Está en la página 1de 44
REY TEST DE COPIA Y DE REPRODUCCION DE MEMORIA DE FIGURAS GEOMETRICAS COMPLEJAS AnorE REY MANUAL (82 edicién revisada y ampliada) Cy TEA PUBLICACIONES DE PSICOLOGIA APLICADA Serie menor num. 93 Pusuicapo Por TEA Eniciones, S.A., SEGUN ACUERDO ESPECIAL CON EL PROPIETARIO ORIGINAL, Les EDITIONS DU CENTRE DE PsYCHOLosIE APPLIQUE, PARIS MADRID 2003 1? edicion, 1975 22 edicion, 1977 3? edicién, 1980 4? edicién, 1984 5? edicién, 1987 1, 1997 7? edicién, 1999 8? edicién, 2003 Copyright © 1959 by ECPA, Paris (Francia) ‘Quedan rigurosamente prohibidas, sin la autorizacin escrta Copyright © 1975, 1977, 1960, 1984, 1987, 1997, 1999, 003 los ttulares del ‘Copyright, ajo las sanciones establecidas ty TEA Edcones, SA, Madi (Espana) en las leyes, la reproduccién toal 0 parcial de esta obra por Cualquer medio o procedimieno, comprencidos la ceprogatia y LSBN:84-7174-750-2 @! tratamiento informatio, y a dstibucién de ejemplares de ela Depésto legal M-16.870 - 2008 ‘mediante alquiler 0 préstamo pibicos. Eda: TEA Edciones, S.A; Fay Bemardino de Sahagin, 24 28088 Mac, Printed in Spain. Impreso en Espafe por im. Casas; Agustin Calvo, 47, 26049 Machi, DICK PROLOGO ALA 6*EDICION .... NOTAALA8* EDICION. .. 1, CARACTERISTICAS GENERALES. . . 1.1. Ficha técnica eter 1.2. Fundamentacién y fi finalidad . 1.3. Material. i 4.4, Proceso general de examen . 2. FIGURAA . sf Sh Ose NE 2.1. Ficha técnica . 2.4.4. Copia del modelo : 2.4.2. Reproduccién de memoria 2.2. Correccién y valoracion 2.2.1. Elementos a evaluar 2.2.2. Criterios de puntuaci6n 2.3. Normas de interpretacién 2.4. Analisis de los datos. 2.4.1, Fase de Copia z 2.4.2, Fase de Reproduccién de memoria 3. FIGURAB 3.1. Técnica de examen y correccién ... 3.1.1, Ndmero de elementos que aparecen en el dibujo 3.1.2. Posicién de los elementos secundarios . 3.1.3. Calidad de los elementos 3.1.4, Tamafio (proporcionalidades) 3.1.5. Situacion relativa de las cuatro figuras principales 3.1.6. Observaciones generales durante y al final de la aplicacion 3.2. Muestra de tipificacion 3.3. Fiabilidad ... 3.4. Andlisis factorial 3.5. Estadisticos descriptivos 3.6. Baremos BIBLIOGRAFIA. ...... = ee APENDICE A: FIGURA B: EJEMPLOS DE CORRECCION Y PUNTUACION . . APENDICE B: REPRODUCCION DE MEMORIA, DATOS DE ADULTOS a 1 13, 13 13 14 14 17 19 20 22 22 23 25 25 26 a7 27 27 28 28 29 30 30 31 32 35 37 49 PROLOGO A LA 6° EDICION Han transcurrido més de 50 afios desde la aparicién original del Test de Copia y Reproduccién de Memoria de Figuras Geométricas Complejas de Rey. A pesar de todo, su valor, lejos de amino- arse, parece ir incrementindose de dfa en dia, Ello es debido, en parte, a que se trata de una prueba no verbal y précticamente libre de connotaciones culturales, pero sobre todo, a que, a lo largo del tiempo, han ido multiplicdndose los estudios que ponen de relieve la eficacia de su poder predictivo. Sintomas de esa vigencia son, por ejemplo, su reciente adaptaciGn y publicacién en-América, (Meyers y Meyers, 1995), pais poco propenso, en general, a aceptar instrumentos de procedencia europea; 0 el proyecto, todavia en curso, de un tratamiento informético que facilite el proceso de aplicacién y valoracién de la prueba (Mesmin, Wallon y Baldy, 1996). En ambos casos, se hace refe- rencia a la versién primitiva (Figura A) que es la mds utilizada en el campo de la exploracién neu- rol6gica y que habitualmente se identifica con las siglas RCFT (Rey Complex Figure Test). Pero también con la Figura B, elaborada afios més tarde por la casa editora francesa, se ha lle- vado a cabo una importante investigaci6n que abre nuevas perspectivas a su aplicaci6n. En esta opor- tunidad el trabajo ha sido realizado en nuestro pais por la Dra. Buisén i Serradell (1996) que ama- blemente ha accedido a poner sus resultados a nuestra