Está en la página 1de 12

REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

I U P SANTIAGO MARIÑO

BARCELONA (EDO) ANZOÁTEGUI

ELECTIVA IV

CARACTERÍSTICAS DEL
FUNCIONAMIENTO DE LOS VEHÍCULOS

BACHILLER:

Luis Balderrama

C.I 25061895

Barcelona, Junio del 2018


Un vehículo es un medio de locomoción que permite el traslado de un lugar a
otro. Las características de un buen vehículo y el buen funcionamiento de éste darán
lugar a un buen tránsito.

TIPOS DE VEHÍCULOS.

Los vehículos se clasifican en:

 VEHÍCULOS LIGEROS.

-Vehículo de tracción animal. Es aquel que es arrastrado por animales.

-Bicicleta. Ciclo de dos ruedas.

-Ciclomotor. Vehículo de dos ruedas, con pedales y provisto de un motor de pequeña


cilindrada.

-Motocicleta. Automóvil de dos ruedas o con sidecar.

-Motocarro. Vehículo de tres ruedas dotado de caja o plataforma para el transporte


de cosas.

-Automóvil de 3 ruedas. Vehículo de tres ruedas y cuatriciclos.

-Quad. Vehículo generalmente de cuatro ruedas para usos muy concretos. Se utiliza
fundamentalmente fuera de la carretera, con sistema de dirección mediante manillar
en el que el conductor va sentado a horcajadas y dotado de un sistema de tracción
adecuado al uso fuera de carretera. Su velocidad puede estar limitada en función de
sus características técnicas o uso.

 VEHÍCULOS PESADOS (COMERCIALES Y TURISMO).

-Turismo. Automóvil especialmente concebido y construido para el transporte de


personas y con capacidad hasta 9 plazas, incluido el conductor.

-Autobús o autocar MMA 3.500 kg. Automóvil para el transporte de más de 9


personas incluido el conductor, cuya masa máxima autorizada no exceda de 3.500 kg.

-Camión MMA 3.500 kg. Aquel que posee una cabina con capacidad hasta 9 plazas,
no integrada en resto de la carrocería, y cuya masa máxima autorizada no exceda de
3.500 kg.
-Furgón y furgoneta MMA 3.500 kg. Automóvil destinado al transporte de
mercancías cuya cabina está integrada en el resto de la carrocería con masa máxima
autorizada igual o inferior a 3.500 kg.

-Derivado de turismo. Vehículo automóvil destinado a servicios o a transporte


exclusivo de mercancías; derivado de un turismo del cual conserva la carrocería y
dispone únicamente de una fila de asientos.

-Vehículo mixto adaptable. Automóvil especialmente dispuesto para el transporte,


simultáneo o no, de mercancías y personas hasta un máximo de 9 incluido el
conductor, y en el que se puede sustituir eventualmente la carga, parcial o totalmente,
por personas mediante la adición de asiento.

 VEHÍCULOS ESPECIALES Y AGRÍCOLAS.

-Tractor agrícola. Vehículo especial autopropulsado, de dos o más ejes, concebido y


construido para arrastrar o empujar aperos, maquinaria o remolques agrícolas.

-Motocultor. Vehículo especial autopropulsado, de un eje, dirigible por manceras por


un conductor que marche a pie. Ciertos motocultores pueden también ser dirigidos
desde un asiento incorporado a un remolque o máquina agrícola o a un aparato o
bastidor auxiliar con ruedas.

-Portador. Vehículo especial autopropulsado de dos o más ejes, concebido y


construido para portar máquinas agrícolas.

-Tracto carro. Vehículo especial autopropulsado de dos o más ejes, especialmente


concebido para el transporte en campo de productos agrícolas.

-Remolque agrícola. Vehículo especial de transporte, arrastrado por un tractor


agrícola, motocultor, portador o máquina agrícola automotriz. También se incluyen a
los semirremolques agrícolas.

-Máquina agrícola automotriz. Vehículo especial autopropulsado, de dos o más


ejes, concebido y construido para efectuar trabajos agrícolas.

-Máquina agrícola remolcada. Vehículo especial concebido y construido para


efectuar trabajos agrícolas, y que, para trasladarse y maniobrar debe ser arrastrado o
empujado por un tracto, motocultor, portador o máquina agrícola automotriz.
 OTROS VEHÍCULOS.

Entre el resto de vehículos se encuentran por ejemplo los de MMA igual o


superior a 3.500 kg o vehículos destinados a labores concretas como podría ser una
barredora, trolebús o autobomba, entre otros.
DIMENSIONES Y PESO DE LOS VEHÍCULOS.

Dimensiones de los vehículos.

