Está en la página 1de 16

“Amor líquido”. Z. Bauman.

Prólogo:

Los lazos de vínculos entre humanos están cayéndose a pedazos. La sociedad de


consumo comienza a consumir el mundo de la vida. La inestabilidad, lo a corto plazo,
erosiona el carácter y dentro de ello el amor, el matrimonio ya es cosa del pasado. El
hombre y la mujer de hoy son seres que deben adaptarse a las circunstancias y no
estrechar lazos muy fuertemente, sino que no debe ser tan anudada la conexión para que
sea posible desatarla cuando las condiciones cambien. En este libro el héroe son las
relaciones humanas, los protagonistas son los hombres y mujeres de hoy. Estan
desesperados por relacionarse pero al mismo tiempo desconfían todo el tiempo de estar
relacionados, es especial para siempre, ya que eso puede ser una carga. En este mundo
de individualización, las relaciones son una bendición a medias. El centro de atención
de los individuos modernos son las relaciones y como estas se convierten de sueño en
pesadilla y viceversa. Las relaciones son el único juego que vale la pena jugar. La
atención humana se centra en la satisfacción que se espera de las relaciones humanas y
no han resultado serlo. Y si lo son, lo son a un precio muy excesivo. Las relaciones son
uno de los principales motores del actual boom del counselling. El compromiso a largo
plazo es una trampa que el empeño de relacionarse debe evitar. Si el individuo quiere
relacionarse, será mejor que se mantenga a distancia; si quiere que su relación sea
plena, no se comprometa ni exija compromiso. Mantenga todas las puertas abiertas
permanentemente. Comienza a gestarse el pensamiento de que ahora las relaciones
pueden ser de bolsillo y que se pueden sacar en caso de necesidad y volver a sepultarlas
en la profundidad del bolsillo cuando no se necesiten. Una vez que las cosas han sido
descartadas, nadie quiere volver a pensar en ellas. Los habitantes de hoy les preocupa
una cosa mientras hablan de otra. Quieren relacionarse pero les preocupa que la relación
se cristalice, sino que quieren que se mantenga liquida. Hoy se habla más de conectarse
y estar conectado que de relaciones. A diferencia de la relación el parentesco es
descompromiso, y es como la red (matriz que se conecta y desconecta a la vez). En esto
el conectarse y desconectarse es igual de legítimo. La relación se disuelve antes de que
sea detestable. Las conexiones son relaciones virtuales (chats, lo prefieren, porque
siempre se puede apretar delete) a diferencia de las relaciones a la antigua
(comprometidas). Las relaciones virtuales son de fácil acceso y salida. La forma no
hace felices a los hombres, pero algo se pierde y algo se gana. El cambiar y cambiar de
pareja sigue la lógica patinar sobre hielo fino, ya que la única salvación para no caerse
es la velocidad. Cuando la calidad no da el sostén, buscamos remedio en la cantidad.
Pero la velocidad se convierte en agotadora y sentar cabeza es difícil. La facilidad que
ofrece el descompromiso y la ruptura a voluntad no reducen los riesgos. Por eso este
libro esta dedicado a los riesgos y las angustias de vivir juntos, y separados, en nuestro
moderno mundo líquido.

Enamorarse y desenamorarse:

El amor no es algo que se pueda racionalizar y a través de un método ser encontrado por
todos. Amor y muerte son el sonido y la furia de la vida, pero no tienen argumento ni
desenlace en esto. El amor y la muerte no tienen historia propia. Son acontecimientos
del tiempo humano. Es imposible aprender a amar como es imposible aprender a morir.
Ambos nos pillan desprevenidos. Necesitamos el consuelo espiritual que proporciona el
amor. El amor y la muerte surgirán de la nada. Respecto a esto, la experiencia de otras
personas no puede servir como experiencia en cuanto tal. La experiencia ajena es solo
historia procesada para observar. El amor para siempre esta pasado de moda. Esa
convicción de muchos de que se puede aprender a amar en base a la experiencia y que la
próxima relación será más placentera y así sucesivamente, es una ilusión. Solo se vuelve
a empezar desde el principio. El desaprendizaje del amor es una incapacidad aprendida
de amar. El amor parece ser rehén del destino (Lucano; Bacon). Amar es desear
concebir y amar. El miedo se funde con el gozo en una aleación indisoluble. En el amor
individual no se encuentra satisfacción sin humildad, coraje, fe y disciplina; pero lograr
eso en esta sociedad será un raro logro. En la cultura de consumo el consumir no
requiere de esfuerzo. La promesa es aprender el arte de amar como si se tratara de
cualquier otra mercancía. Supone deseo sin espera, esfuerzo sin sudor, y resultados sin
esfuerzo. Sin humildad y coraje no hay amor. El amor es un territorio inexplorado. El
amor es diferente de la posesión; no es una batalla ni una fusión, y tampoco es
conocimiento (Levinás). El pathos del amor consiste en la insuperable dualidad de los
seres. Eros no sobrevive a la dualidad. La posesión, el poder, la fusión, y el desencanto
son los cuatro caballos del Apocalipsis en cuanto al amor. Esto es la fragilidad del amor.
Además de soportar esa vulnerabilidad con ligereza. Todo amor lucha por encubrir la
incertidumbre y si lo consigue empieza a marchitarse. Eros está poseido por Tanatos.
Las manos que acarician también pueden oprimir y aplastar. Por mas que uno aprenda
del amor, siempre llegará tarde. Mientras el amor está vivo, está siempre al borde de la
derrota. Nunca adquiere la confianza. El amor es tan aterrador como la muerte. La
atracción a enamorarse es fuerte pero también la tentación a la huida.

El deseo es el anhelo de consumir. El deseo (objetivo: consumir; contaminado desde el


nacimiento por el deseo de muerte) es un impulso de destrucción (autodestrucción), de
naturaleza centrípeta. En cambio, el amor es centrífugo y su objetivo es poseer, de esta
manera se autoperpetúa. El deseo y el amor son siameses inseparables y ninguno
podrían sobrevivir a la separación. Tienen propósitos opuestos. El amor luchará por
perpetuar el deseo. Pero el deseo escapará de los grilletes del amor.

Hoy frente a las relaciones de pareja todos nos encontramos frente a una decisión: o
elegir el amor o elegir el deseo. El consumismo promueve la satisfacción instantánea, al
igual que al conocer a alguien e ir a la cama, en cuanto surgió el deseo de la nada. El
deseo debe surgir y morir de inmediato. La rápida aparición de las ganas y la veloz
extinción de las ganas.

*Como los actos nacidos de las ganas han sido implantados por los poderes del
mercado, ahora eso conduce incómodamente hacia el compromiso amoroso.

En su versión ortodoxa el deseo necesita preparativos, ahora no. Las tarjetas de crédito
concretan el deseo sin demora. La relación es para consumo inmediato. Los productos
son devaluados fácilmente. La gente siente que su celular es devaluado cuando aparece
la versión mejorada. Las promesas de compromiso no significan nada a largo plazo.

