Está en la página 1de 6

Encrucijada de signos

1. Visiones de conjunto(s). Hacia una semiótica diacrónica de la novela

 El nombre del libro viene debido al análisis que se hace de la novela moderna en el tiempo.
Se dice que la evolución de la novela presenta superposiciones, convergencias,
recurrencias, encrucijadas de signos.
 Paso de la novela mono-enunciada a la poli-enunciada → narrador, autor
 Influencia del pre-texto y el extra-texto en el texto → modelizaciones: remitir a un modelo
de realidad transcrita. (Cuadro en la página 30)
 Estructura flexible del género.
 Definición en la página 32.
 Lenguaje socio-transitivo y mono-transitivo: sociedad y sujeto de la enunciación.
 Lukacs habla de dos subjetividades: interioridad nostálgica y subjetividad perceptiva.
◦ La novela se presenta como una organización de partes en el interior de un todo.
◦ La ironía surge del encuentro entre la subjetividad creadora y la objetividad normativa.
◦ La ironía es el factor estructurante (narrador).
 La episteme moderna jerarquiza los sistemas: el del narrador, el digresivo, el discursivo y el
narrativo.
 Dos tendencias que caracterizan la progresión diacrónica de la novela: un perspectivismo
cada vez más elaborado, retorno del narrador-sujeto.
 “Espacio añadido de la novela”, correlativo al “espacio establecido”.
 Se insiste en la idea de que la novela es una forma literaria que se inscribe en una cierta
dialéctica de la realidad, de la ideología y de la individualidad → modelizaciones
 La representación novelesca puede identificarse como una doble co-referencialización de la
realidad: selecciona los referentes y los inserta en sus propios sistemas dominantes de
modelización.
 Hay un triple perspectiva de la lectura y le legibilidad: discurso de lo representado, lo
representable y lo irrepresentable.
 Incisión semiótica: corte determinado por el valor social de los signos con la intención de
expresar, a partir de la realidad, una dialéctica y unas modelizaciones → operación
narrativa y operación narradora
 Modelización referencial: sistema de presiones temáticas y formales que el “qué” del texto
novelesco impone al narrador-autor-sujeto.
◦ Genera la textualidad, la narratividad, la narración y la discursividad de la novela.
 Estrategias discursivas y narrativas: mediación referencial, subjetivación referencial,
superposición referencial, ilusión referencial y opacidad referencial.
◦ Mediación referencial: Texto de la novela en el que la narración y sus estructuras
discursivas presuponen un relato meta-textual y un meta-discurso.
◦ Subjetivación referencial: Se constituye por afabulación subjetiva y por restricción del
punto de vista en función de una subjetividad narrativa y auto-narrativa.
◦ Superposición referencial: Consiste en organizar la narración mediante líneas semióticas
y discursivas divergentes que se superponen.
◦ Ilusión referencial: Modo semiótico variable de señalar el referente de acontecimientos
o la captación de una realidad inmediata → idiolectos, sociolectos
◦ Opacidad referencial: Organización del relato y del discurso que implica el no-saber del
narrador como actitud modal.
 Modelización ideológica: polémica ideológica en la novela, actualización de valores por el
sujeto.
◦ Transformaciones ideológicas según las oposiciones: subjetivo / social, idiosincrático /
social y normativo.
 Modelización axiológica: Implica una organización y una programación referenciales, con
respecto a los valores que aparecen en el discurso.
◦ Lo que se entiende como “valores específicamente novelescos” derivan de una serie de
objetivos dialécticos.
 Modelización intertextual:
◦ Relaciones textualmente identificables entre el texto de una novela y el “texto de la
novela”
◦ Inclusión de citas
◦ Inclusión de referencias a otros textos artísticos
◦ Instalación de un meta-texto filosófico productor de un juego de relaciones con el texto
de la novela
◦ Establecimiento de relaciones dialécticas entre un texto novelesco y la totalidad
dialectizable de textos novelescos
 Modelización estética: preocupación del sujeto creador por una forma y un mensaje
estéticos, que hace de la novela una obra de arte.
◦ Mensaje estético (Umberto Eco): estructurado de modo ambiguo y aparece como
reflexivo, cuando ante todo trata de atraer la atención del destinatario sobre su propia
forma.
 Modelización pulsional: Cuando el sujeto de la enunciación, preso en las redes de sus
signos subjetivos y en la presión de los signos ideológicos, se hace auto-narrador, la
narración y la estructura del relato toman la forma de una recurrencia excesiva y de una
irregularidad dinámica.
◦ Manifestaciones del inconsciente, fantasma, regresión, narcisismo, agresividad, cuerpo
disgregado.
◦ La novela surge en el horizonte de una conciencia y de un inconsciente en un espacio
socio-real, donde se encuentran una disponibilidad y una sobredeterminación de
signos.
 La eficacia evolutiva de la novela se mide en función del equilibrio dinámico de las
modelizaciones comprometidas en la producción textual: axiológica, referencial,
intertextual y estética.
 El problema de la novela es fundamentalmente el de la relación entre la narración, sus
operadores y su referente real.
◦ Todas las grandes novelas han producido operadores negativos, dialécticos de la
narración; han investido los códigos narrativo y discursivo de estructuras dinámicas y
han constituido nuevos códigos modelizantes.

