Está en la página 1de 1

Definición de apóstol cristiano

“Id y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del
Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que les he mandado;
y yo estaré con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo” (Mateo 28:19-204).
Si bien está ampliamente aceptado que los doce discípulos que escogió Jesús -a los que
se añaden luego Matías y finalmente Pablo de Tarso- fueron los apóstoles originales, no
existe consenso entre las diferentes religiones cristianas respecto a qué otras personas,
hasta la actualidad, puedan usar este título con la misma autoridad original. Varias iglesias,
como la mormona y la Iglesia Nueva Apostólica, creen por fe estar conducidas por
apóstoles de la actualidad, los cuales son escogidos por Dios.
De acuerdo con lo que aparece en la Biblia,[cita requerida] son cinco las características
necesarias para ser llamado «apóstol»:

 Haber conocido personalmente a Jesús.


 Haber sido escogidos y enviados por Jesús.
 Haber sido testigos de Jesucristo resucitado.
 Dar la vida por Dios y por el evangelio.
 Seguir a Jesucristo.
Todos los apóstoles, excepto Matías que fue elegido por sorteo para reemplazar a Judas
Iscariote, cumplieron estas cinco características. En el caso de Pablo de Tarso no está
claro si vio a Jesucristo, dado que solo se menciona que escuchó la voz de Jesucristo y
quedó ciego, pero se sobreentiende que fue elegido personalmente por Cristo.
Posteriormente, firmó sus escritos como «Pablo, Apóstol de los gentiles» y fue
protagonista de la mayor parte del libro de los Hechos de los Apóstoles.
Por otro lado, una interpretación que tiende a equiparar el término de «discípulo de Jesús»
con el de «apóstol» indica que, aunque inicialmente fueron doce, luego fueron extendidos
a setenta (Lucas 10,156)y luego a más de quinientos discípulos enviados por Jesucristo
para llevar la buena nueva al mundo y extender el Reino de Dios en la Tierra, a quienes
puede aplicárseles el título de apóstol.[cita requerida]
En todo caso, un apóstol debe ser testimonio del poder de Dios a través de la realización
de señales, prodigios y milagros (sanación de los enfermos, exorcismos, resurrecciones), y
de la predicación del evangelio.