Está en la página 1de 2

Entrevista a Lautaro Delgado

1. ¿Qué vínculos estableces con los personajes a los que les pones el cuerpo? ¿Qué
vínculo existe con ese “otro” durante el rodaje de una película o durante las funciones
de una obra?
2. ¿Cómo se produce la creación de un personaje? Hay una distancia entre el guion
establecido y la invención propia… ¿Qué nos podes contar sobre eso?
3. ¿En qué momento te apropias de un personaje?
4. Leí que habías empezado teatro y después dejaste la actuación. Estudiaste música, cine
y volviste al teatro. ¿Qué podrías decir de esa vuelta, después de haber tomado cierta
distancia?

1. a) Me vinculo con la obra en su totalidad y pienso mi personaje a partir de esta


lectura. La lectura nunca es objetiva, ya lo saben, está atravesada por el punto de vista,
la visión de mundo y la ideología del que lee. No existe el sólo pienso mi personaje y
está despegado del discurso de la obra. Si no coincide con mi valoración estética e
ideológica es raro que pueda comprometerme con la acción. El vínculo durante un
rodaje es distinto que en el de una obra. El teatro te permite actuar en un continuo
durante el tiempo que transcurre la obra. En cine por su naturaleza fragmentada, su
dimensión de rompecabezas, exige otro tipo de estrategia.
b. Hay algo de dejarle espacio a ese otro en el cuerpo. Por lo menos así lo veo yo. Y uno
queda corrido. Un yo corrido del cuerpo. Debilitado por ese otro. Hay algo de la
personalidad que se sacude por el mundo de la ficción. Sin embargo no hay toma de
posición más valiente y juguetona a la hora de ponerle el cuerpo a esa entidad que se
tiene que representar por un rato. Entonces creo que también el Yo se fortalece con cada
personaje que tiene que representar porque es desde tu punto de vista, tu visión de
mundo. Por lo menos así veo yo a la actuación.

2. El personaje es producto de la asociación de lecturas y mundo que surgen con la


lectura del guión. Todo guión tiene una herencia de otros relatos por más que sea de lo
más original. En ella están las lecturas del que lo escribió y toda su fantasía a la vez. Me
interesa lo que la pintura oculta así como explica Salvador Dalí en su libro El mito
trágico del Angelus de Millet. Así leo y pienso los personajes. Intentando desentrañar
que ocultan, que no está a simple vista, que no dicen pero activa todo su cuerpo, sus
acciones. Con respecto al guión y a la invención propia cito a John Cassavettes: “ Tu
personaje es tuyo. Vos sabés más de tu personaje que yo.” Y concuerda con lo que
decíamos antes. Están las palabras sí, lo que está escrito. Pero cómo lo digo, porqué,
desde dónde, pertenece al mundo interno confabulado junto al director o directora y
trato de tensar cada intencionalidad oculta al punto de dar un disparo certero y que ese
disparo active una potente asociación poética y reafirme el relato. Le dé mayor fuerza.

3. Primero quiero aclarar que pienso a la actuación como un metalenguaje. Así como la
semiología lo es del lenguaje la actuación lo es de la actuación. Lo que hace un actor
sería una metaactuación ya que actúa sobre su propia actuación, sobre su propio
personaje. Sería entonces un metaactor. Ya que todos somos actores pero no todos son
metaactores. La apropiación de un personaje dialoga con esta idea. Es decir, el
personaje de la ficción escrita dialoga con el de la ficción de la realidad. Es todo lo que
es y no es mi Yo.
4. Pero en realidad nunca dejé la actuación. Empecé a estudiar cine en Avellaneda,
luego me pasé a la Universidad del Cine y quizás en ese período actué menos pero
nunca dejé. Y es un hecho, que mi formación como cineasta modificó mi forma de
encarar la actuación. La amplió. La expandió. Acabo de terminar de editar un
documental que hice con un amigo sobre una gira que hicimos por Francia con una obra
dirigida por Daniel Veronese. Ojala pueda seguir experimentando y realizando procesos
similares además de mi trabajo como actor. Pero actuar me apasiona. Actuar en cine y
en teatro me apasiona. Me gustaría, deseo, estar dejando alguna huella en la cultura de
mi época. Participar en relatos, en cualquier formato, que amplíen y permitan la
reflexión de la experiencia humana. Que la liberen. Ojalá así sea.

Intereses relacionados