Está en la página 1de 1

Según Emilia de la Serna, vicepresidenta de Juristas contra el ruido,

en caso de problemas de ruido vecinal, los principales pasos a seguir


son los siguientes:

1.- Buscar la ordenanza de ruidos del lugar donde resida,


para ver si hay alguna normativa de aplicación concreta con
respecto a ruidos vecinales. Por ejemplo en Sevilla están
prohibidas expresamente las reuniones en viviendas desde las 11:00
de la noche hasta las 8:00 de la mañana, está prohibido dejar a los
perros solos y que ladren, además la policía tiene la obligación de
actuar ante problemas de ruidos vecinales que a su juicio estén
causando molestias importantes. Donde no haya ordenanza siempre
serán de aplicación los principios descritos más arriba.
2.- Hable con su vecino y explíquele el problema y pídale que
le dé una solución. De ser necesario (recuerde que no se pueden
llevar a cabo actividades ilegales, molestas o insalubres), solicite que
intervenga el presidente de la comunidad requiriendo al vecino para
que cese en su actitud incívica.
3.- Presente denuncia ante el defensor del Pueblo andaluz y
el defensor del ciudadano. Vaya a denunciar ante su Distrito,
especialmente si el ruido proviene de los típicos locales donde se
organizan reuniones etc. Recuerde que las asociacionesPeñas y
similares, no tiene ningún derecho a organizar fiestas, ni cocinar,
poner música etc.
4.- Presente denuncia en la policía local, en Sevilla dirigida a la
línea verde de la policía local, pida que actúen paralizando el ruido y
que la policía describa muy bien lo que ocurre en la denuncia.
5.- Es importante que grabe todas las veces que pueda, de ser
posible, lo que está ocurriendo. Es importante probar el ruido y
el daño que el mismo provoca. Si se ve obligado a ir al médico, ya que
el ruido provoca ansiedad, depresión, problemas gástricos, subida de
la tensión arterial, problemas hormonales, falta de concentración etc.,
pida que le haga un certificado indicando los problemas que tiene, el
tratamiento y el ruido que está provocando esos problemas.
6.- No olvide que la vía civil ofrece soluciones para los
problemas del ruido vecinal, usted no tiene por qué sufrir una
servidumbre de ruidos, mediante la acción negatoria los juzgados
pueden ordenar la actividad que le está molestando. También por la
vía civil la comunidad de bienes podrá solicitar incluso la expulsión
del vecino incívico del edificio, aunque sea propietario. De fallar las
soluciones amistosas o de mediación no dude en acudir a un abogado
especialista en ruidos, el ruido mina la salud, produce terribles
problemas psicológicos y afecta a las relaciones laborales y familiares,
no en vano el ruido es tortura.