Con relaci6n·a tra respeto por el derecho de los participantes a conocer sobre el cstu•
este punto, una consideración ética básica tiene que ver con el dere• dio. sus condiciones de realización y financiación, el destino final de
cho de los particip~mtes a saber sobre la realización de la grabación, la información y sus formas de difusión.
las condiciones en1que se hará, y el destino· final de la informaci6p La conformación de grupos homogéneos no es sólo una condición
registrada. No•avisarles en forma oportuna y adecuada' a los partid· :técnica del grupo de discusión para lograr la compatibilidad
pantes puedd1p\antear problemas de tipo ético, relacionados con el · comunicativa, sino también una condición ética. La conformación de
consentimientt> informado, la confidencialidad yel anonimato: y pro·
1 grupos heterogéneos. en cuanto representen intereses económicos.
blemu ttknicos·tn,crl desnrrollo de In invt'sti~nd6n, ya qlm si los piU• políticos o ideoló~ricos antagónicos, puede conducir a polarizar grupos
tlcipantew 11de11eubton'.t,que están siendo grabados put.•<lcn inhibirse o sociales y n avivar conflictos en espacios inadecuados para· su reso ..
rebelarse, rompiendo de modo abrupto la creaciómdel discurso. La lución.

210 211
Ventajas vlimitaciones rncci6n discursiva y comunicacional, por tanto el trabajo grupal, más
que una ventaja, constituye un imperativo de trabajo.
Et'\ el contexto de un proceso <le inwsti.:nción amplio, In estrnte· Gmkter mtificial. Puede presentarse como una limitación frente a
gia <le grupos de discusión ha de integrarse necesariamente con los la observación participante, puesto que no permite el conocimiento
aportes convergentes de otras perspectivas y técnicas de investiga· directo de los escenarios naturales de los participantes. Para la Escue-
ción. De nuevo, es responsabilidad del investigador decidir la estra· la Crítica de Madrid, esta "artiftcialidad" resulta fundamental y ven·
tegia más adecuada al objeto y a las condiciones del trabajo. tajosa para evitar interferencias en la producción de las hablas de los
En general, los grupos de discusión comparten los puntos fuertes y participantes. Sin embargo, como estrategia combina técnicas diver•
débiles de las estrategias cualitativas grupales. Sus ventajas y limita· sas, entre las cuales, y de ser pertinente para el estudio, está la obser-
dones no operan de la misma manera en todos los proyectos de in ves· vación.
tigación. Tanto las ventajas como las limitaciones deben entenderse
como relativas frente a otras técnicas individualizadas, y el resultado
de su utilidad debe leerse desde los contextos y las condiciones técni· Tipos de informes
cas y sociales que el objeto de estudio impone.
Facilidad de aplicación, bajo costo 'J rapidez. Estas ventajas de las Los informes escritos de estudios realizados mediante la estrategia
técnicas grupales han sido señaladas en forma reiterada al comparar· de grupos de discusión son clasificados por Krueger (1991, citado por
lu con 101 t<!cmlcH fndlvidunlcs (entrevisto, encuesta, observación Valles, 1997: 328) así:
participante), liln embargo, esto no es válido en todos los cnsos. Si Modelo de dmos dim:ros. Se introduce el tema o la idea básica y a
bien el tiempo de desarrollo del grupo de discusión hace factible que continuación se presentan todos los comentarios de los participantes
el grupo construya una cantidad apreciable de información, su prepa· clasificados por temas o subtemas. Este tipo de informe 1 aunque de
ración -ubicación y convocatoria de participantes- estaría compen· más rápida elaboración, delega el trabajo de interpretación en los lec·
sando esta aparente ventaja. Con relación al costo, no se encuentran tores, y sólo se recomienda como preludio de un informe descriptivo o
estudios que permitan afirmar que las técnicas grupales resultan más interpretativo.
,, .. baratas que las individuales. En este aspecto el criterio para definir Modelo descriptivo. Consiste en una descripción resumida seguida
qué técnica utilizar no debe basarse sólo en los costos de tiempo y de de citas ilustrativas. Su¡xme un mayor grado de elaboración, pues exi·
dinero, sino, prioritariamente, en la adecuación de la estrategia de ge una labor de síntesis y selección de los comentarios que mejor ilus.. ·
investigación a los propósitos concretos del estudio y a las condiciones tren acerca del tema o temas relevantes. ·
de los contextos y de los actores con los que se trabaja. Modelo interpretativo. El analista ofrece citas ilustrativas seguidas
Flexibiüdad. Los grupos de discusión pueden utilizarse para indagar de las interpretaciones correspondientes. Sobre la base de la reduc-
una gran variedad de temas, con diferentes personas y en ambientes ción descriptiva de la información, ya presente en el modelo de infor-
diversos. Frente a otras técnicas, tienen la ventaja de no ser necesaria me anterior, se añade un esfuerzo analítico e interpretativo de mayor
la competencia escritora (pueden participar nit\os o personns iletradas). profundidad.
Efecto de sinergia. La interacción grupal hace que las respuestas o
intervenciones surjan como reacción a las de otros participantes del
grupo, así se produce información provocada por el propio escenario Ilustraciones
grupal que tal vez no se produciría con las técnicas individuales. Cada
participante resulta estimulado por la presencia de los otros hacia Esta cstretegia de investigación se ha realizado especialmente en
quienes orienta su actuación. De esta forma, "la interacción es el España. En la actualidad la Universidad de Colima (México) efectúa
rnétodoll, corno lo plantea Jarret (1993, citada por Valles, 1997: 304). investigaciones basadas en los grupos de discusión. Algunas referen..
La reordenación y construcción del sentido social requiere de la inte· cias son las siguientes:

212
De Lucas, Ángel (1992), "Opiniones y actitudes de la población de la Bibliografía referenciada
comunidad de Madrid respecto a los censos de 1991" (referenciado
por Valles, 1997: 309).
Calleja, Javier (1995), "El consumo de la televisión en España'-'
(referenciado por Valles, 1997: 310). Aceves Lozano, Jorge Eduardo (1994), "Técnicas de investigaci6n y
manipulación. Práctica y estilos de investigaci6n en la historia
oral contemporánea", Historia y fuente oral, 12, Barcelona.
(1998), "La historia oral y de vida: del recurso técni·
----=---
co n la experiencia de investigación'', en: Galindo Cáceres, Jesús
(cd.), Técnicas de investigación en sociedad, cultura y comunicación,
México, Addison Wesley Longman, pp. 207-276.
Adler, Patricia y Peter Adler (1994), "Observacional techniques", en:
Denzin, Norman e Yvonna Lincoln (eds.), Handbook of qualitative
research, Londres, Sage Publications, pp. 377-392.
Aguirre Batzán, Ángel (1997), Etnografla. Metodología cualitativa de
investigación sociocultural, Barcelona, Alfaomega.
Alonso, Luis Enrique (1996), "El grupo de discusi6n en su práctica:
memoria social, intertextualidad y acción comunicativa", Revista
Internacional de Sociología, 13, Tercera Época, ene.·ahr., pp. 5-36.
Anguera Argilaga, María Teresa (1997), "La observaci6n participan..
te", en: Aguirre Batzán, A. (ed.), Etnografía. Metodología cualitati•
va en la investigación sociocultural, México, Alfaomega Grupo Edi·
tor.
Archiln, Mnuricio (1986), ·~quf nadie es forastero", Controversia, 133·
.,..
_ ___
134, Bogotá, Cinep.
__,,,,,,,,._ (1998), "Fuentes orales e historia obrera", en: Lulle,
Thierry y otros (coords.), Los usos de las historias de vida. en ciencias
.

sociales, Barcelona, Anthropos, pp. 281-296.


Barret, Terry ( 1996), Criticizing photographs. An introduction to
understanding images, 28 ed., Mountain View, California, Mayfied
Publishing Company. · '
Berelson, B. (1952), Content analysis in.communication meard1 1 Nue~
va York, Free Press.
Borderías, Cristina (1995), "La historia oral en España a mediados de
los noventa'', Historia y fuente oral, 13 1 Barcelona. · ·
Bornat, Joanna y Jan Walmsley (1995), "Historia oral con personas
vulnerables: desafíos conceptuales y prácticos", Historia )'fuente
<>Tal, 13, Barcelona.
Bottorff: .Jonn (l 994), "thing vidcotapcd recordings in qualitative
rcscarc h", en: Morse, Jnnice (ed.), Critica! issues in c¡ualitauve rtuean:h
metlwds, Londres, Sage Publications.

