Está en la página 1de 13

La planeación financiera como herramienta de gestión.

La gestión financiera es quizás una de las actividades fundamentales que debe implementar una organización, independiente de
su tamaño, actividad económica, o naturaleza jurídica. Los recursos económicos son finalmente los que dan vida a una empresa y
permiten su supervivencia a lo largo del tiempo.

Dentro de la diversa cantidad de labores que la gestión financiera implica, la planeación financiera adquiere una alta relevancia,
incluso, desde las etapas iniciales de gestación de un proyecto empresarial. Es un ejercicio que no debe ser ajeno a ningún
gerente o directivo, ni mucho menos al dueño de la compañía, que es quien mayor interés tiene en gestionar su futura generación
de riqueza.

Entendiendo el concepto en su forma más simpe, la planeación financiera no es más que una “hoja de ruta” que sirve de apoyo a
los ejecutivos de la organización, para tener claras las metas que deben alcanzar y el camino que deben seguir para llegar a ellas.
El objetivo macro está siempre relacionado con alcanzar mayores rentabilidades en el largo plazo.

En su construcción, hace evidente los requerimientos que implica el logro de los objetivos planteados, como establecimiento de
metas de ventas más altas, mayor control de los costos y gastos, vinculación de nuevo personal, adquisición de nuevos equipos; y
esto a su vez permite identificar las capacidades de la empresa de sortear dichos requerimientos de forma autosuficiente o a través
de nuevas fuentes de financiación.

Según Joaquín Moreno, “La planeación financiera es una técnica que reúne un conjunto de métodos, instrumentos y objetivos con
el fin de establecer en una empresa pronósticos y metas económicas y financieras por alcanzar, tomando en cuenta los medios
que se tienen y los que se requieren para lograrlo”(Tomado de: Planeación Financiera. Joaquín Moreno Fernández.)

Una planeación financiera coherente y bien estructurada debe incluir todos los proyectos e inversiones que la empresa ejecutará
en el horizonte de tiempo deseado. Una vez desarrollada, a través de actividades de revisión y control, los resultados de la
organización son medidos en comparación con dicha planeación, permitiendo así la realización de ajustes que se acoplen al
desempeño. Así, los ejecutivos logran tener una herramienta eficaz de soporte que apoya la toma de decisiones preventivas y
correctivas con base en la retroalimentación al desempeño.

El principal beneficio de implementar esta práctica al interior de la organización, es la “visibilidad” que otorga a la gerencia, al
permitir implementar una estrategia financiera que abarca las decisiones tanto de inversión, como de financiación, teniendo en
cuenta que los resultados de la misma, en términos de generación de riqueza para sus accionistas, son producto de dichas
decisiones.
Por otra parte, se considera como ventaja adicional el hecho que la planeación permite el planteamiento de diferentes escenarios
de comportamiento de la empresa, teniendo en cuenta el impacto que puedan tener sobre ella variables tanto internas como
externas. Así, incluir en el “mapa” desviaciones a los resultados, permite establecer acciones de forma anticipada que ayuden a la
empresa a adaptarse a los cambios que pueda enfrentar en el entorno empresarial.

Clasificación del plan financiero.


La planeación financiera, como se mencionó anteriormente, puede variar tanto en función del horizonte de tiempo proyectado,
como del nivel de detalle de la información que en ella se plasme.

De acuerdo con Arturo Morales Castro y José Antonio Morales Castro, en su publicación Planeación Financiera, “Existen planes
financieros de: largo plazo (financiamiento e inversión), los de corto plazo que por lo común se conocen como planes de flujo de
efectivo (o tesorería) y los de emergencia.”

Plan financiero de largo plazo. Financiamiento en inversión.


El plan financiero de largo plazo no es más que un conjunto coherente de cálculos y pronósticos relacionadas con los usos y las
fuentes de recursos de largo plazo que tendrá la empresa para alcanzar las metas propuestas. En otras palabras, un pronóstico de
sus inversiones futuras, y la forma como financiará las mismas. En esta planeación se habla de periodos proyectados entre 3 y 10
años según el tipo de compañía. El objetivo de estos cálculos es planear la obtención de dichos recursos (financiación), de forma
que los planes de crecimiento de la empresa no se entorpezcan.

Plan financiero de corto plazo. Tesorería.


