Está en la página 1de 4

Carolina Barrios

Profes: Envío lo que he desarrollado hasta el momento, lo he cambiado mil veces porque me cuesta mucho tomar
una decisión y apegarme a ella en este proyecto. Si me lo permiten, me es difícil enormemente el aspecto más
metodológico, si pueden inspirarme con eso sería genial!! Sigo pensando cómo delimitar la investigación desde
todos los puntos de vista, pero tengo una clara determinación por el objeto de estudio que describo abajo, capaz
esto les sirve para ayudarme con los lineamientos. Muchas gracias, Carolina.

PRESENTACIÓN: LA MUERTE COMO RESPLANDOR SIMBÓLICO

Sin menosprecio de la ya verificada desacralización, sin desconocer la retracción que la muerte – como
evento colectivo- ha evidenciado1, deseo explicitar su trascendencia como duda. Decía Haidegger2 que el
ser es un SER PARA LA MUERTE, lo que quiere decir que la finitud de nuestra trayectoria vital afecta el
tránsito por la experiencia de vida. El evento de muerte conmueve a quienes desarrollamos aún nuestro
camino e impacta en las representaciones que nos hacemos de nosotros y del tiempo. Sin muerte, no
existiría el tiempo.

Para Jean Piere Vernant – estudiando la Grecia Antigua- se trata del acto de clausura definitivo, del
momento en que la propia vida se vuelve incontrastable con todo. Ante la muerte, el cadáver se
desaparece y la trama de vida se fosiliza, de manera que ya no habrá cambios, no habrá dialéctica. Cuando
el sujeto pasa por el umbral de la muerte, sitúa para los otros la imposibilidad de los tiempos verbales:
fosilizar la dialéctica establece el único posible estado del presente porque el sujetó está muerto para
siempre. El mismo investigador, interesado por el sentido doble de la muerte, la describió como la forma
más eficiente de transitar hacia la inmortalidad, dividiéndola en dos: una faceta terrenal y finita, y otra
heroica y trascendental. Casi treinta siglos de diferencia impiden la comparación sociológica, sin embargo,
enfrentar la muerte mirando hacia la vida, hacia lo conocido y observable, es inspirador para este trabajo.
Lo simbólico de la defunción es una relación con el mundo de los vivos. Esa relación admite ser traducida
sociológicamente: como sujetos en interacción, como circunstancias de muerte, como características del
muerto, como narraciones sobre el deceso y otras dimensiones aún perseguidas.

En el caso de las religiones, la trascendencia implica la eterna estadía en un lugar diferente, intemporal y
ético. Por ejemplo, para los hebreos y cristianos, el sitio de permanencia postmortem es consecuencia
directa de los actos terrenales. En ese sentido, la moral proveniente del mundo trascendente e impregna la
vida diaria, imponiendo los límites de lo bueno y lo malo, traduciendo el más allá en premiados y
castigados.

1
BARRÁN: Historia de la Sensibilidad en el Uruguay.
2
BUSCAR, CITAR, AFINAR CONCEPTO.
En su Diccionario Abreviado de Filosofía, Ferreter Mora explica que: “ … el problema de la muerte es
filosóficamente importante solo en cuanto obliga a reformular las cuestiones capitales ontológicas y a
bosquejar, junto con una filosofía de la naturaleza orgánica, una filosofía de la naturaleza inorgánica y una
definición de la persona humana”. La hipótesis de la filosofía es que la muerte en otro involucra la
contingencia de nuestra propia extinción; es la irradiación de lo salvaje, la naturaleza dominando la
voluntad humana. Por lo tanto, se trata de la forma en que la vida – mediante la muerte- nos reduce a lo
biológico y nos devuelve a quién sabe qué ecosistema. Ante el cuerpo sin vida, el que aún respira se
expone a un futuro infranqueable y se modifica a sí mismo. Lo hace porque, como dijimos antes, la muerte
clausura la dialéctica de vida. Sin embargo, ella resiste su desaparición y permanece en los vivos como una
posibilidad de desarrollo que no fue. La muerte nos enfrenta a la angustia de cosas que no pasarán: Libros
que no se escribieron, árboles que no se plantaron, hijos que no se tuvieron3… Por eso, ante la noticia de un
deceso, una de las preguntas remite a la edad: el sentir colectivo ante la muerte infantil es directamente
proporcional a la cantidad de experiencias que no se desarrollarán para ese niño. Y eso se vive como una
injusticia4. El homicidio es un arrebato de experiencias; el suicidio, un deprecio de ellas.

Para la humanidad, la muerte es una circunstancia didáctica. Se instala en un cuerpo y engendra un


correlato afectivo y educativo en los compañeros de especie5 mediado por la imposición de lo infinito y lo
irreversible. El potencial de la muerte como evento educativo se explica justamente porque, siendo ella
quien impone a nuestra conciencia una estructura temporal, nos somete a la eterna desaparición de los
seres.6 Evocar a la muerte como instancia didáctica exige despojar al cuerpo de sus signos vitales y munirlo
de una capacidad simbólica inherente. En ese sentido, la ausencia física es una presencia simbólica. No
estar para siempre es un resplandor, pasible de ser analizado en relación a la experiencia de los
sobrevivientes. Esa experiencia es determinada y singular: coyuntural. En ese sentido, si admitimos que la
muerte se define de acuerdo a esa experiencia y circunscribimos la experiencia a variables sociológicas,
podremos definirla para nuestro tiempo, nuestros muertos y nuestros vivos. Este trabajo retoma la
muerte como una no-vida y la no-vida como una presencia simbólica, proporcionada por la ausencia y
la eternidad y le atribuye a dichas circunstancias una potencia educativa.