214 215.
Boutzouvi, Neka (1994), "Individualidad, memoria y conciencia co· ESRC, Qualitative Data Archival Resource Centre. "Guidelines of
lectiva: In identidt1d de Diamondo Gritzona", llistcnia y fuente oral, confidentiality and infom1ed consent", Qualidata, University of
11, Barcelcmo, l'P· .39·52. Esscx, c·mnil: millJi@esse~
British Sociological Association, (1994) Statement of etliical flrinciples fals Borda, Orlando (1980), Mompox y Loba. Historia doble de la Cos·
and their applications to sociological practice, Durham, U. K., BSA & ta 1, Bogotá, Carlos Valencia Editores.
BSA Publications, Mountjoy Research Centre. - - - - - (1981), El presidente Nieto. Historia doble de la costa 2,
Bryman, Alan y Robert Burgess (1994), "Developmehts in qualitative Bogotá, Carlos Valencia Editores.
data analysis: An introduction", en: Bryman, Alan y Burgess, _ _ _ _ (1984), Resistencid en el San Jorge. Historia doble de la
Robert, (eds.), Analyting qualitative data, Londres, Routledge. costa 3, Bogotá, Carlos Valencia Editores.
Canales, Manuel y Anselmo Peinado (1995), "Grupos de discusión", (1986), Retorno a la tierra. Historia doble de la costa 4,
--=----
Bogotá, Carlos Valencia Editores.
en: Delgado, Juan Manuel y Juan Gutiérrez (coords.), Métodos y
técnicas cualitativas de investigación en ciencias sociales, Madrid, Sín- Folguera, Pilar (1994), Cónw se hace historia oral, Madrid, Eudema S.
tesis S. A.
A.
Fontcuherta, Joan (1997), El beso de Judas. Fotografta y verdad, Barcc·
Chua, Ben-Huat (1977), "Delineating a marxist interest in ethno-
lona, Gustavo Gilí.
methodology", American Sociologíst, 12, pp. 24-32. Freund, Gisele (1986), La fotografía como documento social, 411 ed.,
Oemente, Pietro (1995), "Debate sobre lns fuentes orales en Italia", Barcclonn, Gustavo Gili. (La primera edición en español es de
I füc.wfo ':J /w1mtí! 1mtl, 14, llnrcckmn, pp. 8 l-93. 1976 y In primt•rn en frnncés de 1972).
Clifford, Reginald (1998), '~nálisis semántico basaJo en imáge· Galeano, María Eumelia y Oiga Lucía Vélcz (1996), La calle como
nes: un enfoque etnometodol6gico", en: Galindo Cáceres, Jesús forma de sobretlÍuencia. Prostitución, gaminismo y rebusque en el cen-
(coord.), Técnicas de investigación en sociedad, cultura y comunica- tro de Medellín, Cámara de Comercio de Medefün.
ción, México, Addisson, Wesley, LOngman, pp. 385-431. _ __...____ (1999) 1 Cualit. Base de datos sobre fuentes documentales
Contini, Giovanni (1991), "Perspectivas y balances de la historia oral. en investigaci(m cualitativa, Medellfn, Digital Express.
Hacia una crónica de la historia oral en Italia", Historia y fuente _ _ _ _ (2000), Investigación cualitativa: Estados del arte. lnfarme
V' oral, 5, Barcelona, pp. 131-138. de investigación, Medellín, Digital Express Ltda. ·
Crespo, Elizabeth (1994), "Estudia por si tu marido te sale un sin ver· Gallino, Luciano (1978), Diccionario de sociología, Madrid, Siglo XXI.
güenza", Historia y fuente oral, 11. Barcelona, pp. 83-95. Garfinkel, Harold (1967), Studies in ethnomethodology, Nueva Jersey,
Criado, Enrique Martín (1997), "El grupo de discusión como situa- Prentice Hall.
ción social", Revista Española de Investigaciones Sociológicas, 79, jul.- Giddens, Anthony (1967), Las nuevas reglas del método sociol6gico.
sep., Madrid, Centro de Investigaciones Sociol6gicas, pp. 81-112. Crítica positiva a las ciencias interp-retatiuas, Buenos Aires, Amotrortu.
De Mornes f-erreira, Marieta (1995), "La historia oral en Brasil: un Glaser, Barney y Anselm L. Strauss (1967), The discovery of grounded
t111tado de In eue11ti6n", llistoria y juentt' oral, 13, Bnrcelonn. tlieory: Strategies '/or qualitative research, Nueva York, Aldine de
Delgado, Juan Manuel y Juan Gutiérrez (eds.) (1995), Métodos y téc· Oruyter.
Goffman, E. (1993). Beliauior in public places, Nueva York, The Free
nicas cualitativas de investigación en ciencias sociales, Madrid, Sínte·
Press of Glencoe.
sis S. A. ·
González Arias, José Jairo y Elsy Marulanda Álvarez (s. f.), Historias de
Dunaway, David K. (1995), "La interdisciplinariedad de la historia fronteras. Coloni.tación y guerras en el Sumapa.t, Bogotá, Cinep.
oral en Estados Unidos", Historia y fuente oral, 14, Barcelona, pp. Gutiérrez, Juan y Juan Manuel Delgado (1995), "Teoría de la obser-
27-38. vación", en: Delgado, Juan Manuel y Juan Gutiérrez (coords.),
Erlandson, David A. y otros (1993), Doing naturalistic inquiry. A guide Métodos y técnicas cualitativas de investigación social, Madrid, Sínte·
to methods, Londres, Sage Publications, pp. 131-162. sis S. A., pp. 141-173.

216 ~i11
Haidar, Julieta (1998). '~nálisis del discurso", en: Galindo, Jesús Junker, B. H. (1960), Field work. An introduction to t11e social sciences,
(coord.) 1 Técnicas de investigación et1 sociedad, cultura y comunica- Chicago, The University of Chicago Press.
ción, México, Addison, Wesley, Longman, pp. 119-164. Kerlinger, F. N. (1981), Investigación del comportamiento: técnica.s y me·
Hammersley, Martyn y Paul Atkinson (1994), Etnografía. Métodos de todología, México, Interamericana.
investigación, Barcelona, Paidós. Krippendorff, Klaus (1990), Metodología de análisis de contenido, Teorta
Hammersley, Martyn (1990), The dilemma of qualitative method. Herbert y práctica, Barcelona, Paid6s.
Blumer and the Chicago tradition, Londres, Routledge. Laswell, H. D. (1949), T71e language of politics: Studies in quantitative
----- ___ (1995), What's wrong with ethnography, Londres, semantics, Nueva York, George Stewart. .
f Rouíledge. . , Lewis, Óscar (1961), Antropología de la pobreta, cinco familias, Méxi-
1-Ieritage, John (1984), Oarfinkel and etlmmnetlwdology, Cambridge, co, Fondo de Cultura Econéitnica.
Polity Press. _ _ _ _ ( 1993), Los hijos de Sáncliez. ·Autobiograj(a de una familia
Hirokawa, Tadabide (1995), 11Fuentes orales en Japón", Historia y fumte mexicana, 511 ed., México, Joaquín Mortis.
oral, 14, Barcelona, pp. 51-64. Lipson, Juliene G. (1994), "Ethical issues in ethnography", en: Janice
Hodder, lan (1994), "The interpretation of documents and material M. Morse (ed.), Critical issues in qualitative research methods, Lon-
culture", en:Denzin, Norman e Yvonna Lincoln (eds.), Handbook dres, Sage Publications, pp. 333-355.
of qwalitative Tesearch, Londres, Sage Publications, pp. 393-402. MacDonald, Keith y Colin Tipton (1995), "Using documents", en:
Gilbert, Nigert (ed.), Researching social life, Londres, Sage
Holstein, James y Jaber Gubrium (1994), "Phenomenology, ethno·
publications.
methodology and interptetative practice", en: Denzin, Norman e
Malinowski, Bronislaw (1995), Los argonautas del Padfico occidmtal.
Yvonna Lincoln, (eds.), Handbook of qualitative researcl1, Londres, Comercio y aventura entre los ind!genas de la Nueva Guinea melanésica,
Sage Publications, pp. 262-272. 411 ed., Barcelona, Península.
Hoyos Botero, Consuelo (1999), Un modelo para investigación docu- Marinas, José Miguel y Cristina Santamarina (1993), La historia oral:
mental. Guia teórico-práctica sobre construcción de estados del arte, métodos y experiencias, Madrid, Debate.
MedellCn, Serud Editora. Mnrtíncz, Miguel (1999), La investigación cualitativa etnográfica en edu-
'.]-Iuberman, Michael y Mathew Miles (1994). "Dntu mnnngemcnt nnd cación. Manual teórico práctico, 411 ed., Bogotá, Círculo de Lectu(a
"' analysis methods", en: Denzin, Norman e Yvonna Lincoln (eds.), Alternativa .
. Handbook of qualitative researcl1, Londres, Sage publications, pp. Mejía de Camargo, Sonia (investigadora principal) (1997), Investiga-
428-444. ción sobre maltrato infantil en Colombia. 1985-1996, Estado del arte,
lbáñez, Jesús (1992), Más allá de la socíolog(a. El grupo de discusión: tomo 1, Bogotá, !efes-Fes. .
técrúca' crítica, Jll ed., Madrid, Siglo XXI. Merton, Robert (198 7), "The focused interview and the focused groups
INER-Comare (1990), Colección de estudios de localidades, Medellín, continuities and discontinuities", Public Opinion Quarterley, 51,
INE.R (Instituto de Estudios Regionales, Universidad de Antio- pp. 550-556.
quia), Comare (Corporación Autónoma Regional Rionegro Nare). Meyer, Eugenia (1991), "Recuperando, recordando, denunciando,
(1993), Colección de estudios de localidades, Medellín,
-----
INER (Universidad de Antioquia), Cornare.
custodiando la memoria del pasado puesto al día. Historia oral en
Latinoamérica y el Caribe", Historia y fuente oral, 5, Barcelona, pp.
Joutard, Philippe (1995), "El testimonio oral y la investigación histó· 139-144.
rica francesa: lprogreso o declive?", Historia y fuent.e oral, 14, Bar- - - - - - (1995), "Perspectivas actuales de la historia oral. Los
celona, pp. 65·79. nuevos caminos de la historia oral en América Latina", Historia :J
( l 996), 11L11 hi•torin urnl: '"'lnnct• dt• 1m n111rh1 d1• ~•~:h' }t4f"lltr or11l1 IJ, B1m-:elonn.
-·ac reilexión meto<lol6gica y de trnbujos", J·füt.oria y Juente oral, 15, Moluno, Alfredo (1985), Lo.• aii1u del troJ,el. Relato.~ de la Vaolenda,
Barcelona, pp. 155-175. Bogotá, Presencia.