En una relación uno dedica tiempo, esfuerzo, y después debiera obtener una ganancia.
Pero al parecer la ganancia que esperaba obtener (seguridad) no fue así, y de hecho
después de todo se siente mas inseguro. Por lo tanto la terapia fue peor. Estar en una
relación significan dolores de cabeza, y estar constantemente alerta.
Considerar la relación como una transacción comercial no es, en ningún aspecto, una
cura para el insomnio. (Si no existe una buena solución para un dilema, si ninguna de
las actitudes sensatas y efectivas nos acercan a la solución, las personas tienden a
comportarse irracionalmente, haciendo más complejo el problema y tornando su
resolución menos plausible. Una vez que se filtra la inseguridad, la navegación ya no es
estable, ni segura. Sin timón la relación se bambolea. El fracaso de una relación es con
frecuencia un fracaso de comunicación.

Hay dos perversiones divergentes: (Ambas son hijas del amor).

1-.asociación que debido a la pereza, se trata de complacer al otro evitando siempre el


tema. (Relación cómoda; mutua adulación).
2-.otra es querer cambiar a la gente. (Adoración del amante, por el amado; posesividad
del amor dejada en libertad sin ninguna restricción; todo amor está teñido de impulso
antropofágico; la separación del ser amado es el miedo mas intenso del amante; ego
expansivo).

El amor estalla de energía creativa. Puede ser un flechazo, amor a primera vista, pero
debe transcurrir un tiempo, breve o prolongado, entre la pregunta y la respuesta, entre su
propuesta y su aceptación. Eso provoca el cambio. Y ambos recibieron el cambio con
beneplácito. Están dispuestos a incorporar un futuro compartido. Ser dos significa
aceptar un futuro indeterminado. Estamos doblemente separados de Dios, por el comer
del fruto, y no haber comido del árbol de la vida (Kafka). Desde la torre de babel, lo
intentamos y fracasamos, y lo volvemos a intentar. Fracasar es demasiado humano. Las
cosas mas elevadas no pueden planearse; hay que estar permanentemente dispuestos.

Lo que hace el amor es arrancar a otro entre “todo el mundo” y por medio de ese acto
convierte a ese otro en alguien bien definido; alguien con una boca a la que escuchar,
alguien con quien conversar. Y al hacer definido al otro significa convertir en indefinido
el tiempo y el futuro. Esto es aceptar vivir una vida, desde la concepción hasta la
muerte, en el único sitio asignado a los humanos: el vacío entre la finitud de sus
acciones y la infinitud de sus propósitos.

Las relaciones de bolsillo son para sacarlas cuando hagan falta. Una relación de bolsillo
agradable y exitosa es la que agrada porque es breve. No es necesario hacer nada para
disfrutar de ella. Una relación de bolsillo es la encarnación de lo instantáneo. Es el
individuo quien tiene que preocuparse de que su relación de bolsillo tenga éxito.

Primera condición: embarcarse en la relación con total conciencia y claridad, nada de


amor a primera vista. Cuanto menos se involucre menos será la inseguridad (cuanto mas
pequeño sea el préstamo,etc). La conveniencia es lo único que importa.

Segunda condición: mantenga las cosas en ese estado, porque la conveniencia puede
convertirse en su opuesto. Por consiguiente no permitir que la relación se escape de la
supervisión propia.

En una publicación del Guardian Weekend salen consejos: Establecer una relación es un
problema. Ofrece una dificultad que provoca confusión. Pero eso requerirá de
conocimiento y oficio. Además por otra parte, aconsejan como salir ileso de las
relaciones.
Los problemas no terminan cuando las parejas se van a vivir juntas. Pueden sobrevenir
discusiones y peleas. Los matrimonios no son mas que descansos dentro de un drama
sin guión.

Eastenders, un programa de tv: las relaciones van y vienen, eso es caldo de cultivo en
vez de cura, porque la gente va a buscar refugio pero encuentra aun más fragilidad. Es
un mensaje: así es tu vida, acéptala, y vívela.

Antígona decía que maridos son reemplazables, doloroso perderlos pero curables, a
diferencia de los padres.

Es el futuro, el aterrador, desconocido, e impenetrable futuro y no la dignidad del


pasado que puede develar que nadie sabe lo que será de lo que es. En un mar de
incertidumbre, uno busca islas de seguridad.

La afinidad, en lengua alemana, es opuesta al parentesco. La afinidad es parentesco con


reservas. La elección es el factor calificador: transforma el parentesco en afinidad. La
elección, a diferencia del destino del parentesco, es una calle de doble mano, uno
siempre puede echarse atrás. La afinidad nace de la elección y el cordón umbilical
jamás se corta. Si no hay actos nuevos de confirmación la afinidad se marchitará. Por lo
tanto, vivir juntos adquieren el atractivo del que carecen los vínculos de afinidad. Todas
las opciones siguen abiertas, y no hay una sombra de autoridad que diga “para siempre”.

La afinidad es un puerto que conduce al refugio seguro del parentesco. La unión de vivir
juntos y la unión del parentesco son dos universos diferentes. Son independientes con
lógicas distintas. Las redes de parentesco se ven amenazadas y no hay puente entre los
dos universos. El ser humano esta maniobrando y vacilando entre ambos mundos
deseados. Pero el mundo del parentesco es como que está a punto de desaparecer, frágil,
un solo paso en falso y desaparecería.

Ideología de la intimidad (transmuta las categorías políticas en categorías psicológicas).

Máscara que permite disfrutar de la compañía de otros. “comunidad imaginada”


autoidentificación con extraños que uno cree compartir algo. Desintegración de los
lazos y vínculos impersonales.

En la isla del amor, habrá fricciones. Las estratagemas del amor no servirán en el mundo
exterior. La unión yo-tu en cuanto política requiere de otras reglas. La esperanza de
consenso acerca a las personas, y por otra parte la falta de fe en la unidad aleja a las
personas. Se divide el mundo de la vida en dos ámbitos incomunicados entre sí:

1-.Uno es el consenso se busca a toda costa. Se presume que ese mundo ya está allí, y se
piensa que pueden servir las cosas adquiridas en la intimidad.
2-.El otro mundo, es donde la esperanza de la unidad espiritual, ha sido abandonada a
priori, de modo que la única posibilidad son los misiles y no las palabras.

Las comunidades de semejanzas están dando lugar a las comunidades de ocasión (se
originan en torno a modas, ídolos, pánicos, etc, no duran mucho).
*Todo ese unirse y separarse posibilita percibir la existencia simultánea del impulso
hacia la libertad y el anhelo de pertenencia y encubre, si es que no altera
completamente, la disminución y privación de esos anhelos. La conexión busca
aprehender la dialéctica de esos impulsos irreconciliables. Chateamos y conocemos
personas que van y vienen. Ahí esta el deseo de pertenencia, en el querer chatear,
siempre hay alguien conectado. Porque el silencio es igual a la exclusión. El que deja de
hablar queda fuera.

Hoy existen parejas, que aborrecen vivir juntos, y viven en casas separadas, así como el
empleo se ha vuelto flexible, el vivir en pareja también.

