Está en la página 1de 5

Registros Akáshicos

Reserva algunos misterios para descifrarlos en la eternidad.

El Registro Akáshico es el Registro del viaje del Alma desde su comienzo y contiene todas
las posibilidades de su desarrollo a través de los tiempos y espacios elegidos para enraizar.

Hablamos de tiempos y espacios para enraizar, dado que el Alma no tiene tiempo y espacio
lineal, como nosotros lo conocemos aquí en la tierra. El alma es atemporal, vive en el
presente, pasado y futuro, porque para ella y desde ella, todo acontece en el mismo
momento y en el mismo lugar.

Tiene el conocimiento de todo lo que Es y lo que viene haciendo, enseñando y aprendiendo.

Se hace referencia del Registro álmico en todas las enseñanzas espirituales.


En la Biblia se conoce como libro de la vida.

Una lectura de Registro Akáshico, consiste en abrir el registro del alma de una persona,
permitiendo que emerja la información requerida por la misma, y la información que sus
Maestros, Guías y Seres Queridos consideren relevante.
Ésta le servirá para el aquí y ahora de su vida.

Se trabaja con la luz para el mayor bien de todos los involucrados.


Se está abierto al Espíritu Santo para recibir guía, dirección e información.

El canalizador se abre a la información contenida en los Archivos de esa persona y, con el


permiso de los Señores Guardianes de los Registros Akáshicos, mira y escucha aquello a lo
que se le permite acceder, para decirlo en forma directa y sencilla.

Se trabaja directamente con las preguntas que trae el consultante.


Previo al encuentro, se le sugiere que se preparare reflexionando sobre aquellos hechos de
su vida en los que quisiera tener mayor claridad.

La apertura y disposición que traiga la persona que consulta, determina mayormente la


cantidad y profundidad de la información a la que se pueda acceder.

Es altamente valorable la guía que se recibe para ayudar a elaborar y trabajar los patrones
que están presentes en esta vida y las oportunidades para crecer, así como su dirección.

La información específica que concierne a vidas pasadas se hace presente cuando es


relevante para encauzar el camino de esa persona, según los registros de su alma.
En cuanto al futuro, se toma la información como una guía y no como una predicción.
Como seres con libre albedrío, tenemos la capacidad de decidir si acompañamos o no el
movimiento de nuestra vida, y por lo tanto, vamos a estar manejándonos con hechos con alta
probabilidad de manifestación y tiempos estimables.

1
La información recibida, modifica la conciencia y por lo tanto cambia y eleva la tendencia de
tu libre elección.
Toda la información que se da durante la sesión es para asistir a la propia conciencia.

Es muy alto el caudal de energía recibida durante la sesión. La frecuencia vibracional


energética de la persona se modifica ampliamente. Este proceso dura los siguientes 40
días.

Compartir la información que se recibe en una apertura de Registros Akáshicos, en muchas


ocasiones, produce mucho cansancio. Generalmente la persona dispersa esa energía
recibida, dando explicaciones o defendiendo la experiencia.
Queda a criterio de cada consultante.

2
Cualidades del mensaje y del verdadero canalizador

Los requisitos para reconocer un buen mensaje, ya sea Extra-planetario, de los Maestros
Ascendidos, Ángeles, la Virgen u otras Entidades superiores son:

1. Un buen mensaje siempre es coherente y lógico. Y es que un mensaje de entidades


superiores puede dar grandes aportes en pocas palabras, o en ideas muy sucintas, y
con tal claridad como cuando un adulto con inteligencia y tacto le explica algo a un
infante. Por ello su sola claridad, capacidad de síntesis y coherencia son garantía de
su procedencia.
2. Un buen mensaje es positivo y ofrece alternativas. Las verdaderas revelaciones no
tienen un sentido fatalista o catastrofista, sino de advertencia por cuanto las
entidades superiores saben que ningún cambio sincero y maduro se produce por
miedo o coacción. Si se han de producir cambios en el ser humano, estos deben ser
por madurez y por amor.
3. Las verdaderas comunicaciones no se contradicen, sino que más bien se
complementan entre sí y siempre traen aportes nuevos. Los mensajes no pueden ser
solo la repetición de informaciones conocidas.
4. El mensaje real es universalista respetuoso de todo y de todos, y es trascendente
5. Todo verdadero mensaje se puede y se debe comprobar.

En resumen: Hay comunicación con seres de luz elevados cuando el mensaje es coherente y
lógico, tiene sabiduría sencilla y profunda, es positivo y da alternativas (jamás cae en el
juego del catastrofismo), siempre aporta algo nuevo ampliando y profundizando mensajes
anteriores. El mensaje real es atemporal, trae lo que la intuición percibe y la mente no
puede comprender. Es universalista y propone un trabajo y un cambio para el bien. No
confunde ni entra en contradicciones; y mantiene una línea de amor y respeto para todo y
con todos. Trae alegría y amor.

