Está en la página 1de 1

Marco teórico

Es una teoría sobre la estructura atómica propuesta en 1904 por Thomson, quien descubrió el
electrón en 1897, al deducir que los rayos catódicos estaban formados por partículas negativas.
Dedujo que los rayos catódicos no estaban cargados, ni eran átomos, así que eran fragmentos
de átomos, o partículas subatómicas, a estas partículas les dio el nombre de electrones.

Este modelo atómico fue planteado por el científico inglés Joseph John “J.J.” Thomson con la
finalidad de explicar la composición de los átomos con base en las nociones de las cuales se tenía
conocimiento para entonces. El modelo consistía en una esfera de materia no uniforme cargada
positivamente, donde se encontraban insertadas las partículas negativas, es decir, los
electrones, de ahí que también se le conozca a este modelo como “pudín de pasas”, por la
semejanza con éste dulce inglés.

Thomson realizó varios ensayos con tubos de rayos catódicos para probar las propiedades de las
partículas subatómicas y sentar las bases de su modelo. En su tercera prueba Thomson llegó a
conclusiones avanzadas, llamando “corpúsculos” a las partículas que procedían del interior de
los átomos de los electrodos formando los rayos catódicos.

Un tubo catódico era un tubo de vidrio vacío cerrado, al que se le extraía el aire y se le introducía
un gas a una presión reducida. Estos tubos están electrificados con una batería que polariza el
tubo para tener un extremo de carga negativa (cátodo) y un extremo de carga positiva (ánodo).

También están sellados por ambos lados y son sometidos a altos niveles de tensión mediante la
electrificación de dos electrodos colocados en el cátodo del dispositivo. Mediante esta
configuración se induce la circulación de un haz de partículas desde el cátodo hacia el ánodo del
tubo. Realizó el mismo experimento en múltiples ocasiones, modificando los metales que
empleaba para la colocación de los electrodos en el tubo de rayos catódicos.

Finalmente determinó que las propiedades del rayo se mantenían constantes,


independientemente del material que se empleara para los electrodos. Los estudios de
Thomson fueron de gran provecho para explicar la estructura molecular de algunas sustancias,
así como la formación de los enlaces atómicos.