La planeación de corto plazo tiene en cuenta periodos de proyección de máximo un año; y puede llegar a ser tan exacta como se
requiera, incluso una planeación semanal o diaria. La pretensión de esta planeación es asegurar la entrada de fondos suficientes y
en el momento debido, para que la compañía pueda atender sus obligaciones de pago. La base fundamental de esta planeación se
deriva de las fechas de vencimiento de los cobros de cartera y de los pagos a proveedores y colaboradores. A su vez, esta
información se relaciona de forma directa con el presupuesto de ingresos y egresos de corto plazo. “A partir de los compromisos
diarios de pago y de ingresos, se deduce el estado financiero diario, y con él se prevén los ingresos y gastos futuros con sus
vencimientos correspondientes, y se determina la obtención de los faltantes e inversión de los excedentes.” (Tomado de:
Planeación Financiera. Arturo Morales Castro, José Antonio Morales Castro.)
Plan financiero de emergencia.
Cómo su nombre lo indica, se construye para hacer frente a potenciales situaciones adversas que representen una emergencia
para la compañía, con el fin de poder responder a ellas y a los apuros financieros que derivan de una forma adecuada.

El proceso de planeación financiera


La planeación financiera es un procedimiento de tres grandes fases a través de las cuales se decide qué acciones tomar en el
futuro para lograr los objetivos alcanzados: planear lo que se quiere hacer, ejecutar lo planeado, verificar la eficiencia de lo que se
hizo. El ejercicio debe ser tan flexible que permita ser examinado y modificado tantas veces como sea necesario y para que sea
completo debe iniciar con el plan de largo plazo, que debe hacer eco al plan estratégico de la compañía, de forma que guíen la
posterior formulación de los planes de corto plazo.

En detalle, el proceso de planeación se puede detallar según los pasos que se relacionan a continuación:

1. Proyección de los estados financieros, los cuales permiten medir el impacto de las diferentes decisiones en las utilidades de la
empresa. Así mismo, sirven como herramienta de control una vez la planeación se pone en marcha.
2. Cálculo de la inversión requerida para el periodo de tiempo proyectado: Inversiones en planta y equipo, adecuaciones a la
infraestructura, adquisición de inventarios, plan de mercadeo, entre otras.
3. Determinación de los fondos que se tendrán disponibles durante dicho periodo de tiempo. Deben ser tenidos en cuenta tantos
los recursos generados por la empresa misma, así como los que deben ser conseguidos a través de otras fuentes de
financiación.
4. Desarrollar en detalle la ejecución de los recursos en las diferentes inversiones que se planea realizar, teniendo en cuenta las
fuentes de financiación que se requiere usar para dotar de los recursos necesarios
5. Diseñar e implementar mecanismos de medición y control, que garanticen una correcta ejecución y asignación de dichos
recursos.
6. Desarrollar procedimientos y metodologías de reacción que permitan ajustar permanentemente el plan inicialmente planteado,
frente a situaciones que no se ajusten al panorama proyectado.
Se puede concluir entonces, que la planeación financiera es una actividad de gestión que se convierte en una herramienta
necesaria para cualquier empresario y directivo financiero. Su implementación debe ser un proceso que igualmente se adecúe a la
realidad financiera de la empresa, y que se ajusta y se construye cada vez de una forma más sofisticada, en la medida en que la
compañía crece y logra sus objetivos.
DEFINICIÓN DE PLANEACIÓN FINANCIERA
Con miras a sus objetivos, las organizaciones y empresas trazan planes donde detallan las acciones requeridas para
cumplir con sus metas. Este proceso de elaboración, puesta en marcha y seguimiento de los planes se conoce
como planeación o planificación.
La planeación financiera, que busca mantener el equilibrio económico en todos los
niveles de la empresa, está presente tanto en el área operativa como en la estratégica. La
estructura operativa se desarrolla en función de su implicación con la estrategia.
El área estratégica está formada por la mercadotecnia (marketing) y por las finanzas.
La mercadotecnia es la encargada de formular las alternativas estratégicas del negocio,
mientras que el sector de finanzas cuantifica las estrategias propuestas por la
mercadotecnia.
En cambio, la división operativa está formada por sectores como la producción, la administración, la logística y
la oficina comercial. Todas estas divisiones se encargan de concretar las políticas del plan estratégico.
La planeación financiera, por lo tanto, se encarga de aportar una estructura acorde a la base de negocio de la empresa, a
través de la implementación de una contabilidad analítica y del diseño de los estados financieros.
Gracias a la planeación financiera, los directivos pueden cuantificar las propuestas elaboradas por mercadotecnia
y evaluar sus costos.
En otras palabras, la planeación financiera define el rumbo que tiene que seguir una organización para alcanzar sus
objetivos estratégicos mediante un accionar armónico de todos sus integrantes y funciones. Su implantación es
importante tanto a nivel interno como para los terceros que necesitan tomar decisiones vinculadas a la
empresa (como la concesión de créditos, y la emisión o suscripción de acciones).
Es necesario aclarar que la planeación financiera no sólo puede hacer referencia a ciertas proyecciones financieras que
arroje los estados financieros de resultados y balances de un determinado indicador, sino que también comprende una
serie de actividades que se desarrollan a diversos niveles: nivel estratégico, nivel funcional y nivel operativo de una
empresa.