Ancho máximo 2,60 m


Altura máxima 4,10 m

Longitud máxima en camión con 11,50 m


dos ejes
Longitud máxima en camión con 12,20 m
tres ejes
Longitud máxima para vehículos 21,00 m
tipo Celia
Longitud máxima en combinaciones 17,50 m
de camión tractor semirremolque.
(2S1, 2S2, 2S3, 3S1, 3S2, 3S3)
Longitud máxima para 21,00 m
combinaciones para camión
remolque. (2R2, 2R3, 3R2, 3R3,
3R4) etc.
Longitud máxima de un remolque 12,00 m
sin el timón
Longitud máxima de un remolque 10,00 m
balanceado sin el timón
Longitud máxima de un 13,75 m
semirremolque
Peso de los vehículos.

Vehículo Designación del vehículo Peso bruto vehicular


según NVC 2402 (kg)
camión 2 ejes 19.000
3 ejes 26.000
4 ejes 32.000
Camiones tractores con 2S1 32.000
semirelques 2S2 39.000
2S3 46.000
3S1 39.000
3S2 46.000
3S3 48.000
Camiones con remolque 2R2 45.000
2R3 48.000
3R2 48.000
3R3 48.000
3R4 48.000
4R2 48.000
4R3 48.000
4R4 48.000
Camiones con remolque 2B1 32.000
balanceado 2B2 39.000
2B3 46.000
3B1 39.000
3B2 46.000
3B3 48.000

FUERZA QUE ACTÚEN SOBRE EL VEHÍCULO.

Las fuerzas que se oponen al desplazamiento de un vehículo y que el motor


debe vencer son:

• La resistencia aerodinámica.

• La resistencia al rodamiento.

• La resistencia por pendiente.

• La resistencia por inercia.


 RESISTENCIA AERODINÁMICA.

El movimiento de un vehículo en el aire se ve afectado por la fuerza


aerodinámica, la cual se puede dividir en dos fuerzas:

• Fuerza de sustentación, es vertical hacia arriba.

• Fuerza de arrastre, es horizontal y se opone al movimiento del vehículo.

La primera le permite a un avión despegar y sostenerse en el aire, es por ello que a los
vehículos de carreras se les colocan alerones para que no "se levanten" a altas
velocidades.

 RESISTENCIA AL RODAMIENTO.

El efecto de las llantas sobre el piso es la fricción, esto produce una resistencia al
movimiento del vehículo.

 RESISTENCIA POR PENDIENTE.

La fuerza correspondiente al subir una pendiente Si se trata de un recorrido en


pendiente hacia arriba, la inclinación tenderá a detener el vehículo y el motor tendrá
que vencerla. Si al contrario, se trata de una pendiente hacia abajo, la inclinación
acelerará el vehículo, esto último es muy importante en la conducción de un vehículo
en una montaña, ya que el motor del vehículo puede alcanzar velocidades peligrosas
que pueden destruirlo.

 RESISTENCIA POR INERCIA.

Si se quiere cambiar la velocidad de un vehículo se debe vencer una fuerza que se


opone a este cambio, esta fuerza se denomina fuerza de inercia y depende de la masa
del vehículo.

Esta fuerza es muy importante en tránsito urbano y genera un alto nivel de


consumo. Se pueden tener valores altos en caso de frenadas repentinas y toda esta
energía se disipa en forma de calor al medio ambiente por la fricción de las balatas de
los frenos y los neumáticos con el pavimento.
Cada una de las fuerzas descritas anteriormente se opone al movimiento del
vehículo y determinan una potencia cada una de ellas. La potencia se define como el
producto de una fuerza y una velocidad por lo tanto, se pueden calcular, las potencias
respectivas a las fuerzas que influyen en el movimiento de un vehículo.

Un motor con una potencia dada, la puede transformar en velocidad como sucede
en un automóvil de carreras o en capacidad de carga como ocurre en un camión de
carga, en el primer caso puede alcanzar velocidades de 250 km. /hr. Pero con un peso
de menos de una tonelada y en el segundo, cargar hasta 40 Ton. Pero a velocidades
no mayores de 80 km. /hr

 FUERZA CENTRIFUGA.

Un cuerpo que tiene movimiento curvilíneo, está sometido a una fuerza que tiende
a sacarlo de su trayectoria, esta fuerza se llama centrífuga. En una curva demasiado
cerrada (radio pequeño) la fuerza centrífuga puede provocar una volcadura o una
derrapada. Esta fuerza es muy importante cuando se transporta un líquido en una pipa
ya que éste, se desplaza hacia los lados incrementándose el nivel de riesgo de
volcadura.

CARACTERÍSTICAS DE LOS VEHÍCULOS.

Pueden ser: estáticas, cinemáticas y dinámicas.