218 219
(1987), Selva adentro: una historia oral de la colonización Salomoni, Antonella (1994), "Las fuentes orales del monoculturalismo
__e_n_e...,l""'G""'u-aviare, Bogotá, El Áncora Editoreíl. soviético", Historia y fuente oral, 12, Barcelona 1 pp. 151-162.
(1990), SipU!tldo el cort4'. Relatos de '-"'erras y de tierras, Sandoval Casilimas 1 Carlos Arturo (1997). Enfoques cualitativos de la
_..,,Bo,-go-tá-.-.,El Áncora Editores. investigación social. Programa de especializaci6n en teoría 1 méto·
Mola no, Alfredo y otros, (s.f.), Yo le digo una ele las cosas. J.A coloniza, dos y técnicas de investigación social, módulo cuatro, Medellín,
ci6n en la i"eserva de la Macarena, Bogotá, Presencia. INER e ICFES.
Navarro, Pablo y Capitalina Díaz (1995), '~nálisis de contenido", en: Schwartz, Howard y Jerry Jacobs' (1984), Sociología cualitativa. Método
Delgado, Manuel y Juan Gutiérrez (eds.), Métodos y técnicas cua, para la reconstrucción de la realidad, México, Trillas.
litativas de investigaci6n en ciencias sociales, Madrid, Síntesis S. A., Schwarzstein, Dora (1995), "La historia oral en América Latina", His~
PP• 177 -208. toria y fuente oral, 14, Barcelona, pp. 39,50.
Neugebauer, Rhonda L. (1992), "Oral history archives: Collection Selltiz, C. y otros (1965), Métodos de investigación en las relaciones so~
management and service priorities", Oralidad, 4, La Habana, pp. ciales, México, Rialp S. A.
50,57, Serrano Blasco, Javier (1997), "Estudio de casos", en: Aguirre Batzán,
Pérez Serrano, Gloria (1994), Investigaci6n cualitativa: retos e inte, Ángel (ed.), Etnografía. Metodología cualitativa en la investigación
rrogantes. Madrid, La Muralla S. A. sociocultural, México, Alfaomega.
Pineda Camacho, Roberto (1993), "El método etnográfico", en: Citr, , Sitton, Thad y otros (1995), Historia oral. Una gula para profesores (y
:m ts/>ecialit.,u:lo tn la ttlt>dalidad a cl~~tmtda .~obre inVt$tigadán en las otMs f'ersmui.~), México, Fondo de Culturn Económica.
clcmcias 1ocialct1. Módulo 5: lnve11ti¡:ncMn cunlirntivn, MeJellfn, Stuke, H.obcrt E. ( 1994), "Cnsc studies", en: Denzin, Normnn e Yvonna
INER (Instituto de Estudios Regionales), ICFES (Instituto Co, Lincoln (eds.}, Har1dbook of qualitative researc11, Londres, Sage
lombiano para el Fomento de la Educaci6n Superior), pp. 83,113. publications, pp. 236,247.
Pompert de Valenzuela, María Cristina (1994), "La creaci6n de un Stern, Phyllis Noerager (1994), "Eroding grounded theory''. en: Morse,
archivo de la palabra", Historia y fuente oral, 11, Barcelona. J anice M. (ed.), Critical Issues in qualitative reseatch metliocls, Lon,
Portelli, Alessandro (1997), "Raíces de una paradoja: la historia oral dres, Sage Publications.
italiana", Historia y fuente ~al, 17, Barcelona, pp. 111, 13 7. Stone, P. J. y otros (1966), The general inquiry. A computer approach,to
JPrins, Owyn (1993), "Historia oral''. en: Burke, Peter (ed.), Formas de content analysis, Cambridge,The MIT Press.
hacer historia, Madrid, Alianza, pp. 144, 176. Strauss. Anselm y Juliet Corbin (1990), "Grounded theory research:
Ritzer, George (1993), Teoria sociol6gica contemporánea, Madrid, Me Procedures, canons and evaluative criteria", Qualitative Sociology,
Graw Hill. 13(1), pp. 3,21.
(1997), Teoría sociológica contemporánea, 3il ed., Méxi, _____ (1994), "Grounded theory methodology. An overview",
----- co, Me Graw Hill (traducci6n de María Teresa Casada Rodrí, en: Denzin, Norman e Yvonna Lincoln (eds.), Handbook of
gue:, revisión técnica Ampnr<.'l Almnrclm Barbado). qualiwtive researcll, Londres, Sage Publications, pp. 273,285.
Htldrígue& 06mtl1, Orta:c)rio y otros (1996), Mecodofogía ,¡e! la inv~stigc•· 'foylor. Stcve J. y Robert Bodgnn (1994), lntroducci611 '' los métodos
ción cualitaüva, Ediciones Aljibe. cualitativos de irwestigación. La búsqueda de significados, Barcelona,
Ruiz-Funes, Concepción (1990), "La historia oral y los estudios de la Paidós.
mujer", Cuicuilco, Revista de la Escuela Nacional de Antropología e Trías Mercant, Sebastián (1997), "Los documentos y la cultura mate·
Historia, Género y Antropología, 23-24, México, pp. 7 ¡,74. rial", en: Aguirre Batzán, Ángel (ed.), Etnografía. Metodolog{a
Russi Aliaga, Bernardo (1998), "Grupos de discusión. De la investí, cualitativa de investigación sociocultural, Barcelona, Alfaomega, pp.
gación social a la investigación reflexiva", en: Galindo Cáceres, 160,170.
Luis Jesús (coord.), Técnicas de irwestig(lción en sociedad, cultura y Uribe de H., María T. (1997), "Los materiales de la memoria''. en:
comunicaci6n, México, Addison, Wesley, Longman. Henao, Hemán y Lucelly Villegas, Estudio de localidades, módulo

220
del Programa de especialización en teoría, métodos y técnicas de Bibliografía complementaria
investigación, Bogotá, pp. 245-297.
· Valles, Miguel (1997), Técnicas cualitatiuas de inuestigacián social. Re-
/luián metodológica y práctica profesional, Madrid, Síntesis S. A.
Viezzer, Moema (1986), "Si me permiten hablar. .. ". Testimonio de Domitila. Aldeman, Clifford y otros (1980), Retlunking cases study: Notes fram
Una mujer de las minas de BolítJia, 1011 ed,, México, Siglo XXI. the second Cambridge canference, East Angia University.
Vilanova, Mercedes (1995a), "Palabras de clausura: Conferencia in- Alonso, Luis Enrique (1988), "Entre el pragmatismo y el pensa ..
ternacional de historia oral''. Historia y fuente oral, 13, Barcelona. miologismo. Notas sobre los usos (y abusos) del enfoque cualitati-
--...--- (199Sb), "El cmnbnte en Espm'\n, l'~>r unn historin sin vo en sociología", REIS, 43, pp. 147-173.
adjetivos con fuentes orales", I·Ii.~tmi<' y juente oral, 14, Barcclonu, Almnrcha, Amparo y otros (1969), La documentación y organización de
pp.95-116. los datos en la inuestigaci6n sociol6gica, Madrid, Fondo para la In·
- - - - - (1998), "Palabras inaugurales de la X conferencia in- vestigación Económica y Social de la Confederación Española de
ternacional de historia oral" (Río de Janeiro, 14 de junio), Histo- Cajas de Ahorro.
ria y fuente oral, 20, Barcelona. Andrews, Kenneth R. (1990), The case method at the HaruardBusiness
Voldman, Daniele (1991), "La historia oral en Francia a finales de los School, Eric, Document Reproduction Service.
años ochenta", Historia 'Y fuente oral, 5, Barcelona, pp. 145-155. Angell, Robert C. y Ronald Freedmand (1992), "El uso de documen-
- - - - (1992), 11 lArchivar las fuentes orales?", Historia y fuente tos, registros, materiales censales e índices", en: Festinger, León y
oral, 8, Barcelona. · Danmiel Katz (comps.), Los métodos de investigaci6n enlas ciencias
Wallot, Jean Pierre (1995), '~rchivística e historia oral en Canadá", sociales, Barcelona, Paidós, pp. 286-309.
Historia 'Y fuente oral, 14, Barcelona, pp. 7-25. Atkinson Paul y otros (1987), ·~ 'critique' o( 'case study' research in
Woods, Peter (1987), La escuela por dentro. La etnografía en la inuesti- education", en: C.N.R.E.E., Inuestigacián cualitativa, Madrid,M.E.C.
gacián educatiua, Barcelona, Paidós. Ball, Michael S. y Gregory' W. H. Smith (1992), Analyting llisual data,
Londres, Sage, Qualitative Research Methods Series, vol. 24.
Cnb1,llero, Junn José ( 1991), "Etnometodolos,rfa: una explicación de la
.,.. ;, construcción social de fo realidad", en: Revista Española de lnu~·
tigaciones Científicas, 56, pp. 83-114.
Cahill, Spencer (1987), "Children and civility: ceremonial deviance
and the acquisition of ritual competence", Social Psychology Quar·
terly, 50, pp. 312-321.
_____ (1990), "Childhood and public life: reaffirming bio-
graphical divisions", Social Problems, 37, pp. 390-402.
Charmz, Kathy ( 1983), ''lhe grounded theory method: An explication
and interpretation", en: R. Emerson (ed.}, Contemporary field
research, Boston, Little Brown, pp. 109-126.
Cifuentes, Rocío (1993), Una perspectitJa hermenéutica para la cons·
trucci6n de estados del arte, Manizales, Cinde.
Coulon, Alain (1988), La etnometodolog(a, Madrid, Cátedra.
Dart, Tim (1991), Knowledge, ideology and discourse. A sociological
pcrspcctivc, Londres, Routledge.
Denzin, Norman K. (1994), Tlie researcl1 tict: A tl1eoretic<1l introduction
to sociological methods, Chicago, Aldine Publishing Company.