El horóscopo dice: basta de arrastrarse, hay que moverse.

Por consiguiente se pasa de : “hasta que la muerte los separe” a “Veremos como
funciona” y luego a “reunión” de tiempo parcial y flexible.

2-.FUERA Y DENTRO DE LA CAJA DE HERRAMIENTAS DE LA


SOCIEDAD

Homo sexualis: huérfanos y desconsolados.

El sexo fue el primer componente de los atributos naturales del homo sapiens sobre el
que grabaron distinciones artificiales, convencionales y arbitrarias. El deseo sexual fue
y sigue siendo el más irrefutable el más unívocamente social. Hace esfuerzos por unirse
con otro. Se siente incompleto. La ars erótica creación cultural, ha guiado el impulso
sexual hacia su satisfacción: la unión de los seres humanos.

En la cultura se proclamó que el sexo debía racionalizarse. Esta es la ciencia sexual.


Aquella prometía liberar a los homini sexuali (autores principales del drama) de su
miseria. Por eso en la actualidad la medicina compite con el sexo por el dominio de la
reproducción. Hoy casi se esta llegando, a futuro, a eligir hijos por catálogo cual
elección consumista. (Antes el niño era una inversión casi por toda la historia humana.
Morir sin hijos era no constituir el puente de misión que tenía cada uno. Porque antes se
pertenecía al linaje. Hoy ya no existe eso en el mundo líquido. En nuestra época, los
hijos son, ante todo y fundamentalmente, un objeto de consumo emocional. Hoy el hijo
proporciona el placer de ser padre y que ningún otro objeto de consumo puede brindar.
Aunque hoy se ve el costo-beneficio (hijo sale mas caro que auto). Y esto es difícil en
un mundo que no ofrece trabajos fijos y estables. Hoy tener hijos es una decisión
estresante. Sopesar el cuidar a otro indefenso. Por ello, existe un “hasta nuevo aviso”.
La depresión postnatal, la anorexia son alergias de la modernidad liquida. Las alergias
de la paternidad vienen en un solo y mismo paquete con los sinsabores del autosacrificio
y el temor a peligros desconocidos. Calcular fríamente los riesgos etc. Esto provoca
mucha ganancia en los centros de reproducción. La archiconocida brecha que separa al
sexo de la reproducción cuenta con la asistencia del poder. La unión no es lo que se
busca. Ilusión tampoco, después del orgasmo siguen estando tan lejanos como antes. La
unión es ilusoria, porque esa unión esta separada del amor. El sexo se ha ido aislando de
los otros aspectos de la vida como nunca antes. El sexo es el epítome mismo, el
arquetipo secreto de la relación pura, es el modelo predominante en la meta ideal de las
relaciones humanas. Actualmente se espera que el sexo sea autónomo y autosuficiente.
La orfandad y el desconsuelo fueron celebrados cuando se libero al sexo de la sociedad
puritana anterior. Por fin se había logrado una relación pura de toda pureza. Se produce
lo mismo que en el consumo normal. Si no esta satisfecho, devuelva el producto y le
será reembolsado el dinero. Se liberó el sexo, pero no tiene donde sostenerse ahora. Lo
físico no conduce a lo metafísico, las consideraciones técnicas no se llevan bien con las
emociones. Cuando el sexo no evoca mas que placer, sobrecarga en vez de liberar de
carga. la moderna racionalidad liquida recomienda los abrigos livianos y condena las
corazas de acero. La moderna razón liquida ve opresión en los compromisos duraderos.
Lo duradero es sospechoso. Los deseos y anhelos escapan de la garra de la racionalidad
eran inseparables y estaban indisolublemente unidos al sexo, ya que el sexo, estaba
entrelazado a un modo de vida productiva. El amor y el deseo de procrear eran
compañeros indispensables del homo faber. No se trata de volver al pasado, ni de
cambiar los males de antes por los de hoy. La capacidad sexual fue la herramienta del
homo faber utilizada en la construcción y el mantenimiento de las relaciones humanas.
Los constructores desearon que fuera una construcción sólida, pero se olvidaron de
sentimientos. Liberado de su tarea de constructor el homo consumens puede desplegar
su potencial sexual en modos novedosos e imaginativos. El consumismo no es acumular
bienes sino usarlos y disponer de ellos después de utilizarlos a fin de hacer lugar para
nuevos bienes y su uso respectivo. Los pobres son los que no pueden consumir. Los que
no necesitan aferrarse a las cosas por mucho tiempo y así el tedio nunca se instala son
los que están en la cima.

La purificación del sexo permite que la practica sexual se adapte a esos patrones tan
avanzados de compra/alquiler. El sexo puro es considerado como garantía confiable de
reembolso seguro. Las ventas sacan provecho de la angustia (VIH). El homo sexualis
desea que el sexo sea seguro. El sexo despojado de su antigua posición e implicaciones
sociales, cristalizó la terrible y alarmante incertidumbre que habría de convertirse en la
mayor pesadilla de la moderna vida liquida. ¿Es posible mantener el sexo aislado o se
invadirá el resto de los aspectos? La unión sexual ahora es un episodio. El matrimonio
es la aceptación de que los actos tienen consecuencias, y su negación son los encuentros
casuales. La incertidumbre es desterrada de los conyuges hasta la posible separación. En
cambio, en los echangisme (sexo casual seguro con cómplices confiables, acuerdo
marital, así se protegen de consecuencias indeseables, nadie es traicionado, así se
ahuyenta el fantasma de la inseguridad, porque se obedecen las reglas, esto facilita el
deseo sin demora; ¿puede esto sin embargo, defender al homo sexualis de si mismo? es
decir de sus anhelos insatisfechos, las frustraciones amorosas, el temor a la soledad, etc.
La esencia de la actividad sexual es producir placer instantáneo. Ya no es importante lo
que suceda, sino simplemente que suceda. El sexo como el género están enteramente
determinados por la cultura. Carecen de toda naturaleza natural y son alterables,
transitorios, susceptibles de ser subvertidos.

Naturaleza y cultura. Cultura es cada vez mas eso que no puede ser molestado
(identidad) y naturaleza es cada vez mas como lo posible y apto para ser manipulado
por la mano humana. Lo que importa es si depende del homo sexualis determinar cual
de esa multitud de identidades sexuales le resulta mejor. La vida del homo sexualis esta
plagada de angustias. Se percata, presiente, de que algo se le escapa, de que no
alcanzara a realizar algo importante. El homo sexualis esta condenado a permanecer en
la incompletitud y en la insatisfacción. La indefinición, incompletitud y revocabilidad
de la identidad sexual son a la vez el veneno y su antídoto combinados en una
superpoderosa droga antitranquilizante. La conciencia de esta ambivalencia es la madre
de la incertidumbre. Siempre esta la posibilidad de empezar de cero, de salirse del
camino. El homo sexualis es perpetuo movimiento.

El homo sexualis es un proceso minado de ensayos y errores.

