Está en la página 1de 4

Expertos afirman que es casi imposible lograr una desnuclearización total en

la península coreana

“La desnuclearización total es una utopía”


Lograr la paz pasaría por mantener una relación lo suficientemente cordial
para que ningún país opte por detonar sus armas nucleares
Una utopía. Eso parece ser la desnuclearización total en la península coreana, a
pesar de la reunión que sostuvieron en Singapur los mandatarios de Corea del Norte
y Estados Unidos en aras de lograr acuerdos de paz para poner fin a los últimos
rezagos de la guerra fría.

Para el economista, Johan Millones Barragán, lograr una desnuclearización total en


suelo norcoreano es muy difícil, puesto que hay mucho dinero en juego y más de
20 años de un programa nuclear que ni Kim Jong-un ni nadie de su dinastía está
dispuesto a perder. Lo que sí puede darse es una desnuclearización parcial.

“No va a haber un retroceso total en los temas nucleares. El objetivo de Estados


Unidos es ser el líder mundial en arsenal militar, mientras que si a Corea del Norte
le quitas el armamento nuclear se queda totalmente indefenso porque es un país
sumido en la pobreza”, señaló Millones.

Asimismo, el sociólogo y analista político, Richard Campos Villalobos se mostró un


poco más optimista con respecto a la desnuclearización, pero fue enfático en
señalar que está no se logrará totalmente. “Es difícil determinar cuánto tardará en
desnuclearizarse la península, sobre todo porque no podemos tener certeza en la
información que proporciona el régimen de Kim Jong-un, pero difícilmente quieran
desprenderse de todo su arsenal nuclear”, explicó.

Para el experto, las armas nucleares en manos de Estados Unidos suponen solo un
elemento disuasivo, mientras que en manos de Corea del Norte sí son peligrosas,
pues el régimen de Kim Jong-un ha realizado el doble de pruebas nucleares desde
el 2011, que las realizadas por su antecesor en 50 años.
Ni amigos, ni enemigos

En ese mismo sentido, la socióloga Zoila Ortiz Irazábal señaló que la solución para
dejar atrás las hostilidades pasa porque tanto los regímenes de Corea del Norte
como Estados Unidos lleven una relación cordial. Es decir, que Corea del Norte deje
de hacer más pruebas nucleares y que Estados Unidos saque sus tropas de Corea
del Sur.

“Aquí la situación es que Corea del Norte está obstinado con hacer encajar sus
cabezas nucleares en los misiles balísticos que tiene y eso le atemoriza de sobre
manera a Estados Unidos. Es como si tuviera la honda y la piedra, lo único que le
falta es hacer que esa piedra encaje en la honda para poder lanzarla”, manifestó.

No obstante, la analista política, María de la Torre Ugarte, indicó que debería ser
Estados Unidos quien dé el primer paso levantando algunas sanciones económicas
que le ha impuesto a Corea del Norte, de modo que el régimen de Kim Jong-un no
sienta que se quedará desprotegido si empieza con el proceso de
desnuclearización.

“La presión se encuentra sobre Estados Unidos, y su capacidad de demostrarle a


Corea del Norte que no correrá ningún riesgo después de desnuclearizar su
territorio. USA tendría que firmar un documento comprometiéndose a levantar las
sanciones impuestas a Corea del Norte siempre y cuando esta deje a la Oficina de
Asuntos de Desarme de las Naciones Unidas (UNODA) encargarse del proceso de
desarmamiento estableciendo fechas límite y un plan de trabajo”, remarcó.

Por su parte, el economista Roberto Lisboa Vásquez, explicó que es mejor optar por
un pacto de no agresión, antes que recurrir a la vía de la desnuclearización, pues
Corea del Norte no ofrece garantías de transparencia que le permitan al régimen de
Donald Trump monitorear si se está haciendo efectiva esta desnuclearización.

Además, es preciso recordar que Corea del Norte ya ha incumplido hasta en tres
ocasiones sus compromisos de no desarrollar un programa nuclear: En 1985 con
USA, en 1993 cuando incumplió el compromiso firmado con Corea del Sur y en 2006
con el entonces régimen de George Bush.
Cabe resaltar que Corea del Norte ha realizado seis pruebas nucleares exitosas y
cuenta con 22 cabezas nucleares y 600 misiles balísticos, según estimaciones del
Instituto Internacional de Estudios para la Paz.
Johan Millones Barragán, Profesor de
Richard Campos Villalobos, Sociólogo y
Economía en la Universidad San Martín Analista político.
de Porres.

Zoila Ortiz Irazábal, Socióloga. Roberto Lisboa


Vásquez, Economista.

María de la Torre Ugarte, Analista


Política.