222 223
Dilth~, William (l~ql),f:ac~~ ~ meanÚ'l¡s in history, Nueva York, Harper, Douglas (1994), "On the authority of the image, Visual
Harper &. Row.' methods at the crossroads", en: Denzin, Norman e Yvonna S.
Oun1wl'ly, David Kln11 (1990), 111..a trrt,baci6n de cnmpo en In historin Lincoln (c<ls.), Hcmdhook o/ c¡ualiiative Tesearc/1 1 Londres, Sage
oral", en: Hisioria '1 fumu oral, 3, Sarcelóna, pp. 63· 78. Publications. '>
Ellis; Carolyn;.(1991), "Sociologic:al introspection and emotional ex.. Hayano, David. (1982), Poker faces, Berkeley, University of California
perience", s,mholic inlCT'aCtion, 1'4, pp. 23-50. Press. . .·
Garay, Oraciela .(1994),' La ,historia con micrófono. Textos introductorios Ibáñez, Jesús (1990), "Cómo se realiza una investigación mediante
:, a la hiscoria oral,' México, Instituto Mora. · grupos de discusión'', en: M. García Ferraro y otros (comps.), El
Garfinkel, Harold y Harvey Sacka. (1970), "1"he formal properties of análisis ele la realidad social: métodos y técnicas ele investigaci6n social,
practica! actions", en: MeKinney,John y Edward Tiryakian (eds.), Madrid, Alianza, 211 ed. ampliada, PP• 489·501. '
Theoretical.sociology 1 Nueva York, Appleton, Century • Crofts. lbañez,Jesús (1994), El regreso del sujeto. La investigación social ele se·
Garfinkel. Harold (1963), ·~ conceptíon of an experiment with 'trust'. gundo orden, Madrid, Siglo XXI Editores.· ·
As a ~ndition of concerted stable actions'', en: Ronald, Harvey
(ed;), Motivaiion and social· interaccion, Nueva York, Ronald Press Jarvie, Han Charles (1969), 'The prohlem ofethical integrity in parti-
Company. ·. . . ' cipant-observation", Current Anthropoloty, 10, pp. 505-508. · .
' (1985), "What is ethnomethodc:>logy?", en: The polity Jorgensen, Danny (1989), Participant observation: A methodology.for
--...,-d(l"'",-,.-in-1ocial ·theory, Cambridge¡. Polity Press. human studies, Londres, Sage Publications. · •
0.raon, B. (1991), 11SUJlploment1\ry 1irru1.u\Jt.'!tf theóry 1'i en1 D. M1thwtt Joutnrd, Phillipe (1986), E.vas cJoees que nos lkgan del pasado, México, ··
(ed.), Social organitation and social process, Nueva York, Aldine de Fondo Je Culturn Ecoru~mic11. ·. '
Gruyter, pp.285-301. ' ' Kretzmann, M. J. (1992), "Bad blood: The moral stigmatization of
Glaser, Barney G. (1978), Theoretical sensitivity: Advances in the paid plasma donors", ]oumal of Contemporar:y Ethnography; 201 pp.
methodology of grounded theo,.,,. Mili Valley-California, The 416-441. . '' . '
&ciology, Press.. ·' Leiter, Kenneth (1980), A primeron etlmomethodology; Oxford, Oxford
Oonzález Alcantud. Joaé Antonio (1997), ''Oralidad: tiempo, fuente, University Press. · '
,..,. transmisión'\ en: Aguirre Batz6n, A. (ed.), Etnografía. Metodolo- Loíland, Lyn H. (1973), The words of strange'rs¡ Nueva York, Basic
gía cualitativa· en la investigación socioc:ultiiral, México, Alfaomega Books. · ., ·
Grupo Editor S. A., pp.142-150. · Lonkila, Markku (1995), "Orounded theory asan emerging paradigm
Ooruál~ Quintarta,Antonio (1991), "El atchivero y las fuentes ora· for computer-assisted qualitative data analysis",en: U. Kelle (cd;),
les", Historia ':J fuente oral, 5, Barcelona. · Computer aided qualitative data analysis, Londres, Sage Publications,
Orele, Ronald J. (1991). ~historia y sus.lenguajes en la entrevista pp.41-51. - .-- ' ',,, i .•

de hiatoriaorakquién eontestalaa preguntas de quién y por qué", Martín, Patricia y Barry A. Turner (1986), "Grounded theory ancl
.· Hu&oria,,.1:/wtncc orrd,. S. Barcelona¡ pp. ~ 11-129. . . . organizational research", The ]oumal of Applied Behavioral.Sci.mce,
Habermas,¡J~pim(U~.81),~~,,Jc .a acctón comumcamm, MuJml, 22(2), pp. 141·147. . .,, . .
Taurus, 2 volCunenes. > '1 ·· · ' · Nash, Jcff ( 197 5), "Bus riding: Community on wheels 11, Urbt:m Ufe~,4,
Hamel, Jaeqµes; Scephane Dufour:y Oominic Fortín (1993), Case study pp. 99-124. . . .i
mechods; Illinoia, Northwest.c,m.Univertity lllinois, Qualitative _ _ _ _ (1981); "Relations in frozen places: Observations on
reaearch..methodt terlet, vol. 32. · . winter public order", Qualitative Sociology; 4, pp. 229·243.' . ·
Hammeraley, Martyn;y\Paul1Atkinaon (1994), "Ethnography and Niethammer, Lutz (1989), "iPara qué sirve la historia oral?", Historia.,
participant obaervation", en: Demin, Norman e Yvonna Lincoln fuente oral, 2, Barcelona, pp. 3-25. · ··
(eds.)1 H~ook o/~" w.starch, Londres, Sage Publications, Ponce Jiménez, Patricia (1992), "Relatos vitales: hacia una historia
pp.248..25~·+·. ,~ ' ' total", Oralidad, 4, La Habana, PP• 40·44.