2. El texto evolutivo de la novela moderna

 La historia de la novela no es una línea recta, sino una progresión de signos en un espacio
irregular, discontinuo, cruzado por múltiples nudos.
 La evolución de la novela discurre por una encrucijada de signos, de lugares consabidos, allí
donde el género se detiene en la conmutación de sus formas.
 Le lectura semiótica de la novela está condicionada por un doble desciframiento: el del
espacio topológico del texto y el de los signos que, relacionados con este espacio, lo
producen.
◦ Estructuras apelativas del texto: relaciones
 Las voces de la novela remiten a los conceptos → contenido axiológico y temático, en el
que tiene lugar la relación entre el que narra y lo narrado, entre el texto y el lector
 La relación dominante de la novela moderna parece ser la oposición, tanto conjuntiva como
disyuntiva, entre relato y discurso, investidos ambos de los puntos de vista y de la presencia
o ausencia del narrador.
◦ La oposición tiende a desaparecer en la evolución de la novela.
◦ Dinámica entre narrador y personaje: ruptura / unión
 La novela moderna ha constituido un espacio propio que denominaremos para-narrativo,
en el que actúan la ideología, la semántica y la axiología del autor.
 Doble progresión de la novela:
◦ Hacia la intensificación y diferenciación de la representación novelística y hacia la
dialectización del discurso → forma cognitiva y simbólica
◦ Hacia la descomposición y la ruptura de la novela como representación → juego de
unidades fragmentadas, descompuestas
 (Diferenciación idiolectal de la novela) La novela moderna se define por la constitución en
su cuerpo textual de un cierto hibridismo de campos enunciativos y de espacios locutivos:
ensayos, discurso filosófico, citas, estructuras paródicas, documentos históricos.
 (Diferenciación enunciativa del narrador) Diversos registros de la palabra que le permiten al
autor dotar a la narración de un sistema de valores.
 Tres leyes en la evolución de la novela: ley de repetición, ley de saturación y ley de
metamorfosis
 La conciencia novelesca moderna, tal como se abre camino en torno a 1920-1930, se
convierte en una conciencia irónica que trasciende las aporías de un discurso abandonado
a los cuidados de una subjetividad que debe ser expresada hasta sus últimas consecuencias
→ relativización de la subjetividad
 Si el relato es una estructura fundadora del género novelesco, observamos cómo el texto
evolutivo de la novela moderna bifurca el espacio del relato y lo rodea de otros espacios. El
espacio del relato está sometido a un proceso ergótico.
◦ Los procesos ergóticos son procesos de desarrollo que con el tiempo se independizan
de su estado inicial.
 La ironía es la dialéctica negativa de la novela moderna.
 El narrador une los espacios narrativo y para-narrativo, y es la proyección de la axiología del
autor.
 Los espacios diferenciales de la fragmentación de la representación novelesca crean
encrucijadas de signos. La capacidad de la novela para acercarse al conocimiento se mide
por la proliferación de tales encrucijadas.