Las características estáticas son el peso y el tamaño del vehículo y estas se


refieren principalmente a los estándares bajo los cuales deben construirse las
carreteras, siempre cumpliendo con ciertas necesidades físicas tales como el ancho
del carril, ancho de la banqueta, longitud y ancho de los lugares de estacionamiento,
la longitud de las curvas y grueso del asfalto.

Las características cinemáticas se refieren al movimiento del vehículo (sin


considerar las fuerzas que causan ese movimiento), y las características dinámicas sí
consideran las fuerzas que causan el movimiento del vehículo.

Los criterios de diseño de las carreteras deben considerar a los diferentes tipos de
vehículos; maniobras como dar el paso o dar la vuelta deben cumplir criterios
específicos sobre las habilidades visuales y auditivas del conductor y del peatón.
Incluso los límites en las longitudes y pesos permisibles sobre los distintos tipos de
vehículos, sean de carga o de transporte, públicos o privados, desde hace mucho
tiempo ya no son determinados por las ciudades o estados, sino que los estándares se
fijan a nivel federal y deben cumplir con los estándares internacionales sobre pesos y
medidas. Es importante mencionar que las empresas automotrices ya tienen modelos
que cumplen con dichos estándares.

Las características dinámicas se refieren a aquellas fuerzas que actúan sobre el


vehículo cuando éste se encuentra en movimiento, tales como la resistencia del aire,
la resistencia de la pendiente, la resistencia de rodamiento y la resistencia de la curva,
distancia del frenado, etc., y deben tomarse en cuenta para el diseño y construcción de
carreteras y brindar mayor seguridad vial al conductor y al peatón.

LOS CONDUCTORES.

Es una persona que maneja el mecanismo de dirección o va al mando de un


vehículo. A nuestros efectos consideramos por lo tanto conductor, a toda persona que
reuniendo los requisitos legales necesarios, está en disposición de conducir un
vehículo a motor. A partir de ahí la clasificación puede hacerse mucho más extensa,
ya que la podremos hacer en función de la edad, el sexo, o de su comportamiento al
volante.

Estadísticamente la probabilidad de sufrir más accidentes de circulación se


sitúa entre los 25 y 34 años. Este aspecto no significa que los comprendidos en este
tramo de edad sean los conductores de más riesgo. A este respecto, el grupo que con
mayor frecuencia sufre los accidentes es el comprendido entre los 16 y 24 años, y en
segundo término el de los mayores de 65 años.

En cuanto al sexo, los hombres registran mayor accidentalidad que las


mujeres, y ello parece determinado por la mayor exposición al riesgo, ya que son más
los conductores masculinos que los femeninos.

Otros aspectos que contemplan determinados investigadores, y que


explicarían ser más proclive a la siniestralidad, se orientan hacia su actitud frente al
tráfico, por cuanto los conductores jóvenes, por regla general, no ven la actividad de
la conducción como peligrosa, tiene una menor percepción del riesgo, y tienen una
excesiva confianza sobre sus posibilidades de controlar el vehículo en cualquier
situación, a la vez que consideran que sólo ellos conducen correctamente mientras los
demás lo hacen mal. La realidad es que tienen menos experiencia de la conducción, y
éste es sin duda un factor esencial, ya que a mayor experiencia como conductor,
mayor es la valoración del riesgo.
El tipo de conductor sin es un elemento importante a tener en cuenta, es el
referido a que las probabilidades de sufrir un accidente se producen en el segundo y
tercer año de permiso, por ello es necesario incidir en que es fundamental adquirir
experiencia poco a poco, por lo que la práctica mejora las aptitudes y habilidades para
conducir.

Otro de los grupos de conductores de más riesgo lo constituyen las personas


mayores. A nadie se le puede escapar que la edad va deteriorando las facultades
físicas de las personas, aunque los avances de la medicina, permitan alargar cada vez
las expectativas de vida. Nuestras facultades van mermando, y no se tiene la misma
capacidad visual o auditiva, por ejemplo, del mismo modo que las reacciones sean
cada vez más lentas. Todo esto complica la conducción y hacen más peligrosa la
circulación de los mismos.

Por ello los conductores de cierta edad, deben evitar circular en los momentos
más peligrosos del día como son el amanecer o el anochecer, y no hacerlo en situa
Otros aspectos que contemplan determinados investigadores, y que explicarían ser
más proclive a la siniestralidad, se orientan hacia su actitud frente al tráfico, por
cuanto los conductores jóvenes, por regla general, no ven la actividad de la
conducción como peligrosa, tiene una menor percepción del riesgo, y tienen una
excesiva confianza sobre sus posibilidades de controlar el vehículo en cualquier
situación, a la vez que consideran que sólo ellos conducen correctamente mientras los
demás lo hacen mal. La realidad es que tienen menos experiencia de la conducción, y
éste es sin duda un factor esencial, ya que a mayor experiencia como conductor,
mayor es la valoración del riesgo.