224
Reason, Peter (l 994), "Three approaches to participa ti ve inquiry", Índice analítico
en: Denzin, Noreman e Yvonna Lincoln, Handbook of qualitative
research, Londres, Sage Publications, pp. 324-339.
Sanmartín, R. (1989), "La observación participante", en: M. García
Ferrando y otros (eds.), El análisis de la realidad social, Madrid, A aserciones evaluativas, de las, 132.
Alianza, pp. 126-140. categorfusde, 99, 118, 121, 138, 179,
S11ntnmarina, Cristina y José Miguel Mnrinas (1995), "Historias de Abstracción, 189.
vid1\ e hh1turi" ornl", tm1 Ddundo, Ju1H\ M11n11<•l y J1111n UutiC-m•z escnlndc, 172, 175, 177, 178. comparativo, 165, 166.
(e<ls.), Método.• 'Y téC11ica.• cualitativm de investigación en ciencias .m- Acceso, constnntc, 168.
csrrntl'gins dt•, contenido, de, 99, 100, 115, 118,
ciales, Madrid, Síntesis S. A., pp. 259-285.
ritual de, 121. 123-124,125,126, 128, 129, 130,
Selltiz, Oaire y otros (1965), Métodos de investigación en las relaciones Acción(es)
sociales, Madrid, Ediciones Rialph, S. A; IJl, 132, 133, 141, 143,
conocimiento 149. procedimiento metodológico
Sharrock, Wes y Bob Anderson (1986), The ethrwmethodologists, Lon· relación, 149. del, 130.
dres, Ellis Horwood Limited. examen de las, 34. contingencia, de, 132.
Spradley, James P. (1980), Participant observation, Nueva York, Holt, humana,29. conversacional,92, 133, 147, 154,
Rinehart & Winston. motivación 156, 157.
Stubbs, Martin (1992), Análisis del discurso, Madrid, Alianza. relación, 150. principiosbásicosdel, 155.
Thompson, Paul (1992), "Problems of method in oral history", Essex, motivada, 148, 150. cualillltivo, 124, 137, 164, 170, 182.
1(4), pp. 1-47. racional(es), 148,149, 150. cuantitativo, 136, 164.
Tuchman, Gaye (1990), "Historical social scienc;e. Methodologies, social,36,47,60, 145, 157, 163. datos, de, 66, 146, 155.
teoría de la, 147, 149, 150, 160. disCurso,dc~ 92, 100, 132, 144, 2()C).
methods and meaning", en: Denzin, Norman e Yvonna Lincoln v.t. Parsons, Talcott
(eds.) 1 Handbook of quailtative resecirch, Londres, Sage, pp. 317 • documental, 120, 123, 136, l37.
•1.t. Interacción expresión, de la, 131.
321. Actitud
Van Dijk, 1eun A. (1990), La ciencia del texto: un enjoc¡ue i11terdis· expresividad, de la, 133.
naturul v. sentido comtín extmtextual, 131.
{· :' ciplinario, Buenos Aires-Barcelona, Paidós Comunicación. Actividad fuctoriul, 129.
Vansina, Jan (1985), Oral tradition as history, Madison, Wisconsin. social histórico, 30.
Villasante, Tomás (1994), "De los movimientos sociales a las meto· humana, 148. información, de, 66, 79, 93, 165,
dologías participativas", en: Delgado, Juan Manuel y Juan Gutié- Actor(es) 168.
rrez (eds.), Métodos 'J técnicas cualitativas de investigación en ciencias concepto de, 35. v.t. Inducción analítica
sociales, Madrid, Síntesis, pp. 399-424. social(es), 30, 32, 41,43, 45,47, 48, intertextual, 131.
49,51,52,56,58, 72,84,86,87,89,
Webb, Eugene J., Ory Campbell y Schwartz, R. D. (1966), Unobtrusive métodosdc, 131.
91,92,96,97,104, 115,136,137, agrupación de, 130, 131.
measures: Nonreactive research in the social sciences, Chicago, 148,152,155, 156, 157,163, 165, plan de, 207.
University of Chicago Press. 166-167, 184, 189, 209. procesodc, 77, 100, 101, 121, 127,
Yin, Robert K. (1993), Applications of case study research, Washington múltiples, 128.
D.C, Cosmos Corporation, Applied social research methods se· Adecuación social, 151.
ries, vol. 34. criterio de, 94, 181, 212. sociológico, 139.
r (1994), Caitt scuJ:y resC'ardt: Desi.qn and metlwd.~. Beberly Adyacencia · técnicasde, 76, 117, 121.
~lifornin, S"aie. pnn•Slk, LB, 156. tem1itico, 132.
AktlllCt', teórico, 164.
criterio Je, 17 4. textual, 125.
Análisis uniJaJde,67, 142.

226 227
visual, 117, 118, 133· 136, 137. t.rubajo de, 30, 43, 44, 45, 46, 48, 57, interpretativas, 116. comunicativa, 197, 211.
Anonim11t:o1 56, 80,61, 107, 108, 210. 61, 75,92,96, 107, 154, 164. propiedndes de In, 172. Comportamiento (s)
Antropolu(l(n, 29, 34,84, 85, 124, 140, C11i1o(s) rt•ducdt~n (fo, 174. patronesde,38, 40, 41, 47,51, 60,
145, 149, 161. atípico(s), 5), 55, 79, 118. sociales, 90, 197. 67.
social y cultural, 29. estudio(s) de, 30, 63, 64, 65, 66, 67, sistemasde, 100, 129, 137, 142, 172, público, 32, 33.
Archila, Mauricio, 110. 68,69,70, 71,72,73,74, 75,76, 77, 177, 179. Comunicabilidad,
Archiv~(s),55,99,96 1 107 1 108, 117, 79,80,82, 164, 190, 212. te6ricas, 49, 84, 159, 168. principiode, 198.
121, 122,123, 135, 138, 139, 142, colectivo, 71, 74. v.t. Categorización Comunicación
154, 178•. ·concepto de, 67, 68. Categorización, 53, 76, 100-101, 129, estructura interna de la, 123.
ba<il,de, 35, 91, 110, 120, 135. cunlitativo(s), 63-83 143,164, 169,172,176. medios de, 124, 210.
institucionales,35,121, 122, 142. definici6ndel, 66, 67, 68. abierta, 164. ordinaria, 14 l.
oral(es),97,86, 91 1 88 1 99. descriptivos, 72. datos, de los ti. Datos, Concepto(s)
privados, 114, 116, 119, 120, 142. estrategia de, 66, 67, 71, 79. categorización de los
revisiónde,35, 103, 115, 119, 121· en vivo, 166.
etnográfico, 72. procesode, 129, 143. Conceptualización,
123. evaluativo, 72. v.t. Categoría (s); Codificación
sonido, de, 84. enraizada, 171.
holístico, 69. Ciencia(s),41, 157, 158, 161, 164, 165. teórica, 165.
Áren(s) insttumeptal(cs), 71. 74. racionalidad de la, 147, 150.
cn11ceptu11les, 129, 167~ Conducta
inl't'rpreh1tivo11, 72, 77. social(es), 29,65,84,85,87, sx:>, 147. humana, 162, 165.
•1111htt1tlw1>111·fieuln1¡ tóó, 167. 71, 74, 79,
illllÍllNt'CO("), 7ll, hu111111rn~, }I 29, 69, 76, 78, 140.
Arte Cit~11tiftcld11d, 65.
soci11I, 147, 148, 150.
múltiple, 76. Confiabilidad, 54-55, 59, 73, 76, 77, 89,
estado(s) del, 141, 142, 143. participativo, 72. pnrámetrosde, 105.
Asociación Británica de Sociología, 57, 102,116, 136,137,172,180,208.
proceso me todo lógico en e1, 73. Clasificación, 96, 97, 100, 117, 120, 127, v.t. Validez
lek5, 107. sistematización de 129, 176, 179, 208.
Asociación Internacional de Historia sistemas de, 117. Confidencialidad,56,57,81, 107, 108,
experiencias, 72. 121, 210.
Oral,57,89, 106, 107. único(s), 7 l. Codificación, 128, 133, 143, 166, 169,
Atlas/ti, 174, 182. 171, 176, 177,178, 179,181, 182, Conocimiento
validezdel, 76-77. cultural, 41.
j . AutoobseMci6n, 31, 33. historia(s) de, 63, 65. 183,208.
abierta, 171, l 72, 174. sentido común, del v. Sentido
métodode,64,65. com<in, conocimiento del
B naturaleza de los, 70. axial, 168, 174.
datos, de los« Datos, codificación social, 154.
Brooks Gardner, Carol, 32. negativos, 55, 59, 168. tácito,38.
nulos v. Caso(s) negativos delos
B<isqueda esquema de, 176. Consentimiento,
plande, 121. particulares, 64, 68, 70, 71, 78, 79. infotmado, 31, 48, 49,52,57,108,
representnt:ividaddel, 74, 77, 79. paradigma de la, 172.
técnicasde, U9. procesodc 128. 210.
selección del, 66, 67, 74, 94. Contactadores, 202.
sd<"ctiva, 174.
e tfpicoN, 64, 74, 75, 79,
teórico, 183. Contenido
Categorín(s), análisis de « Análisis, conn:nido, de
ti.!. Categorización; C6digo(s)
Cahill, Spence¡¡ 32. análisis, de t1. Análisis, categorías de campodel, 141.
C6digo(s),
Campo central(es), 172, 129, 174, 178. creaciónde, 176. fichas de, 51, 75,97, 118, 121, l 71,
diarios de, 51 1 75, 178. conceptuales, 72, 168, 174. ét:ico,57,81,106, 107. 178.
diferencias, de las, 199. relacionesentre, 174, 175, 179, sustantivos, 183. · latente, 126.
hablas, de v. Habla(s), campo de 183. teóricos, 183. manifiesto, 124, 125.
notasde,51,97,163,171, 178. construcciónde, 124. Compaginación, 98. saturación del, 175.
observación de ''· Observación, emergentes, 53, 101. Comparnción, 30, 76, 168, 170. Contexto
campo, de homologación de las, 129. Compatibilidad, definición del, 136.