3. El narrador tal como la narración lo narra

 El narrador es un problema en la medida que todo relato supone una acción humana
individual, por no decir que se trata de una expresión narrativa individualizada.
 Se dice que el narrador ha sido relegado en la teoría; aún no ha sido valorado como
individuo subjetivo.
 Se habla de la “ambigüedad” del narrador, en el sentido de que puede situarse en una
esfera lúdica o una esfera más seria del mundo representado; es un proceso que lo lleva a
establecer un programa discursivo.
 Hablar del narrador supone atravesar ámbitos intermedios por los que transita el doble del
narrador y el doble de la narración. El autor representa todos estos papeles.
 “La forma de la espada”, de Borges
 El narrador es quien regula la actividad narrativa, quien ejecuta la dispositio y la elocutio. Es
el punto de referencia más importante de una explicación formal y retórica. Su referente es
la voz narrativa, y el referente de la voz narrativa es el narrador.
 La cuestión de narrador está vinculada al problema de los valores, tanto humanos como
estéticos. Ambos determinan tanto la imagen del narrador como de su funcionalidad y su
utilidad estética.
 El narrador se transforma en el momento en que surge la novela, y se desarrolla
progresivamente a través de una estructura interna que evoluciona de forma cada vez más
compleja.
 Dos visiones del narrador:
◦ Visión estructuralista: lo sitúa dentro del texto como instrumento del discurso narrativo.
◦ Visión dialéctica: relaciona la problemática del narrador con la visión dialécticamente
negativa del arte en general y de la novela en particular.
 La interpretación del narrador debe articular la relación narración-narrador en torno a una
teoría del discurso que hace que resulten semióticamente pertinentes las funciones
simbólicas, las funciones lógicas y las funciones meta-lingüísticas.
 Problemática del autor y el narrador
◦ Jerzy Pelc: Llama al narrador presente en el texto “narrador aparente”, y dice que es
siempre alguien que narra al narrador real.
 Conexión entre el autor y el lector
◦ Wolfgang Iser: el repertorio común al autor y al lector asegura la correspondencia entre
la codificación y descodificación de mensajes transmitidos en una obra literaria.
◦ Paradigmas: intertextualidad, horizonte de expectativas
 El autor entra en el dominio potencial de la intersubjetividad, donde tratará de encontrar a
quienes han de compartir y comprender su mensaje, como depósito de informaciones,
narraciones, hechos y palabras que tendrán un impacto sobre el lector.
 El narrador ocupa un lugar que le reserva el autor, en la medida en que este actúa sobre el
juego implícito de los horizontes de expectativa en que está sumido el lector, así como
sobre los límites de su propia subjetividad.
◦ Es una figura de relevo entre el autor y el texto, pero es también el signo retórico,
verbal, y por así decir referencial, del autor.
 Entre el narrador omnisciente y aquel que se encuentra subjetivamente implicado, se
extiende un vasto espacio diferenciable topográficamente, donde resuena la voz, propia o
encubierta, del autor.
 La relación entre el autor y el narrador se actualiza constantemente, porque hay diversas
dialécticas posibles entre ellos.
 En lugar de “narrador real”, Krysinski prefiere “narrador semiótico”, por ser el organizador
central de todas las modalidades de la narración y de la configuración de los narradores en
el texto.
 Trayectoria triple de la narración: decir → representar → simbolizar
 La regresión del narrador hacia el autor es también una progresión del autor hacia el
narrador. El narrador representa el juego de la declaración que se intercala entre el autor y
el mundo.
 El sistema de valores del autor se constituye en paradigmas, en categorías semánticas, en
modalidades y estructuras actanciales. El discurso narrativo de la novela es análogo,
narrativa y estructuralmente, al discurso científico, pues se presenta como una “aventura
cognitiva”.
 La hermenéutica basada en el concepto de narrador no puede romper el equilibrio estable
entre los operadores de la subjetividad y la objetividad. La interpretación es imposible, a
menos que se establezcan homologías estructurales entre las estructuras verbales del texto
y los conceptos a los que aquellas remiten.
 El narrador real, o narrador semiótico, es el sujeto revelador y emisor de signos, portador y
mediador de una discurso organizado. El narrador es una estructura de múltiples
resonancias mediadoras, cuya función es a la vez textual y para-textual.
 Estructura tripartita en las tipologías sobre los puntos de vista. (Cuadro en la página 177)
◦ La modalidad de la personalización del narrador permite medir la importancia de la
tematización de las estructuras semánticas, o semánticamente interpretables, que son
cuidadosamente incluidas en la categoría del sujeto.
◦ La mediación narrativa implica una colaboración de los actores narrativos, como el
narrador-que-narra y el autor-meta-narrador.
◦ Despersonalización del narrador: eliminación de las manifestaciones del narrador en el
discurso narrativo.
▪ Maurice Blanchot: la voz de la primera persona no será la “voz narradora”, sino más
bien la voz narrativa.
 El autor es sustituido por el narrador, en quien delega su función discursiva en el texto. El
autor organiza la narración en su totalidad englobante con múltiples voces narrativas, todas
ellas convergentes en él.
 La voz narrativa implica una voz narradora o narrante: la voz narrativa actúa sobre los
símbolos, mientras que la voz narrante actúa sobre el texto.
 El discurso narrativo es inconcebible sin la subjetivación del autor.
 El discurso crítico sobre el narrador debe partir de la idea de que el narrador es:
◦ el que habla y se representa como subjetividad, que dice o quiere decir algo distinto de
sí mismo pero a través de sí mismo.
◦ el que se oculta detrás de sus dobles y se finge un personaje, una voz singular o plural.
◦ el que se sirve del lenguaje para callarse, mientras que el lenguaje habla en su lugar.
 El narrador asume la función de sujeto de sus propias pulsiones y de sus propios deseos, o
del Deseo, en la medida en que se deja ver como fantasma que sostiene el guión de la
narración.
 Paul Ricoeur: El sujeto constituido en narrador es un sujeto del yo hablo, revelado por la
voz inaudible del yo soy.
 La revelación autor-narrador es determinante en dos sentidos:
◦ el autor se sitúa en el espacio en que se manifiesta el sujeto en el que está implicado, y
determina la elección específicade un tipo de narrador.
◦ el narrador, una vez elegido, impone al autor los límites de una individualidad que, no
obstante, hace la representación más dialéctica, es decir, la fundamenta en las
relaciones diferenciales de las modalidades narrativas de la obra.
4. El paradigma de la novela europea hacia 1925. Los monederos falsos, de André Gide

