Está en la página 1de 1

como el crédito continúa concediéndose cuando aparece una recesión,

también es cierto que no vuelve a aparecer hasta que el PIB, se recupera y


sale de la recesión; detrás de un mal deudor se esconde un mal acreedor
que no midió correctamente sus riesgo, esto va por un tiempo muy
prolongado; sobre el particular se entiende que la banca no arriesgara en
conceder préstamos, pues el temor es que la recesión, eleve los índices de
morosidad, y asimismo los clientes no compran por temor a la crisis.

Un caso de lo antes descrito, seria la crisis que viene afrontando España; el problema de
la falta de crédito en la madre patria, ha alcanzado niveles que no se veían desde 1963.
La situación es algo similar a un partido de tenis entre las empresas y la banca, que
empezó a complicarse en el año 2007. Lo más posible es que no haya ningún