Está en la página 1de 7

Introducción

La pediculosis ha acompañado al hombre desde tiempo inmemorables, han


encontrado huevos en el desierto de Judea con fechas que datan de 6.900 a
6.300 AC, en muchos individuos. Aunque en la actualidad, a pesar de las mejoras
de los estándares y la calidad de vida, la pediculosis sigue siendo un problema
en la salud pública a nivel de nuestro país y nivel mundial. El escaso
conocimiento por parte de la comunidad, incluido la ineficacia de los tratamientos
o terapias han llevado a que la parasitosis se mantenga y aumente su
prevalencia. Su aparición no involucra necesariamente malos hábitos higiénicos,
de hecho el insecto prefiere cabellos limpios para vivir, es más frecuente en
zonas urbanas y sobrepobladas.

Nos damos cuenta que esta es más común de lo que pensamos y sobre todo
nosotros como futuros profesionales en el área de la salud. Así, estaremos
enterados de cómo asistir a un paciente pedículos, como auto cuidarse y como
entregar información a la familia para aislarla de esto o bien ayudarla en el
tratamiento, surgiendo problemas más que de salud también psicológicos ¡ya
que nadie de nosotros y de nuestros hijos están libres!

La pediculosis es la infestación de la cabeza, partes vellosas del cuerpo y


costuras interiores de la ropa, por piojos adultos, larvas o liendres (huevos).
Estos insectos tienen una distribución mundial y durante milenios han sido
compañeros inseparables del hombre, con marcada prelidección hacia aquellos
individuos carentes de hábitos higiénicos.

La pediculosis es una ectoparasitosis ocasionada por los piojos, los cuales no


reconocen barreras geográficas, socioeconómicas ni culturales. El escaso
conocimiento por parte de la comunidad general acerca del agente causal y sus
complicaciones locales y sistémicas, las formas de contagio, el tratamiento
adecuado, etc., ha llevado a esta parasitosis a incrementarse año tras año.
¿Qué es la pediculosis?

La pediculosis es provocada por un parasito. Puede afectar a todo tipo de


personas, especialmente los niños. Afecta a un 30% de la población escolar,
siendo más frecuente en niñas. Se trasmite principalmente por contacto directo
con una persona infestada.

DEFINICIÓN:

La pediculosis es provocada por los Piojos ( pediculis capitis )Son pequeños


insectos sin alas, que habitan el cuero cabelludo. Miden unos 3-4 milímetros de
largo. Son de color grisáceo y se les puede ver alrededor del cabello o fijados a
la piel.

La pediculosis es una afección cutánea caracterizada por la infestación en el


cuero cabelludo dada por piojos. El más común es el Pediculus Humanus,
variedad Capitis (piojo de la cabeza). También existe el Pediculus Humanus
variedad Corporis (piojo del cuerpo) y el Phthris Pubis (piojo de la región genital
o ladilla). Presentándose en mayor porcentaje en los niños escolares por su
exposición a más niños y ya que ellos desarrollan más las glándulas sebáceas
lo cual permite mayor fijación del piojo.

La pediculosis no es una enfermedad, pero constituye un problema de


suma importancia para la salud pública.

Hay tres tipos de parásitos que son obligados del hombre: Pediculus humanus
corporis (De Geer, 1778), causante de la pediculosis del cuerpo; Pediculus
humanus capitis (De Geer, 1778), que infesta los pelos de la cabeza; y Phthirus
pubis (Linneo, 1758), el cual se establece principalmente en los pelos de la pubis.
Tanto los machos como las hembras se alimentan de sangre desde que nacen.

Se ve por la falta de higiene, la promiscuidad, la edad y otros factores que


inciden especialmente en individuos carentes de domicilio.

Para el hombre es peligrosa, debido a que Pediculus humanus corporis ha sido


reconocido como transmisor de enfermedades, e históricamente causante de
muchas epidemias.
“La pediculosis de la cabeza es la más frecuente. Actualmente afecta más del
15% de la población general y más del 30% de la población infantil,
principalmente en ambientes escolares. Es importante erradicar el mito de que
la pediculosis capitis afecta a personas de bajo nivel socioeconómico y mala
higiene. Se debe conocer esta infestación de alta prevalencia y todo médico
debe saber diagnosticarla, tratarla y prevenirla.”

Aunque las condiciones higiénicas influyen, en la actualidad no son


determinantes para la tendencia del parasito, no discrimina entre factores
socioeconómicos, educacionales o culturales. Ninguna edad esta indemne,
cualquiera puede infestarse, y los niños son del grupo más susceptible, sobre
todo los escolares entre 5 y 12 años de edad.

¿Cuándo y dónde se observa mayor infestación de piojos?

Los piojos suelen estar presente durante todo el año, aunque su propagación se
nota más durante la primavera.

Son frecuentes las plagas en colegios o en lugares concurridos,


campamentos, natación... y en situaciones en las que los niños comparten
almohadas, toallas, gorras, peines, o juegan con las cabezas muy cerca entre sí.