La civilización descansa en gran medida en la explotación del despliegue de la


capacidad humana natural de sublimar el instinto sexual: de cambiar el objetivo sexual
por una causa social. Los elementos de la excitación sexual son vistos como perversos
porque se resisten a ser suprimidos. La razón quizás sea la brusca caída de la demanda
de energía sexual disponible para tareas al servicio de la causa civilizadora. Llegó la era
en que la energía sexual debía ser fogonada, para elegir la válvula de escape que tiene
mas a mano, de esa manera los automóviles eran codiciados como objetos sexuales.

Cuando la calidad nos defrauda, buscamos la salvación en la cantidad. Cuando la


duración no funciona, puede redimirnos la rapidez del cambio. Los adivinos antes les
decían a sus consultantes que hicieran lo que hicieran nada iba a cambiar. Ahora las
angustias se deben a las acciones e inacciones. Los consejeros hoy recomendarán más
amor propio. Y todo dirigido a “¿Me sirve de algo?”. No dejarse atrapar por vínculos
profundos, porque eso implica mayor riesgo.

El celular:

Con celular ya nunca se está afuera. Uno siempre esta adentro, pero jamás encerrado en
ningún lugar. Ubicuidad. Usted es el único punto estable en el universo de objetos
móviles. Las conexiones son tierra firme entre arenas movedizas. Cada conexión puede
ser de corta vida, pero su exceso es indestructible. Es un enjambre donde todos hacen lo
mismo pero no de manera conjunta, sino individual. Los teléfonos no crearon el
enjambre. La existencia del enjambre le da sentido de utilidad al celular. Los celulares
ayudan a estar conectados a los que están a distancia. Los celulares permiten a los que
se conectan… mantenerse a distancia. Con el tiempo los celulares entrenarían a los ojos
a mirar sin ver. Siempre en toda reunión física hay un tercero virtual. Ahora la balanza
se vuelca hacia lo espiritualmente remoto (lejanía, distancia, imaginación). Porque es
mas flexible que la acomodación de los objetos físicos. Los celulares nos reafirman la
liberación del espacio. La proximidad no implica cercanía física. La proximidad hace de
las conexiones humanas algo mas habitual y superficial, protegiendo de todo
compromiso. La proximidad virtual logra desactivar las presiones que suele ejercer la
cercanía no-virtual. A su vez, establece parámetros de cualquier otra proximidad. Los
meritos y defectos de toda proximidad son ahora medidos en relación con los estándares
de la proximidad virtual. La proximidad virtual se ha convertido en una realidad. Los
jóvenes informan a sus casas cuando llegaran, pero cuando llegan no conversan con
padres, sino que se encierran en sus piezas. Ahora es todo menos involucrarse. Los
hogares ya no son oasis de intimidad sino que son desiertos áridos de
despersonalización. Ahora no solo se vive aislado como familia de la sociedad, sino que
dentro de la familia están separados. La proximidad virtual en un mundo liquido resulta
ventajoso (citas por Internet, entretenimiento, uno siempre puede oprimir borrar, y
desligarse de problemas en persona, citarse sin temor a repercusiones en el mundo real.
La reducción de los riesgos combinada con la aversión a descartar otras opciones es lo
único que queda de una elección racional. Lo que los paseos de compras hicieron por las
tareas domesticas, Internet lo hizo con las negociaciones de pareja. Las citas por
Internet no habrían tenido éxito sin la desaparición de las relaciones de tiempo
completo.

El crecimiento hoy en día es simplemente gastar. Consumir mas que ayer y menos que
mañana es el camino soberano hacia la solución de todos los problemas sociales (las
compañías de seguros, los cobradores de deudas impagas serán los principales
contribuyentes al crecimiento del PIB. (La supuesta llave de la felicidad de todos, y el
explicito propósito de los políticos, es el crecimiento del PIB, y este es medido en
función de la suma total de dinero gastada por la población. La suma total de la
felicidad humana aumenta a medida que mayor cantidad de dinero cambia de manos. El
modelo de PBI que domina la manera de la sociedad liquida a consumir (bien social).
Los mercados modernos no toleran de buen grado las economías de no-mercado, ese
tipo de vida no existe. Todo intercambio de cosas sin dinero queda relegado a la
nebulosa de las economías informales. Para el mercado hay que conquistar esas tierras
de economía informal y hacerlos adictos al consumismo y que piensen que sin el están
perdidos.

El homo economicus (solitario, autorreferente, preocupado de si mismo, atento a no ser


presa de ninguna emoción que conspire contra sus ganancias monetarias.

Homo consumens (comprador solitario, autorreferente, preocupado solo de si mismo, ha


hecho de la búsqueda del mejor precio la cura para la soledad y reniega de cualquier
tratamiento.

Expansión horizontal expansiva /expansión vertical expansiva. Estos dos homos son los
únicos admitidos en el mundo regido por la economía de mercado. No sirve un mundo
conquistado a medias, donde se de espacio a la solidaridad, la ayuda mutua y la
compasión. La zona gris es esta, y si se observa desde el cristal de un mundo ordenado,
funcional y bien construido, parece el reinado de la anarquía. La anarquía esta a favor
de un cambio alternativo y eliminando el Estado. Porque una vez desmantelado el
Estado los humanos recurrirían a valores de ayuda mutua. El Estado frente a este
movimiento se no-movimiento y reprimido aun mas la vida. Reprimió el poder local y
la autonomía local. El Estado quiere evitar volver a esa unidad de sentimientos y
acciones. Turner dice que comunidad es un conglomerado humano que asegura su
perdurabilidad y su autoreproducción continua. Todo intento de estructuración
abarcadora deja cabos sueltos (Estado). La comunidad es la contratara de la sociedad.
La sociedad es rutina. La comunidad es anarquía. Juntas marcan la diferencia entre el
orden y el caos. La creatividad es la capacidad de, por una parte, pensar y, por otra
parte, la tendencia a rebelarse. Es por ello que la comunidad habita en la tierra de la
incertidumbre y lo lograría sobrevivir en ninguna parte. La supervivencia y el bienestar
de la comunidad dependen de la imaginación (caminos inexplorados). Es el vivir para el
otro. La invasión y la colonización de la comunidad, sede de la moral económica, a
manos de las fuerzas del mercado de consumo, representa el mayor de los peligros que
amenazan hoy a la unión humana. El blanco principal del ataque de los mercados es a
los humanos en cuanto productores. Solo los consumidores obtienen el permiso de
residencia. En esa guerra de COMUNIDAD y ESTADO. Primero todos los aspectos
posibles de economía moral independiente de los mercados es codificada hasta cobrar el
aspecto de un objeto de consumo. Segundo, todo elemento de la economía moral de la
comunidad que resista dicha cosificación es considerado irrelevante para la prosperidad
de la sociedad de consumo. El resultado de la guerra actual es que la comunidad ha
perdido mucho terreno. Los almacenes de barrio ya no son como antes. El éxito
principal del mercado es la erosión de las habilidades de sociedad. El retroceso de las
habilidades de socializad se ve fogoneado y acelerado por la tendencia, inspirada por el
modelo de vida consumista dominante, a tratar a los otros seres humanos como objetos
de consumo (cantidad de placer que ofrecen, o costo-beneficio). La solidaridad humana
es la primera baja de la que puede vanagloriarse el mercado de consumo.