Los requisitos para ser y reconocer a un buen canalizador son:

1. Una persona equilibrada y sana, física, mental y espiritualmente hablando. Si alguien


no está sano físicamente, tiene su atención dispersa por su cuerpo, por lo cual no
puede concentrarse; y si no puede concentrarse, no debería ni siquiera intentar
canalizar. Si la persona no está sana mentalmente, es como si fuese una radio que
tiene el dial malogrado, captando varias estaciones a la vez. Podríamos decir que
mucha bulla y ninguna música. Y si uno no está sano espiritualmente, o sea, está en
crisis interna de fe, se encuentra vibrando bajo, por lo que de intentar tener algún
tipo de contacto lo tendría con entidades bajas, siendo ello bastante peligroso.
2. Una persona disciplinada. Porque la disciplina fortalece la voluntad y la voluntad
impide la manipulación. Y es que el gran problema que se presenta en estos temas, es
que uno fácilmente puede ser víctima de la manipulación de su propia mente, o ser
asechado por bajos astrales, o engañado por otras personas psíquicamente más
fuertes que ella que no posean ética ni moral.

3
3. Una persona con sentido común. Alguien que sepa escoger el mejor momento y las
mejores condiciones de recepción. Sabemos que son las entidades superiores las que
se comunican con nosotros y no nosotros con ellas. Pero existe por parte nuestra, la
prerrogativa para realizar la recepción en el momento que consideremos nosotros,
más oportuno, o en el que nos sintamos mejor preparados, sin que esto sea una
ofensa para quienes se dirigieron a nosotros para dar a través nuestro un mensaje.
4. Una persona que cultive la virtud de la humildad. Si uno ama la verdad, debe estar
abierto a la crítica de los demás y a la vez, debe desarrollar la autocrítica más
sincera, planteándose siempre la posibilidad del error.

Resumiendo: la persona que canaliza debe ser sana a nivel físico, mental emocional y
espiritual; ser una persona disciplinada, objetiva, con espíritu crítico, muy ecuánime,
amante de la Verdad y humilde; debe poseer buen humor, no ser manipulable y tener
gran sentido de solidaridad comunitaria.

Aspectos a tener en cuenta para la lectura de Registros Akáshicos

1. Leer los registros sólo cuando son solicitados. Solo se pueden abrir con el
consentimiento de la persona a quien se le está haciendo la lectura
2. Mantener la más estricta confidencialidad
3. Trabajar con la mente completamente consiente
4. Mantener una buena preparación física, emocional y mental para abrir registros.
5. Enraizar al finalizar cada lectura
6. Presentar toda la información que se va recibiendo, a medida que sucede
7. Presentarla del modo más positivo y simple
8. La oración es sagrada. Llevarla consigo siempre y protegerla
9. No consumir drogas recreacionales ni alcohol 24 horas antes de abrir registros
10. Usar el nombre y apellido correctos
11. Permitirse entre 1 y 2 horas para hacer la lectura
12. Los archivos de personas menores de 18 años no deben ser abiertos

A cerca de las comunicaciones

La comunicación debe llegar durante o inmediatamente después de haber sido canalizada


por el propio receptor.
Ya sea en forma oral o escrita es necesario decirla y/o redactarla de tal manera que
refleje exactamente la idea de cuánto quiso ser transmitido.
Buscar la simpleza y la forma concreta, sin desvaríos.
Plantearse preguntas abiertas, que permitan una profundización del contenido.
Nadie recibirá todo cuanto quiera saber, sino todo cuanto los guías y maestros quieran
comunicar.
El verdadero contacto empieza desde lo más profundo de nuestro interior y requiere que se
logre una sintonía adecuada mediante una vibración elevada.

4
Oraciones sagradas

Para abrir los registros propios

Se dicen estas oraciones 3 veces. La primera vez en voz alta y las otras 2 veces en voz baja
o para adentro.

Yo,….. (Mi nombre completo)…………… le pido a Dios que coloque su Escudo de Amor y Verdad
alrededor mío, en forma permanente, para que solo el Amor de Dios pueda existir entre él
y yo.
Permito a mis Maestros, Guías y Seres Queridos, que canalicen a través mío, desde el reino
en que ellos se encuentren para decir aquello que ellos deseen.
Les pido permiso a los Señores Guardianes de los Registros Akáshicos, para poder mirar
mis archivos álmicos y poder así sacar toda la información a la que me sea posible acceder.

Digo en voz alta:

Mis registros están abiertos.

(Me dispongo a recibir la información y registrarla como haya elegido: escribiendo,


grabando, en la memoria)

Al finalizar la lectura, y antes de cerrar, preguntar SIEMPRE:

¿Hay alguna otra información que yo deba saber?

Y esperar.
Para cerrar decir en voz alta:

Agradezco a mis Maestros, Guías y Seres Queridos, así como también a los Señores
Guardianes de mis Registros Akáshicos, la información dada. Amén. Amén. Amén.
Mis registros están cerrados.