Desarrollo de la planeación financiera

En un proceso de planeación se realizan acciones que tienen como objetivo


mejorar o resolver cualquier problemática que pudiera estar atravesando la empresa; para ello es necesario que se reúna
la labor de las diferentes partes que la conforman. La planeación financiera es la que se encarga de trasladar
a términos económicos, los planes estratégicos y operativosde una compañía, teniendo en cuenta un tiempo y un
espacio en el que los mismos se desarrollarán.
A través de este tipo de planeación se puede visualizar la estrategia del emprendimiento teniendo en cuenta tres
cuestiones sumamente decisivas: las inversiones (saber aprovechar certeramente los recursos de los que se
dispone), capital o préstamos (tener un total conocimiento de la estructura del capital que se posee) y
los accionistas (saber qué se puede ofrecer a aquellos que desean formar parte de la compañía, sabiendo a qué atenerse
en caso de dificultades financieras).
Dentro del proceso de planeación financiera existen diversas ramas, donde cada una se encarga de desarrollar una
determinada labor. Por ejemplo, el proceso de planeación presupuestal es el encargado de atender las cuestiones que
tienen que ver con el dinero que se posee y saber escoger dónde y cuándo invertirlo correctamente en un largo plazo de
tiempo. Por su parte, el proceso de administración del flujo de efectivo es el que se encarga de la inversión de dinero a
muy corto plazo, en un sentido meramente operativo e inmediato.
El desarrollo del programa financiero comienza con una planificación a largo plazo donde se intentan materializar los
objetivos de la compañía, aquello que se desea alcanzar y la visión que se tiene en vistas al futuro.

¿Tienes un plan financiero de emergencia para tu empresa?


Posted on July 18, 2017 by escritor

La volatilidad del mercado puede ser muy impredecible y puede afectar sobre todo a las pequeñas y medianas empresas que aún no
se encuentran bien cimentadas o listas para enfrentar problemas financieros en el mercado, por esto todo emprendedor debería
contar con un plan financiero de emergencia para su empresa y así ante cualquier eventualidad estar listos y mantenerse estable en
lo que pasa la mala racha o por lo menos tratar de reducir en lo más mínimo las pérdidas.
Lo cierto es que no muchos empresarios están conscientes de lo importante de tener un plan financiero de emergencias ya que están
más concentrados en pensar en los recursos que necesitarán a poder mantener su negocio en lo que consiguen que comience a
generar ganancias, sin embargo, son justo ellos quienes más deberían de pensar en este plan porque su situación es más vulnerable.

Además tener un plan con anticipación tiene la gran ventaja de que se planeará con cuidado y como se dice con la “mente fría”, por
lo que la elección puede hacerse valorando muy bien todos los pro y los contra, lo cual no saldría de la misma manera en caso de que
la empresa tuviera una crisis y no se contara con un plan entonces es muy probable que se tengan que tomar medidas drásticas para
salir del problema, lo cual puede tener graves afectaciones o incluso provocar el cierre de la empresa.

Antes de pensar en un plan de emergencia debes analizar diferentes rubros de tu economía que te permitirán conocer mejor cuál es
tu situación actual y cuáles son tus opciones antes de tomar decisiones como solicitar préstamos bancarios o acudir al empeño de
autos.
Lo primero que debes analizar es tu patrimonio personal y evaluar las posibilidades que hay de utilizarlo si surge algún problema,
pero no te asustes, no se trata de que tengas la disposición de vender tu casa, más bien de revisar distintas opciones por ejemplo
aquellas como empeñar auto sin dejarlo, por lo que no estarías privándote de tu vehículo y podrías obtener un préstamo importante.
Otro factor que debes evaluar son tus ahorros, de esto debes considerar cuál es el punto máximo para que puedas acceder a ellos, ya
que dependiendo en qué institución los tengas, hay ocasiones en las que no se puede disponer tan fácilmente de ellos.