Los tipos de conductor son elementos importante que debemos de tener en


cuenta, es el referido a que las probabilidades de sufrir un accidente se producen en el
segundo y tercer año de permiso, por ello es necesario incidir en que es fundamental
adquirir experiencia poco a poco, por lo que la práctica mejora las aptitudes y
habilidades para conducir.

Otro de los grupos de conductores de más riesgo lo constituyen las personas


mayores. A nadie se le puede escapar que la edad va deteriorando las facultades
físicas de las personas, aunque los avances de la medicina, permitan alargar cada vez
las expectativas de vida. Nuestras facultades van mermando, y no se tiene la misma
capacidad visual o auditiva, por ejemplo, del mismo modo que las reacciones sean
cada vez más lentas. Todo esto complica la conducción y hacen más peligrosa la
circulación de los mismos.
Por ello los conductores de cierta edad, deben evitar circular en los momentos
más peligrosos del día como son el amanecer o el anochecer, y no hacerlo en
situaciones de mala visibilidad, como pueden ser la niebla, lluvia intensa, en
momentos de alta densidad de tráfico, o por la noche. En todo caso deben hacerlo a
velocidad moderada, y guardando escrupulosamente las distancias de seguridad.

Es conveniente que cumplan con las revisiones médicas, y se sometan a todos


los exámenes médicos necesarios en caso de padecer alguna dolencia o disminución
de facultades (vista, tensión, trastornos auditivos, diabetes, etc.).

La accidentalidad de los mayores no viene provocada por el incumplimiento


de las normas de tráfico, sino más bien por la pérdida de las facultades psicomotoras.

En cuanto a la conducta, podríamos clasificarlos en función de su actitud al


volante. Así nos encontraremos con conductores irresponsables, que no cumplen las
normas de circulación como por ejemplo los límites de velocidad, conducir después
de haber ingerido alcohol, no utilizar los cinturones de seguridad, llevar a los niños
sin los sistemas de retención específicos, etc. Otros serían los agresivos, los
despreocupados, los descorteses, descuidados, los torpones, y así unos cuantos más.
Cada uno de ellos se caracteriza por una actitud concreta en su forma de conducir,
pero que en cualquier caso perjudica la conducción de los demás, y puede ser causa
directa del accidente. Acciones de mala visibilidad, como pueden ser la niebla, lluvia
intensa, en momentos de alta densidad de tráfico, o por la noche. En todo caso deben
hacerlo a velocidad moderada, y guardando escrupulosamente las distancias de
seguridad.

Es conveniente que cumplan con las revisiones médicas, y se sometan a todos


los exámenes médicos necesarios en caso de padecer alguna dolencia o disminución
de facultades (vista, tensión, trastornos auditivos, diabetes, etc.).

La accidentalidad de los mayores no viene provocada por el incumplimiento


de las normas de tráfico, sino más bien por la pérdida de las facultades psicomotoras.

En cuanto a la conducta, podríamos clasificarlos en función de su actitud al


volante. Así nos encontraremos con conductores irresponsables, que no cumplen las
normas de circulación como por ejemplo los límites de velocidad, conducir después
de haber ingerido alcohol, no utilizar los cinturones de seguridad, llevar a los niños
sin los sistemas de retención específicos, etc. Otros serían los agresivos, los
despreocupados, los descorteses, descuidados, los torpones, y así unos cuantos más.
Cada uno de ellos se caracteriza por una actitud concreta en su forma de conducir,
pero que en cualquier caso perjudica la conducción de los demás, y puede ser causa
directa del accidente.

CLASIFICACIÓN DE LOS CONDUCTORES SEGÚN SU


COMPORTAMIENTO.

Compulsivos: Imagine estar a la cabeza de un semáforo esperando a que


cambie de color para continuar su camino. Al sólo pasar a verde, ya tiene a un
desesperado dándole de bocinazos detrás suyo. En ese instante, se habrá encontrado
con uno de los especímenes más salvajes de la selva de asfalto. Éstos tienen la
característica de siempre querer hacerse notar.

Agresivos: Estos automovilistas conducen a altas velocidades y se enfurecen


por cualquier motivo. Son los más irresponsables de todos.

Pasivos: Se destacan por evitar todo tipo de enfrentamientos. Son precavidos


y es importante para ellos llegar lo más seguro posible, sin importar la distancia del
viaje.

Débiles: Son todos aquellos que, debido a su personalidad, son sumisos y


obedientes.

Normales: Conducen tranquilos y se adaptan con facilidad a las condiciones y


situaciones del camino.