Está en la página 1de 1

.

Tipos y clases de cutis


Cutis normal
La piel normal, que también recibe el nombre de piel “eudérmica”, suele tener un aspecto de piel
flexible, fina, muy suave y tersa, de tal manera que casi podríamos decir que es la más similar al tacto,
a la de un niño, al ser una piel sumamente suave.
La buena circulación sanguínea de este tipo de cutis queda reflejada precisamente en su aspecto natural,
agradable, fresco y sano.

Cutis seco
Lejos de que el cutis normal sea el cutis por excelencia de muchas mujeres y hombres, el cutis seco
viene a ser uno de los más predominantes, junto a los cutis mixtos y los demás.
Suele presentar un aspecto tirante que casi puede parecer “transparente”, y tiene una tendencia especial
a resquebrajarse, siendo muy sensible a los cambios del tiempo, de tal manera que cuando la temperatura
es muy, muy fría, se notan los vasos capilares y las venillas del cutis, de forma que se acentúa la tirantez.

Cutis graso
Es un tipo de cutis que se identifica muy bien, dado que se muestra brillante, grasienta, con los poros
dilatados y también encontramos en ellos las temidas espinillas, las cuales pueden extenderse en el
tiempo durante años, de forma que se hace necesario guardar una serie de reglas de higiene ciertamente
imprescindibles.
Los expertos en belleza recomiendan no apretar los granos ni las espinillas, y mucho menos con las
uñas, ni usar maquillajes espesos, acudiendo siempre al médico sin dudarlo cuando el estado de la piel
persiste en el tiempo o se agrava.

Cutis mixto
Se trata de un tipo de cutis aún más especial, ya que su parte central (barbilla, nariz y frente) presenta
características que se identifican con un cutis graso, mientras que las mejillas y los contornos de éstas
presentan un cutis seco.
Por esta cuestión, se suele decir que la persona con cutis mixto debe tomar una serie de precauciones
diversas, y proceder como si, en cierto sentido, llevase dos caras.