También puedes considerar tus ingresos fijos y los extraordinarios, los bienes que puedes poner en garantía, tu presupuesto
personal considerando tus gastos mínimos y máximos, tu capacidad de inversión, así como el acceso disponible a otro tipo de
ayudas.

Planeación financiera para el logro de los objetivos empresariales.


Ensayo
Jesús Arturo Núñez Gamas

 Finanzas
 05.11.2014
 9 minutos de lectura

administración financierapresupuestos
Resumen

El proceso de planeación financiera es uno de los aspectos más importantes de las operaciones y subsistencia de una empresa,
puesto que aporta una guía para la orientación, coordinación y control de sus actividades, para poder realizar sus objetivos; Hoy en
día los directivos o planeadores financieros de las empresas deben realizar una correcta planeación financiera, y apoyarse de
ciertas herramientas como los presupuestos que le permitirían poder solucionar muchos problemas que se vivan día a día en las
organizaciones en la actualidad.

Abstract

The financial planning process is one of the most important aspects of operations and survival of a company, as it provides a guide
to the direction, coordination and control of their activities in order to achieve the objectives; Today managers or financial planners
companies must make a proper financial planning, and support of certain tools such as budgets allow you to solve many problems
that are lived every day in organizations today.
1. Introducción

En nuestro papel de directivos en una organización, estamos influenciados constantemente por fuerzas internas y externas que
nos incitan a generar cambios de forma consciente o inconsciente a nivel personal, familiar, social laboral y profesional. Cuando
hablamos empresarialmente de elaborar un plan financiero, nos referimos básicamente a reconocer la existencia de unas variables
que inciden positivamente o negativamente en nuestros planes futuros.

Si no fuera por el gran número de empresas que fracasan, parecería ridículo preguntar “¿Por qué se hacen planes?”; sin embargo,
una proporción bastante grande de las dificultades financieras, en especial las que por lo regular cuentan las empresas en la
actualidad, parecen originarse de la ausencia de planes. Sin duda, un gran número de fracasos se evitarían mediante la
planeación; hay relativamente pocos fracasos planeados, pero son innumerables los que carecen de planes.

Quizá la razón de más importancia para la planeación es que obliga a las personas de todos los niveles a pensar hacia el futuro. Si
no logramos que las personas piensen en el futuro es muy probable que vivan en el pasado.

La razón de este ensayo, es poder delimitar la problemática que sufren algunas entidades por la falta de una planeación financiera,
y brindar ciertas herramientas que permitirían poder solucionar muchos problemas que se vivan día a día en las organizaciones en
la actualidad. Un ejemplo de la falta de una planeación financiera es cuando una empresa si estando en el mes de enero y sabe
que en junio tiene que pedir prestado fondos adicionales, pues debería aprovechar esos seis meses para la evaluación de diversas
alternativas de financiamiento y de esta manera poder negociar una fuente u otra para obtener fondos bajo las condiciones más
favorables; si se espera hasta el mes de mayo para descubrir que necesita fondos en junio es probable que las alternativas sean
menos, debido a que descubrirá menos fuentes de financiamiento o las instituciones que le brinden ese recurso aplique intereses
muy altos sobre ese dinero solicitado derivado a la premura del mismo.

Una herramienta que permitirá a una entidad alcanzar el logro de sus objetivos es la de realizar un presupuesto, la importancia del
presupuesto es de que ayudan a minimizar el riesgo en las operaciones de la organización, ya que gracias a los presupuestos se
mantiene el plan de operaciones de la empresa en unos límites razonables y que facilitan que los miembros de la organización
cuantifican en términos financieros los diversos componentes de su plan total de acción.

Es aquí donde entra a jugar el concepto y aplicación de la planeación financiera, entendido no sólo como un modelo de
proyecciones financieras de resultados, balance y flujos de recursos con sus respectivos indicadores; si no también como un
conjunto de actividades que se desarrollan principalmente en el nivel estratégico y en menor grado en el nivel operativo.

La finalidad de un presupuesto es la de planear los resultados de la organización en dinero y volúmenes, controlar el manejo de
ingresos y egresos de la empresa, coordinar y relacionar las actividades de la organización y lograr los resultados de las
operaciones periódicas.
2. Antecedentes

El ser humano por naturaleza, siempre ha recurrido a los planes y ejemplo de ello lo tenemos que desde épocas muy remotas;
Robert N. Antony en su libro “La contabilidad en la administración de empresas” (Antony, 1976), delimita que los Egipcios para
poder cultivar la tierra, determinaban el momento preciso de siempre y cosecha; otros pueblos analizaban situaciones
climatológicas más precisas, siendo uno de ellos los fenicios, que trazaban planes, los cuales les permitían efectuar el comercio en
forma oportuna.