3-.Sobre la dificultad de amar al prójimo.

Amor al prójimo (Freud: algo absurdo; si me es extraña esa persona, y non se descubre
ninguna evidencia de amarla. Cuanto menos se obedezca una norma, tanto más
obstinadamente se le enunciará y que menos se obedecerá. Es despojarse de lo animal.
El acta de amor al prójimo es el acta del nacimiento de la humanidad. Amar al prójimo
requiere un salto de fe, sin embargo, el resultado es el acta de nacimiento de la
humanidad. Y también representa el aciago paso del instinto de supervivencia hacia la
moralidad. El amor al prójimo implica el amor a si mismo y este es pura supervivencia.
El amar al prójimo desafía los instintos determinados por la naturaleza, porque el
amarse a si mismo es sobrevivir. Amar al prójimo no es un ingrediente básico del
instinto de supervivencia, pero tampoco es un ingrediente básico el amor a uno mismo
como modelo de amor al prójimo. El amor propio es aferrarse a la vida contra cualquier
cosa que amenace. Los animales no necesitan consejeros para sobrevivir. La
supervivencia se puede lograr sin el amor propio. El amor a uno mismo puede llevarnos
a rechazar una vida. lo que amamos en nosotros mismos es la personalidad adecuada
para ser amada. Lo que amamos es el estado de ser amados. El amor a uno mismo esta
edificado sobre el amor que nos ofrecen los demás. Debe haber algo en mi especial,
digno, etc. amar al prójimo seria respetar el carácter de cada uno.

Tendemos a medir el mal por la cantidad de victimas. Pero no tiene que ver con eso.
Una persona puede sufrir mas que todo el planeta (Witt). Todos los otros valores
solamente son valores en cuanto sirven a la dignidad humana y promueven su causa.
Quien busque la supervivencia asesinando a la humanidad de otro humano solo
consigue sobrevivir a la muerte de su propia humanidad. El sufrimiento de un solo niño
es como el sufrimiento de millones. Tal vez sería mejor hacer del mundo un lugar mas
hospitalario y digno. Cambiar los hábitos del ser humano esta en los mismos seres
humanos. El mundo lo construyen gente que hoy es despojada de su dignidad y
desacostumbrada a respetar la dignidad de otros. En nuestro mundo, la perfección no
puede imponerse por ley. El derecho del mas fuerte, del mas astuto, del mas ingenioso o
artero para hacer todo lo posible por sobrevivir a los mas débiles y desafortunados es
una de las lecciones mas horrorosas del Holocausto. Para poder ser adoptada, esa
lección primero debe ser despojada de toda connotación ética, convertida en la esencia
misma de un juego de supervivencia de suma cero. La vida es sobrevivir, seguir con
vida. es un valor digno de lograrse en sí mismo. a medida que crece la atrocidad
cometida contra gente de clases bajas, etc., se hace necesario ser mas duro para que no
hablen. La victimización rara vez humaniza a sus víctimas. Ser una victima no garantiza
autoridad moral. El sonido del habla humana parece ser una respuesta abominablemente
débil al zumbido de los misiles. La memoria selecciona e interpreta, y qué debe
seleccionarse y cómo debe interpretarse es un tema discutible y objeto de continuos
debates (hay que ver lo que paso con Hitler). Solo por una circunstancia especial
desconfiamos de alguien. Y confiamos en alguien aunque sea desconocido hasta que
hallemos algo malo en el. Pero el discurso que se propaga hoy es no confiar en
desconocidos. En los espectáculos televisivos se esta transmitiendo el mensaje: nadie es
indispensable, la vida es un juego duro para gente dura. En cada uno de nosotros hay un
miedo de que el otro sea un lobo. La relación pura es “lo que cada uno puede obtener”.
Es lo que le gusta. Lo cool. Porque debe evitarse lo cálido (invertir sentimientos, será
puros problemas). No se debe depender de la pareja. Hay demasiada fragilidad,
vulnerabilidad y transitoriedad en todo. Ahora la vida es un lapso de serie de proyectos
breves y únicos (semejante a un misil guiado). Y no como un misil antiguo (modernidad
sólida).

El mundo actual parece conspirar contra la confianza. Es la soberana expresión de la