disposicién. Aparte del interés diagnéstico como detector de posibles trastornos neurolégicos, esta figura B del test se ha revelado como un buen instrumento para evaluar uno de los factores de maduracién en la adquisicién del acto grafico y, por tanto, de gran interés en el aprendizaje de la escritura. La edicién del Manual que ahora presentamos se ha enriquecido, no s6lo con la incorporacién de informaciones actualizadas, sino también con nuevos materiales y la reelaboraciGn de los proce- sos de aplicacién, correcci6n ¢ interpretacién que faciliten el uso, cada vez creciente, de esta prueba por parte de los psicélogos clinicos y escolares. A. Cordero NOTA A LA 8" EDICION Para esta nueva edicién se han aprovechado los resultados de una muestra grande de adultos vvarones que contestaron a la segunda parte de Ja prueba (Reproduccién de memoria). Aunque Pro- eden de Argentina (datos cedidos por Ia Profesora Licenciada Norma E. Alberro), sus resultados pueden ser extrapolados y empleados como normativos para aquellas aplicaciones préctias que use ‘inicamente esa segunda parte de la prueba. Se recogen en el Apéndice B. TANS 1. CARACTERISTICAS GENERALES 1.1, FICHA TECNICA Con el fin de evaluar ciertas encefalopatias de origen traumitico, André Rey (1942), ided una prueba que consistia en copiar y después reproducir de memoria un dibujo geométrico complejo. La figura elegida reunia las siguien- tes propiedades: 1*) Ausencia de significado evidente. 2) Facil realizacién grifica. 3) Estructura de conjunto lo bastante com- plicada para exigir una actividad analitica y organizadora. Observando la forma en que el sujeto copia la figura se puede conocer, hi to punto, i modo de percepcidn definido, El autor disefié esta prueba para satisfacer las necesidades surgidas de ciertas experien- cias psicolégicas. En sujetos con sospecha de deficiencias de memoria, no es suficiente comprobar sus difi- al ir el ‘jar y retener. Ahora bien, hay que tener en ‘Cuent la fijacion_depende, entre otras 5» de la inteligibilida bidos y que Estos no se retienen mas medida en que se,presentan con una significe: ién, una organizaci6n definida y una deter. ‘minada relaci6n con nuestros conocimik Esta significacién, estructura y relacion, no son inherentes a las cosas; somos nosotros aienes las hacemos surgir en el acto mismo de la percepcién, Percibir visualmente no es recibir un simple contacto sensorial; és Teacti var los habitos visuales o encontrar unos nue- Yos al contacto de lo real. En el primer caso, la_percepcién es un reconocimiento; , el sujeto elabora los estimulos a par- Ur de sus conocimientos actuales, los analiza ylos organiza hasta que se imponga o se sus- cite una estructura defini Supéngase que el sujeto sea incapaz de ¢laborar el estimulo presentado para su fija A6n; entonces no conservaré mis que una imagen incoherente_y vaga que no podré) Teproducir. Se cometerfa un error si derase este recuerdo defectuoso como una insuficiencia de memoria. El sujeto sabe per- fectamente que ha estado en contacto con datos ininteligibles y puede decir por qué lo son (demasiado complejos, embrollados, sin significaci6n, desconocidos, muy numerosos, sin relaci6n evidente entre sf, etc.); por tanto, ha registrado y conservado en su memoria un acontecimiento caracterizado Por el fracaso de una elaboraci6n satisfactoria. Por el contrario, supéngase que el sujeto organiza los datos en una estructura definida en_la que cada parte tiene una funcién en ¢l todo, pudiendo ser reducido el conjunto esultante a las relaciones existentes cnire los detalles. Supongamos, ademas, que ués de una tal percepcién el sujeto sea inea- az de evocar o reproducir lo percibido, Sélo en.este caso el fallo podria ser achacado a su mem« a 10 Sucede a veces, en la prictica de ex4menes Psicoldgicos y