Años más tarde, se establece el sistema feudal, el Señor Feudal precisaba de planes acordes sus necesidades, tanto de
protección como de subsistencia; sin embargo, es hasta la revolución industrial cuando al administrar se da cuenta de los
beneficios que le puede redituar el conocer y aprovechar los planes en las empresas, naciendo varias formas de realizarlos, en
consistente en:

 El que lo lleva y ejecuta en la mente principalmente.


 El que haciendo estimaciones, lo anota en papel en forma empírica.
 El que lo hace en papel, pero bajo una forma adecuada y sistemática.

Por otro lado, Joseph Vlaemminck en su libro “Historia y doctrinas de la contabilidad” (Vlaemminck, 1961), delimita que los
fundamentos teóricos y prácticos del presupuesto, como herramienta de planificación y control, tuvieron su origen en el sector
gubernamental a finales del siglo XVIII, cuando se presentaba al Parlamento Británico los planes de gastos del reino y se daban
pautas sobre su posible ejecución y control. Desde el punto de vista técnico de la palabra se deriva del francés antiguo bougette o
bolsa. Dicha acepción intentó perfeccionarse posteriormente en el sistema inglés con el término budget de conocimiento común y
que recibe en nuestro idioma la denominación de presupuesto.

En 1820 Francia adopta el sistema en el sector gubernamental y los Estados Unidos lo acogen en 1821 como elemento de control
del gasto público y como base en la necesidad formulada por funcionarios cuya función era presupuestar para garantizar el
eficiente funcionamiento de las actividades gubernamentales.

Entre 1912 y 1925, y en especial después de la Primera Guerra Mundial, el sector privado notó los beneficios que podía generar la
utilización del presupuesto en materia de control de gastos, y destino recursos en aquellos aspectos necesarios para obtener
márgenes de rendimiento adecuados durante un ciclo de operación determinado. En este período las industrias crecen con rapidez
y se piensa en el empleo de métodos de planeación empresarial apropiados. En la empresa privada se habla intensamente de
control presupuestario, y en el sector público se llega incluso a aprobar una Ley de Presupuesto Nacional La técnica siguió su
continua evolución, junto con el desarrollo alcanzado por la contabilidad de costos.

Esta innovación genera un periodo de análisis y entendimiento profundos de los costos, promueve la necesidad de presupuestar y
programar y fomenta el tecnicismo, el trabajo de grupo y a la toma de decisiones con base al estudio y la evaluación amplios de los
costos.
3. El plan financiero

Con base a esto último, aparece lo que como conocemos como técnica presupuestal; R. W. Johnson y R. W. Melicher en su libro
Administración Financiera (Jhonson, 2002) establecen que un presupuesto no es otra cosa que un plan por escrito expresado en
términos de unidades, dinero o ambos, en esencia es un modelo que representa el efecto de varios niveles de actividad (insumos)
sobre los costos, ingresos y flujos de efectivo (resultados).

Debido a los grandes problemas de coordinación y control del desempeño, las grandes empresas es probable que cuenten con un
presupuesto más detallado y elaborado que las pequeñas. En la actualidad muchas compañías han creado modelos financieros
empresariales que capacitan a la administración a hacer planes de gran alcance ensayando los resultados de varias estrategias y
actividades.

Es por ello que un presupuesto, la cual podemos conceptualizar como la herramienta de planeación y predeterminación de cifras
basadas en los pronósticos de hechos y fenómenos aleatorios, buscando como resultado las condiciones bajo las cuales va a
operar una empresa durante un periodo determinado, vigilando que dichas condiciones se cumplan.

Un presupuesto, es el que está referido a la integración e implementación de gastos e ingresos que se espera acontezcan durante
el periodo que dure la planeación.