vida. Pero hoy busca en vano un lugar donde habitar. No hay puntos de orientación. La
confianza no recibe estímulo. La piedad por ejemplo, si no se trata de manera muy sutil
(libre de cálculo) se convierte en impiedad. La pregunta ¿Por qué debo ser moral? Es
una señal de su muerte y no de comienzo, es semejante a Caín cuando pregunta ¿Acaso
soy guardián de mi hermano? La necesidad de moralidad no puede ser establecida y
menos aun comprobada discursivamente. En los actos morales no se toma en cuenta
ningún motivo ulterior. Esa presión “objetiva” de ser moral que emana del hecho mismo
de estar vivo y compartir con otros el planeta, es silenciosa y debe seguir así. La
demanda ética en estado puro es aquella que no se recuerda y en la que no se piensa. La
incertidumbre es el terreno propio de la persona moral y , por lo tanto, el único en que la
moralidad puede arraigarse y florecer. Hoy es la inmediatez lo que domina todo, y tiene
un papel similar a la proximidad. La soberana expresión de la vida es otro hecho brutal,
tal como la responsabilidad de Levinás o, por cierto, la demanda ética de Logstrup.
Estar con es un destino y no una vocación. Una expresión constreñida es ofensa, celos,
envidia. Las acciones constreñidas necesitan constantemente negar su autonomía.
Durante casi todo el curso de la historia humana, la “inmediatez de la presencia”
coincidió con la inmediatez de la acción, potencial y flexible. Pero hoy el silencio de la
orden ética es más ensordecedor que nunca. Todos tenemos acceso mediado a
conocimiento a distancia televisión, pero pocos tenemos acceso a teleacción. Se amplia
el abismo entre lo que vemos y lo que podemos hacer. Cuanto mas nos distanciamos de
nuestro entorno inmediato más confiamos en la vigilancia de ese entorno. En muchas
áreas urbanas del mundo, las casas existen para proteger a sus habitantes, no para
integrar a las personas a las comunidades. (Condominio; desconexión local, física
social, económica. Un mundo es el que esta conectado con la red global pero
desconectado de su entorno inmediato (sus preocupaciones están en otro lado). El otro
mundo son las redes locales. Son dos mundos separados y segregados. Los que están en
la localidad cada vez piensan que pueden hacer menos por su entorno y sobretodo por
algo más global. La elite global se separa de sus anteriores compromisos con el populus
local. Los verdaderos poderes son los globales, y las instituciones políticas locales cada
vez tienen menos poder (atadas al suelo). La política es expulsada del ciberespacio. Y
tienden a ser cada vez más locales. Los intereses locales pueden ser logrados, pero los
supralocales no hay alternativa. Cuando hay un problema de toxicidad se convierte en
político porque afecta a la población local. Las ciudades se han convertido en el
basurero de los problemas engendrados globalmente. La comunidad esta indefensa ante
el torbellino global. Cuanto mas se atienen a si mismos, mas indefensos se vuelve ante
torbellino global. Y la dominación esta fundada por la amenaza de la desconexión. En
nuestro mundo nadie es lisa y llanamente un operador global. Lo máximo que pueden
lograr la elite trotamundos con influencia global es un aumento de rango de movilidad.
Solo algunos tienen la posibilidad de mudarse a otra parte. Otros no.
La experiencia humana se forja en lugares, y al esperar satisfacer los deseos humanos,
sobreviene la frustración. Las ciudades contemporáneas son el campo de batalla donde
los poderes globales y los sentidos e identidades, chocan. Todo hoy esta marcado por la
seguridad. Ciudad y cambio social son casi sinónimos. El cambio es la cualidad de la
vida urbana y el modo de existencia urbana. La constante comunicación urbana es la
causa primordial de la agitación urbana. Enfrentar problemas aumenta la inventiva
humana. Nada en la ciudad resulta natural, nada se da por descontado. Los recién
llegados son enemigos natos de la tranquilidad y la autoindulgencia. Los extraños no
son una invención moderna. A pesar de que la historia depare a las ciudades es una
característica de la ciudad que los extraños permanecen y se mueven en estrecha y
mutua proximidad. El miedo a lo desconocido es la extrañeza. El monstruo de la
inseguridad esta ahí. Las barreras fronterizas son para fortificar la existencia poco sólida
, errática, e impredecible. El extraño es un agente movido por intenciones, pero nunca
podemos estar seguros. Compartir el espacio con extraños es para los habitantes de la
ciudad algo inevitable. La nueva estética de la seguridad da forma a todo tipo de
construcciones e impone una nueva lógica de vigilancia y de distancia. (Condominio).
El aislamiento implica la separación de todos aquellos considerados inferiores. Un
adentro calmado y un afuera que se evita. Un gueto voluntario. La incertidumbre ante el
futuro, el factor del miedo, contribuye a la inseguridad existencial. Las construcciones
mas nuevas, mas publicitadas son espacios interdictorios (Flusty): espacio escurridizo
(no se puede acceder), espacio erizado (incómodo), espacio nervioso (monitoreo
activo). El único propósito de estos es aislar los enclaves extraterritoriales de la
continuidad del territorio urbano (independencia física y aislamiento espiritual). Estas
son manifestaciones de la mixofobia. Esta es una reacción a la escalofriante y
perturbadora variedad de estilos de vida humana. Mientras mas diversidad, mas tensión.
La mixofobia es el impulso de dirigirse hacia islas de similitud en medio de un mar de
diferencias. Con semejanzas, los hombres no se observan profundamente. Solo es un
refugio, un paliativo, y no disminuye los riesgos. es un desaprendizaje del arte de
negociar sentidos compartidos y un modus convivendi. Hay un horror a enfrentarse cara
a cara con extraños. La mixofobia no es el único combatiente en el campo de batalla
urbano.

Vivir en la ciudad atrae y repele. No es una completa maldición, pero tampoco una
completa bendición. Es simplemente donde ocurren novedades y sorpresas. La ciudad
provoca MIXOFILIA. La ciudad es ambivalente. La mixofilia es amar lo mixto y a la
vez se siente mixofobia (horror a lo mixto). Esto porque en el campo la vida es
monótona. La mixofobia es autoimpulsada, autopropagada, autoalimentada. Como los
extraños están condenados a vivir sus vidas en comparacion de otros iguales a ellos a
pesar de los futuros giros que pueda describir la historia urbana, el arte de vivir
pacíficamente y feliz con la diferencia y de beneficiarse, sin perturbación de la variedad
de estímulos y oportunidades adquiere la mayor importancia entre todas las habilidades
que un residente urbano debe aprender y practicar. Los espacios interdictorios crean,
reproducen, e intensifican la necesidad y la demanda que dicen satisfacer. La paranoia
mixofóbica es profecía autocumplida. La homogenización social del espacio disminuye
la tolerancia. La mutua comprensión esta inducida por la fusión de horizontes
(Gadamer). La experiencia compartida es imposible sin espacio compartido. El cara a
cara es crucial. Por eso los académicos se siguen viendo en persona en seminarios, si no
fuera así todo sería por Internet.
Hay cosas que los arquitectos y planificadores urbanos pueden hacer. Contribuyen
quiéranlo o no a la mixofobia, pero no confían en que sus acciones puedan tener efectos
de cambio.

Hay una trampa. Sentir personalmente este sintoma global. y se produce desviando la
angustia hacia blancos que no son la causa. Por eso no existen soluciones locales para
problemas globales. Los planificadores urbanos son incapaces de aliviar o erradicar la
inseguridad. Una reforma de las ciudades debe estar precedida por una reforma de la
condición existencial que haga posible su éxito. Se debe encauzar la tarea en una
perspectiva que contemple todos los factores. Las ciudades contemporáneas son
basurales donde se arrojan los productos malformados o deformados de nuestra
moderna sociedad liquida (mientras ellas mismas contribuyen a la acumulación de
desechos). Los problemas de las ciudades se engendraron en otra parte. Y debe
enfrentarse el problema donde esta su raíz. Para ello hay que hacerles frente con
herramientas pensadas. No estamos ni remotamente cerca de inventar, y menos de
desplegar mecanismos de control democrático que este a la altura del poderío de fuerzas
que hay que controlar. Es una tarea a largo plazo, que requiere mucho pensamiento,
acción, y constancia. Es precisamente en las ciudades donde se enfrentan civilizaciones
enemigas frente a frente en cuanto seres individuales. Cuando se arraiga mucho la
localidad lo global pierde importancia. La fusión de horizontes de Gadamer se
convertiría en algo mucho mas realista si se procurase lograrse. Aceptar la nueva
situación global, y sobretodo enfrentarla con éxito, tomara tiempo, como ha sucedido
con todas las transformaciones de la condición humana verdaderamente profundas que
implican un antes y un después. Es imposible adelantarse a la historia y predecir. Pero
esa confrontación deberá ocurrir. Dependerá del escenario global y el local y su
vinculación.

4-.LA UNIÓN DESMANTELADA.

El fantasma de la xenofobia rodea el planeta. Las sospechas y animosidades tribales


antiguas y modernas, se han mezclado y combinado con la flamante sensación de
inseguridad que se destila de la incertidumbre y desprotección de nuestra moderna
existencia líquida.

Para muchos los causantes de la inseguridad son los criminales, “se tiene que recuperar
la seguridad robada”. Surge así la promesa de más cárceles y “no a la inmigración”.
Porque se piensa que los causantes de los crímenes son los extranjeros (inmigrantes;
habito global). Los políticos prometen tener menor tolerancia con la delincuencia. Eso
de ir en contra de inmigrantes va en contra del mismo sueño americano. El sueño
americano era una trampa.

Desde sus comienzos, la modernidad produjo y siguió produciendo enormes cantidades


de sobrantes humanos. La primera rama de esto fue la producción y reproducción del
orden social, cortar lo inepto. La segunda rama es la aniquilación de ciertos modos de
vida para el progreso económico.