psiquidtricos, que se asimi un defecto de memoria una insuficiencia de A continuaci6n se presentan los diferentes tipos de copia definidos por P. A. Osterrieth; las categorfas se han ordenado, de mayor a menor, por su grado de nivel racional deter- minado, a la vez, por los habitos intelectua- les, la rapidez de Ia copia y 1a precision del resultado, 3 ©) Construccién sobre el armazén. El sujeto comienza su dibujo por el rectén- gulo central, que erige én armazon, sobre el cual agrupa después todos los, demés detalles de Ia figura. Esta se cons- truye, pues, sobre la base del gran rec- téngulo que sirve de referencia y de punto de partida, Sujeto comienza por uno u otro detalle Contiguo al gran rectingulo; por ejemplo, la cruz de la parte superior del lado izquierdo, o traza el recténgulo grande incluyendo en él alguno de los detalles (por ejemplo, el cuadrado exterior conti- guo al angulo inferior izquierdo del rec- téngulo central), y lo utiliza como arma- z6n de su dibujo, igual que en el tipo I. Se asimila también a este tipo II un pro- ceso poco frecuente, que consiste en dibujar las dos diagonales del recténgulo antes que su contomo, utilizando Iuego Ste como armazén. 2 (HD) Contomno general. El sujeto comienza it ‘del contor- itegro de la figura, sin diferenciar en ella explicitamente el rectingulo central. EI sujeto obtiene asi una especie de «contenedor» en el que son colocados después todos los detalles interiores a) GY.) Yuxtaposicién de detalles. El sujeto v construyendo los detalles contiguos unos a otros procediendo como si cons- truyera un rompecabezas. No hay ele- Mento director de la reproduccién. L. figura, terminada mas 0 menos feli mente, es un Conjunto reconocibie puede, incluso, tlegar a estar perfecta- Mente conseguida ©) Detattes sobre un fondo confuse, £1 realiza un grafismo, poco o nada estructurado, en el que no seria posible identificar el modelo, pero con. ciertos detalles reconocibles, por lo menos én st intencién. eae Vi)Reduccién a un esquema familiar. Et eto traslada la figura a uf esquema que le es familiar y que puede, a veces, recordar vagamente la forma general del modelo o de algunos de sus elementos (casa, barco, pez, monigote, etc.). GD Garabatos. £1 sujeto hace simplemente unos garabatos en los que no es posibie reconocer ninguno de los elementos dei modelo ni tampoco su forma global. P.A. Osterrieth calculé para una muestra francesa de 295 sujetos —incluyendo, como media, 20 casos en cada grupo de edad los Porcentajes que representan la frecuencia de los diversos tipos de copia, Estos datos se Teprodujeron inicialmente en la traduccién del Manual al castellano; sin embargo, se sus- Utuyeron posteriormente por los obtenidos a partir de una muestra espafiola de 400 sujetos distribuidos en grupos de 35 a 40 en cada intervalo de edad, excepto en el iiltimo de ellos, que incluye 50 casos. Tanto para la ela- boracién de esta tabla como de las siguientes, ha parecido preferible atenerse a los resulta. dos obtenidos en nuestro pais, que ciertamen- te difieren bastante de los franceses, Tabla 1. Frecuencia de los tipos de copia en relacién con la edad (en porcentajes). Datos espafioles ae TIPO DE COPIA 5 es 5 23 57 5 5 5 5 6 - 3 38 56 3 - = 3 z es 10 30 55, 5 - - 10 8 3 a 3 91 \ = - - 6 9 10 20 20 50 - - - 30 10 2 29 32 37 = - = 31 1 14 20 22 44 = = me 34 12 7 29 31 23 = i = 46 13 15, 32 38 15, - a - 47 14 25 23 31 at = = es 48 15 y+ 68 20 a 10 = ae ss | Las cifras muestran un proceso evolutivo con el predominio del tipo IV en las edades de 5a 11 aiios, para pasar sucesivamente al predominio de los tipos II y Il a los 12-14 afios, y al Ia los 15 y mas. Esto permitié a PA. Osterrieth establecer una gradacién de Jas formas de copia que van desde las reaccio- hes més primitivas a las mas evolucionadas: 1) Tipos VI y VI: «