228 229
unidad(es) de, 128. Discurso(s) escenario, en el v. Escenario, concepto de,
Contrnstaci6n, 99, 103, 208. análisis del v Análisis, discurso, del encuadre en el cualitativas, 34, 114, 212.
Conversación contextualizad611 del, 208. est.abledmiento del, 50, 52. desarrollo histórico de las,
(•structurn secuencial <le la, 131, naturnleza del, 123. Encuest:a, 64, 65, 66, 67, 76, 119, 138, emergentes, 194.
155. orga11izaci611 Je los, 156. 200, 208, 210, 212. investigación social, de«
etnometodología de la, 197. producción del, 132, 203, 209. Enfoque(s) lnvestigaci6n, estrategias de
Mgkn de In, 155. sodnl(cs), 191. 198, 200. cualitativo(s) ti. Investigación, met<Xlol6gica,30,47, 160, 161, 165,
tfr llkllH de, 89 ri1•111po 1l·I, 202. t-nfoquc(s) de 184.
v.t. Audllsis conwflluclnnnl¡ DiSC'llSi1~1\ cunntitativo(s), 64, 65, 124, 161, Estudio(s)
Convocados, 190, 194, 20 l, 203, 209, gruposdc,37,'76,92, 103, 117, 127, 164, 180, 183. caso(s), de ti. Caso(s), estudi(l(s) de
211. 140, 142, 187-214. investigación, de t1. Investigación, cualitativos,63, 64, 70, 73, 77, 181.
Corpu~ Di~íio enfoque(s) de etnográfico, 37, 79.
textual, 126, 127, 128, 130. ajustes al, 75. Entrevistado, localidades, de, 111.
se lección del, 12 7. aspectos generales del, 66. derechosdel, 108. único(s), 71.
Corresponsabilidad, 77. emer¡..Jt~ntc, 50, 117. Entrevista<lot; 107, 189. Etcétera
Criterio inicial, 66. Entrevist.a(s), cláwulade, 153.
extrntcxtual, 128. investigación, de la u Investigación, abierta, 189. principio, 152, 153.
textual, 128. diseño de la etnográfica, 84 reglasdel, 147.
Crespo, Elizabeth, 111. preliminar, 49. fucalizada, 188, 189. Ethnograph, 178, 182.
Dist1111dnrnie11to, 31, 32, 35, 44, S 1. grupal, 188, 189, 205. Ética($)
D Doc u111e11tac i6n, profundidad, en, JO, 52, 91, 127, códigos de, 57.
escrita, 104, 108. 154, 188, 189. consideraciones, 55, 80, 98, 106,
Dato~ Visunl, 134, 135. transcripción de, 97, 99, 171. 210,21 l.
rlllr>1n1izncil'\n cll' 1011, 128, 170. Pon11m· 11rn (s), E'ICennrio, perspt.'Ctivn, 56
d11Nllk11cl1"m dr loM1 121. to.!, 114, l '/ll.
1111dl11vi•n111l1·~, t•11cu11d1'1' 1•11 rl, 48. n~11tl<ms11bllidnd, 56.
co<liflcnción de los, 128. autenticidad de los, 116, 118, 134, entrada al, 48. Eti10g111ffo, 35, 36, 116, 158, 164, 183.
cualit.ativos, 168, 178, 182, 184. 139. estadía prolongada en el, 50. visual, 140.
'"cuantitativos, 66, 164. Ecb"iásticos, 120. social ynatural, 58, 156. Etnomét<Xlos, 152.
interpretación de los, 75, 129, 132, escritos,87, 91, 104, 114, 115, 116, Escuela de Chicago, 30, 64, 85. ti.t. Explicaciones; Reflexibidad
182. 124, 133,134,139, 142, 143, 178. Escuela Francesa de Análisis del Etnometodologfa, 31, 34, 42, 92, 133,
recolección de, 38, 54, 164, 177. Notariales, 120. Discurso, 132. 145, 146, 147, 148, 149, 150, 151,
ttt. Muestreo teórico oficiales, 114, 115. Ese uela de lowa, 31. 152, 154, 156,158, 159,160,197.
\t~o de los, 108. omles,84. Escuela Critica de Madrid, 188, 213. campos de aplicación de la, 147.
t1.t. Categorización privados, 114, 115, 117. Esfera pública, 31, 32, 33. conversación de la u Convetsac.ión,
Densificaci6n creciente, tiposde, 114, 143. estudios dela, 31. etnon1etodologfade la
proceso de, 174. visuales, 133. Estndía prolongada u E.'l:cnario, estadía Etnometod6logos, 34, 145, 152, 153,
Oerecho(s) Durkheim, Emilio, 114, 158. prolongada en el 154,155,158,159,160.
autor, de, 107. Estadística(s),64, 69, %, 113, l 14, 123, Evidencia(s), 54, 55,87, 102, 103, 127,
Descripciones, 42, 64, 72, 76, 77, 147, E l~. 129, 18 l.
156, 207. recnicas, 108, 124, 129. material, 132.
1\. ... ·11h1lmh•t1hHle In 11'0! r11 f\imlml11i F1· 111111111 ru i:~tt11fnN l l11i1h1, 86, 88, 147, 160, 161, oml, 85, 87, 103.
El, 157. r it•nt ff ka '" 1'111 ~i111011i11, ni ll'rio d1· 18J. suhjctivu, 208.
Dia¡.,rnurrns, Emisor, 152, 154. Estilística Exclusividad, 139.
integradores, 178. ti. r. Receptor cuantitativa, 13 l. Experiencia(s)
Dilthey, Wilhem, 33. Encuadre, Estrategia(s) sistematización de, 72.

230 231
Experimentación, 30, 66. prlmarins, 52, 114, 120, 178. rniembrosdel, 35, 37, 45, 50, 56, 194, lmplementnción, 57, 72, l l 7, 183, 191.
Experimenro(11) revi11i6n de, 100, 120. 196. lndexalidad, 152, 153.
rupt\ull,de, 156, 1.57, 158. 11ecu1uJ111ins, 52, 114, 120, l 71, 178. nnturnles, 191, 192. Inducción, 183.
violación de norm1t1, de, 156. testimoniales, 90. térnpéuticos, 190. nnalCticll, 168.
Explicaciones, 75, 76, 113, 152, 157, 179, Funcionalismo Información
211. estructural, 147. H análisis de v. Análisis, información,
ut. Etnométodos; Métodos cotidianos de
reflexivamente explicables; G Habla(s) contextuar la, 97.
Refiexibilidad campode, 198. cualitntiva, 66, 168.
Exploración,47, 79, 125. Garfinkel, Harold, 42, 145, 146, 147, saturación del, 95, 198. divulgación de, S6.
uL Proceso metodológico 148,149.151,152,153,156,1S7, proceso del, 199. instrumentos de, 96.
158, 160, Hennenéutica, 142, 183. obtenciónde,42,44,98, 114, 123.
F v. t. Etnometodologfa Heterogeneidad oral,8S, 103.
Género parcial y controlada, 196, 197. privada, 43.
Fals Borda, Orlando, 91, 101, llO. estudiossobre, 109. v.t. Homogeneidad pública, 43.
v.t. Historia doble de la Costa Gestión,109, 117. Hipótesis, 70, 72, 126, 127, 141, 154, recolección de, 30, 48, S6, 66, 75,
Feminismo, 158. Glasei; Bamey, 161, 162, 167, 168, 170, 164, 16S, 168, 172, 173,174, 17S, 93,94,96,108,123,165,166,176,
Fenomenologfa, 149, 162, 183. 172, 173. 178,179, 183,189,208. 179, 188, 200.
11<11:lol6~cn, 147, 148, 150. Ooffi111111, 31, 32, .5 7. Histori11 (s) tc<cnicns de, 30, 35, S1, 75, 76,
Flttbllldnd, 9, 1031 10,. ti.r. Sodologlll dnunntúrglcn, ornl, 37, 83-111. 85, 123, 178, 210.
Ficha(s), 117. GonzálezArias,JoséJairo, 111. campo de aplicación de la, 108 registro de la,S l, 52, 7S, 93, 94, 97,
bibliográficas, 120. Grabadora, 86, 107, 211. historia de la, 83, 121, 178,196,203.
contenido de, 51, 75, 97, 98, 118, Grecia, movimientode,87,88. saturación de la, 168.
120,121,171,178. antigua, 29, 83. norteamericana, 87, 88. sistematización de, S1, 93, 94, 121,
manuales, 171, 178. Grupa lidad social, 84. 196.
técnica, 99. socializada, 201. técnicas de, 88. lnfonnante(s),
Flexibilidad.94,95, lOOÍ 117,212, Grupo(s) ventaja de la, 106. clave(s), 48, 52, 88, 94, 95, 96, 101,
J··' Hujogramas. 97, 118.
compatibilidad comunicativa de, social, 90, 108, 110, 134. 103, 134.
Focalizaci6n, 47. 197. vida, de, 3S,37, 52, 8S, 90, 91, 92, confidencialidad de los, S6, 57, 81,
v.t. Proceso metodológico 93, 97, 101, 109, 110, 127, 189.
dinámica de, 63, 189, 208. 107, 108,210.
Fuente(s) Historia doble de la Costa, 110. derechos de los, 48, 57, 211.
complementarias, 117, 123. discurso del, 187, 203.
directas, 38, SS, 76, 118. discusión, de v. Discusión, grupos de Historia y FuenteOral, 89. tipode, 76.
doeumentales,46, 76, 99, 103, 113, composición de los, 196, 197. Historicidad, 139. lnfomie
lJS, 142. convocutorin del, 201, 202. Historiografi:n, 89. contenido del, 76.
eacritn(a), 90, 102, 105. \li!IC 1io dt~ los, 207. trndicionul, 104. escritura del, 75, 76.
oral(es), 84, 85, 86,87, 88, 89, 90, duración del, 202. Homogeneidac.l,196, 197, 199,200. v.r. Resultados, presenmción de
91, 92, 93, 99, 100, 101, 102, 103, iniciación del, 205. v.t. Heterogeneidad Iniciación
104, 110, 123, 124. tamaño del, 195, 201, 202. ritual de, 205.
archivo de las, 91, 99. v.t. Contactadores; l Instituto PedagógicodeMassach~ts,
creación de la, 901 91, 92, 104, enfoque, de ti. Grupo focal 63
lCX>. estudio, en, 30. 1A ti. Inducción analftica Integración
interpremción de las, 99. focal, 76, 119, 127, 138, 178, 188, Ibáñez,Jesús, 187. socia~ 160.
ti.t. Discusión, grupos de; 189. v.t. Grupos, discusión, de teoría de la, 159.
Entrevistas ideológicos, 188. Ideo le gamas, 197. lnteracdón(es),