Surgen espacios de desecho, donde viven los inmigrantes. Existe menos espacio cada
vez, para ellos, pero a la vez hay mas refugiados. La crisis de la industria de eliminación
de sobrantes humanos subyace tras la confusión actual, que quedó expuesta por la
desesperada y en gran medida irracional y sobreactuada crisis de gobierno desatada por
los sucesos del 11 de septiembre de 2001. Kant examinó las consecuencias de que la
tierra fuera esférica. No tenemos otro lugar donde ir. Es imposible alejarse unos de
otros. La proximidad es inevitable. Es el destino que la naturaleza eligió ponernos en un
planeta esférico. La unidad de la raza humana es el horizonte absoluto de nuestra
historia universal, un horizonte que nosotros estamos obligados a perseguir. La
naturaleza nos ordena aceptar la hospitalidad. Eso obliga a cambiar de pensamiento a
los que piensan que existen espacios hostiles. Porque llegara el momento en que no
habrá espacio libre. El mundo parece haber tomado otro rumbo que el de Kant. El
Estado ha puesto barreras contra todo los movimientos no controlados. El nacimiento
del Estado moderno coincidió con el surgimiento de los apátridas. (Homo sacer: ser
humano excluido que ha sido arrojado más allá de los limites de la ley humana y
divina). La sanción definitiva del poder soberano moderno resultó ser el derecho a
eximirnos de la humanidad. Al parecer hombre esta contenido en el concepto de
ciudadano. Seres humanos con solo derechos humanos, son inimaginables. Esto es el
intento de trazar un limite entre lo humano y lo no humano, en la actualidad disfrazado
de limite entre ciudadanos y extranjeros. Los sin techo no sufren por no ser iguales ante
la ley, sino porque no hay ley que se aplique a ellos. Así aparecieron personas que no
eran ciudadanos de ningún Estado soberano. Los DD.HH. son muy abstractos, solo
concretizándose podrían proteger a alguien.

Hoy ha retrocedido la metafísica y la religión, y la ciencia avanza a pasos agigantados


sobre este mundo, y el surgimiento de la nación-Estado. Arendt, dice que ahora solo
existe la solidaridad negativa. Es decir, cuando hay un desastre se ayuda y surge un
pensamiento de unidad como humanidad. Junto con el producto que se busca obtener,
toda fábrica arroja desechos. La fábrica de la moderna soberanía territorial no fue la
excepción. Lo que Kant decía como inevitable, la trinitaria unión territorio-nación-
Estado la contraatacó. La nación-Estado hace del nacimiento algo fundacional. Uno
nace dentro de la ciudadanía de Estado. Sobre la desnudez del recién nacido se
construye y reconstruye la soberanía de Estado. Los aspirantes (que hayan nacido en
otro lugar) deberán ser desnudados de su anterior condición. Si el nacimiento y la
nación son la misma cosa, entonces todos aquellos que entran o desean entrar a la
familia nacional deben imitar, o se ven forzados a emular, la desnudez del recién nacido.
La categoría de los parias (refugiados) modernos estaba fuera del mundo. la sociedad es
el único mundo donde un ser humano debe habitar y único capaz de transformar a un
residente en un ciudadano con derechos. La excepción es excluida (al determinar un
valor, se determina a la vez el no-valor). No habría caos si antes no hubiera una
intención ordenadora. El poder de exención no sería una marca de soberanía si el poder
soberano no estuviese antes ligado al territorio. La soberanía genera la distinción entre
un valor y no-valor, una regla y una excepción, entre un adentro y un afuera. La
soberanía es inimaginable sin un afuera. Es un matrimonio del territorio con el poder.

Es una parte pequeña del territorio mundial la que hizo la trinidad de territorio-estado-
nación (elevada a principio universal de la cohabitacion, arbitraria y forzada; el que es
expulsado de esta familia de naciones no tiene a donde ir). Y es la que proyecta sobre
todo el orbe, de manera arrogante. Toda puja en pos del orden genera monstruos. Y
gracias a la amenaza de esos monstruos que el poder soberano se da la licencia de negar
derechos. Como la soberanía es el poder que define los límites de la humanidad,
aquellos seres humanos que han caído o han sido arrojados fuera de esos límites tienen
una vida indigna de ser vivida. Los crímenes contra estas personas sin Estado no eran
considerados crímenes. El Homo sacer es un hombre que puede matarse sin temor a
castigo. Por lo tanto el mundo no parecía estar lleno. Lleno es otro objetivizado término
para la sensación de estar colmado. Sobre-colmado, desbordado, para ser mas precisos.
Ya no hay escapes ni escondites para nadie. Ni estatuas de la libertad que acojan a las
masas. Las tierras fronterizas de todos los tiempos han sido consideradas,
simultáneamente, fabricas de desplazamiento y plantas recicladoras de desplazados.
Nada más puede esperarse de su nueva versión globalizada, a excepción, por supuesto,
de la nueva escala planetaria de los problemas de producción y reciclaje. No existen
soluciones locales para problemas globales. El mundo en su totalidad se ha convertido
en una tierra fronteriza planetaria. El refugiado no tiene a donde ir. Para todo debe haber
visa. Alrededor del globo hay esparcidas guarniciones de extraterritorialidad, basureros
donde se depositan los desechos de la tierra fronteriza global aun no eliminados y aun
no reciclados. Las personas desplazadas eran tema del país anfitrión. Pero poco a poco
surgieron técnicas para manejar la presencia de extraños. La solución antropofágica
(comérselo) y la solución antropoémica (vomitarlo). Las dos tenían sentido solo bajo la
división del territorio entre adentro y afuera y la completad e indivisibilidad de
soberanía. Ahora estas maneras ha probado no ser efectivas. La asimilación cultural
queda descartada. Se cierra la puerta para todo aquel que la toque. Hay una ausencia de
estrategia y evitación de costos políticos. El ataque del 11 S fue provechoso, porque
generó la campaña antiterrorista. Ahí pasaron a ser los extranjeros los culpables, y no
pueden defenderse. Y de ese modo, cada vez más, los refugiados se encuentran en
medio de un fuego cruzado. Son expulsados de sus países de origen y no los quieren
recibir en ningún lugar, pierden así su lugar en la tierra. Los envían al lugar sin lugar.
Una tierra hostil al hombre y poco visitada. Los refugiados se han convertido en el
epítome de la extraterritorialidad. Y están ahí listos para convertirse en blanco de todas
las descargas de angustia contenida. Vayan donde vayan los refugiados son indeseados.
Los inmigrantes son condenados por los mismos gobiernos que los reciben, para así
ganarse el favor del electorado. Europa cada vez mas hace mas fuerte sus “fortalezas”
para evitar esto. Los buscadores de asilo, han reemplazado a las brujas y pecadores
impenitentes. Los inmigrantes son enviados a las zonas más remotas de país, aislados y
condenados. Los campos de refugiados o de los buscadores de asilo son artificios de
instalaciones temporarias a las que se vuelve permanentes mediante el bloqueo de sus
salidas. Ni son sedentarios ni son nómades. Son intocables, impensables. La
proliferación de campos de refugiados es una manifestación/producto tan esencial de la
globalización como lo es el denso archipiélago de nowherrevilles, en que la nueva elite
de trotamundos va parando en sus viajes alrededor del mundo. la extraterritorialidad es
común a los refugiados y a los trotamundos. Los campos de refugiados se caracterizan
por su carácter efímero constitutivo, preprogramado y deliberado. Son los dos extremos,
los muy ricos y los muy pobres.