 En torno a 1925, Los monederos falsos establece una especie de modelo máximo de la
narración, que llama “auto-télica”.
◦ Sus términos y sus implicaciones se cumplen, de una parte, como réplica y como signo
de supraestructuras (decadencia, crisis de la burguesía, individualismo burgués).
◦ De otra parte, como estructuración particularmente significativa de las relaciones
internas del lenguaje de la novela, que cuestiona su propia funcionalidad entendida
como finalidad teórica y práctica.
 Remite a una estrategia de narración que está presente en una serie de novelas europeas
anteriores o contemporáneas: modelo operativo del discurso de la novela, discurso a la vez
auto y extra-referencial.
 Intento de escapar de las aporías de la novela. (Página 198)
 La novela sufre cambios en la medida en que desplaza los centros de interés y las tácticas
particulares de la narración, a fin de constituirse en realidad propia, autónoma, y en
mediación dialéctica de la realidad.
 Nuevo concepción de la realidad, nueva práctica narrativa, nueva modalidad de narrador.
La realidad se toma como relación “conciencia analítica / objeto inaccesible”.
 Las nuevas modalidades del narrador constituyen una respuesta positiva al reto de una
realidad inauténtica, al esclarecimiento del sentido del mundo.

Estrategia de la narración auto.télica


 Interrogación tematizada del objeto de la novela en sí mismo.
 Narración reflexiva, preguntas sobre sus propios niveles.
 Dialéctica de las condiciones de realización de la enunciación de la novela en el siglo XX.
 Discurso particular de la novela, que pone en escena al narrador frente al acto mismo de su
discurso, de la situación en la que se realiza, y de los recursos con que lo lleva a cabo.
 Novelas analizadas en la página 204.
◦ Tematización del acto de la escritura
◦ Juego paralelo y diacrónico de los relatos
◦ Uso de comentarios del narrador o narradores
◦ Oposición entre el creador y la creación

 Es paradigmático en torno a 1920 y 1930 en la novela europea el establecimiento de


estructuras de mediación entre el discurso novelesco y la realidad.
 La “revolución novelesca” tiene en cuenta la isotopía recurrente de la “realidad” para
convertirla en un componente indecible, que cambia de referencia según las modalidades
variables de la pragmática, de la semántica y de la sintaxis de los signos encadenados en el
proceso de reconstrucción de la novela.