Está en la página 1de 2

El hormigón armado al igual que el pretensado y la mampostería son materiales que

permiten construir puentes muy duraderos. (González Belmonte, 1990)

Las ventajas que presentan son: La plasticidad del hormigón que permee adoptar la forma
más adecuada que se acomode a los requerimientos dimensionales, economía y estética.
Con gastos de mantenimiento casi nulos particularmente por su resistencia a los agentes
atmosféricos. (González Belmonte, 1990)

El más serio inconveniente del hormigón armado, lo constituye la dificultad de reforzarlo o


repáralo.

El primer puente de hormigón armado, la pasarela de Chazelet, se construyó en 1875, con


una luz de 16,5 m y 4 m de ancho por Joseph Monier, jardinero de París. El hormigón armado
se extendió rápidamente por toda Europa; a ello contribuyó el arco de exhibición construido
en la exposición universal de Düsseldorf de 1880, que sirvió para dar a conocer este nuevo
material.

Se imponen dos soluciones clásicas: los de vigas de alma llena, que podían ser vigas en T
unidas por la losa superior, o vigas de cajón para las luces mayores; y los arcos, solución
idónea para el hormigón, que es un material adecuado para resistir compresiones.

Tipo losa

Los puentes de concreto armado tipo losa de un tramo resultan económicos en tramos
cortos, cuando las luces no exceden 12m.

Los puentes losa cuando son continuos con tramos extremos de hasta 10.5m, son mejor
proporcionados cuando la relación de tramo interior a tramo exterior es 1.26 para cargas y
esfuerzos usuales; cuando el tramo exterior va de 10.5m a 15m, la relación adecuada es 1.31.
En general las longitudes de los tramos extremos se proyectan aproximadamente como el
80% de la longitud del tramo interior para balancear los momentos. (Rodríguez Serquén,
2017)

Ilustración 1. Longitudes máximas de tramo para puentes losa de concreto

Tipo viga-losa, formando vigas Tee

Los puentes de vigas T simplemente apoyados se usan en luces de hasta 24m. Los puentes
de vigas continuas son mejor proporcionados cuando los tramos interiores presentan una
longitud 1.3 a 1.4 veces la longitud de los tramos extremos En puentes viga, con tramos
exteriores de 10.5m a mas, la relación sugerida es de 1.37 a 1.40. (Rodríguez Serquén, 2017)

En un puente de vigas continuas bien diseñado, el peralte de las secciones sigue de cerca las
necesidades de momento, variando desde un mínimo en el centro hasta un máximo en los
apoyos. En tales casos, el efecto de la carga muerta en el diseño se reduce favorablemente.
(Rodríguez Serquén, 2017)

Los puentes de sección en cajón son especialmente recomendados en alineamientos curvos


dada su alta resistencia torsional y la posibilidad de mantener la sección transversal
constante. (Rodríguez Serquén, 2017)

Ilustración 2. Luces de puentes de concreto construidos