4. Clasificación de los presupuestos

Lo que se refiere a la clasificación de los presupuestos, distintos autores sobre el tema han emitido diversos puntos de vista por lo
que no existe un criterio uniforme. Manuel Enrique Madroño Cosío en su libro “Administración financiera del circulante” (Madroño,
1998) delimita una clasificación de los distintos tipos de planes presupuestales que se pueden manejar en las entidades:

Clasificación de los Presupuestos


Presupuestos

 En cuanto a las cifras que se presupuestan


 En cuanto a su tiempo de ejecución
 En cuanto a las posibilidades de modificación
 En cuanto al tipo de entidades que lo van a empelar

En cuanto a las cifras que se presupuestan se pueden clasificar en:

a. Presupuesto de Operación: el cual consiste en establecer cuáles son las operaciones o actividades que se van a desarrollar en un
futuro y su repercusión financiera. El presupuesto de operación se divide en presupuesto de ventas, de producción, de compras, de
inventario, de mano de obra, de gastos de fabricación, de gastos de venta, de gastos de administración, de otros gastos y productos, de
impuestos, de cuentas colectivas de inversiones.
b. Presupuesto financiero: es el resumen de los presupuestos de operación, los cuales quedan plasmados en los Estados Financieros;
entro los mas importantes de éstos tenemos el Estado de situación financiera presupuestado, estado de resultados presupuestado,
estado de costo de producción y venta presupuestado, estado de cambios en al situación financiera presupuestado, estado de
variaciones al capital contable presupuestado y de flujo de efectivo.
c. Presupuesto de capital: es un listado de posibles inversiones o adquisiciones de activo fijo, que deben considerarse como un proyecto
para su evaluación.

En cuanto a su tiempo de ejecución se pueden clasificar a:

a. Corto Plazo: Aquellos que planean la gestión administrativa durante el ciclo económico normal de la organización, la cual en términos
generales se puede decir que es de 12 meses.
b. Medio Plazo: Aquellos que evalúan resultados de inversión o proyectos que en términos generales varían en su plazo de tres a cinco
años y que plasmados a un año no darían la información suficiente sobre la gestión de la empresa.
c. Largo Plazo: Se refiere a grandes proyectos o inversionistas que definitivamente no podrían encajonarse como a corto plazo ni a medio
plazo, fluctuando en un periodo que normalmente es superior a los cinco años, para evaluar y controlar inversiones de la empresa.

En cuanto a las posibilidades de modificación pueden ser:

a. Rígidos: aquellos que no es posible modificar, teniendo como inconveniente que nos e pueden actualizar o servir como parámetros de
control eficientes.
b. Flexibles: Se refiere a planes que como resultado del desarrollo de las operaciones de la empresa, pueden ser adecuados a sus
necesidades reales, permitiendo elasticidad para cambios o modificaciones.

En cuanto al tipo de entidades que lo van a emplear pueden ser:

a. Públicos: Aquellos que se emplean como medida de planeación y control de la gestión pública
b. Privados: Aquellos a los cuales se va a sujetar la gestión de negocios, los cuales se elaboran partiendo de las utilidades y
posteriormente se determinan los demás conceptos.

5. Conclusión

La planeación suele ser la diferencia entre el éxito y el fracaso de un negocio. Fomentando el pensamiento anticipado en una
forma coordinada, el proceso presupuestal es una herramienta administrativa útil para todas las fases de las operaciones
comerciales. No sólo los presupuestos hacen que la administración se anticipe a los problemas que se avecinan, también sirven
como normas para el desempeño en tanto avanza el negocio.

No existe fórmula establecida en cuanto a la forma, detalle o periodos cubiertos por los presupuestos. Cada sistema de
presupuestos debe ser diseñado para la situación a planes involucrados. Por lo general, el sistema de presupuestos será más
detallado en los aspectos de las operaciones que tengan más importancia para la empresa. Además, el periodo cubierto por el
presupuesto variará de acuerdo con la naturaleza de los planes involucrados y con el grado de exactitud posible en la preparación
de las estimaciones.

La formulación de presupuestos a largo plazo de las necesidades de financiamiento o financieras es de importancia para el éxito
de cualquier organización comercial. La habilidad para pronosticar las ventas es crucial en el esfuerzo para determinar las futuras
necesidades financieras. A medida que las ventas aumentan, es necesaria una mayor inversión en activos para apoyar este
aumento. Este incremento de activos debe ser financiado con cierta combinación de fondos a corto y a largo plazo.

La culminación del proceso de formulación de presupuestos es la preparación de un balance general pro forma, que representa la
posición de la empresa en algún punto en el futuro si los planes establecidos en el presupuesto de efectivo y en el estado de
resultados pro forma se realizan. El análisis de éste y del estado de resultados pro forma deben revelar si los planes presentados
en esos estados guiarán a la empresa por la trayectoria deseada por al administración.

También podría gustarte