232 '• 233


acción/165, 167. social, 148, 159, 161, 180, 181, 182, M Microiociolog{a, 151.
procesosde, 163. 188, 189, 191. Modalidad(es)
grupal, 203, 205, 212. clásica, 95. Macroestructums, 160. etnográficn,29,60,84, 164.
humana,56. cualitativa, 34, 47, 65, 69, 97, Mapns,47, 101, 120, 121, 173. investigación cualitativa, de 37, 69,
social,31, 133, 138, 149, 150, 159. 100, 106, 110, 114, 144, 161, 163, conceptuales, 100, 173, 178. 72, 79, 92,154.
fonnasyestructurasde la, 151. 164, 178, 182,188, 194. Mapeo,47, 194. Molano, Alfredo, 10 l, 110.
lntcmccionlsmo modnlidnd ctnogrMicn de, 60, Marulnnda Álvarez, Elsy, 111. Monografía, 38, 52, 99, 120, 161.
simbólico, 162, 163. 164. Mnrx, Knd, 113. etnográfica, 72.
lnt.emctores" lnteracclón(es) social sociológicn,J0,31,61,64, 101, 187. M111xis1110, 156, 160. Muestro
lnteractuante sujeto(s) de,47, 163. Material cálculo de la, 50, 122.
simbólico, 162. técnica(s) de, 34, 63, 68, 84, 86, documental, 116, 118, 136, 138, estratificada, 95.
Int.ernationd]oumd ofOral History, 88. 89,125, 141,189,212. 139, 140, 142. representación de la, 13 7.
Interpretación Investigador(es) naturaleza secundaria del, 139. selección de la, 49, 195, 198.
teórica, 131, 136, 181. Memoria(s) criterios de, 49, 94, 194.
campo,de,43,45,56,57, 166, 167.
lnvestigación(es) clise urso de la, l 09. u t. Muestreo, procesos de
papel del, 43, 118.
ecci6n participación, \l histórica, 86, 108, 109. Muestreo, 94, 95, 120, 122.
sociales, 29, 33, 116, 134, 145, 161, metodológica, 52, 55, 93, 108.
Investigación participativa 167,209. aleatorio" Muestreo, azai; nl
campo, de, 44, 56, 166. social, 196. azar, al 122.
cualitativa" Investigación social Memos documental, 121, 122.
cualitativa J analíticos, 51, 75, 97, 119, 164, 177, estratificado, 122.
diseño de la, 38, 116, 194, 202, 206. 178, 179, 208. intencional, 74, 122.
Junker, B. H., 43, 44, 45, 46. Merton, Robert K., 188.
emergente, 38, 58, 94, 194. tipolog{a de, 42, 44. mediante cuotas, 94.
documental, 108, UJ, 114, 115, Método(s) plan de, 94, 122.
Jurndrn1, 146. boln de nieve, de la, 95, 97.
116, 117, l 19, 136. Juzg11111ir11tu, 180. proceso(s) de, 120.
enfoqueule, 1S9. cnso, de, 64, 65,. teórico, 166, 167, 168, 171, 172, l 76i
estrategia(s) de, 29, 30, 33, 35, 39, criterio de, 180. clfnico, 64. 177.182.
V'' 4 7, 51, 52, 60, 63, 67, 68, 73, 78, 80, comparación constante, de, 100, Mundo .
83,89,90,91,92, 108, 113, 136, 138, K 142.143, 166, 167, 168,170,171, social, 29, 41, 42, 69, 115, 176.
140,141,142,143,160,161, 187, 174,175,176,180. Mundo de los extra1ios, El, 32.
188,189, 191,210,212. Khun, Manford, 31. cotidianos, 152.
cualitativas, Krippendorff, Klaus, 125, 128, 137. reflexivamente explicables, N
'~t. Etnografia; Grupos de 152.
discusión; Historia de vida; Historia L cuantitativo(s), 64, 183. Nash, 31, 32, 33.
oral; Observación participante estadístico, 64, 65, 68. v.t. Esfera pública, estudios de la
memoria metodológica de la, 55, Las.,~well,124. extensivos, 130, 131. Naturalismo, 149, 150.
118. Lenguaje(s) extrat.extl.lal, 13 l. Nevis, Allan, 86.
mercados, de, 187. corporales, 39, 43. incidente crítico, del, 63. Norteamérica, 83, 176, 184.
militante, 92. natural, 149, 150, 152, 153. intensivos, 130. historia de, 87, 88.
participativa, 36, 92. Lewis,Oscai; 71,85, 110. intertextual, 131. Nudista, 178.
m. Ob!lcMdl'\n 1mrtldp11nf\' Um¡'i<'Zll, 81, 98. inwstigución social, de, 64, 65, 100.
ptOCCllO Je1 )0, 31, J5, .)8 1 471 •181 tl11~tlhtlc11, 38, $4, 85, 102, u l, 149, s<'ntido ,·01111'm, del •~ Stntido o
56,60,67,80,93,106, 113,114,116, 152. común, mt<todos del,
131, 143, 164, 165, 172, 178, 181, Lofland, 31, 32, 33. Metodología del análisis de contenido, Objetividad, 102, 104, 124, 135.
186,191,195,208,212. v.!. El mundo de los extraños; Esfera 121 Observación,
recursos de la, 140. pública, estudios de la Microestructurns, 160. abierta, 42, 46, 59.

234 235
campo, de, 164, 171, 177, 178. Organización metodológico, 55, 85, 130, 144, 156, principio de, 57.
cicnt:ílkn, 29, 43. pmcc!l<>sdc, 74. 166, 167. Referencia
comtin, 29, 43, Orknt11c:in1ws Pro('t'so(s) mnterinles de, 55.
directa, 54, 75, 154. metoJológicus, 73, 154, 166. iut.emct.ivo comunicacio11al, 191, l~~gistro(s)
encubierta, 42, 45, 59. 199,206. contenido de los, 46.
intema,46. p investigativo ti. Investigación, efectos del, 52.
no participante, 46. proceso de forma de, 121, 178, 204.
participante, 29, 30, 31, 32, 34, 35, Palabra metodológico, 53, 73, 90, 93, 106, infonnadón, de la u Infom1ación,
36, 37,38, 39, 41, 42. 43, 46, 47, 48, Clave, 120, 127, 171. 116,119,126,130,195. registro de la
49,51,52,53,55,58,59,60,61,66, Papel(es) muestreo de v. Muestreo, procedimientos de u Información,
72,91,92, 103, 164, 212, 213. social(es), 42, 96. proceso(s) de registro de la,
características de la,39 tipo(s) de, sociales,47, 79,85,90,92, 135. proceso de, 106, 178, 179.
. críticasa la, 59, ti. l. Junker, tipología de Profundización, 47, 75. sistemas de, 30.
limitaciones de la, 59, 44. Parsimonia Protagonista(s), 91, 101, 103, 110. unidad(es) de, 127, 128,129, 172.
tipos y niveles de la, 46. criterio de, 174. v.t. Proceso metodológico Relaci6n
v.t. Proceso metodológico Parsons, Talcott, 147, 149, 150, 160. Provocación, 190 intersubjetiva,
participativa, 75, 154. Participación continuada, 206 Relato(s), 53, 54, 59, 81, 83, 86, 89, 90,
pasiva,46. ctm1plt'tn, 59. inicial ti. Grupo(s), discusión, de, 97,98,100,101,103,104,154,158.
-~flll•télltl", so. urndo di<, 44. i11ici11cM11, Je biográficos, 86.
li•tem4t.icR, y, SO. totul, 44. Psicologfo, 30, 63, 85, 161, 189, 203. comune•,91.
rolesde, 45, 46, 52. Participante (s) histórico(s), 109, l 15.
roles sociales para, 42, 43. como observado¡¡ 43, 44, 45. R oral, 104.
sujetos de, 39, 42, 44, 45, 46, 56, 57. convocatoria de, 192, 202, 208, 212. Replicabilidad, 77.
técnica(s) de, 52. · de.rechosde los, 107, 204, 210, 211. Racionalidad (es) Representatividad
unidadesde, 49. observador ti. Obscivador ciencia, de la, 147, 150. cualitativa, 182.
ti.t. Autoobservación; Técnicas participante criteriosde, 148. Retroalimentación, 176, 177.
observacionales ordinario, 42, 43. sentidos común, del, 1471 150. Resultados
'" · Observador totalmente, 44, 45. Rapport v. Encuadre comunicación de, 93, 101.
como participante, 32, 44, 45. selección de los, 94, 177, 197, 199, Razón presentación de los, 30, 53, 66, 68,
conocido, 202. mundana, 159. 73, 75,80,208.
criterios del, 148, 150. Observador
ti.t. Raz.onamiento Revisión
desconocido, 33. Particular(es) de índice, 153. inductivo, 70. archivos, de t1. Archivos, revisión de
int.eracción,38, 46. Persuasión, 77. Reactividad, 67, 138. documental, 54, 75, 95, 97, 103,
participant.e, 37, 38, 39, 42, 43, 59. Pertinencia, 49, 59, 74, 117, 136. principio de, 59. 119, 120, 123, 154.
íum:lommfel, .39, 40, 41. niterio <l<', 94. Realidnd fuentes, de u Fuente(s) 1 revisión de
mi ~cnlc(> cJcl, 42, 4J, 61. fü1te10, 33, 52, 75. compre11si6n d1! In, 35, 92. vidn, de v. Vida, revisión de
totalment.e, 44, 45, 46. Preceptot;l88, 190, 192, 193, 194, 195, construcción social de la, 151. Roles t1. Papeles tipo
v.t. Participante 196, 201, 203, 204, 205, 206, 208. humana,69. Ruptura(s), 156, 157, 177.
Oral History Review, 88. papel del, 192, 193,202,205. reconstrucción de la, 40, 92, 156. experimentos de t1. Experimentos,
Oralidad, 84, 90, 91. Principio etcétera, 152, 153. social, 36, 69, 79, 83, 152, 154, 155, ruptura, de
Orden Procedimiento(s), 40, 54, 55, 65,84, 86, 156, 162.
mwido cotidiano, del, 152. 89, 91, 97, 100, 122, 126, 128, 129, sociocultural, 47, 69. s
social, 31, 149, 150, 151, 155. 130,145, 146, 149, 151,154, 156, Receptor; 152, 154.
Ordenación 158, 163, 164, 165, 167, 168, 169, tl.t. Emisor Saber
cronológica, 99. 170,172, 175,181, 182,183,207. Reciprocidad, 5 7. populai; 147.