En el campo de refugiados el tiempo esta atrapado entre rejas que impiden su cambio
cualitativo. Sigue siendo tiempo, pero deja de ser historia. Son lo efímero congelado.
Aprenden a sobrevivir, viviendo el día a día, sin tener noción de meses y años. Son
parches de momentos. La soga que ata a los refugiados a sus campos está hecha del
entrelazamiento de fuerzas de atracción y repulsión. Entre los nativos y los refugiados
se produce la tensión. Los extranjeros son culpables hasta que se pruebe su inocencia
(pocas chances de absolución). La población establecida le teme a lo desconocido. Los
extranjeros son pájaros de mal agüero. La incertidumbre actúa ahí. Los campos de
refugiados mezclan, y cristalizan las características distintivas tanto del gueto
comunitario y del hipergueto. Los hiperguetos no son autosustentables, son
agrupamientos humanos truncos, artificiales. Son conglomerados y no comunidades.
Los hiperguetos son manejados por hilos lejos de su control. La vida así dentro del
hipergueto y mas la fuerza de presión exterior genera una fuerza centrípeta difícil de
resistir. Tras haber abandonado su entorno familiar, o tras haber sido expulsados de él,
los refugiados tienden a ser despojados de las identidades que aquel entorno definía,
sostenía y reproducía. Son zombies sociales. Necesitan una identidad nueva que se
ajuste a donde están viviendo ahora. Son desvestidos de todos los atributos que gozaron
alguna vez. Y esta desnudez es lo previo a la asignación del nuevo rol. En los refugiados
no hay un paso intermedio. Son inmersos sin anclaje de un rol social predeterminado. Al
final, los campos de refugiados son “laboratorios” con intención o sin intención, donde
se prueban y ensayan los nuevos patrones de vida líquidos de permanencia de lo
efímero. Los judíos de los guetos del siglo XIX sufrieron lo que sufren ahora todos en la
modernidad liquida. Solo el tipo de comunidad que ocupa la mayor parte del discurso
político actual, pero que no existe en ninguna otra parte-- la comunidad global, una
comunidad inclusiva aunque no exclusiva que concuerda con la visión kantiana de …--
puede sacar a los refugiados de nuestros días del vacío sociopolítico al que han sido
arrojados. Todas las comunidades son imaginarias y la comunidad global no es la
excepción. La imaginación se convierte en una fuerza integradora, tangible, potente y
efectiva. La comunidad global imaginaria solo puede estar tejida a partir de agencias de
control democrático globales. En los tiempos de Kant, los destinos de la humanidad
planetaria y de la libertad individual eran considerados inseparables. La comunidad de
la raza humana y la libertad individual eran dos facetas de la misma labor. Jamás
podrían, se pensaba, vivir por separado. La comunidad humana hoy nos parece remoto.
Por el momento las perspectivas son sombrías. El consuelo es que la historia todavía
está con nosotros y puede hacerse. La historia no ha hecho más que comenzar, y todavía
hay opciones de crear, y que serán creadas, inevitablemente. “el mundo no es humano
por el simple hecho de estar hecho de humanos, y no se vuelve humano por la voz
humana. Solo humanizamos cuando aprendemos a ser humanos”. (Filantropía: amor al
hombre; compartir el mundo con otros). La apertura a los otros es el prerrequisito de la
humanidad en todo sentido de la palabra. El dialogo verdaderamente humano difiere de
la mera charla. Son la infinidad de opiniones en discusión. Que haya gente en
desacuerdo con algo que se piense, no es un escollo en el camino hacia la comunidad
humana. Lo que es un escollo es nuestra creencia que siempre tenemos la verdad y es la
única que existe y las de los demás son opiniones.

El principio trinitario tiene un impulso de autoperpetuidad. Confirma su propia verdad a


medida que crece su ascendiente sobre la vida y mentes humanas. Un mundo dominado
por ese principio es un mundo con poblaciones frustradas. La verdadera libertad se
puede lograr solo gracias a una completa emancipación nacional. El principio trinitario
es frustración y a la vez se ofrece como remedio. Que la verdad sea encomendada a
Dios, y que cada hombre diga su verdad, es dejar la cuestión de la verdad, la cuestión de
“quien tiene razón” abierta. La verdad solo puede emerger al final de una conversación.
Y por eso hay que ser capaz de esperar. Se necesita tiempo, para que el otro hable y se
vaya dando todo. La verdad es un acontecimiento. Su validez esta dada por el proceso
de validación. El concepto de verdad es agonístico. Nace del enfrentamiento de ideas
irreconciliables. Sin ese enfrentamiento la idea de verdad nunca habría aparecido.
Cuando se trata de discutir la verdad las posibilidades de llegar a una comunicación no
distorsionada es escasa (disonancia cognitiva; impulso de devaluar y restar poder a otras
lecturas. Encomendar la verdad a Dios es aceptar que el resultado de la discusión es un
rehén del destino. El aceptar negociar y debatir son considerados signos de debilidad. Y
que hace que el mas fuerte reniegue de todo dialogo. El mas fuerte puede relacionarse
con el “tener razón”. La humillación es un arma poderosa. Todo intento de incapacitar al
adversario suele tener éxito. Asia, África, America latina, son huellas de esas antiguas
campañas de desarme. La práctica de desarmar al adversario tiene éxito si este queda
desarmado más allá de toda esperanza de recuperación. Esos son Estados débiles.
Cuando un Estado cuenta con el apoyo del arsenal tecnológico las palabras tienden a
convertirse en carne, y por lo tanto suelen borrar su propia razón de ser y propósito. En
los territorios fronterizos locales, ya no hay con quien hablar, …QEPD. Uno puede
imaginar un mundo mejor preparado para el viaje hacia la universalidad de la raza
humana. Este es el mundo que existe y por lo tanto el único del que podemos partir
nuestro viaje. No iniciarlo no es una opción.

La unidad de la especie humana que Kant postuló puede estar, como el mismo sugirió,
en consonancia con los propósitos de la naturaleza, pero ciertamente no parece estar
“históricamente determinada”. La continua falta de control de la ya red global de
dependencias mutuas y la vulnerabilidad mutuamente asegurada evidentemente nos
acercan a ese objetivo de unidad. Sin embargo, esto sólo significa que hoy mas que
nunca es urgente e imperativa una búsqueda esmerada de la humanidad en común, y de
las acciones que se desprenden de ella. En la era de la globalización, el ideal y las
políticas de esa humanidad compartida, que tiene una larga historia de pasos aciagos, se
encuentra frente al mayor de todos ellos.