Está en la página 1de 1

Cantar de Misael

1. Resumen de la trama

2. Nivel inmanente

 Espacio
◦ Allí en su toldo remecido a ratos por el viento, en esa noche de junio, a la mitad del
camino entre Parcos y Julcamarca.
◦ Por ahí pasaban las gentes de Laraos, de Maras, de Acobamba, que se dirigían a la fiesta
de las Nieves en Huari.
 Sensorio-motor: movimiento de los viajeros
 Visual → confunde más que aclara
 Gustativo: acompañamiento para lo auditivo / otras personas
 Auditivo: oposición entre el diálogo y la música

3. Nivel retórico

 Esquema narrativo de la errancia


◦ Todos los años ponía Juan González su tienda en ese paraje; hombre ya de edad como
era, viudo y andariego.
◦ Cuando no trabajaba en un tambo improvisado como ese, tocaba en bautizos,
matrimonios y entierros, y por eso, y por amor a su arte, llevaba siempre consigo su
instrumento.
 Los personajes que rodean a Juan González sí tienen objetivos; él no establece relaciones

4. Nivel dialéctico

 Presencia de una esfera occidental, pero sin mayor importancia en el contraste


 El forastero ingresa en la esfera de Juan a través de la música, y es así cómo Juan lo
reconoce como alguien semejante, al punto de ser un familiar.
◦ Se concentró luego y comenzó un preludio al modo apurimeño. No, no de aquellos que
eran familiares a Juan González, sino otro, más sobrio, incluso austero.
◦ “Agua, lucero, viento, / ¿adónde iré / si para mí no hay luz? / ¿Adónde, si para mí no
hay dónde?”
◦ “Solo voy, y en soledad llevo / mi ausencia, / mi muerte, / mi destino...”

Conclusiones

 El cuento presenta un momento de corte en el esquema narrativo de la errancia,


devolviéndole un lugar de pertenencia al protagonista.
 La vacuidad se ratifica por el tipo de identificación.