236 ·237
Saturación, 168, 175, 198, 199. formal, 31. metodología de la, 166, 184. Universidad de Columbia, 64.
contenido del v. Contenido, italiana, 85. fundamentada v. Teoría fundada Universidad de Harvard,
saturación del médica, 161 generación de, 39, 162, 163, 165, Escuela de negocios de la, 63.
proceso de, 95. sentidocomún,del,92, 145. 166,167, 168,170, 177,180,181.
teórica, 178. Stone,.125. social,84, 136, 149. V
concepto de, 182. Strauss, Anselm, 161, 162, 163, 167, v.t. Parsons, Talcott
principiode, 199. 168, 169, 170.171, 172, 173.174, sociológica, 162. Validación, 74, 114, 115, 118, 119, 123,
SclcctlvidnJ, 118, 1~5, 139, 175, 177. 179, 180, 181, 182, 183. sushmtivn, 167, 172, 173, 175, l 79. 136, 137, 138, 140, 142, 157, 172,
Scmido SI reel Corut'r Socirry, 61. 'Jeoriznc.ión, 71, 164, 179, 181, 189. 181,208,209.
comun, 41, 48, 109, 145, 146, 151, Sulx:ategoría v. Registro, uniJad(es) Testimonio(s), 81, 86,87, 80, 92, 97, v.r. Validez
156,157,158,165,182. de 98, 105,108,109,110,111,114,208. Validez, 29, 54, 59, 73, 76, 85, 87, 102,
conocimientodel, 148, 150, 151. SubjetiviJad(es), 47, 60, 89, 91,92, 93, histórico, 84. 116, 125.
métodosdel, 150. 102,104, 135, 193. oral, 83, 84, 105. externa, 137, 208, 209.
racionalidaddel, 147, 150, 154.
sociología del v. Sociología,
sentido común, del
historia de la, 102.
Sub¡etív1smo, v. Subjetividad
Subjetivo
t 1exto
sentido del, 125, 126, 130, 131, 142.
interna, 137.
v.t. Confiabilidad

l
significado(s) del, 128, 132. Variante(s)
latente, 130. valoración de lo, 132. The discovery ofgrmmded theory, 15 7 .. discursiva, 198.
manifiesto, 130. The general inquirer: A computer ap. Verificación, 70, 75, 141, 161, 162, 165 1
social, 191,212. T proach to content anal-ysis, 125. 168, 180, 183.
Significado Tlie language of politics: Studies in quan- parámetros cuantitativos de,
reconstrucción del, 38. Técnica(s) titative semantics, 12 4. Verificadores, 120.
Significante(s),135, 187, 188, 193, 194. cuantitativas, 108, Thompson, Paul, 83, 88. Vida
Simmel, O., 31, 32. investigación, Je v. Investigación, t1.f. Historia oral ciudades, de las, 32.
ul. SocioloQin formal tt<cnkus de · 'lipolo¡.?{ns cotidiana, 29, 32, 34, 43, 55, 92, 96,
Slmlicnto ,10 Apnreoros Jo Alnhnmn, oh~t·rv11clo11nlcs, .34. 135, 145, 147, 148, 149, 150, 151,
r11mtrucc i611 d1~, 17 J.
88. recolección, Je, 38, 54, 74, 75, 76, 'frahajo 153, 159, 162, 191.
Sú1tesis 85,93,95. campo, de ''· Campo, trabajo de análisis de la, 145, 148.
' teórica, 175.
Socialización, 30, 115, 167, 181, 184,
Teoría(s)
aplicacióndela, 136, 144, 165, 174.
l Tradición v.t. Orden, mundo cotidiano, del
real, 33.
oral, 83, 110.
197. construccióndela,38, 72, 79, 161, \ Transcripción, 97,98, 99. revisión de,105.
Sodation, 31. 166,177. t final, 95. social,32,34,37,42, 114, 134, 153,
Sociedad(es) delimitación de la, 170, 174. información, de la v. Información, 154, 160.
ágrafas, 83. densa, 165. 1 transcripción de la naturaleza de la, 151.
estudio cienútko de la, 30. desarrollo de la, 161, 164, 167, 182. inicial, 98. tejido conectivo de la, 159.
orden de la v. Orden social elementosdela, 172, 173. Triangulación,54, 75, 76, 103, 113, 138, Video,31,55,89, 101, 114,135,155,
Sociología, 34, 59, 60,65, 84, 85, 106, emergente, 166, 177. 178. 140. 178, 203, 204, 210, 211. .
113, 124,130,141, 145, 146,148, núcleo de la, 174. teórica, 54. Videograbación(es),34, 140, 156, 188,
149, 154, 158, 159, 162, 163, 188. escritura de la, 164, 170, 175. 192.
clásica, 31. fonnal, 167, 172, 173, 175. u Voltaire, 83.
compnmÑvn, 150. fundmln, 142, 143, 161, 162, 163,
1:u11lltntlvn, 85, t 65. 164, 1(15, IM, 167, 168, 172, 173, Unidnd w
des11rrolto hi•t6rico Je la, 30, JJ. 176, 177, 178, 179, 180, 181, 182, discursivu, 198.
drnmanírglcn, 31, 32. 183, 184. Universidad de Berkeley, 87. Webei; Max, 113, 148, 158, 163.
existencial, 31, 33. credibilidad de la, 180. Universidad de Chicago v. Escuela de Whyte, William Foote, 61.
fenomenológica, 33. matriz condicional de la, 169. Chicago t•.t. Street Comer Society

238 239
La Carreta Editores E.U.

La Carreta Histórica:
r
Rcnán Silva: Siibcr, rnlwrn sociedad en el Nuev1
Rt'ino de Grnn;l(/;1, siglos XVII Y XVllL
Renán Silva: Pre11s.1 y Revolución il fimlfes del s(trl
XVlll. Contribución a un análisis de la fomlildón
de lt1 ideología de !11dt7Je11de11d,1 m1cio11al.
Rcnzo Ramírez Bacca: fhm1:ició11 y mmsfommdo
de l;1 cullllf"il l<1bor;1/ c;1feu·rn en el siglo XX.

En reedición:
Rcnán Silva: Úl il11sm1ció11 en el Vindmuo
dt• Nue1;1 (;1;m¡¡d,1. Ei1s<Jros de historia cultural.

En pn·parnción:
Rcnán Silva: Repúb/ic;1 liberal, intelt·ctuilles y
rnlturn pop11l1r.
La Carreta Social:
Ana María Arango J. De /;1 pm:cpd611 ;1 l¡¡
pmyecci611 en el psiax/i¡¡g11óstico.

Colección q¡o de Agua:


Libia J. Resu-epo: L1 ¡mictic;1 médic;1 t'/J el
H·nvc;mil dl' Amioquia, 1875-19.10.
Este libro se tenninó de imprimir el clra 10 de no· Walter Alonso Bustamante 'ICjacla: Invisibles e11
viembre de 2004, en los talleres de Editorial Lealon Antioqui,1 1886-1936. Um :ur¡ueologí,1 dl' Jos
(Cra.54 N1 56-46. Tel.: 57194 43) de Medellrn, disrnrsos sobre l1 homosexu;ilidad
Colombia.Seusarontiposde 11 puntosOoudyOld Catalina Pérez Builes: Fr.máfCOA11to11io Cano
Style BT llllm 1011 t:cxte>s y 14 punto~ neilftl pnrn los v sus dúdpulos.
dtulos, popel Pro¡l111ibros beigt< de 90 b'lt1111os y c1tr· .Juan Carlos Jurado .J.: J:1gos, pobrt•s y merult~rrJS.
tulina Propalcote 1 lado de 250 gramos. La impre· Contribución a /;¡ /Jistori;¡ soci¡¡J colombii111a,
sión estuvo dirigida por Ernesto López Arismendi. 1750-1850
Luciano L6pez: /Jctriís del b.11611. Historiil del
fiítixJI en Mcdcllf11, /!JI 0-1952.

La Carreta Literaria:
Jorge Alberto Naranjo: Úl estrel/¡¡ de cinco picos.