Basándonos en las primeras características citadas para la muerte: desacralización y pérdida de relevancia
como experiencia colectiva, podemos preguntarnos quién o quiénes son fuente para los sentidos que
otorgamos a la desaparición del cuerpo, qué acciones en la rutina diaria son consecuencia de esos
sentidos. La posmodernidad exige la pregunta sobre las fuentes de sentido, si la concebimos como la caída

3
Los dichos populares sobre la trayectoria de vida pueden proporcionarnos información sobre un tipo ideal de vida.
4
Estoy pensando extender el sentido de la palabra injusticia en relación a los tipos ideales de vida de los que hablaba
antes.
5
El trabajo irá evolucionando hasta distinguir el potencial didáctico de la muerte, cuando ésta es la realidad de un
cuerpo ajeno, y desconocido.
6
Definición de hombre como ser que simboliza, filosofía.
de los metarrelatos, a partir de Lyotard. Barrán, en su Historia de la Sensibilidad en el Uruguay, describe
una sociedad menos acostumbrada a la muerte pero más propensa a la inercia colectiva. Ariés relata cómo
las sociedades actuales ya no se detienen a homenajear al muerto, ahora se detienen a urdir una
estrategia para que ese acontecimiento interfiera moderadamente con la rutina de vida. Quizá, llevada esa
sociedad por el imperio del Capitalismo, según Benjamín, la religión más culpabilizante de todas. En su
texto “Capitalismo como religión” afirma: …” el capitalismo es una pura religión de culto, quizá la más
extrema que haya existido jamás. En el capitalismo, todo tiene significado en relación inmediata con el
culto” ¿Tiene la muerte relación inmediata con el culto? ¿Desprende sentido la muerte de quienes no
están en relación con ese culto?

La dinámica que describe Benjamin no contradice lo expuesto por Ariés y Barrán. Por el contrario, se ofrece
como una herramienta para su comprensión. Desde este punto de vista, podemos parcializar – de ningún
modo refutar- la potencia de la muerte como instancia didáctica, asumiendo que su potencia educativa
solo se desarrolla cuando la aprehensión de la muerte del otro genera, como decíamos antes, un correlato
emotivo-empático en los demás. Una hipótesis fundamental de este trabajo es que algunas muertes están
privadas de su potencial didáctico, dado que el relato colectivo que se hace de ellas inhibe dicho impacto.

El medio para conocer el relato colectivo de esas muertes será el discurso en los medios de comunicación.
Un ejemplo de quienes no cumplen con el culto son las personas en conflicto con la ley. Para este trabajo:
personas en conflicto con la ley cuya desaparición física es recitada por los medios televisivos,
espectacularizada por todos. Para ello retomaré el concepto MUERTE SOCIAL, acuñado por la filosofía para
referirse a la muerte del otro que repercute en el ser y lo modifica.

ORDENANDO…

RECORRIDO TEÓRICO: A) El sentido de la muerte para la tradición occidental. Fuentes: Literatura inspirada.

B) El sentido de la muerte desacralizada: Fuente: Filosofía, Sociología, Antropología.

C) El sentido desacralizado de la muerte social: Fuentes: Filosofía. Historia,


Sociología, Antropología.

TEMA: LA MUERTE EN LA COMUNICACIÓN TELEVISIVA EN MONTEVIDEO EN LOS AÑOS…. (AIRE Y PÁGINAS


WEB OFICIALES DE LOS 4 CANALES DE AIRE).

OBJETO DE ESTUDIO: DISCURSO DE LOS ACTORES SOCIALES EN LA TV URUGUAYA Y PÁGINAS WEB


OFICIALES DE LOS 4 CANALES DE TV EN MONTEVIDEO, QUE REFIERAN A LA MUERTE DE UN SUJETO EN
CONFLICTO CON LA LEY, EN EL TERRITORIO URUGUAYO.
HIPÓTESIS: EL ASPECTO DIDÁCTICO DE LA MUERTE SOCIAL ESTÁ AFECTADO POR LA POSICIÓN
COMUNITARIA QUE EL/LA MUERTO/A EJERCÍA EN LA ESTRUCTURA SOCIOECONÓMICA CONTEMPORÁNEA.

Definiciones que aparecerán: potencia didáctico de la muerte.

Muerte social.

Estructura económica.

OBJETIVO GENERAL: Responder a la pregunta: ¿El potencial de la muerte como instancia didáctica se ve
afectado por el perfil socioeconómico del muerto?

OBJETIVOS ESPECÍFICOS:

- Cómo la mediatización afecta el potencial didáctico de la muerte?

- Hacer un análisis estructural del discurso televisivo, relacionando el campo semántico de la muerte con
las características del muerto. (Se repiten sus antecedentes?, se percibe empatía con el muerto en el
discurso?, se exhiben circunstancias íntimas degradantes? La estética de este discurso depende del perfil
socioeconómico del muerto? El prefil sociocultural del difunto se relaciona con algunas regularidades
estéticas?

- Hay una latente manifestación a favor de la pena de muerte en los discursos? La muerte como evento de
justicia?

- Elaborar una taxonomía gradual de RESPLANDORES DE MUERTE, en caso de que la empiria lo permita.

- Es la vida un derecho para todos en el sentido que defienden los DDHH?