Estadios: huevo o liendre, luego en ninfa y cuando crece en piojo.

 Se encuentran en humanos (cabeza, cuerpo y pubis)

 Son hematófagos (se alimentan de sangre)

 No se trasladan de su ambiente original

 No saltan ni vuelan, ni se encuentran en animales domésticos

 Pero sí andan de cabeza en cabeza

 Lo preocupante es la alarma social

 Lo peligroso es la cantidad de productos químicos utilizados en niños

 Los piojos afectan a todos los estratos sociales en todo el mundo

 Viven entre 30 a 40 días

 La hembra puede poner 10 huevos diarios


¿CÓMO SE CONTAGIA?

Primero se observa gran cantidad de piojos en sus estados en el cuero


cabelludo y empieza siempre cuando el niño manifiesta: “MAMÁ ME PICA LA
CABEZA”.
Los piojos pueden transmitirse mediante el contacto directo con una persona
infestada. El compartir ropa, los peines o los cepillos también puede facilitar la
transmisión de estos insectos. También se produce el contagio en areneros y en
piletas. Los areneros de las escuelas poseen un espacio reducido y suelen estar
al aire libre y al sol, espacio ideal para el contagio de piojos. Lo mismo sucede
con las piletas, ya que los piojos nadan fácilmente.
Los niños en edad escolar, entre los 4 y los 11 años son los más propensos a
contagiarse, los cambios hormonales hacen más difícil el contagio.
CUIDADOS DEL PERSONAL DE SALUD Y FAMILIA

Además del paciente que en este caso son niños y personas con pediculosis,
también como personal de enfermería y la familia deben resguardarse de este
contagio tomando medidas como:

 La enfermera o el técnico que asiste al paciente deberá siempre usar


gorro plástico desechable para evitar el contagio al igual que la familia que
lo venga a visitar.

 Colocarse pecheras o una bata desechable para así evitar un posible


contacto con la vestimenta al estar cerca del paciente.

 Utilizar guantes

 En el caso de la familia también se debe hacer un tratamiento aunque no


haya manifestación de pediculosis en ellos para así, prevenir una posible
re-infestación de piojos.

 Si en la familia del paciente o infestado, hay lactantes menores de 6


meses no se indica ningún pediculicida, solamente de uso de peine.

Si hay alguna persona embarazada utilizar solo permetrina al 1% (categoría B)


y uso de peine y en adultos mayores el mismo tratamiento.
TRATAMIENTO

Para el tratamiento de la pediculosis capitis existen diversos pediculicidas que


se usan en forma tópica. La presentación en loción de un pediculicida es más
efectiva que la del champú. Si no se dispone de loción se debe aplicar el champú
en cabeza seca y dejarlo actuar. El esquema terapéutico debe incluir
especialmente al “caso índice” y a los miembros del grupo familiar independiente
de la presencia o no de manifestaciones.

El Principio fundamental para realizar un buen tratamiento es evaluar a todos los


convivientes y tratarlos simultáneamente con el niño. El objetivo es: eliminar y
erradicar las liendres y matar los piojos.

¿Por qué hoy en día, aunque ha aumentado el nivel de higiene de la


población, sigue habiendo piojos en las escuelas?

Distintos factores: La alta tasa de niños que van a guardería desde los primeros
meses y conviven estrechamente, la no detección temprana o, en algunos casos,
la falta de tratamiento adecuado (no sólo tratamiento en el momento, sino
también seguimiento muy estricto durante las siguientes semanas a la
detección).

¿Cómo prevenir?

• Es totalmente desaconsejable utilizar champús o lociones


pediculicidas como prevención. No está claro que sean efectivos, irritan
la piel del cuero cabelludo y, sobre todo, favorecen que los piojos se
hagan resistentes. La mejor prevención, y la más inocua, es revisar la
cabeza de los niños de forma periódica, sobretodo detrás de las orejas,
en y la nuca. Y no compartir adornos del pelo, gorros, bufandas o
auriculares.

• Las únicas medidas “preventivas” efectivas son: la detección precoz de


los casos de infestación, informar de la infestación a la escuela o centro
infantil para evitar contaminar a otros, el tratamiento simultáneo de las
personas parasitadas que estén en contacto próximo y finalmente el
tratamiento eficaz de los afectados y de las ropas que contactan con sus
cabezas.
Conclusión

Hay que tener claro que la Pediculosis no discrimina niveles socioeconómicos y


culturales. Estar correctamente informado junto con el diagnóstico y tratamiento
precoz, permitirán eliminar más rápido los piojos y evitar su propagación.

La pediculosis es una infestación altamente contagiosa y de elevada prevalencia,


producida por la pediculosis capitis.

El tratamiento de pediculosis capitis consiste en erradicarlo completamente así


como también a sus huevos (liendres). Sin embargo, los piojos pueden regresar,
especialmente si no los corrige la fuente de la infestación.

La mejor forma de controlar la pediculosis es atravás de medidas preventivas


evitando así el contagio.

Intereses relacionados