Está en la página 1de 3

Modelos científicos

El término 'modelo' se emplea en el lenguaje natural con diversos significados; a


veces con 'modelo' nos referimos a un objeto u evento del mundo real (el modelo
de un pintor, por ejemplo) que es representado de alguna manera, mientras que
otras veces llamamos 'modelo' a la representación simbólica (una maqueta, por
ejemplo) que se hace de una entidad real.

Los modelos y la modelización tienen una importancia clave en muchos contextos


científicos, y son uno de los principales instrumentos de la ciencia moderna1 . La
manipulación de modelos es esencial en la investigación científica, porque sirven
para aprender sobre las teorías científicas y el mundo. Aunque los modelos no se
ajusten con perfección a todos los detalles del mundo, pueden proporcionar una
información útil y profunda sobre su funcionamiento (Giere, 1999).

Para Galagovsky y Adúriz-Bravo (2001), los modelos científicos son herramientas


de representación teórica del mundo, auxiliares para explicar, predecir y transformar
el mismo.

Los estudios epistemológicos, históricos y sociológicos de la ciencia


correspondiente a las últimas décadas han permitido una comprensión de la
naturaleza de la ciencia cada vez más próxima a la práctica científica real (Acevedo-
Díaz, 2017a). Según Adúriz-Bravo y Ariza (2014), esto se debe, en parte, al giro
modelístico en tales estudios meta-científicos; es decir, a: “la actual preferencia por
estudiar y entender las teorías científicas a través de sus modelos, […] [en vez] del
abordaje tradicional de mirar sus leyes” (Adúriz-Bravo y Ariza, 2014: 26). Sin
embargo, a pesar del gran interés generado por los modelos científicos y lo que se
ha avanzado, aún hay muchas lagunas en la comprensión sobre qué son los
modelos y cómo funcionan.

El trabajo de Chamizo (2006) identifica ocho características de los modelos: 1. son


representaciones “de” fenómenos; 2. son instrumentos “para” responder preguntas;
3. guardan analogía con los fenómenos que representan; 4. son distintos de la
realidad; 5. se construyen en un compromiso entre analogías y diferencias; 6. se
desarrollan en un proceso de revisión histórico; 7. son consensuados por los
científicos; 8. se puede clasificar en tipos.

Entonces también un modelo científico es una representación a escala de un suceso


de la vida real que se esta estudiando, y esta construido en una acción conjunta de
una comunidad científica.
Con la ayuda de instrumentos tecnológicos los modelos científicos aportan datos
mas allá de los captados por los sentidos
Asimismo, la comunicación de modelos científicos entre expertos utiliza también
elementos del lenguaje literario que enriquecen la descripción del modelo científico,
como son la analogía y la metáfora.
Aspectos no lógicos de la ciencia
Las labores científicas incluyen aspectos, pasos, o procesos que no son lógicos,
sobre los cuales no se puede razonar, ni pueden ser codificados o, por lo menos,
sobre los cuales no se pueden señalar reglas generales de procedimiento o de
conducta, en otras palabras, aspectos que no son susceptibles de análisis y de
enseñanza.
Se emplea el término no lógicos,para recalcar su diferencia con los apsectos
lógicos.
Con el término de no-lógicos no significa que violan las reglas de la lógica.
El termino implica que para algunos procesos , la lógica no tiene nada que decir
sobre ellos.

Cualquier razonamiento, o procedimiento, que fuera antilógico,o sea, que violara


alguna de esas reglas, sería absolutamente inaceptable.

Este término solo implica que tales procesos están por fuera de los cánones de la
lógica, es decir, que la lógica no tiene nada que decir acerca de ellos.

Es muy señalado dentro de las investigaciones científicas que la intuicion del


investigador es parte fundamental del éxito de los estudios.
Algunos aspectos no lógicos van desde la elección del tema de investigación
la elección de la metodología de desarrollo,la formulación de hipótesis o la
construcción final de la teoría.

Aspectos estéticos de la ciencia

Hay una serie de criterios que permiten clasificar o calificar los trabajos científicos
en distintas categorías, según sus diferentes características.
a) Un criterio esencial permite separarlos en verdaderos o falsos, dependiendo
de si la producción científica que se califica esta en concordancia con los
hechos, o bien esta en desacuerdo con ellos
b) Podemos hablar de trabajos importantes y de trabajos banales. Por ejemplo
es obvio que un estudio amplio de todas las posibles variaciones de los
efectos fisiológicos de la adrenalina, debidas a cambios en la estructura de
la molécula de esta sustancia, seria un trabajo mucho mas importante que
el informe de la acción de una sola de las aminas simpático-miméticas
derivadas de la adrenalina, sobre un solo indicador fisiológico. En términos
generales, la importancia de un trabajo científico depende de la generalidad
de sus teorías, o de sus conclusiones, y también de su poder de sugestión.
c) Calificamos algunos trabajos como claros, o precisos, y otros oscuros,
confusos, o difusos. El criterio para esta separación no necesita
comentarios.
d) Decimos que algunos estudios son complicados y otros sencillos. Estos
términos pueden referirse a la naturaleza del os fenómenos estudiados;
aunque pueden también referirse a la reacción subjetiva que los estudios en
cuestión nos provocan. Decimos que una teoría es sencilla cuando recurre
a relativamente pocas hipótesis básicas o subsidiarias para su elaboración.
Por el contrario, se define como una teoría compleja si se considera que el
numero de suposiciones hechas y la cantidad de postulados que contiene
es mayor que lo indispensable.
e) Hablamos de trabajos buenos y de trabajos malos. Los trabajos buenos
deben reunir varias de las características deseables citadas antes:
generalidad, claridad, sencillez, etc. Los malos son los que poseen una o
mas de las características opuestas.
La aplicación de estos criterios estéticos a los estudios científicos o matemáticos
implica una reacción subjetiva, eminentemente estética, igual a la que se
experimenta cuando se enjuicia una obra de arte.

Oh, P. y Oh, S. (2011). What Teachers of Science Need to Know about Models.
International Journal of Science Education, 33(8), pp. 1109-1130.

Giere, R. N. (1999). Science without laws. Chicago, IL: University of Chicago


Press.

Acevedo-Díaz, J. A. (2017a). Sobre la práctica científica. OEI, Divulgación y


Cultura Científica Iberoamericana, 26-4-
2017, http://www.oei.es/historico/divulgacioncientifica/?Sobre-la-practica-cientifica.

Acevedo-Díaz, J. A. (2017b). Sobre leyes y teorías científicas. OEI, Divulgación y


Cultura Científica Iberoamericana, 19-4-
2017, http://www.oei.es/historico/divulgacioncientifica/?Sobre-leyes-y-teorias-
cientificas.

Adúriz-Bravo, A. (en prensa). ¿Qué es un modelo científico desde el modelo de


ciencia actual?, en Galagovsky, L. (coord.). Una pregunta clave en la enseñanza
de ciencias naturales: ¿Son los modelos científicos verdades sobre la naturaleza?,
capítulo 4. Buenos Aires: Biblos.

Rosenblueth,A,(1994), Mente y cerebro: Una filosofía de la ciencia. Seguido de El


método científico. México: Siglo xxi editores.